martes, 19 de noviembre de 2013

Venezuela: La necesidad de una revolución en la revolución

Marcelo Colussi (especial para ARGENPRESS.info)
.

Cuando uno quiere hacer un cambio social tiene que tener claro qué modelo va a utilizar; porque sólo seguir administrando, aunque sea con espíritu patriótico y con honestidad, el modelo capitalista, eso es imposible. El modelo capitalista te termina tragando. Eso es como el diablo. No se puede ir a dar una misa en las cavernas del diablo, porque te traga.
Nicolás Maduro, 2005

Según las Cuentas Nacionales, explicitadas por el Banco Central de Venezuela (BCV), el PIB privado (el porcentaje de la actividad económica del país en manos directas del empresariado) corresponde al 71% del total (año 2010). En el año de 1999 el PIB privado era de 68%. Es decir que, a pesar de las nacionalizaciones, el PIB sigue siendo mayoritariamente privado, y comparado con países que nada tienen que ver con el comunismo -como Suecia, Francia e Italia, donde el PIB es mayoritariamente público (estatal)-, el estado venezolano no tiene en sus manos (salvo el petróleo) ningún resorte económico importante de la economía.
Manuel Sutherland, 2013.

Yo no soy un libertador. Los libertadores no existen. Son los pueblos quienes se liberan a sí mismos.
Ernesto Che Guevara

Unos años atrás, en el medio de la marea neoliberal que se expandía triunfal por todo el mundo festejando la extinción del campo socialista europeo, apareció la figura de Hugo Chávez. Con todas las limitaciones del caso y los reparos que se le puedan haber abierto desde la izquierda, lo suyo significó una enorme cuota de esperanza. Luego de la larga noche que habían representado las sangrientas dictaduras que enlutaron toda Latinoamérica y los planes de capitalismo salvaje que le siguieron, la aparición de este militar nacionalista, confusamente antiimperialista con un discurso anticorrupción y con el ofrecimiento de un nuevo socialismo renovado, prometía mucho.

A partir de su llegada al poder en Venezuela en el año 1998, mucha agua corrió bajo el puente. Quizá es muy prematuro hacer un balance del significado histórico de su actuación política de una década y media: para la derecha -vernácula e internacional- fue un demonio, un “castro-comunista” que volvió a atizar la por ella anatematizada y pretendidamente desaparecida lucha de clases. Para la izquierda, su obra nunca pasó de una práctica reformista y populista, alimentada más que generosamente por un capitalismo rentista basado en la monoproducción petrolera sin perspectiva de transformación revolucionaria.

Lo cierto es que la escena política venezolana, pero también la latinoamericana e incluso la internacional, se vieron tocadas por la influencia de este carismático líder y el siempre impreciso -pero al mismo tiempo muy prometedor y cargado de esperanza- “socialismo del siglo XXI”.

A principios del 2013 Hugo Chávez murió en la gloria. Su imagen en muy buena medida ya pasó a ser mítica, una verdadera leyenda. Denostado por la derecha, amado y endiosado por una amplia mayoría del pueblo venezolano, visto con simpatía por la izquierda siempre esperando su radicalización, no llegó a sufrir el desgaste del ejercicio del poder. Su muerte, un verdadero fenómeno mediático de significación global, lo dejó en la situación del comandante heroico del que, al menos de momento, la ausencia agiganta su figura más aún que su presencia.

Sin dudas los casi 15 años al frente de ese singular proceso que se dio en llamar Revolución Bolivariana (una experiencia de “socialismo rentista” plagado de contradicciones así como de esperanzas) no son fáciles de analizar. ¿Qué dejó todo ello? Sin dudas: luces y sombras. No fue una revolución socialista, al menos tal como históricamente se la concibió. Claramente fue un proceso que no se salió de los marcos capitalistas, pero al mismo tiempo generó una serie de cambios en la distribución de la riqueza nacional que ningún gobierno anterior, siempre capitalistas, había conseguido. La situación general de las clases populares venezolanas -por cierto, la mayoría de la población- mejoró sustantivamente.

Visto en perspectiva política, el proceso tenía límites muy precisos: en tanto no se planteó como una transformación radical de las condiciones estructurales, de la tenencia de los medios productivos, no podía pasar de un planteo capitalista con rostro humano. En los tiempos de capitalismo despiadado que corren desde la caída del Muro de Berlín, ese planteo ya tiene sabor de avance social. Visto con objetividad, no pasó de reformismo. Pero las promesas de socialismo, más aún en el medio de la ola neoliberal que barrió el mundo, despertaron genuinas esperanzas.

El tiempo fue pasando, con un Chávez de enorme habilidad política que podía jugar a aunar posiciones antitéticas en base a su monumental carisma, pero la revolución socialista, el preconizado nuevo “socialismo del siglo XXI”, nunca se profundizó. O si lo intentó (control obrero de algunas fábricas recuperadas, organización popular desde abajo), los marcos del Estado capitalista que siguió primando no permitieron su radicalización. Los planes redistributivos que implementó la administración bolivariana sin ningún lugar a dudas fueron una avanzada, pues los satisfactores básicos de la población mejoraron. No cabe ninguna duda que la renta petrolera llegó a muchísima más gente que con ningún gobierno anterior. Lo cual representa un paso importante; pero eso sólo no es socialismo.

No hay que dejar de reconocer que, luego de años de un capitalismo salvaje que hizo retroceder conquistas sociales históricas (las ocho horas de trabajo, la sindicalización, las leyes de protección al trabajador, un Estado de bienestar para las grandes mayorías), el hecho de plantearse un talante popular desde una administración ya puede tener sabor a “socializante”. Por supuesto, para la derecha representó una molestia (quizá no llegó a peligro) el hecho de tener un presidente díscolo que hablara nuevamente de “antiimperialismo” y “socialismo”, términos que habían salido de circulación luego de la extinción del campo socialista y el final de la Guerra Fría. Con Chávez hubo intentos de caminar hacia el socialismo, amagues, algunos avances interesantes; de todos modos, ni la gran propiedad se tocó ni la esperanza de poder popular efectivo se materializaron. Fue más el ruido que las nueces.

Pero hubo cambios, por supuesto. Y muchos. Por eso la derecha protesta tanto. Es cierto que no se tocaron los resortes últimos del sistema, pero en un mundo neoliberal a ultranza pensar que los históricamente excluidos puedan tener mejoras, es ya un sacrilegio para el pensamiento conservador. Y en la Venezuela bolivariana, con Chávez a la cabeza, hubo mejoras importantes. De hecho, el nivel general de pobreza se redujo ostensiblemente en los años que se viene llevando a cabo este proceso: de un 70.8% que alcanzó en 1996 llegó en el 2012 a un 20%, la reducción más grande en América Latina detrás de Ecuador y una de las más grandes en el mundo, según reconociera una prestigiosa institución internacional como la CEPAL. Los logros sociales de la Revolución Bolivariana, sin dudas, están a la vista. “Ladran Sancho, señal que cabalgamos”, podría decirse sin temor a equivocarnos.

¿Por qué, entonces, abrir esta crítica y llamar a una revolución dentro de la revolución ahora? ¡Porque ello es imprescindible para que siga habiendo revolución!

El proceso bolivariano hace tiempo que está empantanado. Por supuesto que, desaparecido el comandante, la continuidad de la revolución en curso se ha tornado más difícil. Eso no es culpa del actual mandatario, Nicolás Maduro. Pensar que los problemas que sufre actualmente el rico y esperanzador proceso abierto años atrás se debe a la debilidad o impericia del nuevo presidente sería un garrafal desatino. O más bien: ¡sería peligrosísimo!, pues ello reduciría una revolución socialista a una administración política, al carisma de quien está sentado en el sillón presidencial. Y la revolución socialista es infinitamente más que eso. Más aún: ¡no es eso! Pero justamente los problemas actuales que sufre el “chavismo” deben llevar a una profunda, necesaria, imprescindible autocrítica. ¿Por qué “chavismo”? ¿Por qué ese culto a la personalidad? ¿Y el verdadero poder popular? ¿Qué socialismo se está construyendo?

Con las últimas elecciones presidenciales de abril, luego de la muerte de Hugo Chávez, se abrían tres escenarios posibles: 1) triunfo de la derecha visceral con Henrique Capriles Radonski (con un presumible retroceso de todos los avances de la revolución), 2) triunfo del PSUV con Maduro a la cabeza y profundización de la construcción del socialismo (añorado por la izquierda, pero sin dudas lo más difícil de materializar) y 3) triunfo del “heredero” de Chávez con creciente control del proceso político por la derecha bolivariana, la llamada “boliburguesía” enquistada en el aparato estatal (burócratas nuevos ricos que hablan con un lenguaje chavista pero con clara ideología conservadora). Lamentablemente para la causa popular, el tercer escenario parece ser el que se va dando.

