viernes, 22 de marzo de 2013

A 10 años del asesinato del periodista José Couso en Irak (Parte I): Avanza causa contra asesinos del Hotel Palestina, con la oposición del PP y PSOE

Ernesto Carmona (desde Madrid, especial para ARGENPRESS.info)

El juicio por el asesinato del camarógrafo español José Couso Permuy, muerto a los 37 años en Bagdad 2003, avanzó constantemente en España durante toda esta década a pesar del boicot de los gobiernos del Partido Popular (PP) y del Partido Obrero Socialista Español (PSOE).

“La causa internacional contra los homicidas estadounidenses del cámara Couso, asesinado desde un carro blindado en el Hotel Palestina de Bagdad el 8 de abril de 2003, ha seguido avanzado constantemente en España”, informaron en Madrid el abogado Enrique Santiago Romero, a cargo de la acusación particular ejercida por la familia y Javier Couso, hermano de la víctima y también periodista.



El juez español Santiago Pedraz renovó el 4 de octubre de 2011 las órdenes internacionales de búsqueda y captura libradas por primera vez en 2005 contra el sargento Thomas Gibson, comandante del carro de combate y autor del disparo; el capitán Philip Wolford, jefe de la unidad de carros de combate que autorizó a Gibson a disparar; y el teniente coronel Philip De Camps, quien autorizó al comandante Wolford a ordenar el disparo en su condición de jefe de la brigada acorazada en que actuaban los carros de combate. El magistrado fijó además una fianza de un millón de euros a estos tres imputados por responsabilidades civiles, ordenando el embargo de sus bienes en caso de no depositarse la fianza.



Pedraz también imputó, en el mismo auto de procesamiento de octubre 2011, a dos superiores en la cadena de mando de estos tres militares procesados, al general Bufort Blount, jefe del cuartel general y comandante de la 3ª División de Infantería de Ejercito Estados Unidos, y al Jefe de la 2º Brigada de la 3ª División, coronel David Perkins.



La querella contra los militares de Estados Unidos responsables del asesinato de Couso fue introducida por su familia en la Audiencia Nacional de España a un mes de cometido el crimen, por “delito contra personas internacionalmente protegidas” por las Convenciones de Ginebra de 1949 sobre Derecho Internacional Humanitario (DIH), reconocido por el Art. 611 del Código Penal español, como un delito de asesinato tipificado en el articulo 139 del mismo texto legal.

Los avances en 10 años de juicio han fructificado por el empeño de la acusación particular ejercida por la familia Couso y el compromiso con la justicia del juez instructor Santiago Pedraz. “La causa ha ido avanzando hasta ahora con dificultades, pero de forma constante hasta este momento”, dijo el abogado Santiago. Las “dificultades” aluden a una década de oposición legal de la Fiscalía General del Estado, bajo todos los gobiernos, desde José María Aznar (PP, 1996-2004), José Luis González Zapatero (PSOE, 2004-2011) y Mariano Rajoy (PP, 2011-????). “Con el gobierno de Mariano Rajoy, la Fiscalía mantiene la misma actitud de ignorancia del proceso, cuando no de oposición al mismo”, dijo Enrique Santiago. El gobierno, la Fiscalía y ciertos sectores judiciales sirven abiertamente a la Embajada de Estados Unidos.

Decenas de mensajes de la Embajada de Estados Unidos en Madrid al Departamento de Estado de Estados Unidos que sacó a la luz WikiLeaks en diciembre 2010 describen la coordinación con las autoridades políticas españolas para hacer abortar el “Caso Couso”. Como colaboradores de la Embajada de Estados Unidos y las autoridades estadounidenses aparecen varios ministros, Vicepresidenta del Gobierno, el Fiscal General del Estado, fiscales y jueces de la Audiencia Nacional. “Del contenido de los telegramas difundidos se aprecia que en la práctica la Fiscalía General del Estado [a cargo de Cándido Conde-Pumpido] ejercía como asesoría legal de la Embajada de Estados Unidos para conseguir el cierre de la causa, actitud ignominiosa y servil de los poderes públicos españoles ante una potencia extranjera que han difundido una imagen de España como colonia bananera de Estados Unidos”, denunció Enrique Santiago.

Crímenes del Hotel Palestina

El asesinato del camarógrafo Couso, de la cadena Tele5, ocurrió a las 11.15 AM del 8 de abril de 2003, a la luz del día, durante la invasión ordenada por el gobierno de Bush hijo. El cámara fue fulminado junto al periodista ucraniano Taras Protsyuk, 35 años, de la agencia Reuters, por un obús de 120 mm disparado por un carro de combate Abrams M1 del ejército de Estados Unidos contra los pisos 14, 15 y 16 del Hotel Palestina donde se alojaba la prensa internacional en Bagdad desde tres días antes porque así lo dispuso el Pentágono, que expresamente ofreció garantías de seguridad a los corresponsales si residían en ese hospedaje, recordaron Enrique Santiago y Javier Couso.

Tres horas antes del ataque al Hotel Palestina, esa misma mañana del 8 de abril 2003 Estados Unidos dio muerte al periodista Tarek Ayoub, 35 años, de la cadena árabe de televisión Al Jazeera, de Qatar, cuando atacó las sedes en Bagdad de esa red y de la cadena Abu Dabi TV, de los Emiratos Árabes Unidos.



Estados Unidos negó siempre su relación con estos hechos. El ejército de Estados Unidos cambió en 10 años constantemente su explicación para justificar los ataques, recordaron Santiago y Couso. “El propio Collin Powell [entonces secretario de Estado de Estados Unidos] atribuyó estos crímenes a un ‘error’, mientras el Pentágono justificó el ataque diciendo que los tanques de Estados Unidos fueron atacados desde el hotel, y posteriormente, a la vista de que más de 200 periodista internacionales alojados en el hotel y decenas de televisiones vieron, fotografiaron y grabaron el ataque del carro de combate, negaron taxativamente este hecho y optaron por argumentar –también falsamente– que en el Palestina se alojaba una unidad de observación y dirección de tiro del ejercito iraquí”, resumió Enrique Santiago.

Enrique Santiago y Javier Couso entregaron estos pormenores del litigio en dos encuentros en Madrid. Uno, en la cafetería del Círculo de Bellas Artes, y el otro, en el legendario Bar El Chicote de la Gran Vía, famoso la década de 1930 por haber sido frecuentado por Hemingway, corresponsales de guerra y gente del cine. Según Santiago, este bar estaba tan cerca del frente de Madrid que muchos combatientes republicanos de la guerra civil, en vez de irse a dormir a sus casas paraban allí sus vehículos militares para conversar sus horas de licencia hasta que el amanecer los regresaba a sus puestos. Ahora se denomina Museo Chicote. (Continuará).

Ernesto Carmona es periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chipre: Un cisne negro

Jorge Altamira (especial para ARGENPRESS.info)

Es cierto que la isla de Chipre no fue nunca, en el último siglo y medio, un lugar especialmente pacífico, cruzada por dos guerras mundiales, el desmembramiento del imperio turco, las crisis de Medio Oriente y las revoluciones y guerras civiles en los Balcanes. ¿Podría ahora añadir a sus laureles el desencadenamiento de una corrida bancaria en Europa y un poco más allá? Es lo que creen muchos que no tienen el hábito de dejarse llevar por el pánico. Por de pronto, las autoridades chipriotas han decidido no correr más riesgos, por lo que establecieron un corralito bancario, que ha sido prorrogado en forma sucesiva hasta el próximo martes.

¿Pero cuál es el ‘tamaño’ del problema? En principio no debería ser inquietante, pues el PBI de la isla es de apenas 20 mil millones de euros, un 4% del de Argentina -y, como sabemos, la humanidad sobrevivió al ‘defol’ criollo de 2001. Ocurre, sin embargo, que Chipre no solamente es un paraíso de la naturaleza sino también un “paraíso fiscal”. Por eso, los depósitos en sus bancos son superiores a los 80 mil millones de euros, un 350% del PBI-¡un monto superior al del sistema bancario de Argentina, en 2001! Así que en materia de magnitudes, el sistema bancario de la isla equivale al de toda la Argentina en la época de la convertibilidad. En Chipre se lava dinero ilegal de todo el mundo: unos 25 mil millones de euros provienen del extranjero- sin incluir a Rusia, que suma otros 30 mil millones. Es plata de la evasión fiscal y del narcotráfico. Una buena parte de los fondos restantes responden a ciudadanos griegos, que cruzaron el mar para curarse en salud. Precisamente porque opera más como un ‘paraíso fiscal’ que como una nación, ese dinero se encuentra invertido en cualquier lado menos en Chipre, incluida la deuda pública de Grecia. Parte del ‘defol’ bancario obedece a esto, ya que la deuda pública de Grecia fue ‘defolteada’ varias veces. El capital financiero es un sistema de vasos comunicantes, no solamente cuando se empina sino especialmente cuando se desploma. A toda esta hipoteca, hay que añadir la deuda pública de la propia Chipre, apenas inferior a los 20 mil millones de euros de su PBI- lo cual excluye la posibilidad de que las finanzas chipriotas puedan ir al rescate de los bancos. En tanto la deuda bancaria en títulos privados es reducida -menos de dos! mil millones de euros- con la deuda pública ocurre lo contrario. No es casual entonces que la Comisión Europea se haya lanzado, para enjugar la bancarrota, sobre los depósitos bancarios, dejando a los bonistas fuera de la tormenta.

Impuesto a los depósitos

Lo que desata el alerta roja en el sistema bancario mundial, es la decisión del FMI y del Banco Central Europeo de financiar el rescate de los bancos con un impuesto a los depósitos, incluidos aquellos inferiores a cien mil euros, que se encuentran asegurados por ley en los países de la zona euro. El monto necesario para el rescate fue evaluado en 17 mil millones de euros, de los cuales los depositantes deberían poner siete mil millones. La carga establecida inicialmente fue de 9,70% sobre los depósitos no asegurados y un 6,5% sobre los que sí lo están. Para casi la totalidad de los analistas financieros la medida rompe un compromiso legal en toda Europa y amenaza con producir una corrida bancaria, como la que ya ocurre en Chipre, en las naciones más golpeadas de la zona monetaria del euro. El primer ministro de Rusia, Medvedev, anticipó que tomaría represalias por los perjuicios que debería ocasionar a los ciudadanos de su país -sin la menor mención a que serían evasores impositivos de su propio Estado. La población chipriota ha vaciado las cajas automáticas de los bancos hasta lo posible, y ha empezado a salir a la calle. Es que nadie asegura tampoco que la cifra estimada del rescate sea la final, lo cual proyecta nuevas confiscaciones. El banco Laiki, por ejemplo, segundo en tamaño, está quebrado sin remedio. En estas condiciones, el corralito bancario deberá convertirse en definitivo y Chipre deberá arreglarse con ‘patacones’. Sería una salida indecorosa y anárquica del euro, sin que medie una decisión soberana ni un plan alternativo.

