miércoles, 23 de octubre de 2013

La lucha mundial contra Monsanto

Vicky Peláez (RIA NOVOSTI, especial para ARGENPRESS.info)

Cuando un lobo se empeña en tener la razón, pobres corderos (Esopo)

En vísperas de la celebración del Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre pasado, en más de 500 ciudades de 52 países se realizaron manifestaciones contra Monsanto la tenebrosa transnacional de la biotecnología y de los alimentos genéticamente modificados. Los miles y miles de manifestantes pidieron al mundo boicotear la acción “depredadora” de Monsanto porque ha introducido distintos tipos de transgénicos en el mercado globalizado, que según expertos, son dañinos para la salud humana, representando una amenaza para para “la salud, la fertilidad y la longevidad”.

En realidad, Monsanto no es la única corporación que aspira lograr el monopolio del suministro de alimentos en nuestro planeta. Son varias corporaciones biotecnológicas y agroquímicas que forman el poderoso grupo CropLife America y entre ellas se destacan: Monsanto, DuPont, Dow AgroSciences LLC, Syngenta, Bayer, Basf, Río Tinto, Mendel, Ceres, Evogene. Fue precisamente este grupo que mandó la carta de protesta a la esposa del presidente Obama, Michelle Obama cuando ella plantó su jardín orgánico libre de pesticidas y organismos genéticamente modificados (GMO). Ahora pueden estar tranquilos porque la crisis económica y la reciente paralización temporal del gobierno norteamericano hizo marchitar el jardín de la señora Obama.

En este conjunto Monsato, la multinacional de Biotecnología Química y Agrícola con sede en Creve Coeur, Missouri es la más poderosa de todas en términos políticos, económicos y financieros. Es la más famosa por sus semillas transgénicas y herbecidas como Roundup (RR) a base de glisofato para eliminación de hierbas y arbustos. Actualmente esta corporación que comenzó como una pequeña compañía química en 1901, se transformó en un gigante biotecnológico del Siglo XXI ganando en 2012 13,5 mil millones de dólares. Está operando en 68 países del mundo sembrando semillas GMO en más de 114 millones de hectáreas y de ellas 61 millones en los Estados Unidos. En este país controla el 40 por ciento de las tierras cultivables.

Fue precisamente Monsanto uno de los productores del Agente Naranja que fue rociado masivamente durante la guerra de Vietnam en una operación Ranch Hand entre 1961 a 1971. Según la Cruz Roja vietnamita, un millón de personas quedaron discapacitados y más de 500,000 niños nacieron con defectos por el uso de este defoliante. El Agente Naranja que fue aplicado con el pretexto de proteger vidas de los soldados norteamericanos hizo sus estragos en sus propios soldados quienes en 1984 hicieron una demanda colectiva en el Tribunal del Distrito Este de Nueva York. A pesar de que el Tribunal no encontró culpables, se acordó que las siete compañías productores del Agente Naranja (Monsanto, Diamond Shamrock Corporation, Dow Chemical Company, Hercules Inc., TH Agricultural y Nutrition Company, Thompson Chemical Corporation y Uniroyal Inc.) pagaran 180 millones de dólares a los veteranos estadounidenses de la guerra en Vietnam y a sus familiares. Se calcula que más de 600.000 veteranos norteamericanos fueron afectados por este defoliante y miles de sus hijos nacieron con leucemia.

Pero todo esto pertenece a la historia y ya nadie quiere acordarse de la tragedia de aquella guerra. Hasta el Tribunal Supremo norteamericano declaró en 2004 que las compañías productoras no eran responsables del uso del Agente Naranja. Sin embargo, la realidad que vive el mundo actualmente es mucho más siniestra comparando con el pasado, pues estamos frente a un proceso cuando una corporación multinacional Monsanto aspira apoderarse de la producción y distribución de alimentos en el mundo entero usando su tecnología del GMO. De acuerdo al reciente estudio de la Food and Wáter Watch, el 93 por ciento de los productos de la soya en el mercado norteamericano y el 80 por ciento de los de maíz contienen GMO producidos por Monsanto que tiene más de 1.676 patentes de semillas. Actualmente esta multinacional controla más del 90 por ciento del mercado mundial de semillas transgénicas lo que constituye un monopolio industrial sin precedentes, y un 60 por ciento del mercado global de semillas comerciales.

Este éxito de Monsanto no se debe solamente a su habilidad de crear productos rentables sino a sus conexiones políticas, mediáticas y a su persistente trabajo de cabildeo. Según el Center for Responsive Politics, Monsanto gastó más de 4 mil millones de dólares desde 1990 para las campañas electorales dando apoyo a los políticos para promover sus intereses. La mayoría de sus ejecutivos, de acuerdo a la publicación Global Research, son excongresistas y altos exfuncionarios de diferentes departamentos del gobierno Federal norteamericano. Tiene a su disposición incondicional a los medios de comunicación que día a día están tratando de convencer a la opinión pública de la ventaja del uso productos que contengan GMO. Y para dar solidez a los escribanos a sueldo utiliza estudios favorables de seis universidades estadounidenses subvencionados por la multinacional: Arizona State University, St. Louis University, University of Missouri, Cornell University, Washington University in St. Louis y South Dakota State University.

Ahora los profesores a su disposición crearon un nuevo pretexto para la promoción de las semillas GMO. Un reciente informe del ETC Group como Monsanto, Bayer, BASF, DuPont, Syngenta, Dow, Mendel, Ceres, y Evogene están patentando las semillas con genes que resisten el estrés del medio ambiente (sequía, variaciones extremas de temperatura etc.). Según la campaña publicitaria de estos gigantes bioquímicos, “solamente esta tecnología de GMO es capaz de neutralizar los efectos del calentamiento global y el hambre en el futuro no tal lejano”. En realidad, es un nuevo pretexto para aumentar el poder corporativo sobre la alimentación, controlar los precios, terminar con la investigación independiente y acabar con la tradición milenaria de los agricultores de intercambiar las semillas. Ahora la Monsanto y la BASF están invirtiendo 1,5 mil millones de dólares para crear este tipo de semillas.

Su laboratorio es África donde estas dos multinacionales se aliaron con la Fundación Bill y Melinda Gates para promover la supuesta “Revolución Verde” en el continente. Lo curioso que el multimillonario Bill Gates que es presentado por la prensa globalizada como un generoso filántropo, compró 500.000 acciones de la Monsanto por 23 millones de dólares. Los africanos hubieran debido estudiar los “resultados” de las “revoluciones verdes” que promovió la Fundación Rockefeller en América Latina en los años 1960 y 1970. Pero el proceso ya está en marcha con el consentimiento y participación de los gobiernos de Kenia, Tanzania, Uganda y África del Sur apoyado por 47 millones de dólares donados por la Fundación de Bill Gates.

América Latina también ha estado en mira de la Monsanto desde los años 1990. El modelo de agroindustria con el uso de las semillas GMO se impuso en todos los países del Mercosur y también en Bolivia para la producción de soja, maíz y algodón transgénicos. Actualmente el 57 por ciento de la tierra cultivable en la provincia de Buenos Aires está sembrado con semillas GMO y regado con glifosato desde una avioneta. En Paraguay, después del golpe de Estado en 2012 contra el presidente legítimamente elegido, Fernando Lugo, la Monsanto junto con Cargill encontraron un paraíso para sus semillas transgénicas. Actualmente están construyendo una fábrica de semillas transgénicas, convirtiéndose este país en el tercer laboratorio de Monsanto después de Argentina y Brasil.

Actualmente en Argentina, de acuerdo al periodista Federico Larsen, el 97 por ciento de la soja producida es transgénica y también el país liberó el uso de la hormona recombinante bobina BST Posilac producida por Monsanto que aumenta la producción lechera en las vacas en un 25 por ciento, pero que está prohibida en la mayoría de los países del mundo por demostrarse científicamente que Posilac favorece al desarrollo del cáncer de mama en las mujeres. Sin embargo la misma presidenta Cristina Fernández declaró hace poco que “La inversión de Monsanto es importantísima y va a ayudar a la concreción de nuestro plan, tanto agroalimentario 2020, como nuestro plan también industrial”. Parece nadie está prestando a tención a los estudios de varios especialistas que llegaron a la conclusión que a este paso la tierra en Argentina y Brasil dejarían de ser productivas en unos 50 años.

Parece que a las transnacionales o muchos gobiernos de turno no les interesa el futuro. Por eso firman las leyes como la reciente Ley de Protección de Monsanto en los Estados Unidos que protege a la transnacional de todos los juicios relacionados a la producción y venta de semillas GMO o la Ley Monsanto en México aprobada en 2005 por la mayoría de los congresistas ni siquiera ser leída dando la luz verde a la corporación biotecnológica en su país. El mismo camino está tomando Ucrania teniendo las tierras más fértiles de Europa. Felizmente existen raras excepciones, como la iniciativa del presidente del Perú, Ollanta Humala que logró que el congreso aprobara en 2011 una moratoria de 10 años al cultivo y la importación de transgénicos en el país con el “fin de proteger la biodiversidad, la agricultura nacional y la salud pública”.

También la multinacional Monsanto decidió retirar las solicitudes para el cultivo de nuevos transgénicos en la Unión Europea ante las protestas y resistencia de varios gobiernos y grupos ecologistas de usar estas semillas que impactan negativamente sobre la salud. Sin embargo las plantaciones de cultivos transgénicos siguen en España, Portugal, República Checa y Polonia. En Rusia el presidente Putin dio un grito de alerta por las intenciones de la Monsanto de instalarse en su país. Pero tendrá que luchar contra los oligarcas rusos para los cuales la patria no es un lugar donde uno nace sino donde se gana dinero, igualmente contra las leyes rusas aprobadas en la época de Yeltsin y que impiden la prohibición de los productos transgénicos.

Hace unos diez años Monsanto trató de ingresar a Cuba pero ellos anunciaron que serían el laboratorio mundial para los productos orgánicos y no llegaron a ningún acuerdo. Ahora Rusia tiene mejor oportunidad y las condiciones para convertirse en el centro de cultivos orgánicos por no estar contaminada su agricultura con las semillas GMO y por tener 40 millones de hectáreas de tierra no expuesta durante muchos años al uso de los químicos. De acuerdo a los expertos, para 2020 Rusia podría abastecer el mercado mundial con 15 por ciento de los productos orgánicos si es que los agricultores reciben el apoyo del gobierno.

Las posibilidades de poner freno a las intenciones de las multinacionales biotecnológicas de establecer el control corporativo sobre alimentación existen. Sólo se necesita la voluntad de los pueblos de desprenderse del individualismo implantado por el neoliberalismo, y retornar a la premisa de Aristóteles según la cual los humanos somos hombres sociales y políticos y no podemos vivir fuera de la sociedad. Pero vivir en la sociedad necesariamente implica acciones colectivas a través de los cuales podríamos imponernos a cualquier transnacional, como lo están haciendo actualmente los habitantes de Malvinas Argentinas a 14 kilómetros de Córdoba, Argentina oponiéndose Asamblea de Vecinos Lucha por la Vida a Monsanto. En 2012, las Madres de Ituzaingó, un barrio de Córdoba ganaron por primera vez un juicio contra Monsanto.

Esto demuestra que la unión, solidaridad y la voluntad colectiva son armas poderosas del pueblo que lucha por su bienestar y sus ideales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Leyes de semillas en América Latina: una ofensiva que no cede y una resistencia que crece y suma

GRAIN

Los intentos por privatizar las semillas continúan desplegándose globalmente de las manos de los gigantes corporativos del agronegocio. Detrás de ellos hay un objetivo claro de apropiarse de las semillas de manera monopólica y de convertir la práctica histórica y milenaria de mantener y reproducir semillas en un delito. América Latina no está libre de tales ataques.


Foto: Miles de personas se manifestaron en contra de las leyes de semillas en Chile. / Fuente: GRAIN

Aunque la agresión tiene actualmente como punta de lanza las leyes UPOV, lo que en realidad se vive es una andanada de leyes, decretos y regulaciones que incluyen patentes sobre eventos biotecnológicos, normas sanitarias, normas de comercialización, leyes de certificación, registros varios, reglas tributarias, las mal llamadas “buenas prácticas agrícolas”, programas de investigación, políticas de establecimiento de mercados de semillas y más.

Ya en el año 2005 decíamos “Observadas hoy en día, todas las leyes de semillas refieren a la represión. Tratan acerca de lo que los agricultores no pueden hacer. Dictan qué tipo de semillas no pueden venderse, no pueden intercambiarse y en algunos casos incluso no pueden usarse. ¡Todo en nombre de la regulación comercial y la protección de los productores agrícolas! En este sentido, las leyes de semillas se complementan con los regímenes de derechos de propiedad intelectual (DPI) como la protección de variedades vegetales y las patentes. Los dos tipos de leyes — regulaciones para la comercialización y derechos de propiedad— se refuerzan mutuamente. 1

Si algo ha cambiado desde entonces, es que las estrategias de privatización se han multiplicado y se han hecho más extremas y ambiciosas. Lo que empresas y gobiernos no esperaban es que simultáneamente se han multiplicado las resistencias desplegadas a nivel nacional y regional.

