viernes, 6 de septiembre de 2013

China: Autoritarismo, capitalismo salvaje, disparidad social y destrucción ambiental

Adán Salgado Andrade (especial para ARGENPRESS.info)

Hace un tiempo escribí un artículo en el que señalo cómo se ha transformado a China en la meca del capitalismo salvaje, en donde la abundancia de recursos naturales, la mano de obra barata y leyes flexibles, han hecho de ese país la maquiladora mundial, en donde cientos de empresas extranjeras han establecido filiales para sacar ventaja de todos esos factores y producir artículos más baratos que en los lugares de origen, con tal de que se vendan a un precio “competitivo”, al reducir los costos de producción. (1)

Esa situación ha generado un “milagroso” crecimiento económico de ese país, pero, como analizo en el artículo citado, al mismo tiempo, China está debiendo de sacrificar su medio ambiente y sobreexplotar sus recursos, así como crear una sociedad cada vez más individualista, egoísta, apática, desigual que, al igual que en sociedades capitalistas clásicas (como la estadounidense, por ejemplo), sólo busca su bienestar material, sin pensar a quién vaya a afectar al hacerlo. Por si fuera poco, esa, digamos, “estabilidad social”, se garantiza con un autoritarismo gubernamental extremo que no duda en aplastar o sofocar cualquier intento de sedición o manifestación social de aquel sector que pretenda cuestionar tan dictatorial sistema.

Esa panorámica de la sociedad y la economía chinas se comprende mejor al revisar una publicación reciente, “China en diez palabras”, debida a la pluma del afamado escritor Yu Hua (Hangzhou, Zhejiang, 1960), quien hace un muy buen, crítico análisis, actual, de lo que sucede en su país. Para ello, Hua se sirve del comparativo histórico, que, al igual que el método materialista-histórico, permite la evaluación de lo que era China antes de la, más que adopción, imposición del sistema capitalista salvaje como modelo económico y lo que es ahora.

Así, Hua divide su muy ilustrativa revisión en palabras que él considera claves. Para efectos del alcance del presente artículo, retomaré cinco de ellas. Las otras, no menos importantes, hacen más referencia a los cambios culturales e idiosincráticos de la sociedad china, las cuales menciono a groso modo.

Así, los vocablos “gente”, “líder”, “lectura”, “escritura” y “Lu Xun” (escritor chino, nacido en 1881 y fallecido en 1936), señala Hua, explicarían, esencialmente, el comportamiento social previo a la imposición capitalista, que él ubica a partir de 1980, cuando Deng Xiaoping se atrevió a contrariar sustancialmente la retórica maoísta de “Debemos rechazar todo aquello que el enemigo apoye y apoyar todo lo que éste rechace” por aquella de que “Un gato que atrapa al ratón, es un buen gato, no importando si es blanco o negro”. Esa nueva “máxima”, abrazó al capitalismo en China y transformó al país de comunista en el capitalista, declarado “socialista”, que actualmente es.

Hua señala que la sociedad china previa a la entrada del capitalismo, aunque tenía sus peculiaridades, existía cierta unidad, humildad y respeto. Sobre todo la figura de Mao, como auténtico líder realmente movía a todos, agrado tal de que cuando falleció en septiembre de 1976, todos lloraron su fallecimiento, que fue honrado con incontables ceremonias luctuosas. Hoy día, señala Hua, la gente se ha vuelto muy egoísta y materialista y existen “líderes” de todo tipo: de bailes, de modas, de opinión, líderes de belleza. Dice Hua: “Reflexionando sobre el pasado en vista del presente, tengo la sensación de que la China actual no tiene ya un líder, sino, simplemente liderazgo”.

En cuanto a la lectura, Hua señala que en esos revolucionarios tiempos, sobre todo durante la llamada “revolución cultural” (1966-1976), lo único que se podía leer eran los poemas de Mao Zedong y los cuentos “selectos” de Lu Xun, escritor favorito de Mao, pues, decían las autoridades, éstos mostraban cómo era la China controlada por las perniciosas ideas “burguesas”, imperantes antes de la revolución comunista. En cuanto a la escritura, lo que más se escribían por ese entonces, eran panfletos revolucionarios, los cuales, necesariamente, debían de comenzar aludiendo a una frase de Mao o de Lu Xun (de hecho, humorísticamente, Hua señala que cuando discutía con algún amigo sobre tal o cual problema, él aseguraba que “Lu Xun lo dijo”, y ante esa “irrefutable afirmación”, su detractor debía aceptar su derrota). Otro tema “favorito” para escribir era cuando se hacían carteles en los cuales se denunciaban a los “enemigos de la revolución”, los llamados “contrarrevolucionarios” o aquellas personas acusadas de infidelidad (los favoritos).

Alude a Lu Xun porque, si en un principio Hua lo tenía como a un mal escritor, al final, 30 años después de haberlo leído en la primaria, fue que valoró la importancia de ese escritor, a grado tal que compró sus obras completas. “Fue hasta que pasaron 30 años que valoré la profundidad e importancia de la obra de Lu Xun, a grado tal, que me opuse a que se hiciera una película sobre una de sus obras”.

Los otros cinco vocablos son los que más aluden a la China actual, en cuanto a los cambios económicos, la que opera totalmente bajos principios capitalistas que han hecho de su sociedad, como señala Hua, “una sociedad frívola, que no se preocupa por practicar principios, la que habita una tierra llena de profundas disparidades. Es como si se caminara por una calle en donde, de este lado, hay lujosos, ostentosos palacios y, en el otro lado, desoladas ruinas o como si uno se sentara en un teatro en donde, por un lado, una comedia muy entretenida se desarrolla y, en el otro, toma lugar una triste tragedia”.

Así que, por lo que señala Hua, China, actualmente, no mostraría diferencia alguna en el desarrollo desigual que sucede con cualquier país capitalista sea “desarrollado” o “subdesarrollado”, en donde las diferencias sociales, las inequitativas oportunidades para sus ciudadanos, los extremadamente ricos, pocos, los extremadamente pobres, millones, deben de coexistir, digamos, para que el capitalismo salvaje perpetúe su decadente reinado, el cual, falsamente presenta sus “avances” con engañosas cifras, como bien señalaba Gramsci, tales como el PIB, el consumismo y la meritocracia. En efecto, cuando el PIB, la medición anual de la economía de un país, aumenta, se muestra como señal de “crecimiento”, aunque sólo se deba a algunos privilegiados núcleos económicos. Igualmente, cuando el consumismo se incrementa, o sea, el consumo compulsivo, se muestra como “buena señal” (como en EU que cuando algunos de los sectores privilegiados aumentan la compra de autos o casas, se muestra como que ya se “está” saliendo de la crisis). Y en cuanto a la meritocracia, que se hace creer que sólo con una mejor educación, el famoso credencialismo, se puede aspirar a mejores empleos, y que, lo contrario, los limita, cada vez está más demostrado, por las cifras de desempleo en todo el mundo, que el mayor índice se da entre la gente mejor preparada, pues los empleos a los que pueden aspirar son cada vez menos y muy limitados (en México, por ejemplo, el mayor porcentaje de desempleados es entre personas con licenciaturas, maestrías y doctorados. Igualmente, en EU, el movimiento Ocupa Wall Street se debió inicialmente a protestas de egresados universitarios que a pesar de las enormes deudas que implica tener una costosa educación universitaria, al final no hallan empleos para lo que estudiaron).

Hua menciona, como dije, las cinco palabras claves que, a su parecer, explican lo que sucede en China hoy día. Estas son “revolución”, “disparidad”, “bases sociales”, imitación (copycat) y “embauque”.

De la revolución, Mao enfatizaba que “Revolución es rebelarse”. En su momento, ello significó que la sociedad China desechara todo aquello que la hiciera retroceder en la búsqueda de la sociedad comunista, igualitaria, comenzando con las ideas burguesas. Y también la revolución implicó una adhesión total a los planes gubernamentales, incluso aunque fueran autoritarios. Mao no tuvo empacho en ejercer totalitariamente el poder, con tal de lograr que China se desarrollara y creciera económicamente. Un desafortunado experimento fue el llamado “Gran paso adelante”, aplicado en 1957, que buscó dos objetivos: aumentar la producción de acero y aumentar la producción agrícola. Ello se sustanciaba en que hacerlo era, justamente, “revolucionario”. Los campesinos, entonces, animados por ese espíritu de la revolución se dieron a la tarea de producir hierro, como se pudiera, lo cual tuvo muy pobres resultados, pues gran parte del metal obtenido era de baja calidad, no apto para hacer productos metálicos. Un resultado colateral, fue que, con tal de producir tanto metal, muy malo la mayoría, se descuidó la producción de alimentos, aunque los gobiernos locales presumían, falsamente, de que habían cosechado el doble o triple de las cuotas que supuestamente tenían asignadas. Incluso, presumiendo de abundancia, se hacían concursos para ver qué campesino comía más. Muchos se enfermaban de indigestión de tanto comer. Sin embargo, la realidad fue que como los datos de los alimentos producidos se falsearon, a la hora de entregar dichos alimentos, resultó que las cantidades fueron mucho menores que las reportadas y eso causó una terrible hambruna en 1958, pues en realidad no existían las reservas prometidas. Así, comenta Hua, el gobierno, ejerciendo su autoridad, se puso a incautar alimentos, muchos de ellos, las pocas reservas que tenían los campesinos para comer ellos. Fue un error fatal.

Sin embargo, emprender grandes proyectos, desde entonces, se consideró “revolucionario” y los gobiernos locales se esfuerzan, por ejemplo, por tener la mejor ciudad, el edificio más alto, la mayor cantidad de fábricas, el mayor número de puertos, el mayor número de vías férreas… y así, aunque muchos de tales proyectos sean incluso inútiles. Es el caso de la educación, por ejemplo, la cual, Hua señala que se ha incrementado con creces la matrícula de estudiantes que ingresan a las universidades (meritocracia), a pesar de lo costoso que es cursar una carrera en China (al igual que en EU). El resultado es que miles de pasantes buscan trabajo cada año y pocos son los que en realidad lo consiguen. Otro ejemplo de “autoritarismo revolucionario” es la tendencia a que crezcan las ciudades y que para ello, los gobiernos locales expropien tierras de los campesinos que están a las afueras de dichas ciudades. Hua señala que actualmente existen cientos de kilómetros cuadrados de áreas de casas demolidas en esperas a ser “urbanizadas”. Y los lanzamientos son forzosos. Comenta que una vez que a una familia campesina le llega el aviso de que su casa será expropiada, es inútil oponer resistencia, ya que las “autoridades locales” llegan al extremo de arrestar a todas las familias, darles fuertes golpizas y, mientras están encarceladas, maquinaria pesada procede a demoler las casas, sin ningún miramiento. Ha sido tan grande la desesperación de muchas de las personas a las que arbitraria e ilegalmente se desaloja, que ha habido casos dramáticos de resistencia, como el de una mujer, Tang Fuzhen, en la provincia de Chengdu, la que lanzó cocteles Molotov a las máquinas, pero como éstas continuaran su destructiva labor, la mujer se roció gasolina, inmolándose a la vista de todos. Su caso lanzó una clara señal de hasta dónde el autoritarismo ha llegado y las potenciales tensiones sociales a las que dará lugar.

De hecho, sobre el autoritarismo, señala Hua que fue justo Tiananmen cuando la protesta social contra tal autoritarismo llegó a su máximo y que por tal rebelión, la respuesta del gobierno fue violentísima, asesinando a cientos de manifestantes, para asegurarse una docilidad plena del pueblo, con tal de que los planes para imponer el capitalismo a ultranza siguieran como si nada, como hasta ahora se han seguido consolidando.