La crisis chipriota deja en evidencia que los depósitos bancarios han quedado a merced de la crisis y que el Estado tampoco puede cumplir con su promesa de rescate con los depósitos inferiores a los cien mil euros. “El rescate de Chipre ha demostrado -dice un columnista del Financial Times (18/3)- que las naciones acreedoras insistirán para que de ahora en más cualquier rescate bancario deba ser co-financiado por los depositantes”. Esta conclusión es una invitación al retiro en masa de los depósitos en los bancos. Los casos de España e Italia son contundentes, pues no tienen la menor posibilidad de salir a un rescate de sus propios bancos; a falta de dinero público, el rescate del Bankia en España, por ejemplo, se realizó mediante garantías ofrecidas por el Estado español al BCE - que una correcta contabilidad debería incorporar al monto de la deuda pública española. Desde el lanzamiento del rescate, sin embargo, el Bankia no hace sino perder dinero. Existe, por otro lado, una relación simbiótica entre bancos y Estados, pues los primeros tienen en sus tesoros las deudas públicas de los gobiernos que deberían encargarse de rescatarlos. Una corrida bancaria dejaría a los bancos y al Estado colgados de un pincel. La deuda pública española, bien contada, supera el ciento por ciento del PBI, mientras que la privada es de arriba del 250% del mismo. Los depósitos asegurados en toda Europa alcanzan la friolera de siete billones de euros (siete millones de millones). “Desde la crisis de 2007, el endeudamiento de los gobiernos, las empresas no financieras y las familias aumentó en treinta billones de dólares -informa el diario paulista Valor (18/3)- (lo cual) representa un 40% del PBI mundial”. Como ocurre con el cuento del kirchnerismo, el pregonado desendeudamiento mundial (‘deleveraging’) resultó en un aumento fenomenal de la deuda pública y privada.

“Unión bancaria”

La confiscación chipriota tampoco es un rayo en cielo sereno. La ‘troika’ constituida por la Comisión Europea, el FMI y el BCE, ya venía advirtiendo que el dinero público y la emisión de moneda no podían seguir asumiendo las operaciones de rescate. En España, por ejemplo, fueron confiscadas unas llamadas acciones preferentes del Bankia, que no eran otra cosa que dinero de depositantes que fueron ‘persuadidos’ de convertirlas en acciones. En Holanda, el gobierno no pagó los bonos no asegurados cuando procedió en febrero a la nacionalización de uno de sus bancos. El rescate del Anglo Irish, en Irlanda, se financió en parte con el dinero de bonistas ‘senior’- o sea asegurados. Es cierto que, en algunos casos, la quita a los bonistas es ficticia, porque sus bonos ya se cotizaban a nivel basura como consecuencia de la crisis. Lo de Chipre es, sin embargo, un gran salto hacia adelante, y por eso no es casual que se experimente con una economía menor.

Lo que está en juego en todo esto es el diseño del sistema bancario europeo en el curso de la presente crisis. Los países de la zona euro están discutiendo una “unión bancaria”, que por un lado es predicada como el establecimiento de un seguro continental de los depósitos de los bancos, pero por el otro apunta a establecer una ley de quiebras para el conjunto bancario de la zona euro. Chipre es un conejillo de Indias de la “unión bancaria”; por eso el Financial Times (18/3) asegura que “el destino de la Isla fue sellado en Alemania”. Lo que se busca es concentrar el negocio bancario, o sea liquidar a la entidades que no puedan financiar el seguro contra quiebras, y a partir de aquí proceder a una “unión fiscal”, que colocaría la deuda pública bajo la supervisión de los grandes bancos. Una corrida bancaria, en las circunstancias actuales, podría dar por tierra con estos planes, pero al mismo tiempo sería la vía ‘rápida’ para concretarlos. La época de las concentraciones bancarias graduales está superada. El capital no tiene otra alternativa que jugar con fuego. Un editorial del Financial Times advierte que la confiscación de depósitos en Chipre, “no va a llevar a los bancos a una reestructuración inmediata”.

Es cierto que los diarios traducen optimismo cuando se trata de Estados Unidos y China, pero se trata de una operación de ‘lobby’. Un ex funcionario de finanzas de Clinton y de Obama observa que “en el recuerdo, las crisis son un concatenamiento de desastres. Pero en los hechos se desenvuelven como momentos de pánico separados por espacios de tiempo largos separados por una calma aparente” (FT, 18/3). Alude a la supuesta calma que se adjudica al momento actual, y aprovecha para advertir sobre el peligro inminente que representa Francia. El Banco de Basilea, que supervisa al sistema bancario internacional, es menos condescendiente, pues advierte que sus “datos están señalando una continua debilidad macroeconómica en las economías más avanzadas” (Financial Times).

Vasos comunicantes

Las crisis de la envergadura de la que se inició en 2007 tienen una lógica interna que no es reconocida por la mayoría de los observadores. Desde el momento en que plantean una reestructuración en profundidad de las relaciones entre las clases (o sea, un sometimiento en mayor escala de la fuerza de trabajo), los períodos de ‘calma’ o incluso de ‘recuperación’, además de inevitables, entran en contradicción con la necesidad íntima de la crisis. Es que al debilitar la ofensiva de ajuste, austeridad y reestructuración, las llamadas ‘calmas’ o ‘recuperaciones’ ofrecen una posibilidad de recuperación al movimiento obrero, allí donde este no haya podido enfrentar con suceso, hasta ese momento, la ofensiva capitalista. También otorga algún respiro a la pequeña burguesía, mientras prepara, por esos medios, los nuevos estallidos. Lejos de ser un anticipo de la salida a la crisis, anuncian por el contrario su agudización. Los vasos comunicantes también valen para las masas: después de haberse convertido en refugio para el dinero que escapaba de Grecia, la bancarrota de Chipre, cuya población es en su mayoría griega, ha reanimado la crisis política en Grecia. En el plano político ocurre otro tanto: los regímenes políticos acentúan su corrosión en los periodos de aparente tregua.

Como diría un cuervo convertido en Papa de los cuervos: la procesión va por dentro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los chavistas por conveniencia y la nueva maquinación opositora

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

Fallecido el Presidente Hugo Chávez Frías, la oposición apátrida en Venezuela inició de inmediato una nueva maquinación en su propósito de acabar con el proceso revolucionario bolivariano, cuya meta primordial es neutralizar la gran influencia que éste tuviera en la conciencia de los sectores populares que -desde su primera aparición pública en 1992- siempre lo respaldaran.

De ahí que uno de sus blancos sea captar a los chavistas por conveniencia, aquellos que jamás compartieron seria y convincentemente los ideales socialistas que enarbolara el Comandante Chávez Frías (incluyendo a muchos que resultaran electos a diferentes cargos de elección popular), pero que -de una u otra manera- fueron beneficiados por las políticas públicas que él implementara. Así, el accionar mediático de los grupos opositores se ha enfocado a resaltar, hipócritamente, que el Presidente Chávez Frías era el único líder al que seguía el pueblo venezolano, pero no al equipo político que ahora encabeza Nicolás Maduro, dando a entender que la situación política en el país sería de total negligencia gubernamental y de inestabilidad política y económica en el futuro. Esto ha tenido un primer impacto, precisamente, en los chavistas por conveniencia, dada su escasa o nula formación revolucionaria, quienes -quizás de un modo inconsciente, otorgándoles el beneficio de la duda- se han encargado de repetir los mensajes de la oposición, sin detenerse a pensar sobre el daño que causarían entre el pueblo venezolano.

Frente a esta nueva maquinación de los grupos opositores, caracterizada por la adopción oportunista y demagógicas de algunas expresiones que recuerdan en mucho el lenguaje político de Hugo Chávez Frías, así como la utilización del nombre del Libertador Simón Bolívar y los colores de la bandera nacional que tanto vilipendiaron, les corresponde a los sectores populares revolucionarios contraponer un discurso coherente, bien argumentado, basado en todo aquello que impulsara el máximo líder del proceso revolucionario bolivariano. Algo que no resulta difícil, puesto que el nivel actual de conciencia política e ideológica del pueblo venezolano permite encarar sin miedo la crítica y la autocrítica que haga falta para comprender cabalmente la coyuntura histórica que representa la elección presidencial del 14 de abril próximo. Para ello es preciso también que se recuerde todo lo hecho y predicado por Chávez Frías durante su gestión de gobierno, de manera que se frene la influencia que tendrían los chavistas por conveniencia entre los sectores populares, secundando el juego manipulador de la oposición, dada su evidente falta de identificación y compromiso con el proyecto de la revolución bolivariana socialista, como ya mencionáramos antes.

En resumen, muy contrariamente a la voluntad revolucionaria expresada a viva voz por los sectores populares, los chavistas por conveniencia se han dado a la tarea de sembrar dudas respecto a la capacidad gerencial de Nicolás Maduro ser el nuevo Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y cumplir el compromiso revolucionario de continuar y profundizar el legado de Hugo Chávez Frías. Por ello, los movimientos sociales y políticos que impulsan la revolución bolivariana socialista no pueden confiarse en la inocuidad de sus acciones contrarrevolucionarias, ya que éstas tienen un claro propósito de minar la confianza manifestada a favor del candidato presidencial del chavismo, aliándose en consecuencia con las fuerzas derechistas en Venezuela. En tal sentido, se hace necesario identificar y confrontar en lo inmediato la maniobra que estos chavistas por conveniencia están llevando a cabo, al mismo tiempo que se hace lo propio respecto a los adversarios del proceso revolucionario bolivariano, a fin de preservar, ahondar y consolidar la obra y pensamiento del Comandante Chávez Frías, haciendo realidad los cinco objetivos históricos que conforman su Propuesta para la Gestión Bolivariana Socialista para el período 2013-2019.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Jorge Mario Bergoglio: Radiografía del nuevo papado

Pablo Rieznik (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

Fue una elección de emergencia. La rapidez con la cual Jorge Bergoglio fue consagrado para ocupar el “sillón de Pedro” buscó sacar a la sucesión de Benedicto del impasse del cónclave, dominado por la situación de colapso de la cúpula vaticana. “La cuestión central (en la ‘santa sede’) es la gobernabilidad”, sostuvo John Allen, el biógrafo del Papa saliente, al explicar la urgencia de los cardenales electores, “tras ocho años de desgobierno”.

Una manera elegante de aludir a la masa sin precedentes -sin embargo parcial y opaca- de delitos, crímenes y fraudes que llevó a la renuncia de Benedicto. La oscuridad cubre los “informes secretos” que provocaron la fuga de Ratzinger y que ni siquiera fueron revelados al puñado de 114 cardenales que debían elegir al sucesor. “Ve, Francisco, y repara mi Iglesia en ruinas”, le habría dicho, según la leyenda, Jesucristo a Francisco de Asís varios siglos atrás. Bergoglio, rebautizado Francisco, se ha puesto el manto de bombero.



En las reuniones previas al cónclave, la negativa del secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, a entregar los informes secretos a los cardenales electores fue, precisamente, lo que terminó por convencerlos de que la cosa no daba para más. La continuidad del “partido romano” (casi un cuarto del total del colegio de obispos) amenazaba con hacer estallar el burdel vaticano, donde -según los informes negados- opera, entre otros, un llamado “lobby gay”. Los vaticanistas informan que el papable brasileño, Odilio Scherer, quedó liquidado como candidato cuando ensayó una defensa de la labor del IOR (Banco del Vaticano). Las operaciones del IOR se encuentran objetadas por instituciones vinculadas con la Comisión Europea que se dedican al rescate del sistema bancario europeo. El Banco Vaticano estaría en una situación de quiebra, vaciado por operaciones con la mafia, lavado de dinero y negociados de la propia cúpula “romana”.

La descomposición del “partido romano” hizo fracasar al otro papable, un italiano crítico, el arzobispo de Milán Angelo Scola, que era promovido por los obispos yanquis y germanos- aunque quizá con esa propuesta se buscó evitar que Bergoglio se expusiera prematuramente. Algunos especialistas aseguran que el obispo norteamericano Tymothy Dolan maniobró para la designación de Bergoglio desde el mismo día de la renuncia de Benedicto. Había una conciencia clara de que se operaba al borde de un abismo.