¿Que es UPOV?

La Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) es una organización intergubernamental con sede en Ginebra (Suiza). La UPOV fue creada por el Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales. El Convenio fue adoptado en París en 1961, y fue revisado en 1972, 1978 y 1991. Según su propia definición “la misión de la UPOV es proporcionar y fomentar un sistema eficaz para la protección de las variedades vegetales, con miras al desarrollo de nuevas variedades vegetales para beneficio de la sociedad”. 2 En el lenguaje de UPOV, "protección" significa privatización.

La historia de UPOV muestra una expansión permanente y aparentemente sin límite de los derechos de las empresas semilleras junto a una reducción también permanente y sin límites de los derechos y libertades de agricultores y campesinos. El Convenio original otorgaba derechos de propiedad solamente sobre variedades que hubiesen sido desarrolladas por quien solicitaba la privatización, concedía poco más que el derecho exclusivo de comercializar una variedad privatizada y no establecía sanciones específicas. Con las sucesivas transformaciones en 1972, 1978 y 1991, UPOV actualmente concede propiedad sobre variedades "descubiertas" y otorga derechos monopólicos sobre la producción, comercialización, exportación, importación, además de permitir a las empresas pedir la confiscaciòn de cultivos, plantaciones, cosechas y productos derivados de la cosecha. Asimismo, establece que las empresas pueden demandar penalmente, lo que implica penas de cárcel.

El Convenio UPOV 91 es el que hoy se está intentando imponer en todo el mundo bajo el pretexto de la “protección”. Sin embargo en el presente está ampliamente demostrado que UPOV 91 niega los derechos de los agricultores tanto a nivel particular como en su sentido más amplio al cercenar su derecho a guardar semilla para la siembra y permitir a las corporaciones adueñarse de la biodiversidad, logrando un control comercial completo sobre las semillas y los conocimientos de las comunidades. Además los criterios de protección de obtenciones en UPOV exacerban la erosión de la biodiversidad por promover la uniformidad de las semillas. Esto es tremendamente peligroso pues la uniformidad conduce a pérdidas de cosecha y a mayor inseguridad alimentaria. Finalmente la privatización de las semillas afecta negativamente a la investigación y el intercambio de conocimientos.

En América Latina y el Caribe son miembros de UPOV Argentina, Bolivia (Estado Plurinacional de), Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay. De estos Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Perú son los únicos que en este momentos aplica UPOV 91. 3

El saco sin fondo de las ambiciones empresariales

Las leyes de semillas que hoy buscan imponerse son una aplicación irrestricta y a menudo ampliada de UPOV 91. Por lo tanto,

a) Permiten la privatización de variedades “descubiertas”, lo que además de ser absurdo desde el punto de vista de los supuestos principios de la propiedad intelectual (que dice privatizar sólo lo inventado), es un absurdo en el ámbito de las semillas, ya que toda variedad vegetal es obra humana. En otras palabras, las nuevas leyes permiten a las empresas o centros de investigación apropiarse del trabajo ajeno, más específicamente de las semillas campesinas. Este robo se ve facilitado por el hecho que la circulación de una variedad por circuitos locales campesinos no impide que quien se apropie de ella la defina como “nueva”.

b) El robo luego es llevado hasta límites impensables cuando las nuevas leyes expanden la propiedad otorgada a toda variedad “similar”, sin importar cuánto tiempo ella haya existido. Es decir, las leyes UPOV buscan imponer un robo con retroactividad. Una cláusula como ésta fue incluida en la resolución 970 del ICA en Colombia, inclusión que fue uno de los detonantes del Paro Agrario que se llevó a cabo en Colombia y que obligó al gobierno colombiano a retirar tal resolución.

c) Las sanciones contra quienes no obedezcan el absurdo aumentan significativamente, permitiendo la confiscación no sólo de las semillas que se consideren “ilegales”, sino también de los cultivos, plantaciones, cosechas y productos elaborados que provengan de tales semillas. Los procedimientos judiciales para tales confiscaciones serán del tipo sumario, lo que significa que se harán de manera rápida y con poca exigencia de pruebas. La experiencia práctica permite temer fundamentadamente que las empresas desplegarán estrategias de acusaciones múltiples sin mayores pruebas para amedrentar a campesinos y agricultores “díscolos”. La situación se agrava más aún por el hecho que al empresariado se le otorga explícitamente la posibilidad de perseguir penalmente a los agricultores, imponiendo penas de cárcel.

Este es el corazón de las leyes UPOV. Otros elementos altamente dañinos también han sido introducidos en algunas propuestas de ley. El proyecto chileno inicialmente entregaba el control de la aplicación de la ley a las empresas semilleras, creando de facto una policía privada. El proyecto argentino crea un registro obligatorio de usuarios de semillas, lo que significa que todo el que quiera sembrar debe registrarse.

Pero los intentos de privatización van más allá de UPOV. La certificación y las leyes de comercialización han sido centrales en la privatización de semillas de México y Colombia. Brasil está utilizando normas de comercialización. En Argentina avanza la privatización de eventos biotecnológicos y en todo el Cono Sur las empresas están creando su mundo legal paralelo a través de la imposición de contratos privados para cobro de regalías. A ello se agregan casi universalmente las políticas crediticias y de asistencia técnica que exigen el uso de semillas provenientes de las empresas o de los centros de investigación.

Todos estos mecanismos actúan conjuntamente y complementándose para desde distintos frentes intentar el fin último del control absoluto de las semillas.

La resistencia crece y se multiplica

Pero también es en América Latina donde las resistencias se están expresando de manera más contundente y donde los pueblos han logrado frenar en muchos países estos intentos de doblegar su autonomía. A continuación hacemos un recorrido por la situación en los diferentes países donde el protagonismo popular y campesino ha sido clave para detener estos avances corporativos y donde las luchas hoy continúan cada día.

Chile

La ofensiva de UPOV en Chile difiere poco de lo que está intentando imponer en muchos otros países. Diversos artículos facilitan la apropiación de semillas locales por parte de las empresas, criminalizan el uso de semillas propias por parte del campesinado, e imponen elementos absurdos como que aquellas empresas que registran alguna variedad como propia luego pueden impedir el uso de cualquier semilla que se le parezca. Y la amenaza de la confiscación de semillas, cultivos y plantaciones es parte de las nuevas que se imponen a las familias campesinas que osen continuar haciendo lo que han hecho toda su vida.

Lo que las empresas y el gobierno no esperaban es la reacción social que poco a poco se ha ido construyendo en Chile. La ley de semillas de acuerdo a UPOV 91 fue aprobada en primer trámite en el año 2010, a pesar de la fuerte oposición de diversas organizaciones campesinas — especialmente de ANAMURI y de la CLOC-VC —, así como de grupos de la sociedad civil.

A pesar de esta primera derrota, las organizaciones siguieron informando y denunciando los contenidos de la ley, por lo que cuando Chile adhirió al Convenio UPOV 91, la oposición fue muchísimo más amplia y activa, lo que llevó a un grupo de senadores a solicitar que el Tribunal Constitucional declarara la inconstitucionalidad de esta adhesión. Aquí se sufrió una nueva derrota, pero el trabajo de información siguió y se amplió, entre otros medios, a través de las muchas movilizaciones sociales que se han realizado en el país desde 2011.

Actualmente, el rechazo a la privatización de las semillas y a la Ley UPOV 91 es una preocupación nacional y transversal que hasta hace poco había impedido que la ley fuese aprobada en segundo trámite. Sin embargo, el gobierno de derecha —bajo la presión del gobierno de Estados Unidos— le dio urgencia a este segundo trámite, intentando empujarla sin que las organizaciones pudiesen reaccionar. La movilización esta vez fue a nivel nacional y por todo tipo de medios, desde marchas en todo el país que causaron gran impacto, a campañas de información por internet, a programas de radio, entrevistas por televisión, a talleres de información en comunidades rurales, universidades, reuniones con autoridades religiosas, conversaciones e intercambio de información con senadores, etc.

El impacto de miles de personas movilizándose, presionando a senadores y protestando, fue suficientemente fuerte como para romper al menos parcialmente el férreo cerco informativo que se vive en Chile y para convencer a una mayoría de los senadores (21 de 38) a comprometerse a votar en contra del proyecto de ley.

Ante esta nueva situación, el gobierno retiró la ley de la votación, con el fin de postergarla hasta después de las elecciones que se harán en noviembre de 2013, cuando varios de los senadores actualmente comprometidos contra la ley habrán cesado sus labores parlamentarias.

A la fecha en que se escribe esta nota, comienzos de octubre de 2013, las organizaciones campesinas y de la sociedad civil seguirán movilizándose para exigir que el voto de rechazo se haga efectivo a la brevedad.

Argentina

El Proyecto de modificación de la Ley de Semillas en Argentina es fruto de un lobby concreto de Monsanto que comenzó en el 2003 cuando la empresa comenzó a solicitar que se cambiara la Ley de Semillas para garantizar la “seguridad jurídica” de sus inversiones en transgénicos. En ese entonces no encontró ecos en el gobierno y anunció que se retiraba del país no introduciendo nuevos eventos. En su lucha por el cobro de regalías, Monsanto frenó embarques enteros de soja transgénica en puertos de Europa con demandas judiciales porque contenían genes de su propiedad y Argentina no admitía el pago de regalías. Finalmente esta demanda fue ganada por Argentina cuando los tribunales europeos desestimaron la demanda de Monsanto.

Si bien durante los últimos años de la década pasada el gobierno anunció en varias ocasiones que iba a presentar una nueva Ley de Semillas al Congreso fue recién en el año 2012 que se produce un radical cambio de postura sobre el tema. En junio del 2012 la presidenta Cristina Fernández anuncia en el Consejo de las Américas que a partir de sus conversaciones con Monsanto la empresa volvería a realizar inversiones en el país con eje en una planta de procesamiento de maíz transgénico en el Barrio Malvinas Argentinas en la Ciudad de Córdoba.

A los pocos meses, en una conferencia de prensa conjunta, el Ministro de Agricultura Norberto Yahuar y Pablo Vaqueros, Presidente de Monsanto Argentina anunciaron la aprobación y lanzamiento de la nueva soja transgénica RR2 “Intacta” (resistente al glifosato e insecticida) y la modificación de la Ley de Semillas para proteger a los inversores por “los grandes gastos que tienen”. El compromiso allí explicitado fue presentar la Ley al Congreso antes de fines del 2012 para que fuera tratada y aprobada.

La reacción de las organizaciones sociales no se hizo esperar y fue mucho más contundente cuando se hizo público que el borrador en discusión estaba siendo negociado en secreto dentro del Ministerio de Agricultura por las grandes cámaras semilleras y los grandes terratenientes del país. El rechazo a la modificación de la Ley de Semillas se extendió ampliamente en la sociedad y diferente colectivos incluyeron la demanda en diferentes actividades, movilizaciones, charlas y documentos.

Los análisis de las organizaciones sociales de una copia filtrada del proyecto en discusión encontraron que el mismo introducía, a partir de modificaciones en el articulado de la Ley vigente (que data del año 1973), casi todos los contenidos de UPOV 91 y las restricciones que esta norma impone.

El Movimiento Nacional Campesino Indígena junto a Amigos de la Tierra y GRAIN comenzó una campaña de recolección de firmas que hacia fines de noviembre contaba ya con más de 500 adhesiones de organizaciones sociales y más de 3 mil 500 firmantes particulares.

El documento “10 motivos para luchar contra el proyecto de ley que pretende privatizar las semillas en la Argentina” 4 expresa que “la ley propuesta no protege los conocimientos ni la biodiversidad; sólo fomenta la privatización y protege la propiedad sobre lo que es un patrimonio colectivo de los pueblos, especialmente de las comunidades campesinas y los pueblos indígenas. De esta forma expande un principio inaceptable, el de que es posible y aceptable privatizar los conocimientos y diversas formas de vida” y que “Abre las puertas para que se profundice la expropiación y privatización de la biodiversidad agrícola y silvestre de Argentina. El proyecto de ley hace posible la mayor privatización de los recursos genéticos y de la biodiversidad nativa de Argentina al expandir los llamados derechos de obtentor sobre las especies vegetales”. Además “ilegaliza o restringe gravemente prácticas que han estado en vigencia desde los inicios de la agricultura, como es el seleccionar, mejorar, obtener, guardar, multiplicar e intercambiar semilla libremente a partir de la cosecha anterior”.

