jueves, 6 de junio de 2013

Entrevista a Guillermo Almeyra, editorialista internacional de La Jornada (México): Santos quiere ser “el mejor de la clase”

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)
.

Mario Hernandez (MH): Como es habitual cada dos semanas nos comunicamos con Guillermo Almeyra. Hoy tenemos una propuesta ambiciosa porque son varios los hechos destacados que han ocurrido en el mundo. Me gustaría arrancar con la movilización que ya lleva cinco días en Turquía motivada por un problema aparentemente menor, de esos que pasan todos los días en nuestra ciudad, que ha generado una movilización popular masiva en varias ciudades turcas que exigen la renuncia del primer ministro Erdogan. Hoy se agrega un elemento nuevo porque el Secretario General del Sindicato de Trabajadores Públicos, una de las cuatro principales organizaciones obreras de Turquía, ha convocado a una huelga general de 48 horas. ¿Cuál es tu opinión?

Guillermo Almeyra (GA): Hay varias Turquías. Está la tradicional, laica, la que construyó Kemal Ataturk después de la I Guerra Mundial que se basa en la idea de la supresión del Estado ligado a la religión musulmana. Recordemos que el Sultán paralelamente era el Califa. Esa Turquía está en minoría frente al nuevo gobierno de Erdogan que tiene intenciones de ir imponiendo poco a poco la ley musulmana y la fusión entre el Estado y la religión. Este proyecto es rechazado por una Turquía que quiere entrar en Europa, que es burguesa, laica y una pequeño-burguesía que también lo es y quiere derechos democráticos. También por la gran cantidad de habitantes que no son musulmanes creyentes.
A esto se agrega que está aplastada la minoría kurda. Son 14 millones y están en una insurrección casi permanente contra el gobierno.
También para los obreros y la izquierda este es un gobierno muy represivo. La izquierda siempre ha sido muy reprimida en Turquía incluso con el pretexto de la guerra contra los kurdos.
Ahora, por un motivo ecológico, la defensa del único parque importante que tiene la ciudad, estalla todo y le cobran simultáneamente todas las facturas a Erdogan, que por otra parte, está muy ligado a Israel y EE. UU.

Suecia pagó el triunfo de un gobierno de derecha

MH: También en Estocolmo y otras ciudades suecas se vivieron situaciones parecidas a la turca.

GA: Pero por otras razones. Allí evidentemente cometieron el error racista, clásico de todos los países capitalistas, de concentrar y segregar a los inmigrantes y sus hijos, haciendo verdaderos guetos que no son tan espantosos como los ingleses o franceses, digamos “a la sueca”, pero guetos al fin, es decir, barrios exclusivos de inmigrantes donde casi no hay suecos o los pocos que hay son hippies o de izquierda. Un caldo de cultivo propicio para la protesta contra la discriminación. Bastó una chispita, que la policía matara a un pobre diablo inmigrante…

MH: Aquí diríamos un caso de gatillo fácil.

GA: Exactamente, a un sueco no lo hubieran matado en esas condiciones, y estalló el odio contra la discriminación, el problema social, no por la desocupación porque tienen trabajo o asistencia social, sino por ser considerados ciudadanos de segunda y abandonarlos en una sociedad que es rica y tiene aparentemente todo asegurado.
Suecia pagó el hecho que la crisis llevó al triunfo de un gobierno de derecha. Los socialdemócratas no lo habrían hecho, eran más hábiles para negociar.
Una reacción brutal provocó un estallido social que va a ser difícil calmar porque ya se estableció un precedente.

La burguesía colombiana está profundamente dividida

MH: Quiero traerte al ámbito latinoamericano. Me da la impresión que Santos nos está presentando un combo que merece un profundo análisis. Recibió a Capriles, dio un gran espaldarazo a la Alianza Pacífico y plantea el ingreso a la OTAN.

GA: No hay que olvidarse que Colombia está en vísperas de elecciones. Santos pretende la reelección y la burguesía colombiana está profundamente dividida tanto con respecto al Proceso de paz como a Venezuela.
Por un lado, necesita mucho de una buena relación con Venezuela que es su principal cliente, tanto para las importaciones como para exportar, pero el sector de Uribe, del narcotráfico, de los terratenientes, de los paramilitares lo presionan a Santos diciendo que concilia con el gobierno venezolano y las FARC.
En un período electoral donde la elección se va a decidir por pocos votos, Santos gira a la derecha, además es derechista, independientemente que ahora, por razones tácticas, gire a la derecha siempre lo fue, no olvidemos que era el hombre de la represión en la época de Uribe.

MH: Fue su Ministro de Defensa.

GA: Nada menos. Además, Colombia forma parte fundamental de los planes norteamericanos para la región, por el Plan Colombia, la Alianza del Pacífico con los otros países que tienen gobiernos reaccionarios como Chile, en parte Perú, sobre todo México.
El ingreso a la OTAN es más que nada un gesto porque no creo que pueda concretar nada, también es una garantía para que EE. UU. no apueste a la carta de Uribe y reconozca a Santos como el mejor de la clase.
Ahí se mezclan el papel de la burguesía colombiana en la región, profundamente reaccionario, el temor de esa burguesía y, sobre todo, de los terratenientes por algún contagio venezolano, problemas tácticos electorales y una gran disputa inter-burguesa.

MH: Quiero apelar a tu condición de destacado analista internacional porque se anunció un acuerdo luego de seis meses de negociación entre el gobierno colombiano y las FARC en el primero de los seis puntos de la agenda de las conversaciones de paz que se desarrollan en La Habana acerca del problema agrario, pero nadie ha explicitado en qué consiste.

GA: Ese es el problema.

MH: Entonces estoy más o menos orientado porque nadie dice qué acordaron.

GA: Para el gobierno colombiano hablar de solución agraria es también una zanahoria electoral porque hay 2.500.000 de campesinos desplazados por Uribe y Santos cuando gobernaron juntos. La devolución de la tierra a esos campesinos no la van a hacer jamás. Es posible que les den asentamientos, ayudas, medidas cosméticas, no creo que sean radicales.
Las FARC están demasiado débiles como para poder imponer una revolución agraria, una reforma agraria profunda. Colombia ha tenido varias reformas agrarias, empezando por la que organizó Kennedy con la Alianza para el Progreso, que no resolvieron nada, al contrario, concentraron aún más la tierra, crearon una cantidad muy pequeña de campesinos privilegiados y nada más.
El problema de la tierra sigue siendo fundamental, sobre todo para los campesinos, incluso para los indígenas y una gran cantidad de gente que ya no es campesina y difícilmente pueda volver al campo porque han sido desplazados a las ciudades, millones de marginales que siguen pensando, teniendo relaciones y costumbres campesinas.
Es otra zanahoria electoral. Todo el mundo la agita pero nadie te la da de comer.

El principal problema que atraviesa Venezuela es económico

MH: Quiero dejar los últimos minutos para consultarte por el artículo que escribiste el pasado 26 de mayo. Lo he leído varias veces, inclusive le he pedido al periodista venezolano Modesto Emilio Guerrero hacer un programa especial la semana que viene dedicado a profundizar el tema que planteás allí. Al cumplirse hoy tres meses del fallecimiento de Hugo Chávez, me parece pertinente que hablemos sobre los peligros que atraviesa el proceso venezolano.

GA: El principal es el económico. Después de las inversiones que hará el Estado con las divisas que le procura el petróleo para Petrocaribe, el ALBA, etc., le quedarán unos U$S 40.000 millones, pero el año pasado importó por U$S 60.000 millones, es decir, tiene un agujero de U$S 20.000 millones para satisfacer el mercado interno de alimentos y productos de consumo. Para reducirlo hay que acotar el desperdicio de petróleo en el mercado interno para que quede más para vender en el exterior. Hay que seleccionar si las divisas se utilizan para comprar whisky o instrumentos quirúrgicos. Ver si se compran coches de lujo o trigo y maíz para los habitantes. Hay que establecer una política clara y firme que todavía no está.
Los controles, los acuerdos con la gran burguesía no resuelven el problema y sigue la inflación porque ante la falta de productos éstos se encarecen y además el mercado negro los lleva más para arriba de lo que deberían estar. Las medidas como el racionamiento tampoco sirven aunque sean más democráticas que la inflación porque afectan a todos por igual, aunque no sirvan para nada como ha demostrado la historia de Cuba.
El tema principal es aumentar la producción y sobre todo la de alimentos. Eso va a llevar meses porque tienen que plantar, cosechar, elaborar, en el mejor de los casos llevará meses, así que el momento actual es muy difícil porque la carencia de divisas provoca mucho descontento. Eso se puede paliar de muchas formas, haciendo participar a la gente, explicando las cosas claramente y otra, evitando un combate burocrático contando con los mismos burócratas que causaron la crisis y están educados en los métodos comerciales del capitalismo. De allí el fracaso.

MH: Creo que cumplimos.

GA: A toda velocidad, a pincelazos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Alianza del Pacífico, el Mercosur y la integración latinoamericana

Adolfo Aguirre (ACTA)

Suenan las campanas de la división en América Latina. Con la última reunión en Cali, Colombia, la Alianza del Pacífico (Chile, México, Colombia y Perú) anuncia un nuevo proceso de integración regional, aparentemente más dinámico, moderno y abierto que lo conocido (el Mercosur principalmente). Cuánto tiene de cierta esta alianza, cuánto de operación marketinera, y cuánto de viabilidad política y económica.

Comencemos primero por los datos de la realidad. Desde hace varios años, pero con especial fuerza desde la constitución formal en junio del 2012, la denominada Alianza del Pacífico busca ser un eje de promoción de la integración regional a través de tratados de libre comercio, en contraposición con el modelo del Mercosur, que si bien también promueve la apertura comercial, busca ser una unión aduanera con algunos elementos de complementariedad económica entre los socios y protección de los mercados internos. En la última reunión de la Alianza del Pacífico (AP), los países participantes, con el liderazgo de México y Colombia, decidieron eliminar los aranceles aduaneros en un 90 por ciento de los productos y con perspectivas de negociar la eliminación restante en los próximos meses. Este proyecto tiene como eje promover el libre comercio entre estos países y mirar con una perspectiva común al Pacífico, con eje en las potencias de países asiáticos. El Mercosur, en cambio, parte de una base más sólida (existe hace más de 20 años), ha sumado nuevos miembros (Venezuela recientemente y se negocia con Ecuador y Bolivia) y opera en algunos niveles como bloque unificado (en especial en acuerdos comerciales con terceros países o bloques). Sin embargo, en los últimos años se ha visto jaqueado por las discrepancias comerciales entre los dos grandes socios, Argentina y Brasil, y también por las justificadas quejas de los socios más pequeños, en especial Uruguay.

La situación no es tan sencilla, ya que no se trata de un simple duelo entre la AP y el Mercosur. Hay elementos claves que los oponen, en especial la característica ideológica de los gobiernos y la presencia de Estados Unidos, pero también hay diversos aspectos que interpelan a todos los países. En el aspecto comercial, cabe decir que tanto Chile, como Perú, Colombia y México tiene Acuerdos Preferenciales con el Mercosur, que llevan a una relación comercial muy cercana entre ellos. Chile tiene una economía íntimamente conectada con la Argentina, tanto como Colombia exporta gran parte de su producción industrial a Venezuela. Sumado a esto, Perú, Chile y Colombia son parte de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y, con sus diferencias, han estado alineados en la integración política promovida desde esta organización. Sin ir más lejos, luego de la muerte de Néstor Kirchner la Secretaría General de UNASUR quedó en manos de Colombia. A este dato sumamos la conformación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), que sí integra México y cuya presidencia pro-témpore acaba de pasar de Chile a Cuba. La CELAC está compuesta por miembros de todos los gobiernos de América Latina y también se ha planteado como un espacio de unidad, en oposición a la presencia norteamericana en la región. En base a estas realidades, se torna complejo hablar de una competencia entre un supuesto grupo “bueno” (la AP) y uno “malo” (Mercosur), ya que la integración se viene construyendo en conjunto y las economías se conectaron entre sí mucho más en la última década que en el pasado.

