viernes, 27 de septiembre de 2013

De la primavera al otoño árabe (Parte II y última)

Claudio Katz (especial para ARGENPRESS.info)

Comparaciones con América Latina

Cualquier acontecimiento político- social en un lugar del mundo árabe tiene un rápido impacto sobre otra localidad. Así ocurrió con la primavera y con la ofensiva posterior para sepultarla. Estos efectos confirman la existencia de un universo común, resultante de condiciones históricas similares. Como en América Latina sucede lo mismo, ciertas comparaciones son pertinentes.

Medio Oriente ha padecido el demoledor impacto del neoliberalismo. Las presiones por privatizar, abrir los mercados, reducir el gasto social y eliminar subsidios a los alimentos masificaron el desempleo y la precarización del trabajo. Como en Latinoamérica millones de jóvenes fueron empujados al desamparo. No pueden subsistir en sus países y tienen vedada la emigración a Europa, en un marco de elevada presión demográfica. Estos desposeídos encendieron la mecha de la primavera, cuando un vendedor tunecino se inmoló para protestar contra las prohibiciones a la venta callejera. (1)

Las demandas democráticas contra los regímenes semi-dictatoriales han sido el elemento unificador de las movilizaciones. Como en América Latina la exigencia de nuevas Constituciones irrumpe en todas partes.

Estados Unidos le asigna al Medio Oriente una importancia estratégica semejante al sur del hemisferio americano. Depreda el petróleo y los recursos naturales de ambas regiones con la misma impunidad. Las dos zonas han padecido históricamente un trato colonial de patio trasero. El canal de Suez estuvo sometido a un control imperial similar al canal de Panamá. Las bases militares del Pentágono en Arabia Saudita cumplen la misma función que las instalaciones en Colombia y las amenazas de bombardeo a Irán son semejantes al chantaje que soporta Venezuela.

Por estas razones en Medio Oriente predomina la misma hostilidad popular hacia el imperialismo que se observa en América Latina. Algunas comparaciones que se establecieron inicialmente entre la primavera y las revoluciones de terciopelo en Europa Oriental omitieron este dato. Aunque la clase media liberal comparte los valores norteamericanos, la sublevación árabe no irrumpió para copiar a Occidente. Estuvo motivada por el rechazo a las tiranías que amparó el imperio.

Estados Unidos conoce esa animadversión. Celebró la caída del muro de Berlín, pero no el derrumbe de sus títeres de Egipto o Túnez. Ha vivido el desplome de Mubarak con el mismo pesar que el destronamiento del Shá de Irán.

Pero los procesos políticos de América Latina han seguido un rumbo muy diferente. La región no sufrió destrucciones bélicas, ni desangres internos. Las tragedias de Irak, Argelia o Siria son vistas como acontecimientos lejanos.

Esta diferencia obedece a muchas razones, pero un aspecto central ha sido el dispar destino de las tradiciones nacionalistas, progresistas y de izquierda, que se reconstituyeron en Latinoamérica y declinaron en los países árabes. La expectativa de una recuperación de ese legado bajo el impulso de la primavera no se verificado. Al contrario, las organizaciones político-religiosas conservadoras han consolidado su predominio, en desmedro del laicismo antiimperialista. (2)

En América Latina la derecha actúa a través de los medios de comunicación, los partidos y el dinero. La iglesia católica ha perdido fieles y compite con una multitud de sectas evangélicas. No existe ninguna fuerza regresiva a escala regional comparable con el enraizamiento logrado por la Hermandad Musulmana. (3)

Esta disparidad de caminos se expresa en la pujanza de los ideales de unidad latinoamericana, en contraste con el retroceso que afronta el panarabismo. Esta meta quedó inicialmente golpeada por el fracasado ensayo de una República Árabe Unida (1957-61), por las derrotas de Palestina frente a Israel y por la decadencia del Baath. La guerra actual en Siria refuerza esta regresión. Existen algunos síntomas de resurgimiento del nasserismo, pero todavía no indican una tendencia y están muy lejos de cualquier proceso latinoamericano conectado al ALBA.

Ciertamente las experiencias nacionalistas de la segunda mitad del siglo XX legaron más frustraciones que realizaciones en América Latina. Pero en ningún país se registró la degradación que tuvieron los regímenes de Argelia, Irak, Libia o Siria.

Esta diferencia se extiende también a la presencia de la izquierda, que en América Latina logró permanencia a través la revolución cubana. Esta continuidad ha sido retomada por Bolivia y Venezuela. La izquierda árabe protagonizó experiencias de gobierno (Yemen) y alcanzó arraigo (Irak, Siria), pero sufrió traumáticas derrotas y no pudo conservar su influencia.

En última instancia las diferencias entre ambas regiones obedecen a condicionamientos históricos muy dispares. La secularización que conquistó América Latina con las revoluciones de la Independencia del siglo XIX, nunca fue lograda por el mundo árabe.

Ese proceso permitió forjar estados nacionales con rasgos modernos de laicismo y relativa separación de la iglesia y el estado. Las revoluciones burguesas fueron incompletas pero facilitaron una tradición democrática, que se proyectó a las luchas sociales y a los movimientos populares de la última centuria. Por el contrario en los países árabes subsistió la tutela teocrática y los privilegios religiosos-educativos de los clérigos del Islam. Esta carga torna más compleja la batalla de los movimientos progresistas. (4)

Una respuesta desde la izquierda

Los debates en la izquierda han sido muy dispares desde el comienzo de la primavera. Las posturas actuales en torno a Siria reproducen lo ya discutido frente a Libia. No es sencillo tomar posición frente a situaciones alejadas de un campo progresista visible.

En Medio Oriente proliferan los grises y existen formaciones de derecha e izquierda en los bandos en pugna. También abundan las paradojas y las coincidencias de opuestos. Los nazis de Europa apoyan a Assad porque son islamofóbicos y varios partidos comunistas lo sostienen, como un dique de contención de los Estados Unidos.

Pero frente a la inminencia de un bombardeo hubo total unanimidad en el rechazo a la intervención imperialista. Todas las corrientes subrayaron que el pueblo sirio debe adoptar sus propias decisiones sin ninguna interferencia externa. Si Estados Unidos bombardea las consecuencias serán más adversas para la población. No hay que repetir lo ocurrido con Noriega en Panamá o con Sadam en Irak. Son los ciudadanos de cada país y no los marines, quiénes deben juzgar a los tiranos.

Las caracterizaciones acertadas de la situación siria subrayan que hubo un legítimo levantamiento democrático, reprimido por el gobierno y copado por los agentes de Estados Unidos y las milicias yihadistas. Esa usurpación acentuó las tensiones intercomunitarias y desembocó en una guerra civil sin resultados progresistas a la vista. En estas condiciones el triunfo de uno u otro, no abriría horizontes de independencia nacional, democratización o mejoras sociales.

Libia ofrece un antecedente cercano de esta misma encerrona. Una rebelión inspirada en demandas democráticas fue dominada por clanes serviles del imperialismo y las empresas petroleras. Gadafi no cayó como Mubarak o Ben Ali por el descontento popular. Fue tumbado mediante una operación militar controlada por la OTAN. (5)

Una forma de evitar la repetición de ese desenlace o su opuesto (masacres de la oposición como en Argelia) sería el fin de las hostilidades, gestado a partir de tratativas concretadas por los sectores progresistas. Es la propuesta promovida por algunas personalidades y movimientos sociales embarcados en la campaña por la “Paz con Justicia”. Trabajan con sectores de ambos campos para alcanzar un alto el fuego y la apertura de negociaciones. Denuncian la intervención del imperialismo y el peligro de un desmantelamiento colonial de Siria. (6)

Esta iniciativa es totalmente ajena a las negociaciones que desarrollan Obama y Putin y a las propuestas de la Liga Árabe o los gobiernos europeos. La paz debe discutirse por abajo, retomando las demandas democráticas que originaron la crisis actual y reconociendo los reclamos nacionales kurdos.

Una propuesta de ese tipo fue impulsada por dirigentes latinoamericanos del ALBA durante guerra en Libia. Denunciaron el cerco imperial, la zona de exclusión de la OTAN y la acción del espionaje norteamericano. Promovieron una mediación entre ambas partes, que hubiera sido más progresiva que el derrocamiento de Gadafi por los agentes del Pentágono.

Frente a Siria estas propuestas han sido acompañadas en ciertos casos por categóricas actitudes de apoyo al gobierno de Assad. Especialmente el gobierno de Venezuela realiza visitas de solidaridad y explicita ese sostén. Esta actitud se explica por la percepción de una amenaza imperial semejante.

Existen abrumadoras pruebas de las conspiraciones que impulsan la CIA y el Departamento de Estado, para repetir en Sudamérica las agresiones de Medio Oriente. Frente a este peligro los gobiernos del ALBA construyen alianzas internacionales con los adversarios de Estados Unidos (Rusia, China, Irán), para asegurarse protección defensiva.

Esta estrategia es totalmente comprensible y legitima, pero no obliga a ningún elogio de Assad. Existen numerosos antecedentes de alianzas militares y convergencias diplomáticas, que eluden opiniones sobre los gobiernos involucrados en los acuerdos. Esta omisión sería particularmente pertinente, frente a un régimen que acumula tantas acusaciones.

Los movimientos sociales, las organizaciones populares y los intelectuales de izquierda no cargan con las obligaciones que afrontan los funcionarios de cualquier estado. Tienen la posibilidad de exponer abiertamente su opinión sobre Siria. Decir la verdad es indispensable para actuar como militantes solidarios con los sufrimientos de cualquier pueblo.

Pero esta responsabilidad debería extenderse también a muchos críticos de Evo, Maduro y Fidel, que exigen pronunciamientos reñidos con las necesidades de defensa que afrontan los procesos revolucionarios o radicales. Olvidan que no es lo mismo escribir un manifiesto que confrontar diariamente con alguna amenaza del Pentágono. Si la revolución cubana ha logrado resistir durante 50 años y Venezuela o Bolivia evitaron la sangría que padece Medio Oriente, es porque alguien supo actuar con la inteligencia que no demuestran los objetores.

Dos posturas erróneas

Algunas corrientes de izquierda estiman que el levantamiento democrático inicial en Siria se ha profundizado y radicalizado, hasta convertirse en una revolución popular que tiende a tumbar al régimen. Asignan un carácter progresista a la dirección de este movimiento, desestiman la influencia norteamericana y consideran que los yihadistas cumplen un rol secundario.

Partiendo de esta caracterización promueven la victoria de la oposición, desechan las convocatorias al diálogo, reclaman el reconocimiento internacional de los rebeldes como fuerza beligerante y exigen la entrega de armas a este sector. (7)

Pero esta postura es contradictoria con el rechazo de un bombardeo norteamericano que debilitaría al enemigo a vencer. El Pentágono es el gran proveedor de las armas pesadas que se solicitan y el Departamento de Estado es el principal interlocutor, para jerarquizar la relevancia internacional de la oposición. Varios sectores del establishment estadounidense toman en cuenta ese rol para motorizar una política más activa contra Assad.

Se podría alegar que esta coincidencia con el imperialismo tiende precedentes históricos en movimientos populares, que concertaron compromisos con las potencias para sostener sus luchas nacionales. Los irlandeses del IRA aceptaban armas del Kaiser y los maquis franceses recibían pertrechos de los norteamericanos. ¿Pero la derrota de Assad equivaldría al desmoronamiento de Hitler? ¿Los marines y los yihadistas se asemejan a las resistencias europeas en las guerras mundiales?

Es más sensato comparar al grueso de las milicias de la oposición siria con los kosovares de Europa Oriental, que se transformaron en agentes OTAN o con los afganos que devinieron en talibanes. La escalada bélica aumentó la subordinación de esos sectores a sus sponsors imperiales. Hay muchas discusiones sobre la gravitación de los yihadistas, pero actúan como fascistas y nunca podrían integrar un campo progresista.

