viernes, 19 de julio de 2013

“Gatopardismo” chileno concluye que el país “regala” su cobre a Luksic y transnacionales

Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

“Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie” (GT Lampedusa, El Gatopardo, editorial Feltrinelli 1958).

Los sectores empresariales más lúcidos formulan hoy lo que parece una insólita critica a la generosa política tributaria sobre el cobre implantada por los últimos gobiernos “democráticos” chilenos. La baja tributación que grava a la gran minería cuprera enriqueció al grupo local Luksic (fortuna de 14.400 millones de dólares, según Forbes 2013) y a grandes transnacionales como Anglo American, Barrick y otras, mientras crece la demanda de nacionalización levantada por los estudiantes, compartida por la mayoría de la sociedad chilena y casi todos los candidatos presidenciales que abogan por mejores condiciones de vida para el grueso de la población, principalmente en salud, educación, previsión social, salarios dignos, etcétera.

El Diario Financiero difundió hoy que en 2012 Chile percibió 2,49 mil millones de dólares menos que en 2011 por tributación de la gran minería transnacional del cobre, según cifras de la institución oficial denominada Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), mientras un análisis de la consultora internacional GMP Securities, reseñado en el mismo periódico empresarial, concluye que este país “tiene el régimen fiscal menos exigente del mundo para las grandes (compañías) mineras de cobre”.

En 2011, las transnacionales del cobre tributaron 2.494,4 millones de dólares más que los 8.358,5 millones recaudados por el Estado en 2012. Este 23% menos de tributación atañe a todos los gravámenes al sector minero, incluido el impuesto sobre la renta que pagan todas las empresas de cualquier naturaleza que en este país declaran ganancias. Las mineras pagan un impuesto sobre la renta de 28% y un denominado “royalty” minero, de reciente data, que varía del 5% al 14% del margen que deja la explotación. El “royalty” es la única compensación al país por la depredación del recurso natural no renovable.

La consultora internacional GMP Securities, que goza de cierto prestigio en el mundo empresarial, afirmó que Chile “podría implementar fácilmente impuestos más onerosos para las mineras”. El país que tiene la producción de cobre más alta del mundo, percibe sólo el 28% de los beneficios brutos de las grandes mineras cupríferas, en comparación con el 51% de beneficios que pagan al Estado las mineras en Polonia, el 46% en Arizona, EEUU, y el 39% en Perú. “Chile tiene el régimen fiscal menos exigente del mundo para las grandes mineras de cobre y podría implementar fácilmente impuestos más onerosos para las mineras”, dijo Matthew Fernley, principal analista de minería de GMP.

“Si los precios del cobre comienzan a aumentar, creo que Chile estaría sin dudas en condiciones de implantar un impuesto a las sobre-ganancias de las mineras”, añadió Fernley. Indicó que, en comparación a otros países mineros, Chile “está dejando mucho dinero sobre la mesa”. Naciones que recientemente emergieron como productoras de cobre son todavía más estrictas en sus gravámenes a la gran minería cuprífera, como Mongolia y Kazajstán, que perciben, respectivamente, hasta 71% y 44% de los beneficios brutos de las cupreras, dijo el informe GMP.

Mientras Chile está sumergido en una profunda incertidumbre política tras el fracaso de 40 años del modelo neoliberal –y justo ayer la derecha gobernante perdió a su candidato presidencial UDI Pablo Longueira, por estar enfermo de “depresión endógena”-, todos los sectores políticos que han gobernado este país, y sus mandantes del gran capital, están coincidiendo con el célebre novelista italiano Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957), autor de El Gatopardo: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”. Allende ya había nacionalizado el cobre en julio de 1971, pero fue desnacionalizado por la dictadura militar y las administraciones “democráticas” completaron la tarea. Podría hacerse una pregunta un tanto ingenua: ¿no sería un poco tarde para estos cambios gatopardianos? En apariencia, la gente pide ahora algo más que un maquillaje cosmético del sistema político y económico creado por la dictadura en 1973 y administrado desde 1990 por la clase política civil.

Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Impactante renuncia del candidato presidencial de la centroderecha en Chile

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

A cuatro meses de la elección (17 de noviembre), el candidato presidencial de la centroderecha, Pablo Longueira, decide poner fin a su candidatura por razones de salud. Una declaración leída por su hijo Juan Pablo corrobora que su estado de salud no le permite enfrentar una campaña en igualdad de condiciones. "Con posterioridad al triunfo de la elección primaria de la Alianza, su salud se fue deteriorando producto de un cuadro de depresión médicamente diagnosticado”. Longueira, el candidato del gobierno, en el primer sondeo de preferencias post primarias obtuvo un 25 % a su favor, contra el 39 % de la ex presidenta Michelle Bachelet, candidata del pacto de oposición Nueva Mayoría.

La forma en que se instaló su candidatura le significó un peso. No se veía liderando un gobierno y una coalición al mismo tiempo. Estuvo reticente a creer que su persona podría resolver los problemas de una coalición que, teniendo el poder del aparato del estado no coincidió en cómo administrar políticamente el modelo. Como oposición durante 20 años, la coalición de centro-derecha pudo incidir en la administración de ese modelo con un sello político asertivo, que hasta logró que se hablara de cogobierno con la Concertación de Partidos por la Democracia al cargo del gobierno durante ese período.

Fue un golpe duro y su renuncia le cambia el rostro a esta elección presidencial. Suponiendo grados normales de subjetividad tanto en el electorado y como en los políticos, influirá en el aspecto humano del resto de los candidatos y una candidata, la ex presidenta Michelle Bachelet que cuenta con las mejores opciones para vencer en noviembre. Sería un error encasillar este anuncio como un anticipo de su derrota o el de la centroderecha en la elección presidencial.

El hecho es una voz de alarma rotunda respecto al estado de salud mental de los políticos, lo que podría tener también un impacto comunicacional magistral para el futuro. Había más que hablar desde el centro social para crear justicia en el mensaje de su campaña presidencial. El tema subyacente consistía en la salud mental de los políticos y la salud mental colectiva de la política en Chile. Puede que Pablo Longueira, ex senador y ex ministro de economía de la actual administración del presidente Sebastián Piñera se haya cansado de “la guerra fría a la chilena”. Antes de regresar a Chile de su trabajo papel como directora de ONU Mujeres en Nueva York, la candidata del pacto Nueva Mayoría Michelle Bachelet comenzó a dar señales llamando a competir con estilos y herramientas que hagan el bien común, sin aniquilar adversarios por cumplir un objetivo dejando el reguero de heridas por el camino.

Las señales de Pablo Longueira son múltiples, y aunque la única que seguramente quiera dar, consista en estar en paz, el impacto del hecho obliga ir al cuadro mayor. Qué pasa en Chile y su clase dirigente. Qué pasa con el poder. ¿Donde está la falla que el tráfago desgasta tanto, corroe y carcome. ¿Cuáles son las tensiones en los intersticios más allá del proyecto social y político?

Uno se hace la pregunta y otros también la hacen cuando se debaten conductas de políticos que llaman la atención. ¿Cuál es la salud mental del que asume determinadas posiciones de poder y que inciden en el bienestar de las personas? ¿Existe constitucionalmente ese test para prevenir antes de curar? El voto público definitivamente no es el test, es solo una parte.

Este alejamiento de la coyuntura política del renunciado candidato está en la línea de las advertencias del senador socialista Camilo Escalona sobre las condiciones adversas para la estabilidad si se llevara a cabo una Asamblea Constituyente para hacer una nueva constitución. Desde la perspectiva internacional, al observar cómo las corporaciones transnacionales avasallan a los estados con menos recursos y con fragilidad institucional, es legítimo pensar hasta donde aguanta el dique de contención política que ha formado el actual modelo para sostenerse.

Ahora, con un modelo en crisis y con un peso mayor de la opinión ciudadana en las agendas de los partidos políticos, resulta que las dos coaliciones encargadas de administrarlo aparecen más auto flagelantes que antes. La Concertación está gradualmente superando esa fase y ha apostado a construir lo que se llama pacto para una Nueva Mayoría ampliando el espectro de apoyo y llamando a los independientes, supuestamente para reformar y cambiar el modelo; gradualmente, paso a paso, han indicado sus líderes.

La coalición de centro- derecha, con apenas tres años en el gobierno, ha sido más auto flagelante que en todo el período en que fue derrotada en las cuatro presidenciales y pudo compactarse al ser oposición. En el momento que asumen el gobierno, se dividen, y cuando el desafío es la continuidad en el gobierno, se dividen aún más.

Estos fenómenos, incluyendo particularmente esta declinación, no tienen que ver directamente con la existencia de una candidata de características -digamos sin exagerar y abanderizar- extraordinarias en agudeza política, en generación de confianzas, y de alta aceptación popular, como es Michelle Bachelet. Esto tiene que ver con los problemas intrínsecos de la derecha, que no ha superado su propio proceso de concebir una sociedad post dictadura de Pinochet lo más alejada posible del legado de sus gobiernos, incluyendo el modelo.

Por otra parte el desafío es grande. Las demandas sociales son numerosas y los déficits sistémicos también. El país ha sido dirigido por una generación de políticos que hace más de tres décadas o más, no encuentran la justa mixtura de una estrategia desarrollo con equidad disminuyendo la atroz desigualdad. Se trata de un país relativamente pequeño, que tiene más a su haber que déficits para resolver esos problemas.

Esta renuncia, además del remezón a las posibilidades de la Alianza, distorsiona el panorama trazado en las distintas fuerzas de la oposición. Una doble candidatura de la centro-derecha, dependiendo de quiénes se proponen, congestiona aún más la disputa por el mágico espacio del llamado centro político. La mercadotecnia en la política sostiene que a mayor variedad de oferta aumentan los clientes. Hay candidatos para todo tipo de electores y electores para todo tipo de candidatos. Es probable que la dispersión en esta elección presidencial contribuya a que el electorado ausente reaccione y vea que hay una elección colorida con todo tipo de opciones. Una fiesta de la democracia del modelo, dentro del binominal.

Antes del próximo sondeo, la centroderecha puede aparecer con otra sorpresa impactante y así continuar distorsionando el trazado original de esta elección. A todo esto, ¿cómo afectará a las parlamentarias en la centroderecha? Desde la partida habrá que cambiar los carteles. Esta vez la centroderecha fue gran noticia, en grande y esto continuará. Así también se obtiene visibilidad y votos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Elecciones en Chile: Análisis urgente y temerario ante la bajada del ultraderechista Pablo Longueira

Andrés Figueroa cornejo (especial para ARGENPRESS.info)

El candidato presidencial de la ultraderecha chilena agrupada en la Alianza por Chile, Pablo Longueira, renunció a su postulación con el argumento de padecer ‘una depresión diagnosticada médicamente’.

El 30 de junio recién pasado, cuando Longueira -militante de la pinochetista Unión Demócrata Independiente, UDI- venció estrechamente en las primarias voto a voto al ultraliberal piñerista, Andrés Allamand -de la derecha organizada en Renovación Nacional (RN)-, aseguró que “si en dos meses ganamos las primarias, en cinco meses ganaremos en noviembre (las elecciones presidenciales)”.

La decisión de Pablo Longueira se hizo pública mediante una nota el 17 de julio por la tarde. Se supone que pronto asumirá la candidatura de la derecha tradicional Andrés Allamand.

¿Y ahora?

En caliente, y a riesgo de aventurar hipótesis en tanto se precipitan los hechos, es preciso señalar que Pablo Longueira, si bien ganó las primarias de la derecha porque en las próximas elecciones es el turno de la UDI (Sebastián Piñera, titular del Ejecutivo chileno, pertenece a RN), en su conducta y práctica políticas, representa una derecha de trazos fascistoides y ultaconservadores, con una fuerte penetración en los sectores populares ‘más atrasados’ en su nivel de conciencia política respecto de sus intereses de clase. De hecho, en poblaciones y comunas empobrecidas -antiguas fortalezas de la izquierda durante la lucha antidictatorial-, la UDI, con las máscaras del populismo, ‘el servicio social’, el clientelismo y la caridad (de inspiración del peor costado de la congregación jesuita de la Iglesia Católica), ha obtenido importante terreno.

Por eso mismo, Pablo Longueira, de muchos modos, es (era) el rostro actualizado de los orígenes y sentido de la Democracia Cristiana (1957), proveniente de la Falange Nacional (1935) y cuya dirección política -salvo un puñado de auténticos demo-burgueses de esa tienda- fue parte sustantiva en la conspiración norteamericana que echó abajo a sangre y fuego la experiencia de la Unidad Popular de Salvador Allende, inaugurando la peor tiranía militar de la historia chilena. Es decir, Longueira y los suyos dentro de la UDI, buscan explícitamente la edificación de un Partido Popular, ocupando el vacío de la crisis terminal que sufre la Democracia Cristiana desde hace tiempo y que se expresó en la derrota en las últimas elecciones presidenciales (enero 2010) de su candidato Eduardo Frei Ruiz-Tagle que abrió las puertas de La Moneda a la actual administración encabezada por Sebastián Piñera.