La geopolítica tiene mucho que ver en la búsqueda de una oposición entre la AP y el Mercosur. Está el interés de Estados Unidos, que luego de la derrota sufrida a manos principalmente de Argentina, Brasil y Venezuela en la propuesta del ALCA, tomó el rumbo de los acuerdos de libre comercio bilaterales. Los cuatro miembros de la Alianza del Pacífico han firmado el libre comercio con Estados Unidos. Este dato es relevante, e influye a la hora de analizar las posturas de los gobiernos. Para EEUU, la conformación de la AP tiene relevancia en su proyecto más global, el de competir con la potencia comercial que propone China. Esta perspectiva de EEUU tiene dos ejes: uno es el Acuerdo del Transpacífico, que agrupa económicamente a países del pacífico asiático (menos China) con sus pares latinoamericanos (todos los miembros de AP); la otra perspectiva es el acercamiento a través de un tratado de libre comercio con la Unión Europea (todavía en discusión). El inconveniente mayor de esta estrategia es que, si bien China tiene lazos comerciales principalmente con Argentina y Brasil, los países de la AP también han firmado acuerdos con China. Sin ir más lejos, Perú, Chile y recientemente Costa Rica firmaron tratados de libre comercio con ese país. De la misma manera la comunidad económica del sudeste asiático (ASEAN) firmó acuerdos comerciales con China sin la participación de EEUU.

La firma del acuerdo comercial entre los principales países del pacífico de América Latina tiene como contrapartida la expansión del Mercosur con nuevos miembros, confirmado ya Venezuela y en tratativas con Ecuador y Bolivia. Más allá de estos hechos, y tal como lo expresamos en esta columna, las coincidencias (políticas y económicas) en la actualidad latinoamericana, son mayores que las diferencias. La búsqueda de una competencia entre estos dos sectores (AP y Mercosur) en realidad trata de dividir el espectro y poner en duda los procesos de integración económica y política de nuestra región.

Está demostrado que los modelos únicos de integración (es decir aquellos que plantean una hegemonía de pensamiento y práctica) no han dado frutos. Este es el caso tanto para el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) como también, debemos decirlo, para la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) que se planteaba como alternativa. Los hechos dan prueba de que ninguno de los modelos absolutos han logrado imponerse y que lo que mejor han hecho los gobiernos actuales de la región es debatir y negociar en conjunto, aceptando los distintos paradigmas y a la par ir profundizando la integración regional.

Las potencias, y en especial Estados Unidos, siempre van a estar presentes buscando dinamitar los esfuerzos de integración autónomos. La promoción principalmente mediática de la Alianza del Pacífico como el nuevo bloque que confronta con el Mercosur es parte de una estrategia de división. Experiencias como la UNASUR y CELAC son una demostración de la capacidad de nuestros países de articular (aún con sus contradicciones) un proyecto común en la región. El camino es continuar profundizando ese proceso, aceptando visiones diversas y no buscando remarcar las diferencias, que a la larga sólo servirá para perjudicar nuestra independencia.

Adolfo Aguirre es Secretario de Relaciones Internacionales de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La punta de lanza de la construcción del socialismo revolucionario

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

Desde un primer momento, el poder popular -como punta de lanza de la construcción del socialismo revolucionario- tendría que consagrar sus esfuerzos en hacer posible un gobierno y unas instituciones públicas alternativas, lograr unas nuevas relaciones de producción a través de la autogestión económica, impulsar un desarrollo endógeno sustentable y una educación popular emancipadora, con valores realmente socialistas, entre otros cambios harto necesarios, que permitan superar la hegemonía y los antivalores del capitalismo.

En efecto, de lo que se trata es de trascender el viejo modelo de sociedad y las relaciones de poder engendradas bajo la lógica capitalista, ya que es totalmente ilusorio creer que sólo bastan la buena voluntad y unas cuantas reformas legislativas puntuales para acabar con los múltiples problemas, las necesidades, las injusticias e, incluso, las guerras que ha generado el capitalismo a nivel mundial. Sin embargo, cuando se ha intentado, esto último no ha resultado suficiente como tampoco lo es copar todas las estructuras del poder constituido, si ello no está acompañado por una transformación a fondo del orden social y económico que pueda -y deba- repercutir en un cambio de conciencia de la ciudadanía, con paradigmas que coadyuven a la edificación de una sociedad de otro tipo que resalten la solidaridad, el amor, la justicia social, la igualdad, el respeto a la madre naturaleza, el interés colectivo, la soberanía y el protagonismo democrático del pueblo.

No podría ser de otra forma. Como lo demuestra la historia, el fracaso de muchas experiencias revolucionarias del pasado se debió, a grandes rasgos, al hecho de haber obviado sus dirigentes la necesidad irrenunciable de establecer el poder popular como una prioridad elemental del nuevo Estado por construirse, otorgándosele -en consecuencia- la suficiente o la total autonomía para promocionar y consolidar sus propios espacios de participación y protagonismo, ejerciendo la democracia directa. En tal sentido, como bien lo expone Miguel Mazzeo en su libro El sueño de una cosa (Introducción al Poder Popular), “para evitar que un proceso de autoinstitución popular sea confiscado y profanado por una elite política, como para permitir que un gobierno popular se deslice por la senda de la radicalización y no impida el despliegue de la sociedad nueva que late en la vieja, se deben borrar las diferencias entre las funciones políticas y las administrativas. Esto significa que el poder popular, en su semántica más fuerte, implica el ejercicio de funciones políticas”. Todo lo cual constituye, hoy por hoy, más que un programa de acción política revolucionaria una alternativa de extrema necesidad colectiva frente a las crisis y los embates del capitalismo en su actual fase neoliberal, la cual ha producido mayores índices de pobreza, de desempleo y de deterioro creciente del medio ambiente a escala planetaria.

Lo que se impone entonces es que el poder popular -frente al poder constituido- se plantee a sí mismo impulsar un proceso constituyente permanente, generando en su seno iniciativas y nuevas formas organizativas revolucionarias que desarrollen un espíritu anticapitalista, evitando de este modo reproducir la representatividad y el burocratismo que son inherentes del viejo Estado burgués-liberal que se busca erradicar. Al alcanzarse este propósito revolucionario, se podría iniciar la transición definitiva hacia el socialismo y se modificaría sustancialmente la realidad actual del mundo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las mujeres dentro de las organizaciones sindicales (Parte I)

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Su inclusión. De la organización separada, las comisiones femeninas, departamento de mujeres, a las secretarías de la mujer y luego a las secretarías de género y las discriminaciones directas e indirectas. Logros y obstáculos. Distintas perspectivas.

Dada la complejidad del tema, la variedad de factores que incidieron, la dispersión de la documentación y la dificultad para acceder a la misma, este tema lo desarrollaremos en varias notas.

El funcionamiento de las secretarías de género en los sindicatos y organismos de segundo grado fue un progreso para visibilizar las discriminaciones que se producen entre varones y mujeres en el ámbito laboral y fundamentalmente al tomar iniciativas y hacer reclamos para denunciarlas y transformarlas.

El lema igualdad de oportunidades entre varones y mujeres merece ser ubicardo en sus justos términos, teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad desigual y por lo tanto las relaciones laborales están condicionadas por las políticas empresarias y estatales.

La confusión reiterada de equiparar el término género con mujer también merece nuestra atención en tanto incide en la práctica cotidiana. Vale la explicación conceptual de la OIT (1): igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades para las mujeres y los hombres, las niñas y los niños. Esta igualdad con respecto al género no es propiamente un “problema de mujeres”; concierne también a los hombres. Igualdad no significa que las mujeres y los hombres vayan a identificarse, sino que los derechos, las responsabilidades y las oportunidades de las mujeres y de los hombres no dependen de que haya nacidos mujeres u hombres. La igualdad entre mujeres y hombres es un problema de derechos humanos y una condición previa para la consecución de un desarrollo sostenible centrado en las personas.

Nos parece pertinente incursionar en el tema realizando un repaso histórico que incluya una referencia a la organización de la clase obrera, la inserción laboral de las mujeres durante el siglo XIX, el siglo XX y particularmente post- guerra y en el período que coincide con la innovación tecnológica. La conferencia mundial del año Internacional de la mujer, realizada en 1975 (Méjico), Nairobi en 1985 y en 1995, Beijing y los documentos de la Multisectorial de la Mujer; los Encuentros Nacionales de Mujeres y la OIT, nos aportan al tema.

Un papel especial jugó la sanción de la Ley de Asociaciones sindicales. Participación femenina en las unidades de negociación colectiva de las condiciones laborales. Integración de mujeres en cargos electivos y representativos. Porcentajes de dicha representación. (2)

Un repaso histórico

Eric Hobsbawm (1987) (3) sintetizando el capítulo trabajadores en el mundo, dijo:

En definitiva, las clases obreras no eran homogéneas ni fáciles de unir en un solo grupo social coherente, incluso si dejamos al margen al proletariado agrícola al que los movimientos obreros también intentaron organizar y movilizar, en general con escaso éxito. Ahora bien, lo cierto es que las clases obreras fueron unificadas. Pero ¿cómo? (…)

En definitiva, si la evolución económica y social favoreció la formación de una conciencia de clase de todos los trabajadores manuales hubo un tercer factor que les obligó prácticamente a la unificación: la economía nacional y el estado nación, elementos ambos cada vez más interconectados. (…)

Paralelamente las industrias comenzaron a negociar convenios colectivos de carácter nacional, práctica totalmente desconocida antes de 1889. En 1910 era un sistema habitual. (…)

En cuanto al estado, su democratización electoral impuso la unidad de clase que sus gobernantes esperaban poder evitar necesariamente, la lucha por la ampliación de los derechos ciudadanos adquirió una dimensión clasista para la clase obrera, pues la cuestión fundamental (al menos en el caso de los hombres) era el derecho de voto del ciudadano sin propiedades.

La situación de las mujeres fue tenida en cuenta en el Congrés International du Ouvrier Socialiste realizado del 12 al 14 de junio de 1889 en París.

