lunes, 8 de julio de 2013

Las revoluciones del siglo XXI recién acaban de empezar: Grecia, España, Turquía, Brasil, Egipto son parte de la crisis del sistema capitalista mundial

MPU (especial para ARGENPRESS.info)

Mientras se desarrollaba la Copa Confederaciones de fútbol, muy seguida por los espectadores panameños, la ciudadanía se impresionó con las multitudinarias movilizaciones populares en las ciudades brasileñas. Los comentarios sobre las protestas brasileñas fueron tan apasionados como los que se hacían respecto de los juegos. Las imágenes de la juventud brasileña confrontándose con la policía se mezclaron en los noticieros con las de otros jóvenes de un país un poco más distante, Turquía, donde la juventud también salía a la calle por otros motivos, o casi que por los mismos. No acababan de cantarse los goles en el Maracaná y de escucharse los ecos de las protestas brasileñas, cuando millones se lanzaron a las calles en Egipto contra el gobierno de Morsi, del partido de la Hermandad Musulmana, protestando contra la crisis económica y exigiendo democracia y laicismo.

Liberales de derecha y reformistas de izquierda usan los mismos argumentos

Como ha dicho en un artículo reciente el intelectual norteamericano Inmanuel Wallerstein: "Levantamientos aquí, allá y en todas partes".¿Cómo interpretar las protestas en tantos países? ¿La participación masiva de la juventud en Brasil, Turquía, Santiago de Chile, El Cairo, igual que antes en Grecia, o en la "primavera árabe" de hace dos años, tiene algo en común o se trata de hechos inconexos?

Es curioso que la explicación que arriesgan diversos analistas, tanto de la derecha del sistema como Francis Fukuyama (Wall Street Journal Americas, 2/7/13), como de la izquierda reformista de América Latina, se parecen mucho. Parten por una afirmación falsa, pero asumida como axioma: que el crecimiento económico produjo una mejoría del nivel de vida de esos países, donde supuestamente la mayoría de la población salió de la pobreza y, por ende, a primera vista no hay razón para estar descontentos. Segundo, asumen que estos jóvenes que encabezan las protestas no son ni pobres, ni pertenecen a la clase trabajadora, sino son la nueva "clase media", fruto de la prosperidad capitalista, según Fukuyama, o de la política social, según los reformistas latinoamericanos. Tercero, entonces lo único que explica que los jóvenes protesten es que "quieren más" ("democracia, libertad individual y tolerancia", a decir de Fukuyama).

Esas explicaciones son falsas porque el mundo "globalizado" de hoy no es mejor que hace 20 años, sino peor. La globalización neoliberal del "sistema mundo capitalista" (Wallerstein) ha producido una realidad social internacional en la que impera: más desigualdad, mayor concentración de la riqueza, más exclusión y superexplotación del trabajo, pérdida de poder adquisitivo de los salarios, carestía de los alimentos y la canasta básica, precariedad laboral (incluida la informalidad), depredación y destrucción de la naturaleza. Todo ello para garantizar a un puñado cada vez más chico de la humanidad, los capitalistas, la concentración de la riqueza social a través de "la ganancia".

En Latinoamérica el dilema es: o estancarse en reformas dentro del capitalismo, o avanzar hacia medidas revolucionarias

En América Latina, los efectos nocivos del neoliberalismo hicieron crisis en los años 90, produciendo estallidos sociales que impusieron gobiernos de izquierda, de moderados a radicales, dependiendo del grado alcanzado por las explosiones sociales. Dichos gobiernos adoptaron importantes programas sociales para reestablecer algo del equilibrio social perdido. La fuente de financiamiento de esos programas sociales han sido los buenos precios internacionales de las materias primas, principalmente el gas y el petróleo, pero también la soja. Sin embargo, esos programas no han ido más allá de las llamadas políticas de "transferencias" recetadas por los organismos de crédito internacional, y que también aplican los gobiernos de derecha.

Aunque hubo nacionalizaciones, sigue incólume el sistema capitalista dependiente latinoamericano. Los programas sociales han sido sólo paliativos que no han cambiado la esencia de la explotación de clase y la desigualdad social capitalista. El dilema que enfrenta los gobiernos "progresistas" latinoamericano (Brasil, por ejemplo) son los efectos de la crisis económica mundial, la desaceleración de las exportaciones y caída de los precios de las materias primas, la inflación, etc., que se empiezan a sentir. La crisis achicará los fondos destinados al área social, y las burguesías nacionales aspirarán a un pedazo mayor de la renta nacional a costa del estado y los derechos de la clase trabajadora.

Esa disputa económica se va a trasladar a lo político, como se aprecia en Venezuela, escalando los conflictos de clases y abriendo las puertas a golpes de estado contrarrevolucionarios o a nuevas revoluciones democráticas y socialistas. Por ende, el dilema es o profundizar los procesos revolucionarios, o estancarse en las reformas. Y esta última opción siempre ha terminado trágicamente en la historia del continente.

La miseria del sistema capitalista mundial

Los socialistas panameños del M.P.U., repudiamos la mentira que pretende embellecer el sistema capitalista, ya que lo haga la derecha liberal o la izquierda socialdemócrata. Capitalismo no es sinónimo de bienestar, sino de explotación de clase y miseria social. Fruto de la "globalización neoliberal" son los bellos edificios de Dubai, pero también los mil obreros carbonizados en una fábrica de ropa en Bangladesh; capitalismo son los millones de automóviles que circulan por la autopistas norteamericanas quemando combustibles fósiles, pero también los jóvenes pandilleros de Los Ángeles, Nueva York o Detroit que no encuentran trabajo; el gobierno panameño, para hablar de sus "éxitos" muestra los edificios de la Bahía de Panamá, pero esconde los niños que mueren de hambre en las comarcas indígenas y en los barrios marginales; muestra obras y construye (porque ahí está el negocio) hospitales, pero no hay medicinas en las farmacias del Seguro Social, la atención primaria es deficiente, cientos de pacientes fueron envenenados con dietyleneglicol, otras decenas han sido afectados por bacterias nosocomiales o han muerto niños en salas de neonatología de manera inexplicable. Ni hablemos del sistema educativo.

El sujeto social de estas revoluciones en proceso: la juventud de la clase trabajadora

La principal víctima de esas desigualdades sociales y males del capitalismo "postmoderno", es la juventud de todos los países. A los jóvenes de hoy no sólo les han robado los empleos sino todos los derechos sociales con que contaba la generación anterior, nacida bajo el "estado de bienestar". La juventud actual, de cualquier país, no conoce lo que es un empleo estable y bien remunerado, tampoco va a tener jubilaciones dignas, ni una buena cobertura de seguro médico, etc. La mayoría de los jóvenes tienen dificultades para hacer sus propias familias e independizarse de los padres, porque no pueden acceder a una vivienda, porque les niegan de plano acceso al crédito hipotecario o deben pagar altos intereses. En muchos países su única "esperanza" de una vida "mejor" está en unirse a la mafia, pandillas o maras. Millones de jóvenes se están convirtiendo en lo que llaman "ninis", "ni estudian, ni trabajan", es decir, una generación sin futuro dentro del sistema capitalista.

Se miente también cuando se habla unilateralmente de disminución del desempleo, en particular en América Latina, donde la crisis económica no ha llegado a fondo, por contraposición a Europa donde la crisis está en su apogeo. Cualquiera que revise los datos que ofrece la Organización Internacional del Trabajo (OIT) puede comprobar que en nuestros países (incluyendo Panamá) la mayor parte los nuevos empleos son empleos precarios y que, al menos la mitad o más de la fuerza laboral, se encuentra en la informalidad. Además, las tasas de desempleo abierto se duplican entre los menores de 25 años y entre las mujeres.

Esa es la juventud que estalla en ira: desde Londres a Estocolmo, desde Madrid a Estambul, del Cairo a Río de Janeiro. Es una juventud pobre y obrera. Obrera, porque carece de medios de producción propios y debe vender su fuerza de trabajo por un salario para poder vivir (ver el Manifiesto Comunista). No porque tenga teléfonos móviles y use "facebook" pertenece a la "clase media", esos aparatos son bienes de consumo al alcance de las masas y no "símbolos de status".

Esa juventud protesta porque el sistema capitalista le niega el derecho a una vida digna, cuando destruye un parque público en Turquía para construir un centro comercial (donde no podrá comprar la mayoría) o cuando le suben 20 centavos al pasaje en Brasil, porque esos centavos son vitales en estos tiempos, y son la diferencia entre poder ir a estudiar o vegetar en el barrio. Esa juventud está sometida a un dilema objetivo: o se vuelve protagonista de las revoluciones del siglo XXI o está condenada a padecer una vida de miseria, como era habitual para sus tatarabuelos antes de la Revolución Rusa de 1917.

No se olvide que, si durante buena parte del siglo XX la clase trabajadora europea y norteamericana tuvo derechos sociales y recibieron salarios que pagaban el valor real de su fuerza de trabajo, fue porque existió la Unión Soviética y el llamado "bloque socialista", contra el que el capitalismo occidental quería competir, no porque los capitalistas se volvieran dadivosos por voluntad propia. La juventud actual nace bajo el signo de la "caída del muro", no sólo por la aparente falta de alternativas al sistema capitalista, sino porque el capitalismo ya no necesita su careta de "estado benefactor" y puede mostrar su cara explotadora sin ambages.

¿"Clase media" o trabajadores empobrecidos?

La otra falacia es la de los pobres que llegaron a la "clase media". Los cantores del capitalismo hacen trampa cuando hablan de pobreza porque reducen el concepto a una de sus aristas: "la pobreza extrema" o "indigencia" o "pobreza absoluta", la cual se refiere a las personas o familias que no tienen ingresos suficientes para pagarse una canasta de alimentos básica. Una vez que los tecnócratas han hecho este reduccionismo, los gobiernos aprueban algunas "ayudas" (transferencias) que supuestamente (cuantificadas) hacen llegar los ingresos de las familias indigentes a superar la "línea de pobreza".

En el caso de Panamá en eso consisten los programas como el PRODEC, "cien a los setenta", "ángel guardián", "la beca universal", etc. La suma de esas ayudas, transferencia o subsidios, según el gobierno, sacó a la mayoría de las familias de la pobreza. Pero los montos que reciben las personas apenas son un paliativo que no cubre las necesidades básicas. Admás, se establece un mecanismos de dependencia de la voluntad política del gobierno de turno y no una solución permanente.

Ese criterio de "pobreza" reducida a los indigentes, excluye el sentido amplio de pobreza, que abarca a familias y personas que, si bien reciben ingresos superiores a una canasta de alimentos (en Panamá en estos momentos alrededor de 300 balboas), no les alcanza para cubrir el resto de las necesidades (vivienda, transporte, salud, vestido, educación, etc.). En esta situación de "pobreza relativa" se encuentra la amplia mayoría dela clase trabajadora de todos nuestros países. Si se observa el Censo de 2010 en Panamá, la mayoría de las familias tienen ingresos inferiores a 700 balboas mensuales, con lo que es difícil pagarse una Canasta Básica General. Por ende son pobres. Y de esos pobres es que nacen las protestas.

La única salida a la crisis sistémica capitalista: la revolución socialista

El combustible de estos "levantamientos en todas partes" (Wallerstein) es la profunda crisis económica del sistema capitalista mundial. Crisis que ha pasado de crónica a permanente, porque ni Europa, ni Estados Unidos, han superado el "crack" de 2008. Crisis que, ante un mundo globalizado, no encuentra nuevos mercados que conquistar. Al capitalismo solo le queda el aumento de las desigualdades sociales, la superexplotación de la clase trabajadora, la expoliación al máximo de la naturaleza, el saqueo de naciones enteras, la marginalidad e incluso la guerra. Un sistema social en estas condiciones se ve obligado a recortar y violar los derechos democráticos constantemente, y a tratar de vigilar a sus ciudadanos, como ha mostrado el Sr. Snowden.

Las revoluciones del Siglo XXI recién acaban de comenzar. Todavía están a nivel de la conciencia en una fase de búsqueda y ruptura. Esta juventud indignada rechaza de manera rotunda la corrupción e hipocresía de los partidos políticos que han gobernado y son los responsables del actual estado de cosas, tanto de derechas como de "izquierdas". De ahí que a veces la protesta adquiera formas "apolíticas" o de rechazo a todo lo político. La maduración de esta juventud trabajadora indignada continuará forjándose en la lucha y más temprano que tarde comprenderá que la única solución real a sus problemas vitales está en convertir su movilización en una acción política que eche del poder a quienes representan los intereses de la clase capitalista.

