miércoles, 24 de julio de 2013

Argentina, Córdoba. Trabajo infantil: Un niño de 10 años murió en accidente laboral en Freyre

PRENSA RED

Un niño de 10 años de edad perdió la vida el lunes en un accidente en medio de actividades rurales, en un campo ubicado a 4 kilómetros de la localidad de Freyre, en el departamento San Justo, al noreste de Córdoba.

Según informó el sitio www.freyre.com.ar, el fatal accidente ocurrió a las 14.30 en un campo propiedad de la firma Sereno S.R.L., cuando el padre del menor se movilizaba en un tractor remolcando un carro forrajero.

En ese momento, el niño movilizaba el ganado y en un momento cuando intentó subir al tractor, aparentemente, la toma de fuerza del vehículo enganchó la ropa provocando su muerte.

La fiscalía del doctor Oscar Gieco interviene en el caso para investigar las circunstancias del trágico hecho.

Una palpable y cruel realidad

La muerte del menor en ocasión laboral, lamentablemente es una palpable y cruel realidad que se vive, en este caso, diariamente tanto en las ciudades como en las zonas rurales de la provincia de Córdoba porque el trabajo infantil convive entre nosotros, y dentro de las múltiples formas,

Según un informe realizado en 2010 por la Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (Copreti) la más común precarización laboral en la niñez está en los cortaderos de ladrillos, pero la variedad es inmensa y varía según zonas y, en especial, si se trata de trabajo urbano o rural.

En el trabajo urbano existe en la venta ambulante, en la mendicidad y en los limpiavidrios, entre otras actividades precarias, mientras que en la zona rural está en la siembra, en la recolección de hortalizas y en el corte y recolección de leña

Los últimos datos disponibles de Argentina indican que Córdoba es la provincia con mayor porcentaje de trabajo infantil: lo hace el 8,4 por ciento de los niños de 5 a 13 años y el 30 por ciento de los adolescentes de 14 a 17.

Cifras que realmente son alarmantes porque el trabajo infantil, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “es una de las peores formas de explotación y abuso porque pone en peligro la salud, seguridad y educación de los más chicos, al tiempo que atenta contra su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social”.

En definitiva, la muerte del menor en un campo de Freyre es una prueba más del trabajo esclavo infantil y de mano de obra barata, que ningún organismo del Estado municipal, provincial y nacional controla, y que cuando lo hace es para mediatizar el tema en los grandes medios de comunicación, pero sin ir al fondo de la cuestión porque hay fuertes intereses de por medio, y lo más fácil es mirar para el otro lado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.