Después de afirmar que la emancipación del Trabajo y de la Humanidad no puede salir más que de la acción internacional del proletariado organizado en partido de clase, apoderándose del poder político por la expropiación de la clase capitalista y la apropiación social de los medios de producción capitalista, que implica la explotación creciente de la clase obrera por la burguesía; que esta explotación, cada día más intensa, tiene por consecuencia la opresión política de la clase obrera, su servidumbre económica y su degeneración física y moral; luchar por todos los medios a su alcance contra una organización social que los aplasta y al mismo tiempo, que amenaza el libre desenvolvimiento de la Humanidad; que por otra parte, se trata ante todo de oponerse a la acción destructora del presente orden económico, decide una legislación protectora y efectiva del trabajo y reclama como base:

• la limitación de la jornada de trabajo a ocho horas;

• la prohibición del trabajo infantil;

• el reposo ininterrumpido de 36 horas;

• igual salario por igual trabajo (trabajo femenino)

La participación de las mujeres en la actividad sindical está ligada a un proceso de inserción en el mercado laboral de las que estaban excluidas. Para situarnos en el problema (4) durante el siglo XIX, nos basamos en el estudio realizado por Joan Scott (1990) (5).

a) Los supuestos que estructuraron en primer lugar la segregación sexual:

– las mujeres eran más baratas y menos productivas que los hombres,

– sólo eran aptas para el trabajo en ciertos períodos de la vida (cuando eran jóvenes y solteras)

– sólo eran idóneas para ciertos tipos de trabajo (no cualificados, eventuales y de servicio)

– daban la impresión de ser el producto de los modelos de empleo femenino que ellos mismo habían creado (coser, limpiar, ordenar). Mucho tiempo después se denominó saberes tácitos.

La existencia de un mercado de trabajo sexualmente segregado se consideró entonces una prueba de la existencia previa de una división sexual “natural” del trabajo.

b) El salario: la economía política fue uno de los terrenos donde se originó el discurso sobre la división sexual del trabajo. Los economistas políticos del siglo XIX desarrollaron y popularizaron las teorías de sus predecesores del siglo XVIII. Y pese a las importantes diferencias nacionales (entre, por ejemplo, teóricos británicos y franceses), así como entre las escuelas de economía política en un mismo país, había ciertos postulados básicos comunes. Entre ellos se hallaba la idea de que los salarios de los varones debían ser suficientes no sólo para su propio sostén, sino también para el de una familia. De no ser así – observaba Adam Smith – “la raza de tales trabajadores no se prolongaría más allá de la primera generación.” Por el contrario, los salarios de una esposa, “habida cuenta de la atención que necesariamente debía dedicar a los hijos, (se) suponía que no debían superar lo suficiente como para su propio sustento”.

Otros economistas políticos ampliaban, esta suposición acerca de los salarios de la esposa, a todas las mujeres. Según ellos, éstas fuera cual fuese su estado civil, dependían de los hombres por naturaleza. Aunque algunos teóricos sugirieran que los salarios de las mujeres deberían cubrir sus costes de subsistencia, otros sostenían que tal cosa era imposible. El economista político francés Jean Baptiste Say, por ejemplo, afirmaba que los salarios de las mujeres caerían siempre por debajo del nivel de subsistencia, debido a su disponibilidad para apoyarse en el sostén familiar (las que estaban en estado “natural”) y, por tanto, no necesitaban vivir de sus salarios. En consecuencia, las mujeres solas que vivían al margen de contextos familiares y aquellas que eran el único sostén de sus familias, serían irremediablemente pobres. De acuerdo con su cálculo, los salarios de los varones eran primordiales para las familias, pues cubrían los costes de reproducción; en cambio, los salarios de las mujeres eran suplementarios y, o bien compensaban déficit, o bien proveían dinero por encima del necesario para la sobrevivencia básica. (...)

En esta teoría, el salario del trabajador tenía un doble sentido. Por un lado, le compensaba la prestación de su fuerza de trabajo y, al mismo tiempo, le otorgaba el status de creador de valor en la familia. Puesto que la medida del valor era el dinero, y puesto que el salario del padre incluía la subsistencia de la familia, este salario era el único que importaba. Ni la actividad doméstica, ni el trabajo remunerado de la madre eran visibles ni significativos. (...)

La descripción que la economía política hacía de las “leyes” sobre salarios femeninos creaba un tipo de lógica circular en la que los salarios bajos era a la vez causa y prueba del “hecho” de que las mujeres eran menos productivas que los hombres. Por un lado, los salarios de las mujeres daban por supuesta la menor productividad de éstas; por otro lado, los bajos salarios de las mujeres se consideraban como demostración de que no podían trabajar tanto como los hombres. (...)

En la última década del siglo XIX, el socialista Sidney Webb concluía un largo estudio sobre las diferencias entre salarios masculinos y femeninos con las siguientes palabras: “Las mujeres ganan menos que los hombres no sólo porque producen menos, sino también porque lo que ellas producen tiene en general un valor inferior en el mercado.” Este autor observaba que a estos valores no se llegaba de manera puramente racional: “Allí donde la ganancia es inferior, casi siempre coexiste con una inferioridad del trabajo. Y la inferioridad del trabajo de las mujeres parece influir sobre sus salarios en las industrias en donde tal inferioridad no existe”.

Suplemento de ingresos: Los salarios de las mujeres se fijaban como si fueran suplementos de los ingresos de otros miembros de la familia. Aún cuando la mecanización mejorara su productividad (como ocurrió en Leicester, Inglaterra, con la industria de géneros de punto en la década de 1870), los salarios de las mujeres permanecieron en los mismos niveles (en relación con el de los varones) que tenían en el trabajo que realizaban en su casa. En 1900, en los Estados Unidos, las mujeres, tanto en empleos semicualificados como en los no cualificados ganaban sólo el 76% del jornal de los hombres en igualdad de condiciones.

Pero la economía política también tuvo otras consecuencias. Al proponer dos “leyes” diferentes sobre salarios, dos sistemas distintos para calcular el precio de la fuerza de trabajo, distinguió la fuerza de trabajo según sexo, lo que explicaron en términos de división sexual funcional del trabajo.

Además, al invocar dos conjuntos de leyes “naturales” – las del mercado y las de la biología – para explicar las diferentes situaciones de varones y mujeres, ofrecían a las prácticas dominantes una poderosa legitimación. La mayoría de las críticas al capitalismo y a la situación de la mujer trabajadora aceptaban la inevitabilidad de las leyes de los economistas y proponían reformas que dejaban intactas dichas leyes.

Con excepción de los feministas (de uno u otro sexo) que exigían que las mujeres tuvieran acceso a todos los empleos y se les pagaran salarios iguales a los de los varones, la mayoría de los sindicatos a finales del siglo XIX, en Inglaterra, Francia y Estados Unidos, pedían a los empleadores que pusieran en práctica el ideal del “salario familiar”, el salario suficiente para mantener mujer e hijos en el hogar. La exigencia del “salario familiar” aceptaba como inevitable la mayor productividad e independencia de los varones, así como la menor productividad y la necesaria dependencia de las mujeres respecto de aquéllos. La asociación entre mujeres y mano de obra barata era más firme aún a finales del SXIX.

La solicitud de un salario familiar fue cada vez más decisiva en las políticas sindicales durante el SXIX. Aun cuando nunca llegó a ponerse íntegramente en práctica y las mujeres casadas siguieron buscando empleo, la esposa que no trabajaba se convirtió en el ideal de respetabilidad de la clase obrera. De las hijas se esperaba que trabajaran y contribuyeran a los gastos de la casa, pero sólo hasta que contrajeran matrimonio.
Las discusiones acerca de la inadecuación del empleo pagado para mujeres casadas se realizaban en el marco de generalizaciones acerca de la fisiología y la psicología femeninas y fusionaba en una unidad indistinta a mujeres casadas y mujeres en general.

c) La clasificación sexual de los empleos: las prácticas de los empleadores

Era frecuente que las características de los empleos de los trabajadores se describieran en términos de sexo (lo mismo que de raza y de etnia). En las ciudades norteamericanas, durante los años cincuenta y sesenta, los anuncios de empleo en los periódicos solían terminar con un “no presentarse irlandeses”. Las manufacturas textiles británicas reclutaban “muchachas fuertes y saludables” o “familias formadas por niñas” para el trabajo en el taller. En el sur de Estados Unidos especificaban que estas niñas y sus familias debían ser blancas (contrariamente, la industria tabacalera del sur empleaba casi exclusivamente trabajadores negros). Ciertos propietarios de fábricas escoceses se negaban a emplear mujeres casadas, otros realizaban distinciones más minuciosas, como por ejemplo, aquel administrador de una fábrica de papel de Cowan (en Penicnik), que en 1865 explicaba así su política: “con el propósito de evitar que los niños queden descuidados en sus casas, no empleamos madres de niños pequeños, a menos que se
trate de viudas o mujeres abandonadas por sus maridos, o cuyos maridos sean incapaces de ganarse la vida”.

A menudo los empleadores describen sus empleos como si éstos poseyeran en sí mismos ciertas cualidades propias de uno u otro sexo. Las tareas que requieren delicadeza, dedos ágiles, paciencia y aguante, se distinguían como femeninas, mientras que el vigor muscular, la velocidad y la habilidad eran signos de masculinidad, aunque ninguna de estas descripciones se utilizara de modo coherente en todo el variado espectro de empleos que ofrecían y, de hecho, fueran objeto de intensos desacuerdos y debates.

Sin embargo, tales descripciones y las decisiones de emplear mujeres en ciertos sitios y no en otros terminaron por crear una categoría de “trabajo de mujeres”. Y también a la hora de fijar los salarios se tenía en mente el sexo de los trabajadores. En verdad, a medida que los cálculos de beneficios y pérdidas y la busca de una ventaja competitiva en el mercado se intensificaban, el ahorro de costes laborales se convertía en un factor cada vez más importante para los trabajadores.

En 1835 el economista escocés Andrew Ure describió los principios del nuevo sistema fabril en términos familiares a los dueños de manufacturas:

En realidad, el objetivo y la tendencia constantes de toda mejoría en la maquinaria es siempre reemplazar el trabajo humano o bien disminuir su coste, sustituyendo la industria de hombres por la de mujeres y niños, o la de artesanos experimentados por trabajadores ordinarios. En la mayor parte de las tejedurías de algodón, el hilado lo realizaban íntegramente niñas de dieciséis años o más. La sustitución de la máquina de hilar común por la selfactine tiene como consecuencia la eliminación de una gran parte de los hilanderos varones adultos, para quedarse tan sólo con adolescentes y niños. El propietario de una fábrica cercana a Stockport (calculó) que gracias a esta sustitución ahorraría 50 libras semanales en salarios...

En la industria del calzado de Massachusetts de los años setenta del siglo XIX, los fabricantes experimentaron con variedad de cambios en la división sexual del trabajo en sus establecimientos. Utilizaban hebras en lugar de tachuelas para dar forma a los zapatos, con lo cual transferían el trabajo de hombres a mujeres, e introducían máquinas de cortar que manejaban estas últimas. En ambos casos, los salarios de las mujeres eran más bajo que los de los varones a quienes reemplazaban.

También en la industria de la impresión, a mediados del siglo, cuando en los centros urbanos se expandió la publicación de periódicos, se comenzó a emplear a mujeres como medio para disminuir los costes laborales. Los editores intentaron satisfacer la necesidad de un número mayor de linotipistas para las ediciones matutinas y vespertinas de los diarios mediante la formación y contratación de mujeres para los nuevos puestos. La oposición de los tipógrafos sindicalizados mantuvo estas prácticas en niveles mínimos e impidió efectivamente la feminización de esta actividad. Sin embargo, en muchas ciudades pequeñas se siguió empleando grandes cantidades de mujeres (con salarios más bajos que los de los hombres) en la industria de la impresión y de la encuadernación.

