viernes, 1 de febrero de 2013

El bombardeo Israelí a Siria y la Declaración de CELAC

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

En un comunicado emitido el miércoles 30 de enero, el Comando General de las Fuerzas Armadas de Siria informó que en la madrugada aviones de guerra israelíes penetraron en el espacio aéreo Sirio y bombardearon un centro de investigación científica en el municipio de Jemraya en Rif Damasco. Se produjo tras varios intentos fallidos de los grupos terroristas por apoderarse del sitio durante meses.

Lo difundido por algunos medios de comunicación (The New York Times) señalando que el bombardeo apuntaba a un convoy con armamentos en ruta hacia el Líbano, ha sido desmentido por diversas fuentes en el Medio Oriente.

Israel, con este ataque aéreo en sincronía con los actos terroristas para destruir el centro de investigación bombardeado, se inscribe en el arco de países que alienta el terrorismo para derrocar el gobierno de Basher El Assad, cuyos actores más protagónicos han sido Turquía y Qatar.

La posibilidad del bombardeo había sido delineada el día anterior en una reunión del alto comando Israelí con el Primer Ministro Netanyahu. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no ha emitido hasta la producción ninguna declaración específica respecto a esta violación del espacio aéreo Sirio.

La guerra irregular que afecta a Siria y que completa pronto dos años, comienza a cruzar el umbral transformándose definitivamente en una agresión militar convencional a otro estado por medios bélicos, situando el problema en Siria en el nivel de crisis internacional mayor que hasta el momento no había sido reconocida como tal.

Es en este contexto que la Declaración de Santiago emanada de la última cumbre de CELAC y su referencia a Siria cobra aún más relevancia. Se enuncia justo en el momento en que Israel tomaba la decisión de bombardear Siria.

La Declaración de CELAC reafirmó la necesidad de buscar una solución pacífica a la crisis en Siria sin injerencia externa.

En un comunicado distribuido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, se expresa la inquietud de los Jefes de Estado que asistieron a la Cumbre y la profunda preocupación por la situación en Siria, reafirmando la necesidad de la solución pacífica y duradera. La situación humanitaria está destacada en la Declaración haciendo un llamado a detener la violencia para permitir un proceso político liderado por los propios sirios con el apoyo de la comunidad internacional.

La Declaración solicita al Secretario General de las Naciones Unidas, al Consejo de Seguridad y a la comunidad internacional, a intensificar el esfuerzo diplomático para poner fin a la violencia en Siria. La idea central es la solución pacífica que responda a la aspiración del pueblo sirio, al objetivo de la estabilidad de Siria con pleno respeto a su soberanía, su independencia e integridad territorial en conformidad con los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

La referencia a Siria en la Declaración de la Cumbre pasó inadvertida en una mayoría de medios en la región, particularmente en Chile.

El tema simplemente no estaba en las pautas noticiosas de los medios y lo que sí está en pauta es cualquier referencia a que el actual gobierno Sirio tiene los días contados. Este fenómeno de la guerra mediática, refleja la narrativa de esta guerra completamente irregular y forzada, especialmente estimulada desde la Alianza Transatlántica con Estados Unidos y Francia a la cabeza.

CELAC pudo al final aunque llega un poco tarde. Hay que señalar que la declaración no hizo un llamado explícito a detener el terrorismo que también forma parte de la injerencia extranjera y que ha sido factor protagónico en la destrucción en Siria. Quizás era mucho pedir. El cambio en la conducta exterior de Brasil, Argentina y Uruguay ha sido fundamental para materializar esta declaración.

Ha habido una reevaluación en los países de la región en el más amplio sentido respecto a lo que se está jugando en Siria como respeto a la Carta de Naciones Unidas y el Derecho Internacional. Todos los integrantes de CELAC, con la excepción de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, y Venezuela, votaron en Julio pasado a favor de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que abría la posibilidad de la intervención militar. El veto de China y Rusia ha impedido que esta intervención armada en Siria por una coalición internacional se materialice.

Considerando la postura de Israel, decidida a bombardear Siria y partidaria de una intervención militar convencional, en el plano de las solicitudes por salidas negociadas a la crisis y detener la actual confrontación, le toca el turno a la Internacional Socialista que se reúne la próxima semana en Lisboa.

Era fácil la receta y decir. "Assad tiene que irse". Y estimular terrorismo. Este debe ser el peor error con mayúscula de los "líderes mundiales" de turno que decidieron liquidar un estado hecho y derecho y al pasar una nación. Quizás sean estos ataques los últimos aletazos de la guerra más absurda que refleja el fracaso de la diplomacia en varios niveles y sobretodo en la ONU y su Consejo de Seguridad.

Al final, Siria no era un tema tan lejano y anodino para algunos políticos de la región. Como mas de alguien dijo meses atrás: "no traigamos problemas del medio oriente a Chile porque nos dividen". O el otro comentario de un connotado dirigente de la izquierda chilena: “No resolveremos el problema sirio desde aquí (Chile)”.

CELAC pudo. Aunque llega un poco tarde eso sí. Ojalá esta conducta continental se sostenga en la parada como diría Martín Fierro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los diálogos de paz. Un balance y unas perspectivas

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

El desarrollo de las conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC-EP parecen desarrollarse con vigor y aunque no se conoce el alcance de los posibles acuerdos entre los insurgentes y la delegación del presidente Santos en La Habana, todo indica que al menos en la cuestión agraria existe un punto de encuentro bastante significativo en relación a las formas más improductivas de la gran propiedad rural y la necesidad de su modernización. Eso explicaría la reacción airada del gremio ganadero, principal representante del estamento latifundista del país que ve amenazados sus privilegios.

De la misma forma se explican las demás reacciones adversas a estos diálogos de paz por parte de grupos que interpretan los supuestos avances como una amenaza para sus intereses: políticos agrupados en torno al expresidente Uribe, usurpadores de tierras, militares y militaristas, empresarios de la guerra y los ideólogos a sueldo de la extrema derecha.

Una solución exitosa favorecería sin duda a Juan Manuel Santos, ya sea que apueste a la reelección presidencial, ya sea que aspire a alguna designación importante a escala internacional (se rumora que podría ser propuesto como futuro secretario general de Naciones Unidas). Algunas fuentes lo mencionan también como posible candidato a premio Nobel de la paz. En todos estos casos, la perspectiva no puede ser más favorable si Santos consigue cerrar medio siglo de guerra civil y pasar a la historia regional como el presidente de la paz.

Para las FARC-EP los resultados (hasta el momento) resultan bastante alentadores pues ha conseguido darle un sentido diferente a la agenda pactada. En efecto, en parte por iniciativa de la guerrilla, en parte por la misma dinámica vigorosa de los movimientos sociales, la cuestión de la paz ha ido ganando terreno en el debate público dentro del país, algo que no estaba en los planes del gobierno. Por lo visto, las autoridades deseaban sacar el debate del territorio nacional, reducir al máximo el temario (según el delegado gubernamental casi nada importante estaba a debate) y exigían alcanzar los acuerdos en el menor tiempo posible (el llamado “acuerdo express”).

Sin embargo, las cosas no han transcurrido según estos propósitos pues si bien es conveniente ajustar los procesos a tiempos razonables éstos no deben llevar a precipitaciones irresponsables tratándose de un asunto de tanta trascendencia como poner fin a un conflicto armado de tan larga duración; tampoco tiene mucho sentido desvincular los puntos de la agenda acordada del modelo económico, del sistema político o de la doctrina militar del país. Impedir o limitar la participación ciudadana puede entenderse como una táctica gubernamental para no dar ventajas a la guerrilla pero ha sido inútil y la ciudadanía ha dado muestras de una enorme madurez democrática en las formas y bastante manejo de la problemática nacional ofreciendo diagnósticos muy sólidos y soluciones bastante apegadas a la realidad. En este aspecto, el gobierno ha visto frustrados sus propósitos y es evidente que las FARC-EP han sabido aprovechar al máximo su oportunidad de interlocución con la sociedad.

La imagen de la insurgencia no podía ser mejor. En contraste con la idea difundida por los medios y por éste y anteriores gobiernos, los delegados de las FARC-EP dan muestras de un conocimiento muy sustentado de los problemas del país y utilizan un lenguaje de altura que nada tiene que ver con el discurso de un grupo de delincuentes comunes o con las soflamas incendiarias de terroristas desalmados. Además, y para sorpresa de quienes esperaban propuestas utópicas (en el peor sentido de la expresión), los delegados de la insurgencia han dado muestras de un gran realismo y disposición a los acuerdos en un asunto tan sensible como la cuestión agraria, de honda significación para un movimiento guerrillero de orígenes campesinos y que tiene en las zonas rurales sus principales apoyos.

El cumplimiento de la tregua unilateral que decretó la insurgencia disipa las dudas sembradas por algunos sectores contrarios al proceso, según las cuales existirían divergencias en las filas de las FARC-EP. Exceptuando incidentes menores, los guerrilleros acataron satisfactoriamente las órdenes impartidas demostrando que existe cohesión y una unidad de mando efectiva.

Pero probablemente la mayor victoria de las FARC-EP es precisamente haber sido aceptada como interlocutor válido, como entidad política, una consecuencia natural de la decisión inteligente de Santos cuando aceptó -desde el mismo comienzo de su mandato- que en el país existe un conflicto de naturaleza social y política al que no se puede buscar solamente soluciones de tipo militar. Era apenas lógico que el paso siguiente fuese el que se ha dado: sentarse a dialogar con los interesados para buscar una salida civilizada, una negociación política del conflicto.

Cuando la delegación guerrillera en La Habana presenta diez propuesta para resolver la cuestión agraria recogiendo en buena medida las propuesta de diversos sectores sociales ligados al campo, pero también de la academia, de asociaciones de productores, de iniciativas ciudadanas y hasta propuestas de gentes anónimas que hacen llegar a la capital cubana sus ideas y sugerencias están dando forma concreta a su legitimidad como voceros de determinadas reivindicaciones de la población, con independencia de la dimensión efectiva de unos sectores sociales que así ven recogidas sus exigencias. O sea, están mostrando cómo podrían ejercer como fuerza política legal, que es precisamente otro de los puntos centrales de la agenda acordada en estos diálogos. En lugar de obstaculizar (criminalizando) estos contactos de la insurgencia con la ciudadanía, el gobierno debería en sana lógica propiciarlos dando todo tipo de facilidades y ofreciendo a su vez las soluciones que en su opinión resultan más ventajosas para el país.

El proceso ya no está solo en La Habana; su secretismo se ha roto (para bien del país); crece la opinión de que, si bien por una parte es necesario concretar acuerdos para no convertir las conversaciones en interminables diálogos de sordos, por otra parte debe darse a estos delicados asuntos el tiempo que razonablemente exijan.

Los grupos afectados (sobre todo los terratenientes y ganaderos) están muy activos movilizando sus recursos (que son enormes) con la perspectiva de torpedear el desarrollo de los diálogo, conseguir que Santos se vea obligado a suspenderlos y renuncie a toda tentativa de reforma. Y si éstos culminan exitosamente, hacer imposible su aplicación como ya sucedió varias veces en el pasado cuando proyectos de reforma agraria provocaron la violenta reacción del gremio terrateniente hundiendo no solo el proyecto sino al país en una guerra civil como la actual, que tiene sus raíces precisamente en la violenta respuesta del sistema a los reclamos de los campesinos.

