jueves, 28 de noviembre de 2013

Argentina, Córdoba. La Fiel en la mira: No tiene la culpa el chancho…

Calabrese (PRENSA RED)

El asesinato de Jonathan Villegas, el joven de 21 años apuñalado el sábado por integrantes de la barrabrava de “La Fiel” de Talleres en el balneario “El Diquecito”causó una gran indignación en la sociedad, no solo por la gravedad del hecho, sino porque esa agrupación fue distinguida por la Legislatura de Córdoba, en mayo pasado.

Pero como pasa en estos casos, y como en muchos más, la culpa no la tiene el chancho, sino quien le da de comer, o traducido, quienes les abren las puertas a estos violentos para que hagan de la suyas no solo en las canchas de fútbol, sino también en otros ámbitos, como pasó el fin de semana en un balneario serrano.

Los barra son una lacra por el enorme daño que provocan en el tejido de la sociedad a partir de la impunidad con qué se mueven gracia a la protección que le brindan los dirigentes de los clubes que dicen alentar, la AFA, y por supuesto del poder político, todo a cambio de protección, plata para viajar, el negocio de la reventa de entradas y drogas.

No es de ahora, que los barra viajan a Campeonatos Mundiales de Fútbol “con todo pago” como pasó en Sudáfrica 2010 cuando lo hicieron con el sello de “Hinchadas Unidas Argentinas” (HUA), propiciado desde el gobierno nacional y también con resultados vergonzosos con la deportación anticipada de varios de esos indeseables “embajadores”.

Entonces lo que pasó el fin de semana en el balneario “El Diquecito”, lamentablemente, no sorprende a nadie, sino que más bien provoca indignación, impotencia y bronca porque la gente de a pie nuevamente comprueba que sus representantes, en este caso los legisladores, distinguen a delincuentes.

Y ahora que la bomba les explotó en la mano, los responsables apelan a excusas pueriles, como las del autor del proyecto, el presidente provisorio de la Unicameral, el delasotista Carlos Alessandri.

“Yo no los conozco. Ellos tienen una personería jurídica de ONG. Ellos vinieron a pedir un reconocimiento por parte de la Legislatura”, remarcó Alesandri en el programa del amenazado “Lagarto” Guizzardi, “El Show de la Mañana”.

O su “coequiper” legislativo, Carlos Presas, quien rápidamente se lavó las manos. “Quiero aclarar que yo no tengo absolutamente nada que ver. En ese momento, lo único que hice era un homenaje al ascenso de Talleres, e invité a todos los integrantes”.

Y agregó: “Yo estuve en contra del homenaje a La Fiel” y le endilgó toda la responsabilidad a Alessandri. “Ese homenaje es producto de otro legislador de mi bloque”, aunque don Presas, en ese de reconocimiento a los “distinguidos” representantes de “La Fiel”, aparece enfundado con la camiseta de Talleres.

Después pidió disculpas “porque en algún momento me puse la camiseta por ser hincha de Talleres”.

No aclaren, que oscurece.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.