Así que en nombre de la “revolución”, los portentosos proyectos continúan y ello va aumentando más y más las deudas de los gobiernos locales. Y por ello, también se ha generado sobrecapacidad industrial que actualmente está ocasionando pérdidas. Por ejemplo, cifras recientes señalan que la industria siderúrgica de China registró unas pérdidas de 699 millones de yuanes (alrededor de 113 millones de dólares) en junio, el primer déficit mensual del año para este sector afectado por la sobrecapacidad. (2)

Todo eso ha generado un modelo económico e industrial tan anárquico, que el siguiente pasaje de Hua describe muy bien: “En los treinta años, poco más o menos, que han transcurrido desde la muerte de Mao, se ha producido un asombroso milagro económico, pero el precio pagado ha sido mucho mayor. Cuando regresé de Sudáfrica, al final de una visita durante la Copa Mundial del 2010, la tienda exenta de impuestos (duty-free) que estaba en el aeropuerto de Johannesburgo vendía vuvuzuelas – cornetas plásticas hechas en China – por el equivalente cada una a 100 yuanes (16.34 dólares. Un yuan equivale a 16 centavos de dólar al cambio actual) cada una, pero cuando llegué a China, me enteré que el precio de exportación era de sólo 2.6 yuanes la pieza. Una compañía en Zhejiang fabricó 20 millones de vuvuzuelas, pero terminó ganando apenas unos 100,000 yuanes. Este ejemplo da una idea del desequilibrado desarrollo de China: años tras año, plantas químicas tirarán sus desechos industriales en nuestros ríos y aunque quizá una sola planta pueda lograr un impulso de treinta millones de yuanes para nuestro PIB, el costo de limpiar esos ríos costará treinta veces ese incremento. Una autoridad muy respetable para mí lo explica de esta forma: el modelo de crecimiento chino es gastar 100 yuanes para impulsar en 10 yuanes el PIB. Así, degradación ambiental, colapso moral, la brutal polarización de ricos y pobres, la imperante corrupción… todas esas cosas están constantemente exacerbando las contradicciones de la sociedad china. Más y más constantemente, nos enteramos de masivas protestas en las cuales cientos o miles de personas estallan frente a oficinas gubernamentales, destruyendo autos e incendiando edificios”.

Esto último que señala Hua, acerca de las protestas, es muy importante, ya que son muy pocas las noticias de aquéllas de las cuales nos enteramos, pues la mayoría se censuran y nada se sabe de ellas, excepto por blogueros independientes o activistas que logran burlar los estrictos protocolos para que puedan publicar por Internet.

Pero también, como señalé, se justifican todas esas medidas porque es en “nombre de la revolución”, al igual que ejercerlas autoritariamente. A los que se atreven a cuestionar a la autocracia china se les persigue políticamente, llamándoseles “refugiados de la justicia” (political refugees), con lo que se les clasifica como subversivos, que no desean el “bien de la patria”. Justo a todos aquellos que se rebelaron en Tiananmen, que sobrevivieron a la matanza, se les estigmatizó por medio de programas televisivos que se referían a ellos como vulgares delincuentes que sólo buscaban la anarquía y la destrucción del estado chino. Luego de un tiempo, esas “denuncias” públicas fueron sustituyéndose gradualmente por propaganda oficial que ensalzaba el milagroso crecimiento económico de China. La protesta social, como señala Hua, fue suprimida y cancelada de golpe y, desde entonces, el activismo social se ha limitado muchísimo, prefiriendo la sociedad china actual triunfar en lo económico y lo material, muy a la mano ambos objetivos.

En cuanto a la tremenda disparidad, la descripción que hace Hua de China en cuanto a la diferenciación social es brutal, existiendo millones de sectores, sobre todo en el campo, a los que no ha llegado la “modernidad” y viven en apabullantes condiciones de pobreza. A diario se dan suicidios entre personas que no tienen alternativas de vida, sin trabajo, sin dinero, sin un hogar dónde vivir. Y así como hay chinos millonarios que incluso figuran entre los mil hombres más ricos del planeta, hay, calcula Hua, al menos 100 millones de chinos en el campo, extremadamente pobres. Claro que el gobierno constantemente presume las extraordinarias cifras de crecimiento, pero no se reflejan equitativamente en la población, por lo que menciona un dicho popular, que afirma que “el gobierno chino es rico, pero el pueblo es pobre”. Y, en efecto, los funcionarios que amasan grandes fortunas abundan, dándose ostentosos, insultantes lujos, los que no pueden cuestionarse, pues eso sería cuestionar a la autoridad y, de inmediato, quien lo hiciera, sería un subversivo, terminando en la cárcel, ejecutado, incluso (se calcula que cada año en China se ejecutan a miles de prisioneros).

Otros pasajes nos dan una clara idea de que en China, las diferencias sociales son muy marcadas, como sucede en cualquier país capitalista, en donde los millones de pobres conviven con unos cuantos ricos: “Sólo hay que ver a la China de hoy: los rascacielos disparándose hacia el cielo, como bosques bajo un cielo gris y turbio, la gruesa maraña de trenes, sobrepasando por mucho nuestros ríos, los deslumbrantes montones de mercancías exhibidas en supermercados y plazas comerciales, las interminables líneas de tráfico y peatones en las calles, el constante brillo de anuncios luminosos, los clubes nocturnos y salones de masajes, de belleza y de cuidado de los pies por todas partes, además de los restaurantes de lujo de tres o cuatro pisos de altura, siendo cada piso del tamaño de un auditorio, los que cuentan con suntuosos cuartos privados, con dos o tres mil personas, todas cenando, mostrando brillantes caras de satisfacción”. Pero, por otro lado esta deslumbrante descripción contrasta con las que más adelante ofrece Hua: “Desempleados urbanos y campesinos sin tierras, buscando sobrevivir, montan puestos en la ciudad o en las banquetas. Tan sólo en Beijing, esa gente se cuenta por miles. Al no tener permisos para vender, se mueven por todos lados y el gobierno local es incapaz de obtener algún ingreso de ellos. Al mismo tiempo, para los funcionarios locales, el que esos grupos de pobres tratando de sobrevivir anden por todas partes, daña la imagen de la ciudad e impide que se dé una ‘sociedad armoniosa’. En respuesta, se ha creado una Oficina de la Administración de la Ciudad y Aplicación de la Ley, cuyos intimidatorios empleados andan por todos lados, arrebatando de sus modestas mercancías a esos ejércitos de pobres”.

Por otro lado, lo que Yu Hua llama “bases sociales” (grassroots) explican de algún modo el espíritu de laboriosidad que identifica a los chinos, está en su naturaleza, digamos, ser dedicados y trabajar con ahínco. Muchos, justo por estar tan apegados a lo que siempre han hecho, de repente fueron beneficiados por el boom económico que ha cambiado tan radicalmente a China. Sin embargo, en muchas cosas han mantenido ciertas enraizadas costumbres, debido a que los radicales cambios no se han dado al parejo en el conjunto social. Un buen ejemplo de ese enraizamiento es el siguiente caso, citado por Hua: un viejo campesino llegó a una agencia de autos BMW con más de una docena de hijos y nietos. Todos salieron de una vieja Van y los más jóvenes comenzaron a buscar un auto para el adinerado patriarca. Un modelo 760Li llamó la atención del hombre, que costaba más de 2 millones de yuanes. “¿Por qué es este carro tan costoso?, preguntó el hombre, pero cuando el vendedor mencionó todos los avances y refinamientos tecnológicos, el viejo campesino sólo movió su cabeza y dijo que no entendía nada. Finalmente, el vendedor le señaló el asiento del conductor, y le dijo, con orgullo, que se habían necesitado dos finas pieles de res para confeccionarlo, se sorprendió mucho, pues consideró que ese detalle daba una idea de lo fino que ese auto debía de ser. Sobre todo porque le recordó el ganado que él cuidaba cuando era niño. Y tan sólo por ese detalle, se decidió a comprarlo. A sus nietos e hijos les compró autos más baratos. A la hora de pagar, el vendedor se llevó una gran sorpresa, pues el campesino, en lugar de sacar una chequera o una tarjeta de crédito, no fue así. El hombre ordenó a sus hijos y nietos que sacaran de la Van varias cajas de cartón, las que contenían efectivo, suficiente para pagar los autos adquiridos. Viendo la cara de asombro del vendedor, el hombre simplemente le dijo que no confiaba en cheques, ni tarjetas ni nada que no fuera el efectivo que siempre había manejado y que por eso prefería cargar con tanto billete.

Así, abundan los ejemplos de personas que haciendo lo que a toda su vida se han dedicado, de repente se han enriquecido. Así, hay el “rey de la sangre”, “el rey de la basura”, “el rey de la ropa”… justo fue el personaje llamado “el rey de la sangre”, quien inspirara una novela de Yu Hua, pues esa persona era un hombre que en la China de Mao, era el que estaba a la entrada de un hospital, recibiendo a los pobres campesinos que acudían allí a vender algo de su sangre, con tal de recibir un poco de dinero que les permitiera sobrevivir, pues eran tan pobres (100 millones aún siguen en ese nivel de terrible pobreza), que ni para comer tenían. El “rey de la sangre”, ahora, en efecto, se ganó ese mote, pues nunca dejó de hacer lo que hacía, o sea, comerciar con la necesidad humana de disponer de sangre, y actualmente es uno de los hombres más prósperos de China.

Así pues, con estos ejemplos, Yu Hua trata de mostrar las transformaciones tan desiguales que los chinos han tenido en los últimos treinta años y que, en todo caso, evidencian que el materialismo a ultranza ya los ha envuelto y es parte de sus vidas. Y es por ello que la sociedad china de hoy día valora mucho el prestigio que da la riqueza y todos buscan llegar a ser ricos, muy dispuestos a hacer cualquier cosa, con tal de lograrlo.

Otra de las palabras claves para entender a la China contemporánea es la imitación (copycat), la cual define la tendencia de los chinos a copiar mucha de la tecnología que el proceso de outsourcing del R&D ha facilitado mucho (ver mi artículo: El outsourcing en R&D. (3))

Yu Hua señala cómo se diseñan nombres que no se distancien del producto original, con tal de que atraigan a los potenciales compradores, tan sólo por la onomatopeya de la marca. En palabras de Hua, el fenómeno del “copycat de teléfonos celulares comenzó por imitar las funciones y diseños de marcas tales como Nokia, Samsung o Sony Ericsson. Pero para hacer las cosas más turbias, se les dieron nombres similares, tales como Nokir, Samsing o Suny Ericcsun. Al plagiar marcas existentes y además saltándose los costos en investigación y desarrollo, se vendían por una fracción del precio de los productos originales. Y dadas sus capacidades técnicas y apariencia de vanguardia, pronto se apoderaron del nivel más bajo del consumo de electrónicos”

Y es algo con lo que nos hemos idos acostumbrando, de alguna forma, en todo el mundo, comprar artículos similares, tanto en apariencia, como en nombre. Y es quizá esa similitud en el nombre lo que atrae a algunas personas, quienes no se dan cuenta de que en realidad están comprando una copia. Esa tendencia, señala Hua, es muy común en la actualidad. Teoriza que quizá tenga que ver, históricamente, con la cuestión de los sellos oficiales. Un documento oficial indudablemente reafirmaba su origen, ser un documento expedido por el gobierno, precisamente por el sello oficial que ostentaba. Sin ese sello, el documento no valía, aunque realmente fuera emitido por un órgano público. De allí que muchos vivales se percataron de que si poseían un sello oficial, una copia, claro, podían hacer de las suyas. Y fue que algunas personas emplearon sus habilidades para imitar sellos oficiales, los que eran comprados por personas interesadas en hacerlos pasar como oficiales. Y eran tan bien hechas las copias, que, en efecto, esos documentos oficiales pasaban por verdaderos. Pero ya, con el paso del tiempo, esa especie de fetichismo por los sellos, se generalizó y comenzó a haber personas con mucho poder, sobre todo tras la apertura china, o sea, que se convirtiera al capitalismo, que decidieron hacer sus propios sellos.

