martes, 21 de mayo de 2013

El Poder Popular: Constituyente, subversivo, emancipador e independiente

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

El poder popular debe ser, de modo inmutable, un poder constituyente, subversivo, emancipador e independiente de toda tutela gubernamental. Sin esta peculiaridad primordial, el poder popular resultaría en algo que, contrariamente, en vez de impulsar la transformación radical de la sociedad y de las históricas relaciones de poder instauradas por el sistema capitalista y la democracia representativa, contribuiría a un reforzamiento de estas, ahora con un discurso y una práctica aparentemente revolucionarias que son aceptados por los sectores populares.

En tal sentido, el poder popular tendría que orientarse a la conquista legal y extralegal de aquellos espacios que -desde siempre- ha ocupado la clase dominante a través de las instituciones del Estado, alcanzando su legitimación mediante el moldeamiento metódico de la conciencia subordinada de quienes dirigen. De ahí que, al proyectarse la transformación y posterior abolición del sistema de cosas imperante, el poder popular tiene que asumir -indefectiblemente- la construcción de unas nuevas relaciones sociales, políticas y económicas que terminen por desplazar a las que hoy por hoy marcan el destino de nuestros pueblos, impidiéndoles alcanzar un desarrollo integral, en correspondencia con sus aspiraciones seculares y los ideales de la democracia participativa y protagónica.

Como bien lo expone en su ensayo “Poder popular, Estado y Revolución”, Guillermo M. Caviasca, “el poder popular es tal si se expresa a través de construcciones propias de las clases oprimidas que trasciendan la existencia de una organización revolucionaria (aunque esta haya ayudado a generarlo). Es decir, la organización popular no solo como retaguardia de la organización política sino como sujeto y estructura contrahegemónica más allá de la organización. Lo mismo puede decirse para el caso de un nuevo Estado: las organizaciones populares deberían tener una existencia propia y legitimante del nuevo orden de cosas, constituir las defensas profundas de la nueva sociedad más allá del Estado propiamente dicho”. Ello supone subordinar las viejas estructuras del Estado al poder popular, de forma que este último vaya prefigurando el nuevo Estado que ha de surgir como característica fundamental del socialismo revolucionario en construcción, sin que se le limite a un ámbito estrictamente institucional.

Por lo tanto, se hace requisito necesario el cuestionamiento subversivo de todo el orden establecido, con unos niveles de organización, de concienciación y de movilización de los sectores populares que permitan que tal cuestionamiento pueda encarnar propuestas y experiencias válidas y exitosas en la construcción de ese poder popular que dará forma y sustento al socialismo revolucionario. Ello representa, además, iniciar y afirmar un proceso permanente de auto-recreación que no puede, ni debe, condicionarse mediante leyes o razones de Estado que inutilizan sus potencialidades emancipatorias y el rol protagónico que le corresponde asumir en la construcción definitiva de la sociedad socialista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Paraguay es una peculiaridad ideológica

José Antonio Vera (especial para ARGENPRESS.info)

El laureado escritor Roa Bastos, definía a su país como una isla rodeada de tierra, y si esa imagen se pudiera trasladar al basamento ideológico de su población, podría concluirse que ésta es una nación, por el sentimiento identitario predominante, que viene haciendo su historia sobre bases doctrinarias inusuales que la han convertido en un bosquecillo de baja estatura y muy enmarañado.

El Partido Colorado, el más poderoso, detentor absolutista del poder estatal durante 80 de sus 126 años de vida, carece de una matriz ideológica articulada sobre principios científicos, a diferencia del Partido Liberal, fundado sobre las viejas tesis de Adam Smith y David Ricardo, de hace dos siglos y medio, que inspiraron parte de los primeros 50 de los 126 años de la institución, afectada de amnesia el resto de su existencia.

Sin dudas que el primero, para suplir su carencia teórica, ha sido muy hábil en instalar entre la población una suerte de praxis autoritaria masificada, que ha guiado por años una conducta de obediencia y resignación, utilizando a fondo el asistencialismo gubernamental, mientras que su contrincante electoral y sumiso adversario-colaborador en varios períodos posteriores a 1950, se fue desnaturalizando al abandonar el capital político legado por los fundadores del partido.

A la par que las omnipresentes cúpulas coloradas, con pobre pensamiento filosófico entre sus filas, han cultivado coherencia en su objetivo mayor, que desde hace ocho décadas es el secuestro y saqueo del Estado, las élites liberales del último medio siglo, han nadado en el nihilismo, dando la espalda a los Manuel Gondra, José de la Cruz Ayala, Manuel Franco, José Guggiari, Eusebio Ayala y, en particular, a Eligio Ayala y Cecilio Báez, los dos dirigentes con mayor estatura de estadistas del siglo XX en el país.

Antagónicas a esos dos partidos, hace unos 70 años crecieron fuerzas con voluntad revolucionaria, con algunos dirigentes destacados de inspiración marxista, que impulsaban propuestas emancipadoras, identificadas con el movimiento izquierdista internacional, cuya mayoría reflejaba la línea soviética, y una minoría la maoísta, ambas colgadas al sectarismo oficial dominante, sin autocrítica ni creatividad.

Esa militancia, producto de la división entre sus dirigentes, la represión feroz del estronismo y luego la pérdida de apoyos que generó la desaparición de los regímenes del este europeo, con la URSS a la cabeza, fue opacándose y recién comenzó a dar signos de vida a partir de la década del noventa, con posturas realistas en los recientes últimos tramos de la vida política paraguaya.

Lo que generalmente se conoce como izquierda en el resto del mundo, en Paraguay tiene una pálida presencia, fruto de la ausencia de una articulación amplia del número creciente de personas que se sienten izquierdistas pero sin identificarse con el Partido Comunista, por ejemplo, salvo una minoría de militantes, ni tampoco con el Frente Guasu y sus siglas más notorias, ni con Avanza País o su membrecía electorera, ni con los otros emblemas más pequeños, debido a su objetivo sectarismo.

De hecho, no hay Partido Socialista, aparte de alguna impudorosa alusión de grupúsculos, lo cual es un hecho positivo en la preservación y asepsia ideológica, amén de que las organizaciones así autocalificadas se distinguen, en el mundo entero, por su traición a los principios revolucionarios, como trágicamente se graficó en Europa del Este y en occidente se verifica en varios gobiernos en los últimos 30 años, casos de España, Grecia, Portugal y Francia, convertidos en meros gerentes del caos capitalista.

Adentrarse un poco en este bosquecillo de baja estatura y muy enmarañado que es el Paraguay político, es indispensable para tratar de comprender y explicarse la situación actual del país, víctima de la alianza de la derecha colorada-liberal y de las torpezas e ineptitudes de las dirigencias de esa mal llamada izquierda.

El triunfo electoral de Fernando Lugo en abril del 2008 constituyó un mazazo para el aparato omnipresente del Partido Colorado que sufrió una implosión que lo dejó temblequeando, al verse despojado del gobierno que detentaba desde 1940, el que viene de recuperar, salvándose de su agonía por la traición del Partido Liberal y la división de las fuerzas progresistas y democráticas que tozudamente han reeditado los males del egoísmo individual y de debilidad y vacilación de “el gobierno del cambio”.

Un repaso somero de los resultados de las elecciones nacionales de este 21 de abril, agrava la responsabilidad de la dirigencia progresista, dado que hubo un millón 300 mil inscriptos que no votaron, 200 mil más que lo cosechado por Horacio Cartes. ¿No sería legítimo, entonces, preguntarse sobre las razones de tan significativa ausencia?.

En el pronunciamiento cívico pesó decisivamente la inversión incuantificable de dinero por parte del candidato colorado, hubo mucha pasión, mezquinos intereses, miles de cédulas de identidad alquiladas, castigo por inconducta a liberales y a progresistas, pero también se registró el voto consciente, al punto que casi desaparece el Partido Unace, de extrema derecha, que era de cerca la tercera fuerza, y el Partido Patria Querida, empresarial, que no sacó ni siquiera un senador.

Entonces, del millón 100 mil votos que reunió Cartes, ¿cuántos le pertenecen?, ¿cuántos al Partido Colorado?, ¿cuántos fueron de castigo por la desilusión de lo que Lugo representó?, y ¿cuántos de sanción a los liberales por golpistas y traicioneros?.

Fuera de ellos, de los liberales, oviedistas y patriaqueridistas, los otros emblemas, todos divididos, sacaron alrededor de 300 mil, a pesar de las ineptitudes, errores, pérdida de identidad de muchos representantes, e irregularidades en el funcionamiento de numerosos responsables del gobierno luguista, vueltos indiferentes ante los problemas de la gente humilde, a la que miraban y mentían desde las alturas.

Movilizada la ciudadanía consciente, que ha dado tantas muestras de tolerancia y capacidad de soportar decepciones, ¿cuántos votos habría reunido una fuerza progresista y democrática unificada?.

Todo el abanico demo-progresista paraguayo, continúa aún sin someterse ante el pueblo a un análisis autocrítico, asumiendo sus errores, entre ellos su falta de visión ante los preparativos del Golpe de Estado del 22 de junio, una semana después de la masacre de campesinos y policías que fue el tinglado montado para asaltar el Gobierno y terminar con el proceso de cambios que, por encima de deficiencias, si llegaba a cumplir su tiempo, podía alumbrar la normalización institucional del país.

Esa miopía política impidió, en las primeras semanas, integrar mucha gente a la resistencia al gobierno usurpador y luego a engrosar las fuerzas con la parte de la ciudadanía más convencida de la necesidad de perseverar en los cambios, llegando en contacto directo al campesinado, a la juventud, a los trabajadores irregulares, a los desocupados, a los marginados, y a los sindicalistas, cada día más huérfanos de conducción. La solidaridad internacional ofrecida fue groseramente desatendida.

La dirigencia progresista con más peso, jamás le habló al pueblo de que en Paraguay, como en todo el universo del sistema capitalista que somete igualmente a este país, también está entablada la clásica lucha de clases y que cuando la derecha denuncia la violencia de los zurdos, omite perversamente que la marginación del 40 por ciento de la población, con más de un millón hambreado, es la mayor expresión de violencia en una sociedad, hipócritamente llamada democrática, sin justicia y equidad social.

Probablemente, la construcción de una izquierda pujante en el país, saldrá de la concientización político-ideológica y del compromiso que asuman las bases populares, con la valentía de sepultar las prácticas de partidos cerrados, alienados en las prácticas de la derecha de obediencia y votos, congelados en los tecnicismos y las tramoyas de las internas, burocratizando la actividad política y contagiándose de vicios de los enemigos. Sin la valentía necesaria para impulsar el embargo y la expropiación de bienes malhabidos de las familias corruptas, sólo se desemboca en la capitulación.

Como era previsible, el aparato conductor del Partido Liberal se está resquebrajando a pocos días de haber servido como celestina a los colorados, cultivando su vieja ilusión de compartir el poder. Sus bases, reunidas en diversos sitios del país, reclaman la baja de toda la dirección, lo cual es correcto pero al mismo tiempo es impotencia y desacierto político, dado que los insubordinados carecen de propuesta alternativa.

La nueva generación militante está formada en la obsolescencia conceptual de los actuales mandamases, los cuales son vistos por la ciudadanía como tan o más corruptos que la cúpula colorada, prostitución tolerada por cálculos de oportunismo electoral por los actuales disidentes, convertidos, de esa forma, en cómplices en la traición a las mejores esperanzas del pueblo.

Entre los colorados, a pesar de la fácil victoria de Cartes, no todo es algarabía. Hay pujas intestinas y, aunque por ahora son de baja intensidad, su futuro es muy incierto.