¿Qué sucede entonces? La eventual candidatura de Andrés Allamand (RN) luego de la retirada de Longueira, comporta una superior apariencia de ‘centro-derecha’; ya no es competencia para gran parte de la cultura política democristiana, y potencialmente podría atraer a sectores de ese electorado, hasta ayer, sin más alternativa que inclinarse por la candidatura concertacionista de Michelle Bachelet.

Esto quiere decir, que podría precipitarse un nuevo quiebre de la DC a la hora de votar, en el marco de un doupolio consagrado desde hace más de 20 años en el país andino, donde en segundas vueltas, los resultados electorales son extraordinariamente estrechos.

Lo anterior -independientemente de que la dirección del Partido Comunista ya no tiene nada de anticapitalista-, con su voceado apoyo en primera vuelta a Bachelet (jamás el PC había dejado de llevar un candidato de su sector, más allá de que siempre terminara llamando a votar por la Concertación en la segunda vuelta), suma puntos a la incomodidad expresa de las franjas más fundamentalistas de la DC en relación a la integración del PC (a pesar de su giro a la diestra) a la Concertación.

En consecuencia, ‘por causa o destino’, la bajada de Longueira se convierte en un problema para la Concertación que puede fortalecerla (‘todos contra la derecha’, incluido el electorado de Marco Enríquez-Ominami) o dañarla (el electorado centrista confundido por la candidatura de Allamand).

Michelle Bachelet es la candidata de la embajada norteamericana en Chile, pero ello no significa, mecánicamente, que las formas nacionales de la disputa de la administración de un Estado (vanguardia mundial del capitalismo en su actual fase desde mediados de los 70’ del siglo pasado), tengan un margen de movimiento que, estructuralmente, no dañan jamás los intereses estratégicos del imperialismo y las clases dominantes transnacionalizadas en ese país.

Naturalmente, el presente análisis preliminar fue escrito temerariamente y contra reloj. Sólo tiene que ver con la dimensión de la política representativa y en crisis de las piezas que resumen los intereses de los de arriba. En términos ampliados, el descrédito social generalizado del sistema de partidos políticos tradicionales chileno, sin excepción, junto al subsecuente envejecimiento del padrón electoral, tendencialmente han debilitado la asistencia electoral -sobre todo entre las nuevas generaciones y, en particular, las en lucha- hasta alcanzar una crisis de representatividad histórica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Debates acerca de los desafíos de la transición. La escuela como espacio público: Estamos inventando aunque erremos

Laura Marrone (especial para ARGENPRESS.info)

A la niñez y adolescencia del pueblo Sirio, 
que hoy no pueden ir a la escuela 
bajo las bombas de la dictadura genocida de Al Assad. 
Y a sus jóvenes, valientes y solitarios, 
que luchan con su vida para impedirlo.

El debate acerca del carácter de la educación y de la escuela que nos proponemos en la actual etapa es, sin duda, una tensión con la sociedad a la que aspiramos: la de la humanidad emancipada sin formas de explotación ni opresión, responsable de su ambiente para sí y las generaciones futuras, que abra las compuertas a la humanización de nuestra especie, al desarrollo de toda su potencialidad creadora, al disfrute de las relaciones humanas en un marco de respeto y fraternidad.

Se trata de una sociedad que sólo es posible empezar a transitar si existe un cambio revolucionario del actual régimen de propiedad privada de los medios de producción para ponerlos al servicio de ese bienestar colectivo. Tarea que pueden hacer aquellos que, por su condición de explotados y oprimidos, pueden querer cambiar lo que existe: los trabajadores y sectores populares.

He empezado al revés para mejor entendimiento. Qué queremos. Nos impulsa la necesidad y la esperanza. Porque la que vivimos no es la sociedad a la que aspiramos. No es nuestra la sociedad que proclama el progresismo en boga, aquella del discurso de la inclusión de los que quedaron afuera. Es su negación. Porque lo que está adentro es lo que causó esa exclusión y su razón de ser es vivir de esa sinrazón. Por eso, nuestra propuesta para educación es una tensión entre lo que es y lo que queremos que sea, para mejor comprender las causas de esa injusticia, combatirla, cambiarla, en fin, revolucionarlo todo.

Vivimos una etapa de crisis estructural del capitalismo como lo señala Aldo Casas. (1) Retomando a Ivan Metzaros, Casas afirma que no estamos frente a una crisis cíclica más, como aquellas con las que el capitalismo periódicamente enfrenta sus crisis de sobreproducción para recobrar fuerzas y dinamismo, incrementando la concentración del capital, y mediante mayor despojo de las clases explotadas y oprimidas. Estaríamos frente a una crisis sistémica planetaria, que atiende a múltiples facetas: financiera, de sobreproducción y sobreacumulación, alimentaria, energética, geopolítica militar, ambiental, de hegemonía en el sistema mundo. Estaríamos frente a la denominada crisis civilizatoria.

Según Harvey (2), el marxismo supo reconocer en las crisis momentos paradojales donde se abren posibilidades de cambio. Este autor sostiene que el capitalismo puede sobrevivir pero no está predestinado a ello, y nos convoca al debate sobre la posibilidad de que estemos frente a un punto de inflexión de la historia del capitalismo como sistema económico-social.

La clase trabajadora, llamada a ser el potencial de cambio de esa sociedad en tanto movimiento social, también está en crisis. Necesita releer su historia reciente para indagar sobre las causas de la derrota de sus intentos de construir otra sociedad durante el siglo XX. Nuevas movimientos sociales, nuevas formas de organización y de lucha aparecen buscando caminos que, sin embargo, aún no superan el reclamo ni configuran alternativas que derroten a los poderes existentes.

La escuela pública que contribuyó al sostenimiento y desarrollo del capitalismo durante estos últimos dos siglos también está en crisis y su mandato interpelado. Los sistemas educativos públicos estatales nacionales fueron eficaces y prestigiosos en sus propósitos y logros. Fueron los pilares seculares del disciplinamiento de las sociedades de los últimos tiempos. Contribuyeron a ordenar y a sostener las formas de gobierno de democracia formal formando al ciudadano de los estados-nación. Al mismo tiempo capacitaron para los diferentes lugares que cada uno habría de ocupar en el concierto de la división del trabajo, manual e intelectual, y en sus diversas funciones. Fueron fuente de impulso al consumo, como sostenía Sarmiento, al contribuir a crear conciencia de necesidad.

Porque sirvieron al capital, en el último siglo, los sistemas educativos públicos se masificaron, incluyendo a la gran mayoría de la población del mundo y de nuestro país, y se extendieron en la vida de cada persona. Basta para constatarlo mirar un poco hacia atrás. Mientras la política de la Alianza para el Progreso en la Cumbre de Punta del Este en 1961 fue lograr eliminar el analfabetismo y la escolarización obligatoria primaria de 6 años en América Latina, en el 2011 la Cumbre de Gobiernos reunida en Mar del Plata fijó las Metas para el 2021 que proponen extender la obligatoriedad de la escuela media a todos los países así como la universalización del preescolar o sala de 5 años.

Pero también fueron espacios de disputa y controversia, donde la propia dominación fue cuestionada, y la demanda democratizadora de los trabajadores y sectores populares por mayores derechos se nutrió y vitalizó. Valga un repaso de la historia de cualquiera de los países durante las últimas décadas, desde la Reforma del 18 en adelante, para encontrar en los movimientos estudiantiles y docentes protagonistas permanentes de las luchas sociales contra los estados de cada país.

Nos preguntamos: ¿Qué es lo que está en crisis de los sistemas educativos actuales para la burguesía? ¿Qué es lo que nos planteamos quienes estamos en defensa del derecho a la mayor y mejor educación de todos en función del cambio social arriba expuesto?

Sin pretensión de dar una respuesta acabada sino a modo de borrador, apuntamos. Las necesidades históricas de la clase burguesa en relación a la educación de las masas no son las de cada sector dominante ni de cada gobierno en particular. Por eso los cursos de acción no son siempre lineales.

Señalemos al menos dos problemas, reconociendo que existen muchos más que no abordamos aquí. En primer lugar el de los fondos. Las crisis económicas demandan ajustes y los costos de los sistemas educativos son cada vez mayores en los presupuestos estatales. Por eso en la década del 90, cuando comenzaron las crisis nacionales por el endeudamiento de los países, el Banco Mundial y el Fondo Monetario promovieron las famosas reformas neoliberales que instalaron las transferencias de los sistemas educativos de las finanzas nacionales a las provincias o distritos. También se promovieron los aranceles y formas de descargar sobre las familias los costos de la educación. El caso chileno es el más elocuente de este diseño. En estos momentos los países europeos tienen a la educación como una de las variables de ajuste. En España se preparan 50.000 despidos docentes.

Nuestro país resultó un híbrido de estas políticas debido a la resistencia docente y estudiantil. Si bien la transferencia deslindó al estado nacional del gasto educativo (3), no pudo imponer el arancelamiento ni el ingreso restrictivo al nivel superior. El resultado es un sistema educativo público masivo, aunque desigual según la jurisdicción y dentro de cada una de ellas.

El otro problema es el de la reproducción social. La burguesía necesita generar circuitos educativos que le permitan la distinción social en el sentido que planteaba Bourdieu (4). Una cosa es que todos terminen la secundaria y otra que esa secundaria sea igual para todos y a su vez, que todos accedan a los niveles superiores. La masificación se acompaña con fragmentación y privatización, como políticas de estado. La escolarización masiva se hace sobre la base de favorecer el corrimiento de matrícula de los sectores de mejores recursos a las escuelas privadas al mismo tiempo que se relega la población de menores recursos a la escuela pública, incluso a aquellos para los que no se pretende otro objetivo que su contención en algún espacio institucional, dado que ni siquiera el mercado laboral aspira a emplearlos.

Esta política tiene un instrumento material para concretarlo. Instrumento del cual nuestro país fue vanguardia en el mundo: los subsidios a la escuela privada que sancionó Perón con la Ley 13047 en 1947. La propuesta de Milton Friedman (5) de instrumentar los bouchers en EEUU no fue sino una variante posterior de esta iniciativa. Vale recordar que, hasta hace poco tiempo, los estados de ese país no entregaban fondos a las escuelas privadas

Y aquí es donde entra nuestro programa. Como ya todos sabemos tanto el neoliberalismo como el progresismo han traficado con los conceptos en los discursos de las últimas leyes de educación, tanto la Federal como la Ley de Educación Nacional actual. Así llaman públicas a todas las escuelas con diferentes gestiones, estatales o privadas.

Es indudable que, históricamente, la educación pública estuvo asociada a lo estatal. Sin embargo, nuestra defensa de que la escuela y la educación deban ser públicas, no es desde la exigencia al estado para que eduque, parafraseando a Marx que lo consideró un reclamo ridículo en la Crítica del Programa de Gotha (6) de l865. En su polémica con otras corrientes políticas del Partido Socialista alemán afirmaba que había que reclamarle al estado fondos, leyes de obligatoriedad de la educación, designación de docentes e inspectores pero no que éste educara. Por el contrario sostenía, es éste el que debe ser educado por los trabajadores y el pueblo.

Nos posicionamos en un lugar similar. Proponemos que la educación y la escuela sean públicas y exigimos al estado fondos, la garantía de su gratuidad y obligatoriedad, su organización por niveles, y validez de títulos a nivel nacional. Pero a la vez apostamos a que se respeten formas de gobierno autónomo que docentes, trabajadores y estudiantes puedan ir dando a luz, para organizar su currículum, definir sus propósitos y sentidos. Algo similar a lo que conquistó la universidad con la Reforma del 18.

Estamos proponiendo conformar instituciones educativas autónomas, autogobernadas, que inventen lazos nuevos con los trabajadores y el pueblo, de modo que lo que se enseña, la socialización-subjetivación, la construcción de identidad, las prácticas cotidianas que en ellas se realicen, contribuyan a la reapropiación social de sus propios destinos. Que sean parte de esa res pública que las clases explotadas y oprimidas requieren como ejercicio hacia una práctica social auto-determinada. Un ejercicio en disputa, en conflicto con los poderes dominantes que se ejercen desde el estado y que conviven y convivirán en el propio sistema educativo, al menos hasta que estos últimos, los explotadores, los opresores, sean destituidos de su control y de los resortes fundamentales de la economía.

Al respecto es útil recapitular los distintos debates sobre la noción de lo público en el siglo XX. Habermas (7) refiere a lo público como escenario para que los ciudadanos debatan y deliberen. Sostiene que lo público, en la Revolución Francesa, se fue configurando como el espacio de debate de la burguesía contra los estados absolutistas. En su opinión tuvo un fuerte potencial utópico, respecto a la accesibilidad de todos que, sin embargo, no habría podido realizarse plenamente.