¿Kirchnerismo papal?

Por eso es prácticamente unánime la opinión de que Bergoglio tendrá que proceder con cierta audacia. Un teólogo acaba de asegurar que, si no se detiene la descomposición de la curia vaticana, los “monumentales templos del continente pueden quedar convertidos en museos”. Bergoglio está obligado a jugar de rescatista, una tarea imposible para una institución históricamente decrépita.

Cuando Bergoglio, en 2000, se encumbró como jefe del episcopado local, las relaciones sociales se encontraban en proceso de disolución. Carlos Pagni, editorialista de La Nación, consigna que Bergoglio consideró en términos positivos, hace una década, la operación de rescate de los K. Cuando la Argentina capitalista se derrumbaba, Bergoglio convocó a la mesa de “diálogo social”, donde participó la CTA, para sostener al gobierno de Duhalde, que estaba procediendo a una gigantesca confiscación social. Algo recuerda de estos hechos Horacio Verbitsky cuando califica a Bergoglio de “populista” -la misma denominación que Ernesto Laclau, el ‘teórico’ de los K, reserva para el kirchnerismo. El vicegobernador bonaerense, Gabriel Mariotto, y el jefe del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, califican a Bergoglio de “peronista”. Una vez repuestos de la sorpresa, los K piensan, al revés que el chavista Nicolás Maduro, que la designación de Bergoglio como Papa fue negociada por Néstor Kirchner desde el más allá.

Como Argentina en 2002, Europa enfrenta ahora una poderosa tendencia a la desintegración social y política. El ‘populismo’ de Bergoglio encaja con una de las variantes que podrían llenar el ‘vacío de poder’: el bonapartismo, que casi siempre es en Europa el umbral del fascismo. Bergoglio, quien acaba de confesar su admiración por Claudio Lozano, es partidario del keynesianismo. Pero el keynesianismo supone, en Europa, un repliegue a la autarquía, a la formación de bloques rivales y, por último, a la guerra. El obispo de Roma opera en el cuadro de la gigantesca crisis en Europa y en su entorno inmediato -la República italiana, cuyo nacimiento el papado intentó abortar.

Después de fracasar con un cardenal alemán, que compaginaba con la política del Bundesbank, los cardenales fueron a buscar Papa en la ‘finisterra’, donde termina el mundo. Es una metáfora de la bancarrota de la Unión Europea, la Europa del capital.

Confusión

Pasado el fasto y la pompa que abruman como una inundación, Francesco tendrá que actuar. Por ahora, en los principales puestos vaticanos siguen los hombres del “partido romano”, provisoriamente confirmados. Todos los analistas insisten en que a Bergoglio lo caracteriza la “cautela”, abriendo el paraguas sobre los compromisos que vendrán para conformar su gabinete en el reinado de Roma. Veremos.

En la confusión general, todos reivindican al nuevo Papa, desde represores como Menéndez hasta los clericales ‘progresistas’. Hans Kung, el líder intelectual del progresismo católico, luego de plantear que no esperaba un Gorbachov en el Vaticano, le ha prendido una vela a Bergoglio. Pero Gorbachov fracasó en su pretensión de ‘reforma’ (perestroika), dejando el paso a un gobierno de la oligarquía pseudo capitalista y de los servicios de seguridad.

Donde la confusión campea suelta es en el oficialismo. CFK salió corriendo a Roma, luego de que Moreno advirtiera que “el pueblo está contento”. Debe haber advertido también que CFK deberá buscarse un sucesor, salvo que las intrigas en el Vaticano marchen más rápidas que la crisis del ‘modelo’. Difícilmente, sin embargo, un hundimiento en Europa le ofrezca un respiro a la “Argentina kirchnerista” (sic).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las contradicciones del nuevo papa

Vicenç Navarro (PUBLICO - RED LATINA SIN FRONTERAS)

La respuesta de los medios de información de mayor difusión de sensibilidad conservadora a la elección del cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio como nuevo Papa ha sido sumamente positiva, presentando al nuevo Papa como el Papa de los pobres y como un luchador contra las desigualdades que han caracterizado a América Latina durante muchos años. La prensa estadounidense en general -con la excepción de The New York Times- lo ha definido también como el Papa con mayor conciencia social. Incluso la elección de su nombre como Papa, Francisco, reivindicando la herencia de San Francisco, el santo amigo de los pobres, parece confirmar su vocación. En España y en Catalunya los medios conservadores lo han presentado como conservador en temas teológicos, pero progresista en temas sociales. La Vanguardia, cuya línea editorial no se distingue ni por su simpatía hacia los pobres ni por su compromiso con la reducción de las desigualdades, ha alabado al Papa definiéndolo como el Papa Social.

El problema de tal coro de alabanzas es que ignora, en el mejor de los casos, u oculta, en el peor, toda una historia de complicidades y compromisos, a lo largo de la biografía del nuevo Papa, con las fuerzas políticas más responsables de la expansión de la pobreza en Argentina y en América Latina y de la acentuación de las desigualdades sociales.

En relación a la Junta Militar, cuyas políticas agravaban la pobreza y las desigualdades en Argentina, su comportamiento fue, en el mejor de los casos, el silencio, con plena conciencia, por cierto, del carácter terrorista de la Junta Militar argentina que gobernó aquel país durante el periodo 1976-1983. En realidad, la Iglesia Argentina, en la cual Jorge Mario Bergoglio era un conocido dirigente, fue una de las Iglesias de América Latina más involucradas en el apoyo de las Juntas Militares, conocidas por su sangrienta y cruel represión de aquellos, dentro y fuera de la Iglesia, que más luchaban por la eliminación de la pobreza y por la reducción de las desigualdades.

Por mucho que intentara negarlo, la Iglesia Católica apoyó sin reservas a la Juntar Militar en Argentina. Y la evidencia está ahí, para quien quiera verla. Sólo meses después del establecimiento de la Junta Militar, la Conferencia Episcopal expresó su vivo apoyo al régimen militar porque "su fracaso llevaría con mucha probabilidad al marxismo". Es interesante que, treinta años después, Jorge Mario Bergoglio, dirigente de la Iglesia Católica, prologara un libro con la frase "No debemos tener miedo a la verdad", que mostraba que sí que tenía miedo a que se conociera la verdad, porque no citaba la anterior frase y otras de apoyo a la dictadura (ver "Bergoglio ocultó la complicidad del Episcopado argentino con la Junta Militar del dictador Videla" en Público. 13.03.13). Tampoco citó el nuevo Papa la existencia de la Comisión de Enlace entre la Iglesia y la Junta Militar, que se reunía cada mes, en un ambiente muy amable para hablar de la colaboración. Esta colaboración incluía el control de los curas próximos a la Teología de la Liberación, que ejercían su función entre los más pobres de aquel país. Entre ellos estaban dos sacerdotes, Orlando Yorio y Francisco Jalics, que vivían y trabajaban en las Villas Miseria, conocidas por su pobreza, y que fueron detenidos y torturados por la dictadura dos semanas después de que la Iglesia les retirara su apoyo. Según uno de ellos, Yorio, Jorge Mario Bergoglio fue el que presentó una falsa denuncia ante los militares (ver Alejandro Rebossio, "La sombra de la dictadura argentina alcanza al papa Francisco". El País. 14.03.13).

Tal jesuita era plenamente consciente de los asesinatos que estaban realizando los militares. Incluso el biógrafo del ahora Papa, el Sr. Sergio Rubio, escribió que "durante la dictadura todos fueron cómplices de aquellos crímenes", frase que intenta justificar un ejercicio colectivo de complicidad. Pero no es cierto   que todos fueran cómplices: hubo voces, incluso dentro de la Iglesia, que se opusieron y muchos de ellos fueron asesinados. El color rojo que los cardenales utilizan en sus prendas significa la sangre que deben derramar en defensa de los justos.

El cardenal Bergoglio no se merecía llevar tal color, pues permaneció en un silencio ensordecedor frente a la represión brutal, llevada a cabo por aquellos que eran responsables del mayor crecimiento de la pobreza y de las desigualdades. Pero hay más que silencio en su pasado. Varios familiares de niños desaparecidos enviaron notas a Bergoglio para que interviniera en casos de asesinatos y robos de bebés. Era una práctica común, como también ocurrió en España, que los bebés de padres asesinados se trasfiriesen a otras familias, muchas veces de los que los habían asesinado. Una de estas familias fue la familia De la Cuadra, que perdió cinco miembros debido al terror militar.

Una de estas personas fue la joven Elena, que estaba embarazada de cinco meses cuando fue detenida, y más tarde asesinada. El bebé fue asignado a una familia pudiente argentina. Los familiares pidieron ayuda a Bergoglio. Cuando más tarde fue interrogado, en 2010, tal señor indicó que no sabía nada del caso y que no sabía de bebés robados. La hermana de Elena, cuya madre fue fundadora de las Madres de la Plaza de Mayo, ha declarado que "la hipocresía de la Iglesia argentina en general, y la de Bergoglio en particular, ha sido enorme" (ver Michael Warren "Papal Election stirs Argentina's "dirty war" past". AP. 14.03.13).

Estela de la Cuadra ha añadido que "Bergoglio fue un cobarde que no hizo nada para impedir el robo de bebés. Siempre se preocupó de salvar su nombre. E intentó ocultar la verdad para que su nombre no quedara manchado". La Iglesia argentina tenía cincuenta obispos y sólo un número limitadísimo se opuso a la dictadura. La gran mayoría no se opuso. Entre ellos estaba el que ahora es Papa. Otros sí que se resistieron y, como dije antes, fueron asesinados por ello. Entre ellos estaba el Obispo Enrique Angelelli, que más tarde, y para limpiar la mala conciencia de la Iglesia, fue propuesto para ser considerado Mártir. Bergoglio fue nombrado Cardenal en 2001. Y hasta 2006 no dijo nada a favor de tal obispo.

Sólo cuando el gobierno de Néstor Kirchner declaró un día oficial de duelo en honor a tal figura, el cardenal añadió su voz. Como otra voz progresista -Eduardo de la Serna, sacerdote del grupo progresista próximo a la Teología de la Liberación- ha indicado, "Bergoglio es un hombre del poder y sabe como promocionarse para mantenerlo. Tengo dudas sobre su supuesta inocencia en referencia a los jesuitas que desaparecieron durante la dictadura". Tal como señala The New York Times ("A Conservative With a Common Touch." 13.03.13), sólo después de que el cardenal Bergoglio dejara de ser Presidente de la Conferencia de obispos (lo que ocurrió en 2012), tal conferencia se distanció de la dictadura claramente, negando (y mintiendo) que la Iglesia hubiera colaborado con la Dictadura. Tal distanciamiento y negación ocurrió después de que el que había dirigido la Junta Militar, el Dictador Videla, declarara públicamente que la Iglesia había apoyado y colaborado con su gobierno.