El documento concluye con un llamado a “Rechazar un proyecto de ley que atenta gravemente contra el conjunto de los habitantes de nuestro país. La agricultura tiene un carácter eminentemente social, puesto que tiene la función de sustentar y alimentar a toda la población. Poner en riesgo la seguridad y soberanía alimentaria de Argentina a través de la concesión de nuevos privilegios para las empresas transnacionales que están en el negocio agrícola es avanzar por el camino de la pérdida de soberanía para nuestro pueblo”.

El extendido rechazo que muy pronto encontró eco en varios sectores del oficialismo produjo que el Proyecto nunca ingresara al Parlamento, lo que fue entendido por las organizaciones como una victoria parcial. Durante los primeros meses del año 2013 el Ministro de Agricultura expresó que por ser un año electoral el Proyecto no sería enviado al Congreso pero ante evidentes nuevas presiones de Monsanto a las pocas semanas el Secretario de Agricultura anunció que ni bien concluyeran las elecciones el Proyecto ingresaría al Congreso.

Mientras tanto Monsanto no permanece en actitud de espera si no que mantiene su ofensiva obligando a los compradores de la nueva soja transgénica rr2 “intacta” a firmar un “contrato de regalías extendidas”. Monsanto informa en su página web para esta soja 5 que "Los productores que deseen optar, a su criterio y decisión, por utilizar semillas de soja conteniendo la tecnología intacta rr2 deberán suscribir con Monsanto una licencia limitada de uso de la tecnología". Una particular manera de entender el “criterio propio y decisión” de los productores que ronda la ilegalidad.

La movilización y la atención de la sociedad sigue de cerca cada paso que se da tratando de avanzar con La ley y hoy está presente en la lucha que los vecinos de la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida y las Madres de Barrio Ituzaingó Anexo están dando en el Bloqueo a la Planta que Monsanto está intentando construir allí y que lleva mas de tres semanas de bloqueo.

Colombia

En abril del año 2102 el Congreso de la República de Colombia aprobó la Ley 1518 por medio de la cual se aprobó el "Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales" cumpliendo los “deberes” que el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos le imponía para proteger los intereses de las grandes corporaciones del agronegocio.

La organizaciones sociales denunciaron rápidamente que la aprobación se había realizado desconociendo disposiciones de rango superior y desarrollos normativos y jurisprudenciales internacionales que consagran las obligaciones del Estado de garantizar y respetar los derechos de quienes están bajo su jurisdicción y específicamente la obligación de velar por la soberanía y seguridad alimentaria de la población.

Según el Grupo Semillas y la Campaña Semillas de Identidad el Convenio Internacional fue ratificado “sin garantizar el derecho fundamental a la consulta previa de las minorías étnicas” y su objetivo principal es buscar “la concesión y consecuente protección de derechos de obtentor de géneros y especies vegetales estableciendo, por un lado, determinadas condiciones que no pueden cumplir las variedades nativas y criollas porque el mejoramiento genético que han realizado los agricultores se basa en un enfoque y principios totalmente diferentes al que realizan los fitomejoradores modernos, y por otro, los alcances de su reconocimiento protegiendo intereses económicos de algunos e imponiendo el uso de semillas protegidas legalmente por requerimiento de las empresas transnacionales”. 6

A partir de este análisis diversas organizaciones realizaron una presentación ante la Corte Constitucional logrando en diciembre del 2012 que la Corte Constitucional declarara INEXEQUIBLE la Ley 1518. 7 De esta manera se logró frenar el avance de UPOV 91 bajo el argumento de la falta de consulta previa a los pueblos indígenas y tribales sobre medidas legislativas o administrativas que los afecten directamente, bajo el amparo del Convenio 169 de la OIT, en cuyo artículo 6º se establece la obligatoriedad de dicha consulta. Si bien la amenaza de la aprobación de UPOV aún permanece, hasta el momento no se ha puesto en marcha el proceso de consulta requerido por la Corte. Esto produjo la preocupación de los Estados Unidos que hizo conocer a través de los medios su “pleno derecho de pedir que Colombia compense los perjuicios ocasionados por la decisión de la Corte Constitucional colombiana de declarar inexequible las Leyes 1518 y 1520, que establecieron una serie de normas requeridas para la firma del Tratado de Libre Comercio con ese país”. 8

Pero durante el año 2013 los acontecimientos ligados a las luchas campesinas volvieron a poner a las semillas en el centro de la escena. Fue a partir de la difusión del Documental “9.70 la historia de la semilla privatizada”9 de la joven directora Victoria Solano, que se comenzó a multiplicar entre la sociedad el impacto de las normas que privatizan las semillas.

La disposición 9.70 del ICA (Instituto Colombiano Agropecuario) data del año 2010 y pretende controlar la producción, uso y comercialización de semillas en el país. Esta resolución aplica los conceptos de la propiedad intelectual a las semillas y fue promulgada como requisito para la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos. “El documental analiza los impactos de la resolución tomando como ejemplo el caso Campoalegre, un pueblo al sur de Colombia donde se aplicó la resolución. En el 2011 el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, llegó hasta el municipio e incautó 70 toneladas de arroz, luego volvió con fuerza pública, y finalmente destruyó la semilla en un basurero por considerarla ilegal” exponen sus autores.

El fuerte impacto público que tuvo el documental coincidió con el inicio de las movilizaciones campesinas del 19 de agosto que conmovieron al país y rápidamente el rechazo a la disposición 9.70 se sumó a los múltiples reclamos campesinos. A partir de estas luchas la norma 9.70 fue “congelada por dos años”, lo que representa un inmenso triunfo de las organizaciones campesinas y sociales de Colombia. Sin embargo, en el presente resulta claro que lo que el pueblo de Colombia exige es que esta resolución sea completamente derogada de la misma forma que cualquier intento de imponer UPOV 91 por otras vías. 10

Venezuela

En Venezuela está en la pauta para el tratamiento de la Asamblea Nacional un proyecto de modificación de la Ley de Semillas que ha provocado mucha preocupación en las organizaciones sociales. Por un lado este Proyecto de Ley plantea una situación muy compleja pues pretende reglamentar la prohibición de los transgénicos en Venezuela y al mismo tiempo legislar las cuestiones de propiedad intelectual.

La Campaña Venezuela Libre de Transgénicos 11 ha venido dando seguimiento a este proyecto y realizado observaciones proponiendo la “prohibición de las semillas transgénicas en el país, la prohibición de cualquier figura de derecho de propiedad intelectual o patentes sobre las semillas, y la solicitud de ampliar el debate de la ley desde la construcción colectiva con los colectivos y movimientos populares revolucionarios”.

Las declaraciones públicas de los impulsores de la ley hablan de que la misma prohibirá los transgénicos en Venezuela pero la campaña ha expresado sus preocupaciones en relación al “articulado de la propuesta de ley que continúa reconociendo derechos de obtentor (figura de propiedad intelectual sobre la semilla), no define claramente los mecanismos de control y sanción de las semillas transgénicas, establece fiscalizaciones rigurosas a la semilla campesina, establece sanciones que pueden criminalizar las prácticas de intercambio tradicionales, aún no establece mecanismos de participación del poder popular, entre otros, todos aspectos que consideramos elementos de lucha del movimiento popular en el debate de esta ley”.

El compromiso de un amplio debate público y la fuerte movilización de los movimientos sociales abre las puertas para que se produzcan en el proyecto modificaciones que respondan a las demandas que se están realizando.

México

Tras la puesta en vigor del TLCAN, se fue articulando un escenario de leyes combinadas 12 que incluyó a “la ley de Variedades Vegetales” (1996) 13, la puesta en vigor de la ley de Bioseguridad de 2005 14 y la nueva ley de Semillas, de 2007 15 mediante las cuales el sistema jurídico mexicano dio un paso muy grande hacia el registro, la certificación, el patentamiento y privatización de las semillas, buscando imponer semillas de laboratorio diseñadas y criminalizando la custodia e intercambio de semillas nativas por los canales de confianza que durante siglos fueron la base de los sistemas alimentarios indígenas, campesinos, a nivel nacional.

Aunque México no se ha suscrito a la versión 1991 del Convenio, ya su ley de Semillas de 2007 explícitamente promueve la criminalización de las semillas nativas, criterios inconsistentes con el comportamiento de las semillas en la vida cotidiana de las comunidades estableciendo criterios abstractos de calidad y una “estabilidad” que implicaría un congelamiento de sus características, casi que la “obligación de no seguir evolucionando”. 16

Esto, junto con la Ley de Variedades Vegetales, de 1996 (parte de las obligaciones de ser miembro de UPOV) y su reglamento de 1998, abrió la explotación y aprovechamiento privados de variedades vegetales y materiales de propagación y su concesión pagada y venta mediante reglamentaciones muy favorables a las corporaciones.

En 2012, un sinnúmero de organizaciones campesinas y de la sociedad civil lograron detener el intento de que la Ley Federal de Variedades Vegetales se reformara hacia lineamientos más afines con UPOV 91. La reforma habría sido muy grave, porque concedía a los obtentores privados “el beneficio exclusivo [monopólico] procedente de ventas de semillas u otros materiales vegetales hasta por 15 años, o 18 en el caso de plantas perennes, ornamentales, forestales —aun cuando las plantas que se utilicen para desarrollar nuevas variedades sean del dominio público”. 17 Se incluían los organismos genéticamente modificados en coherencia con la ley de Bioseguridad, “lo cual es absurdo dado que los OGM son creados por la introducción de material genético que no es vegetal”. 18

La Ley de Variedades Vegetales recargada habría sido clave para potenciar a la ley de Semillas de 2007, pues habría promovido una policía de las semillas, un sistema de fiscalización y decomiso de las semillas no certificadas, clasificadas absurdamente como “piratas”, por no contar con factura, registro o certificación, pese a haberse guardado e intercambiado por lo menos hace 6 mil años. La reforma de la Ley de Variedades está pospuesta, pero seria un error pensar que está desactivada su aprobación. 19

En el resto de América Latina y el Caribe la situación difiere según existan o no Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados con los Estados Unidos. Es el caso de Costa Rica y República Dominicana que por la firma del CAFTA (Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica-República Dominicana y Estados Unidos) han debido cambiar sus legislaciones para adaptarse al TLC o de Perú que también ha firmado un TLC con EEUU. En el resto del Continente y aunque en estos momentos no haya ofensivas las presiones para la adhesión a UPOV 91 son permanentes y es muy posible que en algunos países, como Paraguay, por ejemplo, en los próximos meses se produzcan embates en esa dirección.

Las resistencias dan sus frutos

Lo sorprendente en un contexto de avance del agronegocio en toda la región es que las resistencias al control corporativo de las semillas han dado sus frutos en casi todos los países donde se han presentado estas ofensivas.

En Argentina el Proyecto de Ley de Semillas no salió de su ámbito de discusión secreto en el Ministerio de Agricultura y jamás tomó estado parlamentario.

En Chile las organizaciones lograron que una mayoría de los senadores se comprometieran a votar contra el Proyecto de Ley Monsanto.

En Colombia la movilización campesina logró que la Resolución 9.70 fuera frenada.

En Venezuela existen firmes compromisos para que los principios que impulsó Hugo Chávez no sean traicionados.

También en México las luchas sociales impidieron que Ley Federal de Variedades Vegetales se reformara hacia lineamientos más afines con UPOV 91.

Todo esto para el mes de octubre del 2013. No sabemos que ocurrirá en los próximos meses. Pero está claro que estas victorias no significan que las batallas contra la apropiación estén ganadas. Los movimientos sociales son muy concientes de que la situación actual plantea el desafío de seguir construyendo articulaciones, conciencia y nuevos aliados para enfrentar los embates que habrá de aquí en adelante y seguir defendiendo a las semillas como Patrimonio de los Pueblos al Servicio de la Humanidad; poniéndole el cuerpo a esta hermosa consigna de la Campaña de la Semilla de la Vía Campesina.


