lunes, 11 de marzo de 2013

El significado de Chávez (Parte II - Final)

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Chávez irrumpió en la política cuando los partidos estaban en total descrédito, tanto que los legisladores ya no usaban en sus vehículos las placas-patente oficiales por temor a un exabrupto. Un pueblo enardecido por primera vez tomaba conciencia de su exclusión del reparto del botín petrolero monopolizado por AD-Copey con grandilocuentes discursos sobre “democracia”.

El pueblo desesperanzado poco se inscribía para votar, convencido que, votos más votos menos, el juego seguirían ganándolo los mismos. Los resultados electorales registraban altos guarismos de abstención. Tampoco había segunda vuelta. Chávez pasó a la Historia porque emprendió la refundación del país. Impulsó una nueva Constitución, más acorde con la realidad social, surgida de un exhaustivo proceso electoral-popular-democrático. Sobre nuevas bases legales, promovió el desarrollo político del sector excluido de su pueblo con un nuevo diseño de distribución de la renta petrolera a través de decenas de planes de salud, vivienda, alimentación, etc., llamados “misiones”. También logró un gran avance en infraestructura, transporte, líneas de Metro y recuperó los ferrocarriles. Ha mejorado notablemente la calidad de vida del venezolano que antes fue excluido, de los trabajadores y de la propia clase media. Numerosas empresas privadas mejoran sus números produciendo y vendiendo al área social de la economía, por ejemplo el sector alimentario.

Se crítica a Chávez como “caudillo” y a su Revolución como “populista” y “polarizadora”. Y esto se debe, básicamente, a la reorientación del destino final de los fondos provenientes del petróleo, que ya no van al bolsillo de la clase política, la clase media más acomodada y la elite del país. Como en Venezuela no ha existido una burguesía industrial potente, como en otros países sudamericanos, la clase obrera resulta escasa. La industria petrolera emplea a 100.000 personas que resultan suficientes para generar el voluminoso ingreso que financia al país desde más de un siglo. La importación de alimentos y bienes de consumo continúa siendo un talón de Aquiles de esa nación

Bajo el antiguo esquema de distribución de la renta petrolera, en la llamada IV República (1958-1998) fluyó más dinero que en el Plan Marshall (casi medio millón de millones de dólares a precio constante). El reparto fue injusto, pero se le consideraba “normal”. Como hoy ha cambiado en perjuicio de los beneficiarios de ayer, le llaman “populismo”. Antes era lo contrario, elitista o egoísta. Hoy existe otro esquema pero “anómalo”. Y se habla de “polarización”, fea palabra.

Pero no fue un ideólogo marxista quien aclaró que la polarización social está siempre presente, querámoslo o no. Y en cierto modo, en 2006 definió así la “normalidad” en la sociedad contemporánea: “Hay una lucha de clases, por supuesto, pero es nuestra clase de los ricos quien dirige la lucha. Y la estamos ganamos”. Warren Buffet, el más rico N° 4 del mundo, con 53,5 mil millones de dólares en 2013, ahora lideriza una corriente que aboga por más impuestos para los ricos para financiar gasto social a favor de los excluidos –“occupy” o “indignados”– y postergar el colapso inminente del capitalismo. Pinochet prohibió por decreto la noción de “lucha de clase”, pero no por eso se extinguió, ya que los amigos de Buffet la estuvieron ganando con intensidad en los 17 años (1973-1990) de su dictadura… y todavía hoy.

La revolución de Chávez no es marxista, ni exportable. Es un sincretismo inédito muy venezolano, con cristianismo, justicia social, pensamiento de Bolívar, ideas marxistas, pensamiento de Fidel, legado de Allende, etc. El líder poseía cualidades personales intransferibles: gran carisma y cariño de su gente. Su pueblo y los pobres de esta región lo están haciendo inmortal. Además de buen humor, ironía, desplantes histriónicos, manejo de la TV y la comunicación, conocimientos prácticos de jugador de béisbol, etc., poseía también el control militar (que revirtió el golpe de abril 2002) y ofrecía muchas otras cualidades de su personalidad. Murió demasiado joven; 58 es poco hoy para el promedio. Fue un hombre orquesta de capacidades intransferibles. Condujo un proceso revolucionario aún en marcha cuyo principal factor de poder radica en unas Fuerzas Armadas atípicas en este planeta, apoyadas por el PSUV y refrendadas por el voto popular en 14 elecciones, más la 15ª que según todos los pronósticos ungirá a Nicolás Maduro el 14 de abril, para más rabia de Estados Unidos y sus detractores internos.

En cierto modo, la derecha venezolana, la reacción internacional y Estados Unidos perdieron con Chávez una bandera contra la que invirtieron más de una década de satanizadores estigmas mediáticos anti Chávez. Con su lamentable pérdida, la oposición venezolana también parece haberse quedado sin bandera política, ya que carece de programa. Tendrán, entonces que crear una nueva hiper-realidad que convierta a Maduro en el malo universal. Por eso no causa extrañeza la nueva oleada de mentiras mediáticas sobre su investidura, además de las innegables imágenes y entrevistas sobre la gran demostración funeraria de fervor popular, que revelaron a los propios enviados especiales la profundidad de la Revolución y la vigencia de aquellos cambios políticos y sociales que estigmatizan a diario pero conocieron y comprobaron in situ.

La revolución aún tiene debilidades. Focalizada en los pobres urbanos aspira a convertir al campesinado del interior en productores organizados en Consejos Comunales y no termina de crear más clase obrera con una política de desarrollo industrial sustentable, que algún día permitirá reducir importaciones. Maduro, probablemente, golpeará con transparencia la corrupción y regularizará la “boliburguesia” y “boliburocracia”, las nuevas clases emergentes con la revolución. No toda la clase media es reaccionaria y y siempre ha disfrutado su cuota del petróleo. Lo reflejan las ventas de automóviles siempre in crescendo, los viajes de vacaciones al exterior, los restaurantes siempre llenos, etc. La clase obrera de empresas públicas, como Sidor y otras, parece más bien reivindicacionista, con una mirada corporativa y estrecha, parecida a la aristocracia obrera del cobre que ayudó a derribar a Allende.

El ejemplo bolivariano fortaleció la búsqueda de modelos latinoamericanos propios, en el sentido de buscar un camino independiente de los intereses oligárquicos locales y de Estados Unidos. No sirven las comparaciones con las revoluciones marxistas ni con la revolución cubana. Se ha dibujado un símil con el peronismo, movimiento poli-clasista de fuerte contenido emocional de profundas raíces, donde Cristina no es lo mismo que Menem siendo ambos peronistas. Tampoco sirven los cánones del marxismo estalinizado de la experiencia URSS.

La Revolución Bolivariana no es exportable, pero muestra gran capacidad de innovar en la diversidad. Ése es el aporte del modelo bolivariano que se refleja en América Latina: Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Cuba, Brasil, Uruguay, Salvador, y otros, son experiencias de gobiernos progresistas distintos y “en la medida de lo posible”, con contradicciones propias de las etapas y momentos históricos de su propia lucha de clases local, con ingredientes étnicos y de tipo cultural en varios países.

El bolivarianismo de Chávez es un nuevo discurso socialista, con militares y riqueza petrolera, surgido en un clima curiosamente parecido al Chile actual, donde el rechazo a la clase política y sus partidos supera lejos más del 60% de una población cuyo voto final es un enigma por el fracaso de participación en los comicios municipales de octubre (cuyos resultados finales se dieron a conocer en febrero sin mayor publicidad y sin totalizar la abstención a nivel nacional). El movimiento social reclama mejores condiciones de vida, no sólo de la educación, que sólo pueden financiar el cobre y nuevos impuestos, mientras el mayor temor de la clase política chilena, los dueños del país y de los grandes medios es, precisamente, la aparición de un “caudillo” o “caudilla”, con mayor vocación “populista” que la atribuida a Piñera

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Ver también:
- El significado de Chávez (Parte I)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Perdimos nuestro mejor amigo

Fidel Castro Ruz

El 5 de marzo, en horas de la tarde, falleció el mejor amigo que tuvo el pueblo cubano a lo largo de su historia. Una llamada por vía satelital comunicó la amarga noticia. El significado de la frase empleada era inconfundible. Aunque conocíamos el estado crítico de su salud, la noticia nos golpeó con fuerza. Recordaba las veces que bromeó conmigo diciendo que cuando ambos concluyéramos nuestra tarea revolucionaria, me invitaría a pasear por el río Arauca en territorio venezolano, que le hacía recordar el descanso que nunca tuvo.

Nos cabe el honor de haber compartido con el líder bolivariano los mismos ideales de justicia social y de apoyo a los explotados. Los pobres son los pobres en cualquier parte del mundo.

"Déme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo", proclamó el Héroe Nacional y Apóstol de nuestra independencia, José Martí, un viajero que sin limpiarse el polvo del camino, preguntó donde estaba la estatua de Bolívar.

Martí conoció el monstruo porque vivió en sus entrañas. ¿Es posible ignorar las profundas palabras que vertió en carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado víspera de su caída en combate?: "...ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber --puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo-- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas...".

Habían transcurrido entonces 66 años desde que el Libertador Simón Bolívar escribió: "...los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad".

El 23 de enero de 1959, 22 días después del triunfo revolucionario en Cuba, visité Venezuela para agradecer a su pueblo, y al gobierno que asumió el poder tras la dictadura de Pérez Jiménez, el envío de 150 fusiles a fines de 1958. Dije entonces:

"...Venezuela es la patria de El Libertador, donde se concibió la idea de la unión de los pueblos de América. Luego, Venezuela debe ser el país líder de la unión de los pueblos de América; los cubanos respaldamos a nuestros hermanos de Venezuela.

"He hablado de estas ideas no porque me mueva ninguna ambición de tipo personal, ni siquiera ambición de gloria, porque, al fin y al cabo, la ambición de gloria no deja de ser una vanidad, y como dijo Martí: 'Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.'"

"Así que, por tanto, al venir a hablarle así al pueblo de Venezuela, lo hago pensando honradamente y hondamente, que si queremos salvar a la América, si queremos salvar la libertad de cada una de nuestras sociedades, que, al fin y al cabo, son parte de una gran sociedad, que es la sociedad de Latinoamérica; si es que queremos salvar la revolución de Cuba, la revolución de Venezuela y la revolución de todos los países de nuestro continente, tenemos que acercarnos y tenemos que respaldarnos sólidamente, porque solos y divididos fracasamos."

¡Eso dije aquel día y hoy, 54 años después, lo ratifico!

Debo solo incluir en aquella lista a los demás pueblos del mundo que durante más de medio siglo han sido víctimas de la explotación y el saqueo. Esa fue la lucha de Hugo Chávez.

Ni siquiera él mismo sospechaba cuán grande era.

¡Hasta la victoria siempre, inolvidable amigo!

Marzo 11 de 2013
12 y 35 a.m..

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La nueva línea programática de la revolución bolivariana socialista

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

Si continuamos personalizando el proceso revolucionario bolivariano nada más que en la singularidad extraordinaria de Hugo Chávez, no estaremos contribuyendo a que éste se mantenga en el tiempo y en el espacio, puesto que la prédica constante de nuestro Comandante estuvo siempre relacionada con la construcción y fortalecimiento del Poder Popular como único medio para hacer la revolución bolivariana socialista en Venezuela.