Autoras feministas como Landes y Eley (8) cuestionan esta visión idealizada de lo público y hablan de una esfera pública burguesa que excluyó a la mujer y a otras clases.

Por su parte, Fraser sostiene que existió una confusión en corrientes de tradición marxista respecto a la identificación conceptual entre los aparatos de estado y la esfera pública. Afirma que la confusión entre el estado socialista y democracia socialista “dio lugar a procesos autoritarios que anularon las formas democráticas y participativas y por tanto llevaron a perder la democracia socialista” (9). Y nos convoca a que sea parte del balance para nuevas construcciones socialistas a futuro.

Fraser sostiene que Habermas no sabe distinguir que la desigualdad social vicia la deliberación dentro de los públicos de las sociedades del capitalismo tardío. Coincidiendo con Fraser podríamos contextualizar esta afirmación. La Ley de Medios en nuestro país es una clara muestra. La inmensa mayoría de trabajadores de nuestro país que gana sueldos inferiores a la canasta básica nunca podrá pagarse programas de radio o televisión y así acceder a la libertad de prensa tampoco bajo la nueva ley. Podríamos proponer una legislación que también repensara lo público en el uso de los medios. Inventemos o erramos, diría Simón Rodríguez: cualquier ciudadano debería tener a disposición un número de minutos por año, que podría asociar con otros, para hablar por la televisión, por el sólo hecho de ser ciudadano. Un ejercicio para ir configurando en otras esferas de la vida social, una reapropiación social de la res pública.

Fraser desarrolla incluso la distinción entre lo público y la comunidad. Esto último “sugiere un grupo delimitado y bastante homogéneo y con frecuencia denota la existencia de consenso. Lo público en contraste, enfatiza la interacción discursiva que es en principio abierta y sin límites, y esto a su vez implica una pluralidad de perspectivas. Así la idea de un público, más que la de una comunidad, puede dar cabida a diferencias internas, antagonismos y debates”. (10)

Esta distinción nos parece rescatable en nuestro debate. Defender el carácter público, no controlado por el estado, es opuesto a las escuelas comunitarias auto-gestionadas sean estas charters clásicas como las de San Luis y Tierra del Fuego, auto-gestionadas por ONG´s o por asociaciones políticas de izquierda. Permítasenos quitar la denominación de escuelas de movimientos sociales a estas experiencias ya que, en rigor de hechos, en nuestro país no expresan movimientos sociales como pueden ser las del M.S.T. en Brasil o el Zapatismo en México. Se tratan de proyectos educativos de diferentes asociaciones políticas que adoptan la construcción de estos espacios como forma de construcción militante.

Estas escuelas reclaman para sí un status de tipo social, diferente a las privadas. El proyecto de ley para las escuelas de Gestión Social que presenta Gente Nueva, la asociación cristiana de Neuquén, y que sostiene C.I.P.P.E.C., el Centro de Implementación de Políticas Públicas (11), reclama su reconocimiento como tercer sector. La diferencia en términos prácticos sería que el estado no sólo debería brindarles subsidios para salarios docentes, como a las privadas, sino también para mantenimiento de sus edificios y personal no docente. Hasta la fecha el proyecto no fue sancionado, pero convengamos que, de aprobarse, el mismo reclamo podrían hacer todas las escuelas parroquiales o de asociaciones privadas ya que también cumplen una función social, si esto refiere a atender a población de recursos medios o bajos. O sea que la masa de dinero derivado como subsidios que se quitaría del presupuesto educativo para escuelas públicas se incrementaría considerablemente. La conformación de circuitos educativos diferenciados, que se profundizó desde la Reforma Educativa de los 90, se vería reforzada con la proliferación de experiencias de las de tipo gestión social. Ese espacio de contacto y socialización que es la escuela se vería más recortado si se añaden más trozos al ya híper-fragmentado sistema educativo.

Desde la mirada de Fraser, las escuelas de gestión social no serían públicas sino comunitarias, pues en ellas se predefine que habrá de educarse en una determinada ética o ideología (cristianos de liberación, popular, etc.) lo que excluye de hecho a determinados pares, y aborta el diálogo e incidencia sobre otros sectores de la sociedad, en un mismo ámbito de debate, discusión o disputa ideológica. Del mismo modo que lo hacen las escuelas privadas tradicionales, sean estas de comunidades, nacionalidades, religiones, no son espacios de circulación discursiva, en el sentido que nos plantea Fraser. Se trata de escuelas particulares: prescriben un discurso y en consonancia seleccionan a sus docentes.

Lo público de una escuela, entonces, además de su gratuidad, estaría definido por un lado porque el ingreso a las mismas no está condicionado por determinadas características de su matrícula o de sus docentes. Por otro, porque lo que allí se enseña permite el debate de ideas tanto del estudiante como del docente o la docente.

La socialización primaria que se realiza en el ámbito familiar es de tipo particular, privada, sesgada ideológicamente y hasta por la experiencia de vida de ese núcleo. Su ingreso al sistema educativo, como ámbito de socialización secundaria, debe dar un vuelco para permitirle conocer a otros, diferentes a su núcleo inicial. Si la escuela no es pública desde su educación, pues el currículo es un recorte ideológico previamente seleccionado por los padres y la institución, el derecho a elegir que se pregona desde la actual Ley y de las Reformas educativas, no es de la niñez y la adolescencia. Es un acto de abuso de poder de los adultos ya que se les impone una determinada visión del mundo.

Recuperar el perfil de educación como práctica de la libertad en el sentido más freireano de su acepción, implica, justamente, abrir este juego. Ya Paulo Freire alertaba que la educación es bancaria, tanto si se deposita en el educando conocimiento con perfil ideológico de derecha como de izquierda. Él estaba convencido de que dar la palabra para tomar conciencia sobre la realidad era en sí mismo una práctica de libertad y convocaba a una praxis transformadora. (12)

Estamos convencidos del derecho de cada grupo a promover espacios de formación para difundir sus ideas desde una perspectiva militante, en ámbitos culturales, de extensión, no formales. Pero afirmamos que otra cosa es la educación que corresponde al sistema educativo formal. La educación formal debe brindarse en espacios que no sean colaterales de ningún grupo político, religioso o ideológico particular porque en ellos tiene lugar la socialización secundaria, la subjetivación de la niñez y adolescencia, que tiene derecho a conocer la diversidad de pensamiento.

Algunos compañeros nos han cuestionado este concepto de espacio público para la libre circulación de los discursos y preguntan si eso no es una postura liberal que permitiría, por ejemplo, sostener ideas de derecha. Buena pregunta, incluso para pensar la transición al socialismo, ese estado-no estado que se construye a partir de la toma del poder político de la clase trabajadora y la expropiación de burguesía para poner la economía bajo el control de los trabajadores.

¿Quién dice qué es de derecha? ¿Quién tiene el poder de definir el color de las ideas y prescribirlas desde un poder que se eleva por encima de lo social? Me permito recordar un caso histórico: Trotsky, el organizador del Ejército Rojo en la Rusia revolucionaria, fue perseguido y asesinado, acusado de ser agente del imperialismo por parte del stalinismo.

Descartado que apoyamos la proscripción en la docencia de cualquiera que realice apología de genocidio tal como lo establece la actual legislación, ¿Cuál es el jurado de concurso público que pone el límite ideológico al ingreso a la docencia? Recordemos que la Cámpora está seleccionando docentes del Plan Fines según su afinidad con el proyecto político del gobierno. ¿Cuál sería nuestra norma? ¿Cuál es el ADN que identifica a la no-derecha y quién los analiza?

Establecer que la escuela sea espacio público es una apuesta a que las ideas de derecha, el sustento ideológico de la explotación y la opresión humana, sean derrotados no desde un poder que se eleva por encima para censurar y proscribir, sino desde su derrota por la conciencia colectiva. Porque el combate de ideas, y también las prácticas políticas sociales, las harán cada vez más débiles y desplazadas del espacio público, donde apostamos se fortalezca el proyecto social. Nuevamente, digámoslo, para no diluirlo en una fraseología populista: por la reapropiación de los trabajadores y sectores populares oprimidos del ejercicio a su autodeterminación.

Pero además de la posibilidad de contrastar con otros discursos, la escuela pública tenía y tiene, aunque menos por su actual fragmentación, la potencialidad de permitir encontrar al otro en su humanidad real y no como mera virtualidad discursiva. No se trata sólo de inundar el currículum con declaraciones de derechos humanos y de campañas contra la discriminación, al tiempo que a ese otro ya no lo vemos sino por televisión. Se trata de que la subjetivación-socialización sea en espacios donde el diverso esté en cuerpo presente. Y eso lo decimos en un doble sentido, tanto para el niño o adolescente excluido como para el que está incluido en esa sociedad excluyente.

Si las políticas de estado han conducido a un sistema educativo fragmentado entre escuelas para la distinción social, y por otro, en escuelas para la contención social de los excluidos, nuestra tarea no es profundizar esa tendencia, sino combatirla.

Queremos recuperar el encuentro con el otro en los espacios escolares. Estamos convencidos que es un error perjudicial a los propios niños y adolescentes excluidos conformar circuitos escolares de tales. Sabemos de la dificultad de lo que proponemos. La educación es una relación social en la que la relación entre pares es fundamental. Nos referimos tanto a la dimensión cognitiva del hecho educativo, porque los pares también enseñan, como a la dimensión psíquica y social. Porque los pares también socializan y subjetivan.

Estamos convencidos de que recuperar la escuela como espacio público, es una necesidad imperiosa para recomponer lazos humanitarios que problematicen la desigualdad social y por qué no, la violencia individual. Para ello, la escuela tiene que promover una tarea de primer orden: que los niños y niñas de diferentes sectores sociales jueguen a la pelota, juntos, en un mismo patio.

Nuestra apuesta a un sistema educativo público único, autónomo, es apenas un reclamo democrático. Es la extensión de la Reforma Universitaria del 18 a los demás niveles de la educación. Está claro que esta forma de gobierno debería formar parte de un proceso de movilización de la clase trabajadora que gestara formas regionales de organización de la educación y no aisladas por escuela.

Estos planteos programáticos en todo caso tienen la misma dificultad de los planteos de control de los trabajadores de los servicios públicos estatizados. Sabemos que los trabajadores pueden controlar ramas nacionales de la economía si esto forma parte de un proceso profundo de movilización y enfrentamiento con el poder del estado, y que su inexistencia hace peligrar el planteo, que puede transformarse en una forma de cogestión obrero-patrón.

Nuestro programa en educación es diferente del reclamo de la re-estatización de los servicios públicos bajo control de los trabajadores donde no intervienen elementos de dominación ideológica. No se puede desconocer que la escuela es parte nodal de la burguesía para su reproducción ideológica. Por eso, la disputa no es sólo por el derecho a la educación sino también por qué se enseña.

En el camino hacia un sistema educativo público único, necesitamos medidas de transición. Por eso debemos redoblar esfuerzos en este congreso para que todos salgamos a reclamar la eliminación de los subsidios estatales a las escuelas privadas y la incorporación al sistema público de toda escuela que amenace con cerrar o despedir docentes, a quienes se deberá pleno reconocimiento de sus derechos laborales. Pensemos también, si parte de esta transición no sería recuperar un reclamo de la declaración de principios fundacional de C.T.E.R.A. y que por supuesto la dirección de Maffei-Yasky-Maldonado de las últimas décadas mandó al cajón de los recuerdos durante las dos últimas décadas: que las escuelas públicas sean las únicas que puedan otorgar título en cualquiera de los niveles como existía en nuestro país antes de la Ley de Domingorena de 1958.

Por eso la propuesta tiene que ver con la lucha de clases. No es que consideremos posible un sistema nacional organizado y estable, autónomo público, que conviva alegremente con un estado impotente. Estamos planteando un programa para la lucha por la construcción de poder de los trabajadores en el seno mismo del sistema educativo. Las dificultades para lograrlo no significan que no sea válido proponerlo.

Pensemos en las formas embrionarias que ya se estén gestando y apostemos a ellas. Cuando los estudiantes de las escuelas medias y terciarias de la Ciudad de Bs As se opusieron a la Reforma curricular impuesta desde el I.N.F.O.D. a través del Ministerio del PRO en la Ciudad de Bs As mediante la toma de edificios escolares durante casi un mes este año, marcaron un camino. Rompieron el límite de los consejos de convivencia que los relegan a ser copartícipes de medidas disciplinarias o cogestores de las crisis edilicias. Al plantear la exigencia de participación en la definición del currículo establecieron otra agenda: ¿quién gobierna las escuelas medias y terciarias? Recuperemos esa experiencia, sepamos leer en esos ejemplos de lucha, indaguemos las formas asamblearias que existieron y existen. Si tenemos claro hacia dónde, inventemos el cómo partiendo de los ejemplos que nos da la vida misma.

