jueves, 26 de septiembre de 2013

Desarme nuclear: Iniciativa cubana concita atención en ONU

Ana Ivis Galán García (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

Otra nueva oportunidad tendrá la comunidad internacional de imponer cordura y sentido común, cuando este 26 de septiembre se inicie la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Desarme Nuclear.

Por iniciativa de Cuba, el encuentro ha sido convocado por vez primera en la historia de la ONU y sesionará a la par de la Asamblea General, para asegurar la asistencia de importantes dignatarios y representantes de todos los estados miembros.

Se desarrollará en Nueva York, Estados Unidos, y será espacio idóneo para debatir y hacer propuestas las cuales finalmente conduzcan a la salida inteligente de un mundo libre de armas nucleares, solución por largo tiempo demorada, y que tanto necesita y demanda la especie humana.

La cita cobra hoy especial sentido de emergencia cuando se vive ante el peligro de una intervención militar en Siria, bajo el ya trillado pretexto del empleo de armas químicas por el gobierno del presidente Bashar Al-Assad, acusación que Estados Unidos y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no han podido probar, ni siquiera los expertos de la ONU.

Según declaró a la AIN Rodolfo Benítez Verson, subdirector de Asuntos Multilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores, el desarme nuclear es tema de máxima prioridad, y las negociaciones para lograrlo no pueden continuar aplazándose.

Histórica y sólida es la postura de la nación antillana sobre el tema a partir de su comprensión sobre este peligro, pues fue uno de los países que más cerca estuvo de sufrir el ataque nuclear a raíz de la Crisis de Octubre de 1962.

Como ha dicho Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana, basta que se use una ínfima parte de los actuales arsenales nucleares: 100 ojivas, por ejemplo, y se desataría el llamado invierno nuclear.

Hoy en el mundo existen más de 17 mil armas atómicas, de ellas cuatro mil 400 listas para ser empleadas de inmediato, y lo que es peor: la mayor parte de las ojivas desplegadas las posee el imperio norteamericano.

Ante ese riesgo, ¿qué acciones ha protagonizado Cuba para lograr el consenso mundial y avanzar en pro del desarme nuclear?

Según Benítez Verson, el Gobierno cubano insiste en la necesidad de iniciar de inmediato negociaciones multilaterales con el fin de adoptar una convención mundial para la prohibición y eliminación total de las armas nucleares en plazo de tiempo concreto.

Además, ha enfatizado en la necesidad urgente de un tratado internacional para establecer garantías de seguridad jurídicamente vinculantes, no discriminatorias ni selectivas, y universales, que prohíban el uso o amenaza de empleo de esas armas contra los estados no nucleares.

La Isla también propuso iniciar el diálogo sobre un convenio para prevenir la peligrosa carrera de armamentos que se pretende desarrollar en el espacio ultraterrestre, apuntó el diplomático.

¿Y cuál es la reacción del resto de los estados miembros de la ONU?

Benítez Verson comentó que las 120 naciones integrantes del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), por ejemplo, se han sumado a esos esfuerzos y ya propusieron un calendario para la reducción gradual de esos artefactos hasta lograr su total eliminación a más tardar en 2025.

Por su parte, añadió, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya presidencia Cuba ocupa actualmente, también se ha sumado a estos esfuerzos y el pasado 20 de agosto adoptó en Buenos Aires, Argentina, una Declaración sobre Desarme Nuclear.

En el documento se articula la posición, en torno al tema, de las 33 naciones que integran ese importante organismo, a un nivel nunca antes alcanzado en la región y con propuestas concretas.

Acciones que deben seguir multiplicándose, declaró el experto cubano, teniendo en cuenta que el último tratado adoptado por la Conferencia de Desarme: el de Prohibición Total de las Armas Nucleares, data de 1996 y desde esa fecha al presente no se ha podido concretar en ese foro ningún otro acuerdo.

Ni siquiera se ha logrado un programa de trabajo, porque no existe voluntad de las potencias occidentales, encabezadas por Estados Unidos

Incluso, hoy se aprecia, y con gran preocupación, la tendencia creciente de un grupo de países que acusan a la Conferencia de no avanzar, de no lograr acuerdos, intentan minimizarla o eliminarla, y con ese pretexto pretenden negociar tratados de desarme al margen de las Naciones Unidas, denunció Benítez Verson.

Para Cuba, insistió, los acuerdos en esa materia deben ser discutidos en el marco de la ONU, de manera transparente, inclusiva y con la participación de todos los Estados.

La especie humana, la que no comulga con la barbarie y el egoísmo, espera un mensaje claro de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Desarme Nuclear, a iniciarse este 26 de septiembre.

Prohibir y eliminar totalmente las armas nucleares no puede ser un objetivo continuamente pospuesto, hay que fijarle plazos concretos, esa es la única y absoluta garantía contra su uso o amenaza de empleo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.