miércoles, 25 de septiembre de 2013

Polémica por un festín en honor a un torturador en cárcel de Chile

PL

La noticia de un festín para agasajar en plena cárcel al brigadier en retiro Miguel Krassnoff, preso por más de una veintena de crímenes durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), desató hoy polémica en Chile.

Según versiones de prensa, el almuerzo con carne asada en honor del exoficial de la otrora Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) es organizado por sus compañeros de armas del Ejército, quienes prevén realizarlo hoy miércoles en el penal Cordillera, donde guarda prisión Krassnoff.

La convocatoria para visitar al reo fue circulada por mensajes electrónicos, de acuerdo con un reporte del periódico El Mostrador, replicado por numerosos medios de prensa locales.

El diputado Gabriel Ascendio, integrante de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja, envió una carta a la ministra de Justicia, Patricia Pérez, en la cual le solicita que la dirección de Gendarmería prohíba el "asado de camaradería" para el represor.

"Lo que están haciendo estos violadores a los derechos humanos es reírse del Presidente (Sebastián) Piñera, reírse a través de esta fiesta", exclamó Ascencio.

La vocera del Gobierno, Cecilia Pérez, dijo que si bien no se ha recibido una solicitud de autorización para el festejo, como Ejecutivo considera que es improcedente y no corresponde efectuar un acto de esta naturaleza.

"Estas personas no están en un hotel, están en una cárcel", exclamó la portavoz, al ser preguntada al respecto por reporteros en el Palacio de La Moneda. Los preparativos del festín salen a la luz luego de que el presidente Piñera anunciara su decisión de cerrar el penal Cordillera, donde solo están recluidos 10 de los pocos más de 50 exmilitares sancionados por los crímenes de la dictadura de Pinochet.

La prisión, en la cual también se encuentra el exgeneral Manuel Contreras, exjefe de la DINA, se ubica en la comuna capitalina de Peñalolén y dispone de condiciones exclusivas con piscina, cancha de tenis, televisión por cable y otras facilidades para los privilegiados reos.

De cerrarse este penal, los presos serían trasladados a otra exclusiva cárcel, Punta Peuco, donde se encuentran 44 exmilitares también condenados por violaciones a los derechos humanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.