miércoles, 4 de septiembre de 2013

Siria: Entre el drama humanitario y el riesgo de la intervención militar

Sergio Ferrari (desde las Naciones Unidas, Ginebra, especial para ARGENPRESS.info)

El conflicto sirio que llega casi a su tercer año ha obligado a 2 millones de personas a partir al exilio, según lo establece un informe presentado en las últimas horas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ginebra, Suiza.

Un millón ochocientos mil de entre ellas han abandonado el país en los últimos doce meses, con una media diaria de casi 5000. La gran mayoría, busca asilo en los países vecinos. A finales de agosto, según la misma fuente, 110.000 personas se habían refugiado en Egipto, 168.000 en Irak, 515.000 en Jordania, 716.000 en el Líbano y 460.000 en Turquía.

Aproximadamente el 52 por ciento de esta población son niños menores de 18 años. ACNUR anunció el pasado 23 de agosto, que el número de niños sirios refugiados había superado ya el millón.

“Siria se ha convertido en la gran tragedia de este siglo, una desgraciada calamidad humanitaria que conlleva un sufrimiento y un desplazamiento sin precedentes en la historia reciente”, enfatizó António Guterres, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados. “El único consuelo es la humanidad que están demostrando los países vecinos acogiendo y salvando las vidas de tantos refugiados”, subrayó.

Adicionalmente, más de cuatro millones de personas se encuentran desplazadas dentro de las fronteras de Siria, según las estadísticas publicadas a fines de agosto por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

En su conjunto, estas cifras indican que en la actualidad el número de ciudadanos sirios que se han convertido en refugiados o desplazados forzosos supera al de cualquier otra nacionalidad a nivel mundial.

La necesidad de incrementar de manera significativa la asistencia humanitaria y la ayuda al desarrollo en favor de las comunidades de acogida se impone. Ante la presión que este éxodo está ejerciendo sobre los países vecinos -incluyendo el agravamiento del impacto económico-, ACNUR anticipó que ministros de Irak, Jordania, Líbano y Turquía se reúnen este miércoles 4 de septiembre en Ginebra en un esfuerzo por acelerar el apoyo de la comunidad internacional.

A pesar de esta compleja situación, las agencias humanitarias no esconden su preocupación al confrontarse a una gran carencia de fondos, dado que sólo han recibido hasta ahora el 47 % de las promesas anticipadas por la comunidad internacional.

El conflicto en Siria desnuda así, colateralmente, un relativo fracaso de parte de la comunidad internacional para hacer frente, a través de la asistencia humanitaria coherente, a situaciones de particular complejidad.

Además, algunos de los países europeos, como Francia, empeñados en las últimas semanas a implementar una respuesta militar contra el Gobierno sirio, no han dado hasta ahora señales significativas de acoger un número significativo de refugiados de ese país. La mayoría de las naciones europeas hasta el momento se limitan a discursos retóricos. Los contingentes de asilados previstos no corresponden para nada con la dimensión de la problemática.

Esta compleja situación humanitaria se desarrolla en paralelo a las amenazas crecientes de una posible intervención militar en Siria. La que sin embargo, está muy lejos de lograr el consenso internacional.

En las últimas horas, el Secretario General de las Naciones Unidas expresó desde Washington sus temores crecientes con respecto a lo que podría significar una intervención militar en ese país del Medio Oriente. Ban Ki-Moon recordó que una intervención "es legal sólo ante la autodefensa o bien cuando el Consejo de Seguridad aprueba tal tipo de medida", cosa que en este caso no ha ocurrido. Teme que una acción militar - a la que se oponen enérgicamente China y Rusia- recrudezca la dimensión del conflicto provocando un aumento exponencial de víctimas de todo tipo.

“Nunca más la guerra” expresó recientemente el Papa Francisco en nueve idiomas inundando las redes sociales al tiempo que convocaba para el próximo 7 de septiembre a una jornada de ayuno y oración por la paz en Siria, en el Medio Oriente y en el mundo entero.

Importantes organizaciones internacionales han enfatizado una oposición clara contra cualquier intervención militar en Siria. La Oficina Internacional de la Paz, con sede en Ginebra, denunció recientemente “las oscuras amenazas de potencias occidentales por sancionar al régimen sirio por el uso no probado hasta ahora de armas químicas”. La organización galardonada en 1910 con el Premio Nobel de la Paz considera que una intervención occidental “agravaría indudablemente un conflicto ya trágico, (y) violaría el derecho internacional si no se basa en un mandato del Consejo de Seguridad de la ONU…” con consecuencias incalculables para la seguridad mundial.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Canadá: La dimensión de la infamia, experimentos en niños…

Mario R. Fenández (especial para ARGENPRESS.info)

Nadie mejor que los aborígenes canadienses sabe su historia de sufrimientos y opresión; el resto de la población de este país la ignora con la ayuda de la falsimedia que se ocupa activamente de ocultarla y distorsionarla. Pero incluso así de vez en cuando algún episodio de esa historia se hace público, escapa la contención de la falsimedia. Unas semanas atrás se publicó, por corto tiempo, una noticia que demuestra el calibre del genocidio de las clases dominantes de este país contra los aborígenes o Primeras Naciones como ellos mismos se llaman organizados.

Ian Mosby, un posdoctorado en la Universidad de Guelph en la provincia de Ontario, estudiante de historia nutricional descubrió que los niños y niñas aborígenes de la tribu Mi’kmaq en la Escuela Internado de Shubenacadie (provincia de Nova Scotia o Shubenacadie Indian Residential School) fueron sometidos desde 1942 a 1952 a un experimento por el que niños de esa Escuelas Internado fueron negados de vitamina C, y de atención medica en caso de que esta deficiencia -artificial y premeditadamente creada, fuese descubierta para no “arruinar” el experimento. Estos experimentos fueron llevados a cabo por científicos del Gobierno Federal de aquella época y aplicado en seis de las 80 Escuelas Internado para niños y niñas aborígenes canadienses que existieron entre 1840 y 1996. Estas escuelas fueron instrumentos de genocidio cultural y humano; por ellas pasaron más de 150.000 pequeños, vulnerables, administrada por supuestamente “piadosos religiosos” mayormente católicos y anglicanos. Estas escuelas fueron usadas para todo tipo de abusos de poder contra los indefensos niños aborígenes -sometidos a terribles abusos físicos, sexuales, sicológicos, esterilización, asesinatos, y como ahora vemos a experimentación genocida. Todo, ahora documentado testimonialmente y aceptado por el Gobierno Federal de Canadá en la legislación de la Comisión de Reconciliación y Verdad.

El experimento sobre nutrición no es sino parte de todo este abuso y no puede realmente sorprendernos pero si puede ayudarnos a visualizar la dimensión del crimen que sufrieron los aborígenes canadienses siendo niños. El documento que descubriera Mosby data de 1954, fue salido del Departamento Nacional de Salud y Bienestar firmado por los científicos G.F. Ogilvie y L.B. Pett bajo el titulo “Un estudio a largo plazo de suplemento de Acido Ascórbico” experimento con los niños del Internado de Shubenacadie. Los dos investigadores documentan específicamente las deficiencias de vitamina C que causaron a una mitad de los niños participantes, como parte de su proyecto, y que provocarían varias enfermedades en estos -incluida enfermedad de las encías o periodontal. La otra mitad de los niños reciben suplemento de vitamina C. El estudio continuo por cuatro años. Mosby señala que la correspondencia entre los dos investigadores y autoridades en otras escuelas comprueba que los científicos querían asegurarse que los niños no recibieran tratamiento médico alguno y que no se interfiriera con sus dietas, por ejemplo suplementándolas para beneficio de los niños. El experimento no ayudó a elucidar nada, los resultados eran esperados, simplemente los niños afectados sufrieron las consecuencias de la privación de vitamina C y pagaron por ello.

Experimentos con seres humanos inevitablemente nos recuerdan la Fundación Rockefeller y su proyecto de Eugenesia, llevado a la práctica en la Alemania nazi con seres humanos presos en los campos de concentración. Pareciera que es una historia del pasado. Pienso que tenemos como aceptado que estos errores del pasado no han de repetirse, que existen parámetros éticos de conducta científica que aplican. Pero la Ciencia y la Tecnología no siempre funcionan en forma ética. Los ejemplos de experimentación con seres humanos abundan, en especial con poblaciones empobrecidas; mucha gente pobre está siendo usada en experimentos médicos en forma abierta y hasta supuestamente legal. En Estados Unidos quienes no pueden pagar un seguro de salud muchas veces aceptan participar usando drogas experimentales de corporaciones farmacéuticas porque son gratis, y al menos son un tratamiento frente a la opción de no recibir tratamiento alguno.

El hijo de Lionel Pett, uno de los científicos responsable del experimento con los niños aborígenes, fue entrevistado por el periódico Toronto Star acerca de la conducta de su padre, y defendió su reputación diciendo que su padre solo “estaba tratando de hacer un buen trabajo” y asegurándose de entender los efectos de las vitaminas y minerales, garantizando a los canadienses mejor salud en tiempos de privaciones como la guerra y la pos-guerra, aunque para esto usara niños y niñas aborígenes prácticamente “prisioneros” en las Escuelas Internado. Niños que por ser menores de edad no podrían haber consentido a que se experimentara con ellos, niños cuyos padres tampoco consintieron -pues ni se enteraron de que los experimentos existían, miembros -menores y adultos de una sociedad que no los consideraba tales, parias en su propia tierra.

Ayer y hoy se continúan; semanas atrás la familia de Brian Sinclair presentó una demanda a la corte judicial por violación de los derechos elementales de Sinclair, aborigen, quien falleció en septiembre del 2008 en la sala de emergencia del hospital “Health Sciences Centre” de la ciudad de Winnipeg, Canadá, resultado de no haber sido atendido por una infección que podría haber sido curada en media hora con una receta de antibióticos. Sinclair esperó 34 horas en la Emergencia del hospital -más de 150 pacientes fueron atendidos pero el murió esperando. Las filmaciones de la sala de espera del hospital nos muestran a Sinclair -en silla de ruedas pues había perdido sus dos piernas por congelamiento el año 2007 en una noche de invierno durmiendo a la intemperie en la escalera de entrada de una iglesia- pacientemente esperando que lo atendieran.

Loa aborígenes canadienses son hoy el 4,3 por ciento de la población -1 millón 400 mil personas, que sufre el doble de mortalidad infantil que el resto de la población, cinco veces más Diabetes y seis veces más Hepatitis C que el resto de los canadienses. De los 30.000 niños bajo el cuidado del gobierno de Canadá la mitad son niños aborígenes, esto en gran parte debido al nivel de empobrecimiento de las reservas y de la población aborigen en las ciudades. Hasta la fecha y desde finales de los años 60 contando solamente los casos reportados hay 582 mujeres aborígenes desaparecidas o asesinadas. El 90 por ciento de las 70 mujeres aborígenes desaparecidos o asesinadas en la provincia de Ontario eran madres.

Todos los aborígenes canadienses sufren discriminación y opresión pero no todos quedan atrapados en estas; un número importante de aborígenes canadienses se desarrolla, crece y funciona y ha adquirido herramientas educativas y laborales que les permite avanzar y ver el futuro con esperanza. Esperanza que transmiten a sus hijos que a su vez se sienten con capacidades de avanzar más allá que sus padres y así lo hacen.