Notas:
1 UPOV
2 “Leyes de semillas: imponiendo un apartheid agrícola”, GRAIN, 29 de octubre, 2005.
3 Ibid
4 “10 motivos para luchar contra el proyecto de ley que pretende privatizar las semillas en la Argentina”, MNCI, CLOC-VC Argentina, GRAIN, AT, ACBIO, 2 de octubre, 2012
5 Monsanto, “Licencia de uso, Intacta rr2”
6 “Propiedad intelectual y patentes”, Grupo Semillas, 18 de mayo, 2012
7 “Colombia: Declarada inexequible la 'Ley de Semillas'”, Biodiversidad, 12 de diciembre, 2012
8 “Caída de leyes de obtentor y de Internet afectaría TLC”, Portafolio, 27 de enero, 2013
9 “9.70, la historia de la semilla privatizada”, Clementina Producciones - Victoria Solano, 2013
10 “Resolución 970 del ICA: congelar, derogar y reconstruir de manera democrática”, Grupo Semillas, 9 de junio, 2013
11 Campaña Venezuela Libre de Transgénicos
12 “Leyes para acabar con la agricultura independiente”, GRAIN, 14 de abril, 2010
13 “Ley Federal de Variedades Vegetales”, SAGARPA
14 “Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados” (pdf), CONACYT, 18 de marzo, 2005
15 “Ley Federal de Producción, certificación y comercio de Semillas” (pdf), Gobierno de Mexico, 15 de junio, 2007
16 “Leyes para acabar con la agricultura independiente”, op. cit
17 “Mexican farmers block Monsanto law to privatize seeds and plants”, Occupy Monsanto, 14 de junio, 2012
18 Ibid
19 Ibid

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Capitalismo. Premio Nobel de Economía: Teatro, puro teatro

José Gabriel Palma (CIPER)

La semana pasada se les otorgó el Premio Nobel a tres economistas estadounidenses que trabajan sobre mercados financieros: Eugene Fama, Lars Peter Hansen y Robert Shiller. Si bien esta noticia tuvo impacto en la profesión y círculos políticos, pasó casi inadvertida para el resto de la población. Qué diferencia -se acordarán los mayores de 50 años- con cómo se tiró la casa por la ventana durante la dictadura para celebrar el Nobel de Milton Friedman en 1976. Esto, a pesar de que esta vez uno de los galardonados, Eugene Fama, padre de la desregulación financiera global, es mellizo ideológico de Friedman e inspiración fundamental de los neo-liberales de todo tipo.

Este premio, junto con exponer muchos de los aspectos más negativos de mi profesión, trae a la mente varias interrogantes. ¿Tiene sentido dar premios de este tipo en una disciplina donde las ideas tienen un claro origen ideológico y donde las metodologías y los datos son particularmente frágiles? ¿Tiene sentido honrar justo en la mitad de la peor crisis financiera en casi un siglo a alguien que se pasó medio siglo diciendo que jamás podría haber una crisis financiera de este tipo? ¿Y qué es de los millones que están sufriendo las consecuencias de esta crisis, producto en gran parte de la aplicación de las políticas de desregulación financiera propuestas por Fama? Es necesario preguntarse también cuál es el status "científico" de las propuestas de políticas que hacemos los economistas. Por ejemplo, cuando la mayoría en mi profesión se opone a que la educación universitaria sea gratuita, ¿están expresando sólo una opinión?

Nobel de Economía: un "truco de mercado"

1.- ¿Existe realmente un "Premio Nobel de Economía"? La sorprendente respuesta es que no existe ni nunca ha existido. Este Nobel es sólo una ficción inventada por una profesión en busca de credibilidad. A Alfred Nobel nunca se le pasó por la mente crearlo; por el contrario, como muchos científicos de esa época, él tenía una opinión muy baja de esta disciplina. Jamás se le hubiese ocurrido colocar a la Economía a la par de ciencias como la Física, la Química o la Medicina, para las cuales sí creó un premio. Sin embargo, un grupo influyente de economistas, sin importarles para nada la opinión ni deseos de Nobel ni los de su familia, idearon un truco de relaciones públicas para dar la impresión de que la Economía, como ciencia, estaba a la par con aquellas. Después de todo, una cosa que le sobra a mi profesión es poder y recursos para lograr lo que se le de la gana. Y así inventaron este premio, o, para ser más preciso, así compraron un acceso lateral a estos premios.

En 1969, casi 75 años después de que Alfred Nobel creara el galardón original, este grupo de economistas decidió inventar el Premio Sveriges Riksbank en Ciencias Económicas "en memoria de Alfred Nobel", usando los enormes recursos del Banco Central de Suecia. La ironía de llamarlo así es que era "en memoria" de alguien que explícitamente no creía para nada que la Economía fuese ciencia. Cada vez que se entrega el premio, el pobre Nobel se debe estar revolcando en su tumba. Es como si el Instituto Libertad y Desarrollo creara un premio para honrar a quienes contribuyeron a la implementación de las reformas económicas neo-liberales, y lo llamara "en memoria de Pablo Neruda". En fin, cualquier institución del mundo puede crear un premio en memoria de quien quiera, por absurdo que sea, pues nombres no son marca registrada en ese sentido.en el mundo. ¡Tanta igualdad sólo puede ser fruto de distorsiones del mercado! (Para un mapa de la distribución del ingreso en el mundo, donde se les olvidó colocar a Suecia; ver también).

Pero eso no era suficiente para una profesión con complejo de inferioridad respecto de las ciencias duras: al premio había que darle credibilidad científica. Un Banco Central dando un premio a uno de los suyos iba a pasar bastante ignorado, salvo en la cuenta corriente del premiado. Para ello usó inteligentemente una oportunidad fortuita: las celebraciones de los 300 años del Banco Central sueco, el banco central más antiguo del mundo. Así, mis colegas usaron ese evento para convencer a la institución a cargo de los premios Nobel -que como cualquiera otra siempre está ansiosa de nuevos aportes financieros- de permitir la entrega de este premio en la misma ceremonia de los Nobel de verdad. Eso fue todo lo que consiguió. Sólo un asunto de ceremonias. Pero de ahí en adelante poco importó que el origen del premio fuese tan distinto, que el nombre del premio fuese tan diferente, que hasta las medallas que se entregaban fuesen tan disímiles, y para que decir los orígenes de las platas: los de verdad, los fondos que dejó Alfred Nobel versus los del impostor, las bóvedas del Banco Central. Lo único relevante eran las apariencias.

Finalmente, el grupo de economistas a cargo de la operación, ya envueltos en una larga pelea por una mayor independencia del banco -esto es, para que sus acciones estuviesen cada día más al margen del proceso democrático-, tenían que asegurarse de que el premio fuese otorgado a gente que los apoyara en sus peleas ideológicas contra los keynesianos social-demócratas que habían inventado el "modelo sueco", transformado a ese país, entre otras cosas, en uno de los de mejor distribución del ingreso

Por tanto, el Banco Central sueco impuso a Assar Lindbeck, un economista neo-liberal con fuertes conexiones con la Universidad de Chicago para estar a cargo del premio: alguien sin ningún brillo académico pero con un compás ideológico muy claro. Y no sólo forzó su nombramiento, sino que lo mantuvo en el cargo por tres décadas, durante las cuales pasó a ser el economista más halagado y agasajado del mundo: el más wined and dined, como se dice en las tierras donde vivo.

¡Qué golpe maestro! Cómo revela el poder de mi profesión y sus aspectos más negativos. Hasta al Banco de la Reserva Federal de Miniápolis le dio suficiente vergüenza como para llamarlo un brillante truco de mercado ("marketing ploy"; ver).

Para Peter Nobel, sobrino de Alfred, esto era más serio: "El Premio de Economía no es mas que un paracaidista que pretende ser un Premio Nobel. Es un golpe de relaciones públicas de los economistas para mejorar su reputación. . [Este premio] es otorgado a menudo a meros especuladores financieros." (ver).

El Nobel para la especulación

La historia de Myron Scholes y Robert Merton, quienes recibieron el Premio Nobel por diseñar un método para determinar el valor de las derivativas, la cual aplicaban en un hedge fund (el LTCM, un fondo de inversión), viene a la memoria. Según sus autores, la ecuación Black-Scholes, una forma de valuar opciones, como los calls y puts, supuestamente solucionaba el eterno problema del manejo del riesgo. La caída estrepitosa del LTCM al año siguiente reveló lo absurdo de sus ideas -y la del Nobel-. ¡Ambos eran cuentos de economista! Cuando el LTCM se vino abajo estrepitosamente tenia un capital propio de menos de US$ 5 mil millones, un portafolio de US$ 200 mil millones y derivadas con un valor hipotético de US$1.3 millones de millones: ¡eso es lo que llama leverage! Como dijo Warren Buffett: "si uno combina ignorancia con leverage, el resultado puede ser muy interesante". Thomas Jefferson fue uno de los primeros en dar en el clavo: "los mercados financieros son más peligrosos para nuestras libertades individuales que los ejércitos armados". ¡Para qué decir los desregulados!

Con todo esto, no es de extrañar la furia de Peter Nobel al ver cómo el notorio premio en Economía devaluaba el nombre de su tío, el de los premios de verdad, y el de toda su familia.

La forma poco transparente e increíblemente generosa en la que el Banco de la Reserva de Nueva York llegó al rescate, a pesar de que el LTCM no estaba bajo su supervisión -otro ejemplo de crony-capitalism-, tampoco contribuyó al buen nombre del Nobel. Solo mostró que a los economistas nos gusta actuar como un gremio medieval, cuya única función es ayudarnos mutuamente en momentos de apremio. ¡Socialismo para nosotros, capitalismo para los demás!

Peter Nobel no es el único miembro de la familia que cree que el galardón a los economistas es un impostor. En 2001, con ocasión del 100 aniversario del Premio Nobel, cuatro miembros de esa familia publicaron una carta argumentando que el premio de Economía degradaba y deshonraba a los Nobel de verdad. La comunidad científica sueca dijo en 2004 lo mismo: tres miembros del comité que otorga el premio publicaron una carta calificando de "fraudulentas" las credenciales científicas del galardón del Banco Central: "El premio de Economía merma el valor de los Nobel. Si estos últimos quieren continuar con su reputación, deben disociarse del de Economía", decía dicha carta.

Esto no significa, por supuesto, que muchos de aquellos que han ganado el premio de Economía no estén entre lo mas erudito de mi profesión. Lo que significa es que, en lugar de conformarse con crear un premio de verdad, la oligarquía de la profesión prefirió uno que fuese un impostor, y uno que además asegurase que los disidentes quedasen al margen. Tampoco es de extrañar que ninguna economista mujer haya ganado el Nobel (sólo una politóloga, mujeres en ciencias sociales, como en literatura, está bien, ¿pero en Economía?). Por ejemplo, ¿cómo es posible que mis dos colegas en Cambridge, Joan Robinson -la economista mujer más grande de la historia- y Nicholas Kaldor, nunca lo recibieran? Eso es algo absolutamente aberrante. Y para que decir Michal Kalecki, el economista polaco que adelantó las ideas fundamentales de Keynes.

Pero, después de todo, somos economistas; si se quiere tener un Nobel, por qué no hacemos lo de siempre: supongamos que existe uno. Y después discriminamos (en ideología, género, etc.), e ignoremos totalmente (con cualquier excusa absurda) a aquellos que hacen economía en forma exitosa, como en Asia.

Premio de Economía 2013: a Ptolomeo y Copérnico simultáneamente

2.- El segundo fenómeno que revela el último Nobel, es que la Economía debe ser la única disciplina que se cree ciencia, y que al mismo tiempo puede dar un premio a dos personas que dicen exactamente lo opuesto: Eugene Fama y Robert Shiller. Para el primero, los mercados financieros son tan increíblemente eficientes que los precios de los activos financieros siempre reflejan los fundamentos y, por tanto, nadie puede ganar más plata que el resto especulando con ellos en forma sistemática. Esto significa que estrategias de especulación activas no deberían dar mayores retornos que un simple index-tracking. En su versión más extrema, que aún informa de la poca regulación financiera que hay en Chile, esta teoría dice que los precios de los activos financieros absorben toda la información en forma tan instantánea y eficaz, que ni siquiera los que tienen acceso a información privilegiada deberían lograr ventajas respecto del resto.

Para Shiller, en cambio, la dinámica de los mercados financieros está inevitablemente manejada por la psicología humana, la cual puede crear fácilmente, y en forma sostenida, precios errados (mis-pricing), como en el caso de las burbujas financieras recientes. Y lo puede hacer por periodos muy largos.

Es como haberles dado un premio de astronomía a Claudio Ptolomeo y Nicolás Copérnico simultáneamente. Al primero, por demostrar que la Tierra es un planeta inmóvil en centro del universo, con el Sol y la Luna girando a su alrededor. El otro por demostrar lo contrario: que no existe un cosmos cerrado y jerarquizado, producto de la imaginación de un hombre con un terrible complejo de ombligo, sino un universo homogéneo e indeterminado y, a la postre, infinito.

Lo realmente crucial de entender, es que de haber un premio de verdad para la Economía, por la naturaleza de nuestra disciplina, la contradicción de otorgárselo a dos personas con ideas tan opuestas, debería ser la norma, no la excepción. La naturaleza de nuestra disciplina, sus métodos y evidencia empírica son tales y el rol fundamental de la ideología es tal, que estos premios deberían darse no tanto por lo que se dice, sino por la rigurosidad con la que se dice lo que se dice; esto es, otorgarlos por la pureza de la lógica, la potencia de los datos y, cuando es necesario, por la seriedad del algebra.

Eso es todo lo que le podemos pedir a nuestra ciencia económica. Nuestros Ptolomeos y Copérnicos actuales (guardando las distancias en cuanto a genialidad) están en realidad igual de distantes unos de los otros como lo estaban aquellos cuando argumentan, por ejemplo, sobre las posibles bondades de una "independencia" del Banco Central, de los orígenes de la inflación, de las fuentes del crecimiento, de la "flexibilización" deseada en el mercado laboral, del financiamiento de la educación, o de los orígenes de nuestra picante desigualdad -y de los mecanismos más eficaces para mejorarla-. Pretender lo contrario, acallando a la disidencia, es puro cuento. O como nos dice aquella gran canción: "Teatro. Lo tuyo es puro teatro. Falsedad bien ensayada. Estudiado simulacro".

