jueves, 23 de mayo de 2013

Trabajadores de Ale Ale resisten una orden de desalojo

Luis Angió (RED ECO)

Un oficial de justicia se presentó el martes por la mañana en el restaurante Ale Ale ubicado en la Av. Estado de Israel esquina Jufré del barrio porteño de Villa Crespo, para cumplir una orden de desalojo del Juez Martín Christello; pero tuvo que retirarse custodiado por un oficial de la Policía Federal porque los trabajadores se negaron a dejar las instalaciones apoyados por organizaciones sociales, cooperativistas, sindicales y políticas, y legisladores de la Ciudad.

Minutos después, realizaron una conferencia de prensa en el interior del restaurante, acompañados por representantes de organizaciones sociales, cooperativistas, sindicales y políticas, y legisladores de la Ciudad de Buenos Aires.

Andrés Toledo, Presidente de la Cooperativa Ale Ale Ltda. agradeció a quienes se hicieron presentes para brindar su apoyo y solidaridad. Manifestó que le están pidiendo al Juez que retire la orden de desalojo y lograr un contrato de locación para poder seguir funcionando normalmente, mantener las fuentes de trabajo - como lo están demostrando hasta hoy - poder pagar un alquiler, pagar a sus proveedores e incrementar la cantidad de personas que concurren al restaurante.

“No somos violentos, no nos vamos a enfrentar con la policía, pero resistiremos pacíficamente si quieren desalojarnos”. dijo Toledo en otra parte de la su declaración.

El restaurante Ale Ale, junto a cuatro más (un sexto, La Zaranda cerró luego de un desalojo) pertenecían a los empresarios Sergio Lipovich y Jorge Andino, quienes en los últimos años, de acuerdo a lo narrado por Toledo, fueron realizando maniobras de vaciamiento a través de distribuidoras de la misma cadena, abonando los insumos con mayores costos y dejando de abonar a otros proveedores, como también el alquiler de los locales. En esta situación los empresarios tenían pensado cerrar en el pasado mes de enero, cuando sus trabajadores impidieron la maniobra, tomando los locales y continuando con el funcionamiento de los mismos.

Los propietarios del local Ale Ale le exigen a los trabajadores que devuelvan el restaurante, aduciendo deudas de alquiler desde hace varios meses. Sin embargo los trabajadores sospechan que hay en curso un negocio inmobiliario que Sergio Lipovich haría a través de testaferros para quedarse con el terreno ya que el empresario está dejando el rubro de gastronomía.

Por su parte Federico Tonarelli, presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogenstionados, hizo “un llamado a la cordura al Juez, ya que esto es un disparate” y pidió que se abra una canal de diálogo. En última instancia lo que piden los trabajadores es seguir alquilando el local hasta que encuentren otro de las mismas condiciones para poder seguir trabajando.

El restaurante sigue funcionando todos los días de la semana brindando su servicio al mediodía y a la noche, manteniendo y aún incrementando la clientela. Muchos de ellos se han acercado para apoyar su lucha yendo a almorzar o cenar y así contribuir a preservar la fuente de trabajo de más de cuarenta familias que se vieron perjudicadas por las maniobras de empresarios inescrupulosos a quienes solo les interesa sus ganancias a costa de los trabajadores.

Por último, Andrés Toledo resaltó el esfuerzo que él y sus compañeros están realizando para mantener su fuente de trabajo, con jornadas de 8 y 9 horas diarias y luego haciendo las guardias nocturnas para impedir que en la madrugada se intente realizar el desalojo y lograr desocupar el local.

Concluida la conferencia de prensa, los trabajadores se aprestaban a comenzar sus tareas cotidianas, brindando la atención a sus clientes, con la calidad y esfuerzo que desde hace años vienen realizando. Pero ahora sin patrones y gestionados por ellos mismos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.