lunes, 9 de septiembre de 2013

Ataque a Siria. Estados Unidos de regreso a Vietnam sin debate

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

El panel de relaciones exteriores del senado de Estados Unidos aprobó la propuesta del Gobierno para atacar militarmente a Siria. Con esta señal, la cámara de representantes se apresta en esta semana a un debate que pareciera ser de mero trámite por la presión del gobierno para que se respalde la intervención.

El periodista Chris Matthews, conductor de un prestigioso de noticiario de MSNBC, hizo una dura crítica a la presión del gobierno y el Partido Demócrata para que sus representantes apoyen el ataque a Siria. “Si hubiera habido un presidente republicano en la Casa Blanca, el voto de muchos demócratas sería diferente”, señaló en una entrevista en el programa Morning Joe del miércoles pasado.

Unos de los rasgos más significativos de la crisis política que generó la guerra de Vietnam, fue la carencia de un debate. El ataque "leve" y aleccionador que plantea Barack Obama, nunca será leve porque atacar a un país donde ya hay una guerra, irregular y todo, es aumentar esa guerra.

Todavía peor. Si se utilizan proyectiles con municiones portando uranio empobrecido, se agrava más la situación humanitaria que tanto el estado como el pueblo Sirio han sabido enfrentar con un estoicismo que hace recordar Vietnam.

Estados Unidos está de regreso al clima de Vietnam en una guerra donde no hubo debate previo antes de la escalada. Le sucedió a Lyndon B. Johnson cuando es forzado a escalar la guerra con la demonización de Ho Chi Minh y el Vietcong como una expansión soviética. Ahora es la demonización de Bashar el Assad la principal justificación para atacar Siria. En ambos casos, Estados Unidos rechaza autonomías y opciones de independencia en determinadas naciones, revelando la naturaleza esencial de una cultura de supremacía sin contemplaciones.

En esta crisis, hay aristas similares a la escalada en Vietnam, mientras se construía en Kampuchea el régimen de Pol Pot (1975-1979) en complicidad con Estados Unidos. Si Washington no apoya el golpe de estado de Lon Nol, que estableció una dictadura pro estadounidense entre 1972 y 1975, Pol Pot no habría llegado al poder. Independiente de los actores, la ecuación es parecida. Estados Unidos y sus aliados en este ataque están estimulando la creación de un régimen sangriento en Siria a juzgar por el protagonismo de las redes terroristas en el conflicto y la implantación de un fundamentalismo islámico ajeno a la historia de Siria.

En Estados Unidos existe un reclamo generalizado sobre la ausencia de un debate serio y de que el tema se percibe como altamente politizado por variables domésticas. Por ejemplo, algunos republicanos apoyarían el tipo de ataque que plantea Obama, -limitado y evitando mayores consecuencias humanitarias- a cambio de una modificación sustancial en la reforma a la salud, el acordar medidas para enfrentar la deuda fiscal y la ley de inmigración.

Es así que el reduccionismo conceptual de Barack Obama y sus asesores se ha convertido en una amenaza. Al estar cercado por la maraña neoconservadora y el influyente lobby proisraelí del Comité de Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel (AIPAC) que promueven abiertamente el derrocamiento del gobierno Sirio, Obama y su equipo tienden a comparaciones exageradas y fuera de contexto. Para justificar la intervención militar en Siria, se suele usar los ejemplos de Kosovo y Ruanda como situaciones donde se justifica la intervención inmediata sin más trámite.

En este sentido de auto proclamarse guardián de la buena gobernanza, Barack Obama no ha sido diferente a George W. Bush, y la comparación que ha surgido de los propios sectores favorables a su reelección pareciera resbalarle porque en el fondo Siria no es el problema. El problema que tiene Obama es de carácter doméstico y el derrocar al gobierno de Bashar el Assad es un instrumento para poder gobernar un estado partido en dos, y valga el juego de palabras, entre dos partidos, el Republicano y el Demócrata.

Derrocándolo, Obama recupera credibilidad y se apresta para las batallas futuras cuyo plato fuerte es Irán. Esta es la tragedia Siria. El conflicto se le fue de las manos a Estados Unidos como en Libia, o deliberadamente delegaron la tarea operativa de acabar con el gobierno en Damasco a Arabia Saudita, Israel con la concurrencia de Qatar, Turquía y Jordania.

Y así le ha ido a esta nueva alianza para derrocar gobiernos que no concuerdan con más expansión de la Alianza Transatlántica en tierra Árabe. El terrorismo no les ha funcionado y han debido implantar una prueba, la de las armas químicas, para entregar una justificación de ataque militar. Ni en este operativo han sido eficaces como lo han demostrado las diferentes evidencias enviadas por Rusia a Naciones Unidas, de que las armas químicas han sido utilizadas por terroristas y los llamados rebeldes.

Barack Obama en una conferencia de prensa el viernes en San Petersburgo hizo un pequeño desliz de la posibilidad de suspender la intervención para que en un plazo de 45 días el gobierno Sirio se comprometa a ciertas condiciones. Una idea surgida en el congreso de Estados Unidos es que Siria firme la Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, Producción, Almacenaje y Uso de Armas Químicas y sobre su destrucción.

Resulta fastidioso escuchar a los políticos estadounidenses imponiendo condiciones a Siria cuando no han dicho palabra alguna sobre la cantidad de atentados terroristas que ha sufrido Siria en más de 30 meses, quizás como ninguna otra nación en la historia post Segunda Guerra Mundial. No han dicho palabra tampoco sobre los vínculos de Al Qaeda con los contingentes armados que se filtran por la frontera para derrocar al gobierno sirio.

¿Quién le pone los límites y las condiciones a Estados Unidos para que no continúe apoyando el derrocamiento de un gobierno, esta vez el de Siria, mañana podrá ser otro, con terroristas disfrazados de “oposición y de ejército libre”?

Barack Obama con una legión de aliados sui generis han reinventado el internacionalismo con su propia convención: Derrocar gobiernos con terrorismo y con implantación de mentiras. No hay que cargarle después los defectos a los servicios de inteligencia. Sean más directos: como en Vietnam, nos equivocamos de estrategia. El problema es que con Siria se equivocaron muchos más y peor. Como la Internacional Socialista por ejemplo, con su última declaración contra Siria. ¿Socialista? Sí. Socialista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Obama: La fachada risueña de una dictadura global

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

La elección de Barack Obama como nuevo presidente de Estados Unidos llenó de entusiasmo y de expectativas a mucha gente, tanto de su propia nación como del resto del planeta, incluso de personas con una clara formación de izquierda, a tal punto que fue merecedor del altamente prestigioso premio Nobel de la Paz en reconocimiento anticipado del importante papel que habría de cumplir en el aseguramiento de un orden mundial que se destacaría por permitirle a toda la humanidad -finalmente- disfrutar de un clima permanente de paz y de absoluto respeto al derecho internacional y a los derechos humanos.

Mucho de ello se debió al hecho que Obama es el primer presidente estadounidense con ascendencia africana, lo que algunos interpretaron (y continúan interpretando) ingenuamente como el cumplimiento del discurso del líder de la lucha por los derechos civiles de la población negra estadounidense, Martin Luther King, en el cual reflejaba su sueño de ver sentados a la misma mesa, sin discriminación alguna, a los descendientes de los esclavistas y a los descendientes de los esclavizados.

Sin embargo, transcurrido el tiempo, tal ilusión de armonía se ha desplomado ante las acciones gubernamentales y militares ordenadas por Obama, a tal grado que muchos coincidimos en que las mismas podrían precipitar una situación catastrófica de guerra mundial que haría añicos todo el nivel de desarrollo alcanzado a lo largo de los siglos por la humanidad, incluyendo su capacidad de sobrevivencia, al igual que en lo que respecta a la naturaleza en general. Así, Obama se ha revelado igual o peor que su antecesor en la Casa Blanca, el presidente de la guerra, como alguna vez se jactó públicamente de sí mismo: George W. Bush. Pero esto no es simplemente parte de un engaño bien urdido sino que responde a los intereses de ese poder tras el poder que domina a Estados Unidos, el cual está conformado, principalmente, por los dueños y señores de los grandes bancos estadounidenses, cuyo control (por vía legal) de la Reserva Federal les permite manejar a su antojo los hilos de la economía interna y externa, provocando quiebras, reajustes económicos draconianos y guerras por doquier que les garantice el dominio exclusivo del planeta, en lo que sería entonces una dictadura de signo global que –hasta ahora- sigue siendo imperceptible para una gran mayoría de ciudadanos de Estados Unidos y de otras naciones.

En este caso, Barack Obama es el peón ejecutante de una conspiración que viene tomando cuerpo visible desde hace varias décadas atrás y que, ulteriormente a la implosión de la URSS, se ha hecho suficientemente evidente luego de la declaratoria de Bush de guerra permanente contra el terrorismo. De este modo, la élite gobernante yanqui ha ido imponiendo los intereses de “seguridad nacional” de Estados Unidos para justificar las agresiones militares a otros Estados soberanos, al mismo tiempo que instalan gobiernos más dóciles a la voluntad de quienes rigen a Washington y Wall Street, sin que los pueblos, los organismos multilaterales y la opinión pública puedan -por ahora- contenerla y anularla, evitando su impío resurgimiento.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La batalla de Chile

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

Con el triunfo de la Unidad Popular en Chile los sectores populares llevan a la presidencia a Salvador Allende y se da comienzo a un proceso de profundas transformaciones para devolver al país la propiedad de sus recursos naturales y orientar la economía hacia la satisfacción de las necesidades básicas de las mayorías.

El primer objetivo es claramente una afirmación nacionalista que despierta desde el primer momento la violenta reacción del gobierno estadounidense; la nueva orientación de la economía choca con los privilegios de la burguesía criolla, decidida desde el comienzo a impedir tales propósitos o al menos a reducir las reformas a su mínima expresión.

El triunfo de la izquierda desata igualmente un fenómenos de masas inusitado que cambia la atmósfera política y social del país, llena calles y plazas de júbilo y esperanza y permite a la UP, que ha ganado las elecciones en apretada competencia con la derecha, avanzar de forma contundente aumentando su ventaja electoral en eventos sucesivos. Cuando la derecha lleva a cabo el golpe de estado el 11 de septiembre, la izquierda ya goza de una ventaja considerable en las urnas.

La victoria de Allende constituye también un fenómeno de repercusión mundial pues la posibilidad de construir el socialismo de manera pacífica contrastaba con la misma historia de Chile, cuyo orden democrático tampoco estaba exento de dictaduras feroces y de desigualdades propias de un régimen oligárquico. Contrasta igualmente con las violentas revoluciones victoriosas sucedidas en México en 1910 y en Bolivia en 1951 cuando a las gentes del común no les quedó otra vía que la insurrección armada contra gobiernos tiránicos y pro imperialistas. Además, la vía chilena resultaba en agudo contraste con los muchos intentos de alzamiento guerrillero de otros pueblos de la región.

Las presiones externas e internas, todas y cada una de naturaleza criminal (sabotajes de todo tipo, provocaciones sistemáticas, asesinatos y desórdenes permanentes, etc.) culminan con el golpe sangriento de la burguesía chilena a través de las fuerzas armadas y con la intervención directa de Washington. Ambos, copartícipes y responsables de la negra noche de horror y muerte a la que Chile se verá sometido por muchos años. De hecho y hasta hoy, el modelo económico neoliberal que imponen durante la dictadura militar las llamadas “agencias internacionales” (FMI, BM, BID y otras) se mantiene sin cambios relevantes al igual que muchas instituciones que permanecen como baldones para cualquier sistema que se diga democrático.

