sábado, 31 de agosto de 2013

Resiliencia: Un concepto discutible

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

“El camino del infierno está plagado de buenas intenciones”. ¿Por qué empezar diciendo esto? Pues porque muchas veces, más allá de la “buena voluntad” en juego, los efectos conseguidos con una determinada acción pueden ser cuestionables. O incluso desastrosos. En el campo de la práctica científica ello no es raro en absoluto. El concepto de “resiliencia” nos lo permite ver de forma palmaria.

“Resiliencia” es un término controversial, que tanto puede asociarse con “intervenciones pobres para los pobres” (lo cual recuerda aquello de “atención primaria o ¿primitiva? de la salud”, que cuestionaba el epidemiólogo argentino Mario Testa), hasta la promoción de un conformismo con resonancias conservadoras, de la mano de la ideología adaptacionista que prima en las ciencias sociales de cuño estadounidense, dominadoras del ámbito académico en buena parte del mundo. Por lo pronto, es la versión española de la voz inglesa “resilience”, o “resiliency”, término que proviene del campo de la metalurgia y que hace alusión a la capacidad que tienen los metales de deformarse sin quebrarse, retornando luego a su estado original.

En el ámbito de la psicología, aparece utilizado por primera vez en un artículo de Barbara Scoville en el año 1942. Más tarde, en la década de los 70, el término va adquiriendo mayor prevalencia, aunque la mayoría de los primeros investigadores que hacían referencia a este concepto tomado de la metalurgia, en principio no utilizaron la expresión “resiliencia”, sino que se referían a esta cualidad describiendo a quienes la portaban como “invulnerables” o “invencibles” (Lösel, Bliesener y Koferl, 1989). Para la década de los 90 el término ya es ampliamente utilizado, y así llega a los países latinoamericanos.

¿Qué es, en definitiva, esto de la resiliencia? “La capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”, según la 23ª edición del Diccionario de la Real Academia Española. La “capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e inclusive, ser transformados por ellas”, de acuerdo a la definición de Grotberg (1995). O también el “proceso dinámico, constructivo, de origen interactivo, sociocultural que conduce a la optimización de los recursos humanos y permite sobreponerse a las situaciones adversas”, según María Angélica Kotliarenko e Irma Cáceres (2011). O si se prefiere: “la capacidad que tiene un individuo, una familia, un grupo y hasta una comunidad de soportar crisis y adversidades y recobrarse”, de acuerdo a lo que definen Melillo y Suárez Ojeda (2002). Es decir, tomando lo afirmado por Kotliarenko, la resiliencia consiste en “un conjunto de procesos sociales e intrapsíquicos que posibilitan una vida sana en un medio insano”.

Según todas estas aseveraciones, el concepto hace alusión a una capacidad positiva que tendríamos los seres humanos, o algunos seres humanos al menos. Capacidad, por tanto, que debería ser saludada positivamente y, en la medida de lo posible, expandida. De la mano de esta visión, un pensamiento progresista, de izquierda incluso, podría levantar gustoso la idea de resiliencia y fomentarla como un camino de esperanza, una luz ante tanta adversidad.

Así, entonces, una perspectiva de avanzada de nuestra actual situación lleva a decir a Aldo Melillo, cuando prologa el libro “Descubriendo las propias fortalezas” de María Alchourrón y Edith Grotberg, que “la exclusión y la pobreza se extienden sin freno en los países desfavorecidos por la globalización y la concentración económica, y la mano invisible del mercado no ha dado signos de derramar ninguna riqueza a los pueblos. Si a ello se suman las situaciones de riesgo que conllevan la enfermedad, la cárcel, el deterioro personal, familiar y social sin que se vislumbren soluciones globales desde la economía y la política, el panorama resulta francamente desolador. Sin embargo, hay niños, adolescentes y adultos que son capaces de sobrevivir, superar las adversidades y, más aun, salir fortalecidos de ellas. Esa capacidad es conocida como resiliencia, concepto sumamente fértil a la hora de actuar en el plano social, porque desplaza el enfoque tradicional sobre las carencias y los factores de riesgo para situarlo en las fortalezas y la creatividad del individuo y de su entorno. (…). Con la convicción de que este concepto debe desplegarse e instrumentarse en los programas sociales (…), en tiempos de empobrecimiento y exclusión la construcción de resiliencia comunitaria que se evidencia en la capacidad de ciertos pueblos de enfrentar catástrofes de todo tipo constituye una posibilidad cierta de lucha contra las iniquidades de la sociedad actual”.

Entendida desde esa lógica de la esperanza, la idea de resiliencia podría ser, sin dudas, una cantera donde encontrar la energía necesaria para plantearse transformaciones, para seguir creyendo que las utopías son posibles, en el sentido que nos hacen caminar, como dijo el uruguayo Eduardo Galeano. Y justamente alguien como él, un comprometido con las luchas sociales a quien nadie podría acusar de cómplice del sistema, dijo en el Foro Social Mundial de Porto Alegre en el 2005 refiriéndose a las transformaciones que esa idea de resiliencia puede acompañar, que no “son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Baba. Pero quizás desencadenen la alegría de hacer y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable”.

En este sentido, el concepto en juego puede tener una carga positiva. Por allí puede leerse de los beneficios que trae aparejados la resiliencia. Buena noticia, por supuesto. ¿Y qué beneficios aporta? “Las personas más resilientes tienen una mejor autoimagen, se critican menos a sí mismas, son más optimistas, afrontan los retos, son más sanas físicamente, tienen más éxito en el trabajo o estudios, están más satisfechas con sus relaciones, están menos predispuestas a la depresión”. Ahora bien: estos supuestos “beneficios” abren interrogantes que cuestionan radicalmente las esperanzas que proponían las visiones arriba expuestas. ¿Es un beneficio “criticarse menos”? ¿En qué sentido entender lo de “más éxito”? ¿Estamos seguros que entronizamos el optimismo, o más cautamente seguimos a Gramsci, quien proponía “el optimismo del corazón junto al pesimismo de la razón”?

Es entonces cuando empieza a hacer agua este dudoso concepto. ¿De qué se trata realmente la resiliencia? ¿Qué elemento positivo nuevo aporta efectivamente? Que mucha gente tiene esa capacidad de rehacerse, de no quebrarse y salir airosa de las peores situaciones, no es ninguna novedad. Si el concepto consiste en describir eso, pues no es un concepto científico en sentido estricto que inaugure un nuevo campo de conocimiento produciendo una ruptura epistemológica, sino que no pasa de la mera descripción. “El patito feo también puede ser lindo”. ¿Podemos llamar a eso un concepto novedoso que aumenta el saber y la capacidad de actuar en el mundo?

Si abrimos una crítica en torno a la idea de resiliencia es por los peligros ideológicos que allí anidan, peligros que pueden pasar inadvertidos en tanto la forma con que aparece el concepto pareciera que ayuda a caminar, en tanto “prueba que la realidad es transformable”. Pero junto a esa cuota de esperanza –para lo cual no es necesario creer que se está ante un nuevo concepto, pues la descripción más obvia nos muestra que siempre “después de la tormenta sale el sol”– no podemos dejar de ver también que hay un transfondo de resignación: no se trata de saber soportar la adversidad (para lo que, incluso, se puede dar un largo catálogo de recetas prácticas… Y así surgen las propuestas de autoayuda y toda la parafernalia de “Usted puede, no sufra, técnicas para ser exitoso”). No se trata de saber adaptarse a la realidad y poder sobrellevarla. ¡Se trata de transformarla!

Más allá de las mejores buenas intenciones que puedan desplegarse –al menos en algunos casos– apelando a esta noción, lo que se transluce es la pasividad y la aceptación de una ya estatuida normalidad, obviando la idea de conflicto como motor perpetuo. El conflicto está, siempre, tanto en lo subjetivo como en los procesos masivos: el sujeto escindido no dueño de sí mismo con que nos confronta el psicoanálisis, el sujeto deseante que no sabe qué desea con precisión, o el sujeto social producto del enfrentamiento a muerte de clases divididas en torno a la tenencia, o no, de los medios productivos, siguen siendo “el fuego eterno” del que hablaba Heráclito hace 2.500 años y que retoma Hegel en el siglo XIX. La dialéctica en tanto lucha perpetua de contrarios, dirá el pensador alemán, no es un método filosófico: ¡es la realidad misma!, es la estructura de lo real. La realidad está constituida por el conflicto, verdad inobjetable. La idea de resiliencia, sabiéndolo o no por parte de quien la usa, apunta a la “suavización” de la crudeza de esa realidad.

Una prótesis, en definitiva, un bálsamo. En otros términos “técnicas de aprendizaje, es decir prácticas correctivas de conductas, sin tomar en cuenta los procesos sociales y psíquicos que bloquean potencialidades”, dirán Ana Berezin y Gilou García Reinoso en su texto “Resiliencia o la selección de los más aptos” (2005) “El ideal de la resiliencia parece ser la funcionalidad, la eficacia de los sujetos y sobre todo del sistema. Así, lo que parece simple –y obvia– descripción de situaciones de hecho implica peligros: bajo un nombre nuevo se retoma el viejo concepto de “desviación”: en el campo de la salud, con el modelo médico; en el de la educación, con el modelo pedagógico; ambos remitiendo al concepto de normalidad y adaptación, con sus consecuencias de orden teórico, ético y político”.

Aunque no se diga en estos términos, la ideología que está a la base es: ¡sea fuerte! Lo cual, irremediablemente recuerda al tango: “fuerza, canejo, sufra y no llore / que un hombre macho no debe llorar”. ¿Hay que estar contra las adversidades o hay que saber sortearlas? ¿Cuál es la sutil línea que separara el afrontamiento de la resignación?

En verdad, más allá de las buenas intenciones (y ahora puede entenderse por qué empezábamos el presente escrito con esa referencia provocativa), es para pensarlo bastante en qué medida este concepto tan problemático, traído desde un campo extraño a la reflexión de las ciencias sociales, aporta teórica y prácticamente. ¿En cuánto, cómo y por qué realmente “constituye una posibilidad cierta de lucha contra las iniquidades de la sociedad actual”? Sabiendo de dónde viene (las ciencias de la conducta estadounidenses, ingeniería humana funcional a los poderes constituidos, anestesia que sirve para domesticar y no como instancia emancipadora), ¿qué nos deja esto de resiliencia para un planteo transformador? Saber que hay quienes pueden resistir infinitamente no nos dice más que eso: que algunos no se quiebran nunca. ¿Qué podemos transformar con eso? ¿Esperar que todos sean igualmente aguantadores?

Con la incorporación de este discutible concepto se corre el riesgo de quedar entrampados en un planteo adaptacionista, reeducativo. ¿Hay que acallar el malestar, o hay que encontrarle su sentido, para poder entenderlo y, eventualmente, modificarlo? ¿Se trata de acallar el sufrimiento acaso, promover el “éxito” personal, tapar el síntoma? ¿No podemos así, sin saberlo, devenir cómplices de una maquinaria trituradora que busca la construcción de normalidades y adaptaciones peligrosas, que obliga a ser “uno más”, fuerte y bien portado, silenciando las voces discordantes? En el medio de la dictadura que asoló Argentina entre 1976 y 1982, cuando se producía la desaparición de 30.000 personas que disentían del régimen, que buscaban un mundo distinto, el gobierno de los militares presentó una propaganda por medio de todos los medios de comunicación donde se veían distintas escenas con ruidos enloquecedores (un taladro, un bebé llorando, etc.), sobre los que aparecía una enfermera indicando que “el silencio es salud”. El silencio ¿es salud? ¿Qué significa en ese contexto ser resiliente? ¿Callarse la boca y aguantar, o luchar contra esa flagrante inequidad? Si es esto último, ¿de qué nos sirve llamarlo “resiliencia”?