En España, conocemos muy bien el significado del apoyo de la Iglesia Católica a la dictadura fascista del General Franco, y el silencio ensordecedor de tantas figuras religiosas que se presentaban ya entonces como las grandes defensoras de los pobres. Tal supuesta simpatía por los pobres quedaba totalmente anulada por sus acciones de apoyo a la dictadura que se había establecido para parar aquellas fuerzas políticas que sí estaban comprometidas con la erradicación de la pobreza. En Argentina, la oposición de Mario Bergoglio a la Iglesia de la Teología de la Liberación, sin tomar una postura pública de oposición a la dictadura, negando conocimiento -en contra de toda la evidencia- del robo de bebés durante la dictadura, muestra su incoherencia y su falta de compromiso con la erradicación de la pobreza. Tal compromiso no es creíble cuando no va acompañado de una oposición a las fuerzas que perpetúan tal pobreza, apoyando a aquellos que luchan para eliminarla. En realidad, la elección del Papa ha respondido a la enorme inquietud que la Iglesia Católica tiene sobre América Latina, donde el auge de las izquierdas está amenazando a las estructuras de poder, con las cuales la Iglesia se ha identificado. El nombramiento de Bergoglio es la manera de potenciar el freno a la Teología de la Liberación, presentando el mensaje de los Evangelios interpretados por el profundo conservadurismo de la jerarquía católica, haciendo frente al catolicismo popular, imbuido, por ejemplo, en la revolución bolivariana que amenaza los intereses de la jerarquía de la Iglesia católica.

No soy ni católico ni creyente, pero me parece obvio que hoy hay un conflicto entre los valores del catolicismo como religión y los valores que sustentan los aparatos ideológicos de la Iglesia, que reproducen y controlan para su propio beneficio.

La elección de Bergoglio como Papa es un intento de frenar la identificación de las clases populares de creencia católica con las formas alternativas de carácter revolucionario que están surgiendo no sólo en América Latina sino también en el mundo y que interpretan el apoyo a los pobres como la lucha para terminar con la pobreza.

Los pobres no son sujetos pasivos, sujetos de compasión y caridad, sino que debería ayudárseles a ser activos en su propia liberación luchando en contra de las instituciones reaccionarias, entre las cuales la jerarquía de la Iglesia católica ha tenido un lugar prominente, tanto en Argentina como en España.

Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Otra fiesta de todos

Alfredo Grande (APE)
.

“una opción por los pobres que no sea una opción contra los ricos, más que opción es confusión”
(aforismo implicado. A.G.)

“El PAPA Francisco, argentino, viene a cumplir el proyecto del poder mundial para disputar el consenso de la sociedad, especialmente de los pueblos. No solo se trata de sustentar posiciones contrarias al matrimonio igualitario, o contra el aborto, ampliamente difundidas por el obispo Bergoglio, sino de gestar una conciencia de disciplinamiento hacia el orden contemporáneo, reaccionario, de dominación transnacional. Nuestra América es hoy laboratorio del cambio político. La Iglesia institución quiere intervenir en este proceso, y no para empujar esos cambios, sino para frenarlos. La disputa es por las conciencias. Es una batalla de ideas, por el cambio, o por el retroceso. Les preocupa el efecto Chávez en la región. Les preocupa la sucesión política en Venezuela y la capacidad de extender el rumbo socialista. Necesitan disputar el consenso. (Extraído de un texto de Julio Gambina)

Mientras asesinaban a sus palomas, el santo padre que vive en Roma no decía nada. Nada bueno, al menos para los perseguidos por el orden depredador del terrorismo de estado. Ahora que las palomas más combativas han sido exterminadas, y las palomas que quedaron se han aliado a sus halcones, el santo padre dice. Habla. Una “francisco manía” se ha apoderado de la feligresía católica y de la hipocresía política. Tanto los que practican salmodias plenas de goce y euforia contenida, como aquellos que regurgitan viejos rencores que al menos en este caso, puedo asegurar que no es amor. No soy genio, ni siquiera figura, apenas intento ser fiel a mi pensamiento hasta la sepultura. Por lo tanto pienso a Bergoglio como un “analizador histórico” de la Institución de la Iglesia Católica Apostólica Romana. O dicho en otros términos, como un analizador de las lógicas de la cultura represora. Lógicas que a Dios rogando y con el mazo dando, sepultan todos los deseos y sostienen todos los mandatos. Al único deseo que dejan vivito y no coleando, es al deseo del mandato. En este caso, al deseo de más Bergoglio. Bergoglio Recargado. O sea: el deseo de Francisco. A mi criterio, los debates actuales sobre las conductas durante el terrorismo de estado, y antes, y después, pueden ser necesarias. Pero me temo que no permiten avanzar al fundante de la cuestión. Seamos más papistas que el papa. Después de todo, pensar es delirar un poco. Bergoglio dio su vida por salvar a perseguidos por la dictadura. Es claro que no dio su muerte. Pero tampoco era necesario. Luego de los juicios de la verdad, donde han sido condenados con sentencia firme los responsables de la cobarde cacería, no fueron excomulgados ni Von Wernich, ni Videla, ni nadie. No se si excomunión según el derecho canónico, procedimiento que desconozco porque aún no he podido disfrutar de la alegría de ser excomulgado. Además no podría, porque no estoy bautizado por la Iglesia de Roma. Nadie es perfecto. La Iglesia Argentina fue tolerante con el genocidio. Y a Bergoglio le caben las generales de esa ley, más allá o mas acá de cuantos generales, almirantes o brigadieres haya visto. No creo que haya llegado al nivel de complicidad de Pio XII con los nazis, pero lo que yo creo no importa. Sabemos que en Chile la Vicaría de la Solidaridad tuvo un rol importantísimo para intentar acotar la criminalidad del gobierno de facto. Nada de eso pasó en la Argentina. Tengo una nota escrita por Emilio Fermín Mignone donde me agradece el haber enviado una carta al diario La Prensa recordando que su hija, Mónica Candelaria, era una desaparecida por la dictadura. Justamente, Mignone escribió un texto “Iglesia y Dictadura” que solamente le puede dejar lugar a dudas a los cómplices. Bergoglio como analizador nos alumbra sobre la complicidad de muchos y como organizaciones como la Sociedad Rural y la Iglesia Católica, entre tantas otras, fueron copartícipes necesarios. Para mí de eso se trata. En una cultura no represora, no hay mejor cuña que la del mismo palo. Bergoglio es argentino y fue derecho y fue humano. Lo sigue siendo. Yo sé que ahora vendrán caras no tan extrañas a explicarme su apoyo a la lucha contra la trata y el trabajo esclavo. La primera lucha pierde consistencia cuando no se reconoce y sanciona la pedofilia. Y la segunda creo que apenas es una forma de sostener el trabajo no esclavo, es decir, asalariado. Es decir, explotado en el modo de producción capitalista. ¿Fue a denunciar las atrocidades del régimen criminal cuando llegó la Comisión Interamericana por los Derechos Humanos? No él solamente, sino la Iglesia. Que se olvidó que era Madre y mucho más que debió seguir siendo Santa. El Estado del Vaticano, poderosa multinacional de la fe, no actúa por impulso. Antes del colapso total (económico financiero y teológico espiritual) acudió a curarse con el mazo dando. Un inquisidor fue elegido Santo Padre. Fracasó porque el mazo en la actualidad es una débil ramita quebrada. El Plan B es “a dios rogando”. Para eso era necesario que tuviera los gestos, los atributos, la trayectoria, cierta coherencia, para sostener que los ruegos estaban dirigidos a un dios pobre. Y de los pobres. Habría que agregar de los excluidos sociales, que no es lo mismo y tampoco es igual. Pero bueno: como los ricos aprendieron a entrar al reino de los cielos que después de todo no era tan difícil ya que algunos débitos automáticos para las ongs de la Iglesia lo aseguran, el reino de los infiernos, o sea, la tierra desvastada ha quedado para los pobres. Pero no cualquier pobre. Hay pobres que piensan y sienten, y luchan y tienen pronto a germinar la semilla de Espartaco. Que abrazan no la Teología de la Represión del Vaticano sino la teología de la liberación de las comunidades eclesiales de base. Que no todos los pobres son iguales, aunque los ricos se parecen todos bastante. La opción por los pobres no es apenas, más que una forma de cinismo posmoderno, a menos que sea pobre el que esté optando. No digo rico discreto, de esos que prefieren comprar en Once o La Salada , que no van con la 4 x 4 al centro por el temor de ser robados, y que apenas limpian sus zapatos. “Nadie puede ser cristiano en el Vaticano”, dice uno de mis aforismos implicados. Puede autodenominarse cristiano, pero la piel de cordero es corta. Cristianismo es una cosa y cristiandad es otra. El Cristianismo de Estado es solamente la cruzada de la cristiandad, en los tiempos que corren y que la Iglesia se da cuenta que no alcanza. Francisco, el pobrecito de Asís, se alejó del Vaticano. Inocencio III, nada inocente, lo bendijo, le besó los pies, y dijo, o yo le hago decir: “siempre habrá pobres entre ustedes”. Frase que siglos después inmortalizara Menem, el mismo que bombardeó Río Tercero y que volvió a abrazarse con Duhalde por la noticia de Bergoglio Recargado. Todo esto preocupa, y mucho. Vuelve la Cruz (elemento de tortura) a ser Razón de Estado. Nuestra Presidenta le pide al Papa que reclame las Islas Malvinas. ¿Otra guerra de religión? ¿Una cruzada para arrebatar a la herejía kelper el santo grial de nuestra soberanía sobre las hermanitas perdidas? Yo le hubiera pedido por la nación qom, que muestra la diferencia entre pobreza y exclusión. La diferencia entre la pobreza que no es vergüenza, y la exclusión que es sentencia de muerte. El actual gobierno argentino con su oportunismo frente al hecho consumado de la designación de Bergoglio, suponiendo que es un “per saltum” a la divinidad, optó por una traición al Estado de Derecho. Ha decretado otra fiesta de todos y avanza en el sentido contrario al Nunca Más. Decreta que todos somos católicos y que la aberración de sostener un culto por parte del Estado, transforma a los ciudadanos que lo financian por mandato terrenal y complicidad divina, en sostenedores de una religión que no han elegido. Bautizados recién nacidos, han hecho de la frase “católico no practicante” el santo y seña de su hipocresía nacional. La apostasía colectiva sigue siendo una forma de atravesar el alucinatorio social de que hay 1200 millones de católicos en el mundo, casualmente, la misma cifra de hambrientos. Aunque no de fe, sino de alimentos. Y millones en la argentina. No pido verdad, pero exijo coherencia. No me puedo dormir enemigo de Bergoglio y despertarme adorando a Francisco. A ver si queda claro: son lo mismo. No son dos personas distintas. El Papa es el CEO de una de las organizaciones más poderosas del planeta. Es un Rey elegido por hombres. No es un Rey de Reyes por mandato divino. No se olviden de la Revolución Francesa ¿es demasiado? Si. Pero de la misma manera que no participé de la otra fiesta de todos (mundial 1978) de ésta tampoco participo. En todo caso, volveré a escuchar el reportaje que en mi programa radial le hice a Ruben Dri.1 Filósofo y Teólogo que más allá de cuanta agua se necesite, nunca apagarán su fuego. Y espero que mi fuego tampoco.

Nota:
1) Se puede escuchar en www.programasueniosposibles.blogspot.com

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La dimensión política del nuevo papado de Francisco

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Las implicancias de la elección de un Papa argentino y jesuita para el país, América latina y una Europa que se despedaza producto de una crisis profunda. ¿Cómo será la Iglesia "pobre para los pobres"?

El impacto político provocado cuando el Cónclave de cardenales del Vaticano eligió un Papa latinoamericano, superando ampliamente votaciones anteriores y dejando mal parados a los aspirantes europeos, ha tenido una repercusión que está lejos de desvanecerse.