Los socialistas comprendemos que nuestra tarea es acompañar a esta juventud trabajadora en lucha, para ayudarla a construir los organismos amplios y democráticos en que confluyan todos los explotados, las organizaciones políticas nuevas y los nuevos programas que guíen a las generaciones del siglo XXI hacia las revoluciones que liquiden el anacrónico sistema capitalista y construyan la nueva sociedad: justa, equitativa, democrática, ecológica y socialista. Como dijo Rosa Luxemburgo hace cien años, la alternativa vital de la humanidad es: SOCIALISMO O BARBARIE.

MPU: Movimiento Popular Unificado

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Las mentiras de Francia sobre el caso Evo Morales/Edward Snowden

Salim Lamrani (OPERA MUNDI, especial para ARGENPRESS.info)

Tras una orden de Washington, varios países europeos, entre ellos Francia, cerraron su espacio aéreo al avión del Presidente de Bolivia, Evo Morales, desatando una grave crisis diplomática entre Europa y América Latina.

Al prohibir al avión presidencial de Evo Morales sobrevolar su territorio en la noche del 2 al 3 de julio de 2013, Francia desató una grave crisis internacional con Bolivia. España, Italia y Portugal también fueron culpables del mismo acto de hostilidad hacia el país suramericano. Todos, sin excepción, siguieron las órdenes de Washington, que pensaba erróneamente que su exagente Edward Snowden se encontraba a bordo del avión.

Toda América Latina, desde Chile hasta Cuba, de todas las tendencias políticas, condenó este acto, inaudito desde el final de la Segunda Guerra Mundial. París fue culpable de una gravísima violación del Derecho Internacional al atentar contra la inmunidad diplomática absoluta de la cual goza todo jefe de Estado. Bolivia acudió inmediatamente a las instancias internacionales para denunciar esta agresión ilegal.

Las explicaciones que proporcionó el Ministerio francés de Relaciones Exteriores son poco convincentes. El Quai d’Orsay “lamentó el contratiempo ocasionado al Presidente Morales por el retraso en la confirmación de la autorización del sobrevuelo del territorio por el avión del presidente”. Ahora bien, Bolivia pidió y consiguió la autorización de cruzar el espacio aéreo francés el 27 de junio de 2013, es decir seis días antes del incidente. Así, Francia sabía desde hacía casi una semana que el avión presidencial boliviano cruzaría el territorio nacional.

Cuestionado al respecto, el Presidente francés François Hollande no proporcionó más esclarecimientos. “En cuanto me enteré de que era el avión del presidente boliviano, autoricé inmediatamente el sobrevuelo”. Otra vez, estas palabras son inexactas ya que se había dado la autorización de cruzar el espacio aéreo una semana antes del grave incidente que obligó a Evo Morales a aterrizar de emergencia en Austria y hacer una escala de 13 horas allí.

En realidad, Francia mostró una embarazosa sumisión hacia Estados Unidos y se comportó no como una gran nación soberana e independiente sino como una república bananera dócil y obediente. París no vaciló un solo instante en violar el Derecho Internacional, cometer un acto sumamente hostil hacia un país aliado y poner en peligro la vida de un presidente democráticamente elegido, con el objetivo de acatar una orden de Washington. Así, el gobierno socialista francés prestó ayuda a la administración Obama en sus intentos de arrestar a Edward Snowden, quien reveló que los servicios de inteligencia estadounidenses espiaban a… Europa y Francia.

Salim Lamrani es Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, profesor titular de la Universidad de La Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula The Economic War Against Cuba. A Historical and Legal Perspective on the U.S. Blockade, New York, Monthly Review Press, 2013, con un prólogo de Wayne S. Smith y un prefacio de Paul Estrade.

http://operamundi.uol.com.br/conteudo/babel/29881/las+mentiras+de+francia+sobre+el+caso+evo+moralesedward+snowden.shtml

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bolivia: Los hijos de las estrellas jamás seremos perros

Mariano Vázquez

Para los políticos neoliberales acudir vestidos de cowboys cada 4 de julio al acorazado bunker de la Embajada de los Estados Unidos era un acto religioso. Este año no hubo tal festejo. La cita se suspendió “hasta nuevo aviso”. La otrora elite política boliviana, ya fosilizada, deambula triste añorando los viejos tiempos.

Hagamos un veloz repaso periodístico: Francia, Italia, Portugal y España cerraron su espacio aéreo de manera intempestiva al avión del Estado Plurinacional de Bolivia en el que regresaba el Presidente Evo Morales Ayma de la Federación Rusa luego de firmar acuerdos energéticos.

El motivo: decían que tenían información precisa de que en él viajaba el ex agente de la CIA, Edward Snowden, que hace semanas desenmascaró el monumental sistema de vigilancia ilegal que los Estados Unidos ejercía a millones de ciudadanos y gobiernos en todo el mundo, incluido sus aliados. Lo patético de la situación llegó a ta punto que el ministro de Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, afirmó que la actuación de los países europeos se debió a que recibieron información de que Snowden estaba en el avión, cuando una periodista le consultó si ese dato que recibieron provenía de Washington, éste respondió lacónicamente: “Secreto de sumario”.

Austria -país que no forma parte de la OTAN- permitió el aterrizaje, en la propia Viena, el embajador español en ese país se presentó ante Morales para que lo invite “un cafecito en el avión”. El colmo de la sumisión a las órdenes de la Central de Inteligencia de los Estados Unidos llegó a ese punto. El presidente les contestó que no iban a revisar ningún avión, que no es ningún delincuente, ningún ladrón. Les recordó que los principios morales del mundo indígena estaban plasmados en la Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia, el ama sua (no serás ladrón), ama kella (no serás mentiroso) y el ama llulla (no serás vago).

Quiero abrir un paréntesis y preguntarme ¿Qué hubiese pasado si Snowden estaba en el avión? ¿Acaso lo hubiesen derribado? ¿A tal nivel llegó el ataque imperial contra América Latina? Seré claro, Estados Unidos y sus lacayos atentaron contra la vida de Evo Morales. No es una exageración: cuatro países, intempestivamente y de manera simultánea le negaron surcar su espacio aéreo por órdenes de la CIA.

Lección de vida.

Lección de historia.

La actitud digna de Bolivia y su Presidente despertaron olas de simpatía mundial. Los países de América Latina dieron una señal monolítica y unánime de apoyo. No dejaron pasar ni un suspiro. Se reunieron y recordaron al mundo que este es un continente de cambios, rebeldías y dignidad. Mientras que Europa -mejor dicho la “Vieja Europa”- que si otorgó, sin un murmullo, cielos libres a EE.UU. para que sus aviones detuvieran ilegalmente a ciudadanos en ese continente y los llevaran a Guantánamo. Una Europa sumida en una callejón sin salida, que impone ajustes salvajes, con desempleo récord, con gobernantes sin moral, demostró ser vasalla a las órdenes imperiales. Ya sabemos quién los gobierna. De quién reciben órdenes.

A quién le mueven la cola.

Europa atrasa 500 años. Sus espejitos de colores ya no encandilan a nadie. Humillación, racismo y xenofobia volvieron al tapete de un solo golpe. Cinco siglos igual. Siguen creyendo en lo profundo de su ser que son “razas superiores” y cuando eso se cree, también se juzga verdadero detentar el derecho a sojuzgar a las “razas inferiores”. No hay piedad ni conciencia. Dominar es un derecho divino. Ya no. El pueblo boliviano se levantó, salió a las calles a defender a su líder. También en Nuestra América. “Si así tratan a nuestro Presidente, que les espera a nuestros hermanos que trabajan en las huertas, que son lava-copas, que son albañiles, que están en el rubro textil, que son inmigrantes ilegales”. Reflexionaban las voces de la calle.

El hombre de a pié alzó su bronca: “Mucho orgullo, profundo orgullo de ser boliviano, de tener un presidente, como el presidente Evo; de sentir que estamos hablando en nombre de todos los pueblos indignados de todo el mundo”. “Momentos difíciles como este nos hacen dar cuenta de la importancia mundial del proceso que estamos viviendo los bolivianos y las bolivianas”. “Indignación porque un pueblo tiene soberanía, porque un pueblo tiene dignidad, y no es justo que unos cuantos mequetrefes, como es el gobierno de Norteamérica y los países colonialistas europeos vengan a imponer sus condiciones y a atropellar la dignidad boliviana”. “Bolivia no es más la que se ultraja, la que se pisotea, nunca se vio en la historia una afrenta tan grande”. Tal la magnitud de los nuevos tiempos. En estaciones neoliberales la humillación era el pan de cada día. Felices políticos en trajes de cowboys, a los codazos para conseguir su “American Visa”.

Mientras los políticos neoliberales fosilizados hacen silencio stampa, el pueblo boliviano y latinoamericano se cohesiona en torno a Morales. El intelectual argentino Arturo Jauretche llamaba a quienes combatían a sus propios compatriotas como “cipayos”. Y estos neoliberales, que se quedaron atragantados, sin poder comer hamburguesas de Mc Donalds en el bunker de la avenida Arce, hoy hacen silencio ante la afrenta contra este pueblo digno. Cipayos. Pitiyankis, como les dicen los venezolanos. Nostálgicos de Miami, del gran valle de los caídos, como los vapuleaba Omar Torrijos.

Orgullo originario.

Raza brava.

Como estandarte lo lleva Morales y este pueblo, cargando su memoria de siglos. Nunca le ha temblado el pulso para las decisiones fuertes. Anticolonialista, antiimperlialista, antineoliberal. Marcado a fuego. Tatuado en la convicción. Como dirigente cocalero y como Presidente sus gestos han sido guiados por estos tres preceptos. Recordemos la expulsión en 2008 del embajador Philip Goldberg o este último 1º de mayo de la agencia USAID. Por eso, en estos días convulsionados, esas certeras que están en el ADN de Evo, se amalgamaron aún más: “No me temblaría la mano en cerrar la Embajada de los Estados Unidos, tenemos dignidad, tenemos soberanía, sin Estados Unidos estamos mejor políticamente, democráticamente”, afirmó.

El mensaje de Morales luego de 34 horas de la afrenta europea, apenas llegado al aeropuerto internacional de la mítica ciudad de El Alto, fue contundente: “Es una abierta provocación al continente, no sólo a América Latina, el imperialismo norteamericano usa a sus agentes para amedrentarnos e intimidarnos. Solo quiero decir: nunca nos van intimidar, nunca nos van a asustar, somos un pueblo que tenemos dignidad y soberanía . Algunos países de Europa tienen que liberarse del imperio norteamericano. No puedo entender que algunos países sean fieles sirvientes del imperialismo norteamericano”.

Colonizar, robar, matar, esclavizar. Los principios europeos de la conquista. Unos 70 millones de habitantes había en América a la llegada de Colón. Cifra similar en Europa. En los siguientes 300 años la población del viejo continente creció hasta un 500 por ciento, la originaria de estas tierras decreció hasta en un 95 por ciento. Europa escribe su historia como la tierra iluminada, pero las sombras pueblan su historia.

Escribió en 1998 Cunninghame Graham, escoces de ideas socialistas: “Independientemente de cómo actuemos parecería que tan solo con nuestra presencia nos tornamos en una maldición para todos los pueblos que han conservado su humanidad original”.

Dijo Hannah Arendt, en su libro Los orígenes del totalitarismo (1951): “El imperialismo necesita del racismo como la única excusa posible de sus actos. Terrible masacres y salvajes asesinatos en la instauración triunfal del tales métodos como políticas exteriores comunes y respetadas”.

Y un poco más de cien años atrás Herbert Spencer, en Parásitos Sociales (1850): “Las fuerzas que trabajan por el resultado feliz del gran proyecto no tienen ninguna consideración con los sufrimientos de menor importancia, sino que exterminan a esos sectores de la humanidad que estorban en su camino”.

Para los europeos colonizadores de África los negros eran perros. Perros flacos de costillas ondulantes. Perros que ni bazofia merecían comer. Matar a un perro no era delito, no tenía condena. Era normal y necesario.

Perros, oscuros. Oscuros, perros.

Somabulano, líder africano de Rhodesia, las tierras de África del Sur que hoy se las conoce como Zambia o Zimbabue , dijo en 1896: “Ustedes llegaron. Ustedes triunfaron. Los más fuertes toman el país. Nosotros aceptamos su dominio. Vivimos sometidos a ustedes. Pero no como perros. Si tenemos que ser perros es mejor morir. Nunca lograrán convertir a Amandabele en un perro. Pueden eliminarnos, pero los hijos de las estrellas jamás seremos perros”.

