viernes, 20 de septiembre de 2013

Protesta de crucificados en Paraguay continúa

PL

Una reunión tripartita de conciliación convocada por el gobierno sobre la protesta de nueve trabajadores despedidos del transporte y crucificados hace varias semanas fracasó por la inasistencia de la patronal.

Los propietarios de la Línea 30 alegaron, refiriéndose a la indignación de sus empleados, falta de garantías personales para estar presentes en la cita a la cual asistirían representantes del ministerio de Transportes y delegados sindicales.

Los trabajadores que desarrollan la impactante protesta se mantienen clavados por las manos a grandes cruces de madera frente a su centro laboral y reclaman el regreso a sus cargos, aceptado sólo para una parte de ellos por los propietarios del servicio de ómnibus.

En solidaridad con sus compañeros, el resto de los empleados de la Línea 30 oficializó ante el Ministerio del Trabajo la declaratoria de huelga general por 90 días que paralizaría totalmente a la empresa en cuestión.

Los reclamos de los crucificados, apoyados por organizaciones sindicales y sociales son, además, la jornada de ocho horas de labor, el derecho a la actividad sindical y bonificaciones incumplidas por el empleador.

Una declaración del Partido Comunista Paraguayo llamó hoy a la solidaridad activa con los crucificados y criticó a lo que llamó prensa comercial controlada por la salida de sus espacios noticiosos principales de la información sobre el desarrollo de la huelga.

Los comunistas plantearon que la lucha de esos trabajadores es una expresión de la situación enfrentada por el país en estos momentos, cuando se multiplican los despidos masivos y los reclamos por violación de los derechos laborales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.