miércoles, 27 de febrero de 2013

Desorden y dominación

Leonardo Sai (especial para ARGENPRESS.info)
.

De lo que trata la lucha de clases primeramente y en última instancia puede resumirse, en las vísperas del socialismo, en una sola palabra: Tecnología. Mientras la sociedad sea una sociedad de clases, la clase social que gobierna las potencias innovativas humanas a escala social tiene y tendrá la manija de la transformación política y el diseño de nuevas formas de vida.
Notas sobre la economía política de la historia
Pablo Levin

¿Significa que la teoría crítica de la sociedad abdica y deja el campo libre a una sociología empírica, libre de toda guía teórica, excepto la metodológica, que sucumbe a las falacias de una concreción mal situada, realizando así un servicio ideológico al tiempo que proclama la eliminación de los juicios de valor? ¿O los conceptos dialécticos muestran una vez más su valor, comprendiendo su propia situación como la de la sociedad que analizan? Puede sugerirse una respuesta si se considera la teoría crítica precisamente en el punto de su mayor debilidad: su incapacidad para demostrar la existencia de tendencias liberadoras dentro de la sociedad establecida.
El hombre unidimensional
Herbert Marcuse

Cuando la presidenta hace referencia a un “anarco-capitalismo financiero” no está hablando de la anarquía mercantil, esencial al modo de producción capitalista. Sospechamos que hace referencia a la textura de las instituciones como totalidad mundial y turbulencia. Ni la bolsa de Nueva York se afirma inmune, autónoma, en la interdependencia del sistema mundial: está en camino a ser controlada por Intercontinental Exchange, su rival. Las acciones se derrumban, el líquido busca activos reales como la tierra y el cemento. Las burbujas de derivados e inmobiliarias no pararán de explotar. Totalidad que ya no se presenta como “administración” o “totalidad represiva” sino como totalidad permisiva. Nadie, ni el Banco de Basilea, sabe rigurosamente el monto total de derivados que existen en el globo. Ya no hace falta una ciencia operacional que metódicamente controle lo social: el consumidor participa tanto de la noticia como del espacio publicitario. Envía sus ideas, opiniones, filma la emergencia. Un banco bueno, un banco tóxico y que las pérdidas la paguen los contribuyentes. Ningún saber técnico, pura estafa. Otro documental de Michael Moore. Las ciencias de la manipulación y el departamento de relaciones humanas fueron relevados por la informática y las ciencias de la información que, bajo el tendido de redes sociales, (re) producen el auto-control y la auto-censura: lo que hay que decir para quedar bien; lo que hay expresar emocionalmente para ser considerado “de los nuestros”; los gustos que se deben hacer públicos... Todo el espacio íntimo se redefinió como gestión de la subjetividad y la subjetividad como una grilla bien dispuesta para los “recursos humanos”. Por supuesto, no sin ofrecer entretenimiento para la depre, crédito virtual para el vicio, relaciones sociales para la fobia, sexualidad para las ansias, concreción del lenguaje para no hacerse mucho drama... Renovadas posibilidades para la descarga de obsesión e histeria; una democracia de la “agenda propia”.

La estética del control de la sociedad tecnológica no es un mundo donde directores, managers y selectores coachers —supuestos traidores que escarban la “ideología” con cognitivismo, tests de la lluvia, casita y árbol; batería de preguntas que confirmen la mansedumbre— destruyen el pensamiento dialéctico con conductismo norteamericano. No pasa por un saber “científico” que ejercerían unos contra otros. El humanismo concluyó. No hay más dioses ni sabios. El paper reemplazó archivo y lectura. Nadie lee porque se desconoce lo que el leer es en verdad. Es algo mucho más participativo y abierto, más y menos personal. Más personal porque el actor se asume como tal y “manipula” toda una serie de herramientas, cuidados y terapéuticas de la apariencia que van desde el uso esnobista del psicoanálisis porteño, pasando por las neurolinguisticas, hasta las terapias alternativas, orientalismo y auto-managment. Menos personal porque se ha desdibujado el espacio de confrontación mediante tercerización, video-vigilancia, registro informático de los movimientos y la atención. La estética de la sociedad del control no es un panóptico sino un juego constante de duplicidades en dinámicas de poder que actualizan las antiguas cortes aristocráticas. Es un mundo, esencialmente, cortesano. Sinóptico. Un mundo donde no hay que mostrarse ni demasiado adulador ni demasiado obvio: el objetivo, como en los reality shows, es ganar el favor del Uno (amo) de modos sutiles. El controlador es el controlado, el controlado es el controlador: el juego funciona, circula, nadie quiere dejar de ejercer su cuota-participación; la oportunidad hace de sinceridad toda. Asistimos a la suavidad absoluta respecto de la maquinación: allí donde el dominio tecnológico no ejerce un control efectivo sobre un determinado campo social, acecha la permanente inseguridad y el peligro oblicuo. ¿Fetichismo?

La seducción del capitalismo sobre la inmensidad trabajadora del globo se encuentra en la súper-producción de bienes, en su derrame, en el abaratamiento permanente de las tecnologías: es una percepción material y constituye un índice real de la capacidad reproductiva y la mejora de las condiciones de vida. La miseria del capitalismo no es absoluta sino relativa: el trabajador del XXI tendrá su auto con paneles solares mientras el capitalista comprará su isla privada rematada por el estado. El límite del capital no yace ni en el trabajo a gran escala ni en la automatización sino en la creencia maciza de la cultura que los trabajadores son incapaces de planificar al capital. Ningún Lenin. La diferenciación de la clase es la diferenciación de la historia. No hay una lucha esencial sino combates pluri-contextuales. Los trabajadores deben revolucionar la producción con ensayos respecto de la propia capacidad de hacerse con el comando innovador del proceso social. Siglos le llevó a la burguesía y todo puño de hierro que decida con anticipación demostrará estar guiado por odio, destrucción, voluntad de poderío, irresponsabilidad absoluta respecto del pueblo. Luxemburgo expone las lacras teóricas del legado bolchevique. Las experiencias sin teoría, sin estrategia, prácticamente absorbidas por el estado, aún demuestran el saber arreglárselas de los trabajadores cuando la contradicción alcanza la destrucción del oro (trabajo). En la sociedad tecnológica, el capital hace rato superó los límites del cuerpo y su promesa actual es la modificación biológica de la especie. Volverse más inteligente, juventud eterna, robótica de sí: clientes de lo maligno en el parque humano posmo. El capital tecnológico supera, concretamente, la finitud humana: no promete nada, crea. El problema es que nosotros no estaremos allí. Dust to dust. La cosa se ha vuelta por demás impredecible. ¿Seguridad?

Las cámaras de Global View (La Plata, Tigre, Lanús, Mar del Plata, Lomas de Zamora, Rosario) se difunden por C5N y todos nos sentimos mejor. La empresa aprovecha los subsidios del gobierno a las municipalidades y provee, con sus técnicos e instalaciones, de la tecnología y dispositivos necesarios para el combate de la inseguridad. Ahora “las nuevas tecnologías” pueden controlar el vandalismo, la droga, la acumulación de basura, la alteración del orden público. ¡Cómo no se nos ocurrió antes! ¡All in One! Lástima que el vigilante sea un humano, demasiado humano, y que el 15% del tiempo de visualización se dedique a culos y tetas (abundante café, crucigramas, somnolencia) De todos modos, no somos Marcuse y lejos estamos de posicionarnos en contra del sistema de cámaras de forma categórica, absoluta. Subrayamos su carácter limitado, su lugar como medio y no como fin: la necesidad de profundizar la planificación de la reconstrucción social en urbes divididas entre excluidos e incluidos. Debe profundizarse la legislación sobre el uso de la imagen captada en una multiplicidad de espacios (públicos y privados) y la obligación de que las corporaciones informen acerca de su uso, quienes son los titulares de las mismas, el derecho a rectificar, corregir información dañosa. Habeas data como piso para lo que vendrá. Derecho a la imagen y control ciudadano. Mientras tanto, proliferan noticias que identifican las empresas de seguridad que venden estos servicios de video-vigilancia como grupos mediáticos que difunden sus “logros” por canales de noticias. Sucede que la cuestión no pasa por la inteligencia y astucia de los Vila-Manzano, Szpolski, Montoto para capturar la inversión del estado sino por un proceso objetivo de subsunción del derecho penal a las empresas de tecnología . No pasa solo en la Argentina y la trama no se trabaja con denuncias histéricas contra empresarios sino con legislación adecuada, tribunales y sensibilidad para un pánico social cuyo montaje no son “los medios” sino el límite intervensionista del estado. El “modelo productivo” ya no genera empleo —entre el tercer trimestre de 2011 y el tercero de 2012 el sector privado creó solo 9000 puestos de trabajo, un crecimiento del 0.1% i.a. El mercado no puede absorber ni reducir la pobreza / indigencia estructural. Ni en Argentina, ni en Brasil. No alcanza. La planificación del estado debe ser directa para desarmar el guetto con control de importaciones, empresas estatales mano de obra intensivas, asegurando mercado interno y ganancias. No faltará la acusación de desempleo encubierto, industrialización forzada, estalinismo, autoritarismo, mercantilismo, clientelismo y el índice delictivo volverá a caer contra la sección policiales que jamás se detendrá. Tampoco nos engañemos. El secreto del éxito de la tecnología de la video-vigilancia sobre la planificación del rescate de la miseria no es la comodidad de sus ventajas: yace en sus desventajas. El amor del público al policía virtual que lo cuida en todas partes es narcisismo. Es a nosotros mismos a quienes nos vemos reflejados en la ciénaga: es al otro, al excluido, a quien se controla. Queremos el mimo del Gran Hermano mientras consumimos con tranquilidad. Una ciudad cerrada, atrincherada. La derecha se monta sobre este poderoso simplismo y discriminación con fuerza, firmeza, potencia, megalomanía y ridiculez. Sin embargo, constituyen los únicos que representan, en forma inculta y trastornada, la presión real de la villa. Las clases medias están atrapadas en esta dicotomía. Y ante cualquier avance del estado sobre los territorios no falta quienes vociferan: ¡a ellos le dan todo y a nosotros nos suben el ABL! Si el pibe chorro no existiera, habríamos tenido que inventarlo. Junto al enfrentamiento del trauma convive la pulsión que hacia él quiere retornar: “con los milicos estas cosas no pasaban”. Las voces que claman por reconciliación con el pasado son este mismo deseo de retorno. Dicen que tienen “miedo de vivir en un país dividido”. Votan el futuro de Antonia. Pero el futuro de Antonia es el país de la banalidad judicial. Un país donde la escritura forense se funde con el amarillismo y la hiper-inflación punitiva. Un “modelo de país” donde el relato policial se impone sobre el proceso judicial; donde agentes encubiertos y con reserva de identidad desvían hipótesis; donde abundan los chantajes, apremios a testigos e imputados para que delaten situaciones e impliquen a personas; donde existe una permanente superposición de la mediática en paralelo a la investigación; donde se sospecha del entorno familiar de las víctimas o directamente de la propia víctima; se convalida desde la justicia los actos policiales; donde se delega la búsqueda o paradero en la mismo fuerza sospechada de la desaparición; donde se caratulan causas como averiguación de paradero y no como desaparición forzada de persona: el futuro de Antonia es la proliferación de expedientes Luciano Arruga. La carga deudora del kircherismo es solvencia de la derecha pop. No por ideología, sino por amor. Volvamos.