Nuestro sistema educativo es jerárquico y reproductor de las relaciones sociales existentes. Pero miles de grietas dan cuenta de ejemplos diferentes. Pongamos en la escena de nuestra reflexión aquellas escuelas que puedan mostrar ejemplos de organización institucional no jerárquica, asamblearias, donde los estudiantes conformen su subjetividad en una práctica democrática, solidaria. Difundámoslas, irradiemos desde esas escuelas hacia otras. Hagamos fructíferas las jornadas de reflexión, las reuniones de ciclo. Hagamos colectivos de directores cada vez menos directores y más coordinadores, y de docentes que reflexionen en forma inter-escolar, distrital, de modo de recuperarlas, enriquecerlas, extenderlas. Ensayemos formas no jerárquicas de relaciones institucionales allí donde podamos romperlas. En fin, inventemos.

Nuestra propuesta es parte de los desafíos de la transición. Parte de la lucha “por la conciencia” para lograr una mejor educación para cambiar la sociedad, y de la lucha por una nueva sociedad para una nueva educación.

Ponencia al 2do Congreso Nacional de Educación realizado en el 17 y 18 de Noviembre de 2012 en Instituto de Educación Superior Mariano Acosta, en Ciudad de Buenos Airess.

Laura Marrone es Licenciada en Ciencias de la Educación – Profesora de Institutos de Formación Docente, Buenos Aires – Secretaria de Asuntos Pedagógicos de Ademys, Asociación Docente Ciudad de Buenos Aires- Integrante del Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

Notas:
1) Casas, Aldo. (2011) Los desafíos de la transición. Buenos Aires, Coedición El colectivo-Herramienta.
2) Casas, idem
3) Esta situación no se habría modificado en lo sustancial a partir de las nuevas leyes de educación: Ley de Financiamiento y Ley de Educación Nacional. A 10 años de gobierno del Frente Para la Victoria, el estado nacional no ha superado el aporte de 30% del total de fondos destinados a la educación. El 70% restante corresponde a las provincias y a la Ciudad de Buenos Aires. Esto significa que del 6,47% del PBI para educación que se enuncia en los discursos presidenciales, solo un 2% sería aportado por la Nación, recayendo en las provincias el gasto central. Mientras el gobierno nacional destinó 5,4% de su presupuesto nacional en el 2012 al sistema educativo formal, el promedio nacional de los presupuestos provinciales fue de alrededor del 30%.
4) Bourdieu, P y Passeron, J.(1977) La reproducción. Barcelona, Laia.
5) Friedman, Milton y Rose (1980). Libertad de elegir. Nueva York, Ediciones Orbis S.A.
6) Marx C (1968) Critica del programa de Gotha. Editor Padilla, Madrid, España
7) Ver Fraser, Nancy (2004) “Repensando la esfera pública: una contribución a la crítica de la democracia actualmente existente” Buenos Aires, Cuaderno 2 Foro de Educación de la Izquierda Anticapitalista.
8) Fraser, ídem.
9) Fraser, idem
10) Fraser, ídem.
11) Ver http://www.fundaciongentenueva.org.ar/banner_gestion_social.html
12) Freire, Pablo (1975) Pedagogía del Oprimido. Madrid, Siglo XXI de España Editores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chevron: “Elemental mi querido Watson”

Fabiana Arencibia (RED ECO)

Esta podría haber sido la respuesta que el presidente de YPF le diera a su par de la Chevron Corporation - John Watson - cuando afirmó que Vaca Muerta es "un activo de clase mundial" que se ajusta "perfectamente" al "sólido porfolio de recursos no convencionales" de esa empresa. Lo dijo luego de firmar el acuerdo para hacer sus negocios en Argentina y de que el gobierno firmara un decreto hecho a la medida de sus intereses (los de Chevron).

Luego de que este martes se firmara el acuerdo entre ambas petroleras, el CEO de la transnacional norteamericana manifestó alegrarse por alcanzar el objetivo estratégico que tiene la transnacional norteamericana “de entrar en nuevas y atractivas áreas de forma temprana en el proceso".

Miguel Galuccio, titular de YPF, elogió a Chevron: "este acuerdo es, también, una demostración de confianza por parte de una gran empresa internacional". Y aseguró: "Chevron también hará su aporte profesional y técnico que, sumado al conocimiento de nuestros equipos, nos ubicará en los más altos niveles de desarrollo mundial en no convencional".

Recordamos que el ingeniero entrerriano Galuccio era, poco antes de ser designado para presidir YPF, presidente de la multinacional petrolera británica Schlumberger SA. Esta empresa, que fue denunciada penalmente en Argentina en 2011 por colaborar en las tareas de exploración petrolera británica en Malvinas, se especializa a nivel mundial en el desarrollo petrolero en los llamados yacimientos no convencionales.

“Es un punto de inflexión en favor de las empresas” que “puede marcar un cambio importante en el panorama del sector”, le dijo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a Watson, según citan fuentes oficiales. “Chevron está comprometida en ayudar a la Argentina a volver al autoabastecimiento energético”, le devolvió Ali Moshiri, representante de la petrolera norteamericana en África y América latina.

Decreto a la medida de las petroleras privadas

Un día antes de esta firma, se publicó en el boletín oficial el decreto 929/2013 firmado por Cristina Fernández de Kirchner, el jefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina, el ministro de Economía Hernán Lorenzino, y el de Planificación Federal Julio de Vido. El decreto establece un Régimen de Promoción de Inversión para la Explotación de Hidrocarburos convencionales y no convencionales. (descargar Decreto )

Su texto, no hay dudas, es parte de los acuerdos en que se fue avanzando con Chevron desde que comenzaron las negociaciones cuando el Estado argentino expropió las acciones de YPF a Repsol. Se suma, además, al fallo de la Corte Suprema de Justicia que levantó el embargo de 19.000 millones de dólares que la justicia ecuatoriana decretó contra Chevron por encontrarla culpable en aquel país de contaminación de 500 mil hectáreas, de derramar 103 millones de litros de crudo, arrojar 63.000 millones de litros de agua tóxica a ríos y afectar a 30 mil personas

Según el decreto, las empresas nacionales o extranjeras y/o terceros asociados a ellas, que se inscriban en el Registro Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas, que sean titulares de permisos de exploración y/o concesiones de exportación de hidrocarburos (otorgadas por el Estado Nacional, Provincial o Ciudad de Buenos Aires), que presenten un proyecto de inversión para la explotación de hidrocarburos e inviertan durante los primeros 5 años del proyecto no menos de 1.000 millones de dólares, podrán exportar a partir del quinto año de la puesta en ejecución del proyecto, el 20% de la producción de hidrocarburos líquidos y gaseosos originada en dichos proyectos, sin que se le practique retención alguna. Hay que aclarar que ese 20 % no es un límite para exportar que tendrán las petroleras. Es un tope para exportar sin que el Estado les retenga. Además, podrán no ingresar al país el total de las divisas de dicha exportación.

De hecho una de las medidas pos expropiación de YPF fue aumentar el grado de renta que se apropian las petroleras. En petróleo existe el precio de corte. SI el precio de referencia internacional es superado por lo que establece la legislación, el Estado le pagará 50 dólares a la petrolera y el resto se lo queda el estado. Hoy que el barril esta casi 100, en e l ultimo año aumentó de 50 a 70 lo que se llevan las petroleras”, explica Diego di Rissio, integrante del Observatorio Petróleo Sur (OPSur) .

Recordemos que YPF solo concentra la producción de un 30% del petróleo y un 23% del gas. El resto está en manos de otras empresas extranjeras. Por caso, el Golfo San Jorge, que es el área productora de petróleo más importante del país, está en manos de Pan American Energy. Sus dueños son: la British Petroleum de capitales ingleses (60%) y el grupo Bridas de los hermanos Bulgheroni (40%).

Para la ministra de Industria, Débora Giorgi, este decreto "busca el autoabastecimiento a precios competitivos" y "representa un hito histórico para la industria petrolera nacional". ¿Precios competitivos para quién? El decreto establece en su articulo 7 que en caso de que la producción nacional de hidrocarburos no alcance a cubrir las necesidades internas de abastecimiento, a las empresas que se hayan sumado al nuevo régimen, se les pagará sobre el porcentaje que el decreto les permite exportar (20% de lo que produzcan) y que destinen a cubrir la demanda interna, un precio no menor al de exportación.

O sea, que el Estado les comprará el hidrocarburo a precio internacional. Si bien le abonará en pesos, el decreto les otorga el derecho prioritario a comprar divisas a precio oficial (mucho más bajo que el paralelo).

“Esta era una de las cuestiones centrales que el kirchnerismo, hasta la firma de este decreto, había mantenido: el desacople entre el precio internacional y el interno y establecer las retenciones dentro de las exportaciones, lo que había desalentado en buena medida las exportaciones masivas que se había dado en los 90 y que era una de las cuestiones que atacaban los empresarios porque atacaban la rentabilidad”, explicó di Rissio

Hoy el barril tiene un precio internacional cercano a los 100 dólares y se calcula que el costo de producción local no llega a 20. Además luego de la expropiación de YPF se incrementó el grado de renta que se apropian las petroleras. “En petróleo existe el precio de corte. Si el precio de referencia internacional es superado por lo que establece la legislación, el Estado le pagará a la petrolera éste último y se queda con la diferencia. En el último año aumentó de 50 a 70 dólares por barril lo que se llevan las petroleras”, comentó di Rissio.

Como si estos beneficios fueran pocos, el decreto autoriza a las provincias y la ciudad de Buenos Aires a otorgar otros beneficios complementarios.

Pero además establece que quienes tengan permisos de exploración y/o concesiones de explotación de hidrocarburos, y que hayan sido incluidos en este Régimen, podrán pedirles a los poderes ejecutivos concesiones de explotación de hidrocarburos No convencionales y también subdividirlas en nuevas áreas no convencionales. El plazo de la nueva concesión podrá ser de hasta 35 años.

El decreto no hace ninguna referencia al problema de los pasivos ambientales para los cuales, se sabe, no hay manera de remediarlos completamente.

¿En qué quedará la obligación hacia las petroleras (y también a las mineras) de liquidar en nuestro país la totalidad de las divisas que provienen de sus exportaciones de petróleo y gas natural, tal como lo establece el Decreto 1722 que el Poder Ejecutivo firmó a principio de noviembre de 2011?

En aquel momento esta medida no ocasionó gran perjuicio sobre los intereses económicos de las petroleras ya que hacía tres años que sus exportaciones venían bajando como consecuencia del agotamiento de los yacimientos.

Decíamos entonces que diferente hubiese sido de haberse tomado esta medida durante el inicio de la gestión kirchnerista donde las petroleras no solo ganaron muchísimo dinero con el aumento del valor del barril a nivel internacional, sino que liquidaron el 70% de sus exportaciones fuera del país, depredando y agotando prácticamente nuestras reservas.

Además los cálculos se hacen sobre lo que las petroleras (y mineras) declaran, sin control de veracidad por parte del estado. En ese momento el decreto no las perjudicó. Ahora el decreto las beneficiará.

El acuerdo con Chevron

El diputado Claudio Lozano, en acto público realizado ayer miércoles en el acceso al edificio histórico de YPF en la Ciudad de Buenos Aires, pidió que se declare inconstitucional el decreto presidencial. “El Poder Ejecutivo Nacional viola la Constitución y la Ley, ya que no tiene facultades para bajar las retenciones a cero a ninguna empresa, el único que puede hacerlo es el Congreso Nacional. Este decreto demuestra que el gobierno continúa su compromiso con el saqueo que es con lo que hay que terminar”, afirmó.

“Resulta inentendible que la empresa Chevron sea premiada hoy con beneficios extraordinarios que son prácticamente los mismos que los que existían en el marco de la década del ‘90. Entre 2009 y 2012 mientras en promedio la producción de hidrocarburos en Argentina cayó un 20%, en el caso de Chevron en una cuenca que era nueva cayó un 35%; y sin embargo, esta empresa es premiada con libre disponibilidad de las divisas, no con el 70% como tiene el conjunto de las empresas petroleras sino con el 100%, premiada con vender en el mercado domestico a precio internacional, con eliminar las retenciones y llevarlas a cero, un verdadero desatino desde todo punto de vista”, agregó. (texto de la presentación judicial )

En un comunicado, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, dijo: "YPF fue expropiada a adolfoperezesquivel.jpegRepsol para recuperar nuestra soberanía energética y por eso apoyamos la iniciativa en su momento. Pero mediante este acuerdo con Chevron, los argentinos estamos entregando nuestros recursos a los Estados Unidos y convirtiendo a YPF en una empresa altamente contaminante que usará el método conocido como fracking". Destacó además la "correcta actitud" de algunos miembros del directorio de YPF que "han renunciado a sus puestos para no ser cómplices de esta entrega".

