martes, 31 de diciembre de 2013

El asesinato de Benazir Bhutto (Parte III - final): El significado de una investigación

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Las naciones y su increíble juventud

La arriesgada misión de Heraldo Muñoz para investigar la trágica muerte de Benazir Bhutto, apunta al significado amplio de construir nación y de visualizar las verdaderas etapas de esta construcción. La ilustración Europea que ha sido avasallante por su antecedente colonial, lleva a menudo a conclusiones prematuras acerca de lo que es “nuevo” y de lo que es “viejo” en el propósito de construir una nación.

Hay una anécdota que relata el músico argentino Gato Barbieri a raíz de la 1ra Cumbe Iberoamericana realizada en Guadalajara, México, el 18 y 19 de 1991. Fue a la salida del Blue Note, el afamado club de jazz en Nueva York, ese mismo Julio de 1991. Gobernaba en Argentina Carlos Saúl Menem. Al final del concierto, mientras salíamos del lugar un pequeño grupo de amigos con Barbieri, siempre afable para conversar con sus seguidores, despacha un notable comentario a propósito de que Menem había ofrecido intermediar entre Fidel Castro y los jefes de estado más recalcitrantes contra Cuba.
-Barbieri. “Menem a Fidel Castro. `Presidente, se lo digo con todo respeto, el Comunismo es un sistema anticuado, es muy viejo, no es moderno`. Castro le responde: ´Presidente, permítame decirle, el Capitalismo es mucho más viejo que el Comunismo.´”.

Los márgenes de lo que es una nación moderna y sus significados, han sido determinados especialmente por el progreso económico. Preceptos como igualdad, libertad y fraternidad que representaban una nueva cultura al despuntar el capitalismo, fueron absorbidos por diferentes narrativas. La noción de cultura, quedó paulatinamente suspendida en la idea de (construir) nación como categoría sociológica empírica perteneciente a una entidad cultural holística. Los márgenes de la posibilidad más amplia se estrellaron en el empirismo que, no es falso o inútil, solo que es insuficiente. Otro determinante o requisito en “el hacer nación”, como cultura, se ve disperso por la apariencia inasible de su contexto.

El presidente uruguayo José Mujica con sus iniciativas de legalizar el uso de la marihuana y la unión entre homosexuales, inserta la consideración cultural en la matriz del desarrollo.

A su vez, el inspirador discurso de la presidenta electa Michelle Bachelet del domingo15 de diciembre al finalizar el acto electoral en Chile, en varios pasajes apeló al determinante cultural para formar nación. Que los chilenos se reconozcan con alteridad, en un sentido de pertenencia más común, y menos diferenciado por variables económicas y sociales. También mujer y líder de poderosa conexión con la gente como Benazir Bhutto, con la visión de ampliar los márgenes para construir nación de un líder como Nelson Mandela, por trayectoria e ideales, la Dra. Michelle Bachelet conjuga el esfuerzo para que las sociedades y la chilena en particular, no se conviertan en una especie de “Apartheid” socioeconómico, tendencia provocada por la globalización desbocada.

“¿Por qué las naciones no celebran su increíble juventud en vez de homenajear sus canas?”. (Benedict Anderson en The Location of Culture. Homi K. Bhabha.1994). La fotografía de Michelle Bachelet y Evelyn Matthei, la candidata de la centro-derecha derrotada, saludándose después de la contienda, es una celebración de juventud, un punto de partida para una mejor nación.

JFC. Esta narración pareciera pertenecer a otra ciencia política. Poco que ver con lo convencional.

HM. Es otra ciencia política, no tiene nada que ver con la política de Chile o Latinoamérica. Nada, nada que ver. Son otras claves.

JFC. El profesor Jack L. Snyder dice que fenómenos como la invasión a Irak en 2003 y la ocupación, abrieron dudas respecto a la validez de diversas teorías de las relaciones internacionales. (Foreign Policy; noviembre 2004).