Si especulamos, desde lo que la historiografía llama “edad moderna” hasta la fecha, la idea que estructura el concepto de dominación es la idea de orden; un orden con pretensión de legitimidad. Legítimo quiere decir: series de creencias que hacen aceptable, deseable, tolerable, soportable el ser dominado. Hay interés o adhesión fingida de individuos o grupos enteros, es decir, se produce la obediencia formal que es la probabilidad de la dominación material: el cálculo para expandirse. La pretensión es la identidad del proyecto de poder: “somos la vanguardia de los trabajadores” “somos la República” “somos los herederos de la juventud maravillosa”. Esa dominación, particularmente estudiada por la sociología política, fue comprendida bajo la égida del concepto de “estado” (cuadro administrativo) y la crítica de la economía política la sintetizó como un aprori histórico que se imponía, objetivamente, a espaldas de los hombres y del control político de las instituciones como forma social, esto es, el dinero en tanto valor mercantil y realización del capital: riqueza abstracta. Regresando a la sociología política —que es siempre una sociología del derecho— subrayamos que la relación entre “orden” y “dominación” alcanza su unidad en el estado de excepción.

Es cierto que el estado de excepción es empírica, técnica, productivamente, una relación de poder disciplinario y una fuente saber positivo sobre el hombre: la diferencia debe ser normalizada. Marca el límite de lo aceptable. Según su dictat, despliega las fuerzas del Leviathan para reconstruir el monopolio de la violencia del pastor: la coacción debe fundamentarse racionalmente. La imaginación política considera esa relación como imagen de soberanía: la espada, el vértice, el sagrado origen mítico de la Nación. De hecho, la soberanía, como representación total del mundo del XXI, se monta, exaspera y prolonga el dominio políticamente apolítico del derecho internacional del XX. Espejea el mercado mundial de la sociedad mundial y su comunicación: la pirámide se escapa del ámbito nacional y se re-organiza, supra-nacional, incluyendo el teatro de actores nacionales, internacionales, trasnacionales, globales. Cambia la escala, el grado, el alcance, la diferencia cualitativa: el triángulo es el mismo y no lo es. Dicho de modo esquemático: durante la modernidad, la apariencia es la de un orden legítimo mientras el desorden yace como su verdad (des) oculta (crisis, excepción soberana, reserva de valor, fuerzas armadas) Hoy se invierten los términos. La apariencia es el desorden (multitud, turbulencias financieras, crisis de representación política, narcotráfico, medio ambiente, reserva de valor) mientras que el orden se oculta y comprobamos su poder monopólico en la superficie de los precios: el orden de la potenciación tecnológica se dispersa y enmaraña con las posibilidades siempre renovadas de una libertad interpretada como valor de uso.

Cuando existía el orden, y la anomia era excepcional, no se necesitaba del uso. Uno se refería al Orden para saber lo que significaban las palabras. Y después, cuando las palabras funcionan, se recurría al amo del discurso, de la verdad, una relación de autoridad que puntualizaba, disciplinaba, exigía, elegía lo que ellas significaban. Pero cuando el Orden se derrite, se liquida como representación de la totalidad, cuando la estructura es reemplazada por las expectativas y la contingencia, cuando se cree menos que más en el amo de la verdad, cuando él dice esto y yo digo otra cosa, solo quedan los valores de uso. Uso y nada más que uso. El uso se impone porque no hay más saber, donde la voluntad de sistema muere y cada cual con su “verdad relativa”, con su pequeña secta, su séquito de amos más o menos fallados... En el desorden, no hay técnica que valga. Hay que saber arreglárselas. No es solo “neo-liberalismo” sino un horizonte de mayor liberación de la máquina deseante. El mundo de la sociedad disciplinaria era pletórico de técnicas, saberes, know how. El mundo de la sociedad tecnológica, de la sociedad de control, es más imprevisible, salvaje. La cosa no está domesticada, no es sumisa ni dócil sino indómita. La disciplina es una racionalidad de alcance universal mientras el control es, esencialmente, singular. En un caso existe una anticipación, un saber previo, no hay grandes sorpresas. En el otro, se aprehende el cuidado y la prudencia porque se desconoce la dinámica y siempre se debe esperar lo peor. La disciplina puede apresar, conceptualmente, su objeto. No sucede lo mismo con el control: la posibilidad de su poder es ajeno a toda captura conceptual; el control es un saber en tanto “desenvolverse con algo”. Pero este algo que se controla, este algo del cual hay un uso, un “servirse de”, no puede ser apresado en un código: se sustrae y traspasa. La disciplina es paranoide, el control: esquizo. Y el individuo, soberano de sí, no quiere que lo toquen los juguetes. Se lo “empodera” (empowerment).

¡Qué nadie se atreva al atraso civilizatorio del dirigismo económico! No acceder a facebook o a la novedad tecnológica equivale a dictadura y modo de producción asiático. Legislar sobre el uso y abuso de Internet equivale a ser policía y agente de inteligencia de la CIA. No descontrolarse, socialmente, se ajusta a los términos del puritanismo fanático, la ausencia de juventud, perfil de imbécil. Si no hay descontrol, no hay vida. Hace rato que la dominación ya no se practica sobre la organización institucional del excedente sino asegurándolo mediante estrategias que desborden y suspendan la legalidad. Metáfora de la “doctrina del shock” en Noemí Klein. Cuando el caos está lo suficientemente cocido, el desorden al dente: el estado deberá sacar de donde sea flujos enormes de dinero para re-definir urbanidades, adecuarlas a los pisos e innovaciones tecnológicas que determinan, extrínsecamente, los diagramas de infraestructuras nacionales; cubrir desastres dudosamente “naturales”; hacerse de armas en cuya venta se realiza la obsolescencia programada o negociar la periferia con paz, es decir, pactar un escudo anti-misiles; comprar materiales imprescindibles para aceitar y atraer inversiones; endeudarse para re-encaminar las necesidades energéticas y exploratorias... Todo lo cual re-lanza el convite de la subsunción del espacio nacional del valor. La conciencia regional y latinoamericana de desarrollo asociado es el modo más económico de financiar el movimiento particular del estado emergente. El entrelazamiento regional hace posible hoy la política económica nacional; no al revés. Así y todo, tanto en Honduras como en Paraguay, Venezuela y nuestra nación, “el mal no viene de afuera”.

El desorden no se opone al orden de forma exterior sino que encubre el estado de excepción como posibilidad permanente: la apariencia puede ahora jactarse de incorporar todas las diferencias multi-culturales (aspecto progresivo de la posmodernidad liberal) mientras alimenta el dominio abstracto, normativo, supra-nacional que, cada tanto, reclama la desorganización de los espacios nacionales para ajustarse al dictat de las turbulencias financieras y el vértigo de la innovación tecnológica. La “voluntad destituyente”, como reacción frente al apetito de poder, forma lo subjetivo, en la causa eficiente, por objetivo. Fácilmente, se le endosa paranoia. Es que lo poco que puede la clase dominante doméstica y su bostera sociedad rural frente a este proceso equivale a un enorme proceso de hundimiento, ruina y desastre. En los noventas fueron transparentes las alianzas con las privatizadas y el stand by del FMI (comunidad de negocios) cayendo en bloque a la decisión internacional, vendieron y rajaron, hasta que Techint-Lavagna-Duhalde cerraron el traspase, 19 y 20 de diciembre y devaluación asimétrica mediante. No hubo pueblada ni sujeto popular sino implosión ortodoxa y macro-economía. El desorden es la sustracción objetiva de la decisión desde el interior de los espacios nacionales. Hace compatible la aceleración técnica mundial y las instituciones que se desarrollaron en etapas de industrialización ya subsumidas por la potenciación tecnológica sin paredes. Los estados nacionales responden a estas fuerzas organizando bloques regionales que esgrimen como “conquistas soberanas” la aceptación de propuestas que convalidan la sustracción: “si todos cedemos, nadie cede y tenemos contrato social”. Se remeda la ficción jurídica de la modernidad, a escala planetaria, mientras la inversión en tecnología armamentística consiente la exportación de guerras, el privilegio del innovador (posesión de una arma de mayor destrucción que la que circula en el mercado negro) y el peso para desplomar con el puño toda diplomacia y diálogo entre las naciones. Tal es la actualización de ese trasto viejo conocido como “contrato social”. En los momentos en donde lo que debería aparecer es la decisión del estado respecto de lo que se llamaba “sociedad civil” aparece un tipo de poder que amenaza desbordar y efectivamente limita su jurisdicción: sea Argentina con los fondos privados (buitres); Grecia, aterrorizada de salir del euro; sacrificio de la pertenencia en España; Merkel en su disputa con los euro-bonos; Obama y su lucha para reformar el sistema de salud y el desarme masivo de su población... La diferenciación tecnológica permanente del capital desordena, flexibiliza, penetra, sanciona normas que tienden a la unificación internacional del derecho mientras la particularidad de los problemas denuncia, por estéril, la burocracia de su escritura. Entonces, la legitimidad se desplaza de la representación y sus estructuras a la legalidad de los estallidos (“no estamos en contra del sistema: el sistema está en contra nuestra”) y a la contención de la acción directa mediante el aparato de inteligencia y los acuerdos militares de control a escala: el sistema gobierna a distancia de la representación política. Se “deja hacer” a la acción directa porque las creencias del desorden, en tanto acicate de la dominación, toman a la crisis política permanente como materia y a la acción directa como demanda de seguridad. El círculo es explosivo; se envicia, regenera.

La mayoría amorfa de la globalización constituye la válvula (impaciencia) con la cual se regula el desorden como dominación de las necesidades del individuo, relativamente, desvinculadas de su ámbito nacional: la “libertad sin raíces” produce su opuesto idéntico, esto es, la regresión civilizatoria hacia la derecha nacionalista como ajuste en los términos de la competencia respecto del capitalismo asiático estrechamente aliado a las empresas de tecnología e innovación general de los Estados Unidos.

Dicho de otro modo: “la multitud” no es el sujeto llamado a constituirse contra “el imperio” sino la forma legítima de la dominación política del capital tecnológico.

Referencias:
1) El capital tecnológico; Pablo Levin; 1997; Catálogos.
2) El hombre unidimensional: Ensayo sobre la ideología de la sociedad industrial avanzada; Herbert Marcuse; Planeta-Agostini.
3) Imperio; Antonio Negri y Michael Hard; 2000; Paidos.
4) Cambios y continuidades de la justicia frente a la violencia institucional; Julián Axat y Guido L.Croxatto. Blog Niño Rizoma.
5) El Otro que no existe y sus comités de ética. Seminario en colaboración con Éric Laurent; Jacques Alain Miller; 2005; Paidós.
6) Riding Global Financial Waves: The Economic Impact of Global Financial Shocks on Emerging Market Economies; Gustavo Adler y Camilo E. Tovar; Julio 2012; Web FMI.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Claudio Katz por “Anatomía del Kirchnerismo”: Hay una diferencia radical entre Néstor, Cristina y Chávez por el Socialismo del siglo XXI

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Mario Hernandez (MH): Hoy voy a tener la oportunidad de estar dialogando sobre tu último trabajo, “Anatomía del kirchnerismo”. Recomiendo su lectura completa. Yo me voy a centrar en algunos aspectos que son los que personalmente más me han interesado.

Hacés referencia a 3 conceptos claves para comprender al kirchnerismo:

1) La reconstrucción del Estado capitalista

2) El régimen neopopulista

3) Un gobierno de centroizquierda

Respecto del primero de estos ejes señalás que el kirchnerismo ha buscado gestar un Estado capitalista serio, una suerte de recreación de la burguesía nacional. Mi pregunta sería ¿qué éxito ha tenido?

Cladio Katz (CK): Muy lejos de lo que ellos esperaban porque la expectativa del gobierno a reconstruir el Estado capitalista al servicio de los grupos económicos tradicionales era que iba a dar lugar a otro tipo de capitalismo, no al que llevó a la crisis del 2001 sino que iba a inaugurar una modalidad económica distinta. Diez años después vemos que la idea de un capitalismo serio, diferente al anarco-capitalismo liberal sigue siendo imaginaria dado que no existe ningún modelo en el mundo. El ideal alemán o el de los países asiáticos es el que está hoy en discusión y sobre todo podemos observar que los problemas tradicionales de la economía argentina, una vez concluida la etapa de recomposición del poder adquisitivo de la población, de agotamiento de la capacidad ociosa, vuelven a emerger los desequilibrios tradicionales, especialmente centrados hoy en día en dos puntos centrales: la inflación y el desequilibrio de las cuentas públicas.
El gobierno, como en el pasado, ha vuelto a utilizar los recursos del Estado para subvencionar a los grandes grupos nacionales con la expectativa que inviertan pero, en los hechos, han mantenido la norma de fugar capital, remarcar precios, utilizar el dinero de las subvenciones estatales para su propio patrimonio, por lo tanto, han recreado los problemas tradicionales del capitalismo argentino. En este punto no cabe ninguna duda que la expectativa inicial del gobierno no ha quedado satisfecha.

