miércoles, 3 de abril de 2013

El capitalismo salvaje y su salvaje “defensa” de la propiedad intelectual

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

En la cinta “Zero Dark Thirty”, conocida aquí como “La noche más obscura”, la directora, Kathryn Bigelow, muestra los excesos a los que llega Estados Unidos cuando se propone realizar alguna obsesiva “misión”, como en la historia referida en la película, basada en hechos reales, sobre la persecución y el supuesto asesinato de Osama bin Laden (quien alguna vez fuera cercano colaborador de la CIA, que, incluso, recibía un sueldo).

En la escena del asalto a la casa en donde se suponía que vivía bin Laden, ubicada en una población de Pakistán, Abbottabad, un equipo especial de mariners viola, tanto el espacio aéreo pakistaní, al llegar en dos helicópteros antirradar, no rastreables, así como el territorio de dicho país, al incursionar en el barrio en donde se localizaba la casa de seguridad en la que vivía desde hacía algunos años un enfermo, inoperante bin Laden. Con lujo de violencia, dinamitando puertas y asesinando a mansalva a varios hombres y mujeres que estaban allí en la noche del asalto (en mayo del 2011.), los prepotentes soldados allanan la casa, hasta dar con el “terrorista” jefe de Al Qaeda, a quien asesinan sin miramientos, pues la orden era exterminarlo en el acto. Y a los vecinos del lugar que, curiosos y temerosos, se acercan, sorprendidos y asustados por escuchar a uno de los helicópteros que, al perder el control, cayó a tierra, además de tantas explosiones y disparos, uno de los mariners los amenaza con que se retiren del sitio o les dispararán.

Refiero lo anterior, que no pareciera tener que ver mucho con el título del presente artículo, porque es buen preámbulo en el sentido de que Estados Unidos se ha abrogado desde hace años tareas de “policía mundial”, derrocando gobiernos elegidos democráticamente, invadiendo países supuestamente ligados al terrorismo (Afganistán, Irak), imponiendo bases militares… en fin, resaltando en cada acción su poderío militar.

Pero también, en años recientes, se ha autoproclamado protector de los derechos de la llamada “propiedad intelectual”, sobre todo cuando empresas estadounidenses han resultado afectadas por acciones de piratería o hackeo de obras intelectuales, tales como películas, canciones, programas de cómputo… o todo aquel trabajo que esté registrado con una patente o un registro autoral en Estados Unidos. Eso, incluso, lo está tomando como justificación para incursionar en la Web mundial e imponer medidas coercitivas que limitarían muchísimo la relativa libertad de la que actualmente gozan muchos sitios y millones de usuarios. Emplea a sitios como Facebook para espiar a posibles infractores, interviene correos electrónicos, emplea a hackers que actúan como una suerte de espías digitales sobre personas “sospechosas” de ser “terroristas” o comportarse como tales… y todas esas arbitrariedades e ilegales operaciones las hace Estados Unidos, sin que aparentemente nadie se oponga o pueda hacerlo, pues, ante todo, pone por delante que es en defensa de su “seguridad interna” y, especialmente, de la defensa del “derecho intelectual”.

El Departamento de Justicia (DoJ) se pone en contacto directo con países en donde haya alguna persona u organización que “atente” contra los derechos de autor (el llamado Copyright Infringement) y, como si estuviera en su propia casa, envía agentes del FBI y policías estadounidenses para que “coordinen” la acción policiaca “legal”, que allane las instalaciones de los defraudadores y los lleve a prisión, violando muchas veces los elementales derechos de los supuestos “acusados”. Y todo en nombre de la “legalidad y la justicia”, como se hizo con el caso de bin Laden, mencionado arriba. También en nombre de la “seguridad y legalidad”, está construyendo la NSA (National Security Agency) en medio del desierto de Utah un súper edificio que será considerado como el futuro centro de ultraespionaje, el que analizará diariamente millones de correos, de páginas de redes sociales…en fin, que se pretende que todo el internet sea filtrado y analizado por ese sitio.

Voy a referirme a un par de ejemplos en donde, justamente, los excesos a los que llega Estados Unidos, ilegales y arbitrarios casi siempre, muestran que a sus labores policiacas les tiene sin cuidado que invadan un país, violenten sus leyes y “coordinen” con las fuerzas policiacas locales verdaderos asaltos, con tal de “defender” la propiedad intelectual.

El primer caso es el de la ya extinta empresa Megaupload, perteneciente a Kim Dotcom, un polémico empresario alemán, quien actualmente vive en Nueva Zelanda, en donde, ilusamente, creyó que nunca sería molestado en sus futuros negocios. El caso fue muy sonado en enero del 2012, tanto por el impacto mediático que provocó, así como la forma tan ilegal y arbitraria como actuaron autoridades locales en coordinación con policías estadounidenses y agentes del FBI, como veremos.

Megaupload era una empresa que operó hasta inicios del 2012, la cual contaba con un inmenso archivo conteniendo todo lo inimaginable, desde videos caseros, libros, películas, manuales… una especie de Youtube, pero no sólo de videos, sino información de muchas categorías. El servicio era digamos que gratuito, obteniendo ganancias de la publicidad que acompañaba a los archivos que se desearan descargar, tal como actualmente hace Youtube. De esa forma, obtenía alrededor de $25 millones de dólares de ingresos por año. Otros $150 millones de dólares, los conseguía al ofrecer su servicio “súper rápido” de descarga del material. Kim Dotcom, era el dueño del sitio, el cual fundó en el año 2001, cuando tuvo la necesidad de difundir los videos de las carreras de autos en las que él mismo participaba. Era conocido como un gran corredor en ese entonces y poseedor, también, de una mediana fortuna, de varios millones de dólares, que había conseguido gracias a negocios previos, como Data Protect, empresa que en los años 90’s daba asesoría de seguridad en Internet a empresas (Dotcom tuvo una niñez muy dura, hijo de padre alcohólico, golpeador, y madre sumisa. Aún así, cuando tenía 15 años, se hizo de buen dinero administrando un negocio ilegal del chateo telefónico muy común en los 90’s, con el cual él se quedaba con 15 centavos de dólar, por minuto, de los que empleaban su, ese sí, ilegal negocio. Dotcom asegura que ese “negro” pasado aún lo persigue).

Dado que era muy complicado enviar los videos en los correos como archivos adjuntos, por ser muy grandes, a Dotcom se le ocurrió, junto con un socio, crear Megaupload, que permitiría a los fans de las carreras bajar los videos cuando quisieran y cuantas veces así lo desearan. Dotcom, gracias a su fortuna, ofrecía, además, dinero por videos de carreras que le fueran ofrecidos por los usuarios. Y algo que al principio sólo hizo por mero pasatiempo, al final le halló el potencial valor de convertirse en un gran negocio: bajar del Internet lo que se deseara, teniendo, claro, millones de archivos que permitieran esa suerte de panacea de la información.

Y es algo que, en otras ocasiones, Estados Unidos ha perseguido, su oposición a que la información se distribuya libre y gratuitamente, sobre todo en esta era en donde, gracias al internet, eso es posible (y deseable). Sucedió, por ejemplo, con Napster, esa empresa que en los años iniciales del internet, permitía la libre descarga de melodías en formato MP3. A su fundador, Shawn Fanning, luego de un largo juicio, que también incluyó allanamiento de las oficinas y confiscación de todo el equipo, se le obligó a cambiar su forma de ofrecer música (ya no fue gratuito, sino que se cobraría una cuota. Pero eso acabó con el glamour de Napster y fue absorbido por otra empresa. Uno de los cofundadores, Sean Parker, luego se hizo accionista fundador del entonces naciente sitio Facebook).

También Youtube tuvo que acordar que cancelaría videos si éstos infringían las leyes de derecho de autor (por eso es que ahora varios videos aparecen cancelados, debido a que los autores de los mismos han demandado a Youtube suprimirlos).

Eso fue una especie de armisticio legal, que comenzó cuando en 1998 el entonces presidente Bill Clinton firmó la Digital Millennium Copyright Act, DMCA, ley que perdonaba a los infractores, siempre y cuando demostraran que el contenido que manejaban era de los usuarios y desconocían, por tanto, el origen de aquél, que no actuaban de “mala fe” y que, si era material protegido, debían de cancelarlo de sus servidores, a petición expresa de la empresa que poseyera el material.

Así, gracias a esa “ley” estadounidense, aplicable en todo el mundo, varios sitios merecieron sólo una especie de regaño, pero siguieron operando libremente, justo como Youtube, por ejemplo. Incluso, fue también por iguales motivos que Google renunció a llevar a cabo su proyecto de biblioteca digital, el cual tenía la finalidad de digitalizar todos los libros existentes hasta ahora (¡vaya si era muy ambicioso ese proyecto!) y permitir su libre consulta y descarga por cualquiera que así lo deseara (algo así quiso hacer el recientemente fallecido joven innovador Aaron Swartz para dejar libres archivos de investigaciones científicas del sitio JSTOR, al que había que pagar una costosa cuota por estar suscrito y tener acceso a dichos archivos. Swartz se suicidó hace unos meses, presionado porque el DoJ había pedido varios más de 30 años de prisión, en caso de haber sido sentenciado).

Dotcom alega que, justo, acogiéndose a la DMCA, las políticas de Megaupload, al respecto, exigían que los usuarios retiraran material que estuviera protegido. Igualmente, de algún tiempo para acá, trabajaba directamente con artistas o compañías musicales, las que permitían descargas de material musical a cambio de compartir el dinero de la publicidad entre ellos y Megaupload, que acompañaba a tales descargas gratuitas. Dotcom asegura que ya trabajaba también en un esquema similar para permitir descargas de cintas. Al parecer, el material que más le ocasionó problemas fue, justo, el de la libre descarga de películas, sobre todo hollywoodescas, dado que, aseguran los estudios cinematográficos, eso afecta mucho sus ganancias.

Así, cargos de piratería le fueron achacados, pero también lavado de dinero y actividades mafiosas.

Y con esos infundados cargos, como alega Dotcom que se le hicieron, el 20 de enero del 2012, su casa, una enorme y lujosa mansión de 24 millones de dólares, localizada en el poblado de Coatesville, en Nueva Zelanda, conocida justo como “Mansión Dotcom”, fue violentamente allanada.

La noche anterior, Dotcom había estado grabando una canción (el canto es otra de sus “excentricidades”) en los estudios Roundhead, junto con el cantautor Mario “Tex” James y el productor Printz Board. Eran las 4:30 de la madrugada, cuando llegó en su Mercedes S-Class, conducido por su chofer y guardaespaldas. Dotcom tuvo la sensación de ser perseguidos. Y así era, pues ya, el 5 de enero, un juez federal estadounidense, basado en un “archivo” de 72 páginas, había hallado “culpable” a Dotcom, y había ordenado su captura, cual vulgar y “peligroso gánster”.

La casa de Dotcom estaba equipada a prueba de ladrones, así que su allanamiento no fue fácil, pues la policía tenía “informes fidedignos” de que el “delincuente” contaba, incluso, con un cuarto de seguridad, el “Cuarto Rojo”. El asalto a su mansión fue muy calculado. El equipo especial “antiterrorista” neozelandés, coordinado, ilegalmente, por agentes del FBI y otras autoridades estadounidenses que, como ya dije antes, operaron extraterritorialmente en ese país a su antojo, como si estuvieran en el suyo propio, esperó hasta que Dotcom estuviera en su lujosa habitación y a punto de dormir en su lujosa cama de $103,000 dólares (otra de las excentricidades de este singular personaje es que gusta dormir plácidamente, sin interrupciones de ninguna especie, ni ruidos, todos sus empleados deben de respetar su sueño, no haciendo nada mientras duerme. Por eso, Dotcom posee tres camas hechas por la casa Hãstens, confeccionadas con pelo de caballo, algodón y lana, diseñadas totalmente al gusto y a la ergonomía del cliente. Para alguien que mide casi dos metros y pesa 175 kilogramos, además de ser millonario, pues es un pequeño lujo).

Y como si fuera, en efecto, un peligroso terrorista (y me vienen a la memoria las escenas descritas de cómo se allanó la casa de bin Laden, que muestra el filme de Bigelow), el grupo de decenas de policías fuertemente armados con rifles de asalto Bushmaster, granadas, marros… y cuanto se requiriera para atrapar a Dotcom, llevaron a cabo la operación que desde Washington se bautizó como Operation Takedown (operación derribamiento).