La eterna pregunta, interesante que sea de hecho “la pregunta,” es acaso cual imperio -el español o el anglosajón, ha sido más destructivo y criminal con los pueblos aborígenes del continente. En verdad los poderes occidentales todos -pese a sus mentados avances civilizatorios, han sido arrogantes, en extremo ambiciosos, absolutistas en lo ético y en lo ideológico, faltos de honor en la palabra verbal y escrita, y capaces de un nivel de criminalidad que debería espantarnos por el resto de los tiempos. Si es cierto que el imperio español bautizaba a los aborígenes, lo hacía en idioma español sabiendo que estos no lo hablaban y generalmente como rito previo a ejecutarlos. Con el tiempo es cierto que los españoles se mezclaron más con los aborígenes sobrevivientes, pero esto puede haber bien sido resultado de la forma de conquista que de una percepción diferente hacia los aborígenes. Los anglosajones en Norteamérica, en especial los protestantes ingleses, no hacían concesión alguna con respecto a su perspectiva de los aborígenes, vistos solamente como parte de la flora y de la fauna del lugar, y por ello implementaban sin problemas su plan de arrasarlos como se arrasan los árboles para abrir la tierra al cultivo.

El trato en los Internados de niños y niñas aborígenes no fue sino una estrategia para implementar métodos efectivos en borrarles su cultura y su historia, para implantarles por la fuerza el concepto occidental del mundo y de la vida, y fue visto por aquellos religiosos oradores, y adoradores de dios, como una tarea valida, mas aun “abnegada,” y digna de implementar. Todos nosotros, representantes de alguna forma de occidente, de sus valores o desvalores, de su moralidad inmoral, no nos queda más que disculparnos con modestia y honestidad tanto como sea necesario por los crímenes de nuestros antepasados porque de ellos, sin planearlo, nos hemos beneficiado. Y extender nuestra modestia y nuestra posición penitente a todos los pueblos pobres del mundo que nos observan con ojos despavoridos aterrorizados por las infamias que en el nombre de nuestra “civilización” podemos todavía hoy cometer.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Colombia: La tormenta perfecta

Amylkar D. Acosta Medina (especial para ARGENPRESS.info)

¡Siembra vientos y cosecharás tempestades!.

En coma profundo

La combinación de la segunda ola aperturista, ahora por cuenta de la proliferación de tratados de libre comercio y la reprimarización de la economía al socaire del boom minero - energético, ha dado al traste tanto con la industria como con el sector agropecuario. Uno y otro han perdido participación en el PIB y lo que es peor la industria se mantiene en recesión y la agricultura crece muy por debajo del crecimiento de la economía en su conjunto. La industria pasó de representar el 22% entre 1970 y 1980, al 21% entre 1985 y 1995 y, para el lapso comprendido entre 2000 y 2010 el 14%; por su parte la agricultura pasó del 24% al 21%, hasta anclarse en el 7%, para los mismos períodos. Ambos sectores están sumidos en un prolongado coma profundo. En cuanto al crecimiento de estos sectores es de anotar que la industria ya completó más de un año en caída libre, con un ligero repunte a comienzos de año para recaer nuevamente, a tal punto que para el mes de junio el desplome de la industria fue de -5.5%, al tiempo que para el primer semestre la caída registrada fue del 3.4%.

Desempeño de la industria colombiana



El crecimiento del sector agrícola desde el año 2000 siempre ha estado a la zaga del crecimiento del resto de la economía; entre el año 2000 y el 2010 su crecimiento promedio fue de un anémico 2%, un 50% de la tasa de crecimiento del PIB total y entre 2006 y 2010 dicho crecimiento promedio fue de sólo el 0.88%, en contraste con el 4.58% promedio del PIB total. No más el año pasado mientras el crecimiento de la economía nacional fue del 4%, el sector agrícola a duras penas creció el 2.37%. Este sector no se ha podido reponer de los estragos causados por la apertura atolondrada de los años 90. Como lo señala el estudio realizado por el Grupo de investigación en desarrollo empresarial PORTER, “la superficie cultivada, excluido el café, se contrajo en 936.255 hectáreas entre 1990 - 1999, como consecuencia de una disminución de 969.792 hectáreas plantadas en cultivos transitorios y de un aumento de 33.537 hectáreas sembradas en permanentes. Así las cosas, el 25% del área cultivada en 1990 había salido de la producción en 1999”. (1)

Entonces como ahora se defendió dicha apertura con el socorrido argumento de que esta contribuiría a un mayor crecimiento de la economía, a generar más empleo y ello contribuiría al bienestar de todos los colombianos. Pero los hechos son tozudos y hablan por sí solos. Pero, como dice Marx, la historia se repite una vez como comedia y otra como tragedia y esta última es la que agobia actualmente al campesinado colombiano, víctima propiciatoria del embeleco de los tratados de libre comercio que a tontas y locas se firman por doquier sin reparar en sus consecuencias.

Evolución del sector agropecuario vs. crecimiento de la economía



Los TLC descarrilan la locomotora de la agricultura

Ya lo había advertido el Presidente de la SAC Rafael mejía, al término de las negociaciones del TLC con Estados Unidos, que “el sector del campo fue el gran damnificado con el cierre” de las negociaciones. Y no es para menos, dada la avalancha importadora que viene arrollando a agricultores y ganaderos por igual. Si nos atenemos a las cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en el período comprendido entre junio de 2011 y marzo de 2012, cuando el TLC no estaba todavía vigente, las importaciones agrícolas desde los Estados Unidos sumaron 1´042.914 toneladas, entre tanto entre junio de 2012 y marzo de 2013, con el TLC vigente, las importaciones se elevaron hasta las 1´770.970 toneladas, “lo que significa que con el Tratado las importaciones agrícolas aumentaron el 70%” (2). El saldo que arroja el desbalance comercial de Colombia con Estados Unidos es tan aberrante que, según el experto en economía agrícola Darío Fajardo asegura que el 50% de nuestra dieta alimenticia es importada (3), no hay derecho carajo! De acuerdo con las cifras del USTR, encargado del comercio exterior de los Estados Unidos, que trae a colación el analista Mauricio Cabrera, sus “exportaciones de soya ascendieron 467% hasta US $118.6 millones, productos lácteos crecieron 214% hasta US $24.7 millones, productos de cerdo 66% hasta US $45.2 millones” (4). Para concluir que “el potencial del comercio entre Estados Unidos y Colombia es emocionante…El futuro de nuestra relación económica, construido sobre el TLC, es brillante” (5) para ellos, lógicamente. Con razón se pregunta Pedro Núñez, cultivador de papa en Boyacá, “quién fue el genio que negoció así los TLC” (6)

En el Plan de Desarrollo Prosperidad para todos de la administración Santos se planteó la agricultura como una de las cinco locomotoras del crecimiento, pero después de tres años de su cuatrienio nada que arranca. Aunque para el primer Ministro de Hacienda de esta administración, Juan Carlos Echeverri, “la locomotora ya salió de la estación” (7) y contra toda evidencia asegura que “está tomando una buena velocidad” (8). Y ante las decepcionantes cifras de los frutos amargos recogidos del TLC con Estados Unidos, trata de dorar la píldora diciendo que “la mejor forma de visualizar el TLC es como una autopista de tres carriles de ida y vuelta entre Estados Unidos y Colombia. Que haya autopistas no quiere decir que haya carros. Hasta que no haya autopista la gente no se va a poner a pensar en serio en cómo preparar su carro. Seamos más pacientes” (9). Qué tal esto, primero nos metemos en el embrollo y después veremos cómo salir airosos de él, este es el colmo de la irresponsabilidad.

También el Ministro de Comercio, Industria y Turismo Sergio Díaz-Granados nos pide tener más paciencia. En una entrevista con el diario El Espectador, al indagársele por los productos agrícolas que han encontrado su oportunidad en el TLC suscrito con Estados Unidos responde: “han crecido las exportaciones de frutas, de azúcar y se está entrando en una negociación con el tema de quesos frescos” (10) y pare de contar. Ante su pobre respuesta, insiste el reportero en saber si “después de todos los posibles beneficios que nos vendieron del TLC ¿no deberían ser más los productos agrícolas exportados a Estados Unidos?” (11) La respuesta del Ministro no puede ser más desconcertante: “Estados Unidos es el mayor productor de carne, pero así mismo es el mayor consumidor. México tan sólo después de cinco años de firmado su acuerdo logró exportar carne a ese país…Así mismo vemos un potencial enorme en el sector de los aguacates” (12) …y mientras tanto qué, que nos coma el tigre?

El Presidente de ANALDEX Javier Díaz es muy franco al plantear que “en la actualidad, el mundo está demandando energía y alimentos. Colombia que puede ser un jugador en este mercado internacional de alimentos, no ha definido, sin embargo, si quiere jugar o no. Para hacerlo debe definir un modelo de desarrollo agrícola que le permita producciones con economías de escala y estándares internacionales que lo vuelvan competitivo a nivel internacional” (13). Como diría el comediante Mario Moreno, Cantinflas, “ahí está el detalle”. Así como no hemos contado con una política industrial, tampoco hemos tenido una política agraria integral, que propenda por el desarrollo y consolidación de este sector. A la economía nacional no se la preparó para resistir los embates de la competencia que conllevan los acuerdos y tratados comerciales; es tanto como si nuestro héroe nacional Nairo Quintana se hubiera ido a competir en el tour de Francia sin haber entrenado. El fracaso hubiera estado asegurado; con razón afirmó él, en apoyo de la lucha reivindicativa de sus paisanos boyacenses, “es triste sacar un bulto de papa a la plaza y no ganar ni para el transporte” (14). Lo dijo el ex ministro de agricultura Juan Camilo Restrepo en su calidad de tal, apenas seis meses antes del esperado anuncio de la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, “no estamos preparados, nos falta mucho” (15) para enfrentar el reto del TLC con Estados Unidos. El problema no son los TLC per se, el busilis está en la ausencia de políticas públicas que contribuyan al desarrollo tanto del sector de la industria como del sector agropecuario.

Pero como el huevo de la serpiente de Ingmar, su membrana transparente ya delataba lo nefasto que sería para el país el dogma neoliberal del “libre” comercio aplicado a rajatabla. Como dijo recientemente uno de los ayatolas de dicha escuela, el ex ministro Echeverri, que “el tema de que es mejor exportar que importar tampoco es acertado. Es mejor aquello que sea un buen negocio” (16). Se necesita ser un orate para no estar de acuerdo con Kid Pambelé en que es mejor ser rico que pobre. Pero, con igual apego a tales teorías, nos había dicho el ex ministro de Hacienda Rudolf Hommes, su mentor intelectual y artífice de la debacle de los 90, que “el mayor beneficio del comercio proviene de las importaciones y no de las exportaciones, como nos han acostumbrado a pensar equivocadamente los mercantilistas criollos” (17). Y fue más lejos, al sostener que “lo que no producimos a un costo razonable, lo deberíamos dejar importar para que la población colombiana se beneficie de los subsidios de los países ricos”. (18)

Y esto es lo que venimos haciendo, sin preguntarnos por qué lo que se importa no lo producimos “a un costo razonable” y sin parar mientes en los perjuicios para la población colombiana de someter nuestra producción nacional agropecuaria a la ruinosa competencia desleal de los excedentes agrícolas y pecuarios de los países desarrollados, más competitivos a fuer de ayudas y subsidios estatales en sus países de origen. Imagínese usted que para las Naciones Unidas se considera pobre aquel que tiene un ingreso por debajo de dos dólares diarios y según el más reciente reporte de la OIT en Colombia el 10% de los trabajadores percibe menos de US $2 diarios. Pues bien, en la Unión Europea (UE) los dueños de los hatos ganaderos reciben US $2.67 diarios de subsidio de parte del Estado por cada cabeza de ganado; de modo que les va mejor a las vacas en la UE que a esos trabajadores en Colombia, que son más de 2 millones. Así se explica que aunque la canasta de productos que compran los colombianos pasó en los últimos 7 años de un promedio de 315 a 423, merced al mejoramiento de su poder adquisitivo, $11 de cada $100 que gastan son para adquirir artículos importados, casi el doble que en 2006. El caso de los renglones de vestuarios y calzado es muy diciente, ellos pasaron del 11.2% al 20.2%. Por ello no es de extrañar que mientras la industria registra una caída del -5.5 en junio de este año, en ese mismo mes las ventas minoristas aumentaron 4.1%; es decir, que cada vez se consumen más bienes importados en detrimento de la producción nacional. Como lo denunció la SAC, en el caso de los productos agrícolas, “las cosechas se reemplazan por importaciones” (19). Así no se puede!