El antecedente libio es muy esclarecedor, puesto que allí se extinguió la progresividad de los opositores cuando se situaron bajo la egida de OTAN. Visto retrospectivamente es evidente la distorsionada idealización que hicieron algunas vertientes de la izquierda de los denominados “rebeldes”. No sólo fue erróneo reclamar armas para un sector que ya recibía un arsenal desde Qatar, Arabia Saudita y Estados Unidos, sino también aprobar la “zona de exclusión” que establecieron las potencias occidentales sobre el espacio aéreo de ese país. (8)

La victoria de la oposición no fue un “triunfo popular”. Una coalición de fuerzas reaccionarias ganó la partida y reforzó la gravitación del imperialismo en la zona. Este balance es evidente para cualquier observador. No lo pueden registrar quiénes adoptan una actitud de celebración ingenua de cualquier revuelta. Suelen omitir quién sostiene los levantamientos y cuáles son los propósitos e intereses de su dirección. (9)

La postura opuesta considera que la guerra en Siria es un resultado unívoco de conspiraciones imperiales perpetradas a través de mercenarios, para socavar a un gobierno tolerante, laico y embarcado en la continuidad del proyecto panárabe. (10)

Otras variantes más atenuadas de esta visión silencian el problema. Suelen denunciar la intervención del imperialismo, evitando cualquier mención de Assad, como si se librará una batalla abstracta sin protagonistas de carne y hueso.

Estas miradas cierran los ojos ante el horror creado por las masacres de familias indefensas. Al omitir la existencia de estos hechos o atribuirlos a infiltrados externos se reproduce un viejo vicio de negación. Esa actitud condujo durante décadas a ignorar los crímenes de Stalin y propinó un terrible daño a la causa del socialismo.

No tiene sentido edulcorar la imagen de Assad con fantasiosos supuestos de progresismo. Encabeza un régimen opresivo que enterró todos los vestigios del nacionalismo antiimperialista. La demonización norteamericana no debe conducir a reivindicar lo indefendible.

Con esta misma actitud algunos autores presentaron a Gadafi como un coronel patriótico, que antes de su asesinato preparaba la radicalización revolucionaria de su régimen. (11) Esta imagen invierte la realidad. El coronel transitaba por un carril opuesto de compromisos con las empresas petroleras occidentales, para reforzar políticas neoliberales al servicio de los clanes privilegiados.

La defensa de Asad como reacción a la barbarie que despliega el imperialismo constituye una inadmisible simplificación. Una gran variedad de criminales pululan por la escena contemporánea. Los maxi-genocidas del Pentágono coexisten con los mini-genocidas del mundo árabe.

La reducción de complejos procesos políticos a una simple oposición entre dos campos impide entender lo que está ocurriendo. El ultimátum de “estar con uno u otro” termina generado el desprestigio de la izquierda. Es la mirada binaria que condujo a aceptar la invasión rusa a Checoslovaquia o la represión de Tian An Men. La acción criminal de los talibanes enfrentados con Washington demuestra que algunos adversarios coyunturales de Estados Unidos no son mejores que el imperio.

La izquierda no debe callar. Cuando se resigna a la “Realpolítik” olvida su compromiso con la defensa del derecho básico a la vida. Con esa renuncia empieza la sutil adaptación a lo que siempre ha combatido.

Principios, tácticas y posibilidades

En Medio Oriente las fuerzas reaccionarias están ubicadas en varios bandos. Actúan con el imperialismo, con ejércitos represivos y con islamistas conservadores. En ciertas oportunidades predomina la asociación entre estas vertientes y en otros casos el conflicto. No hay someterse al chantaje de optar por alguno de ellos.

Este problema apareció recientemente en Egipto, cuando los militares se hicieron eco de una demanda democrática y masacraron posteriormente a los islamistas. No es admisible que la izquierda se ubique en uno u otro bando. Es tan desacertado defender a un impugnado en las calles, como avalar los asesinatos de los Hermanos Musulmanes. Este problema ha generado una fuerte discusión en ese país. (12)

Otra falsa opción se planteó en Mali frente a la intervención francesa. Algunas justificaciones del operativo alertaron contra los yihadistas y resaltaron la conveniencia de un contrapeso geopolítico a la presencia norteamericana.

Pero también aquí rige el principio de respetar el derecho de cada pueblo a resolver sus conflictos sin injerencia externa. Los yihadistas y franceses son agresores y no artífices de un mal menor. El secesionismo y las ambiciones imperiales son igualmente nefastos y la izquierda no tiene porque resignarse a elegir entre opciones regresivas. (13)

Ciertamente no alcanzan los enunciados generales y en cada circunstancia se plantean formulaciones tácticas que priorizan uno u otro peligro. Frente al inminente bombardeo norteamericano a Siria tiene evidente primacía la denuncia de esa intervención. En ese momento la crítica al régimen de Assad debe quedar inscripta en la batalla central contra el imperialismo.

Conviene recordar que cuando el criminal Hitler invadió la URSS gobernada por el criminal Stalin, la izquierda se colocó en el campo soviético, sabiendo que la derrota del nazismo era indispensable para cualquier proyecto democrático. Lo mismo vale para el ataque de Thatcher contra Malvinas bajo la dictadura de Galtieri o la invasión norteamericana a Irak bajo la tiranía de Sadam. Las abstracciones neutralistas son particularmente inconvenientes en estos casos.

Los tres principios que guían a la izquierda -rechazo de las intervenciones imperialistas, oposición a los dictadores y solidaridad con los pueblos sublevados- adoptan formas muy diversas en cada circunstancia.

Estos debates seguramente continuarán, puesto que el mundo árabe atraviesa una conmoción sin precedentes. Todos los mitos sobre la pasividad de ciertos pueblos han quedado desmentidos por los acontecimientos de Medio Oriente.

Se obtuvieron grandes victorias en Egipto y Túnez, pero el desenlace de Libia marcó un giro hacia la contraofensiva derechista. Esta arremetida se ha extendido a Siria y la reacción ensaya varios caminos para sepultar los anhelos populares. Pero El Cairo y Estambul han demostrado que la batalla continúa.

Medio Oriente afronta un contradictorio escenario de luchas y tragedias. La primavera ha devenido en un duro otoño y puede desembocar en un invierno imperial o talibán. Pero el resultado permanece abierto y en muchos lugares se avizoran despuntes de un verano democrático. Hay esperanzas y posibilidades de alcanzar esa estación.

Resumen

La suspensión del bombardeo a Siria ilustró la oposición que enfrentan las agresiones imperialistas. Pero Estados Unidos mantiene su propósito de destruir a un régimen adversario, impedir el resurgimiento de Rusia y frenar el desarrollo nuclear de Irán. No puede repetir Libia en una región que concentra complejas disputas geopolíticas.

Arabia Saudita y Qatar sostienen otro eje reaccionario, mientras Israel consolida la desposesión del pueblo palestino. Los yihadistas cumplen un papel análogo al fascismo y son enemigos de la unidad antiimperialista árabe.

La revuelta democrática en Siria se ha transformado en un desangre manipulado por potencias rivales. Esta involución tiende a repetir lo ocurrido en Irak o Argelia. Las destrucciones imperiales, confesionales y estatal-militares permiten remodelar la estrategia norteamericana. Pero la primavera recobra vitalidad en la oposición a la islamización forzosa que ha irrumpido en Egipto, Turquía y Túnez.

Existen semejanzas con América Latina en los efectos del neoliberalismo, las dictaduras y la dominación extranjera. Pero el predominio confesional y el declive del nacionalismo radical y la izquierda reflejan experiencias políticas y condicionamientos históricos muy diferentes.

La guerra en Siria carece de horizontes progresistas y las campañas por una “Paz con Justicia” aportan una salida. Las obligaciones diplomáticas que enfrentan los gobiernos no se extienden a los movimientos sociales.

El antecedente de Libia demuestra cuán erróneo es el apoyo a los “rebeldes” o al régimen. No existen sólo dos campos en disputa. La primavera ya ha devenido en un duro otoño y puede desembocar en un invierno imperial. Pero también despuntan perspectivas de un verano democrático.

Ver también:
- De la primavera al otoño árabe (Parte I)

Claudio Katz es Economista, Investigador, Profesor. Miembro del EDI (Economistas de Izquierda).

Notas:
1) Ver: Petras James, “Las raíces de las revueltas árabes y lo prematuro de sus celebraciones” www.rebelion.org, 06/03/2011.
2) Ver: Tariq Ali, “Os movimentos dos jóvenes indignados”, noviembre 2011 www.cubadebate.cu Noticias , 30/11/2011
3) Ver: Guerrero Modesto, “La cruzada de un Papa feliz y preventivo”, www.kaosenlared.net, 10/06/2013.
4) Un análisis muy completo en: Amin Samir, El mundo árabe: raíces y complejidades de la crisis, Ruth. La Habana, 2011.
5) Matteuzzi Maurizzio, “La primavera murió en Libia”, www.pagina12.com.ar, 22/10/2011
6) Ver: Houtart Francois, “The Syrian conflicto: analysis and reflections” www.iaen.edu.ec, 31/05/2013. También Armanian Nazanin, “Seis propuestas para la paz”, www.aporrea.org/, 08/09/2013.
7) Ver: Izquierda Socialista, “Repudiemos la intervención imperialista”, www.izquierdasocialista.org.ar/comunicados/db/332.htm 29/08/2013.
8) Este balance en: Selfa Lance, “Revolution, US intervention and the left”, socialistworker.org, 29/03/201
9) Este problema en: Castillo José, “El pueblo libio está terminando con la dictadura”, argentina.indymedia.org, 23/08/2011.
10) Thierry Meyssant, www.voltairenet.org/article169438.html 15/04/2011. Gómez Abascal Ernesto, “Siria Continuación de la guerra”, www.rebelion.org, 20/03/2012. Otoni Pedro, “Doctrina Obama y la guerra en Siria” www.telesurtv.net 09/11/2012. Escobar Pepe, “Por quién doblan las campanas. Siria resiste a Washington”, www.voltairenet.org/ 01/01/2013
11) Escusa Albert, “Libia y la transformación”, ciutadansperlarepublica.blogspot.com, 29/03/2011.
12) Ver: Cruz Alberto, “El suicidio de la izquierda árabe” www.nodo50.org 15/08/2013
Alba Rico Santiago, “Todos en contra de la democracia” ,www.aporrea.org/internacionales 09/09/2013.
13) Ver debate entre; Amin Samir “Mali, Janvier 2013” www.legrandsoir.info/ 09/02/2013, -Amin Samir “Repond sur le Mali” www.m-pep.org 04/02/2013, Drweski Bruno, Page Jean Pierre, “Mali gauche proguerre et recolonisation”, www.legrandsoir.info/ 09/02/2013 -Martial Paul, “Sobre el apoyo de Samir Amin a la intervención francesa” www.kaosenlared.net/. 04/02/2013. También CADTM África condena la intervención Mali, cadtm.org/L 31/01/2013

Bibliografía adicional:
- Amin Samir, “Le printemps arabe” www.mouvements, 01/06/2011.
- Boron Atilio, “Sangre sudor y lagrimas”, www.pagina12.com.ar, 24/08/2011.
- Calloni Stella, “La perversión de las agencias estadounidenses y europeas”. encuentrosindical.org/
- Cantelmi Marcelo,”Otro modelo fallido de democracias imperiales”. www.clarin.com/ 08/12/2012
- Capelán Jorge, “Libia y los intelectuales”, www.argenpress.info 26/08/2011.
- Caviasca Guillermo, “Las contradicciones de las protestas en el mundo árabe”, argentina-socialista.blogspot, 30/08/2011.
- El Shariff Azeldin, “La révolution vue de l'intérieur”, Inprecor, juillet, aout-septembre 2011).
- Escobar Pepe Por qué Catar quiere invadir Siria Asia Times www.rebelion.o 28/09/2012
- Gelman Juan, “Quién uso las armas químicas en Siria?”. www.pagina12.com.ar, 22-09-2013
- Klare Michael. “Sangre por petróleo”. El nuevo desafío imperial, Socialist Register 2004, CLACSO, Buenos Aires 2005.
- Molina Eguía Eduardo, “Libia una polémica”, www.pts.org.ar,.27/10/2011
- Naim Mosiés, “Que tiene que ver Auschivtz con Bengazi”, elpais.com/diario/2011,27-3-2011
- Nair Sami, “La guerra anunciada”, El País, 16-11-2012
- Nye Joseph, “La historia no absolverá” www.project-syndicate.org 11/03/2013
- Socialistas revolucionarios: “Siria: Estamos con la revolución popular”, 31-8-2013 06/09/2013.
- Stefanoni Pablo, “Las izquierdas frente a la guerra”. www.aporrea.org/internacionales,
- Tanuro Daniel, Gasparini Mauro, “La izquierda europea y la trampa de las alternativas infernales”, www.rebelion.org/noticia, 10/09/2013
- Wallerstein Inmanuel, “El ataque militar estadounidense a Siria está en suspenso”, www.plumaypincel, 23-9-2013.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El financiamiento del terrorismo en Siria y la permanente violación de la resolución del Consejo de Seguridad 1373

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

El financiamiento del terrorismo en Siria no es un tema central en este 68º período de sesiones de la Asamblea General que se lleva a cabo esta semana. Como que el Comité contra el Terrorismo de la ONU fuera apenas una oficina postal para recoger los informes de países y fiscalizar si se cumple la resolución.