Posdata:

Ironizó el vicepresidente del Estado Plurinacional, Alvaro García Linera: “El Presidente de Estados Unidos (Barack Obama) se ha convertido en el nuevo jefe de campaña del presidente Evo porque en vez de debilitarlo lo ha potenciado. El 2002 acuérdense que el embajador norteamericano dijo no voten por Evo y todo el mundo fue a votar por Evo, ahora viene el Presidente de Estados Unidos ataca al presidente Evo para querer debilitarlo y le sale al revés el resultado, todo el mundo ahora está con Evo”.

Mariano Vázquez es Periodista argentino. Productor de la corresponsalía en La Paz de HispanTV. Productor general de 23 Minutos, noticiero internacional del canal estatal BoliviaTV y coordinador de piso y co-conductor de Contextos, programa radial y televisivo que se transmite por la Red Patria Nueva y el canal Abya Yala.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Insurgencias, diálogos y negociaciones

Alberto Pinzón Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Me han hecho llegar el interesante libro Insurgencias, diálogos y negociaciones, coordinado por filósofo y político cubano Roberto Regalado y editado por Ocean Sur en Colombia, en 2013. Es una reflexión bastante seria, que busca aportar claridad analítica calificada, sobre las experiencias de los procesos de paz en Centroamérica y Chiapas (México) cotejados con la experiencia en los procesos de paz de Colombia.

En su introducción el profesor Regalado hace una contextualización de la situación general vivida con los acuerdos de paz de Esquipulas I y II en 1986, continuados luego a lo largo de la década de los 90 en Salvador (1992) Guatemala (1996) Chiapas (1996) y los procesos de desmovilización de 1990-91 dados en Colombia, y la describe así:

…… “Para neutralizar y destruir tanto las fuerzas revolucionarias como las fuerzas reformistas latinoamericanas, el Imperialismo norteamericano ejecutó una política de dos fases escalonadas. Primero, implantó Estados de “seguridad nacional” en la modalidad de dictaduras militares en el cono sur, de “Estados contrainsurgentes” con fachada demócrata-cristiana en Centroamérica, de “democracias represivas y autoritarias ” en países como México, Colombia y Venezuela, y luego, cuando las dictaduras militares y los estados contrainsurgentes habían terminado de cumplir su función represiva promovió el mal llamado “proceso de democratización” consistente en la transición pactada entre los militares salientes del gobierno y las fuerzas políticas de derecha que lo asumirían. La combinación de esos dos elementos (represión-democratización) abarca desde inicios de la década de 1960 hasta finales de 1980”…

Para la historia del siglo XX estos años fueron, a todas luces, muy dinámicos y estuvieron marcados por dos hechos esenciales que definieron los acontecimientos posteriores: Uno La implosión del llamado “socialismo realmente existente” y la superpotencia de la Unión Soviética con sus satélites burocráticos europeos, y dos, el ascenso de la Hegemonía depredadora del Imperialismo estadounidense con la proclamación de la teoría del fin de la historia, la uni-polaridad, y la imposición a nivel de todo el Globo terrestre del Neoliberalismo anglosajón de Reagan-Thatcher (que conduciría a la actual crisis económica Global ) y hará retroceder el Estado del bienestar socialdemócrata, por el que hoy, paradójicamente, vuelve a luchar el movimiento obrero europeo. Este fue el marco, en aquel entonces, no del todo comprendido ni asimilado, dentro del cual se dieron las experiencias “pacificadoras “de Centroamérica, Chiapas y la desmovilización en Colombia del M-19 con todos sus aliados momentáneos.

Y es por esto que, el profesor Regalado cita en el epilogo, como párrafo favorito, al internacionalista Daniel Martínez quien analizando los acuerdos de Nicaragua escribe:… ”Las negociaciones mal entendidas llevan a malos resultados. Creer que de una negociación se saldrá con todos los triunfos en la mano es un error. Pero más grave es salir de una negociación con la idea de que se obtuvieron éxitos cuando en realidad se trata de derrotas disfrazadas”.

Cuando un poco antes, el mismo analista Martínez había escrito algo aún más esencial:…”Más que un error de cálculo electoral, la derrota del Sandinismo se debió al abismo creado entre la jerarquía partidaria del FSLN y sus bases y, la falta de comunicación de los que negociaban la revolución en la mesa y aquellos que la habían hecho posible en la producción y en los campos de batalla”, y que fue (agrego yo guardando las proporciones) lo mismo que le sucedió a Stalin.

Es claro que no estamos en 1990. Mucha agua ha corrido bajos los puentes. La troika Imperialista (EEUU, Europa y Japón) han llevado a la civilización global a una crisis generalizada sin precedentes y se está dando una seria disputa por la Hegemonía global. Y aunque los EEUU siguen siendo el gran Hegemón universal, han surgido muchas otros Estados-nación que han acogido la teoría de la multi-polaridad y la Soberanía Popular y está dispuestos a ocupar su puesto en el orden global construido.

El concepto de normalidad (basado en la campana estadística de Gaus) como sustento de la opresión humana, ha sido totalmente derogado y reemplazado por la lucha de los oprimidos y explotados y, nuevas conquistas por la Paz, la Democracia verdadera y el Socialismo, se libran cada día con mayor intensidad y profundidad en todo el globo terrestre, anunciando un nuevo porvenir posible, mientras en los países ultra-desarrollados crece en forma abismal y vertiginosa el desarrollo de las fuerzas productivas y de su consecuente “socialización”, condiciones básicas para la construcción del verdadero socialismo.

Miremos un ejemplo en Colombia: El cierre de los cielos europeos al indio Evo Morales, ordenado por el gobierno de los EEUU, hace algunos años hubiera sido algo normal. Sin embargo hoy, hasta las más antiguas (para no decirles viejas) contumaces y reaccionarias periodistas del diario colombo español el Tiempo de Bogotá, se atreven a calificar la decisión de su héroe estadounidense de “estupidez”. Y en paralelo, el chato ministro del Interior Carrillo y el ex embajador de Uribe Vélez en Washington, Silva, tratando de romper o dividir la poderosa y combativa movilización social y popular por la Paz, la Democracia y la Soberanía que se está librando en Colombia (y está por librarse a futuro) hablan amenazantemente en su lenguaje militarista, artificioso y vacuo, de una alianza de los dos extremos de la campana de Gaus: la extrema derecha con la extrema izquierda, unidas para provocar una insurrección agraria y popular contra el Centro(?) de JM Santos. Ja.

Como si No existieran clases sociales en lucha. Como si en Colombia estuviéramos en 1990 bajo el gobierno de Cesar Gaviria con sus amigotes Silva y Carrillo. Como si las bases populares no conocieran a sus verdaderos dirigentes. Como si la experiencia entrase por cabeza ajena. Como si no hubiese pasado nada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El precio del pan en la discusión por la soberanía

Julio Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

La cuestión inflacionaria sigue siendo un problema en la Argentina y afecta a los sectores sociales más empobrecidos. Uno de los precios con más impacto social en la canasta de consumo cotidiano en estos días es el del pan, que viene en alza producto del creciente precio de la principal materia prima: el trigo.

El trigo aumenta por ley de oferta y demanda ante la menor producción y también por razones especulativas denunciadas por el gobierno y que anima la aplicación de la ley de abastecimiento. Son dos causas que remiten al funcionamiento del capitalismo.

Por un lado el fenómeno de la escasez en el mercado derivado de la menor producción de trigo. En ello existe responsabilidad de la orientación seguida por la producción agraria de Argentina, de privilegio a la soja en los últimos tiempos. Si a mediados de los años noventa eran equiparables la producción sojera y triguera, con la autorización para producir transgénicos, la soja se expandió de los 6 millones de toneladas a más de 20 millones en tres lustros, y el trigo se redujo a 3 millones. La soja es producto de exportación y el trigo comparte la demanda tanto en el mercado interno como del externo. El modelo productivo argentino favorece desde hace tiempo la demanda del mercado mundial, sea para su producción agraria, minera e incluso de las principales industrias, especialmente la de los automotores.

Por el otro, la especulación es favorecida por la tendencia al alza del precio del trigo que motiva la retención de la producción triguera todo lo que sea posible. Aunque se pretenda buscar motivaciones políticas en el hecho, que pueden existir, lo real es que la lógica capitalista sustentada en la maximización de la ganancia lleva a los propietarios de la cosecha de trigo a postergar todo lo posible la liquidación de existencias del grano. Es sabida la existencia de límites para la inversión rentable de capitales ociosos, con lo cual, esos propietarios de granos optan por la especulación con la cosecha ante la imposibilidad de compra de divisas al precio oficial u otras opciones de valorización de sus capitales. Son las reglas del capitalismo normal. Sea por una u otra razón, se verifica un impacto social regresivo vía incremento del precio de la harina y del pan. No se trata del único precio en discusión, pero sobresale por tratarse de un componente cotidiano en la dieta de los argentinos.

La discusión se concentra desde el gobierno en la aplicación de la ley de abastecimiento para inducir la venta de las existencias de trigo en manos de los productores. También se actúa sobre los molinos harineros y se promueven acuerdos de precios para contener el precio de la manufactura de harina y pan. Desde los actores económicos del sector agrícola se demandan modificaciones en la política de retenciones y otras medidas tendientes a mejorar la rentabilidad de su actividad. Lo que no se discute desde ambas posiciones es el modelo productivo y de desarrollo que resulta el motivo de las tensiones actuales. ¿Qué debe producir la Argentina, cómo, con quién, de qué manera y para qué mercado?

La soberanía en discusión
Está claro que el pan es producto esencial a la hora de pensar en términos de soberanía alimentaria, que constituye pieza fundamental para organizar el modelo productivo local y de otros países de la región.

La cuestión de la soberanía tiene que destacarse en momentos en que está puesta en el orden del día ante la agresión ejercida por algunos países europeos al Presidente de Bolivia y que motiva el rechazo de los gobiernos en la región.

Queremos introducir la idea que no solo debe rechazarse políticamente el accionar imperialista contra EVO y Nuestramérica, sino bucear en la esencialidad económica de la dominación colonial e imperial. El imperialismo actúa del modo que lo hace sobre la base de su dominación económica, política, militar y cultural. En la base está la dominación del dólar y el euro, que imponen las transnacionales de la alimentación y la biotecnología, estadounidenses y europeas, que son aquellas que definen la orientación de la producción en nuestros países.

No hay expansión de la soja en Argentina y los países del Mercosur, sin el paquete productivo que proveen Monsanto, Syngenta, Cargill, Dreyfus y otros, del mismo modo que ocurre con la minería, en el petróleo, o en las tendencias de ensamble que presenta el sector industrial más dinámico en el país, especialmente las automotrices.

Por eso es que no alcanza con la ley de abastecimiento, más allá de su juridicidad o constitucionalidad, o de los acuerdos de precios para frenar el alza del precio del trigo, la harina y del pan. Lo que tiene que discutirse y modificarse es el modelo productivo y de desarrollo.

Europa discute con nuestra región un tratado de libre comercio, del mismo modo que lo hace Europa con EEUU. Este último espía a Europa y a todo el mundo. Aquellos hacen lo propio y ambos afectan los derechos soberanos.

La respuesta que exige nuestro tiempo es por la soberanía en toda su dimensión.

Es en defensa de la soberanía nacional, económica, política, cultural, y con relación a la cuestión del pan, se trata de afirmar la voluntad por ejercer la soberanía alimentaria evitando el manejo comercial.

Tal como venimos insistiendo se impone la des-mercantilización, de la salud y la educación, del transporte y de la energía, y claro, también del pan y los alimentos de la canasta popular.

Julio Gambina es Director Académico del Centro de Estudios de la Federación Judicial Argentina (CEFJA) y Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas (FISyP).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Deuda Pública Argentina: Reconversión de deudas ilícitas

Facundo Gutiérrez Galeno (AL DORSO, especial para ARGENPRESS.info)

El Gobierno Nacional ha publicado nueva emisión de deuda por más de 2.000 millones de pesos y títulos en dólares por 1.378 millones. Según cifras oficiales la deuda pública aumentó en 2012 más de 18.800 millones de dólares. Datos y cifras que desvanecen la retórica del (des)endeudamiento y agudizan una peligrosa política de reconversión de deudas ilícitas.

En las dos últimas semanas el Poder Ejecutivo Nacional, por medio de la Secretaría de Finanzas y Hacienda pertenecientes al Ministerio de Economía, ha publicado en Boletín Oficial varias emisiones de deuda pública por 3.770 millones de pesos y 1.844 millones de dólares. Las operaciones de crédito tienen por objeto captar dinero público para hacer frente a los vencimientos de servicios de la deuda. Las continuas emisiones vienen a cumplir con el calendario de endeudamiento fijado en las leyes de presupuesto. Esta particular política de (des)endeudamiento trajo consigo un aumento de la deuda de 18.800 millones de dólares en 2012.