¡Esos polvos traen estos lodos!

A dónde han conducido estos desvaríos y esta falta de políticas públicas que favorezcan la producción agropecuaria y el desarrollo rural? Además del decrecimiento del sector industrial y del bajo crecimiento del sector agrícola, ello se ha traducido en el último año en una destrucción de empleo de 70.000 plazas en la industria y 140.000 en la agricultura. Cómo explicar la aparente contradicción de que mientras ello ocurre, según el DANE para el mes de julio de este año la tasa de desempleo bajó desde el 10.9% en julio del año pasado a 9.9%, la más baja para dicho mes en los últimos 12 años. La explicación está en que la misma se mide sobre la tasa de participación y esta ha disminuido notoriamente; esto es, hay menos gente buscando activamente trabajo, lo cual se explica en gran medida porque se desaniman al resultar infructuosos sus esfuerzos para conseguirlo, así como también a los efectos perversos de la política asistencialista. Según el mismo DANE, “la tasa de ocupación se ubicó en 57.8% frente a 58.8% de junio de 2012, con lo que el volumen de ocupación pasó de 21’022.000 a 20’988.000, con una variación de -0.2% en dicho período”. (20)

El impacto social de este modelo económico ha sido devastador. Como lo sostiene el mismísimo ex ministro Hommes, la situación del campesinado es patética, “la brecha de ingresos y de calidad de vida entre las ciudades y el sector rural es muy grande y tiene muchos componentes…Uno de cada dos habitantes del sector rural es pobre y el acceso a servicios públicos, educación de buena calidad y seguridad social es menor en el campo que en los centros urbanos, lo cual hace más crítica la situación de pobreza rural…” (21), más del doble que en las cabeceras municipales (46.8% vs 18.9%, según Fedesarrollo). Lo que resulta curioso, viniendo de quien viene, es que Hommes salga ahora a decir que “una estrategia de mejoramiento de los ingresos rurales y de la calidad de empleo pasa necesariamente por mayores aumentos en la productividad y en el empleo, lo que se facilitaría con un aumento significativo de las exportaciones de productos agropecuarios” (22), siendo que pare él “el mayor beneficio del comercio proviene de las importaciones y no de las exportaciones”. (23)

El campesinado reacciona y se moviliza por su dignidad

Detrás del estallido de la revuelta campesina, con paros y bloqueos incluidos, está su descontento e inconformidad con este deplorable estado de cosas, porque no hay mal que dure cien años y mucho menos cuerpo que lo resista. Primero fueron los cafeteros, que pasaron por encima de la Federación Nacional de Cafeteros para hacer sentir su justo reclamo ante el Gobierno central y luego vino la seguidilla de paros de los cacaoteros, los arroceros, hasta confluir en el Paro Nacional Agrario. El Gobierno empezó cediendo a las presiones de los agricultores y acordó con sus líderes medidas paliativas, las cuales resultaron insuficientes frente a la magnitud de la tragedia que asola el campo colombiano.

Ya la Encuesta de Opinión Empresarial Agropecuaria (EOEA) del 15 de agosto daba cuenta de que “por primera vez en cinco años, la opinión de los productores agropecuarios sobre su situación económica indica un pesimismo sin precedentes” (24). 43% de los interrogados consideró que en el trimestre pasado su realidad fue mala, lo cual implica un salto de 16 puntos porcentuales en relación con igual período del 2012. Las peores calificaciones la dieron “quienes se dedican al café y a los cultivos semestrales, entre los cuales se encuentran la papa y la cebolla” (25). Al parecer el único que no se percató de ello fue el Gobierno y por ello desestimó la amenaza del Paro Nacional Agrario. Entre los reclamos planteados están los altos costos de los agroinsumos importados, los altos costos de transporte, la excesiva intermediación, falta de acceso al crédito, carencia de apoyo y asistencia técnica, amén de la invasión de productos importados al amparo de los TLC y contra el contrabando.

A juicio del Ministro de Comercio, a quien se le olvidó que también es el Ministro de Industria, los TLC no tienen nada que ver con la crisis del campo y con la motivación del paro; según él “dejar de hacer un acuerdo comercial para solucionarlo no es la salida. No hemos tenido acuerdos comerciales, los estamos teniendo en estos tres años y para mí es una agenda trasnochada. Es una agenda de hace siete años en América Latina que Colombia está dando apenas hasta ahora” (26). No obstante, el Ministro de Hacienda toma distancia con respecto a la posición de su colega de gabinete al plantear que en los TLC “hay mecanismos que se pueden utilizar en condiciones excepcionales, como son las salvaguardas. Son una protección temporal, cuando hay un crecimiento exponencial en las importaciones de algún producto” (27) y este es el caso. Por lo tanto, si el Ministro de Hacienda está esgrimiendo el mecanismo de las salvaguardas es porque se está dando el crecimiento exponencial de las importaciones cobijadas por los TLC que niega el Ministro de comercio.

La acumulación del abandono

Reconoce sin ruborizarse el Presidente de la República Juan Manuel Santos que “estamos volando sin instrumentos, no sabemos cuál es la verdadera situación de nuestro sector agropecuario” (28). No duda el Presidente de la República en atribuir el enardecimiento de los campesinos y su movilización en todo el país a “la acumulación del abandono y de falta de políticas en el sector agropecuario durante muchísimo tiempo. Y ahora estamos pagando las consecuencias”. (29) Pero, él no está exento de culpa, primero porque él ha formado parte de los equipos de gobierno durante un largo período, hasta Primer designado de la Nación fue y segundo porque él ya lleva tres años de gestión de sus cuatro años de gobierno. Cabe preguntarle, si es cierto como él lo predica que el campo está entre sus prioridades, cómo se explica que pese al anuncio a finales de mayo de este año en el sentido que se radicaría el 20 de julio, junto con la iniciación del último período legislativo de este Congreso, el proyecto de ley de desarrollo rural y no se cumplió con esta promesa.

Además, cómo es posible que en vísperas del “tal paro”, anunciado con suficiente antelación, el Ministro de Hacienda presenta a la consideración del Congreso de la República un proyecto de presupuesto para la vigencia del 2014 (Proyecto No. 035 2013 Cámara y 028 2013 Senado) y en el mismo se recorta la partida correspondiente al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y sus entidades adscritas, pasando de $2.131’205.991.560 en 2013 a $1.437’583.371.833. El rubro correspondiente a la inversión en el sector agropecuario sufrió un tijeretazo del 37%, al pasar de 1.428’871.305.470 en 2013 a 879’074.696.521. Entidades como el ICA tendrían un recorte del 27% en su presupuesto y el INCODER del 55%. Más grave aún, que habiéndose comprometido el Gobierno, para conjurar un nuevo paro, a mantenerles a los cafeteros el programa de Protección de Ingreso al Caficultor (PIC), que en marzo de este año se pactó con Dignidad Cafetera que sería de aproximadamente $830.000 millones, no incluyen esta partida en su proyecto de presupuesto. Tal exabrupto llevó a su colega el Ministro de Agricultura Francisco Estupiñán a plantear que “con la reducción presupuestal se ponen en riesgo todos los programas a cargo de esta entidad”. (30)

Como estamos pedro y tú cortando orejas

Y, como si lo anterior fuera poco, estando en la cresta de la ola del Paro Agrario Nacional, se le ocurre al Ministro Cárdenas volar a Chile a ratificar los acuerdos de la Alianza Pacífico (31) y extender la desgravación arancelaria prácticamente al 100% del universo arancelario, a pesar de la oposición abierta de FEDEGAN y la SAC al considerarlo supremamente lesivo para el sector. De acuerdo con Rafael Mejía, con la puesta en marcha de este bloque económico se pondrá en riesgo el 48% de lo que queda de la maltrecha producción agropecuaria de Colombia. Estamos hablando de “$16.9 billones al año y equivale a 9.1 millones de toneladas” (32). Están en juego nada menos que 1´254.000 empleos rurales (33); esta es una bomba social de impredecibles consecuencias.

Pero la SAC no es la única que se queja, también el Presidente del gremio de los arroceros Rafael Hernández se pone las manos en la cabeza para exclamar que “qué puede sentir un agricultor frente a una amenaza como este acuerdo…Aquí se está poniendo en riesgo a 500 mil productores del cereal asentados en 215 municipios del país” (34). Estábamos, entonces, como lo vaticinó el Presidente de la SAC, “en vísperas de protestas de sectores como los arroceros, lecheros, porcicultores, azucareros y maiceros por las negociaciones que el Presidente Juan Manuel Santos está haciendo con la Alianza del Pacífico. Todo esto se convierte en inconvenientes para el agro colombiano” (35). El fantasma de la triangulación de productos, especialmente agrícolas y pecuarios, así como de manufacturas y autopartes maquilados especialmente en México, empiezan a espantar a los productores nacionales.

Para añadirle injusticia al agravio, el ICA se encargaría con su desafuero y arbitrariedad de exaltar aún más los ánimos, ya de por sí crispados, al ordenar el decomiso y posterior incineración de parte de la cosecha que un cultivador de arroz había reservado como semilla, al considerar que ello violaba la Resolución 970 de 2010 que ampara los derechos de patente de las semillas en el capítulo sobre la propiedad intelectual del TLC suscrito con Estados Unidos! Se podrá alegar que las prescripciones que se recogen en esta Resolución regían desde 1994, cuando a través del Decreto 1840 se autorizó al ICA para sancionar, con multas y suspensión de sus servicios a quienes infringieran tal normativa, con el cual se procuraba prevenir la propagación de plagas y daños sanitarios. Pero, lo cierto es que, como lo advierte el columnista Jorge Orlando Melo, aunque dicha Resolución “repite los argumentos sanitarios del Decreto 1840, lo que hace es proteger la propiedad industrial de las empresas de semillas certificadas o registradas”. (36)

¡A despabilarse!