Obviamente con la crisis Siria, esa “oficina postal” no ha recibido la información esencial para resolver esa gran interrogante de cómo se ha financiado la inyección de actividad terrorista en Siria por más de dos años. Al revisar la agenda provisoria de esta Asamblea, se observa que el tema del terrorismo se soslaya dentro del tema más macro de la crisis y así se confirma el sesgo de la actual dirección del organismo. Sin embargo, la presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner lanzó la voz de alarma. Fue la primera mandataria que en su discurso ante la asamblea pidió investigar sobre el envío de armas a los rebeldes sirios y su financiamiento.

El esfuerzo de las Naciones Unidas por la paz está orientado a que las naciones cumplan con las medidas acordadas por el organismo en la lucha antiterrorista y que están expresadas en la resolución del Consejo de Seguridad 1373 aprobada por el Consejo de Seguridad en la 4385ª sesión, del 28 de septiembre de 2001. El financiamiento del terrorismo en Siria y la permanente violación de la resolución de la ONU 1373(Septiembre 2001), es otra faceta del unilateralismo aplicado contra Siria por los países que lideran el plan de derrocar al líder Sirio, Bashar al –Assad.

Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Turquía, Arabia Saudí, Qatar e Israel, que llevan la batuta han estimulando la violencia y acosando a un gobierno que a la larga quieren derribar. A pesar del espíritu de negociación y regreso a la diplomacia entre los actores clave en la crisis Siria, en particular Rusia y China han manifestado su contrariedad por las inconsistencias en las conductas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, con quiénes forman el selecto grupo de los cinco países del Consejo con poder de veto y un asiento permanente.

No hay información oficial hacia el público de que el Consejo de Seguridad haya abordado este tema de acuerdo a la resolución 1373 y simplemente hasta ahora no ha habido medidas específicas para contener el terrorismo en Siria. Estas son acciones implementadas por cada país y no es la primera vez que un miembro de este selecto grupo del consejo de seguridad se ve involucrado en actividades terroristas. El gobierno de Ronald Reagan en la década de 1980 participó activamente en los sabotajes al estado de Nicaragua a través de la actividad Contra durante el gobierno Sandinista.

En sus secciones más relevantes se revela la evidente paralización del Consejo de Seguridad que ha sido virtualmente secuestrado por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia con el objetivo de continuar utilizando el terrorismo como “un colateral” conveniente en el plan de derrocar el gobierno en Siria.

La resolución señala entre muchas otras medidas que todos los estados deben:

“Prevenir y reprimir la financiación de todo acto de terrorismo; tipificar como delito la provisión o recaudación intencionales, por cualesquiera medios, directa o indirectamente, de fondos por sus nacionales o en su territorio con la intención de que dichos fondos se utilicen, o con conocimiento de que dichos fondos se utilizarán, para perpetrar actos de terrorismo; congelar sin dilación los fondos y de más activos financieros o recursos económicos de las personas que cometan, o intenten cometer, actos de terrorismo o participen en ellos o faciliten su comisión de las entidades de propiedad o bajo el control, directos o indirectos de esas personas, y de las personas y entidades que actúen en nombre de esas personas y entidades o bajo sus órdenes, incluidos los fondos obtenidos o derivados de los bienes de propiedad o bajo el control directo o indirecto de esas personas y de otras personas y entidades asociadas con ellos; prohibir a sus nacionales o a toda persona y entidad que se encuentre en su territorio que pongan cualesquiera fondos , recursos financieros o económicos o servicios financieros o servicios conexos de otra índole, directa o indirectamente, a disposición de las personas que cometan o intenten cometer actos de terrorismo o faciliten su comisión o participen en ella, de las entidades de propiedad o bajo el control directo o indirecto de esas personas, y de las personas y entidades que actúen en nombre de esas personas o bajo sus órdenes.

La resolución obliga a que todos los Estados: se abstengan de proporcionar todo tipo de apoyo, activo o pasivo, a las entidades o personas que participen en la comisión de actos de terrorismo, en particular reprimiendo el reclutamiento de miembros de grupos terroristas y poniendo fin al abastecimiento de armas a los terroristas; adopten las medidas necesarias para prevenir la comisión de actos de terrorismo, en particular advirtiendo de ello cuanto antes a otros Estados mediante el intercambio de información; denieguen cobija a quienes financian, planifican o cometen actos de
terrorismo o prestan apoyo a esos actos, o proporcionan cobija con esos fines; impidan que quienes financian, planifican, facilitan o cometen actos de terrorismo utilicen su territorio para esos fines, contra otros Estados o sus ciudadanos”. (Fuente: SC1373.ONU)

Si se lee bien lo anterior, el lector podrá elaborar sus propias conclusiones. Este instrumento es particularmente relevante en la situación Siria y el organismo no la ha aplicado en una acción efectiva, como ha ocurrido en las ocupaciones de Afganistán e Irak. O, como se ha aplicado para acosar a Irán o Hezbollah. Si se analizan las acciones de los países que forman la alianza para derrocar al gobierno Sirio, la resolución que apunta a combatir el terrorismo en todos los niveles se ha violado en forma permanente. Esta falencia ha sido notoria durante todo el desarrollo del conflicto. Los países que han impedido a que el terrorismo que afecta a Siria sea discutido en el Consejo de Seguridad, son aquellos que más han incitado a que se continúe violando la resolución.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Escalada militar y petróleo

Pablo Heller (PRENSA OBRERA, especial para ARGENPRESS.info)

La intención de convertir a Siria en un gobierno títere envuelve también a intereses económicos de peso.

Entre ellos, se destaca el control del petróleo. A diferencia de Irak, Siria es un pequeño productor de hidrocarburos, pero es un territorio clave en lo que respecta al control del grifo de crudo. En la cuenca del Mediterráneo oriental (Israel-Líbano-Siria) se encuentran las mayores reservas de gas, lo que ha provocado la disputa territorial entre esos tres países.

Uno de los aspectos en los que se plasma la alianza sirio-ruso-iraní es la construcción del mega-gasoducto Irán-Irak-Siria, el que cuenta con financiación ruso-iraní, para exportar el gas a Europa. Este gasoducto es parte de una lucha estratégica para ver por qué países pasa el suministro energético a Europa. El ducto era una alternativa al Nabucco, era una iniciativa norteamericana que pasaba por Turquía, la cual al día de hoy, está parada. También el Arab Gas Pipeline, que recorrería Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Israel.

El gigante gasístico ruso Gazprom comenzó en 2009 a expandirse hacia Europa, para distribuir el gas con los proyectos de North Stream (que conectaría Moscú con Berlín, a través del Mar Báltico) y South Stream (desde Rusia a Bulgaria, por debajo del Mar Negro). A raíz de ello, Washington empezó su propia carrera alentado por la Unión Europea, la que prefería tener gas sin pasar por Rusia. Así nació el proyecto Nabucco. El único país sin influencia rusa de Asia Central era Azerbaiyán. El proyecto del gaseoducto estadounidense conectaría este país centroasiático con el Mar Negro, pasando por Turquía -donde está el centro de almacenamiento en Erzurum- y se extendería desde Bulgaria, pasando por la República Checa, Croacia, Eslovenia e Italia.

En 2012, el gasoducto ruso-alemán estaba ya en pleno funcionamiento y está previsto que el de South Stream se termine antes de 2015. Sin embargo, el proyecto Nabucco aún no ha visto la luz. En un principio, el gasoducto estadounidense debería estar terminado en 2014, pero se ha retrasado hasta 2017.

Una ampliación del proyecto estadounidense vendría desde el Arab Gas Pipeline (que exporta el gas de Egipto a Jordania, Israel, Líbano y Siria). Este nuevo tramo conectaría Siria con Erzurum. Pero empezaron las revueltas árabes, por lo que el acuerdo entre Damasco y Ankara se paralizó. Como represalia a Turquía por su apoyo a la oposición siria, Damasco firmó varios acuerdos con Teherán, en julio de 2012, para trasladar el gas iraní hacia su territorio pasando por Irak, por lo que Siria se convierte en el principal centro de almacenamiento de Medio Oriente -vinculado, además, con las reservas del Líbano.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Acerca de la violencia a las mujeres en el proceso de acumulación del capital

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

La violencia laboral y la violencia doméstica cada vez se hacen más visibles en nuestra vida cotidiana por las denuncias y resistencias a las mismas.

En varias oportunidades caracterizamos el fenómeno que se observó con el desarrollo de la industria moderna con el reemplazo de la fuerza de trabajo masculina por la de mujeres y niños. Esta elección, en parte tuvo que ver con los cálculos relativos al coste de la fuerza de trabajo, las mujeres se asociaban a la fuerza de trabajo barata y la ubicación en ciertos lugares de poca jerarquía, considerados apropiados para el sexo.

Los orígenes de la incorporación de las mujeres al trabajo previo a la gran industria, se realizaron bajo una trama violenta en las luchas entre la aristocracia y la burguesía ascendente, entre el siglo XIV y el XVII, en la que ciudades y pueblos fueron reducidos a cenizas. Así como eran visibles los mendigos vagabundos, las mujeres solas fueron lanzadas al mercado de trabajo.

Analizando el proceso de acumulación del capital, en el capítulo la acumulación originaria, Carlos Marx señala: el poder del capitalista sobre la riqueza toda del país es una completa revolución en el derecho de propiedad, y ¿qué ley o qué serie de leyes la originó?, repite la pregunta de una obra anónima y se contesta: Mejor habría sido decir que las revoluciones no se hacen con leyes.

Para ubicarnos en el tema, el autor señala que: Las diversas etapas de la acumulación originaria tienen su centro, en un orden cronológico más o menos preciso, en España, Portugal, Holanda, Francia e Inglaterra. Es aquí en Inglaterra donde a fines del siglo XVII se resumen y sintetizan sistemáticamente en el sistema colonial, el sistema de la deuda pública, el moderno sistema tributario y el sistema proteccionista. En parte, estos métodos, se basan, como ocurre con el sistema colonial, en la más avasalladora de las fuerzas. Pero todos ellos se valen del poder del Estado, de la fuerza concentrada y organizada de la sociedad, para acelerar pasos agigantados el proceso de transformación del régimen feudal de producción en el régimen capitalista y acortar los intervalos. La fuerza es la comadrona de toda sociedad vieja que lleva en sus entrañas otra nueva.