Como destacáramos en anteriores notas, el Estado Nacional sigue acrecentando su deuda pública con sendas emisiones de títulos y bonos en pesos y dólares. En la última semana se publicaron en Boletín Oficial (BO) cuatro resoluciones conjuntas de la Secretaria de Finanzas y Hacienda por medio de las cuales se emitieron Letras del Tesoro en pesos por valor de 2.035 millones, y bonos por 1.378 millones de dólares. Las letras en pesos fueron suscriptas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES y el Instituto de Ayuda Financiera para Pagos de Retiros y Pensiones Militares. Los títulos en dólares fueron suscriptos por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (CAMMESA) y la empresa Energía Argentina SA (ENARSA). Ambas emisiones tuvieron como objeto la cancelación de servicios de la deuda pública.

Resoluciones Conjuntas 341/2012 y 84/2012: Este viernes 28 de junio de 2013, se publicó en el BO la emisión de una Letra del Tesoro en pesos por valor de 835 millones de pesos para ser suscriptas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (ANSES). La letra lleva fecha de emisión del 28 de noviembre de 2012, con plazo de un año, con amortización de capital íntegra al vencimiento e intereses del 19 % anual a pagar trimestralmente. La letra será transferible y tendrá cotización en los mercados. El dinero prestado por la ANSES será destinado al pago de los servicios de la deuda pública.

Resoluciones Conjuntas 290/2012 y 75/2012: El mismo viernes 28 de junio, también se publicó en BO la emisión de dos letras en dólares. Una por 1.378 millones de dólares para ser suscripta por CAMMESA, con fecha de emisión del 18 de enero de 2012, plazo de dos años y once meses (vencimiento 18/12/2014), amortización en diez cuotas e interés a pagar a la tasa LIBOR más seis por ciento anual. En la misma resolución se autorizó al emisión de otra Letra del Tesoro por 21 millones de dólares a ser suscripta por la empresa Energía Argentina SA (ENARSA) en las mismas condiciones que la anterior emisión. Ambas tienen por objeto asegurar la cancelación de deuda pública externa que CAMMESA y ENARSA asumieran con la petrolera venezolana PDVSA.

Resoluciones Conjuntas 266/2012 y 72/2012: Por su parte, este martes 2 de julio, la Secretaría de Finanzas y Hacienda publicó en Boletín Oficial la emisión de una Letra del Tesoro por un valor total de 900 millones de pesos. Con amortización íntegra al año, el título fue suscripto por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (ANSES) con intereses a pagar trimestralmente del 19 % anual. La letra fue emitida en cumplimiento de la Ley de Presupuesto de 2012, con la finalidad de cancelar vencimiento de deuda pública correspondiente a dicho año financiero.

Resolución Conjuntas 126/2013 y 24/2013: El mismo martes 2 de julio, se publicó en BO la emisión de una Letra del Tesoro en pesos a ser suscripta por el Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares, con vencimiento el día 16 de mayo de 2014, por un monto de 300 millones de pesos. Amortización íntegra al vencimiento e intereses del 18 % anual pagaderos trimestralmente. La deuda fue emitida en virtud de las facultades conferidas por el Art. 32 de la ley de presupuesto 26.784 correspondiente al ejercicio 2013, con la finalidad que lo recibido en préstamo por el Instituto irá al pago de servicios de la deuda pública.

Como se observa, las continuas emisiones tienen un denominador común: obtener dinero de organismos públicos, o empresas controladas por el Estado, para destinarlo al pago de servicios de la deuda. Lo que llama la atención es que muchas de estos títulos tienen fecha de emisión en 2012. Se publican en Boletín Oficial en estos días pero con fechas al año pasado. La desprolijidad es manifiesta. La inquietud perdura y las preguntas apremian. ¿Cuándo fueron emitidas las letras? ¿Por qué se publican en este año resoluciones conjuntas de la Secretaría de Finanzas y Haciendas del año 2012? Posibles respuestas: O bien la letras fueron emitidas el año pasado y recién ahora se blanquean, o la letras son emitidas este año con fecha anterior en cumplimiento de la ley de presupuesto de 2012. Sea como fuere, se acentúa la necesidad de financiamiento público para cubrir vencimientos de deuda.

Aumento de la deuda pública

El Ministerio de Economía de la Nación, a través del Secretario de Finanzas Adrián Cosentino, acaba de informar la actualización de las cifras de la deuda pública argentina al 31 de Diciembre de 2012. En el informe presentado surge que el saldo de deuda pública a fin del año pasado era de 209.000 millones de dólares, correspondientes a deuda “performing” (en cumplimiento) por 197.000 millones, y 11.500 millones de holdouts o bonistas que no ingresaron en los canjes de 2005-2010. Como bien destaca el licenciado Héctor Luis Giuliano en su reciente artículo “El aumento de la deuda pública”, esta cifra sólo considera la deuda pública en cabeza del Estado Central pero no incluye la deuda de las provincias y municipios, la deuda cuasi fiscal del Banco Central, la indirecta de empresas y organismos del Estado ni la deuda contingente.

Del propio informe brindado por la Secretaría de Finanzas, se desprende que la deuda pública aumentó 18.800 millones de dólares en 2012, debido a que la deuda pública al 31 de diciembre de 2011 estaba en 190.000 millones de dólares (179.000 millones “performing”, y 11.200 holdouts). Un incremento del 10 % anual. Como señala Héctor Giuliano, el aumento es producto de un incremento de deuda real de 24.000 millones menos un ajuste negativo por valuación de 5.400 millones, más la sumatoria de rubros menores por unos 200 millones. El incremento es muy superior al previsto y autorizado por la ley de presupuesto del año 2012. La ley 26.728 preveía un aumento de 11.700 millones de dólares, que surgían de restar al endeudamiento autorizado de 51.800 millones el pago de capital por 40.100 millones. En el año 2011 la deuda aumentó 14.600 millones de dólares.

Sin embargo, a la deuda informada por el Ministerio de Economía falta agregarle intereses a pagar calculados en 71.600 millones de dólares, cupones ligados al crecimiento del PBI por saldo pendiente de 16.000 millones, las deudas provinciales y municipales, deuda indirectas de empresas y organismos dependientes del Estado, deuda no registrada, deuda cuasi fiscal del Banco Central, entre otras. Todo ello arroja una cifra de deuda pública superior a los 350.000 millones de dólares, representando alrededor del 80 % del PBI. Según el informe, la relación Deuda/PBI era del 45 % a fin de 2012, superior a los 41,8 % registrados a fin de 2011. Sin embargo, la deuda pública en su totalidad sigue ubicándose muy por encima de la media del 35 % de la década menemista, y del 50 % registrado en 2001.

Es preciso mencionar que la información recientemente publicada contiene diferencias sustantivas con las establecidas en estimaciones oficiales anteriores, y con la propia ley de presupuesto sancionada en 2013. Así, el informe del Ministerio de Economía establece que los vencimientos de deuda pública para el año corriente por capital son 33.700 millones de dólares, e intereses por 6.800 millones. Sin embargo, el propio Ministerio había estimado (al 30 de junio de 2012), que los vencimientos de capital e intereses para el año en curso ascendían a 17.200 y 6.000 millones de dólares respectivamente. A su vez, ambas cifras son menores que las proyectadas en la Ley de Presupuesto 26.784 (2013), donde se autoriza un endeudamiento público de 36.500 millones de dólares de capital y 10.800 millones de intereses.

Como manifiesta Giuliano, “los datos que el Ministerio informa a la opinión pública son así mucho menores que los que realmente aprueban nuestros legisladores a través de las leyes de presupuesto.”

La deuda con el sector público

Otro de los aspectos claves del informe oficial es la brindada sobre la deuda intra-sector público. Es decir, aquella que el Estado Central debe a organismos públicos descentralizados, agencias estatales, o empresas controladas por el Estado como son entre otros: ANSES, Banco Central; Banco de la Nación Argentina, Lotería y Casinos, AFIP, PAMI, ENARSA, CAMMESA, etc. El informe destaca que la deuda pública con sectores privados continua disminuyendo hasta ubicarse en el 13,1 % del PBI. Por el contrario, la deuda con el sector público aumentó de sobremanera al representar el 58 % de la deuda pública total. Así, al año 2010 la deuda con el sector público era del 46,8 % y a finales de 2011 la misma trepó al 53,8%, para ubicarse finalmente en el 58 % a fines de 2012

Los grandes medios compran el discurso oficial donde se destaca que el crecimiento de la deuda con el sector público, y la consiguiente disminución de la deuda con el sector privado, corrobora la política de (des)endeudamiento que vive la Argentina en los últimos años. Ello, amparado en el subterfugio de que la deuda intra-sector público conlleva menos peligro de colapso y más independencia financiera de los sectores privados y organismos multilaterales de crédito. Sin embargo, no se analiza la peligrosa conversión y cambio de acreedores que está llevando a cabo el Gobierno Nacional. Se toma partidas y fondos públicos con destinos específicos para cubrir vencimientos de deuda con acreedores privados y organismos internacionales. Así se internaliza deuda por vía de “estatización de obligaciones” sin la demostración de la capacidad de repago del Estado de la deuda asumida con el sector público.

Una lógica perversa se apodera de las finanzas. Como precisa Giuliano, “la lógica de esta política sería descargar la mayor parte de los compromisos actuales de la deuda externa con terceros transfiriéndola como deuda intra-Estado, utilizar esta deuda como préstamo puente interno para sostener la crisis de la deuda que afecta hoy a la Argentina, y preparar con ello el regreso de nuestro país a los mercados internacionales de capitales, justamente para volver a tomar más deuda externa”.

Reconversión de deuda ilícita

La creciente deuda con el sector público es parte de una lógica que viene agudizándose en toda América Latina. Es la conversión de deuda pública del sector privado al sector público, y el desvanecimiento de la relación histórica del proceso de endeudamiento de los Estados. Los medios que reproducen el falso discurso de una deuda “más sustentable” no se detienen en perspectiva de fraude y estafa que implican las deudas nacionales. Desde su conformación y crecimiento en los años 1976/83 hasta la actualidad, las políticas públicas con respeto a la deuda han licuado responsabilidades y ocultados ilícitos e ilegitimidades en su conformación y posteriores negociaciones.

Nadie menciona que nuestra deuda es consecuencia jurídica directa de la dictadura militar. A partir de 1976 las empresas del estado eran obligadas a endeudarse en dólares con el exterior para cubrir falsos déficit operativos internos en moneda nacional. Los dólares que ingresaba por endeudamiento eran destinados al mercado cambiario para ser utilizados en la fuga de capitales por grandes grupos económicos como consecuencias de las ganancias obtenidas por la timba financiera (tablita de Martínez de Hoz). De esta manera, el Estado fijaba cupos de endeudamiento trimestral para las empresas públicas. La propia justicia federal corroboró en la causa 14.467, iniciada por Alejandro Olmos, más de 477 ilícitos en la conformación de la deuda de pública. Un puñado de grandes empresas locales y extranjeras, junto con los principales bancos internacionales lucraban a costa de endeudar el patrimonio nacional.

Luego vinieron las estatizaciones de deuda privada en 1982/85. Grupos que se endeudaron en el exterior, o que fraguaron endeudamiento a partir de mecanismos como autopréstamos, lograron transferir sus deudas al Estado Nacional. Todo ello fue motivo de investigación por parte del Banco Central en el año 1984 (Circular 340). Sin embargo, luego de encontrar varias irregularidades e ilícitos en la conformación de la deuda privada asumida por el Estado, la investigación fue recortada y luego archivada. Allí intervinieron como funcionario de la complicidad y silencio Domingo Cavallo, Carlos Melconian y Daniel Marx.

Luego de sendas negociaciones con el Club de París por deuda ilícita de la dictadura, llega el Plan Brady para América Latina. Un plan ideado por el Secretario de Estado estadounidense, Nicholas Brady, que tenía entre otros objetivos establecer los montos de la deuda y renovar una deuda dispersa, ilícita e incobrable por otra consolidada y cobrable. El Estado Nacional no tenía registros contables de la deuda pública. Por el plan Brady Argentina emitió nuevos bonos para canjearlos por los pagarés emitidos por el Banco Central, los contratos de deuda del Estado Nacional y las provincias, y todas otras obligaciones que vencieran antes del canje. Así, y de la mano de un comité de Banco liderados por el Citibank, la Argentina establecía y regularizaba su ilícita deuda.