El gobierno no debería perder los nervios cuando constata que las FARC-EP han hecho una gestión bastante exitosa de estos diálogos de paz en La Habana. Por el contrario, debería aprovechar la ocasión para concretar los avances y ganar el favor de la opinión pública nacional (ya cuenta con un amplio apoyo internacional). En el debate abierto su papel sería demostrar de manera fehaciente que sus propuestas son mejores que las que ofrece el movimiento guerrillero y sería nefasto que en una demostración de impotencia, producto de sus propias limitaciones y ante las presiones de la extrema derecha, dieran una patada a la mesa y se retiraran alegando motivos secundarios, por lo general propiciados en forma de provocación por los mismos que ahora conspiran abiertamente contra el proceso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Será capaz el chavismo de emular a Chávez?

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

La incógnita originada a raíz del estado de salud del Presidente Hugo Chávez y la perspectiva de unas nuevas elecciones presidenciales ante la imposibilidad que éste no pueda seguir dirigiendo el gobierno de Venezuela obliga a todos sus seguidores a plantearse seriamente si le darán o no continuidad al proceso revolucionario bolivariano, generando mayores mecanismos de participación popular y unas relaciones de producción que ayuden a erradicar la explotación capitalista.

Con mayor énfasis en ello debiera actuar la actual dirigencia chavista, tomando en cuenta que -tras más de una década ininterrumpida- el proceso revolucionario bolivariano produjo mejoras sustanciales de las condiciones de vida de una amplia gama de familias venezolanas (incluso de aquellas que son propietarias de grandes medios de producción, las cuales han incrementado sus ganancias anuales, y aun así siguen adversando abiertamente al régimen de Chávez). Pero ello no es suficiente ni debe ser lo máximo que se podría aspirar alcanzar, a imi.tación de cualquier otro proceso de carácter nacionalista y socialdemócrata. La interrogante, por consiguiente, tendería a despejarse en la misma medida que el chavismo sea capaz de asumir decididamente el compromiso histórico de construir el socialismo revolucionario del siglo XXI.

El chavismo entonces tendrá que comprender que la unidad lograda por el carisma de Chávez debe concretarse mediante la elaboración, el debate y la ejecución de propuestas revolucionarias viables, a fin de asegurar la transición que haga definitivo el socialismo, en las cuales se remarque y respete la vital importancia de los sectores populares en la sustentación y orientación del proceso revolucionario bolivariano. Tratar de convivir con el enemigo ideológico que ansía su fin, sería un error táctico que acarrearía graves consecuencias a este último para que se mantenga en el tiempo, acabando por reproducir los mismos vicios y corruptelas administrativos existentes al amparo del pacto de Punto Fijo. En vez de esto, aquellos que se hallan al frente del gobierno, de los partidos políticos y de las diferentes organizaciones de base tienen ante sí el reto de refundar la República venezolana en lo que implicaría una real transformación socialista de la sociedad en todos sus órdenes, de una manera revolucionaria verdaderamente radical. Para ello es imprescindible sistematizar, extender y profundizar la formación de una conciencia realmente revolucionaria y socialista (no retórica) entre los sectores populares, sin dogmas y en medio de un debate abierto y constante como elemento característico del pensamiento y la práctica del socialismo bolivariano. Al mismo tiempo, tendría que abocarse al establecimiento de una dirección colegiada del proceso revolucionario bolivariano, provista de un programa revolucionario común que incluya todos los criterios y expresiones de las diversas agrupaciones políticas y sociales que lo impulsan.

Toda esta coyuntura representa una extraordinaria oportunidad para que el chavismo -en todas sus vertientes existentes- demuestre hasta qué nivel está dispuesto a llevar a cabo la revolución socialista bolivariana en Venezuela, y si es capaz de emular o no a Chávez, dedicando todas sus energías vitales a dicha meta a tiempo completo, y de medir sus potencialidades creadoras frente a las amenazas enemigas, jugándose no sólo el destino del país sino el de todos los demás pueblos de nuestra América que confían en su ejemplo y perseverancia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los límites de la inclusión después de diez años de gobierno

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Hay indicadores económicos y sociales y políticas públicas que indican que el país está muy lejano a la realidad que vivió en la crisis de 2001. Sin embargo, a pesar de estos datos positivos, hay un núcleo duro que resiste todo cambio.

Los hechos se sucedieron velozmente. A fines de diciembre pasado hubo saqueos en distintas ciudades del país. Más allá del debate acerca de si fueron espontáneos o estimulados por algún sector político, lo concreto es que han puesto en escena una realidad que la inclusión social de estos años no alcanza a cubrir.

Si se analiza el comportamiento de las principales variables económico-sociales de 2003 a 2012 no puede menos que concluirse que hubo cambios positivos. Efectivamente, en estos diez años la economía creció un 80 por ciento, y la industria más que el promedio. Por lo tanto a mayor actividad económica, creación de puestos de trabajo, mejoras salariales y mayor mercado interno. El mercado de trabajo hasta el 2007 -la desocupación cayó del 24 al 7,5 por ciento actual- y las posteriores medidas de inclusión social del gobierno como la Asignación Universal por Hijo y el Plan Argentina Trabaja, redundaron en una caída de la pobreza: de un 54 por ciento se redujo al 25 por ciento actual.

Un núcleo duro

Sin embargo, a pesar de estos datos positivos hay un núcleo duro que resiste todo cambio. Según un trabajo del Barómetro de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, son casi 750.000 los jóvenes de entre 18 y 24 años, que no solo están excluidos de la producción y del consumo, sino también del estudio. Otros análisis como los de SEL Consultores, hacen llegar esta cifra a cerca de 900.000 jóvenes. La tasa de desocupación en esta franja etaria alcanzaría al 18 por ciento, superando más de tres veces y media la desocupación entre los adultos. Puede que el universo alcanzado por las muestras en la que se basan estos estudios no resulten de la magnitud necesaria como para ser efectivamente representativos, pero a pesar de ello indican una realidad.

Parte de este núcleo duro es también el trabajo infantil. Se estima que el 7 por ciento de los niños de entre 5 y 17 años trabajan en distintas actividades informales, esto a pesar que hace ya cuatro años que se aprobaron las leyes que prohíben el trabajo infantil y que protegen el trabajo adolescente. Incluso están en marcha los programas gubernamentales de contención social de niños y adolescentes.

No es este un problema solo local, sino mundial, propio de la acumulación del capital en esta época. Es que el capital no puede resolver salarios e inflación al mismo tiempo, y toda salida de sus crisis implica fuertes aumentos de productividad. Desde los años setenta del siglo pasado a hoy se estima que el promedio de salario real a nivel mundial cayó entre un 7 y un 10 por ciento, mientras que la desocupación que era del 3 por ciento en esos años, esta ahora entre un 8 y un 10 de promedio mundial. En tanto que la precarización se ha instalado como un nuevo precio de la economía. El resultado es un piso de pobreza que ronda el 20 por ciento en el mundo. No se trata de quitarle responsabilidades al gobierno pero sí de marcar la existencia de problemática sociales generalizadas y cuya principal traba para resolverlas es el propio sistema del capital.

Los "Ni-ni"

Los saqueos de diciembre, que se extendieron con distinta intensidad por varias ciudades del país, pero que tuvieron epicentro en Bariloche y Rosario, mostraron que quienes se apropiaban de esas mercancías -que no fueron solo productos electrónicos como mostraron una y otra vez los medios televisivos- eran mayoritariamente jóvenes. Hubo grupos de personas mayores, incluso no puede descartarse delincuencia organizada, pero la impronta fueron los jóvenes, y no necesariamente por el hambre generalizado, como si lo fue como motivador en el 2001.

Se trata de los llamados "Ni-ni": los que ni estudian ni trabajan. Forman parte del sector más pobre de la sociedad, son los pobres de toda pobreza. Esa exclusión de la producción y de los ámbitos educativos es muchas veces heredada de sus padres, y en algunos casos también de sus abuelos, que los antecedieron en su marginalidad. Conviene recordar que Argentina tuvo un pico de desocupación del 24 por ciento en la crisis del 2001/2002, pero que durante una década mostró una tasa promedio del 18 por ciento. La actual es del 7,5 por ciento y se resiste a la baja. Esto deja inevitablemente secuelas sociales, las condiciones en que viven y reproducen su existencia estos sectores se han deteriorado generación tras generación.

Esos jóvenes se miran en el espejo de sus progenitores y no encuentran respuestas, sienten que les han expropiado el futuro y no ven otro horizonte que no sea una continuidad, cuando no un agravamiento, de las condiciones que los sofocan en el presente. No tienen rutina de trabajo ni de estudio, no resisten horarios ni normas fijas, en muchos casos hay pérdida de valores. El individualismo y la búsqueda del progreso rápido y fácil es la única perspectiva que aparece como viable para estos grupos.

Vidas en peligro

La informalidad laboral extrema, la ausencia de una educación mínima -más del 50 por ciento de estos jóvenes no alcanza una lectura comprensiva mínima-, y sobre todo las adicciones y la problemática del narcotráfico es lo que predomina en las barrios más pobres. Los jóvenes muertos por peleas entre bandas que se disputan un territorio, incluso los asesinados por pertenecer a movimientos sociales que buscan mejorar las condiciones de vida y recuperar a adolescentes, es una realidad cotidiana en muchos puntos. Pero ha sido noticia en estos días en la ciudad de Rosario.

Precisamente un comunicado firmado por una Comisión Gremial de esa ciudad señala que numerosas personas de las barriadas más humildes encuentran salida laboral en la delincuencia y en el "circuito de producción, industrialización, transporte y comercialización de la droga". Por eso dicen, es equivocado hablar de los Ni-ni, porque trabajar, trabajan, pero para los narcos. Algunos trascendidos indican que el narcotráfico recluta jóvenes en las villas y barrios pobres por 150 pesos al día, mensualizado es bastante más que un salario mínimo.

Mercados alternativos

El comunicado de referencia ubica correctamente a esa "ocupación" como una actividad capitalista más. Hace algo más de veinte años el economista español Ramón Tamames, analizando el capitalismo de ese momento, señalaba que frente a la crisis de los 70 el sistema había recreado a escala internacional mercados alternativos. Estos no eran otros que el de la trata de personas, el tráfico de armas y el narcotráfico a escala global. Las enormes ganancias obtenidas en la ilegalidad de estos mercados alternativos terminan siendo legalizadas a través del sistema financiero y son funcionales así a la acumulación capitalista.

Soluciones políticas

No sirve solo perseguir a los "dealers", estos constituyen la organización de base que se está adueñando del control de los barrios, desplazando a los políticos. Pero el verdadero centro de la actividad está más arriba. "Sin tocar a los capitalistas del negocio de la droga no hay solución posible", señalan acertadamente los gremialistas rosarinos al mismo tiempo que rechazan la intención de diversos sectores de capitalizar política y electoralmente la situación. Para ellos la represión generalizada no ha resuelto la situación en ningún país, proponen en cambio la profundización de las políticas estatales tendientes a la creación de empleo para combatir y sacar a los jóvenes de ese laberinto infernal de la pobreza extrema, la informalidad y la droga. Al mismo tiempo que hacen un llamado a "acompañar y avanzar en todo proceso de organización social y concientización desde las organizaciones populares que se contraponen a la captación de las bandas de narcos".

Una salida política distinta que tiende a superar las insuficiencias de la actual política de inclusión social.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Actualización del mínimo no imponible

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Una de las reivindicaciones de los sindicatos en el último tiempo apuntaba a la actualización del mínimo no imponible de la 4ª categoría del impuesto a las ganancias, aunque recordemos que en algunos casos se criticaba el carácter del tributo ya que los trabajadores perciben salario y no ganancias. Para este caso, la reivindicación pasa por la eliminación del impuesto.