Eso ha sucedido con la imitación, que tras haber sacado partido de haber copiado productos y hasta sus nombres, de repente hay empresas que ya comienzan a hacerse famosas con sus propias marcas (Lenovo, por ejemplo, fabricante de computadoras). Pero Hua señala otra cuestión que explica la imitación y es que el chino se enorgullece de ofrecer una réplica exacta de, por ejemplo, la torre Eiffel o la Casa Blanca. Y cita el caso de un magnate que vive, en efecto, en una casa blanca, perfectamente imitada, sesionando de día en la oficina ovalada y durmiendo, de noche, en la habitación de Abraham Lincoln. Es por ello que ante las acusaciones de países como EU de piratería china en miles de productos, comenzando por los videos, por ejemplo, el gobierno chino se hace de la vista gorda, pues, de alguna forma, es tratar de luchar contra una muy entronizada costumbre entre los chinos. Así, imitar bien es todo un arte, no un delito, sería el lema. Y bajo esa premisa, la copia de tecnología, de ciencia y de muchas otras cosas, seguirá rampante, pues, además, se asegura su consumo, porque si se ofrece una copia exacta de un i-phone, digamos, que haga lo mismo que uno original, pero a una tercera parte de su precio, se logra el resultado esperado: un aumento de las ventas de ese i-phone imitado. Y eso es bueno para China, que así va logrando imponer sus pautas de consumo dentro de este mundo tan ¡salvajemente competido!

Una última palabra empleada por Yu Hua para comprender a su país es el llamado embaucamiento (bamboozlement). Ese es otro término muy enraizado en la cultura china, embaucar a alguien. Es como los placebos empleados en medicina, que quienes los toman se “convencen” de curarse. De hecho, muchos falsos medicamentos provienen de China. Para ellos es, simplemente, embaucar. Y, por desgracia, es algo también muy enraizado en esa cultura. Y todo mundo embauca allá, desde el ciudadano común, hasta el gobierno. Y se enorgullecen de hacerlo. Por ejemplo, ejemplifica Hua, pocos días antes de que los juegos olímpicos comenzaran, los dueños de unos nuevos condominios de Beijing, cercanos a las instalaciones olímpicas, con tal de que se vendieran pronto, engañaron a la gente con que uno de ellos iba a ser adquirido por el magnate de la computación Bill Gates. Fue publicado en el periódico y causó tanto revuelo que, en efecto, comenzaron a venderse muy rápido. Fue tan intensa la publicidad, que llegó, incluso, a los oídos del propio Gates, quien a través de su oficina de relaciones públicas, negó la noticia. Y a pesar de esa refutación de Gates, los dueños negaron que tuvieran que ver con eso, que “no tenían idea de quién lo había hecho”. De todos modos, su embaucador plan funcionó y los costosos departamentos se vendieron rápidamente, pues los ricos sectores que los adquirieron, no querían perder la oportunidad de tener como vecino al muy famoso y apreciado Bill Gates. Los dueños de los departamentos, habrán dicho de los compradores: “¡Los embaucamos!”.

El mismo Hua narra cómo, siendo niño, un día trató de “embaucar” a sus padres diciéndoles que estaba enfermo del estómago, con tal de no ir a la escuela. Su papá era doctor y su madre, enfermera. Su papá, entonces, comenzó a auscultarlo sobre el abdomen, y a las preguntas hechas a Hua, de que si le dolía aquí o allí, concluyó que tenía una apendicitis y que si no se operaba de inmediato, Hua podría, incluso, morir. Hua, viendo hasta dónde había llegado su mentira, negó que los dolores le siguieran, es más, que ya habían desaparecido, pero su padre, imperturbable, lo llevó rápidamente al hospital en donde, a pesar de la resistencia de su aterrado hijo, éste, de inmediato fue anestesiado y operado. Años después, ya adulto, Hua le preguntó a su padre si en verdad era necesaria la operación y éste le respondió, ambiguamente, ya que estaba algo hinchado y que bien podría haber sido muy peligroso dejarlo o quizá se habría curado con medicamentos. Hua piensa que en realidad sólo cosechó lo que sembró, o sea, que se lo ganó por las tantas veces que le mintió a su padre de que estaba enfermo del estómago.

Justo es a la conclusión que llega sobre su país, que aunque el crecimiento, admitidamente, ha sido impresionante, el precio que se ha tenido que pagar por ello es alto, pues China se ha convertido en una nación con problemas ambientales, sociales y políticos que cada vez empeoran más y más.

Ambientalmente, China ha puesto en peligro su ecología, teniendo los ríos y las ciudades más contaminadas del planeta. No sólo por sus propias industrias, sino porque se le sigue viendo como el maquilador mundial. Por ejemplo, siguen haciéndose fuertes inversiones de empresas extranjeras, dispuestas a aprovechar las ventajas de fabricar allí. (4)


Por tanto, ese será el costo de tanta industrialización, un medio ambiente cada vez más degradado y contaminado. Como señala Hua, el medio ambiente en China ha sido severamente dañado en casi todo su territorio. Se ha incrementado dramáticamente la persistencia de enfermedades crónico-degenerativas como el cáncer, la leucemia, deformaciones natales, entre otras. Han surgido lo que se ha dado en llamar los “pueblos cancerosos” (cancer villages), que muestran las graves enfermedades de ese tipo que padecen comunidades enteras que viven cerca de ríos y lugares altamente contaminados con desechos y drenajes industriales. (5)


Socialmente, como describe Hua, la sociedad china, en general, se ha vuelto muy superficial, materialista y frívola, con fuertes disparidades caracterizadas por millonarios que pueden darse lujos iguales a los de los millonarios de otros países, pero con millones de pobres en el campo y las ciudades que ni siquiera tienen el sustento del día seguro, no cuentan con un empleo digno y muchos, incluso, se suicidan de la desesperación. Por otro lado, las condiciones laborales tan duras para millones de obreros mal pagados, provocan una especie de generalizada depresión social. Dos muy buenos ejemplos de ellos son, por ejemplo, la tendencia de las mujeres chinas a occidentalizarse, o sea, adquirir rasgos europeos o estadounidenses, por ejemplo, sobre todo aquellas dedicadas al modelaje o la publicidad. Se someten a costosas y peligrosas operaciones para “embellecer” sus rostros o para “crecer”. Varias son las que sufren permanentes deformaciones o mueren a causa de esas atrocidades que inescrupulosos “cirujanos plásticos” practican (en el link de este documental puede verse esta dramática situación. (6)

Políticamente, China sigue dominada por una rígida, autocrática dinastía política que ejerce un autoritarismo represor, que se justifica por ser “revolucionario”, heredado de las “enseñanzas” de Mao, quien advertía que la “revolución era rebelarse”, pero también debía de ejercerse el poder absoluto, con tal de defenderla. Así, esa autoritaria camarilla, con tal de lograr el brutal crecimiento económico chino, no ha dudado ni un segundo en aplastar cualquier forma de “insurrección”, como hizo en 1989 en Tiananmen, represión que dejó decenas de muertos y encarcelados a los que se llamó "refugiados de la ley”, denotando que de ninguna manera se les puede considerar activistas o manifestantes, sino que, simplemente, rompen la ley. Y así, cada año se ejecutan cientos de prisioneros, muchos de los cuales fueron encarcelados solamente por no estar de acuerdo con los autoritarios mandatos de la mafia en el poder. Incluso, el autoritarismo va acompañado de la creciente deshumanización a la que alude Hua, pues existe un programa televisivo en el cual la conductora entrevista a los prisioneros que se ejecutarán, preguntándoles qué crimen cometieron, por qué lo hicieron y si desean decir algunas últimas palabras a algún familiar o persona a la que hayan afectado con su crimen. En el siguiente link, pueden ver el documental que habla sobre ello.(7)

Quizá una de las mejores frases que ejemplifican lo que ha sucedido con China una vez aplicado el capitalismo salvaje, como modelo económico es que “hace treinta años, antes de que diéramos ese salto, no se veían rascacielos, aparte de uno o dos en grandes ciudades como Beijing o Shanghái, no sabíamos lo que era un tren rápido o un anuncio, teníamos poquísimas tiendas y muy poco qué comprar en esas tiendas. Parecía que no teníamos nada, entonces, pero teníamos un hermoso cielo azul”.

Y yo agregaría que es el costo de abrazar de lleno al capitalismo salvaje.

Notas:
1) http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2011/01/el-sobrevalorado-y-anarquico.html.
2) http://www.argenpress.info/2013/08/panorama-economico-de-china.html
3) http://adansalgadoandrade.blogspot.mx/2007/11/el-outsourcing-en-r.html
4) http://www.argenpress.info/2013/08/panorama-economico-de-china_23.html
5) http://www.youtube.com/watch?v=XHM3s0yH7qw
6) http://www.youtube.com/watch?v=QRp6seV9pYs
7) http://www.youtube.com/watch?v=EE5UCqpmZag

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Armas químicas y la selectiva memoria de Estados Unidos

VNA

La bulliciosa acusación estadounidense estos días al gobierno sirio sobre el presunto uso de armas químicas hizo recordar a muchos vietnamitas, paradójicamente, la intencional ignorancia de Washington a otra guerra similar en una escala mucho mayor hace décadas.

Las críticas en alta voz sin pruebas mostradas internacionalmente, agitadas por la poderosa prensa, sobre el ataque en las afueras de Damasco el pasado 21 de agosto, contrasta con su silencio duradero sobre las evidentes consecuencias de la dioxina que sufren aún millones de vietnamitas, apuntó el periodista Nguyen Quoc Uy en su reciente artículo en el diario Tin Tuc (Noticias).

Para difundir su única razón vindicada para el plan de acción militar contra Siria, la Casa Blanca concentra los esfuerzos, desde las actividades de las agencias de inteligencia hasta las campañas telecomunicativas tales como los discursos del presidente Barack Obama, el vicepresidente Joe Biden y el secretario de Estado John Kerry, resumió el veterano columnista de la VNA.

Aunque los inspectores de la Organización de Naciones Unidas (ONU) todavía no divulgaron las conclusiones finales sobre ese caso, Kerry aseguró, citado por la Radio británica BBC, que Washington tiene pruebas del uso de gas sarín en los bastiones en un suburbio de Damasco pero no se molestó en publicarlas.

De la misma forma, el vicepresidente Biden afirmó que “no hay dudas” de que el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad es responsable de haber utilizado armas químicas.

Obama declaró, en conversaciones con todas las partes interesadas, que el ataque representa, a su juicio, un desafío para el mundo y es una amenaza para la seguridad nacional estadounidense.

“No podemos aceptar un mundo en el que mujeres, niños y civiles inocentes mueren por el uso de gases en una escala terrible… El mundo tiene la obligación de asegurarse de que respetamos las normas contra el uso de armas químicas”, anotó.

Sin duda alguna de la necesidad de condenar la utilización de armas químicas contra civiles, Quoc Uy se preguntó por qué los mismos principios tan humanitarios y convincentes no se aplican para las víctimas vietnamitas del Agente Naranja/dioxina, cuya historia – a diferencia de lo sucedido en Siria – fue ratificada reiteradas veces por científicos e investigadores internacionales.