HM: La realidad y la experiencia enseñan mucho. En N.U. aprendes muchísimo. Cuando estás en el Consejo de Seguridad vas viendo variables que no son las que necesariamente conoces en la política latinoamericana. La de Pakistán fue una investigación muy interesante. Al final de cuentas, por supuesto, no alcanzamos a establecer toda la verdad. En primer lugar, la evidencia fue destruida por la policía local y la investigación fue obstaculizada a propósito, por la policía local, probablemente por presiones externas, de más arriba.
Segundo, el gobierno de Musharraf no protegió debidamente a Benazir Bhutto pese a que en la investigación nos encontramos con una directiva escrita a los gobiernos provinciales, donde Musharraf les ordenaba darles protección VVIP (Very,Very Important Person) a los ex primeros ministros de su gobierno, aliados de su partido.
Y sin embargo ella era excluida de esta instrucción, pese a que cuando regresa a Pakistán, en Karachi en octubre del 2007, es recibida con un atentado en un desfile entre el aeropuerto y el mausoleo del fundador de Pakistán, (Muhammad Ali Jinnah) donde mueren 125 personas más o menos. Pese a esa evidencia, ella no recibe toda la protección del gobierno, y el gobierno tenía la obligación de dársela. Hay una responsabilidad moral o política del gobierno de Musharraf. No tengo la menor duda que los Talibanes de Pakistán estuvieron en la ejecución misma del atentado. El atentado fue ejecutado por un adolescente de casi dieciséis años. Esa fue la evidencia que nosotros pudimos obtener de Scotland Yard.

JFC. Un niño de 16 años asesinó a Benazir Bhutto.

HM: Sí. Un muchacho de 16 años no comete un asesinato sin que haya alguien detrás, sin que haya una organización, una planificación. Los Talibanes estuvieron en esto, muy probablemente la organización de Baitullah Mehsud y detrás de ellos los Al Qaeda. Yo estoy seguro de eso. Pero ¿Estimulados por quien? ¿Ayudados por quien?
Benazir Bhutto tenía sospechas de gente vinculada a los servicios secretos y cercanos a Musharraf que nombra en una carta que le envía al propio a Musharraf, unos meses antes del asesinato; le dice “estas personas pueden atentar en contra mía y si algo ocurre estos señores deben ser los principales sospechosos”. Uno de ellos era jefe de uno de los servicios secretos, no de la ISI sino del Intelligence Bureau, el otro había sido ex director del ISI, Hameed Gul, un tipo muy extremista. Puede haber habido individuos descolgados de los servicios secretos que colaboraron con el atentado. También hay una responsabilidad del entorno de Benazir Bhutto, de su equipo de seguridad porque no la protegieron adecuadamente; fueron amateur, por cierto no era la responsabilidad principal de ellos, pero fallaron en protegerla debidamente.
Entonces al final yo en mi libro al pensar en los posibles culpables lo único que se me ocurría y me volvía a la cabeza era Fuenteovejuna. Lo explico en el libro: hay una historia en la literatura española, esa historia que se llama Fuenteovejuna, de un asesinato de una autoridad muy odiada y cuando viene el magistrado a interrogar a cada uno de los pobladores, incluso bajo tortura, responden a la pregunta ¿Quién lo mató? “Fuenteovejuna, señor” ¿Quién lo mató? Fuenteovejuna. El pueblo la mató.
Al final digo, el pueblo mató a Bezanir Bhutto, porque había muchos interesados en eliminarla. Por cierto estaban los Talibanes, por lo que ella representaba, por ser una mujer moderna, y una mujer líder en un país islámico en primer lugar. Por cierto estaban los sectores vinculados a los servicios de inteligencia que no les gustaba el hecho que ella pretendía democratizar el poder, quería controlar el tema nuclear y negociar con la India. Por cierto Al Qaeda por las mismas razones que los Talibanes. Ella representaba un desafío a la versión islámica radical, una mujer modernista y supuestamente pro-occidental. Por otra parte, Musharraf estaba indignado con el hecho que ella hubiese vuelto antes de las elecciones, porque habían habido conversaciones secretas entre Benazir y Musharraf para lograr un acuerdo para que el permaneciese como presidente de Pakistán, sacándose el uniforme y ella como Primera Ministra. El acuerdo, nunca consumado, pedía que Benazir no volviese antes de fin de año, lo cual a ella le habría impedido hacer campaña electoral.