Después de este repaso uno puede llegar fácilmente a la conclusión que los principales instigadores del paro fueron los propios altos funcionarios del gobierno, quienes en una actitud además de indolente provocadora llevaron a los labriegos al borde del desespero. Como rezaba una pancarta que portaba uno de los manifestantes: “el problema más grande se hubiera podido solucionar cuando todavía era pequeño”. Frase esta de Witter Bynner, además de contundente, demoledora. Pero, qué va, esperaron que el problema se les agrandara para ahí sí salir en volandas, extinguidor en mano, a sofocar el incendio que ellos mismos atizaron. Se comprometieron a bajar a cero 23 subpartidas correspondientes a agroinsumos importados. Ahora el Gobierno se muestra “interesado en la refinanciación de los créditos para aliviar la carga a los agricultores” (37). A ello se añadió el anuncio, largamente esperado, que ya firmaron el Decreto “que elimina el cupo de importaciones de lactosueros, que era algo que nos pedían” (38). Y a todas estas, uno se pregunta si esta protesta no era previsible y prevenible o sino para qué sirvieron los costosos estudios que se contrataron para determinar el impacto que tendrían los TLC, tanto en el corto como en el mediano y largo plazo. Una de dos: o esa platica, por lo visto, se perdió y en este caso habría lugar a un detrimento patrimonial del Estado o estando advertidos de lo que iba a pasar no le pararon bolas a sus recomendaciones y tuvieron que esperar el ruido ensordecedor de los cacerolazos para despabilarse.

Al referirse a la ola de protestas y disturbios, que amenazaban con salírsele de las manos, afirmó el Presidente Santos que “estamos atravesando una tormenta que se formó por el abandono” inveterado a que ha sido sometido el campo y sus moradores, víctimas de la injusticia, la exclusión, el despojo y el desplazamiento forzado. Pero, la verdad sea dicha, esta es la tormenta perfecta, la cual tiene su origen en la sumatoria de conflictos no resueltos. Ya que el Presidente Santos dio un paso positivo al reconocer que en Colombia sí hay un conflicto armado y se propuso abocar su solución política por la vía de la negociación con la insurgencia armada, ahora debe reconocer que aquí en Colombia también existe un Conflicto social, que también amerita una salida civilizada e incruenta.

El problema, entonces, es estructural y no coyuntural; que no se equivoque el Presidente, creyendo que ya la tormenta pasó; esta no pasará mientras subsista el abandono y se puede convertir en un huracán de imprevisibles consecuencias si no se actúa a tiempo. Si no se avispan, Colombia puede llegar a tener su propia primavera, no por cuenta de los indignados como en Europa sino bajo el emblema de la dignidad que ha enarbolado el campesinado colombiano. No basta con el anuncio con bombos y platillos del Presidente de la República de que van “a trabajar para construir un gran pacto por el agro y el desarrollo rural” (39), porque el desastrado campo colombiano no está como está por falta de tales anuncios sino a falta de la realización de los mismos. De allí la falta de credibilidad en las promesas oficiales, que más parecen promesas de cumbiambera! A quienes de verdad quieran encarar la problemática del campo, muy respetuosamente, les recomendamos la lectura de los dos tomos del Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011 del PNUD Colombia Rural, razones para la esperanza, dirigido por el profesor Absalón Machado, en el cual se descubre que Colombia es más rural de lo que creíamos, que allí está asentada el 32% de la población colombiana y no el 25% como se pensaba antes del mismo. Ahora que, por fuerza de las circunstancias, el país ha volteado su mirada hacia el campo y caen en cuenta los citadinos que, como afirma El Tiempo, “la comida no viene del supermercado o de la tienda, sino de la tierra” (40), sería de mucha conveniencia que este Informe se convierta en la Cartilla de leer para todos los colombianos.

Coletilla: Para lamentar, el hecho que la gran movilización del 28 de agosto hubiera degenerado en actos vandálicos, que aunque no invalidan la justedad de la protesta sí la empañaron, los cuales merecieron la condena y repudio por parte de sus organizadores y de todos los demócratas de Colombia.

Notas:
1) Universitaria de Investigación y Desarrollo (UDI). Grupo de investigación en desarrollo empresarial competitivo Porter. Colombia frente al posible tratado de libre comercio con Estados Unidos. Diego Fernando Santisteban Rojas. Bucaramanga, septiembre de 2008.
2) El Heraldo. Mayo, 13 de 2013
3) El Tiempo. Septiembre, 1 de 2013
4) Portafolio. Mayo, 21 de 2013
5) Idem
6) El Espectador. Agosto, 30 de 2013
7) UNINORTE. Entrevista. Julio – agosto de 2013
8) idem
9) idem
10) El Espectador. Agosto, 27 de 2013
11) idem
12) Idem
13) La República. Agosto, 30 de 2013
14) El Tiempo. Agosto, 27 de 2013
15) Semana. Octubre, 10 de 2011
16) UNINORTE. Entrevista. Julio – agosto de 2013
17) El Tiempo. Octubre, 18 de 2002
18) Idem
19) El Tiempo. Junio, 28 de 2013
20) ANIF. El Nuevo Siglo. Agosto, 21 de 2013
21) El Tiempo. Agosto, 30 de 2013
22) El Tiempo. Agosto 30 de 2013
23) El Tiempo. Octubre, 18 de 2002
24) Portafolio. Agosto, 28 de 2013
25) Idem
26) El Tiempo. Agosto, 27 de 2013
27) Portafolio. Agosto 29 de 2013
28) www.presidencia.gov.co. Alocución presidencial. Agosto, 29 de 2013
29) Idem
30) Portafolio. Agosto, 26 de 2013
31) Amylkar D. Acosta M. Luces y sombras. Mayo, 25 de 2013
32) El Espectador. Mayo, 22 de 2013
33) Diario del Huila. SAC. Mayo, 15 de 2013
34) El Espectador. Mayo, 22 de 2013
35) Idem
36) El Tiempo. Agosto, 29 de 2013
37) El Espectador. Ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas. Agosto, 29 de 2013
38) www.presidencia.gov.co. Alocución presidencial. Agosto, 29 de 2013
39) www.elmundo.es. Agosto, 30 de 2013
40) El Tiempo. Editorial. Septiembre, 1 de 2013

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La medicina en (de) Cuba

Jorge Gómez Barata (especial para ARGENPRESS.info)

De haber logrado en la economía la eficiencia alcanzada por el sistema de salud, el nivel de vida de los cubanos se aproximaría al de los países desarrollados. Aplicando los estándares del Tercer Mundo y la escala de su población, Cuba es una potencia médica. En la Isla los médicos, las policlínicas y los hospitales son como el mar: siempre están cerca y son siempre acogedores.

El sistema de salud cubano, totalmente financiado con fondos públicos, ofrece cobertura al ciento por ciento de la población (11 244 543) lo cual es realizado por 497 021 trabajadores de la salud, de ellos 78 622 médicos, 12 793 estomatólogos, 96 424 enfermeras y alrededor de 125 000 técnicos. El país cuenta con 161 hospitales, 452 policlínicas, 126 clínicas estomatológicas, 143 hogares maternos, 124 de ancianos y 31 de impedidos.

El sistema ha permitido erradicar 15 enfermedades infecciosas y reducir a la mínima expresión otras 8. Sólo para combatir la tuberculosis en 2011 se realizaron 2 300 000 pruebas diagnosticas. En concordancia con el programa Materno Infantil a todas las embarazadas cubanas se les realiza por lo menos un ultrasonido y las que viven en zonas apartadas o presentan algún riesgo pre parto son internadas en hogares maternos donde reciben cuidados especiales. Casi el 100X100 de los alumbramientos tienen lugar en instituciones de salud.

En el año referido, el sistema de salud cubano empleó al 6.8 de la población en edad laboral. Un dato que reviste particular importancia es el número de horas trabajadas por los médicos que nunca es menor de ocho diarias y contando las guardias y otros servicios eventuales supera con creces las 44 semanales. Debido a que los galenos isleños son aptos en más de 70 especialidades es extraño que algún paciente sea remitido al extranjero.

En 2011 Cuba destinó 4 923 674 millones de pesos (casi 500 X habitante) al presupuesto de salud. Ese año los médicos y estomatólogos efectuaron más de 100 millones de consultas lo que indica que, como promedio cada cubano fue atendido casi diez veces al año. 1 171 763 de ellos fueran ingresados y 1 048 984 intervenidos quirúrgicamente.

Por prescripción médica o elección propia 29 018 372 nativos de la Isla, disfrutaron de la medicina tradicional y natural en instituciones de salud y casi medio millón cooperó realizando donaciones de sangre.

Los médicos y otro personal de la salud cubano, mediante programas coordinados por el gobierno están presentes en cerca de 70 países, estadísticas de cuyo desempeño no he podido reunir pero que, en número de consultas y otros procedimientos, pudieran igualar o superar lo realizado en la Isla. Tampoco es posible saber cuántos médicos cubanos, algunos reputados y consagrados especialistas, graduados en universidades cubanas y entrenados en sus hospitales, prestan servicios en Europa y los Estados Unidos.

Aunque no se pueda atribuir solo al sistema de salud, el nivel y la calidad de la atención médica influye poderosamente en que la esperanza de vida al nacer sea en Cuba cercana a los 80 años.

Cada día mueren en el mundo ciento de miles de niños por enfermedades prevenibles y curables, ancianos sin amparo ni consuelo y personas que han llegado a viejos sin haber estado nunca en la consulta de un medico: ¡Ninguno es cubano! En Cuba la salud es un derecho que raras veces es preciso reclamar pues un ejército de batas blancas lo presta con amor y ejemplar consagración.

No hay en Cuba como en Río de Janeiro y Sao Paulo clínicas de lujo, aunque tampoco nadie que carezca de un humilde consultorio y de lo más querido: un médico. Allá nos vemos.

* Todos los datos han sido tomados del Anuario Estadístico de Salud de Cuba 2011.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chevron: Entrevista a José Rigane y Hugo Palamidesi

El acuerdo firmado entre el Gobierno y Chevron mientras el pueblo se manifestaba en la calle denunciándolo y era reprimido por las fuerzas policiales, no hará más que traer miseria, hambre y contaminación al país.

De estas cuestiones hablan en esta entrevista José Rigane, secretario adjunto de la CTA y presidente de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina y Hugo Palamidesi del grupo MORENO (Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora).



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Claudio Lozano: Postura ante ganancias y Dictamen minoría

El diputado Claudio Lozano propuso esta tarde, en la reunión de Comisión de Presupuesto convocada para tratar el proyecto oficial sobre modificación al régimen de Ganancias, la conformación de una mesa de parlamentarios para unificar los diversos proyectos que existen sobre el tema y que tienen elementos en común, con el objetivo de lograr una ley mejor y más consensuada. Ante el rechazo del oficialismo a aceptar modificaciones, Lozano sostuvo que “es inexplicable que el Gobierno diga que no puede avanza para cobra renta financiera sobre las operaciones que se desarrollan en la Bolsa y no considere impresentable que los adicionales vinculados al salario en cada convenio (horas extras, presentismo, productividad, zona desfavorable). Sí estén alcanzados por el impuesto a las ganancias”.

Esta misma tarde, Lozano presentará el dictamen de minoría de UP, elaborado sobre los siguientes ejes:

- Elevar las deducciones del Mínimo No Imponible
- incluir los alquileres,
- ajustar las escalas,
- crear una nueva alícuota para el tramo superior
- actualización automática (RIFTE)
- Eximición del pago del impuesto a los conceptos salariales fijados por convenios y a las jubilaciones.

Según este dictamen:

a) El trabajador soltero tiene un Mínimo no Imponible de $17.743, en lugar de $8.326 del proyecto oficial

b) El trabajador casado con 2 hijos tiene un Mínimo No Imponible de $20.802, en lugar de los $11.516 del proyecto oficial.

c) El trabajador autónomo pasa de tener un Mínimo de $1.196 si es soltero a $3.059 en nuestro proyecto.

d) Si el trabajador es autónomo casado con 2 hijos, su mínimo no imponible pasa de $3.855 a $6.118.