Es por todo ello que puede abrirse la crítica contra el concepto, porque su utilización no necesariamente aporta algo y porque, en definitiva, puede ser un lastre ideológico cuestionable. Parafraseando la Tesis XI sobre Feuerbach, de Marx, podría decirse entonces que no se trata de saber soportar el mundo (¿resignarse?, ¿adaptarse?, ¿“saber” como no quebrarse?). ¡Se trata de transformarlo! ¿O acaso las ideologías neoliberal y postmoderna reinantes nos quitaron la idea de utopía? ¿O acaso se trata de aceptar y no cuestionar la normalidad?

Ya que anteriormente citamos un tango argentino, permítasenos cerrar con una cita de otro poeta de esa nacionalidad, más irreverente quizá, o más pertinente para situar esta lectura crítica de la resiliencia: “que muerda y vocifere vengadora ya rodando en el polvo tu cabeza” (Almafuerte).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

viernes, 30 de agosto de 2013

Monsanto y Obama en guerra química contra la Naturaleza

Juan Luis Berterretche (especial para ARGENPRESS.info)

Al decidir una agresión militar a Siria, los aliados imperialistas la justifican en la supuesta utilización de armas químicas por el gobierno de Asad. Sudamérica hace más de una década que soporta un ataque de guerra química contra sus territorios por Monsanto y sus compinches. Y primero con Bush junior y luego por Obama, con la anuencia y complicidad indudable de los gobiernos de USA.

En 2010 Obama realizó un viraje en la política de desarrollo agrario en USA y en su orientación en ese sector hacia el mercado externo. El nombramiento del hombre de Monsanto, Islam Siddiqui en dicho año como Jefe de Negociaciones Agrícolas del ministerio de agricultura fue el hecho clave que marcó esa mudanza. De la "ayuda alimentaria", imponiendo el exceso de producción agrícola estadounidense en el extranjero por medio del dumping /1, cambió para el eslogan de "seguridad alimentaria" que no era otra cosa que la imposición de los organismos genéticamente modificados (OGMs) y sus pesticidas, bajo la falsa promesa de mejorar la producción de alimentos en el extranjero. En realidad el cambio de estrategia de Obama fue la sustitución de las bolsas de trigo, arroz y maíz exportadas a precio de dumping contra los agricultores locales de países que cayeron dentro de sus sesgados Tratados de Libre Comercio, por bolsas de pesticidas, fertilizantes y semillas genéticamente modificadas. Una verdadera agresión global contra el planeta y su población /2.

Estados Unidos no brinda ni promueve ninguna clase de “seguridad alimentaria”. La mayor parte de los alimentos del mundo no los produce la agro-industria. 1500 millones de agricultores familiares producen en pequeña escala más del 70% de los alimentos del planeta. Originan gran parte de lo que consumen con limitados excedentes, por lo general comercializados o canjeados en pequeños mercados. Esa es la realidad de grandes regiones en la India y China con más de 2/3 de la población mundial y también del continente africano, regiones donde el insumo más importante es el estiércol de los animales. El problema del hambre no se debe a los bajos rendimientos de la agricultura familiar. El mundo cuenta con 7 mil millones de personas y produce alimentos suficientes para 9 mil millones. Sin embargo en la actualidad hay en el mundo más de mil millones de hambrientos (más de 50 millones solo en Estados Unidos). Al mismo tiempo, hay más de mil millones de personas con sobrepeso, muchos de los cuales son obesos y sufren de enfermedades relacionadas con una dieta de alimentos industrializados que puede ser tan mortal como el hambre. El hambre y la obesidad no son el resultado de los bajos rendimientos agrícolas, se derivan de la producción excesiva de alimentos tóxicos, del enorme desperdicio de alimentos en la comercialización e industrialización, de la escasez de alimentos orgánicos saludables en los países dominados por la agro-industria, y de la injusticia que rige la propiedad de las tierras agrícolas y la desigualdad en como los alimentos se distribuyen en el capitalismo.

Con la falsa política de “seguridad alimentaria” se completaba el panorama de la estrategia global estadounidense del gobierno Obama. Esta política agrícola es complementaria de la “guerra al terrorismo” que extendió la intervención militar estadounidense abierta o encubierta a casi un centenar de países, la “guerra contra las drogas” que proporcionó a la DEA el dominio del tráfico internacional de sustancias adictivas y la conducción de la economía por hombres de Wall Street que desataron una gran crisis económica-social mundial -iniciada en 2007-2008 y aún vigente- con la que subordinaron la economía planetaria la capital financiero internacional. A la “guerra al terrorismo” y la “guerra contra las drogas” se sumó “la guerra química contra la naturaleza”.

Fracaso transitorio de la ofensiva transgénica en Europa

La falsa “seguridad alimentaria” de los transgénicos y agro-tóxicos pasa desde hace meses en Europa por serias dificultades. En junio de este año Monsanto había anunciado en Alemania que ya no estaban haciendo trabajo de promoción de cultivos en el continente y que no buscaban nuevas aprobaciones para plantas modificadas genéticamente. Esto es debido a que la oposición a sus semillas biotecnológicas en muchos países sigue siendo alta. “Hemos llegado a la conclusión de que esto no tiene una amplia aceptación por el momento”, declaró a la prensa la portavoz de Monsanto en Alemania, Ursula Lüttmer-Ouazane /3.

El anuncio de junio fue preparatorio de una decisión trascendente para la salud europea. La transnacional de “biotecnologías” -y otros agro-tóxicos- anunció, el 17 de julio pasado, que retira todas las solicitudes de permiso depositadas en la Comisión Europea para cultivar maíz, soja y remolacha azucarera genéticamente modificados. Sólo pretende renovar la autorización para el cultivo de maíz tipo MON810, aunque varios estados miembros como Francia, Alemania e Italia, lo han prohibido en el ámbito nacional, tras las iniciativas ciudadanas en su contra. Monsanto advirtió que no pretende abandonar la comercialización en la UE de las semillas tradicionales. Esto último con Ucrania como principal objetivo.

En 2012, el grupo químico alemán BASF desistió de sus intentos transgénicos en el continente, desplazando su central de biotecnología vegetal a Estados Unidos, aceptando que la ingeniería genética está fuertemente contestada en Europa.

Es que, en setiembre de 2012, al hacerse por primera vez un estudio no controlado por la industria de semillas transgénicas, el científico Gilles-Eric Seralini de la Universidad de Caen y su equipo, publicaron una investigación que demostraba que las ratas alimentadas con una dieta que contenía NK603 (una variedad de semillas de maíz modificadas genéticamente para tolerar las dosis del herbicida Roundup) o a las que se dio agua que contenía niveles de este producto químico permitido en USA, murieron precozmente antes que las que siguieron una dieta sin estos elementos. Además, las hembras bajo dieta genéticamente modificada desarrollaron tumores mamarios y los machos daños severos en hígados y riñones. El estudio, publicado en la revista 'Food and Chemical Toxicology', debió hacerse en absoluta clandestinidad, ya que las multinacionales propietarias de las semillas alteradas genéticamente dominan un lobby que tiene sus tentáculos tanto en las Universidades, y centros de investigación, como en los ministerios de agricultura y las instituciones gubernamentales que liberan las autorizaciones estatales -y continentales en el caso de la Unión Europea- para las “dañinas novedades” de la biotecnología. Las comprobaciones de Seralini provocaron una conmoción en la opinión pública europea. A pesar de la inmediata ofensiva dispendiosa de “publicidad” en los medios, del lobby de Monsanto, BASF, Du Pont, Syngenta, Bayer, etc. para tratar de desacreditar la investigación, la reprobación de los transgénicos caló hondo.

El portavoz corporativo de Monsanto, Thomas Helscher, afirmó que la compañía quiere dejar claro que sólo buscará una penetración de mercado de sus cultivos biotecnológicos en áreas que entreguen un amplio apoyo. “Vamos a vender las semillas modificadas genéticamente sólo donde gocen de un amplio respaldo por parte de los agricultores, de un amplio apoyo político y de un sistema regulatorio en funcionamiento”, comentó Helscher a Reuters /4. “Hasta donde estamos convencidos, esto sólo se aplica a unos pocos países en Europa hoy, principalmente España y Portugal”, agregó. El 30 de julio pasado Greenpeace informaba que la superficie actual cultivada en España con transgénicos es de alrededor de 140 mil hectáreas -según el Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente-, lo que supone un aumento del 20% respecto a la superficie destinada en 2012. Tanto el gobierno socialdemócrata anterior como el actual de Rajoy, están a contramano de las decisiones europeas. No es difícil deducir que el lobby transgénico ha “lubricado” los engranajes de aprobación de sus productos, en un gobierno probadamente corrupto del Partido Popular.

¿Financial Times ecologista?

El principal periódico europeo del capital financiero, el británico Financial Times, editorializó el 21 de julio, que Europa tiene razón en ser cuidadosa con relación a las plantaciones transgénicas. En el texto titulado “Semillas de la duda” el medio en su versión electrónica recuerda que, aunque raros en Europa, los cultivos transgénicos representan cerca del 90% de todo el maíz, algodón y soja plantado en USA, donde mostraron que las ventajas productivas de las tecnologías son transitorias. Y agregan “Insectos están desenvolviendo nuevas formas de vencer las defensas artificiales de las plantaciones transgénicas. Las plantas transgénicas se expandieron y de igual forma los herbicidas a los cuales ellas fueron programadas para tolerar, lo que condujo al surgimiento de plantas invasoras también resistentes. Eso ha forzado a muchos agricultores a retomar los antiguos métodos para control de hierbas que ellos creían estar evitando cuando compraron las carísimas semillas transgénicas.”

El Financial Times también cuestiona las promesas de Monsanto de controlar la resistencia de las nuevas plantas invasoras con nuevas semillas transgénicas. “Monsanto acostumbraba argumentar que era improbable que sus semillas transgénicas originales llevasen al desarrollo de plantas con resistencia al herbicida, hasta que las nuevas “invasoras” probaron lo contrario. Científicos están corriendo el riesgo de entrar en una corrida armamentista contra la naturaleza, por la cual los agricultores serán forzados a pagar sin recibir a cambio ningún beneficio a largo plazo”. Que es lo que ya está pasando en Rio Grande do Sul, por ejemplo.

FT concluye su editorial diciendo que al evitar los cultivos transgénicos Europa renuncia a ganancias que USA disfruta desde los años 90’.”Si eso impide daños ecológicos que podrían comprometer de manera permanente la productividad agrícola, será un pequeño precio a pagar.”

En verdad las afirmaciones de Financial Times no son grandes novedades para los ecologistas latinoamericanos que vienen advirtiendo con los mismos argumentos hace más de una década.

Alertas

Es indudable que las declaraciones de los ejecutivos de Monsanto y el editorial de Financial Times son una consecuencia directa de la intensa actividad ambientalista y, en especial, de la Marcha Mundial del 25 de mayo 2013 contra Monsanto en 41 países del planeta. En las dos regiones donde se realizaron más manifestaciones fueron en USA y en los países europeos. En total hubo más de 400 marchas en distintas ciudades de todos los continentes. Este tipo de respuestas es lo único efectivo contra las multinacionales de los transgénicos y agro-tóxicos, porque conmueve la opinión pública y presiona sobre la clase política y las élites de los países.