Pero una disciplina que tiene la ilusión de ser "ciencia dura" -e incapaz de aceptar el desconsuelo de ser Ciencia Social- no puede reconocer eso. Al igual que un nuevo rico que pretende ser plata antigua, tiene que hacer teatro, puro teatro. Parte fundamental de esa farsa es reprimir la controversia y disfrazar la ideología como "conocimiento". Esto es, disfrazar la "verdad revelada" como verdad adquirida a través de un riguroso examen de la realidad.

Para aquellos que opinan diferente sólo cabe hacer lo que hizo el Vaticano con Copérnico: ¡condenarlo por hereje! Por lo menos ni a él, ni después a Galileo, le pasó lo que le ocurrió al astrónomo Giordano Bruno, quien aprovechó las tesis heliocéntricas para expresar su idea de que el Universo era infinito, y de que en él podían existir infinidad de mundos similares a la Tierra. Bruno fue condenado a la hoguera por la Inquisición en el año 1600. Galileo, quien con su telescopio e increíble genialidad llevó al abandono definitivo del sistema ptolemaico, sólo fue advertido por la Inquisición en 1616, y en 1633 se le prohibió divulgar sus ideas, las que fueron consideradas heréticas. También se le prohibió enseñar y se le recluyó en arresto domiciliario. ¿Suena conocido?

Lo más importante, y lo cual no hay nunca que olvidar, es que el modelo ptolemaico no sólo se ajustaba a la perfección a la ideología y las religiones de la época, sino también a la validez de los datos que existían en su época, y al contexto científico de casi dos milenios. Entender eso, sin duda, nos puede ayudar a desmitificar las ciencias, para que decir las Ciencias Sociales, en especial, las que tienen vergüenza de serlo.
Fama: el padre de la desregulación financiera

3.- El tercer fenómeno, sub-producto de lo anterior, es la interrogante: ¿cómo alguien como Eugene Fama puede llevarse este premio, por muy virtual y sesgado que sea? Ya decíamos, de existir alguna vez un premio de Economía que sea en serio, no debería extrañar que sea otorgado simultáneamente a los nuevos Ptolomeos y Copérnicos de la profesión. Sin embargo, como muchos periodistas han informado, lo que sucedió esta semana no fue un reconocimiento a esta realidad, tan obvia, sino fue sólo un subterfugio para darle el premio a Eugene Fama, padre de la desregulación de los mercados financieros internacionales, ¡y de tantas fortunas hechas con ellos! Desregulación que, más que ningún otro factor, nos llevó al desastre de la actual crisis financiera global (ver), donde al menos otras 200 millones de personas cayeron bajo en nivel de pobreza, 50 millones perdieron su trabajo y donde los países de la periferia europea se cayeron a pedazos (en especial, porque sus oligarquías, gracias a la desregulación financiera avocada por Fama, pudieron sacar toda su plata hacia Alemania).

Como les gusta a los economistas neo-liberales, mientras suena la música, unos son los que bailan; cuando se acaba, otros son los que tiene que limpiar la mugre. ¿Se acuerdan el '82, cuando el rescate del sistema bancario le costó a todos los chilenos un monto equivalente a más de la mitad del PIB? Hasta hoy día seguimos pagando impuestos para financiar eso. Pero según Eugene Fama, a la lista de las victimas de esta crisis hay que agregar los infortunados mercados financieros (ver). ¿Cómo es que a nadie se le ha ocurrido organizar una Teletón para ayudarlos?

Este subterfugio de juntar a Fama con Shiller, y agregar un gran econometrista que no crea polémica, permitió darle el premio a Fama y evitar que se creara una controversia tal, que pusiera aún más en discusión el futuro del premio.

Pero dejando de lado este subterfugio, ¿se merecería Fama el premio en un escenario donde se reconoce la diversidad de pensamientos en economía? Difícil pregunta. Yo lo dudo. Ya decíamos, de acuerdo a su teoría, los precios de los activos financieros en todo momento reflejan a la perfección "toda la información disponible". Esto es, jamás podría haber una brecha endógena en estos precios y fundamentos, para que decir una burbuja financiera. Es decir, los precios de los activos financieros se merecen un pedestal, y las "opciones" sobre acciones para sus ejecutivos son la recompensa más racional para el buen rendimiento de una empresa.

El punto clave aquí es que si por cualquier razón los mercados financieros se desalinean, siempre se van a "auto-corregir" y de forma casi instantánea. En el casino financiero, los jugadores inteligentes simplemente van a forzar a los precios de los activos financieros a ser "racionales", haciendo exactamente lo contrario de lo que hacen en la vida real: tomar el otro lado de la acción cuando los precios empiezan a desarrollar alguna tendencia -pues, por definición, según Fama, ésta no puede tener sustancia-. En otras palabras, para la teología de los mercados financieros eficientes, un "surfista racional" no es el que se divierte cabalgando sobre las olas, sino el que se ahoga tratando de crear resacas. Hasta las ideas ptolomeicas hacen sentido al lado de eso.

Y, como decíamos, cuando le preguntaron a Fama en la citada entrevista sobre la actual crisis financiera global y el rol de las desregulación financiera, para él los 10 millones de millones de dólares en créditos hipotecarios que se otorgaron en Estados Unidos desde la desregulación financiera hasta la crisis, fueron perfectamente racionales. Lo que sucedió, según él, fue que la recesión económica complicó su servicio. Cuando el periodista le recuerda que la crisis hipotecaria vino primero y la recesión después, su respuesta fue: "No lo creo. No pudo haber sido así" (I don't think so. How could it?). ¡Para el mármol! Sí Eugene, ¡así fue! Dando vueltas el dicho, parece que si Fama no quiere ir a la montaña, la hace venir hacia él.

En cuanto al resto del mercado financiero, si Goldman Sachs creaba productos financieros diseñados a propósito para fracasar, para luego vendérselos a sus clientes como si fuesen una mina de oro, y después hacer una apuesta (un credit default swap) de que esos mismos productos iban a fallar, eso era totalmente racional y eficiente (y ético). Lo que ellos hacían era como si yo vendiese un auto a sabiendas de que los frenos están malos, sin decirle nada al comprador, y luego hiciera una apuesta (un swap) a que el nuevo dueño va a tener un accidente en los próximos seis meses. Y si se descubre el fraude, me desligo del problema disculpándome de que fui la victima y no su causante.

Por supuesto, ningún ejecutivo del Goldman Sachs terminó en la cárcel por este obsceno fraude, ni tuvo que devolver los enormes "bonos" recibidos por todo lo que ganaron con tal brillante idea. Como dijo una famosa especuladora, eso sólo le pasa a la "little people". Igual de racional y eficiente es el hecho de que se hayan ofrecido en Estados Unidos -y sólo en 2006- un millón y medio de tarjetas de crédito a personas clasificadas como "sub-prime" (personas con malos antecedentes financieros); o que se haya vendido casi medio billón de dólares (US$500 mil millones) de hipotecas basura -muchas de las cuales se vendían a personas sin ingreso, sin trabajo y sin activos (las famosas hipotecas 'NINJA' dadas a personas con no income, job, or assets)-.

Según Fama, jugando un rol que hace recordar al de un mandarín de la corte financiera, todo eso es de lo más racional del mundo: lógico y eficiente. (Para la estrecha relación entre mis colegas 'des-reguladores' y los mercados financieros, ver la película Inside Job). Según otros, esto es el resultado inevitable de la desregulación financiera en mercados con exceso de liquidez.

Creo que un premio de verdad debería poner al menos algún límite al fundamentalismo de mercado y todas las visiones que son pura ideología. Ahora, si lo que se quiere premiar es la 'teología matemática', bueno, eso es otra cosa.

Einstein junto a Mickey Mouse

4.- Finalmente, todo esto transparenta mejor que nada lo que realmente es la Economía como disciplina, y algunos de mis colegas como voceros de grupos de interés. Siempre deberíamos tomar con mucha cautela lo que nos predican los economistas, al igual que tener mucha aprehensión a las tendencias imperialistas de la profesión en otras áreas de la vida social (en el primer gabinete de Patricio Aylwin había siete economistas, cinco de los cuales con doctorados en el extranjero). Si había problemas complejos en Salud, Educación, Obras Públicas, Energía, Transporte, o lo que sea, ¡traigan a un economista! Ojala con un doctorado en el extranjero, y si es posible, en un país anglo-sajón. No sabrán la diferencia entre una aspirina y un paracetamol, pero sin duda sabrán cómo solucionar el problema de la Salud en Chile.

Si yo me creyese este cuento -y la tentación existe- seria tan fácil autoconvencerme de que tengo la respuesta científicamente cierta a un sinnúmero de problemas. No es que no tenga opiniones bien informadas sobre muchos de ellos, opiniones bien pensadas y definidas en innumerables horas quemándome las pestañas. El cuento es creer que esas opiniones informadas tiene el mismo status científico que el descubrimiento reciente de por qué la partícula Higgs (o Higgs boson) es capaz de explicar la razón de que algunas partículas fundamentales tengan masa, cuando las simetrías que controlan sus interacciones requieren que ellas no las tengan, lo que llevó a dos físicos a ganarse un Premio Nobel este año (uno de esos de verdad). Imagínense lo que debe haber sentido Higgs al compartir plataforma con Fama. Alguien insolente podría decir la exageración: Einstein junto a Mickey Mouse. Alguien más sensato podría pensar: "un gran científico teórico junto a un ideólogo influyente, serio, sistemático y trabajador".

Lo más importante de todo es entender que cuando los economistas proponemos 'soluciones', salvo cuando es hacer lo mismo, pero mejor (por ejemplo, las convincentes propuestas de Eduardo Engel sobre como mejorar la asignación de recursos en Obras Públicas dentro del actual sistema de concesiones), lo hacemos parados en un tejado de vidrio llamado ideología. Por eso, para entender las enormes ineficiencias y sesgos del modelo en Chile, estudiar a Gramsci es tan importante como a Keynes -y quizás también a algún dramaturgo importante para poder entender la complejidad del componente circo en la ecuación "deuda, pan y circo"-.

Un amigo aquí en la universidad, gran físico teórico, con quien nos hicimos amigos por razones accidentales, se pasó su vida (desde su tesis de doctorado) desarrollando una teoría del espacio. Bastó que la NASA mandara un nuevo telescopio al espacio, para que en sus primeras mediciones mostrara que su teoría no funcionaba. En Economía somos diferentes: si la monumental crisis financiera global actual muestra que las hipótesis de Eugene Fama están totalmente erradas, no importa: el mundo es el que está equivocado, no es la hipótesis.

Fama estudio en los '60 y '70 el comportamiento de los mercados financieros y concluyó que eran perfectamente eficientes (ya una exageración), sin tomar en cuenta el rol en ello de la inteligente regulación financiera de la época (diseñada por Franklin Delano Roosevelt y John Maynard Keynes, la cual permitió por primera vez pasar medio siglo sin crisis financiera). Si funcionaban en forma eficiente, ¿para qué necesitamos regulación?, se preguntaba el economista de Chicago. Bueno, ¡ahora lo sabemos! Por eso, darle el premio a principios de los '80, dada la naturaleza del premio y de mi profesión, hasta se podría entender (a regañadientes). Dárselo ahora, es una aberración y un insulto a los millones que están sufriendo las consecuencia de sus ideas.

O neo-liberal o neo-idiota

Aquí está el problema de fondo con mi profesión. Y, para variar, hay que recurrir al psicoanálisis para entenderlo. El punto central es la proposición que hacen algunos analistas de una relación inversa entra "las expectativas de entender el mundo real" y "la intolerancia con el disentimiento". Como nos decía el presidente del Banco Central de Brasil, doctor en Harvard y socialista-renovado, la alternativa hoy en día es ser neo-liberal o neo-idiota (neo-burro). Tan simple como eso. No hay espacio para visiones alternativas. Ciencias con tejado de vidrio no pueden ser tolerantes a la diversidad de opiniones. Es tan simple como eso.

Lo fundamental es el absolutismo prevalente en mi profesión. Lo primordial no es lo que se lee, es la forma en la que se lee. No es lo que se piensa, es la forma de pensar. No es lo que se cree, es cómo se cree. El absolutismo es la diferencia entre "yo creo que esto es así", a "esto es así". Es la diferencia entre la búsqueda de la verdad y "La Verdad". Lo que se cree se convierte en realidad, y lo que se cree saber se convierte en "un hecho". La cuestión crucial aquí es que la pureza de la fe entra en conflicto con la formidable complejidad del mundo real. El miedo está en el permitir nuevas ideas o formas en el sistema de creencias tradicional: esto puede destruir la creencia misma. Este temor lleva a lo que Freud llamó el instinto de destrucción. No hay tal cosa como el derecho de las minorías o a la disidencia. La adoración de una idea -por ejemplo, como nos dice Fama su absoluta desconfianza por todo lo publico (ver la entrevista citada)- se torna tan poderosa, sagrada e inviolable, que se llega a considerar como si tuviese poderes sobrenaturales. Y los defensores de esa idea pueden actuar -a lo Robespierre- tan agresivamente como quieran. El uso sacramental de la matemática en la Economía tiene que ver con eso: una rígida devoción a una nueva liturgia.

