miércoles, 22 de mayo de 2013

Las escuelas-internados para las Primeras Naciones, los Métis y los Inuits de Canadá: Ciento cincuenta años de etnocidio cultural

Erasmo Magoulas (especial para ARGENPRESS.info)

“El colonialismo toma lo que nadie quiere dar y da lo que nadie quiere recibir. El colonialismo responde a las preguntas: ¿De dónde venimos?, ¿Quiénes somos?, y ¿Hacia dónde vamos?, silenciando las voces de los nativos y llenando los oídos de estos con su discurso colonialista”, nos dice Shelagh Rogers, editora y compiladora de historias sobre el colonialismo interno en Canadá, “Diciendo mi verdad -Reflexiones sobre la reconciliación y las escuelas-internados”.

Las escuelas-internados de Canadá fueron una red de instituciones, pensadas para desarrollar un proceso gradual de asimilación, de los niños y adolescentes nativos de Canadá, pertenecientes a las Primeras Naciones (antiguamente llamados Indios), los Métis y los Inuits (antiguamente llamados Esquimales).

“Cuando niño, vivía con mi madre Mary, mi padre David, mis hermanos y hermana en el área del Lago Seul, en el Noroeste de Ontario. Fue un tiempo feliz de mi vida, pero en 1959, cuando tenía 4 años de edad, mi hermano mayor, Harry, fue llevado a una escuela- internado para Indígenas a 30 kilómetros de nuestro hogar. El tenía 6 años de edad. Este fue el primero de los muchos cambios que sucederían en mi niñez.”

Garnet Angeconeb, perteneciente a las Primeras Naciones, nos cuenta su historia de sobreviviente del sistema de escuelas-internados.

“…yo fui obligado a ir a la misma escuela-internado que mi hermano Harry, la escuela se llamaba “Pelican”. Me tuve que quedar en esa escuela hasta 1969, mi hermano mayor pudo salir un año antes. El mismo año que salió Harry entró mi hermana Florence, eso fue en 1968, luego les tocaría el turno a mis hermanos menores Ronald y Gordon. Mi padre también fue obligado a ser un interno, eso fue en 1927. Cuando el habla sobre el tema, sólo menciona el trabajo en la granja. Los “estudiantes” en realidad eran trabajadores agrícolas sin paga, la “enseñanza” era prácticamente nula, y la enseñanza religiosa era asistir obligatoriamente a misa.

Cuando dejé la escuela, en 1969, tenía doce años. Sepulté mis memorias y mis sentimientos de aquellos años por un largo tiempo. No quería hablar de aquello. Comencé a beber alcohol para apagar el dolor y la ira que sentía.

Una fría noche de enero de 1975, estaba reunido con mis amigos en un bar, todos tomábamos copiosamente, una botella de cerveza tras otra. “Oye Garnet, recuerdas a ese imbécil de celador que teníamos en la Pelican” me gritó Paul desde el otro lado del mostrador. “Sí, claro que recuerdo a ese infeliz. El tipo no tenía el apellido Hands de gratis. Por que no te olvidas de ese inservible pedazo de mierda. Si alguna vez me llego a encontrar con ese bastardo, lo mataré” le respondí a Paul.

Para finales de 1990, estaba en Ottawa, por un viaje de negocios. Tenía que encontrarme con un colega para desayunar juntos. “Mira el artículo en primera página, sobre el asunto de las escuelas-internados”, me dijo mientras sorbía su café. Efectivamente en la primera página del Global Mail, el Gran Jefe de la Asamblea de Jefes de Manitoba, Phil Fontaine, hacía pύblica la denuncia de abuso físico y sexual a que había sido sometido mientras fue interno de las escuelas para Indios. Cuando leí el artículo comencé a sentir un indescriptible dolor subiendo por mi cuerpo. Me costó mucho mantener mi compostura. Miré a mi colega y sin pensarlo le pregunté si él también había sido abusado en las escuelas para Indios. Su respuesta fue negativa. Creo que hubiera querido escuchar un “sí”, para tener algo en comύn sobre lo que hablar, sobre el legado de abuso, por parte de ese sistema de escuela-internado, que me ha perseguido desde 1969.

Pasando simultáneamente por un gran dolor y una terrible confusión mental, estuve en la duda de admitirle, a mi colega, que yo también, como tantos otros estudiantes, habíamos experimentado el abuso físico y sexual, mientras éramos residentes en las escuelas-internados. Yo estaba enfurecido por las cicatrices espirituales y psicológicas que me infligió a mí y a tantos otros nativos el trato colonialista y genocida de ese sistema.

Después de unos instantes de silencio, mi colega me preguntó; “¿Entonces, tu fuiste abusado en esas escuelas?”

Le respondí que sí, que había sido abusado sexualmente. Le conté que un hombre de apellido Hands, que fungía como celador de la “Escuela-Internado Pelican”, y que se convirtió con los años en un sacerdote de la Iglesia Anglicana, había abusado de mí y de muchos otros internos durante los años 60’s. Fue la primera vez que le conté eso a alguien.

Yo estaba casado desde 1978 y nunca había hablado con mi esposa del asunto. Tenía dos hijos de ocho y diez años de edad, y tenía que explicarles el porqué de mi comportamiento errático, mis excesos con el alcohol y mis largos períodos depresivos.

A través de una profesional en salud mental, me preparé para confrontar a mi abusador, Leonard Hands.

A través del Obispo de la Iglesia Anglicana Tom Collings, se preparó una cita con Leonard Hands. El día anterior a la misma, viaje al lugar donde funcionaba la escuela-internado, imploré coraje y fortaleza suficiente para pasar por la horrible situación de confrontar a mi torturador. Al dejar el lugar, vi flotando en el cielo azul un águila calva, y tomé ese signo como de esperanza de restauración, cura, reconciliación y perdón.

En abril de 1992, cuando me encontré cara a cara con Leonard Hands, hubo por su parte una total negación de sus actos; y el encuentro terminó como había empezado. A pesar de esto, me di cuenta tiempo más tarde, que el haberlo confrontado fue un significativo paso adelante, en el viaje hacia mi sanación.

A finales de 1993, la Policía Provincial de Ontario comenzó a investigar sobre mis denuncias. Al comienzo era sólo mi caso, pero al poco tiempo aparecieron 18 casos más, 18 otros ex-residentes de la Escuela-Internado Pelican, que acusaban a Leonard Hands por los mismos delitos. Cuando comenzó la investigación policial de mi caso, mi padre me dijo que tal vez sería conveniente que retirara los cargos y continuara con mi vida. Mi padre comenzó a cambiar de opinión, cuando se enteró que otros dos de sus hijos habían sido también abusados por el mismo hombre. Mi padre empezó a apoyarnos y a entender el patrón agresivo de nuestra conducta, el uso abusivo del alcohol, el temperamento violento; las ύnicas herramientas que conocíamos para lidiar con la vergüenza y el dolor.

A comienzos de 1996 Leonard Hands fue sentenciado a cuatro años de prisión, pero yo seguía sin estar preparado para perdonarlo, por que nunca recibí de él ningύn signo de arrepentimiento, ni siquiera una disculpa.

En el año 2000 me enteré que había muerto, había cumplido su sentencia y vivía en una casa en Winnipeg. Hoy verdaderamente puedo decir, “Beanie (como era su pseudónimo), te perdono. Yo te perdono”.

Para mediados de los 90’s se crearon la “Fundación Aborigen para la Restauración y Sanación”, y “La Comisión de la Verdad y la Reconciliación”. Yo creo que la Comisión nos dará la oportunidad de conocer y validar qué ha pasado con nosotros como Pueblo Aborigen, por la imposición de una política promulgada y ejecutada por un Estado colonizador, la política de asimilación. El impacto final de la colonización y asimilación es el des-empoderamiento del pueblo. Por eso hoy, nosotros estamos plagados de problemas como la pobreza, el racismo, la desaparición de mujeres aborígenes, y otras tantas horribles consecuencias de esa política.

Algo que quisiera oír, sería una verdadera disculpa. Me gustaría ver al Primer Ministro pararse juntamente con la jerarquía de las iglesias y decir en forma categórica: ¡Perdón!

Aunque la “Declaración de Reconciliación” de 1998, ha tenido un impacto positivo en los sobrevivientes de las escuelas-internados, la Declaración, fue sólo específica para los abusos físicos y sexuales cometidos allí, pero no fue inclusiva a una más amplia gama de implicaciones, que se desarrollaron a partir de la política asimilacionista y el intento de aniquilar las culturas aborígenes. El sistema de escuelas-internados produjo también efectos intergeneracionales. Mis hijos vivieron con esos efectos, yo espero que mis nietos, no tengan que sufrir por ellos.

A consecuencia del impacto colonialista del sistema de escuelas-internados, muchos de nosotros (los sobrevivientes) hemos tenido una profunda crisis de identidad cultural, en muchos casos la perdida de nuestras lenguas, la ruptura de lazos familiares y comunitarios, y un severo empobrecimiento de nuestra autoestima.” (1)

Garnet Angeconeb es un Anishinaabe originario del Lago Seul Primera Nación, en la actualidad vive en Sioux Lookout, Ontario. Luego de ser residente en la Escuela-Internado Pelican, completó su escuela secundaria en Sioux Lookout y en 1982 se graduó en periodismo en la Universidad de Western Ontario.

El sistema de escuelas-internados fue subvencionado por el “Departamento de Asuntos Indígenas” del Gobierno Federal de Canadá y administrado por iglesias cristianas de diferentes denominaciones, principalmente la Iglesia Católica y la Iglesia Anglicana. El sistema tuvo sus orígenes antes de la Confederación (1867), pero su mayor auge es a partir del “Decreto para los Indios” de 1876, hasta mediados del siglo XX. Una reforma del “Decreto para los Indios” de 1920, hizo obligatoria la residencia para los niños de las Primeras Naciones. El nύmero de escuelas-internados, en todo el país, llegó al centenar en 1931, pero comenzó a decrecer a partir de esa fecha. La ύltima escuela-internado fue cerrada en 1996. Un total de 150 mil niños aborígenes pasaron por dichas instituciones.

Durante los siglos XIX y XX el “Departamento de Asuntos Indígenas” del Gobierno Federal, estimuló el crecimiento del sistema de escuelas-internados, como importante factor en extender la política de asimilación de la población aborigen en Canadá, hacia la sociedad occidental canadiense. El objetivo del sistema era separar a los niños aborígenes de sus familias y comunidades, lo que ha sido descripto como un genocidio cultural.

Las escuelas-internados eran administradas por las iglesias de varias denominaciones cristianas, con una preponderancia de la Iglesia Católica, que administraba un 60% de ellas y otro 30% por la Iglesia Anglicana y la Iglesia Unida de Canadá. Los presbiterianos y metodistas tuvieron una incidencia menor. El Gobierno Federal proveyó los recursos materiales y las iglesias el recurso humano, como instructores, celadores y administrativos. (2)

Los principios fundadores del sistema se basaban en dos decretos: “Decreto de Civilización Gradual” de 1857 y en el “Decreto de Emancipación Gradual” de 1869, los que asumían la intrínseca superioridad de la cultura británica, y la necesidad de que los aborígenes hablaran una de las dos lenguas del colonizador, el Inglés o el Francés. (3)

Algunas leyes específicas se adicionaron al sistema, como la de esterilización obligatoria de los estudiantes de las escuelas-internados de la Provincia de Alberta en 1928 y de la Columbia Británica en 1933. (4)

En febrero de 2013, una investigación de la “Comisión por la Verdad y la Reconciliación” reveló que al menos 3 mil niños, habían muerto, durante sus años como residentes en las escuelas-internados, la mayoría por enfermedades.