Pero, como alerta el activista Gary Cameron no hay que confiar en las declaraciones de los inventores del Agente Naranja /5 y otros múltiples venenos. Y ejemplifica que en 1999 Monsanto hizo una oferta pública a la compañía de Mississippi, Delta & Pine Land para la adquisición de su patente sobre una nueva técnica de organismos genéticamente modificados (OGMs) radical, conocida oficialmente como GURTS (Tecnología de restricción de uso genético) popularmente conocida como la tecnología Terminator. Se trataba de una planta que “se suicida”, después de una sola cosecha, obligando a los agricultores a volver cada año a Monsanto para comprar nuevas semillas sin importar el precio o disponibilidad. La mala imagen de Terminator amenazó con descarrilar todo el proyecto de transgénicos aún incipiente. Gordon Conway, presidente de la Fundación Rockefeller, patrocinadora financiera de los transgénicos, convenció a la junta directiva de Monsanto de retirarse -por el momento- de las negociaciones con el fin de limitar los daños. Monsanto anunció entonces que no compraría la tecnología Terminator. Las ONG anti-OGMs lo consideraron una gran victoria y nada se supo durante siete años hasta que, sin alardes, en 2006 Monsanto anunció que estaba adquiriendo patentes Terminator. Con esta maniobra de postergación transitoria Monsanto logró desmontar la lucha ecologista contra Terminator /6.

Lo mismo puede pasar en la actualidad después de estos anuncios de Monsanto de retiro de solicitudes de permiso para sus OGMs en Europa. Al parecer de algunos investigadores, la multinacional a partir de ahora va a inscribir su ofensiva transgénica dentro de las negociaciones en curso sobre el Tratado de Libre Comercio entre USA y la UE /7. Por eso es que el presidente Barack Obama designó a Islam Siddiqui como jefe de las negociaciones agrícolas del tratado en curso. Cuando Obama lo nombró en su staff del ministerio agrícola en 2010, 98 organizaciones estadounidenses que representan a las familias de agricultores, trabajadores agrícolas, pescadores y la agricultura sostenible, el medio ambiente, los consumidores, la lucha contra el hambre y otros grupos, expresaron su oposición enviando una carta a los senadores del Congreso para que no aprobaran el nombramiento de ese “hombre de Monsanto” porque “él favorece sistemáticamente los intereses agro-industriales”..."sobre los intereses de los consumidores, el medio ambiente y la salud pública”. Afirmaban que la nominación de Siddiqui debilita gravemente la credibilidad de la administración Obama en la promoción de los sistemas locales de alimentos más saludables y sostenibles y que su nominación también envía la pésima señal al resto del mundo que Estados Unidos planea continuar por el camino fallido de altos insumos y alto consumo energético en la agro-industria mediante la promoción de pesticidas tóxicos, la biotecnología de semillas infames y acuerdos comerciales desleales con las naciones que se oponen a esta estrategia. Es que Siddiqui, entre 2001 y 2008 representó en Europa como lobbysta registrado a CropLife America, -cuyos miembros incluyen Monsanto, Syngenta, DuPont y Dow-, una asociación industrial de productores de pesticidas y productos transgénicos /8.

Inmunidad legal para Monsanto

Monsanto es tan consciente que sus productos afectan el equilibrio ambiental y la biodiversidad así como provocan cáncer y otras múltiples enfermedades, que usó al jefe de su bancada en el Congreso, el senador Roy Blunt, republicano por el estado de Missouri -donde tiene su sede Monsanto- y principal receptor de financiamiento de campañas electorales de la multinacional, para introducir en la Ley de Gastos de USA un texto que exime a Monsanto de ser demandado por los daños que sus cultivos y productos químicos causen. Llamada por los opositores de Ley de Protección de Monsanto, fue votada por el Congreso y luego firmada como ley por el Presidente Obama, a pesar de cientos de miles de peticiones de protesta para no hacerlo. Tanto Monsanto como otros proveedores de OMGs pasaron a tener inmunidad legal frente a los perjuicios que causen a la población estadounidense. Los tribunales federales no tienen ningún poder para detener su propagación, uso o venta. La única otra corporación de los Estados Unidos que goza de esa inmunidad legal indignante son los fabricantes de vacunas farmacéuticas. El guerrerista Premio Nobel de la Paz, asociado a Monsanto y otras transnacionales del sector, otorga inmunidad legal a la guerra química contra la naturaleza en su propio país e impulsa una agresión similar contra Sudamérica.

Notas
1) Se denomina dumping cuando un industrial lanza un producto con precio por debajo del costo real de producción, para arruinar a la competencia y monopolizar el mercado. O, en el comercio exterior, un país exporta productos con precios por debajo del costo de producción para eliminar los competidores extranjeros. El ejemplo más destacado del dumping agrícola lo realizó USA a México. El ingreso de granos y carne de USA a México con precios de dumping –debajo de los costos de producción– provocó en los productores mexicanos una pérdida de ingresos por 12 mil 800 millones de dólares entre 1997 y 2005 (mil 500 millones de dólares en promedio anual). Los productores de maíz fueron por mucho los más afectados, con quebrantos por 6 mil 600 millones de dólares, lo que condujo a la ruina y pérdida de sus tierras a muchos de ellos. El dumping de USA a México se desarrolló protegido por la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Los productos agrícolas recibían subsidios en USA y eran apoyados allí con políticas que fomentaban la sobre producción. www.jornada.unam.mx/2010/09/18/procampo.html
2) Dupont, Monsanto y Obama versus agricultores familiares del mundo. Freedom Food, 11 07 2010.
http://foodfreedom.wordpress.com/2010/07/11/dupont-monsanto-and-obama-versus-the-worlds-family-farmers/
3) Global Research, 04 06 2013 http://www.globalresearch.ca/the-monsanto-protection-plan-monsantos-deception-game-on-gmo-in-europe/5337502
4) Stop Monsanto (España) 31 05 2013 http://stop-monsanto.es/2013/05/31/monsanto-vamos-a-vender-las-semillas-donde-tenemos-apoyo-politico-y-un-sistema-regulatorio-en-funcionamiento-en-europa-principalmente-espana-y-portugal/
5) El Agente Naranja fue uno de los desfoliantes utilizados por los militares de USA como parte de su programa de guerra química durante su ofensiva contra Vietnam (1961-1971). Las florestas fueron fumigadas para desfoliarlas y tornar al enemigo visible y los campos fueron envenenados para que el vietcong no tuviese que comer. Vietnam estima que 400 000 personas fueron asesinadas o mutiladas con las fumigaciones. En las áreas pulverizadas se multiplicó por diez el número de nacimientos de niños con anomalías físicas y genéticas. 500 000 niños fueron afectados como resultado de su uso. La Cruz Roja de Vietnam calcula que hasta 1 millón de personas son discapacitadas o tienen problemas de salud debido al Agente Naranja. Hoy el propio Departament of Veterans Affairs de Estados Unidos asume que una cierta cantidad de enfermedades que afectan a sus veteranos de la guerra de Vietnam provienen de la exposición al Agente Naranja y otros herbicidas. Lo que les da derecho a recibir compensaciones por enfermedad o prestaciones de supervivencia. Son alrededor de dos decenas de enfermedades graves: varios tipos de cánceres respiratorios, múltiples enfermedades de la piel; leucemias, mielomas, linfomas (como la enfermedad de Hodgkin) y sarcomas; parkinson y varios tipos de neuropatías. http://www.publichealth.va.gov/exposures/agentorange/
6) Gary Cameron. Juego de engaño de Monsanto sobre los transgénicos en Europa. Stop Monsanto. 06 06 2013. http://stop-monsanto.es/2013/06/06/juego-de-engano-de-monsanto-sobre-los-transgenicos-en-europa-stopmonsanto/
7) Marianne Falck, Hans Leyendecker e Silvia Liebrich. O lado mais sujo da Monsanto. Outras Palavras. http://outraspalavras.net/destaques/o-lado-mais-sujo-da-monsanto/
8) Gary Ruskin. Obama nombra como negociador agrícola a un hombre de Monsanto. Global Research, 05 de abril 2010 http://www.globalresearch.ca/obama-gives-key-agriculture-post-to-monsanto-man/18499

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Siria: Antes de que sea demasiado tarde

Guillermo Almeyra (especial para ARGENPRESS.info)

Estados Unidos y las ex potencias coloniales de la región se preparan a agredir militarmente a Siria. Pero, como en la guerra contra Serbia, los blancos principales reales son otros. En este caso, nuevamente Rusia, la gran potencia en crisis, dueña del gas y del petróleo del Norte, e Irán, la amenaza político social a las monarquías del Golfo y a Israel y la clave para el petróleo del Golfo. Pero un golpe contra esos países y China, que defiende a Irán y a Siria y tiene acuerdos fundamentales con Rusia, prepara también una posterior agresión contra Venezuela (protegida por ellos y también dueña de inmensas reservas petroleras).

La guerra que están por lanzar contra Siria busca, en el fondo, hacer volver a fojas cero el proceso de descolonización abierto con el fin de la Segunda Guerra Mundial e instalar a Israel como única potencia vasalla en la zona, derrotando el proceso de democratización en el mundo árabe. Sobre todo, es la típica respuesta del capitalismo a su larga crisis económica que no cesa: el capital financiero internacional espera, como en el pasado, salir del estancamiento con una gran guerra que destruya bienes y millones de personas y cree el gran negocio de la reconstrucción en condiciones mundiales de servidumbre y semiesclavismo.

Por eso está todo unido: la desocupación creciente en Europa, la anulación masiva de conquistas sociales, la prolongación de la edad para jubilarse y la reducción de las ayudas sociales como en Francia, los ataques especulativos contra la moneda brasileña, los fallos en Estados Unidos a favor de los fondos buitres en el caso de Argentina para llevarla a la quiebra, los esfuerzos para desestabilizar a Venezuela, así como la represión en Túnez o la contrarrevolución en Egipto, apelando incluso a una alianza con las fuerzas de Mubarak.

La gran ofensiva del capital contra salarios directos e indirectos en todos los países, las leyes reaccionarias, las embestidas contra los gobiernos “progresistas”, tienen su expresión político-militar directa en la preparación de una gran guerra en Medio Oriente. Ésta, pese a la cautela de una parte del Pentágono y de Israel mismo, que temen ver en Damasco un gobierno islámico fundamentalista en vez y son partidarios de un golpe limitado, podría extenderse a buena parte del globo y transformarse en una terrible catástrofe sin precedentes en costos materiales y humanos.

La ceguera de la izquierda tradicional europea que rechaza las políticas sociales de sus respectivos gobiernos pero no centra sus esfuerzos en denunciar e intentar impedir la costosísima y devastadora guerra que se prepara, muestra que de esa gente no se puede esperar nada. Hay que reaccionar sin ellos y por sobre ellos.

El pretexto para la guerra contra Siria es la dictadura del régimen de los Assad, régimen odioso que durante décadas sirvió de sostén indirecto y garantía al racismo y el apartheid de Israel en la zona. Pero no se puede creer en sus cómplices, que ahora quieren ser sus verdugos. El mismo día en que Foreign Policy publicó documentos desclasificados de la CIA y el Departamento de Estado que comprueban que en 1988 éstos sabían que Saddam Hussein tenía gas sarín y lo utilizaría contra Irán y lo ayudaron a lanzarlo, el Reino Unido y Estados Unidos decidieron atacar a Siria sin esperar siquiera el informe de la comisión investigadora de la ONU presente en ese país para dilucidar si se utilizaron armas químicas y, en caso de que así fuere, quién lo hizo, si un grupo opositor o el ejército sirio.

Como en el caso de la agresión a Irak, el veredicto de los piratas está listo antes de ninguna prueba o proceso. Así, apenas hizo pie en un charco de sangre el grupo militar reaccionario que reprime la revolución democrática en Egipto, Londres y Washington, con su faldero socialista proisraelí francés, decidieron actuar en Siria porque la no intervención del régimen de El Cairo en defensa de Siria les daba luz verde para su aventura.

Como en Afganistán, donde los estadounidenses armaron y utilizaron a Ben Laden y a los talibanes contra la entonces Unión Soviética (y después tuvieron que combatir contra el monstruo que habían engendrado), las potencias imperialistas, a pesar de las dudas de Tel Aviv, apoyan en este caso a grupos salafistas que mañana no les obedecerán y se preparan a sumir a Siria en un conflicto interreligioso e interétnico igualmente sangriento al de la ex Yugoslavia.