- Adicionalmente agregamos en nuestro proyecto la posibilidad de deducir alquileres.

- Respecto a la actualización de las escalas, propone la incorporación de una nueva alícuota del 41% para el tramo superior.

- Eliminar Exenciones a la renta financiera

Se dejan sin efecto exenciones sobre:

1. Las ganancias derivadas de intereses de títulos, acciones, cédulas, letras, obligaciones, etc.,

2. Los resultados provenientes de operaciones de compraventa, cambio, permuta, o disposición de acciones, títulos, bonos, etc.

3. Los intereses de depósitos en entidades financieras, a excepción de los percibidos por las cajas de ahorro de cuentas sueldos

4. La distribución de dividendos

Financiamiento:

Restitución gradual de las contribuciones patronales (quedan exentas las pequeñas y medianas empresas)

(..) Si aplicamos la restitución de las Contribuciones Patronales al 33%, la recaudación adicional anual ascenderá a $111.648 millones para 2013, monto más que suficiente, en tanto es más del doble de la recaudación de la totalidad de lo que el Estado percibe por la denominada Cuarta Categoría (de $54.000 millones anuales según lo expresado por el titular de la AFIP. De modo tal que esta medida permite financiar sin inconvenientes la mejora en la progresividad del impuesto que estamos proponiendo.

Acceder al trabajo completo desde aquí

Claudio Lozano es presidente del bloque Unidad Popular y candidato a senador por el Frente Camino Popular.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mauricio Castaldo: "Por una CTERA que recupere banderas que ha abandonado"

Andrés M. Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Con Mauricio Castaldo, entrerriano y docente de Historia, conversamos sobre las elecciones que se realizarán el jueves 5 de setiembre en CTERA.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

¿Quién le teme a Félix Díaz?

Axel Lazzari - Lorena Cardin (ANFIBIA - INDYMEDIA)

En junio de 2010, Félix Díaz lideró el corte de una ruta nacional en Formosa para reclamar la restitución del territorio tradicional de la comunidad qom Potae Napocna Navogoh. Ese fue el inicio de lo que vino: acampe de cinco meses en la 9 de julio, reuniones con organizaciones sociales, defensores de los derechos humanos, profesionales de las ciencias sociales, entrevistas con medios de comunicación situados a uno y a otro lado -La Nación, Clarín, Página 12, PPT, 678- y hasta un encuentro hipermediatizado con el Papa Francisco. El Doctor en antropología Axel Lazzari (UNSAM) y la antropóloga Lorena Cardín (UBA) hicieron un recorrido por la trayectoria del líder indígena y analizaron la complejidad de sus prácticas políticas.

Amplias sonrisas, estrechamiento de manos, bendiciones, intercambio de regalos, abrazos y reverencias colmaron la escena del encuentro entre el líder qom Félix Díaz, el papa Francisco I, los “operadores políticos”, y los mensajeros, en este caso de profesión periodistas. La conversación entre los protagonistas, sin embargo, se desarrolló en privado. El secreto que la imagen dejaba entrever disparó y multiplicó en muchos la máquina interpretativa de la sospecha y la profecía. Por ejemplo, algunos líderes indígenas nacionales y latinoamericanos celebraron el encuentro como el anuncio de una mayor visibilidad de la lucha por la aplicación de los derechos indígenas. Al contrario, otros dirigentes indígenas de la Argentina, manifestaron su rechazo, considerando que se trataba de un retroceso de la causa de los Pueblos originarios. En otro orden, mientras los funcionarios nacionales se cuidaron de opinar abiertamente sobre el hecho, siendo que sus máximos referentes habían sido los primeros en acudir al Vaticano en calculada peregrinación, el arco opositor no dudó en aprovechar la circunstancia como una imagen de concordia utilizable en sus premeditadas tácticas agonistas contra “el antagonismo”.

Fuera-de-lugar, habitar, costuras rasgadas

Este encuentro programado, calculado, usado, fotografiado, serializado, y acaso ya olvidado, pronuncia cosas más difíciles de escuchar a pesar de que no cesan de oírse desde hace tres años y varios siglos.

En junio del 2010, Félix Díaz lideró el corte de una ruta nacional en la provincia de Formosa para reclamar la restitución del territorio tradicional de la comunidad qom La Primavera, ahora rebautizada en lengua vernácula Potae Napocna Navogoh. Tras cuatro meses de porfiado corte, la policía provincial reprimió cruentamente a los manifestantes. Todo podría haber quedado allí, en esa región de este único mundo que desde aquí aprendemos a llamar “local”, por no decir “periférico”, “formoseño”. Sin embargo, fue una decisión colectiva pero activada por Félix Díaz, la que inició la des-formoseñización de los qom (y de Formosa), instituyendo a Buenos Aires como un nuevo espacio local aunque, dada su “centralidad”, inadmisible para albergar una protesta qom. Ese fuera-de-lugar tomó la forma de un acampe en la Nueve de Julio que se desplegaba y contraía al ritmo de huelgas de hambre, conferencias de prensa y marchas que atraían el apoyo de un amplio espectro político y social, y la curiosidad efímera del transeúnte.

El acampe se levantó recién en mayo del 2011 cuando los gobiernos nacional y provincial accedieron a dialogar. Entre esa fecha y el encuentro con el papa el 24 de junio de 2013, se sucedieron importantes acontecimientos que van desde la elección de Félix Diaz como qarashe de su comunidad (inaugurando un lugar diferente al de los dirigentes qom sostenidos por la máquina política provincial), la visita que le hizo el relator especial de asuntos indígenas de la ONU, el reconocimiento de la comunidad por parte del INAI, hasta su viaje a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington y a Chiapas y su participación en la Audiencia Pública ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, hechos que culminaron con la elección del propio Félix Diaz como vocero del Consejo Plurinacional Indígena, semanas antes de caminar indiferente bajo los frescos de la Capilla Sixtina.

Qom es el acampe que reinicia anteriores intentos de retomar colectivamente Buenos Aires, como el de Telomán Condié que marchó sobre Juan de Garay y fue vencido, como el de las tropas indígenas que entraron con varios ejércitos conquistadores durante las guerras civiles del siglo XIX, como el del Malón de La Paz emprendido por los kollas en 1946, como el de la Marcha del Último Día de la Libertad que se repite litúrgicamente cada 11 de octubre. ¿Qué tienen en común estos esfuerzos por desarmar la utopía en la que Buenos Aires se fue transformando para ellos? Indudablemente, el tratarse de “indígenas-en-el-centro” pero, sobre todo, lo que ese hecho trasunta que es una política que se desarrolla como habitar concreto. El enraizamiento del fuera-de-lugar qom evidencia un trayecto reconocible en el inventario de la política instituyente de los últimos años, pero no debemos olvidar que recién entonces era experimentado en sus posibilidades y peligros por un contingente de la comunidad Potae Napocna Navogoh liderada por el qarashe Félix. “Visibilizar” la protesta a escala nacional es parte de la misma decisión de prolongar una interrupción -habitar un piquete- intentando poner en evidencia que todos los caminos conducen a Formosa. La violenta represión policial del corte de ruta en el propio territorio no hizo más que reactivar el saber de que éste, al llevarse en los cuerpos como un hacer-morada, podía cortarse en otro lugar que, no obstante, seguía siendo el mismo. Fue en la Nueve de Julio donde los qom confirmaron, al tiempo que medían su eficacia, que un acampe conectaba las cosas, gentes y dioses de Buenos Aires con las de Potae Napocna Navogoh. Como un hyperlink.

La débil capacidad de absorción de la hegemonía provincial permitió que públicos nacionales testimoniaran la acción qom del habitar político. En efecto, la violencia policial desplegada se demoró todo lo posible en las condiciones tácitas de la hegemonía estatal-nacional de “no reprimir la protesta social” pero cuando ocurrió reveló un secreto a voces: que en Formosa, como en tantos otros lugares, existe una ciudadanía epidérmica que trasluce el hueso duro de un racismo secular. El gobierno y sectores de la sociedad formoseña –y también parte de la asociación civil La Primavera- no pueden oír ni escuchar lo que tiene que decir el corte de ruta reprimido. La ruta liberada no es otra que la del fetiche racista del “indio de mierda”. La racialización se corresponde con la racionalización legalista del caso. El estado formoseño afirma que, habiéndose entregado un título comunitario en 1985, la “cuestión territorial” de La Primavera habría sido definitivamente zanjada.(1) Por un lado, se esconde que parte de las tierras reconocidas por un decreto nacional de 1940 fueron usurpadas por criollos y mal compensadas por el mencionado título de propiedad comunitaria y, por el otro, no se acepta como legítimo el reclamo de Félix Diaz y su gente sobre un territorio tradicional que excede con creces el perímetro del título y se expande sobre el Parque Nacional Río Pilcomayo. Sería ilegal cortar una ruta nacional e ilegítimo el reclamo territorial, pero lo realmente escandaloso es que ciertos qom reclamaran por ello del modo en que lo hacían, aquí o allá. Si el corte en Formosa-Buenos Aires demuestra la acción instituyente de los qom y la represión policial las costuras rasgadas de la hegemonía formoseña, ¿cómo se representaría y canalizaría la protesta en Buenos Aires?

Una profecía incumplida: buen salvaje, buen salvador (de la patria)

Obturación en la periferia, ampliación en el centro y desplazamiento hacia la oposición nacional: estas pulsaciones de la hegemonía en torno a la protesta qom pueden rastrearse en ciertos discursos paradigmáticos. Claramente el grito “Hay que matar al indio de mierda” proferido por la policía formoseña contrasta con las palabras de Bienvenida a la Nación que Horacio González ensayó nueve días después de la represión, en ocasión de la primera conferencia de prensa de Félix en Buenos Aires.

"Precisamente, Félix Díaz pronunció pocas veces la palabra “Argentina”, pero cuando lo hizo se podía notar un matiz de angustia, de severidad pero de serena expectativa. (…) El matiz con que lo pronuncia Félix Díaz, inexistente en los lenguajes habituales del ciudadano rápido y del político ocupado (pues inventamos dialectos secos y sarcásticos para nuestras confrontaciones), me resultó profundamente conmovedor. Ante el pulular de las cámaras, en la típica escena de captura nerviosa de imágenes, recordó los bosques, los cursos de agua y los pajaritos. Con una morosidad y un castellano perfecto, que es difícil escuchar entre nosotros, iba relatando paso a paso un hondo drama nacional. (…) Los gritos de los esbirros, “indio de mierda, te voy a matar”, eran recreados por Félix Diaz con una dicción perfecta, sin rastros de exaltación ni de rencor, para contar una tragedia, tal como lo habrían hecho los grandes relatores de la antigüedad, un Esquilo del río Bermejo. (…) Jefe sereno, infortunado y perseguido, Félix
Díaz sabe que cuenta con partes enteras de una formación nacional de la que conoce como nadie su lado hostil. Habla con respeto profundo de la Presidenta".

La figura del qarashe encantó al Director de la Biblioteca Nacional y referente de Carta Abierta como a tantos otros públicos de trayectoria disímil: organizaciones y militantes sociales, defensores de los derechos humanos, profesionales y estudiantes de las ciencias sociales, pero también medios de comunicación situados a uno y otro lado de las fronteras de las ideologías sociopolíticas -La Nación, Clarín, Página 12, Periodismo para Todos y 678, Para Ti e Indymedia. Encantadísimos todos.