Más allá de ese debate de fondo y que remitiría a una demorada reforma tributaria, a casi dos años de la anterior actualización del mínimo no imponible, finalmente se anunció una actualización a partir del primero de marzo próximo, tiempo de paritarias para actualizar salarios. Casi al mismo tiempo se aumentan ambas variables, el salario y el mínimo no imponible, con lo cual, desde el punto de vista de la mayor capacidad de ingresos, la medida resulta discutible. Es cierto que se puede argumentar que si no se actualizaba el mínimo no imponible, el descontento entre los trabajadores afectados hubiese sido mayor.

Vale considerar que tanto las negociaciones colectivas, como la carga tributaria, operan sobre una parte de los trabajadores. Recordemos que 35% de los trabajadores están en situación irregular por no estar registrados por sus patronales, con lo cual, esos trabajadores solo reciben actualizaciones marginales de sus ingresos aún cuando negocien adecuadamente los trabajadores sometidos a regímenes de convenios colectivos. Claro que tampoco tributarán ganancias, por no estar registrados y además, sus ingresos son menores a la media de los ingresos salariales, los que están por debajo del mínimo no imponible.

El descontento de los sindicalistas remite a la inflación real registrada desde la última actualización, que por remitir a casi dos años acumula entre 40 y 50%, según sea la estimación que se asuma ante la increíble cifra aportada por el INDEC, que valida el 20% de actualización anunciada esta semana. El tema preocupa porque más allá de la cantidad de personas que terminen tributando, creció en este tiempo la cantidad de trabajadores sujetos al impuesto.

La situación de disconformidad deriva en mayor conflictividad en defensa del ingreso, que viene deteriorado en su capacidad de compra por el crecimiento de los precios, y sin estrategia visible de política económica para frenar la inflación, salvo el llamado presidencial a la mesura de los sindicalistas en las negociaciones salariales. Hemos insistido en varias ocasiones que el alza de precios es una cuestión de poder, y en la economía, quien decide es el capital hegemónico en el agro, la industria y los servicios, aquellos que generan esos precios que suben cotidianamente y que afectan la satisfacción de necesidades de la familia de los trabajadores. El comentario es válido incluso para hechos delictivos que afectan los precios regulares, caso del dólar paralelo, cercano a los $8 y que más allá de cómo evolucione aceleró el proceso de devaluación de la moneda nacional, afectando los ingresos populares. Desde el gobierno se minimiza el impacto del pequeño club del “blue” (dólar paralelo), sin embargo, esa medida de especulación ilegal impacta en la cotización oficial e incidiendo en los precios del conjunto de la economía, sin considerar que algunos precios se mueven al ritmo del precio paralelo de la divisa.

En simultáneo se informó de la actualización de la mínima jubilación, del orden del 15,18%, resultado de la aplicación de la ley que ajusta dos veces al año el ingreso de los jubilados y pensionados. La ANSES informó que Argentina figura a la cabeza de la cobertura previsional en la región latinoamericana, aunque el movimiento de jubilados resalta que más del 70% de los jubilados nacionales perciben la mínima, al tiempo que demandan por la aplicación del 82% móvil de ingreso mensual. El titular del ANSES prefirió resaltar que el 46% reciben ingresos por encima de la mínima, lo que supone un reconocimiento implícito de la amplia base de percepción de ingresos previsionales en la mínima.

¿Quién se sacrifica?

Desde el gobierno se enfatizó el “sacrificio fiscal” que estas medidas representan, aunque valoraron que representan recursos que mayoritariamente se orientarán al consumo, con lo que se intenta limitar el proceso de desaceleración verificado durante todo el 2012. Debería agregarse que antes ocurrió el “sacrificio de los ingresos populares”, sea por la no actualización del mínimo no imponible, por el retraso en el ajuste salarial y por la carrera de los precios de la canasta básica.

Más aún, hay que interrogarse sobre esa canasta básica de consumo para interpretar el significado de las actualizaciones anunciadas. La jubilación mínima pasará a $2.165 y serán sujetos de impuestos, según informó la Presidenta, trabajadores solteros con ingresos superiores a los $8.360, o de $ 11.563 para uno casado. Según la Fesprosa, organización sindical de la CTA que agrupa a 22.000 médicos de todo el país, reclaman para 300.000 trabajadores estatales médicos de nivel municipal, provincial y nacional un salario mínimo equivalente a una canasta actualizada que estiman por mes en $ 6.950 y que llega a los $11.000 en algunas provincias patagónicas. Recordemos que el paro nacional del 20/11/12 convocado por la CTA y la CGT reclamaba un ingreso mínimo de $5.000. Hay que observar que la jubilación mínima ni siquiera es la mitad del reclamo por $5.000, ni hablar de valores superiores.

La evolución económica de la Argentina explicita una ecuación de perdedores y ganadores, que confirma la estructura económica social con un bloque de poder que traslada el sacrificio a la mayoría de la población, entre ellos a los trabajadores. Ese bloque de poder se define con la presencia hegemónica del capital transnacional y el gran capital local en la producción de bienes y servicios en su conjunto, en el agro, la industria, la banca, los seguros, el transporte, el comercio, el turismo, la construcción, etc. Ese bloque social en el poder no tiene mesura a la hora de trasladar la crisis, ya que actúa del mismo modo que los ricos del mundo se hacen más ricos, aún en la crisis, tal como lo acaba de demostrar la ONU.

El crecimiento de la pobreza y el desempleo es el dato relevante de la crisis mundial, que se disemina en todos los países del mundo, aún cuando “El economista y jefe del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), José Juan Ruiz se sumó a las previsiones del FMI”, resaltando que Latinoamérica crece más que la economía mundial gracias a “un sistema financiero muy sólido” y de la mano de sectores estratégicos como la “producción y explotación de materias primas, el desarrollo de servicios y exportaciones”, insistiendo que el reto es "mantener ese proceso en los próximos cinco años" y "crecer de manera sostenible e inclusiva". (1)

Es notorio el discurso de los organismos internacionales, remitiendo a la solidez bancaria y la explotación de los recursos naturales como mecanismos de estabilización y crecimiento económico para la inclusión social. El artículo continúa señalando que el funcionario del BID sugiere entre los desafíos para el continente la “reducción de la pobreza y la desigualdad” para “convertirse en un continente de clases medias”, y más aún alentar el proceso de “reformas de segunda generación” para incorporar trabajadores a la economía formal.

Como vemos, la zanahoria de la supuesta movilidad social, cuando la realidad demuestra en el mundo y en la región, aún con crecimiento económico que la pobreza es un fenómeno estructural y que la desigualdad se manifiesta en el grosero enriquecimiento de los millonarios de elite.

La élite del país son parte de ese bloque de poder que denunciamos previamente y son privilegiados beneficiarios de la economía contemporánea, y entre los 10 primeros por riqueza en nuestro país, se encuentran “Alejandro y Carlos Bulgheroni (Bridas), 5500 millones de dólares; seguidos por Paolo Rocca (Techint), 3000; Pérez Companc y familia (Molinos), 2600; Eduardo Eurnekian (Corporación América), 1800; Inés de Lafuente Lacroze (hija de Amalita Fortabat), 1200; Alberto Roemmers (laboratorio), 1200; Jorge Pérez (inversiones inmobiliarias en EE.UU.), 1200; Familia Rey (Pluspetrol), 1100; Roberto Urquía y familia (Aceitera General Deheza), 1100; y Luis Pagani y familia (Arcor), 1000 millones de dólares.” (2)

Esta es la razón de nuestro interrogante por el sacrificio. La conclusión remite al problema del orden capitalista y a la necesidad de revertir el sentido de los sacrificados, para que los dominados sean dominantes, y claro, eso es una cuestión de poder, de política, de construcción de alternativa emancipadora. Es un desafío para la Argentina y los trabajadores y pueblos del mundo.

Notas:
1) América Latina representará el 10% del PIB mundial, en INFOBAE América, http://america.infobae.com/notas/65730-America-Latina-representara-el-10-del-PIB-mundial (consultado el 31/01/13)
2) Alfredo Zaiat, Página 12 del Domingo 6/01/13.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina. Aumento del Mínimo no Imponible de Ganancias: Anuncios, anuncios, anuncios...

ACTA

"La realidad marca que a pesar del intento por parte del gobierno nacional de presentar el aumento del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias como una conquista de los trabajadores, el anuncio fue solamente mediático, atemporal, insuficiente y que, en definitiva, terminará gravando a mayor cantidad de trabajadores y por montos superiores", señala un documento de la CTA Neuquén.

"En primer lugar respecto al Impuesto a las ganancias, debemos recordar que la controversia se da con la 4° categoría, impuesto que afecta a los asalariados registrados. Allí se abren dos debates distintos. Por un lado están aquellos que sostienen que el salario de los trabajadores en relación de dependencia no es una ganancia y por tanto lo que no debe existir es el tributo en sí mismo, postura de nuestra Central que oportunamente presentó a la Justicia una acción por inconstitucionalidad, y quienes, sin cuestionar de fondo su aplicación, pugnan por una elevación del mínimo a partir del cual cada trabajador empieza a tributar.

"El Mínimo No Imponible crece menos que la inflación desde hace 6 años y en la actualidad se da un contrasentido frente a algunos ajustes de sueldos, ya que en algunos casos implicará una disminución del ingreso, por la forma en que se impone el impuesto a las Ganancias. Veamos cuales fueron los anuncios que causaron el aplauso de sectores del sindicalismo cada vez más distanciados de los trabajadores a los cuales dicen representar:

"• Aumento del 20 % del Mínimo no Imponible, donde los trabajadores solteros tributarán a partir de los $ 6.938,70 de bolsillo y los casados con dos hijos a partir de $ 9.597,60, los casados con un hijo $ 8.900 y los casados sin hijos $ 8.266.

"• Según se detalló, serán menos trabajadores los que tributen, en una cifra cercana al 18 % de los mismos.

"• También se aseguró que quienes tributen lo harán en cifras menores.

"• Aumento de la Jubilación Mínima.

"• Pedido de ’mesura’ a los trabajadores a la hora de discutir sus aumentos salariales en paritarias.

"Como en la mayoría de los anuncios oficiales, se hace hincapié solamente en algunos datos o cifras, acotándolas solamente a un corto período de tiempo y resaltando algunas palabras como aumento del Mínimo no imponible o aumento de la jubilación, mostrando en el discurso datos que contrastan con la realidad:

"• Desde el último aumento del Mínimo no Imponible, que salteó todo el año 2012, pasaron 22 meses, período en el cual la inflación se ordenó en aproximadamente el 55 %.

"• El anuncio recién comenzará a regir a partir del mes de marzo, en momentos donde la gran mayoría de los gremios discuten su paritaria.

"• Cualquier paritaria que cierre por menos del 25 % implicará una reducción salarial con respecto a la inflación anual.

"• De la misma manera, si se ordenan por sobre el 20 % los trabajadores comprendidos en el Impuesto a la Ganancias serán más y tributarán en mayor cantidad.

"• Nada se dijo sobre la modificación de las escalas sobre las que se aplican las alícuotas o tasas del impuesto, las que se mantienen igual desde el año 2000. Es decir que tienen los mismos valores que hace 13 años. Esta situación de congelamiento de las escalas llevará a que, con los aumentos de sueldos que se acuerden en las paritarias, los trabajadores pasen a tributar mucho más que ahora sin lograr tener un mayor poder adquisitivo.