El sistema fue diseñado como un programa de inmersión, donde a los niños se les prohibió hablar sus propias lenguas y practicar sus creencias religiosas. Ex-residentes han declarado que los administradores de estas instituciones, tanto como los maestros habían practicado un genocidio cultural y etnocidio. Por la naturaleza de aislamiento de las escuelas-internados, se produjo un alto porcentaje de abusos físicos y sexuales. Los castigos corporales fueron justificados bajo el concepto de ύnica forma de “salvar las almas”, y de “civilizar” al salvaje, o de “matar al indio dentro del niño”. (5)

“Desde la llegada de los europeos a nuestras costas, hace más de 500 años, nunca ha habido una relación armoniosa entre los recién llegados y los habitantes originarios de la América del Norte. La historia de ésta relación está marcada por un aplastante colonialismo, genocidio, guerras, masacres, robo de tierras y recursos, traición de los tratados e incumplimiento de promesas, abuso de los DD. HH., desplazamientos, y escuelas-internados”

John Amagoalik es un Inuit, nació en un campamento de caza en Nunavik, en el norte de Québec. John Amagoalik ha estado desde siempre muy involucrado con el desarrollo comunitario y político del pueblo Inuit. John describe alguno de los pasos que Canadá debe dar para facilitar la conciliación: “Canadá debe pedir perdón, abandonar su cultura de negación, no seguir honrando a las figuras históricas, que cometieron crímenes contra el pueblo Aborigen, solucionar las disparidades socio-económicas, cumplir con sus obligaciones firmadas en tratados, y reconocer la contribución del pueblo Inuit en la soberanía canadiense en el Ártico.

Canadá debe reconocer su pasado vergonzoso en el tratamiento al pueblo Aborigen. Los canadienses no-aborígenes no pueden comprender totalmente el devastador efecto del colonialismo sobre un pueblo colonizado. Ellos no pueden entender el daño a un pueblo, cuando otra cultura se proyecta como un ser superior y actúa en concordancia, para imponer sus leyes, idioma, valores y cultura.

Un informe de 1952 elaborado por la “Real Comisión sobre los Pueblos Aborígenes”, decía: “Su civilización, no teniendo ninguna esperanza de progreso, deberá ser despiadadamente desalentada”. Algunos grupos aborígenes, como los Beothuk de Newfoundland, fueron cazados por “deporte” por colonos blancos, hasta su exterminio. (6)

Han habido y aύn hay, cientos, quizás miles de promesas incumplidas, falta a los tratados, obligaciones y compromisos no cancelados. Muchos canadienses creen que estas promesas incumplidas son cosas del pasado, pero en realidad siguen ocurriendo hoy en día.

Los Inuits de Nunavik (norte de Québec) fueron desplazados al Ártico de altas latitudes en 1950, con la promesa de un pronto retorno, el Gobierno canadiense abandonó a esa población bajo condiciones climáticas durísimas. La mayoría nunca más volvió a su lugar de origen. (7)

Zebedee Nungak, uno de los más prominentes pensadores de la cultura Inuit -nos dice John Amagoalik - tiene un par de recomendaciones: “La relación de poder entre las jurisdicciones del Gobierno canadiense y los Pueblos Aborígenes tiene que ser fundamentalmente corregida. Desde una desequilibrada relación establecida de Benefactor/Beneficiario, hacia una de Nación a Nación, de igual a igual en el campo jurisdiccional. Mi segunda recomendación, sería que el Parlamento canadiense tiene que hacer lugar para una representación aborigen, que tenga incidencia en la vida política nacional. La política del Gobierno sobre los Pueblos Aborígenes tiene que ser totalmente transformada. Los aborígenes no deberían ser obligados a pasar situaciones indignantes, en sus luchas de reivindicación por sus tierras y recursos”.

La primera escuela-internado fue abierta en 1840 y la ύltima en ser clausurada fue en 1996 (8). Su finalidad fue la de convertir a los niños indígenas al cristianismo y en “civilizarlos” (9). En los comienzos del siglo XIX, los misioneros protestantes abrieron escuelas-internados en diferentes regiones de Ontario. Las iglesias protestantes no sólo tenían la finalidad de expandir el cristianismo, sino también la de introducir la actividad agrícola, como forma de alienar a la población indígena de sus costumbres y cultura. (10)

En 1857 el “Decreto de Civilización Gradual” fue implementado, en lo que era por ese entonces, la Provincia de Canadá, con el propósito de la asimilación de la población de las Primeras Naciones a la cultura occidental. El decreto premiaba con 20 hectáreas de tierra a todo indígena varón “suficientemente adelantado en educación elemental”, para quedar de ese modo desvinculado de su cultura ancestral. Con esta legislación y con la creación de las escuelas-internados, el gobierno de Canadá pensó que la asimilación de los indígenas era posible. Este proyecto de dominación, ignoró que muchas culturas aborígenes tienen un sistema matrilineal, por el cual las propiedades son controladas y pasan a través de la línea materna, como así también que en la mayoría de las culturas aborígenes es la mujer la que cultiva el terreno.

En 1884 (11) la internación comenzó a ser obligatoria por ley, para los aborígenes de hasta 16 años de edad. Las escuelas-internados fueron la única opción para los niños y niñas, que fueron literalmente arrancados de sus familias. Ante la resistencia de las familias, las mismas serían sancionadas con multas y hasta con prisión (12). Muchos de los internos no tuvieron contacto con sus familias por períodos de 10 meses, hasta varios años.

Fred Kelly es un Ojibways de Onigaming y ciudadano de la Nación Anishinaabe. Fred es un sobreviviente de la Escuela-Internado St. Mary en Kenora, Ontario, y de la St. Paul en Lebret, Saskatchewan. Fred es un protector de la Ley Sagrada y ha sido llamado para conducir ceremonias religiosas en todo Canadá, Estados Unidos, México, Japón, Argentina e Israel.

“Desde 1831 hasta 1998, funcionaron a través de todo Canadá (13), las escuelas-internados, a donde los niños aborígenes fueron conducidos a la fuerza. Al comienzo, las escuelas-internados estaban localizadas cerca de las reservas, pero en el año 1900, comenzó a ser evidente que la asimilación, de esa forma, no funcionaría. Los niños debían ser alejados lo más posible de la “influencia pagana” de sus padres.

Las restricciones sobre los derechos civiles, significaba que los “Indios” no éramos personas ante la ley. Bajo todo concepto los “Indios” estábamos “bajo la tutela del gobierno” y esto hizo posible, y en forma muy fácil, que las iglesias se hicieran cargo de nuestra custodia en las escuelas-internados.

Los muchos cambios, por parte del Gobierno, a través de los años, reflejan los muchos intentos, para forzar nuestra asimilación. A pesar de toda la propaganda, el adoctrinamiento, y los castigos para expulsar al “pagano”, no pudieron asimilarnos. Ciertamente hubieron serios e irreversibles daños, pero no hubo política que nos pudiera asimilar.

Inmediatamente después de entrar como interno, el personal comenzaba a golpear “al demonio” para que dejara nuestro cuerpo. Esa fue mi experiencia. Nosotros fuimos humillados por pertenecer a una cultura y a una espiritualidad diferentes. Nosotros fuimos castigados por hablar la única lengua que conocíamos. Cuando llorábamos por temor, éramos castigados con palizas, que producían más llanto y entonces más castigo. Las trenzas eran inmediatamente “esquiladas”, nuestra ropa tradicional inmediatamente confiscada y reemplazada por uniformes. Nuestros nombres tradicionales fueron anglonizados y hasta reemplazados por números. Aquellos que se escapaban, siempre eran capturados y a la vuelta se los metía en un clóset a pan y agua. Cualquier sentido de dignidad y de estima personal que hubiéramos podido tener, se los convertía en auto-destrucción y desesperanza. Nosotros comenzamos a creer que “indio” era una palabra sucia, muchas veces nos llamábamos “indio” entre nosotros en forma peyorativa.

Después de la Segunda Guerra Mundial el “Decreto Canadiense de Familia” comenzó a otorgar el subsidio por hijo, pero a las familias aborígenes, se les otorgaba sólo a condición de que sus hijos fueran internados en las “escuelas para indios”. (14)

En 1948 finalizó el sistema de internado obligatorio, pero esa reforma hizo muy poco para el cambio de las condiciones de vida en las escuelas-internados (15). Hasta 1950 las escuelas-internados recibían una paupérrima subvención, lo que desencadenó el desarrollo del trabajo esclavo por parte de los internos. En muchos casos la educación era tan pobre, que no se llegaba a cubrir los estándares básicos de alfabetismo.

Durante la década de los 90’s del siglo pasado, investigaciones de los propios ex-internos revelaron que en las escuelas-internados, muchos de sus residentes fueron objeto de severos abusos físicos, psicológicos y sexuales, por parte fundamentalmente del personal administrativo, clérigos y maestros. (16)

Jose Amaujaq Kusugak nació en 1950, en un igloo en Naujaat, sobre el Círculo Polar Ártico. Sus padres trabajaron para la Hudson Bay Company. Jose ha estado activo en política desde 1971, y es uno de los fundadores de la organización Inuit Tapirit Kanatami, defensora de los intereses del pueblo Inuit.

“Yo y Mary Simon, fuimos invitados por la Inuit Tapirit Kanatami a participar como delegados en el acto de disculpa pública del gobierno canadiense, en la voz del Primer Ministro Stephen Harper. No pude ir, pero ese día 11 de junio de 2008, yo presté atención a cada palabra del Primer Ministro por la emisora CBC: “…el Gobierno Federal, por motivos de cumplir su obligación de educar a los niños aborígenes, comenzó a cumplir un papel”.

Era por esto que mi madre, sin darse verdaderamente cuenta del asunto, permitió que fuéramos secuestrados año tras año.

El Primer Ministro continuó: “Dos fundamentales objetivos del sistema de escuelas-internados, fueron remover y aislar a los niños aborígenes de la influencia de sus hogares, familias, tradiciones y culturas, y en segundo término asimilarlos a la cultura dominante. Estos dos objetivos fueron basados sobre el prejuicio de que la cultura y la espiritualidad aborigen eran inferiores. En verdad, esto fue tan así, que se perpetuó una frase desafortunada, “matar al Indio, en el niño”.

La superpoblación, la falta de higiene, la pobre calefacción, y la falta de cuidado médico, fueron las causas de altos índices de influenza y tuberculosis. En una de las escuela-internado el porcentaje de muertes por estas causas fue de un 69% (5). La política Federal de escasos recursos y el elevado nύmero de residentes por escuela, empeoró la situación al inscribir niños enfermos de tuberculosis, con niños sanos en espacios limitados, como dormitorios, aulas, y comedores.

En 1909 el Dr. Peter Bryce, Supervisor General del servicio médico del Departamento de Asuntos Indígenas, reportó al Gobierno canadiense, que la mortalidad en las escuelas-internados entre 1894 y 1908 había sido de entre el 30 y el 60% en los primeros 5 años de ingreso (10). Estas estadísticas no fueron publicadas hasta 1922, cuando el mismo Bryce publicó un trabajo titulado: La Historia de un Crimen Nacional. El Dr. Bryce sentenció que el alto índice de mortalidad pudo haber sido evitado, si no se hubieran expuesto niños sanos a vivir con niños tuberculosos.

En ese mismo año, el Dr. F. A. Corbett fue comisionado para visitar el sistema de escuelas-internados en el Oeste del país. Corbett encontró similares situaciones a las descriptas por Bryce. En la Escuela-Internado Ermineskin en Alberta, Corbett encontró un 50% de niños con tuberculosis y en el internado de Sarcee, cerca de Calgary, sus 33 internos estaban muy por debajo de los estándares de salud de la época, y todos excepto cuatro estaban infectados de tuberculosis. En un aula, Corbett, encontró 16 niños enfermos, muchos al borde de la muerte, a quienes se les obligaba a asistir a clases.

En febrero del 2013 una investigación de la “Comisión por la Verdad y la Reconciliación” reveló que al menos 3 mil internos habían muerto, en la mayoría de los casos, por enfermedades debidas al hacinamiento y la falta de cuidado médico.