El presidente del Servicio Paz y Justicia (Serpaj) señaló que el contrato con Chevron "es posible gracias al fallo emitido por la Corte Suprema de Justicia Argentina (basado en un dictamen que elaboró la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó) que le levantó un embargo de 19.000 millones de dólares" dándole así “impunidad a una empresa prófuga de la Justicia ecuatoriana porque desconoce un juicio que el Estado de Ecuador y comunidades indígenas le ganaron por haber devastado el medio ambiente y violado Derechos Humanos en ese país".

No sorprende el acuerdo con Chevron. Era evidente que hacia allí se marcharía. Quedó claro con la sanción de la Ley 26.741 en mayo 2012 que resolvió la expropiación del 51% de las acciones de YPF SA que pertenecían a Repsol. Los artículos 2 y 3 de la norma definieron explícitamente la integración del capital público y privado, nacional e internacional, “en alianzas estratégicas dirigidas a la exploración y explotación de hidrocarburos convencionales y no convencionales”

¿Quiénes conocen el acuerdo?

La presidenta de la Nación, el presidente de YPF; el ministro de Planificación; el viceministro de Economía, Axel Kicillof, el gobernador neuquino, Jorge Sapag. Por Chevron estuvieron su presidente, John Watson, y el representante de la firma para las operaciones de exploración y producción en África y América latina, Ali Moshiri. Todos ellos estuvieron en la reunión que se realizó luego de la firma del acuerdo donde, dicen las informaciones, se repasaron los detalles del acuerdo.

Axel Kicillof presentó, a poco de la expropiación de las acciones a Repsol, el Informe Mosconi con el que se develó la estrategia desplegada por Repsol desde que tuvo el control de la empresa en 1999. El viceminstro de Economía dijo entonces acerca de su contenido que “no difunde datos públicos sino que revela datos que la gerencia de Repsol había escondido bajo siete llaves”.

Hoy que el acuerdo final con la transnacional petrolera es un hecho, nos preguntamos por qué hay tanto hermetismo y no se hace público el contenido cuando se trata de una decisión sobre bienes que, como los hidrocarburos, son constitutivos de la soberanía de nuestro país.

Justamente el primer artículo de la ley 26.741, mencionada en el reciente decreto firmado por el Poder Ejecutivo como ley de Soberanía Hidrocarburífera, declara de “interés público nacional” el autoabastecimiento y también “la exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburos”.

En diciembre de 2012 publicábamos una nota del Taller Ecologista (Rosario) y Observatorio Petrolero Sur (Buenos Aires) reflexionando sobre el convenio que por entonces firmaron en Houston, Estados Unidos, Miguel Galuccio (YPF) y Ali Moshiri (Chevron). Allí decían: “Si bien no se conocen los detalles del acuerdo firmado con Chevron, tenemos la certeza de que estas empresas avanzan cuando las condiciones son óptimas a sus intereses. A espaldas del pueblo, la empresa mixta YPF consolida el nuevo esquema de negocios para pocos y a costa de todos”.

Caminos alternativos posibles

Gas y petróleo, convencionales y no convencionales ¿Cómo encontrar una solución al problema del abastecimiento energético? “El objetivo debiera ser el autoabastecimiento energético y no necesariamente el abastecimiento hidrocarburífero. En este marco es necesaria una rediscusión de las políticas energéticas de manera de poder asignar correctamente los inmensos recursos económicos que se ponen en juego en esta alternativa depredadora. El petróleo no es el futuro”, afirmaban.

Diversas organizaciones convocan a las fuerzas del campo popular a conformar un espacio nacional que luche por la Soberanía Energética. En su declaración política Por la Soberanía Energética en el camino de la Independencia afirman que “la asociación con Chevron lejos de estar en el camino de alcanzar la plena soberanía energética popular, está entramada en la lógica del saqueo de los bienes comunes naturales, tan necesarios para la persistencia del Imperialismo. Las consecuencias serán devastadoras desde todas las aristas de análisis posibles para el Pueblo Argentino y para el proyecto de la Patria Grande Latinoamericana”.

Sostienen que hay que generar una matriz energética para lograr la Soberanía Energética en la región y ponen a disposición su propuesta:

1) Avanzar en la nacionalización de nuestros recursos energéticos, lo cual implica dotar a YPF de la capacidad de capitalizarse y de llevar adelante por si misma las explotaciones petroleras y gasíferas. En un modelo de empresa estatal integral.

2) Esto debe ser realizado en el marco de un proyecto de largo plazo que incluya un re-diseño de la matriz energética de nuestro país. Es la forma de corregir el saqueo, de depender menos del petróleo y de evitar un innecesario daño al medio ambiente.

3) Nuestro país es un país con petróleo, no es un país petrolero o sea que asociarse con empresas que buscan exportar es un error que seguirá deformando nuestro sistema productivo. Y reincidiendo en el error cometido con la privatización.

A Julio De Vido, Axel Kicillof y Miguel Galuccio

Cuando el ministro de Planificación y el viceministro de Economía, como interventores estatales de YPF, realizaron el Informe Mosconi y cuando Miguel Galuccio presentó el plan de los 100 días para YPF “estatizada”, debieron recordar (decimos “recordar” porque suponemos que por sus cargos y responsabilidades habrán ahondado en su obra) lo que decía el fundador y primer director de la petrolera estatal YPF, el General Enriquel Mosconi:

“...la experiencia de las luchas incesantes que la organización fiscal ha debido soportar con las compañías privadas durante todo el tiempo en que la hemos dirigido, nos condujo a la conclusión de que tales organizaciones, la fiscal y la privada, no pueden coexistir, pues representan dos intereses antagónicos destinados a vivir en lucha, de la cual sólo por excepción saldrá triunfante la organización estatal. Resulta inexplicable la existencia de ciudadanos que quieran enajenar nuestros depósitos de petróleo acordando concesiones de explotación y exploración al capital extranjero, para favorecer a éste con las ganancias que de tal actividad se obtienen, en lugar de reservar en absoluto tales beneficios para acrecentar el bienestar moral y material del pueblo argentino. No queda otro camino a adoptar que el monopolio del Estado pero en forma integral, es decir, en todas las actividades de esta industria: la producción, elaboración, transporte y comercio”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Rigane: "El acuerdo con Chevron demuestra que la nacionalización de YPF no era un proceso de recuperación de soberanía"

El gobierno nacional aprobó un acuerdo con la multinacional Chevron por la explotación de petróleo en Neuquén a través de métodos no convencionales como la fractura hidráulica. José Rigane, Secretario Adjunto de CTA Nacional y Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FETERA-CTA), dialogó con ACTA sobre las contradicciones de este acuerdo y las consecuencias que tendrá para los pueblos originarios que habitan esas tierras.

¿Qué opinión le merece que el acuerdo Chevron-YPF está regulado por leyes francesas?

- Todo este acuerdo, y todo lo que ha venido haciendo este gobierno es un cachetazo a todos aquellos que entendemos imprescindible y necesario recuperar la soberanía energética como parte de la recuperación de la soberanía popular. El hecho de apoyarse en legislaciones francesas significa que estamos repitiendo viejas historias archiconocidas como ha sido no salirse del CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones) y privilegiar a los grupos multinacionales que no han cumplido con los contratos de concesión con las inversiones y demás. Los grupos ganan cuando ingresan y quieren ganar cuando se van y si no pueden, terminan en el CIADI que es una organización que está a favor de los grupos multinacionales, por eso es inentendible que nosotros estemos permanentemente, en el ámbito gubernamental, ratificando la perdida de soberanía con este tipo de acuerdos.

¿Sobre qué se justifica que el acuerdo sea secreto?

- No hay ninguna justificación. Es lo mismo que los acuerdos que se hicieron hace unos años respecto a la utilización, extracción, exportación del petróleo en el Mar Continental. Nunca fue posible a pesar de los reclamos, los pedidos y las denuncias que dijeran de qué se trataba ese acuerdo. Este es un gobierno que está en el más alto nivel de contradicciones. Permanentemente habla de que es nacional y popular, habla de la soberanía, pero en la práctica es absolutamente lo contrario. No tiene nada que envidiarle al gobierno menemista respecto a este tipo de cuestiones. Aunque este gobierno tenga algunas cosas buenas, en este ámbito y en relación a mantener este modelo productivo depredador y extractivista que va en contra de los argentinos, que afecta el ambiente y la salud, no tiene perdón. Es una verdadera entrega.

¿Cuál es el perjuicio a los pueblos originarios que viven en Neuquen?

- Es total. En primer lugar no hay reconocimiento de los pueblos originarios. Hay una permanente demostración de que no les importan los pueblos. Se habilita o imposibilita a las multinacionales a hacer con grandes extensiones de suelo en función extraer petróleo y ahora con el agravante de ejercer la extracción hidráulica que está cuestionada en todo el mundo por las consecuencias que origina en cuanto contaminación, la utilización de productos químicos que generan enfermedad en las personas, animales, deterioran el medioambiente, además de la utilizaciones de millones y millones de litros de agua. Y a todo esto se le suma, como una demostración de que no les importa, el no atender ninguno de los reclamos de los pueblos originarios, que los están todo el tiempo maltratando y matando. La presidenta, que critica constantemente a la justicia, no se le escuchó ninguna palabra cuando la Corte Suprema de la Nación levantó el embargo de Chevron por la demanda judicial que los pueblos originarios ganaron después de muchos años de batalla en Ecuador por 19 mil millones de dólares. Y resulta que nosotros hablamos de integración regional, de soberanía, de la amistad con Correa, de políticas sociales y cuando teníamos que dar una señal clara, concreta de que estamos con el resto de los pueblos para integrarnos en función de los intereses de los pueblos que se representa; la Corte Suprema, bajo indicaciones políticas, decide levantar el embargo de Chevron y así habilitar este acuerdo que no deja de ser una nueva perdida de soberanía.

¿Este acuerdo se contradice con la estatización de YPF un año atrás?

- Totalmente. Esto demuestra que la nacionalización de YPF no era un proceso de recuperación de soberanía ni para tener una empresa nacional sociedad del Estado como necesitamos los argentinos. La decisión de estatizar fue una necesidad de carácter económica que en su momento explicamos. Ante la gravedad y la falta de divisas y la cantidad de energía que había que importar, se toma esta decisión, pero no formaba parte de una política de recuperación de soberanía, y quedó demostrado este año. Además que estas empresas no pagan impuestos. Mientras los sojeros tienen que pagar la renta, los trabajadores pagamos el impuesto a la ganancia porque este gobierno sigue pensando que el salario es ganancia, las petroleras están totalmente exentas de impuestos. Con este acuerdo van a poder exportar el 80 por ciento de la producción sin necesidad de que las divisas pasen por el banco central, sin declaración jurada. Y si ellos no pudieran exportar porque el mercado interno necesita de esa energía, lo vamos a pagar a precio internacional, así no tienen ningún tipo de perdidas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

YPF-Chevron: Hacia el paradigma de la depredación Ambiental

Juan Pablo Olsson

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha declarado que quienes critican el acuerdo entre YPF y Chevron “se parecen a la Gata Flora”, y son quienes en realidad esperaban que la recuperación de YPF fuera un fracaso. Para la presidenta, que una de las “principales empresas del mundo en explotación de petróleo y gas no convencional viniera a la Argentina con una inversión de más de mil millones de dólares, es un gran avance detrás del objetivo de recuperar la soberanía hidrocarburífera de la Argentina”.

En efecto, este acuerdo firmado entre Miguel Galuccio,Presidente de YPF y Alí Moshiri, CEO de Chevron para América Latina y África -ratificado por Julio De Vido, Axel Kicillof, y el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag- muestra claramente cuál es la política que el gobierno nacional se dará en los próximos años, con el fin de recuperar el autoabastecimiento energético perdido, casualmente, a raíz de la política energética llevada adelante por el gobierno nacional durante los últimos diez años, en la denominada “década ganada”.

Según declaró Galuccio: "Esta asociación es estratégica para la compañía y para la Argentina. Estamos poniendo en producción un recurso que puede cambiar el futuro energético de nuestro país”. A esta postura se contrapone la visión de distintos representantes de organismos de Derechos Humanos como el Premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, Elia Espen y Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, junto a Pablo Pimentel de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) quienes denuncian el peligro y la gravedad que implica para nuestro país la firma de este convenio, en tanto se utilizará la técnica del fracking, altamente contaminante. Pérez Esquivel declaró que van presentar un recurso de amparo ante la justicia, ya que el acuerdo con Chevron viola los derechos de los pueblos originarios y hasta la propia Constitución. En el mismo sentido, Pino Solanas y Elisa Carrió, junto al resto de los candidatos de la Lista Coalición Sur ya expresaron su más enérgico rechazo a este acuerdo y adelantaron que lucharan desde sus bancas en el Senado y en el Congreso por la anulación del acuerdo con Chevrón.