"• A modo de ejemplo un trabajador sin cargas de familia que en 2011 cobraba $ 8.000 mensuales, le descontaron por Ganancias el 3,83% del sueldo: en total $ 3.979 en el año. En 2013, si mantiene el mismo poder adquisitivo, por los aumentos en paritarias para acompañar la inflación, debería cobrar $ 12.500 mensuales. Pero ahora, en ese caso, tendrá una deducción de Ganancias de $ 15.268 anuales, lo que equivale al 9,4% del sueldo. En dos años, el peso de Ganancias en el sueldo de ese trabajador aumentó casi 2,5 veces. Esto ocurre porque el mínimo no imponible aumentó solo el 20% y, al no modificarse las escalas, ese trabajador, de estar alcanzado con una tasa del 19% subió a la del 27.

"• El sector que más se beneficia es el empresarial, que discutirá salarios con la ayuda del gobierno nacional que pregona el anuncio de la suba del mínimo no imponible, la imposición de una sola paritaria anual y la extorsiva figura del fantasma del desempleo en España.

"• Históricamente, junto al anuncio del piso de Ganancias se realizaba también el del techo para el cobro de las asignaciones familiares. El mismo no ocurrió y, pese al aumento de las asignaciones, son cada vez menos los trabajadores que las perciben, resultando otro ataque al bolsillo de los asalariados.

"• El ’aumento’ otorgado a los jubilados no es más que el que fija la Ley, con dos actualizaciones anuales y muy distante al 82 % móvil que la ANSES se niega a pagar pese a los fallos de la justicia, donde más del 70 % de los mismos cobra la jubilación Mínima", concluye la declaración de la CTA Neuquén.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El “ecocidio” continúa a pesar de la ley

Miguel Bonasso (ACTA)

En este gobierno, los que no mienten descaradamente se limitan a ser observadores y comentaristas de la depredación. En vez de cumplir la ley y denunciar judicialmente a quienes no la cumplen, se limitan a monitorear cómo las normas legales son violadas.

No es una afirmación gratuita: es lo que han hecho con la ley 26.331, llamada Ley de Bosques, de mi autoría. Las autoridades nacionales le escamotearon sistemáticamente los fondos necesarios para cumplirla y observan pasivamente como las provincias más depredadoras aumentan el desmonte de los bosques nativos.

La deforestación es más alta que antes de la sanción de la ley en noviembre de 2007. Desde entonces hasta el presente las topadoras de los terratenientes sojeros o madereros han arrasado más de un millón de hectáreas de selvas nativas. Con las consecuencias previsibles para el clima, la fijación de los suelos, la biodiversidad y los ataques criminales a comunidades campesinas, que testimonian crímenes como el de Cristian Ferreyra.

En 2004, cuando presidía la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados presenté un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo que declarase la “emergencia forestal nacional” y frenara los desmontes en todo el territorio argentino hasta tanto se sancionara una ley que protegiera los bosque nativos. Se sustentaba en un fundamento aterrador: en los últimos 70 años, el país había perdido el 70% de sus forestas originarias.

Ahora vemos que el ecocidio continúa a pesar de la ley. A contrapelo de sus declaraciones proambientalistas en Abu Dhabi, la presidenta Cristina Kirchner viene violando la ley de bosques desde su promulgación en diciembre de 2007. Se tomó catorce meses para reglamentarla y recién lo hizo después del desastre de Tartagal, producto evidente de la deforestación.

Más duro fue el ninguneo presupuestario que continúa; nunca se aportó al Fondo Nacional para la Conservación de los Bosques lo establecido en la propia ley: el 0,3 por ciento del presupuesto nacional y el 2 por ciento de las retenciones a las exportaciones agroganaderas y forestales. Hubieran totalizado seis mil millones de pesos. Pero la realidad fue bien distinta: no hubo fondos para cumplir la Ley de Bosques en 2008 y 2009; en 2010 se incorporó una partida de 300 millones, en vez de los mil millones que marcaba la norma y de yapa 144 millones fueron desviados al Fútbol para Todos, por el entonces Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. En 2011, ante la falta de aprobación del presupuesto en el Congreso se repitió la partida del año anterior y en 2012 se destinaron al fondo 267 millones de pesos, siete veces menos que lo establecido por ley.

A la luz de estos datos no es de extrañar que la tasa de deforestación se haya elevado, que la emergencia forestal siga, que se hayan desmontado 275.245 hectáreas en zonas calificadas según la ley como “amarillas” o “rojas” (donde la tala está prohibidos) y, lo más grave, que en beneficio de Monsanto y los terratenientes sojeros, maiceros y ganaderos la expansión de la frontera agropecuaria amenace de muerte a lo poco que nos queda de bosques nativos.

Miguel Bonasso es periodista y escritor. Diputado Nacional mandato cumplido (MC).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Reconocieron oficialmente el desmonte de más de un millón de hectáreas de bosque nativo

Luis Gauna (RED ECO)

La Secretaría de Ambiente de la Nación reveló en un informe la pérdida de más de un millón de hectáreas en los casi cuatro años de su estudio, comprendidos desde la sanción de la Ley 26.331 de Protección de Bosques Nativos a finales de 2007, los respectivos Ordenamientos Territoriales de Bosques Nativos (OTBN) de cada provincia y el año 2011.

Pese la legislación pertinente al cuidado y preservación de los Bosques Nativos en territorio argentino y a las múltiples denuncias realizadas por organizaciones campesinas, pueblos originarios, organizaciones no gubernamentales como así también ambientalistas, el informe “Monitoreo de la Superficie de Bosque Nativo de la República Argentina” con fecha de Junio de 2012 , elaborado en la Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal (UMSEF) de la Dirección de Bosques de la Nación, advierte el crecimiento paulatino de los desmontes ilegales en el territorio nacional, con preponderancia en el Parque Chaqueño y la Selva Tucumano Boliviana.

De acuerdo a lo expuesto en el documento, las provincias donde más se avanzó con la deforestación son líderadas por Santiago del Estero con 453.551 hectáreas desmontadas, Salta con 236.246, Formosa con 129 mil y Chaco con 110 mil. En menor medida, pero importante con respecto al porcentaje desmontado, en San Luis se desmontaron 37 mil hectáreas, en Misiones 21 mil y en Tucumán 18 mil.

Los desmontes en zonas de categoría I “Roja”, las cuales requieren máxima protección, ya que corresponden a lugares con mayor cantidad de formaciones vegetales nativas y con función ecosistémica en su entorno, son liderados por las provincia de Salta y Santiago del Estero. En el período de casi 4 años que contempla el informe, en Salta se desmontaron 8080 hectáreas y 6719 hectáreas en territorio santiagueño. Los siguen Formosa con 898 hectáreas, San Luis con 298 y Jujuy con 201.

Las zonas de categoría II “amarilla”, aquellas susceptibles de un aprovechamiento sostenible y sustentable, son las que más han sufrido: con un total casi de 260 mil hectáreas desmontadas, Santiago del Estero figura con 195.001 hectáreas arrasadas, Salta con 31.749 y Chaco con 21.749, entre los tres primeros y que concentran casi la totalidad de las hectáreas pérdidas.

Este último dato avala un flaco cuidado hacia la flora nativa si tenemos en cuenta que en contraposición las tierras aptas para desmonte de la categoría III “Verde” (siempre y cuando se presenten los permisos y acuerdos correspondientes), éstas presentan cerca de 75 mil hectáreas menos desmontadas.

De las provincias más afectadas por los desmontes en el período analizado, Salta y Santiago del Estero exponen las fallas y violaciones a las prohibiciones que estipulaban el cese de los desmontes luego de la sanción de la Ley de Bosques, hasta que cada provincia conformara su Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos (OTBN):

*En Santiago del Estero se desmontaron 169 mil hectáreas del Parque Chaqueño entre 2007 y la conformación del OTBN en 2009.

*En Salta se desmontaron 109 mil hectáreas de Parque Chaqueño y 5 mil de la Selva Tucumano Boliviana hasta la conformación del OTBN a finales de 2008.

Del informe, se deduce que la superficie forestal que más se ha visto atacada ha sido la santiagueña llegando al 2,3% de terreno desmontado, seguido por Salta con 1,3% de terreno deforestado ,Córdoba con el 1,15%, Fórmosa con el 1,04% y el caso particular de San Luis, que muestra un porcentaje de 1,5% de tierras desmontadas, pero con una superficie de bosques mucho menor que el resto.

Avanzando con el modelo de sojización , agroindustrial y agrotóxico

El informe oficial es claro: “En las provincias analizadas los procesos de pérdida de superficie de bosque nativo fueron causados principalmente por el avance de la frontera agropecuaria. Las imágenes satelitales ponen de manifiesto la existencia de nuevos cultivos, que en varias oportunidades corresponden a soja”.

La frontera agropecuaria avanza sobre los bosques, amparándose en el Plan Estratégico Agroalimentario (PEA) que es llevado adelante por el Gobierno Nacional y los gobiernos provinciales con sus respectivos Programas y aplicaciones , contrastando “soberanía alimentaria” por sobre un modelo desigual a base de agrotóxico, desperdicio de recursos hídricos y de suelo, inversión predominantemente extranjera y beneficioso sólo a las grandes empresas y latifundistas, tal como lo denunciara en abril del año pasado el Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

De los 32 millones de hectáreas cultivadas, el horizonte del PEA se vislumbra hacia los 41 millones y en la fase de desmonte de los bosques nativos, los pueblos originarios y el campesinado son actores improvistos para las avanzadas del empresariado del agro.

Un ejemplo notorio de ello es el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MoCaSE-Vía Campesina), quien hace frente a los empresarios del agro, que en sintonía con la justicia y las fuerzas parapoliciales intentan despojarlos de sus tierras, a costa de la vida de los comuneros del Movimiento, como fue el caso de Cristian Ferreyra en 2011 o Miguel Galván en 2012. Justamente, el informe oficial demuestra el liderazgo santiagueño en materia de desmonte.

Si bien los datos toman relevancia por ser el Gobierno Nacional quien acepta las fallas en cuanto al cumplimiento de la legislación, hay que tener en cuenta que en ningún lado del informe hace un enfoque autocrítico de la información que aporta, más aún, se sustenta en el tiempo próximo como una solución a los problemas actuales:

“Aunque se observa que el proceso de pérdida de bosques nativos continúa debe considerarse que la Ley Nº 26.331 no prohíbe los desmontes, sino que los regula, principalmente a través de la generación de los OTBN de cada provincia. Por otra parte, es importante tener en cuenta que los OTBN y sus normas asociadas son de reciente implementación, y dada la complejidad y la falta de antecedentes en el país de la implementación de este tipo de leyes de presupuestos mínimos que exigen una fuerte interacción entre organismos provinciales y nacionales, es esperable que los resultados de su aplicación no se vean de manera inmediata (…). Cuando las autoridades provinciales y nacional de aplicación de la ley cuenten con todas sus capacidades para poder encarar las distintas tareas que implican conducir un manejo forestal sustentable así como una fuerte acción de control de las actividades forestales en amplios territorios, los tiempos administrativos se adecuen a los requerimientos que este tipo de actividades amerita y que toda la comunidad haya tenido acceso a lo que la ley demanda y posibilidad de integrarse a ella, se comenzarán a ver los logros de la norma.”

Mientras el Gobierno se excusa, hay que manifestar que en diferentes puntos del país, en el 2012, se han profundizado los problemas que el informe susodicho expone.

