jueves, 13 de junio de 2013

Una civilización en decadencia

Jaime Richart (especial para ARGENPRESS.info)

Oswald Spengler pronosticaba en 1921 una dictadura universal hacia 2020. Spengler lo razona a partir del concepto de "épocas correspondientes". Hoy ya no parece descabellado el vaticinio.

Una sociedad que, como la europea y la americana en su conjunto se edifican sobre "el consumo", y en la española en particular gran parte de los políticos están incursos en procesos penales o bajo sospecha, y en las que el máximo interés que aportan los medios consiste básicamente en resaltar contradicciones, imposturas y descubrir el latrocinio de los políticos y los gobernantes, es una sociedad caduca, decadente...

Las circunvalaciones que hacen los administradores europeos, por otro lado, que dirigen las operaciones económicas y sus derivadas de la política son consecuencia de que intuyen que el mundo y cada país por separado no pueden gravitar en torno al concepto "consumo", ni siquiera sostenido; que el planeta no puede seguir así. Y si digo que lo intuyen, no que son conscientes, es porque los contemporáneos de cualquier lugar, por más que haya progresado mucho la visión global del pasado como del futuro, no se percatan exactamente del alcance ni la extensión de los fenómenos sociológicos que viven...

Si todos los políticos del mundo, conservadores y socialdemócratas, se reunieran en una tertulia de Café, seguro que todos en este trance llegarían a la conclusión de que el capitalismo, el mercado libre, el sistema en suma, llevan camino de ser causa de la extinción de las próximas generaciones, aunque las presentes sobrevivan e incluso vivan relativamente bien con inmensas islas de sufrimiento y suicidios. Pero la verdad, la realidad, el lenguaje y la psicología colectiva del ámbito público se retuerce hasta el bloqueo de la inteligencia del grupo situándose al nivel, siempre y por defecto, de los menos inteligentes, de los menos solventes y de los que tienen menos escrúpulos. Si el Club Bilderberg publicase todo lo que sabe y trama, el mundo entero se alzaría en armas contra todos los poderes...

En cuanto a España, que no confíe en superar esta clase de crisis, tal como la sufre y según los referentes sobre bienestar que se tienen hasta ahora. En cualquier caso, la única manera de superarla pasa por modificar los registros mentales sobre los conceptos felicidad y bienestar, relegando el concepto "consumo" y Deuda a términos mostrencos con elevadísima carga destructiva. Porque "consumiendo", gastando, despilfarrando, depredando, viviendo hacia fuera y nada hacia el interior, el individuo se enajena y no sólo no habrá espacio para el bienestar colectivo, es que ni todo el petróleo del mundo, ni toda la producción del mundo, ni las compraventas de "la Deuda" serán resortes suficientes para mantener un régimen económico, político y social de paraíso perdido que no volverá .

En definitiva, y al modo de Bertrand Russell que decía en su ensayo "Elogio de la ociosidad" "Creo que se ha trabajado demasiado en el mundo, que la creencia de que el trabajo es una virtud ha causado enormes daños, y que lo que hay que predicar en los países industriales modernos es algo completamente distinto de lo que siempre se ha predicado", yo opino que es urgente buscar otro modelo de sociedad que vuelva la vista a la Naturaleza, al Arte, a la conciliación permanente, reemplazado el consumo por la expansión y la Deuda nuevamente por el ahorro. Sólo renunciando al valor artificial y evanescente que encierran el consumo y la deuda, nos haremos libres y fuertes ante esa dictadura, primero doméstica y luego universal que se avecina...

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las mujeres dentro de las organizaciones sindicales (Parte II)

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

Su inclusión. De la organización separada, las comisiones femeninas, departamentos de mujeres a las secretarías de la mujer y luego a las secretarías de género y las discriminaciones directas e indirectas. Logros y obstáculos. Distintas perspectivas.

Continuamos aportando documentos que reflejan las condiciones en que se desarrollaron la participación de las mujeres en el ámbito laboral y sindical.

La pos-guerra

Los reclamos de los movimientos de mujeres tuvieron eco especialmente después de la segunda guerra mundial. El historiador Eric Hobsbawm (1) analiza el papel de la mujer en el siglo XX, tomando el período 1945-1990: destaca los cambios para las mujeres casadas, la necesidad de participar en el ámbito público; es así como en el campo laboral, el auge del sector terciario, la industria manufacturera y la educación superior, son hechos destacables. El surgimiento del movimiento feminista, luchando por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, impulsa su participación en la política, por otra parte promueve la revolución sexual, el uso de anticonceptivos y la sanción de la ley de divorcio. Seleccionamos una serie de textos extraídos de la fuente mencionada:

Un cambio importante que afectó a la clase obrera, igual que a la mayoría de los sectores de las sociedades desarrolladas, fue el papel de una importancia creciente que pasaron a desempeñar las mujeres, y sobre todo –un fenómeno nuevo y revolucionario- las mujeres casadas. El cambio fue realmente drástico. En 1940 las mujeres casadas que vivían con sus maridos y trabajaban a cambio de un salario constituían menos del 14% de la población femenina de las EEUU. En 1980 constituían algo más de la mitad después de que el porcentaje se hubiera duplicado entre 1950 y 1970. La entrada de la mujer en el mercado laboral no era ninguna novedad: a partir de finales del siglo XIX, el trabajo de oficina, en las tiendas y en determinados tipos de servicio, como la atención de centralitas telefónicas o el cuidado de personas, experimentaron una fuerte feminización, y estas ocupaciones terciarias se expandieron y crecieron a expensas (en cifras relativas y absolutas) tanto de las primarias como de las secundarias, es decir, de la agricultura y la industria.

En realidad, este auge del sector terciario ha sido una de las tendencias más notables del siglo XX. No es tan fácil generalizar a propósito de la situación de la mujer en la industria manufacturera.

En los viejos países industrializados, las industrias con fuerte participación de mano de obra en las que típicamente se habían concentrado las mujeres, como la industria textil y de la confección, se encontraban en decadencia, pero también lo estaban, en los países y regiones del cinturón de herrumbre, las industrias pesadas y mecánicas de personal abrumadoramente masculino, por no decir machista: la minería, la siderometalurgia, las construcciones navales, la industria de la automoción. Por otra parte, en los países de desarrollo reciente y en los enclaves industriales del tercer mundo, florecían las industrias con fuerte participación de mano de obra, que buscaban ansiosamente mano de obra femenina (tradicionalmente peor pagada y menos rebelde que la masculina). Así pues, la proporción de mujeres en la población activa aumentó, aunque el caso de las islas Mauricio, donde se disparó de aproximadamente un 20% a principios de los años setenta hasta más del 60% a mediados de los ochenta, es más bien extremo. Tanto su crecimiento (aunque menor que en el sector servicios) como su mantenimiento en los países industrializados desarrollados dependió de as circunstancias nacionales. En la práctica, la distinción entre las mujeres del sector secundario y las del sector terciario no era significativa, ya que la inmensa mayoría desempeñaba, en ambos casos, funciones subalternas, y en varias de las profesiones fuertemente feminizadas del sector servicios, sobre todo las relacionadas con servicios públicos y sociales, había una fuerte presencia sindical.

Las mujeres hicieron su entrada también, en número impresionante y cada vez mayor, en la enseñanza superior, que se había convertido en la puerta de la entrada más visible a las profesiones de responsabilidad. Inmediatamente después de la segunda guerra mundial, constituían entre el 15 y el 30% de todos los estudiantes de la mayoría de los países desarrollados, salvo Finlandia, una avanzada en la lucha por la emancipación femenina, donde ya formaban casi el 43%. Aún en 1960 no habían llegado a constituir la mitad de la población estudiantil en ningún país europeo ni en Norteamérica, aunque – Bulgaria –otro país pro femenino, menos conocido- casi había alcanzado esa cifra. (Los estados socialistas, en conjunto, impulsaron con mayor celeridad la incorporación femenina al estudio –la RDAA superó a la RFA- aunque en otros campos sus credenciales feministas eran más dudosas). Sin embargo, en 1980, la mitad o más de todos los estudiantes eran mujeres en los EEUU, Canadá y en seis países socialistas, encabezados por la RDA y Bulgaria, y en sólo cuatro países europeos constituían menos del 40% del total (Grecia, Suiza, Turquía y el Reino Unido). En una palabra, el acceso a la enseñanza superior era tan habitual para las chicas como para los chicos.

La entrada masiva de las mujeres casadas -o sea, en buena medida de madres- en el mercado laboral y la extraordinaria expansión de la enseñanza superior configuraron el telón de fondo, por lo menos en los países desarrollados occidentales típicos, del impresionante renacer de los movimientos feministas a partir de los años sesenta. En realidad, los movimientos feministas son inexplicables sin estos acontecimientos. Desde que las mujeres de muchísimos países europeos y de Norteamérica habían logrado el gran objetivo del voto y de la igualdad de derechos civiles como consecuencia de la primera guerra mundial y la revolución rusa. (...) en realidad, en todos los lugares del mundo en donde se celebraban las elecciones de algún tipo, las mujeres habían obtenido el sufragio en los años sesenta o antes, excepto en algunos países islámicos y, curiosamente en Suiza.

En los sesenta, empezando por los EEUU, pero extendiéndose rápidamente por los países occidentales ricos y, más allá a las elites de mujeres cultas del mundo subdesarrollado –aunque no, al principio en el corazón del mundo socialista- observamos un impresionante renacer del feminismo. Si bien estos movimientos pertenecían, básicamente, a un ambiente de clase media culta, es probable que en los años setenta y sobre todo en los ochenta se difundiera entre la población de este sexo (que los ideólogos insisten en que debería llamarse “género” una forma de conciencia femenina política e ideológicamente menos concreta que iba mucho más allá de lo que había logrado la primera oleada de feminismo. En realidad, las mujeres, como grupo, se convirtieron en una fuerza política destacada como nunca antes lo habían sido.

El primer, y tal vez más sorprendente, ejemplo de esta nueva conciencia sexual fue la rebelión de las mujeres tradicionalmente fieles de los países católicos contra las doctrinas más impopulares de la iglesia, como quedó demostrado en los referendos italianos a favor del divorcio (1974) y de una ley del aborto más liberal (1981) y luego con la elección de Mary Robinson como presidenta de la devota Irlanda, una abogada estrechamente vinculada a la liberalización del código moral católico (1990). Ya a principios de los noventa los sondeos de opinión recogían importantes diferencias en las opiniones políticas de ambos sexos. (...)
Los motivos por los que las mujeres en general, y las casadas en particular, se lanzaron a buscar trabajo remunerado no tenían que estar necesariamente relacionados con su punto de vista sobre la posición social y los derechos de la mujer, sino que podían deberse a la pobreza, a la preferencia de los empresarios por la obra de mano femenina en vez de masculina por ser más barata y tratable, o simplemente al número cada vez mayor –sobre todo en el mundo subdesarrollado- de mujeres en el papel de cabezas de familia.

En nuestro país

En nuestro país podemos registrar esta evolución de la participación femenina en el mercado de trabajo y las modificaciones legislativas que favorecen en cuanto a sus derechos políticos. Se observa inclusión en los sindicatos, por ejemplo con la formación de secciones femeninas.

El censo de 1869 refleja: “de las 61.424 viudas, 247.602 soltera y más 25.000 huérfanas que tiene la república, resulta que unas 140.000 son costureras, lavandera, planchadoras, cigarreras, amasadoras, etc., esto es, tenemos que la mitad de la población mujeril adulta espera con incertidumbre el sustento del jornal, muchas veces difícil y precario. Tales cifras representan otras que no se ven, y que, sin embargo no son menos verídicas”(2).