Liza Rita Flamand es una Anciana Métis, nacida el 28 de agosto de 1931, en la comunidad de Camperville, Manitoba. Su educación la inició en la Escuela Cristo Rey y luego en una escuela-internado, la Pine Creek, ambas dirigidas por religiosas y religiosos católicos. Se graduó de enfermera. Trabajó en hospitales de las Provincias, de Manitoba, Ontario y la Columbia Británica. Rita está dedicada a la preservación de la lengua Michif, y sigue siendo la principal impulsora de su sistema de escritura. Desde 1999 ha traducido al Michif numerosos libros de historia del pueblo Métis, cuentos y relatos, tanto para adultos como para niños.

“La opresión por parte del Gobierno de Canadá y de la Iglesia Católica, han sido las mayores influencias negativas en el pueblo Métis. La natural evolución de una cultura, de un Pueblo-Nación y de su sociedad en todos sus aspectos, han sido frustrados por el Gobierno y la Iglesia. Los resultados fueron: una educación inadecuada, la pérdida de nuestra lengua y nuestra cultura. Los efectos de la colonización son intergeneracionales, y han tenido como resultado muchos problemas sociales que afectan a las generaciones de hoy en día. Cuando comencé la escuela-internado, no estaba permitido hablar nuestra lengua, todo era en inglés. Durante los recreos aprendí el Saulteaux, por que parte de la población de internos lo hablaba, pero el inglés me era completamente extraño. La escuela-internado estaba dirigida por religiosas y algunos sacerdotes católicos; estos almorzaban con las religiosas, después de la comida, algún sacerdote siempre llamaba a alguna de nosotras para alguna tarea. En su oficina nos tocaba lascivamente. Yo no me sentía bien, pero él era como Dios para nosotras. Ese era el concepto de “sagrado” que nos habían inculcado durante nuestros años de inocencia. Teníamos ocho o diez años de edad.

El Gobierno canadiense debe reconocer el genocidio cultural y el abuso sufrido por el pueblo Métis, en manos de sus representantes y de la Iglesia Católica. Un público reconocimiento y disculpas por parte del Gobierno y de la Iglesia Católica debe ser el primer paso hacia la reconciliación. Junto al reconocimiento, la verdadera historia del pueblo Métis debe formar parte de la curricula en las escuelas, y no sólo para los niños Métis. También el idioma Michif, debe ser enseñado en las escuelas. Una cultura es transmitida a través de su lengua.”

Drew Hayden Taylor es un dramaturgo varias veces premiado, novelista, cuentista, articulista, director de cine y conferencista. Nació en Curve Lake Primera Nación (Ojibway), en la zona central de la Provincia de Ontario.

“Aabwehyehnmigziwin significa “lo siento” en idioma Anishnawbe. Esto fue lo que el Primer Ministro Stephen Harper ofreció en el Parlamento el 11 de junio de 2008, a los sobrevivientes del sistema canadiense de escuelas-internados. Harper dijo, “Nosotros estamos apenados”. Sorprendentes palabras para quien las dijo. Había miles de personas aborígenes sobre los jardines del Parlamento, deseosas de escuchar la histórica declaración de responsabilidad y las disculpas. Todos los televisores estaban encendidos en nuestros centros comunitarios, en las oficinas de las agencias aborígenes, en nuestras escuelas, a través de todo el país. Entonces el pueblo lloró. Ellos lloraron en memoria de lo que había pasado y por lo que habían escuchado. Este acontecimiento hizo llorar a mucha gente, y para muchos, fue un acto catártico.

Quizás por mi origen de clase-trabajadora y por mis intereses artísticos, he encontrado extraño, que fuera un Gobierno conservador, quien haya tenido el coraje de pedir perdón. Lo asombra a uno, preguntarse por qué un grupo de abogados conservadores vieron esto como posible, cuando diez años antes, un ejército de abogados-consejeros del Gobierno liberal, le aconsejaron a éste, que no valía la pena. Cualquiera pensaría, con sólo un gramo de inteligencia, que el sistema de escuelas-internados, entra de lleno en la lógica de la agenda política y económica de los conservadores. El Gobierno canadiense durante todas sus administraciones, desde mediados del siglo XIX hasta 1996, se comprometió por medio de varios acuerdos, a educar a nuestros jóvenes dispersos en más de 600 reservas, a través de Canadá, el segundo país mas extenso del mundo. Suena como una decisión económica, ¿no es cierto?

Durante el Gobierno de Paul Martin (Liberal), el cual tenía serias preocupaciones sobre la cuestión Aborigen, se adoptó el Acuerdo de Kelowna, que se avizoraba como portador para erradicar o al menos subsanar, la gran deuda con el mundo Aborigen. Pero de disculpas, ni hablar.

En el 2006 Stephen Harper (Conservador) asume como Primer Ministro. Las cosas no pintaban bien para la Primeras Naciones. Harper prometía un camino diferente para lidiar con la cuestión Aborigen, una de esas diferencias era mandar al tacho de la basura el Acuerdo de Kelowna y la otra, nombrar a Tom Flanagan, autor de un controversial ensayo “First Nations? Second Thoughts” (17), como consejero de primera línea. Pero entonces, Harper dio un giro de 180°. Posiblemente los consejeros de Harper llegaron a la conclusión, que les convenía la movida política de pedir disculpas, y así pasaban la responsabilidad a las comunidades Aborígenes.

El Gobierno Federal definió su responsabilidad económica, en todo el asunto del Sistema de Escuelas-Internados, como un despilfarro. Eso les está volviendo como un boomerang, ya que el Gobierno deberá retribuir $ 1,9 billones de dólares a los 80 mil sobrevivientes del Sistema, a razón de casi $ 25 mil dólares por estudiante. Ese sí que es un sistema de educación caro e ineficiente (18). Los contribuyentes canadienses pagarán por varias generaciones, las pretensiones de “Destino Manifiesto” de sus antepasados.

Desde mediados del siglo XIX, más de 150 mil niños y niñas aborígenes fueron sustraídos de sus familias, y enviados a más de 130 escuelas-internados, ubicadas en siete provincias y dos territorios. Allí, se les robó su idioma, sus creencias, su estima personal, su cultura y en muchos casos hasta su propia existencia, por el vano intento de hacerlos más canadienses”.

Richard Wagamese es un Ojibway de Wabasseemoong, Primera Nación en el Noroeste de la Provincia de Ontario. Ha sido conferencista sobre técnicas narrativas en la Universidad de Regina en Saskatchewan, y profesor de periodismo en el Instituto Tecnológico del Sur de Alberta, ha escrito guiones para radio y televisión. Tiene publicadas tres novelas y dos memorias autobiográficas.

“Yo soy una víctima del sistema canadiense de escuelas-internados. Cuando digo víctima, me refiero a algo substancialmente diferente a sobreviviente. Yo nunca fui un interno del sistema de escuelas-internados, sin embargo mis padres y el resto de mi familia, sí lo fueron. El dolor que ellos soportaron, comenzó a ser mi dolor, y entonces comencé a ser una víctima.

Cuando nací, mi familia aun vivía en forma nómada, como es la tradición en la cultura Ojibway, en el Noroeste de Ontario. Vivíamos acorde a nuestra tradición de cazar, pescar y montar trampas. Teníamos una vida de tipo comunal.

Todos los miembros de mi familia fueron internos. Cuando regresaban de las escuelas-internados a su comunidad, llegaban psicológica, emocional, espiritual y físicamente atormentados, por una carga que parecía perseguirlos. El dolor que llevaban era invisible e inexplicable. Parecía como que se filtraba dentro de sus espíritus y supuraba su veneno, cegándolos para encontrar los medios de sanación que tiene nuestra cultura.

Por algún tiempo la cercanía con la tierra y la familia funcionaban como un bálsamo, pero lenta e irrevocablemente, el espectro que los seguía desde los internados, comenzó a hacerse presente alrededor del fuego comunal. La vitriólica mezcla de palabras innombrables, sentimientos y recuerdos de sus experiencias, comenzó a hervir dentro de ellos, entonces ellos descubrieron que el alcohol podía adormecerlos y alejarlos de esas pesadillas. Fue entonces, que dejamos de ser una familia. Los adultos comenzaron a comportarse como niños aterrorizados. Yo, mis hermanos y hermanas soportamos una gran carga de violencia y maltrato, por parte de nuestros adultos en estado de ebriedad. Fuimos golpeados muchas veces al límite del desmayo.

A mediados del invierno de 1958, yo tenía tres años, los adultos nos dejaron a mi, mis dos hermanos y mi hermana, solos en un campamento boscoso. Era febrero, el viento helado soplaba sin piedad y la leña como los alimentos, comenzaron a escasear. Los adultos estuvieron fuera por días, se fueron de paseo por los bares de Kenora, a 90 kilómetros de nuestro campamento.

Cuando todo hacía suponer que nos moriríamos congelados, mi hermana mayor nos montó a todos en un trineo lleno de pieles. Ella y mi hermano mayor tiraron de ese trineo por sobre el hielo de la bahía. Una patrulla de la Policía Provincial, nos rescató y nos derivaron a la Sociedad de Ayuda Infantil. Yo no volvería a ver a mi madre, ni al resto de mi familia, por 21 años.

Viví con varias familias de crianza y a los nueve años fui adoptado hasta que me escapé a los 16. Los siete años que pasé como hijo adoptado, fueron años de palizas, abuso mental y emocional y una completa confusión y disociación con todo lo que fuera aborigen. Sólo me estaba permitida una estricta ética presbiteriana.

Los siguientes años de mi vida fueron entre la cárcel y la vida en las calles. Comencé a ser un drogadicto y alcohólico.

La verdad sobre mi vida es que yo soy una victima intergeneracional del sistema de escuelas-internados.

Cuando la Comisión de la Verdad y la Reconciliación comenzó a recorrer el país, para escuchar las historias de aquellos que habían soportado el dolor de las escuelas-internados, quise que se escucharan también las historias como la mía, de gente que había luchado contra el resentimiento, el odio y la ira y habían encontrado un estado de paz.

La palabra reconciliación, es una palabra de enorme significado, pero podríamos resumirla como: la construcción de armonía. Tú puedes crear armonía con la verdad, y tú construyes la verdad con humildad. Eso es espiritual. Eso es verdad, y eso está en el corazón mismo de la cultura aborigen.

Nosotros, como naciones de pueblos aborígenes y como personas pertenecientes a esas naciones, tenemos una increíble capacidad de sobrevivir, de resistir y de perdonar. En primer lugar, en nuestra reconciliación con nosotros mismos, nosotros encontraremos la habilidad de crear armonía con los otros, y es ahí desde donde hay que empezar, en el terreno fértil de nuestros corazones, mentes y espíritus.”

Intentos de reconciliación

En marzo de 1998, el Gobierno elaboró una Declaración de Reconciliación - incluyendo una disculpa a las personas que fueron abusadas sexualmente o físicamente en escuelas-internados - y estableció la Fundación Aborigen para la Restauración y Sanación. La Fundación recibió un subsidio de $ 350 millones para financiar proyectos de curación basados en la comunidad y centrados en hacer frente al legado de abusos físicos y sexuales en las escuelas-internados. En su presupuesto de 2005, el Gobierno canadiense adicionó un subsidio de $ 40 millones para continuar apoyando el trabajo de la Fundación Aborigen para la Restauración y Sanación.

El 23 de noviembre de 2005, el Gobierno canadiense anunció un paquete de compensación de $ 1,9 mil millones para beneficiar a decenas de miles de antiguos alumnos de las escuelas-internados. El Jefe Nacional Phil Fontaine de la Asamblea de las Primeras Naciones, dijo que el paquete repara "muchas décadas, innumerables eventos y un sinnúmero de lesiones a las personas y comunidades de las Primeras Naciones”. El Ministro de Justicia, Irwin Cotler dijo que la decisión de encerrar a jóvenes canadienses en las escuelas-internados, dirigidas y administradas por diferentes Iglesias, "fue el acto más perjudicial, vergonzoso y racista en nuestra historia”. En una conferencia de prensa en Ottawa, la Vice Primer Ministra Anne McLellan, dijo: "Hemos cumplido con nuestra determinación compartida, para ofrecer lo que creo firmemente, será una solución justa y duradera, del legado del sistema de escuelas-internados".