De acuerdo a los estudios de la ONG Guyra Paraguay, al norte y oeste del territorio cordobés, entre marzo y noviembre se deforestaron 7.806 hectáreas de categoría I “roja”, las cuales deberían ser las mejor conservadas por los organismos provinciales competentes. La tasa anual de desmontes alcanzó las 23,3 hectáreas diarias del bosque nativo chaqueño, sin tener en cuenta los desmontes ilegales al sur de la provincia.

Tanto desde la Fundación Conservación y Desarrollo (Conydes) como desde el Observatorio de Conflictos Socioambientales de la UNRC denunciaron los desmontes ilegales que se llevan a cabo en diferentes zonas del sur provincial.

La docente de la UNRC y presidenta de CONYDES, Evangelina Natale, advirtió que  “toda la provincia” está afectada por esta problemática”.

“Las zonas serranas están siendo desmontadas para proyectos de urbanización y el norte de Córdoba para agricultura”. Así bien, los bosques de Río Cuarto y el sur cordobés también se ven afectadas por el avance de la frontera agrícola-ganadera.

De las 12 millones de hectáreas que a principios del siglo XX poseía Córdoba, sólo restan 600 mil, con el agravante de una tercera parte del territorio provincial desertificado o en vías de por la sobreexplotación agroganadera.

Del informe de Guyra Paraguay, se advierte que en 2012 153 mil hectáreas fueron arrasadas del Parque Chaqueño, a comparación de las 44 mil hectáreas desmontadas en 2011.

El territorio comprendido incluye las provincias de Chaco, Santiago del Estero (posicionándose como el sector con más desmontes, al igual que lo expuesto en el informe oficial), Córdoba, Formosa, Catamarca, Tucumán, La Rioja, Santa Fe y San Luis. El Parque Chaqueño o Gran Chaco, distribuye el 40% de su superficie en suelo argentino, mientras que el resto se emplaza sobre Paraguay, Brasil y Bolivia.

Así también, desde ésta avanzada, las topadoras también se han interpuesto ante los Derechos de los Pueblos Originarios, donde la resistencia de la etnia Qom y Wichi en Fórmosa y Chaco, son las más resonantes y violentas. En reclamo de sus tierras, históricamente vendidas a precio vil o directamente arrebatadas, las comunidades afrontan una lucha contra los gobiernos provinciales y los terratenientes, conllevando a cuestas el racismo imperante hacia los originarios por parte de los mismos, como así también la falta de acción, decisiones e involucración con las problemáticas por parte de los organismos estatales que deberían hacer cumplir los convenios internacionales y leyes nacionales. De igual forma, se podría tomar el caso de las comunidades de la Nación Diaguita, como la de Indio Colalao, quienes ante la avanzada sojera y la complicidad político-empresarial, resisten los violentos desalojos de sus tierras ancestrales, como el último, allá por julio del último año.

Sólo por mencionar algunos de los tantos conflictos, que el modelo agroexportador sojero y agroindustrial lleva a cuestas.

Actualmente, 23,6 millones de hectáreas argentinas se encuentran cultivadas con transgénicos: de la soja, el 50% de los cultivos se encuentra bajo dominio del 3% de productores. Encajando en la lógica “progresista”, la concentración empresarial beneficia a 12 de las 25 empresas con más rentabilidad a la hora de exportar, todas ellas vinculadas a la exportación de granos.

Argentina, es el tercer exportador a nivel mundial de Soja, después de Estados Unidos y Brasil. El mismo lugar en el podio ocupa como productor de transgénicos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una elección de vida o muerte

Sebastian Berelejis (INFOSUR)

Nuestra provincia es un enclave previlegiado en la producción agropecuario por su extraordinaria riqueza, que sufre las consecuencias del modelo aplicado por el Banco Mundial y la complicidad del Menemato.

Nuestra provincia es un enclave previlegiado en la producción agropecuario por su extraordinaria riqueza, que sufre las consecuencias del modelo aplicado por el Banco Mundial y la complicidad del Menemato, a toda la región latinoamericana y que mantiene desde entonces su potente vigencia.

Aunque parezca exagerada una definición como ésta los hechos nos muestran la cruda realidad del Modelo Agropecuario vigente. Lo definimos como un Modelo de Muerte ya que desde que fue aprobado de manera sospechosamente rápida durante la década del 90 por Carlos Saúl Menem y el por el Secretario de Agricultura Felipe Solá (1), fue incrementándose descontroladamente el uso de Agrotóxicos. Las aplicaciones actuales superan ampliamente un 300% por unidad de superficie a las efectuadas por ese entonces. Como consecuencia de esto vemos como se han ido incrementando notoriamente numerosas malformaciones genéticas, los casos de cáncer, problemas neurológicos, leucemia, afecciones respiratorias severas, pérdidas de embarazos, etc.

A su vez, MATA los conocimientos campesinos y los saberes ancestrales. Rápidamente se impuso el innovador paquete tecnológico desde el Estado, las Universidades, los grandes medios de comunicación invisibilizado aquellos conocimientos “del pasado”. Estos “avances de la ciencia” tal vez culminen con el patentamiento de las semillas, los Derechos de Obtentor, la Nanotecnología (2) al servicio de las Corporaciones y la pérdida definitiva de la esperanza por alcanzar nuestra Soberanía Alimentaria.

Claramente es de Muerte un modelo que en su avanzada por expander la frontera agropecuaria asesina en pocos días a cuatro miembros de la comunidad Qom en Chaco y Formosa. (3)

Definitivamente es de Muerte cuando burlándose de la Ley Nacional de Bosques (26.331) conocemos que en tan solo dos años han desmontado mas de un millón de hectáreas con la enorme cantidad de perjuicios socio-ambientales que esto acarrea. (4)

Finalmente, este verdadero Ecocidio incluye la liberación indiscriminada de semillas y productos transgénicos para nuestra alimentación introducidos con sólo el informe presentado por la empresa interesada Monsanto. Sin considerar siquiera, las desconocidas consecuencias que podría traernos consumirlos. Consideramos que éstos son el “talon de Aquiles” del Modelo de Muerte.

Por todo esto, creemos que es momento de decidir si continuar por este camino o bien promover una Agricultura que priorice la vida y la salud del pueblo al Agronegocio, que respete al ambiente, que profundice la investigación científica y revalorice los conocimientos campesinos e indígenas en búsqueda de garantizar la obtención de métodos, procedimientos y técnicas que permitan producir alimentos sanos y de calidad nutritiva. Es indispensable reorientar la formación de nuevos técnicos, extensionistas, ingenieros y productores para alcanzar este objetivo.

En definitiva, estamos frente a un momento trascendental en la historia Argentina en el cual debemos tomar todos y todas una posición clara frente a esta disyuntiva. O se esta del lado de los transgénicos y al servicio de las Corporaciones o se esta en contra de ellos y a favor de la VIDA de los pueblos y por nuestra Soberanía Alimentaria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: “No queremos que Malvinas sea otro Ituzaingo”

Ximena Cabral (PRENSA RED)

“Agarremos la sartén por el mango” fue parte de la consigna a partir de la que se reunieron alrededor de 400 manifestantes para marchar por las calles de la localidad de Malvinas Argentinas. Sartenes, barbijos, y enormes banderas murales que parodiaban a De la Sota y Arzani le dieron color a la protesta contra la erradicación de Monsanto en la localidad.

Apenas pasadas las 18 hs comienzan a llegar las primeras organizaciones a Malvinas Argentinas en la intersección de la ruta A 88 y la avenida San Martín. La marcha hacia la Municipalidad, epicentro de los reclamos por la radicación de Monsanto, presenta un vallado policial lo que hace más corto el trayecto que recorre la marcha.

Diferentes organizaciones se hacen presente para acompañar la marcha y la asamblea Malvinas Lucha por la vida. El colectivo gualicho, Casa de la CTA Malvinas, Conciencia Solidaria, proyecto Sur, Izquierda Unida, Secundarios Arriba, el PTS, Ajupracor, MST, PO, Islyma, semillas de la tierra y las Madres de Ituzaingo, entre tantos otros que marchan sin banderas mostraron la diversidad de actores que le dicen “no a Mondiablo”.

El toro por las astas

Avanzada la tarde la marcha va creciendo y desplegándose por la avenida del poblado. Adelante, Diego Dozo (legendario actor callejero), de torero, lleva como leyenda “tomemos el toro por las astas” y “ole Monsanto”, mientras decenas de sartenes lo secundan afirmamos “tomemos la sartén por el mango” como una invitación a vencer el miedo y participar.

La referencia a la futura actividad que promueve la planta como es el maíz transgénico se hace plástica en carteles, dibujos, vinchas de maíz y escritos sobre las sartenes “comemos lo que pasa aquí”. Los barbijos que recordaron marchas anteriores se vieron próximos a carteles de “fuera Monsanto”, “Monsanto es muerte” y “El pueblo de Malvinas no quiere a Monsanto ni a su enfermedad”.

“De La Sota y Arzani Genocidas” en gargantas y carteles repiten la denuncia de la complicidad y responsabilidad política en la radicación de la planta en Malvinas. Las críticas a Cristina Fernández por su celebración de radicación de la planta mientras se realizaba el juicio de barrio Ituzaingo también está presente en el megáfono que circula en la marcha. También, en algunos de los laterales, se leen carteles en contra de la ley de semillas que se promueve desde la Nación porque, además de los químicos que supone después su producción, implica el patentamiento, control y monopolio del alimento.

“Se busca intendente, el nuestro lo compro Monsanto” se lee desde otro cartel. El cántico contra el intendente Daniel Arzani es recurrente “Fuera, fuera, fuera Arzani fuera”.

Tras los pasos de la murga y bailarines la marcha avanza mientras los vecinos van saliendo de casas y negocios a su paso. Atrás, el calor de los tambores del candombe Tucumba.

Vecino, vecina Monsanto contamina

“Vecino, vecina, no sea indiferente, Monsanto contamina y asesina a la gente” es el llamado desde la asamblea para que se sumen los vecinos de la localidad, que en las últimas horas recibieron presiones y volanteadas para sumar miedo a la posibilidad de manifestarse.

Los testimonios se repiten en carteles y canticos al aproximarse al vallado que separa la Municipalidad. En esa intersección con la calle Alem, se arma naturalmente un semicírculo y el megáfono y testimonios comienzan a circular. Celina Molina, de la asamblea, toma un megáfono y expresa: “Ya no queremos que nos sigan diciendo que Monsanto trae progreso. Sabemos que miles de personas mueren por enfermedades que produce esta empresa. No queremos que Malvinas sea otro Ituzaingó. Malvinas tiene derecho a decidir, queremos la consulta popular, el pueblo es el soberano”.

Molina se quiebra la garganta mientras, próxima, Sofia Gatica es testimonio presente de la lucha de madres frente a la contaminación y muerte por el uso de agroquímicos en su barrio.

Finalmente, en un escenario improvisado, Lisandro Rodriguez de la localidad de Bell Ville y Don Homero, vecino de Malvinas interpretan música latinoamericana mientras se va desarmando la concentración y el pueblo retorna a su dinámica diaria.

La jornada se enmarca dentro de la ”Gran Marcha Nacional” realizada en forma simultánea en cinco ciudades: Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Río Cuarto y Paraná.

Ximena Cabral es vocal de la Comisión Directiva del CISPREN, editora de UMBRALES.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina. Entrevista a Jorge Nahuel, referente mapuche: "El modelo no es compatible con la vida indígena"

Fabián Chiaramello (AGENCIA WALSH)

Un balance sobre el conflicto que atravesó a los pueblos originarios durante 2012 y lo que esperan para este año. La lucha eterna por la tierra y los obstáculos en el largo camino por justicia, tierra y respeto de los derechos adquiridos.

