viernes, 20 de septiembre de 2013

Comunicado de la Coordinadora por las Libertades de Rosario: ¿Qué es la violencia Institucional para nosotros?

AGENCIA WALSH

”Mientras libramos con algunos resultados una batalla feroz contra los genocidas y sus cómplices de toda laya, estamos perdiendo la batalla cotidiana sobre el significado de los derechos humanos en el presente. En los relatos políticos y los medios de comunicación, el pasado reciente y el presente, aparecen disociados, como si fueran procesos que nada tienen que ver entre sí. Y el pedido de mano dura, fundamentalmente contra jóvenes pobres, del pueblo, gana adeptos aún entre los “seudo progres” que “entienden” todo, en tanto y en cuanto no le toquen sus intereses”. Así, comienza el comunicado de los compañeros rosarinos.

En el pedido de seguridad, en el discurso monocorde de seguridad, entendida sólo como más fuerza represivas para cuidarlos bienes de un sector de la población, en el reclamo de “mano dura”, “baja de la edad de imputabilidad de los menores”, “mayor presencia de fuerzas represivas en las villas y las calles para recuperar el orden perdido”, vemos una particular lectura de la realidad ( capitalismo salvaje) donde la culpa es de los más desvalidos por su falta de éxito dentro del mercado de consumo. Y por lo tanto merecen un castigo.

Se propone entonces retroceder a los métodos y las normas de la dictadura (fue Videla quien bajó la edad de imputabilidad a 14 años, baja que fue anulada al concluir la dictadura militar y quieren reinstalar), patotas atacando luchadores populares, niños/as golpeados/as, encarcelados/as, asesinados/as, abusados/as por la policía como si no les bastara con personajes de poder ilimitado como los genocidas Milani, Berni, Granados y Marambio dirigiendo los aparatos represivos más importantes del Estado y generando todo tipo de dolor y desesperación entre seres indefensos.

Coincidimos con Hugo Cañón: “El manodurismosólo conforma a los que quieren ver más sangre, muertos y gente enjaulada enlas cárceles de la provincia de Buenos Aires”.. no es más que una caceríade brujas contra los menores y esa discusión (sobre la baja) esapuntar a un sector vulnerable cuando no se aplica la Ley que habilita el derecho de los Niños, y en lugar de aplicar esa legislación, se los quiere perseguir a través de una sanción penal”

Y es entonces, cuando el mismo Estado que aprisiona y mata a través de sus diversos medios, lanza una dudosa Campaña Contra la Violencia Institucional” ..Pero..¿Qué es la violencia Institucional para nosotros?

Nosotros, militantes y víctimas de la política represiva del Estado, sabemos bien qué es la violencia institucional. Concreta y sencillamente, el Estado necesita de la fuerza represiva, para poder establecer las políticas de desigualdad que sostienen, propias de este sistema capitalista explotador. La única razón por la que existen policías es el control que necesitan mantener sobre los laburantes para seguir con este modelo económico y social que solo beneficia a unos pocos y castiga siempre a los mismos.

Violencia institucional son las leyes antiterroristas que persiguen a los que se organizan y luchan. Violencia institucional es que la policía fusile un pibe cada 28hs. Violencia institucional son los 70 ( en los gobiernos democráticos del 83 a 2013 )asesinados por luchar. Violencia institucional son las cárceles hacinadas de jóvenes humildes sin futuro. Violencia institucional son los sueldos por debajo de la canasta familiar de la mayoría de los trabajadores y los exorbitantes sueldos de los funcionarios públicos. Violencia institucional es no habilitar los recursos necesarios para el esclarecimiento de casos impunes. Violencia institucional es el traslado de una ciudad a otra de policías denunciados, ya sea por casos de abuso sexual, narcotráfico, gatillo fácil, etc. Violencia institucional es intentar cooptar desde el gobierno a todo espacio u organización popular que resiste al sistema. Violencia institucional es discursear sin hacer. Violencia institucional es aparatear desde el estado negando autonomía a la lucha por los derechos humanos.

Por eso, los que gobiernan (Y también es una de las consignas de esta “campaña contra la violencia institucional”) intentan culpar a su aparato represivo de las muertes de miles de pibes y pibas a lo largo del país, diciendo que la policía se auto gobierna. La “formación” policial represiva está a cargo de las instituciones que dependen del poder ejecutivo. La gran mentira se cae una vez más cuando vemos las feroces represiones que se suceden a lo largo del territorio a las personas que se manifiestan contra los gobiernos que entregan los recursos naturales y vacían la educación pública, los hospitales, privatizan, etc etc. La represión es política de Estado junto al saqueo ambiental, cultural y social al que nos están sometiendo.

En este contexto, la policía santafesina, que viene liderando los crímenes contra el pueblo desde hace años y así lo hemos denunciado sistemáticamente, que siempre han contado y cuentan con el aval y protección del aparato judicial, suma por estos días los hechos de la Comisaría de Casilda y las Comisaría 14 y 4ta. de Rosario, varios Comisarios presos por cómplices narcos, su clara complicidad con la trata de blancas, etc. sin dejar dudas respecto a quienes “nos cuidan para darnos más seguridad”.

Más allá que la práctica del gatillo fácil, la tortura y las detenciones arbitrarias son patrimonio de todas las provincias, todos los gobiernos y todas las policías, es la sanguinaria santafesina la que más pibes mata en el país, teniendo en cuenta la cantidad de habitantes por provincia (esto surge del archivo de casos de Correpi, donde está probadísimo que tenemos el triste privilegio de contar al 2012 con el 13% de casos del total general del país, superando a la cordobesa y a la bonaerense)

Porque, adopte la forma que adopte, las represiones siempre de clase, y tiene la finalidad de perpetuar y profundizar la explotación, decimos que: Inseguridad es más policías en las calles de nuestra ciudad, por sus conexiones con cada delito.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.