De acuerdo con estadísticas independientes, durante el lapso 1961-1971, la aviación norteamericana roció en territorio vietnamita 80 millones de litros de herbicida que contenían 400 kilogramos de dioxina, uno de los componentes químicos más tóxicos conocidos por el hombre.

Se trata de la guerra química de mayor envergadura y larga que provocó las consecuencias más destructivas en la historia de la humanidad.

Más de cuatro millones 800 mil personas resultaron expuestas al Agente Naranja, de ellas tres millones son víctimas.

Numerosos estudios científicos afirman que la tasa de infección, en especial de las enfermedades de cáncer y deformaciones congénitas en generaciones de hijos y nietos de los afectados, es más alta que entre los que no tuvieron contactos con el letal tóxico.

Sin embargo, la administración de Washington y diferentes cortes norteamericanas rechazaron indemnizar a las víctimas vietnamitas, quienes buscan justicia y reconocimiento legal a sus dolores desde 2004.

Es de recordar que en 1984, según un veredicto del juez Jack Weinstein, siete empresas químicas, productoras de herbicidas con dioxina, debieron recompensar con 180 millones de dólares a veteranos estadounidenses de la guerra de Vietnam.

De igual manera, una corte de Seúl estableció en enero de 2006 una indemnización de 62 millones de dólares por parte de las corporaciones norteamericanos Monsanto y Dow Chemical a víctimas sudcoreanas de sus tóxicos, entre ellos los ex soldados de la mencionada guerra.

Dichos hechos hicieron incomprensible, desde los puntos de vista humanitario y de justicia, el “olvido” de los poderes administrativo y jurídico de Estados Unidos de los que sufren directamente por el desastre llamado Agente Naranja.

Recientemente, Obama declaró que “Somos Estados Unidos y no podemos hacer la vista gorda de lo que ocurre en Damasco”, no obstante, el país norteamericano sí puede hacer la vista gorda, y en realidad ya la hizo, ante el dolor de más de tres millones de víctimas vietnamitas.

El derecho y la moralidad requieren devolver la justicia a los afectados. Washington debe mirar a sí mismo y asumir la responsabilidad de las consecuencias causadas por las sustancias mortales utilizadas en la agresión contra Vietnam.

¡Es la justicia!.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

De cómo (no) restaurar la democracia

Adrián Mac Liman (CCS)

Hace apenas un par de meses, cuando el ejército egipcio irrumpió en la vida política cairota, arrestando al líder islamista Mohammed Mursi, presidente electo del país africano, el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, no dudó en poner los puntos sobre las íes: no, no se trataba de un golpe de estado; la cúpula militar egipcia se había limitado a… restaurar de democracia. La mayoría de sus compatriotas no compartía esa opinión.

De hecho, el establishment político de Washington no tardó en calificar la intervención de los generales egipcios de golpe, condenando los métodos empleados para esa extraña “restauración de la democracia”. El que eso escribe cayó en la tentación de comparar la verborrea de Kerry con la proverbial discreción de uno de sus ilustres antecesores: el también Secretario de Estado Henry Kissinger. Hablar de “democracia” en el contexto mezzo oriental no era el fuerte del politólogo alemán recriado en los Estados Unidos. Cometer semejante dislate sin pensar en dimitir para salvar la cara, tampoco. Pero los tiempos cambian y el perfil de los jefes de la diplomacia estadounidense también…

John Kerry nos volvió a sorprender la pasada semana al afirmar que los Estados Unidos disponían de pruebas sobre la autoría del ataque con armas químicas perpetrado – según él – por el ejército sirio, en el que perdieron la vida 1.429 personas. Aparentemente, la información estaba basada en declaraciones de testigos, informes médicos y datos suministrados por los servicios de inteligencia occidentales. Siempre según el jefe de la diplomacia norteamericana, los militares sirios emplearon el mortífero gas sarín. Detalle interesante: a comienzos de la misma semana, una agencia de noticias árabe informaba sobre la detención en la frontera turco-siria de varios jihadistas que transportaban 11 bidones de… gas sarín. Sin embargo, la noticia no apareció en los medios de comunicación occidentales. ¿Mera casualidad? ¿Deseo de no entorpecer los preparativos bélicos del Premio Nobel de la Paz Barack Obama? Lo cierto es que el Secretario de Estado se apresuró en asegurar a la prensa que Norteamérica es consciente de la experiencia iraquí – léase las inexistentes armas de destrucción masivas de Saddam Hussein – y que la Administración demócrata no repetirá el error de George W. Bush.

De todos modos, la “operación castigo” ideada por el actual inquilino de la Casa Blanca tendrá que esperar. Washington no cuenta con el apoyo incondicional de los aliados occidentales. La fiel Inglaterra ha dado marcha atrás, censurando el discurso militarista del Primer Ministro Cameron, Alemania prefiere mirar hacia el Norte, la España post-aznarista parece a su vez poco propensa a arrimarse al carro de las aventuras bélicas de Obama. Por su parte, Rusia advierte: no hay que tocar al precario equilibrio estratégico de la región mediterránea. Finalmente, Bashar el Assad, el “malo de la película”, advierte: si Estados Unidos ataca a Siria, todo Oriente Medio acabará en llamas. Ficticia o real, la amenaza surtió efecto. Barack Obama espera el (innecesario, aunque siempre socorrido) visto bueno del Congreso para lanzar su ataque “ético” contra el hombre fuerte de Damasco. Por último, aunque no menos importante, el cauto silencio de los inspectores de las Naciones Unidas no presagia nada bueno…

Hasta aquí el “reality show”, el conflicto que nutre los contenidos de los telediarios y las páginas de los rotativos que se decantan por la hipotética y selectiva defensa de los derechos humanos. Pero ¿de verdad nos importa la suerte de los sirios? ¿De verdad apostamos por la victoria de los “combatientes por la libertad”, de jihadistas financiados por Arabia Saudita y Qatar, de islamistas apoyados por…Washington?

Ello nos incita a plantearnos un sinfín de preguntas sobre la espontaneidad y utilidad de las llamadas “primaveras árabes”. Recuerdo la reacción de un joven e inexperto periodista occidental que, además de bautizarlas “las revoluciones de Twitter”, se convirtió en abogado del diablo poniendo en tela de juicio su objetivo. “¿Qué necesidad tiene Washington de sustituir a sus aliados tradicionales – monarcas o dictadores – por islamistas made in USA?”

La pregunta sigue vigente. La respuesta… Conviene recordar la iniciativa del Gran Oriente Medio elaborada por la Administración Bush. El Twitter y los islamistas moderados figuraban en aquél guión. Pero la historia de Oriente Medio no se escribe en Washington ni en Hollywood. Cabe preguntarse, pues, si el cacareado y pospuesto ataque contra Siria no acabará convirtiéndose en la chispa que provoque la gran llamarada.

Adrián Mac Liman es analista político internacional.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Estados Unidos: El voto sobre Siria revela todo la falsedad de una “democracia” incurable

Jean-Guy Allard (especial para ARGENPRESS.info)

Al someter al voto del Congreso el ataque militar que promueve contra Siria, el Premio Nobel de la Paz demuestra un cinismo que mejor vale no comparar. Mientras sólo el 36% de los norteamericanos está de acuerdo con una eventual intervención militar de Estados Unidos, Obama recorre al subterfugio de un voto “democrático” en el Congreso, al apostar con el lobby israelí.

Los miembros del Congreso de Estados Unidos, elegidos con contribuciones millonarias de las grandes corporaciones son, como todo el mundo lo sabe en Washington aunque nadie se atreve a escribirlo, penetrados hasta la médula, por una legión de grupos de lobby, comités de acción política, think tanks y grupos de “vigilancia de los medios de comunicación” de obediencia israelí.



Tan es así que Greg Mitchell un analista de The Nation revelaba hace unos días que el diario neoyorquino The New York Times le tenía prohibido a sus redactores toda vinculación entre la crisis siria y el American Israel Public Affairs Committee (Comité de Asuntos Públicos Israel-Estados Unidos) el famoso AIPAC, principal mecanismo de lobby judío en la capital norteamericana.

Con la Conference of Presidents of Major American Jewish Organizations (Conferencia de Presidentes de las Organizaciones Judías de Estados Unidos), el AIPAC coordina campañas de propaganda masiva en el Capitolio cuyos objetivos están directamente definido por el Gobierno israelí.

Expertos comparan la influencia del lobby israelí y la potencia de sus campañas a las de la muy controvertida National Rifle Association (Asociación Nacional del Rifle).

Como si no fuera suficiente para convencer Obama de la justeza de su estrategia, las contribuciones del lobby judío cubren el 60% de los fondos de campaña del Partido Demócrata (1).

Chantaje versión Tel Aviv

M.J. Rosenberg, un exfuncionario del AIPAC, que expone en su blog opiniones contrarias a sus ex patrones, escribe en una reciente crónica como un amigo suyo, “staffer” de un Representante federal, le contó cómo se desarrollan, en la oficina de su jefe, los asaltos propagandísticos de la maquinaria americana-israelí al acercarse una votación importante.

Aquí este testimonio:

Primero vienen las llamadas telefónicas de electores que forman parte del AIPAC. Conocen el congresista, se dirigen a él de manera agradable y amable y simplemente le dicen personalmente como a cualquier miembro de su personal, lo importante que es esta votación para ellos mismos, como para todos en el estado.

A continuación, los donantes llaman. Por lo general, no son del distrito, sino de Nueva York, Los Ángeles o Chicago. Repiten el mensaje: este voto es muy importante.

Al contrario de lo que se pudiera pensar, no mencionan el dinero de campaña. Ellos no tienen que hacerlo. Como estas personas que llaman son personas que sólo conocen al congresista por sus cheques, la amenaza de no firmar más de estos, está implícita.

Al igual que los electores, los donantes utilizan los temas de conversación de AIPAC que son simples e impactantes. Usted puede discutir con ellos, pero siempre regresan al guión. ¿He mencionado a los rabinos? Sólo tenemos unos cuantos en nuestro distrito, pero recibimos llamadas de todos ellos y de otros rabinos de todo el estado.

Luego están los grupos de presión del AIPAC, los lobistas de plantilla. Vienen con o sin citas. Si el congresista se encuentra, exigen verlo de inmediato. Si no, verán un miembro del personal. Si no les gusta lo que escuchan, van a seguir viniendo. Son muy agresivos. Ningún otro lobby lo es tanto. Exigen ver al propio congresista, no solo a su “staff”.

Luego están los correos electrónicos, los editoriales en el periódico judío que tenemos en nuestro estado y luego las cartas llamadas "querido colega" por miembros judíos de la Cámara diciendo la importancia que tiene el voto para Israel y Estados Unidos. Debido a que mi jefe no es judío, tiende a ceder ante sus colegas judíos. Es como si ellos fueran los expertos en esto y a decir verdad, todos los miembros judíos de alto rango de la Cámara están asociados al AIPAC.

Asimismo, los dos mayores partidarios del AIPAC, el líder de la mayoría Demócrata Eric Cantor y su homólogo demócrata Steny Hoyer, son miembros asociados del AIPAC. En todo lo relacionado con Israel, hablan con una sola voz: la del AIPAC.

Obviamente, no existe ninguna contrapartida del lado de los oponentes a la guerra. No anti- AIPAC. AIPAC hace lo que quiere. Conseguirá esto y, es triste decirlo, mi jefe, que odia la idea de utilizar la guerra como medio para poner fin a la guerra, probablemente votará "sí”. Él dice que nunca apoyará un ataque contra Irán, pero cuando venga el momento, este empuje contra Siria parecerá nada. Siria es sólo una táctica de AIPAC. Pero su meta # 1, por lo menos desde el punto de vista de la Loma del Capitolio, es la guerra con Irán.