En efecto, el gobierno dictatorial sirio cuenta con el apoyo de alauitas, cristianos de diversos credos, palestinos, minorías islámicas que rechazan el fundamentalismo de la gente financiada por Qatar y, además, una guerra interétnica e interconfesional en Siria se extenderá inevitablemente al Líbano, como en el pasado, y no sólo porque Hezbollah apoya a Assad sino también porque en el Líbano las viejas potencias quieren reconquistar por completo su dominación.

Si Rusia (y China) no resistiesen la operación imperialista en Siria, pondrían su cuello en la guillotina y abrirían el camino a la colonización de Irán y de sus propios territorios. O sea, a un mundo que uniese una brutal reducción de los derechos humanos de tipo nazi con el retorno del racismo y del colonialismo y la superxplotación esclavista de cientos de millones de seres humanos.

El destino de Siria lo deben decidir los sirios, no los qataríes, ni los imperialistas. La guerra debe ser repudiada mundialmente e impedida antes de que sea demasiado tarde. Hay que exigir en todas partes a los gobiernos una inmediata oposición explícita a la aventura bélica.

¡Ni un soldado ni un peso para la aventura contra el pueblo árabe! ¡Cese inmediato del apoyo militar y en armas de gran calibre a los llamados rebeldes sirios! ¡Inmediatas negociaciones políticas de paz en Siria sobre la base de un cese el fuego para preparar una Asamblea Constituyente que determine su régimen político!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Como en Irak, Estados Unidos busca falsas razones para atacar Siria

Vicky Peláez (RIA NOVOSTI, especial para ARGENPRESS.info)

Iniciar una guerra de agresión es un crimen y ninguna situación política o económica puede justificarla (Robert H. Jackson, jefe de los fiscales norteamericanos en el Tribunal de Nuremberg, 1945-1946)

El cinismo del Premio Nobel de la Paz, Barack Obama y de sus secuaces incondicionales: el primer ministro británico, David Cameron y su homólogo francés, Francois Hollande, al acusar al gobierno de Siria de “usar armas químicas contra la población civil” sin presentar ninguna prueba concreta, ya superó con creces la desfachatez del ex presidente George W. Bush cuando en 2003 desató una guerra contra Irak a base de pruebas falsas sobre la existencia de armas de destrucción masiva.

Al menos en aquel entonces el ex secretario de Estado Colin Powell presentó fotos, videos, grabaciones telefónicas, inclusive un frasco con contenido desconocido, pero todo había sido fraguado por los servicios especiales como se descubrió después.

Pero para el desesperado Barack Obama es suficiente un video de fuentes anónimas, presentado en YouTube el 20 de agosto pasado por el supuesto uso de armas químicas contra la población civil y utilizado por el régimen de Bashar al-Assad en el barrio Ghuta localizado en el suburbio de la capital Damasco, para responsabilizar al gobierno sirio de este crimen.

Se calcula que en aquel ataque murieron entre 300 a 1,000 personas y más de 3,000 acudieron a los centros médicos. Pero lo curioso y para sorpresa del mundo el video de YouTube fue divulgado un día antes del uso de las armas químicas, incluyendo el gas sarín, que tuvo lugar el 21 de agosto pasado. ¡Qué falta de coordinación e imaginación en prefabricar y presentar una prueba teniendo a su disposición 17 servicios de inteligencia nacional, más el MI6 británico y la DGSE francesa!

Para estos tres líderes de los iluminados halcones de guerra no vale nada la declaración de la presidenta de la Comisión Internacional Independiente de Investigación de Armas Químicas y Biológicas en Siria de las Naciones Unidas, Carla del Ponte hecha el 28 de agosto pasado indicando el uso del gas sarín o GB por los “rebeldes de oposición” el fatídico 21 de agosto. El senador norteamericano Bob Corker, expresando la opinión de Washington ya lanzó su grito de guerra anunciando que “La respuesta de Estados Unidos por el uso de armas químicas en Siria por su gobierno es inminente, será una operación militar quirúrgica en Siria que no necesita ninguna autorización de nadie”, dijo. Para acelerar un posible ataque contra Siria en apoyo de los mujahidines, el secretario de Estado, John Kerry llamó al secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon para que pare la investigación en Ghuta del prestigioso especialista sueco, Ake Sellstom y su equipo de la Organización para la Prevención de Armas Químicas aduciendo que ya era demasiado tarde para obtener pruebas.

Sorpresivamente por primera vez desde su elección como Secretario General de las Naciones Unidas en 2007, Ban Ki-Moon se opuso y decidió concluir la investigación sobre el uso del gas sarín, además su portavoz, Farhan Haq desmintió los argumentos de John Kerry indicando que “el gas sarín puede ser detectado meses después de su uso”. Esta desobediencia de Ban Ki Moom a Washington le podrá costar caro en el próximo futuro. Mientras tanto su equipo de investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) prometió presentar pruebas concretas el 31 de agosto. El apuro de Estados Unidos y sus aliados de iniciar acciones bélicas contra Siria lo más pronto posible y sus presiones sobre la ONU son comprensibles. Washington tiene miedo de que los investigadores no obtengan pruebas del ataque usando el gas sarín por las fuerzas armadas de sirias.

Lo mismo pasó en el 2002 y 2003 cuando Norteamérica rechazó la conclusión de los inspectores de la ONU sobre la ausencia de las armas de destrucción masiva en Irak y les ordenó salir del país abruptamente. En aquel entonces el gobierno de George W. Bush había tomado la decisión con anterioridad de ir a la guerra y no les importó ni la opinión pública mundial ni las declaraciones de especialistas contrarias a su plan. Algo parecido está pasando ahora. Recientemente hubo una reunión de Estados Unidos y sus aliados en Jordania, donde están estacionadas las tropas norteamericanas, para decidir próximos pasos a seguir en relación a Siria y presentar sus “propias evidencias” para justificar lo injustificable: una agresión contra Siria.

No es la primera vez que se habla del uso de armas químicas en Siria. Tales incidentes tuvieron lugar en marzo y mayo pasados y en ambos casos fueron presentados pruebas de que las usaron tanto al-Qaeda como su brazo derecho en Siria, al-Nusra (Frente Nusra) cuyos mujahidines han ido recibiendo entrenamiento en Turquía en los últimos dos años y se le considera uno de los más vociferantes enemigos del régimen de Assad. Hace poco la policía turca les decomisó a sus militantes contenedores de gas sarín. A la vez Qatar y Arabia Saudita están financiando estas organizaciones terroristas. Todo esto significa que Estados Unidos, Reino Unido, Francia e Israel están en una estrecha y abierta alianza tanto con al-Qaeda como con al-Nusra en Siria, a pesar de llamarlos oficialmente terroristas y enemigos del occidente.

Hace poco en una entrevista con el periódico ruso Izvestia, el presidente sirio Bashar al-Assad aclaró que “El principal motivo por el que continúan las acciones militares es la gran cantidad de terroristas que llegan continuamente a Siria desde el extranjero. Además, continua la financiación de estos, desde el extranjero, así como el suministro de armamento…El terrorismo no es como una carta de naipes en el bolsillo que puedes sacar y utilizar cuando lo deseas y después volverla a guardar. El terrorismo, como el escorpión, muerde en cualquier momento. En consecuencia, no se puede estar a favor del terrorismo en Siria y en contra de él en Mali”. Respecto a la acusación por el uso de armas químicas, contestó con una pregunta: ¿”Acaso el Estado puede utilizar armas químicas o cualquier otro tipo de armas de destrucción masiva en un lugar donde están concentradas sus tropas? Por esto, este tipo de acusaciones son exclusivamente políticas”, dijo.

En realidad la decisión de sacar del poder al presidente de Siria Assad fue tomada hace siete años por Washington. De acuerdo a WikiLeaks que divulgó un informe de la embajada norteamericana en Damasco dando consejos al gobierno sobre los puntos vulnerables del gobierno sirio y las acciones para tomar para terminar con su régimen. Sin embargo, un año antes, en 2005, la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice advirtió sobre los “próximos cambios en el Medio Oriente de acuerdo a los intereses de seguridad nacional de Norteamérica”. Posteriormente apareció la declaración del ex comandante de la OTAN durante la guerra de 1999 en Yugoslavia, el general retirado Wesley Clark, anunciando que “Vamos a invadir siete países en cinco años comenzando con Irak, después Libia, Somalia, Sudán, Líbano, Siria y finalmente Irán.”

En relación a Siria, el ex líder de los Demócratas Liberales británicos, Lord Ashdown declaró que la CIA con el dinero de Arabia Saudita y Qatar (unos tres mil millones de dólares) transfirió a los grupos jihadistas en Siria 3.500 toneladas de armamento procedente de Bosnia. “Lo que quiere Estados Unidos es fomentar grupos de jihadistas suníes para que hagan la guerra contra shiitas en Siria e Irán”. Actualmente existen en el país 1.200 unidades de este tipo. En la guerra de Irak los norteamericanos hicieron al revés, fomentaron la guerra de los shiitas contra los suníes para debilitar ambos lados y enfrascarlos en la enemistad que perdura hasta ahora. La organización al-Qaeda, creación de los Estados Unidos y que fue admitido públicamente por Hilary Clinton, ha sido el instrumento principal de los norteamericanos para no permitir la unidad y la integración en el Medio Oriente.

Frente a la solidez y fortaleza del régimen de Bashar al-Assad que los mercenarios de al-Qaeda y de al-Nusra no pudieron derrocar o simplemente debilitar, Estados Unidos utilizará tarde o temprano sus “limitados ataques quirúrgicos” parecidos a los que realizó contra Yugoslavia en 1999. Para eso, como informa el diario Marine Corps mandó a la región cuatro destructores armados con misiles de crucero Tomahawk y dos unidades expedicionarias de marines: número 26 y número 13.

Apenas se anunció la posibilidad de un ataque contra Siria con misiles Tomahawk las acciones de la corporación Raytheon que los ensambla subieron drásticamente en el Wall Street, después que se divulgó la información que para destruir los 50 blancos vitales para la seguridad nacional de Siria se necesitarían no menos de 500 misiles Tomahawk, costando cada uno de ellos no menos de un millón de dólares. Si se confirma la tesis de que la guerra trae sufrimiento a unos y el enriquecimiento a otros.

Sin embargo, la bravura belicosa de Barack Obama y de sus aliados británicos y franceses después de propagarse el famoso video en YouTube el 20 de agosto pasado, empezó a sentir mella el jueves 29 de agosto cuando el parlamento británico votó contra la moción del primer ministro David Cameron pidiendo autorización de acción militar contra Siria. Por primera vez este halcón británico tuvo que reconocer que “No se puede afirmar con seguridad del 100 por ciento quién es el responsable del ataque químico”. Después de la votación del parlamento, el ministro de defensa, Philip Hammond anunció que el Reino Unido no va a participar en las acciones militares contra Siria.

Unas horas antes, el gobierno de Italia indicó que no apoyará ataque contra Siria si no existe una resolución de la Organización de las Naciones Unidas y tampoco permitirá el uso de seis bases militares que Estados Unidos tiene en el país. La canciller de Alemania, Angela Merkel se puso de acuerdo con el presidente de Rusia Vladimir Putin de no apresurarse con ninguna decisión antes de tener el informe del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Aprovechando este momento de debilidad en la alianza FUKUS (Francia, Reino Unido y Estados Unidos) el gobierno de Siria anunció que estaba listo para la invasión teniendo a su disposición más de 8.000 militares dispuestos a convertirse en kamikazes en caso de intervención militar, apoyo de la mayoría del pueblo sirio, del Irán del Hezbolá libanés. El presidente Bashar al-Assad advirtió que “las amenazas de agresión contra Siria no harán sino fortalecer nuestra fidelidad a los principios de independencia de nuestro pueblo. Siria sabrá defenderse frente a cualquier agresor”.

