martes, 4 de junio de 2013

México: Defensa legislativa del periodismo (Parte II)

Teodoro Rentería Arróyave (especial para ARGENPRESS.info)

Al continuar con el Punto de Acuerdo que los diputados de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja y Ricardo Monreal Ávila, presentaron para su aprobación en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, es de resaltarse que dichos legisladores, sin temores, ni resabios, basan su exposición de motivos en la recopilación puntual de los asesinatos y desapariciones forzadas que ha sufrido el gremio, sobre todo en los 12 años de gobiernos panistas. Así continua el documento.

“Asimismo, y en la búsqueda de justicia y porque estos hechos no queden impunes, la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), en conjunto con la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX) y el Club Primera Plana, realizan un monitoreo e informe permanente sobre los asesinatos y desapariciones forzadas de periodistas en México, en el que se tienen registrados hasta el presente mes que “en lo que va de la actual administración pública federal, (van) nueve homicidios […] con el secuestro y muerte del joven Ángel Humberto Marín Licona, hijo del periodista Antonio Marín Cardín, reportero y jefe de redacción del jefe Notiver de Veracruz”.

“También, en este mismo período, han ocurrido tres desapariciones forzadas: dos trabajadores de prensa y un trabajador radiofónico de Coahuila, ocurrida el 30 de abril pasado”.

Estos datos demuestran la trágica realidad que acosa al periodismo en México, lejos de atenderse el problema en el gobierno que encabeza Peña Nieto, la violencia contra periodistas va en aumento, tanto en número como en agresiones violentas. El periodismo en México es cada vez más una de las actividades más peligrosa incluso más que en países en situación de guerra.

De igual manera, datos de este informe revelan que en la llamada “docena trágica”, es decir de 2000 a 2012, ocurrieron 119 asesinatos, 30 en el sexenio de Vicente Fox Quesada y 89 en el de Felipe Calderón Hinojosa.

Resulta alarmante el incremento en el número de casos en donde el desempeño de labores es motivo para que se atente contra la integridad física de quienes integran el gremio periodístico y de sus familias. Por un lado, se tiene el registro de 37 periodistas asesinados de 1983 a 1999, mientras que “desde 2000 a la fecha suman 128 homicidios atentatorios, todos, a las libertades de Prensa y Expresión y el Derecho a la Información: 105 trabajadores de la prensa; 9 familiares y 3 amigos de comunicadores, y un civil; asimismo, aumentaron a 21 las desapariciones forzadas pendientes de aclarar.”

Sobre las desapariciones forzadas pendientes de aclarar, el último caso que se tiene registro es el ocurrido el pasado 30 de abril, en donde el director del Grupo Radio Grande Coahuila y conductor de noticias; Gerardo Padilla Blanquet, “fue desaparecido, al parecer por haber sido testigo de la agresión a su colega reportero, Milton Andrés Martínez”.

Por ello, reiteramos que el Estado Mexicano, debe ser garante, conforme a las recientes reformas constitucionales en materia de Derechos Humanos, y en este tenor de lo establecido en el artículo sexto constitucional, el cual expresa:

La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público; el derecho a la información será garantizado por el Estado”. CONTINUARÁ.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.