Han sido capaces, como siempre, de unirse para ganar las elecciones, pero esta vez el factor dominante no fue la mística sino el dinero sobre el que cabalgó como avezado inversor el advenedizo ganador, quien ve la política como una empresa rentable, en la cual se siente dueño y señor, sin necesidad de rendir cuentas a nadie, salvo quizás al oscuro sector financiero que representa, con mucha presencia foránea. Ante esa postura, se abre una interrogante acerca de la opinión que pesará más en el mañoso aparato conductor del partido, que continúa sobreviviendo sin rendir al pueblo sus añejas y vergonzantes cuentas, lo cual quizás puede constituir su flanco más débil.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Carta abierta a diputados de la oposición

Alejandro Olmos Gaona (especial para ARGENPRESS.info)
.

Buenos Aires, mayo 20 de 2013

Señor Diputados de la Nación
Patricia Bullrich, Alfonso de Prat-Gay, Ricardo Gil Laavedra, Gabriela Michetti Eduardo Amadeo, Gustavo Ferrari y Juan Carlos Zabalza

Presente

Me dirijo a Uds. con referencia al acto protagonizado en el día 16 de mayo junto con otros representantes de los distintos partidos para oponerse a la Ley de blanqueo que impulsa el gobierno nacional, como así también a las diversas declaraciones que efectuaran y que consignaron los distintos medios, con referencia a los supuestos ilícitos cometidos por Lázaro Báez, y sus testaferros, y otras maniobras respecto al enriquecimiento ilícito de esos sujetos, su relación con el ex presidente Kirchner y con la actual Presidenta de la Nación.

En todas las exposiciones que he leído, hay una permanente denuncia de la corrupción, de los variados actos ilícitos que son materia de distintas acciones penales, y de la matriz delincuencial que pareciera haberse instalado en el país, mediante la cual los funcionarios del gobierno gozan de una impunidad, que les permite blindarse ante la justicia. Eso lo han sostenido Uds. en forma reiterada, planteando que debe terminarse con este sistema de ilegalidades, que afecta gravemente a las instituciones del país.

Dejando de lado ciertas expresiones apocalípticas, que parecieran mostrar que lo que a diario informan algunos medios y programas televisivos son cuestiones inéditas en la Argentina, no puedo como ciudadano, sino estar de acuerdo que no se beneficie a los evasores, a través de disposiciones legales, que les permitan regularizar los distintos fraudes cometidos, y que en consecuencia Uds. se opongan a la Ley de blanqueo. También debo acordar que resulta fundamental que se combata el fraude, el enriquecimiento ilícito, la corrupción estructural y se termine con la impunidad de los funcionarios, a los que la justicia federal investiga morosamente hasta que las causas prescriban. No creo que algún habitante de la Argentina pueda no estar de acuerdo con terminar con esas actividades delictivas.

Lo que si me llama poderosamente la atención, es que el énfasis en realizar tales denuncias tenga un alcance muy limitado a los recientemente denunciados actos de corrupción, que si bien resultan extremadamente graves por las supuestas vinculaciones con el poder, están reducidos a un núcleo muy limitado de sujetos, y su volumen, aunque tenga alguna significación, son operaciones fraudulentas que debiendo ser investigadas, en modo alguno afectan la estructura económica de la Nación.

También me sorprende la diferencia que existe entre estas repentinas y estentóreas denuncias, y el silencio guardado por Uds. que ejercieron la función pública en distintos gobiernos, sobre aquellos actos fraudulentos y de manifiesta ilegalidad, que sí afectaron la estructura económica del país y la siguen condicionando, habiendo ignorado sistemáticamente las investigaciones realizadas por la justicia federal en torno al endeudamiento público, el endeudamiento privado, los delitos tributarios amnistiados en 1985, y la fuga de capitales realizado durante los distintos gobiernos de la democracia.

Los supuestos actos delictivos de Báez, Cristóbal López, Boudou, y demás personajes que son materia de las últimas denuncias, han motivado que Uds. se pronunciaran para terminar con la impunidad en caso de alcanzar la mayoría en las elecciones de octubre. Estas expresiones también me llaman la atención, debido a que la impunidad en la Argentina es muy anterior a esas personas, alcanzando dimensiones colosales durante la década del 90, sin ignorar lo ocurrido durante la presidencia del Alfonsín, de Fernando la Rúa y de Duhalde, lo que Uds. parecieran haber sepultado en el olvido, por razones que desconozco y estimo prudente no calificar. Los delitos de acción pública que perjudicaron al país durante esos gobiernos, tienen una entidad absolutamente mayor, que los actos que ahora se denuncian.

Quiero recordarles, que a pesar de la investigación existente en la justicia federal sobre el endeudamiento externo, que llevara al Juez Martín Anzoátegui a solicitar la intervención del Congreso de la Nación en el mes de enero de 1984, el gobierno del Dr. Alfonsín, negoció con los distintos acreedores externos la deuda probadamente fraudulenta. Además de ello, y después de la renuncia del Dr. Bernardo Grinspun, que había ordenado una investigación de la deuda privada en el Banco Central, se ordenó archivar la misma, a pesar de que en el poco tiempo en el cual pudieron trabajar los investigadores, se probaron actos ilícitos realizados por un conjunto de empresas como Renault Argentina S. A., Sideco Americana, Bridas S. A., Cogasco S. A., Ford Motor Argentina, Cargill S. A., Textil Castelar, Sudamtex, Suchard, Fiat Concord, Petrolera Pérez Companc, Selva Oil, Techint. Socma. Papelera Río Paraná, Loma Negra, entre otras de enorme significación. Debo aclarar, que el conjunto de todo ese endeudamiento, significó casi la mitad de la deuda externa total del país, en ese momento o sea casi 23.000 millones de dólares. Tampoco esta gigantesca defraudación al Estado, llevó a Uds. a ocuparse del asunto, efectuar alguna declaración, o hacer alguna presentación a la justicia.

Continuando con la zaga de ilegalidades e impunidad, una enorme cantidad de evasores fueron premiados por el gobierno de la Unión Cívica Radical, que a través del ministro de Economía Juan Vital Sourrouille el 29 de agosto de 1985 propició dejar sin efecto: "toda acción penal cambiaría por infracciones cometidas en relación con los conceptos que se normalicen, que hubiesen constituido en la disposición o utilización indebida de divisas obtenidas en el mercado de cambios o en la omisión de operaciones, así como en las transferencias de divisas al exterior realizadas sin intervención de entidad autorizada al efecto". Por medio de esta resolución, se premió a lo que ellos mismos calificaban como un "incremento desmesurado de la actividad especulativa, fuga de capitales al exterior y desarrollo de una economía subterránea de gran magnitud dedicada a la especulación financiera en desmedro de la inversión productiva".

En el año 1986, y desconociendo la investigación realizada por los auditores del Banco Central, que demostraron la fraudulencia de las obligaciones y el dictamen impugnando el reclamo, se reconoció la deuda mantenida con el Amro Bank de Holanda, que fue incorporada en 1987 a las obligaciones mantenidas con el Club de París. Y esto no son los cincuenta o cien millones de euros de Báez, las operaciones especulativas de Fariña y Elaskar o algunas valijas con varios millones, sino más de 1.000 millones de dólares originales, significando esa deuda con más sus intereses una sangría constante de divisas, que aun hoy se encuentran pendiente de pago.

La llegada de Menem al poder, significó, no solo la enajenación de patrimonio nacional en bloque, sino la aceptación incondicional de las obligaciones externas, legales e ilegales, llevando el endeudamiento a casi 150.000 millones de dólares, sin que ninguno de Uds. hubiera realizado el más mínimo gesto para oponerse a este fraude, ni por lo menos solicitar alguna investigación para ver qué es lo que se estaba renegociando, cuáles eran las condiciones, que podía ser discutido. Tampoco era necesario ser legislador en ese momento, sino simplemente ejercer la responsabilidad política de un dirigente preocupado por las cosas del país

En el año 1991 se inició una investigación ante el Juzgado en lo Penal Económico a cargo del Dr. Miguel García Reynoso, por infracción a la ley penal cambiaria; este juez se excusó de seguir interviniendo por entender que había conexidad con la que se llevaba adelante en la justicia federal, por el endeudamiento.

La fiscal interviniente Dra. Fátima Ruiz López emitió su dictamen el 21 de julio de 1991, en el que sostuvo que "atento a las manifestaciones de los gerentes del Banco Central, es obvio que la materia investigada es una defraudación al Fisco. El Banco Central señala nada más que la existencia de treinta y nueve sumarios, lo que no es proporcional con los miles de implicados que aparecen en las investigaciones realizadas. Ello demuestra que el Banco no ha arbitrado los medios para controlar las divisas".

En agosto del mismo año el Dr. García Reynoso se declaró incompetente y en su resolución manifestó: "A través de la investigación de personal especializado de la Dirección Nacional de Aduanas y del Banco de la Nación Argentina, se detectaron cientos de casos de violaciones a las normas del artículo 1 del régimen penal cambiario, cuya investigación y juzgamiento corresponde al Banco Central que no la ejecutó. Con respecto a la deuda externa, se ha comprobado que un volumen del relevamiento que se expuso no tiene un correlato con los indicadores que expresan un aumento de la actividad económica, por una inversión productiva en esas condiciones. Para decirlo de otra manera, el dinero que se prestó al país no se ve en la calle. El problema para obtener datos confiables sobre el ingreso de divisas y la posterior fuga de capitales, consiste en que en nuestro país fueron desmontados paulatinamente todos los organismos destinados al control de este tipo de movimientos, y es así que la autoridad monetaria llegó a ignorar el volumen de las divisas que se encontraban pendientes de ingreso". El juez concluyó afirmando que "se habría cometido el delito previsto por el artículo 148 del Código Penal" y considerando que el directorio del Banco Central era penalmente responsable de la violación a las normas del Código citado. En esa denuncia había más de 20.000 entre personas y sociedades que habían infringido la Ley, y terminó como tantas otras en los archivos de Comodoro Py.

El gobierno de Fernando de la Rúa, además de continuar con los mismos procesos de reconocer el fraude, endeudó al país a través de un mega canje, paradigma de lo ilícito, y tampoco eso a Uds. les significo intentar alguna acción o denunciarlo ante la justicia, aunque se comprometía gravemente el patrimonio nacional, y no a través de negociados espurios hechos por testaferros de funcionarios, aventureros de diversa denominación o delincuentes comunes con alguna vinculación gubernamental; sino a través de negociaciones efectuadas por las más altas autoridades de la Nación y convalidadas por el Parlamento. Solo Elisa Carrió, Alfredo Bravo, Graciela Ocaña y Mario Cafiero, hicieron la correspondiente acción judicial, que tiene hoy como procesado al ex Ministro Domingo Cavallo.

Podría señalar también, que tanto el Dr. Martín Anzoátegui, como el Dr. Jorge Ballestero, ambos titulares del Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 2, enviaron comunicaciones al Congreso Nacional desde 1984, hasta la remisión de la sentencia sobre la deuda de la dictadura, en julio de 2000, para que el Congreso se hiciera cargo de lo que constitucionalmente le correspondía ante los ilícitos probados en la causa sobre defraudación a la Administración Pública. Esa nota del Juez federal fue enviada al archivo, donde seguramente continúa, sin que ninguno de Uds. se hubiera preocupado en algún momento de su gestión, por tomar conocimiento de una estafa de casi 45.000 millones de dólares

Cabe agregar que en todas las operaciones investigadas sobre el endeudamiento público desde 1976 hasta 2005 por la Justicia Federal a través de tres causas penales, donde existen miles de fojas con pericias, testimonios, declaraciones, informes está probada la comisión de diversos delitos de acción pública y hasta algunos cometidos por la Procuración del Estado, que tampoco parece haberlos preocupado mucho, a pesar de su extrema gravedad institucional.

No puede alegarse ignorancia alguna sobre estos procesos que vengo consignando, debido, a que la justicia federal envío reiterados oficios a todas las instituciones del Estado desde 1982, hasta el año 2004, haciendo saber lo que se investigaba, sin perjuicio de notas en los diversos medios, reuniones organizadas en la Cámara de Diputados por los diputados Mario Cafiero y Alfredo Bravo entre otros, y la intervención que tuvo en su momento la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas.