Así, cada revolucionario tiene una obligación moral con esta línea de acción, para lo cual es preciso tender a la fusión de los poderes creadores del pueblo con las diversas instancias del poder constituido, con inclusión efectiva y permanente de vocerías del poder popular, colectivizando de esta forma la función y la responsabilidad de la administración pública, lo cual hará que el Estado vigente sea totalmente transformado, convirtiéndose entonces en el Estado Comunal Socialista que se ha proyectado hasta ahora. Por consiguiente, la dirección a seguir en esta nueva etapa del proceso revol.ucionario bolivariano tendría que enmarcarse, hacia la construcción, desarrollo y consolidación del Poder Popular a todos los niveles, al mismo tiempo que gobernantes y funcionarios estatales cambian sus normas de conducta burocrático-representativas, puesto que ellas no coinciden en nada con lo que debe ser una democracia participativa y protagónica.

En tal sentido, el poder debe fluir desde abajo hacia arriba y no de arriba hacia abajo, como se estila tradicionalmente bajo cualquier régimen de democracia representativa. Para ello es fundamental respetar y asegurar la autodeterminación de los sectores populares y el ejercicio pleno de la democracia directa como mecanismos de participación y protagonismo que rebasen y cambien radicalmente las estructuras limitantes del Estado burgués-liberal todavía vigente en el país. Adicionalmente a ello, tiene que activarse de forma sencilla e inmediata el derecho revocatorio del pueblo con la finalidad de sancionar moral y políticamente a quienes defrauden la confianza popular, estando los mismos obligados a trabajar en función de los intereses colectivos con un sentido realmente patriótico y social.

Por eso, el fortalecimiento y la continuidad del proceso revolucionario bolivariano aunque tenga, por lo pronto, un compromiso electoral muy importante que conquistar mediante la candidatura presidencial de Nicolás Maduro, además de las diferentes candidaturas a las alcaldías y a los concejos municipales, tiene que basarse más en la participación, la formación y el protagonismo de los sectores populares chavistas. Ésta es la línea programática que se debe adoptar de ahora en adelante, incluyendo a las diversas organizaciones políticas que respaldan al proceso revolucionario bolivariano. En su caso, ellas están obligadas a despojarse de sus clásicas actitudes sectarias y trabajar por alcanzar, eventualmente, la unidad definitiva y no limitarse a lo meramente electoral, sin que ello excluya la responsabilidad que tienen de ejercer la contraloría social sobre la gestión de gobierno al lado de las diferentes organizaciones del poder popular.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Manipulación mediática y hechos irrefutables

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

En ocasión de la muerte del presidente venezolano se asiste a una intensificación de las campañas de desinformación impulsadas por la derecha interna -con muy poca fortuna, todo sea dicho- y de la derecha internacional, angustiada ante el enorme fervor popular por Chávez, en contraste con la languidez de una oposición desorientada, dividida y carente de reales apoyos sociales.

De todo lo dicho y publicado se pueden extraer diez grandes mentiras que se muestran su escasa consistencia ante una mínima confrontación con la realidad.

1ª. Hugo Chávez ha sido un dictador, un tirano populista cuya muerte abre entonces una nueva oportunidad para “recuperar la democracia”. La realidad es otra. Chávez fue elegido una y otra vez de manera limpia y nadie lo puso en duda, salvo claro está grupos minoritarios marginales. Solo en una ocasión el presidente perdió en las urnas -el referendo- y aunque la diferencia no llegó al uno por ciento de los votos él aceptó democráticamente los resultados. Nunca se apartó de la constitución y aceptó inclusive las reglas tramposas de un sistema diseñado para proteger los intereses de la oligarquía local. Solo el entusiasmo popular masivo permitió acceder al gobierno y desde allí, siempre de la forma más democrática, impulsar cambios decisivos no sin la respuesta -esa si nada democrática- de la derecha local que ha acudido a todo tipo de medidas (golpe militar incluido).

2ª. Chávez eliminó la “libertad de prensa”. El elevado porcentaje de los medios de comunicación en manos de la derecha desmiente tal afirmación. El presidente ha tenido que enfrentar unos medios que ejercen en la práctica como partidos políticos sin contar él con recursos que se puedan siquiera parecer a los ingentes medios con los cuales cuenta la oposición: más del 80% en radio y televisión, diarios y revistas y -no podía faltar- la voz incendiaria de la Iglesia Católica oficial predicando contra el gobierno desde los púlpitos y bendiciendo las conspiraciones de la derecha.

3ª. Chávez dividió a Venezuela. En realidad, el gobierno no ha dividido nada. No ha hecho otra cosa que reconocer (ese fue su programa electoral) precisamente que el país – a pesar de ser inmensamente rico en recursos naturales- presentaba un panorama desolador de desigualdad, pobreza, miseria y exclusión de las mayorías. Su propósito no ha sido otro que disminuir esas diferencias y permitir que los recursos fluyan de una manera más justa. Según indican las cifras de las Naciones Unidas, el gobierno bolivariano ha cosechado grandes logros en este propósito: Venezuela es hoy el país menos desigual de toda la región y tiene el salario mínimo más alto, además de contar con programa sociales de gran impacto (salud, educación, vivienda, pensiones, etc.).

4ª Chávez hundió la economía. Si se descuentan los dos años de mayor impacto de la crisis mundial en Venezuela, el crecimiento económico ha sido permanente. En los dos años anteriores, por ejemplo, el PIB ha crecido por encima del 5% demostrando que el modelo (con todas sus limitaciones) permite sortear mejor los traumas de la economía mundial. No solo ha habido crecimiento sino que éste se traduce en desarrollo. Los millones de votantes que han apoyado el proceso revolucionario por mas de quince años tienen entonces motivos suficientes para hacerlo. Por supuesto, la economía venezolana no ha superado aún todas sus enormes deformaciones fruto de la dependencia y el atraso, pero en favor del proyecto bolivariano hay que reconocer que se están echando los cimientos para llevar al país no solo a superar los males del modelo neoliberal (tan nefasto para toda la región) sino para construir un orden social diferente que ellos denominan “socialismo del siglo XXI”.

5ª. Chávez era un personaje estrambótico, de lenguaje inapropiado y salido del tono formal que exigía su cargo. No cabe duda de la particularidad del comandante aunque la lectura se hace de manera muy diferente según de dónde y sobre todo de quién proviene. Para las gentes pobres y sencillas de Venezuela (y por extensión de la América Latina) el lenguaje directo y los comportamientos inusuales de su presidente son percibidos con entusiasmo y cariño. Por fin, alguien les habla en su propio lenguaje, alguien dice a los poderosos del mundo (especialmente a los Estados Unidos) lo que otros no se atreven siquiera a mencionar. Hay además un inocultable racismo en muchas de las descalificaciones dirigidas a Chávez. Si el comandante baila produce mofa para los occidentales (y para la oligarquía criolla que piensa en inglés y se siente avergonzada de su propio pueblo). Pero ¿dicen lo mismo cuando el que lo hace es Obama?. Si el comandante canta, será motivo de risa para algunos, los mismos que no ven nada particular si lo hace Berlusconi o el Secretario General de la ONU (que cantó y bailó en público, con bastante poca gracia, por cierto).

6ª. Chávez apoyó el terrorismo, a las FARC-EP, en primer lugar. Sin embargo, jamás se pudo comprobar la existencia de apoyos concretos aunque el gobierno de Venezuela mantuvo siempre que en Colombia se produce un conflicto armado que en manera alguna puede asimilarse al terrorismo (algo que comparten casi todos los gobiernos de la región). Más aún, es público y notorio el esfuerzo de Chávez por acercar posiciones entre Gobierno y guerrilla propiciando la salida negociada, tal como sucede ahora en La Habana. Se intentó crear una supuestas conjura con ETA, un asunto que por fortuna fue aclarado a tiempo por las autoridades de Venezuela y España. Tampoco corrió mejor fortuna el montaje de los gringos que acusaban a Venezuela de tener vínculos con el terrorismo islámico. Lo real es que el gobierno bolivariano mantiene magníficas relaciones diplomáticos con todos los países de la región (incluida Colombia) y nadie discute el protagonismo central del presidente Chávez en el proceso de integración regional. El asunto resulta aún más esperpéntico si quienes acusan practican ellos mismos el terrorismo a escala planetaria y dan cobijo a conocidos terroristas venezolanos.

7ª. La Revolución Bolivariana trajo la corrupción y la inseguridad en las calles. Lo real es que la corrupción es una vieja práctica en este país. Se podría acusar a Chávez de no haberla combatido con mayor rigor pero resulta incierto acusarlo de ser responsable de la misma. Igual ocurre con al delincuencia común, algo que tampoco es particular de este país y que seguramente podría tratarse con mano más dura. Pero siempre que gobierna la izquierda parece que hubiera cierta compresión con el delincuente callejero (debido a su extracción popular). Un error, sin duda alguna. Toda una paradoja si se piensa que quienes claman al cielo por la inseguridad son los mismos que por décadas han saqueado el erario público!!.

8ª. Chávez acomodó la legalidad a sus propósitos. Dicho así suena fatal, sin embargo, eso es lo que hace todo gobierno si quiere que lo institucional no entorpezca la realización de su programa. La cuestión reside entonces en saber cómo se produce ese “acomodo”, es decir, qué tan legítima es la operación. En este sentido, no cabe menos que reconocer que el gobierno bolivariano ha conseguido siempre, en las urnas, el respaldo mayoritario del constituyente primario, es decir, la fuente primera de la legitimidad.

9ª. Chávez era amigo de dictadores. De acuerdo con este extraño razonamiento los gobiernos de los países de la periferia pobre del sistema mundial deben pedir permiso a los gobiernos de Occidente para establecer sus relaciones diplomáticas. No son los intereses nacionales los que deben primar sino la bendición de Washington y sus aliados. Paradójicamente los ricos de Occidente si pueden mantener todo tipo de relaciones con las peores dictaduras, las satrapías más abyectas y hasta con gobiernos medievales; pueden fomentarlos y mantenerlos o propiciar su derrocamiento cuando convenga.

10ª. Si falta Chávez se abre la veda para grandes pugnas en el seno del gobierno pues todo el movimiento dependía de su figura carismática y ahora sobrevendrá el caos. En realidad, se trata más del deseo de la derecha que de algo con visos de realidad. Que el movimiento bolivariano de Venezuela tiene tendencias es una obviedad. Lo extraño sería que eso no sucediese, pero nada indica que los propósitos centrales de esa revolución constituyan elementos de discordia. Las próximas elecciones presidenciales ratificarán seguramente a Maduro como presidente y la derecha tendrá que esperar a mejores ocasiones. Más vale que se acostumbren. Así lleva la derecha cubana esperando medio siglo en Miami, un soleado paraíso en el cual ya anida también una colonia considerable de “exilados” venezolanos.

No serán entonces este tipo de mentiras y manipulaciones las que derroten la Revolución Bolivariana. En éste como en procesos similares de hondo raigambre popular, serán en todo caso los propios errores de los revolucionarios los que frustren el proyecto. Visto lo visto en Venezuela, ni la fuerza más descomunal de la derecha podrá impedir que el entusiasmo, la consciencia y la organización populares lleven a buen puerto el sueño de un joven oficial de humilde origen que un día encarnó para siempre las ansias libertarias de los hijos de Bolívar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Hugo Chávez ha muerto; ¿ha muerto?