Trabajo profesional: la enseñanza y el cuidado de los niños, la dactilógrafía (se asimilaba a la ejecución pianística) y los trabajos de oficina se suponían muy adecuados a su naturaleza sumisa, a su tolerancia y su capacidad de repetición, así como su gusto por los detalles. Se consideraba que estos rasgos eran “naturales”, tanto como el “hecho” de que el coste de la fuerza de trabajo femenina fuera necesariamente menos que el de la masculina.

d) Categorías – jerarquías: la organización espacial del trabajo, las jerarquías de los salarios, la promoción y el status, así como la concentración de mujeres en determinados tipos de empleo y en ciertos sectores del mercado de trabajo, terminó por constituir una fuerza de trabajo sexualmente escindida.

e) Legislación protectoria: la equiparación “mujer-niños”

La legislación protectora de las mujeres, desde las primeras leyes fabriles hasta finales del SXIX, en los países con desarrollo industrial, concibió a las mujeres como inevitablemente dependientes y a las mujeres asalariadas como un grupo insólito y vulnerable, necesariamente limitado a ciertos tipos de empleo.

En el transcurso del siglo XIX, los Estados Unidos y los estados del Occidente europeo intervinieron cada vez más para regular las prácticas de empleo de los empresarios fabriles. Los legisladores respondieron a la presión de diversos distritos electorales, que, por diferentes razones (y a veces antitéticas), procuraban reformar las condiciones de trabajo. La mayor atención se concentró en las mujeres y los niños. Aunque ambos grupos habían trabajado durante larguísimas jornadas en el pasado, la preocupación por su explotación parece haber guardado relación con el surgimiento fabril. Las mujeres no eran ciudadanas y no tenían acceso directo al poder político, se los consideraba vulnerables y dependientes y, en consecuencia, con necesidad de protección.

La vulnerabilidad de las mujeres se describía de muchas maneras: su cuerpo era más débil que el de los hombres, y por lo tanto, no debían trabajar tantas horas; el trabajo “pervertía” los órganos reproductores y afectaba la capacidad de las mujeres para procrear y criar hijos saludables; el empleo las distraía de sus quehaceres domésticos; los empleos nocturnos las exponían al peligro sexual en el taller, así como en el camino hacia y desde el lugar de trabajo; trabajar junto con hombres o bajo supervisión masculina entrañaba la posibilidad de corrupción moral. Para las feministas que sostenían que las mujeres no necesitaban protección ajena, sino acción colectiva por sí mismas, los legisladores, que representaban tanto a los trabajadores como a las trabajadoras, contestaron que, puesto que las mujeres estaban excluidas de la mayoría de los sindicatos y parecían incapaces de crear organizaciones propias, necesitaban de una poderosa fuerza que interviniera en su nombre.

En la conferencia Internacional sobre Legislación Laboral, celebrada en Berlín en 1890 Jules Simón sostuvo que los permisos por maternidad para las trabajadoras debían ordenarse “en nombre del evidente y superior interés de la raza humana”. Era, decía Simón, la protección debida a “persona cuya salud y seguridad sólo el Estado puede salvaguardar”. Todas estas justificaciones – ya físicas, ya morales, ya prácticas, ya políticas –hicieron de las trabajadoras un grupo especial cuyo trabajo asalariado creaba problemas de diferente tipo a los clásicamente asociados a la fuerza de trabajo masculina.

Desde su primera aparición en las diversas leyes fabriles en la Inglaterra de los años treinta y cuarenta del siglo XIX, a través de la organización de conferencias internacionales proyectadas para propagar y coordinar las leyes nacionales en los años noventa, la legislación protectora no se puso en práctica para dar remedio a las condiciones del trabajo industrial en general, sino como una solución específica al problema de la mujer (y del niño) en el trabajo.

Si bien sus impulsores hablaban en términos generales acerca de las mujeres (y los niños), la legislación que se aprobó era muy limitada. Las leyes que reducían la jornada de trabajo femenino y prohibían por completo el trabajo nocturno a las mujeres sólo se aplicaron en general al trabajo fabril y a aquellas actividades con predominio masculino. Quedaron completamente excluidas muchas áreas de trabajo, entre ellas la agricultura, el servicio doméstico, los establecimientos minoristas, tiendas familiares y talleres domésticos. Estas áreas constituían en general las principales fuentes de trabajo para las mujeres. En Francia, las tres cuartas parte de las mujeres trabajadoras no estaban cubiertas por la legislación. En Alemania, Francia, Inglaterra, Holanda y Estados Unidos, tras la aprobación de las leyes protectoras, proliferó el trabajo domiciliario de las mujeres.

Mary Lynn Stewart resume el impacto de la legislación, cuyo rasgo más característico fue una larga lista de exenciones a la regulación, en los siguientes términos:

Las exenciones se adaptaban a las industrias acostumbradas a la mano de obra femenina barata, aceleraban el desplazamiento de las mujeres hacia sectores no regulados, y por tanto, acentuaban la concentración de mujeres en las industrias atrasadas. La aplicación de la ley reforzó estos efectos. Los inspectores hacían cumplir la ley al pie de la letra en las actividades masculinas, mientras pasaban por alto las infracciones en las ocupaciones femeninas. En resumen, la legislación laboral con especificación sexual sancionó y reforzó el destino de las mujeres a mercados de trabajo secundarios y con bajos niveles de remuneración.

El Estado reforzaba el status secundario de su actividad productiva tras haber definido el papel reproductor de la mujer como su función primaria

La documentación que se proporcionó en informes parlamentarios, investigaciones privadas y testimonios personales muestra que las mujeres trabajaban por una variedad de razones:

- para mantener a sus familias o mantenerse a sí mismas,

- como parte de una larga tradición de oficios femeninos cualificados (por ejemplo, en costura o sombrería de damas),

- porque se las reclutaba para nuevos tipos de trabajo.

Esta documentación podría utilizarse para argüir que, para la mujer, el trabajo empeoraba su situación y las explotaba, o bien que proporcionaba un medio para lograr una cierta autonomía, un lugar en el mundo. El trabajo asalariado podía presentarse como una extorsión insoportable, como un mal necesario o como una experiencia positiva, según el contexto y el fondo que le sirvieran como referencia conceptual.

En memorias escritas por la Wolmen’s Cooperative Guild, hablan de diversas situaciones de trabajo asalariado , algunas de las cuales las dejaban agotadas y sin dinero, mientras que otras les producían una sensación de utilidad y de vigor y las exponían a movimientos políticos que desarrollaban una identidad colectiva entre ellas. Algunas trabajadoras de la aguja contaron a Henry Mayhew que los bajos salarios, y no el trabajo mismo, fue lo que las condujo a la prostitución; otras soñaban casarse con un hombre cuyos ingresos fueran suficientes para mantenerlas y poner así fin para siempre a su necesidad de trabajar.

Estas explicaciones contrapuestas y estas interpretaciones contradictorias tendían a subsumirse en el discurso dominante del período, que agrupó a las mujeres como una categoría única y definió el trabajo como una violación de su naturaleza.

En Francia los años 1890 marcan en efecto una ruptura, en el nivel de las estructuras familiares. En ocasión de los censos de 1886 y 1896 aparece la fuerte participación de las mujeres en el trabajo asalariado industrial, por lo que se vislumbra la introducción de un corte entre trabajo profesional y trabajo doméstico, que se mantendrá a partir de ese momento.

Analizando la experiencia inglesa (6), Marx señala las consecuencias inmediatas de la industria mecanizada para el obrero, la apropiación por el capital de las fuerzas de trabajo sobrantes y el trabajo de la mujer y el niño:

La maquinaria, al hacer inútil la fuerza muscular permite emplear obreros sin fuerza muscular o sin un desarrollo físico completo, que posea a cambio una gran flexibilidad en sus miembros. El trabajo de la mujer y el niño, fue por tanto, el primer grito de aplicación capitalista de la maquinaria.

El valor de la fuerza de trabajo no se determinaba ya por el tiempo de trabajo necesario para el sustento del obrero adulto individual, sino por el tiempo de trabajo indispensable para el sostenimiento de la familia obrera. La maquinaria, al lanzar al mercado de trabajo a todos los miembros de la familia obrera, distribuye entre toda su familia el valor de la fuerza de trabajo de su jefe. Lo que hace, por tanto, es depreciar la fuerza de trabajo del individuo.

Como se ve, la maquinaria amplia desde el primer momento, no sólo el material humano de explotación, la verdadera cantera del capital, sino también su grado de explotación

Concepciones de los sindicatos en Europa y Estados Unidos

- Aceptaron la inevitabilidad del hecho de que los salarios femeninos fueran más bajos que los de los hombres;

- trataron a las mujeres trabajadoras más como una amenaza que como potenciales aliadas.

La justificación para excluir a las mujeres de los sindicatos y considerarla como una división sexual “natural” del trabajo era la siguiente:

- la estructura física de las mujeres determinaba su destino social como madres y amas de casa;

- la mujer no podía ser una trabajadora productiva ni una buena sindicalista;

Henry Broadhurst dijo ante el Congreso de Sindicatos Británicos de 1877 que los miembros de dichas organizaciones tenían el deber, “como hombres y maridos, de apelar a todos sus esfuerzos para mantener un estado tal de cosas en que sus esposas se mantuvieran en su esfera propia en el hogar, en lugar de verse arrastradas a competir por la subsistencia con los hombres grandes y fuertes del mundo”.

Los delegados franceses (salvo algunas excepciones) al Congreso de Trabajadores de Marsella del año 1879 hicieron suyo la que Michelle Perrot llamó “el elogio del ama de casa”: “Creemos que el lugar actual de la mujer no está en el taller ni en la fábrica, sino en la casa, en el seno de la familia...” Y en el Congreso de Gotha de 1875, reunión fundacional del partido Socialdemócrata Alemán, los delegados discutieron la cuestión del trabajo de mujeres y, finalmente, pidieron que se prohibiera el “trabajo femenino allí donde podría ser nocivo para la salud y la moralidad”.

Los tipógrafos norteamericanos contestaban los argumentos de sus jefes a favor del carácter femenino de su trabajo poniendo de relieve que la combinación de músculos e intelecto que su tarea requería era de la más pura esencia masculina. En 1850 advertían que la afluencia de mujeres en el oficio y en el sindicato volverían “impotentes” a los hombres en su lucha contra el capitalismo.

Organización separada: hubo sindicatos que aceptaban mujeres como afiliadas, por ejemplo la industria textil, la de la vestimenta, la del tabaco y el calzado, donde las mujeres constituían una parte importante de la fuerza de trabajo.

En algunas áreas, las mujeres eran activas en los sindicatos locales y en los movimientos de huelga, aun cuando los sindicatos nacionales desalentaban o prohibían su participación.

Sindicatos formados por las propias trabajadoras: se formaban organizaciones sindicales nacionales de mujeres y reclutaban trabajadoras de un amplio espectro de ocupaciones. Por ejemplo, la Liga Sindical Británica de Mujeres, creada en 1889, fundó en 1906 la Federación Nacional de Mujeres Trabajadoras, la cual en vísperas de la Primera Guerra Mundial, contaba con unas 20.000 afiliadas.

Pero cualquiera que fuese la forma que adoptara, su actividad solía definirse como actividad de mujeres; constituían una categoría especial de trabajadoras con independencia del trabajo específico que realizaran y, en general se organizaban en grupos separados o, en el caso de los American Knights of Labor (Caballeros Americanos del Trabajo), en “asambleas femeninas”. En los sindicatos mixtos, a las mujeres se les asignaba siempre un papel decididamente subordinado.

En otras situaciones en el período 1870-1880 se exigía autorización escrita de sus maridos o de sus padres a las mujeres que desearan hablar en mítines, pero muchas sostenían que, por definición el papel de las mujeres consistía en seguir al líder masculino.