A toda esta descomunal defraudación que a Uds. pretendidos defensores actuales de la legalidad y de las instituciones, parece no haberles llamado la atención se suma, la Investigación llevada a cabo en el año 2002, por la Comisión de Fuga de Capitales de la Cámara de Diputados, que probó documentadamente, como se habían ido del país más de 30.000 millones dólares, estando involucradas 520 empresas, entre las que se encuentran las más importantes del país, y 27.700, personas físicas, de las cuales 237 habían fugado 2.676.297.641 millones de dólares. Acabada la investigación y fuera de una edición con las conclusiones efectuada por la Editorial Siglo XXI en el año 2005, a nadie se le ocurrió hacer la denuncia sobre los posibles delitos de evasión, que surgían claramente de la investigación. Personalmente solicité informes a la Unidad de Información de Delitos Tributarios y Contrabando y a la justicia federal, informándose en esta última, que el Ministerio Público Fiscal había efectuado una denuncia, que a los pocos meses fue desistida. Ello llevó al diputado Fernando Solanas a denunciar penalmente a los responsables de la investigación por no haber cumplido con su deber de denunciar los actos ilícitos, y a los que los habían cometido, en una causa, que también duerme en los archivos de Comodoro Py, a pesar del compromiso del Juez de llegar hasta sus últimas consecuencias.

Tampoco parece haberles resultado importante, cuestionar el fraudulento canje del año 2010, efectuado por bancos que actuaron en representación de gobierno y de los acreedores, y que importó 12.000 millones de dólares y también fue denunciado por el diputado Solanas en la Justicia Federal. En este caso, además hubo una clara aceptación de Uds. al haber aceptado suspender la llamada Ley cerrojo que permitió la referida operación.

No está demás agregar que todas las operaciones manifiestamente ilegales que mencionara, donde existió una concertación de complicidades entre un conjunto de bancos liderados por JP Morgan y el Citibank y los más altos funcionarios del Estado, tampoco significaron preocupación alguna para Uds. que ni las denunciaron, ni tampoco hicieron mención alguna al enorme perjuicio que las mismas, significaban para la economía de la Nación, consintiendo con ese silencio un nuevo atropello al patrimonio público.

Me parece inaceptable, que la dirigencia política que tiene la obligación de velar por los intereses de la comunidad, y dar ejemplo de lo que es la representación parlamentaria tenga una visión tan torcida del significado de la corrupción y de los actos delictivos. Que Uds. omitan los actos de corrupción estructural que han comprometido desde hace más de treinta años la economía del país, afectando grandemente su desarrollo, y que ahora con el solo propósito de enfrentar al gobierno, se ocupen en montar escenografías de protesta, por cuestiones que ni remotamente guardan relación con los actos cometidos por los grandes defraudadores del Estado, me parece algo extremadamente cuestionable. Además, no solo me refiero a los funcionarios públicos, sino a las empresas privadas que se enriquecieron, transfiriendo sus deudas a un pueblo empobrecido, que se ha visto privado de canalizar sus rentas hacia la producción y el desarrollo, para privilegiar el pago de obligaciones productos de una descomunal estafa a las finanzas de la República.

No se puede tener una visión tan sesgada de lo que es el delito y de tal manera escandalizarse por unos, y guardar silencio por otros, pero lo que resulta más grave, es que Uds. se están ocupando de denunciar y publicitar a diario supuestos delitos cometidos por delincuentes comunes, habiendo guardado un silencio cómplice sobre todos aquellos actos probadamente delictivos que significaron el saqueo del país durante décadas, la violación del orden constitucional a través de facultades extraordinarias otorgadas en su momento a un ministro de Economía, y la aceptación de negociaciones que comprometieron el patrimonio público, todas las cuales se encuentran debidamente documentadas en el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 2°.

Debo aclarar, que en ningún caso pretendo minimizar las acciones supuestamente cometidas por los personajes denunciados por Uds., ni la gravedad que supone, que en tales negocios espurios, exista vinculación con el ex presidente Néstor Kirchner, y ahora con la Presidenta de la Nación; lo que sí me interesa precisar, es que tales, son como tantas otras infractoras de la ley que llevan a cabo los que hacen del delito una forma de incrementar sus patrimonios, pero en modo alguno afectan estructuralmente la economía del país. Estimo que no existe comparación alguna entre los hechos denunciados por Uds. y una defraudación al Estado de miles de millones de dólares, realizada a través de distintos gobiernos constitucionales, con el consentimiento expreso de la Procuración del Tesoro, la aprobación reiterada del poder legislativo y el silencio cómplice de la dirigencia política, que salvo excepciones que he mencionado, jamás le interesó saber que pasaba con las finanzas públicas, la naturaleza ilegal de los pactos contractuales que se firmaban con los acreedores extranjeros, y el hecho inconcebible, que durante tres años por los menos (1992-1995) la deuda pública del país no fuera manejada por las autoridades de la Nación sino por un conjunto de Bancos Extranjeros, al punto que dos de esos bancos (JP Morgan y Citibank) fueron los que diseñaron, contrato mediante, la política económica de la década del 90.
Ser representantes del pueblo de la Nación, supone actuar claramente en defensa de sus intereses, no limitando la acción a cuestionar políticas gubernamentales, a denunciar a presuntos delincuentes vinculados con el oficialismo y a sobreactuaciones permanentes en defensa de una vulnerada legalidad. Es tener conciencia de la responsabilidad que se ejerce más allá de situaciones de coyuntura, para luchar en serio por la defensa de la patria.

Saludo a Uds. atentamente

ALEJANDRO OLMOS GAONA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Eduardo Soares: "El kirchnerismo nos jodió, por lejos, más que Menem"

Oscar Castelnovo (AGENCIA WALSH)

Actual presidente de la Gremial de Abogados, eterno defensor de presos políticos y luchadores sociales, Eduardo "El Negro" Soares es, además, un cacho de historia de nuestro país y un guerrero que no dejó batalla sin combatir. Estuvo preso en dos ocasiones: una, 6 años -casi toda la última dictadura- y la otra durante el menemismo. En la primera era un oficial montonero y sus compañeros intentaron rescatarlo de esa comisaría de Mar del Plata: "Fue una operación comando muy importante dirigida por el máximo responsable de la regional más grande de Montoneros, Arturo Lewinger. Él murió en ese hecho y hubo varios compañeros heridos. A mí quisieron matarme, pero no pudieron porque estábamos frente al juzgado federal y enseguida vinieron jueces. Pero al otro día fusilaron a mi papá. Mi viejo llegaba del trabajo, vino una patota compuesta por policías, Triple A y CNU de Mar del Plata, lo llevaron a la canchita de fútbol cerca de casa y le metieron cincuenta balazos", relata el Negro.

Su mirada regresa vertiginosamente al presente. Duro presente para él ya que enfrenta al modelo de exclusión, donde antiguos compañeros vacían de contenido las palabras y los hechos que antes, que siempre, dieron y darán un sentido ético a la lucha por la revolución, si las pronuncian hombres y mujeres dignos. El kirchnerismo gestiona el estado -perpetuo represor-, con asesinatos multiplicados y silenciados; hambre, represión y rejas para los más pobres. Y, claro está, billetera ensanchada para los dóciles en el festival de la cuenta obscena, el sobre por debajo de la mesa y propiedades adquiridas al pillaje, en pródigas lucas gringas hoy prohibidas "pour la gallerié". Precisamente, como un balance de esta gestión que lleva 10 años, El Negro desentraña polémicos temas sin esquivar el bulto. Aunque es crítico del gobierno, esta Agencia pudo comprobar que no le pagan ni Magnetto ni Lanata.

-Recientemente se conmemoró en el mundo el Día Internacional del Preso Político. ¿Qué significó para vos?

-Mirá, esto que empezó casi como una cuestión simbólica, que fue un acuerdo que hicimos varias organizaciones de la Argentina y la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos, con los vascos y los palestinos, hace ya varios años. Y a partir de ahí nos pusimos de acuerdo en conmemorar. Ahora se hicieron actos en distintos lugares del mundo. En Palestina, en España, en Irlanda en innumerables sitios. Lo que empezó como una conmemoración simbólica hoy tiene otro significado, muy fuerte. Porque vos fijate que en los tres países originales y algunos más que iniciamos esto, los presos políticos siguen existiendo, no sólo siguen aumentando en cantidad sino que están marcando también el tenor de una lucha que no termina. En un Estado de derecho, por más que vos me digas que votás todos los años, en tanto y en cuanto pervivan, subsistan las situaciones de injusticia social, siempre va a haber presos políticos, porque el preso político es una consecuencia posterior, a la lucha. Entonces, lo que no debería haber es luchas. O dicho de otro modo, deberíamos vivir en una sociedad justa y digna.

-Vos sabés que la cárcel está atestada de pobres y los hoteles 5 estrellas llenos de delincuentes. Eso, claramente, depende de la dinámica de la lucha de clases en un país, con lo cual, en un sentido profundo, nosotros podríamos decir que todo preso es político...

-Sí, pero también lo podríamos ver y decirlo de otro modo. De la misma manera que te digo yo que si no hubiera lucha no habría presos políticos, te puedo decir que en un Estado con justicia social, no te diría que las cárceles estarían vacías pero probablemente estarían muy poco habitadas. Porque efectivamente, como vos bien lo decís, el noventa por ciento -y quizás me quedo corto- de los habitantes de cualquier cárcel de la Argentina, y yo diría de casi toda Latinoamérica, son pobres. Con lo cual está relacionado con lo que yo te decía antes: en un país donde no hay pobres, es muy difícil que haya presos, o al menos el nivel en cantidad de presos se achica muchísimo-. Eso uno lo ha visto en otras situaciones. Pero en Argentina, vos fijate que en los períodos del 40, el 50, donde lo que prevalecía era el trabajo, donde los sectores populares podían tener el 40 o 50% del PBI, donde una persona tenía lo básico y más garantizado, no había necesidad de chorear, no existía el nivel de pobreza de hoy. Estaba el delincuente profesional, es decir el tipo que se dedica al delito como un laburo. Ese tipo tiene otros códigos. El tipo que va a chorear el Banco Río tiene otros códigos en la vida. Es su trabajo y sabe a qué se arriesga. El delincuente profesional, yo lo veo todos los días, ¿sabés lo que les digo yo al los chicos jóvenes que se incorporan a la vida profesional en el derecho? Les pregunto cuál es la diferencia entre el delincuente profesional y el bardo. "Y... que hace mejor las cosas", "chorea mejor". No, les digo yo. La diferencia es que el delincuente profesional prevé la caída, (además de otras diferencias del código de los viejos ladrones). Y por lo tanto, tiene todo armado para poder sobrevivir él y su familia. Entonces, yo creo que lo que vos decís es cierto. Porque una cosa es el preso que deviene de la lucha política, otra cosa es el preso que deviene de un Estado de inequidad y de injusticia social. En este momento nosotros tenemos once millones de personas bajo la línea de pobreza, en una Argentina de 40 millones, que alimenta a quinientos millones! Teniendo una Argentina de 40 millones, con un cuarto de la población que no come o lo hace mal, donde el diez por ciento más rico tiene treinta veces que el diez por ciento más pobre. Es imposible que no haya la cantidad de presos pobres en las cárceles del país. Y yo le estoy agregando una tercer categoría de preso que hasta ahora, nosotros, en la reunión de abogados, por ejemplo, no la habíamos contemplado y lo venimos observando en los últimos dos o tres años, que es el preso producto de la injusticia. El garrón. El preso producto de la injusticia policial, institucional, judicial. Por ejemplo el pibe del Rati Horror Show, Fernando Carreras, un hombre común condenado injustamente a treinta años de cárcel, no por error sino de manera deliberada, a través de la manipulación de una causa judicial. también. Todos estos casos que son productos del engarronamiento policial, judicial o institucional. Por ejemplo, Aylen y Marina Jara, chicas que se ven obligadas a tener que defenderse y de un chabón que las viene jodiendo durante un año. Hay cientos de esos casos.