MH: Hay una afirmación fuerte en esa primera parte de tu trabajo donde señalás que los problemas actuales son consecuencia del propio modelo y no meros resabios de los años 90.

CK: La idea que todos los inconvenientes de la economía argentina provienen de un legado se podía sostener, quizá, en los primeros años, en los momentos iniciales del modelo, transcurrida una década resulta poco consistente atribuir, por ejemplo, la crisis ferroviaria al legado del menemismo cuando es evidente que en esa materia hubo más continuidades que rupturas.
Es el mismo argumento que se suele utilizar con la crisis internacional. Es un comodín que aparece como un elemento para justificar una u otra medida y no tomar en cuenta que los desequilibrios actuales provienen de las propias limitaciones de un modelo neo-desarrollista que pretende reconstruir la burguesía nacional, recomponer el proyecto industrializador, pero que no ha tenido ningún éxito en lograrlo.

El kirchnerismo no reconstruyó el Estado a los palos

MH: Me llamó la atención de este concepto acerca de la reconstrucción del Estado capitalista cuando señalás que de alguna manera el kirchnerismo retoma el proyecto de la renovación peronista que encabezó Antonio Cafiero en los ’80.

CK: Para entender bien al kirchnerismo tenemos que tener en cuenta tres cosas: la primera es que hubo una reconstrucción de la estructura estatal pero con asistencia a los empobrecidos, con avances democráticos y mejoras sociales. Es importante tener en cuenta estos componentes porque sino unilateralizamos el análisis. El kirchnerismo no reconstruyó el Estado a los palos, empobreciendo a la población, sino que lo hizo a través de importantes concesiones sociales y democráticas. No hay que perder de vista en ningún momento este elemento.
El segundo aspecto que me parece importante es que lo hizo con un régimen político que retoma algunos elementos del primer peronismo como la reconstrucción fuerte de la autoridad presidencial, la utilización de un contexto económico favorable para otorgar ciertas mejoras sociales pero con una diferencia clave que es la relación con la clase obrera.
Esa relación privilegiada que había con los trabajadores en los ’50, en una situación inédita en el mundo por los logros del proletariado argentino, no es el kirchnerismo actual que de alguna manera convalida la fractura de los trabajadores empobrecidos e integrados y ha buscado un distanciamiento fuerte con los sindicatos para congraciarse con los grupos capitalistas.

La intención de Cristina es avanzar hacia una construcción política propia

El tercer elemento sería que es un gobierno de centro-izquierda. Utilizo este término en el sentido de este alineamiento clásico de América Latina para señalar que tiene más semejanzas con Lula, Dilma, Tabaré o Mugica que con los gobiernos derechistas como Piñera o los gobiernos antiimperialistas radicales como Evo Morales o Chávez.
También hay un elemento específico nacional que consiste en retomar la idea de la renovación cafierista en el sentido de construir un proyecto político que esté distanciado del peronismo tradicional, del aparato justicialista. Es el proyecto de la transversalidad que le ha permitido al kirchnerismo forjar un frente político con sectores progresistas que tradicionalmente no adherían al peronismo.
En esto siempre ha habido idas y vueltas. En los momentos de mayor respiro político, tanto Néstor como Cristina, avanzaron en esta construcción de una estructura propia y en los momentos de crisis se han recostado nuevamente en los gobernadores, en los barones del Gran Buenos Aires y en el peronismo tradicional, pero claramente la intención de Cristina es avanzar hacia una construcción política propia que retome estos elementos de fusión del progresismo con el peronismo que inició Cafiero y después siguió Chacho Alvarez y que ahora retoma este gobierno.

MH: Otro tema que aclarás es el abismo que existe entre la expectativa anticapitalista del peronismo de izquierda en los ’70 y esta suerte de definición pro-capitalista que domina al kirchnerismo.

CK: El artículo tiene dos partes. Una de caracterizaciones que es la que estuvimos conversando hasta ahora y una segunda de polémicas con el peronismo, con la derecha, con la centroizquierda anti K y con la izquierda partidaria.
En la polémica con el progresismo K señalo esencialmente que hay una idea de muchos sectores que se han acercado al kirchnerismo con una expectativa de profundizar el modelo, con una ilusión de radicalizar esta estructura y muchos han intentado establecer antecedentes en procesos anteriores de intentos de convergencia del peronismo con la izquierda. Yo señalo que el kirchnerismo está muy lejos de eso, de un John W. Cooke, por ejemplo, de la JP, de Montoneros, de la idea de la Patria Socialista.
Hay una recuperación de valores, conmemorativa, lo cual no es poco importante, pero en lo sustancial hay un abismo entre Néstor, Cristina y Chávez, una diferencia radical en el tema del socialismo del siglo XXI.
Esta idea de asumir un proyecto pro-capitalista en forma abierta, capitalismo serio, de consumo, regulado, pero no buscar ningún tipo de estrategia, de horizonte no capitalista, es lo que diferencia estructuralmente este proyecto de lo que se intentó en los ’70.
Esto tiene consecuencias prácticas. No es una cuestión meramente ideológica. Al acompañar esta construcción capitalista, los progresistas que se han alineado con el proyecto, se subordinan en los momentos críticos y ahí aparecen las contradicciones porque si quiero profundizar el modelo no puedo votar la Ley de ART, no puedo aceptar la reapertura del canje que piden los fondos buitres, no puedo avalar el congelamiento de las jubilaciones, la devastación del subsuelo que imponen las compañías mineras, no me puedo oponer al paro del 20.11, aceptar las concesiones ferroviarias, etc. El problema del progresismo K es que en todos estos puntos críticos, agreguemos la Ley Antiterrorista, se someten al dictado presidencial.

En todos los temas centrales Binner se ubica a la derecha del gobierno

MH: También es muy dura tu crítica a la centroizquierda que se nuclea alrededor de la figura de Hermes Binner.

CK: Si, es muy categórica porque considero que Binner en todos los temas centrales se ubica a la derecha del gobierno.
Me parece que es importante advertir esto ahora antes que Binner se consolide como figura presidencial. El problema de Binner no es que recuerde a De la Rúa solo en el tono aburrido de su figura o conservador de sus discursos, sino que en cada punto conflictivo, canje de la deuda, reconciliación con la Iglesia, política de inversiones, movimientos sociales, cacerolazos, el 8N, cada vez que aparece un tema donde hay un conflicto entre la derecha y el gobierno, Binner tiende a situarse con la derecha. Me parece que esto es importante tenerlo en cuenta.
Ha tenido en general una posición de espaldarazo a los cacerolazos que no son una expresión reivindicativa de la clase media que solicita mejoras genuinas. Es una instrumentación de movilizaciones a favor de una agenda derechista o el conflicto con la gendarmería. Los gendarmes no son un sector de los trabajadores que demandan mejoras, son un instrumento de represión de las movilizaciones populares. En cada uno de estos temas el sector de Binner ha apuntalado los planteos de la derecha.
El problema radica ahí. Tomá dos ejemplos: hay un ideal del espectro de Binner que es el Frente Amplio uruguayo o el PT de Brasil y la idea sería que estos dos gobiernos serían más progresistas que el de Cristina. Yo creo que en ningún plano, ni de la economía ni de las conquistas democráticas ni de los logros sociales estos gobiernos serían una superación por izquierda de Cristina. Al contrario, tanto en Uruguay como en Brasil estos gobiernos han generado una gran desmovilización de la militancia y eso no existe en Argentina. No pueden ser nuestro ideal a desarrollar estratégicamente.
Después está el tema constitucional. Hay una batalla de este sector contra la re-reelección pero reivindicando la Constitución liberal del Pacto de Olivos que habilitó la reelección de Menem. En realidad a Argentina le vendría muy bien sumarse a los cambios constituyentes que se implementaron en América Latina y que podrían modificar elementos de la Constitución actual que son altamente regresivos como por ejemplo la provincialización del subsuelo.
Desde 2008 hubo un grave problema en todo el espectro de la centroizquierda anti K que fue ubicarse junto a la Sociedad Rural y ahora con los caceroleros, suponiendo que ese campo es más progresista que el gobierno actual y yo impugno por completo esta idea.

No podemos olvidarnos nunca de lo que pasó con la Unión Democrática

MH: También marcás otra diferencia con el Frente de la Izquierda y los trabajadores (FIT) y lo que fue la construcción de Izquierda Unida (IU) y el Frente del Pueblo (FREPU) en el pasado.

CK: Hay una diferencia entre el intento de forjar un polo de izquierda popular y la idea de mantener a la izquierda dentro del círculo de los conocidos, estrecho, limitado y clásico. Te diría que lo más demostrativo es la postura ante dos temas internacionales, porque cuando hay grandes acontecimientos en este terreno a veces se ve mejor adonde apunta una organizaciones de izquierda. El primer caso es Chávez. Todos los integrantes del FIT han objetado la candidatura de Chávez y apoyaron a Chirino que fue completamente irrelevante.

MH: Ridícula.

CK: Intrascendente para la vida política venezolana y en un tema que es clave para Argentina porque todos seguimos muy en detalle lo que pasa en el proceso bolivariano.
El otro caso es Syriza que se ha convertido en la gran posibilidad de transformación de Grecia, en el segmento que reúne a los sectores que intentan una política que no sea conservadora ni socialdemócrata, que rompa la asfixia que está soportando el pueblo griego. Los partidos que integran el FIT también rechazan a Syriza. Donde aparece una alternativa se ponen en contra. Esto da la pauta de un tipo de orientación que no es la que necesita la izquierda en Argentina.

MH: Paralelamente rescatás la existencia de una izquierda independiente o nueva izquierda. Me dio la impresión que tenés una expectativa sobre el desarrollo de este sector.

CK: Me parece que estamos en un momento donde toda la configuración de la izquierda argentina que se gestó en torno al 2001 está replanteando su política frente al kirchnerismo. Han pasado 10 años y noto que en los sectores de lo que se denomina la izquierda independiente comienzan a haber reflexiones bastante interesantes sobre como plantarse frente al gobierno. Hoy en día percibo mayor inteligencia de muchos de estos sectores en los puntos críticos: Ley de medios, renacionalización parcial de YPF, cuando aparece un punto donde hay una medida limitadamente progresista del gobierno y una reacción en contra de la derecha. Hay ceguera por parte de la izquierda tradicional y reacciones más inteligentes por parte de la izquierda independiente. Por ejemplo, la caracterización por parte de aquélla de la renacionalización parcial de YPF como una reprivatización me parece un desacierto mayúsculo. Incluso en la tradición troskista, teniendo en cuenta la actitud de Trotsky frente a Cárdenas en México ante un acontecimiento parecido.
Lo mismo ocurre con la Ley de Medios que tiene dos componentes. Por un lado, muy progresistas como la desinversión de los grandes grupos económicos mediáticos, elementos de democratización de la información y, al mismo tiempo, el propio gobierno que no la aplica cuando obstruye los proyectos de seis grupos privados que quiere alentar.
Siempre tenemos que tener en cuenta este doble carácter del proceso. Si solo vemos un costado conduce a un fuerte alejamiento con el sentir popular que imposibilita la construcción de un proyecto popular sobre todo en un país, y este es uno de los objetivos del trabajo que estamos comentando, que tiene la historia del peronismo, que tenemos que tener siempre presente a la hora de adoptar posturas políticas.
No podemos olvidarnos nunca de lo que pasó con la Unión Democrática. Eso no es algo que quedó atrás, es una experiencia que hay que saber asimilar y así como veo que el progresismo K está ciego frente al rechazo oficial a cualquier idea de Patria Socialista, gran parte de la izquierda partidaria se olvida de lo que pasó con la Unión Democrática.