Disculpas

En el 2009, el Jefe Phil Fontaine tuvo una reunión con el Papa Benedicto XVI, para tratar de obtener una disculpa por los abusos que ocurrieron en el sistema de escuelas-internados. Tras la reunión, el Vaticano publicó una declaración oficial, sobre el papel de la Iglesia Católica en las escuelas-internados:

“Su Santidad recordó que desde los primeros días de su presencia en Canadá, la Iglesia, especialmente a través de su personal misionero, ha acompañado de cerca a los pueblos indígenas. Dados los sufrimientos que algunos niños indígenas experimentaron en el sistema de escuelas-internados de Canadá, el Santo Padre expresó su pesar por la angustia causada por la conducta deplorable, de algunos miembros de la Iglesia, y ofreció su simpatía y solidaridad en la oración. Su Santidad enfatizó, que los actos de abuso no pueden ser tolerados en la sociedad. El oró para que todos los afectados puedan experimentar la sanación, y animó a las Primeras Naciones a seguir adelante con renovada esperanza”.

Fontaine declaró, en posterior rueda de prensa, que en la reunión con Benedicto XVI, sintió el "dolor y angustia" del Papa y que su reconocimiento era "importante para mí y eso era lo que estaba buscando".

El 11 de junio del 2008, el Primer Ministro Stephen Harper a nombre del Gobierno de Canadá, ofreció disculpas a toda la comunidad aborigen y al resto de la ciudadanía, no sólo por los abusos cometidos por el sistema de escuelas-internados, sino por el sistema en sí mismo. A las disculpas de Harper, le siguieron las de los representantes parlamentarios de los partidos de la oposición. Nueve días antes de la disculpa oficial, fue inaugurada la Comisión para la Verdad y Reconciliación. Su propósito es develar toda la verdad, acerca de lo sucedido durante la existencia del sistema. La Comisión sigue secionando hasta el día de hoy.
Notas:
1) Fragmentos del Encuentro sobre el Futuro del Movimiento de Restauración y Sanación de las Escuelas-Internados. Recopilado por Kateri Akiwenzie-Damm.
2) Dickason, Olive Patricia (1997). Canada's First Nations: A History of Founding Peoples from Earliest Times (second ed.).Toronto: Oxford University Press
3) Thursday Report Online", Concordia University 23 March 2003. Retrieved 2009-12-02.
4) Hidden from History: The Canadian Holocaust - Chronology of Events". Canadiangenocide.nativeweb.org. Retrieved 2012-07-10.
5) Natives died in droves as Ottawa ignored warnings",Globe and Mail, April 24, 2007. Retrieved 2009-12-02.
6) Budgel, Richard (1992) The Beothuks and the Newfoundland Mind. Newfoundland Studies.
7) Entre 1953 y 1955, un total de 92 personas, integrantes de 16 familias, fueron desplazados por el Gobierno Federal. Algunas familias desde Inukjuaq, en la Provincia de Québec, y otras desde Pond Inlet, en la Isla de Baffin, hacia el Ártico de altas latitudes.
8) Residential Schools Assembly of First Nations. Retrieved 2009-12-02.
9) J. R. Miller (1996). Shingwauk's Vision: A History of Canadian Residential Schools. University of Toronto Press
10) Milloy, John S. (1999). A National Crime: The Canadian Government and the Residential School System 1879-1986. University of Manitoba
11) J.R. Miller (2008-06-11). "Residential Schools". The Canadian Encyclopedia. Retrieved 2012-07-10.
12) [Susan Zimmerman. "The Revolving Door of Despair." UBC Law Review, 1992 Special Edition. p. 369].
13) La escolarización forzada de niños aborígenes fue legislada en 1920, para las edades comprendidas entre los 7 y 15 años, aunque hay historias de niños de 5 anos, llevados a las escuelas-internados antes de 1920.
14) K'uch'an Adäw: Churches and Schools, Tagé Cho Hudän Interpretive Centre, Virtual Museum of Canada. Retrieved 2009-12-02.
15) Haig-Brown, Celia. (1988) Resistance and Renewal: Surviving the Indian Residential School p. 32. Arsenal Pulp Press Ltd. Retrieved 2009-12-02.
16) Former NHL player Fred Sasakamoose recalls abuse at residential schoo". NHL.com. 2012-07-18. Retrieved 2012-07-18.
17) Tom Flanagan “First Mations? Second Thoughts” ¿Primeras Naciones? Otra Mirada. Traduccion del autor E.M.
18) The Economic Costs and Consequences of Chil Abuse in Canada. Bowlus, Audra, Katherine McKenna, Tanis Day and David Wright.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Juan Manuel Santos alineó sus astros

Alberto Pinzón Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Mientras la fracción de la clase dominante en Colombia representada por J M Santos, ha ido aglutinando y uniendo diversos intereses tanto nacionales como globales en apoyo a los diálogos de paz que se desarrollan en la Habana; la fracción dirigida por Uribe Vélez, dominada por la mediocridad y el envilecimiento lumpenesco de su origen, pierde cada vez más su tradicional cohesión y se disocia internamente, y, en lo internacional, empieza a depender peligrosamente de los grupos más extremistas la derecha Imperialista que tienen los dos partidos de los Estados Unidos y que están comprometidos en desestabilizar para depredar toda la Región andino amazónica.

No es sino ver los nombres de las personas que rodean a uno y otro: Uribe Vélez con sus siete enanitos, encabezados por quien fuera su vicepresidente arlequín Francisco Santos, su primera ministra de guerra Marta Lucía Ramírez, su ministro de economía Zuluaga, el director del gremio feudal de los ganaderos Lafaurie, el burócrata liberal Holmes Trujillo, el desinformador militar Alfredo Rangel y el saca-micas Guarín.

En cambio, Juan Manuel Santos, después de haber recibido el apoyo abierto de todo el Poder Global (incluido el nuevo papa Francisco) lanza su aspiración re-electoral haciéndose acompañar, en primer lugar del mejor policía de la DEA el general Naranjo, y luego de Vargas Lleras, el más representativo delfín de la oligarquía de los Lleras en Colombia. De Maria Emma Mejía, la candidata liberal a la vicepresidencia de Serpa Uribe. De Gabriel Silva Luján, asesor íntimo de César Gaviria y embajador de Uribe Vélez en Washington. De Juan Mesa, secretario privado del presidente Ernesto Samper y ex secretario general del grupo mediático Caracol. Y del súper-yupi trasnacional Juan José Echavarría, exdirector del Banco Central de Colombia.

Claro que previamente Santos había constituido su equipo negociador para que representara al Estado colombiano en los diálogos con las FARC –EP en la Habana, con el ex vicepresidente Humberto de la Calle. Con el general Mora Rangel, comandante del ejército nacional en el gobierno del presidente Andrés Pastrana y comandante de las fuerzas militares de Colombia en el gobierno de Uribe Vélez. Con Luis Carlos Villegas, asesor internacional del Partido Liberal y desde hace 20 años presidente del gremio de los Industriales de Colombia (ANDI). Con el viceministro de defensa y alto consejero de la Seguridad Nacional Sergio Jaramillo. Con Frank Pearl comisionado de paz y ministro de las licencias medioambientales del gobierno de Uribe Vélez. Con el asesor Alejandro Eder, destacado miembro de la oligarquía del Valle del Cauca. Con el conservador Kiko Lloreda, dueño del diario El País de Cali y asesor de la seguridad nacional, y, con Gustavo Bell, ex director de El Heraldo de Barranquilla y vicepresidente de la República durante el gobierno de Pastrana Arango.

Leyendo uno semejante nómina y a la vez, intoxicado con la zozobra mediática noticiosa que muelen diariamente los diarios de los nombrados en contra del proceso de paz en desarrollo, surge necesariamente la inquietud de que si con semejante respaldo oligárquico y trasnacional, Juan Manuel Santos da oportunidades a sus adversario Uribe Vélez, Pastrana o el inquisidor Ordoñez; tartajea y errático no logra decidir prontamente en la Habana un acuerdo para resolver el problema esencial e histórico que hasta ahora le ha impedido al pueblo colombiano lograr un desarrollo social justo y pacífico que lo inserte en la modernidad; entonces lo más probable es que debamos resignarnos con la pavorosa inscripción que Dante leyó a la entrada de la puerta del infierno: ¡“Oh los que aquí entráis. Abandonad toda esperanza”!.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Christophe Dejours en Argentina: La evaluación individualizada del trabajo logró destruir la solidaridad sindical (Parte III)

Desgrabación y Edición: Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)

Del 2 al 10 de mayo visitó nuestro país, invitado por la revista Topía, el psiquiatra y psicoanalista francés y director del Laboratorio de Psicología del Trabajo en Francia, Christophe Dejours, quien está especializado en temas laborales y posee una vasta producción bibliográfica, entre otros, La banalización de la injusticia social y Trabajo Vivo (Tomos I y II) que presentó en la Feria del libro de Buenos Aires, ambos editados por Editorial Topía.

El presente texto corresponde a la tercera y última parte de una larga conferencia de prensa que diera el pasado 2 de mayo en la Alianza Francesa de Buenos Aires.

P: En el prólogo de Trabajo Vivo Ud. habla de que las formas de dominación en las ciudades primero fueron probadas en el mundo del trabajo, en la empresa. ¿Cuáles son esas formas de dominación?

R: Primero fueron probadas en las empresas y debido a la centralidad política del trabajo tienen un impacto enorme en el funcionamiento de la ciudad. Esas nuevas formas de dominación están muy ligadas a la evaluación individualizada del rendimiento. Es un método muy poderoso que fue posibilitado por un encuentro entre los managers de un lado y la informática del otro. Ese fue un momento histórico.
Hace 30 años era impensable, incluso hace 20, que hubiera una computadora en cada puesto de trabajo. Cuando los managers comprendieron que la computadora podía funcionar como un papel carbónico que graba todo, provocaron y dieron lugar a una demanda muy poderosa de informáticos y de los que fabrican programas informáticos. Eso crecía con mucha rapidez y también el desarrollo de objetos informáticos cada vez más diminutos, que fue algo totalmente imprevisible.
El progreso técnico fue muy rápido, pero en primer lugar fue el desarrollo de los nuevos métodos de individualización y luego la informatización que abrió una oportunidad para que miles de investigadores se pusieran a trabajar en el Silicon Valley para producir un fenómeno extraordinario y muy rápido. Duró 15 años, es increíble, porque ahora hay computadoras en todos lados.
Esos nuevos métodos de dominación que se experimentaron primero en las empresas, tienen la capacidad de dividir a todo el mundo y destruir todas las formas de solidaridad.