-Acá la línea divisoria no es tajante como lo era antes, ¿no?. Aylen y Marina, por ejemplo, hace un tiempo atrás hubiera sido un caso más en la soledad de la familia o un grupo. Sin embargo hoy estuvo rodeado de militancia social, ellas mismas tomaron esa decisión, defendidas por vos, un abogado que esencialmente es conocido por asistir a militantes de todo el mundo, y la causa fue rodeada de una movilización espectacular, o sea que pasó a ser una causa política.

-Totalmente, antes hubiera sido una causa "común". Entré al Tribunal del juicio sin haber leído la causa. Durante el juicio leí la causa. Si no hubiera sido por lo que vos decís, Aylen y Marina hubiera sido un caso más. Llegó a la justicia como un caso más de los tantos en el que dos minas un día a las seis de la mañana buscaron a un tipo y lo agarraron a facazos, no se sabía por qué. No se... "serían dos pendejas dadas vuelta..." así se estaba presentando ese juicio, y así fue la sentencia también de esos jueces, que violaron toda mirada de género. Pero una parte de la sociedad, de la militancia evitó que continuara la injusticia.

-¿Qué diferencia hacés de tus dos "estadías" en prisión, la de la dictadura y la del menemismo?

-La diferencia es importante porque hace a lo que vos decís. La primera vez, cuando me detuvieron... yo era un muy joven oficial montonero, estaba en operaciones, en el marco de la lucha con la derecha peronista, hacia fines del 75 marché preso y me pasé casi toda la dictadura viviendo con compañeros. Caí en el 75 y salí en el 81. La segunda vez fue prácticamente todo el primer gobierno menemista, donde la situación ya había cambiado, donde en las cárceles no convivías con 500 o 1000 compañeros tuyos. Convivías con 500 o 1000 presos "comunes". La situación había cambiado completamente desde el punto de vista social y desde el punto de vista político. No era fácil, como no lo es hoy. Hoy no es fácil ser un preso político en un estado de derecho. Yo defiendo compañeros, he defendido a Quebracho, por ejemplo a muchos compañeros que son presos políticos en un estado de derecho y no es fácil porque el Estado no los considera tales, mientras sus funcionarios hablan de la vigencia de los derechos humanos. La dictadura te daba el rol de terrorista o de subversivo y, de alguna manera, te reconocía el carácter de preso político.
Quisiera cotejar datos: Según nuestra data, nunca hubo más presos políticos -salvo en la dictadura- que durante el kichnerismo. Incluso más que en el menemismo, más que en el gobierno de Alfonsín. Nunca hubo más muertos y más torturas en las cárceles que en el kichnerismo. En el 2002 había 22.000 detenidos en el país, ellos llegaron a 70 mil en 2010 y ahora están en 65.000.

-Nosotros tenemos los mismos datos o muy similares. Y te agrego, nunca hubo más procesados por luchar, por situaciones de reclamos políticos, sociales, sindicales y estudiantiles que en estos últimos diez años del gobierno kichnerista, sin contar las leyes "antiterroristas", el y el espionaje a las organizaciones populares.

-¿Por qué creés que se da esta situación?

-En primer lugar, por la conciencia. Cuando vos recién salís de la dictadura, la dictadura nos mandó la conciencia a la edad de piedra. Y si le faltaban unos clavos a ese ataúd de la conciencia, se los puso el menemismo. Vos acordate que el menemismo coincidió en la Argentina con la caída del bloque socialista, donde los revolucionarios se pasaban con armas y bagajes al bando contrario. La conciencia del sector de más alta conciencia, desde la dictadura y el alfonsinismo venía golpeada desde el punto de vista material. Durante todo el menemismo y el gobierno de la Alianza fue golpeado desde el punto de vista ideológico. Y el kichnerismo fue el período donde esa conciencia empieza nuevamente a aparecer. De a poco, pero a aparecer. Una conciencia que, además, pelea contra falsa conciencia "K". La conciencia que manipula, usurpa palabras y chamuya, que levanta determinadas banderas y a la vez produce inequidad, acumulación de la riqueza cada vez en menos manos y socialización de la pobreza. Hoy vos tenés grandes sectores de la sociedad que pelean y que no necesariamente son anti "k". Tomá por ejemplo Cromañón u Once, que no los teníamos antes del kichnerismo, y si los teníamos no existían como categorías, como Aylen y Marina, por ejemplo. La mayoría de esta gente, incluso los referentes más importantes de Cromañón y Once, quizá votaba a este gobierno. Ahora, vos hoy los tenés generando otro tipo de conciencia. Entonces lo que quiero decir es que durante estos últimos diez años este gobierno no vino solamente a dividir el campo popular hasta el resquicio más primario como es la propia familia. Además logró cooptar, comprar, embaucar o alquilar a organizaciones y militantes. Vos sabés que hay veces que no podemos hablar porque estamos tan enfrentados que cada vez es más difícil. Aunque en los últimos dos o tres años se está haciendo más fácil porque cada vez queda más claro lo que es esta gente.

-En ese sentido, siento que nos jodieron más que Menem, porque con Menem todos teníamos claro el enemigo. Y ahora ellos hablan con muchas de nuestras palabras, pero nadie mató a tantos hijos de los sectores más vulnerables, en los barrios y en las cárceles, que esta gestión, salvo la dictadura. Pero además, naturalizan estos hechos aberrantes, y hacen solamente responsables a las fuerzas de seguridad "inmanejables" y "autónomas" como si éstas tuvieran sus mandos políticos en un planeta remoto del cosmos infinito. Se desligan de todo. Y encima, si vos denunciás "le hacés el juego a la derecha".

-El kirchnerismo nos jodió, por lejos, más que Menem, por muy lejos. Y en eso de desligarse son maestros espectaculares. Sino no fuera trágico darían risa los foros que organizan contra la "violencia institucional", como si ellos no dirigieran las instituciones y sus políticas siniestras. Y también, como decía un amigo mío "K" que me trajo hasta la puerta en su coche: "Negro, es increíble, estamos choreando más que Menem". El choreo, y la corrupción siempre fue patrimonio de la derecha, del liberalismo, de los conservadores. Nunca de la izquierda. Por primera vez en la historia de este país el choreo es patrimonio de la "izquierda" (atendiendo al chapeo de izquierda que hace este gobierno, no?). Entonces, volviendo a la pregunta: Hay sectores que han elevado el nivel de pelea y, al elevarlo, han generado la respuesta represiva. Por caso, mataron a Diego en Bariloche, se hizo una movilización de repudio, mataron dos más. Cuatro en el Indoamericano. Hubo cuatro muertos más en Santiago. Tres pidiendo comida en José León Suárez. Tres en Jujuy en una toma. Los Qom y todo lo que no sabemos. Hay muchos sectores que en elevado su nivel de pelea.

-¿A quién destacarías entre estos sectores?

-A la cabeza de todo esto, a la clase obrera ocupada. En segundo lugar la pequeña burguesía. No en sus luchas sectoriales sino en luchas puntuales, como por ejemplo las luchas por las mineras, por cuestiones de género, por igualdades, que son generalmente encabezadas por sectores de la pequeña burguesía. También los pueblos originarios. Y el gran perdedor de estos últimos diez años, que son los once millones, está por debajo de la línea de pobreza. Estos aportan muertos, presos a las cárceles, presos comunes y políticos. Eso apareció con fuerza en los últimos diez años. Antes, vos me dirás que estaban también. Sí, pero no eran tan criminalizados y reprimidos como en los últimos diez años. Este gobierno es el único constitucional que tiene una condena en la CIDH por desaparición forzada. En el caso Iván Torres. Está condenado el gobierno nacional junto con el gobierno de Chubut. Y todavía nosotros en la Gremial de Abogados estamos esperando que el gobierno venga a las audiencias que están ordenando los jueces para explicarnos dónde está Iván Torres. Tiene una condena. No la tuvo Menem, no la tuvo Duhalde, la tiene este gobierno, el gobierno de los Derechos Humanos.

-Este gobierno también tiene el triste récord de haber roto una tradición como es la del asilo político, enviando a compañeros paraguayos y chilenos a la justicia de Stroesner y a la Pinochet, que siguen vivas aunque estos dictadores estén muertos

-¡Si lo sabremos! Los "K" en eso ha sido el peor gobierno de la historia en los últimos cien años en ese rubro. Excepto las dictaduras y no en todos los casos. Aún los peores gobiernos, como el de De la Rúa, se hacían los boludos y miraban para otro lado. Este gobierno vino a incorporar cono nunca antes en los últimos cien años una actitud activa en la entrega de los luchadores populares, que se vio en el caso de los paraguayos más alevoso, de los chilenos también. Uno de los primeros casos, que todos a veces lo ponen como un triunfo nuestro y, en realidad, nos olvidamos del origen, es el tema del vasco. El vasco, que si bien nosotros ganamos ese juicio y el vasco está en libertad, un gran compañero. El vasco Iriondo fue sometido a un juicio de extradición en Uruguay y fue puesto en libertad porque en todas las instancias judiciales uruguayas se decretó que era un perseguido político. Lo ponen en libertad en Montevideo. A los dos días le dicen venga a firmar. Va a firmar, cuando sale cuatro tipos lo agarran, lo encapuchan y se lo llevan al aeropuerto de Carrasco. Le truchan un documento y lo traen a la Argentina. Acá le sacan la capucha, le ponen otro documento trucho -cualquier cosa- y le dicen a la policía argentina: señor, acá encontramos una persona que tiene orden de captura internacional. No dicen lo chupamos, lo trajimos encapuchado. Y la policía argentina de este gobierno, no del de Menem, lo agarra y se lo presenta a un juez. Y un juez de este gobierno lo somete a un juicio de extradición. Ahí aparecemos nosotros. Este gobierno, recién asumido, tiene esa actitud. No dice: no señores, yo no recibo al estilo Plan Cóndor a un tipo que viene chupado de Uruguay. Y últimamente, lo que están haciendo es la peor canallada, la peor miseria que yo he visto en la historia de un gobierno democrático en Argentina, que es entregar a los que van a pedir refugio. En la oficina que tendría que tener inmunidad para eso. En la oficina de protección -el CONARE-.La comisión nacional para los refugiados que depende del ministerio del interior, de migraciones, donde cualquier tipo que viene de cualquier lugar del mundo se presenta ahí, entrega su documentación y dice: a mí me persiguen en Bolivia o donde sea. Bueno, en esa oficina entregan a la gente, lo han hecho con los peruanos, con los paraguayos. Este gobierno. Con los paraguayos fue peor, porque a los paraguayos el embajador argentino allá les dijo: vayan a la Argentina porque en la Argentina se respetan los derechos humanos, vayan y quédense tranquilos que ustedes van a a ser protegidos. Dos fueron a Bolivia, dos fueron a Brasil y seis vinieron acá. Los dos que están en Brasil, Lula les dio refugio. Los que fueron a Bolivia, se les dio refugio. Los seis que vinieron acá están con treinta y cinco años. ¿Dónde los detuvieron? En la oficina del CONARE cuando fueron a pedir refugio, acá en Buenos Aires. Les dijeron vengan en una semana que les vamos a dar refugio. A la semana los detuvieron. Así hicieron con Rolando Echarri Pareja. Así están haciendo últimamente. Y peor todavía, en el caso de los chilenos, como les hemos ganado casi todos los juicios, porque ellos tienen doble incriminación. A vos te juzga en Chile por el mismo delito dos justicias: la justicia penal y la justicia militar. Entonces nuestros jueces rechazan las extradiciones. ¿Y qué ha hecho este gobierno? Este gobierno, en vez de someterte a un juicio de extradición donde yo pueda probar en ese juicio que vos tenés doble incriminación, ¿qué hacen? Te expulsan. Un trámite administrativo. Te decretan la expulsión y en 24 horas estás en Chile sometido a la justicia pinochetista.