La supuesta novación continuó hasta que - crisis mediante- llega el blindaje financiero de 2000, y después el Megacanje de 2001. Ello en respuesta a una situación límite crediticia, producto del fuerte endeudamiento público de los años noventa basado en el mantenimiento de una política de fuga constante de capitales a partir del sistema de convertibilidad. En 2001 se canjearon 46 títulos en circulación por 5 nuevos títulos. Las comisiones cobradas por los bancos que oficiaron de colocadores ascendieron a casi 150 millones de dólares. Con el Megacanje se obtuvo una recomposición de los plazos pero un crecimiento extra de la deuda en más de 55.000 millones de dólares.

En 2001 la mitad de la deuda cae en default, principalmente títulos en poder de acreedores privados. En 2002 llega la pesificación asimétrica y los seguros de cambio que beneficiaron a los grupos económicos que generaron las crisis. Se compensa a empresas y bancos, y se emite deuda por más de 50.000 millones de dólares. La deuda se torna inmanejable, los acreedores y los organismos internacionales de créditos exigen una reestructuración que permita nuevamente regularizar los pagos anuales y renovar los títulos cuestionados. En enero de 2006 se cancela toda la deuda al Fondo Monetario junto con Brasil, Turquía y Rusia, principales deudores del FMI. De esta manera la Argentina transitó las continuas políticas de emisiones y reestructuraciones o canjes.

La deuda carga ilicitud, ilegitimidad, fraudulencia y estafa desde su origen reciente en los años de plomo. El transitar espurio ha sido probado en varios expedientes de la justicia federal. Y todos los actos administrativos celebrados en su conformación, estatización, negociaciones renegociaciones, blindajes, megacanjes, reestructuraciones; conllevan nulidades absolutas por ilícitos cometidos. Incumplimientos de competencias, causa, objeto, procedimiento, motivación y finalidades de los actos dictados. Las nulidades en el Derecho Administrativo son absolutas. Es decir, no existe novación de deudas, transformación de obligaciones viejas en nuevas que conlleva la extinción de las anteriores. El Art. 802 de nuestro Código Civil prohíbe la novación de obligaciones anteriores ilícita o nulas.

En otras palabras, si la deuda pública que hoy pagamos y reconvertimos reconoce su origen en ilícitos e ilegitimidades de los años de plomos, continuados en los gobiernos democráticos subsiguientes, la nulidad de origen jamás se pudo haber convalidado. Los contratos están viciados de nulidad y las obligaciones que de ellos surgen devienen inexistentes. Es necesaria una auditoría exhaustiva por parte del pueblo argentino que permita exigir la nulidad de la deuda pública nacional con sustento en el principio de invalidez de los actos administrativos contrario a las leyes, de las obligaciones fundadas en causas ilícitas y la imposibilidad de novar obligaciones nulas. Tenemos material de sobra reunidos en las distintas causas que tramitaron y tramitan en la justicia federal, que nos permite exigir la suspensión de pagos de la deuda ilícita y solicitar la nulidad de todas las obligaciones financieras que de ella se derivan.

Como conclusión, y retomando el informe oficial, podemos afirmar que el crecimiento de la deuda con el sector público es altamente perjudicial al pueblo argentino. Conlleva una peligrosa política de reconversión de deudas ilícitas que licua responsabilidades y desvanece el sentido de las estafas. El crecimiento de la deuda pública - principalmente la deuda en manos del propio Estado- denota una política de privilegio de pagos a acreedores privados y organismos multilaterales, y una clausura a cualquier salida popular a la trampa de la deuda. ¿Cómo vamos a plantear la ilicitud de la deuda, o la nulidad, si los acreedores ahora son los jubilados argentinos?

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

“Otro camino” para las elecciones ¿sin la clase obrera y sin disputa contra toda representación de la cultura burguesa?

Gustavo Robles (especial para ARGENPRESS.info)

Hace unos días se conoció un documento llamado “Elecciones 2013: construir Otro Camino”, donde se expresan algunas ideas sobre cómo debería ser la unidad de la izquierda para el proceso electoral venidero y, parece, para los que vendrán después. Lo firman compañeros a los que respeto y con algunos de ellos he compartido o comparto espacios de militancia. Por ello, estas líneas sólo pretenden ser un aporte crítico pero fraternal a lo que han elaborado y firmado.

En primer lugar, se insiste con un formato que ha fracasado: ya se ha intentado algo parecido prácticamente desde el mismo núcleo de compañeros, en épocas del conflicto por la 125, entre la patronal agraria y el gobierno kirchnerista, de lo que surgió el espacio “Otro Camino” que terminó naufragando en sus propias contradicciones.

El escrito se me antoja un tanto confuso: se encarna en lo electoral, pero esboza una especie de "proyecto" para la izquierda y la lucha por el "poder". Sin embargo, no encuentro ningún párrafo que refiera a la importancia fundamental de la clase obrera. Salvo que haya surgido otro sector de la humanidad que pueda crear la plusvalía que genera todo el movimiento de la economía mundial (apropiada o trasladada), no entiendo como un documento que se jacta de anticapitalista puede desdeñar de ella. Sin dudas, cualquier armado que se precie de ser “de izquierda” debe girar alrededor de la única clase que puede apropiarse y manejar los medios de producción, hoy en manos de la burguesía. En el texto, brilla por su ausencia.

Encuentro también el documento demasiado "condescendiente" para con el gobierno. Por ejemplo, se menciona muy "por arriba", como si fuese algo equiparable a un “error” político, la masacre y el saqueo de sus territorios a los que son sometidos los pueblos originarios y campesinos pobres por obra de las políticas gubernamentales, y ni se sugiere que ello se lleva a cabo para entregárselos a las corporaciones sojera, minera y petrolera. El sufrimiento humano debe ser denunciado sin tapujos, mucho más cuando es consecuencia de políticas inescrupulosas de los sectores de la explotación y sus representantes políticos.

Tampoco se explicita el nudo de la política kirchnerista, que es justamente el extractivismo salvaje de nuestros recursos estratégicos, arriba mencionados.

El pago -como ningún otro gobierno en nuestra historia- de una "deuda" que fue declarada ilegal, ilegítima y fraudulenta por un fallo de la Justicia vernácula es ignorado, como también el sometimiento a organismos internacionales de justicia, innegables instrumentos del imperialismo.

Estas cuestiones, que se pagan con angustia y privaciones en nuestro pueblo, hacen tambalear el pretendido "antiimperialismo" del kirchnerismo, que sólo se verifica en los dichos, pero se contradice trágicamente en los hechos.

Entregarle Vaca Muerta a Rockefeller, los minerales a Peter Munk, la producción de semillas y agroquímicos a Monsanto y las cosechas a la Grobo, sin contar que la extranjerización y concentración de la economía están en niveles iguales o superiores a los de la década del 90, son las pruebas más contundentes de ello.

Si bien considero cierto, como dice el texto, que los procesos electorales no deben utilizarse para el debate teórico dentro de la izquierda, sí hay que tomarlos como un campo de lucha ideológica contra la cultura impuesta por la burguesía. Si no, caemos en el mero electoralismo, funcional a los intereses de los explotadores.

Y es por eso que me llama la atención que nada se mencione de hechos concretos de la "década", persistentes inequidades que se toman como “avances”, como que el salario promedio en el país está en los $4278 según el Indec, cuando la Canasta Familiar supera los $7500; o que el 75% de las jubilaciones están por debajo de la tercera parte de esa cifra; o que el 80% de los asalariados cobran por debajo de los $5200 (Indec); o que el 10% que más gana se lleva el 30% de la masa salarial y el 10% más pobre sólo el 1,4% (Indec); o que el 43% de los pibes no terminan la secundaria; o la pobreza que nunca deja de serlo y la sociedad desigual que han pergeñado en estos 10 años de crecimiento “a tasas chinas”.

No ser “tan duros” con quienes han propiciado el procesamiento de 5000 luchadores que se han parado dignamente contra las políticas de saqueo, entrega y degradación de nuestro patrimonio y nuestro medioambiente; con quienes ostentan el nefasto récord durante su mandato de 2224 asesinados por el gatillo fácil y más de 20 por las fuerzas represivas del Estado a cargo del gobierno “que no reprime”... parece una una concesión demasiado grande. Genera escozor tal postura, sobre todo viniendo de intelectuales que, ejerciendo lo que critican, se arrogan la autoridad para definir qué es el “genuino progresismo”, qué es una “clasificación simplista” o “quienes son funcionales a la derecha”. La tolerancia que demuestran ante las concepciones del oficialismo, se la niegan a la izquierda más radicalizadamente opositora.

Callan ante la prédica del engaño que articula el kirchnerismo, que tergiversa no sólo la realidad, sino valores y concepciones del pensamiento emancipador. Engaño que ha penetrado en las consciencias de millones de trabajadores y sobre todo de miles y miles de jóvenes, que creen que "soberanía" es pagar una "deuda" a los buitres que la provocaron, entregarle la producción de petróleo a Rockefeller, festejar el 4 de julio en la Embajada yanqui o tocar la campanita en Wall Street. Todo enmarcado en una repugnante política punteril y clientelística que se aprovecha de los más humildes, complementada con el patoterismo intimidador hacia todo aquel que se oponga al discurso oficial, típico del pejotismo tradicional. Ese mismo que los llevó, como guiados por un código mafioso, a recostarse en lo peor del sindicalismo burocrático, con los Gordos de la CGT y el espía Gerardo Martínez como emblemas, los corruptos barones del conurbano bonaerense y los gobernadores reciclados de la época menemista. Estos canallas se han enriquecido astronómicamente en la función pública, no porque lo diga el multimedio del que fueron amigos y favorecedores hasta el 2008, sino porque es la realidad. Ser condescendientes con las políticas kirchneristas “porque hay sectores de la población que mantienen esperanzas en ellas”, es dejar de lado las banderas históricas de la izquierda en pos de la gracia de las urnas.

El objetivo fundamental de un frente de izquierda, revolucionario, aún aquél que se proponga participar en las elecciones del sistema, no es “competir” para lograr escaños parlamentarios o puestos ejecutivos desde posiciones “moderadas” que se asemejan demasiado a un “neo-kirchnerismo”, sino construir las bases para el cambio social de raíz, sin aggiornar el discurso. Decir las cosas tal cual son y tal cual las pensamos, sin ocultar nada. La opinión popular debe ser un dato incontrastable de la realidad, pero para intentar la mejor táctica de convencimiento, no para resignarse a “lo posible” dentro de los límites impuestos por capitalismo. En ese marco, la participación electoral no sería funcional a los intereses de los explotadores.

Entiendo la buena voluntad del escrito, y comparto el sueño de una izquierda fuerte y lejos de los viejos vicios de la vieja izquierda. Adhiero a ese aspecto de lo expuesto en el documento. Pero no se nos debe escapar que, tal como la autoproclamación y el sectarismo, el mero “electoralismo” es también un viejo vicio de algunos sectores de la vieja izquierda, que lleva al fracaso de la batalla ideológica que pretendemos encarar contra los patrones y su Sistema.

Fraternalmente

Gustavo Robles

Nota de referencia: http://www.argenpress.info/2013/07/argentina-elecciones-2013-construir.html

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Cuál es el verdadero lugar de la Argentina en el mundo político?

Emilio Marín (LA ARENA)

La agresión de las potencias contra Evo Morales reactualiza el debate sobre cuál es el lugar de Argentina y Bolivia en el mundo. Bolivia parece tenerlo más claro. Argentina estuvo bien pero suele boyar entre varias posiciones.

El boliviano viajaba satisfecho desde Moscú hacia su país, luego de dos cumbres donde había sido tratado con consideración. De pronto las órdenes imperiales pusieron en emergencia su avión oficial y comitiva. El jueves, al aterrizar en el aeropuerto de El Alto, pudo respirar aliviado, como quien despierta de una pesadilla.

Evo Morales tiene muy claro dónde está parado. Se define como un antiimperialista con vistas al socialismo. Busca representar a los trabajadores, campesinos y pueblos originarios de su patria pluriétnica y plurinacional. No le tembló el pulso para aprobar en 2009 otra Constitución, aún a riesgo de un putsch separatista de la "Media Luna". Modificó de raíz la composición de los tribunales supremos del altiplano, mediante la votación de todos los ciudadanos, sentando un ejemplo de plena democracia y justicia democrática. En 2006 nacionalizó los hidrocarburos, justo el 1 de Mayo, como forma de festejar el Día de los Trabajadores.