Alexandra Kollontai (1921) concibiendo que el papel de las mujeres en la sociedad y sus derechos dependían de su posición en la producción, describe ese período, señalando quiénes eran y en qué condiciones se insertaban al trabajo: las mujeres de artesanos arruinados, campesinas que procuraban sustraerse a las cargas demasiado pesadas de los señores, viudas innumerables de innumerables guerras civiles y nacionales, sin olvidar la cohorte hormigueante de los huérfanos, las mujeres hambrientas obstruyeron las ciudades donde se refugiaron en masa. La mayor parte de ellas se hundieron en la prostitución, mientras que las otras ofrecieron sus servicios a los maestros artesanos con tesón que se ha vuelto inhabitual en nuestros días. (…) Eran frecuentemente viudas o hijas de viudas que, por su destreza en el trabajo o por su astucia contaban con encontrar en el taller un marido a su conveniencia. La oleada de las fuerzas de trabajo baratas en los talleres era tal en el siglo XIV y a principios del siglo XV que las corporaciones, para poner freno a la competencia femenina, fueron obligadas a reglamentar su acceso a los oficios artesanales. Ciertas corporaciones disuadieron a sus maestros de que contrataran mujeres como aprendiza. Se llegó incluso hasta prohibir a las mujeres el ejercicio de ciertos oficios .

El cuadro se completaba que ante el hambre, la pobreza y la ausencia de vivienda, muchas de las mujeres se refugiaron en los conventos. Se registra también, que las mujeres de alta condición también se retiraron a los conventos para escapar al despotismo de su marido o de su padre.

A lo largo del siglo XV y XVI las mujeres se agruparon en diversas asociaciones para luchar contra sus condiciones de trabajo.

El surgimiento del “trabajo a domicilio” fue paralelo a la producción artesanal promovida por los nuevos empresarios, quienes intermediaban en el mercado, comprando la fuerza de trabajo y las primeras víctimas fueron las mujeres. Estas perdieron parte de su beneficio y se vieron obligadas a aumentar la productividad. Esta modalidad laboral representaba una forma transitoria entre la artesanal y el trabajo asalariado.

Entre las afectadas se encontraban las campesinas, quienes lo consideraban un aporte económico ante las exigencias de los terratenientes. Una manera de extorsionarlas, eran amenazar a las prófugas con entregarla a su señor o denunciar a la ciudadana abandonada por prostitución y vagabundeo, lo cual implicaba para ella sanciones severas y humillantes.

Teniendo en cuenta estas situaciones, A. Kollontai, concluye: “Es por eso que las obreras a domicilio y más tarde las asalariadas de las manufacturas aceptaron las condiciones dictadas por ese chupador de sangre que fue el intermediario.”

Las interminables jornadas de trabajo y la baja retribución llevaron a muchas mujeres a vender su cuerpo abiertamente y la prostitución se propagó masivamente.

Las mujeres adineradas también fueron perjudicadas, tal es así, que las riquezas acumuladas no podían ser divididas entre numerosos herederos, por eso las hijas perdieron su derecho a la herencia. En la época de la caballería, la mujer había sido propietaria legal de su dote.

En la nueva legislación de los siglos XIV y XV, la mujer como en el pasado, fue considerada como un ser de poca importancia y dependiente del hombre. Comparada con los usos y costumbres de la Edad Media, la posición de la mujer se había más bien agravado en el transcurso del Renacimiento.

El matrimonio seguía siendo un asunto comercial, un simple asunto de dinero.

Sintetizando, con un juego de palabras, la autora citada, señala:

De un lado -el de la luz- resonaban las risas y los gorjeos de las bellas ataviadas de seda y de piedras preciosas, en busca de diversiones. Del otro lado -el de a sombra- en las capas más desfavorecidas de la población, las campesinas y las obreras a domicilio llevaban una vida mísera, encorvadas bajo el peso de un trabajo excesivo.

Estas diferencias se desplegaban en una época de gran creatividad en diversas disciplinas y las mujeres gozaban de cierto reconocimiento, así como de ciertas libertades.

El protagonismo de las mujeres durante la revolución francesa

Diversas fuentes dan cuenta del protagonismo del proletariado femenino en las vísperas de la revolución francesa en las calles de París, con presencia de mendigos y prostitutas, de una multitud de mujeres sin trabajo y en la participación de los motines de julio de 1789, manifestándose contra la explotación de los ricos. Una de las peticiones, clamaba: “Si buscamos trabajo, no es para liberarnos de los hombres, sino para edificarnos una existencia propia en un ámbito modesto”.

La libertad de trabajo era reclamada por varones y mujeres, significando la eliminación definitiva del feudalismo, la consolidación y el predominio de la burguesía y la liquidación del privilegio de las corporaciones.

Se vivía una profunda crisis económica y social y el reclamo de pan cobraba cierta envergadura porque según Eric Hobsbawm (1962) “en 1788 y en 1789, una mayor convulsión en el reino, una campaña de propaganda electoral daba a la desesperación del pueblo una perspectiva política al introducir en sus mentes la tremenda y trascendental idea de liberarse de la opresión y de la tiranía de los ricos. Un pueblo encrespado respaldaba a los diputado del tercer estado.”

¿Cuáles eran las peticiones de los burgueses?

Según el autor “las peticiones del burgués de 1789, están contenidas en las famosas Declaraciones de los derechos del hombre y del ciudadano. Este documento es un manifiesto contra la sociedad jerárquica y los privilegios de los nobles, pero no a favor de una sociedad democrática o igualitaria. (…) “oficialmente, dicho régimen no expresaría sólo sus intereses de clase, sino la voluntad general ‘del pueblo’ al que se identificaba de manera significativa con la ‘nación francesa’.

¿Cuáles eran los fundamentos para definir los derechos del hombre y no de las mujeres? Sobre esta cuestión indaga Joan W. Scott (2012) cuando analiza los fundamentos en que se basó la Declaración de los Derechos del hombre, desde la perspectiva de las mujeres en el período 1789-1944.

Para sustituir el Antiguo Régimen, en los debates parlamentarios, predominó la necesidad de un gobierno basado en la soberanía del pueblo y el “orden natural de las cosas”.

Esta elección excluyó de la ciudadanía a las mujeres, los esclavos y los hombres de color libre, en la constitución sancionada en 1791. Esta declaración de soberanía, dice Scott, “no era consistente con la negación de la ciudadanía a las mujeres”.

Desde esa visión política se equiparaba individualidad con masculinidad, por lo tanto los derechos humanos naturales y universales (a la libertad, la propiedad, la felicidad) “daban a los hombres un común derecho a los derechos políticos del ciudadano”

Uno de los que reconocía esta inconsistencia era Condorcet, al señalar que “el concepto de igualdad política era en sí mismo paradójico, ya que necesariamente ignoraba las diferencias que al mismo tiempo debía reconocer para declararlas irrelevantes.”

La diferencia se explicaba en función del género, “a veces idealizado en términos de una división funcional del trabajo reproductivo y otras, como la expresión natural y por lo tanto incuestionable del deseo heterosexual.”

Para resumir las nociones que subyacían en la declaración de principios, quedaba reducida a una diferencia sexual:

- masculinidad equivalía a la individualidad

- feminidad a alteridad, en una oposición fija, jerárquica e inmóvil.

La oposición a esta visión

Un verdadero desafío fue el accionar de Olympe de Gouges quien en 1791, publicó la Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana, mientras se discutía el texto constitucional, proponiendo que se lo adoptara como complemento.

Denunciaba el carácter incompleto de la declaración de principios, sosteniendo que por naturaleza tienen los mismos derechos que los hombres.

¿Cómo lo hacía? Fundamentalmente como oradora, desde el podio de varios clubes e incluso una vez en la Asamblea Nacional, dónde asistía para seguir sus sesiones. También solicitaba la abolición de la esclavitud y los derechos de los hijos ilegítimos, el veto real y los hospitales de maternidad, reivindicaciones que con frecuencia cubrían los muros de la ciudad de París. En 1788, en un panfleto propuso la formación de un fondo patriótico para resolver la crisis financiera, con contribuciones de todos los ciudadanos.

Es importante reconocer que Olympe de Gouges, fue una figura pública con cierta visibilidad y debemos considerarla como emergente de aquellos ideales de libertad e igualdad y de la presencia de numerosas mujeres en la producción desde finales del siglo XVIII y el inicio del reconocimiento de la necesidad de la fuerza de trabajo femenina.

La guillotina fue su destino. Después de enfrentarse con Robespière fue arrestada y luego condenada a muerte.

Después de este recorrido podemos afirmar que la violencia en la sociedad burguesa y que oprime a la mujer está producida en parte por la contradicción entre el capital y el trabajo. Decimos en parte, porque la opresión a las mujeres era preexistente al surgimiento de la burguesía y del sistema capitalista.

Temas en debate - Ayer y hoy

Aunque las penurias sufridas por las mujeres en los inicios del sistema capitalista se han superado por el protagonismo de éstas, junto a las exigencias del movimiento obrero, por cambiar las condiciones de vida, persiste una tendencia en la brecha salarial y obstáculos en el acceso a tareas de mayor cualificación, así como la imposibilidad de decidir sobre nuestro cuerpo, reflejando la discriminación que existe entre varones y mujeres en esta sociedad.

La intervención estatal, con políticas que no resuelven ni previenen: la desnutrición infantil, el trabajo precario, la desocupación, la subocupación, la carencia de viviendas, la muerte de mujeres por aborto clandestino, la creación de instituciones de crianza de la primera infancia, así como la trata de personas, también reflejan intereses que no son precisamente los populares.

Ayer

Los debates acerca de la significación de la “cuestión de las mujeres” y la intervención de destacadas personas y organizaciones giran alrededor de la relación de su accionar con el contexto. En este sentido, considero valiosa la reflexión de A. Kollontai, cuando refuta este argumento:

Las mujeres habrían empezado a organizarse y a defender sus intereses y, a todo lo largo del siglo XIX, habrían arrancado un derecho tras otro mediante una lucha encarnizada.

Esta concepción es totalmente falsa. La historia de la liberación de la mujer transcurrió verdaderamente de una manera diferente.

Las feministas combativas -como Olympe de Gouges en Francia, Abigail Smith Adams en América o Mary Wollstonecraft en Inglaterra- pudieron formular la “cuestión de las mujeres” de manera tan precisa únicamente porque numerosas mujeres trabajaban a finales del siglo XVIII en la producción y porque la sociedad empezaba a reconocer como necesaria su fuerza de trabajo. (…)

Debido a sus posiciones iniciales diferentes, las mujeres llegaron también a soluciones diferentes sobre la contradicción entre el papel de la mujer en la producción y sus derechos en el estado y la sociedad. Pero pueden reagruparse bajo un denominador común: el derecho al trabajo. Este derecho al trabajo equivalía, en aquella época, a la victoria de la revolución. Se trataba entonces de liquidar definitivamente el feudalismo y sentar las bases de un nuevo sistema económico. Por eso, del mismo modo que para la conquista del derecho al trabajo para la mujer, había que asegurarse el poder político. Es por eso que las feministas burguesas cometieron un error enorme al intentar demostrar que la lucha de las mujeres por la igualdad de derechos y su conciencia creciente de su derecho a la dignidad humana les permitirían acceder a la vida profesional. La historia demuestra exactamente lo contrario (…).

Hoy, siglo XXI, reiteramos la pregunta ¿es posible la igualdad de oportunidades entre varones y mujeres en el ámbito laboral en una sociedad desigual?

Una pregunta con respuesta, ya que consideramos que la población femenina forma parte de las clases sociales. Las trabajadoras por lo tanto forman parte de la clase explotada y afectada por las relaciones de poder entre hombres y mujeres, el patriarcado. En general este tema es presentado en forma disociada de las relaciones económicas y políticas y focalizadas en las relaciones de varones y mujeres.

Un debate que se ha reiterado durante el siglo XX, y nuevamente recurrimos a la revolucionaria, Alexandra Kollontai, quien planteó con firmeza en sus conferencias a las jóvenes obreras rusas, sobre la historia de las mujeres:

Hoy, vamos a comprobar que la mujer, en el seno del sistema capitalista, no será nunca capaz de alcanzar una liberación total ni una completa igualdad de derechos, cualquiera que sea su participación -activa o no- en la producción. ¡Muy al contrario! Sigue habiendo una contradicción insuperable entre su significado económico y su dependencia y su situación sin derechos en la familia, el estado y la sociedad.