Llegaron en helicópteros, invadiendo prados, patios, azoteas… y se abrieron paso por la fuerza, derribando con pesados mazos las gruesas puertas de la mansión, intimidando y sometiendo a los empleados a punta de bala, arrestando a la esposa de Dotcom, Maya, quien, en ese entonces, esperaba gemelos, junto con el primer hijo de ambos…

Cuando finalmente hallaron a Dotcom, éste estaba aterrado, esperando lo peor, oculto tras una columna, cercana a la cocina, que ni siquiera se había atrevido a encerrarse en el Cuarto Rojo, por temor de que ello les diera pretexto a los policías para que lo asesinaran.

Asegura que lo sometieron derribándolo al piso, pateándole las costillas, que le pisaron una mano, hasta sangrarle los dedos, luego de lo cual lo esposaron. Además del humillante, violento trato, cuando exigió que le dijeran bajo qué cargos lo arrestaban, un agente policiaco le dijo que era por “acopio de material intelectual protegido”. Dotcom no podía creer que fuera por eso. Pero cuando lo acusaron de “lavar dinero” y de actividades “mafiosas y delictivas”, estuvo seguro de que se trataba de un simple complot en su contra para acabar con un sitio que hasta entonces era muy apreciado por los 4900 millones de usuarios que lo empleaban cada año para obtener casi gratuitamente todo tipo de material cultural, literario, visual…

“De seguro, Obama y Hollywood están en mi contra, porque he tratado de hacer del Internet un verdadero espacio libre y sin trabas”, ha declarado recientemente.

Le fueron confiscados su colección de lujosos autos, obras de arte, como cuadros y esculturas, que se hallaban en su mansión, equipo de cómputo… además de que se le congelaron sus cuentas bancarias que tenía distribuidas en varios bancos de distintos países.

Tres más de sus socios, que se encontraban en su mansión ese día, fueron arrestados, también, acusados igualmente de asociación delictuosa, lava dólares y piratas informáticos. Se trata de Mathias Ortmann, alemán que se encargaba de la operatividad del sistema, Finn Batato y Bram Van der Folk, quienes también recibieron un denigrante, inhumano trato.

Luego del asalto a la mansión de Dotcom, fueron llevados a prisión, en donde se les confinó en una reducida celda a los cuatro, obligando a Dotcom, a dormir en una muy incómoda “cama” de cemento. Declara que pronto comenzó a sufrir terribles dolores en piernas, espalda y todo el cuerpo y lo más que hicieron las autoridades y el médico de la cárcel fue a darle Ibuprofeno y a “cuidar” que no se suicidara, algo que nunca estuvo en la mente de Dotcom, como ha dicho.

La idea de la “justicia” estadounidense era, y sigue siendo, extraditar a Dotcom a Estados Unidos, en donde se le aplicarían excesivos cargos que le darían una sentencia de hasta 55 años, algo que nunca antes se había hecho con casos similares de supuesto acopio “ilegal” de material intelectual protegido (como dije antes, Youtube tuvo una situación similar, pero pudo arreglar el problema suprimiendo el material que tuviera derechos de autor, a petición expresa de los afectados).

Y justamente el violento, humillante e ilegal asalto a su mansión, la manera en que él, su esposa, su hijo, sus amigos, fueron tratados, los falsos cargos que se le imputan, la ilegal actuación de Estados Unidos, extraterritorial, o sea, fuera de sus fronteras, y muchas otras ilegales, incluso, criminales acciones, Dotcom y su equipo de abogados las están empleando para revertir la demanda del DoJ y usarla en contra del propio gobierno estadounidense, de su actual presidente Barack Obama y de quien resulte responsable.

De hecho, en su primer juicio, algunos meses después de que pudo salir libre bajo fianza y estar “arrestado” en su domicilio, una juez neozelandesa, Helen Winkelmann, declaró que, en efecto, el uso de la fuerza policiaca había sido excesivo, pues se había asaltado con lujo de violencia la casa de un respetable ciudadano neozelandés (Dotcom tiene la ciudadanía de ese país), con policías fuertemente armados, lo cual es excepcional, pues la policía de ese país generalmente ni siquiera anda armada, además de que Estados Unidos había actuado ilegalmente en Nueva Zelanda, atribuyéndose labores policiacas extraterritoriales totalmente ilegales. La juez empleó como evidencia, un ilustrativo video tomado por la propia policía, en el cual se ve como decenas de policías realizan el excesivo asalto (fueron tantos agentes, que hasta llevaron sus baños portátiles, para que tuvieran en donde hacer sus necesidades, durante todo el tiempo que les llevara cumplir eficientemente con la Operación Debut, como se le llamó a esa acción en Nueva Zelanda).

También Dotcom tiene preparada una demanda contra los funcionarios neozelandeses que ordenaron tan ilegal acción, actuando en contubernio con los estadounidenses. De hecho, el gobierno neozelandés, reconociendo que, en efecto, la acción contra Dotcom fue excesiva e ilegal, le permitió sacar del banco $4.8 millones de dólares, para que pudiera costear los gastos legales y de su defensa.

Dotcom asegura que ganará el juicio y que Estados Unidos le repondrá todo lo que le robó, además de que deberá de darle una muy fuete compensación por daño moral y a la salud tanto de su familia, de sus amigos y sobre todo de él mismo (muy seguro, afirma que le pondrá a su yate “Comprado por el FBI”). De ser así, quizá, más que un triunfo personal, sería una victoria social para impedir que el internet se censure y sea otra arma más de control de los gobiernos y corporaciones dominantes que se valen cada vez más y más de la red para emplearla para sus personales, controladores y muy lucrativos intereses. Recuérdese el caso de Julian Assange, quien por difundir en su sitio Wikileaks incómodas noticias, sobre todo para Estados Unidos, está asilado desde hace meses en la embajada ecuatoriana en Inglaterra, en vista de las pretensiones de Estados Unidos de extraditarlo y aplicarle, incluso, la pena de muerte dada la “gravedad” de sus “crímenes”, a quien, por cierto, Dotcom tiene en muy alta estima por su valerosa tarea.

El segundo caso que referiré es sobre un cuestión de piratería tecnológica, que implicó copiar máquinas tragamonedas, de ésas que provocan la ludopatía, o sea, la adictiva afición a los juegos de azar, que, en sí mismos, de por sí no son un “avance” del cual enorgullecerse, pues, al contrario, es una manera de explotar hasta el ocio de las personas, incitándolas a gastar su dinero en esos adictivos artilugios. Pero aún esos inútiles engendros tecnológicos protege el capitalismo salvaje muy celosamente…y la coludida mafia en el poder estadounidense.

Aquí, la ofensa provino de un hombre que aprendió a copiar y fabricar, justamente, máquinas tragamonedas. Su nombre, Rodolfo Rodríguez Cabrera, un cubano muy hábil en cuestiones de electrónica y circuitos, quien en 1983 fue a estudiar aeronáutica a Latvia, estado que aún pertenecía a la Unión Soviética. Allí estaba una de las mejores escuelas aeronáuticas de la ya extinta federación soviética. Sin embargo, poco después de que Rodríguez se graduó, Latvia logró su independencia de la agonizante URSS y se quedó de pronto sin futuro, dado que Latvia no tenía una industria aeronáutica propia, así que debió de contentarse con aprender a arreglar radios y teléfonos.

Sin embargo, al poco tiempo, dada su habilidad e ingenio, aprendió a arreglar máquinas tragamonedas, que ya por entonces estaban muy de moda en bares, en donde tipos tomados se ponían a jugar, sin importarles perder varias monedas a causa de su etílica “diversión”. Rodríguez se dio cuenta de que no era muy difícil alterar esas máquinas y cargarlas, incluso con otro tipo de juegos.

Esas máquinas eran fabricadas por la empresa considerada actualmente como líder mundial en el ramo, la estadounidense International Game Technology, IGT, con sede en el estado de Nevada. Esta empresa fue fundada en 1971 por William “Si” Redd, quien por entonces se dedicaba justamente a distribuir máquinas fabricadas por la empresa Bally Manufacturing Corporation of Chicago. Por esos días, las tragamonedas no eran muy bien vistas por las empresas dedicadas a explotar los juegos de azar y, más bien, se empleaban marginalmente, colocándolas en las orillas de los casinos, dirigidas a aburridas mujeres, las que así pasaban el tiempo, gastando unas monedas, mientras esperaban a que sus adictivos maridos terminaran de jugar a las cartas.

Como esas primeras máquinas eran muy fáciles de alterar y, quien así lo hacía, podía quedarse con todo el dinero contenido, Redd percibió que si se les incorporaban juegos y se hacían más sofisticadas, podrían ser, además de más seguras, un mucho mejor y más lucrativo negocio para los casinos. Y así fue. En 1971, las máquinas tragamonedas sólo participaban con el 36% de los ingresos de la industria de los juegos de azar, pero para 1981, ya representaban 44%. En la actualidad, más de dos tercios de los ingresos de los casinos, se deben a esos ingenios, gracias a que la incorporación de atractivos juegos, que se ofrecen como un plus a los entusiastas ludópatas, las han vuelto más demandadas (de hecho, como se han establecido ya en todo el mundo, en forma de inocentes juegos electrónicos, constituyen un problema social, debido a la fuerte, costosa adicción que provocan, pero eso, claro, es algo que no les importa ni a los fabricantes, ni a los dueños de los casinos y, mucho menos, a los mafiosos “gobiernos” que permiten esos adictivos negocios). Es un negocio que deja más de $2000 millones de dólares al año, gracias a que es muy atractivamente adictivo entre los empedernidos jugadores, deseosos de ganar de vez en cuando, aunque ellos deban de perder mucho dinero las más de las veces. Y eso que las máquinas están diseñadas para permitir, en efecto, que los jugadores pocas veces ganen. Si la empresa fabricante dice que darán a ganar 92 centavos de cada dólar que se les inserte, así debe de ser. Y para ello, hay organismos gubernamentales que deben de cerciorarse de que así sea. También deben de garantizar que no fallarán, pues si una de tales máquinas resultara defectuosa, o sea, que dejara ganar más a los jugadores que lo que estuviera permitido, la empresa fabricante tendría que pagarle al casino las pérdidas que en cierto momento éste tuviera. Por lo mismo, se han hecho más complejas, además de que ofrecen, como dije, juegos, a los que los leales jugadores de tal o cual casino, pueden acceder con una especie de tarjetas de “lealtad”, las cuales son insertadas desde que se comienza a jugar. Justamente el que la máquina permita al jugador tener acceso a un juego luego de cierto tiempo, es algo que se debe a complicados algoritmos, diseñados por experimentados matemáticos y programadores que trabajan en tales tareas. IGT, está siempre a la búsqueda de nuevos talentos, con tal de que su máquinas sean muy seguras y atractivas. Por lo mismo, cuida la empresa con mucho recelo sus programas, así que si alguien como Rodríguez logra averiguar tales secretos, constituye un peligro real.

Una vez descubierta la forma de hackear y copiar los programas de juegos de las máquinas de IGT, empresa que el cubano dice admirar, Rodríguez vio el potencial que tenía por delante. Fundó FE Electronic, y se dedicó a adquirir máquinas de IGT desechadas, a desarmarlas, quitarles la tarjeta madre y a cargarles los juegos de IGT. No sólo eso, sino que las comenzó a armar tan bien, copiando todo, hasta los monitores y los cristales que los protegían, que muy pronto sus clones eran tan perfectos, que resultaban indistinguibles de las máquinas originales, las que llegan a costar hasta $10,000 dólares. Rodríguez las ofrecía por una fracción de eso.

Sin embargo, su error fue una desmedida ambición. Se asoció con un estadounidense, Henry Mantilla, quien también se dedicaba a la distribución de las tragamonedas. Mantilla quedó deslumbrado al ver lo perfectas que eran las copias de las máquinas de IGT hechas por Rodríguez, y de inmediato se ofreció a distribuirlas. Llegó el momento en que eran tan demandadas, que, de plano, prefirieron vender el sistema que empleaba Rodríguez para cargar los juegos de IGT y que los que lo compraran, los cargaran ellos mismos en otras máquinas.