-¿Cómo enfrentamos esta situación?

-Ahora va a ir siendo un poco más fácil porque ellos están haciendo agua desde adentro. Esa era una hipótesis que muchos teníamos, que este gobierno iba a ser muy difícil con este proyecto mantener un nivel de homogeneidad interna. Entonces están haciendo agua desde adentro. En segundo lugar, las condiciones que señalaba antes, que generaron presos, también generaron que vastos sectores de la sociedad se le despegaran, por ejemplo la clase obrera ocupada, sectores de la GT, la CTA, sectores que tienen un altísimo nivel de la movilidad en la lucha. No es lo mismo un tipo que tiene un plan de trescientos pesos y vive de ese plan y no puede salir así nomás de su barrio, que un tipo que gana tres, cuatro cinco mil mangos y ve que con eso no puede vivir y cada vez se empobrece más. Ese tipo tiene más movilidad para pelear. Entonces, eso les está generando a ellos una crisis muy grande. En el último tiempo se hizo muy visible la lucha de los pueblos originarios y también tenemos una política de muerte y saqueo para estos compañeros. Y creo que la respuesta más difícil, que nos cabe a todos nosotros, a los que peleamos toda nuestra vida para hacer una Argentina igualitaria, sin explotadores ni explotados... algunos creemos todavía en una Argentina socialista. Y la respuesta es la organización. La organización y hacer el mayor de los esfuerzos, no hay esfuerzo que sea poco para lograr la unidad del campo popular. De los que estamos construyendo.

-Rodolfo Walsh en la Carta de un escritor a la Junta les dice a los milicos que los mayores crímenes que ellos cometen no son las violaciones a los DD.HH. sino que están pergeñando la miseria planificada para millones por mucho tiempo. Esto es lo que estamos viendo y sufriendo. ¿Esto redefine el sujeto de la revolución? ¿Si una gran parte está excluida, se redefine entonces?

-Depende de cómo lo planteés. Si vos decís que el sujeto activo de la revolución sigue siendo la clase obrera, yo adscribo a eso y podría agregarle que hay una clase obrera ocupada y una clase obrera desocupada. Podemos discutir un poco más en el caso de la segunda, si es una clase obrera con conciencia de tal, porque estamos hablando de casi tres generaciones de tipos que no laburan y por tanto no sé si la conciencia es de tal. Si no fuera así, y uno lo analiza desde la política, habría que hacer un altísimo esfuerzo con esos sectores para que eleven su nivel de conciencia y puedan conformarse y conformar estructuras políticas o integrar las organizaciones que ya existen, porque la que pelea por el poder es la política, no estructuras que hagan solamente huertas orgánicas. Haciendo huertas orgánicas vos podés crear poder popular, como dicen muchos. Una cosa es el poder popular y otra es disputar el poder. Está todo bien, vos construís poder popular pero el poder lo siguen teniendo ellos: hoy Cristina, mañana Macri, pasado Scioli. Son cosas distintas. Distinto es decir yo saco del poder a los que están y lo toman los compañeros.

-¿Nunca te abruma el tener que luchar día a día con tanto dolor? ¿No te planteás, en ningún diciembre: bueno, acá termino y me dedico a otra cosa?

-No, ni se me pasa por la cabeza porque además me permite vivir. El día que no lo haga no se qué va a ser de mi vida. No estoy bien económicamente, pero vivo bien conmigo. Cuando estoy con mis hijos y veo cómo me miran a la cara, digo con orgullo: estoy bien.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Regulación: forma y fondo de una política transgresora

Martín Becerra (ACTA)

En los últimos 50 años y sin contar los gobiernos militares, el kirchnerismo tuvo una vocación transgresora en su política de medios que, en intensidad, es sólo comparable a la de Carlos Menem. Como entonces, la transgresión se aprecia tanto en la forma como en el contenido de las políticas aplicadas.

El ciclo kirchnerista no fue homogéneo. A pesar de su lógica aluvional en política de medios, se distinguen dos etapas desde 2003 a 2013: la del salvataje económico que condujo como presidente Néstor Kirchner y la posterior, de nuevas regulaciones y reconfiguración de relaciones de fuerzas empresariales a partir de 2008, coincidente con los mandatos de Cristina Fernández de Kirchner. Si la gestión de Kirchner fue transgresora en las formas de comunicación pero conservó la estructura de propiedad, su sucesora demostró vocación de alterar el mapa mediático.

La bisagra entre las dos etapas fue la ruptura entre el kirchnerismo y el Grupo Clarín. Kirchner asumió la presidencia firmando la ley de “preservación de bienes culturales” que impedía que los acreedores externos de las empresas de medios endeudadas tomaran sus activos en parte de pago y se despidió autorizando la fusión de Cablevisión y Multicanal el último día de su mandato, en diciembre de 2007. En el ínterin prorrogó las licencias audiovisuales en manos de grandes grupos y dispuso de ayudas estatales para recomponer el negocio de un sistema liderado por Clarín y Telefónica.

Kirchner no promovió cambios en la regulación de los medios. Al contrario, arbitró su salvataje económico y potenció la estructura del sector desde 1989: concentración, lógica comercial, veda de acceso a licencias audiovisuales para actores sin fines de lucro, centralización geográfica de la producción en Buenos Aires. Kirchner también respaldó mejoras en el sistema de medios estatales (Canal 7, Radio Nacional).

Como otros mandatarios sudamericanos, Kirchner cultivó un estilo de desintermediación, que consiste en eludir la labor editorial del periodismo, criticado por periodistas desconcertados por un presidente que ni los veneraba ni les temía.

Dos campos nítidos

La coincidencia temporal entre la llamada “crisis del campo” de 2008 y el fracaso de la negociación entre Kirchner y el Grupo Clarín por el accionariado de Telecom Argentina decantaron en una guerra frontal. La división del sistema de medios en dos campos nítidos según celebren o condenen la actuación del Gobierno fue vigorizada a partir de la derrota oficialista en las elecciones de 2009. Desde entonces, Cristina Fernández creó Fútbol para Todos, adoptó la norma japonesa-brasileña de televisión digital, impulsó la sanción de la ley de servicios de comunicación audiovisual tras un debate social inédito y despenalizó calumnias e injurias. Además, cuestionó la sociedad (originada en 1977) entre el Estado, Clarín y LA NACION en Papel Prensa.

Esas políticas son descoordinadas, al igual que el más novedoso, aunque errático, fomento a la producción de contenidos federales. Pero son políticas audaces, con las que se desmontaron mitos como la imposibilidad de sobrellevar una gestión hostil a grandes conglomerados de medios. Para ello, el gobierno acentuó el carácter proselitista de las emisoras estatales que, según la ley, deben ser plurales, aunque potenció señales de carácter cultural y educativo. También incrementó el monto y la discrecionalidad de la publicidad oficial con la que se premia a empresarios de medios afines y se castiga a díscolos (lógica que replican en sus distritos Mauricio Macri, Daniel Scioli o José Manuel de la Sota). Además, el gobierno fue denunciado por presionar a anunciantes privados (supermercados y telefónicas, ambos sectores concentrados con la venia gubernamental) para que quiten sus anuncios de los diarios.

El Gobierno contradice los fundamentos que invoca para su política de medios. Obtura el acceso a la información pública dispuesto por un decreto del propio Kirchner en 2003, resiste la plena integración del directorio de la autoridad de aplicación de la ley audiovisual (Afsca); otorga señales sin concurso en televisión digital y, sobre todo, se aleja de una de las principales razones por las que construyó legitimidad en su política de medios, que era la reserva del 33% de las frecuencias a actores sin fines de lucro. El Estado guía una nueva configuración de relaciones de fuerzas con grupos emergentes (Cristóbal López, Vila-Manzano), con los que es flexible, mientras acecha el poder de Clarín.

El ciclo kirchnerista se combina con la convergencia entre medios, telecomunicaciones e Internet, que sacude los hábitos de acceso a noticias y entretenimientos. No es sencillo distinguir cuánta responsabilidad le cabe a la política y cuánta a la convergencia en las mutaciones presentes, pero ambas son un legado que no finalizará con este ciclo.

Martín Becerra es Profesor e investigador UNQ, UBA, Conicet. Periodista, doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Puja redistributiva: Confirman que el empleo dejó de crecer y empeoró el clima laboral

ACTA

Un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas que dirige el diputado de la Central de Trabajadores de la Argentina, Claudio Lozano, confirmó que durante el 2012 el empleo dejó a de crecer a la vez que en algunos sectores económicos disminuyó.

“En 2012 el empleo en los sectores productores de bienes directamente cae en un 2,3%, mayoritariamente explicado por la destrucción de puestos de trabajo de la Construcción –que había explicado el 12,9% de los nuevos ocupados de la primera etapa- y de la Industria Manufacturera –que explicó el 16,8% del nuevo empleo de la primera parte de la post-Convertibilidad”, señala un informe sobre la situación laboral elaborado por el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) que coordina Claudio Lozano (Unidad Popular).

“En lo que respecta a la desocupación se observa que, durante los tres primeros trimestres de 2012 fue creciendo la cantidad de desocupados hasta llegar a adicionar 180.113 personas a la población desocupada, para luego presentar una reducción de 141 mil que, como tal, no compensa el incremento anterior y lleva el total de desocupados a más de 1,2 millones”, añade el trabajo. La citada la caída de la desocupación del último trimestre del 2012, según el informe del IPyPP “se opera en el marco de una caída del empleo de 24 mil puestos de trabajo menos. Por ende, la caída del desempleo se debe al efecto “desaliento”, consistente en no ir a buscar trabajo y pasar a la inactividad”.

“En términos generales, la ocupación del segmento asalariado formal tuvo un crecimiento ínfimo (0,8%), generándose menos de 62 mil puestos de trabajo. Sin embargo, este leve crecimiento se explica por un incremento aún mayor del sector público (4,7%) que generó más de 69 mil puestos, permitiendo compensar la caída de 7.520 puestos en el sector privado (-0,1%)”, precisa.

En los sectores productores de bienes, la caída del empleo se explica por la Construcción (donde se destruyen más de 28 mil puestos), seguida de la Industria Manufacturera (con más de 6 mil puestos menos). Sin embargo, en términos relativos la caída más pronunciada se explica en Pesca, cuyo empleo se reduce un 11,8%. Por otro lado, los únicos sectores con un crecimiento en el empleo son la Explotación de minas y canteras (4,2%), y Electricidad, gas y agua (3,5%), generando alrededor de 2 mil puestos de trabajo cada uno”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ardetti, la ESMA y una detención irregular en democracia

LA RETAGUARDIA

“¿Sabés por qué me llevan? Por laburar, por defender los derechos de los trabajadores” Es lo que gritaba Marcelo Ardetti mientras personas de civil se lo llevaban esposado y lo subían a los golpes a un vehículo sin identificación y con vidrios polarizados. El martes 14 de mayo, Ardetti y cuatro delegados de la Junta Interna de ATE Educación fueron detenidos en La Plata, acusados de coacción agravada por la toma de la Dirección General de Escuelas bonaerense realizada durante once días en 2012, una causa abierta de la que no habían sido informados hasta el momento en que fueron detenidos. Marcelo es hijo de Enrique El Gordo Ardetti, detenido desaparecido que fue compañero de secuestro de Víctor Basterra en la ESMA. Marcelo y Víctor dialogaron en el aire de Oral y Público, intercambiaron lágrimas, broncas, risas y también la promesa de seguir luchando y la convicción de que los injustos, quienes se creen todopoderosos no se la llevarán de arriba.

“Estamos bien, más allá de la hijaputez de esta gente estamos bien. No nos meten miedo, ya los conocemos hace rato”, inició la charla en Oral y Público Marcelo Ardetti, un día después de ser liberado.