El individualismo no cayó del cielo

La evaluación individualizada del rendimiento logró destruir la solidaridad sindical. En Francia, el sindicalismo siempre fue muy poderoso. Era el país más sindicalizado de Europa. Hoy, es el menos sindicalizado. El 6% de los trabajadores. La transformación ha sido enorme.
Los sindicatos aceptaron masivamente la evaluación individualizada y se quebraron. En las empresas las formas de lucha y de resistencia fueron desestructuradas por las nuevas formas de organización del trabajo.
También en la sociedad, las personas adoptan comportamientos individuales, desleales respecto de sus colegas, donde la desconfianza ocupa el lugar de la confianza. Eso no pasa solo en la empresa. Cuando salen de la empresa esas mismas personas no se hablan, no se ayudan, no se respetan y la solidaridad se destruye también en el seno de la sociedad. La civilidad se destruye, los valores del “vivir juntos” desaparecen, el sentido mismo de la justicia se ve desestabilizado. La sociedad va mal, pero el punto de partida, el individualismo no cayó del cielo, fue fabricado por métodos muy poderosos.
La base de experimentación fue la empresa y luego toda la sociedad. Es el resultado de introducir esos nuevos métodos de organización y, al mismo tiempo, las instituciones, en particular el Estado.
Los Estados en todo el mundo dejaron la conducción a los managers y aceptaron reducir su intervención y la de las instituciones, para dejar a los managers solos frente a los asalariados y en la estructura de la empresa, promoviendo en todo el mundo la empresa como modelo de sociedad.
Eso no sucedía antes. La empresa debía dar pruebas de que hacía una contribución a la sociedad, eso formaba parte de las exigencias y de su imagen, de rendir cuentas de los servicios que brindaba a la comunidad.
Hoy en día ya no se necesita más de todo eso. El Estado se alejó. El derecho al trabajo se redujo y la empresa ya no justifica su relación con la sociedad, solo le interesa el dinero, el beneficio. Si hay dinero está bien. Hay un desplazamiento de los valores, del “vivir juntos” en la ciudad hacia los beneficios y las ganancias en dinero.
Los políticos que están a la cabeza de los Estados aceptaron ese nuevo compromiso que es el acuerdo con los managers, porque se enriquecieron y por eso una buena parte de la corrupción, de las coimas, cumple un papel importante.
Esta nueva forma de gobernar las empresas permite obtener beneficios considerables, mientras la situación del trabajo se deteriora, que redistribuyen bajo la forma de corrupción del poder político del Estado.
Todo lo que comienza en el trabajo tiene consecuencias enormes en la evaluación de la ciudad, por eso se habla de la centralidad del trabajo.
Si se quiere reconquistar la solidaridad, hay que reconquistar zonas de cooperación. La comunidad local es la ciudad y la cooperación entre los usuarios, los beneficiarios y los productores de servicios es un elemento fundamental de la renovación de la política. Son nuevas formas de pensar la acción, que ya no es igual a la acción sindical clásica. Para enfrentar la situación de hoy en día hay que pensar la acción de otra manera.

P: Quería saber si en países como Argentina, del Tercer Mundo, donde la precarización laboral es mucho mayor, sobre todo en las empresas pequeñas y medianas, donde los sueldos son más bajos y las condiciones de trabajo están más deterioradas que en los países europeos, que se ven casi como un ideal que quisiéramos alcanzar y donde estas nuevas formas de organización del trabajo tuvieron un mayor impacto, nosotros, ¿todavía estamos a tiempo de salvarnos de algunas de estas propuestas o si tenemos mayor margen de escapar a estas consecuencias alienantes sobre la subjetividad y la vida social?

El interés por las cuestiones del trabajo es mayor en Argentina y Brasil que en Europa

R: Es una cuestión muy importante. Todavía no tengo un punto de vista muy formado, personalmente tiendo a pensar que el interés por las cuestiones del trabajo es mayor en Argentina y Brasil que en Europa.
Los científicos, los políticos se toman más en serio la cuestión del trabajo en la Argentina y Brasil que en Francia. Argentina la conozco hace poco tiempo, en cambio en Brasil, donde trabajo hace más de 25 años, las cuestiones del trabajo se toman más en serio y abren espacios de debate, de negociación que permiten esperar que la evaluación de la organización del trabajo no va a seguir el mismo camino que en Europa.
Aunque hay fuertes presiones para adoptar el mismo proceso que en Europa, en Brasil también hay fuerzas muy importantes que no quieren repetirlo. De hecho, Brasil se desarrolla y tiene cierto crecimiento económico y, al mismo tiempo, reduce la pobreza. Europa ya no tiene crecimiento y agravamos la pobreza de manera importante. Me parece igualmente que en Brasil, el debate sobre el trabajo tiene traducciones concretas sobre todo en las actividades de servicios que tienen más en cuenta las especificidades del trabajo colectivo que en Europa.
He hecho algunos trabajos en Brasil para el servicio público, para la justicia, donde las cuestiones de la cooperación se plantean objetivamente. En Brasil tienen un espacio indiscutible para negociar la evaluación de otra manera, para mí no es una fatalidad. En Argentina también el debate en cuanto al trabajo es más serio que en Europa.
El cambio a una forma de evaluación diferente depende necesariamente de la manera de pensar. La acción depende de la manera de pensar, no es el sistema el que determina la evaluación, esa sería la concepción del manager. Nosotros sabemos que ningún sistema, ni siquiera el mercado, pueden funcionar sin el celo, el cuidado, la inteligencia. Si fuera que el sistema funciona solo y la gente no lo quisiera y fueran obedientes nada más, el sistema se caería. Entonces, no creo que el sistema funcione solo sino con la inteligencia y la cooperación de los hombres y las mujeres que lo sirven.
Es un tema difícil, penoso, los que nos damos cuenta que el sistema funciona porque le aportamos nuestra inteligencia y entonces tenemos algo que ver en su éxito aunque se vuelva en contra nuestra. Es lo que se llama la “servidumbre voluntaria” que es un viejo problema político conocido a través del texto de Lavoisier desde 1574.
Si no creemos que el sistema funcione solo por su propia ingeniería, si no creemos en lo que técnicamente llamamos la “razón funcionalista”, el sistema, el mercado, las finanzas, los bancos, todo eso funciona con la inteligencia de las personas.
La evolución depende de la manera que piensen las personas. Si creen en la razón funcionalista se someten y aportan su contribución al sistema y entran en la servidumbre voluntaria. Si queremos cruzar al otro modo tenemos que adaptar nuestras mentes intelectuales en forma diferente.
El debate sobre el trabajo, sobre todo en América Latina, es fundamental. Si ese debate tiene lugar van a poder encontrar ideas para pensar otro desarrollo que no solo será racional sino que deliberadamente va a elegir romper con el mimetismo, no imitar a los europeos sino inventar un camino diferente sobre la cuestión de la cooperación que es una vía posible y existe.
Tengo la impresión que en Argentina hay un lugar para ese debate. Es fundamental primero entre científicos, tiene que ser también un debate con los políticos y ese debate tiene que entrar en el espacio público. Gracias a ese debate la gente puede apartarse, salir de la dominación simbólica y de la servidumbre voluntaria.
Voy a arrojar flores a mis amigos. Creo que una revista como Topía, por ejemplo, tiene una manera de abordar las relaciones entre subjetividad individual, más allá de la salud mental, y la sociedad, las relaciones sociales y lo político, que es un ejemplo para nosotros. No hay revistas como ésta en Francia. Antes Francia era un país muy politizado pero actualmente no existen revistas así en Francia. Los argentinos tienen la capacidad de inventar los medios de la manera de pensar, que pueden llegar hasta el espacio público y ser muy originales. No existe ese equivalente en Francia y menos aún en Gran Bretaña ni en Alemania. Yo viajo mucho por los países europeos y el debate es de una pobreza increíble con respecto a lo que encontramos aquí.
Antes de la Revolución Francesa se produjo lo que se llamó el Siglo de las Luces, un gran debate en el pensamiento, sin el debate entre los filósofos del siglo XVIII no había revolución posible contra la aristocracia, el Antiguo Régimen no hubiera terminado. El avance de las ideas es ineludible porque las personas actúan en función de lo que piensan y si lo hacen erróneamente repetirán los mismos errores. Si piensan con los elementos conceptuales de Europa van a rehacer Europa y entrarán en decadencia. Si piensan de otra forma, si desarrollan formas diferentes de pensar el trabajo, y eso es posible en Argentina y Brasil, podemos tener una gran esperanza que Uds. van a ser el modelo y nosotros los alumnos.

Ver también:
Christophe Dejours en Argentina: Los sindicatos europeos han entrado en un proceso de colaboración con la patronal (Parte II)
- Christophe Dejours en Argentina: La transformación del trabajo provocó la crisis en Europa (Parte I)

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Los millones de María Julia Alsogaray

Milva Benitez (OTROS CIRCULOS)

Tres ser condenada por enriquecimiento ilícito en 2004, la ex funcionaria menemista tuvo que reintegrar al Estado más de $ 3,5 millones. Pero desde 2010 la Corte impide que se entreguen al hospital de pediatría. Se opone a lo solicitado por el Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica y avalado por jueces de tribunales inferiores.

En julio se cumplen dos décadas del inicio de la causa en la que se condenó a la ex funcionaria menemista María Julia Alsogaray por su injustificado incremento patrimonial mientras ocupó cargos públicos. Desde fines de 2010, la Corte Suprema de Justicia de la Nación retiene los $3.680.000 que la condenada tuvo que reintegrar al Estado. El máximo tribunal rechaza el destinar esas sumas al hospital de pediatría Garrahan; arguye que “constituyen recursos específicos, propios del Poder Judicial de la Nación”.

En 2004, Alsogaray había sido condenada a tres años de prisión (de los que solo cumplió poco más de un año y medio) y a devolver $3.680.000, por el delito enriquecimiento ilícito. A fuerza apelaciones, la sentencia recién estuvo firme en 2008, y para entonces la ex funcionaria dijo que no tenía dinero para afrontar la pena. Entonces el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Federal nº 4 remató el lujoso petit hotel que la rea había adquirido en la Recoleta, a poco de iniciar su gestión como Secretaria de Recursos Naturales de Carlos Menen. “Ese fue el primer caso en Argentina de recupero de activos en hechos de corrupción”, explicó Agustín Carrara, director ejecutivo del Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica (CIPCE).

Los problemas comenzaron a la hora de definir el destino de esos fondos. El CIPCE, “con el objetivo principal de lograr la reparación del daño social causado”, pidió que las sumas obtenidas por el decomiso se destinaran a un fin social. Propusieron como beneficiario al hospital de pediatría Garrahan.

La organización especializada en el seguimiento de casos de corrupción había actuado en la causa como “amicus curie” ─una expresión latina que refiere a acciones realizadas para colaborar con el tribunal sin ser parte del proceso─ y los jueces del TOF 4 le dieron la razón. La decisión luego fue confirmada por la Cámara Nacional de Casación Penal, encabezada por Gustavo Hornos, que consideró que el dinero debía destinarse “a instituciones reconocidas como de bien público, como el Hospital Nacional de pediatría Juan P. Garrahan”.

Pero el máximo tribunal del país disiente con los jueces de los tribunales inferiores. A fines de 2010 rechazaron que los fondos recuperados judicialmente en casos de corrupción, deban destinarse a fines sociales. Sin más argumentos que la cita de un artículo de la ley 23853 que establece la autarquía del poder judicial, el Tribunal dice que “no está facultado para afectar los recursos obtenidos por aplicación de esa norma a otros fines que los allí determinados”.

Tras conocer la decisión el CIPCE insistió y le pidió a la Corte que reconsiderara la posición, atento a dar prioridad a “una respuesta que busque dar prioridad a la reparación simbólica del daño ocasionado por sobre la posibilidad de obtener recursos específicos”.

Proponen definir el destino del dinero en el marco del Código Procesal Penal (artículo 522), donde se establece que “cuando la sentencia importe el decomiso de algún objeto, el tribunal le dará el destino que corresponde según su naturaleza”, dejándolo a consideración de los jueces. Hasta la fecha la Corte no ha resuelto sobre esa última presentación en lo que refiere al destino del dinero decomisado en la causa “ALSOGARAY, María Julia s/enriquecimiento ilícito”.

Pero al conocerse en marzo de este año que la Corte ordenó la creación de la Base General de Datos de Bienes Secuestrados y/o Comisados en Causas Penales de competencia de la Justicia Nacional y Federal, el CIPCE volvió a dar la pulseada. Ingresaron por nota un nuevo pedido para que se revea la decisión. “La Corte Suprema puede mantener una postura silenciosa y dejar que el dinero del remate ingrese a las arcas del Poder Judicial asumiendo los riesgos de que la sociedad en su conjunto pierda de vista el impacto simbólico de una devolución social”, decían cuando solicitaron la reconsideración de la medida. Con esta nueva presentación esperan romper el muro de silencio que se consolidó sobre esta causa.