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Anochezco con la noticia: Murió esta tarde (5 de marzo/2013) Hugo Chávez Frías, el nacido hace 58 años en Sabaneta (una población humilde del Estado de Barinas, la vieja Venezuela) y el que llegó a jefe de Estado, desde 1999. Un militar (porque fue un militar, distinto a lo que nosotros conocemos) que se ganó la presidencia de ese hermano país latinoamericano luego de un golpe militar (1992) que no surtió su efecto, contra el gobierno corrompido de Carlos Andrés Pérez. ¿Murió el Hugo Chávez que hablaba del “socialismo siglo 21”? Y que trató de aplicar esa receta cuando incluidos los viejos marxistas (o supuestos) no lo creían. Después del “socialismo real” y la ex URRS, nadie creía en tal aserto político. Pero Hugo Chávez si.

Como siempre (o quizá, siempre) hay de todo. Los que hablan de Hugo Chávez porque lo querían y querían que no muriera, nunca jamás; o los que “lo sienten” a pesar de que en vida hicieron lo posible para que no vaya nuevamente al gobierno, hasta el 2019. Un caso parecido acaba de producirse en este Ecuador, con el Presidente Rafael Correa, que rompió todos los records habidos y por haber; y proclamó la “revolución ciudadana” en todo el país. Y eso que el principal diario sipiano de este Ecuador (El Comercio, de Quito) lo predijo hace rato: que en la historia republicana de este país, no se registraba el hecho de que un Presidente en funciones arrasé en elecciones.

Pregunto: ¿cuándo es que la espada de Bolívar se pone de moda en América Latina? Me respondo: cuando Hugo Chávez Frías asume el poder en Venezuela. Entonces se pone de moda el Libertador de 5 naciones andinas (Venezuela, Colombia, Perú y Bolivia; después vendrían el Ecuador y Panamá) Vuelvo a preguntar: ¿cómo y quiénes le acompañaron en Santa Martha (Colombia) al Libertador, en su muerte? Vuelvo a preguntar, ya que soy un preguntón sin remedio: ¿Quiénes estuvieron detrás del asesinato del Mariscal Antonio José de Sucre, en Colombia? Es Hugo Chávez, con un gran sentido de lo propio antes que lo ajeno, el que reivindica el nombre del Sucre para las transacciones entre nuestros pueblos; ya que el Jamil Mahuat (demócrata cristiano de Ecuador) nos reemplazó el sucre (que era nuestra moneda nacional) con los billetes verdes (de Estados Unidos).

¿Cuándo se pone actual nuestro padre del liberalismo machetero, don Eloy Alfaro Delgado? Cuando se cumple un siglo de su vil asesinato en las frías celdas del ex panóptico que nos dejó el “Santo del Patíbulo” (según gráfica sentencia del escritor Manuel Benjamín Carrión) que en vida llamose Gabriel García Moreno (y que ocupó varias veces del palacio presidencial) y que fue arrastrado (me estoy refiriéndome a Don Eloy) junto con su hermano y varios de sus lugartenientes, por las calles de Quito, hasta terminar en “la hoguera bárbara” en el Ejido, según frase célebre que se le ocurrió al escritor guayaquileño, don Alfredo Pareja.

Se supo entonces que fue el viejo, Don Eloy, muy amigo de ese otro titán cubano, que se llamó José Martí, y que murió dando su vida por la primera libertad de Cuba del imperio español. Don Eloy no nos dejó a los ecuatorianos solo el tren Guayaquil-Quito sino muchas otras novedades, en sus dos presidencias. José Martí es venerado en su Cuba que trató el gran imperio del norte (Estados Unidos) de anexarse y que el “malo” de Fidel dice que la “revolución cubana” es otra obra de Martí. Ahora que ha sido reconstruido (el tren de Don Eloy) es un orgullo nacional porque brinda a ecuatorianos y extranjeros una visión única de las delicias de este hermoso país, aunque se mueran de envidia el Perú y Colombia. Don Eloy Alfaro nos dejó a los ecuatorianos no solo el liberalismo, que ya se quisieran haber tenido los vecinos (Colombia y Perú).

Pero no quisiera desviarme del tema. Los líderes y héroes de nuestra historia mundial, están llenos de muertes naturales o artificiales, como le ocurrió a Arafat. Si son seres vivos algún día tienen que morir; y al decir morir, quiero decir que desaparecen del mapa, con sus emociones y sus dichos; pero que dejan para el futuro de los pueblos esa impronta difícil de llenar. Y Hugo Chávez Frías se murió; pero “murió Chávez” es la pregunta que me formulo hoy en día, después de haber visto en televisión ese río de gente yéndole a visitar y la ceremonia oficial realizada en la Academia Militar de Caracas. Alguien del pueblo dijo: “le ganó en lo despedida a Fidel, por no morirse a tiempo”. Si muere Fidel, ¿dejará de haber la revolución cubana? pregunto.

Hugo Chávez fue un militar venezolano que tuvo como sus grandes amigos a Bolívar, el Libertador de 6 naciones andinas, hace 200 años. Y el que reivindicó el nombre de Sucre. Y el amigo personal de Fidel y de Raúl (Castro Ruz) y que se nutrió de sus enseñanzas. Por algo Fidel dijo (y no ha sido negado por nadie) que para ser un revolucionario no hace falta sino ser honrado a carta cabal, Eso lo dijo en “La Paz en Colombia” el libro que circula en el mundo. Y esa otra obra “Un Grano de Maíz” que fue escrita por Tomás Borge, el Comandante de la Revolución Nicaragüense, muerto también, aunque llegó a embajador. En esa obra, Fidel se declara un lector de los escritos de Simón Bolívar. Aquel que un día pronosticó que los Estados Unidos de Norteamérica será el gran imperio destinado a darle dolores de cabeza a los países de América Latina.

¿Quién fue el inventor de eso que se llama el bolivarianismo? Pues Hugo Chávez Frías, a pesar de que Álvaro Uribe Vélez (el Presidente de Colombia) dijo alguna vez que “bolivarianismo” era una mala palabra; y ofendió a los ecuatorianos al invadir Angostura (en la selva tropical, muy cerca de nuestro Sucumbíos) y matar a 25 personas, entre ellas a Raúl Reyes, el segundo de las FARC, a un ecuatoriano y a cuatro estudiantes mexicanos. Lucía Moret (sobreviviente del episodio) fue curada en Quito y perseguida después, por la seguridad colombiana; que para eso están.

Pues el Hugo Chávez que acaba de morir en Caracas y que un río de gentes, con blusas y camisas rojas, le despidieron, fue el autor de no sé cuantas maravillas, en un país que desde hace muchos años tiene petróleo, y que se llevaban en crudo y en cocinado, los imperios, en primer lugar los Estados Unidos de Norteamérica; y los imperitos menores, es decir las oligarquías de nuestros países, entre ellas la venezolana. Nada para el pobre pueblo, que se moría de hambre y de necesidad, junto al petróleo. Y Hugo Chávez Frías, les dio a los pobres el derecho a una existencia digna; y eso no lo pueden olvidar. Está demostrado que se puede ser revolucionario haciendo las cosas que el sentido común lo determina; pero el sentido común es el menos común de los sentidos, en nuestros países. De lo contrario, que diga el Lucio; que pudo haber sido y no fue.

Rafael Correa fue de los pocos presidentes del área que se quedó hasta la poseción de Nicolás Maduro, en la Asamblea Nacional de Caracas. Según la Constitución, que está en vigencia en Venezuela (obra de Hugo Chávez Frías) Maduro debe gobernar esta nación sudamericana, hasta el fin del período para el cual fue elegido Chávez (y que no pudo posesionarse del cargo) Habrá elecciones generales en Venezuela, el domingo 14 de abril/2913. Seguro que Maduro será ratificado en el cargo, ya que así lo determinaron en sus respectivos momentos, el Comandante Hugo Chávez Frías (antes de viajar a la Habana, a ver si podía contra el cáncer que le carcomía el cuerpo, durante la campaña; cuanto por lo resuelto por los manifestantes (venezolanos y venezolanas, en su mayoría) que no solamente darán su voto por Nicolás Maduro sino que soportaron las inclemencia del tiempo durante horas, para ver unos segundos a su Comandante, al parecer sonriente. Porque fue Hugo Chávez Frías, su Comandante en jefe: y seguirá siendo por mucho tiempo más.

Sin ser adivino, el próximo 14 de abril, Nicolás Maduro será ratificado como Presidente de Venezuela. Esto a pesar de que el diario sipiano (de la SIP-CIA) El Comercio de Quito, dijo, como gran objeción, que Maduro viene de las bases de choferes. ¿Desde cuándo no puede ser Presidente de un país, un chofer? Así es como nos tratan los diarios sipianos. Que por enésima vez pierden.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Desde Argentina: La muerte del comandante Chávez y un debate insuperable

Daniel Cadabón (especial para ARGENPRESS.info)

La muerte del comandante Hugo Chávez abre a corto plazo una etapa de crisis y de rupturas.

Las masas venezolanas se debaten en la conmoción que genera la perdida irreparable del fallecimiento de su líder. La derecha se agazapa en la incertidumbre sobre el rumbo que tomaran las masas y los trabajadores venezolanos a partir de un chavismo sin Chávez y sobre todo sobre el rol que jugará el ejército venezolano para la salida de esta crisis, ya que es el ejército el único arbitro armado en medio de toda esta situación.

Las elecciones generales, dispuestas para mediados de abril, han dejado al gobierno venezolano en un virtual estado de acefalía. El vicepresidente, Nicolás Maduro, no ha pasado la prueba de la provisionalidad y hay que tener en cuenta que como única medida descollante en su corto mandato, además de dirigir el multitudinario funeral del comandante, fue desatar una fuerte devaluación del bolívar que, si al menos hasta ahora, no ha estallado en crisis social es en gran parte por el duelo que embarga a las masas. Maduro, debió recurrir a todo el prestigio de un Chávez enfermo ordenando la devaluación de a moneda venezolana, para lograr que esta medida anti popular sea absorbida por un pueblo venezolano dolorido ante la perdida.

La muerte de Chávez, paradójicamente, ha revivido violentamente lo que forma el núcleo duro de las discusiones que separan a la izquierda revolucionaria socialista de la centroizquierda latinoamericana y mundial ¿Es posible que la aparición de lideres populares como Chávez, Perón, Torres, Allende, etc., sea condición necesaria y suficiente para segregar redención a las masas pobres del continente y, de paso, realizar las tareas históricas en nuestros países dependientes y semicoloniales? ¿serán estos caudillos nacionalistas y populistas los que terminaran por sacar a nuestros pueblos del atraso económico, la dependencia imperialista y de la barbarie social que ejecuta el capitalismo? ¿Es posible un régimen social sin explotadores y explotados sin cambiar el carácter político y económico capitalista de un estado? ¿La convivencia entre burgueses y proletarios forma parte de una etapa en el camino hacia el socialismo, donde la mano firme del caudillo logrará humanizar el capital? Por último y en definitiva ¿el capitalismo de estado, aun con la participación movilizada masivamente de las masas populares, es socialismo?

Para ciertas izquierdas y centro izquierdas chavistas, más otras tendencias oportunistas de reciente aparición, a partir del fallecimiento del caudillo venezolano (donde ubicar al vicepresidente argentino Boudou con su remera rojo tinto, por ejemplo) el liderazgo burgués abanderado como movimiento nacional no es solo suficiente sino el único posible “para garantizar las tareas irresueltas que frenan nuestro desarrollo continental y nuestra emancipación americana”, que, aunque necesiten ser profundizadas, serán completas en el marco de un “contradictorio proceso revolucionario hacia el socialismo”, léase en este caso (pero también serviría a cualquier otro movimiento populista de la historia) fundado por Hugo Chávez, con su programa de reformas hacia una mayor justicia social.