Y cada 1 de Mayo, para demostrar su vínculo con ese sector social, anuncia alguna medida reparadora de la soberanía. La última vez anunció la expulsión de la agencia Usaid supuestamente de "ayuda al desarrollo" por parte de Estados Unidos.

Como una muestra más de que Morales eligió dónde ubicarse, en el peligroso mundo de hoy, hay que saber que Bolivia es uno de los 8 socios del ALBA (Alianza Bolivariana de Nuestra América), con Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Dominica, Antigua y Barbuda, y San Vicente y Granadinas. El noveno era Honduras, pero fue sacada por medio del golpe de Estado pro-estadounidense de junio de 2009.

Por eso el presidente de Bolivia está con la guardia en alto frente a las acciones de Washington. Lo está desde hace mucho tiempo, desde antes de estar en el Palacio Quemado, de cuando era dirigente cocalero de Cochabamba y diputado en minoría, perseguido por la represión policial, militar y de la DEA.

Evo tiene quemadas las naves hace mucho tiempo. No sorprendió su último desafío de ofrecer asilo a Edward Snowden.

Cristina con Evo

Frente a la tremenda ofensa sufrida por su amigo, Cristina Fernández de Kirchner tuvo una reacción muy positiva. Se la podría calificar como extraordinaria, si se la compara con la mucho menos efusiva de Dilma Rousseff, con quien suele combinar posiciones internacionales.

Dilma se quedó en Brasilia, haciendo algunos deberes donde estaba muy atrasada y la gente en las calles se lo había hecho saber. Cristina en cambio, que se desayunó unas horas más tarde de lo sucedido con el amigo boliviano (imperdonable retraso de sus asesores y secretarios, que estaban sintonizando otro canal...), tomó decisiones solidarias.

Primero largó 15 tuits, que anteayer Página/12 puso en su tapa, donde admitía que había sido Rafael Correa quien la "despertó" de las novedades. Luego habló en la toma de posesión de los nuevos jefes de las FFAA y denunció lo actuado por la "Vieja Europa", cargando las tintas contra un colonialismo que perdura en contra de los latinoamericanos. Se hizo cargo de la ofensa cometida contra Bolivia, calificándola como un acto contrario a toda esta región.

Y luego hizo la maleta y viajó de apuro a Cochabamba, a sabiendas de que la reunión de UNASUR estaba raleada por la borratina de los colegas más derechosos. Ni Piñera ni Santos ni Humala se dejaron ver por el estadio Coliseo de la Coronilla. Ella sí, interpelando a los autores de la maniobra contra Evo: "quiero solicitarles muy serena, pero muy seriamente, a quienes han violado el derecho internacional que subsanen esto y se hagan cargo de los errores cometidos, que pidan perdón por lo que han hecho".

CFK apoyó al agredido y se puso en su exacto lugar, un sitio peligroso por la falta de escrúpulos de las potencias europeas y su socio mayor estadounidense. Otros faltaron a la cita...

Imperio aislado

Cuando el Tango-01 llegó a Bolivia, aterrizaba en el campo del ALBA, aún cuando no lo supiera o cuando luego quisiera decolar en busca de otros hangares más primermundistas.

No es la primera vez que Argentina se ubica en ese sitio tercermundista tan mal visto por la Casa Blanca. Ya en los serios encontronazos de ese centro de poder mundial con Hugo Chávez, y luego de la muerte de éste, cuando las polémicas elecciones que dieron la justa victoria a Nicolás Maduro, la mandataria argentina tuvo una muy buena actitud política.

Debe haber sido por eso que Barack Obama nunca la invitó al Salón Oval, ni tampoco puso sus mocasines en la Casa Rosada, en sus pocas giras latinoamericanas. En este caso se suele votar con los pies...

Tomando de criterio esos diferendos con las grandes potencias, la oposición conservadora y antidemocrática, así como los medios hegemónicos de comunicación, inventaron aquí la muletilla de que "Argentina está aislada del mundo".

Todo es según el cristal con que se mire. En esta semana el Movimiento de Países No Alineados tratará el pedido boliviano de apoyo a su presidente y de repudio a las potencias que pusieron en riesgo su vida. Allí militan 120 de los 193 países de la ONU y si todo sale como se supone, los agresores de Morales quedarán escrachados como imperiales que son. ¿Quién es el aislado entonces? ¿Evo Morales o Barack Obama? ¿Los aliados del aymara o los socios del imperio?

Argentina, un poco, no tanto

¿Dónde aparecen los límites de esa positiva política exterior kirchnerista? En que el gobierno comenzado en mayo de 2003 ha reiterado que su modelo de país es un capitalismo serio, productivo, con inclusión social.

Y coherente con esas aspiraciones, tiene como objetivo prioritario lograr acuerdos con los principales grupos económicos y bancos, tanto de los más concentrados de las empresas locales como las multinacionales. Incluso aquellas que arrastran la peor de las famas en cuanto a su condición de explotadoras -caso Wal Mart- o de contaminación -como Monsanto- han contando con el favor oficial.

Por esas razones el país no es parte del ALBA sino del Mercosur, donde hasta ahora, cuando se produjo la incorporación tardía de Venezuela, la línea predominante era la de la alianza de Argentina y Brasil. Y la dupla oscila, bamboleándose entre aquél bloque más antiimperialista y su participación en el G-20, donde se tutea con las grandes potencias. La próxima cita de ese club primermundista será el 5 y 6 de setiembre en San Petersburgo, Rusia.

Y por más que el mundo de la política sea flexible y cambiante, llega un momento en que se debe optar. Se está con el polo tercermundista fundado en 2004 por Chávez y Fidel Castro, con el honor y los riesgos que eso implica, o se preserva un asiento en el lobby donde los imperios toman las decisiones, como si pertenecer a este elenco fuera un certificado de calidad. Esta última opción es lamentable, pero en esta época de crisis es aún mucho peor.

Chau Vilma

Esa contradicción en la política exterior suele manifestarse a raíz de Malvinas. El Tercer Mundo es muy enfático en el apoyo a los reclamos argentinos de soberanía, desconocidos por el Reino Unido. Cuando Héctor Timerman habla en un foro internacional y enfila los cañones contra Londres, las naciones amigas hacen cola para dar solidaridad.

La última vez fue en Viena, cuando el canciller habló sobre en una reunión sobre seguridad nuclear y cuestionó los planes armamentistas británicos, quienes podrían haber introducido armas nucleares en el Atlántico Sur.

Cuando esas contradicciones se ponen al rojo vivo, las potencias suelen arropar a la corona británica, como socios de la OTAN que son, con la superpotencia apoyando la usurpación.

Esos cuestionamientos de ciertos aspectos de la dominación imperial, pero sin llegar al antiimperialismo del ALBA, han sido hasta aquí un rasgo muy típico del justicialismo. Idas y venidas, terceras posiciones, etc.

Un ejemplo muy reciente de esa contradicción andante se vio el 4 de julio. Mientras la presidenta viajaba a Bolivia con ese mensaje solidario con el dueño de casa, su secretario de Comercio Guillermo Moreno se retrataba muy sonriente en el Palacio Bosch, sede de la embajadora norteamericana Vilma Martínez.

La diplomática celebraba con 500 políticos, empresarios y demás amigos de la casa, Moreno incluido, el Día de la Independencia. Como se estaba despidiendo de Buenos Aires, bajó línea de que este era un país "complicado", aunque no detalló los varios entredichos de la relación bilateral.

Eso sí, hizo propaganda de la supuesta ayuda norteamericana a Argentina, por ser el cuarto comprador, el tercer proveedor y el primer inversor, lo que da como resultado -supuestamente beneficioso- un conjunto de empresas con 170.000 empleos.

Esa es la propaganda engañosa del imperio, como la de las potencias coloniales de ayer, presentando el rostro bondadoso de la dominación y saqueo. Bolivia con la plata de Potosí y Argentina con Malvinas tienen amargos sufrimientos como para no caer en la trampa.

La cancillería argentina lamentablemente condecoró a la embajadora Martínez. Muchos argentinos, a diferencia de los elogios de Moreno a su gestión, le habrían dicho "Chau Vilma, no vuelvas más".

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Boletín informativo de CORREPI

Como en Brasil, pero sin protestas y en todo el país / Sobreseyeron a un trabajador… y al Proyecto X / “Una excursión de pesca” / Armas “no letales”: el viejo-nuevo cuento para la política represiva del Estado / Cuarto plenario del Encuentro Nacional Antirrepresivo.
.

Como en Brasil, pero sin protestas y en todo el país
Sin las protestas que hay en Brasil, la represión de las fuerzas de seguridad de nuestro país, asesinaron a nueve personas en los últimos diez días, la misma cantidad que en las revueltas del país vecino.
Cristian Sebastián Molina fue detenido por la policía de la comisaría 15ª de Tunuyán, provincia de Mendoza, y a las pocas horas apareció colgado de los barrotes de la celda de la comisaría. En Rosario, una policía federal asesinó a un chico de 17 años que, según ella, intentó robarla, pero que no estaba siquiera armado y recibió varios impactos de bala. En Neuquén, un policía provincial disparó 14 balas para asesinar a un integrante del servicio penitenciario de la misma provincia, porque supuestamente tenía relaciones con su mujer.
Además de estos casos, los medios divulgaron una gran cantidad de hechos, en los que las fuerzas represivas asesinaron a diferentes personas que se encontraban en situaciones realmente inverosímiles. Por supuesto, la prensa se limitó a copiar el texto de la fuente policial sin siquiera investigar un poco la certeza de lo informado. Así, informó que la policía federal asesinó a un supuesto ladrón, en Barracas, ciudad de Buenos Aires, que intentó fugarse en bicicleta disparando un arma. Es decir, que mientras intentaba pedalear a una velocidad suficiente como para escaparse de los policías que estaban a bordo de un patrullero, tuvo la habilidad para mantener el equilibrio y disparar, dominando la retrocarga de cada supuesto disparo. En La Plata, provincia de Buenos Aires, una policía asesinó, en la puerta de su casa, a un hombre desarmado que, según ella, había intentado entrar por la fuerza. En la localidad de Mariano Acosta, provincia de Buenos Aires, dos policías, uno retirado y otro en actividad, padre e hijo, asesinaron a dos supuestos ladrones que habrían intentado asaltar un lubricentro atendido por los primeros. La policía sostiene que ambos ladrones tenían dos armas. Sin embargo, los únicos que recibieron disparos fueron estos últimos y no consta que hayan disparado ni una sola vez.
Un policía de la Metropolitana asesinó a un chico de 17 años, de nombre Omar Ariel Ruiz, en la localidad de Florencio Varela. El metropolitano sostuvo que el pibe, junto con otro, intentó robarle; que se identificó como policía; que dio la voz de alto; que éstos le dispararon y que él respondió los disparos. Así las cosas, Omar ¡quedó tendido a100 metros del lugar y con una réplica de revolver a su lado! Convenientemente, en una casa cercana “encontraron” un arma tirada con dos vainas servidas.
En la localidad bonaerense de Villa Centenario, un policía provincial asesinó a otro supuesto ladrón (un cómplice se habría dado a la fuga) que habría intentado robarle el auto. Como en los casos anteriores, los supuestos ladrones estaban armados pero el policía salió ileso.
Cuando leemos todas estas crónicas de historias inverosímiles, siempre nos viene a la memoria, el artículo que Rodolfo Walsh escribió en 1968, sobre “La secta del gatillo alegre”. Ante los “suicidados” en cárceles y comisarías, decía Walsh, hace ya 45 años: “la melancolía que inspiran las altas paredes de una celda fomenta negras ideas en los jóvenes débiles de espíritu… Otro factor deprimente que acaso contribuya a la ola de suicidios en tales calabozos son las inscripciones que dejan los torturados.”. Ante cada hecho en el que asesinan a algún familiar o conocido, Walsh también nos recuerda que la vocación de violencia de los policías no se agota con el gatillo fácil o la tortura, “sus conflictos personales y aun sus pequeños incidentes cotidianos suelen resolverse por la vía del ‘arma reglamentaria’”. Lo mismo nos ocurre con la profusión de casos en que los policías dicen “enfrentarse” con los delincuentes, y siempre salen ilesos mientras que los supuestos ladrones mueren. Hace 45 años esto también llamaba la atención al autor del artículo, que irónicamente escribía: “En los tres primeros meses de 1968, la Policía bonaerense mató en tiroteo a diez delincuentes, o presuntos delincuentes, sufriendo por su parte una sola baja. Este rendimiento de diez a uno es único en el mundo…”. La misma suerte corre la crónica policial, que desde aquella época, “registra media docena de historias que pueden tomarse de modelo”. Son las que estuvimos repasando más arriba.
Policías mendocinos, neuquinos, bonaerenses, federales, metropolitanos, asesinaron igual que en Brasil pero sin protestas. Los medios de comunicación, como siempre, les cubren la espalda.