Jorge Nahuel: Referente mapuche. Integrante de la Confederación Mapuche de Neuquén y miembro del Consejo Plurinacional Indígena. Ex director de Pueblos Originarios en la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

El modelo económico argentino está basado en la industria extractiva: la megaminería, los hidrocarburos y los agronegocios. Esta política choca con la vida de los pueblos originarios y se va profundizando cada día más.

Durante el 2012, la lucha de los indígenas argentinos se vio manchada de sangre, pero la eterna resistencia sigue siendo fuerte, se hace cada vez más visible y suma voces. "Tenemos un Estado que está promoviendo toda una política económica basada en la industria extractiva y sojera y eso impacta directamente en la vida de los pueblos indígenas. El conflicto fundamental es en torno a la tierra, a los recursos naturales", dejó en claro Jorge Nahuel, miembro de la Confederación Mapuche de Neuquén (CMN) y del Consejo Plurinacional Indígena (CPI). La lucha es por la tierra, es por la vida para los pueblos ancestrales.

Un eje muy importante de la lucha de los pueblos originarios es la falta de aplicación de los derechos ya consagrados en la Constitución Nacional, en la ratificación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y en otras leyes como la Nº 26.160 y su prórroga, y la Ley Nº 26.554, que frena los desalojos hasta 2013 e insta al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) a realizar un relevamiento de tierras.

Desde su vigencia, los desalojos nunca pararon y los relevamientos se realizaron casi con nulidad. Varias organizaciones y movimientos ligados a los pueblos originarios y campesinos están trabajando para la aprobación de la "Ley Cristian Ferreyra", que frena los desalojos por cinco años. En Santa Fe, el Senado aprobó otra ley que frena los desalojos en la provincia. "El marco jurídico que los pueblos indígenas tenemos en Argentina es excepcional, lo envidian los pueblos originarios de los países que nos rodean", afirmó Nahuel.

¿El problema es que no se respetan los derechos ganados a través de la histórica lucha de los pueblos originarios?

El marco jurídico se convierte en letra muerta cuando prevalece el interés de los grupos multinacionales que tienen en la mira a todos los recursos naturales de la región. Es un error promover nuevas leyes, que se apliquen las que ya están vigentes. Un código minero tiene más poder hoy que un artículo constitucional que protege los derechos indígenas. ¿Por qué tiene más poder ese código, que es un simple instrumento, que un principio constitucional? Porque no hay voluntad política de aplicar los derechos indígenas, porque confrontan con toda esta parafernalia de la muerte que es la industria extractiva. Nosotros creemos que no hay políticas soberanas, no hay política nacional y popular porque se está destruyendo lo que realmente nos da garantía y sustentabilidad al pueblo argentino en general. Cuando termine todo este saqueo, va a dejar detrás de sí un cementerio en los territorios. Esto hace que sea un discurso muy vacío el que se promueve desde la política nacional.

¿La Ley Antiterrorista es parte de ese aparato que protege el saqueo de los recursos naturales?

Para nosotros la amenaza más rotunda, más que la propia ley, es la voluntad política del gobierno de sostener una matriz económica basada en la explotación de los recursos naturales y eso no se va a modificar. No hay ninguna intención de buscar y explorar formas alternativas de energías. Están yendo a lo más fácil, a lo que les asegura la caja. Es como condenar la industria sojera que es a todas luces una industria nociva y el Estado lo sabe, pero es la que le garantiza la caja para un año que va a ser electoral y ellos necesitan tener efectivo para desarrollar esa política de comprar voluntades y de manipular la pobreza. Va a ser difícil volver atrás una decisión política como la que han sostenido. La industria sojera se va a expandir.

Pero el Estado no es el único que hace caja...

Obviamente que le deja una importante caja al Estado, pero le deja una enorme fortuna a los grupos que están promoviendo esta industria sojera, a los pooles. Tenemos una absoluta desesperanza de que eso se vaya a modificar en el corto plazo, no obstante los pueblos indígenas tenemos la enorme obligación de no claudicar en nuestra demanda ni en nuestros principios porque está en juego la vida de nuestros hijos, de nuestros nietos, de nuestra cultura.

Si no hay esperanza a corto plazo, ¿para qué se preparan?

Va a ser un año de muchas luchas y vamos a estar preparados para lo peor a partir de las muestras que ha dado el gobierno de que a toda demanda de derechos responde con represión y criminalización. A nosotros no nos están judicializando la protesta ni la demanda, a nosotros nos criminalizan por ejercer nuestros derechos. Tenemos un marco jurídico que nos da absoluta legalidad para poder impedir que sigan destruyendo todo a nuestro alrededor y, sin embargo, por defender nuestro hábitat, nuestra forma de vida, nos condenan, nos procesan, nos encarcelan y nos matan en la ruta a plena luz del día. Como ha ocurrido con esta decena de muertos que tenemos registrados en los últimos tres años, producto de la profundización de este modelo. Son muertos sin nombre ni apellido que están buscando justicia, por los que no hay ningún responsable condenado.

¿Quiénes son los responsables de esos atropellos?

Los Estados provinciales. Son los que hoy ostentan la propiedad de los recursos naturales y son los que en defensa de este modelo, de los grupos económicos aliados, reprimen a los pueblos indígenas para que no haya resistencia. Y ahí hay una complicidad absoluta y una responsabilidad de parte del gobierno nacional porque son sus aliados políticos principales. Todas las provincias que sostienen su economía en base a la destrucción de la naturaleza y que están totalmente amparados y apadrinados por el gobierno.

¿Cómo es el acceso a la Justicia para los pueblos originarios?

Cuando nosotros hablamos del Estado nacional no estamos hablando sólo del Ejecutivo. Hablamos del Poder Legislativo, que cada legislación que surge es para favorecer a estos grupos económicos, que es el que avala interviniendo o no para seguir consolidando ese poder económico contra la vida de los pueblos indígenas. Es una acción de toda una institucionalidad que representa el Estado, que es el Poder Judicial, el Ejecutivo y el Legislativo, que no tienen la menor intención de modificar esta relación de abuso de poder y de impunidad.

La reforma del Código Civil es un claro ejemplo de eso...

La reforma está hecha para seguir favoreciendo a los grupos de poder. Los sectores que siempre hemos estado excluidos de la vida institucional no vamos a tener ninguna incorporación de los derechos de fondo. Por eso estamos resistiéndonos a que se reforme ese código y así lo están haciendo numerosos grupos que están afectados por esta decisión política. Es una profundización del modelo con instrumentos jurídicos acordes para que el que reaccione tenga que pagar su precio. Es una locura en el marco de un gobierno que se jacta de tener como bandera los derechos humanos, la justicia social o la igualdad. Es una verdadera burla.

¿Qué función cumple el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas?

El INAI no cumple ninguna función porque no tiene ninguna entidad. Es una institución absolutamente devaluada que está en el marco del Ministerio de Desarrollo Social, donde se visualiza a los pueblos indígenas desde un enfoque de pobreza, cuando nosotros lo que queremos es un enfoque de derechos, no de que se nos vea como pobres que necesitamos asistencialismo, que necesitamos planes de emergencia. En ese marco es una institución inoperante, inadecuada, que va en contra de lo que es el marco normativo que se ha aprobado en las últimas décadas. Fue una ley que tuvo su utilidad cuando fue aprobada en el ‘89, pero hoy es una institución absolutamente devaluada. La política indígena debería tener rango ministerial y no depender de la política de desarrollo social del Estado. Los pueblos indígenas tenemos que estar dentro de una institucionalidad enmarcada en los derechos humanos, no es un tema de pobreza.

Además, como ya lo han denunciado, divide las aguas.

El INAI hace un trabajo de unidad básica, utiliza punteros comprados. Hasta ha comprado voluntades indígenas y los envía a atomizar el movimiento indígena, a fragmentarlo, a quebrarlo, utilizando y manipulando la pobreza. Actúa desde la pobreza, hace un trabajo muy miserable que es propio de una política que no pretende que el derecho avance.

Todos somos Félix Díaz

La lucha de la comunidad Qom Potae Napocna Navogoh de Formosa, conocida como La Primavera, se hizo visible a partir de la sangre derramada durante un corte de ruta que la comunidad realizaba para reclamar lo que le pertenece: su tierra. En 2012 el pueblo Qom volvió a sufrir otros atropellos y sumó más muerte. Su líder elegido, Félix Díaz, recibió numerosos reconocimientos por su lucha, entre ellos un Honoris Causa y varios reconocimientos nacionales e internacionales. Además, finalizó el 2012 en un seminario, llevando la voz de su pueblo a México, en las tierras de los rebeldes zapatistas, Chiapas.

¿El reconocimiento a Félix es en vano al no verse plasmada aún su lucha en logros para la comunidad?

La figura de Félix ya trasciende al pueblo Qom, es una figura que simboliza el abuso de poder y la impunidad de parte de los Estados. El hecho de que haya un reconocimiento de su lucha, de su figura, es también un reconocimiento a los pueblos indígenas que estamos padeciendo esa situación. Por eso no deja de ser una buena noticia cada premio, cada distinción. Estamos todos muy felices y sabemos que es una contribución muy fuerte la que está haciendo a la causa indígena en general.

El rol de los medios de comunicación a lo largo de la historia en relación con los pueblos originarios ha sido siempre de complicidad con el olvido, la discriminación y la invisibilización.

¿Qué papel juegan en este momento los grandes medios en la lucha indígena?

El conflicto está invisibilizado. Los medios que están en manos del gobierno buscan ocultar y lo que muestran es una realidad de una dirigencia indígena obsecuente, resignada y vencida, que aplaude la política de subsidios, de asistencialismo. Y a los pueblos que están resistiendo se los mantiene ocultos. Por otro lado, los medios que están en manos del poder hegemónico y tradicional muestran a los pueblos indígenas pero como una instrumentalización, como un uso ante una lucha que tienen contra el gobierno nacional. No hay un interés genuino porque esos grupos a la larga se encuentran ligados a los enemigos históricos de los pueblos indígenas. Un ejemplo es el caso Monsanto, que tiene entre sus accionistas al Grupo Clarín y, por eso, el impacto fatal que está generando Monsanto y toda su política ligada a la soja es un tema tabú, que no aparece en los medios. Entonces, ni por izquierda ni por derecha estamos siendo respetados y considerados en lo que pretendemos para nuestro futuro inmediato.

¿Qué efecto tiene el Plan Estratégico Agroalimentario presentado por la presidenta en 2011 en la vida indígena?

Es un plan al servicio de las empresas ligadas al agronegocio y la exportación de granos. Estamos dando de comer a los chanchos de oriente cuando acá existen todavía saqueos de supermercados porque hay pobreza y una carencia absoluta. Los pueblos originarios tienen índices de enfermedades y de pestes que eran y son desconocidas y, sin embargo, están instaladas en la región indígena. Muchos de ellos están ligados al hambre y a la pobreza. Nada de eso lo viene a resolver un plan como el que anunció con bombo y platillo la presidenta y que tenía entre su público aplaudidor a todos los empresarios ligados al agronegocio.

La llegada del fracking de la mano de YPF y Chevron

Para el referente mapuche, Nahuel, el 2012 terminó con un anuncio que tiene una carga de muerte y destrucción: la llegada del fracking, la tecnología que se aplica para extraer shale gas que es cuestionada y rechazada en todo el mundo y que va a explorar y explotar aún más el territorio nacional.