Datos de la causa

-Sobre el destino de los fondos decomisados: Causa nº 6783/09 en lo que refiere al destino del dinero decomisado en la causa “ALSOGARAY, María Julia s/enriquecimiento ilícito”.

-19/07/1993: inicio de la causa por enriquecimiento ilícito contra la ex funcionaria menemista.

-21/05/2004: el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Federal nº 4 condenó a María Julia Alsogaray a la pena de decomiso y prisión por 3 años en suspenso en inhabilitación.

-22/12/08: la CSJN confirmó la condena.

-11/11/2009: se remató el petit hotel que fuera propiedad de Alsogaray, dando lugar al primer caso en Argentina de recupero de activos en hechos de corrupción.

-23/11/2010: La CSJN rechazo el pedido de destino social del decomiso.

-28/12/2010: El CIPCE presentó el escrito para la reconsideración ante la CSJN. La Corte no se expidió al respecto.

-14/03/2013: tras conocer que la Corte ordenó la creación de la Base General de Datos de Bienes Secuestrados y/o Comisados en Causas Penales de competencia de la Justicia Nacional y Federal, el CIPCE insistió en el planteo “para que la lucha contra la corrupción se refuerce a través de la mejora de un servicio público que beneficie a la comunidad y principalmente a los sectores más desaventajados”, explicaron en la nota dirigida a la CSJN.

Antecedentes internacionales

En agosto de 2010, poco antes de que la Corte argentina decidió retener los fondos obtenidos tres el remate del petit hotel que perteneció a María Julia Alsogaray, la Corte de Haití sentenció en sentido inverso. Autorizó la restitución de los fondos depositados en bancos suizos por miembros de la familia del ex dictador Juan Claude Duvalier. Los fondos suman casi 4,5 millones de euros y el Tribunal dispuso que se utilicen “en provecho de la población haitiana a través de proyectos humanitarios o sociales”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

De bangladesh a la Argentina

Adolfo Aguirre (ACTA)

La reciente tragedia de los talleres de confección en Bangladesh generan nuevamente la atención de los medios mundiales acerca del trabajo esclavo al que son sometidos millones de trabajadores en todo el mundo. Esta tragedia no es casualidad, sino que es la consecuencia de la sed de lucro del capitalismo actual, que tiene en las empresas transnacionales a sus representantes más directos.

Si bien lo ocurrido en Bangladesh tiene un impacto amplio por su dimensión, no debería sorprendernos, ni tampoco tenemos que ir tan lejos para encontrar estas situaciones.

En la Argentina continúan produciéndose situaciones de trabajo esclavo en muchos rubros de nuestra economía. Los últimos casos que tomaron notoriedad pública fueron en el campo, el caso de empresas como Nidera que tenían a los trabajadores en situaciones de esclavitud, con la complicidad del sindicato que debería representarlos.

Pero esta no es la única situación. La proliferación de talleres clandestinos en zonas del Gran Buenos Aires y ciudades como La Plata, con mayoría de trabajadores migrantes de países hermanos que son explotados. Más del 70 por ciento de las prendas que se confeccionan en la Argentina son producidas en talleres clandestinos.

Estas condiciones precarias de trabajo son las que permiten el boom actual de ferias como La Salada, activamente promovida por el gobierno como un ejemplo de industria nacional. Es preocupante que esta industria esté en una parte importante basada en situaciones de trabajo de esclavitud y explotación.

El deseo por acrecentar las ganancias empresariales está directamente relacionado con la precarización y la baja de costos laborales, que llevan a la profundización de la explotación laboral y la esclavitud.

En la actualidad, Europa está siendo destruida de su régimen de derechos laborales, siendo este el último gran bastión que llegamos a tener los trabajadores del mundo.

La amenaza por parte de las empresas de mudarse a China o algún otro país del sudeste asiático, lleva a una competencia feroz entre los países para ofrecer mejores condiciones a esas empresas. Esas mejores condiciones significan, básicamente, quita de derechos y condiciones laborales conjugados con salarios de pobreza. La Ley de ART sancionada por el gobierno argentino el año pasado es un claro ejemplo de políticas pro-empresariales en desmedro de los trabajadores, para bajar los costos de producción y aumentar las ganancias.

El trabajo esclavo y la explotación laboral son una constante en la realidad de los trabajadores mundiales, y hechos como los de Bangladesh son un llamado de atención de las consecuencias que esto tiene. Es una tarea de los gobiernos y los patrones asegurar condiciones dignas de trabajo para todos los trabajadores. Las organizaciones de trabajadores continuarán siendo la piedra en el zapato del proceso de redistribución regresiva que se está llevando a cabo mundialmente. Es por esto, que tenemos que aferrarnos a la organización, incorporar a los marginados y a la protesta social, para llevar esas luchas a un plano que no pueda ser ignorado por el resto de la sociedad.

Adolfo Aguirre es Secretario de Relaciones Internacionales de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: “¿Dónde está Facundo? De la Sota y su policía lo saben”

Katy Garcia (PRENSA RED)

A 15 meses de la misteriosa desaparición del Facundo Rivera Alegre “el Rubio del Pasaje”, su madre sigue reclamando justicia y señala que la policía está involucrada. En tanto que su abogado, Claudio Orosz, manifestó en conferencia de prensa que hubo avances leves en la causa pero que aún permanece bajo secreto de sumario. Ahora, si uno le consulta a cualquier vecino sobre este gravísimo hecho, la mayoría mira de reojo- como temiendo ser escuchado-, y sin filtro opina que “al Rubio, lo mató la policía”. Pero nadie habla. La causa no avanza. Ni siquiera por las recompensas lanzadas desde el gobierno alguien tira algún dato.

Viviana Alegre, la madre del joven, no hace otra cosa que golpear puertas y ahí donde puede formular la pregunta que desde el 19 de febrero del año pasado viene haciéndole a las autoridades del gobierno provincial y a las fuerzas policiales. ¿Dónde está Facundo? Hay un murmullo ensordecedor dice que “la policía” no es ajena. El fiscal Alejandro Moyano negó que estuviera vinculado al narcotráfico. Lo cierto es que el pibe era hostigado por la policía y varias veces le aplicaba contravenciones contenidas en el Código de Faltas.

Pero pasa el tiempo y la causa no avanza.

El Rubio como tantos jóvenes había partido a un baile de cuartetos donde tocaba Damián Córdoba, su banda favorita. Fue con amigos. Algunos lo vieron salir del estadio del Centro, incluso recuerdan haberlo visto en la parada del colectivo. Sin embargo, nunca llegó a destino. O sea, a su casa de barrio Junior’s.

Desde aquél día su mujer y su hija Rocío lo esperan. Pero los tiempos de la justicia son diferentes. No basta con la oferta de recompensas. Las hipótesis siguen siendo las mismas que hace meses se conocen. El Rubio habría sido enviado por un músico de la banda a comprar drogas ilegales. Que fue a barrio Maldonado a realizar el mandado y que ahí se habría producido una pelea con los hijos María del Carmen Rearte (a) Colela la dealer de la zona.

También consta en la investigación que el cuerpo del muchacho podría haber sido arrojado a una laguna. Pero se hicieron rastrillajes y nada se halló. Viviana Alegre sigue reclamando por su hijo. Y no teme reiterarle al gobernador: “¿Dónde está Facundo? De la Sota y su policía lo saben”, le dijo a este medio.

La consigna “Con vida se lo llevaron, con vida lo queremos” nacida del dolor y la incertidumbre durante la dictadura genocida, lamentablemente, ha sido desempolvada ahora en democracia. Viviana, mo está sola en esta lucha. La acompañan numerosas organizaciones sociales y políticas, como la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional, un grupo de legisladores nacionales y provinciales, el Cels (querellante en la causa por la desaparición forzada de Luciano Arruga), por la UNC, la Mesa de Trabajo por los DD.HH, la Correpi, entre otras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Luego de la denuncia en tribunales por espionaje: El juez Torres ordenó un allanamiento a la Federal

AGENCIA WALSH

Luego de que ayer, martes 21 de mayo, distintas organizaciones políticas y sociales, entre las que se encuentra la Agencia Walsh, hicieran la presentación de la denuncia legal contra el oficial de inteligencia de la policía Federal Américo Balbuena, el juez federal Sergio Torres ordenó ayer el allanamiento de dependencias de la Policía Federal. Así lo consigna el matutino Página 12 en su edición digital de Hoy. En el mismo artículo, el diario informa que el resultado del allanamiento fue "positivo", sin brindar más detalles. En ese marco, hoy se realizará una marcha convocada por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia a las 17.30 desde la Av. de Mayo y 9 de Julio hasta la Plaza de Mayo con la consigna "Basta de represión y espionaje. No a la judicialización de la protesta y la pobreza" Reproducimos algunos de los artículos publicados ayer en relación con la presentación judicial.

Esta mañana en los tribunales federales de Comodoro Py, organismos de derechos humanos y partidos de izquierda integrantes del Encuentro Memoria Verdad y Justicia, presentaron una denuncia penal para que se investigue la infiltración que hizo la Policía Federal en la Agencia de noticias Rodolfo Walsh y desde allí recabó cuantiosa información sobre las actividades de los movimientos sociales y gremiales. La denuncia recayó en el Juzgado Federal N° 12 a cargo de Sergio Torres.

El agente infiltrado se llama Américo Alejandro Balbuena y se pidió su indagatoria. Asimismo las organizaciones exigen el nombre de los superiores de Balbuena y también la lista de completa de espías infiltrados por esa fuerza.

La denuncia se suma a la que ya existe por el Proyecto X de la Gendarmería, que salió a la luz gracias a las denuncias de los trabajadores de Kraft.

Myriam Bregman, abogada del PTS, querellante en la causa del 'Proyecto X' y que participa nuevamente de esta denuncia, afirmó que "la infiltración de las fuerzas de seguridad en los movimientos sociales tiene como objetivo la criminalización de la protesta social. No estamos ante un caso aislado, cada fuerza tiene su propio grupo de espías; la Policía Federal tiene un cuerpo de 1.000 agentes para estas tareas".

Dice textualmente el escrito presentado "venimos a denunciar la infiltración del Oficial de Inteligencia de la Sección Reunión de Datos- División Análisis de la Policía Federal, AMÉRICO ALEJANDRO BALBUENA, quién fuera infiltrado desde el año 2002 hasta el pasado mes de abril del corriente, en la Agencia de Comunicación RODOLFO WALSH, dónde simulando ser periodista obtuvo ilegalmente información de las distintas organizaciones políticas, sindicales, sociales, estudiantiles, de derechos humanos". Y más adelante se afirma: "Durante los aproximadamente once años que Balbuena mantuvo su actividad como infiltrado en la mencionada Agencia Alternativa de noticias, simulando ser 'militante' se ocupó de cubrir periodísticamente la agenda de actividades políticas, a través de la cuales le permitió tener vínculos con distintos referentes y militantes de partidos políticos, organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, de derechos humanos, etc. Incluso realizar entrevistas dentro de los domicilios particulares de varios de ellos".

Además del PTS, el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos y la propia Agencia Walsh, suscribieron la denuncia dirigentes como el delegado del Subte Claudio Dellecarbonara, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Liberpueblo, APEL, entre otras varias personalidades y organizaciones políticas y de Derechos Humanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Contra la infiltración en la Agencia Walsh y todas las operaciones represivas del Estado

RNMA

La Red Nacional de Medios Alternativos se suma al reclamo de todo el campo popular y exige la apertura y publicación de todas las listas de servicios de inteligencia infiltrados/as en organizaciones políticas y sociales, la entrega de los archivos de la información recabada y el desmantelamiento de todos los proyectos de inteligencia de la Policía Federal, Gendarmería Nacional y demás fuerzas represivas del Estado cuyo único objetivo es perseguir a las organizaciones populares.