Desde este punto de vista, el quehacer cotidiano de la Economía dominante hoy en día recuerda los debates escolásticos en teología en la Edad Media. No sólo los temas en los cuales se entretiene se asemejan a los debates surrealistas medievales de cuántos ángeles caben en la cabeza de un alfiler, sino también se asemejan en términos del uso del latín como única lengua en la que se podía discutir de teología en los debates de la época. De hecho, la Inquisición no sólo prohibió libros heréticos, sino que también prohibió traducciones de la Biblia del latín a las lenguas de la gente común. Así, el tratamiento de una cosa concreta -el latín, en un caso, las matemáticas en el otro-, no es más que una forma de "fetichismo ontológico": como si el mero hecho de hablar en esas lenguas dé a las ideas más significado de por si. La misma idea, expresada en distintos lenguajes, parecería tener diferentes significados.

A estas alturas debería estar claro a donde voy con esta larga columna: cuando en el próximo gobierno, más que seguro el de Michelle Bachelet, sus economistas, todos con excelentes credenciales, les digan, por ejemplo, qué es lo que se puede hacer, y qué es lo que no, en términos del financiamiento de la Educación, el royalty minero o el mejoramiento de la desigualdad, recuerden que eso no es más que una opinión. Una opinión muchas veces muy bien informada, muchas veces pensada con la mayor honestidad y siempre planteada con mucha convicción, pero al fin de cuentas sólo una opinión.

Estar bien informado(a), ser honesto(a) y tener convicción (y conocer el lenguaje de la matemática) ayuda, pero de ninguna manera resuelve los problemas inherentes a ser Ciencia Social, dada la infinita complejidad de lo real-social y de la fragilidad inexorable de nuestros métodos de análisis y evidencia empírica. Cuando les digan lo contrario, acuérdense de que es sólo porque en Chile, desgraciadamente, todavía está de moda esta nueva forma de populismo: el populismo economicista. Teatro, puro teatro, falsedad bien ensayada, estudiado simulacro.

- José Gabriel Palma, doctor en Economía de la Universidad de Oxford; doctor en Ciencia Política de la Universidad de Sussex y senior lecturer de la Facultad de Economía de la Universidad de Cambridge.
- CIPER: Centro de Investigación Periodística.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Correlación de fuerzas en América Latina está determinada por una alianza estratégica entre ALBA y MERCOSUR

Fernando Arellano Ortiz (CRONICON, especial para ARGENPRESS.info)

Entrevista con el editor de la revista Contexto Latinoamericano, Roberto Regalado.

En concepto de Roberto Regalado, editor de la revista Contexto Latinoamericano), en la actual coyuntura de la región se está dando una situación cualitativamente nueva consiste en una alianza estratégica entre el ALBA y el MERCOSUR que inquieta a Estados Unidos y por ello busca ponerle palos en la rueda como el eje del Pacífico liderado por gobiernos neoliberales.

El contraataque de Washington no se hace esperar, además de buscar consolidar la denominada Alianza del Pacífico con gobiernos conservadores como los de México, Colombia, Perú y Chile, apunta también a seguir implementando tratados de libre comercio, desestabilizar mediante guerra económica o campaña de manipulación mediática a países como Venezuela, Ecuador y Bolivia, así como a ampliar su presencia militar directa en toda América Latina.

Lo que está en juego en América Latina, explica Regalado, es la balanza de poder y la correlación de fuerzas por cuanto en los últimos años el imperio norteamericano ha perdido su capacidad directa de injerencia puesto que no concebía que hubieran podido salir electos presidentes como Lula da Silva, Hugo Chávez, Tabaré Vázquez y José Mujica, Néstor Kirchner, Evo Morales, Rafael Correa y que Cuba fuera reinsertada al proceso integracionista latinoamericano. “Eso no estaba previsto en los libretos de los Estados Unidos”, subraya el analista político y periodista cubano.

Para profundizar en el tema de la geopolítica de América Latina y la amenaza constante de Estados Unidos a todo proyecto integrador, el Observatorio Sociopolítico Latinoamericano entrevistó a este politólogo y especialista en los procesos sociopolíticos del hemisferio aprovechando su visita a Bogotá entre el 15 y el 19 de octubre, durante la cual dictó una serie de conferencias en diversas universidades.

Doctor en Ciencias Filosóficas, escritor, analista de política internacional y periodista, Regalado es además profesor del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana (CEHSEU) y coordinador de varias colecciones de la editorial Ocean Sur. Es autor de diversos libros, entre los cuales cabe destacar los siguientes: América Latina entre siglos: dominación, crisis, lucha social y alternativas políticas de la izquierda (2006); Encuentros y desencuentros de la izquierda latinoamericana: una mirada desde el Foro de Sao Paulo (2008); FMLN: un gran tsunami de votos rojos (2011); y La izquierda latinoamericana en el gobierno: alternativa o reciclaje, que acaba de publicar.

Cuba y su reforma económica

- Comencemos hablando de Cuba, su país. Luego del debate que se dio en torno de los nuevos los lineamientos económicos y sociales en 2011, ¿cuál es la realidad socioeconómica de Cuba y en qué va la implementación de la nueva política económica?

- Bueno, yo diría que la situación de Cuba por razón de todos conocida se asemeja a la vida de un ser humano cuando no ha cumplido las tareas de la infancia, digamos el momento que tenía que cumplirla, es decir, el niño aprende a determinada edad a caminar, a determinada edad a hablar, a determinada edad va al preescolar, aprende a leer, aprende a escribir. Y el tema de la Revolución Cubana es que tiene como razón fundamental la obstinada política europea o el aislamiento de los Estados Unidos y el derrumbe de la Unión Soviética. Dentro de ese conjunto de razones que nosotros ya lo habíamos aceptado, la Revolución Cubana viene arrastrando tareas, sobre todo de naturaleza económica que debió haber cumplido durante los primeros veinte o veinticinco años del proceso y han pasado cincuenta, es decir, estamos abocados a una carrera contra el tiempo. Es un proceso complejo, coincide además con el tiempo límite de funcionamiento de la dirección histórica de la Revolución, o sea, tiene que haber habido ya un relevo generacional. Además, se mezclan elementos de tareas incumplidas de desfase desde el punto de vista de la economía; de desfase desde el punto de vista de la readecuación del modelo socioeconómico del país; y con la inminente emergencia o nuevo liderazgo que el compañero Raúl Castro ha señalado en varias ocasiones, aunque de acuerdo con la legislación vigente pudiera buscar un segundo periodo como presidente, él no piensa ir por su reelección. Ya se producirá el relevo generacional mientras tanto se trata de reordenar todo el sistema de relaciones internacionales y también de hacer un cambio tomando cierta distancia de lo que había sido el control absoluto del Estado, de todos los elementos de la economía, inclusive, los elementos del comercio minorista y toda una serie de cuestiones que implica un reto porque es una transformación que cambia la vida de la gente. Sabemos que a largo y mediano plazo la va a cambiar para bien, pero todos nos preocupamos un poco por lo que se está haciendo, buscando oportunidades en lo que nosotros llamamos ahora sector informal que para ustedes sería la micro y pequeña empresa. Yo diría que la política que se está siguiendo se enmarca muy bien en el sentido de los denominados lineamientos que realmente fueron discutidos con todo el pueblo. Uno aprecia que lo del proyecto de los lineamientos finalmente se está implementando, en mi caso, por ejemplo, he visto reflejado que lo que planteamos con mi núcleo de base efectivamente ha sido tenido en cuenta, y lo otro, como dice Raúl, es que hay que hacer todo este proceso pegado al suelo, escuchando a la gente y haciendo las adecuaciones que las circunstancias determinan que hay que hacer, yo creo que se está haciendo y tengo confianza en el proceso.

- ¿Hay apertura hacia la inversión extranjera por parte del Estado cubano?

- Hay una política que realmente no es nueva desde que se produjo el desmoronamiento de la Unión Soviética consistente en una apertura a la inversión extranjera en Cuba. Yo diría que hay adecuaciones a esa política que están rectificando problemas legales para que responda a las necesidades de la actualidad pero en ningún caso estamos hablando de una política igual a la de otros países en América Latina donde imperan gobiernos neoliberales en los que se aplican medidas indiscriminadas que le permiten al capital extranjero venir y depredar. La nuestra es una política donde se busca una asociación entre capital extranjero y fundamentalmente el Estado cubano, quizás eventualmente con otros actores de la sociedad, bajo el criterio de que sea en beneficio directo del país y que no perjudique de manera alguna nuestra soberanía.

- Hace poco me decía alguien de ultraderecha que el bloqueo norteamericano a Cuba es más “simbólico”, entre comillas, habida cuenta que Cuba mantiene relaciones comerciales con la Unión Europea, con China, con América Latina. No obstante existe un informe que señala que el bloqueo económico por parte de Estados Unidos la ha costado a la isla más de un billón de dólares. En virtud de ello, ¿cuál es el impacto real del bloqueo en la actual coyuntura socioeconómica de su país?

- En realidad el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba está haciendo en estos momentos ese informe. Yo vi la presentación que hizo el vicecanciller Abelardo Moreno donde el impacto es devastador, imagínese que nosotros tenemos 90 millas de distancia con las costas de los Estados Unidos y tenemos que importar cosas de China, ahí se genera un problema de costos, importar de Europa y hasta países de América del Sur. El mercado norteamericano seria el normal para abastecernos de un conjunto de cosas. Hay comercio restringido entre los Estados Unidos y Cuba. A partir de un huracán devastador que azoto a Cuba, el gobierno de los Estados Unidos ofreció una ayuda, el gobierno cubano le dijo que más que ayuda nos interesaría es poder tener un comercio bilateral en términos justos. Eso se procesó por la compleja maquinaria política de los Estados Unidos y su Congreso, logrando desde años atrás que se puedan realizar compras de determinados artículos agrícolas de primera necesidad, lo cual es una ventaja por el tema de costos, por el tema de cercanía, pero las condiciones son onerosas en el sentido de que hay que pagar de inmediato, hay que pagar en euros, hay que esperar que el barco salga de las aguas territoriales de los Estados Unidos, porque si no alguna organización contrarrevolucionaria puede realizar una operación que lo detenga. A cualquier ciudadano de un país de América del Sur le sorprendería la cantidad de problemas que hay que afrontar, incluso problemas de salud, de equipamiento para curar cáncer en los niños. Esa persona que le dijo eso sobre el bloqueo estadounidense sencillamente no tiene ni idea, le recomendaría que fuera a Cuba y hablara con nuestras gentes.

- ¿El bloqueo económico que mantiene Estados Unidos contra Cuba se puede asimilar hoy en día a un crimen de lesa humanidad?

- Si, claro, en realidad el expresidente de la Asamblea Nacional de Cuba, compañero Ricardo Alarcón, que durante muchos años fue embajador en Naciones Unidas y tiene una larga trayectoria, se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores también, ha explicado incluso con un documento garante que el acto de bloqueo encaja perfectamente como crimen de lesa humanidad de acuerdo con el derecho internacional y los principios de Naciones Unidas.

En América Latina hay posibilidad de hacer lucha social

- Hablemos de América Latina que es el tema que usted ha dedicado muchos años a través de la academia, el ensayo, la investigación y el periodismo. ¿Cuál es su óptica respecto de la realidad socioeconómica de América Latina? ¿Se pasó de la resistencia a la consolidación de las alternativas gubernamentales o todavía estamos en un proceso incipiente para lograr la emancipación?