El tercer censo de población (1914) “reveló un relativo progreso de la industria. Los 24.114 establecimientos industriales censados en 1895, doblaban su cifra dieciocho años más tarde: 48.779.(3) El 21% de las mujeres formaba parte de la población trabajadora, es decir, habría una de cada cinco mujeres que trabajaba. La población económicamente activa se componía de 2.500.000 hombres y 714.000 mujeres mayores de 14 años de edad.

La fuerza laboral femenina estaba compuesta mayoritariamente (43%) por domésticas, cocineras, lavanderas y planchadoras; un 35% por costureras(4), modistas y tejedoras, y sólo un 6% por trabajadoras agrícolas. Muy pocas son las maestras y las profesoras, pocas también las mujeres que trabajan en fábricas y talleres de zapatos, alimentos, tabaco, tejidos y costura.

Realizando un análisis de los datos del censo, Héctor Recalde(5) señala que “en total, la mano de obra femenina está presente en 61 de las 127 actividades industriales, 2.400 mujeres se desempeñan como aparadoras (armadoras de calzado) representando el 63,44% del personal ocupado”. Además este autor cita en forma desagregada lo siguiente: rubro cigarrero (759 mujeres, 42,12%) Tejedoras (645, 68%), sombrereros (395, 25,61%) y floristas (378, 75,45%).

En la relación de varones y mujeres entre argentinos/as y extranjeros/as se observa que “en 1914, por cada cien varones argentinos había ciento una mujeres; por igual cantidad de extranjeros de sexo masculino, sesenta del otro; y por cada cien varones en general, sin distinción de nacionalidad, ochenta y siete mujeres.

La gran cantidad de extranjeros que integraban el total de la población y el escaso porcentaje de mujeres entre la masa de inmigrantes –37% produjo un desequilibrio de sexos, sobre todo en Buenos Aires, que repercutió profundamente en l a vida de relación. Un aspecto de la mala vida porteña, la prostitución, de enorme auge en las primeras décadas de este siglo, y el tema de la relación erótica de cierta literatura popular, el sainete y las letras de tango, no son ajenas a este fenómeno.”(6)

El otro dato interesante para analizar es el de las remuneraciones: según el autor citado, los promedios diarios eran los siguientes:

padres, $3,33
madres, $1,83
hijos varones, mayores de 16 años, $2,78
menores de esa edad, $0,77
hijas mayores de 16 años, $ 1,92
menores, $1,21
hombres y mujeres, extraños a la familia, $3,27 y $2,06 respectivamente.
En 1917, el salario medio que se ganaba en la industria domiciliaria puede apreciarse en el siguiente cuadro:

Adultos Número de casos Salario medio
Mujeres 661 m$n. 1,82
Varones 192 “ 3,54
Menores
Mujeres 30 “ 1,13
Varones 6 “ 0,70

En el Boletín del Departamento Nacional del Trabajo, N° 36, año 1918 se analiza la situación salarial de este modo: “los salarios individuales del año 1916 marcan en general un descenso con respecto al año anterior, pues si en los jornales de los varones por día se observa un exiguo aumento de un 0,5%, en los mensuales la disminución efectiva es de un 3,2%. Por lo que respecta al salario mensual de las mujeres ya hemos dicho que la declinación ha sido de 26,1 % a lo que se pagaba en el año 1915.

Entrando en otro orden de consideraciones es indudable que la baja de los salarios resulta en la realidad de los hechos mucho más grave de lo que a simple vista parece, porque al disminuir considerablemente el valor adquisitivo de la moneda, el salario baja en la misma proporción y el rendimiento que produce es mucho menor que el que nominalmente representa.

En otros países de organización más adelantada que el nuestro y en épocas normales, a un alza en los artículos primordiales de primera necesidad, corresponde una elevación proporcional de los salarios, pero en nuestro país, cuando no se observa una estagnación en las remuneraciones, se produce el fenómeno contrario, se produce el fenómeno contrario, como pasa en la actualidad, en que la suba de los artículos esenciales de consumo coincide con una baja de los salarios.

Es indudable que la baja de los jornales obedece a la demanda de trabajo provocada por todos esos elementos que quedaron cesantes de trabajo provocada por todos los elementos que quedaron cesantes al paralizarse las obras públicas y que buscaron en todas las demás industrias aplicación más o menos remunerativa a sus energías y a esta cantidad han debido sumarse todos aquellos otros elementos que regresaron de la campaña por no haber encontrado ocupación el las faenas agrícolas.

Por esta causa entre nosotros se ha producido el fenómeno contrario del que se ha observado en os demás centros manufactureros de Europa, donde para acelerar la producción ha sido menester estimular el trabajo elevando los salarios.”

Década de 1940

Según el censo de 1947, la población de la Argentina alcanzaba a casi 16 millones de personas, y poco menos de la mitad eran mujeres. Había más de 6 millones de personas económicamente activas, de ellas, sólo 1,25 millones, es decir, alrededor del 20 por ciento, eran mujeres. La población femenina había seguido disminuyendo su participación en el mercado laboral desde comienzos del siglo hasta llegar, en ese período, al punto más bajo de la historia. Las mujeres y los varones estaban en mercados laborales bien diferentes. Aquéllas constituían el 25% del personal ocupado en la administración pública, los servicios sociales y comunales, y el 32% del ocupado en las profesiones liberales. En el sector secundario, se concentraban en la industria manufacturera, donde eran mayoría absoluta la de los tejidos y confecciones (61%), técnicas y profesionales eran el 10%. Las mujeres accedían más a la educación y tenían menos hijos.

Entre mediados del siglo y 1970, la estructura del empleo (masculino y femenino) se modifica sustancialmente. Entre los varones, se produce un marcado desplazamiento del sector primario al secundario, y entre las mujeres, del secundario (y en especial del sector industrial) al terciario, sobre todo al de los servicios.

La legislación(7) instituyó la dependencia de la mujer respecto del hombre y consignó el “temor reverencial” que ésta le debía. “A la mujer casada se le impusieron restricciones en la disposición del patrimonio de la sociedad conyugal por su condición de tal como en la relación con sus hijos a consecuencia del no ejercicio de la patria potestad. También limitó su posibilidad de trabajo fuera del hogar al punto que fue necesario que la legislación la autorice a trabajar fuera del hogar y además que califique el tipo de actividad que puede desempeñar: “Debe ser honesta”, aun cuando resulta evidente que la ley sólo autoriza a realizar actos honestos.

Esta normativa consolidaba una organización familiar de tipo patriarcal en que los roles se encontraban claramente definidos: el ejercicio de la autoridad, la dirección de la familia y el trabajo fuera del hogar era asignado al varón, quien era reconocido como el proveedor de los medios de subsistencia; el cuidado del hogar y de los hijos era adjudicado a la mujer”(8).

Las primeras modificaciones tuvieron que ver con control del patrimonio, con la administración de los bienes de la sociedad conyugal y por lo tanto están relacionadas con la herencia del hombre y de la mujer. Estas modificaciones quedaron plasmadas en la Ley 11.357(9) (1926) – Derechos de la mujer. Están relacionadas con la irrupción de la mujer en el trabajo y el “ánimo de los legisladores estaba fuertemente impregnado por el espíritu igualitario que emanaba de la Constitución Nacional (artículo 16) (...)(10)”.

La enumera los actos que puede realizar la mujer, para los cuales no requiere ya la autorización del marido, pero no manifiesta expresamente que la mujer casada tenga los mismos derechos que el hombre.

El trabajo femenino y la visión de los sindicalistas

En un estudio(11) donde se analiza los congresos obreros durante el período 1890-1921, en relación con el trabajo femenino se señala que “las posturas adoptadas por los congresos de distintas vertientes ideológicas, a lo largo del período estudiado, pueden agruparse de acuerdo con los siguientes “tópicos”:
1) la prohibición, total o parcial, del trabajo femenino;
2) la defensa de la consigna: “a igual trabajo, igual salario;
3) la necesidad de sindicalizar la mano de obra femenina;
4) la reglamentación del trabajo.

Los argumentos para la prohibición total o parcial del trabajo femenino eran:
• motivos fisiológicos y/o morales;
• la mujer se emancipaba si no trabajaba en las fábricas;
• reglamentación del trabajo femenino;
• igualdad salarial con los hombres;
• temor de los obreros a ser desplazados por las mujeres en las fábricas;
• prohibición de trabajar en algunas ramas industriales por ser nociva para su capacidad reproductiva y/o moralidad;
• “debilidad física”
• la familia era el verdadero lugar de la mujer;
• la maternidad como su función esencial
A principios del siglo XX(12) “la noción, profundamente arraigada en el sentido común, acerca de que era deber del hombre mantener a su familia, actuaba en desmedro de las mujeres trabajadoras (discriminación salarial y segregación ocupacional) y de la clase obrera en su conjunto (competencia desventajosa, reducción salarios, desempleo), puesto que llevaba a considerar “complementario” el salario femenino y consecuentemente, a mantener la diferencia salarial por sexo”.

Sindicalización de las mujeres obreras

Según Marcela Nari en los congresos obreros se hacían distintas mociones y/o resoluciones acerca de la necesidad de organizar a la mujer en sindicatos (Federación Obrera Argentina I, II, III, V, VII y luego FORA).

Aunque un número creciente de mujeres comenzó a concurrir a sindicatos y a huelgas, nunca lo hicieron en la misma proporción que sus compañeros. Sin duda, esto se debía tanto a cuestiones de tipo cultural (no era “deber” de la mujer trabajar, sólo lo hacía temporariamente), como de tipo material (la mujer debía encargarse, después de haber terminado su trabajo extra-familiar, de las tareas domésticas). Además, si bien el número de mujeres de base en los sindicatos aumentaba lentamente, no sucedía lo mismo en las dirigencias o en los representantes enviados a los congresos. También debemos tener en cuenta que la participación de mujeres en sindicatos se dio, casi con exclusividad, entre aquéllas que compartían sus experiencias laborales en fábricas o talleres. No sucedió lo mismo con las obreras que trabajaban a domicilio.

A raíz de una iniciativa del Centro Socialista Femenino se creó, en el año 1903, una central obrera de mujeres: la Unión Gremial Femenina. Además de apoyar toda huelga o protesta llevada a cabo por obreras o gremios femeninos, solicitaron a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires la reglamentación del trabajo de mujeres y niños, dieron conferencias acerca de la necesidad de organizar a las mujeres en sociedades de resistencia, realizaron campañas de propaganda en barrios por medio de manifiestos, invitaron a compañeras para salir juntas a unirse a columnas de manifestaciones de protestas, etc(13). (...)

Evitar la competencia de mano de obra más barata fue una de las causas fundamentales para impulsar la sindicalización de las mujeres. Sólo más tarde comenzaron a surgir demandas propias de los sectores femeninos sindicalizados.

No resulta extraño comprender la existencia de sindicatos femeninos y masculinos independientes o, por lo menos, la formación de secciones femeninas. Lo que no resultaba tan coherente era la presencia de dirigentes varones en gremios que agrupaban a mujeres. Aunque se insistía mucho en la participación de las mujeres en la vida sindical en el nivel de la base, no se alentaba de igual manera su participación en la dirigencia.