Coincidiendo con esta afirmación, que la necesidad y deseo de promover un cambio para enfrentar los obstáculos que traban el desarrollo igualitario de la sociedad exige una reflexión acerca de la liberación de las mujeres y la emancipación social y como parte de la clase trabajadora tenemos que abordar la relación clase - género.

Notas:
1) Marx, Carlos, La llamada acumulación originaria, capítulo XXIV, El Capital, Tomo 1, Editorial Cartago, 1956.
2) Comisaria del Pueblo (Ministra) de Bienestar Social desde octubre de 1917 hasta marzo de 1918 en la naciente Revolución Rusa. Fue la única mujer del gabinete y la primera mujer en la historia en un cargo ejecutivo.
3) En Francia, por ejemplo, una ley emitida en 1640, prohibió a las mujeres que fabricaran encajes de bolillos cuando se trataba en este caso de un oficio típicamente femenino.
4) En la baja Edad Media se abrieron refugios para mujeres solas, llamados beguinajes. Eran financiados en gene-ral por los donativos de ricos bienhechores que procuraban así obtener el perdón por sus pecados y asegurarse un sitio en el más allá. Los beguinajes eran una especie de comunidades de mujeres trabajadoras, animadas por un espíritu religioso estricto. Las habitantes de esas casas llevaban una vida de abnegación y se comprometían a realizar todo el trabajo que se le confiaba. Llevaban un traje especial y en sus cabezas un pañuelo blanco o be-guín, a guisa de cofia que las distinguía de las demás mujeres de la ciudad. Es por esta razón que se llamaban beguinas. Debían llevar a cabo todas las tareas - visitar enfermos, coser, hilar, etc -que los burgueses exigían de ellas.. Los beguinajes prosperaron entre el siglo XIII y principios del XVI, luego desaparecieron.
5) Se emitieron leyes que sancionaban la prostitución, pero sin tener en cuenta las condiciones que incitaban a las mujeres a que ejercieran ese oficio.
6) El tercer estado triunfó frente a la resistencia unida del rey y de los órdenes privilegiados, porque representaba no sólo los puntos de vista de una minoría educada y militante, sino los de otras fuerzas mucho más poderosas: los trabajadores pobres de las ciudades, especialmente de París, así como el campesinado revolucionario. Pero lo que transformó una limitada agitación reformista en verdadera revolución fue el hecho que la convocatoria de los Estados Generales coincidiera con una profunda crisis económica y social.
7) Scott, Joan Wallach, Las mujeres y los derechos del hombre - feminismo y sufragio en Francia, 1789-1944, Editorial Siglo XXI, 2012.
8) El motivo de su arresto fue haber tapizado los muros de París con un cartel que anunciaba su folleto Les trois Urnes, ou La salud de la patria, donde abogaba por el federalismo, posición asociada a los girondinos y sus teorías de la representación.
9) Olympe de Gouges escribió lo siguiente en su célebre manifiesto: “El fin de toda asamblea legislati-va ha de ser proteger los derechos inalienables de ambos sexos: libertad, progreso, seguridad y protección ante la opresión. Todos los ciudadanos y todas las ciudadanas han de poder participar directamen-te y por mediación de sus propios representantes en la legislación. Todas las ciudadanas han de tener un acceso igual al conjunto de las profesiones de la función pública así como a los honores que las acompañan”.

Bibliografía:
- Hobsbawm, Eric, La era de la Revolución - 1789 - 1848, Grupo Editorial Planeta, 6ª edición, 2007.
- Kollontai, Alexandra, Mujer, historia y sociedad - sobre la liberación de la mujer, Editorial Fontamara, Barcelona, 2ª edición, 1982.
- Marx, Carlos, La llamada acumulación originaria, capítulo XXIV, El Capital, Tomo 1, Editorial Cartago, 1956.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

En torno a un artículo del senador Calcagno sobre la deuda pública argentina.

Héctor Giuliano

Con referencia al contenido del artículo del senador Eric Calcagno del 10.9 pasado sobre “Actualidad y composición de la deuda pública argentina” cabe formular algunas observaciones en lo relativo a los números y conceptos allí consignados acerca de la gestión de la Deuda bajo la administración Kirchner.

a) El gran aumento de la Deuda Pública Argentina no es sólo cosa del pasado sino también del presente: al momento del default - Diciembre de 2001 - el stock de la deuda era de 145.000 MD(1). Esta deuda habría ascendido aproximadamente a 176.000 MD cuando se produce el Megacanje Kirchner-Lavagna de 2005(2) y actualmente suma 209.000 MD, tomando siempre como base la información del Ministerio de Economía (MECON)(3). Por ende, la deuda no se redujo sino que sigue aumentando bajo la administración Kirchner.(4)

b) El gobierno del Proceso tomó el poder con una Deuda Externa de 8.500 MD y terminó con 44.000 MD. La administración Alfonsín elevó esa deuda a 62.000 MD y la de Menem la duplicó, a unos 122.000 MD (sin contar con las privatizaciones de Empresas del Estado, que no bajaron la deuda). El gobierno De la Rúa elevó el stock a 145.000 MD, Duhalde a unos 176.000 y la administración Kirchner la llevó a los actuales 209.000 MD. Esto significa que la actual es la tercera etapa de gran endeudamiento del Estado Argentino (después del Proceso y de la década menemista de la Convertibilidad).

c) El stock de la deuda no bajó realmente a 126.000 MD en 2005 porque en ese importe no estaban contados los 20.000 MD de holdouts que no entraron en el canje (exactamente 19.500 MD), con lo que el stock real habría quedado teóricamente en el mismo nivel que a fin de 2001, 146.000 MD.

d) La quita del Megacanje 2005 no fue de 65.000 MD sino de 27.000 MD, producto de 62.000 MD de bonos viejos rescatados contra unos 35.000 MD de nuevos bonos emitidos (una reducción el 43.5 % y no del 66 % que cita el artículo).

e) La quita real, empero, fue cero (no hubo quita) porque en la cuenta oficial del punto anterior no se consideraban los pagos de cupones ligados al PBI, que compensaban íntegramente esa quita del orden del 44 %.(5)

f) El stock actual de la Deuda Pública (a fin de 2012) oficialmente es de 209.000 MD, que considera sólo la deuda por capital; es decir, que no toma en cuenta la existencia de 72.000 MD de intereses a pagar hasta el 2089 (última fecha del perfil de vencimientos actual, que en realidad se escalona hasta el 2045), ni la capitalización de intereses (hoy un remanente de 2.500 MD) ni el pago faltante de los cupones PBI (que se estima en unos 16.000 MD). Si se suman estos tres conceptos de deuda no registrada, el stock real de la deuda del Estado Central se eleva a unos 300.000 MD.

g) La cifra del punto anterior se refiere sólo a la Deuda Pública en cabeza del Estado Central: no incluye la deuda consolidada de las Provincias (unos 20.000 MD netos), Municipios (sin datos), Empresas del Estado, Organismos Nacionales y Fondos Fiduciarios (también sin datos, pese a su importancia y gravitación por avales del Gobierno), Deuda cuasi-fiscal del Banco Central (BCRA) por Lebac/Nobac (22.500 MD) y juicios contra el Estado con sentencia en firme (dato no informado). De modo que el total de la Deuda Pública Nacional es información desconocida pero conlleva una suma muy alta aunque imposible de cuantificar por falta de datos oficiales.

h) El coeficiente Deuda/PBI es engañoso porque mezcla un numerador (la Deuda) que es una magnitud financiera cierta, con un denominador (el Producto), que es una magnitud económica estimada. Además, no considera a los fines del cálculo la Deuda no Registrada ni la Deuda Pública Nacional. Solamente tomando como base la deuda real de 300.000 MD – del punto f) – el ratio Deuda/PBI sería del 67 %, aunque su valor sigue siendo muy relativo.

i) Con respecto al 13.7 % del PBI el artículo contiene probablemente un error: no se refiere al porcentaje de la “deuda externa bruta del sector público nacional no financiero” sino al de la deuda con el sector privado.

j) La nota de referencia omite comentar la importantísima participación de la Deuda intra-Estado dentro de la Deuda Total - un 58 % - lo que significa que los 173.000 MD que la presidenta informara que se pagó durante le década kirchnerista no bajaron el stock de la deuda (126.000-146.000 MD después del Megacanje 2005 contra 209.000 MD actual) sino que la totalidad de esos pagos se hicieron con nuevas deudas: pagando privilegiadamente a Organismos Financieros Internacionales y Acreedores Privados con pasivos que se contrajeron, en forma creciente, con agencias del Sector Público (principalmente ANSES, BCRA y BNA) y que no tienen capacidad de repago demostrada.

k) Es importante resaltar la seriedad de esta elevada Deuda intra-Sector Público y la falta de solvencia fiscal para poder cumplirla - sin tener que seguir refinanciándola permanentemente – porque este tipo de deuda, que estaría llegando hoy al tope de las posibilidades fiscales, implica un desfinanciamiento del Sistema Previsional, una descapitalización del BCRA y una suerte de “desvío” de fondos públicos de sus destinos específicos (caso créditos del BNA y préstamos de AFIP, Lotería/Casinos, FFRE, PAMI, etc.).

l) Las políticas de endeudamiento público no las coordina solamente el FMI sino que son decisiones de los gobiernos locales que pueden darse con o sin la intervención del Fondo, como es el caso argentino. El pago total y por anticipado de toda la deuda pendiente con el FMI a principios de 2006 (9.530 MD) y la consiguiente omisión de cargos contra el principal organismo responsable del sobre-endeudamiento argentino no sólo no fue utilizado para desafiliarse del mismo sino que nuestro país se ha mantenido como miembro hasta el presente. Este punto es muy importante porque así le alcanzan a la Argentina todas las obligaciones estatutarias como país integrante del Fondo, que es el ente de control del Grupo de los 20 – del que también forma parte nuestro país – y le llegan asimismo los compromisos de aumento de cuotas (por las que el BCRA asume las obligaciones de pagarlas a crédito).

m) La idea de “disolver la deuda externa” no parece muy feliz en el caso argentino: i) la deuda en pesos indexada por inflación (equivalente a unos 36.500 MD) sufre una fuerte licuación parcial porque se ajusta por el coeficiente CER, que replica el IPC oficial, pero los efectos lo sufren los jubilados porque la totalidad de ese tipo de deuda se encuentra hoy dentro del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES, ii) la misma manipulación bajista de los indicadores del INDEC que perjudica la indexación de los bonos en pesos amplifica el cálculo del PBI – que se toma a pesos corrientes – de modo que ello beneficia a los acreedores tenedores de cupones PBI porque sobrevalua el Producto, y iii) la supuesta quita del 66 % de la deuda del Megacanje 2005, según lo explicado en los puntos d) y e), directamente no es cierta.

n) Tampoco es válido el razonamiento de que el pago al FMI suponga una “desvinculación” del Organismo – por lo explicado en el punto l) - y que ello configure uno de “los dos actos fundamentales” de la política de “disolución” de la deuda externa ya que el objetivo de la Hoja de Ruta Boudou es (después de liquidar el problema de los holdouts y arreglar la deuda con el Club de París) volver al Mercado Internacional de Capitales, precisamente para colocar más deuda (cosa que, por otra parte, fue el objetivo buscado con el Megacanje 2005-2010).

Aunque la finalidad del autor de este trabajo no es entrar en polémicas técnicas a nivel personal, en este caso cabe una excepción dado que quien escribe la nota de referencia es un senador y economista oficialista entendido en la materia y cuya posición está totalmente en línea con lo sostenido por el gobierno nacional.