Hace unos pocos años atrás Nicolás Maduro, siendo presidente de la Asamblea Nacional, decía: “Lo que nosotros hemos llamado "parlamentarismo social en la calle" no es otra cosa que el liderazgo social de lo que ahora se está viviendo en Venezuela. Es convertir la Asamblea Nacional -que es el órgano parlamentario del país- en un verdadero poder popular. Es decir: que no sea simplemente un Congreso de elites donde éstas deciden por el pueblo, donde sustituyen la voluntad popular, piensan y deciden por el pueblo, pero donde terminan articulándose con las elites del poder económico -nacional e internacional- para seguir manteniendo el status quo en materia de las leyes fundamentales que rigen la economía y la vida social de la nación. (…) El parlamentarismo de calle es un salto revolucionario en relación al parlamentarismo tradicional burgués basado en la democracia representativa. (…) ¿Qué puede sustituir a la vieja democracia colonial representativa y desgastada de los partidos políticos que existe en el continente? Pues una democracia popular, una democracia revolucionaria, participativa y protagónica, donde el pueblo, el ciudadano sea el principal actor.” Por supuesto escuchar algo así abre enormes esperanzas para el campo popular, para la posibilidad de un cambio revolucionario real. ¿Qué sucedió luego, o qué está sucediendo, que un siniestro personaje como José Sánchez Montiel, más conocido como Mazuco, asume como diputado en esa misma Asamblea Nacional ante la mirada atónita del pueblo, luego de una obvia decisión inconsulta y con algún arreglo bajo la mesa con la derecha recalcitrante? Mazuco, valga no olvidarlo, fue en el Estado Zulia -la tierra del ahora prófugo Manuel Rosales, ultraderechista apoyado por la CIA- el mejor alumno en el crimen y en el delito de Henry López Sisco, el más grande policía asesino que tuvo Venezuela, quien se jactaba de haber asesinado personalmente a más de 200 revolucionarios y luchadores populares en los años que activó en la DISIP. Mazuco, no olvidarlo nunca: un convicto criminal acusado de las peores violaciones, sindicado como homicida, ladrón y narcotraficante: ¿cómo es que ahora pasa a ser diputado? ¿Y el poder popular, compañeros? ¿Y el “parlamentarismo de calle”?

¿Y cómo entender la detención del nacionalista vasco Asier Guridi Zaloña, quien tenía años en el país, el pasado 1° de septiembre a manos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), con la colaboración de la Policía española y la Policía Judicial francesa, quienes operaron en el territorio nacional con beneplácito del gobierno violando la soberanía venezolana? ¿Era necesaria esa jugada política para congraciarse con alguien? ¿Qué aporta eso a la construcción del socialismo?

En ese orden de ideas que nos deben llevar a la imprescindible y crucial autocrítica: ¿cómo entender el enorme peligro electoral en ciernes para el próximo 8 de diciembre, en las futuras elecciones municipales, donde muchos precandidatos bolivarianos a alcalde decidieron lanzarse por su cuenta luego que fueran omitidas las elecciones internas y decididos los candidatos de manera arbitraria por la jerarquía del Partido Socialista Unido de Venezuela -PSUV-? ¿Qué socialismo nuevo se está construyendo así? ¿Qué modelo de socialismo es el que está en juego entonces?

Se podría llegar a decir que estos son aspectos puntuales, no relevantes, no definitorios de un proceso más amplio que es la Revolución Bolivariana en su conjunto. Pero no debe olvidarse que en la última elección presidencial, con toda la maquinaria electoral del PSUV y la apelación monotemática a la figura del extinto comandante, el candidato bolivariano venció por una mínima diferencia. Es cierto que la derecha actúa, y mucho, para conspirar contra el proceso en curso. Pero sin la autocrítica mínima e indispensable no puede haber socialismo. Como dijo Maduro algún tiempo atrás, sin “una democracia popular, una democracia revolucionaria, participativa y protagónica, donde el pueblo, el ciudadano sea el principal actor” inexorablemente no puede haber socialismo. Es por eso que aparecen esos tres epígrafes abriendo la presente reflexión: no se puede estar con dios y con el diablo al mismo tiempo. O se es socialista, o se es capitalista. Aunque sea lapidario y pueda pasar por esquemático, es así. Capitalismo con rostro humano no deja de ser, antes que nada, capitalismo. Si hay un proceso real de transformación, no puede entronizarse la figura de nadie. Eso, no lo olvidemos, está más cerca de la religión que del ideal socialista. Sin negar la importancia de los grandes conductores en la historia -y Chávez lo fue, sin lugar a dudas- es hora de abrirse sanas autocríticas al respecto (por eso es más que pertinente la cita del Che Guevara).

Es cierto que la derecha arremete feroz contra el proceso bolivariano. Pero ¡cuidado! Esa misma derecha tradicional está haciendo su gran festín económico y el gobierno revolucionario deja pasar. ¿O es cómplice? ¿Cómo entender el crecimiento imparable de la especulación parasitaria y del capital financiero?

No caben dudas que mucho de las dificultades económicas actuales se deben a procesos de desestabilización arteramente concebidos. El desabastecimiento crónico de productos de primera necesidad (el papel higiénico como infamante símbolo), un dólar paralelo 6 o 7 veces más caro que el oficial o un proceso inflacionario que no cesa, hacen que el panorama actual se complique. Pero no debe dejarse de tener en cuenta que muchas medidas del gobierno no contribuyen al afianzamiento de cambios revolucionarios: las impopulares devaluaciones (que siempre, en lo fundamental, paga el pobrerío), la siempre omnipresente dependencia del petróleo (¿se puede hablar seriamente de un “socialismo petrolero-rentista” o eso es un desatino peligroso?), el escaso desarrollo industrial nacional que fuerza a importar cerca de un 50% de los alimentos, a lo que se suma, no como males menores sino, quizá, con mayor fuerza en la percepción de las grandes masas populares, una generalizada y abrumadora corrupción de muchos cuadros bolivarianos: ¿son un camino al socialismo? ¿Cuáles son los antídotos que se están poniendo a todo esto?

Decretar una “Navidad temprana” a partir del 1° de noviembre (¿fomento del alocado consumismo navideño?, ¿festejo religioso en un gobierno que debería ser, como mínimo, laico?) o el lanzamiento de un cuestionable Viceministerio de la Suprema Felicidad (que sirvió, más que nada, a la burla por parte de la derecha), propiciar la entrada de un piloto venezolano a la Fórmula Uno Internacional, ¿son medidas socialistas? Esto hace recordar a la propuesta, algunos años atrás, de una gobernadora chavista que ideó una Misión específica para dotar de implantes de pechos de silicona a las mujeres de escasos recursos, moción que no prosperó pero que deja ver el talante en juego: ¿vamos hacia el socialismo con pilotos de carrera, pechos siliconados y festejos de la Navidad?

Nadie dijo que construir un nuevo modelo de sociedad fuera fácil. Tomar el poder -si se quiere: tomar la casa presidencial, para decirlo con una visión minimalista- es tremendamente difícil; pero mal o bien (así sea con un escaso margen de votos) eso sucedió en Venezuela. Pero tener la estructura del Estado capitalista no es, ni por cerca, tener el poder. Ahora bien: aquí empiezan los problemas. Cambiar una sociedad, transformar de cuajo algo para hacer surgir una cosa nueva, es infinitamente más que manejar una casa de gobierno. En muy buena medida, es revolucionar las cabezas, los modos de pensar, las actitudes seculares. “Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”, dijo con mucha razón Einstein.

Lo que está sucediendo en Venezuela, aún con todos los errores y problemas propios del proceso en marcha, sigue siendo una esperanza abierta. Por eso mismo quienes seguimos apostando por transformaciones reales y no agachamos la cabeza, con o sin Chávez en la dirección seguimos viendo ahí una ventana de oportunidades. Y justamente por eso, porque vemos que se ese proceso cada vez más está secuestrado por un pensamiento reformista, socialdemócrata y burocrático, es que nos alarmamos por cómo van las cosas.

Felizmente hay importantes sectores dentro del aparato de Estado, dentro del PSUV, en la ciudadanía, en la calle, en las comunidades, en la militancia comprometida, que ven estos peligros. Este escrito, hecho por un no-venezolano y desde fuera del país, quizá no pase de quedar en el olvido, sin ninguna consecuencia práctica real. Pero no hay peor lucha que la que no se hace. Es por eso que apoyo, llamo y me sumo a las propuestas de profundización real de la Revolución Bolivariana. Ello implica ir frontalmente contra la derecha endógena que se ha adueñado del proceso, denunciarla, aislarla, devolver la vitalidad perdida a la revolución, llamar a la movilización genuina de las masas venezolanas, recuperar la vitalidad transformadora que se fue tapando con medidas populistas y reformistas. “Suprema felicidad” o “Navidad temprana” quizá no, por ambiguas, quizá risibles o cuestionables. Más modestamente: poder popular, control obrero y campesino de la producción, defensa real de la revolución con milicias populares. Es la única manera de mantener viva la esperanza. Lo demás, tiene sus días contados.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La promesa incumplida de Obama sobre Gitmo

Manuel E. Yepe (especial para ARGENPRESS.info)

El incumplimiento de promesas electorales por los candidatos triunfadores en comicios presidenciales en Estados Unidos no debía ser noticia. Y, de hecho, la gran prensa corporativa de esa nación así lo corrobora cuando, como regla, evita destacar tales faltas.

Pero en el caso del actual presidente Barack Obama, cuyo triunfo tuvo tanto que ver con las relativamente audaces promesas que le permitieron sobreponerse al fuerte viento en contra que debió enfrentar por motivos de raza, origen social y edad, entre otros aspectos, sus incumplimientos le han situado en un escenario que podría resultarle hostil a su partido en las elecciones de 2016.

Un caso muy evidente aunque poco recordado en los medios es que Obama describió, durante su campaña presidencial de 2008, el caso de “Gitmo” (como se identifica en Estados Unidos a la base militar ilegítimamente operada por la superpotencia en un área de 45 kilómetros cuadrados junto a la bahía cubana de Guantánamo), como “un triste capítulo en la historia americana” y prometió que, de resultar electo, cerraría la prisión en 2009.

Poco después de lograr el triunfo en aquellos comicios, el flamante Presidente reiteró en una entrevista transmitida por la televisora ABC la promesa de cerrar Gitmo.

Sin embargo, en noviembre de 2009, Obama debió reconocer que no le resultaba posible fijar un "plazo específico" para cerrar Gitmo, aunque anunció que probablemente esto tendría lugar en alguna fecha que no precisó del año 2010.