Sobreseyeron a un trabajador… y al Proyecto X
Los días 5 y 12 de abril de 2011, los trabajadores del Frigorífico Rioplatense realizaron sendos cortes en la ruta Panamericana como consecuencia de un conflicto laboral que sostenían con la patronal. Se trataba de un conflicto de vieja data, por salario y condiciones laborales, que se había intensificado a partir de la actitud de la empresa, que se negaba a negociar con los trabajadores.
En esos cortes, intervino la gendarmería seleccionando arbitrariamente, de entre los cientos de trabajadores que participaron, a los integrantes del cuerpo de delegados del frigorífico, con la finalidad de armarles causas penales. Para realizar esta tarea se valieron de dos herramientas: la base de datos que tiene esa fuerza en Campo de Mayo, conocida como Proyecto X, y los informes de la empresa, que completaron los datos personales de los delegados.
De esos cortes se desprendieron dos causas. Una de ellas, contra uno de los delegados, Carlos Zerrizuela. La otra, contra el resto de los representantes gremiales. Tan burdo fue el armado de esta segunda causa que, de todas las fotografías que tomaron, sólo pudieron identificar a un compañero, y sólo contra él sigue abierto el proceso. La primera causa, contra Carlos Zerrizuela, avanzó meteóricamente, y, desde mediados de 2012, se encontraba en el juzgado federal de San Isidro, a cargo de la jueza Sandra Arroyo Salgado, a la espera de juicio oral.
Desde CORREPI, luego de asumir la defensa política y técnica de todos los delegados, planteamos la nulidad de la causa elevada a juicio, porque Carlos había sido seleccionado, mediante el uso de tareas de inteligencia, por ser un delegado clasista conocido y referenciado por sus compañeros de trabajo. Para entonces, los compañeros de la comisión interna del frigorífico, con nuestro patrocinio, habían sido reconocidos como querellantes en la causa por espionaje contra la Gendarmería Nacional.
El planteo de nulidad lo hicimos el año pasado. La jueza estuvo casi un año para resolverlo, alargando el proceso para evitar pronunciarse y, así, no emitir opinión sobre las tareas de inteligencia. Por otra parte, tenía en claro que si rechazaba nuestro pedido y realizaba el juicio oral, el principal enjuiciado no iba a ser Carlos Zerrizuela, sino el Proyecto X.
Por ello, tuvo que dar todo un rodeo. Dictó el sobreseimiento de Carlos Zerrizuela, cerrando de esta manera la causa y evitando el juicio oral, pero sin pronunciarse sobre el espionaje de Gendarmería. Para esto, tuvo que desarrollar un razonamiento que parece una broma, pero que revela cuál es la verdadera función del aparato represivo estatal. El núcleo de la resolución es el siguiente: como los cortes de ruta ocurren habitualmente, y hay oportunidades en que la policía nos los reprime, esto puede llevar a la convicción, por parte de los que cortan, de que se trata de una “conducta legítima”. Por tanto, Carlos no habría comprendido que el corte era, según la jueza, ilegal.
El razonamiento implícitamente admite que la represión tiene por finalidad aleccionar, educar, a quienes luchan por mejorar sus condiciones materiales de vida, aun cuando las leyes digan que esa lucha es ilegal. Como los antiguos maestros, para la jueza la letra con sangre entra.
Esto además nos muestra hasta qué extremo pueden llegar los jueces cuando deben sacarse de encima una causa que les quema las manos, por el eventual costo político a pagar. En este caso, la decisión de no pronunciarse sobre las tareas de inteligencia realizadas por una fuerza que depende del gobierno nacional, forzó el reconocimiento de la finalidad social de la represión estatal. Se podría decir que la traicionó el inconsciente.
Lo cierto es que, si en este caso sobreseyeron al compañero Zerrizuela, fue por la intensa campaña de lucha y denuncia, desarrollada contra quienes armaron la causa y realizan labores de espionaje en las organizaciones populares y en las comisiones internas clasistas.

“Una excursión de pesca”
Con esta frase, el juez federal Lijo volvió a rechazar el pedido de ser tenidos por querellantes de las organizaciones que impulsamos la investigación sobre Gerardo Martínez, por su accionar como Personal Civil de Inteligencia del Batallón de Inteligencia 601, durante la dictadura.
Una vez más, a pesar que la Cámara le ordenó en el mes de febrero que, una vez adjuntado los estatutos de las organizaciones, debía proveer las querellas, Lijo hizo de cuenta que nunca existió dicha resolución, a partir de la idea de que “no se ha imputado delito alguno”, lo que anticipa un inminente nuevo intento de archivo, como el que impedimos en diciembre de 2012.
Todo esto, a pesar que el mismo juez dijo, el 18 de diciembre de 2007, en la causa sobre el Batallón 601, que: “En el marco descripto, las funciones de los PCI (Personal Civil de Inteligencia) del Ejército consistían en clasificar y ordenar los informes remitidos al Batallón 601 por las unidades de inteligencia de todo el país. Con esta información clasificada, se determinaban los objetivos o “blancos”, como se denominaba a quienes serían luego secuestrados por los Grupos de Tareas, sometidos a torturas en los Centros Clandestinos de Detención para luego, en la mayoría de los casos desaparecerlos”.
Lijo no tuvo problemas en cosechar “porotos progres” en la causa del Batallón 601 condenando a 25 años al descartable de Cristino Nicolaides, pero no está dispuesto a siquiera abrir la investigación contra el burócrata de Gerardo Martínez, al que aún no se le ha colgado el cartel de “desechable”. Como siempre, casi nada depende de los “buenos/malos vientos” que corren por los pasillos de los tribunales. Será la movilización, la lucha y organización de quienes pelean contra la impunidad de ayer y de hoy, contra los uniformados y contra los “civiles”, la que podrá hacer avanzar la causa y torcer la voluntad de un juez que ha decidido hacer lo posible y un poco más para dejar escapar al “pez gordo”.

Armas “no letales”: el viejo-nuevo cuento para la política represiva del Estado
Hace dos semanas, el capitán Roberto Lezcano asesinó al hincha de Lanús, Daniel Jerez, mediante un disparo de bala de goma a corta distancia.
Ricardo Casal, Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, “sagazmente”, decidió que la policía bonaerense no usaría más balas de goma, dado que si bien son consideradas como no letales, a corta distancia no lo son.
El debate “armas letales vs no letales” quedó flotando en el aire una vez más. Debate falaz si los hay. En primer lugar, sean del tipo que sean, las armas letales o no, son utilizadas por el Estado, siempre para la misma función: reprimir a los perjudicados por el orden existente, y por ende potenciales cuestionadores, y a aquellos que ya se organizan y luchan en su contra.
En segundo lugar, quedó claro, para quien lo quiera ver, que hablar de “armas no letales” es un simple eufemismo. José Poblete le hundió el cráneo al docente Carlos Fuentealba mediante el disparo de una “no letal” granada de gas lacrimógeno.
Cuando desde el Estado nos hablan de cambiar las armas letales por las no letales, proponen, por ejemplo, las pistolas de descargas eléctricas (picanas portátiles) tipo Taser. A contrapelo de su propagandizado carácter “no letal”, entre 2001 y 2010, las Taser causaron la muerte de 500 personas en EEUU.
Fue grande el escándalo mediático cuando Macri las propuso para la Policía Metropolitana, hasta que fueron prohibidas judicialmente. Pero nadie se queja de que sean utilizadas por los cuerpos especiales de las policías Federal (GEOF), de Buenos Aires (Halcón), Mendoza (GES), Santa Fe (TOE) y Eter de Córdoba. En abril de este año, el intendente de Las Heras, Teodoro Caminos, representante del kirchnerismo local, creó su propia policía municipal y las dotó de Taser. Ante el cuestionamiento dijo “las picanas no matan”. No claro, solas no matan a nadie, salvo cuando algún representante del aparato represivo las usa para represaliar.
Por su parte, el Pentágono estadounidense viene llevando la delantera en el desarrollo de las llamadas “armas no letales”. Uno de los proyectos más conocidos es el cañón LRAD, un dispositivo acústico de largo alcance. Esta arma puede usarse contra muchedumbres, pero las ondas sonoras también pueden dirigirse contra una persona bien determinada. La eficacia de este cañón puede apreciarse en las escenas del 7 de noviembre de 2007, en Tiflis, que muestran cómo fue dispersada allí la manifestación.
Otro proyecto norteamericano es un sistema de neutralización activa, (Active Denial System), que consiste en un potente irradiador de ondas medias. Los voluntarios en los que fue experimentada esta arma “no mortal” explicaban que sentían dolor y el deseo reflexivo de escapar inmediatamente del lugar de su acción.
Investigaciones médicas afirman que la aplicación de estos medios puede llevar al surgimiento de quemaduras y de heridas, a disfunciones agudas de sistemas orgánicos, y, en caso de una influencia prolongada, a enfermedades crónicas y al cáncer.
Entonces ¿armas no letales? Nada nuevo, simple juego de palabras, para legitimar, una vez más, la represión del Estado.

Cuarto plenario del Encuentro Nacional Antirrepresivo
Los días 21 y 22 de junio se realizó, en Mar del Plata, la cuarta reunión plenaria del ENA (Encuentro Nacional Antirrepresivo). A las organizaciones que ya lo integraban (Sociedad de Resistencia, Mendoza; Coordinadora Antirrepresiva de Córdoba; AGARRE -Acción Grupal AntiRRepresiva - Comodoro Rivadavia, Chubut; CORREPI - Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, Buenos Aires; Colectivo de Militantes por los DDHH de El Bolsón, Río Negro; FAM - Frente Antirrepresivo de Mar del Plata, Buenos Aires; CADH -Comisión Antirrepresiva y por los Derechos Humanos de Rosario, Santa Fe y COPODH – Colectivo Popular por los DDHH, Buenos Aires) se sumaron la Coordinadora Antirrepresiva del Oeste (GBA); OTOÑO (Cipoletti, Río Negro) y Coordinadora Norpatagónica contra la Violencia Institucional (Choele Choel, Río Negro).
Durante el primer día hicimos un repaso de la situación represiva a nivel nacional y regional y de cómo se vienen profundizando día a día las políticas específicas (engrosamiento del aparato represivo, gatillo fácil, desapariciones, torturas, represión tercerizada, criminalización de las luchas, presos políticos, situación carcelaria, etc.), y un balance del desarrollo y crecimiento del ENA desde la última reunión general en Córdoba.
Dedicamos el sábado a discutir y resolver nuestro plan de acción común para denunciar y golpear la política represiva, ratificando que LA REPRESIÓN ES POLITICA DE ESTADO. Luego se realizó una charla abierta con intervención de todas las organizaciones, y cerramos con una concurrida peña. Destacamos la excelente organización y la habitual hospitalidad de los compañeros del FAM, que garantizaron la realización del Encuentro.
La próxima reunión plenaria será en Rosario, en el fin de semana largo de octubre, con la CADH como anfitriones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El derecho de soñar

Eduardo Galeano (APE)

¿Qué tal si deliramos por un ratito?

¿Qué tal si clavamos los ojos más allá de la infamia para adivinar otro mundo posible?

El aire estará limpio de todo veneno que no provenga de los miedos humanos y de las humanas pasiones.

En las calles los automóviles serán aplastados por los perros.

La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por el ordenador, ni será comprada por el supermercado, ni será tampoco mirada por el televisor.

El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia y será tratado como la plancha o el lavarropas.

Se incorporará a los códigos penales el delito de estupidez que cometen quienes viven por tener o por ganar, en vez de vivir por vivir no más, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega.

En ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar sino los que quieran cumplirlo.

Nadie vivirá para trabajar pero todos trabajaremos para vivir.

Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas.

Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas.

Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos.

Los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas.

La solemnidad se dejará de creer que es una virtud, y nadie nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo.

La muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero.

La comida no será una mercancía ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos.

Nadie morirá de hambre porque nadie morirá de indigestión.

Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura porque no habrá niños de la calle.

Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero porque no habrá niños ricos.

La educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla y la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla.

La justicia y la libertad, hermanas siamesas, condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda.

En Argentina las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria.

La Santa Madre Iglesia corregirá algunas erratas de las tablas de Moisés y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo.

La Iglesia también dictará otro mandamiento que se le había olvidado a Dios, “amarás a la Naturaleza de la que formas parte”.

Serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma.