En esta óptica de la centroizquierda, el “proceso contradictorio que abre el camino de la liberación nacional” en los movimientos nacionalistas, no es considerado un defecto, producto de la falta de un programa socialista que coloque a la clase obrera acaudillando la emancipación nacional y social, sino una virtud, una impronta, que amerita disponer todas las energías revolucionarias del movimiento obrero, que no tiene nada para perder y todo para ganar, en una lucha intestina (por izquierda) “dentro del Movimiento” en contra de las tendencias gorilas disgregadoras o derechistas y corruptas que intentan coparlo y disolverlo, frustrando de esta manera las aspiraciones de las masas “que son su fuente y fundamento”.

En los '70, esta polémica se dio tanto en la Argentina como en Chile y se manifestó en toneladas de papel y ríos de tinta, hasta que finalmente la sangre y la carne, torturada y perforada a balazos, acabaron en parte con ella por más de una década.

Las dictaduras cívico militares más sangrientas se impusieron como un producto final de la frustración que produjo entre las masas las políticas de salvataje del Estado burgués iniciado por los movimientos nacionales y cuando la impotencia de estos movimientos “heterodoxos y pragmáticos” se hizo explicita en su función de despojar al movimiento obrero de una conciencia independiente sobre su finalidad histórica: acabar con el capitalismo: los golpes de estado, desde siempre cívicos militares, se hicieron con el poder frente a las masas inermes y convocadas por sus dirigentes nacionalistas a conservar la paz social y “evitar derramamientos de sangre entre hermanos”. Mas adelante algunos de estos referentes nacionales y populares colaboraron abiertamente con las dictaduras, otros optaban por cerrar el pico esperando tiempos mejores, mientras que otros decidían “borrarse”.

Esta caracterización histórica profunda sobre los movimientos nacionalistas burgueses, fue ganando consenso a lo largo de las experiencias de lucha y fracasos de los movimientos populares de masas con sus respectivas direcciones reformistas y burocráticas. Y hoy, corre el riesgo de ser resignificada, volviendo al punto de inicio en función de la reivindicación del proceso chavista, truncado del por la muerte de su líder.
Explicitemos mas las preguntas iniciales ¿Son los social cristianos como Correa, los millonarios como CFK, los asociados a los monopolios imperialistas como Lula o Evo, los que construirán el socialismo en nuestro continente?

El problema original, vuelve a radicar en las mismas cuestiones eternamente discutidas con el filo stalinismo y sus ideólogos centro izquierdistas: esto es, si las burguesías nacionalistas de nuestro continente ya han dado todo lo que tienen en función de la lucha antiimperialista y han fracasado o, si todavía, están en condiciones de retomar la lucha emancipadora para nuestra América.

Debemos recordar que históricamente el antiimperialismo burgués no ha pasado, en la mayoría de los casos, de una serie de escarceos u oposiciones menores, temiendo más a su propio movimiento obrero y sectores insurgentes que a los propios marines norteamericanos.

Boicotearon a la revolución cubana , votaron la intervención a Santo Domingo, aceptan el status quo de Puerto Rico, enviaron tropas de invasión a Haití, festejaron el aniquilamiento de las organizaciones insurgentes y colaboraron económicamente con las fuerzas represivas.

La historia trágica de América latina demuestra los múltiples ejemplos en que la burguesía populista en el poder claudicó en las principales batallas contra el imperialismo; que utilizo la movilización de masas exclusivamente y en la mayoría de los casos como mecanismo de presión para sus propios negociados y que cuando el Estado burgués peligraba ante una ofensiva obrera independiente, entregaron sin lucha a sus propios pueblos a las fuerzas de la reacción genocida, respondiendo a los dictados del catecismo capitalista y sus propias aspiraciones conservadoras del estado burgués. Las dictaduras, según este catecismo pasan, las formas de producción: expropiación de la plusvalía obrera, principal institución del Estado capitalista debe ser preservada. Ya vendrán tiempo mejores.

Este retroceso en el análisis de la burguesías nacionalistas en el poder, va siendo en la actualidad, y con mayor violencia a partir de la muerte del comandante Chávez, tildadas de utopias eurocéntristas. por los progresistas de la centroizquierda, es decir que la explotación teórica del líder muerto necesita de un borrón y cuenta nueva con una historia llena de traiciones y agachadas burguesas.

El “eurocéntrismo ideológico” del que hablan los “progres” e izquierdistas adictos al chavismo no deja de ser un patético eufemismo que atrasa por lo menos 40 años (Perón no necesitaba recurrir a este tipo de eufemismos para decir de cara a las masas con la mayor claridad: “teorías foráneas a nuestro ser nacional” así hablaba el viejo líder, sin sentir vergüenza del antimarxismo que destilaba y que acompañó toda su ideología, todos lo entendían perfectamente, sobre todo sus bandas armadas).

Los movimientos populares y nacionalistas son históricamente y por propia definición anticlasistas. Esto no significa, de ningún modo, que no entiendan que en la sociedad hay clases en lucha, el problema no es ese. Saben que las hay, reconocen las injusticias y las denuncian, no podría ser de otro modo dado que en política no existe la necedad. El problema principal esta en reconocer la lucha de clases y los dos pilares fundamentales del enfrentamiento histórico. El movimiento obrero por un lado y el imperialismo y sus secuaces burgueses por el otro. Estos bloques poderosos definen la historia de la lucha de clases planteando en forma más vigente que nunca el viejo axioma de mediados del siglo 20: “socialismo o barbarie”, o, gobierno obrero o dictadura del capitalismo.

Una vez despojada de su rol histórico, por el nacionalismo burgués, la clase obrera se disuelve en la sociedad dividida entre aquellos desposeídos a los que hay que asistir y los poseedores a los que hay que obligar repartir la renta financiera. El pueblo y el antipueblo. Los pobres y los ricos.

El centroizquierdismo espera a partir de esta nueva unidad de análisis de las clases en lucha, que el capital se humanice y para eso es necesario hacerse con los resortes del Estado, a mayor estatismo mayor humanización capitalista y asistencia a los desposeídos. Esto que puede ser considerado una variante de la filantropía, está bastante lejos del socialismo como sistema que acabe con los mecanismos de explotación social.

En la Argentina esta fórmula binaria entre ricos y pobres es llevada al extremo por otro movimiento que se dice nacionalista y populista, el kirchnerismo, saludado por Chávez como antiimperialista en su misma onda, impone el cobro de impuestos a los salarios obreros, mientras exceptúa de cobrárselos a bancos, mineras, capitostes del juego, renta financiera, etc.

No conforme con meter las manos en los salarios obreros, los nacionales vernáculos, expropian las cajas de jubilados y el ahorro nacional para disponer pagos de la deuda externa a los fondos buitres. Que bella forma de construcción de poder popular es considerar esta distribución de la pobreza entre los explotados, mediante la confiscación de salarios y jubilaciones, como puro progresismo.

Sin embargo, no todas son rosas en el centroizquierdismo latinoamericano, tampoco es un bloque único y mucho menos un sabedor de verdades absolutas que los bautizados “izquierdistas eurocéntricos” se niegan a reconocer.

Un ejemplo reciente alcanza: los representantes del FAP (socialistas, libres del sur, CTA Micceli ) han puesto una nota de color en todo este debate, al declararse Binner, su principal referente, que de estar en Venezuela era partidario de votar por Capriles en contra de Chávez y todas sus reformas populares. Es decir, tan pragmático se ha vuelto el centroizquierdismo en el continente que votaría por una derecha venezolana de escuálidos plurales, porque no coincide con las formas autoritarias del Comandante. Hasta hace poco no les preocupaba apoyar las formas autoritarias de los patrones de estancia y tenedores de vacas y soja.

Ahí va otra crisis temprana imputable al inesperado fallecimiento del caudillo venezolano, esta vez entre los propios heterodoxos y pragmáticos defensores de un Estado burgués “con justicia social”.

El análisis del nacionalismo reformista no es nuevo entre los sectores de izquierda y de centroizquierda, esta última siempre ha recurrido ha fenómenos políticos como el chavismo para deslumbrarse detrás de los pasos de una revolución por la vía pacifica, donde comulguen todos los sectores nacionales, manifestación de que la lucha antiimperialista en “nuestra América” no necesariamente debe ser acaudillada por el movimiento obrero y sus partidos.

Chávez seria la expresión posible de un cambio profundo gradual y largo plazo de las estructuras sociales sin la necesidad de la oposición clasista como forma de ejercicio de gobierno y de manejo del Estado.

El líder nacionalista supo captar las necesidades profundas de las masas obreras y populares por que fue un producto de una manifestación de masas en contra de los ajustes de los Binner venezolanos, el Caracazo. Lamentablemente la muerte de Chávez les priva a las masas venezolanas y a todo el continente de se de seguir experimentando esta experiencia política.

Chávez llevó adelante un golpe de estado acompañado por la oficialidad joven del ejercito que conmovió profundamente a la región por el carácter popular alcanzado y esa acción lo colocó como centro de atención de las masas postergadas, lo que, finalmente lo llevó a ganar las elecciones.

Las llamadas “contradicciones del proceso” alinearon al conjunto de la izquierda venezolana detrás del líder, aceptando la integración al PSUV, donde conviven expresiones tan enfrentadas como los “boliburgueses” (los que amasaron una fortuna inmensa con los frutos de la revolución nacional) los burócratas sindicales que aceptaron la estatización de los sindicatos; militares; funcionarios corruptos; intelectuales; artistas y militantes de izquierda y centroizquierda. La identidad política del movimiento obrero venezolano es chavista, como en nuestro país fue, durante décadas, peronista.

La falta de un análisis critico del nacionalismo burgués es despreciado por la izquierda venezolana y latinoamericana, mientras que encerados en muestras de dolor se dedican a atacar despiadadamente a la izquierda socialista que defiende al movimiento obrero como sujeto de la revolución social.

La derecha centroámericana está agazapada y esperando. Los chavistas difícilmente cambien el rumbo y coloquen a la clase obrera venezolana como el caudillo revolucionario que emancipe el país y lo sacuda del yugo imperialista en el camino hacia la unidad socialista de Latinoamérica.

La muerte del comandante Chávez, reactiva la discusión sobre el “que hacer” en nuestros países atrasados y fundamentalmente en la propia Venezuela y sobre el rol que el movimiento obrero debe cumplir para acaudillar una verdadera revolución social que emancipe a las clases explotadas.

De lo contrario se sumará una tragedia más a la ya trágica historia de nuestro continente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Capriles y el socialismo “Obvñzfxds”: El candidato de Binner

Pablo Bilsky (REDACCION ROSARIO)

Hugo Chávez logró el milagro. Tras el luminoso y esclarecedor “Obvñzfxds”, Hermes Binner entregó otra definición política: dijo que votaría a Henrique Capriles Radonski en Venezuela. La trayectoria y el perfil del candidato antichavista, representante de la derecha más rancia y violenta, un Mauricio Macri caribeño versión XXX, nos aclara aquello que el cinismo discursivo tantas veces oculta.

La figura de Hugo Chávez, aun después de muerto, mantiene incólume su potencial pedagógico y ejemplificador. La presencia de Chávez desnuda, sincera, exhibe las contradicciones y refuta las mentiras de la derecha. A cada jeroglífico le llega su Champollion. La Piedra Roseta para decodificar el Socialismo Obvñzfxds está al alcance de todos.