Las mujeres socialistas consideraban necesario proteger a las mujeres que trabajaban en las fábricas pero consideraban que el lugar de la mujer era el hogar y la sociedad debía encaminarla en ese rumbo.(14) Con esta concepción Gabriela Laperriere de Coni (15)impulsaba el proyecto de ley que citamos en el apartado siguiente. Desde ya que ella conocía muy bien cuáles eran las condiciones de trabajo y el ambiente laboral donde se desempeñaban miles de trabajadoras, desde el ejercicio del cargo de Inspectora de fábricas en la Ciudad de Buenos Aires. Preocupada por su salud y con deseos de modificar la situación, por un lado consultaba a los especialistas en higiene industrial y por otro hacía propuestas al intendente de la ciudad. Desde ya que los especialistas tenían una opinión que se centraba en los efectos del trabajo sin analizar las condiciones en que se desarrollaba. Las explicaciones médicas no tomaban en cuenta la relación entre la carga de trabajo doméstico, público, la alimentación y el descanso.

Aunque en las estadísticas de los trabajadores organizados no están discriminados por sexos, por diversas fuentes se conoce por ejemplo la participación de las mujeres en el conflicto docente de Mendoza en 1919, en las manifestaciones de apoyo a los obreros metalúrgicos de la empresa Vasena, en la huelga ferroviaria de 1917 y en la prolongada huelga de la construcción (1935-36). En estos dos últimos casos, ocupándose de tareas de difusión y de solidaridad, para organizar todo lo relacionado con la alimentación.

Encontramos referencias(16) a la huelga de las costureras de Tucumán, las amasadoras cordobesas y las talleristas rosarinas y santafesinas. A ellas se sumarían las lavanderas porteñas, trabajadoras de la industria del fósforo y las empleadas telefónicas.

Las primeras décadas de este siglo son de gran importancia en el planteo de diversas demandas, como lo señala Dora Barrancos, “el Centenario fue una oportunidad para toda clase de espectáculos, para poner en evidencia las sociabilidades de los grupos reaccionarios junto a las estallantes demandas del proletariado (cuya fuerza se inauguraba) y también para mostrar múltiples proyectos reformistas de una sociedad que presentaba urgencias disímiles(17).

Las primeras médicas mujeres como Elvira Rawson, impactadas por las condiciones en que vivían las mujeres pobres, al conocer a parturientas que no podían criar a sus hijos, o que no deseaban tenerlos, proponía la creación de un “hogar maternal “ para evitar suicidios e infanticidios.

Esta propuesta iba unida a otras, especialmente para cuestionar la inferioridad jurídica, que el Código Civil estipulaba. La lucha por el divorcio y el voto de la mujer fueron temas planteados en la escena pública, “matizando” (18)la sociedad patriarcal en la sociedad argentina.

En el pliego de reivindicaciones presentado el 1° de mayo de 1890,(19) figuraba también las 8 horas diarias de trabajo(20). La OIT las aprobó, en la Convención realizada en 1919, entre otras cuestiones. En nuestro país este Protocolo fue ratificado en 1933. (Ley 11.726), aunque en el año 1929 se aprueba la Ley N° 11.544 que establecía que la duración del trabajo no podía exceder la jornada de 8 horas o 48 horas semanales.

Mirta Lobato(21), en su historia sobre la mujer trabajadora, refiriéndose a la acción colectiva y organizacional y al lugar de la mujer a principios del siglo XX, señala:

A veces su presencia era subrayada para impulsar su participación de las trabajadoras y otras para mostrar la insensibilidad de los patrones y la crueldad de la policía, pero en muchas ocasiones se remarcaba su ausencia, porque a las organizaciones sindicales les resultaba difícil compaginar unas prácticas gremiales que se estaban construyendo asociadas con la “virilidad”, la fuerza y la acción organizada con las experiencias de las mujeres, donde el trabajo asalariado y los tiempos de protestas se encontraban condicionados por las obligaciones del trabajo reproductivo.

Se registran protestas femeninas en las fábricas de fósforos, textiles, tabaco, confección, en las empresas telefónicas, donde se reclamaba contra:
a) los malos tratos y el acoso sexual,
b) reemplazo del trabajo humano por máquinas;
c) por la jornada de 8 horas.

Asimismo, las docentes mendocinas convocadas por la agrupación Idea instaban a luchar por una deuda salarial en el año 1919 y las actrices participaron también en jornadas de protestas organizadas por la Sociedad Argentina de Actores, por reclamos salariales y condiciones de trabajo, en el año 1921.

Según M. Lobato en el período peronista, las mujeres eran convocadas para la acción política y gremial y también empujadas a permanecer en el hogar: se potenciaron las capacidades de las mujeres para organizarse e integrarse a las estructuras gremiales y políticas y, al mismos tiempo, se limitaron a esas experiencias en tanto el objetivo del peronismo residía en dirigir las políticas del gobierno hacia las mujeres y no tanto en recoger sus propuestas. (…)

Se consolidó la tendencia previa de una organización gremial con dominio masculino y las mujeres presentes y las mujeres presentes en las listas gremiales fueron una excepción. Cuando estaban, ocuparon cargos de menor jerarquía o quedaron confinadas a la acción social (…) sirvió para forjar una identidad como trabajadoras y peronistas, no alcanzó para una reconsideración global del papel de la mujer y se afianzaron, por el contrario los roles tradicionales.

Se destaca en la década de 1940, la formación de una Comisión Femenina dentro del gremio textil, como es el caso de la fábrica Patent, avaladas por una nutrida asamblea.(22) Lo que estaba planteado era el grado de participación, no se la consideraba una actividad gremial completa.

En décadas posteriores las mujeres siguieron ocupando la secretaría de acción social hasta que se empezó a replantear, tanto en el nivel internacional como nacional, la discriminación desde la perspectiva de género.

Ver también:
- Las mujeres dentro de las organizaciones sindicales (Parte I)
http://www.argenpress.info/2013/06/las-mujeres-dentro-de-las.html

Ester Kandel es Magister de la UBA en Ciencias sociales del trabajo.

Notas:
1) Hobsbawn E.J. Historia del Siglo XX, Ediciones Crítica, 1998.
2) Recalde, Héctor, La higiene y el trabajo/2, Centro Editor de América Latina, 1988.
3) Panettieri, José, Los trabajadores, editorial Jorge Álvarez, 1967.
4) Entre las tareas que realizaban figuraban: chalequeras, corseteras, camiseras, corbateras, guanteras, lenceras, pasamaneras, pantaloneras, vainilladoras zurcidoras. En muchos casos estas tareas se realizaban a domicilio.
5) Op. cit.
6) Op. cit.
7) Ley 340 (1869) – Código Civil de la República Argentina.
8) Mujer – Estudios e investigaciones –dirección de información parlamentaria. Diciembre de 1996.
9) “Esta ley estableció dos categorías diferenciadas por un lado: por un lado la mujer mayor de edad soltera , viuda o divorciada que tenía capacidad para ejercer todos los derechos y funciones civiles que las leyes reconocían al hombre mayor de edad (artículo 1°), borrando de este modo las incapacidades de derecho establecidas por el Código Civil (prohibición de ser tutora, curadora y testigo en instrumentos públicos)Por otra parte, para la mujer mayor de edad casada no estableció un principio general, sino que en su artículo 3° enumeraba los actos que debía realizar. Esta ambigüedad en la redacción, provocó discusiones en la doctrina, ya que parte de ésta opinaba que la capacidad de la mujer era la regla y las incapacidades la excepción, mientras que otro sector sostenía que la mujer casada seguía siendo incapaz con algunos actos que le estaba permitido realizar sin autorización del marido”. Op.cit.
10) op. cit.
11) Nari, Marcela María Alejandra. El movimiento obrero y el trabajo femenino. Un análisis de los congresos obreros durante el período 1890-1921. La mitad del país, editado por el Centro Editor de América Latina, 1994.
12) Op. cit.
13) La Vanguardia, 28 de marzo de 1903; 11 de abril de 1903; 6 de junio de 1903.
14) Raiter, Bárbara. Historia de una militancia de izquierda. Cuaderno de Trabajo N° 49 – Centro cultural de la Cooperación.
15) Ver anexo
16) Historia del movimiento obrero argentino, una aproximación desde los trabajadores -1- CTA.
17) Barrancos, Dora, Inclusión/Exclusión – Historia con mujeres, Cap. 2 Reivindicaciones femeninas en los Congresos del –centenario y los ecos en la prensa periódica.
18) Op. cit.
19) Los promotores del acto elaboran un programa, teniendo en cuenta también el programa internacional:
a) La jornada de ocho horas para todos los adultos.
b) La prohibición del trabajo a los menores de 14 años y reducción de la jornada a seis horas para los menores de ambos sexos de 14 a 15 años.
c) La abolición del trabajo nocturno, con excepción de las ramas cuya índole no permita interrupción.
d) La prohibición del trabajo nocturno cuya naturaleza afecte a su salud.
e) La abolición del trabajo nocturno para la mujer y menores de 18 años.
f) El descanso dominical no interrumpido para todos los trabajadores de 36 horas semanales.
g) La prohibición de trabajos y sistemas de fabricación perjudiciales a la salud de los trabajadores.
h) La inspección de los talleres y fábricas por delegados remunerados por el Estado.
i) La creación de tribunales integrados por obreros y patrones para solución pronta y gratuita de los diferendos entre unos y otros.
Julio Godio, señala que “pueden destacarse tres aspectos en este salto de calidad:
“Primero: eleva el accionar obrero de la exigencia de aumentos de salarios al problema de la extensión de la jornada de trabajo y condiciones de trabajo. Coloca así la propia lucha por el salario en un plano superior al vincularla a la lucha contra el conjunto de las formas de explotación. (...)
Segundo: en correspondencia con el punto anterior, jerarquiza la lucha por la jornada de 8 horas..
Tercero: superando el esquematismo de la reunión de 1888, aprueba la idea de formar comisiones obrero-patronales sin contraponerlas al ejercicio de huelga”. Historia del movimiento obrero, Tomo 1.
20) J. G: (...) “hemos precisado el carácter del sistema de explotación basado en la apropiación de la plusvalía absoluta. El mecanismo fundamental de la apropiación de este tipo de plusvalía reside en la extensión al máximo de la jornada de trabajo, que se combina con salarios bajísimos. La historia del movimiento obrero demuestra que los obreros desarrollaron inicialmente movimientos de clase no para reducir la jornada de trabajo sino para aumentar los salarios. Es una forma de enfrentamiento con el capital. Ello llevó a Marx a formular a mediados de siglo pasado que el eje de la lucha debía pasar para elevarse a un plano superior por la jornada de 8 horas, puesto que esta reivindicación era la que atacaba en profundidad a este sistema de explotación sin abandonar las reivindicaciones salariales.”
21) Lobato, Mirta, Capítulo 3,”Horas proletarias”, acción colectiva y organización, en Historia de las trabajadoras en la Argentina (1869-1960),Edhasa, 2007.
22) Op. Cit.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cuba, Estados Unidos y la lucha contra el terrorismo

Salim Lamrani (OPERA MUNDI, especial para ARGENPRESS.info)

Estados Unidos acaba de colocar otra vez a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo, lo que suscitó la ira de La Habana que rechaza una acusación “arbitraria”.

Desde 1982, Cuba forma parte de la lista de las naciones que patrocinan el terrorismo internacional, que establece el Departamento de Estado, con la aplicación de diversas sanciones como consecuencia. La administración republicana de Ronald Reagan decidió incluir la isla por el apoyo que brindaba a los movimientos revolucionarios de América Latina, particularmente en El Salvador. En aquella época, el gobierno conservador había decidido abandonar la política de acercamiento con La Habana que estableció su predecesor James Carter, el cual estaba a punto de normalizar las relaciones con Cuba.