Esta definición fue desafiada con éxito, lo cual por un tiempo llevó a las mujeres a un lugar de preeminencia, como ocurrió en los Knights of labor de 1878 a 1887, pero lejos de tender a nuevos desarrollos, estas victorias fueron más bien breves y no alteraron de modo permanente la posición de subordinación de las mujeres en el movimiento obrero.

La creencia predominante de que no eran plenamente trabajadores, esto es, que no eran hombres con un compromiso de por vida con el trabajo asalariado, no era revisada a pesar de los grandes esfuerzos que hacían en las huelgas o por convincente que fuera su compromiso con la organización sindical.

Contradicciones: cuando argumentaban a favor de su representación, las mujeres justificaban sus reivindicaciones evocando las contradicciones de la ideología sindical que, por un lado, reclamaba la igualdad para todos los trabajadores y, por otro lado, la protección de la vida familiar y la domesticidad de la clase obrera contra las desvastaciones del capitalismo.

Las feministas de finales del siglo XIX, al definir también a las mujeres en primer lugar como madres, fueron favorables evidentemente, al menos por un tiempo, a una legislación específica.

En el Congreso de las manufactureras realizado en el año 1898, al discutir las “ocho horas” para las mujeres, argumentaban “la mujer necesita tener que pasar menos tiempo afuera, para poder consagrarlo más a su hogar”, pero que era preciso obtener esta disminución de las horas de trabajo sin disminución del salario.

Las feministas y los sindicalistas se encuentran ante un nuevo problema: cómo llevar adelante a la vez la doble reivindicación “femenina”: por una parte, “a igual trabajo, igual salario”; por la otra “votación de una legislación específica para las mujeres”. Marie Bonnevial encuentra una solución al concluir con estas palabras: no es sólo para la mujer para quien hay que pedir ocho horas, sino también para el hombre....”

Algunos sindicatos tenían una estrategia de exclusión de las mujeres pero a la vez sostenían el principio de igual paga para igual trabajo. Por ejemplo los sindicatos de tipógrafos de Inglaterra, Francia y Estados Unidos, admitían mujeres en sus filas únicamente si ganaban los mismos salarios que sus compañeros masculinos de la misma categoría. La paga igual se había convertido en prerrequisito para la afiliación al sindicato.

Ester Kandel es Magister de la UBA en Ciencias sociales del trabajo.

Notas:
1) Documento para Sesiones Especiales de las Naciones Unidas para Pekín +5 y Copenhague+5 celebradas en el 2000.
2) Ley 25.674, 28/11/02; B.O.: 29/11/02.
3) Hobsbawm, Eric, La era del imperio, 1875-1914, Editorial Crítica (Grijalbo), 1998.
4) Publicado en Kandel, Ester, División sexual del trabajo – Ayer y hoy – Una aproximación al tema, Dunken, 2006.
5) Publicado en Historias de las mujeres. T.4 El siglo XIX.
6) Marx Carlos. El capital, T. 1 Cap.13, Editorial Cartago, 1956.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Entre éste y aquel otro lejano, lejano país

Claudia Rafael (APE)
.

Cuando uno escucha hablar de pobreza, los invitaría a que
conocieran Haití. No hace falta llegar al país, la pobreza se
ve desde el avión.
Cristina Fernández de Kirchner (04-06-13)

Descalzos. Con la miseria que les enloda los pies. Hay una lucecita tenue que titila y que se ve desde el otro lado. Entre medio, burbujea la más gigantesca cloaca a cielo abierto. Es constante toparse con esa pequeña burbuja céntrica rodeada de un círculo. Si no fuera imposible, uno podría imaginar ahí una laguna sembrada de pejerreyes. Como pensar la vida donde todo parece infierno. Donde todo se asemeja demasiado a la muerte. Es simplemente el gas metano que por pura descomposición de ese otro mundo que subyace en el fondo del riachuelo genera las burbujas.



El caserío está ahí nomás del Puente Bosch, ése desde el que el 12 de julio de 1930 cayó en las aguas del riachuelo un tranvía de la línea 105. Hoy sobrevive el infierno. Las chapas oxidadas, los tambores de 200 litros haciendo las veces de cimientos, un par de durmientes de algún perimido tendido ferroviario, el chaperío entremezclado con cartones para cubrir como se pueda.

El paco otea desde un ángulo con visión panorámica. Aniquila como un arma letal que atraviesa los cuerpos y deja tendidos los sueños hasta que derrumba al más osado y lo arroja a las aguas putrefactas del riachuelo. Los niveles de plomo en sangre por encima de la media, la respiración que es un imposible, las manchas en la piel, la gastroenteritis que es constante y mala compañera.

El carrito que llega por el Puente Bosch avanza por tracción a sangre. Vidrios, plásticos, cartones, un par de baldes viejos. Arriba del carro, desde adentro de un cajón de verduras asoma ella, con sus 2 ó 3 años. Sus sueños de latón son cortitos y tenues. Se le van los ojos por una muñeca estrenada quién sabe cuántas veces a lo largo de su historia. Juega a que la atrapa y que le pone nombre.

El cromo, el cadmio, los infinitos metales pesados siguen ahí, saturando las aguas. El cáncer es promesa que llega demasiadas veces.

Hay casuchas que ya no están. El camino de la ribera avanza y altos murallones borran de la vista el otro lado para que la indigencia salvaje no enturbie.

Por delante de la arenera Pueyrredón se alza el coloso. Esa escultura de hierro erguida, sostiene entre sus manos el rostro de Evita hecho cuadro. Anclado en el medio de tanta nada.

Del otro lado del puente Victorino de la Plaza, ése que divide Avellaneda de Barracas, sigue el camino de la ribera que se interna zigzagueante en otros destinos. De un lado, la villa 21-24. Enfrente, como postal detenida eternamente los esqueletos fabriles. Uno junto al otro. Herrumbrados y erguidos como colosos desmembrados.

Alguna vez Avellaneda acunó otro país. Los antiguos saladeros, las curtiembres, los cuatro mayores establecimientos de carnes en el país: La Negra, el Argentino, la Blanca, el Anglo. La Negra era, en verdad, la Compañía Sansinena de Carnes Congeladas desde 1891. Aunque hacía unos ocho años que funcionaba en Pavón al 200 –antes de lo que ahora es la Estación Darío y Maxi- como matadero y grasería.

El cuartel de bomberos de Pavón y De la Serna ostenta todavía la gran mosca que le dio nombre al barrio. Ya no hay curtiembres. Ya no hay moscas. Sólo un par de viejas casonas persisten en recordar el nombre junto a la dirección o la FM del centro cultural sobre la avenida que atraviesa las enteras barriadas del Sur.

Las viejas fábricas fueron muriendo a medida que el poder económico de Martínez de Hoz se abría lugar. Años más tarde, Menem completó la obra a la perfección.

Hoy el paisaje dibuja carcazas abandonadas donde alguna vez se cobijó trabajo. Los silbatos marcaban los ritmos ciudadanos. La hora de ingreso. La hora de salida.

Donde hoy crece una fábrica abandonada y se acumulan montañas de basura en una esquina, décadas atrás semillaban las luchas. En los 60, en los 70 pero también mucho antes.

No era casual que el teniente general José Evaristo Uriburu quisiera aleccionar Avellaneda y nombrara al mayor Rosasco como “interventor policial”. Industrial, obrera, anarquista.

Escribe Bayer: “El mayor Rosasco hace su entrada en Avellaneda atando a dos chorritos que lloran por su madre a un banco de plaza y los hace fusilar”. Extranjero anarquista que atrapa, les aplica la ley de residencia. Argentino anarquista que cae en sus garras, Ushuaia como destino. O bien –sigue Bayer- “fusilamiento a quien se resista, fusilamiento a quien es sorprendido in fraganti”. El final de Rosasco, en el 31, en manos anarquistas, sería para otro relato digno de esos tiempos. Por estos días, el fin de los múltiples rosascos de gatillo alegre, al decir de Rodolfo Walsh, suele ser la absolución en juicio por falta de pruebas.

De aquel otro país quedan hoy muchas estructuras metálicas vacías. Entre los ventanales de una vieja fábrica abandonada crecen vegetaciones enteras que bosquejan otra historia tan distinta de ésta. En esas mismas calles que gastaban con sus zapatos pesados de trabajo fabril aquellos hombres y mujeres de las luchas por una sociedad entrañablemente igualitaria.

El riachuelo sigue estando en ese mismo lugar. Pero ya no hay barcos que descarguen animales en el puerto mismo que llevaba al ingreso a La Negra. Hoy es pura muerte en las aguas. Y en el lugar de La Negra, que terminó de caer a los tropezones en plena dictadura y plan económico de Martínez de Hoz, se alzó el primer gran shopping center del país que luego hizo lugar a Carrefour.

Enfrente, donde hasta décadas atrás había movimiento portuario, hay casas tomadas y niños que amasan su futuro en la calle. Con una pelota desvencijada le patean a la injusticia que los suele arrinconar por goleada. Las cumbias asoman desde ventanales con persianas semicaídas.

El morochito desdentado corre por la vereda con un pañal y una remera raída. Aunque haga frío que por las noches duele. Aunque el paco descerebre. Aunque no haya un fruto con nombre de mañana.

Por más que el camino de la ribera intente denodadamente embellecer el recorrido para olvidar la marginalidad más brutal, ella sigue ahí. Abriendo sus fauces. Haciendo sentir su olor penetrante. Devorando futuro. Acuchillando presente que no tiene más destino que el desamparo y el desalojo constante de los paraísos que otros construyen cotidianamente desde los entramados del poder.

A tan sólo 20 minutos, se alza la Casa Rosada. A 6092 kilómetros de Haití.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿La década ganada?

Sergio Szulman (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

“Los trabajadores se apropian en la actualidad de una porción inferior del ingreso que a comienzos de la década del noventa. Este proceso obedece al relativamente bajo incremento registrado en los salarios reales, en el marco de una de las fases de crecimiento económico más significativas de la historia de nuestro país”. La conclusión no proviene de ningún sector crítico al gobierno, sino de la CTA oficialista, la que publicó -hace menos de dos años- un estudio sobre la evolución del salario desde el año 2001 (Cifra, 2011). Mientras el producto bruto se duplicó, en la década kirchnerista el salario real promedio apenas llegó a recuperar los valores postmenemistas de diciembre de 2001.

Despojo a los trabajadores

Según el Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo (Ceped), de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, en 1993 el salario real era un 13% mayor al de 2010, en 1984 un 42% mayor, y en 1975 (antes del Rodrigazo y la dictadura militar), un 65% más alto. Todos los informes reflejan que, desde 2011, la inflación ha provocado que la situación actual sea aún peor. Esto revela que en la década “ganada” se consolidó una confiscación histórica a la clase obrera. El gobierno se esfuerza en ocultar este hecho, comparando los valores actuales con los más bajos de la historia de nuestro país -los de 2002/ 2003. También con las estadísticas deformadas por los índices oficiales, donde se tergiversa la evolución del salario real y los índices de pobreza, o comparando solamente la evolución del salario mínimo, el cual no llega ni al 25 por ciento de la canasta familiar y que parte de un valor inicial completamente desactualizado. Según la UCA, a fines de 2011, el empleo precario seguía alcanzando al 35 por ciento de la población económicamente activa y, sumando a los subempleados y desocupados, superaba el 55 por ciento. Desde 2012, con la evolución de la crisis económica, el problema ha empeorado.