Rodríguez seguía operando desde Latvia, muy contento de su próspero negocio, que ya le estaba dejando miles de dólares por mes.

Si embargo, una ocasión que regresaba de la calle, vio que decenas de policías vestidos con chalecos antibalas y fuertemente armados, habían allanado el local en donde FE Electronic armaba las máquinas falsas. Lo que más le sorprendió fue ver que entre los policías había algunos con el pelo negro, tomando Coca-cola. Resultaron ser agentes del FBI, que estaban operando a sus anchas en Latvia, otra vez ejerciendo poderes extraterritoriales, justo como en el caso de Dotcom. IGT había percibido el problema, dado que la demanda de sus máquinas estaba bajando considerablemente, sobre todo en el mercado sudamericano, y había dado aviso al DoJ, quien se encargó de hacerle justicia a la empresa, con tal de que ésta no siguiera perdiendo dinero en su muy noble tarea de crear ludópatas por todo el mundo, que se quedan incluso sin dinero, con tal de mantener esa destructiva adicción a jugar, deseando que de vez en cuando ganen.

El socio de Rodríguez, Mantilla, que operaba en los Estados Unidos, también fue allanado en su domicilio y arrestado.

Ambos fueron llevados a una corte estadounidense, quien, a cambio de que se declararan culpables, los condenó a dos años de prisión y a pagar una multa cada uno de $151,800 dólares, con tal de compensar en algo las “fuertes” pérdidas sufridas por IGT debido a las ilegales copias de sus adictivas máquinas. Como Rodríguez nunca fue ciudadano propiamente de Latvia, en donde vivía renovando su permiso como residente cada cinco años, durante el juicio, se le pasó la fecha de renovación, por lo que no puede regresar al país. A Cuba, tampoco puede entrar, ya que perdió la ciudadanía hace años y le fue confiscado su pasaporte. Así que encima de ser acusado de “peligroso clonador de máquinas tragamonedas”, no tiene ciudadanía alguna. Alega en su defensa que admira mucho a IGT y que consideraba un “honor” que pudiera “copiar” las máquinas y su forma de operar.

Vale la pena resaltar nuevamente que Rodríguez fue detenido bajo condiciones totalmente ilegales, dado que ningún cuerpo policiaco de ningún país puede operar en otro, pues ni tiene jurisdicción y no tiene por qué actuar en donde no sea su territorio… claro, excepto los agentes del FBI, quienes ven al mundo por igual, un sitio en el que pueden actuar a sus anchas, portar armas y ejercer su “legalidad”, sin importar las leyes locales.

Pero todo sea en nombre de la defensa de la “propiedad intelectual”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Era post Chávez: ¿y ahora?

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)

I

Es muy poco el tiempo transcurrido desde la muerte de Hugo Chávez como para saber qué puede ir sucediendo ahora con la Revolución Bolivariana. Las nuevas elecciones ya están a la vuelta de la esquina, el 14 de abril. Hacer hipótesis sobre qué pueda suceder allí no es el objetivo principal de este escrito. En todo caso, lo que nos interesa fundamentalmente es ver qué pasa a mediano plazo, qué escenarios pueden irse dibujando para más allá de esa fecha puntual. En otros términos, independientemente de los resultados de la próxima justa electoral, la cuestión básica estriba en ver para dónde se dirigirá todo el proceso en curso: ¿sigue la revolución? ¿En qué términos sigue? ¿Se viene abajo? ¿Todo depende sólo de una elección?

Si se dijera tajantemente que, de no ganar el movimiento bolivariano con Nicolás Maduro como candidato este 14 de abril, la revolución termina, eso ya indicaría un terrible peligro: no sólo por la presunta derrota en las urnas y lo que ello traería aparejado, sino porque se estaría reduciendo la revolución a un mero proceso electoral. Y, por supuesto, es de esperarse que la revolución sea infinitamente más que eso.

En relación a estas próximas elecciones, todo indica que el movimiento bolivariano seguramente volverá a ganar. La presencia de Chávez aún es enorme en el panorama venezolano, para bien de unos y para mal de otros. Su figura, sin dudas, ya pasó al lugar de mito legendario. Como todo mito, por tanto, es intocable. Quizá eso debiera considerarse desde la perspectiva del socialismo, para revisar la construcción de lo que efectivamente está teniendo lugar en Venezuela. “Si continuamos personalizando el proceso revolucionario bolivariano nada más que en la singularidad extraordinaria de Hugo Chávez, no estaremos contribuyendo a que éste se mantenga en el tiempo y en el espacio, puesto que la prédica constante de nuestro Comandante estuvo siempre relacionada con la construcción y fortalecimiento del Poder Popular como único medio para hacer la revolución bolivariana socialista en Venezuela”, afirmó correctamente Homar Garcés.

Es decir, el culto a la personalidad –cosa que se criticó profundamente en relación a muchas de las pasadas experiencias socialistas del siglo XX– no pareciera dar muestras de terminar. Por el contrario, casi se evidencia como garantía de la sobrevivencia de la revolución. Incluso, más allá que no se lo haya implementado finalmente, hasta se llegó a pensar en su embalsamamiento.

Como mito que ya es, igual que cualquier nueva “deidad” de las que se fueron construyendo durante el siglo XX (Mahatma Ghandi, Juan Domingo Perón, el Che Guevara, John Lennon, Diego Maradona), la figura de Chávez definitivamente ayudará a ganar procesos electores a quien se presente en su nombre. “Aquí vengo a cumplir su orden (...) No soy Chávez, pero soy su hijo y todos juntos el pueblo somos Chávez”, dijo Nicolás Maduro al momento de firmar su inscripción como candidato presidencial del PSUV, llamando a votar por él como lo hizo el propio Hugo Chávez el 8 de diciembre pasado en Caracas antes de partir a Cuba para un nuevo tratamiento de su dolencia, nombrándolo de esa manera su virtual “heredero”. ¿Puede el socialismo permitirse “herederos”? ¿No era eso patrimonio de las monarquías?

“Desgraciado de nosotros si no cumplimos con los postulados del mejor hombre que hemos tenido…, Hugo Rafael Chávez Frías”, afirmó categórico el jefe de Estado Mayor Presidencial, mayor general Jacinto Pérez Arcay, quien fuera maestro del ahora desaparecido presidente Chávez en la Academia Militar, y uno de sus personajes más cercanos.

Alguien escribió por allí: “Para quienes vamos a votar por Maduro: El 14 de abril es un día simbólico, cae domingo, igual que el 14 de abril de 2002. En la madrugada de ese día, Chávez volvía a Miraflores, luego del Golpe de Estado del 11 de abril. Acuérdense que nos dijo: "Váyanse a sus casas a dormir, yo he vuelto". Con el triunfo de Maduro, ese 14 de abril, Chávez volvería a este mundo para continuar su revolución”. No cabe ninguna duda que la apelación a la presencia espiritual del comandante abarca buena parte –por no decir casi toda– la escena electoral venezolana. Competir contra eso, al menos ahora a un mes de su desaparición física, es virtualmente imposible. Ello puede ser una cierta cuota de seguridad para el proceso bolivariano, porque es muy probable que el candidato dejado por el comandante no tenga mayores problemas en imponerse. Incluso no sería nada improbable que gane con una diferencia grande, mayor incluso a la que en vida sacara Chávez. La lealtad al líder (“Chávez, te lo juro, mi voto es por Maduro”, “Con Chávez y Maduro el pueblo está seguro” son las consignas) en principio augura un triunfo cómodo. En estos momentos la diferencia porcentual con el candidato opositor, Henrique Capriles, es de 14 puntos.

El respeto casi reverencial y, a su modo, el amor que la figura del ilustre desaparecido evocan, tienen un valor incalculable, realmente difícil de valorar en perspectiva aún. “Elijan a Nicolás Maduro como Presidente de la República. Yo se los pido de corazón”, dijo Chávez ya moribundo. Esa invocación tiene una valía casi mágica. Si ha habido disputas en lo interno del PSUV para decidir los pasos a seguir ya sin la presencia del comandante, es evidente que se consensuó y se llegó a acuerdos que permitieron cumplir con lo dicho por el líder. De momento, al menos para estas elecciones, la figura de Chávez sigue siendo la de gran aglutinador. Por ahora, su imagen sigue siendo el principal sostén de la revolución. En otros términos: funciona como ídolo cohesionador. Sólo para mostrarlo con un ejemplo desde la Psicología Social: en Argentina, luego de dos presidencias igualmente populares como la de Chávez, el general Juan Domingo Perón fue quitado de escena con un sangriento golpe de Estado. Luego de eso, por años fue factor clave de la política argentina, aún en el exilio. Cuando décadas después estaba por regresar a su país al levantársele su proscripción, quien funcionaba como su “delegado” o “representante” político –de hecho: candidato a las elecciones presidenciales que posteriormente ganaría– era llamado “el tío”. Expresión popular, espontánea, de lo más auténtica, que sin mayores tapujos dejaba ver la dinámica en juego: si Héctor Cámpora era el “tío”, los “sobrinos”, ¿qué padre tenían? Algo similar sucede en Venezuela.

II

No se puede explicar la marcha de los movimientos políticos por puras razones subjetivas, psicológicas. Desde luego que no; pero tampoco puede decirse que ellas no existan. ¿Por qué el culto a la personalidad que vemos repetirse tan a menudo, y curiosamente, en las experiencias socialistas que, se suponen, deberían superar esas “lacras”? –Venezuela no es la excepción– ¿Será que la magnitud del cambio en juego es tan fenomenalmente grande que para ello se hace necesaria la presencia de estos “grandes hombres”, los “mejores”, según decía el maestro de Chávez, para poder movilizar esas transformaciones? ¿Pero no era el socialismo una búsqueda de construir una sociedad de iguales, de conferir poder al pueblo, a la gran masa siempre postergada? Evidentemente, los “tíos”, pero más aún: los “¿padres?”, no dejan de ser necesarios para motorizar a las grandes mayorías. Al menos aún hoy. Si en un futuro eso será innecesario, lejos estamos ahora de poder decirlo.

Definitivamente Hugo Chávez no “está de moda”: ¡es ya una huella indeleble en la humanidad! Es natural que en nuestra cultura latinoamericana nadie hable mal del muerto (“era tan bueno el pobrecito”); de todos modos, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, tenía razón cuando anticipó que solo la historia podrá decir cuán indeleble o cuán superficial es la huella de Chávez (y no la historia de un par de semanas). Pero no cabe la menor duda que Venezuela, y en buena medida Latinoamérica, o incluso el movimiento popular del mundo, tiene una historia antes de Chávez, y tendrá una historia después de su desaparición. Hubo ya quien lo erigió casi como santo: “San Hugo de América, Patrono de nuestra Patria Grande, latinoamericana-caribeña”, se permitió nombrarlo un grupo de importantes intelectuales y activistas políticos de Nicaragua.

La pregunta fundamental en juego es, sin la presencia física de Chávez: ¿cómo seguirá esta historia? Las mejoras conseguidas ¿se mantendrán?, ¿se profundizarán? ¿O la reacción de derecha hará lo imposible por eliminarlas?

Que con los casi 15 años de su presidencia Venezuela cambió, y mucho, está absolutamente fuera de discusión. De hecho el representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD–, Niky Fabiancic, informó recientemente que la república caribeña se encuentra hoy ubicada entre los primeros países del mundo con mayor índice de desarrollo humano, incluso superando a Brasil, Colombia y Ecuador en la región latinoamericana. Desde fines de 2003 hasta mediados de 2008, Venezuela logró 23 períodos trimestrales de crecimiento consecutivo. El record se rompió por el impacto de la crisis mundial, pero la economía retomó la senda a partir del segundo trimestre de 2010. En 2011 ya obtuvo un crecimiento de 4,2 % y en 2012 de 5,5 %. Contrariamente a lo que pasa en otros país del área, guiados por las recetas neoliberales, el desempleo bajó a menos de la mitad (del 15 al 7 %) en una década y media, y la pobreza extrema a casi una cuarta parte (del 26 al 7 %). La informalidad laboral descendió del 54 al 43 % (con leyes de protección laboral para los trabajadores formales que antes no existían), y la tasa de desempleo pasó de un 15,2 % en 1998 a un 6,4 % en 2012, con la creación de más de 4 millones de empleos. El salario mínimo fue teniendo sucesivos aumentos, para ser en este momento uno de los más elevados de toda Latinoamérica. En este período el PIB por habitante pasó de 4.100 dólares en 1999 a 10.810 dólares en 2011. Las mejoras en las condiciones de vida de la población son indiscutibles; durante todo el período presidencial de Chávez los gastos sociales aumentaron en un 60,6 %.