La palabra final pertenece ahora al Premio Nobel de la Paz, Barack Obama que inesperadamente perdió un fuerte aliado en su iniciativa bélica, Gran Bretaña quedándose con Francia, la Liga de los Países Árabes, Israel, Turquía y sus nuevos seguidores lituanos, estonianos y letuanos - pobres pero belicosos para el gusto de su amo. El 60 por ciento del pueblo norteamericano está contra el plan de Obama de efectuar un “ataque militar limitado” contra Siria. ¿Escuchará esta vez Barack Obama la voluntad de su pueblo o se guiará como ha hecho el y todos sus predecesores, siempre por los intereses de las corporaciones como Raytheon y ofreciendo como de costumbre burdas mentiras a sus ciudadanos para justificar una nueva aventura bélica injustificable y rechazada por la mayoría de la población mundial?. Solamente el tiempo dará la respuesta.

Un proverbio árabe reza: “Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente y el presente es tuyo”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Militarismo?...

Juan Antonio Aguilera Mochón (especial para ARGENPRESS.info)

Conflictos como los de Egipto y Siria ponen en evidencia, una vez más, el negocio más criminal de la humanidad actual: el de la libre compraventa de armas entre Estados. Cada conflicto armado, cada guerra, se convierte, gane quien gane, en una victoria para ese comercio asesino. Y en una derrota planetaria, pues, aparte de las víctimas directas, es la humanidad entera quien sufre esta infame desviación de la riqueza mundial hacia el terror, en vez de hacia la mejora de la calidad de vida (o, simplemente, hacia el mantenimiento de la vida) de los ciudadanos del mundo.

Es bien sabido que, hoy, el principal productor mundial de armas es Estados Unidos, que a menudo las ha exportado con unos escrúpulos morales dignos del más desalmado de sus celebrados gángsteres. Y que ahora parece dispuesto, con su premio Nobel de la Paz al frente, a la iraquización de Siria (que no es su cliente armamentístico, sino de países como Rusia que son, curiosamente, quienes ahora más la apoyan). Lo peor es que muchos estados democráticos imitan en lo que pueden al gran padrino; entre ellos, ay, España. El Estado español ha sido un importante protagonista, durante muchos años, del siniestro negocio (es el 7º país exportador de armas), vendiendo armamento a países en los que el respeto a los derechos humanos es un mal chiste y, de esta forma, ha sido cómplice de crímenes de guerra. Y cómplice el Estado significa cómplices sus gobiernos (ahora del PP, antes del PSOE) y quienes han apoyado esas ventas o no se han opuesto a ellas. Sin embargo, abre una esperanza el que el pasado 2 de junio España firmara el “Tratado sobre el Comercio de Armas” (que, alentado por organizaciones como Amnistía Internacional, persigue poner coto al abastecimiento militar de represiones y matanzas), y que ahora haya suspendido cautelarmente la venta de armamento a Egipto. Vigilemos que no se quede en beaux gestes.

Si sublevan nuestras ventas, no menos indignan nuestras compras: hace poco hemos sabido que el gobierno aprobó el 27 de julio un crédito extraordinario de 877,3 millones de euros para compra de armas y material militar; y ya el 30 de abril, el Gobierno había autorizado un aumento del gasto en el presupuesto de Defensa de 582,3 millones de euros. Con estas artimañas, habituales cada año (y que se unen a las de disfrazar parte del gasto militar como “investigación”), el dinero no se computó en los Presupuestos Generales del Estado, y así se maquilló –o, más castrensemente, se camufló– la infamia de que en tiempos de grave crisis la llamada “Defensa” no sufra la feroz mengua presupuestaria de Educación y de Sanidad.

Mientras todo esto sucede, los militares entran cada día más en las Universidades y en las escuelas españolas a propagar su ideología, o mejor dicho, su “doctrina”: no en vano lo hacen a menudo a través del MADOC (Mando de Adiestramiento y Doctrina). Algo útil, sin duda… al menos para ellos, pues les puede valer para mantener a la población en la ficción del militarismo pacifista. Aunque Groucho Marx decía que “inteligencia militar es una contradicción de términos”, yo diría que las mayores contradicciones están en “militarismo pacifista”… y en “educación militar”. Educación supone emancipación, mientras que el militarismo, con sus inexcusables obediencia ciega y xenofobia, supone cosificación y manipulación. Unamos a estas consideraciones la del meganegocio homicida sustentado en los afanes militares, y entonces respondamos: ¿militarismo?...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Todos contra Bárbara Bauman: El Capital global quiere libre comercio sin riesgo

Gaby Weber (especial para ARGENPRESS.info)

Los gobiernos de Washington y Berlín quieren realizar un acuerdo de libre comercio y re-escribir las reglas. Para eso, tienen que solucionar antes un pequeño problema, y el problema se llama Bárbara Bauman, madre de un sindicalista desaparecido de Mercedes-Benz Argentina y querellante contra la Daimler S.A. en un tribunal de California. En abril pasado, la Corte Suprema de Estados Unidos decidió escuchar el caso Daimler v. Bauman. Van a tratar la competencia geográfica: si el tribunal de San Francisco en el caso de los desaparecidos de Mercedes-Benz puede juzgar el caso. Los jueces de California respondieron afirmativamente, ya que el fabricante alemán de automóviles hace ganancias astronómicas en el estado y controla a la Mercedes-Benz USA a través del "Acuerdo con el Distribuidor General".

Para el capital global está en juego la libertad y ejerce una enorme presión sobre la Corte Suprema de Justicia. Para los sindicatos en el mundo, el caso pasa, actúan como si los trabajadores no tienen nada que ver. Asimismo, las asociaciones de protección de los consumidores aún no han expresado. Sin embargo, no es sólo un caso de derechos humanos hace 40 años en el otro extremo del mundo, en Argentina. Se trata de si las empresas multinacionales pueden operar en los mercados de todo el mundo sin riesgo de ser responsable ante la justicia del país donde hacen sus negocios. Quieren elegir ellos mismos el lugar de la responsabilidad legal - con la elección del lugar que declaran la casa matriz de su multinacional-. Y este lugar podría ser Stuttgart, Palermo o las Islas Caimán. Solamente se necesita suficientes sociedades de pantalla y testaferros para desdibujar el camino del dinero.

Una verdadera batalla “amicus” está en curso. Amicus Curiae briefs son declaraciones de organizaciones o personas que no forman parte en una causa pero que quieren exponer su opinión sobre el proceso. Hay una larga lista de Amici tomando posición a favor de la Daimler: Automobile Manufacturers Inc., Association of Global Automakers, Atlantic Legal Foundation, New England Legal Foundation, Associated Industries of Massachusetts (fusión de empresas en defensa del libre comercio en el Commonwealth), US-Chamber of Commerce, National Foreign Trade Council, Organization for International Investment, European Banking Federation, Bundesverband der Deutschen Industrie (Asociación de la Industria Alemana, Deutscher Industrie- und Handelskammertag, Bundesverband Deutscher Banken, Schweizer Bankiervereinigung (los bancos suizos), ICC Switzerland (Cámara de Comercio suiza) y Economiesuisse. Esta última es, como dice, la Federación de la industria suiza y representa dos millones de puestos de trabajo suizos, quiere decir: titulares de cuentas bancarias.

Los Amici sólo llevan pocos argumentos puramente legales: "Los hechos han pasado más de 30 años, pasaron al otro lado del mundo, en Argentina, y no tienen nada que ver con California o los Estados Unidos. (Entre los querellantes) no está ningún ciudadano de los Estados Unidos y los Estados Unidos no tienen relación con los acontecimientos" (Association of Global Automakers). La cláusula del debido proceso - el derecho de cada ciudadano de tener un procedimiento correcto - se infringe cuando los jueces se toman el derecho de juzgar sobre cosas que no son de su competencia. Y, dicen, Mercedes-Benz Estados Unidos tiene una "personalidad jurídica propia" y con la casa matriz alemana sólo conexiones sueltas.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos advirtió sobre el efecto negativo de los costes legales en los Estados Unidos, el doble que en Japón o Alemania. Si la sentencia en el caso Bauman se confirma, se va a dar una verdadera "explosión de fórum shopping en todo el mundo" (la búsqueda arbitraria de tribunales convenientes). No sólo los empresarios alemanes correrían el riesgo de ser responsabilizados por cualquier circunstancia en los tribunales de Estados Unidos. Asimismo, los empresarios de Estados Unidos estarían en peligro de ser considerados responsables en otra parte del mundo, General Motors o Ford. No mencionan empresas petroleras o mineras pero probablemente se refirieron a ellos. Con ese peligro, las empresas estadounidenses no abrirían nuevos mercados y llevar los beneficios del libre mercado al mundo entero.

El principio de la jurisdicción universal sólo se aplica en el derecho penal, dice Heiko Willems de la asociación alemana de Industria, BDI: "El hecho que las empresas alemanas controlan sus subsidiarias en los Estados Unidos, no lleva a la competencia legal de la compañía matriz alemana en los Estados Unidos. Es la subsidiaria que tiene responsabilidad legal en los Estados Unidos, y la casa matriz en Alemania.

Los Amici amenazan abiertamente con una guerra económica. "Estas consecuencias podrían causar un daño significativo a la economía de Estados Unidos. Se disminuiría la inversión extranjera, que contribuye significativamente a la economía de los Estados Unidos. En 2009, las empresas nacionales controladas por extranjeros representaron casi el 14% del impuesto recaudado. Es decir: Si se confirma la sentencia Bauman, el ingreso fiscal estadounidense se reducirá en un 14 por ciento. 5,6 millones de empleos en Estados Unidos se encuentran en las fábricas de las empresas extranjeras. En promedio, los trabajadores ahí ganan 77.409 dólares, 36 por ciento más que en el resto de la economía. Los extranjeros facturan 649,3 mil millones e inviertan 149 mil millones cada año. La sentencia Bauman "amenaza de provocar un efecto abrumador sobre la inversión extranjera y tendrá efectos horrorosos sobre la economía estadounidense".

La más grosera es la alemana, la Viega, en su carta-amicus. Ella no sólo ya ha dejado su inversión total en Estados Unidos por un juicio en contra de ella. Amenaza que toda la industria europea va a retirar sus inversiones existentes y cerrará fábricas: "Las implicaciones de Bauman van a ser amplias. Con Bauman confirmada, la única medida para minimizar su riesgo legal seria retirarse completamente del territorio donde están estos tribunales. Esto significa el cierre de las subsidiarias y no hacer ningún negocio más en este estado. Las empresas de la Viega alemana, por el momento decidieron no efectuar ninguna inversión más en los Estados Unidos hasta que se aclare la situación legal, y han elegido invertir en otros países donde la ley es más predecible. A menos, que esta Corte rechace definitivamente a Bauman, no sólo las empresas alemanas de Viega van a continuar la moratoria sobre las inversiones en los Estados Unidos y se van a despojarse de sus actuales inversiones. También vamos a recomendar a otros inversores extranjeros de actuar de la misma manera".

La Viega GmbH (Srl.) ha negado cualquier comentario hacia mí. Tiene un problema legal en los Estados Unidos. No se trata de tortura y asesinato como la Daimler, pero "sólo" se trata de tuberías de plomo defectuosas. Para entender la importancia de su intervención en la Suprema Corte, hay que contar que pasó -y que puede haber pasado en cualquier país del planeta todos los días-. La Vanguard Industries Inc. y la Vanguardia Piping Systems Inc. habían vendido materiales de construcción y elementos para el suministro de agua potable a propietarios en Aventino-Tramonti, en el estado Nevada. Estos materiales eran defectuosos y los propietarios amenazaron con ir a juicio. En octubre 2005, estas empresas - Vanguard - dejaron de existir. Fue la Viega alemana - que ya tenía alguna participación en estas empresas - que decidió comprar el paquete accionario completo y los renombró Viega Llc. y VG Pipe Llc. (Llc son Srl, sociedad de responsabilidad limitada). La Viega admite: "Es cierto que la Viega alemana tenía afiliados en Estados Unidos y que estas empresas estadounidenses involucraron en actividades de negocios en Nevada. Y el nombre era común, 'Viega'".

