viernes, 31 de mayo de 2013

La violencia en Irak causa más de 600 muertos en mayo

PL

El número de víctimas fatales por la violencia sectaria en Irak en mayo puede quedar por debajo de abril, pero es igual de estremecedor: 603 muertos a un día del comienzo de junio.

Horas atrás 26 personas cayeron fulminadas por la explosión de artefactos explosivos improvisados, un nombre técnico para las bombas colocadas en automóviles, al borde carreteras o fijadas a los cuerpos de hombres que se detonan donde haya grandes concentraciones de personas.

A los que hay que sumar los atentados contra militares, policías y miembros de milicias progubernamentales, cuya frecuencia es diaria en una noria salvaje de violencia que parece sin fin y tiene al país sumido en el terror por la posibilidad real de no sobrevivir el día y la inquietud por la suerte de los allegados.

Las autoridades parecen impotentes para detener la ola de violencia agravada en diciembre, tras el arresto de 120 guardaespaldas del ministro de Finanzas sunita Refa al Issawi, sospechosos de atentar contra personalidades y zonas de la comunidad chiíta.

Ahora, el conflicto tiene las apariencias de una colisión entre sectas musulmanas, pero en el fondo subyace una pugna por el poder, agravada por la posición del primer ministro chiíta Nuri al Maliki contraria a los grupos armados que tratan de derrocar al presidente Bashar Al Assad, de la vecina Siria.

En tanto, persiste la violencia en los cuatro puntos cardinales de este país, la Mesopotamia de la antigüedad, donde los conflictos confesionales eran desconocidos antes de la invasión y ocupación militar de Estados Unidos en 2003.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.