Por ende, las presentes aclaraciones son importantes no sólo para corregir manifestaciones erróneas o engañosas, sino también para demostrar la falacia de que el país se esté desendeudando y que la deuda es una cosa del Pasado y no también del Presente.-

Notas:
1) Las abreviaturas MD/M$ significan respectivamente Millones de Dólares/Pesos y se expresan siempre con redondeo, de modo que pueden darse diferencias menores entre totales y sumatoria de términos.
En la mayoría de los casos las cifras están expuestas, a su vez, con aproximación para simplificar la presentación de los datos al lector pero tomando por base las informaciones oficiales, salvo que se aclare expresamente lo contrario.
2) Según la página web del MECON entre 2001 y 2003 se emitieron nuevos bonos por valor de unos 31.000 MD para cubrir la pesificación asimétrica con bancos y ahorristas.
El informe oficial – dado a conocer en su momento - sobre stock de la deuda pre-canje fue elevado a 191.300 MD porque se incluyeron allí 19.000 MD de Intereses acumulados desde el default del 2001, importe que no correspondía computar porque el devengamiento de los intereses se interrumpe con el estado de cesación de pagos.
Los únicos intereses reconocidos fueron 2.400 MD inherentes a los servicios devengados entre 2001 y 2003, que se capitalizaron por anatocismo, esto es, transformándolos en deuda nueva por capital.
3) Al 31.12.2012 – última información oficial disponible a la fecha – el stock de la Deuda reconocida en cabeza de la Administración Central es de 209.000 MD: 197.500 MD por deuda performing o en cumplimiento y 11.500 MD de tenedores que no entraron en los canjes 2005-2010 (holdouts).
4) La deuda pública aumentó 14.600 MD en 2011 y 18.800 MD en 2012; siempre según cifras oficiales del MECON.
5) Tomando una quita promedio del 44 % los títulos que tenían un valor nominal 100 (VN) quedaban reducidos a 56 centavos por cada dólar; pero simultáneamente la administración Kirchner-Lavagna le entregó a los acreedores un Valor ligado al PBI (VLPBI) por 48 centavos, de modo que el valor de ingreso al Megacanje 2005 era muy superior porque equivalía a 104 por cada 100 de VN.

ACTUALIDAD Y COMPOSICIÓN DE LA DEUDA PÚBLICA ARGENTINA

Eric CALCAGNO (Tiempo Argentino: 10.9.2013).

La deuda pública está incorporada desde 1826 al paisaje de la política y la economía argentinas. En cada época fue un instrumento fundamental para mantener la dominación de la potencia mundial hegemónica y de sus socios locales. Es que la deuda pública –en particular la externa– consolida o cambia la estructura del poder económico y financiero interno.

Sin embargo, parece existir cierta confusión acerca de la naturaleza actual de la deuda externa y el alcance de la política del gobierno nacional. En efecto, las cuentas fiscales argentinas contabilizan la deuda pública, que incluye la deuda interna y la externa; desde 1975 hasta 1982, esa deuda aumentó de 7800 millones de dólares a 45 mil millones. Sirvió para financiar la evasión de capitales (44%), pagar intereses de esa misma deuda (33%) y realizar importaciones no registradas, en su mayor parte, compra de armas (22%) (Banco Mundial, Economic Memorandum on Argentina, 1984).

Desde 1983 a 1989, durante el gobierno del presidente Raúl Alfonsín, la deuda llegó a 60 mil millones, sólo con los préstamos adicionales otorgados para pagar la deuda. Estas dos deudas no constituyen el grueso del pasivo. La que se está pagando ahora y lo que resta por pagar es la deuda generada por la Convertibilidad (84 mil millones de dólares), épocas donde se suprimieron las empresas públicas, se hizo creer que un peso era igual a un dólar, se llevó al país al borde de la disolución nacional, con desocupación masiva; no había inflación porque las importaciones eran más baratas que la producción nacional (así se fundió la industria).

Pero la historia no termina allí: después hubo que pagar los costos de la caída de la Convertibilidad, que fueron de 47 mil millones de dólares. Estos costos incluyeron la pesificación asimétrica, el 13% de las rebajas a los empleados y jubilados, el rescate de las monedas provinciales y otras deudas. Así, la deuda subió a 191 mil millones de dólares en 2004.

Entonces el presidente Kirchner negoció la reestructuración de la deuda, obtuvo una quita de 65 mil millones de dólares y en 2005 la deuda bajó a 126 mil millones. Advirtió con claridad que la crisis no era de liquidez sino de insolvencia, y procedió en consecuencia: la única salida era la drástica disminución de la deuda. El resultado fue impresionante: en 2002, la deuda pública era el 166% del PIB; en 2012, el 44,9 por ciento. Dentro de ella, la deuda externa bruta del sector público nacional no financiero es del 13,7% del PIB (en 2002 era del 95%); es mucho menor que la deuda total, porque a fines de 2012, el 58,1% consistía en deuda con agencias del sector público.

Frente a los enormes inconvenientes que plantea la cuestión de la deuda externa, existe sin embargo una pequeña ventaja: los objetivos a alcanzar, los medios para instrumentar, ponen en evidencia los intereses y la ideología de los partidos y grupos políticos. A grandes rasgos, los partidarios de endeudarse sin límites quieren que a nuestra política económica la fijen los acreedores externos a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) o los fondos buitre; de este modo legitiman la política que le conviene a nuestro establishment local.

Por el contrario, la política aplicada por este gobierno ha tenido como objetivo disolver la deuda externa (en cierto modo se cumplió con la idea del filósofo Ludwig Wittgenstein, que sostenía que los problemas que no se puede resolver, hay que disolverlos). De allí, los dos actos fundamentales de esa política: la desvinculación del FMI y la renegociación de la deuda, con el 66% de quita y la ampliación de plazos.

Así, por primera vez desde 1946, se redujo fuertemente el monto de la deuda externa; con ello y con el desligamiento del FMI, recuperamos la autonomía política y económica que sustenta los logros alcanzados y posibilita un futuro nacional para la Argentina. Como vemos, no se trata sólo de una cuestión económica, sino que estamos en plena discusión política, donde las diferentes posiciones en torno al endeudamiento externo reflejan diferentes modelos de país, con ganadores y perdedores muy distintos también.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La crisis energética

José Rigane

Hace bastante tiempo que venimos diciendo que Argentina atraviesa una crisis estructural en el sector energético. Como suele suceder, algunos interpretan que es por falta de “ajustes tarifarios” y de inversión, otros preferimos pensar que la crisis energética es estructural porque se insiste en tomar a la energía como una mercancía, donde el crecimiento de la tasa de ganancia de los empresarios (en un sector altamente concentrado en muy pocas manos) siempre van a ir a contramano de los intereses de un desarrollo nacional que beneficie a los consumidores y el pueblo.

En esa tensión entre ambos intereses, el Gobierno está reconociendo la crisis. Miguel Galuccio, quien está al frente de YPF, lo expresó bien claro cuando dijo: "el déficit energético es serio". Es decir, la crisis energética es estructural y profunda, producto del proceso de privatización y extranjerización.

Esto lo demuestra el aumento de las importaciones de combustibles. Estos últimos días el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) dio a conocer un informe donde se explica que en un año se duplicaron las compras al exterior en combustibles y lubricantes. Es decir, Argentina pasó de importar energía por U$D 761 millones a U$S 1.548 millones en un año, lo que significa un aumento de 103% más.

Este aumento en la compra de energía en el exterior suma en lo que va del año unos U$S 9.029 millones y podría llegar a U$S 12.000 millones cuando se complete el 2013, si la tendencia al crecimiento de las importaciones es similar a los últimos 3 años. Nada indica que vaya a modificarse dicha situación. Esto produce que la balanza energética esté en negativo desde mediados de 2010. En este sentido, se conoció que el déficit energético entre enero y agosto de este año es de U$S 5.410 millones.

Las importaciones de combustibles y energía (siendo el gas el más importante), tuvieron un marcado aumento en estos últimos años. En los primeros ocho meses de 2013 los productos energéticos importados que sobresalieron fueron: gas oil, gas natural licuado, gas natural en estado gaseoso y fuel oil.

Esta situación energética está determinada por las políticas concretas que se llevan adelante. Las decisiones sobre qué rumbo seguir en cuestiones estratégicas no son menores. En este sentido, el Gobierno nacional, con las políticas concretas que viene impulsando, no está pensando en superar la crisis en la energía cambiando el modelo de manera estructural. Sino todo lo contrario. Aunque desde el ejecutivo nacional se avanzó sobre la bochornosa gestión de la española Repsol, se vuelve a elegir el mismo camino pero con otro nombre; Chevron. Pero esta petrolera no viene sola, ya que va a explotar los hidrocarburos no convencionales mediante la técnica del fracking, fuertemente cuestionada y denunciada en todo el mundo. Creemos que esta técnica es una fuerte amenaza para el Medio Ambiente y el conjunto de la población.

Es definitiva, el rumbo que el Gobierno eligió en esta década en materia energética es el de profundizar la lógica de los años 90 que tiene a la extranjerización y privatización como sus pilares principales.

El tema es que el ejecutivo no está pensando el problema energético, la crisis energética, desde una perspectiva de autoabastecimiento nacional que apunte a un camino hacia la soberanía energética mediante una planificación responsable sobre la energía que necesitamos y con una reflexión sobre para qué la necesitamos. Por el contrario, se está profundizando en una lógica (con una YPF bajo figura de Sociedad Anónima y no Sociedad del Estado) que pone siempre por delante las ganancias de las petroleras privadas por sobre las necesidades comunes del país y el pueblo.

El camino de las empresas privatizadas, las ganancias millonarias enviadas al exterior, el saqueo de los hidrocarburos y la profundización de la crisis energética ya lo conocemos y precisamente no nos ha ido muy bien que digamos. Quizá llegó la hora de que como pueblo elijamos otro camino distinto.

José Rigane es Secretario Adjunto de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA); Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina (FeTERA-CTA).

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Córdoba y Monsanto: La realidad transgénica

LA VACA

La multinacional Monsanto, gendarmes, policías y grupos de choque de la UOCRA (gremio de la construcción), contra vecinas y vecinos que no quieren que les sigan contaminando la vida. Informes sobre lo que no se dice de la planta de semillas transgénicas, que no presentó estudios de impacto ambiental ni consultó a la comunidad.

Tensión en la planta de Monsanto

En otro capítulo del desembarco de Monsanto en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas, donde planea construir la planta de semillas transgénicas más grande de Latinoamérica, grupos enviados por la UOCRA (Unión Obreros de la Construcción de la República Argentina) desplazaron a una veintena de manifestantes que bloqueaban desde hace una semana dos portones de entrada al establecimiento para impedir el avance de las obras.

“De acá no nos movemos”

Respaldados por Gendarmería, Infantería y policías, los trabajadores alegaban que por el parate Monsanto despidió a 25 empleados, y amenaza con nuevas bajas. “Nos decían que tenían derecho a trabajar”, cuenta Lucas Vaca, de la Asamblea Malvinas por la Vida, sobre el diálogo con los trabajadores. Sin embargo, no hubo negociación: “Nosotros tenemos derecho a protestar y a defender nuestra vida”. Los manifestantes contra Monsanto fueron corridos a los empujones e insultos, y desplazaron los bloqueos a dos puntos sobre la ruta A-88 y a uno de los portones de la planta para impedir la circulación de los camiones que proveen materiales.

“Necesitamos compañeros que vengan, que esto viene para largo, y de acá no nos movemos”, dijo a lavaca Sofía Gatica desde el lugar. Sofía es una de las Madres y referentes del barrio cordobés Ituzaingó Anexo, el cual logró la primer condena por las muertes y enfermedades provocadas por productores y fumigadores por la utilización de agroquímicos. La presencia de la UOCRA evoca el modo en el que el mismo gremio, comandado por el ex agente de inteligencia del Ejército Gerardo Martínez, atacó a vecinos de Rawson opuestos a los proyectos megamineros en la provincia de Chubut, en noviembre de 2012. Sofía Gatica sostiene que en este caso eran empleados de Monsanto enviados por UOCRA a través del gremialista Luis Gutiérrez, quien planteó que Monsanto había despedido a 25 trabajadores dos días antes “y que ahora desde Monsanto los habían llamado que iban a despedir a otros más”. ¿Realidad, excusa, o extorsión? Policías y gendarmes estuvieron allí para cubrir y garantizar que los enviados por UOCRA cumplieran su cometido.