Es por todo esto, y por muchas más mejoras en los niveles de vida de la gran masa de venezolanos, que Chávez ganó 15 de las 16 elecciones en que se presentó en estos años, y siempre inobjetablemente, con diferencias por arriba del 10 % en relación a sus contrincantes. Sólo para enumerar algunos de los numerosos logros de su gestión, podría mencionarse que aproximadamente un millón y medio de personas aprendieron a leer y escribir gracias a la campaña de alfabetización denominada Misión Robinson I; la tasa de escolarización en la enseñanza secundaria pasó de un 53,6 % en 2000 a un 73,3 % en 2011; las Misiones Ribas y Sucre permitieron a decenas de miles de jóvenes adultos emprender estudios universitarios, pasando el número de estudiantes de 895.000 en 2000 a 2,3 millones en 2011, con la creación de nuevas universidades. Igualmente la tasa de mortalidad infantil pasó de un 19,1 por mil en 1999 a un 10 por mil en 2012, o sea una reducción de un 49 %. Un logro particularmente destacado fue que de 1999 a 2011, la tasa de pobreza pasó de un 42,8 % a un 26,5 % y la tasa de extrema pobreza de un 16,6 % en 1999 a un 7 % en 2011. Junto a ello, es de destacar que la tasa de desnutrición infantil se redujo en un 40 % desde 1999. También es de destacar que desde 1999 el gobierno entregó más de un millón de hectáreas de tierras a los pueblos aborígenes del país. Desde 1999 la tasa de calorías que consumen los venezolanos aumentó en un 50 % gracias a la Misión Alimentación que creó una cadena de distribución de 22.000 almacenes de alimentos con precios populares (MERCAL, Casas de Alimentación, Red PDVAL), donde se subvencionan los productos a la altura de un 30 %. El consumo de carne aumentó en un 75 % desde 1999; es por todo ello que la tasa de desnutrición pasó de un 21 % en 1998 a menos del 3 % en 2012. Según la FAO, Venezuela es el país de América Latina y del Caribe más avanzado en la erradicación del hambre.

Los efectos positivos de la Revolución Bolivariana también se sienten fuera de Venezuela. Más allá de la interesada crítica que la derecha pueda abrir al respecto indicando que “Chávez dilapidaba la entrada de petrodólares”, no caben dudas que la solidaridad internacional como norma fue parte de la presencia venezolana en estos años. La empresa Petrocaribe, por ejemplo, permite a 18 países de América Latina y del Caribe, o sea 90 millones de personas, adquirir petróleo subvencionado a la altura del 40 % al 60 %, asegurando de ese modo su abastecimiento energético. Y la creación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América –el ALBA– entre Cuba y Venezuela, a la que posteriormente se fueron sumando otros países con gobiernos progresistas en la región, asentó las bases de una alianza integradora basada en la cooperación y la solidaridad, rechazando la injerencia de Washington y promoviendo una actitud de hermandad interregional. Fue por eso que ante la muerte de Chávez, Fidel Castro manifestó apesadumbrado: “Perdimos nuestro mejor amigo”. De hecho Venezuela ofrece un apoyo directo al continente americano más importante que Estados Unidos. En 2007, el gobierno de la Revolución dedicó más de 8.800 millones de dólares a donaciones, financiamientos y ayuda energética contra sólo 3.000 millones otorgados por la Casa Blanca. Y más aún: brinda también ayuda a las comunidades desfavorecidas de Estados Unidos, proporcionándoles combustible con tarifas subvencionadas.

Fuera de las críticas que se puedan –y deban– hacer al nunca definido Socialismo del siglo XXI (más una consigna que una realidad concreta), sin dudas estos años dieron muestra de una definida vocación popular con el proceso que abrió Chávez. Quizá no fue la revolución socialista que se soñaba décadas atrás, en el marco de la Guerra Fría, cuando eran otras las esperanzas. Ahora, quizá, esas esperanzas siguen siendo las mismas, pero las formas han cambiado. Ante el retroceso fenomenal del campo popular a partir del triunfo omnímodo del gran capital que tuvo como símbolo la caída del Muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética, los discursos contestatarios salieron de escena. Por eso la llegada de un personaje como Hugo Chávez –un militar nacionalista– produjo tantas expectativas. Quizá años atrás, cuando tal como él mismo lo dijo en más de una oportunidad: “se dedicaba a perseguir guerrilleros en el monte”, su figura no hubiera concitado la atención de la izquierda. Pero sin dudas su estilo y su proyecto ganaron amplias masas de población en Venezuela, y pasó a ser el personaje que fue.

III

Que fue polémico y contradictorio, no caben dudas. “Chávez, católico convencido, atribuye sus hados benéficos al escapulario de más de cien años que lleva desde niño, heredado de un bisabuelo materno, el coronel Pedro Pérez Delgado, que es uno de sus héroes tutelares”, lo describió alguna vez Gabriel García Márquez. De todos modos para la derecha, tanto la de su país natal como para la internacional, su figura pasó a ser mala palabra, demonizada, aborrecida. Si es verdad que la CIA terminó inoculándole un cáncer, no es el punto (podría ser, ¿por qué no?); lo cierto es que representó el regreso de las ideas de socialismo que por años habían sido anatematizadas.

Esto, por supuesto, debe ser matizado. En el medio de la marea neoliberal y privatizadora que cruzó el globo en estos últimos años, volver a hablar de socialismo tuvo una importancia decisiva. En Venezuela no se está construyendo un modelo socialista, pero ante el triunfo tan virulento del capitalismo salvaje a escala planetaria, el proceso bolivariano (ante todo nacionalista, antiimperialista y con pretensiones de capitalismo con rostro humano, aunque no socialista) fue una bocanada de aire fresco, de esperanza. De todos modos, las injusticias estructurales permanecen. Permanecieron en los años de gobierno de Hugo Chávez, manteniendo el rentismo petrolero y la economía de mercado. “Cada devaluación nos echa en cara la gran dependencia estructural de nuestra economía de la renta del petróleo, pues nuestro aparato industrial, productivo, que está en manos de la burguesía, nunca ha podido convertirse en una verdadera fuente de riqueza. Si nuestra economía capitalista tuviera una seria y verdadera burguesía que se esmerara en ingeniarse la más eficiente combinación de los factores productivos para producir riqueza, entonces tendríamos una economía que, por un lado, no necesitaría importar la ingente cantidad de productos que requiere nuestra sociedad para cubrir sus necesidades y, por otro, tendríamos un aparato industrial que al generar cuantiosas riquezas le reportaría una importante porción de ingresos al Estado por concepto de pago de impuestos que irían a financiar el gasto público, como ocurre en la mayoría de las economías capitalistas que, a diferencia de la venezolana, no dependen de la renta internacional que genera un medio de producción no producido como lo es el petróleo. (…) Pero las preguntas que ahora debemos hacernos en nuestro proceso revolucionario hacia el socialismo, son más difíciles y complejas que antes: ¿seguiremos repitiendo la misma historia en el tratamiento paliativo de la enfermedad rentista de nuestra economía, de nuestra sociedad y de nuestra cultura? ¿Qué debemos hacer de forma distinta para enfrentar el rentismo petrolero ahora bajo las banderas del socialismo bolivariano? ¿Acaso seguirá intacto ese arremetimiento contra los más desposeídos que conlleva toda devaluación en Venezuela? ¿Frente a qué estamos? ¿Se trata de la transición de un capitalismo rentista a un socialismo rentístico? ¿Se puede hablar de socialismo rentista o es eso una gran contradicción?, se preguntaba Heiber Barreto Sánchez, preguntas que hacemos nuestras también. ¿Hacia un socialismo petrolero?

Que la Revolución Bolivariana es socialista y se plantea la expropiación de los medios de producción desde una plataforma revolucionaria con control obrero de la producción y milicias populares como garantía de la construcción del poder popular, tal vez no. En ese sentido está más cerca de lo que fue el movimiento peronista en Argentina que de la revolución cubana. La lucha de clases fue algo casi abominado en el discurso de Chávez y de la gran mayoría de funcionarios del proceso bolivariano. Desde la izquierda crítica, ello se indicó en infinidad de oportunidades: “Que la “Revolución Bolivariana” de socialista solo tiene el adjetivo puede decirlo, con conocimiento de causa, el acaudalado Wilmer Ruperti, capitán de la marina mercante hace apenas veinte años, convertido en el principal transportista naviero de Venezuela. O el teniente Arne Chacón, hermano de Jesse Chacón, ex ministro de relaciones interiores y ahora de telecomunicaciones. El teniente Chacón compró a crédito la mitad del Banco Baninvest, con su sueldo de oficial como único patrimonio. Y a propósito de bancos privados, éstos experimentan un crecimiento del 43 %, mientras el techo del sector industrial está por debajo del 10 %, según el Ministerio de Finanzas. Un reciente negocio muy lucrativo: los bonos de la deuda argentina, comprados por el gobierno de Chávez, fueron de inmediato puestos en mano de los bancos privados que percibieron ganancias máximas en el mercado internacional en un tiempo record”, escribió un informado periodista que me pidió expresamente el anonimato. Es decir: el proceso que inauguró Hugo Chávez definitivamente abrió puertas, despertó esperanzas. Sin repetir los modelos del socialismo marxista clásico, levantó grandes expectativas para el campo popular; de hecho, a su modo populista y contradictorio (citando al mismo tiempo la Biblia y al Che Guevara) repartió la renta petrolera de su país de un modo muchísimo más equitativo a lo que nunca antes se había hecho en Venezuela. Las grandes mayorías, por siempre olvidadas y excluidas, comenzaron a sentirse partícipes de su destino, comenzaron a contar en la política de su país, fueron reconocidas como personas, pudieron entrar –esto vale como símbolo– por vez primera al Teatro Teresa Carreño (símbolo histórico del “buen gusto” de la aristocracia vernácula, donde jamás llegaba ningún “pobre”).

Ahora bien: el proceso bolivariano empezó con Chávez, y en muy buena medida se mantuvo gracias a él. Retomamos entonces la pregunta que nos hacíamos más arriba: sin Chávez, ¿qué pasará ahora?

IV

Como mínimo podrían apuntarse tres escenarios.

Por un lado, la derecha política nacional –asesorada, financiada, adoctrinada y en muy buena parta dirigida por la Casa Blanca–, con el beneplácito de todas las fuerzas de derecha del mundo, ven ahora la posibilidad de golpear, dado que no está la figura aglutinadora de Chávez. Probablemente, más allá de la declaración formal, no estén esperando ganar las elecciones el 14 de abril. Rivalizar en las urnas hoy, a un mes de fallecido el comandante y con todo el peso espiritual que eso pueda significar, posiblemente no haga esperar a las fuerzas del MUD (Mesa de Unidad Democrática) un cómodo triunfo. O ni siquiera un triunfo. La posibilidad de planes desestabilizadores por parte de la CIA no hay que descartarlos. En círculos bolivarianos se llegó a hablar, por ejemplo, de un atentado del gobierno estadounidense (como operación secreta de inteligencia, obviamente) contra el candidato Capriles Radonski, para convertirlo en un mártir de la lucha antichavista y crear un clima de inestabilidad, de ingobernabilidad, en el entendido que “a río revuelto ganancia de pescadores”. Más allá de lo cuestionable de este tipo de ideas, más cercanas a la ciencia-ficción y a visiones conspirativas/confabulacionistas, no son de descartar maniobras violentas promovidas desde los sectores más reaccionarios. De todos modos, el análisis de situación lleva a pensar que en esta justa electoral volverá a ganar el chavismo (ganará la imagen de Chávez, dicho en otros términos).