¿Es otro conflicto más que se suma a la resistencia?

Cuando ya era imposible la convivencia con la explotación del petróleo y gas convencional, llega esto que es "no convencional", que tiene otro tipo de técnica, de tecnología y que impacta de manera aún más profunda porque va a afectar el recurso agua. Así que el año termina con una situación realmente fatal para los pueblos indígenas y no hay perspectiva, no hay señales de que eso vaya a cambiar. Por el contrario, van a tratar de profundizar esa política que han creado en relación a las multinacionales y va a vaciar de contenido toda esa política que el Estado promueve de soberanía energética, de una política o un modelo nacional y popular. Se convierte todo en un slogan o contenido vacío, porque en el fondo sigue prevaleciendo el interés de las multinacionales por la región.

Y el tratado es nada menos que con Chevron...

Así es. Uno de los principales accionistas de esta empresa norteamericana es David Rockefeller, un símbolo de la patria financiera. Es una muestra del rumbo o la prioridad del modelo económico.

¿Cuáles son las perspectivas para el 2013?

Va a ser un año intenso para los pueblos indígenas porque no hay ninguna perspectiva de que este modelo vaya a tener algún viraje. Al contrario, se va a profundizar. Es un año electoral y la mirada del gobierno está muy ligada a los tiempos electorales y para eso necesitan plata fresca. Eso lo va a proveer con los recursos naturales, ya sea a través de la industria extractiva o de la industria sojera. Por tal razón, se están firmando convenios con las multinacionales para profundizar la explotación.

Según el referente mapuche, Jorge Nahuel, para enfrentar esta dura realidad, la lucha debe enfocarse en visibilizar el conflicto, poner en discusión estos temas y despertar a la población, sumar voces. Además, dijo que debe articularse con otras luchas, junto a los trabajadores, a diferentes movimientos, a todo el pueblo.

"El modelo no es compatible con la vida de los pueblos originarios, por el contrario, ese modelo de depredación y destrucción confronta directamente con lo que los indígenas vienen promoviendo: una vida basada en el respeto y la armonía con el entorno natural que siempre nos rodeó y que queremos preservar", finalizó Nahuel.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Dos siglos igual

Alfredo Grande (APE).

“no digaís que agotado su tesoro, de asuntos falta enmudeció la lira, podrá no haber poetas pero siempre, habrá policía”
(aforismo implicado becqueriano)

“Las hermanas Ailén y Marina Jara están presas hace casi dos años porque la Justicia no consideró válido que se defendieran de un vecino con causas penales que, estando libre, quiso violar a una de ellas y las acosaba desde hace años. El caso resume todas las vulneraciones posibles sobre mujeres pobres de la Provincia de Buenos Aires. (Ce.Pro.D.H.)

“Los avances en materia de violencia de género están generando reacciones contrarias que llegan, incluso, a quitarles la tenencia y prohibirles ver a sus hijos a algunas madres que denuncian abuso sexual o violencia familiar. Los casos se repiten en territorio porteño y bonaerense con una ideología patriarcal donde se fuerza sólo la revinculación del padre con los hijos y se penaliza a la denunciante. La situación es tan grave que podría terminar desalentando la búsqueda de justicia”. “Las 12”, 26/1/12

Tengo recuerdos de la asamblea del año XIII de mi escuela primaria. Tuvo un equívoco lamentable. La maestra hablaba de la libertad de vientres, y yo interpreté en una escucha reduccionista que espero haber superado, que se refería a la libertad de mover el vientre. Debo admitir que el malentendido duró bastante. Entender que se refería a que un hijo de un esclavo nacía libre, fue importante para mí. Lo que siempre me impresionó fue la decisión de quemar los instrumentos de tortura en la plaza pública. En esos años la tortura como práctica me obsesionaba. La imagen de Edmundo Dantés marcado por el hierro candente me obligaba a leer varias veces ese párrafo en El Conde de Montecristo. Repetir, me enteré décadas más tarde, es el primer intento para intentar elaborar. O sea: desatar el nudo del conflicto para darle otro destino que no sea apretarnos la mente. De todos modos mi mente sigue apretada. Y en estos feriados por decreto sin ninguna necesidad y menos urgencia, aprieta mi mente lo que puedo denominar la banalización de la memoria. Banalizar quizá sea sinónimo de trivializar, de anecdotizar, de formalizar, de titularizar, de superficializar, y algunas otras denominaciones que seguramente podrían ser inventadas. El feriado transforma un acontecimiento en su peor caricatura. Un acontecimiento siempre marca un encuentro colectivo donde el trabajo, las diferentes tareas, los encuentros laboriosos preparan, condicionan, propician ese evento que luego será algo y mucho para recordar. Hay feriados como el 1 de mayo que permite los actos militantes que mantienen el fuego libertario. Otros feriados son la gran coartada para el borre parcial o absoluto, según condiciones de sustentabilidad financiera. Nada más. Para culminar el dislate, aparece el feriado puente, que garantiza turismo para casi todos los que pueden pagar el turismo puente. Para mayor curiosidad hay feriados inamovibles y otros portátiles. Que migran hacia el lunes siguiente, con lo cual la payasada queda en evidencia. Los inamovibles son, para decirlo de alguna manera, los feriados serios. Un señor y una señora feriado. Los otros, mas veletas, salen de juerga por la semana a ver si encuentran el mejor palenque donde acostarse, además de rascarse. Banalizar es entonces la operación cultural por la cual lo que llamamos nivel convencional encubridor ocupa el lugar de lo fundante. O sea: la apariencia queda investida como esencia. Un ejemplo patético de nivel convencional encubridor fue lo que relaté de “libertad para mover el vientre”. Obviamente, no es el único. Los 200 años de la asamblea del año XIII es bastante parecido. En nuestra Argentina hay esclavos y hay instrumentos de tortura. 200 años igual. Ya se habla de “trabajo esclavo” como una realidad a desmantelar. Por supuesto, que en tanto esclavo el trabajo está en su máximo nivel de degradación posible. Y el capitalista se saca la careta de empresario nacional y popular y nuestra el verdadero rostro de esclavista torturador. Es cierto que en su nivel fundante el capitalismo es reducción a servidumbre, por lo menos. Y que las jornadas laborales suelen ser tan extenuantes, con la obvia necesidad de tener dos y tres trabajos, que la diferencia con la verdadera esclavitud se torna borrosa. Y que hay expresiones de la vida cotidiana como “es de terror”, “que tortura” que muestra claramente la real percepción de la situación. Por supuesto que la cultura represora también ofrece la negación maníaca, o sea, carnavalesca, del “todo bien”. Por ahora no llegó al “todo recontra bien” o “todo excelentemente bien”. Es cuestión de esperar un poco, porque como sabemos cuando el mal acelera, el bien recién prende el motor. 200 años igual. Bicentenario mentiroso ya que todo lo que aprendí sobre la asamblea del año XIII ha sido desmentido durante estos dos siglos. Y agregamos la tortura a la misma tierra, al agua, al aire, a los que poblaron estas tierras desde el origen, a las niñas, niños y jóvenes secuestrados por la mega mafia de la Trata, a la cual seguramente este Feriado no le llega al corazón, pero que seguramente le llega al bolsillo. El método de investigación de un delito por parte de la científica policía es torturar al sospechoso. Si hay portación de rostro (en realidad de color de rostro) más tortura aún. Lo denuncia claramente la película del Oscar “El secreto de sus ojos”. Pero como dice Julio Grondona, todo pasa. Todo menos él, obviamente. 200 años igual. Ailén y Marina Jara son culpables de defenderse. Si bien constitucionalmente matar en defensa propia no es delito, simplemente porque no es asesinato, quedan presas. La cultura represora no tiene dudas en los mensajes que envía. Déjense violar, denigrar, ensuciar, manosear, babosear, porque si se defienden, lo serán pero ahora por todo el sistema penal penitenciario judicial. 200 años igual. Bariloche es para los turistas, esa especie de antropólogos idiotas. Chocolate, cerro catedral, los arrayanes, los hoteles 5 estrellas (gracias dólar blue que estás en el cielo) el circuito chico, el circuito grande, los lagos, las excursiones, etc. Un mundo feliz. Lástima esos ordinarios que quieren gas, comer, no morir de frío en invierno, comer, tener transporte accesible, comer, escuelas cercanas, comer. ¿Qué sería de la cultura represora sin el código penal? La judicialización de la pobreza es una divinura democrática. Nunca se judicializará la riqueza. Aunque ya todos sepamos que nadie hace dinero trabajando. Especialmente los que trabajan. 200 años igual. Pero todo esto que convierte un feriado es una mascarada de almanaque, un carnaval anticipado, una coartada de tramposos y vividores, no es lo más grave. De un texto todavía inédito de Alejandro Pandra extraigo una breve pero contundente cita: “Artigas confecciona en aquel congreso de Peñarol un programa extraordinario de veinte puntos para que los diputados orientales lleven a la asamblea: declaración de la independencia absoluta, sistema republicano de gobierno, régimen federal, supresión de las aduanas interiores, un plan nacional de desarrollo, prevenciones contra el despotismo militar y la sabia medida de fijar la capital de la confederación a crearse fuera de Buenos Aires. Nada se había escrito hasta entonces como ese articulado en el que se expresaba la temática de la revolución nacional con absoluta precisión y autenticidad: significaba clarificar la revolución de mayo y llevarla a la calle, sacándola del ámbito palaciego en que se manejaba”. Los diputados artiguistas no fueron aceptados…por vicios en los procedimientos de elección. Comienza el alvearismo que luego seguirá hasta De la Rúa y su Alianza para el Retroceso. 200 años igual. Si para muestra basta un botón, ese botón es un analizador. En la actualidad de nuestra ciudad, se apalean ciudadanos que no desean un parque enjaulado. Es cierto que ya tenemos al Palacio Legislativo entre rejas, a la Casa Rosada amurallada, pero un parque es un parque. Es posible que sea un gigantesco y verde aguantadero de algunos visitantes hostiles. Pero si la imaginación solo da para enrejar, evidentemente es una imaginación al no poder. 200 años igual. La justicia toma feriado, prolongado en algunos casos, y entonces toma la suplencia eso que llaman derecho, debido proceso, etc. Madres que denuncian abusos sexuales sufridos por sus hijos, son penalizadas. La revinculación es una forma en que los hijos, las hijas, pasan a ser esclavos de sus padres. No olvidemos que hasta el Papa legitima el abuso sexual a menores. No importa: ya sé que no iré al cielo y me alegro porque mis mejores amigos me esperan en el infierno. Pero lo legitima. Por acción y por omisión. No se priva de nada. ¿200 años igual? La verdad que no. El ideario de Artigas sigue latente y deberá ser tomado en esta Argentina unitaria con disfraces federales. No quiero, no queremos otros 200 años igual. No digo 200, ni 20. Ni siquiera un año más igual. Hoy cientos de miles de niños son esclavos del hambre. El funcionariato ataca las economías comunitarias, solidarias, familiares, acusando con cinismo de estado a madre y padre de promover el “trabajo infantil”. No entienden nada o entienden todo mal. Solo piensan con la mentalidad del trabajo explotado, ni se pueden imaginar una fábrica recuperada, un emprendimiento autogestivo o una economía comunitaria familiar. Por eso penalizan y judicializan a madres y padres que apenas sostienen una economía de penuria, como definiera Jorge Beinstein.
No habrá ningún feriado para que nuestro grito sea escuchado por todos los gendarmes de la cultura represora, electivos y no electivos: no habrá otros 200 años igual.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Pasión y victoria de Luciano Arruga

Claudia Rafael (APE)

Exactamente 1456 días. 36.400 horas. Pero las matemáticas no sirven en estos casos. Porque no hay un modo de definir la ausencia. De medirla. De cronometrarla. No existe un mecanismo milimétrico que permita pesar el dolor. Más de dos millones de minutos pasaron desde aquella noche del 31 de enero en que se llevaron a Luciano Arruga. Tantos que, entre medio, su hermana Vanesa Orieta lo buscó y lo busca incesantemente, deseó un hijo, transcurrió sus nueve meses de embarazo y tuvo a su pequeño Astu que ya reconoce a ese tío al que nunca abrazará.