Sí, da miedo.

Fin de la cita.

A los judíos “disidentes”, les queda callarse

No hay forma para un elegido norteamericano de escapar a los tentáculos omnipresentes de este mecanismo político que obedece ciegamente a los intereses de Israel, tales como determinados por la cúpula del poder.

¿Será antisemitismo señalar la irresistible influencia del lobby israelí en Washington? Así lo pretenderán los activistas de la ala más violenta del sionismo, fingiendo ignorar que en los propios Estados Unidos como en Israel, decenas de miles de judíos se oponen a la guerra contra Siria y se sienten, por cierto, traicionados, por las maniobras de los que afirman representar a la nación judía y sus reclamos legítimos.

1) Mearsheimer, John J. and Walt, Stephen. The Israel Lobby and U.S. Foreign Policy.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Chile: septiembre de 1973 - Pinochet inventa una guerra para asesinar a los chilenos

Hernán Uribe (especial para ARGENPRESS.info)

El asesinato de chilenos por tropas bajo el mando de los cuatro generales alzados en contra del presidente Salvador Allende se inició cuarenta años atrás en la mañana del Once de Septiembre de 1973 y pronto, al día siguiente, decidieron “legalizar” las matanzas con la singular y falaz decisión de crear una guerra por decreto en la cual el único adversario sería simplemente el pueblo desarmado.

En el Diario Oficial (1) del 22/9/73 se inserta el Decreto-Ley N*5 del 12/9/73 que señala: “Declara que el Estado de Sitio decretado por conmoción interna debe entenderse “Estado o Tiempo de Guerra” (comillas del original). La explicación de tal medida se encuentra en el artículo 2* que apunta:”Cuando la seguridad de los atacados (los militares obvio) lo exigiere, podrán ser muertos en el acto el o los hechores”. (sic)

Otras especificaciones del mencionado Decreto ilustran sobre la ferocidad y la intención de matar de los autores. Ejemplos: “En tiempo de guerra conforme al artículo 418 del Código de Justicia militar, las penas establecidas serán, respectivamente, presidio mayor en su grado mínimo a muerte y presidio mayor en su grado máximo a presidio perpetuo”. Aclara, además, “En tiempo de guerra la pena será presidio mayor en su grado mínimo a muerte” (cursiva nuestra).

Sigue Perogrullo: “Si por las circunstancias concurrentes la pena que correspondiere aplicar fuere la muerte, se aplicará ésta precisamente”.Más adelante, en noviembre de 1973 otro Decreto-Ley apuntaba: “El que ingrese clandestinamente al país será sancionado con la pena de presidio mayor a muerte”. Aclara que “El conocimiento del delito corresponderá a los tribunales militares y su juzgamiento se ajustará a las normas del Código de Justicia Militar.(1)

Nótese que eventualmente algunos chilenos serian eliminados por ingresar a su propio país. Los firmantes de toda esa “legislación” fueron los miembros del cuarteto de la muerte: Augusto Pinochet Ugarte, comandante en jefe del Ejército, José Toribio Merino Castro, almirante, Comandante en Jefe de la Armada, Gustavo Leigh Guzmán, general del aire, comandante en jefe de la Fuerza Aérea y César Mendoza Durán, Director General de Carabineros.

En el mismo acto designaron a Pinochet como presidente de la Junta y de inmediato comenzaron a eliminar a las organizaciones sociales, políticas, sindicales, gremiales y prohibieron cualquier clase de elecciones, incluso aquellas de los clubes deportivos. La redacción primaria de los decretos juntistas rememoraba las chanzas de Rabelais de siglos pasados mas lamentablemente en Chile hubo sólo tragedia y magna ella con millares de asesinados, torturados, exiliados y familias destruidas. Una pesadilla que permanecería por 17 años.

Se desconoce por completo los detalles de procesos en el marco de la supuesta justicia castrense pero si pronto se conocerían detalles de asesinatos sin juicio de por medio. El 30 de noviembre de l978 se descubrió en los hornos de una ex mina de cal los cadáveres de l4 personas. En este caso la investigación corrió por cuenta de los tribunales civiles y los cuerpos estaban reconocibles precisamente por efecto del mineral.

Pudo establecerse que las víctimas eran campesinos del lugar, una zona campestre cercana a Santiago, la capital de Chile. Se demostró que habían sido detenidos por Carabineros y ejecutados en los mismos hornos en que fueron enterrados. (2) A partir de este episodio comenzaron a incrementarse las denuncias de homicidios sin causa judicial ninguna de por medio. Al cumplirse 40 años desde el golpe de Estado hay todavía millares de personas desaparecidas en Chile.

El primer decreto-ley fechado el mismo once de septiembre, es relativo a la creación de la “Junta de Gobierno” y necesariamente, por su índole, contendría una gruesa falsedad. Posee sólo el siguiente “Considerando”: Que la Fuerza Pública, formada constitucionalmente por el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Carabineros, representa la organización que el Estado se ha dado para el resguardo y defensa de su integridad física y moral y de su identidad histórico-cultural” .

Hasta esa nefasta fecha, Chile era considerado una nación democrática y por la fuerza de las armas se había convertido en un gran cuartel castrense. El 24 de septiembre dictaminaba la desaparición de la organización nacional de los obreros y con un decreto-ley cuyo artículo primero apunta a la letra: “Cancélase (sic) la personalidad jurídica de la Central Única de Trabajadores (CUT) por haberse transformado en un organismo de carácter político, bajo la influencia de tendencias foráneas y ajenas al sentir nacional. El otro artículo amenaza: “La infracción a esta norma será penada con presidio, relegación o extrañamientos mayores en cualquiera de sus grados”.

El 22 de septiembre declara el término de los Alcaldes y Regidores, aunque agrega impávida:”Desde la vigencia del presente decreto, los Alcaldes serán designados por la Junta de Gobierno.” El 24 del mismo mes la eliminación de turno correspondió al Parlamento: Artículo 1*: “Disuélvese (sic) el Congreso Nacional, cesando en sus funciones los parlamentarios en actual ejercicio, a contar de esta fecha”.

La ignorancia es atrevida dice el dicho y así aconteció con la decisión juntista de proclamar como ilícitos y disueltos a una docena de partidos políticos que según los golpistas eran “marxistas” y argumentó entonces “Que la doctrina marxista sobre el Estado y la lucha de clases es incompatible con la unidad nacional”. En un artículo separado se lee: “Prohíbase toda acción de propaganda, de palabra, por escrito o por cualquier otro medio, de la doctrina marxista o de otra concordante con sus principios y objetivos”.( 3 )

Por cierto, la dictadura clausuró diarios, radioemisoras, otras publicaciones y autorizó la circulación de únicamente dos periódicos que habían respaldado el golpe.

A la tiranía se debe también la instalación en Chile del primer Estado latinoamericano que “estrena” el régimen de un capitalismo salvaje. Creó asimismo una enorme corrupción en vastos sectores. Este cuatro de septiembre de 2013 el país ha conocido una declaración pública de la Asociación Nacional de Magistrados (ANM) en la que pide perdón por el rol de los jueces entre 1973-1990. “El Poder Judicial y, en especial, la Corte Suprema de la época claudicó en su labor esencial de tutelar los derechos fundamentales y proteger a quienes fueron víctimas” dice el texto que ha provocado conmoción pública.

Notas:
1) Ver: Primeros Decretos Leyes Editorial Jurídica, Santiago de Chile 1973
2) Vid: Hojman, Eugenio, Memorial De la Dictadura, Santiago, Editorial Emisión, s/f
3) Una encuesta de la BBC(Londres) Proclamó a Marx como el filósofo más relevante de todos los tiempos.

Hernán Uribe es periodista y escritor, chileno.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El círculo rojo y el círculo negro

Marcelo Ramal (especial para ARGENPRESS.info)

Votar al Frente de Izquierda, contra el ajuste que preparan oficialistas y opositores.

La alusión de Mauricio Macri a un ‘círculo rojo’ de figuras ‘influyentes’ en torno de sí mismo ha levantado polvareda en la campaña electoral. Cristina Kirchner no dudó en identificar a ese círculo con una conspiración de las ‘corporaciones’, en alianza con la oposición. Pero olvidó decir que, en ese mismo reportaje, Macri relata las tratativas en torno de una alianza entre él, Massa y Scioli, que el jefe del PRO no descarta para un futuro próximo. La presidenta, en ese caso, debería reconocer que ha pactado su propia sucesión con uno de los preferidos del ‘circulo rojo’, el gobernador de Buenos Aires.

El elenco político que gobernó con Menem y Duhalde, y que el kirchnerismo reclutó en estos años, está abandonando el barco oficial a pasos acelerados. Pero junto a ellos, cambió de frente la gran burguesía que, en esta década, se benefició con el presupuesto público, la precarización laboral y las paritarias con tope del ‘modelo’ oficial. El “círculo rojo”, que supo sostener al kirchnerismo, busca ahora su relevo en las filas de la oposición tradicional. Ese es el origen del amargo reproche presidencial.

Corporaciones

Cualquiera sea el tenor de lo que traman las ‘corporaciones’, lo cierto es que el kirchnerismo pretende hacerles frente a sus conspiraciones por la vía de anudar un nuevo pacto con ellas. Es lo que revela el acuerdo con Chevron, que deja cualquier controversia librada al arbitraje de los tribunales internacionales (entre ellas, las que puedan surgir de los daños ambientales de la explotación del subsuelo por ‘fractura’). La misma orientación está presente en la apertura del nuevo canje en favor de los fondos buitres, que suma otra carga a la mochila de la deuda externa. La letra chica de este canje confirma que los nuevos títulos a emitir incorporarán los pagos asociados al crecimiento económico (cupón del PBI). En el caso de los canjes anter! iores, esos pagos casi terminaron neutralizando cualquier quita sobre la deuda original. Por lo tanto, los buitres recibirían en el tiempo el 100% del capital adeudado, después de haberse hecho de la deuda argentina por chirolas. En medio de las acusaciones cruzadas entre el gobierno y los opositores, todos juntos votarán, con mayoría abrumadora, la derogación de la “ley cerrojo” que bloqueaba nuevas tratativas con estos especuladores. La retórica electoral disimula este acuerdo de fondo, entre unos y otros, para subordinar la economía nacional al capital financiero.

Círculo negro

En sus alusiones a la oposición, Cristina Kirchner terminó advirtiendo sobre la existencia de otro círculo -esta vez, negro, el del “ajuste”. Lo ejemplificó con la crisis social abierta por la bancarrota europea y, en particular, de Grecia. Pero también en esto ocultó lo esencial: la quiebra de esos Estados es el resultado de haber colocado el presupuesto público al servicio de rescatar capitalistas y banqueros. Por casa, ¿cómo andamos? En 2013, el déficit del fisco será de aproximadamente 15.000 millones de dólares, entre pagos crecientes de los intereses de la deuda pública y subsidios a las privatizadas. Pero la mitad de esa cifra volverá a ser cubierta por el Banco Central y por la Anses. La factura será tras! pasada a trabajadores y consumidores -con mayor inflación- y a los jubilados – con haberes de indigencia y el bicicleteo de sus juicios. El mercado financiero celebra en estas horas la suba meteórica de los títulos de deuda provincial con cláusulas atadas al valor del dólar. Es que el ritmo acelerado de la devaluación del dólar oficial -que el propio gobierno impulsa- le asegura rendimientos jugosos a esos títulos. Naturalmente, las provincias que contrajeron estas deudas -como la Ciudad “PRO” de Macri o la Buenos Aires de Scioli- tendrán que honrarlas con impuestazos y ajustes en sus servicios esenciales. Cristina Kirchner denuncia al “círculo negro” de afuera, cuando la política oficial marcha en la misma dirección.