Si eventualmente ganara Capriles, es más que cantado el proceso de reversión de los logros obtenidos por la revolución. Es difícil precisar si, en tal caso, se desataría una cacería de brujas. Por supuesto que hay sectores en la derecha venezolana así como en Washington que alentarían políticas revanchistas. Esto es: un descabezamiento masivo de los avances del movimiento bolivariano. De momento puede decirse que eso no sería nada fácil para estos sectores conservadores y reaccionarios, porque existe un pueblo organizado y fervoroso defensor de lo que ya se incorporó como derechos propios, como batallas ganadas, y que no estaría dispuesto a perder. Además, hoy por hoy las Fuerzas Armadas juegan un papel de cierta garantía del proceso bolivariano. La imagen de Chávez es, sin dudas, un elemento que cohesiona a los militares venezolanos, y ya han dado muestra de su voluntad constitucionalista y, de algún modo, popular. Se podría decir que son Fuerzas Armadas al servicio de un proyecto antiimperialista y popular, ya no formadas en la lógica de la contrainsurgencia y la Doctrina de Seguridad Nacional como sucedió años atrás con todos los militares latinoamericanos, en el medio de la Guerra Fría.

Ahora bien: si se considera que perdiendo Maduro y el PSUV las próximas elecciones la revolución podría revertirse, eso deja ver una debilidad estructural altamente preocupante: un proceso revolucionario que intenta transformar de raíz una sociedad no puede asentarse solamente en este mecanismo de las democracias formales. ¿Puede hacerse realmente un cambio con los mismos instrumentos que se denuncian, a los que se combate? La revolución socialista está llamada a superar la estrechez de las democracias representativas del libre mercado. ¿Qué hay, si no, “con la construcción y fortalecimiento del Poder Popular como único medio para hacer la revolución bolivariana socialista en Venezuela” que se proclamaba más arriba? De todos modos, sabiendo de lo limitado de esta forma, es imprescindible para mantener lo avanzado en estos años lograr el triunfo de Nicolás Maduro en las urnas este 14 de abril. Si no, el proceso en curso muy probablemente pueda venirse abajo. Si gana el candidato de la derecha, ¿quién garantizaría la continuidad de la revolución: el chavismo como oposición parlamentaria en la Asamblea Nacional, las Fuerzas Armadas, el pueblo organizado en el PSUV? Este partido, fuera de sus rimbombantes cartas de presentación, no constituye en modo alguno una vanguardia, no es una herramienta revolucionaria realmente reconocida por las masas. Más allá de las encendidas declaraciones (que tienen más de pirotecnia verbal que de hechos sociales concretos) que “todos somos Chávez”, ¿está realmente el pueblo organizado para defender –armas en la mano quizá– la revolución?

Como se decía más arriba, la derecha política sabe que es muy difícil un triunfo en estas elecciones. Para su visión, retratada en lo que un economista como Ángel García Banchs puede expresar, en buena medida se espera un derrumbe del proceso. Su pronóstico post elecciones es “Una devaluación (oficial o ingeniada) del bolívar, no menor a un 40-50%; mayor escasez de divisas y bienes; mayor inflación, sobre todo por la devaluación y los ajustes de precios rezagados; recortes del gasto público y, en particular, del “gasto social” y la Misión Vivienda, la cual poco a poco desaparecería, al ser fiscalmente insostenible; una caída del poder de compra del salario respecto a la canasta de bienes nacionales y la de bienes importados; contracción del consumo, en la inversión pública y privada y, por tanto, también, del producto y el empleo nacional; incremento de la morosidad de la banca, y una contracción real del crédito bancario, y de las ganancias del sector; un mayor malestar social; un alza del endeudamiento en bolívares y divisas y un incremento considerable de los desembolsos para el pago de deuda vieja; una enorme conflictividad económica, política y social; protestas frecuentes contra el gobierno, sobre todo del sector del chavismo chantajeado por promesas incumplidas, viviendas no construidas, asignaciones/misiones disminuidas, la inflación, la escasez, el desempleo y menores ingresos reales; un empeoramiento de la crisis de bienes públicos (la inseguridad, salud, educación, crisis eléctrica, etc.)”. Más allá de la saña visceral (“odio de clase”, se podría decir) con que algunos esperan este agorero panorama, es real que la economía presenta problemas estructurales que, sea quien fuere el ganador este 14 de abril, habrá que considerar seriamente. Las devaluaciones nunca son buena noticia para los bolsillos populares.

En la eventualidad de una derrota electoral del movimiento bolivariano en estas elecciones, es más probable que se marche hacia una sociedad polarizada, divida tajantemente entre “chavistas” y “antichavistas” (¿no hace recordar eso a la división “peronistas” y “antiperonistas” de la Argentina?), donde difícilmente se puedan profundizar los logros del gobierno de Chávez, creándose un dinámica de fuerte conflictividad. Si eso lleva a una guerra civil es imposible predecirlo ahora; pero no es descartable.

Otro escenario, quizá el que buena parte de la izquierda desearía, es la profundización de la organización popular de base, con una radicalización socialista de las medidas iniciadas por Chávez en sus años de gobierno, poniendo al rojo vivo la lucha de clases y logrando finalmente el nacimiento de un proyecto socialista más claro. Esto implicaría el retroceso de la así llamada boliburguesía dentro del aparato chavista, con el triunfo de los sectores populares más a la izquierda y el alejamiento de todos los cuadros con pensamiento y actitudes capitalistas, disfrazados de izquierda con una fachada populista, que son en realidad quienes hace tiempo vienen gestionando el proceso a la sombra de Chávez. Esto implicaría quizá dejar de ser la “revolución bonita”, pacífica y sin enfrentamientos, para abrir un proceso de aceleración de marcha hacia el socialismo. Este, de todos modos, es el escenario menos posible. La revolución hace buen tiempo ha perdido el empuje de los primeros años. Llenar plazas con miles y miles de simpatizantes con franelas rojas no es, necesariamente, la revolución. Son actos masivos, sin dudas, multitudinarios, de gente que agradece a su líder –y por quien lloró desconsoladamente su muerte– pero que no significan aún la nueva sociedad. El verdadero Poder Popular, con una dirigencia colectiva ya no centrada en la figura omnímoda de una sola persona, sería lo único que puede afianzar la Revolución Bolivariana, aunque este es el escenario menos posible. Ya en vida de Chávez ese viraje y profundización parece haber quedado descartado. Con Maduro en la presidencia se abre el interrogante de cómo evolucionará el proceso.

El tercer escenario, y que lamentablemente se ve como más posible, es el del avance de la que se dio en llamar la “derecha endógena”. Es difícil saber con exactitud el grado de confrontación en la interna del movimiento bolivariano. Por supuesto, ello no se hace evidente ahora, o no de un modo escandaloso al menos. Está claro que los sectores más a la izquierda han ido perdiendo presencia en la estructura gubernamental, y por cómo se ve el panorama, difícilmente puedan recuperar terreno, y mucho menos imponerse, tanto en la dirección del Estado como del PSUV. En este momento está clara la jugada con el actual presidente encargado, pues aparece como candidato de unidad que representa a todas las fuerzas chavistas. Maduro, seguramente habiéndose negociado cuotas de poder entre bambalinas en las filas de la dirección del PSUV y a quien se va a apoyar masivamente ahora, pues así lo decidió Chávez en vida y por lo tanto es la mejor garantía de triunfo en las urnas, no es el comandante. Ello significa que, de ganar y quedar como presidente constitucional, deberá seguir defendiéndose de los ataques de la derecha tradicional y de Washington; pero también está en el medio del estamento de “nuevos ricos” que fueron secuestrando el proceso (¿Chávez no lo sabía? Eso es difícil de creer…) Esos sectores de “empresarios bolivarianos”, de burócratas de profesión, el “partido militar” y todo lo que representa este movimiento nacionalista de socialismo petrolero llamado Revolución Bolivariana, parece el sector más preparado para tomar la estafeta.

Es más fácil creer que el proceso pueda encaminarse en lo político hacia una Argentina peronista (más populista que popular, sin tocar los resortes básicos de la propiedad, y con interminables pugnas internas dentro del movimiento peronista), o una Nicaragua danielista (es decir: con un sector de empresarios sandinistas que mantienen un discurso presuntamente confrontativo con el imperio en términos políticos, pero cobrando los beneficios económicos de la tristemente célebre “piñata” post derrota electoral en 1990), que hacia un proyecto de transformación revolucionaria, de profundización de las expropiaciones y de construcción de alternativas reales de democracia de base.

Por supuesto que ahora la mejor noticia sería el triunfo de Nicolás Maduro, con el más amplio margen sobre su contrincante Henrique Capriles. De ganar, la tendencia que ha llevado el proceso bolivariano hace pensar como más posible un capitalismo con bastantes beneficios a través de programas sociales (más cercanos al asistencialismo que a la opción socialista de poder popular) que a una depuración de cuadros “boliburgueses” y una radicalización hacia la izquierda.

De todos modos, alienta saber que el pueblo venezolano ya despertó y abrió los ojos. Fue ese pueblo el primero en reaccionar a los planes de capitalismo salvaje que tejieron los organismos financieros internacionales, cuando aquella histórica reacción de 1989 llamada Caracazo. Fue ese mismo pueblo el que se movilizó en forma espontánea para rescatar a su líder cuando la intentona de golpe de Estado contra Chávez en abril de 1992; y fue también ese mismo pueblo el que superó dos paros petroleros impuestos por la derecha internacional, evitando el colapso del país. La derecha que maneja el Partido Socialista Unido de Venezuela, más allá de un discurso de compromiso y un disfraz de presunto revolucionarismo, no pareciera tener ideales socialistas. ¿Los tendrá el pueblo, ese que se sintió conmovido por la partida de su adorado conductor? Esperemos que sí. Ahí está la única garantía de poder seguir dándole vida a un proyecto de transformación real. Desde Latinoamérica confiamos que así sea, y en lo que se pueda, daremos nuestro granito de arena.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

De la soja, Monsanto y el Día de la Memoria

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Con Medardo Avila Vázquez, integrante de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, reflexionamos sobre las lecciones que nos da el pasado en este presente de extractivismo enfermante. Hasta las lluvias nos contaminan...



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La culpa de la inflación no es del salario

Fabiana Arencibia (RED ECO)

El trabajador produce una riqueza dos veces y media mayor al salario que se le paga. Por lo tanto la estrategia de ponerle techo a los reclamos salariales responde a proteger las ganancias de las empresas que solo “perderían" 40 minutos de utilidades por cada jornada laboral, si otorgaran un aumento del 30 por ciento.

El gobierno nacional ha pedido en diferentes oportunidades y espacios públicos que los trabajadores sean responsables al momento de reclamar aumentos salariales en el marco de las paritarias. Esta estrategia, que apunta a anclar el salario como una medida más para intentar contener la inflación, instala con fuerza la idea de que el aumento de los sueldos es justamente inflacionario.

Hemos analizado en otro artículo que gran parte de la inflación es generada por los formadores de precios, grandes empresas que concentran la actividad económica.

Allí decíamos respecto al control de precios implementado por el gobierno, que acaba de prorrogarse por otros sesenta días: “El reciente acuerdo para congelar precios en el final de la cadena de comercialización (supermercados) no solucionará aumentos futuros que se producen en el origen de su producción. Allí el capital concentrado no resigna utilidades y opera en la formación de los precios (...) para que la inflación sea contenida es imprescindible que los controles costos-utilidades se concentren allí, donde se inicia la cadena y no solamente al final de la misma”.

Respecto al acuerdo de precios habría que agregar, además, que los listados de productos con los precios acordados no se han difundido. Por lo tanto los consumidores no saben si los precios que pagan son o no los congelados. Por otra parte es un dato de la realidad (solo habría que hacer memoria o recurrir a los tickets de compras) que mientras el gobierno y los supermercados discutían el congelamiento, estos últimos aumentaban los precios de los productos de consumo básico para hacerse de un colchón hacia adelante.

Las grandes empresas formadoras de precios utilizan a la inflación como mecanismo para proteger sus ganancias. Es así que, a pesar de los grandes beneficios obtenidos durante la gestión kirchnerista, no han invertido para aumentar en cantidad y calidad la producción y acompañar el crecimiento de la demanda. Según datos del INDEC, en febrero pasado la Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria fue del 71,5%.

El salario de los trabajadores no es la causa de los aumentos de precios en Argentina. Un reciente estudio realizado por el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) analiza el tema de la discusión salarial en nuestro país.

Tomando datos oficiales, elaborados en 2012 por el INDEC, demuestra cómo un incremento en los salarios de un 30 % no debiera ocasionar aumento de precios.