Horacio González presintió en este líder de los originarios algo originario: un modo severo, respetuoso y sereno de relatar y encarnar, a la vez, la tragedia nacional. Fetiche sui generis de una argentinidad aún no realizada, el qarashe –escuchemos a González- es, todo junto, buen salvaje, juez y, desde el fondo de los tiempos, profeta y salvador. De la patria, de todos nosotros.

Y a pesar de esos decires morosos y esquilianos, estas vinchas y Bermejos (aunque se trate del Pilcomayo), tres largos años de presencia en la escena política bastaron para que los hechizos del carismático líder se desvanecieran entre casi todos los sectores autodenominados progresistas. Entre el “indio de mierda” y el buen salvaje de ecos mesiánicos que abría la posibilidad de cierto diálogo con los ejecutivos nacional y provincial, empezaron a circular frases y sentencias que traslucían una serie nueva de disvalores: “no se puede articular con él porque no es un cuadro político”, “no tiene códigos”, “no es un líder indígena autónomo”, “es usado por los medios”. El arco opositor aprovechó la oportunidad y dijo, entre otras cosas, “al estado le sirve la pobreza indígena”, “tierra a los qom”. ¿Volvía a despuntar el “dialecto seco” del “político ocupado” que González radiografió con indisimulada ambivalencia?

La praxis política de Félix Diaz: radicalidad y cualquiera

- ¿No teme un uso político de la causa Qom y que eso los perjudique ante el gobierno nacional?

- Muchos tienen ese temor. Pero nosotros no perdemos nada. Siempre somos víctimas. No podemos permitir que nos arrinconen y nos humillen. Respetamos la decisión de cualquier persona que se presenta en una elección o pertenece a un partido. Pero los derechos indígenas no dependen de un partido, sino de leyes que ya existen y se tienen que poner en práctica. Por eso no tenemos temor a aceptar la ayuda de cualquier persona que se acerca. No nos vamos a dejar asustar por quienes nos quieren invisibilizar, para que no nos relacionemos con nadie y dependamos totalmente de ellos. No somos parte de un partido, sino de una injusticia de la que queremos salir. Somos indígenas, queremos fortalecer nuestra identidad, y eso se hace también con el intercambio. (2)

Ante la pregunta que dicta el sentido común instrumentalista, Diaz establece un decir que la desborda y altera sus parámetros. Va más allá del temor a ser usado, del temor y del ser usado. Teme quien tiene algo (incluso vida), ellos “no pierden nada”, “son víctimas”. Frente a la grandiosidad de los “derechos indígenas” y a la monstruosidad de la “injusticia” que estos pretenden remediar, “cualquier persona” que “ayude” es bienvenida. Este criterio radical posibilita el “intercambio” con cualquiera. En este intercambio refuerza una “identidad indígena” que, sin embargo, lo trasciende pues ella misma es excesiva.

Ahora bien, ¿quiénes son los “muchos” que tienen el temor de que usen a Félix Díaz? Los que temen y atemorizan, aquellos que ora lo ven como “pragmático”, ora como “ingenuo” y “sin códigos” se resisten a captar lo obvio, el secreto plegado en la imagen del saludo con el papa: la praxis política de Félix transita el reborde de la lógica política de negociación y defenestración.

Temer y ser temido, dos formas de interesarse por el mundo. ¿Qué periodista, político, militante y analista de indios carismáticos no se vincula con Díaz por interés para conjurar sus propios miedos y, de yapa, contagiárselos? Por lo mismo, ¿no es interesada la crítica del accionar del líder qom en el sentido de que es usado?, ¿no parte de la frustración de no poder cooptarlo en exclusividad?, ¿por qué no pensar que es el líder qom quien se deja utilizar por los interesados que se le acercan?

Intercambiando con cualquiera, Félix Díaz consiguió fondos para una radio comunitaria, máquinas para un taller textil, semillas de maíz y asesoramiento técnico, pozos de agua, la apertura del Centro Integral Comunitario, provisión de agua potable, documentos de identidad y entrevistas. Estos “cualquieras” a quienes consintió en que lo usaran fueron una organización social, la ONG La Alameda, la CGT, la facultad de Agronomía de la UBA, el Estado nacional, Clarín.

Sin dudas, la versatilidad para articular con diversos actores políticos, incluso mutuamente antagónicos, no es exclusiva de Félix Díaz y ha sido destacada por muchos observadores de situaciones interétnicas del pasado y del presente que tuvieron por protagonistas a los qom y a otros Pueblos, muchos de ellos caracterizados por una alta dispersión del poder social. Pero hay más.

Devolución total, gente concreta

El estilo de este líder parece resquebrajar, a través de sus acciones, la expectativa del toma y daca que la arena política y el mercado naturalizan. A izquierda y derecha, en el capital y en el trabajo. Díaz busca aplicar en todas las dimensiones de la vida el criterio del dar sin esperar retribución. Sostiene que si uno se ofrece “de corazón” no se debe esperar nada a cambio. Los ejemplos son numerosos. Al interior de su comunidad destaca su asistencia a los enfermos y a quienes se acercan a plantearle sus necesidades. Jamás reclama devolución a cambio. Así como él está en deuda con su comunidad, el Estado está en deuda con los Pueblos indígenas, aunque de otro modo. La deuda del líder para con los suyos es reversible, saldándose cuando deje su cargo. En cuanto a la deuda del Estado respecto de los Pueblos indígenas decimos nosotros que es constitutiva, es decir, impagable. No obstante, Félix aplica aquí el criterio de radicalidad del don junto al de comunidad concreta. Para él, la deuda que Argentina tiene para con los originarios es, a la vez, irreparable y reversible. Ante el saqueo de su mundo, el qarashe reclama a gentes muy concretas una devolución total para gentes de carne y hueso, una devolución que incluye y excede los derechos que el Estado reconoce a sus ciudadanos y a sus ciudadanos indígenas. (3) La entrega de recursos o el cumplimiento de derechos debe ser incondicional y no, como se pretende, un intercambio de dones y contra-dones bajo la forma de favores, bienes o servicios a cambio de apoyo moral y político a los benefactores de turno. Al don puro le corresponden dadores y destinatarios concretos. Por esta razón, la entrega del título comunitario por parte de la provincia en 1985 no debería agradecerse porque nunca podría haber saldado la deuda original; tampoco bastaría una eventual recuperación de las tierras que ocupa el Parque Nacional. Con ese territorio -extensión espacial, ámbito de recursos materiales, lugar sagrado- debe devolverse “territorio”. De ahí que los “pagos” contados en máquinas de coser, agua potable o leyes provenientes de cualquiera que ayude suponen un equívoco: creer que se satisface el pedido de algunas cosas cuando lo que en realidad se pide es la devolución de todo. En la concepción del qarashe, “territorio” es la medida del mundo que aún debe ser restaurado. Devolver “territorio” es encarnar el fin de la deuda y el inicio de la vida plena.

Al desarrollar estos principios radicales en el espacio de la política instituida se asegura cuanto menos el malentendido y, en el límite, la expulsión al misticismo. Ahora recordamos nuevamente el encuentro de Francisco con Félix, de un “cualquiera” con un “hermano”, o viceversa. Uno, pertenece a una Iglesia que sabe cuando separar y articular los poderes terrenales y divinos; el otro, busca plegarlos, fusionando lo que nosotros llamamos política, naturaleza y religión.

Notas:
1) Por esta razón la provincia se había negado hasta ahora a permitir el relevamiento territorial de las comunidades indígenas que el INAI lleva adelante en el marco de la implementación de la Ley de Emergencia Territorial 26160. Cabe destacar que al momento de la escritura de este artículo el relevamiento se encuentra en pleno desarrollo, en cumplimiento de una resolución de la Corte Suprema de la Nación al INAI.
2) Revista Ñ, Clarín, 26 de julio de 2013.
3) La Constitución Nacional reconoce en su artículo 75 inciso 17 la ciudadanía especial indígena a partir de la doctrina de la preexistencia étnica y cultural “de los pueblos indígenas argentinos”.

* Axel Lazzari es director de la Licenciatura en Antropología Social y Cultural, profesor de teoría antropológica en el grado y el doctorado del IDAES/UNSAM e investigador adjunto en el CONICET. Se doctoró Cum Laude en la Universidad de Columbia (Nueva York, Estados Unidos) y obtuvo su Master en Antropología Social en la Universidade Federal de Río de Janeiro, Brasil. Su tesis doctoral abordó la cuestión del reconocimiento de la identidad indígena en el proceso de reemergencia del pueblo Rankülche en La Pampa.

* Lorena Cardin es Analista de Sistemas y licenciada en Ciencias Antropológicas por la UBA. Actualmente se encuentra desarrollando su investigación doctoral en Antropología Social (UBA) sobre Pueblo qom y territorio. Es docente de la carrera de Antropología de la UBA y acaba de coeditar el libro Gran Chaco. Ontologías, poder, afectividad junto a Florencia Tola y Celeste Medrano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Perón y los judíos

Luis Brunati (especial para ARGENPRESS.info)

El título de la nota era: ““La Madre de Plaza de Mayo que sobrevivió a la ocupación nazi”, y apareció publicada en el diario “La Nación” del pasado 26 de agosto. Sobreviviente de Auschwitz que en 1948 llegó a Paraguay con idea de trasladarse luego a Argentina donde tenía familia.

- ´Tras cruzar clandestinamente en bote – cuenta la protagonista - fueron alojados en una sinagoga junto a un centenar de emigrados donde los alertaron de que podrían devolverlos al vecino país porque “en Argentina no aceptaban judíos”. “Entonces Bernardo (el esposo) le envió una carta en polaco a Evita relatándole nuestra historia. Se ve que se la tradujeron bien porque al poco tiempo nos llegaron los permisos para radicarnos en Argentina”´

La conmovedora historia de esta familia judía obligada a revivir un calvario a partir del secuestro y desaparición de su hijo durante los años de la última dictadura, me dio pie para llevar adelante un viejo y postergado anhelo: escribir sobre Perón y el fascismo, tema sobre el cual algo conozco, luego de haber indagado a raíz de una fuerte experiencia vivida en Europa.

Nazismo a la parisién

A fines de la década del ochenta, recibí una invitación de la Universidad de la Sorbona para exponer a cerca del peronismo. En ese momento interesaba la “Renovación Peronista” y yo era Secretario General del PJ. Era mi primer viaje al viejo mundo y fui confiado, animado por mi relativo buen desempeño local, reivindicando las banderas de la JP de los años ´70, en ese tiempo la corriente setentista era franca minoría.

“Para variar”, mi análisis era algo sesgado. Propio de quienes habíamos llegado al peronismo por izquierda. En otras palabras, tenía una visión idealizada y me encontraba protagonizando junto a compañeros una dura batalla contra lo que llamábamos la “alvearización peronista”.

Sintetizando, estaba entrenado en la defensa de ideas de izquierda dentro del peronismo y aún fuera de él en el plano local, pero poco sabía de la fuerte apuesta en favor del alfonsinismo realizada por la social democracia europea y el escollo que el siempre inencuadrable movimiento creado por Perón.

Regresé de la gira que incluyo otros pasases, muy impactado.