MH: Me parece que pusiste un broche, más bien un mazazo.

CK: Esto último lo digo a partir de lo que ocurrió en el conflicto con el campo, con los agro-sojeros. Desde 2008 han tenido varios episodios de ese tipo y el vergonzoso acompañamiento de los caceroleros e incluso no por parte solo de la centroizquierda sino de la izquierda.

MH: También había pasado durante el conflicto con la Gendarmería.

CK: Todo esto indica que la experiencia de la Unión Democrática no ha sido bien asimilada.

MH: Te agradezco y recomiendo la lectura de “Anatomía del kirchnerismo” que pueden encontrar en Argenpress.info, Rebelion.org y La Haine donde Claudio tiene un sitio con todos sus trabajos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entrevista a Claudio Lozano: “La estrategia oficial es acelerar la devaluación y moderar el sueldo”

EL TRIBUNO - ACTA

Claudio Lozano es uno de los economistas heterodoxos más reconocidos de la Argentina. Tiene un pensamiento integral, que oscila entre lo estrictamente técnico y lo sumamente práctico. Como economista de la CTA, siempre aportó cifras concretas al debate, y esta no fue la excepción.

“Pese al crecimiento, hoy ocho de cada diez trabajadores ganan menos de seis mil pesos, seis de cada diez hogares no cubren una canasta de consumos mínimos y tres de cada diez hogares son pobres”, dijo.

El diputado nacional recibió a El Tribuno en una oficina cercana al Congreso, y aseguró que el congelamiento de precios “tiene más que ver con una señal para moderar la demanda salarial que con resolver el tema inflacionario”.

Además, sostuvo que el dólar oficial no debería estar “por debajo de los seis pesos” si se quieren tomar los mismos parámetros que en 2010.

-En materia económica, ¿imagina un 2013 más tranquilo que 2012?

La impresión que uno tiene es que la experiencia económica que ha vivido la Argentina ha cambiado de etapa. Si tuvimos desde mediados de 2002 para aquí una fase de crecimiento acelerado de la economía, ese proceso se comenzó a desarticular a partir de 2007 y en 2012 se paró. Y la etapa que viene es una etapa de estancamiento, de crecimiento muy lento, con impactos en materia de empleo que no son positivos: básicamente, la creación de empleo va a estar por debajo de la que necesitamos. De hecho, objetivamente se viene dando desde 2012 un deterioro en la calidad del empleo, hay destrucción de trabajo formal y eso se compensa en parte con empleo informal o no registrado. Esto está acompañado de una situación en la que la evolución de los precios está quitándole poder adquisitivo al conjunto de los ingresos, sean trabajadores registrados, no registrados, jubilados, planes sociales y demás. Más allá de que la Argentina pueda llegar a crecer dos por ciento este año, una parte muy sustantiva de la sociedad probablemente no se dé cuenta de que ese crecimiento existió.

-Ese dos por ciento sería mejor que lo ocurrido el año pasado…

Uno podría decir: “Si en 2012 la economía estuvo estancada y en 2013 va a crecer un dos por ciento, vamos a estar un poquito mejor”. Pero para la vida cotidiana de la gente no va a tener impacto significativo: esto es así porque el empleo va a seguir con problemas y porque el poder adquisitivo también va a estar en problemas.

En ese sentido, creo que las bondades sociales que tuvo la etapa de recuperación de la economía argentina desde mediados de 2002 en adelante, se han acabado. El horizonte es un horizonte de estancamiento y deterioro de la situación social de la Argentina, lo cual es un problema porque se da en un contexto en el que pese a la recuperación, aún hoy ocho de cada diez trabajadores ganan menos de seis mil pesos, seis de cada diez hogares no cubren una canasta de consumos mínimos y tres de cada diez hogares son pobres.

-¿Cómo cree que terminará la puja distributiva en las paritarias de este año?

Hay una decisión bastante evidente por parte del Gobierno nacional de tratar de anclar el salario como mecanismo de contención de la evolución de los precios, está claro con lo que está pasando con los docentes.

Se está planteando una pauta cercana al 20 o 22 por ciento anual como promedio en las paritarias.

Eso implica que el salario vaya por detrás de la evolución de precios esperada. Está claro que se está planteando un mecanismo de contención salarial, un mecanismo de deterioro del poder adquisitivo de los ingresos como modo de contener la evolución de los precios. Eso, indudablemente, habla de que se va a acelerar el conflicto social.

Todas las organizaciones de trabajadores están discutiendo una perspectiva superior porque el nivel de los salarios es lo suficientemente bajo en la Argentina actual, y está lo suficientemente distanciado de las necesidades que debe cubrir una familia.

Nadie está con la expectativa de que el aumento que consiga esté por debajo de la inflación, que todo el mundo ubica, por lo menos, en un 25 por ciento.

-¿Cómo se explica que en medio de un año electoral, el Gobierno busque un techo de las paritarias menor que la inflación?

Creo que tiene que ver con tratar de ordenar una situación que se está complejizando. Desde mi punto de vista, se trata de una salida más ortodoxa y no de transformación, que sería la deseable. Lo que hay acá es una estrategia que acelera la devaluación, que incrementa tarifas y por esa vía intenta reducir algunos subsidios, y le pone moderación a la recomposición de los ingresos, tanto salariales como de jubilaciones.

De hecho, el último incremento que se otorgó para los jubilados y que regirá a partir de marzo fue menor a los últimos aumentos. Me da la sensación de que han tomado como estrategia una que empieza a hilvanar un proceso de ajuste moderado como intento para gestionar esta coyuntura. Es una pena, porque la razón por la cual Argentina ha pasado de la etapa 2002-2007, que fue de recuperación de la actividad económica, a una de desarticulación de política económica y estancamiento, es porque lo que no funcionó fue la inversión.

Fue en un contexto en el que se expandieron las utilidades y los beneficios de las empresas. La pregunta es por qué en un contexto así la inversión no tuvo ni la cantidad ni calidad que debiera tener para garantizar el cambio productivo y la sustentabilidad del crecimiento.

-¿Por qué supone que pasó eso?

Pasó porque el sistema de precios y la conformación de mercados de carácter oligopólico y altamente concentrados que tiene la Argentina, y que privilegia las rentas extraordinarias en desmedro de los eslabonamientos de agregación de valor, da como resultado que siempre se reproduce la misma matriz y no hay direccionalidad de la inversión para orientarla en dirección a la reindustrialización. Lo que deberíamos estar discutiendo es esto, no la moderación salarial. La moderación salarial no resuelve el problema de la inversión en la Argentina.

-¿Cómo evalúa los acuerdos de precios que lanzó el Gobierno por sesenta días?

El congelamiento es un instrumento, lo que en todo caso hay que ver es qué otro tipo de cosas se hacen. Lo más importante es percibir que acá no hay ningún intento de armar un plan antiinflacionario real. Entonces, es muy difícil tener como expectativa que el congelamiento por sí solo resuelva el problema. Uno no percibe que haya una estrategia organizada que dé cuenta del conjunto del sistema de precios en la Argentina para resolver el problema. El acuerdo de precios tiene más que ver con una señal que se da en el momento en el que se discuten las paritarias para moderar la demanda salarial que con resolver el tema inflacionario. La estrategia oficial para resolver el problema es anclar el salario para moderar la evolución de los precios: eso implica retraso del poder adquisitivo de la población y más estancamiento de la economía.

-¿Vería bien que los acuerdos de precios se extiendan por un año como reclaman varios sectores?

Lo que nosotros necesitamos es un acuerdo general. Lo que se necesita es convocar a un pacto social que permita discutir la relación entre precios y salarios y el ordenamiento del conjunto de los precios de la economía. Eso implica hacerlo discutiendo cómo se cubren las necesidades de la vida de la gente y cómo al mismo tiempo se garantiza el proceso de inversión. No va a haber resultados positivos si solo se tiene una estrategia de contención de los precios que no venga asociada a un cambio de composición de la demanda que privilegie el consumo popular y un cambio en la composición de la oferta que privilegie una reindustrialización. Esto debe ser una discusión más general que de un solo instrumento. Y lo que uno percibe es que el Gobierno no tiene la vocación de convocar al conjunto de los actores para elaborar una estrategia de relanzamiento del proceso de inversión y cambio productivo de la Argentina.

-Si de usted dependiese, ¿mantendría el cepo al dólar o lo liberaría?

Me parece que la Argentina tiene que centralizar sus operaciones de divisas en el Banco Central y que tiene que privilegiar el destino que se hace del uso de la divisa. Creo que el modo en que se planteó la discusión en torno al cepo fue muy inadecuada en el sentido de que nadie entiende bien qué es lo que se está haciendo. Argentina tiene en la divisa un bien escaso, que es absolutamente prescindible para financiar el proceso de desarrollo. Pero para discutirlo en serio, lo que una conducción de la política económica debería hacer es decir con claridad quiénes son los dueños de las divisas en la Argentina, que son las primeras 50 empresas de la cúpula empresarial. Tienen un saldo en divisas que triplica el saldo comercial real que tiene la Argentina. Con ellos hay que discutir qué se hace con estas divisas. Hasta hoy, para lo que está sirviendo (el cepo) es para financiar la fuga de capitales y las utilidades de capitales. Las primeras 50 firmas tienen aproximadamente unos 30 mil millones de dólares de saldo comercial anual versus los 12 mil que la Argentina tiene como saldo comercial agregado. La diferencia se va en términos de fuga de capitales y remisión de utilidades al exterior. Nosotros tenemos que discutir cómo esas divisas se transforman en inversión en el país.

-¿Considera que hay que devaluar el dólar oficial?

Si uno quisiera colocar la moneda en el nivel que tenía en 2010, el dólar oficial no tendría que estar por debajo de los seis pesos. Pero me da la sensación de que discutir la Argentina solo a través del tipo de cambio no alcanza. Cuando hay un proceso en el que entraste en una espiral inflacionaria de las características que tiene la Argentina, si solo devaluás eso necesariamente termina en precios. Consecuentemente uno debe tener una estrategia integral. La estrategia no puede ser congelar la foto del sistema de precios que tenemos hoy, eso hay que frenarlo y acompañarlo con un reordenamiento del sistema de precios que nos cambie la orientación de la actividad económica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Daniela Vergara: "El paro de 24 horas es una formalidad si (CTERA) no anuncia un verdadero plan de lucha"

Andrés M. Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Discurso de Daniela Vergara -Delegada Adjunta de Amsafe Rosario- en la Plaza San Martín, después de la movilización que se inició en Plaza 25 de Mayo. Salarios dignos, más y mejores escuelas, garantías laborales, reformas educativas democráticas y contundentes exigencias a CTERA son algunos puntos claves que la docente rosarina expresó ayer frente a más de 1.500 docentes y trabajadores.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Para el juez Rozanski, el derecho penal persigue y castiga a los más vulnerables

LA RETAGUARDIA

En distintos ámbitos se está hablando acerca de la posibilidad de realizar reformas dentro del sistema judicial. Específicamente, en los fallos de los juicios por delitos de lesa humanidad, comienzan a aparecer pedidos de los Tribunales de investigar lo actuado por la justicia durante los años de dictadura. Sucedió en el último juicio en La Plata, y también en el reciente de Mar del Plata. En la actualidad, hay funcionarios judiciales procesados ya no por haber ocultado sino por haber sido parte de la maquinaria del Terrorismo de Estado. De hecho, en abril comenzará en Mendoza un juicio a cuatro magistrados: Luis Miret, Rolando Evaristo Carrizo, Gabriel Guzzo y Miguel Petra, por su complicidad con el terrorismo de Estado. Sobre estos temas, hablamos con el juez del Tribunal Oral de La Plata, Carlos Rozanski.