Determina para el análisis cuál es que valor de la hora de trabajo en relación con la riqueza que produce (PBI) y cuál es el valor de la hora de trabajo en relación al salario promedio percibido. La diferencia entre ambos valores es el excedente económico que genera cada hora de trabajo. La conclusión es que cada hora de trabajo tiene un valor de $ 71,50 pero el trabajador recibe solo $ 20,80. Por lo tanto el excedente empresario ($ 50.70) es casi dos veces y media lo que percibe el trabajador

Si estos valores se miden en horas trabajadas, tomando los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que elabora el INDEC (en 2012 cada trabajador laboró 39 horas por semana, o sea un promedio diario de 7 horas 50 minutos), se concluye que de las casi 8 horas diarias que trabaja, cobra por 2 horas 20 minutos. El resto, 5 horas 30 minutos, son las que se queda el empresario.

Por lo tanto, si el salario promedio de los trabajadores en Argentina ($ 3241.- según dato de la EPH del 2012) se incrementara en un 30% (a $ 4213.-) significaría que: El valor de la hora de trabajo en relación con la riqueza que produce (PBI) sería de $71,00 (en lugar de 71,50). El valor de la hora de trabajo en relación al salario promedio percibido ascendería a $27.- (en lugar de 20,8)

Y por lo tanto el excedente empresario bajaría de $50,70 a $44.-.

Medido en horas, de las 7 horas 50 minutos que trabaja, con el aumento del 30% estaría cobrando 3 horas (en lugar de 2hs.20 min) y el empresario se estaría quedando con 4 horas 50 minutos, o sea dejaría de recibir solo 40 minutos del trabajo que le genera la riqueza.

Este análisis se basa en una situación promedio de la economía argentina sin considerar la diversidad de sectores de actividad, regiones y tipo de empresas. Por lo que si se focalizara a las 500 grandes empresas que son relevadas por la Encuesta de Grandes Empresas (ENGE), la conclusión a la que arriba el informe es que a pesar de cobrarse mejores salarios promedios, la apropiación del excedente empresario sobre el ingreso de sus trabajadores es aun mayor.

Según el informe, durante 2012 los salarios han perdido su poder de compra en un 1,4%. Si la estrategia del gobierno para poner un tope del 20% a las paritarias tiene éxito, y aun cuando la inflación real durante el año fuese similar a la de 2012 (situación difícil de lograr debido al aumento de tarifas y del tipo de cambio) el salario reducirá aún más su poder de compra.

Esto presagia la profundización de los reclamos por parte de los trabajadores sobre todo teniendo en cuenta que la mitad (registrados y no registrados) no supera de bolsillo los $3.000 y solamente 2 de cada 10 superan los $ 4.500 mensuales.

Ante esta situación pensar que la Moreno-card contribuirá a mejorar esta situación es volver a poner un parche sobre un problema que es estructural.

Esta tarjeta que emitirá el Banco Nación para comprar en los supermercados más grandes no bajará los precios sino que aumentará su rentabilidad al bajar el costo de la comisión que pagan los súper a los bancos. Pero estos podrán recuperarlo cobrando por otros servicios o aumentando los intereses (de todos modos recordemos que el financiero es el sector que más ha ganado en estos años).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Por qué las mujeres no podemos decidir plenamente sobre nuestros cuerpos?: Una pregunta reiterada, sin respuesta

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Las cien mil muertes de mujeres por aborto clandestino por año y la indiferencia de nuestras autoridades para impedir y encarar verdaderamente una política de prevención, nos lleva a referirnos nuevamente ante este flagelo social.

El Código Penal y el artículo 86

Es un fenómeno de dominio público, las resistencias a sancionar y/o aplicar los protocolos para cumplir el artículo 86 del código penal y para despenalizar el aborto y sancionar el proyecto de aborto, legal, seguro y gratuito.

¿Por qué las mujeres no podemos decidir sobre nuestro propio cuerpo?

El Código Penal fue sancionado en 1921, cuarenta años después de iniciado el proceso de organización nacional, con la predominancia de la oligarquía terrateniente y de una industria naciente. Contemporáneas a las luchas del movimiento obrero las mujeres iniciaron una batalla para ser reconocidas sujetos de derecho, tanto en el ámbito laboral como en la vida social en contra del sometimiento a la figura masculina, un hito de ello, fue el Primer Congreso Femenino de 1910.

Desde el inicio, las luchas de las mujeres incluían diferencias y preocupaciones según las clases sociales, una relacionada con el uso de los bienes materiales y la otra con la contradicción clase- género, aunque no fue planteada en estos términos.

Recientemente nos hemos referido a las contribuciones de Carlos Marx y Federico Engels, negadas, descalificadas y ocultadas. Los intereses del capital siempre han puesto coto a las reivindicaciones de trabajadores y trabajadores pero en el tema que nos ocupa lo han adornado con discursos, creando falsas ilusiones.

¿Cuál es la relación Estado y las necesidades aquí expresadas?

No tenemos una sola respuesta pero si sabemos que existió una vieja disputa sobre el derecho a las mujeres en cuanto a sus derechos cívicos y civiles, ligados a garantizar la herencia. Entramada con esta visión la Iglesia Católica, sostuvo conductas que apuntaban a la represión sexual y a concebir el embrión como persona. Con este sector se disputó las primeras conquistas en los derechos de las mujeres, representando al sector conservador, un debate que continúa en la actualidad.

Aunque ha corrido mucha agua bajo el puente, nos preguntamos ¿qué es lo nuevo y lo viejo en la aceptación de los derechos de las mujeres? ¿La sostiene una matriz?

El sistema basada en la explotación de una clase sobre otra se montó sobre un andamiaje de relaciones, que aseguran su reproducción.

Sin embargo, nos preguntamos en varias ocasiones qué intereses están en juego, para impedir que estos instrumentos legales ya existentes, sean una herramienta en materia de políticas sociales, educativas y de salud. Sólo nos resulta comprensible en el análisis de los autores del artículo Crisis y recomposición de la hegemonía capitalista (2011):

El aparato del Estado está atravesado por los procesos sociales y posee una relativa autonomía que le permite retro-actuar sobre la sociedad y no “reflejar” las relaciones que se traban en el seno de aquella. Está sometido a las exigencias de las clases subalternas y sus resultados dependen de la relación de fuerza a su interior. Es decir el Estado tiene carácter de clase y en tal sentido interviene en resguardo y reaseguro de la política de los sectores hegemónicos, pero al mismo tiempo, es un lugar de la lucha de clases, un lugar de disputa. Por ello es importante saber de qué relaciones sociales es portador.

El placer sexual

Otro aspecto que incorporamos al debate, se inició en el siglo XIX, el del placer sexual, desconocido por algunos y negado por otros. El tema del placer sexual es un aporte de los estudios psicoanalíticos, como los realizados por Wilhelm Reich (1932) sosteniendo que la moral sexual impuesta estaba al servicio de la dominación.

En la producción y reproducción de la vida inmediata, señalada por Federico Engels, “como móvil esencial y decisivo al cual obedece la humanidad en la historia” pasa por alto la función del placer sexual.

W. Reich, incorpora al análisis, dos necesidades fisiológicas fundamentales:

1- el impulso de nutrición

2- la necesidad sexual

Estos aparecen como factores subjetivos en la historia del hombre y de la sociedad, nunca como necesidad de reproducirse sino como necesidad de permitir la tensión sexual, condicionada por secreción interna y por excitación exterior, como ansia de satisfacción sexual. (…)

La tensión que es vivida como placer sexual, inclusive sus variaciones sublimadas(espíritu imaginativo, interés técnico, investigación científica) debemos considerar a la sexualidad análoga al hambre, como momento cambiante de la historia.

Asimismo, el autor relaciona la administración y ordenación de la economía sexual por parte de las clases dominantes, al someter a las mujeres al contrato matrimonial y sus deberes de procreación.

El orden comunitario del ser social determina ahora la cantidad y calidad del equilibrio de tensión del mecanismo psíquico. Si faltan las posibilidades sociales para una sublimación y satisfacción sexual, el mecanismo psíquico se falsea con la influencia de la educación que no permite utilizar las posibilidades existentes (neurosis).

Las resistencias a esta represión se expresaban de diversos modos y es en el siglo XIX que se observan movimientos a través de publicaciones y asociaciones que según Michel Perrot (1990) están ligados a la “modernidad y a sus exigencias intrínsecas de cambio, así como también a las agitaciones de las propias mujeres y a su deseo de superar los límites impuestos a su sexo”.

Surgen los movimientos feministas que aspiran a la igualdad de posibilidades para insertarse en el ámbito público y piden ser respetadas en las diferencias. Como parte de esos movimientos se destacaban las socialistas que incorporaban una visión desde la clase obrera.

Anne-Marie Käppeli (1990) al referirse a los escenarios feministas, dice.

Múltiples son los rostros del feminismo, y sería inútil tratar de encontrar su momento fundacional. Podemos enfocar esos rostros ya en el nivel de las ideas y el discurso, ya a través de las prácticas sociales.

Entre las mutaciones que se perciben son el trabajo social, la Caridad, realizado por mujeres, estimulado fundamentalmente por la iglesia. También son públicas las protestas de las trabajadoras a domicilio y las prostitutas.

Los múltiples rostros se expresan en los debates suscitados por las distintas corrientes de expresión y especialmente desde los intereses de clase.

Michelle Perrot ejemplifica de este modo:

Las obreras reprochan a las “burguesas” su falta de comprensión en materia de legislación social: en Francia, a comienzos del siglo, se inclinan a favor de una protección que las feministas critican como discriminatoria. Durante la huelga de las 20.000, las militantes de la costura –Rose Schneiderman, Pauline Newman- reprochan a las sufragistas neoyorquinas ricas – Ava Belmont-Vanderblit, Anne Morgan- su gusto por el voyerismo miserabilista y la propaganda. “La brigada de los visones” obliga a que se la ponga en su sitio con acritud. Después de todo, dice Emma Goldman, ¿acaso el acceso de Anne Morgan a la presidencia de Estados Unidos cambiaría en algo la condición obrera?

La Rusia pre-revolucionaria también participaba de estas acciones y debates. Un ejemplo de ello lo encontramos en la numerosa correspondencia de Inessa Armand y Vladimir Lenin, que se encontraba en el exilio.

Sólo tuvimos acceso a las respuestas de Lenin, que abarcaban una diversidad de temas desde la redacción de periódicos, publicación y distribución de los mismos, traducciones, debates internos entre la corriente menchevique y bolchevique hasta la participación en eventos internacionales, especialmente, durante la Primera guerra mundial y también sobre las mujeres.

Inessa Armand se incorporó al ilegal Partido Obrero Socialdemócrata después de cuestionar a los reformadores sociales, a quienes conoció directamente, por haber participado de un grupo de caridad para ayudar a las mujeres indigentes. En París, tuvo oportunidad de conocer las publicaciones feministas.

La elaboración de un borrador para un folleto destinado a la población femenina, desplegó un debate alrededor de la expresión amor libre (1), que aparece en una de las cartas (17 de enero de 1915), cuestión a la que Lenin, se opuso terminantemente al decirle: “aconsejo eliminar totalmente “reivindicación femenina del amor libre”.

A renglón seguido enumera diez posibilidades de comprensión de esa expresión:

1- ¿el amor liberado de los cálculos materiales (financieros)?

2- ¿el amor liberado también de preocupaciones materiales?

3- ¿de prejuicios religiosos?

4- ¿de la prohibición del papacito, etc?

5- ¿de los prejuicios de la “sociedad”?

6- ¿del ambiente estrecho (campesino, pequeñoburgués o intelectual-burgués?

7- ¿de las ataduras de la ley, de los tribunales y de la policía?

8- ¿de la seriedad en el amor?

9- ¿de la procreación?

10- ¿libertad de adulterio?

Esta carta finaliza con la advertencia: “no se trata de lo que usted, subjetivamente “quisiera entender” por esto, sino de la lógica objetiva de las relaciones de clase en las cuestiones del amor.”

El debate continuó la semana siguiente, alrededor de la diferencia entre las reivindicaciones burguesas y proletarias. A los fines de este artículo podemos señalar que las preocupaciones legítimas, acá expresadas, se pueden inscribir en las críticas señaladas por W. Reich, al no poder reconocer los aspectos subjetivos de la tensión sexual, condicionada por secreción interna y por excitación exterior, como ansia de satisfacción sexual. (…)

Nuestra pregunta inicial, no tiene una sola respuesta, sino que abre un abanico de cuestiones que se tendrán que dirimir en el seno de los movimientos sociales, de las cuales las mujeres formamos parte, para que no continúe esta política de afirmación de control.