En su último informe publicado el 30 de mayo de 2013, Washington justifica el mantenimiento de La Habana en el grupo que incluye a Irán, Siria y Sudán, subrayando que “en el pasado, algunos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) estuvieron autorizadas a refugiarse en Cuba”. El informe enfatiza también que “el gobierno cubano sigue protegiendo a fugitivos buscados en Estados Unidos. El gobierno cubano también proporciona apoyos como viviendas, bonos alimentarios y atención médica a esos individuos”. Por fin, el documento alude a la presencia de separatistas vascos en Cuba. (1)

No obstante, Washington omite resaltar varios elementos fundamentales que destrozan las distintas acusaciones. En cuanto a las FARC, La Habana acogió efectivamente a algunos elementos en el pasado. Pero fue Colombia quien solicitó al gobierno cubano para ello en el marco de negociaciones destinadas a desembocar en un acuerdo de paz. Así, desde noviembre de 2012, Cuba es la sede de negociaciones entre representantes de las FARC y del gobierno colombiano. El informe del Departamento de Estado admite que Cuba “acoge un diálogo de paz” entre la guerrilla y el Estado colombiano, y señala que no hay “ningún indicio de que el gobierno cubano proporcione armas o entrenamiento paramilitar a grupos terroristas”. (2)

Wayne S. Smith, antiguo embajador estadounidense en Cuba, hizo partícipe de su incomprensión tras la publicación del informe: “El gobierno colombiano, lejos de acusar a Cuba de albergar a guerrilleros, saludó varias veces la contribución de La Habana al proceso de paz”. (3)

En cuanto a los miembros de ETA, Washington omite señalar también que La Habana sólo respondió a una petición del gobierno español de Felipe González de acoger a unos dirigentes, en el marco de negociaciones de paz con la organización separatista vasca.

Jim McGovern, representante republicano del Estado de Massachussetts, también expresó su desacuerdo con la decisión del Departamento de Estado. “No hay ninguna prueba de que Cuba brinde apoyo a grupos terroristas”, apuntó, recordando que Colombia había saludado a menudo “el papel constructivo” de la isla en la búsqueda de un acuerdo de paz. (4) Anthony Quainton, embajador al origen de la inclusión de Cuba en la lista de países terroristas en 1982, también expresó su desaprobación: “Ha llegado el tiempo de retirar a Cuba de la lista, por nuestros intereses mutuos”.

Del mismo modo, Patrick Ryan, antiguo embajador estadounidense, autor de los informes sobre el terrorismo entre 2007 y 2009, lanzó un llamado a Washington de poner fin a la estigmatización de La Habana:

“Como antiguo diplomático americano, autor de los informes sobre el terrorismo entre 2007 y 2009 […], visité Cuba varias veces en el marco de mi trabajo. Estoy convencido de que mantener a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo es absurdo y altamente político, particularmente vistas las evidentes omisiones.

¿Dónde está Corea del Norte, que lanzó ataques contra el sur durante los últimos años –y que amenazó recientemente con lanzar un ataque nuclear contra Estados Unidos? […] Ninguna fuente creíble de información afirma que Cuba representa actualmente una amenaza a nuestra seguridad.

Desde hace demasiado tiempo, una pequeña minoría de políticos cubanoamericanos dicta la política exterior de Estados Unidos hacia uno de nuestros vecinos geográficamente más cercanos, y ha utilizado esta lista de países terroristas altamente cuestionable para justificar el mantenimiento de un embargo que data de la Guerra Fría.

Curiosamente, esos miembros del Congreso apoyan la libertad de los cubanos de viajar a Estados Unidos, pero no la libertad de los americanos a viajar a Cuba, y utilizan la justificación del terrorismo para ello.

El hecho de que algunos miembros del grupo separatista vasco ETA se encuentren en la isla con la bendición del gobierno español, que los miembros de las FARC se hallen en Cuba durante las negociaciones de paz apoyadas por el gobierno colombiano y que varios fugitivos de la justicia americana –de hecho ninguno de ellos ha sido acusado de terrorismo– hayan vivido allí exilados desde los años 1979, no son argumentos creíbles para mantener la acusación […].

Es tiempo de adoptar un nuevo enfoque pues nuestra política actual anacrónica ha fracasado estrepitosamente desde hace más de medio siglo”. (5)

Por su parte, el gobierno de La Habana condenó la instrumentalización de la guerra contra el terrorismo para fines políticos. En una larga declaración, el Ministerio de Relaciones Exteriores respondió a Washington:

“Nuevamente, esta decisión bochornosa ha sido tomada faltando de manera deliberada a la verdad e ignorando el amplio consenso y el reclamo explícito de numerosos sectores de la sociedad estadounidense y de la comunidad internacional para que se ponga fin a esa injusticia.

El único propósito de este ejercicio desprestigiado contra Cuba es intentar justificar el mantenimiento del bloqueo, una política fracasada que el mundo entero condena.

El Gobierno de los Estados Unidos insiste en mantener esta designación arbitraria y unilateral, a pesar del desplome total de las acusaciones ridículas y de los argumentos endebles que tradicionalmente ha utilizado en los últimos años como excusas para ello […].

El territorio de Cuba nunca ha sido utilizado y nunca se usará para cobijar a terroristas de ningún origen, ni para organizar, financiar o perpetrar actos de terrorismo contra ningún país del mundo, incluyendo los Estados Unidos. El Gobierno cubano rechaza y condena inequívocamente todo acto de terrorismo, en cualquier lugar, bajo cualquier circunstancia y cualesquiera que sean las motivaciones que se aleguen.

Por el contrario, el Gobierno de los Estados Unidos emplea el terrorismo de Estado como un arma contra países que desafían sus intereses, causando muertes en la población civil. Ha usado aviones no tripulados para perpetrar ejecuciones extrajudiciales de supuestos terroristas, incluso estadounidenses, resultado de lo cual han muerto cientos de civiles inocentes. (6)

El gobierno también acusa a Washington de albergar a terroristas de origen cubano responsables de varias centenas de asesinatos, algo que Estados Unidos no niega. Desde 1959, el terrorismo procedente de Estados Unidos costó la vida a 3.478 cubanos y 2.099 incapacitados. El caso más emblemático es el de Luis Posada Carriles. Antiguo policía bajo el régimen dictatorial de Fulgencio Batista, Posada fue reclutado por la CIA en 1961 y se volvió un experto en explosivos. Es responsable de más de un centenar de asesinatos, entre ellos el atentado del 6 de octubre de 1976 que provocó la explosión en pleno vuelo de un avión civil en Barbados, ocasionando la muerte de 73 personas, entre ellas todo el equipo juvenil de esgrima que acababa de ganar los juegos panamericanos. También es autor de la ola de atentados terroristas que golpeó la industria turística cubana entre abril y septiembre de 1997 que costó la vida al ciudadano italiano Fabio di Celmo y que hizo decenas de víctimas. (7)

No hay ninguna duda de la culpabilidad de Luis Posada Carriles. En efecto, los informes del FBI y de la CIA son explícitos al respecto: “Posada y Bosch orquestaron el atentado contra el avión”. (8) Del mismo modo, en su autobiografía Los caminos del guerrero, reivindica abiertamente su trayectoria terrorista. Además, el 12 de julio de 1998, Posada Carriles concedió una entrevista al New York Times en la cual se vanagloriaba de ser la persona que más atentados realizó contra Cuba, reivindicando la paternidad intelectual de los atentados de 1997. Según él, el turista italiano “se encontraba en el lugar equivocado en el momento equivocado”. (9)

Frente al recrudecimiento de los atentados en los años 1990, Cuba infiltró a varios de agentes en Florida para impedir la realización de los proyectos terroristas de grupúsculos de extrema derecha de origen cubano. Tras reunir un voluminoso informe sobre 64 personas implicadas en actos violentos contra la isla, La Habana transmitió la información al FBI. En vez de proceder al arresto de los individuos que pertenecían a organizaciones criminales, Washington arrestó a los cinco agentes infiltrados en el exilio cubano y los condenó a penas de prisión que van de 15 años a cadena perpetua, durante un juicio que denunciaron Amnistía Internacional, las Naciones Unidas y no menos de diez Premios Nobel. (10)

La instrumentalización para fines políticos de un tema tan grave como el terrorismo perjudica la credibilidad del Departamento de Estado, acusado de cálculo e hipocresía. Por un lado, Washington afirma que lleva una guerra contra el terrorismo, y del otro ofrece la protección a criminales como Luis Posada Carriles y sanciona a cinco agentes cubanos cuyo papel era impedir la realización de atentados contra Cuba. En nombre de la guerra económica e ideológica que Washington lleva contra La Habana desde hace más de medio siglo, Estados Unidos no vacila en ubicar en la lista de países terroristas a una nación cuya principal característica es ser una víctima del terrorismo desde hace cincuenta años.

Notas:
1) Unites States Department of State, «Country Reports on Terrorism 2013», mayo de 2013. http://www.state.gov/documents/ organization/ 210204.pdf (sitio consultado el 2 de junio de 2013).
2) Ibid.
3) Latin American Herald Tribune, «U.S. Urged to Drop Cuba from Terror List», 8 de marzo de 2013.
4) Ibid.
5) Patrick Ryan, «Former U.S. Diplomat Patrick Ryan: Time to Drop Cuba from Terror List», The Hill, 30 de abril de 2013. http://thehill.com/blogs/global-affairs/guest-commentary/296867-former-us-diplomat-patrick-ryan-#ixzz2SnlLc3RR (sitio consultado el 2 de junio de 2013).
6) Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba, «Cuba no reconoce al Gobierno de Estados Unidos la más mínima autoridad moral para juzgalo», Cubadebate, 30 de mayo de 2013.
7) Salim Lamrani, Cuba, ce que les médias ne vous diront jamais, Paris, Estrella, 2009, p. 135-154.
8) Federal Bureau of Investigation, «Suspected Bombing of Cubana Airlines DC-8 Near barbados, West Indies, October 6, 1976», 7 de octubre de 1976, Luis Posada Carriles, the Declassified Record, The National Security Archive, George Washington University. http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB153/19761008.pdf (sitio consultado el 3 de junio de 2013).
9) Ann Louise Bardach & Larry Rohter, «Key Cuba Foe Claims Exiles' Backing», New York Times,12 de ulio de 1998.

Salim Lamrani es Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, profesor titular de la Universidad de la Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula The Economic War Against Cuba. A Historical and Legal Perspective on the U.S. Blockade, New York, Monthly Review Press, 2013, con un prólogo de Wayne S. Smith y un prefacio de Paul Estrade.
http://operamundi.uol.com.br/conteudo/opiniao/29299/cuba+estados+unidos+e+a+luta+contra+o+terrorismo.shtml.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chile, Noticias Censuradas. Concha y Toro, una huelga invisible: 36 días sin fabricar “Casillero del Diablo”

Ernesto Carmona (MAPOCHO PRESS, especial para ARGENPRESS.info)

36 días de huelga legal cumplen hoy (13 de junio) los 532 trabajadores de la Viña Concha y Toro que producen los afamados vinos Casillero del Diablo, Don Melchor y otras marcas elaboradas en las plantas de Pirque, Quilicura y Lo Espejo, todas de Santiago metropolitano. El conflicto es invisible, “no existe” para los grandes medios informativos chilenos. No es “noticia”.

Las demandas son básicas: un salario mensual de unos 600 dólares (300 mil pesos chilenos), aguinaldos de escolaridad, reconocimiento a la antigüedad (trabajadores con más de 20 años de servicio aún ganan menos de 500 dólares), participación en las utilidades de la empresa equivalente a un salario y medio anual, y otras peticiones usuales en estos conflictos laborales, explicó Cesar Cerna Vargas, un hombre joven que preside el Sindicato Unificado de Trabajadores, fundado en julio 2011.