Los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados porque ellos se desesperaron de tanto esperar y ellos se perdieron por tanto buscar.

Seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de belleza y voluntad de justicia, hayan nacido cuando hayan nacido y hayan vivido donde hayan vivido, sin que importe ni un poquito las fronteras del mapa ni del tiempo.

Seremos imperfectos porque la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses.

Pero en este mundo, en este mundo chambón y jodido seremos capaces de vivir cada día como si fuera el primero y cada noche como si fuera la última.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Félix Díaz: “¿De qué derechos humanos hablamos cuando somos ignorados?”

Liliana Giambelluca (AGENCIA WALSH)

Se realizó este miércoles la última ronda de los pueblos originarios en Plaza de Mayo. Se leyó un pronunciamiento titulado “La Presidenta, una vez más mintió a los Pueblos Originarios”. Luego las comunidades marcharon hacia el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), donde se encuentran miembros de la comunidad Tuwun Kupalmeo Maliqueo. Mensaje de Félix Díaz a sus hermanos mapuches.

Este miércoles se cumplió el plazo previsto para que la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, reciba a los pueblos originarios según la audiencia solicitada el 6 de junio. “Como respuesta sólo el silencio, la indiferencia, la descalificación a manos de sus funcionarios. Ni siquiera el llamado del Papa a dialogar la ha conmovido”, dice el pronunciamiento leído en Plaza de Mayo por Ofelia Morales y Sisquito Flores. (Ver más adelante el texto completo: “La Presidenta, una vez más mintió a los Pueblos Originarios”)

Acompañaron la ronda representantes del Servicio Paz y Justicia (Serpaj), de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) Nacional, APDH La Matanza, las agrupaciones Resistencia Qom y Aymuray, y ciudadanos que apoyan la causa indígena.

Encabezaron la columna el qarashe qom formoseño Félix Díaz, su esposa Amanda Asijak y dos de sus hijos, Ofelia Morales (qom de Rosario), Sandra Ceballos (abogada kolla de Jujuy), Roberto Aramayo (diaguita salteño), Nilo Cayuqueo (mapuche de la ciudad de Los Toldos), Miguel Ángel Saulo (cacique tehuelche de Santa Cruz), Sisquito Flores (kolla de Jujuy), Rubén Curricoy (mapuche de Bariloche), José Cuenca Cruz (de la nación quechua-aymara), Benito Espíndola (abogado diaguita calchaquí, provincia de Buenos Aires), Ashkco Iana y Jorge Acuña (quichuas del Chaco), entre otros.

Tras la ronda, Roberto Aramayo abrió el acto y dijo que también se estaban realizando manifestaciones de originarios en el Chaco, Pampa del Indio, Santa Fe, La Pampa, Tucumán, Río Negro, Santa Cruz, Mar del Plata, Bahía Blanca, Bolívar, Olavarría, Córdoba y Posadas.

“Esta lucha no va a parar”

Félix Díaz agradeció a la Presidenta de la Nación “por darnos esta fortaleza de seguir esperando que nos convoque a un diálogo y porque hace más visibles nuestros derechos violados. Nosotros no despreciamos a nadie pero el Estado argentino menosprecia la fuerza indígena”.

Dijo que “ya es momento” de terminar con “los atropellos a los derechos humanos de los pueblos originarios del país” y de “generar un cambio, no un cambio político partidario, sino de vida”.

Comparó la pérdida de autonomía de las palomas de la plaza con la de los aborígenes. Dijo que a estas aves de ciudad “las sacaron de su naturaleza y ahora dependen de la migaja y de la generosidad de la gente”. Preguntó “¿qué pasaría si ocurriese un desastre natural y las personas que comparten su amor por estas palomas no puedan salir de sus hogares? Estas aves se morirán de hambre sin el amor de la gente. No queremos que nos pase eso. Queremos una vida digna, ser autónomos y demostrar nuestra capacidad”.

Luego recordó los inicios de la lucha de su comunidad en julio de 2010, en la ruta nacional 86. “Fuimos expulsados de nuestro territorio, la policía de Formosa quemó nuestras pequeñas casas, nuestros documento de identidad, mataron a un hermano y el hermano Samuel Garcete está en sillas de ruedas y no tiene asistencia médica. ¿De qué derechos humanos hablamos cuando somos ignorados?”

“Hemos llegado hasta el Vaticano buscando justicia, pero la justicia no está allí. Queremos ir a la Casa Rosada, pero tampoco se encuentra allí la justicia. Acudimos a los poderes judiciales, pero tampoco están nuestros derechos. ¿Dónde están esos derechos? Hoy estamos acá para exigir su cumplimiento”, remarcó.

Dijo que cada uno regresará a su comunidad, donde los esperan los ancianos que tenían “mucha esperanza que seamos escuchados, pero sólo llevaremos el mensaje de la resistencia”. No obstante, “esta lucha no va a parar, esté o no esté yo al frente, porque muchos jóvenes están entendiendo que la lucha no se cambia por dinero, que los territorios no tienen precio y que ahí está la vida de nuestros ancestros”.

Finalmente agradeció el acompañamiento de los presentes y de Adolfo Pérez Esquivel, Pablo Pimentel, Aldo Echegoyen, Mirta Baravalle, Nora de Cortiñas y Elia Espen (Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora). Dijo que admiraba a “esas Madres valientes” y que los pueblos originarios siguen “las huellas de su lucha”.

“Nuestros desaparecidos hoy estarían acá presentes”

A continuación Mirta Baravalle consideró que “nuestros desaparecidos hoy estarían acá presentes”. Recordó que a su hija Ana María “le preocupada llegar al pueblo para que supieran cuáles eran sus derechos”, porque ‘en treinta años el país va a estar en manos de tres o cuatro familias que serán propietarias de todo nuestro territorio’, me decía”.

“Mientras escuchaba a Félix pensaba, y con alegría, ¿cómo reaccionaría mi hija ahora que las comunidades salen a defender sus tierras, sus derechos y a exigir esa justicia que se les niega desde hace siglos?”, agregó.

“No hemos reivindicado a miles de hermanos indígenas asesinados”

Ofelia Morales dijo “Somos tolerantes. No somos salvajes, ¿por qué no nos sentamos a entablar un diálogo serio?”. Agregó que “los legisladores escriben y aprueban leyes y luego las olvidan. El Poder Ejecutivo también las aprueba, ¿por qué no las cumplen?”.

Consideró que “las Madres piden justicia por sus 30 mil desaparecidos y nosotros todavía no hemos reivindicado a miles de hermanos indígenas asesinados”.

Luego hablaron Pablo Pimentel, Nilo Cayuqueo, Benito Espíndola, José Cuenca Cruz y Sandra Ceballos.

“La Presidenta, una vez más mintió a los Pueblos Originarios”

Los Pueblos que protagonizamos la Cumbre de Pueblos y Organizaciones Indígenas de Argentina, acompañadosde los organismos de Derechos Humanos y del Premio Nobel de la Paz, hemos solicitado reiteradas veces UN ESPACIO DE DIÁLOGO con la Presidenta Cristina Kirchner. Hemos documentado las razones y la urgencia de tomar medidas urgentes ante nuestras culturas amenazadas y territorios empobrecidos.

ELLA NOS PIDIÓ 20 DÍAS para brindar respuesta. Esta semana se cumplió dicho plazo y como respuesta sólo el silencio, la indiferencia, la descalificación a manos de sus funcionarios. Ni siquiera el llamado del Papa a dialogar la ha conmovido. La ansiedad y angustia de los tiempos preelectorales es lo único que la ocupa y la angustia y ansiedad de nuestras familias por el avance de topadoras, pozos petroleros, desplazamientos de nuestros territorios o desalojos violentos, no es de su interés.

Una vez más nos MINTIÓ. Nosotros somos pueblos tolerantes. 200 años de estado colonial y de espera lo demuestra. Pero somos por sobre todo Pueblos DIGNOS. Y el diálogo no es un favor, ni se consigue como un clamor. Por eso regresamos a nuestros territorios y allí ESPERAREMOS EL LLAMADO DE LA PRESIDENTA que demuestre que el discurso que escuchamos por cadena no es una farsa

No será una espera pasiva. Nos organizamos para estar el próximo mes en UNA CONVOCATORIA A TODOS LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DEL PAIS. Incluso, a quienes adhieren al gobierno. Es mucho lo que nos une a las organizaciones hermanas, y los derechos que demandamos, también esas organizaciones las comparten. Por eso, tarde o temprano estaremos unidos en un solo frente. Nosotros NO SOMOS OPOSICIÓN, pero no podemos adherir a quien nos niega y nos ata de manos ante el abuso de las multinacionales. Eso ocurre cuando no regulariza nuestros territorios o no reglamenta el derecho a la Consulta.

Todo lo que haremos próximamente es camino a una GRAN MOVILIZACIÓN QUE HAREMOS EL 11 DE OCTUBRE EN PLAZA DE MAYO, donde vamos a convocar a todos aquellos que creen en la Paz, es decir, en la erradicación de la pobreza, del racismo, de la discriminación que son los flagelos que hoy aquejan a nuestros territorios.

Continuamos nuestra lucha, con la alegría y esperanza de haber recibido la solidaridad de la sociedad porteña, de las organizaciones sociales, de los organismo de DDHH, de los gremios comprometidos con la diversidad cultural, de los jóvenes estudiantes, de los grupos que reivindican la diversidad de género, en definitiva, NO HAY SECTOR ORGANIZADO QUE NO COMPARTA NUESTRO GRITO de lucha, de justicia histórica, de reparación.

Finalmente hacemos un llamado a todos los sectores de la sociedad argentina que no compartan lo injusto de este modelo extractivista, a unirse a debatir la refundación de este estado al cual consideramos que ha cumplido un ciclo y que ha quedado demostrado que esta democracia no es suficiente para crear una sociedad más justa, plural, igualitaria, que responda a la necesidad de instaurar justicia social y la de proteger todas las vidas para la generaciones venideras.

¡¡Jallalla – Marici Weu – Yasurupai – Takiñiwe – Muranta – Kamichingon!!

Cumbre Nacional de Pueblos y Organizaciones Indígenas de Argentina

Mensaje de Félix Díaz a sus hermanos mapuches que se encuentran en el INAI

Al finalizar el acto de la última ronda de pueblos originarios en Plaza de Mayo, se marchó hacia el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), en el barrio de Once, donde un grupo de mapuches de la comunidad Tuwun Kupalmeo Maliqueo del Distrito de Zapala, reclaman desde el 24 de junio la personería jurídica comunitaria.

En el edificio se encontraban reunidos autoridades del INAI con los referentes mapuches, acompañados por los garantes del diálogo, Nora de Cortiñas (Madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora) y Pablo Pimentel (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza). (Ver último comunicado de la comunidad en nota aparte).

Desde la calle, el qarashe Félix Díaz les dirigió el siguiente mensaje a sus hermanos mapuches:

“Sabemos que este padecimiento no es nuevo para nosotros porque históricamente el Estado se encarga de silenciar nuestra voz. Como pueblo qom, como pueblo indígena estamos con ustedes, hermanos. No aflojen. Seguro que nos van a denunciar porque somos los malos; sin embargo, el Estado nacional no se hace cargo del problema que ustedes tienen, al igual que con nosotros en Formosa. Por eso les animamos hermanos a que tengan mucha fuerza. Sepan que no están solos. Estamos con ustedes.

Los pueblos originarios de la Argentina estamos molestos con esta política destructiva hacia los pueblos originarios. No tenemos derecho de exigir que se apliquen los derechos constitucionales que nos favorecen.

El Instituto Nacional de Asuntos Indígenas tendría que estar resolviendo el problema y no lo hace porque saben que le estamos tocando los intereses de este patronato. El INAI no es el representante de los pueblos originarios, es un patronato que quiere mantener el beneficio de sus empleados.

Por eso estamos con ustedes, porque nosotros no dependemos de nadie. Queremos vivir en libertad y con dignidad. Queremos que los territorios estén en nuestras manos y que los pueblos indígenas administremos los recursos naturales y nuestras propias organizaciones.

Sé que la situación es muy difícil, pero recuerden siempre que es la vida que hemos vivido históricamente y nuestros ancestros reclaman justicia. Ustedes están ahí porque los ancestros nos piden que hagamos este esfuerzo para encontrar la dignidad de los pueblos indígenas.

Mucha fuerza, hermanos. Estamos con ustedes y ustedes están con nosotros en cada corazón. Les deseamos mucha fuerza y que sigan dignificando la lucha de los pueblos indígenas.

¡Jallalla hermanos! ¡Marichi weu!”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.