Nota:
1) Amor libre, expresión utilizada para describir un movimiento social que rechaza el matrimonio, que es visto como una forma de esclavitud social. El objetivo inicial del movimiento fue separar el estado de los asuntos sexuales como el matrimonio, control de la natalidad, y el adulterio. Afirma que esas cuestiones debían preocupar a las personas involucradas, y nadie más.

Bibliografía:
- Kandel, Ester, ¿Se puede transformar la familia patriarcal y su cultura? (Parte I), Argenpress, JUEVES, 21 DE MARZO DE 2013-
- Kandel, Ester, ¿Se puede modificar la familia patriarcal y su cultura? (Parte II): Las transformaciones sociales abren otras perspectivas, Argenpress, MIÉRCOLES, 27 DE MARZO DE 2013.
- Käppeli, anne-Marie, Escenarios del feminismo, Publicado en Historia de la mujeres – el siglo XIX, Santillana, 1993.
- Krupskaya, Nadiezhda, lenin, su vida - su doctrina, Editorial Rescate, 1984.
- Lenin, v. I., Obras Completas, tomo 35, p.178. Editorial Cartago, 1960.
- Perrot Michelle, Salir, Publicado en Historia de la mujeres – el siglo XIX, Santillana, 1993.
- Rajland Beatriz, Campione, Daniel, , Gambina Julio, Barrera Marcelo, Cortés, Martín, Crisis y recomposición de la hegemonía capitalista: continuidades y rupturas (años 2001-2007 )en Hegemonía y proceso de acumulación capitalista en Latinoamérica hoy (2001-200)El caso argentino, Editado r/s y FISYP.
- Reich, Wilhelm, La irrupción de la moral sexual, Berlín, 1932, Editado en Argentina por Editorial Homo Sapiens.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Capital Federal: Comienza el primer Congreso sobre Trata de Personas y Crimen Organizado

.
.

Hora: De 10:00 a 20:00 (con intervalo de 13 a 14 hs)

Lugar: Sedes: 3 y 4 de Abril: Aula Magna de la Facultad de Derecho de la UBA (Av. Figueroa Alcorta 2263)
Motivo: Bajo el lema «Por una Argentina sin mafias». Especialistas judiciales, políticos, sindicales, religiosos y de organizaciones sociales tanto nacionales como de otros países debatirán durante tres días diagnósticos y políticas públicas para combatir efectivamente al crimen organizado, rescatar y reinsertar a las víctimas y avanzar hacia un país libre de mafias, esclavitud y exclusión. El último día habrá talleres de debate y un plenario en el que todas las personas y organizaciones que deseen podrán confluir en la construcción de una red antimafia en base a conclusiones y consensos comunes para desarrollar acciones conjuntas en todo el país. El Congreso contra la trata y el crimen organizado será libre y gratuito. La única condición para participar del mismo es el deseo de encontrar puntos comunes en la diversidad para avanzar hacia una Argentina liberada de mafias, sin trata, esclavitud y exclusión.

Reseña: PRIMER DÍA: Miércoles 3 de abril de 2013.
CONFERENCIA INAUGURAL: TRATA DE PERSONAS Y CRIMEN ORGANIZADO EN ARGENTINA
Apertura de Mario Ganora (vicepresidente de la Fundación Alameda) y Gustavo Vera,(presidente de la Fundación Alameda)

Primer Panel: EXPERIENCIAS DE COMBATE CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO EN EL MUNDO (10.30 a 11:30)

1. ITALIA: Tonio Dell'Olio coordinador del área internacional la Red Antimafia Italiana Libera

2. BRASIL: Xavier Jean Marie Plassat: coordinador en Brasil de la Campaña Nacional de la Comisión Pastoral de la Tierra (CTP) contra el trabajo esclavo, representante de CPT en la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Esclavo (CONATRAE

3.COLOMBIA: León Valencia, Director de la ONG Nuevo Arco Iris.

4. HONG KONG: Doris Lee, militante de Derechos Humanos y coordinadora de la marca global y libre de trabajo esclavo, No Chains, en el sudeste asiático.

5. ESPAÑA: Moisés Mato Lopéz miembro fundador de la Plataforma "A desalambrar"

13 a 14 hs receso

Segundo Panel: TRATA CON FINES DE EXPLOTACIÓN SEXUAL Y: CRIMEN ORGANIZADO: 11:40 a 12.40 hs

1. Sara Torres miembro de CATW LAC, Red no a la Trata y Mujeres Migrantes

2. Licenciada Mercedes Assorati Coordinadora General ESCLAVITUD CERO

3. María Amelia Chiofallo Secretaría de Prevención de Trata de Personas de Córdoba

4. Licenciada Diana Maffia ex legisladora, filósofa y directora del Observatorio de Género en la justicia
13:00 A 14:00 Receso

Tercer Panel: TRATA LABORAL Y TRABAJO ESCLAVO EN LA ARGENTINA - 14 a 15 hs

1. Gustavo Vera maestro de grado y Presidente de la Fundación La Alameda

2. Luiz Machado miembro de la ONG Reporter de Brasil y , coordinador del Programa de Erradicación del Trabajo Esclavo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), órgano que integra el Comité de Coordinación y Monitoreo del Pacto Nacional en Brasil.

3. Julio Piumato Secretario general del sindicato de Judiciales y Secretario de DDHH de la CGT

Cuarto Panel: BUENAS PRÁCTICAS EN EL COMBATE CONTRA LA TRATA LABORAL 15 a 16 hs

1. Ingeniero Enrique Martínez ex titular del Instituto Nacional de Tecnología Industrial -INTI

2. Dr Sergio Torres Juez Federal

3. Dr Alejandro Pereyra ex Subsecretario de Trabajo porteño

4. Dra Alicia Pierini Defensora del Pueblo de la CABA

Quinto Panel: BUENAS PRACTICAS CONTRA LA TRATA SEXUAL: 16 a 17 hs

1. Dra. Zunilda Nurempieguer Jueza Federal de Chaco

2. Dr. Daniel Adler Fiscal Federal de Cámara en Mar del Plata

3. Reyna Sotillo cónsul argentina en la zona de frontera de Villazón

4. Dra. Marcela Martínez, Fiscal Federal de Córdoba

Sexto Panel: MEDIDAS URGENTES EN LA JUSTICIA PARA COMBATIR EL CRIMEN ORGANIZADO: 17 a 18 hs

1. Dr. Marcelo Colombo Fiscal Federal de UFASE

2. Dr. Mario Ganora abogado de la Defensoría del Pueblo porteño y vicepresidente de la Fundación Alameda.

Cuarto intermedio de 18.00 a 18:30 hs,

Séptimo Panel: Noveno Panel: REDES DE PEDOFILIA, TRÁFICOS DE BEBÉS, TURISMO SEXUAL 18:30 a 19:30

1. Licenciada Patricia Gordon coordinadora de la Red Solidaria contra la Violencia de Género, el Abuso y la Trata en Mar del Plata

2. Julio César Ruíz titular de la Fundación Adoptar de Tucumán

3. Hermana Martha Pelloni, titular de la Red Infancia Robada
19:30 a 20:00: CONCLUSIONES DE LOS PANELES DEL PRIMER DÍA
Convoca - Contacto: Fundación Alameda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Desastres climáticos?

Luis Zamora (especial para ARGENPRESS.info)

Desastres climáticos cada vez más repetidos aquí y en el mundo ponen de manifiesto que estamos en manos de castas gobernantes que lejos de garantizar previsiones para protegernos de los mismos son parte de los defensores de una organización capitalista de la sociedad que en todo busca el lucro y la ganancia empresaria, contamina el planeta, saquea nuestros bienes naturales, afecta la biodiversidad y termina sacrificando la vida en el altar del negocio.

Y a ello se suma la inexistencia de medidas de protección desde el Estado y su completa ausencia en las calles inundadas y en los barrios más pobres y afectados, los deficitarios servicios públicos privatizados, todos ellos subsidiados, la construcción de gigantescos complejos inmobiliarios para la especulación o el lujo que dificultan o impiden el escurrimiento del agua y el abandono de las viviendas populares a su suerte, el negociado de la basura y la falta de limpieza de las boca de tormentas y alcantarillas. Y si la depredación tiene nombre en el sistema capitalista y en los gobiernos que lo defienden, la ausencia ante los desastres ya producidos tiene sus apellidos en Cristina Fernández, en Mauricio Macri, en Daniel Scioli y en tantos intendentes y gobernadores que al momento de buscar votos o programas en un canal o emisiones en cadena o en disputas de cargos con años de antelación son los primeros en aparecer y exhibirse presentes.

Un trabajador de subterráneos pagó con su vida esa combinación siniestra y cinco más que a esta hora ni siquiera han sido identificados.¡¡Seis muertos por una tormenta en la Ciudad de Buenos Aires y por una tormenta seis muertos!! Mientras tanto la presidenta seguirá anunciando alegremente, records en la producción de autos y motos contaminantes, más explotación megaminera a costa de los glaciares y el agua cordilleranos, soja transgénica y mas glifosato devastando la tierra, fumigando la vida, desforestando y concentrando más población en las ciudades, Macri seguirá anunciando más metrobús y transporte de superficie y más negociados inmobiliarios, Rodríguez Larreta continuará hablándonos desde las pantallas de las estaciones del subte de todo lo maravilloso que hacen para mejorar la vida de los que laburan pero no podrá explicar las razones de porque no pudieron garantizar la vida de este joven trabajador ni neutralizar después de años de gestión las inundaciones repetidas cada vez más intensas en los barrios porteños y tener medidas efectivas de emergencia ante ellas.

Ahora recurrirán a la solidaridad vecinal, que se dará espontánea y generosa como siempre y a frases explicativas de todo lo que han hecho pero que la culpa la tiene la naturaleza. La misma que ellos destruyen. Nunca alcanza lo que hacen, nos dicen, pero lo que ocultan es que son los que fomentan las causas y también los que priorizan otros gastos e inversiones para pocos que los que favorecerían mejores condiciones de vida y protegerían al pueblo trabajador antes estos hechos graves. Indignante. Y pasado el momento los veremos de nuevo peleando por convencer a la población que son los más aptos para gobernarnos o que uno no es tan desastroso como el otro. Canallezco. Después nos dicen que nosotros no podemos deliberar y gobernar sino a través de ellos. Enfrentémoslos y quitémosles el respaldo. Decidamos nosotros. Siempre nos protegeremos mejor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El Partido Obrero denuncia: Inundaciones, una ciudad colapsada y en estado de emergencia

La fuerte tormenta que azotó a la Ciudad de Buenos Aires durante la madrugada dejó un tendal de 5 muertos (un trabajador del subte, dos personas en Saavedra, una en Villa Urquiza y otra en Villa del Parque), además de barrios enteros sin luz, anegaciones, servicios caídos y un largo etcétera.

El resultado fatal de las inundaciones no es producto de un avatar de la naturaleza, sino el resultado de una orientación social en la Ciudad que ha favorecido a los grandes especuladores inmobiliarios y a las grandes contratistas, en detrimento de las condiciones de vida de los vecinos y trabajadores de la Ciudad. Esta orientación, compartida por el gobierno nacional y el gobierno porteño, acordó entregar en la Legislatura las tierras públicas de la ciudad a “emprendedores privados”, mientras la infraestructura de la Ciudad se encuentra en una situación calamitosa y la crisis de la vivienda avanza a pasos agigantados.

En el caso de Saavedra, los vecinos del barrio Mitre denunciaron que producto de la construcción del shopping DOT (propiedad de IRSA), cuyo desagüe da directamente al barrio, se han incrementado las inundaciones al punto de generar un desquicio absoluto cada vez que llueve. Por esta razón, reclaman nuevas obras para el Arroyo Medrano, sin respuesta alguna por parte del gobierno porteño.