Sobre el final, opinando acerca de la justicia en general, dejó, entre otras frases, la del título.

“Hay ciertos fenómenos violentos que serían imposibles de llevar adelante si no fuera con complicidad de parte de la sociedad en la que se producen”, señaló el juez Carlos Rozanski en diálogo con Oral y Público. Se mostró convencido de que si, durante los golpes de estado, la justicia “hubiera tenido una actitud más digna, más responsable, y sobre todo más acorde a la esencia de la propia institución”, el resultado histórico “hubiera sido absolutamente distinto”.

Rozanski manifestó que el Terrorismo de Estado marcó a la sociedad por muchas décadas: “afectó la cultura y recién ahora estamos poniéndonos a medir cuánto, y es mucho. Evidentemente los cambios tienen que ser proporcionales si la impronta que dejó el Terrorismo de Estado nos llevó treinta años comenzar a hacer los juicios. Desde ya si los cambios fueran superficiales estaríamos igual que antes”. En este sentido, destacó que quienes insistieron durante décadas para que se avanzara en el juzgamiento de lo sucedido durante la dictadura justamente fueron las víctimas: “el problema es cuando el Estado no se involucra en tomar las riendas para poner todo el poder que tiene, inclusive sus tres poderes, y llamar a las cosas por su nombre, que es un poco lo que se está buscando hacer en este momento, poner el nombre adecuado a cada una de las cosas que tenemos que hacer”, agregó.

Respecto a la lentitud con la que avanzan los juicios por crímenes de lesa humanidad, Rozanski consideró que es una realidad que caracteriza este proceso, aunque remarcó que esto no significa que se esté ante un proceso menos importante: “es importantísimo, pero dentro de esa lentitud recién ahora se está llegando a tomar conciencia de que ningún proceso genocida es posible sin una complicidad civil. En realidad de lo que estamos hablando es del rol que cada uno de nosotros tuvo durante esa época y sobre todo en la función que cada uno cumplió. En ese sentido, el rol del Poder Judicial fue fundamental. Un golpe de Estado y sus consecuencias se pueden convalidar o no, y la justicia lamentablemente, con diferentes excusas, pero a lo largo de la historia, los ha convalidado. El problema es que el Poder Judicial, y aquellos jueces que participaron de ese proceso activamente en cada una de las épocas, no cumplió con su función de decir aquello es un delito o es intolerable, acá no se trata solamente de una omisión”.

Desde una perspectiva más general, el juez también se refirió a cómo el sistema judicial actúa en función de quién está del otro lado, con una mirada de clase: “hay una realidad que tiene que ver con la mayor cantidad de recursos que tiene la persona que es acusada de algo. En segundo lugar, es algo histórico que lo penal es bastante selectivo. En general el derecho penal se dirige -con excepción de los juicios de lesa humanidad, que son un fenómeno aparte- a las clases más vulnerables; y esto es así porque las cárceles están pobladas de pobres. El derecho penal se ha orientado en general a perseguir y castigar a clases sociales más vulnerables". Cuando le preguntamos si también castiga a las minorías, afirmó: "más que minorías hablaría de sectores vulnerables, estamos hablando de mujeres, niños, personas mayores, y además grupos de personas enfermas; todo grupo vulnerable siempre por definición ha sido el más afectado y perjudicado por aquellas personas que, por su propia ideología, porque es una cuestión ideológica, no han vacilado ni siquiera en mantener los privilegios de los poderosos que no han sido vulnerables. Es una cuestión casi de lógica, eso es lo que hay que romper, yo creo que el desafío hoy es romper con esa lógica perversa que todos conocemos y de la que todos hablamos, pero que muy poco hacemos, especialmente dentro de la propia justicia para que eso termine”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Damián Sepúlveda y la policía que suicida jóvenes

Claudia Rafael (APE)

El 18 de septiembre de 2003, Damián tenía apenas 17 años. Ya hacía tres que vivía en General Madariaga. A los 14 había dejado el mundo intensamente femenino de una casa poblada por la mamá y las siete hermanas y se había ido a vivir al campo, con el padre. Aquel 18 de septiembre, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado argentino por la muerte en una comisaría de otro chico que también tenía 17 y que se llamaba Walter Bulacio. Walter sólo había querido ver a los Redondos y vio en un instante cómo su noche de cristal se hacía añicos. En una comisaría lo molieron a golpes y tortura y le mataron la historia.

La Corte determinó entonces que el Estado debe garantizar que no se repitan historias como las de Walter, cuando lo llevaron con ese eufemismo de la democracia llamado “averiguación de antecedentes”. Damián Alejandro Sepúlveda no sabía nada de esas historias el domingo 13 de enero pasado. Eran “las 10 ó las 10.20”, dijo el abogado Julio Hikilo a APe. Nueve horas más tarde, a las 19.30, un oficial de policía de Madariaga citó a Jorge Sepúlveda, el papá de Damián, que vive a escasas ocho cuadras de la comisaría y simplemente le dijo: detuvimos a su hijo y se suicidó en el calabozo.

“Damián estaba trabajando, estaba construyendo una casa para él y su madre, había comprado un cordero para festejar un cumpleaños, tenía amigos. A la familia no le permitieron ver el cuerpo y hubo que presentar un hábeas corpus. La primera autopsia en Lomas de Zamora convalidó la teoría del suicidio. Logramos que se hiciera una re autopsia con otros peritos. El informe preliminar de esa segunda autopsia es contundente: había lesiones en todo el cuerpo, rotura de costillas, hundimiento de cráneo, hematomas en todos lados. Damián había sido detenido a las 10 ó 10.20 de la mañana. Lo llevaron al hospital, donde evaluaron que no tenía lesiones, la policía lo traslada a la comisaría y en el lapso que va desde las 11.10 a las 12.30 se produjo la muerte”, contó Hikilo.

A Damián no lo dejaron. Nunca llegó a tiempo. Este febrero, junto a su hermana, Teresa Tisera, iban a ser los padrinos del más chico de sus sobrinos: Simón, de un año. Y estaba juntando dinero para hacerle la fiesta de 15 a Brenda, una de sus siete hermanas. Era una promesa.

“Ese domingo yo estaba en mi casa con unos amigos. Cuando llamó mi hermana para avisar, entré en crisis. Me fui a su casa y nos juntamos todas ahí. Pensábamos cómo le decimos a mamá. Fuimos la casa de ella y cuando nos vio entrar a todas juntas pegó un grito desgarrador. Lo supo. Jamás pensé que me iba a tocar a mí vivir algo así. Hubo que llevarla al hospital, tranquilizarla. Y nosotras nos fuimos a Madariaga. Y como a las 2 de la mañana nos presentamos en la comisaría. No nos daban respuesta de nada. Les dije que yo era un efectivo policial. Les exigí que nos dieran explicaciones”, relató Teresa Tisera a APe.

-¿Cómo vivís todo esto siendo vos también una policía?

-Más allá de sentir el dolor que siento como hermana de Damián, me resulta espantosamente difícil porque yo formo parte de la policía. Y yo creo que no necesito estar en el lugar de mi hermano para saber lo que él pasó. Yo no creo que pueda volver a ponerme un uniforme. Hoy veo un patrullero y me agarra algo por dentro que no puedo explicar. Veo un efectivo policial y ay… no podría volver a una institución desde la que alguna gente me mató a mi hermano. Y en donde personas de esa misma institución tratan de cubrir ese asesinato. Siento mucha bronca. Mucha impotencia. Y no siento el orgullo que alguna vez sentía.

-Pero vos tenés en claro, ahora más que nunca, que el de tu hermano no fue un caso aislado. ¿Cambia tu mirada de la institución?

-No sé si me cambia la mirada de la institución. Pero sí de mucha gente que forma parte de esa institución. Estamos hablando de gente asesina que mata una persona a golpes, brutalmente, como si fuera un animal o peor aún. La familia de Damián está de pie. Y vamos a seguir hasta las últimas consecuencias para que su muerte se esclarezca y que estos asesinos estén presos, como tienen que estar. El fiscal tiene demasiadas pruebas para investigar. Entonces que el fiscal investigue cómo Damián se hizo los golpes que dice la policía que tenía antes de que lo detuvieran. Porque yo creo que una persona con hundimiento de cráneo y costillas fracturadas y más de 60 hematomas en su cuerpo no puede estar sentado en una esquina tomando una cerveza. Hay algo que no se está viendo.

-En la historia de tu hermano, están quienes lo hicieron y quienes después lo avalaron…

-Hablamos de una primera autopsia hecha en Lomas de Zamora. Normalmente cuando algo así ocurre acá, las autopsias se hacen en La Plata. Encima, ni siquiera dejaron que el padre viera el cuerpo para que constatara que era de Damián. Y si lo supimos con certeza fue a partir del habeas corpus que presentamos. Recién ahí pudimos ver las fotos. Acá hay un perito que evidentemente está siendo cómplice de esto. Porque no vio nada de todo lo que después vieron cuatro peritos en la segunda autopsia. Con el agravante de que el director de la morgue de Lomas formó parte de la fuerza policial. Acá hay demasiadas cosas y queremos responsables. Hay un médico que firma que Damián no tiene lesiones, hay efectivos policiales que estaban ese día en la comisaría, hay una secretaria del fiscal que tomó inmediata participación porque ella estaba en la comisaría también. Hay demasiada gente involucrada. Queremos que se cambie la carátula porque está más que descartado el suicidio. Damián fue víctima de torturas seguidas de muerte.

*****

Damián tenía 27 años. En julio hubiera cumplido los 28. Era trabajador rural y en los ratos libres construía una casa a la que soñaba con llevarse a vivir a su mamá. Cada 15 días recorría los 130 kilómetros que separan General Madariaga de Mar del Plata y visitaba a su familia.

Hoy, a menos de dos meses de su muerte, “la gente en Madariaga tiene mucho miedo. Hay mucho hermetismo. La gente vive como normal que demoren a chicos y los maten a golpes y nadie denuncie nada”, dice a APe esta mujer de 35 años con un doble costado: es la hermana de una víctima de la policía y ella misma integra la bonaerense.

-¿Creés que a los policías de la comisaría de Madariaga tu hermano se les fue de las manos?

-Creo que esas personas no estaban en sus cabales. No sé si estaban bajo el efecto de alcohol o de drogas porque nadie en sus cabales puede matar a otro como lo mataron a mi hermano. No me cabe en la cabeza. Cómo pueden pegarle a una persona que está esposada, que no se puede defender. Si hacés algo así es porque querés y porque disfrutás de lo que hacés. Son cobardes, asesinos, se sienten más importantes porque tienen un arma en la cintura. No me entra en la cabeza tanto ensañamiento. Y me desgarra el alma. Yo quiero que paguen como tienen que pagar. Que el fiscal deje de cubrir a esta gente. Porque estos policías no pueden seguir trabajando como si nada. Destruyeron una familia. Y yo creo que ellos deben tener hijos, hermanos… y esta clase de personas no puede integrar una fuerza y menos aún portar un arma, cuidar una sociedad.

-Hablan de un suicidio dentro del calabozo con una remera de mangas cortas. ¿Cómo era la contextura física de tu hermano?

-Mi hermano medía aproximadamente 1.87 y pesaba unos 90 kilos. Yo creo que Damián nunca estuvo colgado. Creo que lo mataron a golpes hasta que ya no tuvieron más fuerzas para pegarle y se dieron cuenta de que se había muerto. Y armaron todo esto para decir que se había ahorcado con una remera. Cómo una persona que tiene hundimiento de cráneo se puede ahorcar… si ya está inconciente.