El 15 de diciembre de 2009, un memorado presidencial emitido por Barack Obama ordenó el cierre del centro de detención y el traslado de los detenidos al Centro Correccional de Thomson, en el estado de Illinois. Pero, poco después, el Procurador General Eric Holder, en carta al congresista Frank Wolf, quien se esforzaba por lograr que se aprobara una propuesta para que los detenidos en Guantánamo no fueran transferidos a Thomson, declaró que tal traslado violaría prohibiciones legales que él estaba decidido a garantizar.

Y así ha continuado hasta hoy este estira y encoge que es clara muestra de lo débil que es la Casa Blanca frente a decisiones de los poderes fácticos que en verdad rigen los destinos de la superpotencia, más allá de la voluntad popular que supuestamente se expresa en las elecciones.

Pero nótese que para nada en esta historia se hace referencia al hecho de que la existencia misma de Gitmo es indefendible y que una solución verdadera tendría que incluir, como paso principal, la devolución a Cuba del territorio que ocupa en la isla.

“Virtualmente nadie en Estados Unidos -aparte de mi y de unos pocos académicos y diplomáticos- reconoce que la base debe ser devuelta a Cuba… El problema es cómo lograr que este asunto se convierta en tema general de debate” afirmó a la agencia española EFE Jonathan Hansen, profesor asociado del Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller de la Universidad de Harvard, en el curso de un taller con expertos cubanos sobre los 110 años de ocupación de Gitmo por Estados Unidos, celebrado en La Habana recientemente.

Estados Unidos ocupa esa porción del territorio cubano en virtud de un inicuo acuerdo de duración indefinida suscrito con Cuba en febrero de 1903, al abrigo de uno de los epígrafes de la llamada Enmienda Platt introducida como apéndice a la Constitución de la naciente república cubana por presiones de Washington.

Las fuerzas de ocupación estadounidenses situaron a la Isla ante la alternativa de aceptar esa enmienda que permitía a Estados Unido establecer bases militares en Cuba o, de lo contrario, continuaría la ocupación militar norteamericana que sufría desde 1898, tras la intervención norteamericana que dio al traste con el dominio colonial ibérico. España, debilitada por los avances de la lucha independentista cubana, fue fácil víctima de las fuerzas militares de Estados Unidos, cuyo gobierno ambicionaba –y con ello logró-hacerse de los remanentes del imperio colonial hispano, en el que, además de Cuba, estaban otros territorios muy apetecidos por Washington, en especial las Islas Filipinas.

Cuba ha tratado siempre de no ofrecer a Estados Unidos un pretexto para agredirla relacionando alguna reclamación cubana de recuperar con el uso de la violencia lo que, en virtud del derecho internacional y la razón le pertenece. Cuba jamás ha renunciado a ese pedazo de su territorio ni admitirá tal despojo.

Más temprano que tarde, Gitmo tendrá que desaparecer y de ese enclave de ignominia quedará apenas una triste página más en la historia del imperialismo en los Estados Unidos de América.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

BarricK: con B de Bachelet y K de Kirchner

Javier Llorens - Lázaro Llorens (especial para ARGENPRESS.info)

Para salvar el proyecto Pascua - Lama Barrick Gold lleva adelante una audaz estrategia a ambos lados de la cordillera, consistente en efectuar modificaciones “progresistas” en la Constitución de Chile y el Código Civil de Argentina.

Recientemente Barrick Gold, la megaminera multinacional, anunció el cese temporal de su proyecto binacional Pascua Lama, ubicado en Chile y Argentina, sobre la cordillera de Los Andes, en etapa de construcción. La noticia la dio el presidente de Barrick Jamie Sokalsky, mediante un comunicado en el que informó: “Hemos determinado que el rumbo prudente en esta etapa es suspender el proyecto, pero naturalmente mantendremos nuestra opción de reanudar la construcción y culminar el proyecto cuando se logren mejoras en los desafíos actuales. La decisión de retomar el ritmo de construcción dependerá de mejores condiciones económicas para el proyecto, las perspectivas para el precio de los metales y una menor incertidumbre asociada a asuntos legales y otros requerimientos regulatorios en Chile.”

¿Concretamente a qué se debe este cierre temporal de Pascua Lama, uno de los yacimientos más grandes del mundo, donde Barrick Gold, vinculada al grupo Rockefeller, preveía obtener no menos de 30 mil millones de dólares en oro, plata, cobre y otros metales? ¿Cuáles son los “desafíos actuales” e “incertidumbres” a los que alude Sokalsky CEO de Barrick? Al respecto se puede decir que la explotación del yacimiento binacional Pascua Lama, ubicado en la región de Acatama (Chile) y San Juan (Argentina) pende literalmente de un delgado hilo, por fallos judiciales adversos, nuevas leyes ambientales, y reclamos sociales. Tanto que solo un profundo cambio en las leyes de ambos países pueden salvarlo.

En Chile, la situación está al límite. El 26 de septiembre del 2013 la Corte Suprema de Chile, ratificó un fallo de la Corte de Apelaciones de Copiapó, que ordenó suspender temporalmente las obras de Pascua Lama, a raíz de la contaminación y destrucción de los glaciares y contaminación de las aguas perpetrados por la Barrick, hasta tanto la empresa tenga un adecuado sistema de manejo del agua, y del polvo levantado por sus maquinarias. Las pruebas son tan abrumadoras que la propia multinacional, reconoció los hechos, luego de negarlos durante años. “La empresa Minera Nevada (subsidiaria de Barrick Gold) ha reconocido que ha cometido infracciones a la Resolución de Calificación Ambiental por lo tanto, creemos que el fallo se ajusta a derecho”, informó la empresa a través de su abogado José Antonio Urrutia. Quien consideró el fallo adverso un triunfo, porque la Corte no había dispuesto la revocación a la Resolución de Calificación Ambiental, que hubiese deparado la cancelación definitiva del proyecto.

Este pronunciamiento de la Corte surgió de una demanda presentada por cuatro comunidades diaguitas de Chile, que habitan en el norte del país, en la provincia del Huasco, en Atacama, una de las regiones más secas del mundo. Donde las empresas mineras desde hace años vienen perpetrando todo tipo de estragos. Dichas comunidades denunciaron que la puesta en marcha de Pascua Lama había afectado seriamente los ríos y glaciares del lugar, alguno de los cuales fueron dinamitados o cubiertos de polvos.

Esto no parece haber sido casual, dado que la Barrick había propuesto nada menos que trasladar los glaciares de modestas dimensiones que existen en Chile en esa región, para poder explotar los metales preciosos diseminados en la roca que están debajo de ellos, lo que fue denegado de plano por las autoridades chilenas. No obstante la Barrick parecería haber optado por acelerar su desaparición, al no tomar precaución alguna en el manejo del polvo levantado por la operación de las descomunales maquinas que hacían el destape del tajo a cielo abierto, pese las previsiones del caso. El cual al depositarse sobre los glaciares aceleraron su derretimiento, por efecto de que su opacidad no refleja la radiación solar, sino que la absorbe. Echándole empero la culpa de ello al cambio climático, tal como hizo Barrick ante la justicia chilena.

En Chile el agua vale más que el oro

Pero la cuestión no acaba allí. A estos fallos judiciales adversos, Barrick le tiene que añadir el complejo sistema legal existente en Chile respecto el uso del agua, que se rige bajo un esquema absolutamente mercantilista y privatista, dando lugar a un disputado “mercado del agua”, entre mineras y agricultores. Situación que llevó a la Barrick Gold a romper el cerco, y traspasar la frontera hacía Argentina en busca de agua. “El líder en la industria del oro”, como se autotitula Barrick, cuando ve al oro no lo detiene ningún obstáculo, ni siquiera fronterizo. Ni tampoco legal, como se verá seguidamente.

Diseñado por los “Chicago Boys”, el “Código de Aguas” chileno fue aprobado por el ex dictador Augusto Pinochet en 1981, luego de una reforma constitucional. Se caracteriza por la compra y venta de agua sin intervención alguna del Estado, sólo por operadores privados, que ofertan cupos de agua mediante un sistema de licitaciones. Que ante la carestía crónica de ella en el norte chileno, ha hecho al agua más valiosa que el oro, con una gran cantidad de conflictos que derivan en una alta litigiosidad judicial.

“El problema central del Código de Aguas es que la parte regulatoria es demasiado débil. Para graficarlo: en Estados Unidos los derechos de propiedad del agua no son muy distintos a la fórmula chilena, pero van de la mano con una regulación pública fuerte, una autoridad legal por parte del Estado para imponer restricciones al ejercicio de los usos de los derechos privados, ya que se entiende que es necesario un equilibrio” dice al respecto, el investigador norteamericano Carl Bauer, autor del libro “Cantos de Sirena”, desde donde aborda el marco legal del manejo del agua en Chile.

Precisamente, son estas restricciones que impone el Código de Aguas chileno, destacadas por Bauer, lo que motivó a la empresa Barrick Gold a realizar un audaz emprendimiento minero binacional mundial, único en el mundo, incorporando a la Argentina para obtener de este país el agua que escasea en Chile. De allí el nombre Pascua - Lama. Así figura claramente expuesto en su proyecto publicado en su sitio web http://barricksudamerica.com/pascua-lama/. En el cual la multinacional del oro prevé: dinamitar la montaña en Chile, en la zona de Pascua; moler allí la roca, para lo cual necesita una mínima cantidad de agua para humectarla; y transportarla por un túnel hasta Argentina en la zona de Lama, para procesarla químico industrialmente y extraer de ella los metales nobles y preciosos.