La derrota de la vía pacífica al socialismo en Chile adquiere de nuevo relevancia ahora, cuando varios gobiernos de la región buscan precisamente objetivos semejantes aceptando - como hizo Allende en su día - las reglas de juego del orden burgués.

¿Qué condiciones deberían satisfacer gobiernos como los de Venezuela, Ecuador o Bolivia para evitar la suerte de la Unidad Popular chilena?

Un elemento primordial es el control efectivo de los principales resortes de la economía. No basta con nacionalizar los recursos naturales del país por importante que esto sea; es preciso controlar otros elementos claves como el capital financiero, la gran industria y los sistemas de comercialización. Solo así es posible proponerse el desmantelamiento paulatino de las actuales relaciones de propiedad y avanzar en el proceso de socialización del capital, sabiendo que como lo demuestra la experiencia, no hay modelos de validez universal. Qué tan traumático resulte esta inevitable “expropiación de los expropiadores” (sobre todo del gran capital) dependerá mucho de la prudencia y habilidad de quienes dirijan el proceso, no menos que de la actitud de los capitalistas afectados. En este desenlace se podrá comprobar si el camino al socialismo puede prescindir de esa “partera de la historia” que es la violencia o si por el contrario, hoy como ayer, tales partos dolorosos continúan siendo necesarios.

Tan importante como el control de los principales resortes de la economía será contar con los instrumentos institucionales adecuados, es decir, un estado no solo eficiente y honrado sino sobre todo democrático. La eficiencia es un reto de primer orden considerando que los movimientos populares prácticamente no tienen líderes muy expertos en el manejo del aparato estatal y que las llamadas “capas medias” (sobre todo los técnicos y profesionales) no suelen ser mayoritariamente de izquierdas y se identifican más con los burgueses (que en el fondo los desprecian); la honradez resulta muy necesaria en estos tiempos en que la corrupción, entre tolerada y fomentada, ha devenido en llave maestra del éxito fácil; y la naturaleza democrática del estado es indispensable para que sea posible el control popular, para que se rindan cuentas a la ciudadanía y para que los errores tengan consecuencias y se corrijan.

Del aparato estatal destaca el rol de las fuerzas armadas y de policía. Este es sin duda un obstáculo inmenso dada la naturaleza nada nacional de los ejércitos (son casi tropas de ocupación al servicio de intereses extranjeros). Más que servidores del estado, los cuarteles reparten en proporciones desiguales su lealtad entre el Pentágono y los grandes grupos económicos criollos, así que se han convertido en verdaderos “estados dentro del estado” sin cuyo consentimiento es bastante arriesgado que un gobierno lleve a cabo reformas de importancia que afecten el orden vigente.

Pero tampoco es imposible aislar a esa oficialidad que es ajena por completo al patriotismo que dice defender; no son tan escasas las experiencias positivas de militares que han puesto las armas al servicio de la causa popular. Juan José Torres en Bolivia, Velasco Alvarado en Perú, Torrijos en Panamá, Jacobo Arbenz en Guatemala, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas en México, hasta Perón en Argentina y, por supuesto Hugo Chávez en Venezuela, figuras todas de primer orden que devuelven la confianza en el ser humano. Lugar destacado tienen por supuesto los generales chilenos que pagaron con su vida la fidelidad al orden constitucional: Schneider, Prat y Bachelet. Este último, padre de la actual candidata a la presidencia, quien - paradojas del destino - se enfrenta a la candidata de la derecha, hija a su vez de un activo golpista y responsable directo de la muerte por torturas del propio general Bachelet.

Pero tan importante como controlar la economía y contar con la lealtad del aparato estatal es el apoyo organizado y consciente de la población. En ello reside la legitimidad del proyecto, sobre todo si se trata de un proyecto socialista. Cuando ocurre el golpe de estado Allende llama a la clase trabajadora -principal baluarte del proyecto chileno- a ocupar los centros de trabajo y a la población toda a llenar calles y plazas para aislar a los golpistas. Y en masa los trabajadores acudieron al llamado; igualmente, cientos de miles de ofendidos ciudadanos hicieron lo propio. Sin embargo, desarmados, nada pudieron hacer ante la dura realidad de los tanques.

Solo cupo entonces la resignación general, el sacrificio final de miles de los mejores o llenar cárceles, estadios o centros clandestinos de reclusión para desaparecer a los más conscientes. Quienes escaparon de la muerte tuvieron que emprender el duro camino del destierro. Unos y otros, muertos o ausentes del terruño muchas veces para siempre, confirmando la premonitoria sentencia del himno nacional de Chile... “o la tumba será de los libres, o el exilio contra el opresor”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Reportaje Chile 1973-2013: Así se planeó y ejecutó la emboscada contra Pinochet el 7 de septiembre de 1986

Dick Emanuelsson (especial para ARGENPRESS.info)

Desde Suecia a Chile para eliminar al Dictador / “1986, el año decisivo contra la Dictadura que cambiaría el rumbo de la historia de Chile”.

El 11 de septiembre serán los 40 años desde el Golpe de Estado en Chile. El reportero en Latinoamérica, Dick Emanuelsson, entrevistó hace unos meses a César Bunster Ariztia, segundo hombre de la logística en lo que el 7 de septiembre de 1986 fue “la Operación Siglo XX”. Este es el relato de cómo se planeó y ejecutó la emboscada contra el general Pinochet que casi le costó la vida al tirano.


Foto: La junta militar el 9 de septiembre de 1983. En la foto enmarcada aparece Pinochet el 7 de septiembre de 1986ante el carro que por milagro solo fue dado por la granada que no explotó en la emboscada. Cinco de sus 25 escoltas fueron dado de baja y 12 gravemente heridos cuando 30 guerrilleros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, FPMR, le hizo una emboscada al Dictador cuando éste regresaba a Santiago de su mansión de verano. No era intocable.



Un preludio a la lucha armada...

SANTIAGO de Chile 2013 / Se sentía en el aire el frío y la humedad del invierno chileno. Corrían los días del mes de septiembre de 1986. En Chile se sentía que algo estaba pasando. La pregunta fue: ¿Qué?

El tono en las transmisiones de las emisoras como Radio Moscú o Radio Habana se escuchaba cada noche con más optimismo. Esos canales radiales, manejados por chilenos en exilio, eran invalorables para informar sobre lo que pasaba en el país ya que los medios chilenos actuaban bajo control del régimen. No sólo informaban, en realidad fueron organizadores colectivos para la lucha antifascista contra la dictadura que había derrocado el gobierno de Unidad Popular y al presidente Salvador Allende, en un Golpe de Estado sangriento el 11 septiembre de 1973.

En 1983 fue el año cuando el pueblo chileno perdió su miedo ante la dictadura. Ya había llegado yo en el mes de julio del mismo año. Para cada Protesta Nacional que se realizaba cada mes a partir del mes de marzo de 1983, se adhirieron más sectores a la lucha frontal contra el régimen militar.

Durante diez años la dictadura había controlado a Chile con una mano de hierro. Habían sucedido protestas públicas pero esporádicas. Mas, a partir del 8 de marzo de 1983, el pueblo comenzó a levantarse. El 18 de agosto de ese año, ante la amplitud y la beligerancia de las protestas, Pinochet mandó al Ejército a tomar las calles para derrotar la resistencia en las poblaciones, los asentamientos populosos y nidos de la lucha clandestina y antifascista. Sólo en Santiago fueron asesinadas 28 personas en la noche entre el 18 y 19 de agosto, cuando los pobres reconquistaron el poder en sus barrios proletarios. Sólo las balas asesinas pudieron frenar el levantamiento.


Foto: Sergio Buschmann

Sergio Buschmann en la Nicaragua Sandinista

Antes de arribar a Chile, en julio de 1983, había hecho una gira y reportes periodísticos en la Nicaragua liberada para el diario de Suecia donde trabajaba. La última noche antes de partir hacia Chile, me topé con Sergio Buschmann. Él había ingresado a las Juventudes Comunistas de Chile (JJCC) en el año 1962. El 11 de septiembre de 1973 fue detenido y llevado al Estadio de Santiago donde se encontraba también el legendario cantautor Víctor Jara. Buschmann fue liberado unos días después, pero en 1975 fue detenido nuevamente. La iglesia Católica lo salvó esta vez y lo ayudó a salir de Chile, llegando a Suecia a principios de 1976.

Allá vivía en un barrio que se llama Fittja, mayoritariamente poblado por turcos, árabes, curdos e inmigrantes. Pero la vida tranquila del “Svensson” no era algo para Buschmann. Después de la Revolución Sandinista, el 19 de julio de 1979, Buschmann dirigió el compás hacía Centroamérica donde peleó como combatiente en el Ejército Popular Sandinista. La tarea era impedir la contrarrevolución y la invasión organizada por los gringos a través de los “Contras”. También organizó un grupo de teatro junto con salvadoreños exiliados y algunos nicaragüenses. Llevó el grupo a Suecia en donde presentó una obra sobre la suerte del revolucionario salvadoreño Roque Dalton.



Pertenecía al Partido Comunista de Chile que tenía un agitado trabajo político y financiero en el exilio. No se quedó sin tarea en Nicaragua porque recibió la tarea del Comité Central de su partido para participar en la construcción de la Milicia Rodriguísta, FPMR, Frente Patriótico Manuel Rodríguez, llamado así en tributo al abogado que se convirtió en guerrillero y lideró la lucha armada contra el colonialismo español.

Durante esa noche en Managua, era julio de 1983, entre cervezas y enchiladas, Buschmann me contó de los preparativos finales sobre “la Vuelta a Chile”. “Fíjate a final de este año, habrá noticias en Chile y en el mundo”.

Los pueblos latinoamericanos respiraban un nuevo aire después del triunfo sandinista y la intensificación de las luchas guerrilleras en El Salvador y Guatemala. Gran parte de los países del continente estaban gobernados por regímenes militares y la esperanza era grande en cuanto a que los años de horror fascista en países como Chile, Argentina, Uruguay, Brasil o Bolivia irían a su final.

El derecho a la “Rebelión Popular”

Pero las dictaduras no se caen por si mismas. Buschmann y otros chilenos que habían combatido junto con los sandinistas, planeaban el regreso a Chile para allí retomar la lucha político-militar contra la dictadura militar.


Foto: Luis Corvalán

El secretario del Partido Comunista, Luis Corvalán, había llegado a Estocolmo ya el 16 de noviembre de 1980. Habló en un acto semiclandestino en el colegio de Erik Dahlbergskolan en la capital sueca a donde fui invitado por la organización partidaria en Suecia. Corvalán lanzó públicamente la consigna “Con la Razón y la Fuerza” y el derecho a “la Rebelión Popular”.

“Se hacen humo las ilusiones respecto de una presunta liberalización del régimen. Se cierran los caminos para la evolución gradual con que algunos han soñado. En estas circunstancias, no tenemos dudas de que el pueblo de Chile sabrá encontrar el modo de sacudirse el yugo de la tiranía. Las masas irrumpirán de una u otra manera hasta echar abajo al fascismo. Pinochet no podrá mantenerse en el poder por el tiempo que pretende. El derecho a la rebelión pasa a ser cada vez más indiscutible”.