La medida exacta del símbolo que constituye hoy Luciano está tal vez en el cuerpo y en la voz de Vanesa. Que se planta al sistema como lo hizo antes su hermano pero con la certidumbre de que se enfrenta a un monstruo tentacular de brazos crueles. Con las herramientas que le dio el camino. Y que hoy la habilita a analizar que hay millones de lucianos. Que son engullidos sanguinariamente: con el gatillo fácil o con el hambre sistémica. “Hablamos de mafias enquistadas a lo largo y ancho de nuestro país”, dice a APe. Que –analiza- nacen de las complicidades y las connivencias abonadas profusamente desde cada una de las patas del poder: la Justicia, la policía, los medios, los brazos políticos y los intereses económicos.

“Ya no tenemos esperanzas de encontrar a Luciano. Hace rato que las perdimos. Pero sí tenemos la esperanza de que nuestra voz se escuche”, relata. Y también la certeza de que, a su manera, Luciano dibujó el sabor de la victoria y venció cada uno de los discursos del poder.

Aprendizajes

-Pasaron cuatro años ya desde la desaparición de Luciano. ¿Qué fuiste aprendiendo en este camino?

-Primero se vive con mucho dolor. Porque uno se va relacionando con otras familias y en la mayoría de los casos me encontré con madres muy luchadoras que cargan con una profunda tristeza. Madres que lograron canalizar su dolor en una organización y haciendo cosas en sus barrios. Pero también fui conociendo otras madres que lamentablemente nunca pudieron salir de su lugar de sufrimiento, que no encontraron la forma de organizarse, de estar acompañadas. Y no encontrar justicia les provoca también una enorme tristeza. A mí eso me hizo entender que militando la causa por la aparición de mi hermano nosotros habíamos logrado ponerlo como ejemplo de muchas otras causas. Era imprescindible tratar como una problemática a las desapariciones y al gatillo fácil que lamentablemente tanto se dan desde la recuperación de la democracia hasta estos días. Hay más de 3700 pibes asesinados, más de 200 personas desaparecidas. Tratamos de hablar por todos aquellos que siguen sin voz, los sectores más pobres, y tratando de tener mucha humildad en este recorrido. Tratando de mantener siempre la cordura, de no tranzar con nadie. Este camino me enseñó también que hay gente que se acercan con intereses muy personales y nosotros tratamos siempre, desde Familiares y Amigos, de hacerles entender que el objetivo es muy diferente al que esperan. Que nosotros estamos luchando por nuestros hermanos que, en su situación de vulnerabilidad, no pueden expresar su dolor y angustia y no lo pueden hacer mediante la organización y la lucha. He aprendido mucho. Y entendí –durante ese camino junto a otros familiares- que ésta es una lógica que se repite de forma sistemática.

-¿Por qué no se puede revertir?

-En cierta forma, seguimos rehenes de sectores de mucho poder. Sectores sociales que tienen el poder cultural, el poder económico y el acceso a los medios. Hay poderes políticos que lamentablemente operan para mantener esclavizados a ciertos sectores de la sociedad. Y ese sector de tanta pobreza representa el 40 por ciento de la sociedad. Personas que son sometidas a políticas mezquinas, dañinas, a las que todo el tiempo intentan excluir. El poder judicial es discriminador y criminaliza y opera para cierto sector de la sociedad de mucho poder. Y los medios de comunicación responden a la misma lógica. Todos intentan mantener el estatus y eso implica dejar excluida a una parte importante de la sociedad. Y esto repercute en vidas humanas. No sólo en las víctimas del gatillo fácil. Porque hay pibes que siguen sufriendo el hambre, que mueren por enfermedades que pueden ser perfectamente curables, por infinita cantidad de situaciones propias de la vida de vulnerabilidad de los barrios. Responde más a esto. A un grupo económico que no quiere perder su lugar y para eso tiene que seguir manteniendo al 40 por ciento de la sociedad en un lugar de absoluta pobreza.

Desaparición forzada

-A casi cuatro años de la desaparición de tu hermano, recién hace un par de meses fuiste recibida por el gobernador Daniel Scioli. ¿Qué se siente?

-Se siente más convicción. No creas que siento dolor. Porque no esperaba nada más de la persona con la que me reuní después de tres años y ocho meses de desaparecido mi hermano. Una persona que ocupa el cargo más importante en la provincia y que nunca respondió a una de las causas más graves después de la de Julio López. Así que siento más convicción. Porque nosotros tenemos que tener siempre presente que no se trata sólo de gatillo fácil como situación aislada. Por supuesto que a este sector político le interesa mantener a esta parte de la sociedad sometida. Y hay que hablar de connivencias, de relaciones entre los sectores políticos y las fuerzas de seguridad. Porque hablamos de mafias enquistadas a lo largo y ancho de nuestro país. Que no van a ser tocadas porque hay intereses de fondo. Y nada de esto me sorprende. Al contrario. Me genera más ganas de seguir, de organizarme cada día más, para que el caso de mi hermano sirva como ejemplo. Y ojo…que lo digo entendiendo que nosotros probablemente nunca lleguemos a encontrar a Luciano y quizás tampoco podamos encontrar esa justicia que esperamos. Entonces, con más razón queremos que se convierta en un ejemplo y que sirva para otras familias que sufren lo mismo. Para entender cuáles deben ser los caminos más rápidos, adónde se debe recurrir de forma inmediata. Ya no tenemos esperanzas de encontrar a Luciano. Hace rato que las perdimos. Pero sí tenemos la esperanza de que nuestra voz se escuche. Y sentimos que se está escuchando cada día más y buscamos que esto despierte a ese sector de la sociedad que queremos despertar. A esas madres y a esos padres que lamentablemente ven morir a sus hijos en los barrios.

-Desde 2009 y hasta finales de 2012 la causa estuvo caratulada como “averiguación de paradero”. Recién entonces se la cambió a “desaparición forzada de persona” que era lo que tanto reclamaban ustedes. ¿Qué implica realmente ese cambio?

-Es fundamental. Es darle cierta veracidad a lo que denunció la familia desde el inicio. Es confirmar ante la sociedad lo que veníamos denunciando de forma desesperada en los espacios públicos, que era el único lugar que nos dejaron. Es vencer a ese sector de poder que no es sólo judicial. Acá se ha vencido a un sector político que trató de ocultar esto. Se ha vencido el discurso que nace de los medios y también se ha vencido el discurso que nace de un sector social que pide más seguridad. Así que es muy importante. Quizás nosotros no encontremos justicia ni encontremos a Luciano pero todo lo que está generando esta causa va a servir para otros que vengan atrás nuestro para fortalecerlos y dar un camino un poco más claro.

Astu

El niño abre las alas y mira el mundo. Señala la foto de su tío en las pancartas y lo llama. Nunca sabrá lo que es el picadito con Luciano ni cantará con él una de los Redondos. Pero heredará una bandera a la victoria que lo envuelve desde la cuna. Astu es pequeño aún para tanto nombre: significa pájaro de los Andes. Y deberá recorrer mucho trecho todavía para atrevérsele a las cordilleras de utopía que le atravesarán el alma.

-¿Qué le vas a contar a tu hijo sobre su tío?

-El ya lo reconoce a su tío. Y cuando lo ve en una bandera o en una foto, lo toca. Yo siempre le voy a hablar de su tío. Y él tiene que entender que si nosotros hoy estamos luchando por su tío es porque él nos sigue dando esa fuerza y esas ganas para hacerlo. Luciano era un ser maravilloso. Y yo lo voy a decir porque es mi hermano, por supuesto. Pero además, quiero aclararte que también es así porque soy muy justa. Y si él no hubiera cuadrado dentro de mi lógica, probablemente no me hubiese jugado tanto. Pero Lu era una persona solidaria, que daba lo que no tenía, que sacaba de su heladera la comida que le hacía falta a alguno de sus amigos. Y ante una persona así, me tengo que jugar la vida. Y yo por mi hermano me juego la vida. Tengo una familia, la tengo que proteger y lo hago. Pero también siento que luchar y dar la vida por mi hermano va a proteger a mi hijo. Porque quiero formar para él una sociedad diferente, en la que todos podamos ser tratados como seres humanos, en la que se respete al otro más allá de su color de piel o del barrio en el que viva. Esa es la sociedad que quiero para mi hijo. Y por eso también arriesgo mi vida. Para que la sociedad en la que él se desarrolle, cambie. Y sino, para que sepa que su madre hizo todo lo posible para lograr una sociedad justa, equitativa, en la que se respeten los derechos humanos de las personas.

-Cuando decís “me juego la vida” ¿significa que seguís recibiendo presiones y amenazas?

-Sí. Tanto yo como el grupo de familiares y amigos. Al ser más visible, dentro de todo yo paso situaciones menos densas. Pero mis compañeros sufren amenazas y por eso tengo que estar más que nunca en esta lucha. Y seguir poniendo mi cara, mi voz, mi cuerpo.

El olor de la rebeldía

Ella parece frágil. Vulnerable. Los ojitos brillan en medio de tanta, tanta oscuridad. Logra una alquimia de mágicos ribetes cuando entremezcla su inacabable ternura con la convicción de definir que “hay poderes políticos que lamentablemente operan para mantener esclavizados a ciertos sectores de la sociedad”. Y ostenta la dolorosa notoriedad de ocupar espacios en los medios –a fuerza de codazos y rebeliones- por ser la hermana de Luciano Arruga. El pibe que radiografía al entero sistema. El morocho pobre, hincha de River, que cartoneaba por la vida y la emprendía contra la pelota en un picadito del barrio 12 de Octubre, en Lomas del Mirador, al que desaparecieron porque le dijo que no a la gorra. El que raleaba sus días de escuela, ese edificio que es maestro en expulsar de sus paredes a los Lucianos. Y los deja endebles, quebradizos.

Luciano estaba destinado al ostracismo de millones que deambulan en los anchos márgenes de las barriadas castigadas. Que respiran, aman, duelen, ríen, sangran, caen, sienten, gritan, callan, ruedan en los villorrios de la patria que sofoca y socava. Pero él osó plantársele al sistema mismo sin siquiera tener noción de tamaño arrojo. Sin tener conciencia profunda de lo que vendría. Luciano fue secuestrado el 31 de enero de 2009. Sus rastros se pierden entre las rejas de un calabozo y la tortura de cuatro años atrás. En el lugar al que destinan a los sobrantes, a los que alzan la voz, a los que se le atreven. Ante el aplauso connivente de las mayorías que lustran amorosamente el nido metálico donde crecen los huevos de la serpiente.

Vanesa Orieta es bellamente indómita. Y trasunta en su piel el olor de la rebeldía. Con la textura de los vientos y los ríos en la voz. Para no callar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.