El centro de estas repercusiones ha sido la vieja Europa sacudida ahora por la crisis en Chipre. Una Europa que muestra en Grecia nueve huelgas generales consecutivas y la emergencia de una derecha fascista, con representación electoral, que no vacila en asesinar menesterosos en las calles. Con una España que mes a mes bate récords de desocupación, de desahucios y de suicidios, que sin embargo muestra estadios de fútbol repletos de espectadores que pagan entradas por un valor que hace enrojecer de envidia a los directivos de los clubes argentinos. Una Italia que ha visto congregarse una multitud bajo la lluvia que con lágrimas en los ojos saludaba emocionada el nuevo papado, mientras el país se hunde en una crisis económica-política sin salida a la vista.

La argentinidad al palo

El impacto no ha sido menor en América latina y especialmente, por obvias razones, en nuestro país. Si tenemos en cuenta que un Papa argentino como Jorge Bergoglio completa la trilogía iniciada por Lionel Messi, elegido como mejor jugador del mundo por cuarto año consecutivo y por Máxima Zorreguieta que en los próximos días será ungida reina de Holanda, no es de extrañar que el chauvinismo local esté exultante. Nos falló el tenista Juan Martín Del Potro, pero bueno, todo no se puede.

El inesperado resultado de la elección cayó como rayo en cielo no sereno. Si la oposición derechista y las fracciones cegetistas y empresariales reaccionaron entusiastamente compitiendo por quién era más papista que el futuro Papa, el gobierno pareció totalmente desconcertado ante el anuncio vaticano. El oficialismo reaccionó tardía y fragmentariamente. Indiferencia primero y diplomacia después en el Ejecutivo; rechazo en los sectores que vinculan -documentadamente- a Bergoglio con la dictadura militar y reubicación de otros que, adaptando la ya vetusta teoría del Fin de la Historia, intentan separar el presente del pasado inmediato.

Así no sería lo mismo el cardenal Bergoglio que el papa Francisco, para más datos argentino y peronista. El reciente encuentro en Roma con nuestra presidenta Cristina Fernández, que recibió un trato privilegiado cuando el nuevo Papa todavía era cardenal, ha puesto fin a la discordia. Como no podía ser de otra manera se impuso la realpolitik, dejando aislados a los sectores más críticos del kirchnerismo.

Como efectos inmediatos de esta realidad es posible que asistamos a convocatorias a la unión nacional, buscando limar las diferencias entre las clases sociales, a que se bloqueen las posibilidades de lograr el aborto legal y gratuito, a que aumenten las trabas a las prácticas del aborto no punible e incluso resistencias al matrimonio igualitario. No es de descartar un renacimiento de grupos del fundamentalismo católico, como los que recientemente atacaron un local del Movimiento La Dignidad en Capital Federal.

Asuntos Internos

No es tarea menor la que el Cónclave del Vaticano le encomendara al nuevo Papa. El primer tema será reconstruir los lazos con la sociedad, recuperando credibilidad y el terreno perdido frente a las distintas vertientes evangelistas que han recortado buena parte del universo de la feligresía católica. Esto requiere aggiornar una Iglesia que, según los dichos de teólogos y estudiosos del catolicismo, atrasa doscientos años. Los anteriores papados, de Juan Pablo II y Benedicto XVI, no hicieron más que rodear este atraso de una filosofía tan retrógrada como reaccionaria, por lo que está planteado reformar prioritariamente la curia romana. Poner fin a los escándalos de corrupción, por lavado de dinero y por abusos sexuales. Combatir la opulencia y la mala administración del gobierno central. Controlar las rencillas y disputas intestinas por espacios de poder, a los que acostumbra la jerarquía eclesiástica. Que en los últimos tiempos tomaron una envergadura inocultable.

Geopolítica vaticana

Sería una ingenuidad no ver el carácter geopolítico de la designación del nuevo Papa. Es en este plano que está llamado a jugar un papel decisivo. Europa y América latina, están en el centro de la mira vaticana, como lo fueron los países del Este en tiempos de Karol Wojtyla.

En Europa en medio de la agudización de la crisis los gobiernos de centroizquierda o centroderecha, socialdemócratas o conservadores, no se diferencian mayormente al momento de aplicar los ajustes y las políticas de austeridad impuestas por la troika, lo que los ha hecho perder apoyo social. La contrapartida es la aparición por un lado de nucleamientos neopopulistas, que recogen votos de izquierda y populares. Una suerte de combinación del Tea Party americano y de los Indignados españoles o de Occupy Wall Street, que dejan al descubierto una fuerte crisis de representatividad del sistema -Los Piratas en Suecia, el M5E en Italia, Tim Stronach en Austria y Alternativa Alemana son algunas de esas expresiones- y por el otro fuerzas de izquierda con apoyo de masas -Syriza en Grecia, el Front Gauche en Francia, el Bloco de Esquerda en Portugal o la Alianza Roja-Verde en Dinamarca-. Unos y otras abren nuevos panoramas con final incierto dada la profundidad y prolongación de la crisis capitalista.

América latina, que fuera el centro de las resistencias al neoliberalismo, concentra ahora los mayores cambios sociales. Venezuela, Ecuador y Bolivia, todos procesos populares de masas que, aún contradictoriamente, muestran rupturas parciales con el imperialismo y una orientación genérica socialista, que junto a otros países de la región como el nuestro van dando lugar a instituciones como la Unasur, Celac y ALBA, que escapan a la tutela de los Estados Unidos.

Más atentos

Tanto en uno como en otro continente la geopolítica vaticana estará de ahora en más, más que atenta. En Europa seguramente tratará que la evolución política en los países de la periferia no se desmadre ni a la ultra derecha ni a la izquierda, mientras que en América latina buscará no enfrentar sino reorientar los procesos de cambio, mellando sus aristas más antisistema. La reciente referencia a la Patria Grande no es gratuita.

Desde esta perspectiva no es meramente casual la elección de un Papa latinoamericano y jesuita. Tiene que ver con una Europa que se desdibuja y que EEUU ya no hegemoniza el proceso de acumulación de capitales a nivel mundial. Por el contrario, este proceso está ahora centrado en los llamados países "emergentes". Por otra parte, más de tres décadas de neoliberalismo han dejado como saldo un peligroso promedio mundial de 30 por ciento de pobres estructurales.

En palabras del politólogo Norberto Bacher, se trataría "una vez más de la utilización de los sentimientos de religiosidad popular para transformarlos en una atadura ideológica de las amplias masas a los valores que sustentan y justifican la supervivencia de las clases explotadoras".

Francisco y la pobreza

Al ser investido como nuevo jefe espiritual de la Iglesia católica el papa Francisco reiteró su opción de "una iglesia pobre para los pobres", tal vez pensando desprenderse de parte de la riqueza acumulada en el Vaticano, o reconociendo que bajo el reino del capital "pobres habrá siempre". Así "el problema" de la pobreza vuelve al centro de la escena internacional. Pero sería bueno definir cuales son sus causas. ¿Ella misma se autojustifica o las causas están en otro lado? ¿El problema es la pobreza o el verdadero problema es la riqueza?

Esa riqueza que para concentrarse cada vez más, como lo muestran todas las estadísticas mundiales, necesita de la pobreza. ¿Reconocerá el nuevo Papa, y quienes ahora lo saludan con entusiasmo, que combatir la pobreza no es posible sin combatir la apropiación privada de la riqueza? Esa riqueza que solo producen los que trabajan.

Eduardo Lucita es integrante de EDI-Economistas de Izquierda

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A 37 años del golpe genocida...

Cuando el pasado no se salda, cuando el brazo de la ley no cae con la energía que debería, cuando gran parte de la mugre continua ocultándose debajo de la alfombra, lo que pasó, no deja de pasar.
.

No están presos todos los que deberían estar presos, se tardan años en buscar y dar por presentadas las pruebas de lo que ya está enormemente probado, y a nuestra larga lista de dolores sumamos también a Julio López, desaparecido en democracia.

No importa cuántas vueltas se hayan dado a la pirámide, cuántos genocidas se hayan escrachado. Si no hay justicia, vuelve a pasar. Por eso, por los que llevan 37 años ausentes, por todos los que la policía mató en democracia con su gatillo fácil, por todas las veces que se volvió a usar la picana en una comisaría, y por Julio López, se debe llegar hasta el final. Todo lo que ya hemos luchado nos hace dignos pero aun nos falta mucho mas.

Las caras visibles de la dictadura fueron las Fuerzas Armadas, de Seguridad y algunos ideólogos del modelo económico.

Los cómplices, entre otros, sectores de la cúpula de la iglesia que bendijeron las armas de los asesinos; sindicalistas participacionista que junto a empresarios llamaban a las fuerzas represivas para que secuestraran a los trabajadores; los jueces que rechazaban los habeas corpus y los que entregaban los niños nacidos en cautiverio. Las víctimas millones de argentinos.

Los beneficiarios, los grupos económicos que detentan el Poder real. Llevaron a cabo un plan represivo que, mediante el asesinato, la desaparición, la tortura, el secuestro de niños, la prisión, y el exilio fuera y dentro de nuestras fronteras eliminó toda forma de organización política, para imponer su plan económico social.

Porque la combatividad y organización de los trabajadores, las utopías de los jóvenes y la movilización de la mayoría del pueblo eran un obstáculo para la aplicación del modelo económico neoliberal cuyas consecuencias sufrimos hasta hoy.

Tenemos que seguir luchando por la verdad y la justicia para ganarle a la impunidad.

Una impunidad que se consolidó con las leyes de Punto Final, Obediencia Debida y los indultos para los represores. Y que sentó las bases para la impunidad de los promotores, autores directos, cómplices y encubridores del exterminio.

Una impunidad que admite en el seno de órganos del Estado, a personas involucradas en el terrorismo.

Una impunidad que ha durado más de tres décadas y que debe terminar. Es urgente investigar y castigar a los culpables de lo sucedido con Julio López. Es urgente que exista una política global de protección de las personas vinculadas a los procesos judiciales.

Es necesario algo más que buenos gestos. Es necesario que todos y cada uno de los culpables cumpla la pena que se merece. Cárcel común, perpetua y efectiva para ellos.

Aniquilaron a toda una generación, desaparecieron nuestros seres queridos, nuestros hijos, nuestras hijas, nuestros padres, hermanos, novias, esposos, vecinos, compañeros para impedir la lucha por los derechos del pueblo.

Y es ese pueblo el que hoy se moviliza por:

El derecho a que la protesta y la pobreza no se criminalicen.

El derecho a que la lucha no sea motivo de procesamiento y cárcel.

El derecho a que se restituyan a los trabajadores las conquistas que llevo décadas obtener.

El derecho a la libertad sindical.

El derecho al pleno empleo y a condiciones dignas de trabajo.

El derecho a la vivienda, la salud y la educación.

El derecho a que la tierra sea un bien social.

El derecho a no ser discriminado.

El derecho a una redistribución equitativa de la riqueza.

El derecho a que el dinero de la deuda externa ilegítima y fraudulenta vuelva al pueblo.

Para efectivizar estos derechos el estado debe garantizar por medio de una Ley los recursos para su vigencia.

Un centenar de empresas nacionales e internacionales se beneficiaron ilegal e ilegítimamente con un seguro de cambio que en 1982 superaba los 20.000 millones de dólares. La obligación del Estado es exigir a las empresas privadas que dejaron de pagar deudas contraídas con el extranjero, que devuelvan el dinero y los intereses que durante todos estos años ha pagado el pueblo argentino.

Pero este pueblo no fue derrotado. Y la lucha continúa.

Porque nuestro pueblo sigue exigiendo justicia para sus legítimas reivindicaciones.