Tres bloqueos

Lucas Vaca hace un esfuerzo por describir lo que sus ojos ven: “Somos 150 personas entre los tres bloqueos; y hay 50 de infantería, 30 policías y 50 gendarmes más o menos”. Sobre el despliegue Sofía Gatica contabiliza “cinco camionetas de infantería, cinco patrulleros y autos particulares de la policía”.

La cuenta, a esta altura de la tarde, significa que hay más manifestantes que al mediodía, cuando fueron desplazados de los portones de la planta por “casi 200 empleados de la UOCRA”, explica Lucas, secundados por las fuerzas de seguridad, que ahora mantienen vigilado el portón principal.

“El predio es nuestro”

“Estamos rodeados por la infantería pero estamos resistiendo cortando la ruta en tres lugares”, resume Sofía, vecina galardonada internacionalmente con el premio ambiental Goldman, por ser una de las fundadoras del grupo Madres de Ituzaingó que impulsó los primeros estudios en Argentina de enfermedades por agrotóxicos. Hoy se ha desplazado hasta la localidad de Malvinas Argentinas: “No nos van a desalojar porque está viniendo mucha gente. Prácticamente el predio es nuestro”, dice.

Lucas Vaca es vecino de Malvinas e integrante de la asamblea. Amplía el panorama: “Ahora tenemos más puntos de corte y en la ruta hemos cortado media calzada con autorización de la fiscalía”.

De esta manera la asamblea Malvinas por la Vida, vecinos y otras organizaciones impiden el avance en la construcción de la planta de desarrollo de semillas transgénicas más grande de Latinoamérica, que aún no presentó estudios de impacto ambiental según lo estipula la Ley General de Ambiente para este tipo de instalaciones. “Nosotros no nos pensamos mover porque creemos que se nos debe dar la consulta popular vinculante”, agrega Lucas sobre la potestad de los malvinenses de decidir si quieren o no la instalación de la planta en la localidad donde viven.

Además: “Tenemos un amparo ante el tribunal Superior de Justicia que no lo termina de resolver. Desde hace más de seis meses tomamos la decisión de manifestarnos directamente en el foco del problema”. Hace una semana celebraron un festival llamado Primavera sin Monsanto al que asistieron más de 2 mil personas y en el que se decidió, en una asamblea final, acampar directamente en los portones para impedir el avance de las obras de la planta.

El desplazamiento

“Hoy, luego de una reunión con el gremio, vinieron casi 200 empleados directamente a abrir los portones y a decir que tienen derecho a trabajar y que nosotros se lo estamos impidiendo. Justo estábamos en el intercambio de turnos entre mañana y tarde, había mujeres, chicas jóvenes, y entonces ellos pudieron sacarnos”, cuenta Lucas Vaca.

La policía, Gendarmería Nacional y un cuerpo de infantería acompañó los movimientos de los trabajadores y garantizó el libre acceso del portón policial: “No hay nada escrito sobre un desalojo, el policía que vino mostró una orden de desalojo por celular”.

Lucas Vaca resume el tipo de permiso que gozan no solo estos trabajadores, sino la propia empresa Monsanto que avanza con las obras de una planta que no se sabe si contamina o no, y de los propios pobladores del lugar rechazan: “Tienen un permiso político”.

Cómo contamina

El doctor Merardo Ávila es parte de la Red de Pueblos Fumigados que redactó el único informe conocido sobre la planta en cuestión y que anuncia su potencial contaminante. Cuenta en diálogo con lavaca:

“La planta va a tener 240 silos grandes de 150 toneladas, que son galpones circulares donde almacenan, seleccionan y secan granos de maíz”.

“Estos silos gigantescos tienen que mover el grano, tienen que airearlo, porque de lo contrario empiezan a fermentar y entran en combustión y explotan. Ese movimiento de los silos de maíz va desprendiendo una cascarilla, como una arenisca del revestimiento que tiene la semilla. Esa cascarilla vuela, por la corriente de aire que tiene el silo que lo hace desprender por la parte superior”.

“Esa batería gigantesca de silos está puesta justo al noroeste del pueblo, que es de donde viene el viento la mayor parte del tiempo. Va a ir tirando esa nube de cascarilla. Nosotros tenemos medido en muchos pueblos que los residuos de esas cascarillas tienen gran cantidad de productos químicos: glifosato, atrazina y otros”.

“Aparte, los silos se llenan de insectos que se alimentan de los granos, y ahí es donde le echan los insecticidas. Van a usar una serie de productos que son neonicotinoides para proteger el lugar”.

“Otro proceso de contaminación: el curado de la semilla, que significa cubrir con una capa insecticida persistente a las semillas, darle como un latex que quede impregnada y no se vaya rápidamente. Eso tiene el objetivo de que cuando las estén comercializando no sean atacadas por bichos y cuando la siembren tampoco las ataquen gusanos.

“Todos esos productos que van a usar para curar las semillas se echan en enormes piletones donde van a usar más de millón y medio de litros de agroquímicos. Eso necesita 600 mil litros diarios de agua. Toda esa agua contaminada no sabemos dónde la van a tirar.

“Hay estudios científicos ya publicados que muestran como en la Argentina la gente que vive alrededor de los silos tiene una alta tasa de problemas respiratorios como el asma.

“Hay una planta que es un tercio más chica que está en Rojas, provincia de Buenos Aires. Ellos tienen grandes problemas porque no consiguen personal para esa planta: se enferman. Y si pensás que Malvinas es el pueblo más pobre de Córdoba según el último censo, la gente tiene mucha necesidad de trabajo y va a estar dispuesta a trabajar”.

El corte continúa. La promesa de trabajo, en todo caso, durará sólo mientras se construya la planta, que además contribuye a un modelo de concentración de la economía en pocas manos, que es igual a empobrecimiento. El resto de la historia, como Córdoba ha podido comprobar, implica enfermedad. A continuación presentamos los estudios elaborados por Ávila Vázquez sobre todo lo que no se dice acerca de la planta de Monsanto.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La mesa está servida

Nacho Saffarano (OTRO VIENTO)

Escribir un análisis de las PASO a poco más de un mes de realizadas las elecciones primarias, puede resultar un tanto redundante, ya que lectores, radioyentes y televidentes han sido abundados de datos estadísticos sobre cómo van a quedar los diferentes Parlamentos después de octubre, y muchos periodistas jugando a ser Nostradamus han vaticinado ascensos y caídas sin ninguna lógica, solamente cumpliendo obediencia debida al monopolio comunicacional al que respondan.

A pesar de esto, y a riesgo de caer en la lógica de los análisis tradicionales, desde Otro Viento asumimos el riesgo y nos metemos a patear un terreno que nos resulta ajeno, pero que no por ello tengamos ganas y necesidad de recorrerlo. Tenemos los números en la mesa, octubre está cada vez más cerca ¡Sean bienvenidos al circo electoral!

¡Arde la ciudad! (Y va a estar bueno)

Una vez más hemos sido espantados por el desarticulado baile de Macri; ahora ¿qué carajo festejaste Mauricio? Eso todavía, no lo sabemos. El PRO bajó en promedio unos 16 puntos respecto al 2011 (teniendo en cuenta que hubo una diferencia de 4 puntos entre Michetti y el rabino Bergman), siendo superado por el espacio UNEN, ya que el total de sus listas sumaron un poco más del 35 por ciento.

Las razones del porqué del exagerado festejo, son difíciles de hallar. ¿Habrá escuchado La Vela Puerca y a la melancolía del “festejar para sobrevivir”? No, no creo. Eso sí, dedicate a las coreografías, porque tus aspiraciones presidenciales solamente las vas a poder llevar a cabo si en algún momento decidís volver (¡Perdón a mis amigos!) a conducir Boca. Con un total del 3.33 por ciento, equivalente a unos 750 mil votos en todo el país, queda claro que el PRO es un partido vecinalista, con pequeños apéndices en algunas provincias.

Desde su primera presentación electoral en el año 2003, la Propuesta Republicana ha mostrado y mantenido su incapacidad de realizar alianzas sostenidas en el tiempo. Sabemos que las alianzas de la derecha son generalmente electorales, sin demasiada intención de construcción en conjunto, pero igual no deja de sorprender. Ejemplo de esto es la frustrada apuesta con el colorado De Narváez (tranquilo colombiano, que en un par de párrafos te toca a vos) que no ha logrado sostenerse más que unos pocos meses tanto en la Legislatura Provincial, como en la Nación, luego de las elecciones de 2009.

Con Michetti a la cabeza, el Partido gobernante de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deberá realizar un esfuerzo (esfuerzo y Macri, es un oxímoron) descomunal para lograr mantener los dos senadores y conservar la bancada en el Parlamento Nacional. De acá se desprende un dato interesante: Parece ser que Patricia Bullrich no es la bestia fraccionadora de votos, que decían ser…

A la derecha, la pared

Sí, ya sabemos que de estos nefastos se habla en todos los medios. Nos inundan las pupilas en carteles y propagandas televisivas de lo más bizarras. Pero no podemos hacernos los otarios y pasar por alto la irrupción de Sergio Massa, intendente de Tigre y cuñado del habilidoso volante Martín “Patito” Galmarini.

Con una campaña de solamente 40 días, pero con muchísima guita desplegada en publicidades, el Frente Renovador (ya que estamos, llamarte “Renovador” y que esté Felipe Solá, es otro oxímoron), sacó el 35 por ciento de los votos en la Provincia de Buenos Aires, lo cual lo posicionó como primera fuerza. Con un poco más de 3 millones de votos, alcanzo el 13.55 por ciento, se colocó como la primera minoría a nivel nacional.

Retomando la estrategia sciolista de que “todo se resuelve con el diálogo” (esa excusa tan trillada, sabemos que dialogan entre ustedes, y para nosotros “mano dura”); Massa logró interpelar a una gran cantidad de votantes kirchneristas que se encontraron disconformes el último tiempo con algunas medidas no resueltas como el Impuesto a la Ganancia (nobleza obliga recordar que en la última semana de agosto, se realizaron ajustes necesarios para la clase trabajadora, subiendo a un número considerable el Mínimo No Imponible), o la Reforma Judicial. Aquellos comienzos del massismo levantando la bandera de “apoyar lo bueno y criticar lo malo”, fue siendo dejada de lado progresivamente. Han entendido que los opositores más duros, quieren a un referente fuerte y no a un tibio. Y Massa viene a demostrar que es un duro…

La diferencia de 6 puntos con el ex ignoto Martín Insaurralde, le da una cierta tranquilidad de cara a octubre. Sabe que necesita estirar esa ventaja para que ingresen una cantidad de diputados considerable, para convertirse en un Bloque Político de disputa, tanto en Nación como en Provincia. Es necesario advertir que al momento de cierre de este número, se conformó en la Cámara de Diputados bonaerense el bloque del Frente Renovador, con la presencia de 20 diputados salientes de los espectros más variados, desde el PRO y Unión Celeste y Blanco, hasta la UCR y la Coalición Cívica. Un verdadero puchero legislativo, de esos que te caen bien pesados y son difíciles de digerir.

Bueno, ahora sí colombiano, es tu turno. De aquel 35.5 por ciento del 2009 que lo convirtió en primera fuerza de la provincia de Buenos Aires, y en la máxima expresión de la oposición al kirchnerismo, bajó a un 10,51 por ciento. Las elecciones para Gobernador del año 2011 dieron un indicio de lo que podía llegar a pasar, y finalmente pasó. Con una lista llena de desconocidos, con algunas nada honrosas excepciones, mal creyó el colorado que su alianza con Moyano iba a provocar un acercamiento al Movimiento Obrero. Para su mayor disgusto, en la última semana de agosto salieron a luz ciertos acercamientos entre el camionero y Darío Giustozzi, intendente de Almirante Brown y número dos en la lista del Frente Renovador.