La farsa del desendeudamiento

La supuesta recuperación de la soberanía económica, sobre la base del “desendeudamiento”, es una farsa. Mientras, por un lado, el gobierno aguarda la decisión de la Justicia norteamericana en el caso de los fondos buitres, debido a la cesión total de soberanía perpetrada con los canjes de deuda de 2005 y 2010 (realizados bajo jurisdicción extranjera); el monto de la deuda pública actual ya supera los 220.000 millones de dólares. Es la deuda más alta de toda la historia argentina, superando en 75.000 millones de dólares a la de diciembre de 2001. Tomando la deuda actual -la cual es escondida por el gobierno, el que ha dejado de presentar los informes trimestrales sobre la misma desde hace un año, el índice de deuda/PBI “oficial” es del 41,5 por ciento-, pero, en realidad, se eleva a más del 50 por ciento. Este indicador es un 10 por ciento superior al de diciembre de 2000, en vísperas de la crisis de 2001.

La década perdida

A esta confiscación generalizada para el pago de la deuda externa, se le suma el rescate, con millonarios subsidios, a la “patria contratista” y a las empresas privatizadas. La consecuencia ha sido la mayor desinversión ferroviaria, energética y de infraestructura urbana de la historia. El gobierno argumenta, también, que el déficit energético es producto de un mayor consumo. Pero, según los datos de la CTA, entre 2004 y 2012 se ha reducido la extracción de gas y petróleo en más del 30 por ciento como consecuencia de la desinversión. Como los datos del PBI no toman en cuenta la depreciación del capital instalado, una evaluación realista demostraría que la estructura productiva se ha derrumbado con el kirchnerismo. Para lograr una década ganada, la perspectiva en la década próxima debe ser trazada por los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

"ESMA, ¿Recordar o resignificar?"

RED ECO

Un debate sobre qué hacer con los ex centros clandestinos de detención ante el proyecto del gobierno para modificar el emblemático Casino de Oficiales de la ESMA. Opiniones en la transmisión especial realizada este martes 4 de junio por la Red Nacional de Medios Alternativos.

Enrique “Cacho” Fukman, integrante de la Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos (AEDD):

“Ahí había un guardia armado. Acá le decían Capucha porque había paneles de madera, colchonetas, en cada lugar entraban tres colchonetas, teníamos las piernas adentro, la cabeza afuera. Imagínensé en invierno y en verano, el calor insoportable. Con la capucha puesta, había un guardia y para sentarte tenías que pedir permiso al guardia.

Estaban las hueveras, que le decían así porque las paredes estaban cubiertas con paneles de cajas donde se envuelven huevos, había un microcine, para demostrar que en la ESMA no se secuestraba ni torturaba.

Ese fue un pedido que hicimos los organismos. No queremos reconstrucciones, ni camas de tortura. El hecho de haberlo dejado todo limpio, tiene que ver con el accionar de la dictadura.

Distintas situaciones se vivieron acá, como lugar de tortura y muertes, pero también fue un lugar de resistencia. Cuando cae Víctor Basterra le sacan la nena y se la entregan a Betty, mientras lo torturaban. El torturador va y le dice «dame la nena». Y la Betty gira el cuerpo y pone su cuerpo entre el torturador y la beba. Fue totalmente natural, tanto que el torturador se quedó duro y no reacciono y se fue. Y no tocaron a la nena, esto hijos de puta torturaban a los niños. "

Testimonios de los invitados:

Osvaldo Barros- sobreviviente de la ESMA

"La ESMA como centro clandestino de detención y exterminio funcionó desde principios de 1976 (incluso hay versiones que indican que antes del 24 de marzo ya funcionaba), hasta los últimos días de 1983. Víctor Basterra estuvo ahí detenido hasta los últimos días de 1983, hasta que asume Raúl Alfonsín.

Hubo compañeros como Carlos Lordkipanidse que tenían que microfilmar los casos que tenían para secuestrar y pasaron por ahí más de 5 mil personas.

Todo funcionó como un gran centro clandestino, más de 30 edificios que componen la ESMA estaban en función de lo que ocurría en el Casino de Oficiales. Hay casos de compañeros que loe derivaban a otros lugares, como la enfermería, la imprenta, allí algunos trabajaron como mano de obra esclava. Los compañeros iban con grilletes, esposas, antifaces, los llevaban por las calles internas de la ESMA, donde pasaban alumnos, docentes, y además los guardias, los “verdes”, como les decíamos, que eran alumnos del último año de la Escuela de Mecánica de la Armada. Con 17 años de edad eran guardias y armados, estaban dentro y fuera del Casino. Ellos sabían lo que pasaba allí, que era un gran centro clandestino de detención. El proyecto consiste en una especie de pasillo que recorre el Casino de Oficiales, con dos paredes de acrílico transparente y con imágenes, sonido, luces, para explicar lo que pasaba ahí dentro. Poner plasmas, sonidos, en nuestra opinión eso le quita el sentido a lo que ahí ocurrió se transforma a un show mediático.

El salón dorado era el salón de fiesta. Incluso se hacían fiestas mientras estábamos ahí secuestrados. Ahí se planificaba la inteligencia para los secuestros y exterminio, ahora quieren poner luces y fotos de caras de compañeros y de secuestradores. En ese lugar intentan poner fuentes con agua y juego de luces en el medio donde había mano de obra esclava de los compañeros."

- ¿Es un testigo viviente la ESMA?

"Claro, cuando mencioné que el Casino de Oficiales monumento histórico, quise decir queesama_casino_oficiales.jpg no se puede tocar nada. Porque la ESMA es una prueba judicial para los distintos juicios y el que se esta desarrollando en este momento no va a ser el ultimo. Surgen casos nuevos, nombres de compañeros desaparecidos, se van conociendo más identidades, además de casos que no entraron en los juicios anteriores. Seguro habrá una cuarta etapa de en el juicio. El trabajo de equipo de restauradores museólogos investiga cada cm2 para ver si se encuentra otra cosa. Fue así q se encontraron inscripciones en el sector de Capuchita, una torre, donde muchos compañeros estaban secuestrados. En tres sectores del segundo piso donde dormían ofícieles también aparecieron inscripciones. Una inscripción que encontraron en Capuchita, debajo del tanque de agua aparecía una hoz y el martillo y una sigla J.D.D pensando, ubicando los tiempos se dieron cuenta los museólogos que esa era la firma de un compañero llamado De
Marco que es sobreviviente y nunca supo donde estuvo, y ahora este año se conoció que estuvo secuestrado en la ESMA, caso emblemático de por qué no se puede tocar ese lugar."

- Cómo era el trabajo esclavo

"Había etapas. La primera duraba varios meses,. Estábamos en la parte de Capucha y Capuchita tirados en el piso. Engrillados, con esposas en las manos. Después los trasladados, compañeros que no llegaron a una segunda instancia, en el sótano como en el tercer piso del Casino de Oficiales.

Allí había compañero con la obligación de desarrollar tareas como linotipista, los obligaban la parte de documentación, de fabricar documentos falsos para miembros de grupos de de tareas o de otras fuerzas. Por ejemplo Licio Gelli, tenía documento argentino, fabricado en la ESMA.

Otros estuvimos en la pecera, donde nos obligaban a hacer síntesis periodística de todos, los diarios de Buenos Aires. La síntesis por lo general, pero a veces leíamos todo el artículo, todo a máquina, se escribía y después esas hojas de economía, política internacional y después se fotocopiaba y se armaban un boletín informativo iba para lugares que la armada manejaba, como Canal 13, otros cuarteles de la propia Marina."

Carlos “El Sueco” Lordkipanidse- ex detenido desaparecido que estuvo en la ESMA

Hay que entender a la ESMA como contexto de 500 centros clandestinos de detención de la dictadura cívico militar. Los civiles que programaron esa dictadura y la mano de obra barata que la ejecutó, que fueron los militares no empezaron el 24 de marzo, sino que es una instrucción en la educación militar que viene desde la década del 60.

La mayoría de la gente tiene un concepto de lo que es Auschwitz. Están los pabellones, los hornos, las oficinas, y cada lugar tiene una cosa específica. Suponer que sólo esto funcionó solamente en el Casino de Oficiales, es negar la idea de un centro clandestino. Sin la coexistencia y beneplácito de las 16 hectáreas, más el campo de deportes, más las quintas en zona norte, más la isla del tigre, no hubiera sido posible que funcione.

Se intentó hacer una calle que separa la ESMA de otros predios, en el gobierno de Ibarra (ex jefe de la Gobierno de la Ciudad). Esto nos permitió ver esa intencionalidad, que se ve reflejada hoy día, en las decisiones que están bajo la égida del Espacio para la Memoria y el resto es un cuarteo de res.

Ahora se intenta avanzar sobre el último reducto, que es el Casino de Oficiales. Hay una construcción nueva, tiraron 4 edificios que eran dormitorios sobre la calle Lugones. Quisieron tirar una parte de Automotores, que era donde reparaban los Falcon verdes, después de llevarnos a nosotros en los baúles o en la parte de atrás, los autos operativos.

La parte que tiraron dicen que van a construir el museo de Malvinas, y también dicen que harán el museo de la AMIA. Por qué la AMIA, porque los restos, los escombros de la AMIA los tiraron allí donde hoy está el Parque de la Memoria.

Esto es un intento de desnaturalizar. Todos no decimos ex ESMA, es la ESMA. Me parece una falta de respeto la pretensión de innovación que no registra antecedente internacional.

Los edificios fueron cedidos a organismos, cedidos a Paka Paka, a Canal Encuentro. Son buenos esos canales, pero habiendo tanto lugar, ¿tener que hacerlo ahí? La actuación del payaso Cacatúa en el pabellón de las Madres de Hebe. El asadito. ¿Mirá si no hay lugares para hacer asados? Hacerlo dentro de la ESMA, con el significado de la palabra asado. Fuerza Bruta hizo el entrenamiento, las prácticas para actuar en el Bicentenario.

Lo hacen a propósito, contra los familiares de las víctimas. A ver hasta donde aguantas. Nuestra alerta va en ese sentido, la memoria no es de ellos, la memoria es del pueblo y la hemos construido con años de resistencia."

Resignificación

"Es un paso previo a la partidización. Estos nuevos intentos de resignificar el Casino de Oficiales, qué pasaría si encontráramos carteles de Macri en la ESMA. Porque el Espacio para la Memoria está gestionado entre el gobierno nacional y el de la ciudad de Buenos Aires.

Esto avanza sobre los aspectos como fue la independencia, del punto de vista partidario, en los organismos de Derechos Humanos El manejo de la palabra en función de llevar una política establecida. Por ejemplo el uso de palabras como megacanje, desendeudamiento, que es el pago de la deuda externa ilegítima en base a sangre de nuestros 30 mil desaparecidos. Es una utilización idiomática. Esto trasladado supone llevar vida donde hubo tanta muerte. ¿A quién se le ocurre hacer murgas en el cementerio de la Chacharita? Se enojarían los deudos. Por lo que decimos que también este es un lugar de resistencia y lucha."

"Hay mucha publicidad oficialista en la ESMA. Hoy venir y decir que los salvadores de la patria son fulano y mengano es un despropósito. A la larga quedan aclarados desde la perspectiva histórica y ojo con eso, se sabe que hay otra historia, ojo con los que hoy hacen uso y se apropian de una bandera histórica de nuestro pueblo. Este pueblo con su resistencia y su memoria supo llevar a los juicios a los genocidas."