“Miedo no tenemos, lo que pasa es que nos da una bronca e impotencia terrible porque con esa misma metodología están presentes”, le respondió Víctor Basterra y Ardetti coincidió: “tienen la misma metodología, la tienen guardada. Pareciera que Scioli y Casal sostienen la policía bonaerense esperando el momento para empezar a cazarnos”.

En un operativo propio de otras épocas, Ardetti fue detenido junto a Silvia Valdez Abalos, María Inés Uro, Alejandro Sánchez Moreno y Miguel Ciappina, integrantes de la Junta Interna de ATE Educación. Los cinco fueron abordados por efectivos de la Policía Bonaerense vestidos de civil, quienes violentamente los agarraron, esposaron y llevaron en vehículos también sin identificación primero a la DDI y luego a los tribunales penales de La Plata.

La detención de Ardetti pudo ser filmada (ver video al comienzo de la nota). En las imágenes se ve cómo es esposado, tirado al piso y cómo le aplastan la cabeza para luego subirlo a un auto: “ahí me dejan muy atravesado tironeándome de las esposas -continuó el relato Ardetti- y yo trato de acomodarme y me meten una piña en el estómago. Al de adelante yo le pido la cédula porque no sabía para dónde íbamos tampoco en ese momento, y me agita un papel diciéndome ‘acá tenés la cédula’ y era un papel en blanco o no sé, capaz que era la cédula de citación, no sé. En ningún momento se identificaron. Es muy raro todo esto, porque después de la piña que me dan en el auto empiezan a bajar los decibeles, después aparentaron sorprenderse con la respuesta, hay que ver qué pasó en el medio, más allá de que estos chicos evidentemente tienen un problema, pero ellos tenían el dato de que iban a buscar a personas peligrosas y que estaban armadas, eso me lo dijo uno de ellos. Yo digo, si salgo corriendo y en algún momento miro para atrás y hago algún movimiento y el otro está pensando que yo estoy armado, dónde terminamos. Estos son canas, son lo que son, pero después tenés la respuesta de la directora general de escuelas, Nora de Lucía, del gobernador Daniel Scioli, del jefe de gabinete provincial Alberto Pérez, que avalan el hecho, eso también es jodido, no se desligan de la forma que actuó la policía; todo lo contrario, ellos avalan eso y salen a decir que somos violentos, delincuentes, como dijo abiertamente De Lucía”.

Los cinco detenidos son acusados por coacción agravada. Esto es obligar a alguien bajo amenazas a hacer algo que está contra su voluntad, algo que no quiere hacer. La causa está referida a un conflicto que hubo el año pasado en el que los trabajadores denunciaban ajustes y recortes en la cartera educativa de la provincia: “estuvimos en la toma del Ministerio de Educación, que duró once días, y dentro del marco de ese conflicto han armado esta causa. No es excarcelable y tiene una pena de siete años. Nunca me enteré de la causa hasta el día que me llevaron, nunca supe que estaba encausado. Si hubiese recibido una carta con la citación, la diferencia es que hubiera tomado un recaudo consultando a un abogado. Hemos hablado con los compañeros, ¿qué necesidad de todo eso? Desde ahí está mal, pero la embarran más porque si no metés a dos policías con uniforme y llevás una cédula judicial y te hacés el democrático y me llevas preso. No hay necesidad de toda esta situación, lo más triste es que es el accionar habitual. Además del agravante de que no tiene ningún sentido la causa, es la forma habitual con la que trabajan, estar de civil, sin identificación y con un arma cruzada esa es la forma de trabajo, es un grupo de tareas”, afirmó Ardetti.

“Yo ahora estoy en mi casa, hubo una excarcelación extraordinaria por la presión de los compañeros. Hubo paro de ATE, movilización, la Dirección General de Escuelas paró en la medida en que se iban enterando los compañeros que estábamos detenidos, hubo una respuesta inmediata. Después recibimos el apoyo de un montón de sectores, del arco político muy grande, menos del sciolismo por supuesto. Del mismo SUTEBA de Roberto Baradel, que dijo que si esto no se solucionaba venía un paro de los docentes. O sea, el apoyo y la solidaridad fueron fabulosos. También quería agradecer a todos los compañeros que estuvieron en la calle, aguantando, cerrando los portones, a los compañeros de Casa Compañera y un especial abrazo a Luis Zamora que se bancó toda la jornada, y que nos recibió cuando salimos a la puerta”, agradeció Ardetti, integrante de la agrupación ‘Hijos del ‘55’”.

Respecto a esta agrupación, Ardetti explicó cómo surgió y el por qué de su nombre: “nace del pensamiento que la historia fue cortada en 1955 por la Revolución Fusiladora, y que desde ese año en adelante nacen un montón de compañeros a la lucha, a tratar de recuperar la alegría que tenían con el gobierno peronista, con todo el proceso del gobierno de 1945 a 1955, a no perder las conquistas y mantener ese orgullo que se tenía y a ver la visión de país y Latinoamérica que se venía construyendo. Eso dio nacimiento en adelante a la resistencia peronista, y de algún modo u otro todos nos creemos, no solo en la agrupación pensamos que todos en del país, que somos hijos de todo ese proceso. Hijos políticos, hijos en el sentimiento, nosotros militamos dentro del proyecto nacional, y esta recuperación que pensamos que se viene dando desde el 2003 a la fecha, si bien hay que ver el contexto, lo que pasó en 2001, es hasta quizás milagrosa de alguna forma, porque tener nuevamente en la cabeza pensamientos políticos, recuperar ideologías, también viene porque tenemos lo anterior, y en el imaginario popular está todavía que en algún momento fuimos felices y eso fue del ’45 al ’55. Y eso está adentro. Y después lo que está renaciendo es la conciencia de clase y eso está apareciendo nuevamente. El peronismo nos ha dado un montón de cosas, jodidas, pero yo me reivindico peronista desde la alegría del pueblo, de la clase trabajadora. Nos metemos en el proyecto nacional desde el 2003 hasta acá y estamos convencidos de que este es un cambio concreto y que desde la clase trabajadora tenemos que aportar para que esto se supere. Es decir, para superar y seguir construyendo el proyecto nacional”.

“Coincido con el compañero, porque él sabe que pensamos igual –reflexionó luego Basterra–; por lo menos en toda esta revalorización de lo que es la historia y de los valores que nosotros teníamos y que seguimos sustentando de alguna forma. Y sigamos andando que no se la van a llevar de arriba”.

La semana pasada, en el cierre de la emisión de Oral y Público, Víctor Basterra le dedicó un homenaje a El Gordo Ardetti. Dijo: “Compañero entrañable, extraordinario, militamos juntos y fue mi compañero de cautiverio, y en nombre de él nombro a todos los compañeros. El gordo Ardetti fue el que de alguna forma me dio un mandato, me dijo ‘negro, si zafás de esta que no se la lleven de arriba’. Y bueno, nosotros estamos un poco preparados para eso, todos tendríamos que estarlo y creo que estamos todos un poco con la memoria justamente para que los que son injustos, los todopoderosos, aquellos que se llevan al mundo por delante, no se la lleven de arriba”.

Lo sucedido días después no solo pareciera una continuidad en el accionar de las fuerzas represivas, sino también en la solidaridad y el apoyo que inmediatamente recibieron los trabajadores detenidos y que se reproduce en el diálogo con el que Víctor y Marcelo cerraron su charla…

Marcelo Ardetti: No se la van a llevar de arriba, Víctor, para nada. Un gran abrazo, y estamos fuertes, en algún momento tuvimos una charlita y vos me dijiste como que te presentías derrotado, y le dijiste a un compañero que estaba al lado ‘él se cree que no nos derrotaron’, y yo sigo pensando que no nos derrotaron.

Víctor Basterra: No nos derrotaron, un abrazo cumpa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Pepino Fernández: “Somos maestros de piqueteros”

Anita Pouchard Serra (UNDERGROUND - ANRED)

La historia de José “Pepino” Fernandez en Mosc oni, provincia de Salta, está atravesada por la lucha. Desde la organización de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) en busca de reincorporar a los trabajadores de YPF despedidos en los años ’90, hasta el presente de lucha colectiva en las cooperativas y emprendimientos productivos, es referencia en muchos movimientos sociales a lo largo de todo el país.

Once, Güemes, Metan… poco a poco nos alejamos de los carteles que nombran lugares conocidos a través de postales turísticas. “Estos gringos se habrán perdido en camino” pensará el gendarme al no encontrar nada de droga en nuestras mochilas durante los frecuentes controles en un camino famoso por el narcotráfico. Así empezamos a seguir la ruta 34 hacia Pocitos, la ruta de los que la supieron cortar cuando hizo falta, a partir de la década del 90. Un viaje que nos llevó a estar sentados, un lunes a la 5 de la mañana frente a “Pepino”, a 1800km de Buenos Aires, y tantos más de nuestro país, Francia. Una sensación de haber llegado tan lejos que ya no estaríamos muy alejados del fin del mundo, donde sin embargo parecía comenzar otro. Este otro mundo con cual nos íbamos a encontrar se llama Unión de Trabajadores Desocupados de Mosconi . Durante 3 días, con el orgullo de lo cumplido a lo largo de los últimos 16 años, Pepino, su referente emblemático nos guío a través de su “pueblo de irreductibles” y su historia personal.

De José Fernandez a “Pepino”, construcción de una rebeldía

Un archivador sobre la mesa, los lentes sobre la nariz, Pepino repasa unas cartas, entre las varias que recibe todos los días. Una, escrita por una jueza, dice:

“Estimado José “Pepino” Fernandez y Union de Trabajadores Desocupados. Solicito su ayuda respecto al caso de dos jóvenes delincuentes, hoy en proceso penal para que puedan integrar la UTD a fin de lograr su reinserción.”

Seguramente en Mosconi, como en otros lugares, hay niños que escriben a Papá Noel para pedirle regalos. Seguramente también hay gente que prende velas o hace ofrendas a la tierra para que se realicen sueños o se resuelvan problemas. Pero en Mosconi parece existir otra esperanza. Una esperanza que atraviesa distintas generaciones, culturas y distintos sectores de la sociedad. Una esperanza llamada Pepino. ¿Cómo José Fernandez empezó a ser el que llamamos “Pepino”, con todo lo que implica hoy un tal nombre? ¿Cómo una noche uno se duerme como todos los días y se despierta con ganas de gritar? Más que la historia de una noche, es la de un proceso; una suma de experiencias tanto íntimas como colectivas, un proceso que nos cuenta Pepino en estas palabras:

En mi familia soy el tercero de 11 hermanos, todo empieza por la familia, después pasa al barrio y del barrio a otros lugares. Mi viejo siempre ha sido un hombre solidario, hacía cosas gratis para el pueblo de Mosconi, la cancha de fútbol, plazas, arreglaba las calles, todo gratis y yo en mi casa aprendí de él mucho, aprendí a ser solidario. Primero porque éramos 11 hermanos y no alcanzaba la plata, entonces tuve que salir a trabajar, no sólo es que teníamos, sino que yo ya era rebelde y me independice a los 17 años. Me gustaba vender lo que sea o trabajar de lo que sea. Y la escuela no me gustaba, nunca me gustó. No terminé la segundaría siquiera. Seguí hasta que laburé en varios lugares, en los clubes sociales, de cantinero, de mozo, en bicicletita, así hice muchos trabajos.