En la Argentina nadie se dice de derecha, lo que constituye un caso que genera el apasionado interés de psicólogos, sociólogos y politólogos de todo el mundo. Pero más allá del vacuo frufrú, los disimulos, chuchos y ocultamientos, no es tan difícil detectar, detrás de máscaras, antifaces y caretas, a los representantes de este espectro ideológico.

Binner aseguró que, de ser venezolano, votaría al derrotado candidato de la oposición, Henrique Capriles Radonski.

Con sólo revisar algunos de los rasgos más salientes de la trayectoria vital y política de Henrique Capriles Radonski se hace la luz, y la verdad oculta asoma, implacable, entre la bruma confusa de las declaraciones ambiguas, las medias palabras, los balbuceos que nada dicen, y el cinismo impune del que tanto abusan los dirigentes engordados por los medios hegemónicos al servicio de los poderes fácticos.

Henrique Capriles Radonski es miembro de una de las familias más ricas y poderosas de Venezuela, vinculada a medios de comunicación y multinacionales. Fue uno de los impulsores del golpe de Estado del 11 de abril de 2002. También participó del asalto a la embajada de Cuba en Caracas. Perteneció a la agrupación ultraconservadora Tradición, Familia y Propiedad.

Es una suerte de Mauricio Macri caribeño. Henrique Capriles Radonski es el típico exponente de la más acre derecha latinoamericana al servicio de los imperios. Representante de las elites y el poder económico más concentrado, es miembro destacado de los sectores más conservadores y reaccionarios de la sociedad venezolana, con fuertes vínculos con el gobierno estadounidense y el Pentágono.

En 1998 fue electo diputado por el estado de Zulia y con sólo 26 años fue nombrado presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Parlamento. Su rutilante carrera siempre estuvo apoyada y recibió un amplio y decisivo respaldo económico de los Estados Unidos, el anticastrismo de Miami y, fundamentalmente, el grupo mediático de su familia, la Cadena Capriles.

El conglomerado Capriles es uno de los grupos mediáticos más poderosos de Venezuela. Además, su familia tiene negocios en el sector de la industria, el entretenimiento (la cadena de cines Cinex) y las actividades inmobiliarias.

Junto a ex miembros de la organización reaccionaria Tradición, Familia y Propiedad (organización ultracatólica a la que se acusa de realizar actos terroristas y en la Capriles dio sus primeros pasos en la política) fundaría el partido Primero Justicia.

“Es un personero tradicional de la derecha venezolana. Responde a los intereses de Estados Unidos y la derecha más rancia de Venezuela. A pesar de que tiene una larga historia política, fue miembro de la Asamblea Nacional, fue parlamentario, es un hombre de pocas luces, no es un intelectual, no es muy inteligente ni es una persona muy preparada”, definió Atilio Borón.

En varios videos disponibles en You Tube se puede ver al elegido por Binner en acción. Son especialmente recomendables El «demócrata» Capriles cazando chavistas en 2002 (1), y Asalto a la embajada de Cuba en Venezuela (2). Es cine de superacción.

Los videos aclaran, desocultan, hacen rodar máscaras y caretas, pero es necesario advertir que las imágenes contienen mucha violencia. Pueden dañar la sensibilidad de los demócratas, los cruzados del diálogo, los republicanistas, los apasionados defensores de la institucionalidad.

Notas:
1) http://www.youtube.com/watch?v=NsMgZAhNoUo
2) http://www.youtube.com/watch?v=qRklXweDhkU

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Polémica ideológica en el socialismo

LA ARENA

De forma impensada, la figura de Hugo Chávez se metió de lleno en la política partidaria argentina. Las desconcertantes declaraciones del ex candidato presidencial y jefe de la coalición opositora Frente Amplio Progresista que se define de "centroizquierda", Hermes Binner, provocaron reacciones en el seno de su propia fuerza y en otras de ese frente. El ex gobernador socialista de Santa Fe afirmó que de haber sido venezolano hubiera votado por Henrique Capriles y no por Hugo Chávez.

Las respuestas no se hicieron esperar. Desde el propio Partido Socialista vino una réplica contundente de uno de los dirigentes juveniles que ocupa un destacado lugar en la conducción nacional. El joven no titubeó en señalar: "no solo hubiera votado a Chávez, sino que voy a defender la revolución bolivariana a capa y espada". Y para que no queden dudas acerca de la distancia que tomó del ex candidato presidencial, afirmó: "Binner se equivocó y decepcionó a muchos sectores progresistas".

También desde otras expresiones que integran en FAP se escucharon cuestionamientos, con diverso tono y firmeza, al alineamiento del máximo referente de la coalición opositora.

A nivel local, en cambio, un dirigente y ex diputado provincial socialista prefirió no despegarse de la cúpula partidaria y apeló a la retórica para evitar una definición clara acerca de qué hubiera hecho él en la situación planteada por el ex gobernador santafesino.

En verdad, resulta sorprendente esa definición que proviene de la máxima figura de un partido que se dice socialista y que prefiere ubicarse en la vereda de enfrente del fallecido líder venezolano que fundó en su patria el Partido Socialista Unificado, que es el primer dirigente de renombre mundial que volvió a enarbolar -luego del huracán neoliberal que asoló todo el mundo- la bandera de socialismo tan denostada en la oscura década de los noventa y la posibilidad de su materialización a través de una perspectiva latinoamericana de esa tradición política en la que siempre predominó una mirada europea.

Hugo Chávez nunca ocultó reivindicar a su "revolución bolivariana" como socialista y dio pasos decisivos en esa dirección: redujo la pobreza y el analfabetismo a niveles nunca vistos en Venezuela. Atendió la salud y combatió la explotación laboral de los más sumergidos. Recuperó para el Estado la fabulosa renta petrolera que estaba en manos de una camarilla de políticos corruptos y la oligarquía venezolana. Enfrentó la prepotencia imperial de EE.UU. y la banca internacional. Promovió la integración de los países del sur bajo gobiernos progresistas, y muchas otras iniciativas en la misma dirección política.

En cambio Capriles, su adversario ideológico, es un representante fiel de la derecha neoliberal y de las clases alta y media-alta. Es en Venezuela lo que Macri en Argentina, lo que Piñera en Chile, lo que fue Uribe en Colombia. Por lo tanto, si ésa es la opción que votaría, de ser venezolano, el máximo dirigente del Partido Socialista argentino, entonces no suenan nada extrañas las voces que se alzaron para refutarlo. En rigor, esas manifestaciones representan mejor las ideas socialistas que la del propio dirigente que inició la polémica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cecilia Rovito: "Chávez fue un líder inconfundible para toda América Latina"

Andrés Sarlengo CONTRAPUNTOS (especial para ARGENPRESS.info)

Con Cecilia Rovito- docente y periodista de la Red Eco Alternativo- conversamos sobre quién fue Chávez, qué hizo en Venezuela, quiénes fueron sus adversarios y qué puede llegar a ocurrir en estas tierras americanas sin el ex presidente venezolano.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Frase del saqueo: "Argentina es un país estupendo para invertir en minería"

RED ECO

Argentina es un país "estupendo" para invertir en minería y constituye una de las mayores oportunidades para desarrollar el litio, aseguró hoy James Calaway, presidente y CEO de la empresa Orocobre, que lleva adelante el proyecto Salar de Olaroz en Jujuy, asociada con la japonesa Toyota y la minera estatal provincial Jemse. Lo afirmó en la PDAC 2013, la mayor feria de negocios mineros del mundo, que se realiza en Toronto, Canadá.

Argentina es un país estupendo para invertir, con oportunidades grandiosas de desarrollar proyectos mineros. Estamos convencidos de que será el mayor productor de litio del mundo, dijo Calaway durante el seminario Argentina: oportunidades de inversión en la minería, que organiza la Secretaría de Minería en el marco de la PDAC 2013, la mayor feria de negocios mineros del mundo, que se realiza en Toronto, Canadá.

La intención de la presidenta de Argentina (Cristina Fernández de Kirchner) es consolidar un país con gente que tenga trabajo y esto mejore su calidad de vida y para ello brinda los escenarios que nos permiten realizar inversiones estables. Allí nosotros trabajamos para producir e invertir dando mayor valor agregado a la producción primaria (carbonato de litio), señaló el directivo de Orocobre.

La empresa invertirá 1.200 millones de pesos en la primera etapa del proyecto de carbonato de litio, que entrará en producción según confirmó- a mediados del año próximo.

Para eso, Orocobre se asoció con Toyota y la minera provincial de Jujuy, Jemse, titular del 8,5% del proyecto.

Vivimos tiempos difíciles. En el mundo hay revisión de proyectos y de cualquier cosa que pueda afectarlos. Por eso se toman más cuidados. Pero en la Argentina se puede invertir, porque el país aspira a su industrialización. Hay un modelo del Gobierno nacional a seguir, aseguró Calaway.

El directivo destacó el rol de las mineras estatales provinciales. Es importante haberse asociado con Jemse, porque las empresas provinciales pueden contribuir a solucionar diferentes temas, como la relación con las comunidades y el desarrollo de proveedores locales, entre otras.

El seminario organizado por el gobierno argentino, como en las últimas ediciones de esta feria, tiene por objeto dar a conocer ante el mundo de los operadores mineros y analistas de inversión las oportunidades de negocios en la actividad minera local.

El mismo fue presido por Carlos González, director del Servicio Geológico Minero, en representación del secretario de Minería, Jorge Mayoral, quien fue convocado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para trabajar en los preparativos de la reunión bilateral que mantendrá con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante los próximos días.

También participaron los gobernadores de San Juan, José Luis Gioja, y de Catamarca, Lucia Corpacci, así como el Encargado de Negocios de Argentina en Canadá, José Ureta, y los representantes de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros, Manuel Benítez, la Cámara Argentina de Servicios Mineros, Rafael Dhal, y del estudio jurídico canadiense Hennan Blaiki, que representa a más de 250 firmas.

En la oportunidad, especialistas de la Secretaría de Minería de Argentina realizaron exposiciones sobre potencialidad del país y la normativa legal y tributaria para el sector.

Luego se presentó la experiencia de inversión en Argentina del primer proyecto binacional del mundo, Lama Pascua, que lleva adelante Barrick con una inversión superior a los 8.500 millones de dólares, de los cuales ya se han invertido 4.200 millones.

Lama Pascua emplea a 16 mil personas entre Argentina y Chile (socios del binacional). En nuestro país Lama sumado a la otra operación de Barrick, el proyecto Veladero, supera los 17 mil puestos de trabajo, según confirmó Guillermo Caló, presidente de la minera para Sudamérica.

El proyecto binacional por su ubicación y dimensión es extremadamente complejo pero hay mucho compromiso de la compañía y los gobiernos para seguir adelante, dijo Caló.

Por su parte el representante de la CAEM, Manuel Benítez, sostuvo que el interés que se aprecia de los potenciales inversores en la minería local tiene mucho que ver con la política del Estado nacional".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Puja redistributiva: Informe sobre la discusión salarial

ACTA

Para el diputado nacional de la CTA por el Instrumento Electoral por la Unidad Popular (UP), Claudio Lozano, “los trabajadores argentinos solo cobran dos de las ocho horas que trabajan. ¿Cómo no se va a poder aumentar un 30% los salarios?”.

Las declaraciones de Claudio Lozano se sostienen en el Informe sobre la a Discusión Salarial en la Argentina actual, elaborado por él junto al equipo de investigaciones del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas en el que se dan elementos para explicar la necesidad del aumento salarial y su absoluta viabilidad.