El mismo se efectúa rociando la roca chilena molida, con millones de metros cúbicos de agua argentina, mezclada con cientos de miles de metros cúbicos de cianuro, para separar el mineral de la roca en forma de líquido, y recuperarlos después como sólidos en la planta fabril que se encuentra ad hoc en Lama. Quedando todos los desechos industriales contaminantes del lado argentino, en los famosos “diques de cola”, y vertederos de roca inerte, mientras la tributación quedará en Chile. Como síntesis, según el estudio de impacto ambiental que presentó Barrick Gold, por cada gramo de oro extraído en Pascua Lama, se precisará remover 4 toneladas de roca, consumir 380 litros de agua, 43,6 KWh de electricidad (similar al consumo semanal de un hogar argentino medio) 2 litros de gasolina, 1,1 kilogramos de explosivos, y 850 gramos de cianuro de sodio.

Pero la concreción de ese faraónico proyecto binacional, consistente en emplear masivamente recursos de ambos lados de la cordillera, no se pudo finiquitar porque estando en una avanzada etapa de construcción del orden del 80%, fue frenada primero por la Corte de Apelaciones de Copiapó, y luego por la Corte Suprema de Chile. “Ya se encuentran edificadas en Argentina y en Chile la mayor parte de sus obras, entre las cuales cabe mencionar: los campamentos, el muro corta fugas, la planta de drenaje ácido, las piscinas de acumulación de agua, la planta de procesamiento de minerales, el edificio de molienda, los equipos de montaje, el equipo de ensamblaje, el túnel para el transporte de mineral hacia Argentina y el camino minero de acceso al rajo, entre otros”, detalló Barrick Gold ante la justicia chilena. La cual por los daños ocasionados a los glaciares y a las cuencas hídricas, ordenó no obstante a principios de este año el cese inmediato en el avance del emprendimiento.

Barrick con B de Bachelet

Si hay algo que caracteriza a las multinacionales succionadoras de recursos naturales como la Barrick Gold, es su intrepidez, tenacidad, y adaptabilidad. Haciendo honor al aserto minero que dice que en la minería del oro, las reglas las pone el oro. A la par que la Corte Suprema de Chile emitía su falló ratificando el de la Corte de Copiapó, la Barrick como último recurso, ya habría impulsado a través del partido de la Concertación y su candidata Michel Bachelet, favorita en las encuestas, un audaz plan de salvataje de Pascua Lama. Que consistiría en esencia en una reforma de la Constitución Nacional y el Código de Aguas, dos cuestiones que según el programa de gobierno de Bachelet serán prioridades en su gobierno (http://michellebachelet.cl/programa/)

“La Nueva Constitución debe reconocer el dominio público pleno, absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de los recursos hídricos, mineros y del espectro radioeléctrico. El Estado tiene derecho a regalías por el aprovechamiento de los recursos naturales, especialmente minerales. Se declara las aguas como bienes nacionales de uso público, cualquiera sea el estado en que se encuentren, el lugar en que estén depositadas o el curso que sigan, incluidos los glaciares” promete Bachellet en caso de acceder a la presidencia. Dejando entrever empero su hilacha pro megaminería en esa promesa, al hablar solo del derecho a las tradicionales regalías para el estado, cuando ante el agotamiento de los recursos naturales, ahora en el mundo se habla de contratos de participación.

Los encuestadores dan por descontado el arribo de Bachelet a la presidencia, dudando solo si será por nocaut en la primera vuelta, o en la segunda vuelta. A la par que su competidora Evelyn Matthei, candidata del partido oficialista, la acusa de recibir una enorme cantidad de financiamiento electoral de orígenes inciertos. Mientras que otros competidores opinan que su programa electoral es “ambiguo, poco progresista, y busca mantener el sistema neoliberal en el país”. Y por su parte el candidato del Partido Humanista Marcel Claude reprocha que “el problema no es la señora Bachelet ni la señora Matthei, sino quienes están detrás de ellos. Monsanto, Barrick Gold, las AF(J)P”. Todas ellas vinculadas al mega grupo Rockefeller.

Lo concreto es que el programa de gobierno “progre” de Bachelet, le apunta precisamente a donde le aprieta el zapato a la Barrick Gold. En él la candidata afirma: “El agua es clave. La Nueva Constitución reconocerá las aguas como bien nacional de uso público. La actividad minera debe ajustarse a las nuevas exigencias socio-ambientales y debemos mostrar al mundo que nuestra vocación por la sustentabilidad nos impulsa a establecer los mejores estándares. El Consejo de Ministros para la Sustentabilidad deberá establecer los lineamientos de política para hacerse cargo de este objetivo”.

Respecto las modificaciones del cuestionado Código de Aguas de Pinochet, como en un mensaje entre líneas para la Barrick Bachellet asegura, que “hay un tema súper importante: el Agua. Ese es un tema que se ha instalado entre los principales desafíos de Chile y lo tenemos que enfrentar seriamente. Nombraremos un delgado presidencial para que se dedique exclusivamente a desarrollar soluciones en cada región para la escases de agua”. Y como para que no quedaran dudas de la profunda imbricación entre la megaminería y el agua, en el proyecto de reforma de la Constitución, en el capítulo del “Programa Económico”, Bachelet los pone juntos a ambos. Como si se tratara de hermanos siameses, mostrando así la pata de la sota prominera; y como si el agua nada tendría que ver con la vida humana, ni otras formas de vida.

http://michellebachelet.cl/wp-content/uploads/2013/10/Miner%C3%ADa-y-Recursos-H%C3%ADdricos-72-75.pdf

Al respecto la Barrick Gold y el partido de la Concertación, han construido una relación que se fue haciendo cada vez más estrecha. Cuando fue candidata a presidenta en el 2005, refiriéndose al proyecto Pascua Lama, Bachellet aseguró que no iba permitir la destrucción de los glaciares e iba a legislar para protegerlos. Sin embargo, como denuncian al unisonó las organizaciones ecologistas de Chile, en el 2006 apenas asumió como presidenta, Bachellet no solo no aprobó ninguna ley de protección de glaciares, sino que aprobó el estudio de Impacto Ambiental de Barrick Gold (Nevada Minera) para Pascua Lama. El mismo que según constató la justicia chilena, había sido incumplido enteramente por dicha compañía.

Para llevar adelante esa tarea pro Barrick, Bachellet designó como ministra de minería a la periodista y master en relaciones internacionales en la Universidad de Columbia, Karen Poniachik. Cuyo único antecedente era haberse desempeñado como directora de Programas Empresariales en el Council of the Americas (1995-2000) la mega cámara de empresarios multinacionales creada y presidida por el banquero David Rockefeller. Se trató de una curiosa designación, dado que Poniachik y su afortunada familia se habían exilado a Estados Unidos durante el gobierno de Allende, para regresar recién con el golpe de estado pinochetista.

Gracias a los buenos oficios de Poniachik, luego de una reunión privada entre la presidenta Bachellet y los ejecutivos de Barrick Gold en la Casa de la Moneda de Chile, la actual candidata a presidente chilena ratificó el polémico Acuerdo Tributario entre Chile y Argentina. "En ese acuerdo tributario, Argentina resigna el derecho esencial de un Estado a recaudar impuestos al ceder (el 75 %) la potestad tributaria en favor de Chile, en realidad en favor de la Barrick" sintetiza al respecto el periodista y ex diputado Miguel Bonasso, autor del libro “El Mal. El modelo K y la Barrick Gold, amos y servidores en el saqueo de la Argentina".

Por esas delicadas faenas en beneficio de la Barrick Gold, pocos días antes de terminar su mandato, Bachellet fue agasajada en New York y premiada por Barrick Gold con la “Insignia de Oro de la Americas Society”. El evento se hizo en mayo del 2009, en una cena organizada por el “Council of the Americas”, de la cual su ministra Poniachik había sido directora. La cena fue auspiciada por Barrick Gold y Chevron, dos empresas vinculadas al grupo Rockefeller, esta última socia de YPF en el yacimiento argentino de Vaca Muerta. Esa noche acompañando a Bachellet, en medio de trajes de confección a medida y alta gastronomía, estuvo Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista de Chile y socio político de Bachellet.

Ambos compartieron la mesa con el magnate David Rockefeller, dueño indirecto de la Barrick, cuya familia desde 1892 tiene puesta la pata sobre Chile, con la Anaconda Copper y el yacimiento de cobre a cielo abierto “Chuquicamata”, el más grande del mundo. Que pertenecía a Bolivia hasta antes de la Guerra del Pacífico, acaecida dos años antes. ”Luego de que las organizaciones contrarias a Pascua Lama se enteraron de que Bachelet iría a recibir la Insignia de Oro a Nueva York, el mayor reconocimiento que entregan ambas instituciones, se supo que ya había asistido en el 2005, antes de asumir” apuntó el periodista chileno Javier Karmy, quien resaltó que en realidad, “todos los presidentes posteriores a Pinochet conocieron a David Rockefeller”.

Barrick con K de Kirchner

Si en Chile las cosas no marchan nada bien para la Barrick, en Argentina no andan mucho mejor. En el 2008 el Congreso sancionó una ley de presupuestos mínimos de Protección de Glaciares y Ambiente Periglaciar, que fue vetada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. En el 2010, en medio de una fuerte polémica, el Congreso ratificó dicha ley, hoy vigente (N° 26.639). Al resguardar a los glaciares y la zona periglaciar como reservas de agua, ella puso en jaque el faraónico proyecto de Pascua - Lama de Barrick Gold; dado que por esa norma la empresa minera tiene prohibido realizar cualquier tipo de manejo en los glaciares, la zona periglaciar, y cursos de aguas adyacentes. Justamente lo que la empresa había venido ansiosamente a buscar a Argentina, en reemplazo de lo que le faltaba en Chile.

Por esta razón, apenas la presidenta Cristina Fernández de Kirchner promulgó la ley, Barrick Gold impulsó dos medidas cautelares ante el juez federal de la provincia de San Juan, Miguel Ángel Gálvez. Solicitando que no se apliquen los seis principales artículos de ella en los emprendimientos Pascua Lama y Veladero que tiene Barrick en la provincia de San Juan, por considerarlos inconstitucionales. Referidos a la realización de un inventario de glaciares, y auditorías ambientales en los proyectos mineros en marcha; y las sanciones a aplicar en caso de constatarse daños en los glaciares, etc.