Como era rebelde, y me gustaba andar por la calle, mis viejos me llevaron a un colegio donde estuve internado durante 2 años, porque decían que yo no quería estudiar. Me llevaron con la policía y estuve internado todo el año ahí, al final cuando estaba ahí tenía tiempo para estudiar, porque estaba ahí nomás. Era un lugar agrícola entonces vos aprendés a cómo sembrar varias clases de plantas, de flores, en distintas estaciones del año, maíz, girasol, y sembramos miles y miles de hectáreas así. Y al final tuve la suerte, y mi vieja que decía que yo no quería estudiar, de ser el mejor alumno en cuarto grado y me llevé medallas, saque 8 medallas en deportes, educación y gane dos concursos de respuestas y preguntas, ¡pero porque daban plata, sino no ganaba! Había sido buen alumno pero seguía rebelde. Después vine de vuelta a Mosconi, me vine a hacer el sexto y séptimo grado. Para el estudio andaba bien, lo que pasa es que no me gustaba, no era lo mío. Peleaba con todos. Era para otro, yo era más para trabajar. Después ingrese al club social de YPF a los 13 años, abandoné la escuela técnica, me dediqué a trabajar, era un trabajo más permanente, que me pagaba bien. Y seguí ahí hasta que a los 17 años entré a YPF pero en todo ese tiempo, mis viejos me pedían que no me meta en ningún partido político, en ningún sindicato, decían que era para los vagos, ¡y bueno, no me metí en ninguno, ni nada!

Todos tenían que estudiar decían, porque lo único que va a salvar a nuestros hijos es el estudio, tenían razón. Mis 7 hermanas son maestras. Yo empecé a ayudarlos a todos, o sea toda la plata que recibía de mi sueldo se la daba a mi vieja, para que ella reparta entre todos. Después entró mi hermano más chico a YPF, “JiPi”, que nos ayudaba también. Esto nos ayudó, porque hoy cada uno tiene su casa, cada uno su trabajo, eso es lo que necesita un pueblo. Todo lo que te da la familia, hay que devolverle al pueblo. Igual en la escuela, te juntas con otros chicos, pero la base fundamental es la que te enseñan los padres, para ser una persona más o menos que quiere ayudar. Eso es lo que me enseñaron ellos. Y de ahí me metí en la lucha.

Seguí laburando en YPF hasta que se privatiza. Y nunca me quise meter en los sindicatos, si me metí cuando se privatizó YPF, porque ahí a YPF había que defenderlo. Se hicieron muchas huelgas, pero lo perdimos, nosotros lo perdimos por no luchar en conjunto. Yo abandoné dos años y la mayoría de la gente abandonó la lucha en este momento, me vine al último bastión en Comodoro Rivadavia, en Chubut y seguí luchando ahí hasta que la gente abandonó, quiso recibir la plata de indemnización y me volví. Estuve dos años sin trabajar, porque estaba enojado, porque era bien nacionalista y veía lo que hacían con YPF, hasta que logré entrar de nuevo en empresas privadas pero era otra cosa, después la lucha la hice mucho con los compañeros de YPF, tomando plantas de almacenaje, pozos, todo y todo lo que aprendí lo traje para Mosconi. En 1997 se hace un corte grande, ahí me metí, y hasta la fecha de hoy no pude salir. Me quedé con la Unión de Trabajadores, haciendo cortes de rutas y dejé de laburar en las privadas hacia 1999.

Me metí porque yo era de YPF y no quería laburar más en privadas, hacia buena plata, pero no quería más. Trabajaba 30 días y tenía 30 días de descanso. Ganaba miles de dólares por mes. Yo soy inyeccionista experto en fluidos de perforación, laburaba en plataformas donde hay mucha plata.

¿Y decidiste renunciar a eso, de un día para el otro?

No porque yo ya había hecho mi vida, anduve por todos lados, así que para qué ya seguir así. Me metí acá para ayudar a la gente. Lo que hacía con mi familia lo hice por el pueblo de Mosconi. Y empezó así, desde cero porque no había nada. Había andado por muchos lugares, siempre tuve facilidades para hacer las cosas, tuve mucha suerte en la vida, nací con una estrella, siempre me han salido bien las cosas. Entonces me metí acá e hice muchos cortes de ruta, de accesos, y conseguí muchos beneficios para la gente. Eso hizo que me vuelva importante para esta gente, para los movimientos. Nunca digo nada, siempre hago. Yo no estoy de acuerdo con la manifestación, el acampe, la olla popular. Para mí, es corte de ruta si o sí. Es la solución, una medida muy extrema. Corte a los yacimientos, ahí sí le duele a la empresa, el corte de ruta no le duele porque afecta al usuario. Le duele porque en un día pierden millones y millones. ¡Entonces cuanta plata hay! Ahí cuando les duele vienen a negociar, hasta los gobiernos vienen. Mucha gente me ha llamado para hacer este tipo de acción. Los mismos diarios me han inflado, no necesito armas, yo no lucho con armas, siempre lucho con la cabeza.

Cortar rutas para abrir caminos

El leitmotiv de la Unión: la acción. No dejar en paz a las grandes empresas, salir y cortar. En la UTD mejor vale un buen corte de ruta que grandes discursos. De hecho tampoco se siente la necesidad de organizar asambleas. ¿Será que la UTD camina sola? Si no se puede trabajar se corta la ruta, se ocupa un ministerio para reclamar lo que se le debe al pueblo, lo que nos explica Pepino en estos términos:

“Nosotros no seremos millones acá en Mosconi, pero sí somos miles de millones en recursos naturales que van a todo el país. Le sacamos a las petroleras, porque tienen mucha plata, entonces le cortamos los accesos y la producción y nos dan materiales para hacer casas. Si no cortás no colaboran. Así hay que hacer para que dejen algo al pueblo. Porque yo estuve en los pozos petroleros y sé cuánto facturan, son millones y millones de dólares, ¡plata hay! Si hacen estos pozos por qué no van a hacer algo para el pueblo. Yo siempre me dediqué a trabajar, y a sacarle al que más tiene, no soy Robin Hood pero…

Denunciar, mostrarles que nosotros con menos recursos hacemos más cosas que los gobiernos. De los 58 municipios de la provincia de Salta, después de Salta capital, Mosconi es el que más plata recibe. ¿Dónde está la plata? Nosotros sin plata somos un municipio paralelo y hacemos más. Demostramos que se puede. La solidaridad siempre te hace perder plata, pero nosotros cortamos la ruta para abrir caminos.

¿No tuviste miedo nunca?

No, no tuve miedo nunca, y siempre fui sin armas. Una vez fui solo con 3 compañeros e hicimos grandes cortes. En destilerías, en la ruta, en todos lados. Y además, ya que estoy así, como enfermo, yo voy con el nombre, como los jugadores de fútbol que ya están viejos, van con el nombre, es lo que queda ¡y funciona! Y bueno es el único sistema que encontramos para que el gobierno piense en nosotros. ¿Vos cuanto recorriste entre capital y acá, 1800 km no? , ¿Entonces como nos van a escuchar acá si no tengo la prensa nacional e internacional? Les gusta hablar de los puterios y no de un pueblo, no se fijan de nosotros, tampoco la televisión estatal. No miran si faltan hospitales, agua, energía, ellos no se fijan. Por eso tenemos que salir a luchar. Porque además los gobiernos primero te muestran los dientes, pero después te muerden.

Mosconi, UTD, YPF…la distancia no impide que estas palabras habiten una parte de nuestra memoria. Unas palabras que simbolizan una lucha que transformó la rabia en una construcción colectiva, hoy un verdadero municipio paralelo, y una de las experiencias fundadoras para numerosas organizaciones sociales del país. Es cierto que en Mosconi la UTD está en boca de todos y no es casual cruzarse con un camión, pintado con la sigla de la organización. Emprendimientos, cooperativas, proyectos de interés público, escuelas, los frentes de trabajo de la UTD son múltiples. La Unión de Trabajadores Desocupados, no es un movimiento, sino una unión, y eso no es un detalle menor. Lo que une a todos acá es la necesidad de trabajar más allá de corrientes de pensamiento político, el ideal de vida es un trabajo genuino para todos. La pelea se da juntos siguiendo este objetivo y la puerta está abierta a cualquier persona que tenga esa necesidad. Hasta las mismas casas, construidas por la UTD alojan a gendarmes y policías, estos mismos que capaz un día tuvieron que reprimir los cortes de ruta de la organización. Pero como dicen en los pasillos de la UTD, Pepino no es rencoroso.

“Yo no le pregunto a nadie, quién es, si es policía u otra cosa, sea lo que sea, a nadie le pregunto. Acá vienen todos, es como la legión extranjera. Este portón ahí está abierto, entra cualquiera. Ahí no dice prohibido pasar, ahí está abierto todo el día, desde la 5 por la mañana. “

Sin embargo esta suma de perfiles y culturas tiene sus dificultades, y parece que lo más difícil no es cortar la ruta o desafiar a un gobierno sino hacer trabajar a la gente. Acá funciona el sistema del día trabajado-día pagado, para motivar a la gente, todo eso bajo control de otros trabajadores, que mediante listas verifican los que vienen y los que no. Pepino esta siempre ahí, muchas veces dejando vacía su silla de rueda para ocuparse de varios asuntos, recibir gente, responder a preguntas y resolver problemas. ¿Será Pepino una especie de jefe de la UTD?

“Una vez me preguntaron si era un líder o un caudillo. Yo les contesté que acá en Mosconi no hay líder, ni caudillo, que el pueblo es el único líder y caudillo. Los trabajadores tienen que manejar a los trabajadores. No somos una empresa nosotros, somos un grupo solidario. En la UTD somos un montón y manejamos todo nosotros. Porque los funcionarios o grandes empresarios se prenden entre ellos. Eso es lo que esclaviza al pueblo, plata les sobra, recursos hay muchos para crear empleos.

El problema es que nadie quiere tener responsabilidad, nadie quiere tener problemas. Yo soy el más duro acá y a veces hay que enfrentarse a patotas, fui atacado. Todos los problemas pasan por acá, saco los problemas encima. Tengo 300 causas porque asumo la responsabilidad de los cortes. Es mucho sacrificio. Ningún legislador hace esto. Tampoco personas. No soy jefe, soy un referente. Por los riesgos que tomo siempre. No importa el calor, la lluvia. Hay mucha gente que se sacrifica en silencio, pero a veces la gente cree más al que habla mucho.”

Un jefe no, pero maestro sí

Sobre varias paredes de la UTD se pueden ver afiches del Festival en solidaridad a Pepino Fernandez, que distintas organizaciones sociales y políticas organizaron el 31 de enero pasado en Buenos Aires donde Pepino estuvo. Cuando algún visitante lo viene a ver, Pepino le muestra orgullosamente el afiche y se alegra que a 1800 km de Mosconi su lucha y la de la UTD reciban tanto apoyo.

“Dentro de la historia de nuestro país y sus momentos más críticos, Mosconi es un emblema, pero no sólo por los cortes de calles, por el piqueterismo, también porque se transformaron varias cosas, escuelas, universidad, son varias alternativas. Hice muchas charlas en los movimientos, por eso decimos que somos maestros de maestros, o sea maestros de piqueteros. Nosotros tuvimos la escuela de YPF, entrando desde chicos, viendo a lo mejor cosas que el resto de la gente no ha visto, viendo lo que era el Estado. Y cuando se fue YPF, trabajamos en las privadas y eso te permite tener otra visión. Por mi persona y por el movimiento de la UTD, que celebren a mi pueblo en otro lugar me pone muy contento, no alcanzan las palabras para agradecer lo que esta gente hizo por mí. Pensé que era un desocupado más y un movimiento social más y parece que no. Ahí se ve la gente cuando se trata de solidaridad, no lo hace un gobierno, lo hace la gente, es el Estado de los movimientos sociales, luchan por gente que no tiene, entonces no hay palabras para agradecer esto.”

Una alegría personal, pero también dirigida a los movimientos sociales y su capacidad de unirse ante objetivos comunes. “Me alegró mucho ver mucha gente junta de vuelta, que se puedan juntar para luchar juntos. Eran muy divididos. Mas seámos, más cosas podemos pelear y ganar.”

Si la UTD logró inspirar a varios movimientos, cuales son los referentes históricos o políticos de la UTD?