El informe desarrolla los siguientes títulos: La estrategia oficial de anclar salarios; el excedente que no se quiere distribuir, la vulnerabilidad de los ingresos; que pasó en el 2012? qué se puede esperar en el 2013? y Salarios, precios y dólares: Los dilemas del un modelo agotado.

Según el informe, en el que participaron junto a Lozano, Tomás Raffo (co-coordinador), Ana Rameri, Agustina Haimovich, Mora Straschnoy y Laura Pacífico, “los grandes empresarios y el gobierno nacional coinciden en reclamar moderación a los trabajadores a la hora de la discusión salarial. Este planteo resulta absurdo desde el punto de vista conceptual ya que no es la evolución del salario lo que explica el proceso inflacionario, sino el déficit que en materia de inversión (tanto en magnitud como en calidad) ha tenido nuestro país durante los años de crecimiento acelerado".

Añade: "Decir esto implica que lo que está en debate es qué ocurre con la apropiación privada que hacen de los excedentes los principales empresarios del país y por lo tanto con las decisiones que toman en materia de inversión. Asimismo, el error conceptual se asienta en una lógica injusta de funcionamiento de la economía local que se expresa tanto en la distancia entre el ingreso promedio de los ocupados ($3.707) y una canasta de consumo familiar elemental ($7.318), como en las evidencias notorias acerca de la distribución desigual del excedente generado por la economía argentina".

"En este sentido, el trabajo que estamos poniendo en consideración demuestra no sólo la necesidad del aumento salarial, sino su absoluta viabilidad", subraya.

"Este trabajo demuestra que considerando las horas trabajadas y la riqueza producida en el 2012, cada hora de trabajo rindió por un valor de $71,50. Asimismo, cada trabajador percibió en promedio por su hora de trabajo, $20,80. La diferencia ($50,70) es el excedente apropiado en primera instancia por los empresarios. Traducido en términos de jornada laboral, de las 8 horas diarias de trabajo, la remuneración percibida por el trabajador, equivale a solo 2 horas 20 minutos. Esta medida general promedio de la economía argentina indica que existen sobradas condiciones para aumentar un 30% los salarios sin que sea necesario ningún traslado a precios. Un aumento de esa magnitud implicaría que el trabajador percibiría una relación equivalente a solo 3 horas, apenas 40 minutos más por día. El excedente empresarial implicaría la apropiación de 4 horas 50 minutos diarios de trabajo”.

"Este planteo que refleja el funcionamiento promedio de la economía argentina, resulta mucho más injusto al considerar la situación de las primeras 500 empresas del país. En ellas, la hora trabajada rinde $267,63 y el trabajador percibe solo $64,75. En términos de jornada laboral, de cada hora de trabajo, los trabajadores se apropian de 1 hora 50 minutos y los empresarios de 6 horas completas".

"Si de cada ocho horas de trabajo, los trabajadores cobran dos, solo la decisión de perpetuar la desigualdad puede justificar el argumento de que los salarios no pueden aumentar, por ejemplo, un 30%”.

Síntesis y Conclusiones

En el presente material se demuestra que:

- El Gobierno Nacional pretende anclar salarios a una tasa inferior a la inflación.

- Se trata de una idea que pretende responsabilizar a los salarios del aumento de los precios, y constituye como tal una estrategia gubernamental Falaz, Regresiva y Peligrosa.

- Falaz, en tanto el movimiento de los precios responde a la falta de inversión (en calidad y volumen suficiente) y no al aumento de los salarios.

- Regresiva, en tanto se pretende hacer pagar a los trabajadores la falta / déficit de los empresarios que no invierten

- Peligrosa, en tanto al anclar salarios el Gobierno permite una mayor aceleración del tipo de cambio (de marzo 2013 a marzo 2012 el tipo de cambio oficial aumento un 16,5% anual, más del doble de un año atrás, donde aumentó un 7,6%) y un aumento de las tarifas de servicios públicos (que van del 20% al 80% según el servicio) que lejos de contener no hacen sino profundizar el proceso inflacionario.

- Según la información oficial del INDEC, cada trabajador en la Argentina produce un valor de $71,50 por cada hora trabajada; mientras que se le paga en promedio solo $20,80 por la misma hora. La diferencia de $50,70 es el excedente económico que producen los trabajadores por hora trabajada y que es apropiado en primera instancia por los empresarios. Es este excedente económico el que puede distribuirse para aumentar sosteniblemente los salarios sin que se derive en aumento de precios.

- Traducido en términos de la jornada laboral, cada trabajador en la Argentina en promedio trabaja durante 7 horas y 50 minutos por día (prácticamente 8 horas diarias). De las cuales el salario representa apenas 2 horas y 20 minutos; mientras que el excedente económico representa 5 horas y 30 minutos.

- Si se aumentara un 30% los salarios sin que se traslade a los precios, el salario por hora equivaldría a $27 (en lugar de $20,80) y el excedente empresario sería del $44 (en lugar de $50,7). En términos de jornada laboral, el salario representaría 3 horas de la jornada (en lugar de las 2 horas y 20 minutos) y el excedente representaría 4 horas y 50 minutos (en lugar de las 5 horas y media).

- Como se observa aumentar 30% los salarios sin aumentar precios significa que el salario valga 40 minutos más por día de lo que actualmente lo hace. Algo perfectamente posible a condición de que se pretenda distribuir realmente y no discursivamente el ingreso generado.

- El ejemplo anterior corresponde a la situación promedio de la economía argentina. No tiene en cuenta las diferencias en materia de regiones, sectores y tipos de empresa. Considerando las 500 empresas más grandes de la Argentina, según la información del INDEC; la situación es incluso aún más desigual a pesar de que en estas firmas el salario promedio es sustantivamente mayor que en el resto de la economía (de $10.100 en promedio vs $3.200).

- En las 500 empresas más grandes, la hora trabajada en promedio rinde $267,63; mientras que la retribución por dicha hora trabajada es de $64,75. Por ende, la diferencia de $202,88 representa el excedente económico apropiado por estas grandes firmas. En términos de jornada laboral; el salario de los trabajadores de estas empresas representa 1 hora y 50 minutos (es decir 30 minutos menos que en el promedio de la economía) y el excedente empresario representa 6 horas de cada jornada laboral (es decir 30 minutos más que en el promedio de la economía).

- Para una Canasta de Consumo Familiar de $7.318; el ingreso promedio actual es de $3.707; es decir un 50% por debajo del valor de la Canasta. Más aún el 90% de los ocupados tiene un ingreso promedio por debajo del valor de dicha canasta. Este dato es elocuente en señalar la absoluta necesidad de otorgar sustantivos aumentos salariales dado los bajos niveles vigentes del mismo.

- Solo aquellos hogares compuestos por dos perceptores de ingresos que revisten la categoría de asalariado formal logran superar el valor de la Canasta de Consumo Familiar. Cualquier otra combinación de perceptores de ingresos (un registrado y otro no registrado; u otro cuentapropista) presenta ingresos familiares por debajo del valor de la Canasta Familiar.

- Esta es la razón por la que de cada 10 hogares, 6 no alcanza a cubrir la canasta familiar, 3 no cubren la canasta de pobreza y 1 no llega a cubrir siquiera la canasta de alimentos.

- Al 2011 la tasa de pobreza afecta al 31,5% de la población, y la de la indigencia al 10,8%. Esta realidad es más intensa en el NEA y el NOA (donde la pobreza oscila entre el 40% y el 50%; y la indigencia entre el 14% y el 20%); así como también en la población menor de 18 años (donde la tasa de pobreza afecta al 47,4% y la indigencia al 17,2%).

- El bajo nivel salarial obliga a una permanente presión sobre el mercado laboral como modo de completar ingresos, que tiende a inhibir aumentos salariales sustantivos, al tiempo que reproduce de una manera deteriorada a la fuerza laboral, lo que no hace sino deprimir la productividad futura de la economía argentina y compromete la posibilidad de gestar mejores condiciones en la especialización productiva. Se trata de una estructura económica que reproduce bajos salarios y nos condena a convivir con una porción significativa de la población sumida en la pobreza y a especializarnos en la exportación de recursos naturales. Por ende, de lo que se trata es de gestar las condiciones de un cambio estructural de este tipo de ordenamiento económico.

- Durante el 2012 los salarios a nivel general crecieron un 24,5% anual; mientras los precios crecieron un 23,8%. Por ende, los salarios durante el 2012 estuvieron estancados en términos reales (en rigor un aumento del 0,5%).

- Considerando el poder adquisitivo del salario, esto es el poder de compra de los mismos con los precios correspondientes al período en que son percibidos; el salario durante el 2012 presentó una caída del 1,4%.

- En términos del Salario Mínimo Vital y Móvil, el aumento del 16,1% durante el 2012 se traduce en una caída del 6,2% en el salario real y una reducción aún mayor, del 8,1% en el poder adquisitivo del mismo.

- Si consideramos el aumento del Salario Mínimo del 7,7% fijado en Febrero del 2013 y se asume que hasta Junio del 2013 no habrá un nuevo aumento; en este caso la evolución real del Salario Mínimo incorporando los aumentos del 2012 y del 2013 será de una caída real del 3,8% y una reducción de su poder de compra del 5,4%.

- Claramente la fijación del Salario Mínimo por parte del Gobierno Nacional en el 2012 adelanta el tipo de estrategia que se pretende ensayar en términos de ingresos para el 2013: una moderación en la demanda salarial que se transforma en una reducción del salario real y en una caída mayor de su poder adquisitivo.

- En efecto, si durante el 2013 el Gobierno Nacional tiene éxito en fijar una pauta salarial del 20%; asumiendo la misma tasa de inflación que del 2012 (supuesto favorable dado el aumento de las tarifas y del tipo de cambio); el salario real durante el 2013 se reduciría un 3% y su poder de compra un 5%.

- Desde la salida de la Convertibilidad puede observarse 3 fases perfectamente diferenciadas en materia de ingresos y salarios:

- El año 2002, de caída del ingreso medio real en un 35% y una pérdida de 10 puntos porcentuales en la participación de la masa de ingresos totales de los sectores populares en el PBI (en efecto, representaba el 33,9% en el 2001 y cae a 23,3% en el 2002)

- El período que va del 2002 al 2006; donde los ingresos medios reales de los ocupados crecieron un 56,2% (y del 3,5% considerando el 2001) y la participación de la masa de ingresos totales de los sectores populares recuperó 5 puntos porcentuales (pasando a representar el 28,9% del PBI).

- El período posterior, que va del 2007 al momento actual, donde los ingresos medios reales crecieron un 15,5% y la participación en la masa de ingresos de los sectores populares en el PBI está estancada (28,7% en el 2012).

- Considerando todo el período 2001 – 2012, el ingreso medio real creció un 19,5% y la masa de ingresos de los sectores populares en el PBI cayó 5 puntos porcentuales (de 33,9% en el 2001 al 28,7% actual).