En tanto, las obras para el Arroyo Vega comenzaron recientemente tras varios trajinares entre Macri y los K a costa de los comerciantes y vecinos de Belgrano, pero recién estarán para dentro de tres años. Probablemente, como sucedió con el Arroyo Maldonado, estas obras se presten a enormes negociados, con presupuestos que no controla nadie. A esto se suma que ahora IRSA está construyendo un megashopping en los viejos terrenos ferroviarios en Palermo que producirá un colapso absoluto del barrio.

Las villas miserias y los asentamientos también sufren un descalabro absoluto cada vez que llueve, con calles anegadas, caída de los servicios básicos y, en varias ocasiones, derrumbes con resultados fatales. En este caso, a diferencia de lo prometido por los gobiernos, no hay ningún plan de urbanización o de obras que apunten a contener esta situación.

Ante las inundaciones ya consumadas, los funcionarios han faltado a su responsabilidad de estar al lado de los vecinos prestando la asistencia necesaria para dar resolución a los problemas de las familias porteñas afectadas. Nos encontramos movilizados junto a los vecinos en el barrio de Saavedra y otros barrios afectados para reclamar asistencia inmediata y al mismo tiempo brindar todo su apoyo.

Denunciamos la responsabilidad del gobierno nacional y el gobierno porteño en el colapso de la Ciudad. Reclamamos la puesta en marcha urgente de un plan de obras, elaborado y supervisado por organizaciones ambientales y especialistas, junto a comisiones de vecinos. Reclamamos, asimismo, la inmediata urbanización de todas las villas miserias y asentamientos de la Ciudad. Por último, exigimos un resarcimiento para todos los vecinos y comerciantes que se ven seriamente afectados por las inundaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un trabajador del subte murió electrocutado: Estaba desagotando el anegamiento en la estación Los Incas

AGENCIA WALSH

Un trabajador del subte murió electrocutado esta mañana en la estación Los Incas, mientras desagotaba el anegamiento que produjo el fuerte temporal de lluvia que afectó a la ciudad de Buenos Aires. Una asamblea de trabajadores resolvió un paro de las seis líneas y el Premetro, a partir de las 16 hasta las 24 horas de hoy. La Unión Tranviarios Automotor (UTA) se plegó a la medida.

Antonio Villares, de 53 años de edad, era personal del sector bombas de agua que desagota las distintas estaciones de subte durante los anegamientos. Durante el fuerte temporal de lluvia que afectó esta madrugada la zona metropolitana, murió electrocutado en la estación Los Incas de la línea B, en el límite de los barrios Parque Chas y Villa Ortúzar, mientras realizaba sus tareas.

David Carballo, de la Agrupación Trabajadores de Metrovías, dijo a Agencia Walsh que solicitarán "una reunión con la empresa (Metrovias) porque no queremos que sigan muriendo compañeros. Este ya es el tercero que fallece en menos de un año", durante el horario laboral.

Comunicado de la Agrupación Trabajadores de Metrovías

La negligencia patronal en materia de seguridad e higiene laboral se ha cobrado la tercera víctima en el subte en poco más de un año. La electrocución de un compañero trabajador en una estación inundada, responde por entero a la falla en los sistemas de seguridad y prevención.

Es absolutamente inadmisible que tanto bajo la gestión del gobierno nacional, como la actual del gobierno porteño, se mantenga un gerenciamiento a cargo de una empresa, Metrovías / Roggio, incapaz de brindar la más mínima seguridad al trabajador y al usuario.

Corresponde a nuestra organización, la AGTyP, tomar las medidas necesarias para que se castigue a los responsables y constituirse en comité de seguridad para relevar y bloquear todas las tareas que impliquen un riesgo inminente.

Nuestras sentidas condolencias y solidaridad con la familia del compañero fallecido.

Agrupación Trabajadores de Metrovías

Comunicado de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro comunica que a raíz del fallecimiento de nuestro compañero, sucedido mientras se encontraba realizando sus trabajos habituales, en la mañana de hoy, se han convocado asambleas de emergencia en las seis líneas de subte.

En las mismas se ha considerado que es el tercer caso de compañeros muertos mientras se encontraban trabajando y por ello es necesario llevar a cabo una medida de fuerza que exprese la magnitud del repudio de los trabajadores hacia la falta de políticas de higiene y seguridad por parte de la empresa concesionaria Metrovías y del propietario del subterráneo, SBASE.

La medida de fuerza aprobada en las asambleas consiste en un paro de las seis líneas y el Premetro a partir de las 16 hasta las 24 hs de hoy.

Desde esta entidad sindical, exigimos una investigación profunda, que determine las responsabilidades y la inmediata implementación de medidas de seguridad que garanticen la vida de cada uno de quienes trabajamos en el subte.

Comisión Directiva de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro

METROVIAS

Metrovías confirmó que un empleado "de Servicios Auxiliares de la empresa" murió a las 6.50 de esta mañana, "mientras trabajaba en la estación Los Incas, afectada por el fuerte temporal que se registró en la madrugada".

"Inmediatamente se dio intervención al SAME y se continúa trabajando en el lugar a los fines de finalizar con las pericias que permitan confirmar en forma fehaciente cómo ocurrió este hecho", expresaron en un comunicado, pese a que los delegados de la línea dijeron que el trabajador murió electrocutado.

"La empresa lamenta profundamente la pérdida de este trabajador y se encuentra a disposición de sus familiares", finalizó el texto, que no identifica al empleado fallecido.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un viaje hacia las utopías revolucionarias (LXXVI): Una muerte inesperada

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

En aquel verano de 1967, al mismo tiempo que crecía la resistencia obrera al modelo de país que proponía la Dictadura Militar y el Dictador se reunía con dirigentes sindicales participacionistas, me encontraba, en aquella madrugada de ese tórrido mes de diciembre, ingresando a la Seccional de la Policía de la Provincia, ubicada en el barrio de Paracao, de mi ciudad -Paraná-.

En las afueras de la misma se habían reunido centenares de vecinos que exigían Justicia al mismo tiempo que amenazan con linchar a José Trevisán, imputado del horrendo crimen del pequeño hijo de Caballero.

Algunos, que sin duda sabían quién era, me interpelaban diciéndome “no vendrás a defender a esta bestia”.

Yo trataba de no responder mientras avanzaba hacia la puerta del establecimiento policial exhibiendo mi credencial para lograr que me franquearan el ingreso los uniformados, que en un gran número, impedían el avance de los indignados habitantes; conmovidos por el suceso.

Estaba acompañado por el hermano de José, delegado de la línea 4 de colectivos e integrante del Sindicato de Obreros y Empleados del Transporte Automotor de Pasajeros y por el padre.

En el interior de la Seccional estaba el Juez Cattáneo, el Jefe de Policía de la Provincia, un oficial del Ejército de apellido Granado, y numerosos funcionarios judiciales y policiales.

Solicité hablar con el magistrado judicial indicándole al Secretario que venía a asumir la defensa del detenido, pero que, previamente, quería hablar con el mismo para conocer su versión de los hechos que se le imputaban.

El Juez, erróneamente instalado en el despacho del Comisario, me recibió extendiéndome la supuesta confesión de este albañil, de menos de treinta años de edad, y me señalo que a su juicio estaba todo muy claro y que había sido excelente la actividad investigativa de los instructores de la policía.

Le señalé que la inocencia se presume y que la culpabilidad hay que probarla en un proceso donde el imputado goce de todas las garantías, por lo que le pedí hablar, a solas, con este.

Me contestó que era un hombre “peligroso” y que me pondría una custodia policial, a lo que me negué firmemente.

“Usted sabrá” -me respondió con sorna-.

Al entrar Trevisan a la oficina que me habían habilitado para la entrevista, esposado, cabizbajo y arrastrando los pies, me di inmediatamente cuenta que había sido torturado, lo que no me extrañaba ya que el oficial del Ejército que encabezaba la fuerza policial había recibido instrucción militar en la siniestra Escuela de las Américas de Panamá, dependiente del Pentágono norteamericano.

Luego de que me escuchó en silencio de que venía a asumir su defensa a pedido de la familia, en voz muy baja me preguntó “cuánto me va a cobrar y como le pago”.

Esto me dio la certeza de que nada tenía que ver con el crimen que se le adjudicaba ya que era evidente que no tenía conciencia de que afuera miles de comprovincianos amenazaban con lincharlo y que para el Juez, ya estaba condenado.

Luego de una larga charla en la que fuimos reconstruyendo lo que había pasado en aquél baile en el Club en el que, la atracción principal, era Ramón “Palito” Ortega, me pidió que lo sacara de ese lugar ya que no quería ser golpeado de nuevo y que se le aplicara la picana eléctrica.

Al salir a la vez que aceptaba el cargo de defensor, le señalé al Juez que mi defendido, me había contado que había sido objeto de apremios ilegales.

Su respuesta, la típica de un Juez de la Dictadura fue: “doctor no hay otra forma de tratar a esta gente”, “todos dicen lo mismo”, “además hay que reconocer -agregó- que los instructores de la policía tiene hijos pequeños y se indignan cuándo enfrentan un caso como este”.

Cuándo empezaban a verse las primeras luces de este amanecer los familiares de José me trasladaron a mi domicilio. Mientras ellos, con natural interés, me interrogaban respecto a saber cómo veía la situación, tomaba conciencia de lo complicado que era este caso ya que había una confesión; extraída mediante torturas, pero en la sede judicial.

Al día siguiente, en la mesa de café -en el Flamingo en la esquina de la plaza- que compartía con queridos amigos y colegas como Eduardo Solari, Oscar Gonzalez, el “cuco” Tardelli, Luis Brasesco y Mario Arnau, analizamos la situación.

Todos la veían difícil y le pedí a Mario que se sumara a la defensa, lo que hizo con gran entusiasmo y, a partir de ese momento, fue clave su aporte ya que le dedicó horas de estudio a la organización de la estrategia defensiva.

Fuimos ampliando el equipo incorporando a un médico amigo el “gordo” Fiore, y a un psiquiatra Barbagelata.

Al mismo tiempo lo visite en la cárcel a Angel Roland, un compañero peronista que había sido Secretario General del Sindicato de Jockey y Entreneur con una destacada participación en el movimiento revolucionario que encabezara el Genera Juan José Valle en 1956. En su stud se refugiaron el General Tanco y el Coronel Nasta, integrantes de este movimiento.

Le conté que tenía la certeza de que Trevisán era inocente y le pedí que lo “cuidara” para evitar que los otros presos lo agredieran.

Con esas preocupaciones comenzó aquel año 1968 cuando la muerte volvió a visitarnos.

El 27 de enero muere en un accidente automovilístico Amado Olmos, el querido amigo y compañero que encabezaba junto a Agustín Tosco, Raymundo Ongaro y Jorge Di Pasquale, la corriente sindical opositora a la Dictadura Militar.

John William Cooke escribió al respecto: “Su muerte ha de ser lamentada por mucho tiempo y por mucha gente, porque en medio de la venalidad y cobardía Amado mantuvo las manos limpias y el pensamiento claro. Porque luchó en medio de la contaminación sin sucumbir a ella. De ahí su autoridad”.

Al despedir sus restos el Mayor Bernardo Alberte, a la sazón Delegado personal del general Perón, recordó las palabras de Olmos: “… l obrero no quiere una solución por arriba, porque eso hace doce años que lo sufrimos y no sirve. Los trabajadores aspiran a un sindicalismo integral que se proyecte hacia el control del poder…”.

En 1945 había abandonado las filas del Partido Comunista y se había integrado el peronismo, fundando el Sindicato de la Sanidad Argentina que acompañó al Ministro Ramón Carrillo en la transformación de la salud pública.

En 1954 ocupó una banca en el Congreso Nacional criticando, desde la misma, el contrato con la California Argentina propuesto por Perón.

Amigo de Alicia Eguren y John planteaba la necesidad de que los trabajadores condujeran el Movimiento; reconociendo el liderazgo del general.

Su muerte, muy sentida por todos nosotros, fortaleció a la corriente sindical opositora que se aprestaba a lograr la conducción de la Central Obrera en el Confederal convocado para marzo de ese año.

¿Que pasó en aquél Congreso? ¿Como siguió el caso Trevisán? Se aceleran los tiempos y aparecen los primeros “guevaristas” que recuperan el mensaje del Che. Serán algunos de los temas que abordaremos en nuestra próxima nota.

Manuel Justo Gaggero es abogado, ex director del diario “El Mundo” y de las revistas “Nuevo Hombre” y “Diciembre 20”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.