Mientras el gobierno de Neuquén admite que por cada pozo de extracción se utilizarán 20 millones de litros de agua en el proceso de fractura hidráulica del suelo, distintos grupos ambientales junto a la comunidad mapuche de la región y movimientos sociales y políticos se han movilizado para rechazar el acuerdo y denunciar los peligros que conlleva. Conocida mundialmente como fracking, esta técnica es altamente destructiva del suelo y contamina gravemente las napas de agua. Al promover el convenio, la Argentina se encamina hacia un peligro de depredación medio ambiental sin precedentes. Basta remitirse a la experiencia de Ecuador con Chevron, cuya relación terminó en la intimación de la justicia de ese país a la Petrolera, que debe pagar una multa de alrededor de 17.000 millones de dólares por daños ambientales. El agravante es que no se trata del único caso: Chevron también está penada con 30.000 millones de dólares por la justicia de Estados Unidos a causa de contaminar las napas subterráneas de varios estados norteamericanos. Si bien el acuerdo de Chevron -por entonces denominada Texaco- con Ecuador, tuvo el mismo anuncio rimbombante de millonarias inversiones y múltiples beneficios para el país, la experiencia terminó con un saldo de más de 2 millones de hectáreas del bosque del Amazonas dañadas, con tierras inutilizadas para la ganadería o la agricultura y con ríos contaminados, porque en ellos fueron vertidos más de 680.000 barriles de desechos petroleros.

La misma lógica se repitió en Estados Unidos: el anuncio de grandes inversiones e innumerables beneficios para las localidades, culminó en catástrofe y prohibición de la actividad. Uno de los casos más conocido de zonas cercanas a explotaciones de fracking es el del distrito de Texas,donde se descubrió una cantidad de benceno (agente cancerígeno) muy superior a lo permitido y cuya causa era la contaminación del agua por los más de 650 químicos utilizados en la fractura hidráulica, que son potencialmente cancerígenos según un informe de la Casa de los Representantes de Estados Unidos. Esta institución asimismo alerta sobre los gravísimos daños en la salud humana, que abarcan desde numerosos casos de cáncer, hasta envenenamiento de la sangre, problemas del corazón, daño cerebral y malformaciones en los nacimientos. La comprobación de estos daños llevó a un conjunto de estados norteamericanos, entre los cuales se encuentran Texas, Nueva York y Nueva Jersey, a imponer una moratoria que detenga la explotación mediante fracking. En Francia ha sido prohibido y algo similar sucede en varios estados de Canadá.

En la Argentina, hasta ahora 13 municipios de las provincias de Mendoza, Entre Ríos y Río Negro han declarado la prohibición de la explotación de petróleo y gas no convencional a través del fracking. Los fundamentos de esta prohibición señalan que la explotación de Vaca Muerta, requiere inyectar millones de litros de agua mezclados con químicos y ácidos, a fin de destruir las piedras del subsuelo donde está el petróleo y el gas shale; lo cual significa que, además de desintegrar la composición del subsuelo, contamina las tierras y las aguas subterráneas.

Es preciso reiterar que, para nuestro país, este tipo de explotación no es necesaria a fin de recuperar el autoabastecimiento, dadas las reservas de petróleo convencional existentes: el 85% de las cuencas tradicionales del territorio no han sido exploradas y cuenta con el potencial de la cuenca marítima que va desde Tierra del Fuego al Golfo de San Jorge: la que está explotando Inglaterra y sus socios en Malvinas. Es el gobierno nacional quien debió exigir a las empresas petroleras la inversión en exploraciones durante los últimos diez años. No obstante, ahora prefiere responder a las necesidades de abastecimiento de Estados Unidos, cuyos intereses geoestratégicos lo obligan a garantizar su provisión de hidrocarburos, dado que las zonas tradicionales de abastecimiento enfrentan situaciones de alta conflictividad: en Medio Oriente, Irak, Afganistán, Irán; además, Venezuela y Rusia; regiones que controlan las mayores reservas de petróleo en el mundo.

Al revisar la historia de la matriz energética argentina nos encontramos ante una paradoja: mientras Enrique Mosconi luchó contra la Standard Oil -actual Chevron- a favor de la soberanía nacional y la independencia energética, Cristina Kirchner -como parte de un modelo supuestamente nacional y popular- promueve este acuerdo neocolonial entre YPF y la multinacional petrolera, y entrega las reservas por los próximos 35 años, a costa de la contaminación de nuestro recurso estratégico más preciado que es el agua. El broche final de esta farsa es la intención de bautizar estos yacimientos con el nombre del fundador de la YPF Estatal, pionera de América Latina.

Juan Pablo Olsson. Es Sociólogo. Juventud Proyecto Sur, Integrante del Movimento “Argentina Sin Fracking”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La confiscación de la Anses para el pago de la deuda externa

Sergio Szulman (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

El gobierno informó que el 58% de la deuda pública al 31 de diciembre del año pasado fue transferida al Banco Central, la Anses, Banco Nación y otros organismos públicos. Así, el kirchnerismo sigue engrosando un millonario pagadios sobre los organismos oficiales para destinar sus fondos a subsidios a la burguesía (especialmente, las empresas “privatizadas” por el menemismo y el pago de la deuda externa). Además, la deuda con los organismos públicos se deprecia de manera permanente, ya que una gran parte de ella no tiene intereses ni actualizaciones y está pesificada -como es el caso de los “préstamos garantizados”, los que son transferidos por el BCRA al Tesoro nacional, por un monto que llega a los 145.000 millones de pesos. Como contrapartida, el Banco Central le pide prestado a los bancos una suma similar, por la cual abona un interés anual del 18% anual, con una pérdida por año de 26.000 millones de pesos.

70.000 millones de pesos confiscados al Anses en cinco años



Esta pérdida del Banco Central para prestarle al gobierno para el pago de la deuda externa es finalmente pagada por los trabajadores, ya que el BCRA compensa las pérdidas con más emisión monetaria, lo cual alimenta la inflación. En el caso de la Anses, el organismo de los jubilados le transfirió al gobierno el 61,5% de sus activos -una suma mayor a los 62.000 millones de pesos. Aquí también se trata de un gran pagadiós, con títulos mayoritariamente en pesos que vencen en 2045 -los cuales, además, se deprecian año a año, debido a que el gobierno no paga las actualizaciones correspondientes. Sólo en los últimos cinco años, se le ha confiscado a la Anses más de 70.000 millones de pesos: esa deuda la ha borrado de su contabilidad.

Esto se debe, en primer lugar, a que la Anses concentra la mayoría de los títulos actualizados por los índices de inflación dibujados del Indec. Esta depreciación tiene como consecuencia una sobreestimación de pagos por otro ítem de deuda pagada a los bancos y privados- la vinculado con el crecimiento del PBI. Como el gobierno le confiscó en 2008 a la Anses los títulos PBI y le dejó los títulos atados a la inflación, el perjuicio es doble. Finalmente, el gobierno obliga a la Anses a depositar más del 40% de los plazos fijos en el Banco Nación, a tasas del 8% anual. Este banco utiliza la diferencia que se ahorra (las tasas bancarias por grandes depósitos son actualmente del 18% anual) para transferirle más fondos al gobierno para el pago de la deuda externa.

Récord de deuda

Sólo porque ha transferido la mayor parte de la deuda pública a los organismos públicos a cambio de confiscar sus recursos, el kirchnerimo no ha repetido el “defol” de 2001. El último informe oficial da cuenta de un aumento de la deuda pública de más de 19.000 millones de dólares el año pasado, todo acumulado en los organismos oficiales. La deuda llega, así, a los 225.000 millones de dólares, incluyendo los cupones PBI y la deuda litigada por los fondos buitres (a los que se les hizo una oferta de pago recientemente). El aumento es de 71.800 millones de dólares durante el período kirchnerista; más del 48% desde 2003. Esta cifra destrona al menemismo, el cual ostentaba el récord anterior de 56.000 millones de dólares de incremento, y sube el índice de la deuda pública a más del 51% del PBI. Si se suman los intereses a pagar con las deudas de otros organismos públicos y las provincias, la deuda pública supera los 350.000 millones de dólares.

Los “Unen”, Massa y demás “opositores” han participado desde este mismo gobierno y desde los anteriores en la confiscación de los jubilados para el pago de la deuda. Sólo el Frente de Izquierda lucha por detener esta confiscación, por el desconocimiento de la deuda externa y el 82% móvil para los jubilados, así como por una Anses administrada por los propios trabajadores y jubilados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A nuestros chicos los mató la corrupción

Alfredo Grande (APE)
.

“Cuando la corrupción acelera, la cultura represora habla de tragedia” (aforismo implicado)

“Rio Negro Choele Choel caso Daniel Solano. Dia 17 de huelga de hambre, de violencia e indiferencia institucional.
Carta abierta para Gualberto Solano:
Querido Gualberto, que junto a Romina, Mayra, Julieta y otros seres
llenos de dignidad, coraje, amor , solidaridad y compromiso, siguen en
huelga de hambre a pesar de la debilidad que se siente en este tramo
de la misma, y viendo que al parecer el poder de turno ha perdido lo
que nunca puede perder un ser humano: la parte humana de su ser; sepan
querido Gualberto y hermanos que lo acompañan, que somos cientos de
miles los abrazos que los estamos abrazando de lugares cercanos y
remotos, que sentimos el ayuno y el dolor como nuestro, que como
padres, madres, hermanos, hijos, amigos nos atraviesa la ausencia de
Daniel, como la vergonzosa y cobarde impunidad desde el poder.
Querido Gualberto de mirada transparente , hoy triste, quizás débil
sólo desde lo físico en esta huelga, que nos duele, que en la tierra
de Rodolfo Walsh, en la Argentina de los desaparecidos, hoy , en
democracia, un padre tenga que reclamar por su hijo de este modo.
Hoy Gualberto y a solidarios que lo acompañan: los abrazamos más que
Nunca” .(Alberto Cabrera Britos) 

En la actualidad de nuestra cultura, se ha puesto en primer plano, y es bueno que así sea, una consigna: “la corrupción mata”. El hambre es la más atroz corrupción de la elemental necesidad de alimentarse. El crimen más cobarde y más impune. El hambre mata, porque es el registro psicofísico de la más básica necesidad que no puede no satisfacerse.

La corrupción y el hambre matan, no siempre al contado. La cultura represora asesina en cómodas cuotas, de tal manera que su mérito mayor es que la víctima ni siquiera se da cuenta de la sentencia que está siendo ejecutada. La pena de muerte no existe, al menos eso dicen, en su expresión jurídica. Dicen que dicen. Pero en su expresión cultural y política la pena de muerte sigue vigente y en su forma más brutal y grosera se la conoce como “gatillo fácil”.

Pero desde el pago fácil en adelante, todo es muy fácil para la cultura represora. Y cuando se pone un poco más difícil, entonces aparecen varios mazos para empezar a dar, dar y dar. Corrupción fácil: denunciarla es políticamente incorrecto o para decirlo menos suavemente, patente de gorila. En realidad, no hay nada más gorila que la corrupción, justamente porque en su origen el gorilismo fue corromper la voluntad popular. O sea: proscripción del peronismo. Así llegó Frondizi y así se fue cuando Framini Anglade ganaron en la Provincia de Buenos Aires. Ya sé: me quedé en el 62. Pero lo curioso es que ahora, algunas décadas después, es gorila denunciar la corrupción.

O cambiaron los gorilas, o el fundante de la democracia se ha corrompido.

*****

Cuando ocurre la masacre de Cromagnon, la consigna más impactante y certera fue: “ni la bengala, ni el rock and roll, a nuestros chicos los mató la corrupción”. Recuerdo las marchas de familiares y amigos, de Once a Plaza de Mayo y posteriormente, de Plaza de Mayo a Once, dando la espalda al Poder. Durante más de 5 años acompañé esa lucha, en distintos espacios. Hoy recuerdo especialmente al abuelo de Julián Rozengardt, uno de los jóvenes fallecidos. Ariel Bignami, un militante comunista, periodista, escritor. Falleció hace pocos días y nunca pudo, y creo que nunca quiso tampoco, alejarse del dolor de esa pérdida atroz.

La corrupción mata, pero también deja cicatrices incurables de muchas heridas, a los que, de alguna u otra manera, logran sobrevivir. Ariel es uno de ellos. Familiares de Daniel Solano, desaparecido en Choele Choel, sostienen una heroica huelga de hambre. Piden algo muy simple y muy lejano: justicia.

La despiadada comercialización de manzanas en el valle de Rio Negro la realizan los mal llamados trabajadores golondrinas. Porque en verdad son golondrinas esclavas. Y Daniel desapareció. En democracia. Alguna vez nos daremos cuenta que cuando en democracia hay desaparecidos, lo que desaparece es la democracia. Y cuando se pretende negar que esto sucede, el cinismo de estado clama al cielo.