*****

Hay infinitos Damián en la historia. Como Walter, que tenía 17 en aquel abril del 91 cuando fue a ver a su banda a Obras Sanitarias. La autopsia demostró que su cuerpo ofrecía las huellas indelebles de golpes con objetos contundentes en miembros, torso y cabeza.

Como Cristian Dominguez en Berisso, de quien dijeron se había suicidado en 2005 en la celda de contraventores de la Comisaría Primera de Berisso. Su cuerpo había sido objeto de torturas.

O como Gaston Duffau, en La Matanza, que –dijeron- se suicidó en el calabozo después de ser detenido en un local de McDonald’s en Ramos Mejía, el 22 de febrero de 2008. La autopsia reveló que “la muerte fue producida por mecanismo violento, siendo la causa originaria politraumatismos graves y combinación de mecanismos asfíxticos mecánicos con compresión extrínseca de cuello y con presión toraco-abdóminal”.

O Gabriel Blanco en La Matanza, al que habían presionado para robar en zonas liberadas y no aceptó. Tenía 21 años. El 1 de marzo de 2007 lo detuvieron en la comisaría de San Carlos. Vivía con su esposa y la bebé de ambos. La autopsia comprobó golpes y la falta de dientes. Y el cable que la policía argumentaba que usó en el suicidio se cortaba con la presión de un peso de 50 kilos. Gabriel pesaba más de 80.

En todos ellos hubo una detención por averiguación de antecedentes de la misma manera que con Damián. En todos ellos la historia dejó la misma marca institucional. En la provincia de Buenos Aires, en la de Río Negro o en la de Mendoza. Sobre todos ellos, la perversidad derramó su lava sistémica. Y los presentó como el trofeo de su victoria.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una nueva batalla por Islas Malvinas

Néstor Núñez (AIN, especial para ARGENPRESS.info)

La ilegal e improcedente ocupación militar británica de las Islas Malvinas desde 1833, sin lugar a dudas parte inalienable del territorio argentino, se cuenta entre los contados casos de colonialismo que aún, en pleno siglo XXI, persisten en el mundo.

Se trata de un agresivo empecinamiento que ha impuesto por la fuerza al pueblo argentino la secesión del estratégico archipiélago del Atlántico Sur, que incluso en nuestros días se ha revelado, junto a su tradicional potencial pesquero, como una importante área con posibilidades de explotación petrolera, característica esta última que Londres se ha propuesto controlar y desarrollar por encima de los acuerdos con Buenos Aires que limitan acciones depredadoras de semejante magnitud.

Lo cierto es que la arbitraria presencia inglesa, que no pocos estudiosos identifican con un total acto de piratería desde sus inicios hasta hoy, ha promovido incluso una dolorosa guerra con Argentina en la pasada década de 1980.

Por añadidura, Gran Bretaña se niega a dialogar civilizadamente con las autoridades de Buenos Aires, empeñadas en un arreglo pacífico del conflicto, e incluso anunció que en este inminente mes de marzo ejecutará un titulado “referendo” para que los “naturales” de las Islas Malvinas expresen su voluntad acerca de los lazos con Londres.

Amén de una acción unilateral en un tema que concierne a los reclamos territoriales de un estado soberano, la mencionada votación no pasa de ser una burda mofa, toda vez que la inmensa mayoría de los actuales pobladores de las Malvinas son súbditos directos de la corona británica por lo que su respuesta es ya conocida de antemano y, consecuentemente, contraria de la voluntad argentina.

De más está decir que en su lucha por la recuperación de las referidas islas, la nación austral ha contado siempre con la más estrecha solidaridad del resto de América Latina y el Caribe, aún en medio de oscuras épocas políticas en la región.

Un apoyo regional que ha llegado a potenciarse con especial fuerza a partir del surgimiento en el sur del Hemisferio de numerosos gobiernos de corte popular y progresista, y de entidades regionales de nuevo tipo como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR); la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA); o la aún novel Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) cuya presidencia temporal ejerce Cuba este año, un país que, por demás, ha proclamado desde siempre su respaldo a la integridad territorial de Argentina y a su demanda de ejercer la soberanía sobre las disputadas islas del Atlántico Sur.

En consecuencia, Londres tal vez podrá llevar adelante la planeada mascarada en torno al referendo en las Malvinas, pero con la seguridad de que semejante acto de prepotencia no hará otra cosa que ahondar su imagen de imperio trasnochado entre los pueblos de un área geográfica donde ha sonado la hora de la marcha unida contra el injerencismo y la depredación foráneas.

Desde luego, bajo la dirección de Cuba, la CELAC, junto a otras tribunas latinoamericanas y caribeñas, de seguro reiterarán su absoluto e incondicional apoyo al hermano pueblo argentino.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina. Presos políticos de Bariloche: Entrevista a Catalina Lineros

Conrado Perelló (MENSAJERO DIGITAL - AGENCIA WALSH)

Ahora en prisión domiciliaria, la compañera de Miguel Mansilla "el Mohicano", desgrana punto a punto los hechos sucedidos en Bariloche: Las irregularidades de las detenciones, la disputa entre Gobernador e Intendente y las sin razones que llevaron atrás de las rejas a 5 de los mas dignos luchadores cooperativistas.

Un sábado de Enero posterior a los saqueos el gobernador Weretilneck se reunió con el juez Calcagno por unas horas, antes de esa reunión salió a los medios a gritar que si la justicia no metía presos a los organizadores de los saqueos que el señalaba como el Mohicano y Bonefoi era una "justicia tibia", de Bonefoi misteriosamente no habló más el gobernador, al mohicano lo apresaban junto a 5 compañeros al día siguiente de la reunión con Calcagno, el domingo a la madrugada. Weretilneck también había desautorizado por esas horas al ministro Paillalef quien había acordado, junto al intendente Goye, con los cooperativistas de la 1 de Mayo y otras cooperativas, 500 puestos de trabajo en las viviendas a construirse y 1000 bolsones de comida, ¡trabajo y comida en el año 2013!, estamos tan sumidos en la vorágine de la realidad que no tomamos conciencia del quiebre entre las expectativas que teníamos hace algunos años sobre el siglo XXI y la realidad que vivimos hoy, pensábamos que íbamos a andar en naves voladoras pero peleamos por trabajo y comida, caminar por el alto es más parecido a Mad Max que a la Familia del futuro.

El gobernador dijo que Goye organizó los saqueos, el intendente declaró que el gobernador ordenó una zona liberada, Larraburu acusó a Weretilneck de generar el caos impidiendo que la policía actúe para que Goye se caiga, Pichetto también denunció la zona liberada, el gobernador acusó al Mohicano y a Bonefoi de organizadores del saqueo, no explicó cómo estos dos coordinaron 30 vehículos particulares, algunos de alta gama para que salieran a saquear, otras mil personas salieron a saquear supermercados y comercios, los funcionarios de la provincia acusaron a los líderes sindicales Zuñiga y Cortés de estar atrás de los saqueos, también a los radicales, desde los acusados se contestó que la provincia había producido los saqueos al impedir que la policía actúe para voltear a Goye. De todos estos culpables de esta saga increíble los únicos presos son 5 cooperativistas desocupados que viven en casillas de madera en terrenos ocupados. ¡La justicia rionegrina!.

En esta entrevista exclusiva para el Mensajero Digital realizada por Conrado Perelló a Catalina Lineros de 28 años, madre de dos hijas y compañera de Miguel Mansilla, "el mohicano", puede leerse el verdadero temor del poder político, el por qué el gobernador ha actuado prácticamente fuera de la ley para sacarse de encima a un grupo de personas que vienen molestando desde hace rato porque no se callan, porque lúcida y grotescamente exigen al poder lo que les corresponde y cuando no tienen respuesta lo arrabatan.

Hay pobres y pobres, a un changa alcoholizado lo atiende con lástima y promesas el poder económico y político, a un anarquista lúcido y decidido lo mete preso.

Conrado Perelló (CP): A pedido de algunos de los integrantes de la Cooperativa 1 de Mayo y también por interés propio del Mensajero Digital, estábamos buscando esta entrevista y ahora estamos con una compañera de la cooperativa que se va a presentar.

Catalina Linares: Hola mi nombre es Catalina Lineros, soy madre tengo 28 años y también formo parte del Movimiento Social y Cooperativo 1 de Mayo que está compuesto por la Cooperativa 1 de Mayo, la Mártires de Chicago, La Obreros Libertarios y gente como yo que no formamos parte de ninguna cooperativa pero trabajamos con el movimiento colaborando desde algún lugar, en mi caso haciendo prensa y difusión y en el jardín maternal que estábamos llevando adelante en el Barrio Alborada.

CP: ¿Trabajaste con la cooperativa?

Catalina Linares: Trabajé en el jardín haciendo trabajo voluntario, colaborando con las chicas que cuidaban alrededor de 20 niños hijos de las madres que estaban construyendo las veredas, que en muchos casos eran madres de más de 4/5 hijos y solas, en otros casos con maridos detenidos. También ayudando en la gestión del jardín que implicaba juntar donaciones de fondos, comida, material didáctico y juguetes para los chicos.

CP: ¿También sos maestra?

Catalina Linares: Claro yo trabajo en el Jardín Maternal Comunitario Nº31 del km13, ahí desde hace 2 años me desempeño en el rol que ellos titulan de promotoras, porque no tenemos el título, pero hacemos de maestras porque no tenemos auxiliares, yo estaba a cargo de un grupo de 15 niños el año pasado y este año seguiría.. hasta ahora, no se como es mi situación laboral

CP: ¿Cuántos hijos tenés?

Catalina Linares: Yo tengo 2 niñas, Mahún (lluvia cristalina) de 5 años y Aimára de 2.

CP: ¿Cómo se llama este barrio?

Catalina Linares: Este es el barrio Don Bosco en el km20

CP: Vos estás cumpliendo ahora arresto domiciliario por orden de Martín Lozada. Sos una de las mujeres que fueron detenidas tras los saqueos y enviadas a Roca, contanos un poco la historia

Catalina Linares: Después de los saqueos del 20/12 el movimiento del que formo parte se quedó en el Centro Cívico para reclamar por trabajo y por el hostigamiento mediático que se dio hacia la Cooperativa 1 de Mayo, siempre se nos acusó, pero a mí me allanaron el día 24/12, el resultado del allanamiento fue negativo pero aun así la policía se llevó harina, arroz, puré de tomate, la comida que teníamos en mi casa, después el 13/1 me volvieron a allanar y me llevaron detenida a mí y a mi compañero y a los nenes también, se llevaron mi computadora y mi tel. sin hacerme firmar ningún acta. Después de que llegué me di cuenta que me faltaba dinero y otras cosas. A mí me detuvieron a las 7 de la mañana de un domingo, me pasaron a una comisaría donde tuve que dejar a uno de los nenes, el hijo de mi compañero, el hermano de mis hijas, de 11 años, lo tuve que dejar en esa comisaría sin personal de promoción social, sin ningún tipo de papel que deje la guarda o algo del niño, querían que también deje a la bebé pero no la solté nunca, y me llevaron hasta el juzgado, ahí nos esperaba una especie de dispositivo que era una locura, que parecía que éramos terroristas, o que hubiesen agarrado a tremendos delincuentes, había muchos policías, el BORA, una médica, el defensor oficial Gerardo Balog, y Calcagno trabajando sin secretario, nunca lo había visto eso, nos pasaron tipo posta, donde no notificaron de la causa, nos asignaron abogado defensor, nos tomaron declaración indagatoria, nos revisó la médica y nos trasladaron, he trabajado socialmente con mucha gente detenida y sus familias y nunca vi un dispositivo y un procedimiento igual, lo peor que había visto es que a alguien detenido y procesado lo trasladaran sin avisarle a la familia, pero que en el mismo acto pase todo, sin despedirse de los hijos y con ropa de cama, de estar en la casa a las 12hs estábamos a 500km sin saber que había pasado. A la beba la tuve que dejar de una manera desgarradora porque llegué a llamar a mi mamá que corriendo vino a buscarla, y solo llegue a dársela sin darle los documentos, ni una guarda firmada, ni ropa; de mi otra hija que estaba de campamento no me pude despedir ni explicarle lo que pasaba, en el momento que me fui no sabía que sucedía con el nene de 11 años que había dejado en la comisaría, tampoco sabía dónde estaba mi compañero, y bueno... llegue a Roca y ahí tuve el primer gesto de solidaridad, desde que empezó la detención, de los internos, que nos vistieron, nos asistieron porque llegamos en unas condiciones tremendas, porque si bien no nos pegaron nos maltrataron, desde el hostigamiento, la psicopateada de decirnos un montón de cosas, nos decían negros de mierda, chorros, ahora van a ver, putas, nos decían las mismas mujeres policías mientras nos sacaban las tiras del corpiño, cosas denigrantes que no hay necesidad....