Y porque después de 37 años de lucha inclaudicable estamos aquí y la bandera que hoy llevamos con los rostros de nuestros desaparecidos, es nuestra bandera de lucha.

María del Carmen Rodriguez
Secretaria Actas y Administración
CGT Delegacion Regional Río Uruguay

Nestor Ramon Longhi
Secretario General
CGT Delegacion Regional Río Uruguay

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los trabajadores y el 24 de marzo

Hugo Blasco (ACTA)

Pasan los años y el 24 de marzo se ubica con fuerza por encima de cualquier especulación política cuando se conmemora un nuevo aniversario del Golpe genocida de 1976.

La reconstrucción de la Memoria colectiva es sinuosa, difícil y sobre todo muy dolorosa. Sin embargo es el camino a recorrer para llegar a la Verdad de lo sucedido y hacer Justicia.

Los avances en las causas de lesa humanidad de la Dictadura son muy importantes.

Sin embargo es muchísimo lo que falta por hacer.

En tal sentido hay que destacar la lucha incansable de los organismos de derechos humanos como así también el aporte de los trabajadores para llegar finalmente no sólo a denunciar a los responsables civiles y militares del terrorismo de Estado sino también a su juzgamiento.

No aceptamos bajo ningún concepto que sólo se impulsen las mega causas.

Todas las causas son importantes e imprescindibles porque en cada una de ellas hay compañeras y compañeros que sufrieron secuestro, violación, tortura, asesinato, desaparición.

Bajo ningún punto de vista puede cerrarse el proceso que tanto esfuerzo, inteligencia y energías exigió.

Asimismo, y tal como lo venimos sosteniendo desde siempre, deben juzgarse a los militares e integrantes de las fuerzas de seguridad como así también a los responsables civiles, empresarios o no, responsables del terror en nuestro País.

Lo hicieron para llevar a cabo la reconversión capitalista en la Argentina. Las consecuencias en todos los órdenes las conocemos.

Como siempre, pero especialmente en estos días, es importante tener presente la causa que guiaba a nuestras compañeras y compañeros desaparecidos: la liberación de nuestra Patria, de su clase trabajadora y el Pueblo.

Es nuestro deber.

Lo debemos hacer militando con fuerza para erradicar definitivamente la pobreza, contra la patria financiera, la megaminería contaminante, a favor de los derechos ancestrales de los Pueblos originarios, por nuestros jubilados, por nuestros niños y jóvenes, por los derechos de nuestras compañeras, por la soberanía alimentaria y energética, contra la criminalización de la protesta social y la Ley Antiterrorista, entre otros importantes temas.

Por eso este 24 llenemos todas las plazas recordando y homenajeando a las compañeras y compañeros víctimas del Terrorismo de Estado y reiterando nuestro compromiso de lucha por la emancipación.

Hugo Blasco es Secretario de Derechos Humanos de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Hijos y familiares de desaparecidos denuncian: “El Gobierno quiere impedirnos llegar a la Plaza de Mayo este 24 de marzo para silenciar nuestras denuncias”

ACTA

Hijos y familiares de detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar emitieron una dura advertencia ante -lo que denominaron- la provocación montada por el Gobierno nacional para obstruir su llegada a la Plaza de Mayo este 24 de marzo.

“Nos quieren impedir que marchemos, que reclamemos como hace décadas lo hacemos por memoria, verdad y justicia, que llevemos hasta la Plaza de Mayo nuestra denuncia por la impunidad de ayer y de hoy”.

Así se expresaron ante la convocatoria de la organización Unidos y Organizados que convoca a concentrar -junto a organismos de derechos humanos alineados con el Gobierno- este 24 de marzo a las 14 hs en Avenida de Mayo y 9 de Julio para hacer su acto más de 4 horas después en la Plaza de Mayo. Buscan impedir así el ingreso de la columna del "Encuentro Memoria Verdad y Justicia" que agrupa a los organismos independientes del Gobierno, organizaciones sociales, gremiales y políticas de izquierda y que desde hace 17 años moviliza en forma independiente de todos los Gobiernos.

“Quieren impedirnos que lleguemos a la Plaza de Mayo, quieren expropiarnos nuestro derecho a expresarnos y a repudiar el genocidio porque quieren silenciar la denuncia al espionaje ilegal de la Gendarmería, los casi 5.000 luchadores procesados penalmente por pelear por sus derechos, la criminalizacióin de la protesta social y de los casi 20 muertos en protestas sociales por tierra, trabajo y vivienda bajo este gobierno que dice no reprimir".

"El Gobierno y sus organizaciones pretenden utilizar la memoria de nuestros viejos y familiares caídos y la lucha de un pueblo que durante más de tres décadas viene luchando contra la impunidad de ayer y de hoy. Nosotros no nos movilizamos desde el 2003 como algunos que hoy militan en las filas kichneristas, lo hacemos desde que tenemos memoria, junto a organismos independientes de todos los Gobiernos, incluido éste que hoy nos quiere dejar afuera de la Plaza de Mayo un 24 de marzo para que no denunciemos cómo la impunidad de ayer se continúa hoy con éste gobierno”, señalaron.

Asimismo, puntualizaron que “hoy desde la Rosada intentan reducir a un testimonio del pasado el aniversario del golpe militar, buscando encubrir un presente que lo encuentra enfrentado a su propio relato sobre los derechos humanos: por eso quieren evitar que el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia pueda hacer su acto el 24 marzo en la Plaza de Mayo. Realmente lamentamos que haya otros familiares que se presten a esta maniobra por comulgar con este gobierno”. “Somos los únicos que denunciamos no sólo la persecución a los luchadores y la criminalización de este Gobierno sino la impunidad que continúa para la gran mayoría de los responsables militares, civiles y eclesiásticos del golpe genocida. Por eso nos quieren impedir llegar a la Plaza de Mayo este 24 de marzo. Reafimamos nuestra convocatoria a marchar desde las 15 hs de Congreso a Plaza de Mayo junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia y hacemos responsable a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de que tengamos totales garantías para manifestarnos como lo hicimos desde siempre”, concluyeron.

Firman: María Victoria Moyano, nieta restituida por Abuelas de Plaza de Mayo Alejandrina Barry, hija de desaparecidos Juan Contriciani, hijo de desaparecidos Gloria Pagés, hermana de desaparecidos Jorge Sobrado, ex detenido desaparecido en La Perla, provincia de Córdoba María Inés García, hija de desaparecidos Graciela Frañol, hermana de desaparecidos Andrea Robles, hija de asesinado por la Triple A Pablo Silvestri, hijo de asesinado por la Triple A Carla Lacorte, hija de asesinado por la dictadura chilena y víctima del gatillo fácil.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Democratización” de la justicia: una agenda pesimista

Alvaro Herrero (PLAZA DE MAYO)

El ambicioso paquete de medidas propuesto por Cristina Fernández de Kirchner: ¿se resolverán los problemas de una justicia cada vez más cuestionada?

La noticia comenzó a correr a fines del 2012. Inmediatamente generó discusiones y polémicas. La Presidente habló de la necesidad de “democratizar de la justicia”. Durante el verano proliferaron los debates y las notas periodísticas sobre el tema. Finalmente, el discurso presidencial ante la Asamblea Legislativa en marzo nos permitió despejar las dudas. De las elucubraciones pasamos a los hechos concretos. Ya sabemos de qué se trata.

El gobierno tuvo su primera victoria al haberse apropiado del término “democratización”. ¿Quién no está de acuerdo con esa etiqueta? ¿Quién desearía estar en la otra vereda cuando se impulsa democratizar la justicia? La Presidente golpeó primero y ganó la discusión semántica.

La segunda victoria es incierta aún. El paquete de propuestas de la Presidenta deberá pasar por el Congreso. La lista es ambiciosa: elección por voto popular de todos los representantes del Consejo de la Magistratura de la Nación; modificación del Código Procesal para limitar el efecto de las medidas cautelares; publicación de las declaraciones juradas de jueces; acceso a información sobre la gestión judicial; y la creación de varias cámaras de casación. También incluyó una invitación a la Corte Suprema para que derogue la acordada que impide que los jueces paguen impuesto a las ganancias.

¿Es relevante la agenda impulsada por gobierno? ¿Ayudará a democratizar la justicia? Mi reacción frente a estos interrogantes es puro escepticismo. Nuestro sistema de justicia tiene serios problemas de muy diversa índole y ninguna de las propuestas de la Presidente paciera apuntar a resolverlos. Por ejemplo, el Consejo de la Magistratura atraviesa una severa crisis y se encuentra virtualmente paralizado: no logra elevar ternas al Ejecutivo; en los últimos dos años solo terminó seis concursos; la designación de jueces ha caído a sus niveles más bajos mientras la cantidad de magistrados subrogantes llega a niveles inaceptables (20% del total); y las vacantes continúan creciendo (en algunos fueros llega al 50% de los cargos). Sin jueces, es imposible brindar un servicio de justicia adecuado. Sin embargo, no hubo en los anuncios presidenciales nada sobre este tema.

Por otro lado, el poder judicial tiene un serio déficit en materia de acceso a la justicia. El propio Ricardo Lorenzetti, señaló este tema como prioritario en su reciente discurso por la apertura del año judicial. La cuestión es tan compleja como preocupante. El caso de los jubilados es uno de los muchos ejemplos. Sus reclamos por el reconocimiento de un haber digno se acumulan por decenas de miles mensualmente en los juzgados. Las respuestas no llegan, las vidas se acaban, y los derechos se vuelven efímeros. Muchos otros grupos vulnerables enfrentan serias barreras para acceder al sistema de justicia, empezando por los sectores de bajos recursos, las mujeres, las personas privadas de libertad, y los pueblos originarios. Ninguna mención a este tema en la agenda presidencial.

Resulta evidente que las propuestas del gobierno no están en sintonía con las necesidades concretas del ciudadano que necesita un sistema de justicia efectivo y eficiente para proteger sus derechos y resolver sus conflictos. Por el contrario, se trata de cuestiones, en su mayoría, cortoplacistas, vinculadas a necesidades políticas del gobierno, pero que pueden tener efectos negativos duraderos. La elección de jueces por voto popular es una estocada al corazón del poder de las asociaciones de magistrados. Recordemos que este sector está duramente enfrentado con el poder ejecutivo y sus aliados judiciales. Pero nadie explicó cómo esta reforma ayudaría a solucionar la incapacidad del Consejo de la Magistratura para completar el altísimo número de vacantes.

La propuesta de crear cámaras de casación en fueros donde hoy tramitan causas que incomodan al poder político tampoco parece estar alineadas con las prioridades de la sociedad. El gobierno hasta ahora no brindó los fundamentos de su propuesta, solo recordemos la experiencia en la década de los noventa cuando el ex Presidente Carlos Menem puso en marcha la Cámara Nacional de Casación Penal como parte de una reforma que buscaba que el poder ejecutivo tuviera un mayor control de la labor judicial en materia criminal y así, garantizar impunidad en los procesos por corrupción.

Sin embargo, hay que destacar como positivas las reformas que impulsan mayor transparencia, como la garantizar la publicidad de las declaraciones juradas de los jueces o mejorar el acceso a información judicial. En una institución históricamente opaca, toda iniciativa que traiga luz, que permita al ciudadano tener información sobre la labor del poder judicial, siempre será una buena noticia. Aquí se esbozan algunos trazos de la tan mentada democratización. De todos modos, no puedo dejar de remarcar cierta contradicción entre esta propuesta de la Presidente y su reticencia en lo que se refiere a transparencia en el poder ejecutivo. No hay que olvidar la reciente pérdida de estado parlamentario del proyecto de ley de acceso de información, que pese a tener media sanción del Senado feneció en Diputados por decisión del partido de gobierno. Dicha iniciativa hubiera permitido asegurar el acceso a información pública de los tres poderes del Estado.