“El derecho a la rebelión es, por así decirlo, un derecho sagrado. No es un invento de los comunistas. Hace ya dos siglos que fue incorporado a la declaración de independencia de los Estados Unidos. Lo reconoce la encíclica Populorum Progressio frente a las dictaduras”.

Los centenares de chilenos del exilio presentes en el acto estallaban en júbilo. La consigna que dio el pueblo chileno fue el derecho a levantarse con “Todas las Formas de Lucha” contra la tiranía. Eso fue como un catalizador de la lucha antifascista.


Foto: 4 de Septiembre de 1983, el día del triunfo de la presidencia de Salvador Allende 1970. En la foto la tumba de Allende en Viña del Mar, donde fue enterrado después el golpe militar. Posteriormente fueron trasladados los restos de Allende a Santiago.

Muchos de los exiliados comenzaron a concretizar lo que habían soñado durante los años en el exilio; el retorno para participar en la pelea frontal contra la dictadura. Varios de los presentes en ese acto de 1980 en Estocolmo darían posteriormente sus vidas por la causa revolucionaria.

Lo que no había mencionado el líder comunista fue público el 14 diciembre de 1983; FPMR, un movimiento creado por el Partido Comunista nació y su tarea combinada era político-militar. Ya había una herramienta para tumbar al régimen militar. El hecho confirmó las palabras de Buschmann del mes de julio 1983.

El complemento de necesidad histórica

La noticia cayó como una bomba. El Pentágono dio la orden a la embajada estadounidense en Santiago de iniciar sus intrigas para dividir la Resistencia y aislar a la izquierda. El frente en Chile contra la dictadura era bastante amplio y en ello había democratacristianos hasta militantes del MIR. Pero el núcleo de la lucha era de la izquierda, principalmente comunista-socialista y partes del MIR que habían logrado sobrevivir a las desapariciones y asesinatos en los primeros años después del Golpe de Estado. La CIA maniobraba habilidosamente con la meta de aislar la izquierda revolucionaria, y principalmente el Partido Comunista.

La Casa Blanca sabía que la dictadura caería más temprano que tarde. Por lo cual se trataba de reemplazar al Dictador con un régimen que respondiera a los intereses económicos y políticos de los Estados Unidos.

Pero el Dictador no quería escuchar y no estaba dispuesto a participar en unos “experimentos democráticos”. Por lo cual fue necesario tratar de tumbarlo con otros métodos.



A las 18:26 horas el 7 de septiembre de 1986, un comando especial del FPMR emboscó al Dictador en la cuesta “Las Achupallas”, camino al Cajón del Maipo, a 40 kilómetros de Santiago, cuando éste regresaba de su residencia gigantesca de verano.

Las primeras granadas de los lanzacohetes M72 LAW tocaron sus objetivos de los cinco carros blindados que hacían parte de la comitiva dictatorial. Varios carros fueron blancos con éxito mientras las granadas que fueron disparados contra el carro del tirano, no explotaron. Cinco de los 25 escoltas de las Fuerzas Especiales del Ejército chileno fueron dados de bajas mientras 12 fueron gravemente heridos en la emboscada.

Con la certeza que el Dictador había sido eliminado, los 30 guerrilleros del FPMR regresaron hacia el centro de Santiago en carros alquilados. La noticia de que Pinochet había sido muerto en la emboscada comenzó a regarse en Chile. Los pobres en las poblaciones salieron a las calles para celebrar la muerte. Pero demasiado temprano.

“1986 el Año Decisivo contra la Dictadura”


Foto: César Bunster y César Quiróz, ex miliciano y oficial del FPMR, respectivamente

– En 1986 vivíamos en Chile lo que se denominaba “El Año Decisivo de la Lucha contra la Dictadura”. Así lo había planteado nuestro partido. Era una consigna que reflejaba el ánimo de la gran mayoría de los chilenos de esa época y la decisión que existía era derrotar de una vez y para siempre a la dictadura ese año. No era una consigna inventada o que había salido del aire, sino que era el producto de una lucha ascendente que se venía dando con mucha fuerza desde hacía muchos años.

Lo dice César Bunster. Vivía en Inglaterra en el momento del Golpe de Estado de 1973 ya que su padre era embajador de Chile en Gran Bretaña. Trece años después regresó a Chile en donde fue uno de los conspiradores como segundo al mando de la logística en la planeación de una de las más espectaculares acciones armadas durante la dictadura chilena.

Cuando nos encontramos en Santiago en el mes de abril, vi a un hombre lleno de inspiración de continuar la lucha aunque las formas de lucha de hoy son totalmente diferentes a las de aquella época.

Recuerda los oscuros días después del golpe en donde fueron desaparecidos o asesinados dos direcciones del partido y de la Juventud Comunista, pero que fueron reemplazados por nuevos cuadros del partido. Estos lograron reforzar la lucha política y orgánica que a principios de la década de los 80’s ya comenzaba a dar frutos. Pero se necesitaba un nuevo elemento más de las declaraciones y manifestaciones pacíficas.


Foto: Jaqueline, una mujer de solo 21 años que fue baleada por los carabiñeros en un día de Protesta Nacional cuando éstos atacaron a los pobladores en La Victoria.

– Ya en esa lucha masiva y popular multifacética de 1986, se había implementado el elemento armado. Por todas partes de la sociedad chilena había lucha contra la dictadura. Pero el elemento militar jugó un papel creciente y era esperado por todo el movimiento social. La gente en las poblaciones esperaba que el Frente Patriótico, la organización que fue creada por el Partido Comunista para encabezar la lucha armada contra la dictadura… Por ejemplo, en los paros nacionales, esperaban la voladura de las torres de alta tensión para que la oscuridad protegiera las expresiones de rebeldía de la gran masa popular.

Se dice que las acciones armadas de la Milicia Rodriguista eran elementos que andaban mano a mano con la lucha social.

– Nunca fue una lucha armada que estuviera aislada de las masas sino muy a la par del movimiento social, ni quedándose atrás, ni tampoco acelerándose con acciones que no iban a ser comprendidas y que no representaban el momento político que se estaba viviendo.

El tirano representaba todo lo malo, lo cruel y genocida de la dictadura, era el símbolo, subraya Bunster, por lo cual era legítimo de ajusticiarlo.

– Era la cabeza de la cúspide de un aparato genocida de Estado pero que seguía cumpliendo, incluso en esa época, un papel fundamental para mantener la unidad de la Dictadura. Por lo tanto era absolutamente necesario intentar ajusticiar... De dar ese golpe mortal a la cabeza.

¿La consigna era, como dicen los comunistas colombianos; “la Combinación de Todas las Formas de Lucha de Masas” para golpear al tirano?

– Así es. Cuando nuestro partido lanzó la consigna de “Rebelión Popular”, después fue afinando y profundizando obviamente el acontecer de la lucha, planteó muy claramente que había llegado el momento para optar todas las formas de lucha. No sólo como una necesidad política y ética, sino como una necesidad que surgía del pueblo que estaba luchando. Cualquier pueblo del mundo, o cualquier persona que sale de su casa en la mañana, y hay alguien que está esperando afuera para pegarte con un palo en la cabeza todos los días, tu puedes aceptar eso 3 ó 4 veces pero va llegar el momento inevitablemente en que vas a salir con un palo también para defenderte.

Los dos jóvenes quemados vivos



Como ejemplo de que el régimen no aceptaba una transición “a las buenas”, está el caso de Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana.

Eran dos jóvenes que el 2 de julio de 1986 se preparaban para participar activamente en el Paro Nacional ese día. Fueron sorprendidos y detenidos cuando los dos jóvenes estaban armando una barricada en una de las vías de Santiago. La patrulla del ejército era encabezada por el teniente Sergio Fernández Dittus.

Los dos jóvenes fueron terriblemente golpeados por los militares que finalmente rociaron gasolina a los cuerpos de los dos que fueron encendidos. Los dos cuerpos, aparentemente muertos, fueron tirados a la paila de la camioneta de la patrulla. En las afueras de Santiago fueron botados al suelo, creyendo que estaban muertos.

Lo que no sabía el teniente, es que Carmen Gloria todavía estaba viva mientras Rodrigo sí estaba muerto. Fue llevada al hospital y salvada de morir. Posteriormente fue sacada de Chile por la inmensa solidaridad nacional e internacional y voló a Canadá donde le hicieron varias cirugías en el rostro y brazos.

El hermoso rostro de una joven mujer de tan sólo 18 años había sido deformado. Fue ilustrativo el odio fascista por el cual fue víctima. Fue la acumulación de una política de barbarie fascista contra la cual el pueblo chileno creó una herramienta, como fue el FPMR, que dos meses después ejecutó la emboscada contra el Dictador.


Foto: Elisabeth Escobar Moncada, una de las víctimas en la "Operación Albania" en donde un comando de la inteligencia militar asesinó a doce integrantes del FPMR el 16 de junio de 1987.

De Suecia a Chile

¿Cómo se hizo la selección de los combatientes para la emboscada?

– El FPMR ya tenía una experiencia que quizás no era tan largo en términos de años. Pero sí muy rica en términos de del accionar que había ido desarrollando y el vínculo que tenía con el resto del movimiento social. A nosotros en el Frente, yo creo que es verdad decir que nunca nos faltaban combatientes, nos sobraban. Y no quiero exagerar. Pero debido a la extracción que tenían nuestros combatientes, y me acuerdo que era difícil encontrar compañeros o compañeras que tenían licencia para conducir por que eran “cabros” (muchachos en Chile) muy jóvenes que venían de las poblaciones de extracción muy popular. Por eso te digo que combatientes no nos faltaba.

– Para responderte concretamente la pregunta; la selección de los fusileros eran compañeros con muchísima experiencia del enfrentamiento directamente con la dictadura. Nadie fue aprendiendo a combatir a la dictadura o a la lucha armada en esa acción. Sería ilógico. Seleccionaron compañeras y compañeros con experiencia. Los que encabezaron la emboscada en términos militares, fueron efectivamente oficiales graduados en Bulgaria, como el caso del José Valenzuela Levi (Comandante Ernesto), que en el 1987 fue asesinado en la “Operación Albania”. Era un cuadro formado en Bulgaria como oficial formal pero que tuvo su gran experiencia (político-militar) en Chile. Los combatientes eran otra “cantera”.


Foto: José Valenzuela Levi, máximo jefe en la emboscada contra Pinochet e Ignacio Valenzuela Pohorecky, ambos con pasado en Suecia y asesinados en la "Operación Albania".

José Valenzuela Levi había crecido en Suecia donde su madre era profesora en la Universidad de Estocolmo. Cuando llegó la noticia que José Valenzuela había sido asesinado por un comando del CNI (policía política secreta) en Santiago el 15 de junio de 1987, entrevisté al padre que entonces vivía en la ciudad universitaria de Uppsala.

También el Rodriguista Ignacio Valenzuela Pohorecky (no pariente de José), que fue asesinado en la misma operación, había vivido en Suecia y retornó a Chile para incorporarse en la lucha miliciana contra la dictadura.

Lucha militar y entrenamiento en “lucha irregular”

¿Por qué Cesar Bunster, una persona pública, graduado en la Universidad de Cambridge en Inglaterra en sociología y que incluso se había afiliado en el exilio a la Juventud Comunista chilena y que hervía por regresar a Chile y luchar contra la dictadura?