- El último libro que escribí, el cual vengo a presentar a Colombia se llama “La izquierda latinoamericana en el gobierno: alternativa o reciclaje”. En él analizó si son estos gobiernos de izquierda una alternativa al capitalismo. Es el inicio de una transformación social en beneficio de los sectores populares o es un paréntesis en la dominación capitalista como en definitiva fue la Unión Soviética, que tuvo un larguísimo paréntesis pero a la larga volvió el capitalismo. Yo no creo que el tema sea tratar de dar una respuesta respecto de decir si un gobierno determinado tiene futuro, o si este bueno o aquel es malo, sino tener presente las circunstancias. En ese sentido, yo admiro mucho el concepto acuñado por el presidente Rafael Correa: no estamos en una época de cambio sino en un cambio de época. Pero estamos en una nueva época y asimilo ese concepto siempre y cuando exista una ruptura con la historia anterior de la humanidad. Entonces yo diaria que en América Latina hoy por un conjunto de circunstancias, por el Facebook y las redes sociales, hay la posibilidad de hacer la lucha social y la lucha política, incluso ocupar espacios institucionales por parte de fuerzas progresistas y de izquierda. Esto es una gran pugna de correlación de fuerzas, es decir por momentos avanzamos, por momentos viene una contra ofensiva del imperialismo y retrocedemos, y esto tenemos que ubicarlo en ese cuadro. Yo creo que el imperialismo norteamericano no se resigna a que en América Latina no haya gobiernos neoliberales como los originales porque en Washington quieren gobiernos como el de Menen, como el de Lacalle, como el de Andrés Rodríguez, como el de Collor de Mello, como el de Fujimori, y no se resignan, repito, a que haya otro tipo de gobiernos. Por supuesto hay una gran variedad ideológica y política porque no es lo mismo lo de Venezuela con el gobierno de Brasil, o como el de Uruguay, o el de Ecuador, cada uno tiene sus particularidades, pero yo lo que veo es que desde el mismo momento que comenzó la elección de gobiernos de izquierda y progresistas existe una contraofensiva del imperialismo norteamericano. Ha habido momentos álgidos recordemos Bolivia, la presión por el separatismo, o en Ecuador el intento de golpe de Estado en contra del presidente Correa. En este momento arrecia una campaña en contra de dos países muy importantes, uno es Venezuela y el otro es Brasil. El tema Venezuela es particularmente neurálgico porque en mi opinión personal la correlación de fuerzas en América Latina en este momento está determinada por una alianza estratégica entre el ALBA y el MERCOSUR, la cual si llega a su mayor expresión, se consolida con el ingreso de Venezuela como miembro pleno de a este mercado del sur, eso para los Estados Unidos es algo muy sensible. Y nosotros que nos congratulamos con esa presencia venezolana en el MERCOSUR y con la consolidación de esta alianza tenemos que tener muy presente que si algún día, estamos seguros que no será así, pero si algún día la reacción triunfara en Venezuela entonces se desarticularía este engranaje de mecanismos de concertación política de naturaleza progresista y de izquierda que ha habido en la región. En consecuencia, ya no sería la Venezuela de Chávez o de Maduro la que esté en MERCOSUR sino la de de Henrique Capriles, o de alguien como él.

- Pero el peligro es inminente: Estados Unidos ha atravesado el palo en la rueda con la Alianza del Pacífico…

- Por eso digo, en efecto, lo que está en juego son las relaciones de fuerza. En 2005 a Estados Unidos no le funcionó el proyecto del ALCA y optó el plan B, estableciendo tratados de libre comercio bilaterales y subregionales, y finalmente ahora está consolidando el eje del Pacífico como eje estratégico y por supuesto es un elemento de contrapunteo con MERCOSUR. En mi opinión, la correlación de poderes puede cambiar en la medida que se produzcan cambios políticos en esos países. En el Pacífico está Ecuador, está Chile, y ahora previsiblemente cuando se produzca la elección que todos esperamos que gane la expresidenta Bachelet ello implica un cambio, no es un cambio dramático porque ahí hay razones de sujeción transnacional que no permiten realmente al menos que haya una transformación muy profunda, pero esperamos que haya un giro en ese sentido.

- ¿Qué significa en términos reales para los países de América Latina y particularmente para Cuba un proyecto como el ALBA?

- Bueno, el ALBA es un mecanismo de concertación política. Yo establezco la diferencia entre la integración económica, cooperación y concertación política. Diría que la integración económica en América Latina en general marcha muy lento. Son países que históricamente se han integrado de manera subordinada a centros de poder mundial y que por tanto la integración entre ellos es muy relativa. En el caso del ALBA lo fundamental no es tanto la integración económica que desde el punto riguroso de lo que es economía no se ha avanzado lo suficiente pero si se ha avanzado muchísimo en la construcción de un mecanismo de concertación política y de colaboración. Otra cosa es la cooperación que es distinto. La cooperación no necesita conectar cadenas productivas, no necesita de una serie de requerimientos que ya hablando de integración económica sí sería imprescindible.

- Pero en los países del ALBA hay un común denominador y es que si bien es cierto sus gobiernos le han hecho frente a las políticas devastadoras neoliberales, no obstante tienen como característica el capitalismo de Estado. ¿Cuál es su análisis?

- El sistema imperante en el mundo es el capitalismo, con respecto a eso me permito citar a un gran amigo mío, Hugo Moldiz, politólogo boliviano muy importante. Él dice que lo determinante y dominante sigue siendo la democracia burguesa que por supuesto nosotros políticamente la rechazamos pero que ya no es la misma. Es decir, ya con constituciones como las de Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia, no es exactamente la misma democracia burguesa que había antes, sigue siendo determinante pero hay otras formas de democracia: comunitaria, de participación directa que empiezan a copar espacios que aún no son determinantes. Todavía lamentablemente estamos en un escenario en el cual se puede orquestar una campaña de desestabilización, y se puede orquestar una campaña de medios como está ocurriendo en Venezuela, y con las armas mediadas del capitalismo, como decía el Che, están hostigando a la Revolución Bolivariana. El día que avancen los gobiernos comunales, ese tipo de proyectos políticos que son más democracia que la democracia representativa, cerraremos la brecha pero yo diría que ya no estamos como estábamos en la América Latina de la democracia neoliberal pura y dura de la década de los años 90.

- ¿Dentro de ese contexto del nuevo constitucionalismo latinoamericano se puede hablar de un pensamiento del sur, con las innovaciones de Ecuador y Bolivia, que han institucionalizado por ejemplo elementos epistemológicos o éticos como el Sumak kawsay o el Sumak qamaña? ¿Cuál es su opinión?

- Yo creo que estamos en un cuarto momento. Un primer momento fue cuando se derrumbó el muro de Berlín y la Unión Soviética, estábamos sencillamente desconcertados, lo que primaba eran las ideas aquellas de que la globalización había roto con toda la historia de la humanidad, que la revolución científico-técnica había desplazado al ser humano del papel de protagonista de su propia historia y era un esclavo de la competitividad. En un segundo momento empieza la crítica al capitalismo, al neoliberalismo, la gente comienza a darse cuenta, a desentrañar los misterios y a criticar, pero todavía sin ninguna propuesta propia, recuerdo que se hablaba de la búsqueda de alternativas. Un tercer momento, yo diría que sí, empieza la construcción de nuevos paradigmas emancipatorios y surge la idea del Socialismo del siglo XXI. Pero surge originalmente como una concepción que yo no comparto, que era la de contraponerlo y negar el Socialismo del siglo XX, negar la idea de Marx. Yo creo que por supuesto la idea de Marx hay que adecuarla y tomo distancia de lo que fue el socialismo real por errores que se cometieron que en definitiva hundió al socialismo de la revolución. En este contexto fue fundamental el hecho de que Chávez asumiera el concepto de Socialismo del siglo XXI. Él lo asumía más bien para calificar su proyecto, un desarrollo teórico, digamos, a muy largo plazo, estamos haciendo cosas, esto es para nosotros Socialismo del siglo XXI, y el hecho de que Chávez lo asumiera ha abierto la puerta importante para que muchísima gente entre en un debate de qué cosa es el Socialismo del siglo XXI.

- ¿Y en ese sentido, Chávez fue un profeta?

- En Cuba hay una religión africana, que yo no profeso, que alude a un elemento que se denomina el Elewa. Es el que abre los caminos. Sé que existe esa figura. Yo creo que Chávez en ese sentido abrió los caminos y hoy hay instalado un gran debate. Si nosotros nos ponemos a estudiar todo lo que se está diciendo sobre filosofía, sobre el tema de géneros, sobre el tema de afros, se puede afirmar que todos los elementos de lo que sería un paradigma emancipatorio están presentes ahí. Lo que si veo es un divorcio y es que ese debate que se está dando no necesariamente es el que orienta las acciones de todo gobierno progresista y de izquierda. Los gobiernos están actuando de manera empírica, están reaccionando a campañas de desestabilización, a problemas concretos que se presentan.

- ¿Un poco el ensayo y error?

- Y en paralelo se está dando, yo no digo que no haya interacción pero no la suficiente. Es decir, el Socialismo del siglo XXI que por supuesto tendrá que tener adecuaciones nacionales en cada caso, y no estoy hablando de un modelo como fue el stalinista, ni mucho menos, tiene que tener un gran vector de pensamiento emancipatorio que todavía no está instalado. No se ha logrado la síntesis entre praxis y teoría.

Las experiencias de procesos de paz en Latinoamérica

- Usted acaba de publicar hace unos meses un libro sobre los procesos de paz en América Latina, obviamente con las características de cada país. ¿Se pueden señalar elementos comunes en cuanto a la consecución de la paz en aquellas naciones que han enfrentado conflictos en esta región?

- Yo creo que hay experiencias, la matriz fue la gran lucha política e ideológica, incluso militar que se dio en Centroamérica y que derivó en los acuerdos que tuvieron un desenlace que francamente a mí no me satisfizo. Yo creo que finalmente el Grupo de Contadora que se creó como un esfuerzo latinoamericano para evitar una intervención militar de los Estados Unidos terminó siendo funcional al imperialismo norteamericano porque los países que hicieron parte de ese grupo terminaron siendo miembros de la Comisión Internacional de Verificación y Seguimiento Unilateral exigiéndole cada vez más a Nicaragua. Llevaron a los compañeros sandinistas a una elección en condiciones en que necesariamente la iban a perder. Pero bueno, rescatemos de que de todas maneras creó un marco general el cual sirvió para el proceso de diálogo y negociación en el caso de El Salvador que llevó a concretar los acuerdos de Chapultepec 1992 y posteriormente los acuerdos de paz de Guatemala que se firmaron en Nueva York en 1996. Estos son los que tendrían una relación más directa con lo que ha pasado en Colombia. En este libro que yo coordiné, una antología de varios autores, hay análisis sobre Nicaragua, Salvador, Guatemala y uno sobre los procesos de dialogo y desmovilizaciones durante los años 90 y 91 en Colombia. También hay un trabajo sobre los acuerdos de San Andrés con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional de Chiapas en México, y tres trabajos sobre la mesa de diálogo entre las Farc y el gobierno colombiano en La Habana, así como sobre las perspectivas de diálogo con el ELN.

- ¿Qué elementos comunes se podrían tomar de estos procesos de paz, o cada experiencia es muy particular?

- El tema de anticipar una negociación es un proceso muy complejo y no termina el día que se firman los acuerdos. A partir de su firma viene su interpretación y la aplicación por cada una de las partes y eso es un proceso sumamente complejo. Por ejemplo, en el caso de los compañeros de El Salvador, lo que tenían que enfrentar era la cuestión política y no se percataron de que estaban frente a un flanco que ellos no lo advirtieron en ese momento y que era el tema económico. Si bien en este país con los acuerdos de paz se ha dado una democratización política al mismo tiempo se le abrieron las puertas de par en par al neoliberalismo y eso trae consecuencias. Otro tema importante es el de la desmovilización. En el caso salvadoreño fueron once años de guerra de la cual retornaron 16.000 combatientes que tenía el FMLN pero después de los acuerdos aparecieron 100.000. Eso quiere decir que gente que estaba en las ciudades, que tenían casa, que tenían empleo, fueron los que trataron de sobrevivir. Hay una serie de problemas que no tienen absolutamente nada que ver con la situación del conflicto colombiano. El caso de Colombia es muy particular, muy especial, pero hay cosas que de todas maneras hay que registrar, el tema humano, el tema de cumplimiento de acuerdos, es decir, un poco la intención de estos trabajos que he realizado es la de mostrar las experiencias, y si les sirven qué bueno y sino, simplemente no importa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Herencia, matrimonio, familia y maternidad (Parte I)

Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info)

En sus orígenes la herencia, el matrimonio, la familia y la maternidad surgieron en forma interconectada, con roles y funciones prescriptas. Los usos, costumbres y las legislaciones fueron ordenando deberes y derechos que en su práctica cotidiana fueron motivos de innumerables conflictos y en general presentados en forma disociada uno de otro.

Las relaciones entre hombres y mujeres, según los documentos disponibles, referencia la relación entre la producción de los medios de subsistencia y la actividad de aquellos. Por obra de la productividad del trabajo humano fue modificando el sistema económico, las relaciones entre las personas y entre ellas el derecho materno, suplantando la división del trabajo que se basaba en la diferencia de los sexos.

Mientras la producción de medios de subsistencia satisfacía las necesidades inmediatas, la actividad del hombre y de la mujer era esencialmente la misma.

Con la pesca, la caza, la ganadería y la agricultura, el hombre pasó a ocupar el primer plano, acompañados de luchas por la posesión de tierras. En este marco aparecen el rapto de mujeres y luego la esclavización de los que fueron vencidos.