Estas prácticas que perduran, por lo menos, desde la última Dictadura cívico-militar, deben terminar para que se haga efectiva la democracia y la aplicación de los Derechos Humanos en la Argentina.

La Red Nacional de Medios Alternativos es un espacio de articulación del que participan diferentes medios comunitarios, alternativos y populares. Somos herramientas de comunicación con una mirada militante y crítica hacia las representaciones que instalan los medios hegemónicos tanto estatales como privados, en tanto herramientas de apropiación discursiva que reproducen y legitiman un orden social basado en la violación sistematica de los derechos humanos elementales.

Nuestras posturas y modos de producción informativa y formativa, nos convierte en blanco directo de las acciones represivas puestas en funcionamiento por parte del Estado en todos sus matices políticos. Recordemos solo algunos casos de este 2013. El 13 de marzo pasado fueron heridos con bala de plomo Esteban Ruffa (ANRed) y Germán de los Santos (DTL!) -ambos colectivos integrantes de la RNMA- en la represión desatada a días de la finalización de la toma por parte de trabajadores culturales de la Sala Alberdi, ubicada en el Centro Cultural General San Martín. En el casos de Parque Centenario, Ezequiel Medone (DTL!), fue apaleado cuando cubría la represión policial, y Hernán Cardinale, reportero gráfico independiente, fue herido en la pierna con una bala de paint ball a un metro de distancia. En el Hospital Borda fue detenida la fotógrafa Belén Revollo, de En Movimiento TV e integrante del Movimiento Popular La Dignidad, y Patricio Tejedor de FM La Tribu fue herido con balas de goma.

En este contexto político y social, días atrás estalló otra noticia que da de lleno a las organizaciones que militamos por otra comunicación.

Se conoció públicamente que Américo Alejandro Balbuena no era un militante popular de la Agencia de Comunicación Rodolfo Walsh, sino que era un infiltrado de la Policía Federal.

Balbuena recopilaba, desde 2002, información a través del trabajo periodístico de la Agencia. Anteriormente había colaborado en la Red de Corresponsales Populares de FM La Tribu. Aunque no todos recuerden su nombre, todo/a militante reconoce la cara del policía Balbuena.

Como trascendió en diferentes medios alternativos, comunitarios y populares, este personaje utilizó la Agencia Walsh como un puente hacia las organizaciones sociales y políticas. Estuvo presente en la Fundación La Alameda; conoció profundamente a los familiares de Cromañon, a los militantes de la FUBA y de la organización Quebracho. Estos son solo algunos ejemplos de dónde ha desarrollado la tarea de espionaje.

Es sabido que las fuerzas policiales usan testimonios periodísticos para "armar" causas a sospechosos/as o inocentes (La desaparición de Luciano Arruga y el caso Carrera reflejado en la película El Rati Horror Show son claro ejemplo de esto). Lo que se ignoraba es que hubiera infiltrados/as permanentes en medios de comunicación populares.

En el marco de la conferencia de prensa realizada por la Agencia Walsh en la sede de Correpi el pasado 7 de mayo, abogados/as y militantes mencionaron el Proyecto X y la llamada Ley Antiterrorista como parte de una misma política de espionaje por parte del Estado. Todo Gobierno que detente el poder tiene responsabilidad en las políticas de Estado. Entendemos, así, que es ineludible relacionar esta infiltración, originada durante el gobierno de Duhalde y mantenida durante 10 años de Gobierno actual, con el desarrollo del Proyecto X y la persecución a militantes populares en todo el país.

La Red Naconal de Medios Alternativos ha sufrido en carne propia este accionar de los Estados provinciales y Nacional como la represión y los compañeros baleados en la Sala Alberdi, los/as detenidos/as y perseguidos/as en Famatina, Cerro Negro, Tinogasta y Andalgalá desde 2012, entre otros casos.

Los medios alternativos, comunitarios y populares tenemos una lógica periodística diferente a la que manejan los medios tradicionales y las consecuencias están a la vista pero también ese mismo trabajo es el que genera espacio de confianza y trabajo solidario que permite que los/as militantes vean nuestra labor a la par de sus luchas y necesidades.

Esta infiltración en la Agencia Walsh, además de darse en un medio de comunicación de características y prácticas ahondadas por los colectivos que integran la Red Nacional de Medios Alternativos, es una infiltración a las organizaciones sociales, una modalidad que tiene décadas y que los sucesivos Gobiernos no han desterrado. Es hora de que este tipo de acciones represivas desaparezcan de la Argentina.

Red Nacional de Medios Alternativos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La infancia, infantería de la historia

Claudia Rafael (APE)

“No queremos salvar nuestra vida, nadie saldrá
vivo de aquí, queremos salvar la dignidad humana”.
(Arie Wilner, uno de los jóvenes que lucharon
en el levantamiento del ghetto de Varsovia)

No había mañana entonces. El futuro olía sólo a muerte. O, más bien, el futuro se llamaba muerte. 6000 cayeron combatiendo. 7000 fueron fusilados allí. 40.000, llevados a Treblinka. Cómo pensar en días de sueño y felicidad cuando la tortura, el hambre y la perversidad hitleriana parecían el único destino y, sin embargo, Arie Wilner y tantos muchachos y chicas muy jóvenes sentían que se podía salvar la dignidad humana. No sabían entonces cuántas veces la humanidad se hundiría en los pantanos y se haría más y más difícil salvarla.

La calle y la naranja

Los ojos de José, paradito en el medio de la 9 de Julio, se fijan en el horizonte. Pega un salto. Da dos volteretas ágiles y sutiles en el aire. Cae torpemente sobre el pavimento. Mira a su hermano y le arroja las dos naranjas con las que ensayará un malabar desvestido. José llega apenas y en puntas de pie a los 8 años. El otro es un par de años menor. Tienen el coraje de la nada misma que se derrama sobre el asfalto de durezas ciegas.

La vida es un desquicio que les despeinó los sueños hasta tumbarlos. El par de monedas que acumulan cada tanto, les baldía el cerebro. Les tuerce el presente maltrecho por un rato. Y de vuelta a la calle. Al semáforo. A la senda peatonal. Y hay que apurar porque arrancan rápido y la naranja se me cayó al piso y no alcanzo a juntarla, José. Nunca alcanzo.

“La mendicidad en las calles de Buenos Aires es un lunar, un feo lunar, un deprimente espectáculo para nuestras pretensiones de grande y progresista ciudad”, escribía el presidente del Patronato Nacional de Menores en los primeros años 40.

Un mal día de otoño José y su hermanito/mochila/aprendiz tiran la naranza sobre el parabrisas porque hay mucha rabia, señor. Mucha rabia que alguna vez explota y está más cerca y a la mano el vidrio ése, que el entero Estado que puso la espada a pender sobre mi cabeza hasta hoy, en que la soltó.

Tortugas

Los ojos semidesviados. Un par de lentes que parecen cubrirle el rostro. Satélite prepea al mundo de los adultos. Les grita. Los increpa. Los engaña. Les miente. Se cargó sobre sus hombros flacos y escuálidos de apenas 13 años esa tropa inerme de niños huérfanos, de mutilados, de desamparados. Esa tropa de niños hambrientos que sólo sobreviven (al menos por un tiempo) encontrando minas bajo tierra kurdistana. Si no explota con ellos, las venderán y tendrán almuerzo.

No hay futuro para los niños. No hay esperanza. No hay siquiera dignidad humana que salvar, como decía Arie Wilner.

Qué importa si la historia de Satélite es la de una película (“Las tortugas también vuelan”) porque está llena de Satélites la Historia. O de niñas madres como Angri, a quien le hicieron un hijo al que nunca querrá. Si fueron los hombres malos. Los mismos que le mataron a su familia. Los mismos que mutilaron a Hengov, el manco que predice el futuro.

Ni a Angri, ni a Riga -ese bebé que le metieron en el cuerpo que se curvó hasta parir- les dejaron opción. No hay opción en tierras oprimidas, invadidas y minadas para los niños. No hay destino. Sólo un grito desvelado y huérfano como los precipicios.

El ghetto

“Me acuerdo de los que estaban en la resistencia. Eran chicos muy jóvenes, apenas un poco mayores que yo que tenía 13 o 14 años. Les faltaba ya la familia o se los estaban llevando. No tenían nada que perder”, contó la sobreviviente Eugenia Unger al periodista Gustavo Sierra. “Se escondían en casas clandestinas y para moverse se metían por las alcantarillas”.

Estaban hacinados en el ghetto de Varsovia. 380.000 judíos encerrados en esos espacios diminutos desde 1940. Durante un mes entero Mordechai Anilewicz lideró el levantamiento en el `43. Una lluvia de proyectiles cayó sobre los nazis que avanzaban sobre ellos. Una chica de apenas 18 años se lanzaba al vacío desde una terraza para tirar granadas sobre un tanque. “No queremos salvar nuestra vida, nadie saldrá vivo de aquí, queremos salvar la dignidad humana”, escribía Arie en esos días.

Todos eran muy jóvenes. Casi niños. Se jugaban la vida entera por la dignidad sabiendo que la muerte abriría sus fauces para ellos de todos modos. No supieron nunca de aquella frase de Libres o muertos, jamás esclavos, pero la hicieron. Nunca la pronunciaron.

Barrer la muerte

La primavera irrumpía con sus bocanadas de tibieza. A contramano del sol y de la vida que declamaba su poesía en los rincones, el jefe de la policía Ramón L. Falcón daba órdenes y bramaba contra la utopía de equidad. Su determinación de doblegar la lucha anarquista y vencer el reclamo de los inquilinos de unos 2000 conventillos era imparable en la Buenos Aires de 1907.

“Trescientos niños y niñas de todas las edades, recorrían las calles de la Boca en manifestación, levantando escobas `para barrer a los caseros`”. Falcón ordenó el desalojo. Una orden de Falcón no era nimiedad. Como no lo era la lucha de esas decenas de niños y jóvenes decididos a hacer carne la utopía de vivir.

“Ocho mujeres cargaban a pulso el féretro del niño asesinado por la policía comandada por Ramón L. Falcón. Pero el camino hecho a pie, desde Barracas hasta Chacarita era largo, entonces se turnaban con otras mujeres. Aunque en algún punto hubo que dejar el cajón en la calle para defenderse de la represión policial que ni a los muertos respeta. Detrás del ataúd, cerca de 700 vecinas de los conventillos encabezaban una columna de más de 5000 trabajadores que abandonaban talleres y fábricas para concurrir al sepelio del joven mártir. Era un cortejo imponente de los vecinos más pobres de Buenos Aires”.

Se llamaba Miguelito Pepe y tenía 15 años.

“Barramos con las escobas las injusticias de este mundo”, había pronunciado Miguelito antes de la bala policial.

Sin banderas

La lucha está en la calle. Sobre el asfalto. Sobre el empedrado carcomido por los siglos. La lucha está en la calle y no siempre encuentra una bandera de utopía como la de Miguelito Pepe o la Mordechai Anilewicz.

Está en la esquina. Se disfraza de muerte temprana. Cachetea la dignidad. La sopapea hasta torcerla.

La vida y la muerte se parecen demasiado. Se olvidaron de mirarse a los ojos y voltear ante el espejo del espanto.

Con 12, 13 ó 15, sabe levantar la mirada, lanzar rayos de rabia y derribar al otro con una cuchillada en el centro del alma. Es capaz de arrojarse a los brazos de la agonía para vencer al enemigo chiquito. Porque al otro no lo ve. No podría. No son estos tiempos de claridades. Y el enemigo es el otro pibe que mueve sus pasos a pocas cuadras. Merecedor de diatribas y de odios. Competidor directo e innato para el territorio. Ahí donde se dirimirán entre el plomo y el filo cortante. Y en el medio, se jugarán la vida. Por la bandera del reparto.