– La historia mía es un poco similar a mucha juventud chilena de esa época. Pero es la época que nos tocaba vivir, eran las circunstancias. Como muchos jóvenes vibrábamos por lo que pasaba acá y tratábamos de entender y aportar. Toda Centroamérica estaba en llamas. Queríamos venir acá (a Chile) y hacer un aporte concreto.

– Me gradué de sociólogo el 1982 y la idea era regresar inmediatamente a Chile. Pero como mi padre había sido embajador de la Unidad Popular en Inglaterra, nunca quisieron darnos pasaporte.


Foto: Cecilia Magni

– “Si no puedo volver a Chile, me voy a America Latina”, pensé. Me fui a México en noviembre de 1982. Por fin me dieron el pasaporte (en 1986). En México insistí a la dirección de la Juventud Comunista preparación militar que anteriormente, durante los estudios, me habían negado con el argumento que “necesitamos también universitarios, profesionales”.

– Pero por fin pude obtenerlo y fui además capacitado en Cuba en “lucha irregular”, que no es lo mismo como “lucha militar”, sostiene Bunster.

Viajó a Nicaragua Sandinista para ser “capacitado” con el destino final: Chile.

En Chile entró en contacto con Cecilia Magni, “Comandante Tamara”, que sería el mando superior de Bunster dentro de la organización del FPMR. Le daba a Cesar Bunster tareas concretas como hacer inteligencia, registrar y documentar movimiento de personas, militares u otros objetivos entre el enemigo.

“Pocas posibilidades de sobrevivir...”
Los encuentros con Cecilia Magni y los reportes que se intercambiaban lo hicieron generalmente en el Paseo Ahumada, un paseo en el pleno centro de Santiago. Uno de esos reportes a Magni fue la localización del terreno y la carretera en donde se iba a ejecutar la “Operación Siglo XX” contra la Comitiva de Pinochet, acción que en ese momento era desconocido por Bunster.

Se acercaba el “Día D” y la Comandante Tamara reunía a los seleccionados para la acción en donde informaba que era pocas posibilidades de sobrevivir. No tenía mandato de informar sobre el contenido pero agregó que la acción cambiaría la historia y el rumbo de Chile. Hizo la pregunta a cada uno de los 30 combatientes si quería retirarse. Ninguno rechazó su participación.

– La muerte para nosotros en esa época era como un amigo que estaba siempre presente. No era algo nuevo. Que te hablaban de que al día siguiente te iban a matar, era una realidad desde hacía mucho tiempo. Con lo cual uno convivía, aprendí a vivir con esa posibilidad. Y no era que buscáramos la muerte o que queríamos morir, no era así. La muerte a veces forma parte de la vida, un acompañante que uno traía bajo el brazo.

El primer intento de ajusticiar al Tirano el 30 de agosto de 1986 tuvo que ser cancelado por que el general cambió la rutina por la muerte del ex presidente Jorge Alessandri y bajó antes del domingo. La acción fue postergada una semana.

Era peligroso quedarse en la casa que Bunster había alquilado con los 30 guerrilleros, además había un cuidador que vivía en la casa. La decisión fue llevarlos más arriba de la cordillera e instalarlos como internados religiosos.

– Además había compañeros que había estudiado para ser sacerdotes, dice Bunster y se ríe, por lo cual sabía los cantos y las charlas que había que dar, o los ritos a seguir.

El último discurso de Salvador Allende



7 Setiembre de 1986, 18:35 horas: Los guerrilleros, bajo el mando de José

Valenzuela, Comandante Ernesto, ya habían tomado sus posiciones en las trincheras y esperaban la comitiva de Pinochet. Todos ya sabían cuál era la misión. Se había hecho una formación militar primero en la casa donde se escuchaba el último discurso de Salvador Allende. La adrenalina fluía en las venas de los 30.

– Fue un momento de mucho solemnidad.

Todos tenían sus tareas específicas. La intercepción en la carretera con la casa rodante de la caravana se hizo como se había planificado. Lo único que no resultó fue la neutralización de los dos motoristas que encabezaban la comitiva. La idea, dice Bunster, era dejarlos pasar y ahí interferir con la casa rodante y en el otro momento darlos de baja. Uno logró salir ileso y siguió la carretera y su rumbo a una estación de policía que existía más delante donde avisó sobre la emboscada. Lo demás funcionó; detener la caravana y abrir fuego.

Para eso se habían destinado diez lanzacohetes norteamericanos modelo M72 LAW, dos para cada carro blindado y polarizado.

– Lo que no resultó fue el armamento de lanzacohetes, no estalló la granada que tocó el auto de Pinochet, golpeó el vidrio. Y por lo tanto se salvó.



Policías en formación militar para la comitiva guerrillera

Cinco de los 25 escoltas del general habían muerto en la emboscada, doce más estaban heridos gravemente. “Los demás se escaparon como ratas”, dice César Quiroz, que en esa época también era del Frente y que había sido graduado como oficial militar en Bulgaria.

El comando del FPMR creía que el dictador había sido eliminado y manejaban en carros que César Bunster había alquilado, parecidos a los de la comitiva de Pinochet, en dirección hacia Santiago. Las pipas de los fusiles M-16 los tenían afuera las ventanas de los carros. Éstos tenían luces de la policía en los techos y con sirenas para dar una imagen que era la caravana del general que venía.

César Bunster:

– La salida de esa zona era como la más riesgosa. Por algo se llama “Cajón del Maipú”. Hay una sola salida donde se hizo la emboscada y había que bajar directo e inevitablemente cruzarse por un cuartel policial donde, además, tenía una barrera que bajaban normalmente. Sabíamos que habría mucha confusión después de la emboscada.

– Y efectivamente así funcionó. Los policías que estaban advertidos por ese motociclista que logró escapar, habían bajado la barrera en el cuartel policial. Pero cuando vieron acercarse esta columna, donde se veía que venía con mucha gente armada con los fusiles asomados por las ventanas, y con balizas luminosas en los techos más las sirenas, se confundieron y levantaron la barrera, se cuadraron y lograron pasar todos los compañeros y compañeras.

– Así que todo funcionó, menos lo más importante, resume Bunster y casi sonroja ante el hecho que el Dictador se salvó con una mano herida.

Cuando los 30 milicianos del Frente llegaron a la entrada de Santiago se disolvieron en parejas y subieron a los “micros”, los autobuses del transporte público hacia en dirección al centro de Santiago donde desaparecieron a diferentes casas de seguridad que ya estaban asignados de antemano. Para el Frente era lo más seguro, sostiene Bunster por que “ahí se diluye”.

En caso de heridos había una clínica clandestina con personal adecuado por cualquier emergencia. Pero todos estaban ilesos.

En la noche apareció el general Pinochet en cadena nacional, sacudido y nervioso, acusando, como siempre, al “terrorismo internacional, Moscú y a los comunistas”. Comenzó una impactante cacería de bruja contra toda oposición política en un estado ya muy militarizado.


Foto: El carro y la casa rodante que interrumpieron el camino para la caravana de Pinochet

La Nueva Vida durante 18 años


Foto: César Bunster

Para César Bunster comenzó una vida clandestina bajo otro nombre que duró 18 años. Terminó esa vida en el 2004, pese a que la dictadura había entregado formalmente el poder al gobierno de la Concertación, un gobierno centro-socialdemócrata. La CIA y la embajada estadounidense tuvo éxito en su intención de excluir quizás la fuerza más consecuente en la lucha contra la dictadura militar durante los 17 años de régimen militar, de romper el núcleo del gobierno de Salvador Allende que era la alianza estratégica socialista-comunista.

Pero muchos de los milicianos que participaron, tanto en la emboscada como en otras acciones contra la dictadura, fueron detenidos y encarcelados uno tras otro. Pero los organismos de la inteligencia y de seguridad demoraron meses, dice Bunster, antes que lograron detener cinco de los fusileros en la emboscada.

– Por desgracia la única cara pública era la mía. Pero eso ya lo sabíamos, que vendría una búsqueda bien intensa.

Con la “transición” de 1990, comenzó otra época que era complicada, dice Bunster. La estructura y los grupos de apoyo al FPMR ya habían comenzado de desarmarse un tiempo después de la emboscada, pero sobre todo cuando el FPMR se dividió en 1987 y se creó el FPMR “autónomo”. Pero Bunster u otros compañeros no acompañaron la división y se mantuvieron fieles a la línea del Partido Comunista y convirtieron el FPMR en el “Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez”.

– La guerra contra la dictadura había terminado (1990). Sin embargo éramos muchos que necesitábamos la estructura de apoyo para no sufrir las consecuencias por haber participado en esas luchas por que la guerra había terminado pero las consecuencias se mantenían.

– Mi identificación falsa no era muy robusta. Opté por solicitar a un medio hermano mío, de parte de madre, que vivió toda su vida y murió en Suecia, que él viniera a Chile y me entregara su identidad para que yo pudiera usar su (carné de) identidad. Y así viví tantos años con la identidad de mi medio hermano.

– Eso me obligó a cresparme el pelo (rizar el cabello). Cada tres meses tenía que ir a una peluquería hacerme rolos y sentarme con ese aparato, dice y hace gestos con las manos para ilustrar donde se metía la cabeza, y se dirige a César Quiroz y los dos se ríen de acordar los momentos “delicados” entre las señoras presentes al lado de Bunster. Era obligado tener barba por que tengo la pera partida y tenia que usar también los dientes postizos. No los usaba todo el tiempo pero... Así estuve durante 18 años.

Dice que a pesar de todo vivía una vida normal.

– Muchos psicólogos me han dicho que ¡”oye, tu eres un caso de estudio”! No, yo me levantaba en la mañana, preocupado de pagar la vivienda, el préstamo al banco, pero claro, obviamente no fue una vida normal. Mis hijos, por ejemplo, supieron a los 14 años que su papá no se llamaba “Enrique” sino César. Que no tenía el pelo crespo y claro, para ellos fue un choque y uno también choca con la realidad.

Dice que lo anormal durante estos 18 años era el hecho que no pudo participar en la vida del Partido Comunista. Pero después de 18 años, un día sí pudo entrar a la sede del Comité Central del PCCh y su plan era de “saludar al presidente del partido”.

– Entré y se me quedó mirando un poco como diciendo “¿qué es lo que me quiere decir?” Yo no tenía nada que decirle sino que le dije: “¿Sabes compañero? Vengo a saludarle no más”. Duró apenas dos minutos...


Foto: 49 prisioneros del FPMR lograron fugarse el 31 de enero de 1990

El Escape en el túnel en el techo...

31 de enero 1990: cuarenta y nueve presos políticos del FPMR logran escapar de la Cárcel Pública de Santiago. Los presos cavaron un túnel que se extendía bajo tierra, desde la prisión hasta las cercanías del Río Mapocho, a sólo 100 metros de la cárcel. Era literalmente una obra de ingeniería. La mayoría lograron alcanzar la libertad, varios salieron al exilio.

Sergio Buschmann, con quien me había topado en Managua en el mes de julio de 1983, donde contaba sobre los preparativos de la construcción del FPMR, regresó efectivamente a Chile a final del 1983. Tuvo la tarea del partido de crear una empresa en el sector de la pesca como fachada para introducir un gran arsenal de armas en el norte, 650 kilómetros de Santiago. Se habla de 3000 fusiles M-16, ametralladoras y lanzacohetes, capaces de tumbar tanques.