El pago al impuesto a las ganancias también es un avance, especialmente por su valor simbólico y su efecto igualador. Los magistrados y funcionarios judiciales gozan de un privilegio legal y políticamente insostenible. Pero no seamos ingenuos; aunque encomiable, esto no cambiaría los patrones autoritarios u opacos en el funcionamiento de algunas instancias y sectores del poder judicial.

En síntesis, el sistema de justicia argentino necesita reformas fundadas en un diagnóstico realista, implementadas a través una estrategia acordada entre los distintos sectores políticos, y con las necesidades de los ciudadanos en la mira. Sin consensos, los cambios serán efímeros y reversibles. Las etiquetas y logos pueden ser atractivos, pero si están vacíos de contenido no ayudarán en nada en generar un cambio sostenible que garantice la doble función del poder judicial: árbitro de las reglas de juego de nuestro sistema político y administrador de los conflictos sociales.

Alvaro Herrero es Director Ejecutivo de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), PhD en Ciencia Política – Oxford.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Democracia y Poder Judicial

Martín Lozada (RIO NEGRO ON LINE)

Ha quedado afortunadamente instalada la inquietud acerca del rol de los Poderes Judiciales en las sociedades democráticas contemporáneas, ya sea en torno a los modos de elección, sanción y remoción de los jueces, su adecuación republicana, así como de la necesidad de introducir reformas en la cultura judicial.

Sin embargo, podría ocurrir que el llamado a "democratizar" fuese efectuado ateniéndose a necesidades políticas formuladas por grupos hegemónicos en razón de intereses coyunturales y episódicos. Ello sucede cuando ciertos actores llaman a la "democratización" del Poder Judicial en ocasión de tener frente a sí una o varias sentencias judiciales que no resultan conformes a sus intereses o expectativas.

Ante un supuesto tal es posible advertir que la intención latente no es democratizar ninguna dinámica institucional en particular sino tan sólo ejercer presión para que los jueces fallen en un sentido determinado. Entonces el camino no conduce sino a un puerto impreciso, marcado por la ambigüedad y la falta de coherencia entre el mensaje emitido y aquella finalidad a la que en realidad se apuntó al efectuarlo.

Distinto es el caso de enfoques menos oportunistas, podríamos decir, más estructurales y sistémicos, preocupados por los desajustes de los Poderes Judiciales frente a las expectativas ciudadanas. Perspectivas que parten de la base de que el campo judicial ha venido siendo colonizado a fuerza de un conservadurismo crónico, merced a mecanismos de reclutamiento de funcionarios con un marcado acento de clase y a una cínica pretensión de neutralidad ideológica.

Ahora bien. Partiendo de la base de que la discusión y el debate en torno a la llamada "democratización" de los Poderes Judiciales merecen espacio y profundización, cabe preguntarnos a qué nos referimos cuando hablamos de democratización en el ámbito judicial.

Y ello por cuanto se trata de uno de los poderes del Estado cuyos miembros no son elegidos por el voto popular. Si esto es así, y si los ciudadanos no ejercen controles directos sobre lo que ocurre en dicho campo, es necesario plantearnos cómo y de qué modo un poder tal, ajeno a la dinámica democrática tradicional, puede adquirir legitimidad en el ámbito del Estado democrático de derecho.

Está claro, entonces, que en principio "democratización" no se refiere a la designación de los jueces conforme el sufragio popular, con los controles periódicos que esa expresión trae consigo. ¿Cómo pueden entonces las ciudadanas y los ciudadanos, así como los grupos sociales, incidir en la conformación de los modelos judiciales, en la determinación de sus prioridades y orientación, en la selección y control de sus funcionarios?

Una de las fórmulas posibles para lograr la adecuación democrática de tales poderes quizá consista en revelar los estrechos vínculos existentes entre el derecho aplicable y el poder, dejando entrever su no neutralidad y su intrínseca dimensión política. Reconocer que la ley no es en realidad igual para todos y que su aplicación dista de resultar imparcial. Que en muchos casos los jueces suelen ser obedientes custodios del orden establecido, aun cuando aquél contradiga de plano los mandatos constitucionales.

En ese sentido, cabría también visibilizar la existencia social de grupos históricamente vulnerables y postergados. Entre ellos, muchas minorías étnicas y sexuales, discapacitados, inmigrantes y en muchos casos también las mujeres, los ancianos y los menores de edad. Tal como lo plantea Roberto Gargarella, dichos grupos no solamente se ven frecuentemente exceptuados del debido trato que se merecen sino que, más grave aún, suelen ser objeto de riesgos y amenazas particulares capaces de menoscabar su ya debilitada integridad como sujetos de pleno derecho.

De modo que no resulta ingenuo preguntarnos en relación a cuáles son los cambios jurídicos necesarios para asegurarles un trato justo. Y, de modo más general, cómo hacer para que los sistemas judiciales resulten sensibles a las múltiples voces presentes en la sociedad de nuestros días.

Un pluralismo que se haga eco de dichas asimetrías fácticas en el ejercicio de los derechos y del poder lleva a postular el diseño de Consejos de la Magistratura que resulten suficientemente representativos de las particularidades de las sociedades actuales: heterogéneas, complejas, dilemáticas e integradas por individuos y grupos que, en ocasiones, poseen marcados disensos e intereses entre sí.

Un Consejo tal ya no debería ser el foro capaz de integrar a representantes de las mayorías, tal como sucede con los legisladores, y a mandatarios de los Colegios de Abogados, con sus muy puntuales intereses sectoriales, sino, en cambio, a un colectivo que también incluya a otros sujetos sociales.

Así podría suceder con representantes de los trabajadores judiciales y sus sindicatos, con docentes de las universidades nacionales con desempeño en la región de que se trate, con los miembros rotativos de ONG e, incluso, con la representación de ciertas minorías legislativas y de sectores sociales tradicional e históricamente postergados, como podrían resultan los miembros de pueblos originarios.

Una integración que resulte coherente con la defensa de un pluralismo asimétrico y la protección de los derechos de los grupos más vulnerables de la sociedad, capaz de conceder voz y voto a quienes por motivos históricos y razones socio-económicas han venido careciendo de ellos.

En todo caso, la cuestión radica en verificar si, cuando de democratización en la arena judicial se trata, es posible ir más allá de la retórica y los buenos deseos. Si acaso las inercias que suelen adormecer a la burocracia del sector y la frecuente ausencia de un pensamiento crítico no complotan contra la necesidad de renovar nuestra cultura jurídica e institucional.

Martín Lozada es Juez Penal. Bariloche.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La carrera de Miguel: "Corremos para no olvidar"

Luis Angió (ANRED)

El pasado domingo 17 de marzo se desarrolló en Buenos Aires la 13° edición de la Carrera de Miguel, en homenaje y recuerdo a Miguel Sánchez, atleta detenido-desaparecido en la mañana del 8 de enero de 1978, a los 25 años de edad. Más de 6.000 personas participaron de esta carrera, por el barrio de Núñez, siendo la largada en la calle que lleva su nombre (ex Crisólogo Larralde) en la entrada del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD).

El pasado domingo 17 de marzo se desarrolló la 13° edición de la CARRERA DE MIGUEL, en homenaje y recuerdo a Miguel Sánchez, atleta detenido-desaparecido en la mañana del 8 de enero de 1978, a los 25 años de edad, a pocos días de llegar de competir en la carrera de San Silvestre (Brasil).

Más de 6 mil personas participaron de esta carrera, por el barrio de Núñez, siendo la largada en la calle que lleva su nombre (ex Crisólogo Larralde) en la entrada del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CENARD), en su intersección con la calle Padre Canavery.

Miguel Sánchez trabajaba en la Casa Matriz del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Además de trabajador fue atleta, poeta y fundamentalmente una persona comprometida con los problemas de los sectores sociales más desprotegidos de este sistema: lo hacía desde una Unidad Básica de la Juventud peronista en Villa España, en Berazategui.

Miguel no fue desaparecido por ser deportista, atleta. Fue desaparecido por ser un joven comprometido con la necesidad de luchar por una sociedad más justa, como tantos jóvenes de su época.

En el año 1998 los periodistas Ariel Sharer y Víctor Pochat reconstruyeron su vida y posterior desaparición. Valerio Piccioni, periodista italiano de La Gazzetta dello Sport, toma conocimiento de esta historia y viaja a Buenos Aires para investigar un poco más sobre Miguel y le resulta apasionante, y como parte de su tarea escribe un libro con el nombre de “La corsa de Miguel” (La carrera de Miguel).

De regreso a Italia Valerio organizó una carrera, el 9 de enero del 2000, y le da el mismo nombre que el libro, en homenaje a Miguel. Participan más de 300 personas quienes llevan en sus camisetas la imagen de Miguel Sánchez.

Al año siguiente, en marzo de 2001 se comienza a desarrollar esta carrera en la Ciudad de Buenos Aires, y hasta la fecha se ha hecho en trece oportunidades (con excepción del año 2002).

Desde hace unos años el gobierno de la Ciudad viene invisibilizando esta carrera, vaciándola de contenido, sin darla a conocer con anticipación, impidiendo inscribirse a quienes quieran participar en ella; la publicidad se limita a unos pocos afiches los últimos días previos y por su página web, único sitio desde donde se accede para inscribirse.

Además en su publicidad gráfica omiten poner el rostro de Miguel, y solo existe una silueta, queriendo una vez más evitar ponerle rostro a un desaparecido. Igual que el asesino Rafael Videla, quién siempre manifestó que los desaparecidos no tenían entidad… Sin rostro, sin cara, no existen, son NN. Siniestra analogía entre un afiche de un Jefe de Gobierno y el discurso de un asesino.

Pero a pesar de las maniobras de Mauricio Macri y sus funcionarios de la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural siguen convocándose miles de personas para participar año tras año.

Los ganadores de esta edición, no sólo corrieron por ser atletas, sino porque saben que Miguel es un ejemplo para muchos de los que siguen luchando y reconocen en los jóvenes de los años 70 un ejemplo para seguir.

La ganadora de la categoría mujeres, Marina Fernández, de Lomas de Zamora, a la llegada, manifestó: “me pareció una buena manera de homenajear, el deporte es sano”

Y Luis Ortiz, ganador en la categoría varones, de El Dorado, Misiones, nos comentó lo siguiente: “tengo parientes que estuvieron en esa época de la dictadura, y sé lo que pasaron, corro por Miguel y por mis parientes. Es bueno recordar esa época para tomar un poco de conciencia para jóvenes como yo. Para la próxima vez que corran, lo hagan por un motivo y no porque sea una carrera más”.

La legisladora Delia Bisutti en el acto de entrega de premios manifestó: “esta calle tiene el nombre de Miguel Sánchez, por un proyecto de mi autoría, pero apoyado por todas las organizaciones que estamos por la política de estado, por la memoria, y porque estamos tratando para que esta carrera cada año tenga más participantes, tenga más verdad, tenga más memoria”.