Pero los propietarios no querían acostumbrarse a la idea que la empresa responsable para la venta dejó de existir. Fue la poderosa Asociación de Propietarios que tiene 55 millones de miembros que se hizo cargo de la representación de ellos e inició una demanda en enero de 2008 por daños y perjuicios y el cumplimiento de la garantía. Se habló de "negligencia grave" y "enriquecimiento ilícito". La demanda no fue dirigida sólo contra las subsidiarias en Estados Unidos sino también contra la Viega en Alemania. Y en noviembre de 2011, la Corte Suprema del Estado de Nevada juzgó que la empresa alemana es legalmente responsable de las prácticas de negocio de sus filiales estadounidenses. El juez se refirió expresamente a la sentencia recientemente publicada de la Corte de Apelaciones de California en la causa Bauman v. Daimler.

La lista de de amigos de Bárbara Bauman es corta todavía: Está, por supuesto, Terry Collingsworth, el abogado de Estados Unidos de las víctimas de la Mercedes-Benz Argentina, y el Instituto Alemán de Derechos Humanos. La filial en Estados Unidos de la Daimler no era una empresa independiente, dice el abogado. Eso demuestra no sólo el "Acuerdo con el Distribuidor General” en el cuál los jueces de California se basaron. La DaimlerChrysler no era en el 2004 - año de la presentación del juicio en San Francisco - una empresa extranjera: "Mantiene dos sedes operativas con iguales derechos - una ubicada en la sede de Chrysler (en) Auburn Hills, Michigan, y otra se encuentra en la sede de Daimler-Benz en Stuttgart, Alemania-. "En mayo de 1998, los dos fabricantes de automóviles se habían fusionado -"el matrimonio perfecto hecho en el cielo"-, con dos casas matrices y directores que figuraban en ambos lugares.

Desafortunadamente, el gobierno de Estados Unidos se dejó chantajear. Mientras en el caso Kiobel (contra la petrolera Shell por la participación en escuadrones de la muerte en Nigeria) había solicitado la apertura del juicio en un tribunal de Estados Unidos. Este caso había sido decidido negativamente en abril de este año. Después, Obama fue a Berlín y habló entusiasmado a lado la Merkel frente a la Puerta de Brandemburgo en la Cumbre del acuerdo de libre comercio prevista entre los Estados Unidos y Europa. En julio, su Departamento de Justicia presentó un amicus a favor de la Daimler. La interpretación del juicio Bauman traería graves consecuencias y violaría los intereses diplomáticos y comerciales de los Estados Unidos. "Afirmaciones expansivos de jurisdicción general sobre las empresas extranjeras pueden operar en detrimento de las relaciones diplomáticas de los Estados Unidos".

Obama podría haber dicho que, es el interés de los Estados Unidos, que se consideran "cuna de la democracia", luchar contra la tortura y que todas las empresas que generan en su territorio grandes ganancias, tienen que cumplir con ciertas reglas: la regla de no torturar en otro lugar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

De "deudores recalcitrantes" a "pagadores seriales": la mutación kirchnerista de la deuda externa

Anibal Canale (AGENCIA POPULAR MATRIZUR)

La política de desendeudamiento ideada y practicada desde el primer gobierno de Néstor Kirchner en 2003, nunca tuvo en realidad una consistencia intelectual, política e ideológica que mereciera la valoración que el propio gobierno se encargo de relatar a la sociedad y a los acreedores financieros: bancos y gobiernos extranjeros, organismos internacionales , fondos buitres y "pequeños y medianos" tenedores de deuda, incluidos "jubilados italianos" o "plomeros norteamericanos".

Según expresara ayer en cadena nacional de manera calmada y sin ruborizarse la presidenta argentina, su gobierno y el de Néstor, pagaron "religiosamente" 173.000 millones de dólares de deuda durante pero ( y no lo dijo) se deben -a pesar de esa formidable sangría- alrededor de 205.000 millones al valor actual, a pagarse hasta casi finales del siglo XXI. Se llegaron a pagar 10.000 millones de dólares cash al FMI, creyendo que este organismo nunca más influiría en las decisiones económicas del estado argentino.

Luego de ser los mejores alumnos del "manual del buen pagador de capital e intereses de deuda externa", el gobierno nacional y popular cambiará ahora la jurisdicción de los tribunales que deciden las controversias sobre los pagos -luego de sancionar una ley en el Congreso Argentino- desde la ciudad de New York a la de Buenos Aires, pero otorgando a estos sanguinarios buitres acreedores, las mismas condiciones de pago que al resto de los bonistas, quienes aceptaron las condiciones iniciales de "quita" de la deuda original.

En este nuevo retroceso del "capitalismo serio" del gobierno frente al capitalismo salvaje y a pesar de la diatriba ideológica, la presidenta argentina debió "recular" ante el juez neoyorquino Griesa y el poder económico de los Estados Unidos, para no caer presa de la confiscación de los "pagos seriales" realizados año tras año al 93% de los fondos "no buitres", so pena de defoltear la totalidad de la deuda externa.

Esta nueva derrota política y económica muestra la impericia del equipo económico que acompaña a Cristina Kirchner y es una señal más de los tiempos de disciplinamiento al que viene siendo sometido el proyecto político, económico, social y cultural denominado kirchnerismo, no solo desde los centros de poder mundial sino desde el resto de los poderes del Estado argentino- Corte Suprema y Congreso Nacional- y de quienes junto a los cañones mediáticos del Grupo Clarín y sus aliados, les están propinando una verdadera andanada de "golpes suaves", que en su progresiva acumulación ponen seriamente en riesgo la continuidad del gobierno luego del 27 de octubre, fecha de las elecciones parlamentarias nacionales, provinciales y municipales.

La debilidad política-ideológica de la conducción kirchnerista los está llevando a una encerrona política en alta velocidad de la que no parecen poder salir a pesar de cualquier medida de emergencia que decidieran tomar (eliminación de impuesto al salario) a favor de los votantes de clases medias, que dieron la espalda al gobierno en las elecciones primarias del 11 de agosto y pusieron en "alerta roja" y en jaque a la desgastada maquinaria electoral desbordada por el "voto opositor" que se comió -junto a los fondos buitres- el relato más duradero de los últimos dos siglos de historia argentina.

La cruel y cruda realidad del actual gobierno capitalista argentino, debería tomarse como ejemplo de las consecuencias que le pueden deparar a cualquier gobierno "en desarrollo" que persista en la lógica de sumisión económica de los poderes reales del Mundo, que mientras le prestaron el dinero durante las dictaduras militares de Videla y Galtieri, y los gobiernos democráticos de Alfonsín, Ménem y De La Rua, se los cobraron con creces en la década ganada por los mayores triunfadores del "modelo": los acreedores extranjeros de la deuda externa argentina ilegal e ilegítima, pagada con la riqueza generada por todo el pueblo argentino.

Anibal Canale es Licenciado en Economía.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los gases de los pagadores seriales

Carlos Del Frade (APE)

Los argentinos somos pagadores seriales… dijo la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, al anunciar un tercer canje de bonos con los tenedores del 7 por ciento de la deuda eterna de la Argentina. Esa que, según explicó, ya se devoró 173.333 millones de dólares surgidos del pueblo en los diez años de la administración kirchnerista. También sostuvo la presidenta que solamente sectores “minoritarios” de la sociedad están en contra de esta “decisión madura y responsable” de pagar. Calificó la deuda de “soberana”. Curioso adjetivo que supone que esos dineros fueron para satisfacer necesidades de las mayorías y que los créditos fueron pedidos por los trabajadores. El 13 de julio del año 2000, el juez Jorge Ballesteros demostró que esa deuda era ilegítima, ilegal, usuraria y que ya había sido pagada, largamente, la exigida en su primer momento. Ese fallo debió tratarse en el Congreso de la Nación pero no se hizo así.

La principal estafa que terminó encubierta por la deuda externa eterna fue la perpetrada contra Yacimientos Petrolíferos Fiscales, la empresa que hizo desarrollar cada pueblo de la Argentina durante gran parte del siglo veinte porque el petróleo y el gas son propiedad de la Nación, no de las provincias como consagró la Constitución de 1994 cuando le quitó la potestad al estado nacional.

El martes de esta misma semana, el gobierno hizo otro anuncio de peso: dejarán de pagar impuesto a las ganancias los salarios en blanco inferiores a los 15 mil pesos, algo que venía siendo reclamado por las distintas centrales obreras, tanto oficialistas como opositoras.

Pero anoche, sin embargo, lejos de los anuncios oficiales, la Legislatura de la provincia de Neuquén convalidó el acuerdo entre la nieta de la Standar Oil, Chevron, con YPF para la explotación de gas y petróleo no convencionales en el yacimiento de Vaca Muerta. Ningún argentino pudo acceder al convenio porque se esgrimió secreto de empresa y seguridad jurídica. La misma seguridad jurídica que se le ofrece a los tenedores de la fraudulenta deuda externa eterna, se le niega al pueblo de la Nación.

En la mañana del 28 de agosto, cinco mil personas, muchas de ellas militantes de la CTA, organizaciones sociales y pueblos originarios, marcharon hasta las puertas del parlamento neuquino para repudiar este nuevo capítulo del estatuto legal del coloniaje, como diría Arturo Jauretche.

Fueron reprimidos con gases lacrimógenos y balas de goma, tal como hicieron cuando mataron al maestro Carlos Fuentealba, aquel que anunciaba y bebía el amanecer desde su apellido y su práctica cotidiana de enseñar a leer y escribir, a sumar y restar a los hijos de los obreros neuquinos.

Las voces que llegan desde el sur son contundentes sobre la ferocidad de la represión que custodiaba la legalización del acuerdo con la multinacional norteamericana. Fuerzas de seguridad que protegían los intereses extranjeros más que los nacionales, la misma lógica de “la deuda soberana”, la misma lógica de ser “pagadores seriales”, la misma lógica de “ser responsables” ante el mundo.

El diario Río Negro publicó que “un grupo de manifestantes comenzó a derribar las vallas, por lo que la policía reaccionó con gases lacrimógenos que fueron respondidos a pedradas. Minutos más tarde, la Policía reprimió con balas de goma y se registraron al menos dos heridos, informó el mismo medio. Uno de los heridos es un joven de 19 años con dos impactos en la frente. Todavía no hay cifras oficiales ni información sobre detenidos”. Por su parte, el vocero de la Confederación Mapuche, Jorge Nahuel, expresó su "preocupación" porque durante esta jornada pueda repetirse la represión policial contra manifestantes que permanecían frente a la Legislatura de Neuquén, en rechazo de la aprobación del acuerdo entre YPF y Chevron. Nahuel manifestó su repudio por lo ocurrido y que los diputados provinciales aprobaban el pacto entre ambas petroleras darán "impunidad" a Chevron para contaminar los territorios de su comunidad”. También lamentó que hubo "diputados que en lugar de participar" de la movilización estaban "mirando desde la terraza de la Legislatura, como un espectáculo, cómo se reprime al pueblo de Neuquén".

La represión en Neuquén, el convenio de YPF con Chevron, el aumento del mínimo no imponible, son diferentes máscaras que encubren una política económica que suele garantizar más los derechos de los de afuera que los de adentro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

"Fondos buitre": la deuda en debate y el cerco financiero al país

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Una nueva sentencia de la justicia americana convalidando el anterior fallo del juez Griesa a favor de los "fondos buitre" va cerrando el cerco financiero sobre el país, mientras coloca una vez más a la deuda en el centro de las preocupaciones económicas.