Pero fue detenido el 26 de agosto de 1986, sólo doce días antes de la emboscada a Pinochet. Fue llevado a la cárcel en Valparaíso donde se fugó con tres otros milicianos del FPMR el 7 de agosto de 1987.

El escape fue tan espectacular como el de sus camaradas del túnel en Santiago. Los cuatro Rodriguistas se escaparon por los techos en una noche de neblina, lluvia y tormenta. Cinco mil policías y organismos de seguridad iniciaron la búsqueda del siglo en la ciudad del puerto más grande de Chile durante una semana pero todo fue en vano.


Foto: La cárcel en Valparaíso donde Sergio Buschmann se fugó con tres otros milicianos del FPMR el 7 de agosto de 1987

Me acuerdo de la entrevista que le hice a Buschmann cuando arribó nuevamente a Suecia después de la fuga y relató a los lectores sobre la tortura de que él fue víctima como tantos otros miles de chilenos por la dictadura.

– Como preparativo para el interrogatorio, me vistieron con un overol donde metieron ratas en las mangas de los brazos y las piernas que fueron cerradas. Las ratas se volvieron locas y desesperadas cuando no pudieron salir y me mordieron. Así fue el tratamiento de los presos políticos de esa época, decía Buschmann.

La fuga en helicóptero de la Cárcel de Alta Seguridad


Foto: El canasto y el helicóptero utilizado en el rescate

Otro preso Rodriguista que logró escaparse en forma espectacular fue Mauricio Hernández Norambuena o “Comandante Ramiro”, uno de los mandos de los fusileros en la emboscada contra Pinochet.

El escenario era de película: Un helicóptero se acercó y voló encima de la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago. Era el 30 de diciembre de 1996, un día antes del Año Nuevo. El helicóptero bajó una canasta blindada donde entraron los presos políticos Hernández Norambuena, Ricardo Palma Salamanca, Pablo Muñoz Hofmann y Patricio Ortiz Montenegro, que fueron rescatados bajo las balas disparadas por los guardianes de la cárcel.

El Dictador no era intocable...


Foto: Mural en La Victoria

A pesar de todo, el valor simbólico político de la acción fallada contra el dictador era enorme. La imagen de Pinochet como intocable había sido rota con la emboscada. Me acuerdo las impresiones y los relatos de la gente de varias giras en Chile durante el régimen militar, desde Arica en el norte hasta Chiloé en el sur, cuando los chilenos en común comentaban la acción armada contra el general. Los ojos se transformaron en expresiones de sueños o de nostalgia cuando comentaron la pregunta “¿Qué pensó usted cuando supo sobre la emboscada contra el general Pinochet?”

En una de las más combativas poblaciones en santiago, La Victoria, se desfilaron muchachitos desde los 10 años hasta arriba, varios con fusiles de madera que soñaban con ser milicianos Rodriguistas e incorporarse en la lucha frontal contra el Dictador. Las paredes estaban pintadas con murales en homenaje al FPMR y la lucha antifascista.

Pero La Victoria no era una excepción, sino reflejaba el ánimo y espíritu de combatir con la combinación de “Todas las Formas de Lucha de Masas”.

– Un elemento principal era eliminar a Pinochet para darle curso a la sublevación. Si se hubiese ajusticiado a Pinochet se habrían dado las orientaciones que estaban planificadas de antemano de pasar a la ofensiva y tratar de terminar ese mismo día con la Dictadura. Era como el inicio de la ofensiva final. Pero era un elemento clave de deshacerse de Pinochet por lo que se iba a producir adentro de las FF.AA., el ánimo de la gente, es decir, había muchos factores.

– Aunque no se cumplió el motivo, fue acertado políticamente de hacerlo. Rompió el mito que era intocable la Dictadura. Creo que entregó algo al pueblo de Chile que es histórico y que va a estudiarse en generaciones más, es el hecho que éste pueblo, al igual que todos los pueblos del mundo, estaba dispuesto de arriesgar la vida para recuperar la democracia, para no permitir una dictadura eterna que con sangre y fuego había llegado al poder en éste país, que había chilenas y chilenos que estaban dispuestos de tomar las armas, como hicieron los que lucharon por nuestra independencia en este continente, para hacer prevalecer la democracia y la justicia. Es un valor que tuvo esa acción y creo que va a estar escrito.

– Yo creo, además, que se prendió las luces de alerta en Casa Blanca. Recordamos que Centroamérica estaba en llamas. Por lo tanto fue una aportación al término de la dictadura. Los norteamericanos después de esa acción, se dieron cuenta que Chile podría irse de las manos y encenderse como ocurrió en Guatemala, El Salvador y como había ocurrido un poco antes en Nicaragua. “Había que sacar al Dictador”, resume Cesar Bunster lo que fue políticamente la “Operación Siglo XX”

Hoy se sabe que la embajada gringa en Santiago de Chile comenzó una intensa actividad en donde invitaron a los líderes de los socialistas de diversas fracciones, socialdemócratas y los demócratas cristianos para que se unieran y aislar a la izquierda revolucionaría. Y tuvieron temporalmente éxito.

TODAVÍA ESTAN AHÍ, los murales en La Victoria, protegidos por sus pobladores que con estas pinturas hacen su homenaje a la Milicia Rodriguista y los combatientes.

Por que estaban dispuestos de dar lo más valioso, la vida, el “Año decisivo en la lucha contra la dictadura” que cambiaría la historia de Chile.

* * *

HIMNO FPMR (audio) https://app.box.com/s/h76blnessvu4th810igj

Por Patricio Manns


Foto: Patricio Manns

(Marcha escrita para el FPMR, grupo clandestino creado por el Partido Comunista de Chile a comienzos de los 80 para combatir arma en mano el gobierno militar. El estribillo está basado parcialmente en el transcurso melódico de “Canción para Luciano”):
Como la sombra de la memoria viva
vuelve al combate frontal Manuel Rodríguez;
alto y duro como un rayo interminable
en contra del mismo tirano inmemorial.
Vuelve encendiendo la guerra necesaria,
trae en las manos el fuego que castiga,
viene y va con sus milicias invisibles
para señalar que un hombre nuevo crecerá.
La patria está tan mal,
Manuel la pondrá en pie
doblegando la noche sin gloria,
elevando al hombre hasta su historia,
ayudando al pueblo en la victoria
con la urgencia de su dignidad.
Al Frente Patriótico Manuel Rodríguez ven,
a conquistar con él
la vida, el pan, la paz.
Con el Frente Patriótico descubre la unidad
que al que divide hoy, la historia enterrará,
a las milicias rodriguistas únete
porque esta vez la patria va a vencer.
Si un combatiente te pide el pan y el vino,
si un rodriguista detiene su caballo,
no pongas un candado en tu conciencia
ni niegues tu mano a los que en la calle están.
Él es un claro Rodríguez por su padre,
es un Manuel y es tu hermano por la patria.
A la lucha va con otros cada día,
empuñando las armas que nos libertarán,
porque la patria está tan mal, el Frente la alzará,
doblegando la noche sin gloria,
elevando al hombre hasta su historia,
ayudando al pueblo en la victoria
por la urgencia de su dignidad.

Audios:
Entrevista a Cesar Bunster (1,07 horas):
https://app.box.com/s/i16a4tza5h6rf0xqc8ed

Entrevista a Cesar Quiroz, oficial y miliciano del FPMR:
https://app.box.com/s/zkxvb5dh0fdu2nt6v9wh

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Reunión del G20 en Rusia y la posición argentina

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

El G20 se constituyó en cumbre de presidentes en 2008, cuando la crisis mundial del capitalismo era un dato evidente. De grupo técnico se transformó en cónclave político para tratar de encontrar respuestas a la crisis mundial.

No estamos muy lejos si afirmamos que lo único que se resolvió desde entonces es fortalecer la capacidad de acción del FMI para inducir las políticas de ajuste contemporáneo, que incluye la intervención estatal para el salvataje de bancos y empresas en problemas. El ajuste en la actualidad supone un nuevo papel del Estado en el salvataje de empresas, aunque su contraparte sea el agravamiento del problema del empleo y el ingreso de los trabajadores a escala global. Es cierto que crecientemente se incorpora un lenguaje que suena mejor en las declaraciones finales, como la preocupación por la producción contra la especulación, el tema del empleo y la persistente denuncia de los paraísos fiscales, ahora denunciados como guaridas fiscales.

Pese a las críticas al perfil especulativo del orden capitalista, y la nueva denominación de los paraísos fiscales, en el “Grupo de los 20” no se disponen medidas de restricción, ni acciones concretas en desmedro del accionar creciente y generalizado de la especulación y el delito financiero y económico. Se habló recurrentemente de regulaciones a los bancos y a la circulación de capitales y la realidad devuelve un acrecentamiento de la operatoria y rentabilidad del sector económico y financiero concentrado. Es algo que también se verifica en la Argentina, que en 2001 presentaba a los bancos en problemas y los informes de rentabilidad empresarial de los últimos años los destaca a la vanguardia de las ganancias. Otro dato de la realidad es el incremento del endeudamiento público del conjunto de los países, incluida la Argentina.

Los integrantes del G20 siguen sin encontrar respuestas a la crisis, menos para los trabajadores y los pueblos. En esta ocasión, en la ex Leningrado, ahora San Petersburgo, se reunieron para actualizar información sobre la crisis. La Argentina anunciaba que llevaría la cuestión de la demanda de los acreedores, los llamados “fondos buitres”, ante la justicia de Estados Unidos, que falló en contra del país en primera y segunda instancia. El gobierno intentó presentar el tema como de interés global, ya que el fallo condenatorio de la Argentina sentaría antecedente sobre otras negociaciones de deudas públicas impagas. Es un tema que preocupa a varios países sin capacidad de cancelación en las condiciones actuales.

La presión estadounidense obstaculizó ese objetivo y orientó toda la capacidad de acción política y diplomática para arrancar un acuerdo a la intervención militar sobre Siria. Vale mencionar que Estados Unidos tuvo un éxito parcial en la cuestión de fondo, con apoyos de Francia, Inglaterra o Turquía, pero sin capacidad de hegemonizar al conjunto. Es una expresión de la crisis mundial que también pone en discusión la capacidad de hegemonía de la potencia estadounidense. No es menor que Rusia y China no acompañen esta decisión estadounidense.

Pero más allá de la cumbre y sus resultados, es interesante detenerse en el propósito que se había planteado la Argentina. Los datos de la deuda son reveladores del problema más allá de las demandas en Estados Unidos. A fines del 2001 la deuda pública era de 144.212 millones de U$S, mientras que a diciembre del 2012, según datos oficiales, ascendía a 209.000 millones de U$S. Desde el 2003 a la fecha, según la presidente se pagaron 173.733 millones de U$S. No solo no hay desendeudamiento, sino que los registros de deuda y las demandas desde el exterior señalan la continuidad del carácter estructural y condicionante de la deuda pública.