Campaña electoral

Al invocar conspiraciones, golpes y “círculos” de influencia, el kirchnerismo apuesta a abroquelar a su electorado, y ensayar una tentativa de polarización política. La extorsión sobre los trabajadores es clara: ‘o nosotros, o el golpe de las corporaciones’. Los K, mientras tanto, tramitan su propio “golpe”, junto a los monopolios petroleros y el capital financiero. El ruido de la campaña electoral oculta la coincidencia estratégica que une a oficialistas y opositores: trasladar el peso de la crisis nacional a los trabajadores, por la vía de una devaluación, de ajustes y tarifazos en regla.

A la luz de lo anterior, la decisión de votar al Frente de Izquierda cobra una nueva dimensión. Un salto en la votación, a partir del millón de votos alcanzado, sería un extraordinario pronunciamiento político y un instrumento de lucha contra el ajuste y el entreguismo al que nos lleva la salida capitalista a esta crisis. En oposición a ella, levantamos una agenda de prioridades populares: por la abolición del impuesto al salario, por un salario que cubra la canasta familiar y la imposición del 82% móvil, por el fin de la tercerización y precarización laboral y la gestión obrera de la economía nacional. Ensanchemos el importante ‘círculo’ del millón de votos a nuevas camadas de trabajadores y jóvenes, para consagrar en octubre diputados y legisladores de izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Basta de represión: Fuera Chevron de la Argentina

Inés Hayes (ACTA)

Miles de compañeros y compañeras de la CTA y la Multisectorial marcharon a Plaza de Mayo para exigir la vuelta atrás del acuerdo entre el Gobierno y Chevron, que cede la soberanía petrolera a la multinacional estadounidense, y para denunciar la creciente represión en todo el país, desde Jujuy a Tierra del Fuego. En ese marco, trabajadores municipales de Quilmes fueron brutalmente reprimidos por la policía provincial. La CTA llamó a la construcción de un nuevo paro social y a la Consulta Popular por la recuperación de nuestros bienes comunes.

“Este es un genocidio silencioso”, comenzó su discurso Margarita Peña Lillo en representación de los Pueblos Originarios en Lucha.

Horas antes de que comenzara la marcha, en Quilmes fueron reprimidos violentamente trabajadores estatales municipales que se manifestaban por sucesivos despidos. Como en Neuquén, Jujuy y Tierra del Fuego, los gobiernos provinciales con complicidad del Nacional, responden con palos y tiros a las necesidades del pueblo. “Por eso, los pueblos originarios y los trabajadores fuimos enfrentando la mentira de este gobierno que se dice nacional y popular cuando entrega los recursos naturales pero el pueblo lo castiga en las calles y en las urnas. Seguramente habrá más represión y ajuste después del 27 de octubre. La muestra de lo que viene está en la represión de Neuquén, Jujuy y Tierra del Fuego”, agregó Peña Lillo.

El coordinador del acto, Juan Carlos Giuliani, secretario de Relaciones Institucionales de la CTA remarcó la presencia en la movilización de un dirigente de USO de España, la adhesión de ELA y la carta que ayer mandó a la Presidenta la Confederación Sindical de las Américas exigiendo que cese con la represión.

“Nos movilizamos por el acuerdo entreguista que va a llevar a que tengamos que pagar el petróleo y el gas a precios dolarizados”, sumó su voz Marcelo Ramal del Polo Obrero quien también denunció la violenta represión contra los trabajadores neuquinos, jujeños, fueguinos y bonaerenses.

No sólo en Plaza de Mayo se sintió fuerte la voz de los trabajadores: en todas las provincias argentinas hubo actos, movilizaciones y radios abiertas para denunciar la entrega de la soberanía nacional no sólo por el acuerdo secreto con Chevron sino también por la profundización del modelo extractivista en cada región nacional (construcción de represas en Misiones, megaminería en La Rioja, Catamarca y San Juan, sojización en todo el país, fracking en Neuquén, por poner algunos ejemplos).

“Con el pretexto de recuperar la soberanía energética, sacaron a los españoles para poner a Chevron. El futuro es hambre y contaminación. Es el este gobierno quien también corrió la frontera sojera y expulsó a los pueblos originarios”, dijo Emilio Cornaglia, presidente de la Federación Universitaria Argentina. El representante de los estudiantes sumó su rechazo a la Ley Antiterrorista y agregó: “Fuera Chevron de la Argentina y basta de represión”.

Hacia el gran paro social, por la Consulta de los Bienes Comunes

Recordando la represión sufrida por los trabajadores estatales de Jujuy, el pueblo de Neuquén y los docentes y camioneros fueguinos, además de los de Quilmes, Giuliani en nombre de la CTA convocó a construir un nuevo paro nacional social para volver a denunciar la situación de pobreza de los trabajadores en todo el país y para construir una Consulta Popular que de Norte a Sur de la nación recoja las luchas que se están llevando a cabo en defensa de los Bienes Comunes que demuestran que de ninguna manera la ciudadanía está de acuerdo en que nuestros recursos naturales sigan siendo extranjerizados.

En ese sentido, Juan Carlos Herrero de la Federación Agraria Argentina dijo que era inconcebible que en Argentina se tuviera el pan y el trigo más caro del mundo: “Este Gobierno está transformando al país en un desierto verde cuando es un país en el que se puede producir de todo y hoy es soja dependiente”. Herrero agregó que no le llama la atención que el Gobierno haya firmado este acuerdo con Chevron: “es el resultado de una política que ahora muestra su cara y el ajuste se da a los palos por eso más organización y lucha para cambiar esta realidad”.

Además de las adhesiones de Vilma Ripoll y Adolfo Pérez Esquivel, estuvieron presentes los legisladores Alejandro Bodart, Jorge Cardelli, Claudio Lozano, Fabio Basteiro, Antonio Riestra y “Chiche” Perelman así como las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas y Mirta Baravalle.

Gustavo Giménez del MST Teresa Vive destacó que “la gente ya no aguanta más el doble discurso de llamarse defensor de los Derechos Humanos y reprimir en todo el país. Unidos podemos parar esta entrega, más que nunca la unidad para pelear por nuestros bienes comunes”.

“Lo que nos ofrece este Gobierno es más entrega para que la paguemos los trabajadores. Confiemos en la Multisectorial con unidad con los pueblos originarios, con los estudiantes, con los trabajadores en las calles”, dijo Juan Carlos Alderete de la Corriente Clasista y Combativa.

El último orador fue Hugo “Cachorro” Godoy, secretario adjunto de ATE Nacional. Lo primero que subrayó Godoy fue la preocupante militarización en la provincia de Buenos Aires que quedó demostrada con la represión a los trabajadores de Quilmes. El dirigente explicó que la violencia es utilizada por el Gobierno para acallar las razones de la lucha de los trabajadores basada en la recuperación de la soberanía sobre los recursos naturales y la distribución de la riqueza. “Esta Central de trabajadores, este esfuerzo de construir la unidad de amplios sectores representativos en esta Multisectorial no acepta que se reconstruya en la Argentina la gobernabilidad del poder, queremos poner en discusión el modelo productivo que está ensañado con los bienes comunes. Estamos convencidos que unidos podemos construir un país para todos”.

Mientras el sol iba cayendo y el frío se iba haciendo cada vez más intenso, el dirigente de ATE remarcó: “Cuando el pueblo se expresa somos capaces no sólo de decir no, sino de construir una iniciativa diferente. Por eso impulsamos la Consulta Popular sobre nuestros bienes comunes”. Antes de finalizar sus palabras, Godoy llamó a movilizar mañana al municipio de Quilmes para repudiar la represión y la violencia del Estado contra los trabajadores. “Construyamos unidad para resistir pero también para construir una Argentina independiente y que sea parte de una patria grande latinoamericana que no se arrodille ante ningún imperio. Fuerza compañeros y compañeras, a seguir luchando juntos”.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Psiquiatría, aritmética y política

Alfredo Grande (APE)
.

“Si Jorge Lanata se va… ¿los votos vuelven?” (interrogante implicado)

“Si no se trata de política, sino de guerra, no hablemos de paz, sino de tregua” (aforismo implicado)

“Solo tenemos 3 días para recordarle a Obama que no puede ser el primer Nobel

de la Paz que emprenda una guerra. Este sábado el Congreso de Estados Unidos

se reúne tras las vacaciones y tiene sobre la mesa la petición de Obama para

bombardear ciudades sirias.

ATENCIÓN: la Cámara de Representantes nunca en su historia ha negado una

petición presidencial de guerra.

Para movilizarte en favor de la paz solo tienes que pinchar este enlace: http://www.hazteoir.org/alerta/53080-se-or-obama-no-otra-matanza-siria

En la cultura represora, el remedio siempre es peor que la enfermedad. Con el agravante de que para justificar ese remedio, no pocas veces se inventa la enfermedad. Recordemos las armas de destrucción masiva que nunca se encontraron. Siempre es mejor un mal arreglo, que un buen juicio. No se salvan ni médicos ni abogados.

La amenaza de un ataque a Siria para defender a sus habitantes del ataque del propio gobierno de Siria, es un analizador trágico de como se resuelven los problemas en el marco de los imperialismos, los feudalismos, los capitalismos. La misma lógica que llevó a la embestida de la Policía Metropolitana contra trabajadores y pacientes del Hospital Borda, en una prueba más de que un componente sustancial de lo que se denomina “inseguridad”, son las propias fuerzas de seguridad. Otro remedio peor que la enfermedad.

Es larga la lista de las supuestas enfermedades tratadas con letales remedios. Hace poco se desestimó la existencia del ADD, un supuesto síndrome de hiper actividad del niño. Richard Gardner, psiquiatra, acuñó en 1985 el denominado síndrome de alienación parental. Pretendía explicar la tendencia de las madres a denunciar abusos sexuales a los niños por parte de los padres. Nunca nadie describió un síndrome de alienación paternal para explicar los maltratos, abusos y prácticas incestuosas de los padres con sus hijas e hijos.

Cuando aparece un caso extremo, se prefiere la denominación de monstruo lo cual remarca el carácter excepcional de la situación. A pesar que no hay ninguna sociedad científica que avala el denomina síndrome de alienación parental que Gardner postulara, no pocas veces es invocado para justificar las macabras operaciones de re vinculación entre padres abusadores e hijos. Re vinculación, que es una de las formas más crueles de la impunidad.

Cuando dejamos que el victimario sea el que decida sobre las condiciones de la víctima, la cultura represora se anota mucho más que un poroto. El médico periodista Nelson Castro describió el síndrome de alienación presidencial. Lo llamó Síndrome de Hubris. Creo que está descripto, pero como no me interesa en este caso la verdad sino su manipulación, resistiré la tentación de ir a Wikipedia. Si la Hubris se le subió a la cabeza, o desde la cabeza baja, que no es lo mismo pero es igual, habría que empezar por los denominados comunicadores mediáticos. Deciden qué es real y qué no, quién existe y quién no, qué voces son necesarias de ser escuchadas, y cuáles no.