El esperado ultimátum de los "fondos buitre" se hizo realidad. La Cámara de Apelaciones de Nueva York, en segunda instancia, falló en contra de nuestro país. Así el fallo del juez de primera instancia Thomas Griesa, que ordenara a la Argentina el pago del 100 por ciento de la deuda, mantiene plena vigencia.

Se trata de un segundo round que ganan los "fondos buitre", NML Capital Ltd y Aurelius Capital Management. Conviene recordar que estos especuladores poseen bonos por una cantidad muy pequeña en relación al total de los tenedores de esos valores que no aceptaron los canjes anteriores -unos 1.330 millones de dólares sobre un total 11.100-.

Hay una diferencia cualitativa en este fallo con respecto al primero y es que las argumentaciones de los tres jueces actuantes, desplegadas en 25 páginas, son de una dureza -"Argentina es un deudor recalcitrante", llegaron a decir- y contenido irónico inusuales, lo que no permite buenos presagios. Cierto es que todo pasará ahora a la Corte Suprema, aunque nada garantiza que tome el caso y, que si lo hace, falle de manera diferente.

Problema político

Por ahora no esta en el horizonte una nueva cesación de pagos por parte de Argentina. El gobierno argentino ha dado sobradas muestras de ser un fiel exponente de quienes privilegian "honrar las deudas" por sobre todo. La propia presidenta de la Nación, Cristina Fernández, lo ha reconocido. "Es el gobierno que más deuda ha pagado en la historia" o "Argentina es un pagador serial", fueron palabras que utilizó cuando anunció el envío al Congreso nacional de un proyecto de ley que reabre el canje una vez más. El proyecto de ley mantiene las mismas condiciones de pago para el 7 por ciento de los acreedores que no ingresaron a las reestructuraciones de 2005 y 2010. Adicionalmente habrá una oferta para que los tenedores de bonos cobren en el país, ya que el nuevo fallo ratifica los condicionamientos para que el banco de Nueva York no pueda continuar siendo agente de pago.

Hasta ahora el gobierno ha tratado la ofensiva de los fondos buitre como un problema meramente jurídico, que involucra a la Nación con acreedores privados y ha volcado esfuerzos y recursos en litigar en justicia ajena. Nada más errado. No ha reparado que en realidad Argentina ha quedado entrampada en un problema político que es en realidad global. El propio fallo no se asienta en conceptos de la técnica jurídica, sino en consideraciones políticas.

Más allá de Argentina

Lo que el capital financiero internacional está discutiendo, y parece que en esto triunfará el sector más radical, es que no aceptará nunca más una renegociación de la deuda de cualquier país que implique una quita de capital. Así el ejemplo argentino es un mal precedente, de lo que se trata es que no se reitere una negociación directa de un país con sus acreedores sin intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI). Vista desde esta óptica, la ofensiva de los "fondos buitre" obedece a sus intereses usurarios, pero para el gran capital es la excusa buscada para reponer el arbitraje y la capacidad de monitoreo del FMI en cualquier negociación.

Conviene recordar que cuando ocurrió la estampida de la crisis mundial, las reuniones del G-20 concluían proponiendo reformas al organismo internacional y al propio sistema financiero. ¿En qué quedaron esas reformas? Se recapitalizó al Fondo y se lo colocó en el centro de las decisiones financieras mundiales. Su actuación en Europa, formando parte de la Troika (FMI, BCE, CE) exime de mayores comentarios.

A partir de que este fallo quede firme, y es muy posible que así sea -no en vano la presidenta le pidió a Dios que ilumine a la Corte Suprema de Estados Unidos- no habrá más reestructuraciones y canjes de deuda con quitas, todo bonista exigirá cobrar el 100 por ciento, y si es en efectivo mejor. A esto es adonde apunta el capital financiero internacional y el fallo es funcional a este objetivo.

La centralidad de la deuda

La deuda ha recuperado su centralidad. Lo hemos dicho en esta misma columna en oportunidad del fallo del juez Griesa: son los costos de haberse negado a investigarla. Cuando la reestructuración, desde Economistas de Izquierda lo señalamos, era el momento para aprovechar la suspensión unilateral de los pagos, auditar la deuda y determinar qué debía pagarse efectivamente y qué no. Por el contrario, se optó por lo que la propia presidenta calificó como "la reestructuración de deuda externa más importante de que se tenga memoria". El pago de los servicios de la deuda, de los bonos ajustados por CER, de los cupones atados al Producto Bruto Interno, han significado una carga financiera enorme -según la propia mandataria desde el 2003 a la fecha se pagaron la friolera de 173.733 millones de dólares- que solo pudo afrontarse dilapidando reservas.

El primer paso

Si a esta enorme suma de fondos se le agregan los casi 80.000 millones de dólares fugados, se tendrá una idea del excedente económico que genera la economía nacional, que bien podría haberse dedicado a resolver la crisis del transporte o de la energía, a mejorar la salud pública o a los jubilados o a un plan de viviendas populares.

Los gurúes de la City y el establishment económico apoyan sin titubeos la reapertura del canje, mientras que la oposición derechista ya anunció que lo votará positivamente en el Congreso. Saben que es el primer paso, luego vendrá el Club de París y finalmente la vuelta al endeudamiento.

El círculo se va cerrando, detrás de esto espera el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) que sigue acumulando juicios contra el país. La economía marcha a una encerrona, se acentúan los desequilibrios fiscales, monetarios y productivos, el ajuste está en el horizonte, cercano o luego del 2015. Sus resultados ya los conocemos.

Otra política

Sin embargo en la crisis está la oportunidad, es tiempo todavía de poner en marcha otra política. Argentina no tiene otra opción que desconocer el fallo que, de cumplirse, sumaría demandas incalculables en miles de millones de dólares. Es necesario suspender los pagos hasta tanto se investigue la deuda externa, comenzando por aquella en la que se ha cedido soberanía jurídica y retirarse del Ciadi. Se hace necesario rodearse de la solidaridad internacional, comenzando por promoverla dentro de la Unasur.

Recursos hay, la economía los genera pero hay que buscarlos donde están. Estatizar el comercio de granos para apropiarse de la renta que hoy se llevan las grandes exportadoras. Controlar eficazmente la banca y las finanzas es indispensable para cerrar toda fuga de capitales. Revisar las exenciones impositivas y los subsidios como un avance hacia una reforma tributaria integral progresiva que grave los patrimonios y las rentas del capital, reemplace la tributación de los salarios por un impuesto a los altos ingresos y reduzca el IVA a los alimentos y los artículos de primera necesidad. Reponer las Contribuciones Patronales al sistema de la Seguridad Social a los niveles de los años 90. Avanzar en la nacionalización de los recursos energéticos y de los servicios ferroviarios con control social. Reducir la jornada laboral, comenzando por el estricto cumplimiento de la jornada legal de ocho horas y democratizar los estatutos sindicales, modificar la legislación que permite la precarización. Es el momento también de dar de baja muchas leyes vigentes desde la época de la dictadura.

Jugar el partido

Está en juego el interés nacional. Pero no es este el interés de los banqueros, de los grandes empresarios ni de los caciques sindicales socios de los capitalistas. No es el interés de los que juegan en primera, de los titulares con los que dialoga el gobierno. Sí es el interés de los que están en la reserva de la Nación. De los trabajadores, de los jóvenes que buscan un futuro, de los sectores medios empobrecidos, de los oprimidos...

Una política distinta, requiere una alianza social y política diferente a la actual. No será un partido sencillo, pero es necesario jugarlo, antes de que regresemos a zonas donde ya hemos estado.

Eduardo Lucita es integrante de EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chevron llegó a Neuquén con represión

RED ECO

Más de 25 heridos, uno de ellos con bala de plomo; detenidos; intento de criminalización de la protesta; arrebato de tierras ancestrales de comunidades originarias; entrega de soberanía nacional, son tan sólo las primeras consecuencias, algunas ya claramente visibles, del acuerdo firmado por YPF y Chevron, que ayer tuvo luz verde por parte de la legislatura neuquina, que aprobó el decreto 1208/13 que permite la explotación de hidrocarburos no convencionales, a través de fractura hidráulica, en Vaca Muerta.

Fueron 25 votos afirmativos, dos negativos y ocho ausentes. Esto ocurrió pocos minutos antes de las once de la noche de este miércoles 28 de agosto. Previamente transcurrieron más de diez horas de brutal represión contra la multitudinaria manifestación que se había concentrado en las afueras de la Legislatura provincial para repudiar el acuerdo YPF-Neuquén para el desarrollo hidrocarburífero no convencional del área Loma Campana.

Se trata de una ley que da curso al decreto 1208/13, a partir del que el gobernador Jorge Sapag le otorga licencias a la empresa YPF y le prorroga las concesiones del área no convencional de la totalidad de Loma Campana y la parte norte de Loma La Lata-Sierra Barrosa, hasta el año 2048.

Desde el día anterior, la Multisectorial contra la Hidrofractura realizaba un acampe en cercanías a la Legislatura que se encontraba completamente vallada. Hasta allí se fueron acercando durante la mañana del miércoles alrededor de cinco mil personas, una cifra importantísima para la provincia. Marchaban integrantes de la Confederación Mapuche, de sindicatos de trabajadores, asociaciones ambientalistas contra el fracking, centros de estudiantes universitarios y secundarios, vecinos y organizaciones sociales. La jornada también incluyó un paro general de actividades en organismos públicos y escuelas.

Según contó Patricia Jure, secretaria de prensa de ATEN, al sitio Plaza de Mayo, apenas se arrimaron al parlamento comenzó la represión policial: “Era como una coreografía, a medida que se atacaba a los manifestantes ingresaba un diputado más a la legislatura”, describió.

En el mismo sentido, Soledad Arrieta, de la Cooperativa de Trabajo 8300, relató durante la transmisión especial que llevó adelante la Red Nacional de Medios Alternativos a lo largo de todo el día: “Desde la mañana nos tiraban cosas, retrocedíamos, volvíamos a avanzar, a veces retrocedíamos y teníamos atrás otros policías. Fue una jornada terrible en términos de libertad”.

Como consecuencia hubo más de 25 heridos, uno de ellos recibió una bala de plomo. Se trata del docente Rodrigo Barreiro, hijo del decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Comahue, que fue atendido en el Hospital Dr. Castro Rendón con una herida de arma de fuego en el “hemotorax derecho, a la altura de 4º espacio intercostal sobre región anterior”, según explicó el comunicado oficial difundido por el nosocomio. Barreiro presentó un orificio de entrada, pero no de salida de la bala, y aunque quedó internado en el Servicio de Clínica Quirúrgica, se encuentra fuera de peligro.

También hubo dos detenidos. Una docente y un integrante de la cooperativa 8300. “Al principio se nos negó información sobre ellos, estuvimos varias horas sin saber nada, recién supimos cuando los trasladaron a la Comisaría Primera desde donde pudieron irse después de que se presentara un habeas corpus. Algo muy de otra época. Toda la jornada fue muy de otra época”, contó Soledad Arrieta durante la transmisión especial de la RNMA.

A pesar de los heridos de gravedad y de los detenidos, hubo quienes quisieron criminalizar a las víctimas. Raúl Laserna, jefe de la policía provincial, la misma fuerza que mató a Teresa Rodríguez y Carlos Fuentealba, aseguró que fueron los manifestantes quienes atacaron a los efectivos. En declaraciones a la prensa local, Laserna habló de seis policías heridos, de un ataque a la democracia, y de una casi desestabilización institucional.