- Visto desde la ecuación empresaria, la historia de la post – Convertibilidad puede resumirse como una excelente recomposición del beneficio empresario en el 2002; donde la caída del salario real en pesos se profundizó con el aumento del tipo de cambio que pulverizó el costo salarial en dólares; situación que comienza a revertirse a partir del crecimiento paulatino del salario real (fruto de la recomposición social de la primera etapa) y el atraso cambiario, llegando su punto de inflexión a partir del 2007; donde el tipo de cambio real alcanza los valores del 2001; mientras el costo laboral en dólares sigue creciendo. Situación que es parcialmente compensada con el aumento de los precios internacionales de las exportaciones

- En este marco, la respuesta empresaria es una aceleración inflacionaria que permite compensar el aumento en dólares del costo salarial sobre la base de congelar el costo salarial en pesos. Esta estrategia comporta un verdadero dilema: mientras más se apela al mecanismo inflacionario para hacer frente al aumento del costo salarial en dólares, más se atrasa el tipo de cambio.

- Es una mala respuesta la que pretende el gobierno de anclar salarios y permitir una mayor aceleración del tipo de cambio, toda vez que el salario no es ancla inflacionaria y el tipo de cambio sí.

- Una vez más, y por otros caminos, vuelve a ser notorio los signos de agotamiento de un modelo que requiere un cambio estructural para hacer frente a los dilemas que tiene planteados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Proyecto X: ATE es el gremio más espiado por los servicios

ACTA

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE-CTA) tiene el discutible mérito de ser el gremio más espiado en el marco del Proyecto X. En un reportaje que le realizó un matutino porteño, su secretario general Julio Fuentes, quién como otros 380 compañeros está procesado en el marco de la persecución gremial que sufren sindicatos y organizaciones sociales, advirtió que ATE se presentará como querellante, en el marco de las investigaciones del espionaje ejercido a través de la Gendarmería.

Dice Fuentes en esa nota: "Estamos en democracia. No está bien espiar a los dirigentes sociales ni criminalizar la protesta. Ellos son los que deben salir de la ilegalidad. La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) es el gremio que tiene más menciones en el listado que hizo la Gendarmería sobre las “Principales organizaciones que originaron las expresiones sociales monitoreadas por la fuerza”.

Sentirse espiados, observados en toda la estructura de su organización, ha despertado una “profunda preocupación” entre los afiliados al gremio estatal, que suman 220 mil en todo el país.

“Nuestras actividades son públicas: hacemos asambleas en los pasillos de un hospital, en recintos abiertos, discutimos públicamente nuestras decisiones, nada de lo nuestro es secreto.

Se habrán metido fácilmente a mirar, pero una cosa es eso y otra es este accionar, con señalamientos ideológicos, que se utilizan además para denunciarnos ante la Justicia”, advierte Fuentes, quien afronta un juicio por “coacción agravada” por incidentes que se produjeron en una movilización en Neuquén, a comienzos de 2002.

“Tenemos 380 compañeros procesados. No es posible que quieran resolver una huelga con el Código Penal”, dice Fuentes, que preside actualmente la Confederación Latinoamericana de Trabajadores Estatales.

ATE pedirá esta semana ser parte querellante en la causa que investiga el espionaje de Gendarmería. Según la investigación judicial, los partes de inteligencia mencionan a trabajadores de distintas ramas del gremio estatal: los trabajadores del Teatro Colón, los empleados del INDEC, los del SENASA, los de la Administración Pública Nacional, los que se desempeñan en el Ministerio de Trabajo, los que trabajan en el PAMI, en la Administración de Parques Nacionales y los que militan también en la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), que transitó la década kirchnerista sin haber conseguido el reconocimiento legal que tantas veces le prometieron.

En las movilizaciones del 25 de febrero pasado, ATE reclamó aumentos de salarios, equiparación de las asignaciones familiares y el 82% móvil para los jubilados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Boletín informativo de CORREPI

A un año de la desaparición de Facundo Rivera Alegre / Libertad a los presos políticos / Siguen matándonos, y se matan entre ellos / Fútbol, balas y palos para todos / Aumento instantáneo si el que reclama tiene uniforme.
.

A un año de la desaparición de Facundo Rivera Alegre
La desaparición de personas es una metodología represiva que sigue siendo utilizada por el estado, generalmente, hoy, ejecutada por la policía. En los últimos tiempos, los casos más ampliamente conocidos fueron los de Jorge Julio López, Luciano Arruga y Daniel Solano (trabajador golondrina desaparecido en Río Negro por organizarse por mejores condiciones de trabajo, en noviembre de 2011). Pero esta modalidad ya lleva más de 200 víctimas desde 1983 hasta la fecha.
Facundo Rivera Alegre es uno de esos desaparecidos en democracia. Cordobés, cuartetero, el “Rubio del Pasaje”, como le decían sus amigos, desapareció el 19 de febrero de 2012 en su ciudad natal. Había salido a bailar y nunca volvió. Hay distintas hipótesis sobre qué fue lo que pasó con el Rubio. La sostenida por la familia, y la más verosímil, es que la policía y el narcotráfico están involucrados. Lo cierto es que la “justicia”, como bien nos tiene acostumbrados cuando se trata de los pibes del pueblo trabajador, hace que investiga, allana lugares, pero nunca encuentra nada. Y el Rubio sigue sin aparecer, un año después.
En palabras de su madre, Viviana Alegre, “Para mí lo levantaron, como hacían siempre, se zarparon con los golpes y ahora no saben cómo zafar ¿Pero dónde está su cuerpo? ¿Qué le hicieron? ¿Quién, si no es la Policía, puede desaparecer a alguien?”.
Seguiremos luchando por la aparición con vida de Facundo, así como lo hacen numerosas organizaciones de Córdoba, entre los que se incluyen nuestros compañeros del ENA (Encuentro Nacional Antirrepresivo), desde la Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos Humanos, impulsando espacios como la Multisectorial por Facundo, creada a 6 meses de su desaparición, que organiza actividades y lucha en las calles para dar visiblidad a este caso. Sabemos que la lucha organizada es la única respuesta que podemos dar frente a la represión.

Libertad a los presos políticos
Después de innumerables medidas de lucha que se realizaron en todo el país, desde huelgas de hambre, acampes y grandes movilizaciones, se logró primeramente la libertad de los detenidos en el corte de la ruta 40, que une a Bariloche con El Bolsón, y luego el arresto domiciliario para las compañeras Gisel Poblete, Catalina Lineros y Haydee Grande, acusadas de los saqueos.
Ahora, la movilización popular sumó un nuevo logro. Es que el Juez Martín Lozada tuvo que conceder el traslado de Miguel Mansilla y José Paredes desde el penal 1 de Viedma, donde además de sufrir todo tipo de maltratos, se veían imposibilitados de la visita de sus familiares y compañeros, a Bariloche.
Pero los cinco compañeros siguen detenidos, y con la causa abierta en su contra. La criminalización de la pobreza y de la protesta social es una política de estado que ya ha procesado a más de 4.000 compañeros.
En esta misma política represiva de procesar luchadores es que se inscribe el caso de Rolando Echarri Pareja, un compañero de nacionalidad peruana, perteneciente al MOVADEF (Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales), sobreviniente de la masacre del Penal de Isla Frontón, que culminó con 300 muertos. Luego de estar detenido dos veces, y de haber logrado su libertad, aún sin condena, llegó a la Argentina hace tres años y, con extensa documentación que acredita su condición de perseguido político, pidió oficialmente que se le otorgue refugio político.
Allí mismo, dentro de una de las oficinas del CONARE (Comisión Nacional para los Refugiados), fue arrestado y comenzó su proceso de extradición a pedido de Perú, con la excusa de la agrupación a la que pertenece “está asociada” a Sendero Luminoso.
A este caso se suma el de Juan Manuel Carranza Laurente, integrante en Perú de la Asociación de Abogados Democráticos, quien también es acusado de terrorista en su país, por defender presos políticos que padecen cargos como el de agitar una bandera con una hoz y un martillo y haber hecho pintadas. Es por ese tipo de hechos que el gobierno argentino, a pedido del peruano, detuvo a Rolando hace dos meses.
Queda claro que los gobiernos son aliados políticos a la hora de enfrentar y perseguir luchadores populares. Es menester acrecentar la organización y la lucha para lograr la libertad de todos los compañeros detenidos por razones políticas y el cierre de todas las causas abiertas por luchar.
¡Libertad a todos los presos políticos! ¡Basta de criminalización de la protesta!
¡No a la extradición de Rolando Echarri Pareja y Juan Manuel Carranza Laurente!

Siguen matándonos, y se matan entre ellos
El 13 de enero, en General Madariaga, la policía detuvo y torturó hasta la muerte a Damián Sepúlveda, de 20 años. Luego, como es habitual, los policías intentaron simular un suicidio, versión policial contradictoria con la segunda autopsia realizada la semana pasada, que demuestra fisuras en las costillas de Damián y un golpe contundente en la cabeza que hace imposible que el chico estuviera consciente para suicidarse.
El 4 de febrero, en el barrio Quinta Ferré, Lisandro Vallejos, de 17 años, volvía de una fiesta con unos amigos cuando fue baleado por varios policías. Lisandro estuvo internado varios días, hasta que falleció.
En febrero, si creyéramos a la policía, diríamos que hubo una ola de suicidios en comisarías y cárceles, pero la verdad es que lo que existió, no es otra cosa que un mecanismo utilizado cotidianamente en establecimientos represivos: asesinar al detenido y encubrirlo como un suicidio. El día 7, en Salta, Álvaro César Telles fue detenido por una denuncia de su mujer. Una hora y media después, apareció colgado en su celda. Como siempre, los policías dijeron que el preso se suicidó. No dice lo mismo el cuerpo de Álvaro, que presenta golpes en la espalda, brazos y cráneo. El mismo día, en la cárcel de Coronda, Santa Fe, Roberto Yrusta también fue encontrado ahorcado en su calabozo. Roberto, digamos de paso, hace tres años que denunciaba las torturas sufridas en prisión.
Al día siguiente, 8 de febrero, en Roque Sáenz Peña, Chaco, los policías que estaban haciendo un allanamiento comenzaron a disparar. Uno de esos disparos entró en el tórax de Álvaro Zarandón, de 16 años, que estaba en la vereda con sus amigos.
Pero no sólo nos matan: también usan las mismas armas para “ajustar” sus cuestiones personales. El 16 de enero, Fabián Montivero, policía de Godoy Cruz, utilizó el asesinato para resolver los problemas maritales con su pareja, también integrante de la fuerza. Lo mismo, pero en Santa Fe y el 20 de enero, ocurrió con un penitenciario de apellido Vega, que mató de 27 puñaladas a su esposa, embarazada de siete meses. Y Lucas Manuel Ferreyra, efectivo policial cordobés, asesinó, por los mismos días, a su amigo Yamir Oviedo, de un tiro en cara. Según el policía, el tiro “se le escapó”. Finalmente, el 24 de febrero, en Jujuy, Milton Canchi, cabo de la policía provincial, comenzó a discutir con su esposa, y, para ponerle punto final al desencuentro, sacó su arma reglamentaria y le disparó varias veces, asesinando a quien también era su compañera de fuerza.
Este breve recuento de asesinatos a manos de las fuerzas estatales de seguridad, muestra cómo se repiten las mismas modalidades represivas, como el gatillo fácil, la tortura y la muerte en lugares de detención, a lo largo y ancho del país. Y muestra, también, cómo, en situación de disputas intrafamiliares o intrafuerza, policías y otros uniformados responden eliminando el “problema” con los mismos recursos que les da el estado para reprimir.