En los tiempos en que el cierre de transmisión existía, décadas antes del cable, se realizaba con un programa llamado “Un momento de meditación”. Para demostrar la amplitud, iban religiosos de distintos credos. Pero siempre religiosos. Pregunté porque no iban maestros, obreros, docentes, médicos, porque seguro tendrían otros temas para meditar. Me quedé meditando solo. En la actualidad de nuestra cultura represora, los momentos de meditación, y ya no al cierre de la transmisión, sino en el horario pico, corresponden a los profesionales de la política y de la farándula, que a veces no coinciden. No lo conozco a Nelson Castro pero pienso que hay que tener mucho Hubris para enunciar Hubris en el cerebro ajeno sin poder diagnosticarlo en el propio.

Claro que no es el único elemento en el grupo de los diagnosticadores / descalificadores seriales. Lilita Carrió ha sido objeto de una campaña sistemática de difamación, con burlas incluso a cuestiones de su peso corporal. No creo que el escarnio haya sido por sus defectos, sino que el escarnio tuvo más que ver con sus virtudes. Lo apocalíptico y lo profético no son lo mismo.

Pueden coincidir y será el análisis concreto de la realidad histórica social concreta quien marque la diferencia. Si existiera un síndrome de alienación gubernamental, y no soy Gardner para postularlo, sino Grande para no hacerlo, la corrupción serial sería el síntoma más grave. Allí está Jaime con 20 procesos, gozando del discreto encanto de la impunidad política. La jurídica va y viene, como ya debe estar entendiendo Zanola. Pero la peor de las impunidades es la política. Por eso Zanola puede estar preso y simultáneamente, marca de la cultura represora, el sistema fraudulento de obras sociales, sindicatos, sigue funcionando.

Ahora descubren a IOMA. Y ahora no descubren a todas las demás. Es corrupción sacar lo que no corresponde, pero también es corrupción no dar lo que si corresponde. Por ejemplo, las becas para los miles de niñas y niños que están en diferentes organizaciones de resistencia contra el desamparo infantil. Formas de exterminio mudas que no necesitan declarar ninguna guerra. Tampoco la Nación Argentina le declaró la guerra a la Nación QOM. Ni decretó para la etnia la solución final. Por lo tanto los hechos son solamente eso. Hechos.

No hay relato que les de un sentido para pensarlo por ejemplo, como una forma residual del terrorismo de estado. Si se denuncia que hay “hambre de agua”, es preferible insultar al periodista que solucionar la sed que mutila a tantas gargantas con arena. Por eso en este momento no me preocupa la guerra. Una idea de León Rozitchner: la guerra empieza cuando las víctimas deciden enfrentar a los victimarios. El ghetto de Varsovia le declaró la guerra al Tercer Reich. No aceptó mansamente la masacre. Uno de los logros de la cultura represora, que lamentablemente no tiene pocos, es denominar guerra a lo que es exterminio. Cuando la Mole Moli le da una trompada a un boxeador que está caído, deja en ese mismo instante de boxear. Por eso quedó descalificado. Su deseo de masacrar al rival no es boxeo. Un padre que abusa sexualmente de su hijo, en ese mismo instante deja de ser padre. Pasa a ser un adulto sádico que manipula, amparándose en el amor que el niño siente. Sin dudar, hay amores que matan y otros que llevan al suicidio. El exterminio no es guerra, y la suma de todos los poderes no es Hubris. Es una de las tantas formas que la cultura represora organiza las formas del ejército y la iglesia en la política: subordinación y valor y un solo dios verdadero. A esto Freud lo denominó Masas Artificiales.

Desde ya, el poder mediático es una Masa Artificial, mas allá de Magnetto y Clarín. Lo sabía Goebbels y el inefable Apold. Y lo sabe el imperialismo, que ha creado en palabras de Noam Chomsky, las ilusiones necesarias. Lo que yo denomino alucinatorio social. El Hibris aritmético fue bloquear toda crítica apelando al Mito del 54%. No por inexistente en esa coyuntura, sino por darle el sentido de licencia para gobernar…como se me cante. Aunque desafine. Sabemos que para el peronismo, la peor astilla siempre es la del mismo palo. En todos los frentes opositores al kirchnerismo hay peronistas. Excluyo obviamente a la izquierda clasista.

La parte buena es que ahora, donde la situación de fondo entre patria socialista y patria peronista no está activa, no será necesaria ninguna masacre. Apenas contubernios, pase de facturas, sobornillos varios, gestos, chicanas y mohines. Mezcla de bizarrías y elegancias. No hay espacio para la Mole Moli porque la calidad institucional ya no lo permite. Hasta Berni admite que hay inseguridad, además de sensaciones. Mientras tanto, las becas que no se pagan son la continuidad del hambre y la sed por otros medios. Mucho más burocratizados que una invasión a Siria. Pero no menos letales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ley de Salud Mental ¿Reglamentación = Implementación?

Inés Sierra - Augusto Andrés (OTRO VIENTO - ANRED)

¿Quién está loco para esta sociedad muchas veces excluyente y represora? Es el que está fuera de lugar, el que no sirve, el diferente, el que no se entiende. Y entonces, da miedo. ¿Y qué trato merece entonces el que es diferente a lo “normal”? La sociedad responde: el encierro es la mejor solución. El destino que la sociedad propone para el loco es el manicomio. Entonces, se supone que dicha persona, en una sala cerrada y apartada del resto de la sociedad, luego de llevarse a cabo acciones terapéuticas y farmacológicas sobre él, logrará convertirse en una persona normal y así volver a insertarse.

"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que,
cansada de descubrir las vergüenzas del mundo,
ha tomado la inteligente resolución de volverse loca"
Heinrich Heine

Ahora bien, ¿cuán valido es este planteo? Ya es hora de repensar varias cuestiones en torno a la locura. Evidentemente se deja de lado que detrás de esta enfermedad, hay una persona que vive en carne propia la exclusión, la medicalización y el encierro. Es necesario un cambio de perspectiva, un giro para el lado humanitario.

Históricamente, las prácticas sociales y políticas que el catalogado como loco ha sufrido han sido descalificadoras, ubicándolo como objeto molesto que no da ningún beneficio a la sociedad, y jamás proponiendo una verdadera integración de éste a la comunidad. Es que esta integración, conllevaría a una acción social más grande aun, donde la locura y la normalidad deberían ser redefinidas, poniendo así en debate la relación entre individuo-sociedad. Claro está, que este tipo de accionar es fácil de pensar, pero muy difícil de llevar a la práctica, sobre todo en una sociedad donde la locura sigue rodeada de tabúes y sigue siendo dramatizada.

Sin embargo, “a mediados del siglo pasado se comenzaron a producir, en diversos puntos del mundo, formas distintas de entender la locura y el modo de abordarla. Al movimiento que cuestiona los fundamentos y efectividad del manicomio se lo conoce como desmanicomialización”[1]. Hoy en día existen espacios que forman parte de este movimiento, como por ejemplo la Sala G del Hospital Melchor Romero de la ciudad de La Plata que lucha por los derechos de las personas internadas. Pero es necesario recalcar que desde la mirada política, hasta el año 2010 no habían herramientas legales y políticas que respalden esta lucha, dificultando la tarea de estos espacios. Es en el 2010, después de muchos años de batalla de dichos espacios, que se promulga la Ley Nacional de Salud Mental (Ley Nº 26.657).

¿Qué es la nueva Ley de Salud Mental?

La nueva Ley propone un cambio de paradigma. Para empezar, la idea de salud mental toma un giro radical: aquí será tomada como un proceso determinado por componentes históricos, socioeconómicos, culturales, biológicos y psicológicos, cuya preservación y mejoramiento implica una dinámica de construcción social vinculada a la concreción de los derechos humanos y sociales de toda persona. Dicho proceso, vale recalcar, refiere al movimiento y al cambio constante.

La modalidad de abordaje propuesta consiste en la construcción de la Red de Servicios con base en la comunidad, que implica una nueva manera de gestión de la demanda en el seno de la comunidad. Se vislumbra con claridad que ahora el modelo a seguir es el de la Salud mental Comunitaria integradora de diversas disciplinas, el saber de la comunidad, el del propio usuario, entre otros, como el trabajo solidario, participativo e intersectorial. Así entonces, habrá control social y elaboración de planes en relación a lo comunitario y también la misma comunidad incidirá en el debate sobre los proyectos de salud.

Es necesario entender que la salud no es una cuestión médica y que lo determinante de la enfermedad está en relación a lo comunitario social. Siguiendo esta línea, resulta necesario contar con una comunidad consciente de la exclusión que se ejerce sobre las personas con algún padecimiento. Es decir que se conozca la función que tiene en esta situación. Así entonces, sólo participando activamente en la transformación, es que se podrá lograr una inclusión y reinserción comunitaria real.

El objetivo es poner el acento en que la nueva ley significa un cambio de perspectiva sobre la salud. Esta ley es renovación ¿Y eso por qué? Porque rompe con el modelo médico hegemónico, proponiendo un abordaje a través de un equipo interdisciplinario, o sea equipos compuestos por profesionales, técnicos y otros trabajadores capacitados de distintas disciplinas que trabajan en conjunto con un mismo objetivo que es el bienestar de la persona a partir de un tratamiento digno. Hay que mencionar que además se orientará al reforzamiento, restitución o promoción de los lazos sociales y que se busca la singularidad de cada sujeto.

Luego de dos años de espera, y de retrasos, finalmente se aprobó el Decreto Reglamentario, a partir de lo cual se abre una nueva coyuntura.

El paso que falta: Implementación

Para poder pensar una implementación plena de la nueva ley, es necesario considerar las problemáticas del manicomio como problemáticas de índole social. De esta forma cuando se piensa la implementación en la práctica de la ley, se habla de un trabajo que posea íntima relación con la comunidad en la que viven todas las personas. La mejor inclusión del individuo se debe dar a partir de una nueva relación entre él y la comunidad que lo alberga, que lo incluye y que le permite romper con el encierro. Es esencial considerar que esta nueva relación es la que se debe gestar.

En este marco, en La Plata se dio el Pre-Encuentro en Prácticas de Salud Comunitaria, donde se empezó a discutir, con los objetivos puestos en el Encuentro Nacional que será en Noviembre, cuál es la mejor manera de abordar la inclusión de la comunidad en base a los artículos que ya fueron reglamentados.

En el caso del Art. 31 (Capítulo V) la ley explica que se debe implementar un Plan Nacional de Salud Mental acorde a los principios que se discutan con la Autoridad de Aplicación (Ministerio de Salud). Uno de los objetivos de estos encuentros es comenzar a discutir las bases del Plan, para que este haga uso de herramientas comunitarias, ya que se debe gestar en torno a la relación del individuo con la sociedad, y la contención que el Estado debe garantizar para la re-inserción del mismo, entre otras cosas.

Pero uno de las cuestiones por las cuales la reglamentación abre interrogantes en relación a una plena implementación de la Ley, recae en el Art. 32 de la misma. En este artículo se plantean los recursos económicos que propondrá el Estado para las partidas presupuestarias destinadas a la salud mental. Este artículo aún no ha sido reglamentado, y aquí es donde uno debe preguntarse, si es que verdaderamente están dadas las condiciones desde las políticas económicas para una inversión en el campo de la salud. Este último artículo sin reglamentar deja muchas dudas acerca de la implementación plena que el Estado Nacional realizara.

Son los espacios que piensan en la integración del individuo y pugnan por la desmanicomialización los que llevaran este proceso adelante, sobre todo en lo que refiere a las prácticas dentro del manicomio.

La plena implementación debe estar basada en una perspectiva diferente a la que se tiene en la actualidad sobre la persona excluida. Solo así se podrá gestar una nueva relación con la comunidad. En consonancia con esta idea, hay que dar lugar a las palabras de Franco Basaglia quien proponía poner “la enfermedad entre paréntesis” ya que que debe entenderse a los sujetos en su experiencia, visualizarlos, pensarlos como personas activas. Así, lo que se encontrará en el sujeto será su singularidad, su vida cotidiana, sus proyectos, su pasado, sus gustos, sus deseos.