Este enemigo es más poderoso que el de los jóvenes del ghetto. Este enemigo halló una cobija pletórica de frutos. Y se nutre día tras día de la savia de la desesperanza.

Este enemigo no tiene rostro. No tiene olor en la piel. No tiene nombre humano.

Con 14, 17 ó 19 se creyó el cuento de que el enemigo es el otro que se le parece. Ese con el que tironea el liderazgo de la barriada.

Miguelito sabía que había que barrer las injusticias de este mundo. Mordechai y las huestes de jóvenes judíos del gheto sabían que su enemigo era Hitler, el comandante Jürgen Stroop o el espíritu de las SS.

Los niños del desamparo perdieron la brújula. El Enemigo les inventó enemigos pequeños, morochos y desmadrados como ellos, para que juntos edifiquen y transiten el camino de su propia exterminio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un viaje hacia las utopías revolucionarias (LXXXIV): Las “directivas” de John

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS. info)

El 21 de agosto de aquél año 1968, antes de ser operado en el Hospital de Clínicas de la ciudad de Buenos Aires, Cooke redactó el “testamento” dirigido a Alicia Eguren, encargada de su cumplimiento.

Comenzaba diciendo “Querida Alicia… te hago llegar estas indicaciones y directivas que, lamentablemente, pertenecen a lo macabro…”.

Con gran sentido del humor señalaba “…bajo ningún pretexto, ni artimañas, se deberá permitir que se me acerque personal eclesiástico, monjas, etc. o se intente suministrarme sacramentos, exorcismos, etc. La prohibición incluye a los sacerdotes que sean amigos personales… Deseo mantener intacto “mi buen nombre y honor” de ateo y materialista consecuente y no deseo confesiones, leyendas sobre arrepentimientos “in extremis”, ni otras fábulas, productos de la propaganda…”.

Luego dona todos sus órganos y lo que reste a la Facultad de Medicina, señalando “…ya que no he podido, mediante una muerte heroica, contribuir a la solución revolucionaria de nuestro drama americano, al menos puedo ayudar a resolver algún problema individual o servir para las practicas de los estudiantes de medicina…”.

“Sería una lástima, que por algún obstáculo burocrático no se pueda prescindir del entierro. No pretendo, por cierto, que mis restos sean llevados en colectivo y en un paquete, pero deseo que se prescinda de las pompas fúnebres, coronas, etc”.

Como no le atormenta la fugacidad de la existencia dispone que si no se pueden donar los órganos se cremen sus restos… “dispersa las cenizas al viento o tíralas al mar (transo que la tires al Río de la Plata, lo mismo da en cualquier río o en una laguna…”.

Termina diciendo “Yo viviré como recuerdo, durante el tiempo que me tengan en su memoria las personas que me han querido; y en la medida en que he dedicado mi vida a los ideales revolucionarios de la libertad humana, me perpetuaré en la obra de los que continúan en esa militancia”.

Días más tarde, el 19 de setiembre dejaba de existir, rodeado de algunos amigos y de su compañera de vida. Sin duda que ambos conformaron una pareja inolvidable, nada convencional. Libres, talentosos y audaces “son dos voluntades seductoras dedicadas a la revolución”.

Nosotros hicimos sendos homenajes en Paraná y en Santa Fe, cuyo desarrollo fue impedido por las policías de la Dictadura, produciéndose algunos enfrentamientos. Lo recordamos como le hubiera gustado, en la calle.

Pese a que la tristeza nos embargaba teníamos que cumplir con las actividades profesionales y políticas.

En el caso “Trevisán” el testimonio de Ramón Ortega -Palito- fue clave ya que el ratificó que su última presentación había sido a las 3, y que recordaba al pequeño cuando había subido al palco para saludarlo y que, le comentaron sus músicos, luego había desaparecido.

Beatriz, su apellido lo he olvidado, que había bailado con nuestro defendido gran parte de la noche, recordó que lo habían hecho durante toda la presentación del popular cantante.

Con estas declaraciones iba modificándose la primera impresión del Juez Catáneo, y avanzábamos en nuestro objetivo de demostrar la inocencia de José.

En mis visitas al penal le comentaba a este los avances que habíamos logrado en la investigación.

Ese 19 de setiembre al mismo tiempo que los diarios daban cuenta de la muerte de John, aparecía la noticia de que en Taco Ralo en el sudeste de la provincia de Tucumán, a 70 kilómetros de San Miguel de Tucumán, se había detectado la presencia de un “grupo guerrillero”, encabezado por Envar el Kadri y Néstor Verdinelli.

Los conocía a ambos y teníamos información de que estaban conformando las que denominarían “Fuerzas Armadas Peronistas”.

Con Envar nos habíamos encontrado por primera vez en aquel Congreso de la Juventud Peronista en 1963, que se realizó en Rosario y en el que él impidió que me agredieran con armas de fuego un grupo, encabezado por un militante de esa ciudad, de apellido Aranda.

Néstor, por su parte, que era dirigente del Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas de mi universidad -la del Litoral con asiento principal en Santa Fe- se había incorporado a la JUP junto con Mario Geller, adscribiendo a nuestra postura a favor de la lucha revolucionaria armada y a la formación de una corriente marxista-guevarista en el Movimiento.

Entre los detenidos estaba Amanda Peralta, la única mujer del contingente, muy amiga de Alicia y a la que había conocido en el departamento de la calle Libertad.

Estos compañeros reivindicaban el intento de los denominados Uturuncos, que ha mediados del año 1959, liderados por un obrero tucumano Manuel Mena, peronista de izquierda, con 20 trabajadores azucareros se habían “alzado” y escalado el cerro Cochuna.

Su acción mas importante fue la ocupación de la Comisaría de la localidad de Frías en la provincia de Santiago del Estero, el 24 de diciembre de aquél año.

Asimismo, en un documento fundacional, el que luego se denominaría “grupo de Taco Ralo”, hacía mención también, como precedente histórico, a los “comandos Coronel Perón” que en el período de la “resistencia” -1955-1958- lideraban Alicia, John y César Marcos.

¿De que forma se vincularían estas “protoguerrillas” a la CGT de los Argentinos y al movimiento obrero cada vez mas confrontado con el régimen militar? ¿Qué pasaba con nuevos agrupamientos que surgían en ese momento? ¿Cuál fue el rol del periódico de la central combativa que dirigía Rodolfo Walsh? Serán algunos de los temas que desarrollaremos en nuestra próxima nota.

Manuel Justo Gaggero es abogado. Ex Director del diario “El Mundo” y de las revistas “Nuevo Hombre” y “Diciembre 20”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Libertad y democracia sindical: Se agrava la criminalización de la protesta social

Melissa Zenobi (ACTA)

Hugo “Cachorro” Godoy, secretario Adjunto de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA) y Oscar de Isasi, secretario general de ATE provincia de Buenos Aires, en diálogo con ACTA coincidieron que la detención de los 5 delegados de ATE en La Plata no fue un hecho aislado. Es parte de un plan sistemático de criminalización de la protesta social que tienen como antecedente más cercano los serios incidentes que tuvieron lugar en el hospital Borda y en Famatina.

ATE Nacional y provincia de Buenos Aires junto a CTA Nacional y la Comisión provincial por la Memoria presentaron una denuncia penal para repudiar las irregularidades de la detención de los cinco trabajadores de la Dirección General de Escuelas: “el personal de la policía tuvo una actitud de cuasi secuestro en plena vía pública, y dentro de la Torre Administrativa 1 actuaron de civiles, sin identificación, con autos sin patentes, sin esgrimir ninguna orden policial y sin pedir identificación a los trabajadores representantes de ATE. Esto denota una acción de inteligencia previa de la cual debe hacerse cargo el gobernador Scioli”, explicó Hugo Godoy.

“Reclamamos el desprocesamiento de todos los luchadores populares de los cuales la mayoría son representantes de nuestra Asociación de Trabajadores del Estado y de nuestra Central de Trabajadores de la Argentina”, agregó Godoy y continuó: “Acá la policía de la provincia y su responsable máximo que es el gobernador Scioli actuaron con métodos de la dictadura. Esto debe esclarece, identificar a los responsables y condenarlos como corresponde porque los Argentinos no queremos más los métodos de la dictadura. Porque no queremos más una democracia vigilada sino una democracia plena de justicia y liberad para todos los argentinos”.

Operativo violento y lucha popular

A su turno, Oscar de Isasi, secretario general de ATE provincia de Buenos Aires, expuso: “Exigimos que se investigue el secuestro de los cinco delegados de ATE el día 14 de mayo. Hablamos de secuestro porque fue un operativo ilegal hasta que se los blanqueó en la dirección de investigaciones. A las 11 de la mañana cuando los compañeros salían de una reunión formal y pública en la Dirección General de Escuelas fueron emboscados por más de 20 personas que decían ser policías pero que no se identificaron”.

Mediante un represivo despliegue policial: “fueron amenazados, prepoteados y golpeados. Ese operativo parecía más para un asesino serial que para un trabajador que salía de su lugar de trabajo y cuyo único pecado fue pelear porque no le reduzcan el salario y porque no echen a 126 compañeros”.

La evaluación positiva del proceso tiene que ver con la liberación inmediata de los delegados gracias a la lucha que se llevó adelante desde el gremio estatal: “la libertad de los compañeros fue posible porque miles y miles de trabajadores hicieron el paro el día 15 y fueron cientos los compañeros que hicieron una vigilia hasta que los liberaran. La sociedad bonaerense no está dispuesta a volver al pasado aunque parece que este gobierno quiere reeditarlo”, ratificó de Isasi.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Lamentan estudiantes chilenos discurso en cuenta pública de Piñera

XINHUA

Estudiantes chilenos lamentaron el discurso que rindió el presidente Sebastián Piñera en su última cuenta pública anual ante el Congreso con sede en la ciudad de Valparaíso, por considerar que no atendió los puntos centrales de sus demandas.

El vocero de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), Andrés Fielbaum, dijo hoy que el sistema educativo chileno ha fracasado.

"Es evidente el fracaso del sistema educacional (...) la educación fue el tema central de este gobierno, por las protestas del movimiento estudiantil, pero se dedicó a resistir", dijo Fielbaum a periodistas.

Piñera abordó durante dos horas y 16 minutos una veintena de temas, de los cuales el energético concentró el mayor tiempo de su discurso (20 minutos), seguido de la educación (18 minutos).

En el tema de la educación el mandatario insistió en el modelo basado en el otorgamiento de becas a estudiantes y anunció la gratuidad sólo para el nivel preescolar, el cual será oblgatorio en Chile.

Unos 10.000 estudiantes protestaron el martes a las afueras del Congreso Nacional en Valparaíso, mientras el presidente Piñera se dirigía al Congreso.

Tras la manifestación que concluyó con al menos una decena de detenidos e incidentes entre estudiantes radicalizados y la policía, los inconformes mostraron su desazón con el discurso presidencial.

Previo a su alocución, el mandatario reafirmó su política de ampliación de becas de estudio y la atenuación en los intereses de créditos para la educación superior, en un abierto contrapunto con las peticiones de gratuidad en la educación planteada por el movimiento estudiantil.

"La educación basada en créditos y becas es un fracaso, sólo segrega y endeuda", señaló Fielbaum.

Los estudiantes que mantienen desde 2011 un movimiento social de protesta que exige el fortalecimiento de la educación pública, se han convertido en el principal problema político de la administración Piñera.

El movimiento social ha logrado además con éxito incidir en el debate presidencial de cara a los comicios de noviembre próximo con sus demandas de educación pública de calidad y gratuita y el término de los subsidios estatales a la educación privada.

"Seguimos en alto con nuestras demandas, dejamos claro a los candidatos presidenciales que no se puede ignorar a los movimientos sociales, si no somos considerados las protestas seguirán en ascenso", añadió el dirigente estudiantil.

El vocero de los estudiantes reafirmó el llamado a protestar el 28 de mayo y 13 de junio próximo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.