Foto: Caricatura alusiva al vino Casillero del Diablo (Imagen de MetiendoRuido)

En 2012, Concha y Toro exportó a 135 países 928 millones de dólares en 30 millones de cajas de 9 litros de diferentes vinos, equivalentes a 360 millones de botellas de 750 cc. Gran parte del éxito empresarial se debe al viejo truco de congelar o rebajar salarios para poder crecer, permitido por la abolición legislación laboral llevada a cabo por la dictadura militar y la acción de los civiles que la impusieron, como el entonces ministro de Trabajo José Piñera, hermano del Presidente actual.

La propaganda corporativa asegura que "su exitosa trayectoria ha convertido a Viña Concha y Toro en el símbolo del vino chileno en el mundo, lo que ha sido reconocido por las más prestigiosas publicaciones, con quince honores como “Viña del Año” en Wine & Spirits y segunda posición en su Hall of Fame y salió elegida la marca de vinos más admirada del mundo por Drinks International". Pero la intransigencia de Concha y Toro rehúsa compartir lo más mínimo de sus logros comerciales con los trabajadores que contribuyeron a su “exitosa trayectoria”, local e internacional.


Foto: César Cerda Vargas, presidente del Sindicato Unificado de Concha y Toro

La empresa dice que en la huelga legal no participan todos sus trabajadores, que sumarían 2.500. El líder obrero César Cerna explicó que la huelga es de los 532 operarios de producción de las tres plantas afiliados al Sindicato Unificado. En ese sindicato no participan los empleados de oficinas, segregados del resto de los trabajadores y con mejores salarios, quienes laboran en despacho, comercialización y administración, incluso en otras sedes.

Los trabajadores en huelga no presentan deserciones y mantienen férrea vigilancia -día y noche- a las puertas de las plantas para impedir la entrada y salida de camiones, aún bajo la lluvia y el frío del invierno, en un lugar como Pirque, prácticamente en los faldeos de la pre Cordillera. La empresa está admitiendo que el bloqueo está afectando sus negocios, pero no se allana a una solución. Sin ese bloqueo de camiones, la huelga en sí misma carecería de sentido, sería inútil, porque la presión económica es precisamente el sentido de la huelga, la única herramienta que poseen los obreros, quienes no tienen acceso a los medios noticiosos y están vigilados permanentemente por efectivos de las fuerzas especiales, los carabineros militarizados.


Foto: Trabajadores bloquean salida y entrada de camiones en Pirque (Video Batalla de los Trabajadores).

Los trabajadores desean poner fin a la huelga cuanto antes. Incluso están dispuestos a negociar y postergar algunas peticiones, pero sin transar sus demandas básicas como el aumento salarial, entre otras. “La parte económica y humana repercute mucho en los trabajadores después de más de un mes de huelga sin percibir salarios”, dijo Cerna. Sin embargo, mantienen la moral en alto en su vigilancia día y noche del acceso y salida de camiones.

En el régimen legal del “derecho a huelga” en el Chile neoliberal actual, las empresas dilatan la solución del conflicto en una estrategia que apuesta al desgaste y desmoralización de los trabajadores en su lucha legal contra el capital, y con la idea de dividir a los sindicatos. El punto más duro del conflicto hoy es la negativa de la empresa a pagar los días en huelga, que aspira a cobrarlos en cuotas mensuales por casi 2 años. La estrategia del desgaste sindical fracasa hoy en Concha y Toro por la voluntad obrera de continuar la lucha de 36 días. Los trabajadores quieren un “acuerdo de fin de conflicto” que incluya el pago de los días en paro legal.

La ley dice que una “huelga legal” se desarma cuando el 50% más uno de los afiliados al sindicato decide abandonarla. La empresa apostó a una deserción masiva como efecto del desgaste a través del tiempo, pero esa esperada defección no se ha producido. Sólo 5 personas se descolgaron después del día 15º. Y Concha y Toro necesitar reanudar sus entregas de vinos.

Un diputado socialista dijo que el pre-candidato presidencial Andrés Velasco posee la llave para solucionar este conflicto. Ex ministro de Hacienda de Bachelet y paladín neoliberal, Velasco es uno de los 4 precandidatos presidenciales de la Concertación, alianza llamada hoy “Nueva Mayoría”. Los 4 pre candidatos -los otros son el radical José Antonio Gómez, el DC Claudio Orrego y la PS Michelle Bachelet- se miden en primarias el 30 de junio, de cara a los comicios presidenciales de noviembre 2013.

Según Osvaldo Andrade, jefe del PS y ex ministro del Trabajo de Bachelet, el sostén de la pre candidatura Velasco sería el mismísimo Rafael Giulisasti, gerente general de Viña Concha y Toro. “En este caso todos son necesarios para ayudar a que estas justas demandas puedan ser acogidas por la empresa. Tanto el ministerio del Trabajo como el candidato Velasco son actores muy relevantes para la pronta solución de este problema, uno mediando entre las partes y el otro por la gran cercanía con el gerente general de la empresa”, emplazó Andrade.

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Vicente Zito Lema denuncia la desaparición de un trabajador en Río Negro: En la tierra donde nació Rodolfo Walsh, está desaparecido Daniel Solano

Mario Hernandez (especial para ARGENPRESS.info)
.

Mario Hernandez (MH): Comenzamos el programa leyendo la Carta Abierta al pueblo argentino suscripta por Adolfo Pérez Esquivel y Humberto Cholango, presidente de la Conaie, ante la decisión de la Corte Suprema de Justicia argentina de auspiciar la impunidad para la petrolera Chevron.

Vicente Zito Lema (VZL): Estoy al tanto de la desgraciada resolución y me parece bien que alguien como Adolfo Pérez Esquivel haga público el compromiso de la defensa de los Derechos Humanos de cuarta generación que todavía no son tan comprendidos por el conjunto social y hacen a la obligación mínima de entregar el planeta a las nuevas generaciones no más destruido de lo que ya está.

MH: La comunicación de hoy está vinculada de alguna manera con este tema porque además afectó a los pueblos originarios, en este caso del Ecuador. Ayer estuvimos leyendo la Carta Abierta a la Presidenta de la Nación de nuestras comunidades indígenas que se reunieron en Formosa.
La semana pasada volvías de la provincia de Río Negro con una información siniestra.

VZL: Más precisamente de la localidad de Choele-Choel en esa provincia.

MH: Allí te anoticiaste de la desaparición de un joven de la comunidad guaraní de Misión Cherenta que viajó a esa localidad de Río Negro a trabajar en la cosecha de manzana y desapareció en la madrugada del 5 de noviembre de 2011 luego de concurrir a una confitería bailable llamada Macuba. Hoy hay 22 policías imputados en la causa y 7 detenidos.

VZL: Yo voy mucho a la Patagonia porque doy clases de psicología social, brego por la defensa de los Derechos Humanos y me invitan distintas Universidades en las cuales puedo dar a conocer mi pensamiento y mi trabajo poético, por lo tanto, estaba más o menos al tanto sobre la situación que se estaba viviendo en Choele-Choel a partir de la desaparición y la inutilidad de la búsqueda de un humilde trabajador, que había venido como tantos otros miles de trabajadores golondrinas que recorren todo el Valle Medio donde se produce la mayor cantidad de frutas del país. La mayor parte es empleada por una gran corporación transnacional, Expofruit, de origen belga, aunque como todas estas grandes corporaciones terminan teniendo su sede en paraísos fiscales, en este caso en Luxemburgo, un país mucho más ligado que Bélgica a las trampas legales y el lavado de dinero.
Yo conocía el hecho pero lo que no sabía era su dimensión porque el dramático destino del joven trabajador guaraní Daniel Solano es la piedra inicial de una montaña terrible de explotación, de violación de los DD. HH., de muerte y de vejámenes.
Podemos juntar un montón de figuras, cada una peor que la anterior y configurar una terrible situación que la mayor parte de la población desconoce en sus verdaderos alcances como en mi caso aunque todos tengamos una idea de la situación de los trabajadores golondrinas que en la Patagonia es histórica porque van a trabajar, como lo hacen en otras partes del país, cuando llega la época de la cosecha.
En el caso concreto de Choele-Choel, donde suceden los hechos, un poco fui enterado de la situación con el apoyo del gremio de maestros y profesores de la zona. Entonces, pedí ir a la localidad pero necesitaba algún marco de ayuda, de referencia, porque yo no tengo detrás una organización ni partido político, soy simplemente un intelectual que lucha por los Derechos Humanos. Se me ocurrió proponer dos actos de capacitación docente y ciudadana de DD. HH. Lo bueno fue que se anotaron más de 150 maestros, profesores y directores de escuela que para la zona, donde vive poca gente fija, fue muchísimo.
A partir de ahí tomé contacto con los familiares de Daniel Solano y con su abogado que es salteño, Sergio Heredia, una gran persona, y los invité a participar del seminario, así fue como se fueron desencadenando un montón de hechos que puedo sintetizar de la siguiente manera:
En Choele Choel, la propia tierra donde nació Rodolfo Walsh, y para que nadie lo olvide hay un gran cartel cuando uno llega, está desaparecido Daniel Solano hace más de un año.
A instancias de este abogado salteño, que se fue a la Patagonia para ayudar a la familia de Solano, se pudo encarcelar por graves sospechas a 7 policías. Hay 22 que están investigados y aparte de la propia investigación y ciertas denuncias anónimas que la gente se animó a hacer llegar al padre de Solano se pudo investigar y obtener pistas que llevaron a que se descubrieran enterrados 4 cadáveres, es decir, hay 4 cuerpos sin nombre ni apellido que han aparecido en estos últimos meses buscando el cuerpo de Solano y nadie en la localidad ha presentado la denuncia de esas desapariciones.

MH: O sea que lo que dice el intendente Belloso que tienen un desaparecido…

VZL: Tienen 5.

MH: Me llama la atención porque ayer Belloso declaró: “Hay una persona que parece que se lo tragó la tierra y nadie sabe nada de él”.

VZL: Como suele pasar, los dirigentes políticos tratan de decir lo primero que se les viene a la boca para cubrir su responsabilidad a veces legal o penal. Yo creo que el haber ido algo movió en la sociedad porque ya tenemos a un intendente que no decía nada y ahora por lo menos habla y seguramente estará al tanto que estamos empezando a mover las cosas, humildemente, como parte de un equipo mayor, pequeño pero con decisión, que encabeza el abogado de la familia.
Lo concreto fue que mientras daba el seminario se resolvió que los docentes, que hasta entonces no habían participado mucho, al igual que la comunidad, en la búsqueda activa del cuerpo de Solano, tomaron la decisión de organizar el próximo 5 de julio, que es el día que se festeja la fundación de Choele-Choel, en lugar de hacer la ceremonia habitual, organizar una marcha pública reclamando la aparición del cuerpo y la investigación en relación a los otros cuerpos porque en una pequeña comunidad es casi imposible imaginar que en pocos meses tengan 4 cuerpos terriblemente mutilados y quemados y que nadie pueda saber quiénes son.

Han aparecido 4 cuerpos mutilados y quemados

Lo único que uno tiene el derecho a sospechar es que en el Alto Valle y más específicamente en esa zona donde está asentada la multinacional belga, Expofruit y sus colaterales, con las que disfraza la evasión de impuestos, salarios mal pagos, toda esa red de impunidad que organizan las multinacionales para mejorar sus réditos del saqueo general que hacen. ¡¿Cómo puede ser que a esos cuerpos nadie los conoce ni reclama!? Es evidente que podemos sospechar que son otros trabajadores que han corrido la misma y desgraciada suerte que Solano.