[1] Nota: “Desmanicomialización, una lucha por la salud”. Revista Otro Viento – Nº Junio.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos Aires. Cárcel de mujeres de Ezeiza: “No me peguen que estoy embarazada”

Oscar Castelnovo (AGENCIA WALSH)

Nueve hombres y ocho mujeres, todos uniformados, desoyeron este grito de María José Acosta (26) y a palos, patadas y trompazos la torturaron para que rompiera un hábeas corpus donde se denunciaba a la justicia violencias penitenciarias contra mujeres indefensas. La Directora del Módulo 3, de apellido Moreira, amenazó a María José y le garantizó diversas torturas a su regreso de la Unidad Psiquiátrica 27, adonde fue llevada y la mantienen dopada en base dosis discrecionales de Alopidol.

“Vení que tenés audiencia en Jefatura”, le dijeron a María José Acosta, presa en el Pabellón 18 de Ezeiza, el martes 3 de setiembre. La “audiencia”, en realidad era un violento apriete para que rompiera un hábeas corpus que ella, junto a sus compañeras, habían sacado a la mañana contra de la guardia del día. Como ella se negó a romper el escrito, empezó la garroterapia. También los gritos de chicas que veían la paliza: “¡Le están pegando a la Beba”. Así, le pusieron precintos con las manos atrás, y la apalearon un total de 17 grises de la guardia y de requisa. La que más se ensañó fue Moreira, directora del módulo 3. María José al defenderse golpeó a Moreira quien la amenazó con diversas torturas para cuando regrese de la 27.

En horas de la mañana, 12 chicas del pabellón 18 habían firmado el hábeas corpus porque jefa de Seguridad había mandado a fumigar, sin aviso, sin que ellas estén en condiciones. Según fue denunciado a esta Agencia: “Entraron con personal masculino, algunas chicas se estaban bañando, otras en la cama a medio vestir, otras durmiendo y cuatro uniformados varones vieron a las chicas en esas condiciones, lo cual está prohibido por sus propias reglas”. Ante el reclamo de las chicas, la Jefa de Seguridad indicó que: “Acá vamos a fumigar le guste a quién le guste”. Y así lo hicieron.

Por diversas voces, que lograron romper los cerrojos, al cierre de esta edición un médico de la Procuración Penitenciaria de la Nación iba a constatar las heridas de María José y se halla en preparación una denuncia contra la jefa Moreira y otros grises.

Como ya informara esta Agencia, la U3 fue escenario de 9 asesinatos de mujeres indóciles, serie letal iniciada durante la anterior gestión del nuevamente titular del Servicio Penitenciario Federal, Alejandro Marambio Avaría.

"Toma tú que te toca a tí, pero soy sordo"

Una pomposa delegación visitó la Cárcel de Mujeres al día siguiente de las torturas a María José. La misma reunía a integrantes de la Comisión de Coordinación y Seguimiento de control Judicial de Unidades Carcelarias, miembros del Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma). Esta Comisión es un organismo interinstitucional que nuclea a los jueces de las cámaras de Casación Penal, Federal y del Crimen; a la Procuración General y a la Defensoría General de la Nación, a organismos encargados del control carcelario, entre otros.

Lo declamado por estos funcionarios fue la necesidad de tomar “medidas conjuntas para fortalecer la seguridad y la garantía de los derechos humanos en las unidades penales".

Lástima grande que durante la recorrida por los pasillos, ninguno de estos elegantes hombres pudieron escuchar los gritos desgarrados que provenían, tan cerca, de barrotes adentro: “por favor, vengan, escúchennos, hay una compañera que fue torturada y está muy mal. Por favor, vengan, escúchennos”. Todos distinguidos portadores del protocolo del “toma tú que te toca a tí”, miraron hacia el cielo azul y pacífico que cubre la prisión. Claro, en él no había ninguna mujer embarazada, desmayada a golpes, convulsionando. Sola. Esas mujeres no están en el cielo, están en la tierra sucia de penitenciarios, abogados y jueces que miran para otro lado cuando el dolor y la opresión trituran a una hija del pueblo más humillado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Reclamo Federal de Salud por el 82% móvil en jubilaciones: Fesprosa entregó 60 mil firmas al Congreso por "Una jubilación digna"

ACTA

Unas 60.000 firmas de trabajadores y trabajadoras de la salud de todo el país, incluidos los alrededor de 27.000 enrolados en la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina (FESPROSA-CTA), fueron entregadas ayer en el Congreso Nacional "en respaldo del un proyecto de ley que, de sancionarse y promulgarse, solucionaría la injusta situación jubilatoria que atraviesan los profesionales de la salud de todo el país", explicó al respecto el presidente del gremio, Jorge Yabkowski, secretario de Salud Laboral de la CTA y presidente de Fesprosa.

Las cajas con las firmas pidiendo el 82% para salud fueron entregadas a los diputados Graciela Iturraspe y Claudio Lozano, quienes las trasladaron a la Comisión de Seguridad Social del cuerpo legislativo. Fue ante la presencia de una gran columna de manifestantes del gremio nacional FESPROSA, provenientes del Hospital Posadas, el Hospital Garrahan, Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, y las provincias de Tucumán, Mendoza, San Juan, San Luis, La Rioja, Catamarca, Jujuy y Salta.

"Entregamos a los legisladores un petitorio exigiendo el tratamiento en la Cámara de Diputados nacional de un proyecto de ley que propone la creación de un régimen previsional especial para agentes de la salud pública, proyecto impulsado por la diputada Graciela Iturraspe. En dicho proyecto se establece una aumento del 2% del aporte y se lleva el haber jubilatorio de los miembros del equipo de salud jubilados en el ANSES al 82% de su último salario como activo. Hoy, el promedio del haber jubilatorio está en la irrisoria cifra del 40%", detalló Yabkowski.

"Los profesionales y trabajadores de salud de las 14 provincias con cajas transferidas y de los hospitales dependientes de la nación, recolectaron más de 60.000 firmas en apoyo al proyecto ( que si no es tratado en este año perderá estado parlamentario)", agrego el dirigente sindical.

"Es hora de que los legisladores de la mayoría oficialista, que bloquearon permanentemente el tratamiento en comisión del proyecto, escuchen la voz de los trabajadores de la salud. Las urnas no hablaron en vano. Con jubliaciones de miseria no se puede construir un equipo de salud que de respuesta a las necesidades sanitarias de nuestro pueblo", finalizó el presidente de la FESPROSA, que representa a alrededor de 27.000 médicos y profesionales de la salud de todo el país.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos Aires: Represión a trabajadores municipales de Quilmes

Florencia Bargellini (EL CAMINANTE - ANRED)

Hay seis trabajadores municipales de ATE heridos por la represión de la gendarmería y la policía en el predio de la Municipalidad de Quilmes. Se anunció un paro provincial para mañana viernes y movilización hacia el Municipio de Quilmes.

Se dio en esta jornada el tercer día de permanencia dentro del recinto municipal de los trabajadores nucleados en ATE a la espera de ser atendidos por el Intendente, Francisco Gutiérrez. El reclamo principal es por la reincorporación de doce trabajadores despedidos y por mejores condiciones laborales. Son sobrados los casos de trabajo en negro y precarización laboral. aún siendo el Estado el empleador.

Ante este panorama, en el día de ayer el secretario gremial de ATE Quilmes, Pedro Simonetti, acompañado por la conducción de ATE provincial se hicieron presentes en el Ministerio de Trabajo en la ciudad de La Plata. Se trataba de una entrevista entre las partes a la que acudió también el secretario de gobierno del municipio, Raúl Oviedo y el Secretario Legal y Técnico del Municipio, Walter Di Giuseppe. Sin embargo no se llegó a ningún tipo de acuerdo ni solución al problema.

La respuesta del poder local fue convocar a la gendarmería y a la policía para disolver la protesta a través de un numeroso equipo de efectivos. Así fue que esta tarde se dio la orden de represión que dejó un saldo de seis trabajadores heridos. Desde la prensa de ATE se hace referencia a la responsabilidad del Gobernador Scioli por "dar el aval a la policía bonaerense para desalojar y reprimir" y la del Intendente Gutierrez por "liberar la zona con la presencia de patotas armadas".

En este sentido, es que ATE declaró paro provincial para mañana y en nuestra ciudad de movilizará desde Vicente López y Rodolfo López hacia el municipio exigiendo respuestas a los reclamos y en repudio a la represión sufrida.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: El CISPREN denuncia a LA MAÑANA por retención indebida de aportes y pago irregular de los salarios

PRENSA RED

Los trabajadores de La Mañana de Córdoba continúan en estado de asamblea permanente debido a que la empresa editora del diario Medios del Interior SA adeuda aportes y contribuciones previsionales, además de abonar los salarios en forma irregular.

Por este motivo, el CISPREN denuncio hoy de esta grave situación a las autoridades del Anses, del Afip, de la Superintendencia de Seguridad Social, de la ART y al Ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada.

“Esperamos que las autoridades comprendan la gravedad de la situación porque se hace insostenible en el tiempo y los trabajadores viven una permanente incertidumbre por el futuro de la fuente laboral”, expresó el secretario Gremial del gremio, Esteban Liendo.

En las audiencias en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, la patronal nunca presentó la documentación requerida por el CISPREN, pero igualmente realizan los descuentos de ley a sus trabajadores, pero no depositan el dinero.

“No le pagan a nadie”, afirmó en forma tajante el secretario Gremial. “Con la Obra Social del gremio refinanciaron una deuda, pero jamás pagaron y lo mismo hacen con la AFIP, ANSES, ART y la Superintendencia de Seguridad Social”, aseguró.

El próximo lunes, a las 13.30, está prevista una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, y a su término los trabajadores realizarán una asamblea para evaluar el plan de acción a seguir en función de la respuesta de la empresa ante la autoridad laboral.

Texto de la nota enviada por el CISPREN

En nombre y representación del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (Cispren) nos dirigimos a Ud. a efectos de denunciar diversas irregularidades de las que es responsable la empresa Medios del Interior S.A., editora del Diario “La Mañana de Córdoba” de esta ciudad, en perjuicio de sus empleados dependientes, sea de manera directa o indirecta, así como de la entidad que representamos y de la Obra Social de Empleados de Prensa de Córdoba.

1. La empresa adeuda aportes y contribuciones previsionales.

2. La empresa adeuda aportes y contribuciones a las distintas obras sociales correspondientes a sus trabajadores, tanto la de origen como las de opción, lo que ha determinado que estas últimas notifiquen el inminente corte de los servicios, o directamente los hayan cortado, con excepción de la Obra Social de Empleados de Prensa de Córdoba, que continúa suministrando las prestaciones, obviamente a riesgo de un desfinanciamiento.

3. La empresa adeuda el pago de la cuota de afiliación a su Aseguradora de Riesgos del Trabajo (Prevención ART), con la natural zozobra que esta situación genera entre los trabajadores.

4. La empresa viene abonando los salarios con retraso y fraccionados, generando perjuicios adicionales a los dependientes.

Es por ello que nos dirigimos a las distintas autoridades de aplicación para que, cada cual en el ámbito de sus atribuciones y responsabilidades, adopten las medidas correspondientes para preservar los derechos e intereses de los trabajadores. A los efectos de ratificar la información base de la presente denuncia, suscriben la presente, junto a los representantes del Cispren, los trabajadores afectados en forma individual.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.