CP: A veces cuesta recordarlas porque duele, pero es bueno que se sepa como es el trato, atrás de la cámara de TV, como a veces determinados trabajadores de la policía tratan de manera tan ofensiva o hiriente a personas que ni saben si son culpables.

Catalina Linares: Claro, eso fue lo más loco, cuando llegamos a Roca pedimos una entrevista con el director del penal y el tipo no dijo "no sé ni por que están acá, no me llegó un papel del juzgado, no sé nada" después nos fuimos enterando a medida que pasaba el tiempo que nos detuvieron sin preventiva, sin proceso, o sea que fue una detención ilegal con un proceso ilegal y después nadie se hacía cargo, por suerte allá en Roca se solidarizaron un montón de organizaciones y personas, yo pude hacer un Hábeas Corpus y presentarlo al Juzgado N º10 de Roca donde me atendió la jueza Margarita Méndez Carrasco, nos entrevistó, nos habló humanamente y dio lugar a nuestro hábeas corpus, y resolvió que nos trasladaran en 24hs. Después se informó que el traslado se dio por orden de Lozada, pero la verdad es que ya había una sentencia cuando Lozada dictaminó esto de una jueza de Roca donde decía que todo el proceso había sido ilegal, que la forma de entregar a los menores había sido incorrecta, que alejar a una madre 500km de su hija a la que le da la teta es ilegal y atenta contra derechos consagrados en la Constitución Nacional en los tratados internacionales, los derechos del niño, etc., se violó todo al hacer las cosas como las hicieron.
CP: Catalina ¿por qué pensás que les pasó esto, a vos, tu compañero y a los otros compañeros de la cooperativa, por qué a ustedes?

Catalina Linares: Y la verdad es que siempre hubo un ensañamiento desde la policía, por ejemplo en fundamento de mi procesamientos es que un policía dijo que yo estaba ahí, y yo ese día me enfrenté a la policía porque no participé del saqueo pero si estuve en el Barrio 10 de Diciembre en el que la policía arremetió y reprimió en ese barrio de manera impresionante y a mí me toco salir de una casa con diez niñitos con las manos en alto, a decirle en la cara a esa gente que no podía ser tan facha y represora, entonces bueno .. ¿qué le costaba a uno de esos decir que yo estaba en el saqueo?, además de eso hay todo un trasfondo político que las personas que son inteligentes se tienen que dar cuenta que esto fue utilizado para derrocar a Goye, que todo el tiempo dijeron que nosotros trabajamos para él, pero la verdad es que nosotros trabajamos para el estado porque el trabajo nos lo dio el estado pero no para el político, porque nuestra organización si hay algo en que se caracteriza es que nosotros trabajamos sin punteros y sin partidos políticos haciendo un trabajo social, creemos que para diferenciarse o para hacer algo realmente valedero hay que separarse de ese aparato punteril que maneja la gente, que se mueve por un voto, que se mueve por una bolsa de comida, nosotros lo que conseguimos lo conseguimos luchando, con movilizaciones, el trabajo Goye tampoco lo dio de buena onda o porque sea su política, sino que lo dio porque hubieron 5 marchas que le llegaron con 30 personas diciendo que estaban desocupadas.

CP: ¿La única relación que tuvo la cooperativa con Goye fue de ciudadanos reclamando trabajo a un político responsable de resolverlo?, ¿Esa fue la única relación o hubo algún otro tipo de relación?

Catalina Linares: No!, esa fue la única relación, si antes de él el mismo método usábamos para Cascón, antes las mismas personas formábamos parte de otras cooperativas, de la cooperativa "El Buen Trato" cuando mataron a Diego (Bonefoi), a Sergio (Cárdenas) y a Nino (Nicolás Carrasco), nos conformamos con la gente que estaba necesitando trabajo y formamos la cooperativas y construimos tres centros comunitarios, antes de eso éramos el "Colectivo contra la represión en los barrios altos", antes de eso hay mujeres de la cooperativa que habían formado el MIBA, (mujeres independientes de los barrios altos), nosotros venimos haciendo trabajo social desde hace un montón de tiempo. También yo creo que esto nos pasa, como dijo un detenido de Roca que definía a todas esta corrupción como que el poder judicial y la policía son una mafia organizada que está sostenida y sustentada económicamente por el poder político, porque hoy nosotros sabemos que el Sábado antes de nuestra detención llegó Weretilneck y se reunión con Calcagno, no sabemos cuánto le puso, ni cuáles fueron las palabras, por ahí dicen que le dijo "pecho frio", y el Domingo pasa todo esto, entonces ahí es donde están los negocios sucios, no en la gente buscando trabajo.

CP: ¿Por qué Weretilneck o el juez Calcagno o el resto de una buena parte de la sociedad de Bariloche identifica como incitadores o los principales responsables de los saqueos a la cooperativa 1 de Mayo y después desde los medios nacionales se difunde que había una connivencia entre el intendente y ustedes, como que ustedes fueron el brazo ejecutor de los saqueos por orden de Goye?

Catalina Linares: Porque tienen esa mirada, y yo creo que porque hay muchos medios fascistas y hay mucha gente fascista en esta ciudad, a veces pienso ¿cómo pueden ser tantos?, porque la verdad es que a mí me sorprende que ahora se enarbole o se le den laureles a Calcagno por estas detenciones, nosotros somos como el chivo expiatorio porque ahí con nosotros pudieron ellos esconder sus propias culpas, porque esta justicia tan avalada hace dos años que no castiga a nadie por el asesinato de Sergio y de Nino, eso por decirte solo un caso, o que dejó libre a Gilio siendo tremendo abusador, o cuantas cosas ha hecho la justicia esta de Bariloche con estos mismo jueces, y sin embargo nosotros siempre hicimos cosas y desde hace mucho tiempo intentan ensuciarnos tanto algunos medios, como la justicia, como la policía, y bueno ahora les calzó la carta justa, y todo sumido en una niebla política que ellos necesitaban una cosa así, pero a la vez que no hacen nada por resolver las verdaderas cuestiones. La misma gente del valle te dice que Weretilneck, está metido en lo que es la trata, la prostitución, la droga; Calcagno también, acá en Bariloche lo sabemos, si Calcagno les daba la movida para que la manejen pibes de los barrios, que ahora cuando le convino los metió presos y cuando no los dejó andar y hacerse sus tremendos negocios. Lo mismo pasa con Weretilneck, yo creo que la policía y las mismas instituciones del gobierno, del poder político, están absolutamente corruptas, ojalá saliera a la luz todo lo que pasa, ojalá los rionegrinos se dieran cuenta y se sumaran a hacer algo en contra. Desde el Ministerio de Desarrollo Social que a nosotros nos toco trabajar mucho este último tiempo con la cooperativa, que prácticamente entregó nuestras listas, que hacía meses que veníamos trabajando en proyectos que supuestamente nos iban a dar, textiles, el jardín, ellos mismos nos denuncian a nosotros de violentos pero ellos son los que no hacen el trabajo que hacemos nosotros de asistir a la familia de una persona presa, y cobran por eso, no hacen nada por lo que pasa en el mismo CAINA, se maltrata y se abusa de los nenes y no pasa nada, yo misma he sido parte de una organización que trata de denunciar todo lo que está pasando en esas instituciones.

CP: ¿Cuántas veces tuvieron la oportunidad de estar en contacto directo con el ex intendente Goye mientras eran cooperativa?

Catalina Linares: Un montón, porque cada vez que teníamos que cobrar, teníamos que ir y manifestarnos en su oficina porque no nos quería pagar, o porque se demoraba el pago, por una burocracia u otra, un montón de veces tuvimos que estar ahí reclamando lo que nos correspondía?

CP: ¿Vos sos la compañera del Mohicano?

Catalina Linares: Si, Miguel Mansilla, el Mohicano, hace 7 años que vivimos juntos acá.

CP: ¿Quién es el Mohicano que está en boca de todo Bariloche?, para algunos, de forma totalmente intrigante, para otros como que es un delincuente de mierda, ¿Qué nos podés decir para los que no saben? ¿Quién es el Mohicano?

Catalina Linares: Y de mi compañero te puedo decir que es un luchador incansable, que hace miles de años que le vienen dando bajo, hace un montón que él se viene moviendo después de que mataron a su amigo, Titi Almonacid, frente a él la policía lo mató, los pibes estaban ese día después de un partido tomándose una cerveza y a policía llegó borracha y disparando y mató a Titi, el juez Lozada les dijo que declararan que era la única forma de hacer justicia, así declararon dos, él y otro chico más, y desde ahí que es perseguido y hostigado por la policía, de hecho no hubo justicia por la muerte de Titi, porque quienes hacen las pericias son policías, y ellos saben muy bien como encubrirse, como lo demostraron en el caso de Diego (Bonefoi), que enseguida intentaron plantarle un arma.

CP: ¿Seguinos contando quién es el Mohicano?

Catalina Linares: Miguel (el Mohicano) es un papá hermoso, es un trabajador, es un laburante y un luchador, porque la realidad de la gente de los barrios es que es difícil toda la vida, desde la infancia hasta grande y esa es la verdad de mi compañero, que su vida nunca fue fácil, que él, en los treinta y pico de años que tiene jamás tuvo gas, envasado ni nada, que siempre vivió picando leña. Ahora que estamos separados hace un montón de días me acuerdo de eso, de cómo reclamaba para picar leña.

CP: Contanos como fue el día de las detenciones

Catalina Linares: Conmigo detuvieron a dos chicas de las cuales una alguna vez trabajó en la cooperativa pero en ese momento ya no estaba, y la otra nunca formó parte de la cooperativa, es parte de una familia conocida también de luchadores y muy golpeados por la realidad. Calcagno dice que son de la cooperativa y que nosotros las usamos a ellas como factor distractivo para que sucedieran los saqueos, pero la verdad es que ellas estaban comprando en el supermercado y que tuvieron un encontronazo con la gente de seguridad y que mi compañero se acercó a defender a esas dos mujeres que estaban siendo tocadas y revisadas por un personal masculino y eso no corresponde, entonces sobre eso Calcagno monta toda su película y la calza diciendo que nosotros pagamos a alguien para que iniciara y desde ahí se desata todo, pero la verdad que mi compañero logró ayudar a esas personas y se fueron a cortar la ruta, no fueron a saquear.

CP: ¿Cómo ves esta situación de que de 1000 personas que participaron en los saqueos de Bariloche y muchos más en el resto del país, algunos con autos, sean 5 personas los apresados y se los trate como responsables y delincuentes, que se dice que ninguno era pobre, no que había necesidad sino que solo eran ladrones de LCDs?