- “Además de conocer poco y nada de Argentina y mucho menos del peronismo, allá, decir Juan Perón es como decir Adolfo Hitler – no cesaba de comentar entre los compañeros y amigos – No tienen idea de la contribución de sectores del radicalismo y la izquierda en la conformación del Movimiento y mucho menos de la participación activa de miembros de la colectividad judía…”

Uno de los que escuchó más atenta e interesadamente mi lamento, fue un lúcido intelectual socialista: Emilio J Corbiére. Con él, además de una grata amistad y haber integrado el gabinete en el Ministerio de Gobierno de la provincia de Buenos Aires durante mi paso por allí, solía reunirnos el almuerzo en la zona de Congreso. De modo que durante bastante tiempo, las mesas del “El Ruedo” de Sarmiento y Rodríguez Peña fueron testigo de interminables disquisiciones sobre la cuestión que a raíz del episodio del otro lado del charco comenzó a interesarme sobremanera tras descubrir que de ningún modo constituía un mero debate sobre el pasado.

Por su lado Corbiére, que de por sí resultaba difícil agarrarlo en algo de lo que no supiera, decidió investigar y documentar sus conocimientos, lo cual lo llevó en 1992 a publicar “Estaban entre nosotros”. A mi juicio el mejor y más documentado material existente sobre los orígenes del fascismo en Argentina y las maniobras destinadas a endosarle la cuenta a Juan Domingo Perón.

El revés de la trama

Es sabido que la campaña de vincular a Juan Perón con el fascismo nace 1946, acuñada por la “Unión Democrática Argentina”, coalición electoral que enfrenta a Perón en las elecciones del 24 de febrero de ese año y a la cual con el correr del tiempo se van incorporando elementos tendientes a nutrirla, como son la participación del joven Capitán Perón en el golpe de estado que en 1930 derroca a Irigoyen; su designación función como agregado militar Argentino en Italia entre 1939 y 1941; su admiración por Benito Mussolini y la supuesta adhesión a ideas fascistas del GOU (Grupo de Oficiales Unidos) sindicado como promotor del golpe militar de 1943 que pone fin a “La década infame”.

Con el tiempo se incorpora a esa lista el apoyo de Perón a la radicación de 5000 alemanes nazis en Argentina y el apoyo a Ronald Richter, técnico alemán a quien confió el desarrollo de un ambicioso programa nuclear y cosas por el estilo.

En el sentido opuesto es posible afirmar que en 1943, la corriente germanófila en las filas del ejército estaba muy diezmada, entre otras cosas porque a esa altura de la guerra resultaba previsible un funesto desenlace para las tropas del führer. Esto era tan así, que el pro germano General Rawson, quien asumiera la presidencia en reemplazo del depuesto Castillo, debió resignar sus aspiraciones en favor de Ramírez a partir del cuestionamiento del sector pro aliado de oficiales.

En honor a la verdad histórica creo que correspondería reconocer en Perón a un militar conservador, dicho esto en un sentido no peyorativo del vocablo, es decir defensor de las estructuras tradicionales y los valores vigentes, naturalmente inclinado en un sentido social y humanista, claramente anticomunista y a su vez poco ligado a la iglesia. En otras palabras, diría que Perón fue un hombre pragmático, capaz de reconocer la injustificada rémora social en que vivían amplios sectores de nuestro pueblo y una distribución del ingreso fuertemente regresiva.

Desde esta perspectiva se hace posible comprender que en 1935 publicara “Toponimia Patagónica de Etimología Araucana”, recogiendo y reivindicando una lengua originaria, actitud más propia de sectores de izquierda o por el contrario observar su admiración por Benito Mussolini y su obra de gobierno, sin que esto signifique una adhesión lisa y llana al fascismo. No tiene reparos en adoptar para su gestión símbolos utilizados por la Unión Soviética, como son los planes quinquenales, impulsar la sanción de proyectos de ley presentados por el socialista Alfredo Palacios o convocar a dirigentes socialistas como Ángel Borlengui y Atilio Bramuglia, este último de origen judío.

Respecto de la radicación de 5.000 nazis en nuestro país, la verdad es que la cantidad suena algo abultada, sobre todo si se tiene en cuenta que en los juicios de Nuremberg se admitió el juzgamiento de unos 600 acusados, entre presentes y prófugos, y se dictaron 24 condenas. No estoy convencido de que resulte demasiado justo adjudicar al total de la inmigración alemana el rótulo de nazis, aún considerando que muchos de ellos puedan haber simpatizado con el tercer reich y no por ello deberían ser considerados nazis, término que por extensión induce a pensar en los responsables directos del holocausto. Hay que recordar que finalizada la guerra y aún antes de ello, Sudamérica y en especial Brasil, Paraguay y Argentina constituyeron destinos apreciados por muchos alemanes, y en el caso de nuestro país con dos importantes oleadas previas, una anterior y otra posterior a la primera guerra mundial (1914- 1918).

Cabe agregar que tanto Argentina, como Brasil y Paraguay estuvieron lejos de constituir reductos exclusivos de los criminales de guerra nazis. Más aún, en los últimos años se ha sabido de varios jerarcas intensamente buscados y que en sentido contrario a la imaginado se encontraban en viviendo Italia, Suiza, Hungría, España y otros países de Europa central.

Párrafo a parte merecen los Estados Unidos de Norte América, reconocido destino de unos 10.000 inmigrantes nazis – cifra que también debería ser revisada para evitar una condena masiva – muchos de ellos fueron científicos y especialistas seleccionados, entre los cuales el caso más emblemático es el de Werner von Braun, inventor de las de las temibles V1 y V2 que asolaron Inglaterra, quien a cambio de su cooperación en el desarrollo de misiles balísticos y la organización de la Nasa fue exculpado de sus responsabilidades, cobijado y nacionalizado norteamericano, donde incluso recibió distinciones oficiales.

Perón y los judíos

Quizá el único servicio que suele reconocerse al gobierno de Perón en relación al pueblo judío y a modo de excepción, fue el decisivo voto argentino en las Naciones Unidad para la conformación del Estado de Israel, sin embargo son muchas las acciones políticas que colocan al peronismo asumiendo una actitud no segregacionista y mucho menos de corte fascista.

Entre ellas es posible señalar a modo de ejemplo algunas de las más relevantes, como son el otorgamiento por primera vez de franco a los soldados de origen judío para la celebración de sus fiestas religiosas. Señalar también, que fue Perón el primer presidente argentino en formalizar a través de una carta dirigida a la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) su saludo ante las fiestas de la colectividad y el primer país en incluir en la Constitución de 1949 una condena a la discriminación y el racismo, en consonancia con la flamante declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Menos conocido es el hecho de que los primeros jueces, políticos y diplomáticos argentinos de origen judío, que acceden a sus cargos sin necesidad de abjurar de sus creencias religiosas lo hacen durante el gobierno de Perón.

En 1949 y ante el desagrado de la jerarquía católica, la Fundación Eva Perón envía a Israel un cargamento de medicinas, alimentos y artículos de primera necesidad, para atender necesidades elementales surgidas a raíz de la confrontación bélica con los Estados Árabes.

El 20 de agosto de 1948, Perón, Evita y varios funcionarios concurren a la inauguran en Av. Corrientes 2025, de la cede central de la OIA (Organización Israelita Argentina), organización de clara inclinación peronista, lo que le acarreó a la postre una confrontación con la DAIA y la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), de sesgo más tradicionalista.

Es Perón quien interviene personalmente para que se asigne el suplemento literario de La Prensa, expropiada y entregada a la CGT, al intelectual judío Israel Zeitlin, más conocido por su seudónimo “Cesar Tiempo”, quien integró en su equipo a Enrique Dikmann, figura del socialismo argentino.

Es difícil saber si se trata de una notable coincidencia, un capricho de la historia, una muestra de su astucia o un símbolo decidido al efecto, pero no por ello deja de llamar la atención que Juan Perón, el General de la Nación que supo hablar en mangas de camisa a los trabajadores en los tiempos que los empleados utilizaban traje, corbata y sombrero, pero fue considerado fascista, fuera el único presidente argentino que designó a un rabino como asesor personal en categoría de Ministro para entender en asuntos religiosos, como es el caso de Asram Blum. Comentan los memoriosos que Blum, además de rabino prestigioso catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, se encontraba celebrando en su templo de la calle Paso al 400, con motivo del año nuevo judío, cuando fue interrumpido y agredido por un grupo que victoreaba a la “Revolución Libertadora”, debiendo poco después Blum exilarse y según entiendo falleció en Israel.

La leyenda continúa

La idea de asociar al peronismo con el fascismo tuvo y continúa teniendo no pocos adeptos. Es indudable que en sus orígenes tuvo por objetivo demonizar a Perón. Si bien su mentor probablemente haya sido el embajador norteamericano Spruille Braden, tenaz defensor de los negocios coloniales de su país en Argentina, habría que destacar que fue importante el eco recibido, además de tener en cuenta que la campaña no se redujo a aquel tiempo y aquellos actores.

En el relato de Américo Ghioldi los obreros peronistas agreden a estudiantes al grito de “alpargatas si libros no”.

Jorge Luis Borges, indudablemente uno de los más altos exponentes de nuestra literatura, relata en “La fiesta del monstruo” el linchamiento un estudiante judío a mano de los peronistas.

En un relato libre de ataduras históricas y forzando los tiempos, Evita baila con el Che en la versión de Alan Parker de la ópera homónima, cumpliendo así un doble y reiterado objetivo: presentar a Eva Duarte como diferente y antagónica a la figura de Perón.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Salta, tan linda como injusta

Marco Díaz Muñoz (COPENOA)

La desigualdad en la distribución de las riquezas en un estado provincial rico en recursos naturales, y la falta de trabajo, deja a 113 mil chicos salteños expuestos al flagelo de la desnutrición. Serán niños vulnerables, o de cerebro cortito, ante el daño que genera la falta de alimentación en sus primeros años de vida.

Es imposible negar el fracaso institucional, ante las cifras oficiales de 22 mil niños menores de 1 año, y a 91 mil niños de 1 a 5 años desnutridos, o de “bajo peso”. Problema acentuado ante la inexistencia de en un plan de contención nutricional familiar, que debería estar garantizado por el estado en trabajo genuino para los ciudadanos que hoy no pueden dar de comer a sus hijos.

La desproporción en la distribución de las riquezas, la disparidad entre los que tienen mucho y los que no tienen nada, es otro factor no resulto por los gobiernos de turno y que acentúa la desnutrición en la provincia de Salta.

Los poblados más afectados por la desnutrición infantil en Salta, están ubicados en las tierras que generan mayor dividendo en impuestos al estado por el gravamen a los monocultivos, entre ellos la soja, acentuando para la mayoría miseria, y para un sector selecto, mayor riqueza.

Los pobladores viven en estas regiones, afectados por la enfermedad de la pobreza, evitable, son en su mayoría aborígenes, que resisten el desalojo de terratenientes sojeros que los arrojan a vivir en bolsones de pobreza en ciudades periféricas. El estado no tan solo no garantiza alimentación en estos lugares, tampoco garantiza agua, trabajo y vivienda. Los aborígenes sufridos desde la llegada del explotador colonizador, sobreviven día a día, en espera silenciosa de inclusión social.

Las acciones gubernamentales para evitar la desnutrición, como los Centros de Recuperación Nutricional, son insuficientes, ya que los niños son recuperados en peso en estos centros, pero regresan repetidamente, al no tener alimentos en sus hogares, debido a la falta de trabajo en sus familias. Muchos morirán, otros padecerán durante sus vidas de las secuelas de la desnutrición y de la pobreza estructural, realidad no resuelta por estado, provincial y nacional.