El ex supermercado “Tigre”, fue recuperado por sus trabajadores. Hace más de de 10 años que no logran la propiedad colectiva de lo que hoy se denomina LA TOMA. Incluso uno de sus referentes más importantes, Carlos Ghioldi, está bajo la espada y la justicia de Damocles. Acusado de un delito que no existe, pero la penalización y criminalización de toda protesta y lucha social llegó para quedarse.

*****

La corrupción es en su esencia, profundamente anti democrática. Por supuesto que la cultura represora sentencia que “todos somos corruptos”. Confesión de parte, que de todos modos es útil para entender el nivel de podredumbre de nuestros preclaros dirigentes. Pero no es así: la corrupción no es un acto individual, no es un per saltum para sortear incómodas y muchas veces perversas inspecciones, como las realizadas en las intransitables rutas del país.

No es una táctica defensiva para que podamos avanzar en esos trámites insoportables, que duran años si lo hacemos como dios y el diablo mandan. Lo digo con todas las letras: la corrupción es una política pública. O sea: de Estado. De todos los Estados, desde el nacional al municipal. Con todas las excepciones que haya.

Si la corrupción no fuera una política pública, Ricardo Jaime ya estaría preso, a Schiavi no se le habría aceptado ninguna renuncia y mucho menos aplaudido, y De Vido tendría los anteojos en remojo. La corrupción política que implica defenestrarlo a Scioli para luego endiosarlo, y en lo único que Daniel cambió fue que apareció Massa, desde ya, con las manos en su apellido.

Democracia de escribanos, de gestores, de punteros, de patoteros. Los partidos de fútbol que se juegan sin hinchada visitante, puede ser el principio de un pensamiento para los nuevos tiempos: los partidos, no solo los de fútbol, se juegan solo con hinchada local. Esto puede llamarse ley de los partidos políticos, que está armada para que la gran final sea K contra K.

O sea: una interna partidaria que termina siendo una externa nacional. Mientras tanto, sin prisa, sin pausa, con brutales aceleraciones, que algunos llaman tragedias, la corrupción seguirá matando. Y si bien hay muchos anti imperialistas, a mi criterio sostienen lo que he denominado el “chavismo off shore”.

No hay anti capitalistas en los partidos mayoritarios. La idea de un capitalismo serio no es solamente un estado alucinatorio del kirchnerismo. Capitalismo es corrupción, porque su fundante no es el bien común sino el lucro. Y el lucro es siempre un robo. O varios. Siempre a los trabajadores, y no pocas veces a otros capitalistas mas débiles. Cadena alimenticia que le dicen. El pez grande se come al chico y así las minipymes aceptan las sobras del banquete, que no siempre son pocas.

A nuestros chicos, a nuestros mayores, a los pueblos originarios, a más del 80% de jubilados, a los enfermos en cuerpo, mente y alma, a los excluidos del sol aunque se los distraiga incluyéndolos en la luna, a los hambreados de pan y deseo, a los debilitados por tener vocación de cántaros que insisten en atravesar la fuente, a todos y mas aún, la corrupción los está matando. Por eso escribí “El crimen de la paz”.

La corrupción se esconde en los pliegues de la paz para cometer sus peores crímenes. Y sólo se denuncia en forma espasmódica, cuando la dimensión del crimen obliga a la cultura represora a incluir el significante “tragedia”. Nunca masacre, porque eso abriría la caja de Pandora donde se refugia la impunidad, el hada protectora de todas las corrupciones.

Los luchadores de siempre, desde Ariel Bignami hasta Daniel Solano, pasando por todos los mártires de dictaduras y democracias, no desean descansar en paz. Porque mientras haya injusticia, la paz es otro sueño eterno por el cual tendremos que seguir luchando. Sin descanso y sin tristeza. Y construyendo el “colectivo de héroes” que la tierra necesita.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos Aires, La Plata: “El Hospital de Niños está en caída libre”

Josefina López Mac Kenzie (OTROS CIRCULOS)

Así lo describen seis profesionales de la terapia intensiva. Trabajar haciendo malabares es lo habitual: faltan médicos, enfermeros, kinesiólogos, insumos, aparatología y mantenimiento edilicio. El 2 de abril, en pleno desastre, lograron concretar un operativo de trasplante, pero “el voluntarismo a la larga produce maleficencia”, plantean. Y hablan de pauperización y desigualdad.

Los tres médicos superan los 50 años, pero al menos una vez por semana hacen guardia de 24 horas en la terapia intensiva del hospital Sor María Ludovica. “Te cansás, respondés distinto a estímulos, no rendís lo mismo… Seguimos porque nos conviene, por cuestiones de tiempo… por miles de razones. Nos levantamos y seguimos. Pero es una bestialidad”, coinciden.

La falta de profesionales jóvenes es uno de los problemas que enfrenta ese servicio, adonde llegan los chicos más graves. Pero también tienen baches en aparatología e insumos, por lo que están muy lejos de cumplir con las pautas ideales y legales de atención en el hospital pediátrico de máxima complejidad y prestigio de la Provincia, aseguran.

Fuera de la terapia, el panorama no es más alentador. En el Sor María Ludovica hay dos días sin cirujano de guardia (y varios en que un solo cirujano trabaja para cientos de chicos). Falta personal de enfermería, kinesiología y mantenimiento. La comida para médicos, pacientes y padres “es eternamente incomible, se la damos al perro y no la come”. Y para muchos no hay otro incentivo para continuar trabajando que el afecto al hospital donde se formaron, plantean tres terapistas, dos residentes y una kinesióloga en este hospital adonde llegan de todos lados pacientes, residentes que rotan para completar su formación, investigadores y docentes.

“Nunca lo vimos así al hospital”, lamenta uno de los especialistas en terapia intensiva pediátrica, que está allí hace 23 años. A su lado asiente un colega que está hace 30, conoció las instalaciones antiguas, se mudó a las actuales en los ‘90 y se jubila este año. El tercero, un médico de Traslados, enfatiza que es difícil trabajar como lo hacen pero dan siempre lo mejor de sí. Coincide la más joven del servicio, una kinesióloga de 40 años que subraya todos los logros que se alcanzan a pesar de que “pasa de todo todo el tiempo”, y ejemplifica con su hijo, operado del corazón tres veces en esta terapia “en momentos igual de duros pero con excelentes resultados”.

Recursos humanos

A fin de año, los cirujanos del Niños renunciaron en masa. Ahora “dos días no hay cirujano de guardia. Vos venís por ejemplo con una apendicitis y los viernes y creo que el domingo no hay —cuenta Guillermo de Carli, uno de los terapistas—. Hay un cirujano para los 300 pacientes del Hospital, los pelotean de todos lados y se generan situaciones de violencia. Les han pegado. Para un padre con un chico que se cortó su hijo es una urgencia, y el médico por ahí está operando”.

La migración a hospitales donde ganan mejor y la lluvia de jubilaciones compulsivas explican en parte la situación. Se agrega el desinterés de las nuevas camadas en especialidades críticas: mucho estrés, poca rentabilidad y un vivir de guardia los hacen inclinarse por ramas como cosmetología, analizan los médicos más grandes (ver aparte).

“Un montón de gente joven, residentes formados acá, enfermeros, kinesiólogos, se nos fueron al hospital El Cruce, o a lugares privados donde cobran muchísimo más —explica De Carli—. El Cruce absorbió a mucha gente que trabajaba acá…”.

En Florencio Varela, El Cruce resplandece como uno de los hospitales de cabecera que se insertaron en la Provincia con fondos nacionales, junto al central de pediatría Dr. Claudio Zin y el de Trauma y Emergencia Dr. Abete (en Malvinas Argentinas).

“Muchos van al Cruce porque hay más plata y por cansancio”, resumen los médicos. Una enfermera de terapia con 20 años de antigüedad puede cobrar $ 4.500 en el Niños. En El Cruce, como mínimo el doble. Un médico de terapia del Niños en promedio cobra $7.000. En El Cruce puede ganar el triple.

“Yo tengo 30 años, es a lo máximo que puedo llegar, nunca fui jefe de Sala ni tuve ninguna función, cobro $ 9 mil y pico. Tenés que hacer guardias para vivir. Y con este aumento que hubo cobramos menos porque se lo come Ganancias”, dice uno de los entrevistados. A esto se resta matrícula y seguro médico.

“Parecía que todo el mundo iba a tener un solo trabajo yendo ahí… Pero no resolvió el problema porque algunos se quedaron acá y van también al Cruce, que debería ser incompatible”. Es frecuente que los médicos combinen trabajos en hospitales y clínicas o consultorios de La Plata con puestos en hospitales de otros distritos (Casa Cuna o Gutiérrez de Buenos Aires, El Cruce…). “Con lo que te pagan acá digamos que en un kiosco te va mejor —resumen en el Niños—. A muchos nos propusieron pero no fuimos porque el Ludovica tiene ese espíritu… Pero nunca lo vimos como está ahora”.

“Uno se formó acá pero llega un momento que… yo cumplo 30, otro compañero, 32 años de servicio, y estamos en la lista de ‘jubilables’ —cuenta Guillermo. En los últimos meses llegaron cientos de jubilaciones al Niños; los trabajadores pueden prorrogar sus cargos o ser re contratados. Pero muchos esquivan los cargos jerárquicos porque la ecuación sueldo-responsabilidad no les cierra—. En un primer momento me dio una cosa… fue un cimbronazo… pero me voy a ir”, dice. Un compañero apunta: “Después lo van a contratar, acordate. Porque no va a haber gente.

La falta de jóvenes que elijan especialidades críticas va elevando el promedio de edad de los médicos. Y con las jubilaciones y la migración los equipos “se van diezmando” (ver aparte), grafican estos médicos. Varios vieron algunas mejorías, como el paso de la terapia vieja, “la catacumba de 1900, en los subsuelos de allá, donde hacíamos lo que podíamos”, al edificio actual, adonde se mudaron en 1998. Pero las demandas son siempre las mismas. Es cíclico.

Amparo, abrazo y meseta

Estos trabajadores son los mismos que estuvieron en el último abrazo simbólico a este hospital, que se deshilacha. Y los que en 2008 habían recurrido al juez en lo contencioso administrativo Luis Arias ante las condiciones en las que se estaban desempeñando, sobre todo por la falta de recursos humanos. En ese momento, la Justicia ordenó al Ministerio de Salud bonaerense designar provisoriamente 8 médicos y 24 enfermeros para la terapia intensiva del Sor María Ludovica.

“Una vez, en esa época, cuando se completa el plantel —recuerda uno de los terapistas— estábamos haciendo un procedimiento, viene una enfermera y me dice: ‘Doctor, hay que ponerle la vía al paciente”. A los 5 minutos me viene a insistir. Yo tardaba 20 minutos o media hora porque era lo normal, ya que son muy pocas siempre. ‘Lo estoy esperando’, me dice. Voy, le pongo la vía, ella me mete el codo y me dice: ‘Listo, doctor, gracias’. ¡Me sacó! Es que nosotros estamos acostumbrados a hacer el papel de enfermería, cuidar chicos, poner vías…”.

“De esas muy buenas enfermeras que vinieron, ¿quedó alguna? —ironizan—. ¡Ninguna! Se fueron a trabajar a otro lado porque eran muy calificadas… Es gente que consigue trabajo mejor remunerado”.

Para una atención médica correcta debe haber un especialista cada 8 camas y fracción (hasta que cambie la norma, que podría bajarlo a 6), y un enfermero cada 2 camas y fracción. Algunos días no se cumple en este servicio, que tiene una terapia de agudos y una de pacientes crónicos (chicos con respirador a los que probablemente no se lo puedan sacar nunca y necesitan una terapia menos intensiva).

También faltan kinesiólogos, por eso no funciona todos los días un servicio fundamental para recuperar a chicos que están con respiración asistida. “En una terapia moderna no puede no haber kinesiólogo”, resumen los profesionales.

“Si está bien armado el servicio para funcionar exclusivamente en la terapia, seríamos de gran aporte al tiempo de respirador y a las complicaciones que trae a los chicos que están ventilados…. —explica la kinesióloga—. Es mucho lo que uno puede llegar a hacer, pero si al día siguiente no hay nadie y el día anterior tampoco hubo, entonces hacés un poquitito… salvás, te acomodás… los médicos tampoco son tantos como para poder dedicarse a todos… por ahí empezaste a trabajar con un médico la parte respiratoria y por ahí ellos tienen que salir a cubrir otra cosa. Somos re pocos y hacemos lo que podemos”.