Esos pedidos fueron resueltos en cuestión de horas a favor de la Barrick por el juez Gálvez. Quien sin ningún empacho, plagiando los mismos argumentos que la presidenta Fernández de Kirchner había usado para el veto de la primera ley de protección de glaciares, rápidamente aceptó el pedido de la cuestionada empresa. Que empecinadamente se negaba a acatar una ley dictada y ratificada por el Congreso con amplia mayoría. Demostrando así esto la inusitada capacidad de lobby que tiene Barrick Gold a ambos lados de la cordillera, y la importancia de esa ley que puso un palo en la rueda a sus proyectos mineros.

Contó para ello con el total apoyo del gobernador kirchnerista de San Juan, José Luis Gioja, impulsor como presidente de las comisiones de Minería en el Congreso, de las leyes a favor de las megamineras durante la década indigna de los ’90. Quien a su vez en supuesta defensa del federalismo, hizo que la Legislatura sanjuanina aprobara una ley exprés de protección de glaciares de su autoría, escrita con nombre y apellido, al eliminar en ella todo lo que molestaba en la ley nacional a la Barrick Gold. Incurriendo así en una manifiesta ilegalidad, dado que conforme las previsiones constitucionales, las leyes nacionales ambientales fijan un piso o requisitos mínimos, que las provincias están obligadas a respetar.

“Evidentemente la ley de presupuestos mínimos de protección de glaciares afectaba los intereses de aquellas empresas mineras que se encuentran operando en zona glacial y periglacial en la cordillera de los Andes” dijo al respecto la ex Secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolloti. Quien denunció que debió renunciar a su puesto de secretaria durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, por haberse empeñado en controlar ambientalmente a las empresas mineras. “Tanto Veladero como Pascua Lama no cumplen con la normativa ambiental y minera generando serios y peligrosos impactos para el ambiente y la salud humana” dijo Picolloti, titular de la Fundación Centro de Derechos Humanos y Ambientales (CDHA).

De esta manera, gracias a las cautelares dictadas por el juez Gálvez, durante un año la Barrick prosiguió imperturbable con sus emprendimientos en Veladero y Pascua Lama. Hasta que en julio del 2012 la Corte Suprema de Justicia argentina, dejó sin efecto las cautelares, y ratificó la plena aplicación de la ley nacional de protección de glaciares. De esta manera la resolución de la Corte, volvió a poner en la cornisa el proyecto Pascua Lama de la Barrick Gold. Cuya esencia del lado argentino es el uso masivo de agua, para poder concretar el procesamiento químico industrial sobre la roca metalífera obtenida en Chile.

El nuevo Código Civil hecho con viejas trampas

Estos tropiezos no parecen haber amilanado a la tenaz Barrick Gold. Por el contrario, la multinacional del oro habría operado y estaría operando para relativizar los efectos de ley de protección de glaciares que pende sobre su cabeza, mediante el dictado del nuevo Código Civil y Comercial. Cuyo anteproyecto recibió súbitamente el año pasado un fortísimo impulso por parte de la presidenta Fernández de Kirchner, y está actualmente tratándose en las comisiones del Congreso Nacional, donde existen acusaciones de que está redactado para favorecer a las empresas mineras. Debiéndose apuntar al respecto que en la pirámide jurídica, un código es una ley superior que viene inmediatamente después de la constitución, al que deben sujetarse las leyes inferiores.

El ante proyecto, en el que intervinieron los ministros de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, Elena Higton, y otros juristas destacados del país, entre otras cuestiones establecía en su artículo 241, que el acceso al agua potable es un derecho fundamental, al que “todos los habitantes tienen garantizado su acceso para fines vitales”. Sin embargo, según denuncian los legisladores de la oposición, para resguardar los intereses de las empresas mineras, al elevar el proyecto al Congreso, la presidenta Fernández de Kirchner habría introducido sustanciales cambios al texto, borrando de un plumazo la redacción de ese artículo 241, entre otras cosas.

“La eliminación del artículo 241 sobre derecho al agua potable en el proyecto enviado por el Ejecutivo Nacional junto con el derecho a reclamar daños de incidencia colectiva no parece casual dentro de un contexto en donde en los últimos meses han surgido conflictos relacionados con la actividad de la megaminería metalífera a cielo abierto, que tiene al agua, como principal insumo", dijo el senador socialista Rubén Giustiniani, presidente de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Cámara Alta.

Giustiniani hacía referencia así a otra modificación introducida en el artículo 240 del anteproyecto original, donde se fijan “Límites al ejercicio de los derechos individuales sobre los bienes”. En el cual también el Poder Ejecutivo efectúo mutilaciones y agregados muy sugestivos. Se establece en el mismo que el ejercicio de los derechos individuales, “debe ser compatible con los derechos de incidencia colectiva”. Pero a ese párrafo el Ejecutivo le mochó su terminación en el texto original, que agregaba que ello debía ser “en los términos del artículo 14” del mismo código, referido a los “Derechos individuales y de incidencia colectiva”.

En reemplazo de ello, el Poder Ejecutivó agregó que el ejercicio de esos derechos individuales “debe conformarse a las normas del derecho administrativo nacional y local dictadas en el interés público”. Y en consonancia con esto, también mochó el párrafo que establecía que “los sujetos mencionados en el artículo 14 tienen derecho a que se les suministre información necesaria y a participar en la discusión sobre decisiones relevantes conforme con lo dispuesto en la legislación especial.” Apartando así de un plumazo a los ciudadanos particulares a intervenir directamente en las cuestiones ambientales que pueden perjudicarlos.

A su vez para disimular el hachazo dado al artículo 241 original, referido a la garantía irrestricta al derecho al agua potable, al último párrafo del art 240 del texto original, el Poder Ejecutivo lo transformó en el art 241 que dice: “Jurisdicción. Cualquiera sea la jurisdicción en que se ejerzan los derechos, debe respetarse la normativa sobre presupuestos mínimos que resulte aplicable.”

Sin embargo el manoseo por parte del Ejecutivo en la esencial cuestión ambiental y del agua no acabó allí, ya que también la emprendió contra el mencionado artículo 14 “Derechos individuales y de incidencia colectiva”. Al que mochó severamente, al eliminar enteramente el inciso b) referido a los “derechos individuales, que pueden ser ejercidos mediante una acción colectiva, si existe una pluralidad de afectados individuales, con daños comunes pero divisibles o diferenciados, generados por una causa común”, respecto la responsabilidad civil en que incurriría un contaminador. Y casualmente este el mismo derecho que esgrimieron las comunidades diaguitas en Chile, que lograron que la Justicia suspendiera la ejecución del emprendimiento en Pascua Lama de la Barrick; por lo que se podría decir que esta que se quemó con leche, cuando ve una vaca llora.

El Ejecutivo también mochó el inciso “c) derechos de incidencia colectiva que son indivisibles y de uso común” del mismo artículo. En la parte que decía “el afectado, el Defensor del Pueblo, las asociaciones registradas y otros sujetos que dispongan leyes especiales, tienen legitimación para el ejercicio de derechos que protegen al ambiente, a la competencia, al usuario y al consumidor, así como a los derechos de incidencia colectiva en general”. Desplegando así el Poder Ejecutivo sucesivas omisiones u obstáculos, para impedir o dificultar que particulares damnificados puedan emprender acciones judiciales contra la Barrick Gold y otras depredadoras ambientales (o de otra índole) que pudieran poner en peligro el accionar y lucro de estas.

Además en el anteproyecto se ratificaron ambiguas disposiciones del Código Civil de Vélez Sarsfield, de 150 años atrás, cuando no existía conciencia de la existencia de glaciares, zonas periglaciares, y nivología, y menos por parte de habitantes de la pampa húmeda. Dejando así una grieta abierta por la cual se pueda escurrir el agua que tanto necesita la Barrick Gold, para obtener su ansiado oro. Uno es el artículo 238, “Bienes de los Particulares”, que estipula que “los bienes que no son del Estado nacional, provincial o municipal, son bienes de los particulares sin distinción de las personas que tengan derecho sobre ellos”.

El otro es el artículo 239, “Aguas de Los Particulares”, que establece que “las aguas que surgen en los terrenos de los particulares pertenecen a sus dueños, quienes pueden usar libremente de ellas, siempre que no formen cauce natural”. El artículo se refiere al agua que mana de la tierra, y ese es el efecto que produce el derretimiento de los glaciares y zonas periglaciares. De tal manera esta agua también sería del dueño particular, que según la Real Academía, es el que tiene el dominio de la cosa.

Por lo tanto el alcance lato de este artículo, bien se podría entender como una privatización del agua de los glaciares, a favor de quienes tengan un dominio minero donde ellos se encuentran. Como es el caso de la Barrick Gold en Veladero y Pascua – Lama. Cuya obtención podrían acelerar de la misma manera que hizo la Barrick Gold en Chile, cubriendo de polvo los glaciares, echándole a la par la culpa al cambio climático, como hizo la Barrick en Chile. Y si hubiera algún reparo en cuanto a los alcances de la palabra dueño, la Barrick Gold con la ayuda del clan ultramegaminero Gioja, bien puede terminar comprando las cumbres de los Andes, a cambio de unas monedas, dado que no tendrá competencia alguna para ello.