Salta: Niños de cerebro cortito, el flagelo del hambre


Para médicos especializados en desnutrición una generación de salteños serán cortitos, no tan solo de estatura sino también de cerebro, anémicos y con falta de inteligencia, son los desnutridos de hoy, afectados por la enfermedad social llamada hambre, que en la provincia de Salta se multiplica de forma alarmante.

Suspenden ayuda alimentaria a Comunidades originarias en riesgo de desnutrición en Salta

Candalicio Clemente, Cacique de la comunidad “La Esperanza” ubicada en la localidad de Coronel Cornejo, al norte de Salta, relato en una entrevista la situación que deben enfrentar ante la no entrega de cajas de alimentos, que fue suspendida desde hace cuatro meses, a las comunidades originarias que viven al norte de la provincia de Salta.


Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Vida, veneno y condena a orillas del Riachuelo

Silvana Melo (APE)

Tiene tres o cuatro años y ya es imparable. Le encanta correr, en patas, por el patio compartido con perros flacos y basura. Y hundir talones y dedos gordos en el barrito eterno del Meandro de Brian. Orilla del Riachuelo donde nació y adquirió, por herencia y sambenito, una condena a muerte temprana o a vida brutalmente desigual. Envenenado por piel y bronquios, por boca y por pies en contacto con los monstruos costeros. Los invisibles, malolientes, nacidos de las 23 mil industrias que descargan su cloaca química en el curso de agua estancado y denso que le baña las costas a él, que tiene tres, cuatro años y le encanta correr en patas por la tierra podrida y húmeda. El, que es uno de los tres de cada diez que tiene plomo en la sangre en el Meandro de Brian.



Que carga con la cruz del cáncer futuro o del retraso ya palpable en su desarrollo y/o la desigualdad cognitiva que lo condenará a comprender menos, bastante menos que el que crece alejándose unos kilómetros no más. Donde el aire no se clava como un alambre oxidado en los pulmones, donde el suelo no penetra por la piel tanto plomo y benceno, donde se come con algo más de calcio y proteínas, donde el agua que se toma no tiene mercurio y arsénico.

ACUMAR (la autoridad de la cuenca Matanza Riachuelo, que está presidida por el mismísimo ministro de Medio Ambiente de la Nación, Juan José Mussi), después de un estudio socioambiental en un millar de chicos menores de seis años, acaba de descubrir que el 25 % de los niños de la villa 21-24 de Barracas tienen plomo en la sangre. Y el porcentaje sube en sectores críticos como el Meandro de Brian, donde los chicos crecen pateando basura, respirando tolueno e incorporando plomo sólo por tener contacto con el suelo. Las casillas están edificadas sobre montones de basura, humedecidas por el Riachuelo.

La Corte Suprema decidió en 2008 que había que relocalizar las miles de industrias contaminantes y las decenas de miles de personas condenadas a la penosa vida costera, donde la ventanita de casa da a la sopa química y la puerta de salida, a los tambores de aceite viejos y vacíos que sostienen los cimientos. Diez años atrás (es decir, cinco antes del fallo de la Corte) un estudio a cargo de una agencia de cooperación japonesa encontró que los niños de entre 7 y 11 años de Villa Inflamable triplicaban el contenido de plomo y otros dieciséis químicos en la sangre respecto de los de Villa Corina, a doce kilómetros. Es decir, lejos del Polo Petroquímico de Dock Sud. Los chicos de Inflamable (que debe su nombre a la explosión de un buque petrolero en 1984) aspiran los químicos de las refinerías, los metales pesados, las dioxinas cancerígenas y se solazan con la vida a orillas del Riachuelo, que reúne, como una enciclopedia viscosa, todos los venenos de la historia del país.

Nadie tomó nota del estudio japonés, salvo el sociólogo Javier Auyero y la antropóloga Débora Swistun (nacida y crecida en la Villa), quienes en el mismo año del fallo supremo publicaron “Inflamable. Estudio del sufrimiento ambiental”. Swiston recordó que “se constató la presencia permanente de diecisiete compuestos volátiles asociados con la refinación de petróleo, como benceno y tolueno, que son cancerígenos sin un umbral mínimo, es decir no importa cuánto tiempo uno estuvo expuesto”. Todos los niños de Inflamable tienen plomo en sangre. Y no sólo. El 50% eran valores superiores a los tolerables. Enfermedades respiratorias, alergias en la piel, ojos y pulmones, dolores de cabeza como punzones en las sienes, cáncer, neuronas debiluchas que languidecen y mueren, sobrevivientes que no avanzan en la escuela ni califican en el mercado laboral. Consecuencias más, consecuencias menos.

A pesar de la cantidad de familias desalojadas de las orillas (que fueron muchas más que las industrias corridas, con las que el estado en todas sus formas es mucho más correcto y piadoso) el camino de sirga está poblado por unas 1500 familias vivientes a centímetros del agua. El camino de sirga, como concepto, está contemplado por un artículo del Código Civil que determina que debe haber 35 metros liberados desde el talud del río. El juez federal de Quilmes lo desempolvó para darle un marco legal a la limpieza de las orillas. Tan rápido fue el juez, tan perentorias eran sus decisiones, que tuvo que apelar a las contrataciones directas para no perder tiempo en licitaciones. Y, dicen, habría recurrido a empresas de familiares y amigos para asegurarse la eficiencia. La Corte decidió separarlo de las causas relacionadas, pero Armella dejó la herencia de las sirgas, que eran las sogas que se usaban para arrastrar a los barcos río arriba. El camino de las sirgas era el espacio necesario “en los márgenes del río para que las carretas tiradas por bueyes empujaran las sogas”. (Clarín, 10-01-2012)

ACUMAR publicó varios datos de pésima calidad de vida en la gente de la villa 21-24 en contacto con los tóxicos del Riachuelo. Son 55 mil familias en 60 hectáreas. Dos tercios de los hogares tienen al menos una necesidad básica insatisfecha; nacen, corren, crecen, sobreviven y se enferman sobre un basural; el 42% de los censados no tiene inodoro; los desagues del resto van a pozo ciego o cava en la tierra.

Las familias que han sido relocalizadas (es decir, trasladadas de prepo a un lugar extraño) fueron destinadas a viviendas sociales en la que generalmente se las olvida y se las deja sin servicios y con carencias enormes. Por eso tantos se resisten ante las promesas y las topadoras. Pretenden una minúscula muestra de respeto: que se los consulte. En el lugar donde les tocó a sus huesos estar, pueden ampliarse para arriba o para el costado si la familia se agranda. Que suele agrandarse y bastante. Hay lugar para los perros y alguna gallina. Para tener un árbol. Al menos quieren saber dónde los llevarán cuando les carguen sus tres muebles y los levanten de allí.

El vicepresidente ejecutivo de Acumar, Antolín Magallanes, acusa a la Ciudad de retrasar las localizaciones. Y lo hace en tiempos críticos de campaña.

Era el mismo Antolín (con el diminutivo anclado en su nombre) quien aplaudía la experiencia de remo en el Riachuelo. Niños de la 21-24 enancados en botes festivos remando en la densidad de los metales pesados del río. El proyecto estaba impulsado por la Casa del Bicentenario, la Junta Vecinal de la Villa, el Ministerio de Defensa y la Secretaría de Cultura de la Nación. Con gran generosidad, el Estado celebraba la posibilidad de que niños expulsados a los basurales del sistema practicaran un deporte náutico en las aguas que la Prefectura mira de reojo en el puente Victorino de la Plaza, mientras vigila los pasos de quienes saltan de la villa a la ciudad sin pedir permiso.

Fue una experiencia intensa mientras duró: con el ampuloso título “El Riachuelo de los Navíos” (La Ciudad, Avellaneda, 5/05/2013) los pibes flaquitos e intoxicados respiraban e incorporaban más plomo que de costumbre y remaban un agua pesada y viscosa. Dura, como suele ser la vida.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Por la inflación, la Asignación por Hijo apenas supera su valor de 2009

PRIMERA FUENTE

Los $ 460 mensuales que Cristina anunció en julio apenas superan el valor de los $ 180 de 2009. Según especialistas, la pérdida de poder adquisitivo de los sectores bajos explica la caída del voto K.

El lanzamiento de la Asignación Universal por Hijo en 2009 se vivió como un enorme avance en la lucha contra la pobreza y la inclusión de miles de niños al sistema escolar. En octubre de ese año, Cristina Kirchner anunció el subsidio 180 pesos mensuales que ayudarían a las familias a afrontar los costos de la alimentación, crianza y educación de los niños del país.

Casi cuatro años después, y luego de cuatro aumentos en la cantidad de dinero entregada por cada niño, el valor real de los 460 pesos de la AUH están por primera vez desde 2009 por encima de los 180 iniciales.

Sucede que el proceso inflacionario que atraviesa el país carcome el valor real del subsidio continuamente. Ajustado por la inflación, los 180 pesos de 2009 cayeron hasta tocar los 130 pesos a mediados de 2010.

Tras un ajuste a 220 pesos mensuales en octubre de ese año y otro aumento a 270 en el mismo mes del año siguiente, la AUH tocó un piso de 127 pesos (ajustados a su valor de 2009) para finales de 2012. La Presidenta anunció entonces un aumento a 340 pesos por hijo, pero tampoco se equipararon los 180 pesos iniciales considerando el ajuste por la inflación. data imagen

Recién en junio de este año, Cristina Kirchner anticipó un aumento –que se hacía hasta ahora en octubre de cada año- y llevó el subsidio a 460 pesos.

“Este último ajuste al subsidio es la primera vez desde que se puso en práctica la AUH que el aumento otorgado por el Gobierno es más que la inflación de los 6 meses anteriores”, aseguró a LPO Ernesto Kritz, economista especializado en economía laboral y políticas sociales y uno de los directores de la consultora Poliarquía. “Esto tiene que ver con el período electoral y seguramente no vamos a tener otro ajuste hasta fines de año”, agregó.

Las clases bajas, más afectadas

Según Kritz, el resultado de la PASO confirma que la implementación de la AUH no está sirviendo para atacar la pobreza. “Donde más votos perdió el oficialismo en términos relativos fue en sectores de menores ingresos, porque mas allá del aumento en el monto entregado, la inflación pega muy fuerte”, aseguró en diálogo con LPO.

“Mientras haya inflación por arriba del 25 por ciento anual, es muy difícil que con ajustes en subsidios se pueda ver un cambio en el resultado electoral en este sector”, manifestó.

La falta de interés del gobierno en abordar el problema de la inflación con un plan integral termina afectando a estos sectores de menos recursos, que son los que gastan una mayor proporción de sus ingresos en productos de primera necesidad. Justamente, son estos artículos los que están sufriendo más aumentos durante este período inflacionario.

En algunos sectores de la oposición se ha propuesto la eliminación del IVA a los artículos de la canasta básica como una manera de aliviar el aumento de precios en esos productos y darle protección a los sectores más pobres ante la erosión de su poder adquisitivo. Por ejemplo, a principios de años, el socialista Rubén Giustiniani propuso eximir de ese tributo a las carnes, frutas, verduras, hortalizas, galletitas, harinas y aceites.

Sin embargo, el IVA es el impuesto que más fondos recauda para el gobierno nacional, seguido por Ganancias y retenciones al agro. Luego de la suba del mínimo no imponible para Ganancias y con el Estado aún buscando fuentes de financiamiento para reemplazar esas partidas, es difícil pensar que la gestión de Cristina Kirchner plantee esa reducción en el corto plazo.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.