Argentina debiera no solo reclamar en el G20 e intentar una prédica crítica al orden mundial, sino avanzar en el orden local con la anulación de los Tratados Bilaterales de Inversión, TBIs y, salida del CIADI, tanto como desmantelar el marco jurídico que permite que los fondos buitres puedan saquear a partir de su accionar en tribunales extranjeros. En ese marco, se impone la investigación y auditoria de la deuda para determinar la legítima de la ilegitima. La cuestión de la deuda es una asignatura pendiente y no alcanza con la voluntad solidaria de algunos gobiernos, sino se avanza con medidas locales que reordenen un tema de largo arrastre que hipoteca el presente y el futuro de la Argentina.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Fracking progresista

Raúl Zibechi (LAVACA)

La debacle ética siempre antecede a la debacle material. Aunque no existe una relación mecánica entre ambas, la primera es condición de la segunda. Para las personas de izquierda la experiencia histórica podría servir de referencia e inspiración, pero sobre todo como impulso hacia la coherencia más allá de las conveniencias del momento, que de eso trata la ética.

Algo deberíamos haber aprendido de la dramática experiencia del socialismo real. Quienes nos opusimos en la calle a la invasión de Vietnam a menudo guardamos silencio ante la invasión a Checoeslovaquia, por la sencilla razón de que el antimperialismo (estadunidense) nos impedía cuestionar al expansionismo soviético porque lo consideramos (erróneamente) enemigo de aquel. Terrible lógica que tuvo trágicas consecuencias.



¿Cuántos de los que denunciaron vivamente los campos de exterminio nazis hicieron lo mismo ante los juicios de Moscú y la represión estalinista? Apenas un puñado, acusados de agentes del enemigo cuando en realidad eran troskistas y anarquistas, o comunistas disidentes, chivos expiatorios de una geopolítica del poder dispuesta a sacrificar la ética en el altar de las conveniencias del momento.

La justificación ideológica de las deserciones de la ética son las peores consejeras, porque ensucian las ideas que dicen defender. A tal punto que conceptos nobles como comunismo o dictadura del proletariado dejaron de imantar la energía y la imaginación de los oprimidos y las oprimidas del mundo. Por regla, suelen hacerse concesiones de principios (como se decía antes cuando no nos atrevíamos a pronunciar el vocablo ética) en aras de supuestas ventajas tácticas.

Algo similar está sucediendo en relación a iniciativas de los gobiernos progresistas. El domingo 1 de setiembre el diario argentino Página 12 publicó un artículo titulado “Fracking”, en el que defiende la fractura hidráulica porque oponerse sería tanto como sintonizar con la oposición derechista. Acusa a los que se oponen a esa técnica de ser ecologistas, a los que define como “reaccionarios” que antes se opusieron a la megaminería, a los transgénicos y los agroquímicos.

El articulista, en un medio que supo ser crítico del poder neoliberal, señala que se trata de un “pensamiento regresivo” y asegura que “todavía no aparecieron argumentos convincentes contra los supuestos efectos contaminantes del fracking”. Va más lejos y postula que “no hay razones para pensar que el fracking será más riesgoso que otras actividades extractivas”.

Luego de despotricar contra los críticos, el articulista detalla la trascendencia de las conveniencias del momento, ya que las reservas no convencionales en el sur argentino serían 67 veces las actuales reservas de gas y once veces las de petróleo. “La magnitud de esta riqueza parece inconmensurable desde la perspectiva actual y tras la reaparición del déficit energético externo”. Ese déficit apareció, por cierto, luego de la desastrosa política privatizadora de Carlos Menem en la década de 1990.

Sin embargo, Menem privatizó las empresas estatales, entre ellas YPF que era una empresa superavitaria, con argumentos muy similares a los que se esgrimen ahora: miradas de corto plazo asentadas en la “riqueza real” que se va a obtener. Recordemos que Menem fue el político más popular de la década de 1990, al punto que fue reelecto con el 49,9% de los votos en 1995 luego de haber regalado medio país a las multinacionales.

Menem se convirtió en cadáver político porque en cierto período, hacia fines de la década en la que gobernó, las conveniencias del momento empezaron a jugarle en contra. No fue capaz de asumir las consecuencias de sus decisiones y su prestigio fue enterrado por un ciclo de luchas iniciado en 1997 que tuvo su clímax en el levantamiento popular del 19 y 20 de diciembre de 2001, que expulsó de la presidencia a su sucesor Fernando de la Rua.

Con el fracking, la megaminería y los monocultivos de soja sucede algo similar. Durante una década y gracias a los altos precios de las commodities la economía parece funcionar y hay dinero suficiente para pagar políticas sociales que aplacan la pobreza sin realizar cambios estructurales. Pero, ¿pueden los defensores del modelo mirar a la cara a las Madres de Ituzaingó, que vieron morir a sus hijos por los efectos de los plaguicidas, y decirles que son víctimas de “un pensamiento regresivo” y “reaccionario”?

Las Madres de Ituzaingó, un barrio obrero de la periferia de Córdoba rodeado de campos de soja, recorrieron el barrio puerta por puerta cuando empezaron a ver morir a sus hijos y descubrieron que los índices de cáncer son 41 veces superiores al promedio nacional. Durante años ningún organismo del Estado acogió sus denuncias. “En Ituzaingó hay 300 enfermos de cáncer, nacen niños con malformaciones, el 80 por ciento de los niños tienen agroquímicos en la sangre y el 33 por ciento de las muertes son por tumores”, dijo Sofía Gatica en un reciente encuentro contra la minería en Buenos Aires, clausurado el mismo día que Página 12 defendía el fracking.

Con los años Gatica, en nombre de las Madres, recibió el Premio Goldman, uno de los galardones más importantes del mundo para luchadores por el medio ambiente. Los sojeros fueron condenados, la justicia reconoció la contaminación y el gobierno tomó cartas en el asunto. Entre tanto, un inmenso dolor atraviesa a las madres del barrio y de muchos otros pueblos de la Argentina sojera. Las Madres de Ituzaingó no son ecologistas ni pertenecen a ningún partido de izquierda, ni apoyan a la derecha ni están contra el gobierno. Es otra lógica, la de la dignidad.
Entre los progresistas de la región se ha impuesto una lógica perversa: medir las cosas según beneficien a la derecha o al gobierno. Ese fue el argumento de algunos politólogos ante las masivas manifestaciones de junio en Brasil. La única brújula para no perderse es la ética. Hoy sus agujas enfilan contra la megaminería y el extractivismo, sin importarles quiénes estén en el gobierno.

Fuente imagen: LA VACA

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Víctor Basterra: “Ya se discutió sobre los usos de los sitios de memoria y parece que no se aprendió”

LA RETAGUARDIA

El sábado 31 de agosto, durante la visita guiada en la ex ESMA convocada por la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos junto a organizaciones sociales y políticas para informar su rechazo al proyecto del gobierno nacional de modificar el Casino de Oficiales, se produjo un desagradable intercambio con integrantes de la agrupación HIJOS que se encontraban realizando un asado en el predio, en el que además se escuchaban los bombos y tambores de una murga que estaba practicando dentro de uno de los edificios. Según describieron los miembros de la AEDD, al interpelarlos acerca de lo hiriente de la situación, los integrantes de H.I.J.O.S., algunos de ellos funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, respondieron en forma despectiva y burlona, y hasta hubo una “cobarde, patotera y agresiva actitud” por parte de quienes los acompañaban.

Hace años que se debate acerca de qué se debe hacer con los ex centros clandestinos de detención, tortura y exterminio que funcionaron durante la dictadura cívico militar. En los últimos meses la atención se centró en el predio de la Escuela de Mecánica de la Armada a partir, por un lado, del brindis-asado que realizó el Ministerio de Justicia de la Nación a fines del año pasado; por el otro, del proyecto que tiene en carpeta el Poder Ejecutivo para modificar el Casino de Oficiales, donde funcionaban los lugares de tortura y donde se sometía a trabajo esclavo a los secuestrados, para darle una utilización museográfica.

Ambos hechos han recibido respuestas contrapuestas entre quienes quieren resignificar el centro clandestino dándole alegría y vida, y quienes consideran que tienen que permanecer inalterables ya que deben resguardarse como sitios de memoria, y porque aún son pruebas judiciales para los juicios por delitos de lesa humanidad que están en desarrollo o que podrían sucederse.

Estas posturas volvieron a estar frente a frente el sábado 31 de agosto, cuando los integrantes de la AEDD realizaban una nueva visita por la ex ESMA y se encontraron con una murga practicando en el predio y miembros de H.I.J.O.S. haciendo un asado.

En un comunicado difundido tras la pelea, la AEDD afirmó: “La ESMA no debe ser un espacio de jolgorio y festejos sino de interpelación con respecto al genocidio perpetrado en la Argentina y sus consecuencias hasta el presente. Toda ella debe estar en función de la construcción de la memoria de nuestro pueblo. En esa construcción, los ‘asados’ en la ESMA tienen un solo significado: la quema de los cuerpos de nuestros compañeros muertos en la tortura o resistiendo en el momento de su secuestro. Repudiamos una vez más la banalización que desde el Gobierno Nacional, sectores afines y cooptados se realiza en el lugar con el objetivo de ‘resignificarlo’.

Al ser consultado por este nuevo hecho, Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA, lo calificó como “grave dentro de un contexto complejo”, porque se trata de una historia que se ha repetido: “se ha cometido un error la vez pasada cuando se hizo el asado desde el Ministerio de Justicia y hoy se vuelve a cometer el mismo error, que es un poco una especie de provocación porque ignorar la congoja y el dolor que puede presentar un sobreviviente, familiares de aquellos que han sido afectados directamente, que se hagan determinadas actividades ahí, pero fundamentalmente el asadito, andar murgueando por las calles de ese predio que es la ESMA, volver a repetirlo en vez de decir reflexionemos un poco. Esto es como una especie de capricho infanto juvenil”, expresó Basterra en el marco del programa radial Oral y Público, del que participa.

Respecto a qué se debe hacer con los ex centros clandestinos, Basterra aseguró que es algo que se viene debatiendo desde hace años: “lo que pasa es que se ha olvidado, porque se ha pasado por alto ese debate que se dio hace siete, ocho años atrás, que era qué se hacía con los espacios de la ESMA, ese espacio tan significativo, tan simbólico, que implicaba un ex centro clandestino de secuestro, tortura y exterminio como es la ESMA, de sufrimiento, de pavor. Es como para tenerle mucho respeto y mirarse hacia adentro... qué significa el mal humano descarnado como se llevó a cabo ahí. Y cubrirlo con una pintura de alegrías… si nosotros sabemos que la alegría se puede manifestar en cualquier lugar. Hay que parar un poco la pelota, ver qué se está haciendo, con respeto, con recogimiento, con humildad, con esa sencillez con las que hay que tratar las cosas, de frente pero con respeto. Acá ya se discutió sobre los usos de los sitios de memoria y parece que no se aprendió”.

Basterra afirmó que hay que calmarse un poco: "acá se están mezclando muchas cosas. Hay que parar la pelota, con humildad, con sencillez, de frente y con respeto. Yo he tenido discusiones en esta semana y he parado algunas situaciones porque se pueden llegar a desmadrar... acusaciones graves como 'tal por cual han recibido mensajes durante 25 años de los represores, se han desprendido de los represores pero siguen con la mentalidad de borrar la historia con alegría...'. La postura de 'vamos a hacerlo igual' que mantienen algunas organizaciones no conduce a nada. Hay que mirar un poquito con calma estas historias jodidas, dolorosas, lamentables, que se vuelven a repetir y que me parece que no está bien porque nos hiere a nosotros mismos. Yo recuerdo mucho a la compañera Mabel Gutiérrez, que justamente ponía sobre la mesa lo que eran los sentimientos de los familiares, y ella hablaba tras haber analizado lo sucedido a lo largo del tiempo respecto a cuáles habían sido los cambios primero de rechazo por ejemplo al sobreviviente, luego de recepción, ya que el sobreviviente tenía una actitud diferente al de mucha gente que trataba de olvidar, mientras que el sobreviviente lo ponía sobre la mesa, era el testigo vivo de la historia. Y tratar mal a un sobreviviente no es bueno”.