Paradojalmente, para solucionar los problemas de la Barrick Gold en el lado chileno, donde el agua escasea enormemente, e impedir su litigiosidad judicial que ha paralizado sus emprendimientos, Michelle Bachellet propone la estatización total del agua, incluidos los glaciares. Por su parte Cristina Fernández de Kirchner en el lado argentino, donde el agua es mucho más abundante, propone una privatización implícita del agua de los glaciares. Desplegando a la par preventivamente una batería de obstáculos, con el objeto de obstar que los particulares damnificados ambientalmente por la Barrick Gold, puedan emprender acciones judiciales que impidan o paralicen sus proyectos. Tal como le sucedió en Chile. De tal manera entre los “revisores” del anteproyecto de nuevo Código Civil, parecen encontrarse principalmente la CAEM (Cámara Argentina de Empresarios Mineros) el Mining Club, y la Barrick Gold.

La traducción de “rock feller” es “talador de roca”. Haciendo honor a ese nombre, el grupo Rockefeller como un conquistador moderno, parece estar empeñado en llevar a cabo esa tarea a toda costa. Para la que necesita apoderarse del agua, y así poder llevarse puesto el oro diseminado en la cima de la cordillera de Los Andes. Contando para ello con la indispensable ayuda a ambos lados de la cordillera, de Michelle y Cristina, gobernantas que parecen ser dos Malinches modernas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Formosa y las quimeras del oro negro

OBSERVATORIO PETROLERO SUR - INDYMEDIA

Terminaba la dictadura y con aires renovadores Floro Bogado asumía la gobernación de Formosa [1]. Aquel diciembre de 1983 también es recordado en la provincia porque se descubrió petróleo en el oeste: un horizonte de promisión asomaba aunque los años desmintieron el sueño saudí. Los recientes anuncios sobre el destacado rendimiento de un nuevo pozo en el área El Surubí abren la posibilidad de que la historia petrolera en la región no esté terminada, como la constante caída en la producción hacía prever. Los funcionarios lo anuncian como una buena noticia, mientras que las comunidades indígenas que viven sobre el yacimiento siguen reclamando los más elementales derechos.

Los comienzos

El 8 de diciembre de 1983 surgió petróleo en el yacimiento Palmar Largo, en el oeste formoseño. YPF, que desde mediados de la década del 20 tenía presencia en el oriente salteño, a pocos kilómetros de allí, trabajaba desde agosto en la perforación. Por aquellos años el desarrollo del yacimiento se hizo con tecnología rusa, apropiada para la actividad petrolera en zonas frías, con escasa vegetación y que, aplicada en el oeste formoseño, significó una dura arremetida contra el monte nativo, hoy arrasado por el desmonte especulativo y agro-pastoril.

El yacimiento se ubica en la Cuenca Noroeste –que integran también las provincias de Jujuy y Salta– y su fracción formoseña, más allá de su importancia para la economía provincial, nunca tuvo relevancia a nivel nacional.

Durante los primeros años de producción el crudo era transportado a través de un oleoducto de 93 km a la localidad de Ingeniero Juárez y desde allí una parte era trasladado por tren hacia el oeste, a la refinería de Refinor en Salta (2), y otra parte hacia la ciudad de Formosa para su exportación (Reynals 2005a: 17). En 2004 desde Ingeniero Juárez se despacharon 12.235 m³, de los que 8.500 fueron a Salta y lo restante a Formosa. Actualmente el crudo se transporta en su totalidad a la refinería salteña mediante una flota de camiones por la ruta 81, que, desde 2005, está totalmente asfaltada.

La producción

En la actualidad hay tres áreas en producción en el noroeste de la provincia: Palmar Largo, operada por Pluspetrol, en asociación con YPF y la canadiense Gran Tierra Energy (3); y El Chivil y El Surubí, concesionadas a esta última compañía.

Palmar Largo, ubicada cerca del límite con Salta tiene una superficie total de 1220 km² y comprende las áreas Palmar Largo, La Tigra Norte, Cañada Rica, Ramón Lista y El Chorro. Es el yacimiento más importante de la provincia y tras ser operado por la empresa estatal durante los ‘80 en 1992 fue adjudicado a las firmas YPF (30%), Pluspetrol (20,3%), Compañía General de Combustible (4) (17,85%), Norcen (17,85%) y la sur coreana Dong Won (14%) (5) (Olaguer, 2005a: 8). Posteriormente Pluspetrol compró el procentaje de Norcen y obtuvo la mayoría de las acciones del yacimiento.

Si bien desde la privatización la producción provincial ha tenido un marcado descenso, las regalías obtenidas no son montos despreciables para una economía signada por la informalidad y el dinero girado desde Nación. En 2004, por ejemplo, ingresaron fruto de la producción de Palmar Largo 11.770.000 pesos, un promedio mensual de casi un millón de pesos. Además, la producción hidrocarburífera es uno de los principales rubros de exportación de la provincia: en 2011 significaron el 27% de todo lo que se vendió a otros países.

Un informe realizado para el Consejo Federal de Inversiones en 2005 exponía la caída de la producción del yacimiento. “La producción de crudo sigue cayendo. Es la más baja de todos los años anteriores. La media diaria de Palmar Largo está en sólo 413,9m³ por día. Está saliendo mucha agua junto al petróleo, unos 4.755,3 m³/día. Es decir que de los fluidos que salen del pozo, más del 90% es agua”, aseguraba (Reynals 2005a:18).

Además la investigación explicaba que la producción de gas también disminuía. En el mes de abril de 2005, por ejemplo, se produjeron en Palmar Largo 3.026 Mm³ de gas, 2.125 de los cuales se destinaron al consumo del yacimiento. En el consumo del yacimiento se contaba también con las cantidades que eran entregadas a la provincia para que haga funcionar la usina de generación eléctrica que provee de electricidad a la zona (Reynals 2005a: 40). Esa usina ha sido la respuesta que logró congeniar la empresa ante la demanda de electricidad que le plantearon las comunidades indígenas de Ramón Lista.

El segundo área provincial, El Chivil, ocupa una superficie de 290 km², se ubica al sudoeste de Palmar Largo y tanto en cantidad de pozos como en producción es notablemente inferior al principal yacimiento. En 1990 El Chivil fue adjudicado en partes iguales a cuatro empresas: CGC, Benito Roggio, Tecnicagua y Dong Won (idem: 8). En 2004 el único pozo activo del área producía 20 m³ diarios. En 2006 la empresa canadiense Gran Tierra Energy adquirió la totalidad del yacimiento.

El tercer área es El Surubí, que tiene una superficie de 368 km² y está a 12 km de El Chivil. Si bien hasta el 2008 no estaba en producción, recientes resultados hicieron que las miradas provinciales se posaran sobre ella. En 2007 fue concesionada a la UTE integrada por Gran Tierra Energy (85%) y la empresa Recursos Energía Formosa Sociedad Anónima (REFSA) (15%).

Los buenos resultados de El Surubí

En abril de 2012, días antes del anuncio de la expropiación parcial de YPF, el gobierno de Formosa confirmó el hallazgo de petróleo de alta calidad en El Surubí, cuando el área aparentemente estaba iniciando su decline final. Ante el anunciado fin de la historia petrolera de Formosa el hallazgo renovó las expectativas.

En aquella oportunidad el ministro de Economía, Jorge Ibáñez, se mostró exultante y explicó que el Estado provincial recibiría “un 15% de todo lo que se extraiga, además de las regalías nacionales”. El funcionario destacó también la importancia de los resultados al comparar la producción diaria de este nuevo pozo, de 200 m³, con los otros 15 existentes en Palmar Largo y El Chivil, que en forma conjunta, en abril de 2012, registraban unos 450 m³ (Nordeste al día 07/12/2008).

Durante el anuncio el ministro señaló que el nuevo pozo petrolífero constituía un hecho histórico porque era el primero en el que Formosa participaba mediante su empresa provincial.

En el 2012, gracias a la producción de El Surubí, la tendencia declinante de la producción de crudo formoseña se revirtió. En la información que provee la Secretaría de Energía de la Nación se observa claramente cómo el declino en la producción se mantuvo hasta 2011, cuando llegó a 107.750 m³, mientras que en 2012 ascendió a 159.000 m³, y el ascenso se sostendrá en 2013.

Esta producción le permite a Gran Tierra ser, desde 2012, la empresa que más produce en la provincia, revirtiendo la histórica centralidad de Pluspetrol. Si en 2011 Pluspetrol casi triplicaba en producción a la compañía canadiense, con 77.880 m³ contra 29.870 m³, el año pasado Gran Tierra Energy produjo 94.630 m³ contra 64.400 m³ de Pluspetrol.

Detrás del sueño saudí

Si bien desde principios de los ‘80 se explota petróleo en el departamento de Ramón Lista, lejos está la mayoritaria población indígena de recibir sus beneficios. No hay, por caso, una ruta de acceso asfaltada. La provincial 39 que vincula el yacimiento con la localidad de Ingeniero Juárez tiene un “empedrado” de tan difícil tránsito que los pobladores la evitan. Para ir a esa localidad utilizan una picada petrolera que los conecta con Los Blancos, en Salta, y desde allí toman la ruta nacional 81. Ese camino alternativo es controlado por Pluspetrol que, en tiempos de lluvia, lo cierra con portones para que no se deteriore y ocasiona así un aislamiento casi total del área. Esto no sólo afecta a la población local sino también a la misma empresa que interrumpe el transporte de crudo.

Este verano, una serie de prolongados cortes de ruta y la ocupación de las instalaciones de Pluspetrol, por parte de comunidades wichí, llegaron a la prensa por las amenazas de cierre que difundió la compañía. Los manifestantes pedían la presencia de médicos en los hospitales o una ambulancia para trasladar a los enfermos. En esa zona esas demandas se convierten en reclamos de vida o muerte. Pero ¿por qué reclamaban en la petrolera? La compañía es allí la única presencia sobre la que se puede presionar para que el estado provincial atienda sus reclamos. Ante los cortes de ruta, los voceros empresariales rápidamente culpan a los pobladores por los perjuicios en la producción pero no cuestionan la inexistencia de una buena ruta de acceso al yacimiento.