“Si no estoy cumpliendo ni lo que dice el Ministerio, soy el responsable si atiendo a un chico y le pasa algo, o alguien me puede plantear: ‘Usted aceptó trabajar en condiciones que no son las que legalmente corresponden’. Si hay dos médicos y superan el número previsto de camas, y hay un problema de lo que sea, como pasó en el Santojani, 17 pacientes, 2 médicos, cuando se cortó la luz y murieron tres pacientes… fueron a juicio, perdieron los médicos y el seguro no los cubre: no estaban actuando en condiciones normales. Porque si vos vas con un arma y salís a matar pacientes de un tiro el seguro me va a decir ‘estás loco, no te puedo cubrir’. Es gravísima la situación”.

Una vez, reconstruyen entre todos, un colega traumatólogo tuvo que atender a un chico al que en Buenos Aires el subte le había arrancado un brazo. “Llegó acá, terminó de operarlo a las 6 de la mañana, se lavó la cara y se fue a la casa. Y como no estaba en el consultorio de traumatología a las 8 lo sancionaron . Nadie lo defendió. Renunció. Un tipo de primera que vos lo llamabas a cualquier hora… “Nos hemos pauperizado desde el punto de vista laboral…”.

Aparatología, infraestructura, insumos

“Vos no podés hacer terapia en el medio del monte. En cambio un clínico va con un bajalengua y puede hacer muy buena medicina. O un pediatra, porque tiene observación. Nosotros somos dependientes de la aparatología”, grafica uno de los médicos.

Pero no hay resonador y llegaron a estar 8 meses sin tomógrafo. Y una anécdota grafica lo que pasa:

“Un chico ingresó grave y clínicamente, dijimos: tiene esto. Se confirmó. Había que hacerle dos resonancias pero dijeron “Y, por ahora podemos hacerle solamente de médula, porque tenemos solamente $4.800”. ¡¿Quién determina que tenemos solamente $4.800?! O sea, lo sacás de una terapia, atendido, calentito, lo subís a una ambulancia, donde no deja de ir un médico experimentado, pero lo sacás al empedrado… Pónganlo donde quieran: acá adentro, en el parque Saavedra, o paguen, no puede ser. “Aceptamos cosas que naturalmente en una discusión científica no se sostienen. Y eso es pauperizar”.

Una terapia necesita determinadas condiciones de circulación de aire, temperatura y humedad. Hay bacterias típicas de las terapias que se propagan si el entorno sanitario no es óptimo. Y épocas del año, como ésta, donde la circulación viral es importante (gripe, bronquiolitis, etc.). Sin embargo, estos equilibrios no son fáciles de alcanzar cuando una sola persona se tiene que ocupar de mantener y regular los aparatos de todo un hospital:

“A veces hace mucho frío o calor, viene el señor que maneja todas las máquinas del hospital y dice: ‘Les prendo esto pero hasta mañana no lo podemos apagar, porque estoy yo solo me tengo que ir al grupo quirúrgico, después a Neonatología… -cuentan-. No cumplimos las pautas de Unidad de Internación, que incluyen enfermería, médico, infraestructura, metros cuadrados, respirador, electricidad, oxígeno, temperatura, personal…”, asumen los profesionales.

El Niños platense tiene problemas edilicios, entra agua por las ventanas y en la tormenta de abril se cayó un cielorraso. Suele faltar agua caliente, no hay resonador y “en verano podés morirte de calor”. El Gutiérrez y el San Martín están desvencijados (antes y después de la inundación) y con salas cerradas. En el Paroissien (La Matanza) internan chicos “vestidos como llegaron de la calle”, porque no anda la calefacción, faltan médicos de guardia, el edificio se viene abajo y hay pacientes “en estado de cuasi abandono”. En el Eva Perón de San Martín por falta de médicos cerraron la guardia.

Pero el hospital Dr. Zin “¡¡¡parece un shopping!!!”, coinciden los terapistas del Ludovica, para quienes “la aparatología debería ser igual en todos los hospitales…”. Algo que está a años luz de la realidad. Mientras en los hospitales provinciales suele faltar de todo, en El Cruce hay 65 camas de internación especializada (terapia, unidad coronaria, recuperación cardiovascular…) y equipamiento “con tecnología de última generación” (tomógrafo, resonador y equipo de hemodinamia de primera, modernos sistemas de monitoreo, quirófanos en red…).

A veces en el Ludovica se rechazan ingresos de chicos derivados de otros distritos: “Se trata de aceptar todo… pero… La otra vez llegó un chico con una hemorragia digestiva y no teníamos un endoscopio en todo el hospital, es una vergüenza, donde hay un servicio de gastroenterología muy importante, con presidentes de fundaciones, de sociedades… Hay cosas que no se pueden creer. En Neurocirugía la otra vez no podían operar porque no tenían el aparato necesario y había que derivar pacientes”.

“Somos pocos y hacemos maleficencia”

“Si faltan insumos te la bancás, si falta aparatología te la bancás, o si falta solamente uno… pero si es todo, se multiplica… todos nos ponemos nerviosos, nos insultamos entre nosotros…. Para la sociedad, el hospital de Niños sigue siendo fabuloso, te dicen ‘qué bueno el Niños, porque todos colaboran…’. Pero muchas cosas se manejan con voluntarismo y a la larga el voluntarismo no sirve”, plantean estos históricos del Ludovica.

“De adentro vemos que estamos en caída libre: no tenemos insumos, no les podemos dar las prestaciones adecuadas a los chicos… es patético… —lamentan—. Se acaba de hacer la Fundación… todos muy orgullosos, pero ¡es una fundación! Y no solucionamos los problemas de acá… ¿Qué van a poner, médicos? Lo básico… entonces todo eso termina en que los problemas se van agudizando”.

“En Medicina si no sabés lo primero que tenés que hacer es no hacer nada. Lo segundo es no hacer maleficencia. Y si podés hacer beneficencia, en buena hora —esquematizan—. Entonces el voluntarismo, y lo podemos discutir años sentados con el ministro de Salud, porque tenés las voluntarias, que son muy respetadas, a la larga hace maleficencia. Porque empezamos a tapar agujeros y terminamos no dando las mínimas condiciones para atender un paciente. Y eso es maleficencia”.

Lo que llaman “el voluntarismo” es por ejemplo cuando ante la falta de personal aparecen los “dejá que yo me la banco”. Lo solidario. “En un paro cardíaco en general uno debe reanimar durante un tiempo determinado. Como por ahí hay poco personal es ‘yo me la banco’. Masajear a una persona es como jugar un partido de fútbol, a los 15 minutos te duelen los brazos, la espalda, todo… a veces no alcanzan las manos… —grafica uno de los terapistas—. A la larga vos sabés que por más que le pongas garra lo estás haciendo mal. Somos poco personal y hacemos maleficencia. Si no tenés las mínimas condiciones de insumos, aparatología y recursos hacés maleficencia. Y eso es lo que no entienden los que dictan la política de Salud”.

Milagro en la tormenta

“Eso fue terrible. Es lo peor que nos pasó. Había receptor. El cadáver estaba acá. Una nena, que donó 3 órganos… Habíamos hecho el diagnóstico. Teníamos que hacer el segundo electro, que es el confirmatorio. Le hicimos todo en el medio de la tormenta, 10 o 12 de la noche. El neurólogo no podía llegar desde en Berisso. Esas cosas hay que hacerlas lo más rápido posible porque si no todo se empieza a deteriorar y se te cae… los únicos que pudieron venir fueron la enfermera, a la que le había entrado 1,20 metro de agua en la casa, y el psicólogo. Terminamos 2 o 3 de la mañana dándole de comer y le tiramos un colchón acá…”.

El hospital era un caos. Se cayeron cielorrasos (no se accidentó ningún paciente). Nadie podía llegar. Y hubo problemas con el suministro eléctrico.

En la terapia había 7 pacientes para 20 camas, 6 con respirador pero ninguno muy grave. (Peor la pasaron en las salas de Clínica y en Neonatología, donde estuvieron como 5 horas sin luz con 17 pacientes conectados a respirador y debieron levantar las incubadoras). La luz se les cortó a eso de las 5.30 de la tarde y arrancó el grupo electrógeno. Hacia la noche hubo susto cuando, la persona que maneja sola todas las máquinas del hospital les dijo ‘miren que se está inundando el sótano y el grupo electrógeno está a 5cm del agua…’.

Los respiradores tienen una media hora de batería. Por eso llamaron “a todos los residentes del hospital para que vinieran, porque tenemos respiradores manuales, cosa de que hubiera uno para cada paciente”, recuerdan. Y cuando se cortó la luz del todo, aunque sólo por unos 3 minutos, y no arrancaba, y sabían del subsuelo anegado, De Carli dice “varios perdimos varios años de nuestras vidas… Empezamos a ventilarlos… celulares prendidos… luces de emergencia… Los padres gritaban afuera… ¡¡¿Está todo bien?!¡. Bolseamos, bolseamos y arrancó. No sabemos qué fue lo que arrancó. Sabíamos que si se seguía inundando nos íbamos a quedar sin luz. Pero acá no se murió nadie. En Neo tampoco”.

Pese a todo se logró realizar el procedimiento y al día siguiente con todo éxito se hicieron tres trasplantes con lo donado por esa nena. “Eso fue en el medio de la tormenta. Y además, se nos cortaba la luz”, recuerdan, y redondean el diálogo entre todos:

—Salía en los medios algo totalmente mentiroso como que había cadáveres y no salió a la luz como que pese a la tormenta se mantuvo y se pudo hacer. No hay insumos, hay pocos médicos, es así, pero quienes estamos trabajando y diciendo todo lo que falta somos los que estamos haciendo frente a todas las adversidades.

—Estamos acostumbrados a que falten un montón de cosas…

—Lo que le da excelencia a un hospital o a un servicio, o prestigio, es el recurso humano. A veces tenemos suerte también, y no debería ser así.

—Hay un equipo de trasplante renal que hace un año y medio que no funciona porque no hay personal…

—La salud es muy importante como para dejársela solo a los médicos, entonces lo que tenés que lograr, es que funcione toda la cadena de trabajadores de salud. Hay días que no hay agua y no te podés lavar las manos.

Para el gobierno es “normal”

Hace algunas semanas, las autoridades provinciales de Salud negaron que falten insumos, personal y obras de infraestructura en la red sanitaria. Evaluaron que la situación es “normal”. Y equipararon episodios de violencia o de inseguridad en hospitales a las que se puedan vivir en cualquier otro ámbito.

El inicio de la campaña hacia las elecciones primarias del mes que viene trajo cortes de cintas ante los flashes para inaugurar centros médicos y servicios en distintos puntos bonaerenses. Obras: ése es el eje de la política pública en salud. Los funcionarios provinciales aseguran que en el último año se hicieron numerosas obras en hospitales. Pero hace mucho que los nosocomios ya existentes están pelados de insumos (hay dificultades para las compras), los edificios que se vienen abajo, hay trabajadores en condiciones de contratación precarias y planteles de profesionales en fuga.

“Se va a ir diezmando”

“Deberíamos ser cerca de 1.800 terapistas pediátricos en la Argentina, y hoy no llegamos a 1.000 -calculan desde el Niños-. Las nuevas generaciones no se vuelven a anotar porque no te rinde y es mucho tiempo de formación, entre 7 y 10 años, para terminar haciendo guardias”, que es de lo que viven los terapistas si no tienen afuera un consultorio.

“Te tiene que gustar… Esto pasa en el mundo. Nadie quiere hacer especialidades críticas. Y se va a ir diezmando… —analizan—. El terapista intensivo pediátrico, que es una post especialidad, tiende a desaparecer. Muchos se van a privados donde ganan mejor, o a estudiar cosmetología: hay una residencia en Capital y se llena”.

Pocos interesados y muchos médicos grandes que se están jubilando. Junto a terapia, las ramas críticas poco elegidas neonatología, cardiovascular y “quemados”, apuntan los profesionales.

Más estrés que satisfacciones

Pocas veces vuelven a ver a los chicos que vieron muy graves. La muerte es un escenario frecuente para los terapistas y cuando los chicos remontan ellos ya están con nuevas situaciones de alerta, entre nenes con respiradores, lactantes que se descompensan cada cinco minutos y enfermeros atentos que les van informando temperatura y estado general de cada chico.

Por eso se alegran al saber que Mailén Cantero se recupera con éxito. El 7 de febrero ingresó muy grave, por “electrocución” (había tocado un poste de Edelap denunciado por vecinos unas 30 veces) y la atendieron en la terapia del Niños.

Otro “habitué” de esta sala era el cura Cajade. “Venía acá. Era Pincha… eso sí. ¡Muy Pincha! —se ríe uno de los terapistas-. ¡Acá somos muy de Gimnasia!. Pero esperaba con todos los padres… si le decías ‘pase, padre, así va a ver a los chicos más rápido’ decía: ‘No, yo espero’. Decía: ‘Yo soy anticlerical así que no tienen que quedar bien conmigo. Yo espero igual’. Buen tipo”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.