martes, 19 de noviembre de 2013

Gatillo fácil: Una agente de la Metropolitana asesinó a un chico de 17 años

ACTA

Lucas Soria vivía en el barrio Villa Cildáñez, en Villa Soldati. El lunes 4 de noviembre al medio día, junto con dos amigos, intentaron robarle a un Corsa verde en la intersección de Dellepiane y Escalada. Pero estaban desarmados y la mujer que estaba en el auto portaba un arma. Ante el aviso de uno de sus amigos, Lucas salió corriendo. A los pocos metros fue baleado por la espalda.

Lucas salió a robar con dos amigos, estaba desarmado y fue asesinado por la espalda mientras escapaba corriendo por la agente de la Policía Metropolitana que se encontraba dentro del Corsa verde que intentaron asaltar. Vecinos que presenciaron el hecho y la Policía Federal le confirmaron a la familia que la ejecutora había sido una policía. Luego, la mujer se presentó en la comisaría 40 a denunciar el intento de robo de su Corsa verde. “No quedó ni detenida, ni demorada, ni nada”, explicó Sabrina, cuñada de Lucas, en diálogo con Rap.

“Me llamó una prima y me dijo que él estaba en una esquina muerto. Yo no lo quería creer, pedía a dios que no sea así, que esté lastimado, pero no fue así. Fui y cuando llegué estaba la Policía. Habían tapado todo con lonas”, relató Sabrina sobre el momento en que recibió la noticia. “Los policías decían que él había salido a robar con dos chicos más, pero nada más. Preguntamos si sabían quién era la persona y nos dijeron que no”. Luego se enteraron que la agente se había presentado en la comisaría 40 a denunciar el robo. “Había vecinos que decían que era una mujer policía de la Metropolitana, la Policía Federal también nos dijo, pero no sabíamos que se había presentado”, explicó.

Contó que “fue muy duro porque a pesar que él se confundió, no tenía que tener este final. Lo único que esperamos es justicia. A pesar que estuvo mal que salió a robar no tenían derecho a sacarle la vida”. El miércoles y jueves de la semana pasada, la familia de Lucas, sus vecinos y amigos cortaron la Autopista Dellepiane para ponerse al frente de la denuncia por el asesinato de Lucas y, también, para pedir por el cuerpo, que recién se lo entregaron el viernes. En los medios comerciales informaban sobre el corte de la Autopista, pero nunca mencionaron el asesinato del joven. Clarín dedicó apenas una mención al hecho en el informe de tránsito.

“La verdad que todavía la mayoría de los familiares no lo creemos, nos parece que en cualquier momento Lucas va a llegar, se va a sentar a comer, a tomar la leche”, relata Sabrina sobre su cuñado, casi un niño. Recuerda que él estaba dolido por una tensa relación con su madre biológica, que había caído en las drogas, intentaba estudiar pero “cuando le agarraba el bajón no quería saber nada”. Lucas pasó por una granja y también por un instituto. En el último tiempo, su mamá tuvo un ACV, quedó en silla de ruedas y tampoco podía hacerse cargo. “Esto lo golpeo mucho porque él estaba siempre con ella”.

Lucas estaba estudiando carpintería. “Lo que pasó fue muy doloroso porque él decía que quería trabajar. Pasó todo demasiado rápido. Donde estaba estudiando carpintería lo iban a ayudar, le iban a dar las máquinas, sueldo por el hecho de que tenía una discapacidad en la mano”.

Según informó Infojus.com la causa está bajo secreto de sumario en el Juzgado de Instrucción n° 45, a cargo de Dolores Fontbona de Pombo, y el caso lo lleva adelante la secretaría a cargo de Linda Liliana García. La causa estaría caratulada como “homicidio en ocasión de robo”. En cuanto a la oficial de la Metropolitana señalada como la autora del disparo, aún no se habrían tomado acciones legales sobre ella.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.