MH: Parecería ser en connivencia con la policía ya que hay una fuerte hipótesis que Solano estaría enterrado en la comisaría.

VZL: No me animo a asegurarlo, es una hipótesis como bien dijiste, porque de no ser así después se desmerecería la veracidad de todos los otros hechos. Hay que ser muy puntuales con las afirmaciones porque obviamente el poder está esperando que uno se equivoque en algún dato para decir que estamos diciendo cualquier cosa.
Aquí hay casos muy concretos porque ningún Juez, especialmente cuando está en juego como imputada la policía y se afectan intereses de una gigantesca multinacional, va a decretar la investigación de 22 policías y poner en prisión, en una cárcel de Neuquén, a otros 7. Estas no son presunciones leves porque, insisto, un Juez no se animaría en nuestro país a poner presos, y durante varios meses, a una cantidad tan grande de policías e investigar como sospechosos al resto de la policía de la localidad.
Esto no lo dice el poder político y hay que insistir. En Argentina poner presos a 7 policías no es un acto fácil y, por lo tanto, si un Juez se anima, a pesar de las presiones políticas, económicas, de todo tipo que recibe, se darán cuenta que habrá pruebas, por lo menos, para la detención. No digo para que ya salga un fallo, porque recién en un par de meses, alrededor de agosto, pasará la causa al juicio público y oral.
Aquí también tengo sospechas que las cosas no salgan bien porque los testigos que se habían animado a dar datos sobre el hecho están siendo sometidos a presiones y aún más, a amenazas, que ya están poniendo en duda las firmes declaraciones que hicieron antes. Pasan los meses y las presiones crecen y buena parte de la comunidad está ligada a los intereses de esta gran empresa porque han dado trabajo a mucha gente de la localidad.

MH: Quiero referirme a dos hechos en particular. Sergio Heredia, el abogado querellante, señaló que un último testigo muy importante para la causa sufrió apremios. Fue levantado en Choele-Choel y tirado en la localidad de Luis Beltrán, y también la familia de Solano hizo denuncias en Tartagal (Salta) que desaparecieron y por ese motivo hay causas penales en esa provincia. Un testigo de Orán declaró en Salta y le secuestraron la hija.

El gobierno salteño se hace el distraído

VZL: Hay que tener en claro que a la provincia de Salta le conviene que sus trabajadores se trasladen a Río Negro porque hay muy poco trabajo en esa provincia. La mayor parte de los trabajadores golondrinas que van al Valle Medio, a la Patagonia, básicamente a Río Negro, pero también a Neuquén y específicamente a Choele-Choel y por eso la multinacional se instaló allí, son miles de trabajadores salteños que van todos los años a hacer la recolección de fruta.

MH: También se habla de una estafa a los trabajadores salteños por un valor de $ 19.000.000. Hay una causa de trata de personas que está investigando la justicia federal, a los aborígenes los sacan de Cherenta, a orillas del río Pilcomayo y los llevan a trabajar al sur. En Salta nadie se hace cargo, entre ellos, el gobierno salteño que tampoco ha colaborado en nada para aclarar lo que estás denunciando.

VZL: Porque es un gran negocio en el que todos ganan. El gobierno de Salta se saca de encima por unos cuantos meses a sus trabajadores desocupados que son los más humildes, de los pueblos originarios, que van a trabajar a otra parte y luego regresan con el poco dinero que les pagan, pero son tan humildes y con espíritu de familia que gastan poquísimo y aunque los estafen y exploten, lo poco que ganan, lo llevan de vuelta a Salta. Es una cantidad de dinero que ayuda frente a la super desocupación que tiene la provincia y más aún los pueblos originarios que no tienen trabajo genuino. Les han quitado la tierra, todo, por lo tanto, también hay un interés del gobierno de Salta para que no se rompa este vínculo del pueblo guaraní con la Patagonia y el trabajo en negro bajo condiciones miserables.

MH: Si te parece te propongo que cortemos acá. Sigamos este tema de cerca. Los micrófonos quedan abiertos.

VZL: Tengo claro que 4 cuerpos sin nombre y asesinados y otro desaparecido y todos ligados a la superexplotación de una multinacional, merece que la atención que le presta tu programa, “Fe de erratas”, fuera compartida por otros espacios comunicacionales porque sino el silencio y la impunidad ganan otra vez la partida en esta disputa contra los poderosos de la tierra.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Trenes chocan, trabajadores mueren

ANRED

A casi un año y medio de la recordada "Masacre de Once", nuevamente una formación de la línea Sarmiento chocó contra otra a las 7.07 de hoy entre las estaciones Morón y Castelar, a la altura del cruce de Zapiola. Hay al menos 3 muertos confirmados, una mujer y dos hombres, y al menos 150 heridos, muchos de ellos de gravedad.

Como si la historia de negligencia empresarial, falta de mantenimiento y desidia estatal se repitiera, nuevamente una formación de la Línea Sarmiento fue protagonista de un choque con otra formación entre las estaciones de Moreno y Castelar, a la altura del cruce Zapiola, dejando al menos 3 muertos confirmados y decenas de heridos, muchos de ellos de gravedad. municipal, el posadas y el provincial de



Una formación colmada de pasajeros (la formación 3725 chapa 19) que estaba detenida a la altura del cruce Zapiola y que se dirigía rumbo a Moreno fue impactada por detrás por una formación doble piso semivacía (formación 3727 chapa 1) que se movía en la misma dirección.

Hace minutos sacaron de las formaciones a los tres muertos confirmados, de los cuáles aún no se conocen sus nombres. Las formaciones quedaron incrustadas una adentro de la otra, como si fueran un acordeón. Incluso las nuevas formaciones de dos pisos quedaron incrustadas unas dentro de otras, según informaron testigos en la zona a ANRed.

El director del Hospital Guemes de Haedo, M.Marmonti, confirmó recientemente que en el centro asistencial hay 64 heridos, con diversos tipos de heridas y traumatismos, con cinco de ellos de gravedad, con afecciones tales como fracturas expuestas y traumatismos cerrados de tórax. Estimó además que la mitad de ellos pueden llegar a ser dados de alta o derivados a sus obras sociales en el transcurso del día.

En tanto, el Hospital Posadas recibió a 45 heridos.

"Ya están saliendo a decir que es falla humana - se enojó el delegado del Sarmiento, Rubén "Pollo" Sobrero -, y manejando hipótesis, cuando estamos salvando los muertos. Lo que va a hacer el cuerpo de delegados es empezar a investigar qué sucedió. Los trabajadores habían denunciado que la formación tenía problemas de frenos, que debían sacarla", denunció el delegado ferroviario.

En medio de lo que estaba sucediendo, el titular del partido MILES, Luis D´Elía salió a cruzar a Sobrero por la red social Twitter. Su mensaje, textual - y que minutos después borró de su cuenta, aunque ya había sido retwiteado por sus seguidores - decía: "En momentos en q se insinua q Randazzo sea candidato del FPV en Bs.As.un tren q iba al taller embiste a otro.PINO-POLLO?"

La respuesta de Sobrero no se hizo esperar: "Lo que faltaba es que @Luis_Delia me acuse de provocar el accidente de #Castelar. Ya el ex ministro coordinador me acusaba de quemar trenes", dijo en referencia al actual senador Aníbal Fernández.

Por su parte, ante las versiones que indicaban que la formación doble piso que chocó a la otra por detrás estaba reformada "a nueva", el también delegado de material rodante de TBA Daniel Ferrari denunció que los trenes "son los trenes viejos, pero ploteados como nuevos".

En declaraciones radiales Paolo Menghini Rey, padre de Lucas - una de las víctimas de la tragedia de Once - señaló que "las condiciones son exactamente las mismas; sabemos que existían denuncias de que el tren que impactó al que estaba adelante estaba sin frenos (...) No hay ningún tipo de respuesta, las condiciones que denunciabamos del Sarmiento la realidad me las confirma, que es lo más doloroso de todo. Estoy viendo las misma excenas de dolor, la gente en crisis (...) Después de 51 víctimas inocentes y de tanta lucha, que vuelva a suceder una tragedia similar es tremendo y doloroso".

También indicó que "el tren que impactó fue refaccionado en EMFER, que es de los Cirigliano, los responsables empresariales de la tragedia de Once (...) ya lo habíamos denunciado y se lo hemos dicho al ministro Randazzo en reiteradas oportunidades".

Cabe destacar que en 2012 los subsidios que se destinaron para el sistema ferroviario de parte del estado fue de $4.708.354.994. Luego de lo sucedido en Once, hoy las formaciones del Sarmiento son administradas por la Unidad de Gestión Operativa, Lineas Mitre y Sarmiento (UGOMS).

El Ministro del Interior y Transporte de la Nación, Florencio Randazzo,por su parte, confirmó en una reciente conferencia de prensa que hay 150 heridos y que la investigación de lo sucedido está en manos del juez federal Jorge Rodríguez del Juzgado federal 2 de Morón y el fiscal Sebastián Bazo. Además informó que el motorman y su acompañante se encuentran incomunicados, y desmintió lo dicho por los trabajadores ferroviarios sobre el mal estado de las formaciones: indicó que la formación que chocó a la otra "tenía frenos nuevos, había sido totalmente reparada (...) los frenos fueron cambiados en su totalidad".

Finalmente, indicó el estado decidió interrumpir el servicio por 24 horas luego de lo sucedido, hasta que culminen las investigaciones sobre las causas del choque.

Contactos para obtener información de los heridos y dónde fueron trasladados:

Hospital Posadas: 4469-9300

Hospital Morón: 0800-555-5588

Hospital Güemes de Haedo: 4659-2011

Municipio de Morón: 5279 3411/ 3409

Línea Sarmiento: 0800-222-8736

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Javier Auyero: La villa “es un campo minado por el que la gente camina todos los días”

Claudia Rafael (APE)

“Le metieron un tiro a mi hermano en Villa Ceferina, ayer. Está en el hospital, está bastante bien. Mañana no vengo”. La frase de la nena (volcada entre las primeras páginas del libro casi como promesa de lo que vendrá) resuena en el oído de la maestra, mientras toma asistencia y es una radiografía de las violencias. Que indefectiblemente confundirán si se las mira aisladamente. Por eso es que Javier Auyero, sociólogo, autor de varios libros sobre marginalidad urbana y por estos días en Argentina para presentar “La violencia en los márgenes”, habla de cadenas. De concatenación de la violencia.

-¿Cómo caracterizás espacios urbanos como los que retratás en tu libro? ¿Coincidís con la definición de que las villas son una suerte de cárceles a cielo abierto?