Por último, Martín Sharples, deportista e impulsor de todas las Carreras de Miguel que se corren en nuestro país declaró que: “Macri quiere vaciar de contenido esta carrera, pero venimos a demostrar que hay memoria, verdad y justicia. Miguel no es una silueta, es un luchador social, y por eso está desaparecido. Macri hoy no viene a la carrera porque seguro está en el velatorio de Martínez de Hoz, pero cuando inauguran un subte están todos los funcionarios”.

La jornada concluyó con los presentes, al grito de:

Miguel Sánchez y 30.000 compañeros desaparecidos:

PRESENTE… AHORA Y SIEMPRE!!!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: “Al gobierno de Córdoba no le interesan los derechos humanos”

PRENSA RED

Lo afirmó Emilia D’ambra durante una rueda de prensa realizada esta mañana. Trabajadores y directivos de los Sitios de Memoria denunciaron el vaciamiento presupuestario para su funcionamiento y reclamaron “una decisión política” del gobernador. En el sitio ex campo de la Ribera se vive una “situación límite”.

Trabajadores, directores de los tres Sitios de Memoria y miembros del Archivo y Comisión de la Memoria (APM) denunciaron la falta de recursos mínimos para funcionar debido al retraso en la ejecución de presupuestos, desde hace cuatro años por lo menos. Se trata de gran parte de la gestión de Juan Schiaretti y de la actual que comanda José Manuel de la Sota.

“Hemos pedido la ejecución presupuestaria ante el ministerio de Economía, pero tenemos claro que hay una decisión política que las autoridades del estado provincial deben tomar, afirmó María del Carmen Torres, en representación de los Organismos de Derechos Humanos que conforman el APM junto a los tres poderes del Estado y la Universidad Nacional de Córdoba. La vocera caracterizó como “grave” la situación planteada y contó que hace tiempo mantienen reuniones con funcionarios del gobierno sin que la situación haya variado.

Recalcó en ese sentido que “el Poder Ejecutivo tiene amplios poderes para hacerlo” refiriéndose a José Manuel de la Sota.

Hace dos semanas le presentaron una nota al gobernador haciéndole notar que las políticas públicas tienen un punto de partida que “son los recursos”, que hay un presupuesto aprobado por el Poder Legislativo y que hace falta una decisión política que envié los dineros correspondientes.

Por caso, comentó que el año pasado, se han ejecutado partidas de 2009 y así ocurrió los años posteriores. Para 2013, se aprobó un presupuesto de $ 2.500.000 pesos y a la fecha no se asignó un solo peso.

También informó que existe falta de personal y que tampoco se cubren las licencias prolongadas. Además dijo que hay pases en comisión solicitados -y supuestamente aprobados que vendrían a suplir, por ejemplo, cargos vacantes por renuncias- tampoco se ordenaron.

Esta situación contrasta con lo que sucede, por caso, en la provincia de Buenos Aires, donde la Comisión de la Memoria cuenta con presupuesto estable, a pesar que sería Daniel Scioli un opositor dentro de la interna del justicialismo, al igual que De la Sota.

Campo de la Ribera

La situación de este espacio es “difícil y riesgosa” comentó Torres. Por un lado, porque el proyecto de refacciones y adecuación del espacio fue presupuestado pero no se aprobó. Por otro, por cuestiones de salubridad. “Trabajan en condiciones no dignas y en un entorno social muy complejo” al que se agregó un barrio “trasplantado” que no tiene arraigo ni ensamble con las poblaciones de la zona.

En este sentido denunció problemas de seguridad tanto para el edificio como para los trabajadores y lo que es más delicado “la desprotección de testigos en juicios de lesa humanidad” y que desarrollan sus tareas en ese predio. No hay guardias que los protejan”, subrayó. Y recordó que el año anterior la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Graciela Chaleb, les aseguró que el servicio estaba “garantizado” pero que a la fecha no se cumplió. Lo mismo ocurre cuando se organizan actividades en el lugar.

Explicó que funcionan con partidas enviadas a cuentagotas que ofician de “parches” y que impiden el cumplimiento de lo planificado y de una de las más importantes funciones de la institución como la “preservación de los documentos publicos” relacionados con el terrorismo de estado. En esa línea apuntó que “hubo dos atentados de incendios intencionales en el Archivo. La UNC realizó un estudio y propuso soluciones para estos casos pero no se han podido llevar adelante como corresponde por falta de presupuestos”.

Los tres sitios cuentan con un presupuesto muy bajo y citó que por ejemplo en Chile el Museo Nacional de la Memoria cuenta con un presupuesto que triplica al local. “Las políticas de memoria son actos concretos, hechos políticos reales, que incluyen una ley de presupuesto y que debe cumplirse”, enfatizó.

D´ambra, legendaria militante por los derechos humanos e integrante de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, dijo que “al gobierno no le interesan los derechos humanos” y que en un año electoral como este como no lo puede abolir, entonces le saca el presupuesto. “Ningún organismo puede funcionar sin dinero”, afirmó.

Dijo sin pelos en la lengua que asistieron a una reunión tiempo atrás y “nos prometieron el oro y el moro y nada se cumplió”. Luego cargó contra la ministra Chaleb. “Le interesa menos que a De la Sota, habla por él. Hay que poner blanco sobre negro para que sepan que no somos ingenuos”, señaló.

Asistieron miembros de distintas organizaciones e instituciones a brindar apoyo al reclamo. Entre ellos, Carlos Vicente, presidente de AFSCA, Eduardo Fernández de APYME, el abogado de derechos humanos Miguel Ceballos, Marta Juárez del Frente Cívico, Sonia Torres, de Abuelas de Plaza de Mayo; y los directores del los sitios de Memoria , Emiliano Fessia, Ludmila da Silva Catela y Mario Paredes, entre otros.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Precarización laboral en la Ciudad de Buenos Aires

Laura Guarinoni (RED ECO)

Continúan los conflictos laborales en la Ciudad de Buenos Aires. Los reclamos, tanto en el ámbito estatal, el de la salud, la educación y la cultura, se ven atravesados por un problema fundamental: la precarización laboral.

Ciudad de Buenos Aires - Los trabajadores de la Cooperativa “Lucha y Trabajo” están tomado, desde el miércoles 20, el Ministerio de Desarrollo Económico porteño en búsqueda de la continuidad en sus puestos. El personal de la Subsecretaría de Promoción Social porteña, nucleado en ATE Capital, realizaron un paro de 48 horas (20 y 21 de marzo) pidiendo aumento salarial y pase a planta permanente, y en la Dirección General de Estadística y Censos reclaman que se les permita organizarse sindicalmente. Sin duda la madre de todas estas batallas es la precarización.

Los trabajadores de la Cooperativa “Lucha y Trabajo” desde el miércoles 20 al mediodía se encuentran ocupando el Ministerio de Desarrollo Económico de la Ciudad de Buenos Aires. De la protesta participaron alrededor de 75 personas. Realizaron además un corte de la calles Av. de Mayo y Perú. En medio de la toma, aprovechando la irrupción de otro grupo que reclamaba por planes de vivienda, la policía metropolitana bloqueó el ingreso al edificio. 25 de los trabajadores, en su mayoría mujeres con sus hijos, se encuentran aislados resistiendo adentro del establecimiento, mientras sus compañeros no pueden entrar. En horas de la noche del jueves los ocupantes denunciaron la posibilidad de ser reprimidos. Decenas de uniformados de la Guardia de Infantería y de la Policía Metropolitana están apostados en el interior y los alrededores del edificio.

La toma es un nuevo capítulo en la lucha que llevan adelante los cooperativistas hace ya más de 70 días. Es fruto de la decisión del gobierno porteño de no renovar, a partir de enero, el convenio de trabajo por el cual “Lucha y Trabajo” prestaba servicios de mantenimiento y limpieza en escuelas y espacios públicos. Según Párraga, presidente de la cooperativa, el macrismo hizo “despidos encubiertos” al armar una nueva cooperativa, con 27 de las 63 trabajadores, para realizar las mismas tareas. Con esta decisión el gobierno porteño no solo desmembró una cooperativa de trabajo, de cinco años de desempeño, sino que dejó sin un ingreso a 36 familias de Villa Soldati y Villa Lugano.

Párraga también afirmó la posibilidad de que el fin del convenio tenga que ver con las denuncias que realizó tiempo atrás la cooperativa respecto a la precarización laboral a la que se encontraban sometidos. “No tenemos licencias por enfermedad, ni aguinaldo, ni vacaciones y cobramos menos de la mitad que un trabajador municipal que hace nuestro mismo trabajo”, aseguro el titular de la cooperativa.

Los trabajadores se juntaron hoy, jueves 21, con el jefe de gabinete de esta dependencia, Ignacio Pérez Rivas, y esperan una propuesta para destrabar el conflicto en los próximos días. Párraga aseguro a Red Eco que la toma continuará hasta que se resuelva el conflicto. En un comunicado declaró: “Hacemos responsables al Jefe de Gobierno Mauricio Macri, al Ministro de Desarrollo Económico Francisco Cabrera y a Carlos Pedrini de la UGIS, ante cualquier avance represivo.”

Precarización estatal

Otro caso de lucha contra la precarización laboral es el de los trabajadores de la Subsecretaría de Promoción Social porteña quienes reclaman el pase a planta de contratados y tercerizados, que son más de 1.500 en el Ministerio de Desarrollo Social, el reencasillamiento y reconocimiento de las funciones laborales, una mejora salarial de emergencia de 2.000 pesos y el pago de los haberes adeudados.

Nucleados en ATE Capital, alrededor de 300 trabajadores de la Subsecretaría hicieron un paro de 48 horas, del miércoles 20 al jueves 21. El primer día marcharon desde la estación Puán de la línea de subte A al centro porteño, con el Obelisco como epicentro de la manifestación. Hoy jueves 21, se realizó una asamblea de la que participaron los trabajadores. Patricio Villani, Delegado General Adjunto, adelantó a Red Eco que se prevee una nueva jornada de lucha de 72hs para la semana del 8 de abril en la cual los trabajadores saldrán a la calle para mostrar a la sociedad la tarea que realizan. En la Subsecretaría de Promoción Social se atienden situaciones límites que afectan a niños, niñas y adolescentes, a jóvenes que tienen problemas de adicciones, a las mujeres que son víctimas de violencia de género o explotación sexual y, a familias en situación de pobreza.

Villani también afirmó que la única respuesta que obtuvieron hasta el momento por parte del gobierno fueron “amenazas de despido.” El delegado mencionó que Carlos Alberto Rebagliati, de la Dirección General de Técnica Administrativa y Legal del ministerio de Desarrollo Social les dijo que de seguir los paros iba a tener que contratar nuevos trabajadores para que realicen sus tareas.

Derecho a organizarse

Entre los métodos de lucha elegidos por los trabajadores suelen destacarse las marchas, tomas y paros así que sorprende cuando se innova en formas de visibilizar los conflictos. Tal es el caso de los trabajadores de Estadística y Censos que realizaron hoy, jueves 21, una radio abierta en la puerta del edificio de la Dirección General de Estadística y Censos. Exigen que se reconozca a la Junta Interna de ATE, legítimamente elegida y se termine con la persecución sindical.

La junta interna de ATE se conformó el 14 de agosto del 2012 el Ministerio de Modernización se niega a reconocerla. Los delegados sufren constantes apercibimientos por esta decisión del Gobierno de la Ciudad. Además las ausencias por motivos gremiales se traducen en a perdida del presentismo en el sueldo por inasistencias.

En los últimos meses el Ministerio de Modernización ha impugnado a más de 20 juntas internas, con despidos, traslados, sanciones y descuentos en los salarios de delegados y activistas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.