JFC: Están los poderes económicos detrás…

HM. EEUU quería un acuerdo, el Reino Unido quería un acuerdo. Los poderes económicos internos de Pakistán…
El llamado “establishment” veía con preocupación la vuelta de ella. Pero el que no se le haya protegido fue responsabilidad de Musharraf.
EEUU y el Reino Unido empujan para que Benazir regrese, piensan que es la única alternativa, porque ya no le creen a Musharraf porque está haciendo un doble juego con los Talibanes, pero no le ofrecen protección, porque ellos no quieren meterse en ese tema. Washington le recomienda que contrate una empresa privada de seguridad. Su entorno fracasa en darle la debida protección. Al final de cuentas, tengo la percepción de que los principales actores políticos de Pakistán quisieron dar vuelta la página y no investigar más esto; que no llegue una investigación a establecer la verdad definitiva. Es Fuenteovejuna: hay muchos que tuvieron responsabilidad. Al final esa es mi conclusión y que nunca sabremos con certeza quién exactamente estuvo detrás del atentado más allá de la ejecución misma, y nadie se compra que un muchacho de dieciséis años lo hubiera realizado solo.

JFC. Interesante toda esta descripción, puede ser una sección de la sección, de la sección y así de un sub-departamento del departamento mayor; una mera capa de la cebolla y no necesariamente puede ser Musharraf el responsable directo.

HM. Por supuesto que no. Pero Musharraf le habría dicho a ella: “Mira, tú seguridad depende de la relación que tengamos entre nosotros”. Se lo dice con esas palabras. Ella lo repite varias veces.

JFC: Te mande un artículo que escribí sobre el asesinato. ¿Lo alcanzaste a leer?

HM: Lo que tú pusiste recae mucho en los poderes externos y los poderes externos tuvieron menos participación.

JFC: Vinculados con poderes internos…Finalmente la mataron los extremistas.

HM. Eso de todas maneras Al Qaeda y Al Zawahiri más Baitullah Mehsud.

JFC: Cuando digo responsabilidad de las potencias, es por la responsabilidad de no contribuir de una manera inteligente o racional para que estos países dejen de tener problemas inducidos, que es el problema del medio oriente, el problema de Siria…

HM: Está bien, lo que pasa es que Pakistán arrastra una inestabilidad desde el comienzo, desde su independencia. No son muchos los que saben que el lugar donde Benazir muere se llama Liaquat Bagh (Bagh significa jardines). Liaquat Ali Khan era el primer ministro que sucede al fundador Ali Jinnah y es asesinado allí, en ese mismo lugar. Liaquat Ali Khan es asesinado en el mismo lugar durante una concentración política, tal cual le sucede a Benazir Bhutto. Dedico una parte de un capítulo al asesinato de este señor porque le disparan y quien le dispara a su vez es asesinado; la policía lo mata inmediatamente pese a que ya lo habían capturado. Hasta el día de hoy no se sabe quién mató al primer ministro ¿Acaso fue el solitario asesino el único autor? ¿Quién más estaba detrás? y todavía hoy se encuentran artículos que elucubran sobre quién complotó para matar a Liaquat Ali Khan en 1951. La impunidad se arrastra desde hace mucho así como la inestabilidad. Ali Jinnah muere en un muy mal momento porque no logra consolidar un país independiente y estable y a Liaquat Ali Khan lo asesina supuestamente un fanático.
Pakistán es la potencia nuclear que según Madeleine Albright es el país más peligroso del mundo. Lo dice Madeleine Albright, la secretaria de Estado de Bill Clinton,

Ver también:
- El asesinato de Benazir Bhutto. Significado de una investigación (Parte I): El acecho a las naciones
- El asesinato de Benazir Bhutto (Parte II): Significado de una investigación

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.