Y mucho menos en el mismo lugar en el que fue torturado y secuestrado, tal como les pasó a los integrantes de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos la semana pasada.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Ni un pibe, ni una piba menos: En la Reina del Plata, la pobreza tiene cara de niño

Inés Hayes (ACTA)

En la ciudad más rica del país, el 87% de los hogares con 4 o más hijos son pobres. Si bien cuenta con uno de los PBI más altos de la región, la reina del plata es una ciudad marcadamente desigual: en 2012 los más ricos ganaban 13 veces más que los más pobres al tiempo que el 10 % más pobre de la Ciudad obtenía únicamente el 1,8% de los ingresos mientras que el más rico se quedaba con el 26,9%.

Pero para poder dar cuenta de las condiciones de vida de la población porteña hay que conocer las canastas de consumo construidas por la Dirección de Estadísticas de la Ciudad que van desde la más básica que incluye el valor de alimentos y bebidas, hasta la que tiene en cuenta la satisfacción de un conjunto más amplio de necesidades como servicios, telefonía, transporte, útiles escolares, artículos de limpieza, bienes para el cuidado personal, esparcimiento, indumentaria, remedios y salud y bienes durables para el hogar como muebles o electrodomésticos.

Mientras que la canasta alimentaria sólo alcanza para sobrevivir y su valor para una pareja con dos hijos era a fines de 2012 de 2588 pesos, la canasta total era de 5662 pesos. Según la Dirección de Estadísticas de la Ciudad, 41.381 (3,4%) hogares no alcanzan la canasta mínima y 936.171 (23,3%) no alcanza la canasta total. En la capital de las espigas de oro, un 10% de la población es considerada vulnerable. Eufemismo aparte, tienen muchas probabilidades de caer en la pobreza debido a la inflación o por la inestabilidad del empleo.

Si bien hace unos 40 años, todos los argentinos comían más o menos lo mismo, los patrones de consumo fueron cambiando a lo largo del tiempo y hoy, a medida que decrece el ingreso, en los barrios populares, se consumen más fideos, pan, papas y desciende el consumo de carne, verduras y frutas. Mientras unos pocos comen sushi y en una cena gastan lo que en los comedores populares alcanzaría para cubrir una semana, en los barrios más humildes las familias pasan hambre.

En relación al trabajo, el 40% de las personas que tienen empleo, perciben salarios que van entre los $3200 y los $4000, es decir, casi la mitad de la población porteña no llega a los 5.600 que necesitaría, según la Dirección de Estadísticas de la Ciudad en 2012, una familia tipo (con 2 hijos) para comenzar a salir de la pobreza.

Infantilización de la pobreza

Según los datos recogidos por Natalia Cillis, Gilda Manco y Clarisa Gambera integrantes del Colectivo de trabajadores/as de niñez de la CTA Capital , los hogares con niños hasta 18 años son los que muestran las peores condiciones de vida al tiempo que la proporción de personas indigentes se duplica en el caso de los niños y adolescentes: 1 de cada 10 chicos son indigentes. Y si se toma en cuenta una canasta que además de alimentos, incluye transporte, expensas, vestimenta, esparcimiento, resulta que el 47% de los chicos de la ciudad no pueden acceder a ella, es decir que casi la mitad de los chicos de la ciudad no acceden a una vida digna.

En este contexto, que el 24% de niños y adolescentes no estén incluidos en la Asignación Universal por Hijo es aún más grave. Y en la Ciudad de Buenos Aires, el programa ciudadanía porteña que tiene como fin que no exista ningún hogar por debajo de la línea de indigencia se encuentra cerrado desde hace algunos años.

Territorio y hábitat: dos ciudades antagónicas

Con solo caminar por las calles porteñas salta a la vista cómo se expresa geográficamente la desigualdad. Existen fragmentos de ciudad sobre-equipados, donde se concentran ghettos de privilegio que desnaturalizan la trama urbana histórica y la identidad de algunos barrios de la ciudad. Por otro lado, se observan extensas áreas deterioradas en el sur y oeste de la ciudad, donde se refugia la población expulsada de otros barrios.

En los últimos 10 años han aumentado preocupantemente los hogares sin acceso a servicios como los desagues a la red cloacal, el agua y el gas de red teniendo que utilizar garrafa, leña o carbón. Los hogares sin agua de red aumentaron de 1100 a 4651 y 70.000 son los hogares que no cuentan con gas de red. El 17% de la población en la Ciudad de Buenos Aires desarrolla su vida en condiciones habitacionales deficitarias. La proporción de hogares afectados por problemas habitacionales en la Ciudad aumento un 78% en estos últimos 20 años.

El bajo presupuesto destinado a la urbanización de los barrios precarios está dando cuenta que por detrás existe un interés inmobiliario de la gestión macrista, en el que se está produciendo un proceso de alta valorización del suelo, que tiende a dificultar y desalentar la permanencia en los barrios, fomentando el traslado de las familias hacia sus lugares de origen. De esta manera no se garantiza el derecho a vivir en la Ciudad y se promueve un modelo de Ciudad excluyente. En la última década, el 60% de las construcciones son suntuosas y de alto valor de mercado. En la Ciudad más opulenta de la Argentina, 163.587 personas viven en villas y asentamientos. El 86% de los hogares que residen en villas son pobres y el 23% no costea la canasta alimentaría.

La mala educación

El 13.7% de los adolescentes de 15 a 18 años de bajos ingresos ni estudia ni trabaja. En contraste, cuando se analiza la población con mayores ingresos, no se encuentran adolescentes en esta situación. Mientras que entre los jóvenes de 19 a 24 años el 6% ni estudia ni trabaja, en el caso de los jóvenes de bajos recursos esta proporción se triplica.

Si bien se ha extendido la obligatoriedad del nivel secundario, en la Ciudad de Buenos Aires, el 18,2% de los adolescentes pobres abandonó la escuela. Según el Ministro Bullrich la tasa de repitencia en primero y segundo año del secundario es del 25%. Según el censo nacional del INDEC intervenido, llamativamente la situación de deserción escolar entre los chicos de entre 15 y 17 en vez de mejorar empeoró con respecto al 2001.

Por su parte alrededor del 75% de los jóvenes de bajos ingresos de 19 a 24 años no terminaron el secundario. Entre los jóvenes pertenecientes a los hogares de mayores ingresos este porcentaje es tan sólo del 4,2%.

Cuando se analiza el acceso a los estudios universitarios la realidad es aún más desigual: de cada 10 jóvenes de los hogares más vulnerables de la Ciudad de Buenos Aires solo 1 logra acceder.

Salud para pocos

El 72% de los niños y adolescentes de bajos ingresos familiares no cuenta con obra social o prepaga y su única opción es el hospital Público y en la actualidad la salud pública se encuentra en situación crítica no solo en la Ciudad de Buenos Aires sino en todo el país. La falta de insumos básicos y de personal en determinadas especialidades como anestesistas, enfermeros, neonatólogos, repercute directamente en el funcionamiento de servicios esenciales, vulnerando el derecho de la población a ser atendida. La tasa de mortalidad infantil, que contempla a los menores de un año, en la Ciudad de Buenos Aires fue de 8,5 por mil en el 2011, frente al 6,7 por mil en el 2010, y desde hace 10 años oscila entre valores parecidos. Es decir que aumentó un 26%, situación que se agrava en las comunas más pobres de la Ciudad.

Los datos desnudan una de las caras más vergonzosas de esta Ciudad dando cuenta que en la zona sur, la tasa de mortalidad infantil se duplica respecto de los valores de la zona norte: 11 de cada mil niños mueren en la zona Sur mientras que en la zona norte ese número es de 5: nacer en la zona Sur tiene menos probabilidades de sobrevivir que en la zona Norte.

Por otra parte, vivir en villas y asentamientos implica también que las ambulancias se nieguen a entrar. Son conocidos los casos de muertes que se pudieron haber evitado si las ambulancias no se hubieran negado a prestar su servicio público. Otro de los ejemplos de la desatención en la zona Sur es el Hospital de Lugano que si bien fue pensado como de alta complejidad (teniendo en cuenta la necesidad de contar con esos servicios en una zona de alta densidad poblacional) terminó funcionando como un centro de atención intermedio.

La Coordinación de Políticas Sociales en Adicciones sólo representa el 1% del presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social cuando el consumo de drogas, sobre todo del paco, aumenta año a año llevándose la vida de miles de niños y adolescentes.

Según la investigación de Cillis, Manco y Gambera, el macrismo no garantiza los derechos de los niños y adolescentes, sólo se aboca a atender de manera deficitaria la emergencia como denuncian trabajadores y trabajadoras del Estado y referentes de organizaciones. En palabras de Alcira Daroqui, directora de la carrera de Sociología de la UBA, presente en las charlas Ni un pibe menos, “en esta sociedad precaria las ideas y los horizontes que deseamos alcanzar son también cada vez más precarios”.

Artículo escrito en base a la investigación de Natalia Cillis, Gilda Manco y Clarisa Gambera, integrantes del Colectivo de trabajadores/as de niñez de la CTA Capital en el marco del Ciclo de Formación, Charlas y Debate “Ni un pibe menos”, organizado por la Central porteña. Esta nota fue publicada en el periódico 96 de la CTA.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba. Juicio La Perla: En la Plaza Lavalle, se homenajeó a los desaparecidos

Katy Garcia (PRENSA RED)

En el marco del megajuicio La Perla que se realiza en Tribunales Federales (1), vecinos de la “república” de San Vicente y alrededores junto a instituciones del estado y organizaciones de derechos humanos recordaron a los detenidos desaparecidos del barrio. Hubo muestras, música, y se plantaron árboles por la vida.

Podría decirse que el “Juicio sale a la calle” es una experiencia extramuros que se conecta, directamente, con otra –intramuros- que si bien es abierta al público, se desarrolla en un espacio acotado, formal, con códigos y rituales propios de un juicio.

El “Juicio sale a la calle” invade un espacio público dado, lo interpela y resignifica. En este caso, el lugar elegido es una de las tres plazas de una barriada que presume de su historia y de su identidad. No por nada se conoce como “la república” de San Vicente.

El sábado, en la Plaza Lavalle, se entremezclaron feriantes, músicos, artistas, familiares, amigos, y vecinos para recordar a los militantes populares asesinados entre 1975 y 1978, que habitaron este barrio, y que son parte de los 30 mil.

Los feriantes, como lo hacen siempre, acomodan en sus mesas variados productos que comercian para ganarse la vida. La calesita y sus corceles reparten alegría. Unos chicos corretean y otros dibujan y pintan.