-Empezamos el estudio con la idea de replicar el estudio que habíamos hecho en Villa Inflamable. Ahí habíamos visto esta idea del sufrimiento ambiental que permeaba la vida de esta zona relegada y que prácticamente definía lo que era vivir allí. Quisimos replicarlo en un lugar donde la fuente de contaminación no fuese tan visible y nos acercamos a Arquitecto Tucci (nombre ficticio con que llamaron a la localidad del conurbano en que hicieron el trabajo) con esa idea. Pero al poco tiempo, lo que nos devolvían los chicos no eran tanto historias de sufrimiento ambiental -que sí lo hay porque en el dragado del riachuelo, la basura que se saca termina siendo tirada en el asentamiento de la zona, porque las plantas purificadoras de las escuelas nunca funcionan y se llenan de porquería, porque es un ambiente altamente contaminado en general, porque el agua no se puede tomar- pero lo que los chicos nos devolvían eran historias de mucha violencia. Violencia intrafamiliar, abuso de chicos, violencia sexual, tanto en la calle como en el hogar, y violencia comunitaria, vinculada al tráfico de drogas o a los robos. No podría decir que la violencia define en un 100 % la vida de los pobres pero sí le pone una marca muy fuerte a lo que es vivir en estos barrios altamente segregados en donde la gente cada vez sale menos. Y es así también por otras cuestiones: se desplaza menos para el trabajo, trabaja más cercanamente al barrio en el sector informal, etc. Entonces, en más de un sentido se parece a una cárcel porque la vida es muy riesgosa. Las chances que uno tiene de ser herido o muerto en esos barrios son mucho más altas que en un barrio de clase media, simplemente porque las tasas de homicidios son mucho más altas.

-¿Cuál es la construcción de identidad que van generando estas historias cotidianas en los chicos?

-Algo que nos desvela todavía es esta idea de si es posible salir intacto de ese mundo. Si las marcas que deja la constante y sostenida violencia son o no son indelebles. Lo que los demógrafos llaman el largo brazo de la infancia. Cuánto queda de esas marcas, de ese estar rodeado de violencia, de ese ver un muerto en la calle cuando uno tiene 8 años, de estar asediado en la casa por golpes o por intentos de abuso. Y esto no quiere decir que todos los sectores marginados sean a la manera de Feos, sucios y malos, por nombrar una película. Esto le pone el tono a la vida pública del barrio de manera que todo el mundo sabe lo que está sucediendo. Entonces, las marcas de identidad son muy profundas y lo que hacen es que uno aprenda a convivir con la violencia. Y no sólo a convivir, sino que aprenda a utilizar la violencia para resolver problemas de disciplinamiento para con los hijos, discusiones con la pareja, para resolver conflictos con un vecino. No estamos diciendo que se trate de sectores que no la condenen. Estoy diciendo que en un contexto de una presencia muy intermitente, segmentada y muy contradictoria del estado y en un contexto de alta informalización y con alto tráfico de drogas, la violencia aparece como una manera de resolver conflictos. Y en ese sentido me parece que ésa es la marca de identidad. Entendiendo identidad por cómo la gente se entiende a sí misma. Y entenderse a sí misma y ordenar prácticas a partir de ese entendimiento está muy marcada también por cómo es identificado por los otros. Y el estigma que pesa sobre esos lugares es muy fuerte.

-En tu investigación surge que el sueño de los chicos a futuro es el de ser transa, policía o gendarme…

-Sería sorprendente que en un contexto de alta segregación, de alta relegación y de alta violencia las aspiraciones que tengan los chicos y las expectativas que tengan, que son dos cosas distintas, no se ajusten a esa realidad. Chicos que dicen “señorita, me va a ver en la televisión cuando me maten por querer robar un banco”; otros que plantean “yo quiero ser gendarme porque son mejores que los policías” o “quiero ser policía porque la tienen más fácil que los gendarmes”. Marca que hay sectores populares que han ajustado sus aspiraciones a una realidad en donde la movilidad social ascendente -que en este caso indica no sólo salir hacia arriba sino salir hacia afuera de ese lugar- está muy restringida. Sería sorprendente que en un contexto de alta vulnerabilidad, de alta desigualdad, de mucha segregación la mayoría de los chicos siguiera aspirando a ser médicos o abogados. Y siguiera aspirando a la universidad. No es sorprendente que la gente ajuste sus aspiraciones. Y eso es lo que vemos. Al mismo tiempo desde la sociología es interesante que el horizonte no sólo sea ocupar un puesto en el sector informal, sino que aparezca la figura del policía o del gendarme de manera tan fuerte. Porque son espacios militarizados y muy violentos. Habría que ver si la figura del policía está representando lo que uno imagina o está representando una figura de cierta estabilidad de trabajo pero fundamentalmente de cierto acceso fácil a bienes de consumo que los policías tienen en la mirada de los chicos. El policía puede acceder a un celular de último modelo o un iphone porque se lo saca a los ladrones y puede acceder a otros bienes de consumo porque le roba plata a los ladrones. Y no es necesariamente siempre así pero hay un principio sociológico: si la gente cree que algo es real, es real en sus consecuencias. Entonces, si los chicos creen que los policías tienen esos accesos, es lógico que quieran ser policías. Porque dicen: no hace falta mucha educación, se tiene un arma, se tiene uniforme y se tiene un iphone.

-¿Cómo sentís que juega el concepto de poder en estos entramados?

-Creo que como todos los universos sociales, están atravesados por redes de poder. Y en esto, lo que juega la violencia es para resolver esos conflictos de poder entre generaciones, padres con hijos; poder entre géneros, el hombre sobre la mujer pero también es la mujer sobre el hombre; entre los transas o entre el transa y el consumidor porque éste dejó de pagar; o entre el consumidor convertido en pequeño transa y el transa mayor. Son todas relaciones atravesadas por el poder. Pero fijate que en todos los ejemplos que te dí no estamos hablando de Fanon y una violencia liberadora, de la lucha de esta gente contra los ricos. Es violencia que están perpetrando entre ellos.

-¿Cómo aparece en esa telaraña la idea de cadenas de violencia?

-Nosotros vimos inductivamente que los distintos tipos de violencia fueron tradicionalmente conceptualizados de manera muy separada. Entonces usamos la idea de cadena en forma literal. La idea de concatenación. Lo que nos aparecía un día en una nota de campo como “un grupo de vecinos ataca la casa de un borracho” era en realidad un ejemplo de represalia, de retribución, porque ese borracho el día anterior había intentado violar una chiquita. Ese es un ejemplo muy claro de represalia. Pero después hay un sinnúmero de casos en los que uno ve concatenaciones más complicadas. En donde la idea de una violencia que ocurre en el hogar y una violencia que ocurre afuera, se desvanece. Implícitamente en nuestro análisis hay una desjerarquización de las violencias. No decimos que la violencia que ocurre en la calle –un robo y la herida que conlleva- es más importante que sufrir los palos de un marido alcohólico al interior del hogar. Sino que justamente es poner las dos violencias en un mismo plano para ver cómo operan.

-Como contrapartida ¿cómo ves que se va armando la jerarquía de violencias según el rol social?

-Creo que la violencia viene a reforzar relaciones de poder que existen en el barrio. El poronga pesado, por ser el transa de la zona, puede aparecer como el vigilante, puede ser ex policía, y puede ejercer la violencia para disciplinar no sólo al interior de su hogar sino también a sus vecinos. Entonces por supuesto que en ese sentido la violencia no es fundante de nuevas relaciones cada vez que aparece sino que viene a reforzar relaciones existentes. Por eso una madre sobre un hijo, un transa más pesado que otro, un hombre sobre una mujer. En otro sentido, sí puede ser fundante, como por ejemplo, el caso de la feria en la Salada, donde la violencia viene a establecer límites. En la historia de la Salada hay mucha violencia inicial, se crean roles particulares, empresarios y especialistas en violencia vienen a delimitar el territorio de la Salada. Vienen a decir quién manda y quién no. Al principio hubo mucha disputa pero hoy es un lugar más o menos pacificado. Al menos, al interior. Hubo quienes perdieron y se tuvieron que ir. Y hubo quienes perdieron y se quedaron acatando a quienes mandan. En la Salada hubo un sector que monopolizó el ejercicio de la violencia. El resto juega bajo sus reglas. Lo que uno ve es una cierta pacificación como producto de ese monopolio. El problema es que al pacificarse el lugar, la feria se expande y crece. Ahora se puede ir a comprar, es más seguro, crece el volumen de operaciones y la mercancía que entra y sale es más alta. Con lo cual los crímenes de oportunidad, afuera del barrio, crecen. Porque tenés una cantidad de chicos desempleados, mal empleados, desintegrados, fuera de la escuela, a los que se les presenta dos veces a la semana oportunidades para el capitalismo de botín. Porque es muy fácil hacerse de dinero si dos veces por semana entra mucha gente con cash o con mercadería. Porque la Salada logra controlar la violencia al interior pero no afuera. Porque afuera la debería controlar el estado y el estado tiene una presencia muy intermitente, selectiva y contradictoria en la zona.

-¿Hasta dónde llega la presencia del Estado como parte de las cadenas de violencia?

-Una de las cosas que nosotros vimos en la investigación es que la cadena de violencia se concatena literalmente con las zonas más bajas del estado. El estado es parte de la producción de esta cadena de violencia porque fuerzas policiales participan en el tráfico de drogas, porque fuerzas policiales miran para otro lado en el caso de violencia sexual o participan de ésta (por ejemplo, policías comprando sexo oral a adolescentes del barrio), porque policías miran para otro lado cuando se denuncia violencia doméstica, porque policías no aparecen cuando hay violaciones en espacios públicos, porque la gente no los llama. Y por qué los va a llamar cuando los policías están haciendo “eso” con las adolescentes del barrio. Me parece que el estado en su corporización como fuerza policial aparece en todos lados en la cadena de violencia. La policía como bien nos decía una vecina, siempre aparece tarde: “para juntar el cuerpo cuando está muerto o aparece para cogerte cuando te violaron”. Puede no ser así, aunque lo que vimos en terreno daría con que sí lo es. Pero, por otro lado, la gente cree que la policía hace eso, entonces tiene una relación de antagonismo, de indiferencia o de mucha sospecha sobre la policía. Hace dos meses hubo un allanamiento en la comisaría del lugar donde encontraron droga dentro. Entonces, todo haría pensar que la policía, al menos en el lugar, funciona a la manera de una organización mafiosa. ¿Qué quiere decir? Que crea el peligro, y al mismo tiempo te ofrece protección. Esto, en más de un sentido es una red de extorsión. Si yo creo el peligro y a cambio de algo te ofrezco que te protejo, eso es extorsión. Entonces, así aparece el estado en la zona.

-Tus primeros trabajos sobre estos temas arrancaron unos 15 años atrás ¿qué procesos de deterioro se observan?

-Cuando en el 95 empecé mi trabajo en una zona muy cercana a la que trabajamos ahora estaba la preocupación por la inseguridad. La gente hablaba de los chicos de la esquina que te cobraban peaje para pasar. Pero no con la intensidad y con las consecuencias letales con las que la gente habla y vive ahora. Pero además, cuando hace 15 años, yo pasaba mucho tiempo haciendo entrevistas, historias de vida, sobre cómo la gente resolvía sus problemas cotidianos, había una institución que no aparecía nunca. Y que era la cárcel. No aparecía en los relatos. No era una institución, como es la escuela, el hospital o la familia que apareciera como organizadora de prácticas cotidianas al interior de los sectores populares. Y hoy sí aparece. Una tercera parte de los chicos de grado con los que empezamos a trabajar, tenía algún familiar cercano preso. Pero no sólo. Sino que aparecen visitas a la cárcel, familiares que acaban de salir de la cárcel, aparecen familiares que acaban de entrar a la cárcel. Por otro lado, hay ya una generación y media en esos 15 años no han entrado al mercado formal de trabajo. Sigue siendo informalizado. En aquel momento en que empecé se empezaban a ver los efectos más profundos del neoliberalismo de expulsión y estaban en pleno proceso de expulsión. Hoy ya están afuera. Uno hoy no podría decir responsablemente que el estado no está en la zona. El estado está en todos lados. Está en el hospital viejo. Está en la sala nueva. Está en la escuela que se cae a pedazos pero sigue estando. Está en la cooperativa de trabajo. Está en la asignación por hijo. Está. A diferencia del 95 en que uno no veía estado por ningún lado. Y justamente la gente conseguía un medicamento, conseguía comida, mediante el puntero local. Hoy no podría decir que son zonas abandonadas.