Catalina Linares: La verdad es que es increíble que nos quieran hacer pagar a 5 lo que saqueó un montón de gente. En un reclamo justo a veces se mezclan personas que aprovechan la situación para ir a robar electrodomésticos, igual también hay que pensar en que la gente que fue necesitaba y habrá pensado en lo que valía lo que se llevaba, ni siquiera en que estaban robando, la realidad es que mucha de la gente de los barrios no tiene nada, y ahí aprovecho un montón de gente de dinero, se veía como gente de plata le ofrecía a pibes que salían con un montón de plasmas que los llevaban en su auto por uno de los plasmas, o la policía le quitaba los plasmas a los pibes y se los llevaban en autos particulares, vos fijate que se allanaron cincuenta y pico de casas y creo que se encontró un solo plasma, entonces no se, o se equivocaron a donde fueron a buscar o no los están buscando realmente, y si entre la gente se mezcló gente que fue a saquear plasmas, y entre la policía que estaba reprimiendo que se excedieron de forma impresionantes, en un momento un BORA casi hace la misma de Fuentealba, apuntó a una nena de 14 años a la cabeza con el tira gases a 2m de distancia, yo le corrí el tira gases al tipo. Y entre esos había gente de civil tirando piedras, milicos de civil o gente que tiene mentalidad fascista, así como ellos un pueden controlar a los que van a ayudarlos en las represiones, también en los desbordes sociales se mezclan un montón de cuestiones, ese día se veían algunos enfrentamientos que tenían que ver con conflictos entre la gente de los barrios y la policía y no tenían nada que ver con los saqueos, por ejemplo La Anónima que está frente al 10 de diciembre no fue saqueada sin embargo cayó una represión terrible sobre el barrio.

CP: En las imágenes no se veía solo gente humilde sino que había también gente con muy buena ropa y vehículos participando de los saqueos.

Catalina Linares: Sin embargo ninguno de esos está preso, a ninguno le están haciendo lo que a nosotros, es una injusticia, es la mafia organizada entre la justicia y la policía, y un juez servil al poder político.

CP: ¿Ustedes tiene información sobre si en los barrios hubo gente que estuvo preparando y anunciando lo saqueos?

Catalina Linares: No, la verdad es que no sabemos en donde se inicia aunque por todos los barrios había rumores, pero creo que por lo que había dicho Goye, al intendente no lo termino de entender porque dijo lo que dijo, tampoco a Weretilneck, es como que se terminaban de enterrar solos, era una locura, se ve que su propia tensión política hacia adentro los llevaba a maquinar películas y desarrollar estrategias particulares para enfrentarse entre ellos, porque inclusive los que después dijeron que no se reunieron con nosotros, sí estuvieron reunidos con nosotros, al día siguiente del saqueo nosotros nos reunimos con Paillalef y con Goye, donde ambos en conjunto como si fueran una misma cosa nos ofrecieron 500 puestos de trabajo en las obras de las casa que se iban a hacer, ahí no estaban solo las cooperativas del movimiento también estaba la "17 de Junio" y también ofrecieron repartir bolsones de comida, la 17 de Junio pudo repartir sus bolsones pero nosotros, como al otro día Weretilneck dijo "con delincuentes no hablo", entonces todo lo que se había hablado es como que se cortó ahí.

CP: ¿Paillalef entonces no pudo llevar adelante lo que había prometido?

Catalina Linares: No, al otro día salió diciendo que era mentira que se había reunido con nosotros, si eso debe ser de las pruebas que tiene Goye contra el gobierno provincial, porque Goye la tiene filmada esa reunión, fue entre las cooperativas, Goye y Paillalef.

CP: ¿Qué informaciones tienen sobre la continuidad de los planes "Argentina Trabaja"?

Catalina Linares: No sabemos nada pero sería terrible que se cortaran, muchas familias dependen de eso para vivir.

CP: ¿Cómo ves tu situación ahora y la de tu compañero, cómo sigue judicialmente?

Catalina Linares: Esta semana Miguel estaría viajando (semana del 1 de Febrero), le están retrasando su traslado, los mismo que me hicieron a mí, yo estaba en Roca, había una sentencia de un juez diciendo que me tenían que trasladar en 24hs y el traslado se demoró como 5, porque ahí comienzan a discutir quién va a pagar el traslado, el Servicio Penitenciario no se hace cargo, el juzgado tampoco, se discuten competencias entre juzgados, y bueno todas esas cosas llevan a que uno no pueda estar cerca de los hijos por 5 días más, y entonces ahora estamos esperando, desde ayer que tenían que haber trasladado a Miguel y todavía no sucede, esperamos que resuelvan sus cuestione internas, porque mientras tanto siguen violando derechos consagrados de los niños sobre tener contacto con sus padres, Miguel tiene 5 hijos (y José tiene 4) que no ven hace más de 20 días, a mí lo que más me duele es lo que les pasa a mis hijas que les tocó estar como 3 semanas separadas de mí y ahora como 5 del padre. No puedo creer que los que se dicen jueces que supuestamente saben las leyes, no les importen lo niños. Legalmente, vamos ampliar la indagatoria para aportar más datos ya que el día que nos tomó indagatoria Calcagno fue casi un chiste, y estamos esperando la apelación del procesamiento, Calcagno la revocó pero de ahí fue a la Cámara, y la Cámara devolvió todo porque todo se hizo tan mal que tampoco se había notificado el procesamiento a los defensores, ahora vuelve al juzgado, yo estoy llamando a mi abogado pero los abogado defensores tienen muchas causas a la vez así que...

CP: ¿Se les acercaron organizaciones de Derechos Humanos, organizaciones políticas o sociales de Bariloche para charlar, apoyarlos, ofrecerles apoyo?

Catalina Linares: La verdad es que, además de nuestros compañeros, el apoyo lo hemos recibido de un montón de lugares, de gente no organizada, vecinos de los barrios que nos conocen, que también son luchadores igual que nosotros, de la Multisectorial fundamentalmente hemos recibido un montón de ayuda, de las Multisectoriales de Roca y Viedma, hemos tenido asesoramiento legal de estudiantes de abogacía que forman parte de organizaciones de abogados, si la verdad es que hemos recibido ayuda; ahora las delegaciones de los Derechos Humanos como institución del estado la verdad es que han accionado frente a la presión, en Roca por ejemplo accionaron una semana después de que yo estaba detenida diciendo que no sabían que estábamos allí, frente a eso se han acercado el Comité contra la tortura, el Observatorio de Derechos Humanos, etc. Muchos con un discurso de que están indignados con lo que ha pasado, y otros con el discurso de que "pasa todo el tiempo", le contestábamos que esto la verdad es que nunca lo vimos pero aunque pasara todo el tiempo no habría que quedarse tranquilos.

CP: ¿Catalina vos sentís que la sociedad de Bariloche, sobre todo la que vive en los kilómetros o el centro, no entiende al Bariloche del alto, no hay vasos comunicantes, y que hay cada vez más una polaridad, que la gente no conoce y no entiende de donde viene la cooperativa o el Movimiento 1 de Mayo y toda la historia de trabajo y compromiso que tienen ustedes?

Catalina Linares: Si yo acuerdo en que por un lado hay desconocimiento, pero por otro lado hay manipulación de la información, lo que hace el medio masivo Canal6 (Radio6/Bariloche2000) es impresionante como manipulan la información, como dándoselas de imparciales, todo el tiempo están mechando una información muy miliquera, muy fascista, muy pidiendo más seguridad; la verdad yo no creo que sea una cuestión territorial, también es de clases fundamentalmente, pero también es ¿de qué uno vive?, los que viven del turismo creen que Bariloche vive del turismo, pero es un porcentaje tan chico el que vive del turismo y que relativamente puede vivir un poco mejor que nos se comprende a la gente que no vive del turismo, a la gente que come del basurero, los que trabajan de la construcción pero esporádicamente, teniendo la mayor parte del año tremendas necesidades, al que tiene que ocupar (un terreno) porque no puede pagar, al mapuche que lucha por su territorio y su identidad, la verdad es que no puedo creer como a veces va tan atrasada la opinión de la gente respecto a lo que es la realidad.

CP: Como mamá joven y maestra ¿Cómo te gustaría ver a Bariloche?

Catalina Linares: Yo creo que todos deseamos lo mismo, tener una vida que sea digna, que se dignifique con el trabajo, que en los barrios haya cosas para que hagan lo chicos, los pibes, los adolescentes, los más pequeños, gimnasios, plazas, deporte, cultura por todos lados, que estuviera todo bañado de bibliotecas, que la gente pudiera tener acceso al conocimiento, al desarrollo personal, a desarrollar sus propias habilidades como personas, eso es lo que a mí me gustaría sí, que todos tengamos las mismas posibilidades.

CP: Hay algún referente político actual que te de esperanza o te conforme

Catalina Linares: No, no lo conozco, ya te digo que en base a mi experiencia de trabajar en los barrios, la política se maneja de manera punteril, clientelista y asistencialista, los que conozco que luchan de otra manera son las organizaciones políticas y sociales que están por fuera de los partidos de este sistema.

CP: Algo que quieras decir a la sociedad de Bariloche

Catalina Linares: No puedo terminar la nota sin hablar de los chicos que se movilizaron solidarizándose con nosotros cortando la ruta y que injustamente este mismo sistema los trató igual a peor que a nosotros, es un atropello a los derechos lo que han hecho con las personas que van a reclamar por algo que consideran justo, fue ilegal e injusto lo que nos hicieron a nosotros, por eso es justo que se reclame en contra y es injusto que se los reprima como se reprimió, no se puede creer lo que se vio que hizo la Gendarmería con los nenitos, y los aplaude Weretilneck, no se puede creer que si de dice representante de todos salga a decir que los aplaude.

CP: Una buena parte de la sociedad de Bariloche cree que todo esto pasó por una orden de la presidenta Cristina de sacar a Goye del medio y que ustedes fueron parte de esa operación.

Catalina Linares: Claro, eso estaría buenísimo aclararlo, nosotros estamos en contra de trabajar para los políticos y sus operaciones, denunciamos de hecho lo que ellos hacen, los gobiernos y sus partidos, en los barrios, manejan a la gente de esa manera, hay gente a la que le pagan y harían cualquier cosa, pero nosotros no.

CP: También se dice que todas estas cooperativas son cooperativas de vagos que no sirven para nada, ¿Qué pensás al respecto?

Catalina Linares: Yo creo que las cooperativas que se armaron en los barrios con gente que quería trabajar lo están haciendo, pero también se formaron cooperativas de punteros, vos armas 300 cooperativas los radicales y 300 armaron los del PJ y ahí entro la CEB también, y entonces hay un montón de cooperativas de punteros cobrando y haciendo todo tipo de tramoyas y asquerosidades con la gente, nadie trabaja por el "Argentina trabaja", eso que quede claro, no hay una cooperativa que trabaje solo por el "Argentina trabaja", se cobra pero no se trabaja, nosotros tuvimos una vez una propuesta de trabajo de limpiar una playa y tuvimos que poner nosotros el transporte de la gente y el combustible de las máquinas y entonces no lo volvimos a hacer, el "Argentina trabaja" funciona como asistencialismo, no tiene que ver con la generación de trabajo, es un plan como siempre tuvieron, hoy se llama "Argentina Trabaja", hay cooperativas hacen trabajar a la gente diciendo que son las horas del "Argentina Trabaja" pero en realidad son trabajos que agarran las directivas de esas cooperativas de punteros y se reparten la plata entre ellos.

CP: Catalina gracias en nombre del Mensajero Digital por tus palabras, tu espacio, por recibirnos en tu casa en la que estás en prisión domiciliaria, y seguiremos tratando de darles espacio a otros miembros de la cooperativa en estos días.

Catalina Linares: Muchas gracias por la entrevista, la verdad es que hace falta que desde los medios alternativos o disidentes de la voz oficial que es la única que se escucha, vayan empapándose de lo que es la historia y de los movimientos sociales, de lo que está tratando de emerger en los barrios, porque si no, siempre es una sola posición la que se escucha y no se escucha al resto de la gente que tiene mucho para decir.

CP: Desde el Mensajero Digital, y creo que desde mucha gente que no se deja llevar por los discursos del poder, ojalá puedan resolverse estos conflictos y llevar adelante lo que sueñan como parte de un movimiento social comunitario.

Catalina Linares: Muchas gracias.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.