Resumiendo, la Unión por la Libertad y el Trabajo, es la cuarta fuerza en la Provincia. Y todos los pronósticos anuncian que mantener este lugar, sería un buen resultado ya que el inminente avance del Frente de Izquierda, sumado a que muy probablemente el voto opositor por derecha, se convierta en un voto útil, éste se dirigirá al espacio de Massa.

Que va a ser De Narváez. Es que ESTAMOS HARTOS de tanta política vacía. ESTAMOS HARTOS de garparte el sueldo para que no vayas a las sesiones, y que las pocas veces que lo hiciste, te hayas quedado dormido ¡Colorado, go home!

¿Qué te anda pasando?

29 por ciento en Provincia de Buenos Aires. 19 por ciento en Capital Federal. 10 por ciento en Córdoba. 21 por ciento en Santa Fe ¿Y el 54 por ciento?

El kirchnerismo ha evitado hablar de los resultados electorales. Candidatos y militantes se han limitado a argumentos vacíos, dando vuelta por los lugares comunes a los que ya nos tienen acostumbrados, sin realizar un verdadero mea culpa, por lo menos hacia afuera.

En los últimos días, se han visto gestos individuales de ciertos dirigentes que permiten observar un cambio de timón a la estrategia desarrollada. Martín Insaurralde, ha dicho que la inflación no es tal como lo dice el Indec, Sergio Berni afirmó que la inseguridad no es una sensación. Entienden que el 26 por ciento sacado a nivel nacional es una señal de alerta, y tendrán que decidir con firmeza a qué electorado desean apuntar.

En este sentido, en un frente tan heterogéneo como el kirchnerismo, permiten que medidas de avance a la clase obrera (lo remitido al Impuesto a la Ganancia) se conjugue con el trágico acuerdo con Chevron.

A los números citados en el primer párrafo, debemos agregar que el kirchnerismo ha perdido en lugares impensados como La Rioja, Jujuy y Catamarca; sin olvidarnos de la significativa provincia de Santa Cruz.

Hay que hacer un apartado a la figura de Daniel Scioli. Tantas veces resistido y atacado por el corazón del kirchnerismo, en estas elecciones ha sido quien salió a bancar al Proyecto Nacional y Popular, poniendo las dos mejillas. Una para acompañar a Insaurralde en su caravana provincial, y la otra para dejarse chicanear por Cristina en cuanta ocasión tuvo oportunidad. Sin embargo, la figura del Gobernador provincial no deja de ser una gran incógnita de cara a 2015. Mientras que todos esperaban que pegue el portazo y juegue por la suya (solo, con Massa, con De Narváez); Scioli entendió que era momento de quedarse en el Frente Para la Victoria y empezar a disputar desde adentro. Con posibilidades casi nulas de una reforma constitucional que habilite un tercer mandato de Cristina Fernández, Scioli se posiciona nuevamente como el gran candidato del peronismo oficialista para el 2015. Habrá que preguntarse y esperar qué van a hacer las fuerzas más progresistas del espacio, hasta dónde se banca este proyecto, si hay un límite impuesto por un candidato mucho más cercano a las fuerzas de derecha, que a la JP de los barrios.

Breve mención a la ciudad de La Plata, único espacio en que el kirchnerismo se vio dividido. Si bien no se presentó a internas, sabiendo que todavía la figura de Bruera (gracias a todo su aparato mafioso, dicho sea de paso) iba a imponerse sobre la elegida a representar al Frente Social, Florencia Saintout, desconocida para la gran cantidad de platenses, a pesar de ser la Decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social y panelista frecuente de 678.

El desembarco electoral de Saintout fue bueno, logrando un 10 por ciento de votos, en la que mucho tuvieron que ver los militantes más jóvenes que salieron a diferenciarse de la figura de Pablo Bruera. Sin embargo, es menester recordar que la suma de ambas fuerzas superó en un escaso margen a la lista para concejales del Frente Renovador. Teniendo en cuenta la reciente partida del ex presidente del Concejo Deliberante, Javier Pacharotti, todo indica que el massismo va a ser uno de los espacios más fuertes a partir de diciembre.

En la misma línea, en las elecciones para Legisladores porteños habrá una colectora kirchnerista, llamada “Alternativa Popular”. Con Pablo Ferreyra - hermano del compañero Mariano -, encabezando la lista; llaman a “votar al kirchenrismo desde la izquierda”, al mejor estilo Jorge Abelardo Ramos en el 73.

Habrá que seguir esperando para ver si estas organizaciones que se han caracterizado por la lucha en las calles, con banderas compartidas por la gran mayoría de la izquierda; logran convertirse en una tendencia hacia adentro del kirchnerismo, o si una vez más el monstruo del PJ, que es grande y pisa fuerte, se las volverá a comer…


Pobreza y dolor solo trajo el progreso

Bah, el progresismo en realidad. Gran Frase de La Renga. Es que aunque el Frente Progresista Cívico y Social/UNEN se vistan de seda, ALIANZA quedan.

El radicalismo, en este manotazo de ahogado para volver a ser parte de la agenda electoral, regaló sus 120 años de historia a fuerzas menores, como el Partido Socialista (socialista, ¡ja!) y la Coalición Cívica, no logrando encabezar ninguna lista en los distritos de mayor importancia, con excepción de Córdoba.

En la provincia de Buenos Aires este armado auto-reivindicado progresista realizó una aceptable elección, en un terreno donde de las cuatro primeras fuerzas, tres eran diferentes opciones peronistas. Con un millón de votos, quedan en situación expectante para octubre, a menos que muchos de sus votantes, al igual que pasaría con De Narváez, decidan apoyar a Massa por ser hoy la principal oposición al kirchnerismo.

En Capital Federal, el Frente UNEN hizo una gran elección con Carrió y Solanas a la cabeza, posicionándose como primer fuerza. Quedan pocas dudas respecto a que Carrió, acompañada por el semental Martín Losteau, volverá a ganar como candidata a Diputada Nacional. No existe la misma certeza respecto a Pino, ya que hubo casi 70 mil votantes que cortaron boleta, eligiendo otra opción que los represente en el Senado. La misma Pitonisa Lilita, en su discurso post victoria, esgrimió que se pondría feliz si su amiga Gabriela Michetti era elegida senadora; lo cual en política demuestra un claro abandono.

Por último, y porque tanto reformismo nos aburre, mención especial para Libres del Sur. Ya completamente alejados de cualquier tipo de armado de izquierda, los ex kirchneristas, ex sabatellistas, ex pinosolanistas, actuales amigos de Binner no han logrado colar candidatos en ningún puesto importante. Jorge Ceballos prácticamente no tiene posibilidades de ser elegido Diputado Nacional por Provincia, mientras que en Capital la lista Juntos de la que formaba parte Victoria Donda, salió tercera cómoda en las internas, por lo que ya no estará en octubre. Para agregar detalles, en octubre en Capital Federal apoyarán la lista para Legisladores, a dos de los más grandes burócratas del movimiento estudiantes, Emiliano Yacobitti y Juan Nosiglia. Estos dos personajes, militantes de Franja Morada, tienen contadas denuncias políticas y penales, debido a la malversación de fondos del Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas de la UBA, y por ejercer violencia a través de patovicas contra la docente Mercedes Dalessandro en el año 2003.

Acostumbrados a chicanear a las organizaciones del campo popular por su “falta de vocación de poder”, sería momento de que paren la pelota y se fijen de que lado de la mecha se encuentran. El bello fiero fuego, ya no es producto de los piquetes y unas cuantas gomas prendidas sino de muchos asados abundantes con los que se fueron en helicóptero el 2001.


La hora de los pueblos

Ignorados por los medios monopólicos. Sin guita para hacer una campaña publicitaria que logre equipararlos con el resto de las fuerzas. Dando la disputa en un terreno que siempre le resultó ajeno. Pero con ovarios y huevos militantes, que hacen olvidar todas las adversidades.

Así se encontró la Izquierda en su conjunto antes de las PASO. A 20 días de celebrados los comicios, podemos decir que más de un millón de votantes eligieron una opción que represente a los intereses de la clase trabajadora, por encima de la oferta electoral que abunda en las pantallas.

Con el FIT como principal actor, realizando excelentes elecciones en Mendoza, Salta, Jujuy y en las provincias patagónicas; el dato concreto muestra que las fuerzas trotskistas han logrado superar la barrera proscriptora en todo el país. Para ser aún más precisos, en por lo menos seis provincias hay enormes posibilidades de lograr un escaño, entre ellas Buenos Aires y Capital Federal; con Pitrola y Altamira a la cabeza respectivamente.

Es menester destacar el resultado de Autodeterminación y Libertad, el partido de Luis Zamora, quien con escasísima difusión y sin ninguna otra fuerza aliada, ha logrado conseguir 63 mil votos en Capital Federal.

También loable la participación solitaria del Nuevo MAS, quienes agitando por la legalización del aborto como consigna principal, consiguieron casi 20 mil votos, aunque no lograron ingresar a octubre. Tampoco logró vencer la proscripción el Frente Nueva Izquierda, con el MST a la cabeza. Los poco más de dos puntos que sumaron estas fuerzas, serán decisivos para que alguno de los espacios de izquierda, ingrese al Congreso.

El 2013 no va a ser un año más en la historia del campo popular. A los grandes avances previamente mencionados, debemos destacar la primera presentación electoral de la llamada “Nueva Izquierda”. Surgida de organizaciones sociales, hijas del rebelde diciembre del 2001, y luego de muchos años de construcción en barrios, fábricas, centros culturales y universidades, han decidido también dar la disputa electoral.

Intentando romper con ciertas lógicas sectarias de la izquierda tradicional, y en búsqueda de un socialismo menos dogmático y que se construya día a día observando la realidad, estas organizaciones se presentaron en Rosario, Jujuy, Capital Federal y La Plata. En primer lugar hay que decir que todas han logrado superar el 1,5 por ciento necesario para estar en octubre.

El Frente Camino Popular en CABA, dirigido principalmente por Marea Popular y la Unión Popular, cuyos referentes son los miembros de la CTA, Victor De Gennaro y Claudio Lozano; pero con el apoyo de otra fuerzas menores como la Unión del Pueblo, el PTP, Camino de los Libres y CRCR, sacó más de 41 mil votos.

En Rosario, el Frente Ciudad Futura compuesto por el Movimiento Giros y el Frente Popular Darío Santillán, sacó el 1,9 por ciento por lo que podrá pelear para conseguir un Concejal en las elecciones de octubre.

Finalmente, en La Plata el Frente Ciudad Nueva integrado por Patria Grande y la Unión del Pueblo, hizo una gran elección consiguiendo más de 16 mil votos y la posibilidad real de conformar un bloque político en el Concejo a partir de diciembre.

Este asunto está ahora en sus manos

Todos los votantes que no se sienten representados con las fuerzas burguesas tradicionales, todos aquellos que quieren cortar con el bipartidismo, a pesar de que estos se presenten con caretas y maquillajes por otros espacios, todos ellos vieron mínimamente tres opciones del campo popular en el cuarto oscuro.

La izquierda se ha caracterizado por dividirse. Yo soy más trotskista que vos. Yo a vos no te quiero porque soy marxista-leninista y vos sos marxista-maoísta-guevarista, entonces no entendés como es el proceso verdadero de la lucha de clases. Basta.

Es hora de unirse. La realidad que tantas veces ha cacheteado, da una nueva oportunidad para que el socialismo pueda ser una opción seria para la gran masa de trabajadores que no se comen el verso del “modelo”, pero que tampoco se atragantan con los gorilas del otro lado.

Lamentablemente, octubre no va a ser el mes en que esta unión suceda. Pero si debe ser el mes en que los dirigentes vuelvan a escuchar a las bases. El mes en el que el sectarismo sea desapoderado por la posibilidad de consolidar una opción de clase, que permita que diferentes tendencias convivan en un gran espacio de izquierda. Un gran espacio de izquierda, que no va a significar otra cosa, que un claro avance de los oprimidos sobre los opresores.

La mesa está servida. Habrá que esperar hasta octubre, para saber quienes se sientan a comer, y quienes van a lavar los platos después.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.