Pero no fue el único funcionario que habló. Según relató Arrieta, también hizo lo propio el ministro de Seguridad de Neuquén, Gabriel Gastaminza: “El mayor justificador de las represiones y los fusilamientos de la provincia salió a decir que no podía ser [que haya un herido de bala de plomo] porque los policías no tenían bala de plomo encima”. En el mismo sentido, el gobernador Sapag y la fiscal Gloria Lucero declararon que la herida de Barreiro no es producto de una bala de goma sino de un arma tumbera. Cualquier parecido con las explicaciones dadas por funcionarios nacionales luego del asesinato de Maxi Kosteki y Darío Santillán no es pura coincidencia.

“Obviamente nosotros tratamos de correr las vallas, de defendernos, pero nada más, no buscamos matar ni lastimar a nadie como sí hicieron ellos”, respondió Soledad Arrieta a las acusaciones “oficiales”.

Además de pelear por la realización de la sesión a cualquier precio (y costo), los legisladores del Movimiento Popular Neuquino y el Frente para la Victoria acusaron y demonizaron a los manifestantes por la violencia que se vivió durante horas fuera de la Legislatura. Una violencia que fue descripta de otra manera por la abogada Myriam Bregman, integrante del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos: “Tiran al cuerpo gases lacrimógenos vencidos sin parar y se acaban de llevar a un periodista del diario Río Negro con la cabeza partida. Es una represión como pocas veces se ha visto”.

En la Ciudad de Buenos Aires se realizó una marcha por la tarde desde el Obelisco hasta la Casa de la provincia de Neuquén en repudio al acuerdo entre YPF y la norteamericana Chevron. Más de quinientas personas repudiaron, además, la represión ocurrida en Neuquén.

En tanto, en la capital neuquina, los legisladores de la oposición solicitaron suspender la sesión en función de la tensión y violencia que se vivía en el exterior del recinto. Sin embargo, los oficialismos provincial (Movimiento Popular Neuquino) y nacional (Frente para la Victoria) votaron a favor de su realización. Ante esto, la oposición se retiró. Raúl Godoy, diputado del Frente de Izquierda por Neuquén fue más allá, y en repudió a la represión y para denunciar el sometimiento frente a Chevron, dejó una bandera norteamericana dentro de la Legislatura.

Durante la transmisión de la RNMA, también se entrevistó a Oscar Ragni de la Corriente por los Derechos Humanos de Neuquén, quien se refirió a lo sucedido: "Soy de los que piensan que esta situación ya está definida y que se ha buscado provocar un poco a la militancia con tanto rodeo para realizar esta sesión. Desgraciadamente ya está todo entregado. Está todo concedido a una empresa que tiene antecedentes no santos, que no sabemos si después los neuquinos y los argentinos vamos a tener que pagar una deuda que tienen ellos por una cuestión judicial. El Estado provincial aprovecha esta situación, sabe que el pueblo va a reaccionar (…). Tenemos comunidades de hermanos de pueblos originarios que están siendo avasallados en todos sus derechos. Para poder dar la explotación les están sacando las tierras que les han sido reconocidas como propias históricamente (…). El MPN tiene el poder político, económico y casi diría que también social en la provincia desde hace cincuenta años, y ahora están aliados con el Frente para la Victoria”.

Tras la aprobación en la Legislatura del acuerdo, esta mañana se realizó una nueva y masiva movilización en repudio a la violencia policial. Cerca de diez mil personas marcharon desde el Monumento al General San Martín hasta la gobernación, donde se llevó adelante un acto.

La lucha no ha finalizado. Muchísimos gremios, organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y políticas han manifestado su repudio al ataque policial y a la aprobación del acuerdo. Patricia Jure de ATEN reclamó, sin éxito aún, que CTERA, la CTA y la CGT convocarán a un paro nacional para denunciar la represión.

Mientras tanto, el gobierno nacional sigue sin dar a conocer el texto del contrato firmado entre YPF y Chevron, a pesar de que una jueza federal le otorgó un plazo para hacerlo, hoy ya vencido. En cambio, esta misma tarde el titular de YPF, Miguel Galuccio, dio una conferencia de prensa con el presidente de Chevron para África y Latinoamérica, Alí Moshiri, donde remarcó que el acuerdo no tiene cláusulas secretas, pero sí “un compromiso de confidencialidad entre las dos empresas”. Respecto a la represión de ayer, a la que se refirió simplemente como una manifestación, dijo: “Tenemos la suerte en Argentina de tener un recurso tan valioso como el combustible no convencional. Yo respeto las manifestaciones de aquellos que tienen diferencias con este acuerdo, pero Argentina hoy necesita poner en valor sus recursos, porque los que traemos de afuera no dejan nada al país y los que generamos nosotros traen trabajo y beneficios". Cristina Fernández también realizó un acto esta tarde. En relación al acuerdo señaló: “Tenemos que ponernos como meta de futuro volver a ser autosuficientes en materia energética. Esto es una de las claves de la competitividad industrial. Por eso estamos apostando fuertemente a lograr inversión extranjera que venga a invertir. Un pozo no se perfora con un préstamo del Bicentenerio, se requiere una inversión muy importante". Pero ni una palabra sobre las diez horas de represión y los más de 25 heridos. Quizás la presidenta no se acuerde aquella frase que dijo hace un año exactamente: “Gobernamos por el pueblo, no por las corporaciones”. Quizás no se acuerde, porque nunca la creyó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los medios frente a la represión en Neuquén y el acuerdo Chevron-YPF

Juan Manuel Boccacci (RED ECO)

La represión llevada a cabo en Neuquén puso nuevamente en cuestión los enfoques de los medios masivos nacionales: Clarín pasó de definir los hechos como “incidentes” a denominarlos “represión” desde una acotada perspectiva. Página12 se preocupó por atacar algunos de los cuestionamientos de la “oposición”, apelando a las voces oficialistas. Ambos produjeron un recorte tanto de los sectores que realizaron las críticas, como del contenido de las mismas. Allí la importancia de los medios alternativos, como en este caso 8300.com.ar, para dar lugar a otras voces y reproducir sus reclamos.

Página 12 trató el tema en tres notas. Las características de las mismas se centraron, primero en la simplificación de las posturas “opositoras”. Reduciéndolas al tema puntual del tratado YPF- Provincia de Neuquén, olvidó que dentro de los sectores contrapuestos a la medida también se cuestionó el mismo proceso de estatización de la petrolera, así como la política energética llevada a cabo por el gobierno. “La oposición cuestionó no sólo los plazos que prevé el acuerdo entre la provincia e YPF sino la imposibilidad de conocer el convenio entre YPF y Chevron”, aparece en una de las notas. Para contrarrestar estas posturas en la edición de ese mismo día apareció una nota con el comunicado de YPF donde justificó la existencia de cláusulas “confidenciales” (no secretas como se dice comúnmente) ya que la empresa es una sociedad anónima y se rige por la “Ley de Sociedades Comerciales y de los reguladores y accionistas”. Además se menciona que dichas cláusulas son para “proteger” a la empresa, y recuerda la enorme inversión a realizar por la multinacional Chevron.

Por otra parte, en una de las notas se desacreditó la actitud de la mayoría de los legisladores opuestos a la medida de abandonar el recinto parlamentario frente a la enorme represión que se llevó a cabo mientras se sesionaba. Estos legisladores pidieron que se levantara la sesión y al encontrarse con la negativa de la mayoría oficialista decidieron abandonar del recinto. En esa misma nota, donde apenas esbozan una descripción de la represión policial, aseveran que “si la totalidad de los opositores hubiese permanecido en sus bancas, igual (el oficialismo) habría conseguido más de dos tercios de los votos, pese a que solo necesitaba mayoría simple”.

Clarín, por su parte, emitió una primera nota titulada “Tras los incidentes, aprobaron en Neuquén el acuerdo YPF-Chevron”. Si bien en notas posteriores cambian el “incidentes” por “represión”, puede observarse la matriz desde la cual comúnmente enfoca las luchas sociales. A su vez también aquí podemos notar una reducción de las posturas políticas de oposición a la medida tomada por el gobierno. Eso pone en evidencia, como señalamos en notas anteriores, que la finalidad del diario es más bien golpear al gobierno y solo a este fin responde el enfoque parcial de las luchas de ciertos sectores de la sociedad.

En este sentido hay una nota titulada “Un acuerdo a medida y poco transparente” dónde lo primero que señala es la existencia de los acuerdos secretos generando la idea de un estado corrupto y “esto es lo que la sociedad ya no está dispuesta a tolerar”. Luego critica la expropiación de Repsol-YPF, y señala la necesidad de generar las “condiciones para la inversión privada pero con reglas claras”. El impacto ambiental es dejado para el último lugar: no se critica la técnica del fracking, sólo se pide la creación de un “cuerpo especializado en el área petrolera” que regule la explotación.

El medio provincial: 8300, el caso del periodismo independiente

8300.com.ar, medio alternativo de la provincia de Neuquén, realizó una cobertura completa del conflicto. Su intervención nos permite enfocar las limitaciones de los medios masivos nacionales y a su vez tematizar la importancia de los medios alternativos.

Desde este medio se informó casi a en forma simultánea lo que iba sucediendo en la manifestación. De hecho, fueron reconstruyendo el armado policial previsto desde los días anteriores: la clara decisión premeditada por parte de la gobernación de la provincia de impedir el acercamiento al recinto legislativo.

La represión policial y la utilización de balas de plomo contra los manifestantes que dejaron un herido, fue abordada en primer lugar por el sitio. En este sentido frente al acompañamiento episódico y fuertemente intencionado de Clarín (como señalamos más arriba), 8300 dio lugar a los manifestantes desde las diversas agrupaciones, sindicatos o partidos políticos. Sí en un primer momento tanto los medios provinciales como los nacionales se refirieron a “enfrentamientos” o “incidentes” con la policía, la importancia de 8300 radica en dar muestra de la manera en que fueron aconteciendo los hechos desde la óptica de los sectores reprimidos.

Notas de referencia:

Pagina 12:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-227830-2013-08-29.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-227831-2013-08-29.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/subnotas/227830-64817-2013-08-29.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/subnotas/227830-64816-2013-08-29.html

Clarín:
http://www.clarin.com/politica/Protesta-fuerte-represion-debate-legislativo_0_983301689.html
http://www.clarin.com/politica/oposicion-retiro-oficialismo-acuerdo-Chevron_0_983301691.html
http://www.clarin.com/politica/Neuquen-incidentes-acuerdo-YPF-Chevron_0_982702024.html
http://www.clarin.com/politica/acuerdo-medida-transparente_0_983301693.html
http://www.clarin.com/politica/Marcha-repudio-Buenos-Aires_0_983301690.html

8300.com.ar:
http://www.8300.com.ar/2013/08/28/se-aprobo-el-acuerdo-entre-neuquen-e-ypf/
http://www.8300.com.ar/2013/08/28/tras-una-jornada-de-represion-se-desconcentro-la-manifestacion-frente-a-la-legislatura/
http://www.8300.com.ar/2013/08/28/fotogaleria-imagenes-de-la-marcha-y-la-represion/
http://www.8300.com.ar/2013/08/29/acuerdo-ypf-neuquen-la-apdh-se-expreso-ante-los-hechos-de-violencia-policial/
http://www.8300.com.ar/2013/08/29/la-jornada-en-movimiento/
http://www.8300.com.ar/2013/08/29/el-sindicato-de-prensa-y-la-asociacion-de-reporteros-graficos-de-neuquen-repudiaron-la-represion/
http://www.8300.com.ar/2013/08/28/el-testimonio-de-una-de-las-personas-detenidas-queria-presenciar-la-sesion/
http://www.8300.com.ar/2013/08/28/el-docente-de-la-unco-herido-con-una-bala-de-plomo-se-encuentra-fuera-de-peligro/
http://www.8300.com.ar/2013/08/28/la-oposicion-dejo-la-sesion-y-el-debate-continua/

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.