Fútbol, balas y palos para todos
Un policía dispara sobre la multitud y su sonrisa revela el placer que le genera ese accionar criminal. Es una foto, de una serie que se inscribe bajo el título: "Así reprimió la policía bonaerense." Nuestra consigna "inseguridad es la policía en las calles" puede extenderse, sin hesitar, a las canchas del fútbol argentino.
Los últimos episodios de indiscriminada represión sobre las tribunas visitantes, en ocasión de jugarse los partidos Mandiyú-Chaco For Ever en Corrientes, Unión-Quilmes en Santa Fe, N.O.B.-Belgrano en Rosario y Gimnasia-Chicago en La Plata, dan cuenta de esta afirmación.
El despliegue represivo desatado sobre centenares de hinchas indefensos dejó claramente expuesto, el verdadero rol de las "fuerzas del orden" y la naturaleza ideológica de los llamados operativos de seguridad. A la hora de disciplinar, no se escamotean balas, gases ni tonfas.
Cuenta un hincha que lo sufrió en La Plata: "La policía gatillaba y repartía bastonazos indiscriminadamente. Persiguieron y siguieron tirando balas de goma hasta la autopista. Salvajismo en estado puro". Producto de este accionar, varios hinchas resultaron heridos y uno perdió un ojo.
En Febrero, en Goya, provincia de Corrientes, la parcialidad de Chaco For Ever fue reprimida con el uso de picanas cuando bajaban del micro para ingresar al estadio donde su equipo jugaba con el Mandiyú local.
A la hora de disciplinar, no se repara en garantizar impunidad de los agentes, revictimizando a las víctimas de su accionar.
Cuenta el jugador cordobés lesionado en el pómulo por un bastonazo de una mujer de la policía rosarina: "Fui a hacer la denuncia y en la comisaría no me la tomaron porque dijeron que el imputado era yo, hasta me quisieron fichar". El jugador intervino para frenar la descarga violenta sobre la multitud indefensa y todos los registros fílmicos indican que el palazo en su rostro fue la única respuesta que obtuvo.
A la hora de disciplinar, no hay problema en brindar las versiones tendenciosas de lo ocurrido: la explicación no existe y la información se limita al parte policial registrando los daños a sus patrulleros.
El 20% de las muertes ocurridas en las canchas del fútbol argentino, se deben al accionar policial.
La mayoría de las represiones se desatan contra el público visitante, revelando el engranaje territorial de los negocios que la propia policía realiza con los socios menores del poder: los barras-bravas.
En todos los casos relatados, la policía ha sido el generador de la violencia.
Para que estas cosas ocurran, y se repitan sin solución de continuidad, es imprescindible el visto bueno de los gobiernos de turno, sean del palo de la derecha más rancia o del pretendido progresismo. Levanten la mano dura o vociferen su reivindicación de los Derechos Humanos, siempre reprimen, más explícitamente o en silencio.
El disciplinamiento social a través del uso de la violencia les es indispensable. Las canchas son sitios recomendables para entrenar a la tropa. La foto del policía regodeado con sus disparos es reveladora.
Los reprimidos siempre somos los mismos. La inseguridad es la policía en las calles, en las canchas, y en todos lados.

Aumento instantáneo si el que reclama tiene uniforme
Con movilizaciones y huelgas en todo el país, los docentes siguen reclamando a los gobiernos nacional y provinciales un aumento de salario que mínimamente compense lo que la inflación se come a diario. Otros empleados estatales llevan adelante similar pelea, también contra la precarización, pues el estado –de nuevo, nacional, provincial o municipal- es el primer empleador en negro. Todos los días vemos el esfuerzo de trabajadores de todas las ramas de la producción que enfrentan represalias de las patronales y del estado por exigir un mínimo de dignidad en sus condiciones laborales.
En cambio, cuando el reclamo viene de quienes tienen que estar bien dispuestos a reprimir a los anteriores, la respuesta es otra, y en tiempo record.
Hace unos días, la noticia –que se anunciaba en los medios con tonos preocupados, en oposición total al habitual “caos de tránsito” cuando lo que se “informa” es una medida de lucha de trabajadores- fue que gendarmes y prefectos volverían a reclamar aumentos, esta vez acompañados por la policía federal y las fuerzas armadas.
Bastó el anuncio de una nueva asonada, para que se dictaran los decretos 245 y 246, con las firmas de la presidenta Cristina Fernández, del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina y del ministro de Defensa, Arturo Puricelli, que fueron informados a todas las unidades de la gendarmería por un mail enviado a las 22:55.
El gobierno muestra, así, que no se confunde con la prédica de los que dicen que los milicos (con cualquier color de uniforme) “son trabajadores”. A esos desclasados, cuyo rol es reprimir a los trabajadores y el pueblo, los trata como necesita, para que muevan la cola, y, con la panza llena, muestren los dientes cada vez que su patrón los manda a reprimir.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El acuerdo entre Irán y Argentina

Suyai Lutz - Martín Kalos (ANRED)

El memorándum fue duramente criticado por varias entidades judías y familiares de víctimas del atentado. Por otro lado, acuerdos de este tipo, buscan avalar a Argentina como a Irán en sus respectivas disputas políticas internacionales; a su vez la relación podría traducirse en un mayor negocio comercial para las empresas de ambas naciones.

La aprobación por el Congreso Nacional del acuerdo entre Argentina e Irán tiene como puntos principales la creación de una “Comisión de la Verdad” y el permiso a las autoridades judiciales argentinas para que viajen al territorio iraní a interrogar a los acusados iraníes por el atentado terrorista a la AMIA en 1994. Fue duramente criticado por varias entidades judías y de familiares de víctimas del atentado, que hacen foco sobre la necesidad de profundizar la investigación sobre la “conexión local” que habría sido clave en llevar a cabo el atentado. Acuerdos de este tipo, sin embargo, avalan tanto a Argentina como a Irán en sus respectivas disputas políticas con otros países; y significan una recomposición de las relaciones diplomáticas que podría traducirse en un mayor negocio comercial para las empresas de ambas naciones.

El contenido del memorándum de entendimiento

El pasado 27 de febrero, luego de 14 horas de debate, la Cámara de Diputados aprobó, por 131 votos a favor y 113 en contra, el memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán que pretende aportar al esclarecimiento del atentado contra la AMIA sucedido en 1994, que dejó un saldo de 85 personas muertas y 300 heridas. El acuerdo había nacido del encuentro realizado en Etiopía entre los Cancilleres Héctor Timerman y Ali Akbar Salehi. Entre sus 9 puntos se propone “la creación de una Comisión de la Verdad compuesta por juristas internacionales para analizar toda la documentación presentada por las autoridades judiciales de la Argentina y de la República Islámica de Irán”. La misma Comisión “expresará su visión y emitirá un informe con recomendaciones sobre como proceder con el caso” y tanto Irán como Argentina se comprometieron a tener en cuenta esas recomendaciones.

El atentado con una bomba a la sede de la AMIA (en Pasteur y Tucumán, Ciudad Autónoma de Buenos Aires) el 18 de julio de 1994 asesinó a 85 personas y dejó más de 300 heridos. Fue el segundo hecho de este tipo, tras el asesinato de 29 personas con una bomba estallada frente a la Embajada de Israel en Buenos Aires en el año 1992. Por ambos atentados, Argentina planteó en reiteradas oportunidades ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) la posibilidad de que los juicios a los sospechosos internacionales se realicen en un tercer país a fin de contribuir al esclarecimiento de estos crímenes. Entre los imputados por el atentado a la AMIA estuvieron, en su momento, el ex Presidente Carlos Menem y el ex titular de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), Hugo Anzorreguy; aunque ambos fueron sobreseídos posteriormente.

Las relaciones entre Irán y Argentina

Frente a la aprobación del acuerdo surgieron varias opiniones y denuncias en relación a qué se esconde detrás de este “acuerdo de entendimiento” argentino- iraní.

En un primer lugar se ve que este acuerdo podría servir para aumentar el intercambio comercial entre los dos países, que desde el año 2006 viene en una tendencia creciente con un saldo de la balanza comercial significativamente favorable para Argentina. En 2011 las exportaciones argentinas a Irán fueron de USD 1.068 millones, manteniéndose en un nivel similar en 2012.

Entre los artículos que Argentina exporta a Irán predominan las commodities agropecuarias (cebada, maíz, soja y arroz) que en conjunto superan los USD 700 millones de ventas a ese país. El resto de las exportaciones se compone de manufacturas de origen agropecuario con escaso valor agregado (como harinas y aceites derivados de oleaginosas) y artículos con cierto nivel tecnológico (como reactores nucleares y calderas).

Cinco firmas que operan en Argentina concentran el 78% de las ventas a Irán: Cargill, Louis Dreyfus Commodities Argentina, Bunge Argentina, Oleaginosa Moreno Hermanos y Nidera, todas exportadoras de granos y oleaginosas. El resto corresponde a empresas del mismo rubro: Molinos Río de la Plata, Aceitera General Deheza, Asociación de Cooperativas Argentinas, ADM Argentina y Vicentín.

Por otra parte, Argentina importa de Irán cantidades muy reducidas de café, té, especies (como azafrán), polietileno y etanodiol. Existe potencial para la provisión de hidrocarburos (en particular petróleo crudo), un tema urgente en la agenda comercial argentina: Irán produce el 5% del petróleo mundial.

El saldo de la balanza comercial es muy favorable para la Argentina, que obtiene superávits superiores a los USD 1.000 millones cada año –siendo el cuarto mayor superávit para la Argentina (después de Chile, Holanda y Venezuela) en 2011 y uno de los diez mayores en 2012–.

A su vez, este acuerdo se da en el marco de un fortalecimiento de la relación bilateral de estos dos países, que tienen que afrontar desafíos en su política exterior. Argentina necesita ejercer mayor presión al Gobierno británico de Cameron por el caso Malvinas, y que Irán ocupe en este momento la presidencia del Movimiento de Países No Alineados puede servirle para conseguir apoyo en ese grupo. Por su parte, Irán tiene un régimen de sanciones impuesto por su programa nuclear, por lo que necesita buscar alianzas y relaciones exteriores fluidas con otros estados para romper su aislamiento.

El esclarecimiento del atentado

A su vez, más allá de las distintas posturas existentes sobre qué objetivo de fondo se tenga con este acuerdo, es importante ver si realmente ayuda a clarificar lo sucedido en el atentado contra la AMIA. En este sentido, Laura Ginsberg de Agrupación Por el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (A.P.E.M.I.A.) manifestó: “Esta ley nacional no destraba nada porque no se propone investigar la responsabilidad local en el crimen de nuestros familiares y amigos. Su único propósito es abandonar el montaje anterior de una acusación internacional que nunca probaron, y en la que ellos mismos no creen”.

Los familiares de víctimas del atentado a la AMIA opinan que este acuerdo se hace con el fin de tapar la verdadera investigación local que debe realizarse y que en ese sentido es regresivo para el esclarecimiento del caso. Reclaman, en cambio, la creación de una Comisión Investigadora Independiente, la apertura de los archivos secretos de la SIDE y de todas las fuerzas de seguridad y la investigación de la conexión local; y denuncian al Estado Argentino como responsable del encubrimiento e impunidad, que se manifiesta en que a casi 19 años del atentado no haya ningún preso.

De igual manera, las instituciones AMIA y DAIA manifestaron su rechazo al memorándum y expresaron que intentarán judicialmente detener su aplicación denunciando la inconstitucionalidad del acuerdo –en virtud de los artículos 18 y 109 de la Constitución Nacional, dado que el Ejecutivo se estaría inmiscuyendo en asuntos del Poder Judicial–.

Aún resta que el memorándum sea aprobado por el Parlamento iraní, lo cual podría demorarse hasta el mes de abril.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.