viernes, 13 de diciembre de 2013

La deportación de armenios fue acto inhumano, admite el canciller turco

PL

El canciller turco, Ahmed Davutoglu, admitió que las deportaciones masivas de armenios realizadas durante el Imperio Otomano a inicios del siglo XX fueron un error y un acto inhumano.

En conversaciones con periodistas turcos que lo acompañan en un viaje a Armenia, el ministro de Relaciones Exteriores consideró que las oleadas de deportaciones, en las cuales murieron grandes cantidades de personas, fueron un absoluto error.

Mientras Armenia sostiene que se trató de un genocidio, pues según cálculos hubo 1,5 millones de víctimas mortales, Turquía se niega a aceptar la palabra genocidio y solo admite que en el proceso ocurrieron matanzas.

Al referirse al asunto, el canciller manifestó no aprobar en ningún caso las deportaciones y estimó que lo más conveniente para los dos países es crear una conciencia colectiva con una "memoria justa" de los hechos. En 2009 se inició un proceso de reconciliación entre ambos gobiernos que finalmente fue interrumpido sin llegar a resultados concretos.

Las declaraciones de Davutoglu se produjeron en su primer viaje a la capital armenia, Ereván, desde el fracaso de las negociaciones, realizado con el propósito de la participar en un encuentro de la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.