Notas:
1) Bajo el mandato de Bogado se sancionaría la Ley Integral del Aborigen, que, entre otras cosas, permitió la entrega de territorio a las comunidades. Desde mediados de los 90, Bogado es el vicegobernador de Gildo Insfrán.
2) El ramal del tren C25 permitió llevar a los mercados del Sur el azúcar de los ingenios de Salta y Jujuy, los alcoholes salteños, semillas de algodón y producción de tanino. Puede agregarse asimismo que el vinculo ferro-portuario servía para que la petrolera Standar Oil trasladara crudo desde Salta, para la cual construyó los depósitos en la capital provincial que hasta hace poco se utilizaron para el petróleo formoseño (Filippa 1992:35). En mayo de 2011 Nación anunció la apertura de licitaciones para volver a poner en funcionamiento varias líneas del FF.CC. Belgrano cargas, entre ellas el C25 (Diario Norte 20/05/2011).
3) Gran Tierra Energy es una compañía internacional de exploración y producción de petróleo y gas, con casa matriz en Calgary, Canadá y operaciones en Sudamérica. La compañía tiene intereses de producción y potenciales propiedades en Colombia, Argentina, y Perú.
4) Compañía General de Combustible (CGC) era propiedad de Sociedad Comercial del Plata, de Santiago Soldati. Esa compañía vendió en 2003 el 81% de la petrolera, que por entonces facturaba 70 millones de dólares entre la Argentina y Ecuador. El comprador fue el fondo de inversión Southern Cross, que para ingresar en la compañía se hizo cargo de la totalidad del pasivo de 200 millones de dólares. El 19% restante siguió en manos de Comercial del Plata. Recientemente la firma fue comprada por Eurnekian, que se quedó con casi el 81% de CGC por unos 200 millones de dólares. (Rio Negro 22/02/2013)
5) En el año 2005 Gran Tierra Energy inició sus operaciones cuando adquirió las participaciones que Dong Won S.A. tenía en Argentina por US$ 7,7 millones.

Bibliografía:
Chebli, Gualter (2010) “Del negocio del petróleo y la exploración al dominio provincial”. En Proyecto Energético nº90. Buenos Aires. Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi”.
Diario Nordestealdía.com (07/12/2008) “Hace 25 años Formosa se convertía en una provincia productora de petróleo”.
Diario Norte (20/05/2011) “La Nación oficializó las licitaciones para reconstruir nuevos tramos del ferrocarril Belgrano Cargas”.
Diario Río Negro (22/02/2013) “Eurnekian se quedó con la petrolera CGC”.
Filippa, Juan José (1992) Formosa Hoy. El Difícil Camino. Editado por Capítulo. Formosa.
Reynals, Olaguer (2005a). Control de regalías provincia de Formosa. Editado por el Consejo Federal de Inversiones.
Reynals, Olaguer (2005b). Reserva de petróleo en las cuencas argentinas y control de regalías provincia de Formosa. Editado por el Consejo Federal de Inversiones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Minero por unas horas

Luis Angió (OTRAS VOCES - OTRAS PROPUESTAS - ANRED)

"Clima raro en Río Turbio. A las seis de la mañana ya está amaneciendo. Pero hoy además está nevando. En noviembre. En primavera. Un par de horas después comienza a salir el sol a pleno y la nieve empieza a derretirse, y ese manto blanco que cubría las calles, cerros y campos empieza a desaparecer".

Unas horas después comienza nuevamente a nevar. Me voy al Centro Cultural donde se desarrolla el IV Congreso de los trabajadores mineros del carbón. Debates; reuniones en comisiones; se discute qué hacer con la gestión de la empresa minera estatal; como los trabajadores analizan los temas de seguridad y condiciones de trabajo. La gestión obrera-empresaria; y muchas de las problemáticas que desde hace años vienen aguantando.

En un momento se acerca un compañero y me pregunta: "¿vos vas a entrar a la mina?". Me quedo sorprendido por la pregunta. Le repregunto qué quiere decir eso. Me comenta que está haciendo un listado con los que quieren ir a visitar la mina a las 18, cuando entra el nuevo turno. Le digo que sí, y me pregunta qué número de calzado tengo y que talle de ropa porque nos la van a proveer para hacer la visita.

A partir de ese momento mi cabeza empezó a funcionar para atrás. Recordar cuando cuarenta años atrás, en otra mina, en Sierra Grande, en la provincia de Río Negro, tuve la oportunidad de adentrarme en los túneles y galerías de una mina que me era más familiar, porque allí con veinte años de edad, trabajaba en HIPASAM, la empresa estatal que en esos años explotaba la mina de hierro y yo era un recién recibido de la escuela industrial y estaba haciendo “la Patagonia”.

¿Sería igual, las galerías tendrían las mismas dimensiones, iríamos a cuatrocientos metros bajo tierra como aquella vez?. Era toda una sorpresa y una nueva aventura. ¡Cuarenta años después volver a sentir lo que es bajar a un lugar donde muy pocos pueden estar!.

Llega la hora de ir a donde nos espera Augusto, uno de los Jefes de Turno y el que será nuestro guía durante la recorrida. Somos cinco compañeros los que vamos a esa aventura. Los cuatro que me acompañan es la primera vez que van a bajar a una mina. En mi caso, después de tantos años, es como si también lo fuera.

Nos proveen de borceguíes, mameluco, casco y linterna con una batería que tiene autonomía para doce horas; un equipo portátil con oxígeno por si llega a ser necesario. Un transporte minibús nos viene a buscar y partimos hacia la mina. Llegamos a la boca N° 6 y allí comenzamos a ingresar por una de las galerías. No puedo medir cuanto recorrimos, pueden ser cientos de metros como de kilómetros. Después de casi quince minutos de trayecto bajamos y empiezo a conocer nuevos términos: galería secundaria; galería principal; chiflón. Caminamos unos minutos y nos internamos por una galería transversal a la que veníamos y nos encontramos con la galería que nos llevará hacia el frente donde se extrae el carbón. Más de novecientos metros, casi todo el trayecto cuesta abajo. Pienso para mis adentros que todo esto luego lo vamos a tener que subir. Remontar la cuesta, como canta el Nano, pero él lo dice cuando ya se está de vuelta de la fiesta.

Llegamos al frente y nos encontramos con quienes están allí extrayendo el carbón. En las entrañas mismas de la mina. Mis ojos y mis sensaciones no terminan de asimilar lo que se puede ver. Cuatro trabajadores preparados para que se ponga en funcionamiento el “panzer”, la máquina que extrae el carbón. Y un trabajador que está a cargo de controlar las medidas de seguridad. Si algún trabajador no cumple con ellas, deberá retirarse de la mina.

Son todos chicos jóvenes. No más de veinticinco años de edad. Algunos tienen seis meses de trabajar en la empresa. Y ya están debajo de la mina.

Augusto, nuestro guía, nos va detallando las distintas tareas que cumplen quienes allí están. Y nos explica cómo funciona el “panzer”, y nos comenta que función cumplen los “marchantes”. No es fácil poder detallar de que se trata. Son grandes tubos hidráulicos que a medida que el “panzer” avanza extrayendo el carbón, se va corriendo cada sesenta centímetros en forma transversal para volver a instalarlo y nuevamente comienza a extraer una nueva capa de carbón. Y así sucesivamente.

Sigo queriendo procesar tanta información en tan poco tiempo. En un momento nos dice avancemos por acá. Y nos internamos ciento ochenta metros en forma transversal respecto a la galería en donde estábamos entre “marchantes y, cañerías” y caminando en cuclillas, con nuestros cascos golpeando con caños, hierros y todo lo que se encontraba a nuestro alcance, o altura. Que en mi caso no necesariamente tiene que estar muy alto.

De golpe la cinta se traba. Se para el “panzer”. No se puede seguir extrayendo más carbón. Augusto, además de ser nuestro guía, es el jefe de turno, está a cargo de los que están en el frente y debe resolver el problema. Ahí hay mineros; mecánicos; electricistas; técnicos de seguridad. De la nada aparecen decenas de trabajadores a ese lugar. Todos jóvenes. Algunos con palas para extraer el carbón que ha quedado al borde de la cinta transportadora; otros con un martillo neumático sacando las impurezas de las entrañas de la roca; otros cargando un inmenso aparejo para tratar de destrabar esa cinta que se mancó. Me (nos) llama la atención y nos admira la solidaridad que se da entre esos chicos, que se ponen al hombro la tarea de destrabar esa cinta que se empacó en seguir funcionando y que lo único que logra es que la cortadora no pueda seguir extrayendo carbón. Nos vamos después de varios minutos y los dejamos en esa tarea que quizás les lleve horas resolver. Claro que ese equipo es del año 1976 y ya no quiere más. Pero esa es otra historia.

Llegamos a la otra galería, paralela a la principal. Allí se encuentra la cinta transportadora y las vías por donde recorren las vagonetas que llevan los materiales y herramientas para las tareas diarias.

Este lugar me transporta a aquel 14 de junio de 2004, cuando decenas de trabajadores quedaron entrampados en una encerrona de humo y fuego y catorce de ellos no pudieron salir, dejando sus vidas, producto de la desidia y la inacción de empresarios y funcionarios corruptos. Me pregunto a mi mismo que hago allí, y que haría y como me comportaría si me sucediera algo similar. No tengo respuesta y prefiero seguir caminando. Para no pensar que estoy a trescientos de metros bajo tierra y a más de tres kilómetros de la salida hacia la “civilización”.

Comenzamos el recorrido de vuelta. Ya estamos un poco cansados por todo el recorrido que ya hicimos. Cuando vemos la galería de vuelta nos miramos entre nosotros. Con solo esa mirada nos alcanzaba para preguntarnos como haríamos para subirla. Ahora, a la inversa del Nano al final de su canción, “vamos subiendo la cuesta”.