El pasaje por las fases de desarrollo no fue igual en todas partes y en este sentido existen distintas visiones por parte de los antropólogos y sociólogos. Alejandra Kollontay (1921) basándose en investigaciones sociológicas, señala que estas demuestran que algunas tribus pasaron directamente de la fase primitiva de la caza y de la recolección a la agricultura, omitiendo así la fase de la crianza de animales. Las condiciones geográficas y naturales eran en realidad determinantes:

Las mujeres de las tribus que practicaban la agricultura gozaban de un estado sensiblemente más elevado. Ciertas tribus campesinas poseían incluso un sistema matriarcal (matriarcado es una palabra griega que designa el predominio de la mujer -es la madre quien perpetúa a la tribu-). En cambio el patriarcado, es decir, el predominio de los derechos del padre -la posición dominante del más viejo de la tribu- se desarrolló en los pueblos criadores de animales y nómadas. Por qué eso y qué es lo que eso nos demuestra? El motivo de esa diferencia radica evidentemente en el papel de la mujer en la economía. En los pueblos de agricultores, la mujer era la principal productora. (1)

Este estudio explica cómo la mujer concibió la idea de la agricultura: en el momento de la caza, las madres y sus lactantes fueron dejados atrás porque eran incapaces de seguir el ritmo de los demás miembros de la tribu. Para procurarse alimentos buscó hierbas y granos para alimentarse y se vio obligada a trabajar la tierra. De ahí se concluye que el lugar que la mujer ocupaba en la tribu era importante, debido al papel que jugó en el desarrollo de la agricultura.

Junto a la agricultura se desarrollaron diferentes oficios como los de alfarero, curtidor, tejedor, soldado, etc. Con el desarrollo y la expansión de la artesanía, el trabajo del campesino perdió paulatinamente parte de su función y ya no fue el único en asegurar la supervivencia del clan. La aparición de los oficios trajo necesariamente consigo el intercambio, el comercio

Este tipo de desarrollo entró en contradicción con la propiedad común, de este modo el comunismo primitivo fue reemplazado por un sistema basado en la propiedad privada, dividiéndose la población entre los que poseían bienes y los que dependían de estos. A su vez se fue produciendo una creciente división del trabajo.

La herencia en el período del matriarcado se efectuaba por esta línea. El patrimonio quedaba en la gens. (2) Con el surgimiento de la propiedad de rebaños y esclavos, armas y provisiones almacenadas y con el emparejamiento, fue cambiando la pertenencia de la herencia.

De un elevado prestigio a una posición subordinada.

¿Cuál era situación de la mujer en una tribu de pastores? Esta pregunta la contesta A. Kollontay:

Una tribu de cazadores se transformaba en tribu de pastores cuando las condiciones naturales eran favorables (grandes espacios de estepa, hierba abundante, rebaños de bovinos o de caballos salvajes) y cuando se disponía de un número suficiente de cazadores fuertes, diestros e intrépidos, capaces no solamente de matar a su persa, sino de capturarla viva. Eran sobre todo los hombres quienes poseían estas cualidades corporales. Las mujeres no podían consagrarse a ello sino temporalmente cuando no estaban absortas en las tareas maternas. La maternidad las relegaba a una posición particular, y estuvo en el origen de división del trabajo que se basaba en la diferencia de los sexos. Cuando el hombre salía de caza acompañado por las mujeres solteras, la mujer madre era dejada atrás para vigilar el rebaño capturado. Debía asegurar también la domesticación de los animales. Pero esta tarea económica no revestía sino una significación de segundo orden, era subordinada. (…)

En síntesis el papel económico de la mujer en las tribus de pastores era siempre secundario, considerado desde la productividad del mismo. La contribución principal la hacía el hombre. Comparadas desde de un punto de vista corporal, eran por la fuerza y la agilidad, inferiores a los hombres.

Como consecuencia de estos cambios también se registran matrimonios forzados y raptos de mujeres de tribus vecinas, practicados por tribus nómadas y guerreras. Estas prácticas han dejado huellas en la historia de la humanidad, constituyéndose en una forma de transacción entre los guerreros que renunciaban a parte de su botín (vacas, caballos, etc.) para exigir la posesión absoluta de una mujer y disponer de su fuerza de trabajo.

Determinado el papel económico de la mujer, la institución del matrimonio era solidaria con el sistema. Reconocemos que también se produjeron otras interpretaciones como las de Simone de Beauvoir (1949) cuando habla de una razón profunda:

La razón profunda que en el origen de la historia consagra a la mujer al trabajo doméstico y le impide que tome parte en la construcción del mundo es su sometimiento a la función generadora. Entre las hembras animales existe un ritmo del celo y de las estaciones que economiza sus fuerzas; por el contrario, entre la pubertad y la menopausia la naturaleza no limita las capacidades de gestación de la mujer. Algunas civilizaciones prohíben las uniones precoces; se suelen citar las tribus indias en las que se exige un reposo de al menos dos años para las mujeres entre cada parto; pero en su conjunto, durante muchos siglos la fecundidad femenina no se ha regulado. Existen desde la antigüedad prácticas anticonceptivas, generalmente para el uso de las mujeres: pociones, supositorios, tampones vaginales; pero eran un secreto de las prostitutas y los médicos, quizá el secreto fuera conocido por las romanas de la decadencia, a las que los satíricos reprochan su esterilidad. Sin embargo, la Edad Media las ignoró; no encontramos indicio alguno de ellas hasta el siglo XVIII.

Existen numerosos relatos sobre la sexualidad, la libertad de las mujeres, costumbres sobre el desfloramientos, aunque sin precisiones como se llegó al control.

El desarrollo desigual de los pueblos y las disputas en los mismos fue transmitido por cuentos, leyendas y canciones, por ejemplo: la leyenda griega que relata las aventuras del semidios Hércules, describe su viaje a un país dominado por una tribu de amazonas guerreras (3): el viajero decide acabar con el dominio de las mujeres y liberar a los hombres. Otra leyenda cuenta cómo los dioses de Atenas despojaron a las mujeres de sus derechos, ya que habían utilizado su derecho de voto para nombrar a su ciudad “Athenea”, en honor de la diosa, en lugar de bautizarla con el nombre del dios Poseidon. (…)

Los cantos folklóricos rusos manifiestan también también la libertad y la igualdad de que gozaban las mujeres no solamente en la económica, sino también en el campo de batalla: el héroe Dobryna Nikitisch que afronta al descubierto a un “caballero andante, mujer”. Dobryna empieza a luchar contra ella. Ella lo agarra por su cabellera rizada, lo “mete” en un “saco”, y le explica que solamente consentirá en el matrimonio si “le da la gana”.

En el desplazamiento de la supremacía de la mujer y la pérdida de sus derechos, jugó un papel la aparición de la propiedad privada, fundamentalmente donde ya había perdido parte de su importancia.

Sintetizando este proceso, la opresión de la mujer, según A. Kollontay “se relaciona con la división del trabajo que se fundamenta en la diferencia de sexos y donde el hombre acaparó todo el trabajo productivo, mientras que la mujer se encargaba de las tareas secundarias. A la medida que esta división del trabajo se perfeccionó, la dependencia de la mujer se reforzó hasta precipitarla definitivamente en la esclavitud.

Con la propiedad privada se produjo la separación entre economía doméstica y la comunitaria. A la par se constituyó un tipo de familia cada vez más cerrada e individual en la cual fue relegada la mujer. En cambio los hombres se insertaron en la actividad laboral retribuida. Desde ya, que en el seno familiar es donde siempre se repuso la fuerza de trabajo.

Surgimiento de un orden estatal

El orden estatal es la consecuencia del surgimiento de distintos intereses en las disputas por las tierras y de un cambio en la división del trabajo. Disponían de ejércitos poderosos y desarrollo del comercio. Su sistema económico estaba fundado en el trabajo servil y se inicia el proceso de acumulación del capital.

¿Cuál era el papel de la mujer (4) en aquella etapa de la evolución? ¿qué derechos tenía en la sociedad dividida en clases? Nos ubicamos en Grecia donde la diferencia entre ciudadanos libres y esclavos marcaba una profunda distinción

Al referirnos a la concepción filosófica de la mujer en el mundo clásico, en el artículo ¿Se puede transformar la familia patriarcal y su cultura? (5) decíamos, que partía de considerarla como un ser inferior. Se convirtió en la esclava doméstica de su señor y amo, de su marido, aunque con privilegios. Su tarea quedaba reducida al parto y las tareas del hogar.

En cambio, entre los esclavos existía la igualdad de los sexos, aunque estos carecían de libertad y por lo tanto de derechos.

Aritófanes describe la vida de las mujeres ricas: “Lleva ropas de color azafrán, se cubre con pintura, calza sandalias de moda, vive del trabajo de su marido y de sus esclavos y sigue siendo por lo demás un parásito”.

En su comedia Asamblea de las mujeres, las ridiculiza, ante sus propuestas:

Pido, dice Praxágoras, que todo sea común, que todo pertenezca a todos, que no haya ni ricos ni pobres. Y no puede durar más que ciertas personas reinen sobre campos inmensos, mientras que la pequeña parcela de tierra que poseen los demás basta escasamente para el emplazamiento de su tumba. La mujer debe ser propiedad de todos. Cada uno deber tener el derecho de hacer hijos con quien quiera.

También existían un grupo de mujeres, las hetairas, objeto de placer, eran las amantes de los hombres importantes de Grecia. Muchas de ellas eran cultas y se ocupaban por la ciencia y la filosofía.

Otro grupo de mujeres realizaron una contribución al arte y la filosofía. La poetisa griega Safo, por ejemplo fundó una escuela para sus amigas. Aguidica, la primera mujer médica, se había disfrazado de hombre para poder cursar estudios, y después comenzó a atender enfermos.

Por qué en sus orígenes la herencia, el matrimonio, la familia y la maternidad surgieron en forma interconectada, con roles y funciones prescriptas? Era necesario preservar la riqueza, garantizar la herencia y controlar la paternidad.

En El origen de la familia la propiedad privada y el Estado, Federico Engels señala:

Esta paternidad se exige porque esos hijos en calidad de herederos directos han de entrar un día en posesión de los bienes de la fortuna paterna. (…) la existencia de la esclavitud junto a la monogamia, la presencia de jóvenes y bellas cautivas que pertenecen en cuerpo y alma al hombre, es lo que constituye desde su origen el carácter específico de la monogamia, la cual sólo es monogamia para la mujer y no para el hombre.

Monogamia, esclavitud y propiedad privada son el progreso y la desventura porque el desarrollo de unos se verifica a expensas de la desventura y de la represión de otros. Es la forma de la sociedad civilizada (…)

Notas:
1) Cita la obra de Marianne Weber, Los derechos de la madre.
2) La gens tiene una madre fundadora, de la que proceden generacionalmente los descendientes femeninos. Los maridos de sus mujeres no pertenecen al grupo de parentesco consanguíneo al que pertenece la gens de sus espo-sas, sino a la gens de sus hermanas. En cambio, los hijos de estos hombres pertenecen al grupo familiar de sus madres, puesto que la descendencia se rige por la madre. La madre es la cabeza de familia, surgiendo el “derecho materno”, que durante mucho tiempo constituye la base de las relaciones de familia y de herencia. Las mujeres tenían voz y voto en el consejo de la gens, elegían los jefes de paz y de guerra y los destituían. También se basa en la comunidad de la propiedad, es decir en una economía comunista. La mujer es la directora y jefa de esta cooperativa familiar, por eso goza también de un elevado prestigio tanto en la casa como en las cuestiones de la familia que atañen a la tribu. - Citado por August Bebel.
3) Existen varios ejemplos de mujeres guerreras: en la mitología griega, mujer de un pueblo guerrero en el que no admitían varones. La tradición dice que en las amazonas se cortaban el seno derecho para poder usar el otro con más comodidad. Hace dos mil años, las mujeres de una tribu germánica de campesinos guerreros participaron activamente en los combates durante un ataque romano y dispersaron al enemigo. Entre los kurdos, pueblo del Cáucaso, las mujeres son célebres por su bravura y participan activamente en todos los combates.
4) En la época de Homero- sus relatos poéticos dan cuenta de la vida de los antiguos griegos- las mujeres participaron activamente junto a loa hombres en la producción. No eran totalmente iguales en derechos, pero eran sin embargo relativamente libres.
5) Kandel, Ester, ¿Se puede transformar la familia patriarcal y su cultura? -Parte I, Argenpress 21 de marzo de 2013.

Bibliografía:
Bebel, August, La mujer y la sociedad- Pasado y presente, Ediciones Estudio, Buenos Aires, 1981.
Beauvoir, Simon, El segundo sex, Ediciones Cátedra, Madrid, 1999.
Engels, Federico, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, Editorial Claridad, 1974.
Kollontai, Alexandra, Mujer, historia y sociedad - Sobre la liberación de la mujer, Editorial Fontamara, Barcelona, 1982.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.