Ningún político hace esto. Yo aprendí de mi familia. Todo mi sueldo iba para mi madre que repartía. La gente de Buenos Aires habla mucho de Marx, Lenin, Stalin, Mao Tsé Tung…Ahí me enteré de quiénes eran. Yo ni sabía ni quien era el Che Guevara. Y mirá, no tengo libros acá, no quise estudiar. ¡Me gusta trabajar! Sin embargo la UTD ayuda a muchas escuelas o sea, que da valor a la educación. ¡Yo hice estudiar a todos mis hermanos! Yo era el más rebelde pero los otros pudieron estudiar. Nosotros con los planes trabajar mandamos a estudiar a los jóvenes, sacrificamos planes trabajar o puesto de estudio para que puedan estudiar, pero no volvieron. Del 97 a la fecha. También mandamos gente a Cuba para aprender medicina, pero no se quedaron en la UTD. No pagaban nada. Decíamos a la gente que si querían plan trabajar tenían que mandar los hijos a estudiar, así llenamos las escuelas.

Entonces, ¿ya está en marcha la nueva generación de trabajadores de la UTD?

Siempre tiene que haber una persona que sea responsable, que se haga cargo de todo, un responsable que golpee, un responsable que vaya preso, que no tenga miedo, un responsable que no se prenda con el gobierno de turno. Nosotros sobrevivimos porque hicimos todo esto. Los gobiernos me ofrecieron mucho pero no quise agarrar nada. Acá a la vuelta, cuando salí de la cárcel en la época de Kirchner, me ofrecieron para que sea gerente del Banco Nación. Después una jubilación y pensión del ANSES…yo no me metí en ningún lado porque quería quedarme en ese lugar, la UTD. También la gendarmería me ofreció muchísima plata, estaban llenos de dólares del narcotráfico, para que no hinche más las pelotas. Me ofrecieron hacer una campaña para ser intendente, también una empresa inglesa Pan American Energy me ofreció 50 000 dólares para que no le corte los accesos. Pero nunca acepté y seguí cortando, y se nos dieron muchos resultados, conseguimos mucho así. Es difícil el tema de los jóvenes, hoy todo va más rápido. Cualquier chico de acá ya no sabe de la región en la cual vive, de las flores de Mosconi, de los animales…¡pero sí preguntale de internet! Es un empobrecimiento del cerebro. No lo utilizan para lo que tendría que ser. Están todo el día! Buscan otras cosas. Si les ofrecés plata, se olvidan de donde vienen, se marean. Si yo abandono no se tiene que perder la UTD y todo lo hecho. ¡Tiene que aparecer alguno para seguir!

Tres días para entender tantos años de lucha es poco. De las primeras preguntas nacieron muchas más. Sin embargo, a lo largo de los días esta historia aparentemente ajena se nos hizo más familiar, poniendo en evidencia similitudes que no conocen fronteras. Nosotros también hubiéramos podido escribir una carta a Pepino, para pedirle entre otras cosas, algún consejo para resolver el problema de las numerosas fábricas y grandes empresas que hoy cierran en nuestro país. Seguramente, su respuesta hubiera sido la acción y hubiera ido con algunos otros compañeros a cortar nuestras rutas, si fuese tan fácil viajar. Mientras tanto y al hacerle la pregunta directamente, nos dijo esto: “Ustedes son un ejemplo con la revolución francesa, que gente de todas clases pueden hacer caer un régimen. Es un ejemplo a nivel mundial, tienen que hacer lo mismo que hicieron en esa época. Hay que volver a analizarlo, a documentarse y hacer lo mismo que estas personas hicieron.” Parece así que la solución está durmiendo dentro de nosotros mismo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Formosa: El hiperfeudalismo concentrado

Marina Dragonetti (PLAZA DE MAYO)

En la localidad de El Colorado el intendente kirchnerista, Mario Brignole centraliza todas las obras de infraestructura en empresas familiares y concentra el poder local.



Conocida como “La perla del sur formoseño”, en la ciudad de El Colorado las riquezas se distribuyen entre pocas manos. Y es que en esta localidad de 17 mil habitantes, los contactos entre el Poder Ejecutivo, el Legislativo y los principales negocios locales son más que familiares.

Con 12 años en el poder, el intendente gildista Mario Brignole ha logrado construir un frente político- económico colocando a su familia en puestos estratégicos de poder. Su esposa Clara Doroñuk preside el Concejo Deliberante y uno de sus hijos, Fernando Brignole también es concejal. Como en una saga de nepotismo ilimitado, el mismo apellido resuena en varias dependencias: Roxana Brignole en Recaudación Municipal, Miriam Brignole en Acción Social, Dominga Brignole en el ente de obras públicas.

Y como si acaparar puestos públicos no fuera suficiente, los Brignole también hacen negocios pisando el terreno de lo pseudo privado.Durante los últimos 4 años, casi todas las obras de infraestructura en el municipio fueron adjudicadas a empresas de parientes y empleados vinculados directamente con Mario Brignole. Este es el caso de El Colorado Constructora, firma perteneciente al hijo menor del gobernante local, Ariel Marcelo Brignole que con solo 25 años tiene a su cargo la construcción de los desagües cloacales de la localidad por una suma de 3 millones de pesos.



Una de las actividades más redituables para el clan Brignole se encuentra en la pavimentación de calles. Por caso, el 10 de diciembre de 2012, el municipio aprobó un pago de 30 mil pesos para el alquiler de una retroexcavadora destinada a pavimentar una sola calle a nombre de Jorge Osvaldo Maciel, quien además se desempeña como jefe del Departamento de Tierras de la Municipalidad. El concejal Iván Kaluk (UCR) aseguró que el alquiler de estos equipos significa un gasto de 580 mil pesos anuales para el Municipio, cifra que le parece exagerada teniendo en cuenta que los precios para adquirir una retroexcavadora de similares características oscila en los 480 mil pesos.

El funcionario Maciel también es miembro de la Cooperativa de Servicios Públicos El Colorado Ltda. que realiza trabajos de tendido eléctrico en zonas rurales, construcción de infraestructura cloacal, mantiene un laboratorio para analizar la potabilidad del agua y hasta ofrece servicios de sepelios y telefonía prepaga. El municipio le encomendó a la Cooperativa tareas de pavimentación en distintas calles de El Colorado como la Avenida Kirchner. En las listas de la Cooperativa figuran otros nombres familiares como el de Dominga Brignole, que paralelamente ocupa un cargo en la delegación local de obras públicas, según consignaron medios locales.

La cercanía al despacho municipal parece requisito indispensable para la contratación de servicios ya que también se facturó el alquiler de maquinarias a Anabela e Iván Rosenbrock, hija y marido de la secretaria del Municipio.

Los fondos para estas obras corresponden a la coparticipación que recibe El Colorado del Fondo Federal Solidario creado en 2009 para obras de infraestructura sanitaria, educativa, de vivienda y vial en las provincias. El fondo está constituído por el 30% de los derechos de exportación de soja que el Estado Nacional percibe anualmente. En el caso de Formosa, la provincia recibió el año pasado 374 millones por este concepto, pero solo reparte un 10% a los municipios. Según el concejal Iván Kaluk el Colorado habría recibido 7 millones de pesos en 2012.

Las casi 50 calles pavimentadas hasta el momento son producto de adjudicaciones directas a empresas que mantienen algún tipo de relación con el poder local. Se trata de empleados municipales que, según denunció Kaluk “son testaferros que hacen los trabajos requeridos, (pero) en la realidad el que hace toda la obra es la empresa del hijo de Mario Brignole, se llama El Colorado Constructora propiedad del Ariel Brignole hijo menor del intendente que con solo 25 años tiene un patrimonio más que envidiable”, explicó a Plazademayo.com.

Según el concejal, los empleados son “utilizados” para esta operatoria y a cambio reciben entre 1.000 y 1.500 pesos, una suma que podría parecer insignificante pero que cobra importancia en una localidad donde el sueldo de un empleado público de alta categoría no supera los 2.500 pesos.

Así, este fondo que surgió luego de la 125 como una “ayuda” a las provincias más pobres del país, se ha convertido en una caja política en El Colorado, que además de asegurar la supervivencia de Brignole en el poder, le ha dejado un negocio asegurado. El dirigente del Frente para la Victoria ha consolidado a tal punto que se perfila como el sucesor de su jefe político, Gildo Insfrán.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El misterio del 25

Carlos Del Frade (APE)

Las figuritas de los billetes y las monedas que habitan cada vez con mayor fugacidad los bolsillos de las grandes mayorías argentinas sintetizan los valores de la clase dominante hasta estos primeros tiempos del tercer milenio. No resulta casual que la imagen del Cabildo, emblema de la revolución de Mayo, valga 25 centavos. El módico precio de la gran ilusión, de la esperanza original. Pocos centavos vale la fecha patria. De allí que no está mal preguntar si tiene sentido celebrar algo el 25 de mayo.

Si la historia solamente fuera una cuestión de fechas y sucesos que se produjeron ese día, no habría, efectivamente, muchos motivos para la celebración. Ciento sesenta y cinco personas, ni una más, ni una menos, decidieron inventar un país. Tenían una edad promedio de 35 años. El problema era que la población del entonces Virreynato del Río de la Plata era de casi 600 mil personas y esas jornadas que van desde el 22 de mayo en adelante solamente le importaban a algunas familias de la ciudad puerto de Buenos Aires. Un hecho municipal saludado por los cañones de buques ingleses que esperaban esa señal para comercializar con los porteños. Poco para festejar.

Sin embargo hubo un proyecto político que dio inicio a un proceso histórico de liberación, nacional y, simultáneamente, social.

Las ideas fuerzas de la plataforma política de mayo de 1810 se escriben en agosto de ese año: el plan de operaciones, redactado por Mariano Moreno sobre los principios de Manuel Belgrano. Líneas argumentales que se profundizarán y ensancharán en la asamblea del año 13 y que encontrarán encarnadura de multitudes en los ejércitos populares de Belgrano, Artigas, Güemes y San Martín.

Pueblos originarios, negros y gauchos pusieron el cuerpo por aquella primera emancipación. Como no sabían leer ni escribir hay poco registro de ellos. Es la gran excusa de los contadores de la historia. Pero esas muchedumbres dieron la vida por un proyecto: la felicidad como hija de la libertad y la igualdad.

Está en los papeles del Plan de Operaciones, en las actas de la asamblea del 13 y las proclamas de aquellos desesperados anteriormente citados.

Está en los versos finales del himno mutilado: se vivirá con gloria cuando en el trono de la vida cotidiana esté la noble igualdad.

Las clases dominantes usurparon aquel sueño a mediados de esa década e impusieron estatutos, códigos y leyes que limitaron el festejo: ya no estaban los españoles, ahora estaban ellas para manejar los negocios. Y en el trono de la vida cotidiana la innoble desigualdad. La primera constitución rivadaviana da cuenta de eso. Solamente serán tratados como ciudadanos los propietarios. Los que no tengan nada serán considerados nadies, nada.

Por eso el castigo personal contra Belgrano, Artigas, Güemes y San Martín que se habían animado a legislar e imponer que las tierras debían ser para todos y los derechos también para todos. No se lo perdonaron nunca. Por esos sus muertes tristes, cargadas de traición, exilio y asesinatos.

Pero celebrar el 25 de mayo es darse cuenta que el cabildo tiene continuidad en el cruce de los Andes y en el reparto de tierras de Artigas y Güemes; y cuestiona el presente porque sigue válido el sueño colectivo inconcluso de la igualdad.

En la Argentina de 2013, 12 millones de personas ganan menos de 3 mil pesos mensuales y hay empresas que facturan más de 40 mil pesos por minuto.

La noble igualdad pierde por goleada en el presente.

De allí la necesidad de descubrir la huella por la que caminan las mayorías. O somos continuadores del proyecto original o somos cómplices testigos de la perpetuación de la pesadilla que imponen las minorías.

Esa es la cuestión. En la respuesta existencial de cada uno de nosotros está la resolución del misterio, de celebrar o no el 25 de mayo.

Nosotros festejamos. Porque sabemos que somos insistidores en la pelea por la igualdad, el viejo sueño amanecido en 1810.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.