miércoles, 8 de mayo de 2013

La infiltración del agente de la Policía Federal Américo Alejandro Balbuena: Conferencia de prensa por espionaje a las organizaciones populares

RNMA - INDYMEDIA

Se realizó este martes 7 de mayo, en la sede de CORREPI -Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional- la Conferencia de Prensa a raíz de la comprobada infiltración del oficial de inteligencia de la policía federal, Américo Alejandro Balbuena, en la Agencia Walsh y en un sinnúmero de organizaciones populares. “No es un infiltrado en la Agencia Walsh particularmente, sino un infiltrado que se ha metido en todo el movimiento popular. La Agencia Walsh ha sido solamente el medio del que se valió para entrar en el resto de las organizaciones populares”, se afirmó durante la conferencia.

Los integrantes de la Agencia Walsh explicaron que hace veinte días, aproximadamente, les llegó a través de una fuente propia esta información, en una lista de nombres vieron el de este agente de la policía, Américo Alejandro Balbuena, como oficial de inteligencia de la sección Reunión de Datos, división Análisis. Les informaron que estaba trabajando en la Policía Federal desde épocas de la dictadura. Corroboraron este dato a través de distintos contactos y personas. Finalmente su abogado, Eduardo Soares, reconocido militante de derechos humanos y abogado de presos políticos, pudo corroborar esta información, de una fuente indirecta del Ministerio de Seguridad.

A partir de eso se hizo pública esta situación en horas del mediodía del pasado domingo 5 de Mayo. Inmediatamente, apareció un comunicado oficial donde dice que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, pasó a disponibilidad a esta persona el viernes a partir de la denuncia de la Agencia Walsh. “Nosotros no habíamos hecho ninguna denuncia ni en el Ministerio, ni en los tribunales, hasta el domingo que hacemos la denuncia pública”.

“Llama la atención el pase a disponibilidad con tanta celeridad. Américo Balbuena estuvo operando y haciendo inteligencia a partir de participar de nuestra agencia más de diez años”.

“A partir de 2001 empezó a participar de la red de Corresponsales Populares de La Tribu, no sé por qué motivo se aleja y a partir de la relación personal que tenía conmigo, fuimos compañeros de escuela primaria, vecinos y nos reencontramos estudiando peronismo, se suma a la Agencia Walsh”, relató Rodolfo, integrante de la Agencia Walsh.

“No hicimos denuncia porque consideramos que de ninguna manera es un ataque a nosotros como agencia, como en realidad es un ataque a todas las organizaciones del campo popular, todas las decisiones las íbamos a tomar en conjunto. Esta conferencia no es nuestra, es de todas las organizaciones que se ven afectadas por el espionaje del Estado. Acusamos al gobierno nacional de Cristina Fernández porque no entendemos cómo puede estar un servicio trabajando diez años dentro de la Policía Federal y que nadie se dé cuenta. Si bien él entró a la Agencia Walsh en época de Duhalde la responsabilidad hoy es del gobierno nacional. Los estados son represivos porque es algo inherente a su esencia de clase, tanto los gobiernos provinciales como el gobierno de Macri. No es un ataque al kirchnerismo en sí, en este caso nuestra denuncia es al Estado nacional y sabemos que los estados provinciales también son responsables”, afirmaron además desde la Agencia Walsh.

Durante la conferencia hicieron uso de la palabra representantes de distintas organizaciones sociales, políticas, gremiales y de derechos humanos.

Carlos Lordkipanidse, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, agradeció a la Agencia por permitirles ser partícipes de la denuncia y la investigación: “Venimos a denunciar una vez más un caso de espionaje interno. Esto sumado al Proyecto X, al infiltrado que tuvimos en el Encuentro de Memoria Verdad y Justicia, Alberto Amarilla, durante muchos años también, si lo tomamos, no como un hecho aislado, sino como una constante, nos damos cuenta que esto obedece a una política”, afirmó.

La abogada Myriam Bregman saludó la iniciativa de poder realizar una denuncia en forma colectiva porque también entiende que se trata de un ataque al conjunto de las organizaciones populares. “Nosotros queremos ratificar algo que venimos denunciando hace tiempo cuando informamos sobre la existencia del Proyecto X de Gendarmería Nacional, el kirchnerismo se caracteriza por tener un espionaje direccionado hacia las organizaciones políticas, sociales y gremiales. Todos los últimos casos que hemos podido comprobar se tratan específicamente de una infiltración política, no es que averiguan cualquier cosa y persiguen a cualquiera, hay una direccionalidad hacia lo que se persigue e intenta investigar. Todo aquel que haya protestado, se haya manifestado y organizado alguna vez en los últimos años está incluido en el Proyecto X. Ahora tenemos que ver cómo se llama este nuevo proyecto en el que estaba incluido el agente Balbuena, pero lo que sí sabemos y podemos asegurar es que la Policía Federal tiene una división específica que proviene de la dictadura, que tiene mil agentes, y ningún gobierno de 1983 a esta parte se ha atrevido a tocar. Está regida por legislación secreta, dictada por la Libertadora y que se amplió en las distintas dictaduras y sigue rigiendo. Esto lo sabemos todos, cómo no lo va a saber Garré y quienes están dirigiendo el Ministerio de Seguridad”, manifestó Bregman.

Néstor Pitrola, del Partido Obrero, reclamó el desmantelamiento del proyecto X pero además, la investigación en todas las fuerzas, porque “es evidente que es un modus operandi de todas las fuerzas del Estado” y agregó: “Si vemos el artículo 17 de la reforma judicial que se acaba de votar, que ataca el derecho a la protesta, el derecho a huelga, la Ley Antiterrorista, estos casos de espionaje absolutamente institucional, están configurando un Estado de excepción contra la lucha de la clase obrera y toda la lucha popular”.

Cristian Castillo, del Partido de los Trabajadores Socialistas, afirmó que toda la información recolectada por estos buchones es después utilizada frecuentemente en juicio contra los luchadores, tal como se vio a través del Proyecto X y ahora a partir del caso Balbuena: “En ciertas causas, como en la justicia contravencional, hemos encontrado que utilizaban datos provistos por este hombre Balbuena. Cierra el círculo. Nos espían ilegalmente y luego lo blanquean vía la justicia procesando a los compañeros. No hay excusa, me parece, de parte del gobierno. Acá hay personal policial pagado por el Estado haciendo espionaje, utilizando como medio a la Agencia Walsh pero para espiar a todas las organizaciones. Está claro que es una política de Estado, lo nuevo es que los estamos poniendo de manifiesto”.

Audio completo de la conferencia de prensa



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.