Las Tejedoras y Bordadoras por la Paz adornaban con flores de papel crepe rojo el edificio y los puestos de la feria. Y los prendedores de flores rojas, tejidas al crochet, encontraron numerosas solapas que las lucieron con orgullo. Mientras, se armó el sonido y se improvisó un escenario en la calle. Desde ese lugar, Juan Vivar, hizo las presentaciones y evocó con emoción como eran aquellos jóvenes que vivían en el barrio, militaban y luchaban por un país más justo.

Resonaron bien fuerte las historias y las identidades políticas de los militantes populares Horacio José Álvarez (médico), Andrés Lucio Ariza (periodista), Miguel Ángel Morán (estudiante secundario), Luis Ernesto Márquez (obrero metalúrgico), María del Carmen del Bosco (estudiante de psicología), Carlos Juan Allende (obrero de Kaiser y estudiante) y Luis Canfaila (estudiante de derecho). Y en María Luz Mujica de Ruartes (estudiante) y Enrique Horacio Fernández (médico), secuestrados el 2 de diciembre de 1976, de esta plaza, se homenajeó a las 417 víctimas del estado terrorista y que tiene en el banquillo a una cuarentena de represores en el banquillo. Dos árboles por la vida fueron plantados en el lugar y se clocó una placa recordatoria.

La potente banda A.L.M.A hizo palpitar con su ritmo rocanrolero a la plaza y luego desfilaron las murgas de Parche en Parche y la Barriada de Yapeyú.

Fueron expuestos productos realizados en los talleres del sitio de memoria la Ribera y las puertas del Centro Cultural permanecieron abiertas para que los vecinos y vecinas visitaran la muestra itinerante “Historias de Vida 2” y “Memorias antes del Golpe”, producidas por el sitio de memoria La Ribera.

También se pudo recorrer la muestra “Historias de vida de los trabajadores municipales”, realizada por la Dirección de derechos humanos de la Municipalidad y que fuera inaugurada el pasado 30 de Agosto durante las jornadas organizadas por el Área de Historia Oral del Centro Cultural San Vicente en conmemoración del Día Internacional de Detenido- Desaparecido. Asimismo, se proyectaron micros documentales sobre la militancia de los 70.

Al atardecer, tocó el grupo Circo Da Vinci, que amalgama músicas, teatro y humor con elementos circenses. Luego vinieron los agradecimientos y el grito que hace presentes a los que faltan.

La actividad fue coordinada y organizada por el Sitio de la Memoria –ex campo de concentración- y promoción de derechos humanos La Ribera, la organización H.I.J.O.S, el Centro Cultural San Vicente y la Dirección de derechos humanos de la Municipalidad de Córdoba y las Tejedoras y Bordadoras por la Paz. Con otros actores y en otros espacios públicos como las Plazas de Alta Córdoba, de Alberdi y el Espacio La Ribera, el Juicio por crímenes de lesa humanidad, que se desarrolla en Tribunales Federales, salió a la calle. Y esto sigue. Próximamente, en otras plazas, en otras calles, nuevamente, arderá la memoria.

1) El Juicio La Perla que investiga crímenes de lesa humanidad cometidos durante el estado terrorista se realiza en el primer piso de la Torre de Tribunales Federales, sito en Concepción Arenales esquina Paunero. Las audiencias son públicas y se realizan los martes, miércoles y jueves desde las 10. Con la sola presentación del DNI cualquier ciudadano puede asistir.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Avances de la querella argentina por crímenes del franquismo

LA RETAGUARDIA

Hace dos semanas llegaron a la Argentina familiares y víctimas del franquismo para avanzar en la querella que se inició en nuestro país, a partir del principio de justicia universal, con el objetivo de juzgar los crímenes cometidos en España. Carlos Slepoy, uno de los abogados que impulsó en Italia y España las causas por crímenes cometidos durante la dictadura argentina cuando aquí regían aún las leyes de impunidad, y que acompaña ahora a los familiares españoles, destacó los avances conseguidos.

Durante los últimos días mantuvieron varios encuentros con la jueza María Romilda Servini de Cubría, que es quien lleva adelante la causa, además de reunirse con legisladores nacionales, bonaerenses y porteños, y distintas organizaciones sociales y de derechos humanos que manifestaron su apoyo a la querella.

Soledad Luque es española y tiene un hermano mellizo que fue apropiado. En 1965 le dijeron a su madre que el niño estaba muerto, pero nunca le mostraron el cuerpo. Por averiguaciones posteriores surgieron contradicciones entre los registros de entrada, la partida de nacimiento y las certificaciones médicas. Luque ha realizado las acciones judiciales correspondientes en España, pero esto ha sido infructuoso ya que la justicia de ese país consideró que faltaban pruebas.

“Esto se repite en España de una manera generalizada. Hay más de 1500 denuncias interpuestas correspondientes al período posterior a los años 1951-1952”, explicó el abogado Carlos Slepoy a Oral y Público. Según una resolución del juez Baltazar Garzón, basada en investigaciones históricas, se calcula que en el período posterior a la guerra civil española, es decir desde 1939 hasta 1952 aproximadamente, hay 30.000 niños apropiados. “Esto se dio a través de un método absolutamente legalizado porque había decretos en tal sentido, conforme a los cuales les quitaban los niños a las madres republicanas en la prisión o en otros lugares que estuvieran, y se entregaban o bien a familias relacionadas con el régimen o a instituciones públicas de tal modo que se les sustraía y cambiaba la identidad a estas personas. Esto luego se convirtió en una práctica generalizada en España, aprovechando las estructuras ya creadas y se convirtieron en un negocio. Esto les ha pasado fundamentalmente a familias pobres, madres solteras, a las cuales en forma sistemática se les decía que los niños habían fallecido, y luego no se encontraba el cuerpo, no se sabía dónde estaban, las partidas son contradictorias, y esto ha dado origen a un gran movimiento especialmente en los últimos años, conforme al cual han surgido asociaciones que reclaman por estos niños robados en todo el territorio español”, agregó Slepoy. Algunos hablan de decenas de miles de niños apropiados, otros refieren centenares de miles.

Si bien en España existen algunas investigaciones aisladas sobre este tema, la mayoría han sido archivada por los juzgados. En palabras de Slepoy, esto se debe a que “no se quiere apreciar que esto fue parte de un plan absolutamente establecido desde las estructuras del Estado, una práctica sistemática y generalizada, una verdadera trama delictiva que tiene la categoría de crimen contra la humanidad, y por tanto como no se quiere investigar este tipo de crímenes se aíslan los procesos”.

Este es el motivo por el que Soledad Luque se encuentra en Argentina, junto a Jose María Galante y Josu Ibargutxi, en representación de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina, que se interpuso el 14 de abril de 2010 con el objetivo de que se investiguen los crímenes cometidos por la dictadura franquista, se identifique a sus responsables y se los juzgue.

En diálogo con Oral y Público, Carlos Slepoy detalló las distintas actividades que llevaron adelante en el transcurso de estas dos semanas en el país. En dos oportunidades se reunieron con la jueza de la causa, María Romilda Servini de Cubría: “el segundo encuentro fue precedido por la presencia de varios actores como Cecilia Rosetto y Gastón Pauls, y la madre de Plaza de Mayo-Línea Fundadora Nora Cortiñas, que fueron a verla para manifestarle el apoyo de los organismos de derechos humanos y del mundo artístico a la causa que está llevando. Posteriormente, hablamos nosotros con ella y le solicitamos varias medidas. Una de ellas es que se libren órdenes de captura internacional contra varios integrantes del franquismo, especialmente de la última etapa. Las personas que vinieron desde España son presos políticos del franquismo, estuvieron muchos años en la cárcel, y fueron torturados reiteradamente por algunas de las personas cuya imputación solicitamos. Tenemos grandes expectativas respecto de lo que vaya a hacer la jueza, tenemos previsto en este sentido una próxima reunión la semana que viene de la que seguramente sacaremos algunas conclusiones positivas, esa es nuestra impresión. Por otra parte, ellos vinieron en representación de un gran movimiento social que se ha quedado en España de apoyo a la querella argentina, hay pronunciamientos de múltiples municipios y ayuntamientos. Nosotros la verdad que hemos venido con intención de impulsar el procedimiento pero jamás pensábamos que íbamos a tener la receptividad que se ha logrado”, aseguró Slepoy.

Sucede que entre las distintas reuniones mantenidas se logró que desde el Congreso se emitiera una declaración que será elevada al pleno para que salga como una resolución de la totalidad del parlamento argentino: “nos reunimos con el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez; el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, Remo Carlotto; y otros diputados de distintos bloques como el radicalismo y el socialismo, estuvo Víctor de Gennaro, Victoria Donda, Jorge Rivas. Firmaron una declaración de apoyo del Congreso a esta causa y condenando al franquismo. Al día siguiente estuvimos en la legislatura porteña, en donde ocurrió exactamente lo mismo. Varios legisladores lo firmaron y lo van a elevar al pleno. Estuvimos en la Ciudad de La Plata, en donde el intendente Pablo Bruera sacó un decreto que declara de interés municipal esta causa y estuvimos con legisladores de la provincia de Buenos Aires que van a elevar al pleno también el apoyo de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires”.

Slepoy también destacó la constitución en forma oficial, y con una concurrencia sumamente numerosa, de la plataforma de apoyo a la querella argentina contra los crímenes del franquismo: “han adherido más de cien asociaciones. Cuando hemos estado en La Plata también se adhirieron asociaciones de allí, asociaciones que se van extendiendo cada vez más para demostrar la solidaridad del pueblo argentino con las víctimas del franquismo. Por otra parte, hemos estado en el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde ha habido problemas con las videoconferencias que se iban a realizar, se suspendieron las que iban a efectuarse desde el Consulado Argentino en Madrid, y la última fue producto de una queja del gobierno español, que fue aceptada, para nosotros en forma inadmisible, por el embajador argentino, advirtiendo a la jueza que esto podía deteriorar las relaciones entre ambos países”.

De todos modos, Carlos Slepoy consideró que a pesar del poco tiempo que llevan en Argentina se ha desarrollado una serie de actividades muy importantes: “esto tiene que ver además con mucha gente que está trabajando desde hace bastante tiempo en apoyo a esto, los abogados que hay en la causa, que son los doctores Máximo Castex, Ricardo Huñis, Beinusz Szmukler, Héctor Trajtemberg y Carlos Zamorano, nosotros somos dos que trabajamos desde España, Ana Mesutti y yo, pero se van incorporando muchos otros abogados en distintos lugares del territorio, se está viviendo la sensación de que se puede repetir, cambiando lo que hay que cambiar, la historia de la importancia que tuvo la querella que se llevó adelante en España respecto a los crímenes de la dictadura argentina, y los países que integraron el Plan Cóndor que tan beneficioso ha sido para poner un fin a la impunidad en los países de América. Queremos provocar el mismo efecto”.

Slepoy, descripto como un “imprescindible” por Víctor Basterra, destacó la importancia de contar con el apoyo del pueblo argentino en una causa como la del robo de niños durante el franquismo, un tema ignorado por propios y extraños hasta hace poco tiempo: “siempre cuento que cuando las Abuelas de Plaza de Mayo fueron a España y plantearon que había aproximadamente 500 niños secuestrados en Argentina, todo el mundo se escandalizó, y ahora sabemos que en España son decenas de miles, sino centenares, y esto permaneció absolutamente oculto. Y ahora está saliendo a la luz y está revolucionando las conciencias en España”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.