Víctor Basterra

"Como miembro del ejecutivo de Instituto Espacio para la Memoria (IEM), ente que regula el Casino de Oficiales, yo digo que no. El Casino de Oficiales es emblemático y necesario de recordar en toda su dimensión, reflexionar todo lo sucedido ahí. Es un lugar de recogimiento, quieren establecer una especie de Disneylandia, con aparatos virtuales, aguas que corren, ¡no loco!, ¡así no es la vida!, las cosas hay que mirarlas de otra forma, debe estar impoluto, como lo dejaron en los años 77, 78, 79, 83, todos los años que funcionó. Han trabajando bajo cuerda, el Casino de Oficiales esta bajo nuestra tutela, deben hacer una movida legal para despejarnos de esa tutela, el Consejo Directivo del Instituto Espacio para la Memoria (IEM) casi en pleno se opone a cualquier intervención en ese lugar.

Hay predisposición acompañada de una inmensa cuota de y soberbia, una inmensa cuota de hegemonía, inmensa cuota de oportunismo de aprovechar todos delo espacios que sean simbólicos y que sirven para prestigiarse y establecer algunos negocios.

A título personal me opongo totalmente a esa posición y sostengo que esos lugares son de reflexión y de recogimiento, son de respeto extremo y de absoluta modestia, tiene que ser tratado con mucho respeto y mucho cuidado, no tiene que ser siquiera lugar de disputa Dejarlo tranquilo, solo se significa, no es necesario resignificarlo y hay que sostenerlo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: “Memoria, Verdad y Justicia para los pueblos Indígenas”

ANRED

El jueves una delegación de los pueblos originarios vendrá a Buenos Aires y realizará una vigilia desde las 17 horas del jueves hasta el viernes 7 frente a la Casa Rosada, solicitando que la presidenta Cristina Fernández reciba a una comisión de representantes para darle respuestas a sus demandas. Se da como continuación de la Cumbre Nacional de Pueblos y Organizaciones Indígenas que, con la consigna "Memoria, Verdad y Justicia para los pueblos Indígenas", tuvo lugar en Formosa los días 3, 4 y 5, y que culminó con una marcha a la Casa de Formosa.

Con la consigna “Memoria, Verdad y Justicia para los pueblos Indígenas” el Consejo Plurinacional Indígena e Argentina llevó adelante la Cumbre Nacional de Pueblos y Organizaciones Indígenas los días 3, 4 y 5 de junio pasados en Formosa. Asistieron representantes de 15 pueblos: Mbya Guaraní, Wichí, Pilagá, Nivaklé, Kolla, Lule, Mapuche, Tehuelche, Selknam, Qom Formosa, Qom Chaco, Mocoví, Komechingón, Tonocoté, Diaguita, se debatió y llegó a las siguientes conclusiones:

Segú informó en un comunicado la AEDD, en el encuentro las conclusiones fueron:

En el proyecto de Reforma del Código Civil y Comercial de la Nación, deben ser suprimidos los artículos sobre propiedad comunitaria indígena, y se debe avanzar sobre una ley especial con participación indígena.

- Se cuestiona fuertemente el avance de la industria extractiva, con métodos como el fracking. Y se hizo hincapié en un derecho violentado sistemáticamente como es el derecho a la Consulta.

- Se hizo un homenaje y reconocimiento a mártires de la causa indígena, repudiando la criminalización de la protesta y las represiones que se vienen repitiendo sobre todo en las provincias de Formosa, Chaco y Santiago del Estero.

- Se denuncia la falta de cumplimiento, malversación de fondos, y hechos dolosos producidos en la implementación del Programa de Relevamiento Territorial (Ley 26.160) del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). Se ha tomado la decisión de tomar acciones judiciales frente a los delitos cometidos por los funcionarios actuantes.

- Por decisión de la Cumbre de los Pueblos y Organizaciones Indígenas, se designa como voceros oficiales de la agenda de la Cumbre indígena al qarashe Félix Díaz y a la autoridad espiritual del Pueblo Wuarpe, Amta Argentina Quiroga.

De la cumbre participó también una comisión que fue desde Buenos Aires integrada por unos nueve militantes del Movimiento popular La Dignidad (MPLD), COB La Brecha, Tendencia Piquetera Revolucionaria (TPR), TK, Madres Línea Fundadora, y de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD).

El encuentro finalizó con una extensa marcha de unas 200 personas de dos horas hasta la Casa de la Provincia de Formosa, que insumió dos horas de recorrido y fue acompañada por bocinazos en solidaridad.

La consigna de quienes marchaban varió entre “La tierra, robada / será recuperada” y “¡Asesinos! ¡Asesinos!”.

Ahora, con el apoyo de diversas organizaciones, como SERPAJ, CELS, APDH (Nacional/ La Matanza/ Neuquén), Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, la Defensoría del Pueblo de la Nación, ENDEPA, la Secretaria de Pueblos Originarios de la CTA- AADI, Resistencia QOM y Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), entre otras, realizarán desde las 17 horas del jueves hasta el viernes 7 una vigilia frente a la Casa Rosada, en repudio a la seguidilla de ataques que sufren en sus territorios. Además pedirán que la presidenta Cristina Fernández los reciba para darle respuesta a sus demandas y problemas.

"Rechazamos enérgicamente los hechos ocurridos en la Comunidad Potae Napocná Navogoh - remarcaron en un comunicado de prensa - y denunciamos los continuos actos de violencia que vienen padeciendo. Muertes como las de Juan Daniel Asijak, Imer Flores, Celestina Jara y su nieta, Mario López y Mártires López no tienen respuesta. Ataques brutales y sistemáticos como una terrible golpiza a Abelardo Díaz y Carlos Sosa parecen seguir el mismo camino".

Exigen además el cumplimiento efectivo de los acuerdos alcanzados en la Mesa de Diálogo luego de las arduas negociaciones que llevaron a cabo a mediados 2011 (que funcionó durante 5 meses bajo la esfera del Ministerio del Interior). En ese compromiso, asumido por el Gobierno Nacional, se contemplaba brindar una solución final al conflicto territorial de fondo por las tierras y territorios ancestrales que pertenecen a la comunidad; reconocer al qarashe Félix Díaz como autoridad legal y legitima, electa directamente por los miembros de su comunidad; y poner fin a la represión instaurada contra la comunidad en sus territorios.

Organizan la vigilia:

CUMBRE NACIONAL DE PUEBLOS Y ORGANIZACIONES INDÍGENAS - APDH (Nacional) – APDH (La Matanza) – AADI – MADRES DE PLAZA DE MAYO LÍNEA FUNDADORA MIRTA BARAVALLE Y NORA CORTIÑAS – SERPAJ – SECRETARIA DE RELACIÓN CON PUEBLOS ORIGINARIOS (CTA) – RESISTENCIA QOM

Adhieren:

ENCUENTRO MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA (Asoc. EX Detenidos-Desaparecidos, Liberpueblo, Colectivo por la Dignidad, Ceprodh, Colectivo Memoria Militante, FOL, MST, Tendencia Piquetera Revolucionaria) – COMISIÓN PROVINCIAL POR LA MEMORIA – KOMUNIKACIÓN MAPUCHE AUTÓNOMA – CHAU ROCA – ATE NACIONAL – CTA NACIONAL- MOVIMIENTO PUEBLOS ORIGINARIOS EN LUCHA – CONSEJO DE CACIQUES RANKULCHES-APDH Chaco- APDH- Formosa-Junta Unida de Misiones- Movimiento NO MATARAS.







Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Chubut: afirman que el magnate Joe Lewis es el propietario del proyecto energético Baguilt

NOTICIAS DE ESQUEL - RED ECO

Se trata de la construcción de una derivación de 1,8 metros cúbicos de agua del arroyo Baguilt a través de un caño de 80 cm de diámetro enterrado durante 6 kilómetros, que pasaría por una central con cuatro turbinas generadoras de energía eléctrica, y que luego volvería íntegramente al cauce del arroyo. Es decir, una suerte de “by-pass” en el arroyo Baguilt. Integrantes de la Asociación Vecinos por el Agua de Trevelin, afirman que el proyecto recientemente presentado es el mismo al que la gente se opuso en el año 2010 y sostienen que se trata de “un negocio privado con aguas públicas” que los vecinos rechazan por tener un perfil que apunta al turismo y a cuidar el agua que es un bien muy preciado. El inversor que antes era el magnate Douglas Tompkins, ahora es el multimillonario Joe Lewis, a través de su “testaferro” Van Ditma.

Integrantes de la Asociación Vecinos por el Agua de Trevelin, estuvieron presentes en el Salón Central de Trevelin donde se desarrolló el acto central por el Día Mundial del Medio Ambiente, con la presencia del Vicegobernador a cargo del Ejecutivo Provincial, Gustavo Mac Karthy.

En diálogo con la prensa Hernán Díaz Varela afirmó que el proyecto recientemente presentado es el mismo al que la gente se opuso en el año 2010 y sostuvo que se trata de “un negocio privado con aguas públicas” que los vecinos rechazan por tener un perfil que apunta al turismo y a cuidar el agua que es un bien muy preciado.

Mas adelante Varela aseveró que el inversor que antes era el magnate Douglas Tompkins, ahora es el multimillonario Joe Lewis, a través de su “testaferro” Van Ditmar. Según el integrante de la Asociación Vecinos por el Agua “se trata de dos personas cuestionadas incluso en la justicia”.

Al momento de dar mas detalles sobre el proyecto Baguilt indicó que “ahora es Baguilt Energía SA luego de cambiar de nombre de un proyecto conocido como Central Hidroeléctrica Lago Escondido SA cuyo propietario es Joe Lewis.

Luego de reclamar por la escasa información que se posee sobre este tipo de proyectos en Trevelin, el vecino destacó que la gente se ha mantenido tranquila, pero no el Intendente de Trevelin Juan Garitano, a quien catalogó como “intransigente y prepotente” ya que sostuvo que “llegó a agredir a un trabajador del canal local”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Chubut: Podrían quitarle la concesión a una empresa por agresión a militantes de la UCRA

ACTA

La prensa de Chubut se hace eco de la información según la cual, la comuna de Trelew podría retirarle la concesión del servicio de colectivos a una empresa local por las agresiones que sufrieron trabajadores de la Unión de Conductores de la República Argentina adherida a la Central de Trabajadores de la Argentina.

Según confirmó a ACTA el secretario general de la CTA chubutense, Sergio Charles, cuando los trabajadores protestaban frente a las instalaciones de la Línea Cinco, donde los dueños de la empresa no estaban, aunque sí una patota de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Los relatos de la prensa local coinciden con lo señalado por Charles. Señalan que la UTA "actuó como fuerza de choque, saliendo del interior de la empresa con un colectivo para que el reclamo, hasta ese momento pacífico, terminara con serios incidentes” puesto que los colectiveros realizaban un piquete en el lugar para protestar por el despido de dos conductores como represalia por haberse sumado a un cese de actividades.

Según los testimonios de periodistas y los propios dirigentes de la UCRA “en un momento se abrió el portón frente al cual había una fogata que impedía el paso de cualquier colectivo. Sin embargo, un chofer que según la UCRA ni siquiera trabaja en esta empresa”, se subió a una unidad de la Línea 5, ordenó abrir el portón y encaró la montaña de fuego. Al tiempo que otro representante de UTA de la ciudad de Trelew, salió entre el portón y el colectivo y trató de sacar las maderas con fuego del frente, por lo que los sindicatos que reclamaban afuera, volvieron a colocarlas, y todo se fue de las manos.