-¿Te genera la sensación de estar sentados sobre una especie de polvorín? ¿O la desazón es tal que no hay reacción?

-La idea de polvorín sería hablar de algo a punto de estallar. Y yo creo que estalla todos los días. No es que todos los días muere algo. Pero no sería muy arriesgado pensar que o todos los días muere alguien o todos los días le pegan brutalmente a una mujer o todos los días castigan brutalmente a un chico o todos los días alguien se agarra en la calle de los pelos. Entonces la idea de un polvorín que eventualmente va a estallar, como imagen en realidad no representa bien lo que efectivamente está sucediendo. No es que está a punto de estallar sino que es un campo minado sobre el que la gente camina todos los días y todos los días vuela algo por los aires. Vos hablabas de desazón y el nuestro es un libro que no tiene mucha luz al final del tunel. Sin embargo, creo que los intentos más recientes de hacer de esta violencia por parte de la misma gente de la zona un objeto de lucha política o de organizarse alrededor de episodios de violencia, harían pensar que, a pesar del miedo que, como dicen los vecinos paraliza, uno podría tener cierta esperanza. Ahora que estoy en Argentina estuve pensando en que una esperanza sería que se genere algo parecido al movimiento de derechos humanos. En un contexto de mucho temor, de mucha fragmentación y que justamente hasta las imágenes son parecidas. Y es algo que digo mientras pienso en voz alta. La imagen de las madres del barrio buscando a sus hijos perdidos, consumidos por drogas, a la noche, que no saben dónde están, con miedo de que alguien los mate… ésa fue la imagen que me hizo pensar, si uno quiere buscar y encontrar una luz al final del tunel, puede estar en la posibilidad de un movimiento moderado alrededor de la lucha de derechos humanos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Félix Díaz: “El Estado debe garantizar nuestros derechos”

Liliana Giambelluca (AGENCIA WALSH)

Aborígenes de distintas etnias y provincias se manifestaron este miércoles en Plaza de Mayo. Los acompañaron organismos defensores de derechos humanos y organizaciones sociales. El gobierno no respondió el pedido de audiencia y vuelven a manifestarse el próximo miércoles.

Tal como establecieron el viernes 7, los pueblos originarios regresaron este miércoles a la Plaza de Mayo para pedir a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, que escuche sus reclamos.

Durante una hora marcharon alrededor de la pirámide acompañados por referentes de organismos defensores de derechos humanos, agrupaciones y ciudadanos que apoyan la causa indígena.

El qarashe qom Félix Díaz portaba una pancarta que decía “Memoria. Verdad. Justicia. Territorio. Derechos Humanos para los pueblos indígenas”. La marcha fue silenciosa y pacífica. Flameaban sus emblemas y por momentos expresaban su grito de victoria, de fuerza y alegría: ¡Jaillalla! y ¡Marichiweu! El sonido del ñorquin mapuche se sumaba para reafirmar la presencia indígena.

Otra expresión de los caminantes fue “La tierra robada será recuperada” y el cántico “Cinco siglos resistiendo / cinco siglos de coraje / manteniendo siempre / la esencia...”.

Acompañaron la primera fila de los originarios, los garantes de la Mesa de Diálogo, Nora de Cortiñas y Elia Espen (Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora), el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, Aldo Echegoyen, copresidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Nacional y Pablo Pimentel por la APDH La Matanza.

Al finalizar la marcha, el qarashe Félix Díaz habló a los presentes. Saludó en su lengua qom y continuó en castellano: “Los pueblos originarios le queremos decir a las autoridades que nos escuchen. Que no nos hagan pelear con los organismos que fueron creados para defender los derechos indígenas. (...) Si la Presidenta de la Nación habla con nosotros, que también esté presente Daniel Fernández, que debería estar acá para defender los derechos violados”.

Daniel Fernández es el titular del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), tan oficialista que incumple las funciones que le demanda su cargo.

El líder qom agregó que “en la época colonial la iglesia católica usó mano de obra indígena, usó nuestra capacidad y sabiduría para enriquecerse. Se llevaron nuestra riqueza y nos dejaron con una vida miserable, pero no queremos esta vida, queremos vivir como corresponde. Por eso exigimos al Estado que garantice nuestra existencia, nuestros derechos y la igualdad de cualquier ciudadano”.

“No queremos que nos digan que somos opositores, que somos inútiles y salvajes. Somos seres humanos, tenemos derecho a disfrutar la vida, que para nosotros es sagrada”, sostuvo.

Finalmente, tuvo palabras para los originarios de la región: “Nos solidarizamos con los pueblos indígenas de Chile, Bolivia, Perú, Brasil y Paraguay que están siendo perseguidos y silenciados por diferentes motivos”.

El referente diaguita de Salta, Roberto Aramayo, informó que en ese momento también se marchaba en Neuquén, Bariloche, Bahía Blanca, Caleta Olivia, Formosa y Chaco. De Córdoba y Rosario aún no le había llegado la confirmación.

Ignacio Profil, referente mapuche de Río Negro, recordó que “en la cumbre resolvimos hacer visible la lucha de todos los pueblos originarios del país”, manifestándonos por “memoria, verdad, justicia, territorio y derechos humanos para los pueblos indígenas”.

El último orador fue Nilo Cayuqueo, mapuche de la ciudad de Los Toldos. Dijo que “el proyecto del gobierno central no es sostenible porque está violando los convenios internacionales que firmó”. Agregó que no existe democracia “cuando se usa a la gente cada cuatro años para votar y después se hace lo que se quiere”.

“Tampoco es popular -continuó- porque firma contratos con multinacionales como la Barrick Gold, Monsanto y Chevron que explotan los recursos de los pueblos originarios”.

Aseguró que “los aborígenes también tenemos propuestas para cambiar la sociedad porque ya no se está respondiendo a las necesidades de la gente, al medio ambiente, a la madre tierra y a la biodiversidad”.

Además de los referentes de los organismos defensores de derechos humanos mencionados, se hicieron presentes los colectivos Resistencia Qom y Aymuray, la abogada Sandra Ceballos de la Comisión de Juristas Indígenas de la República Argentina (CJIRA), Carlos Chile, Secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y el periodista Herman Schiller, entre otros.

Los aborígenes reiteraron que la convocatoria de manifestarse en Plaza de Mayo, y en todas las plazas del país, continúa para el próximo miércoles hasta el 3 de julio, de 16 a 17 horas. El motivo es que la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, responda el pedido de audiencia solicitado mediante nota el jueves pasado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La Comunidad La Primavera Qom responde las acusaciones de un funcionario del INAI

ANRED

El presidente del INAI, Daniel Fernández, declaró que los pueblos originarios no son autónomos y que las muertes de indígenas fueron una “serie de accidentes”.

Luego de la vigilia de los pueblos originarios frente a la Casa Rosada exigiendo que se respeten y se cumplan sus derechos constitucionales, el presidente del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Daniel Fernández, acusó al representante de la Comunidad Qom, Félix Díaz, de estar siendo utilizado por los grandes grupos mediáticos.

A través de un comunicado la Comunidad La Primavera Qom aclaró que su intención es dar a conocer su lucha por todos los medios que se les acercan. Los programas y canales oficiales no sólo no los invitan, sino que además desestiman sus reclamos.

Respecto al anuncio por parte del funcionario de efectuar el tan postergado relevamiento territorial, establecido en la Ley 26.160/06 (ley de emergencia en materia de posesión y propiedad de las tierras), la Comunidad Qom desmiente haber sido informada debidamente de cuándo y cómo se realizará el mismo, denunciando que no se les está dando participación.

Por otra parte, Fernández expresó que hubo una serie de accidentes pero hablan de etnocidio, que la Campaña del Desierto terminó hace años y que el Gobierno que es ferviente defensor de los Derechos Humanos no tiene nada que ver con eso.

Cabe señalar que en los últimos tres años se registran al menos doce muertes en los pueblos originarios de todo el país como resultado de la represión policial y la acción de los grupos armados por los hacendados. Los ataques sistemáticos al pueblo Qom y en particular a Félix Díaz y a su familia, siguen impunes. Las enormes extensiones de tierras otorgadas a la megaminería, el Frackin y los agronegocios desplazan a las comunidades y contaminan los recursos naturales.

Según el documento de la reciente Cumbre Nacional de Pueblos y Organizaciones Indígenas, “las situaciones trágicas en territorios indígenas se suceden sin que ningún nivel de Gobierno le dé la magnitud que corresponde. Pareciera que es más sencillo lograr mantener esa realidad oculta.”

Agrega además: “En medio de esta violencia, los Pueblos Indígenas, nos sentimos fuertes. Tenemos la herramienta más poderosa para el cambio urgente que necesitamos: nuestra relación cósmica con la madre tierra,con el conjunto de todas las vidas que nos rodean. Esas vidas no permitirán que nos resignemos. Esas vidas nos animan a que debemos recuperar la fuerza que nos da la vida en comunidad. Y no permitir que quiebren la relación sagrada con nuestro territorio”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Chaco: Peligra la vida de un wichí herido en la represión de Castelli

RED ECO

Martín Albornoz, wichí, de 55 años, fue reprimido en Castelli el 22 de mayo en la ruta 95, con 20 balas de goma y detenido en la Comisaría Rural, donde sufrió duros golpes en la cabeza. Su estado de salud se ha agravado. Tiene complicaciones respiratorias por los gases, fisura de hombro, coágulos de sangre en la cabeza, vómitos, presión alta y dolores de piernas lastimadas por las balas de goma. Transcribimos comunicado.

Martín Albornoz, compañero wichí, de 55 años, fue reprimido en Castelli el 22 de mayo en la ruta 95, con 20 balas de goma y detenido en la Comisaría Rural, donde sufrió duros golpes en la cabeza.

Tiene complicaciones respiratorias por los gases, fisura de hombro y fuertes dolores de cabeza.

Desde que logramos su libertad, todos los días concurrió al Hospital del Bicentenario donde sólo le daban un calmante y lo mandaban a su casa.

Se agravó su estado. El médico que lo atendió hoy, dijo que tiene dolores y coágulos de sangre en la cabeza, vómitos, presión alta y dolores de piernas lastimadas por las balas de goma.

Los compañeros iniciaron gestiones para su derivación al Hospital Perrando de Resistencia y no se conseguía ambulancia.

Primero hablaron con el director del Hospital, Félix Ruiz, quien respondió que “dejen de molestar, que el paciente está bien, no tiene nada, pero le voy a dar el pase para Resistencia para que me dejen de torturar todos los días”.

Sin embargo, uno de los médicos que lo atendió dijo que “está muy grave, no sé si pasa el día de hoy, y no me hago responsable por lo que pueda pasarle, que se haga responsable el director del Hospital”.

Tras varias comunicaciones con el Gobierno, alrededor de las 20.30 horas estaría llegando al Hospital Perrando.

Informamos a la sociedad que estamos en estado de alerta y que ante cualquier complicación de la salud de nuestro compañero Martín Albornoz, iniciaremos la más grande lucha en toda la provincia, responsabilizando al Gobierno del Chaco, porque paguen los responsables materiales y políticos.

¡¡Ni un originario muerto más por luchar por sus derechos!!

Pueblos y Naciones Originarios en Lucha
Federación Nacional Campesina Chaco
Corriente Clasista Combativa

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.