“El colectivero dio marcha atrás, y volvió a encarar el fuego y las gomas, además de la gente que estaba en el lugar. Allí, todos se fueron encima del micro, que terminó con sus vidrios destruidos”. A esa altura, los chóferes habían ya recibido la solidaridad de Camioneros y otros sindicatos y agrupaciones.

En su edición de la fecha el diario El Chubut señala bajo el título “¿Gremio o fuerza de choque?”: “Lo que llamó la atención en el lugar es que normalmente, en las empresas donde conviven dos entidades gremiales, cuando una de ellas realiza una medida de fuerza, la otra, si no acompaña el reclamo, respeta a los demás trabajadores y no participa. Pero la postura de UTA fue totalmente diferente. Hasta se vio a los máximos dirigentes del gremio, de la ciudad de Trelew, yendo al choque contra UCRA, tratando de convertir el reclamo en una interna entre dos gremios, cuando en realidad, se estaba realizando una protesta por el despido de dos choferes”.

Recordemos que después de varios días de negociaciones con el gremio, en el marco de un conflicto por despidos, la empresa Benites Bellini, no solo no acordó reincorporaciones sino que siguió con más cesantías y suspensiones y es ante esa actitud que la asamblea de trabajadores, decide el paro.

Ante la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo, los choferes vuelven a su trabajo en forma normal y este viernes se realizará la primera reunión de Conciliación de partes.

Segun resaltó Charles, "es muy importante que por primera vez la Secretaría de Trabajo de Chubut reconoce a UCRA como gremio. Otro logro de esta organización sindical de la CTA que viene afianzándose en todas las provincias recorriendo un camino de lucha y coherencia que viene dando sus frutos".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Salta: Tartagalenses emigran a Gran Mosconi en busca de trabajo

Marco Díaz Muñoz (COPENOA)

La falta de implementación de un programa serio, que contemple inversiones estatal y privada a corto y largo plazo, para reactivar la economía del Departamento San Martín está arrojando a miles de tartagalenses a la desocupación, debiendo emigrar en busca de oportunidades laborales a la ciudad aledaña de Gral. Mosconi.

Los desocupados de Tartagal, recorren diariamente los 10 kilómetros que separa a Tartagal de Mosconi para encontrar en la Unión de Trabajadores Desocupados, la ayuda necearía para paliar la crisis socio económica que viven en la ciudad cabecera del Departamento San Martín.

En la Unión de Trabajadores Desocupados de Gral. Mosconi, los expulsados del sistema laboral, se entrevistan con el dirigente José “Pepino” Fernández, quien los recibe en una gran mesa para luego resolver de forma efectiva, con solidaridad y compromiso social, sin ser funcionario público, la falta de trabajo de estos tartagalenses, que piden la ayuda. Muchos de ellos dirigentes de organizaciones sociales que zozobraron ante la burocracia estatal.

Documento en formato de video, la llegada de los desocupados tartagalenses a La Unión de Trabajadores Desocupados de Gral. Mosconi en busca de trabajo.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: La Paritaria de Prensa 2013 cerró con la firma del acuerdo con Interior A

PRENSA RED

En la delegación Córdoba del Ministerio de Trabajo de la Nación se firmó ayer el último acuerdo paritario correspondiente al período comprendido entre abril y marzo de 2014. Como ocurrió con las escalas de Córdoba-Capital, Río Cuarto e Interior, para Interior A también se consiguió un aumento del 25 por ciento, pagadores en tres tramos, y un no remunerativo por única de 1500 pesos.

El Círculo Sindical de la Prensa y Comunicación de Córdoba (CISPREN) acordó ayer un incrementó del 25 por ciento para la escala de Interior A, y al igual con lo firmado con Córdoba-Capital, Río Cuarto e Interior B, se abonará en tres tramos: 9 %, en abril; 8% en julio y 8% en octubre.

Además ambas partes establecieron el pago de una suma extraordinaria no remunerativa por única vez y compensatoria del período comprendido entre marzo de 2012 y marzo de 2013 de 1.500 pesos, importe que será absorbido hasta su concurrencia con los pagos que por cualquier concepto hayan efectuado las empresas en se lapso bajo cualquier denominación y/o modalidad.

Cada empresa acordará con las comisiones internas el pago de la suma o su remanente, sus condiciones, modalidades y plazos, no pudiendo exceder del 31 de diciembre de 2013.

El acuerdo establece que el básico de convenio para la categoría Redactor en el período abril/junio será de 4.927,93 pesos; de julio/septiembre; 5289,62 pesos y de octubre/marzo 2014: 5651,30 pesos.

Por otra parte, se establece una asignación no remunerativa mensual de 743,38 pesos para el período abril/junio, de 797,94 pesos entre julio/septiembre y de 852,50 pesos, entre octubre/marzo 2014, aclarando que dicha suma es igual para todas las categorías de convenio, será no remunerativa y no incidirá en adicional alguno.

De esta forma, el salario conformado para el período abril/junio será de 5671,31 pesos, en julio/septiembre de 6087,56 pesos y en octubre/marzo 2014 de 6503, 80 pesos.

El secretario Gremial del CISPREN, Esteban Liendo, al referirse al cierre del acuerdo con Interior “A”, destacó que “también se logró un muy buen aumento, como pasó con las otras escalas, y para logarlo fue fundamental la participación de los compañeros en la asambleas y de los delegados obreros y paritarios, como así de los dirigentes del gremio”.

“El acuerdo con Interior A se demoró porque las empresas manejaban otros plazos para el pago del aumento, pero finalmente el gremio consiguió que se respetarán los tramos consensuados con las otras escalas, es decir abril, julio y octubre, respectivamente”, recordó.

En la audiencia en la delegación Córdoba del Ministerio de Trabajo de la Nación por el CISPREN concurrieron exsecretario Gremial, Esteban Liendo, el secretario General de la seccional del gremio en San Francisco, Antonio Muratore y los asesores legales, Luis Reinaudi y Eugenio Biafore. Por las empresas, estuvo el representante del diario La Voz de San Justo, José Vercellone.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Más de 28 millones de niñas son explotadas en el hogar

CIMAC

En el mundo hay más de 28 millones de niñas en situación de explotación en el hogar. Para la mayoría de ellas es su principal ocupación para obtener un ingreso.

Como parte del 12 de junio, Día Mundial contra el Trabajo Infantil, organizaciones locales e internacionales integrantes de la Mesa Social contra la Explotación de Niñas, Niños y Adolescentes informaron que 40 millones de niñas y niños realizan trabajos en el hogar durante más de 15 horas a la semana; el 72 por ciento son niñas.

El trabajo del hogar representa la principal fuente de ingresos de las niñas trabajadoras menores de 16 años, según asentó la agrupación internacional Save the Children en su informe “Esclavos, puertas adentro”, de 2008. Tal situación se acentúa en América Latina.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) documenta que en Paraguay, Perú, Brasil y Colombia, el 83 por ciento de empleados del hogar eran niñas, mientras que en Guatemala y Costa Rica representan el 90 y 91 por ciento, respectivamente.

En un comunicado, la Mesa Social explicó que el trabajo infantil en el hogar es más difícil de detectar, debido a que es “invisibilizado” y se oculta tras una supuesta acción filantrópica del explotador, quien les ofrece techo, comida e incluso un salario, razones por las que le deben “agradecer” con su trabajo.

En el caso de las menores de edad, esta naturalización es aún mayor puesto que en varias comunidades indígenas o rurales se considera que el trabajo del hogar es parte de la “educación femenina” para la vida adulta, incluso se percibe como una alternativa válida a la escolarización.

Por ejemplo, las niñas indígenas trabajadoras del hogar representan el 64 por ciento del total de la población infantil indígena que se dedica a los quehaceres domésticos. De 1.9 millones de menores de edad que son explotados en su propia casa, el 59 por ciento son niñas.

Al perder toda clase de afecto y apoyo familiar, pierden también la oportunidad de asistir a la escuela; tienen incluso menos probabilidad que otras niñas y niños que realizan otros trabajos, debido a la falta de tiempo y dinero para hacerlo.

No recibir educación merma sus posibilidades laborales y de desarrollo en la edad adulta. Las destina a continuar como trabajadoras del hogar o a limitarse a empleos que requieran de un bajo perfil académico, lo cual incrementa su situación de pobreza.

La Convención de los Derechos del Niño en su artículo 32 reconoce el derecho de niñas y niños a ser protegidos de la explotación económica, y de realizar algún tipo de trabajo peligroso o que impida su educación.

Los tipos de tareas que realizan niñas y niños en situación de explotación en casas son diversas, entre ellas están la intendencia y aseo de la casa, la jardinería, la preparación de alimentos, la limpieza de la ropa, el cuidado de animales y de otros menores de edad.

Si trabajan fuera de sus hogares, como es el caso de un millón 75 mil menores, los riesgos a los que están sujetos son varios: carencia de protección social y jurídica; salarios bajos, si es que perciben alguno, y la posible discriminación en el lugar donde laboran para convertirse en “posesiones” de quien los explota, razones por las cuales quedan en completa indefensión.

La Mesa Social contra la Explotación de Niñas, Niños y Adolescentes está conformada por Save the Children, Caminos Posibles, Centro de Acción y Reflexión Laboral (Cereal), la OIT, la Fundación Pro Niños de la Calle, entre otras organizaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Indígenas brasileños descartan nuevas ocupaciones de tierras

PL

Indígenas de la tribu terena en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul acordaron no invadir más haciendas en ese territorio, pero descartaron abandonar la finca Buriti, ocupada desde el jueves último.

Se trata de una tregua alcanzada durante una reunión con hacendados de ese territorio en el Tribunal de Justicia del municipio de Sindrolandia, afirmó el líder terena, Arildo Alves Alcantara.

Vestidos con atuendos de guerra, los nativos dialogaron con colonos y representantes del Consejo Nacional de Justicia y se comprometieron a no ocupar más terrenos durante los próximos 15 días con miras a buscar un acuerdo que ponga fin a esta disputa por la tenencia de tierras.

Se prevé que este jueves sean desplegadas las tropas de las Fuerza Nacional en Sindrolandia, lo cual reforzará la seguridad pública de la zona, donde la tensión se elevó debido a la muerte de un aborigen el jueves pasado durante una operación policial de desalojo de la finca Buriti.

Los indígenas volvieron a ocupar esa hacienda el viernes y reiteraron que no abandonarán el lugar, pues se trata de un terreno reconocido hace 13 años como territorio aborigen por la Fundación Nacional del Indio (Funai).

Este reconocimiento fue anulado en junio último por la justicia, debido a las presiones de poderosas organizaciones rurales y de colonos.

Los terenas reclamaron el apoyo de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, para que presione a la justicia y agilice los trámites de entrega de sus terrenos, delimitados por la Funai.

Rodrigo Rigamonte, juez auxiliar del Consejo Nacional de Justicia, se pronunció asimismo por acabar con el intento de cada lado para imponer su voluntad y encontrar la solución a este problema a través del diálogo.

Se prevé que este jueves el ministro de Justicia Jorge Eduardo Cardozo se reúna con los nativos y con hacendados en busca de poner fin a este conflicto que ocupa la atención nacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.