Vemos una luz en el fondo del túnel, pero no la luz natural. Es el del lugar donde debemos llegar para subir al minibús que nos llevará nuevamente a la boca de mina.

Algunos llegamos con lo justo; el hollín que se expande por todas las galerías están impregnadas en nuestras narices. En mi caso la alergia ya hizo estragos. Llega el minibús y subimos para hacer el camino de retorno. Después de unos minutos divisamos una nueva luz al fondo del túnel. Esta si es la que nos llevará a la superficie y nos volverá a la realidad, a la “civilización”.

Después de tres horas y media de viaje a las entrañas de la tierra, todavía es de día en Río Turbio. Los cinco que bajamos a la mina nos miramos y sin necesidad de palabras, nos queda la sensación de que llegamos vivos.

En el camino de regreso, conversando entre nosotros nos preguntamos si las tareas que realizan estos trabajadores puede ser cuantificada por dinero. Llegamos a la conclusión que ellos pueden reclamar por un salario que les satisfaga cubrir sus necesidades básicas y las de sus familias. Pero que la tarea que desarrollan todos los días, durante seis horas desde que ingresan a las galerías hasta que salen de ella, no puede ser valorada por dinero. Ellos hacen lo que millones de personas no haríamos por más plata que nos paguen. Ellos son los que hacen la diferencia.

Después de cuarenta años volví a sentir la misma sensación que tuve en Sierra Grande. Ir hacia lo desconocido. No es lo mismo esta mina que la de Río Turbio. Principalmente porque después de cuarenta años, si bien sigo siendo el mismo que piensa, cree y lucha por la liberación de los trabajadores, las minas y sus trabajadores no son los mismos.

La juventud que trabaja en esta mina me permite tener confianza en la lucha que ellos han iniciado en este IV Congreso y en la que libran todos los días desafiando a la muerte, y recomenzando todos los días con la fuerza de seguir viviendo. Cuando llego al hotel leo un mensaje de texto de un amigo que me dice: “Feliz aniversario de la Revolución rusa” . Recién ahí me doy cuenta que el viaje a las entrañas de la mina lo hicimos un 7 de Noviembre. 96 años después de una Revolución proletaria que conmovió al mundo. Me voy a descansar recordando lo que Carlos Marx dijo hace más de cien años: “la emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Sobre la Soja, los agrocombustibles y Monsanto

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

No es común escuchar que un Ing. Agrónomo cuestione los agronegocios y el papel de sus colegas en el mundo agropecuario; por eso esta entrevista a Armando Cassinera es una señal que otros caminos pueden abrirse en lo humano, técnico y económico.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Galtieri y la cocaína de Bolivia

Carlos del Frade (APE)

583 kilos de cocaína fueron secuestrados sobre la ruta 9, en Córdoba, el 23 de octubre pasado. Le pertenecían a Claudio “Piturro” Andrada, calificado como “uno de los mayores transportistas y distribuidores a gran escala de sustancias estupefacientes a nivel interno de la República Argentina”, sostuvo la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado. Piturro viene en el negocio desde 1996, por lo menos, de acuerdo a los archivos judiciales.

Para la funcionaria, hay “connivencia -sea por acción o por omisión- de operadores de distintas estructuras estatales, aspecto a la fecha no determinado pero sobre el que habría que ahondarse. La verosimilitud de dicha convicción descansa en la impunidad con que la organización desarrolló el tráfico de estupefacientes a gran escala en forma sostenida en el tiempo, con inusitada libertad de circulación a través de diversas jurisdicciones provinciales, de acceso a recursos -incluso ilegales- al servicio de la empresa criminal”, agregó la juez Arroyo Salgado.

El recorrido de la cocaína arrancaba en Bolivia y seguía en avioneta hasta la provincia de Salta y desde allí, en camión, atravesaba Santiago del Estero, Córdoba, Santa Fe y terminaba en el conurbano bonaerense aunque se vendía en Capital Federal.

La noticia fue presentada como “la ruta secreta de la cocaína del mayor narco argentino”, sin embargo hay una historia política de la primera llegada a gran escala de la sustancia blanca al territorio nacional.

Una crónica que hunde sus raíces en el terrorismo de estado y tiene como principal beneficiario al entonces comandante del Segundo Cuerpo de Ejército, Leopoldo Fortunato Galtieri.

“El represor Gustavo Bueno detenido en Brasil reconoció en general ante la comitiva judicial rosarina, el contenido de su declaración ante el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) realizada en 1984, donde había relatado con claridad el funcionamiento del aparato represivo en la región.

Bueno señaló con crudeza el rol que tenía el jefe de inteligencia Oscar Pascual Guerrieri, a quien incluso ligó con el narcotráfico en una operación con Leopoldo Galtieri y el ex dictador boliviano Luis García Meza. Según Bueno, "Guerrieri es un psicópata, que llegó a incendiar un cabaret llamado a Rilke (en Rosario) donde murieron varias personas", y que lo hizo "por un tema de una mujer"”, sostiene la nota escrita por el periodista José Maggi, el domingo 13 de diciembre de 2009 en “Rosario/12”.

Bueno relató que "desde 1971 al 75 fui oficial de la policía provincial de Santa Fe, cuando fui convocado por el Segundo Cuerpo de Ejército para ejercer funciones de inteligencia en el Destacamento de Inteligencia 121". Inicialmente estuvo destinado a hacer inteligencia por el conflicto en el denominado "Teatro Operacional Sur en el preconflicto entre Argentina y Chile (por el canal de Beagle)". En 1977 hizo un curso de inteligencia que duro veinte semanas, en 78 estuvo siempre en Rosario, desde el 75 estuvo en el grupo de Actividades Especiales de Inteligencia (AEI), grupo integrado por el teniente coronel Oscar Pascual Guerrieri, el mayor Rubén Fariña, por el teniente primero Juan Daniel Amelong.

En un principio, dice Bueno, Oscar Guerrieri, anunció en una reunión al grupo AEI que el objetivo del mismo era combatir a Montoneros, pero que comenzó a tener conflictos con el grupo porque tenían "desvíos de conducta, en especial Guerrieri". Entre ellas que estaba involucrado con un oficial del ejército boliviano ligado al narcotráfico.

En sede policial Bueno declaró que "Guerrieri era un bandido, estaba ligado al tráfico de la cocaína, con los militares bolivianos (Luis) Arce Gómez y (Luis) García Meza, quienes tuvieron relaciones con (el general Leopoldo) Galtieri: quien les abría las fronteras para el libre tráfico de la cocaína por el norte, a cambio de enviar dinero". "Ese efectivo según Bueno fue usado por Galtieri para ser presidente de facto, sacando al general Viola del gobierno, internándolo en un hospital advirtiéndole que si se retiraba del allí era hombre muerto a cambio de lo cual los cocaleros tenían abiertas las fronteras del país". Según el ex agente de inteligencia también "el general panameño Manuel Noriega" estuvo involucrado en operaciones similares.

Ese es el origen político de la primera ruta de cocaína boliviana a la Argentina. Un negocio iniciado en la dictadura de los desaparecedores y que se continúa hasta el presente.

Fuentes: “Clarín”, domingo 17 de noviembre de 2013; “Narcomafias. La historia política del narcotráfico. De Galtieri a Tognoli”, del autor de esta crónica, Rosario, 2013.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un gran retroceso para los trabajadores: La Suprema Corte de la Provincia reinstala la tasa pasiva por mora en los créditos laborales

ACTA

El pasado 13 de noviembre del corriente año el máximo tribunal provincial insólitamente declaró inconstitucional la ley provincial 14.399 sancionada el pasado mes de diciembre de 2012, que fijaba la tasa de interés activa para todos los créditos morosos de naturaleza laboral (salarios, indemnizaciones, multas y sanciones), fallo que deberán acatar los tribunales de primera instancia de la provincia.

La ley declarada inconstitucional había venido a reparar una injusticia que en el ámbito de los Tribunales de Trabajo de la provincia de Buenos Aires era común y corriente, y lo volverá a ser. Así, la Justicia del trabajo está abarrotada de causas, no porque la misma sea lenta, sino por la cantidad de expedientes y de reclamos que se llevan a los tribunales de forma diaria, ante la falta de pago de empleadores, lo que, sumado a la extensión de los mismos, hacen que esta justicia llegue de manera tardía o injusta, o directamente no exista.

Con la aplicación de la tasa de interés pasiva, la justicia laboral era –y seguirá siendo- utilizada por la patronal incumplidora y morosa para licuar sus pasivos, mientras que los trabajadores se ven perjudicados por la alta inflación existente y la magra compensación obtenida por mora (9% anual).

Con este esquema vigente, a los empresarios les sale mucho más barato obligar a los trabajadores a iniciarles un juicio para el cobro de deudas, proceso que insumirá años, mientras van “trabajando” el dinero perteneciente al trabajador, obteniendo intereses mayores a los que, aplicando la tasa pasiva, van a tener que pagar al final del juicio, sacando jugosas ganancias a costa del bolsillo -y la desesperación- de la parte más débil: el obrero.

Lamentablemente con este criterio los trabajadores son forzosamente tratados como prestamistas o inversores de un banco, sin obtener ganancia alguna, y perdiendo de vista que sus haberes son de neto contenido alimentario.

Esta injusticia hacia los trabajadores que se ven forzados a reclamar en el fuero laboral sus haberes e indemnizaciones no es escuchada, ni tenida en cuenta por los sindicatos, que no ven a los obreros despedidos como trabajadores.

A partir de ahora y conforme con lo resuelto por la Corte provincial, trabajaremos e impulsaremos el dictado de una ley nacional que regule la tasa de interés activa para la mora en el pago de los créditos laborales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Gatillo fácil: Una agente de la Metropolitana asesinó a un chico de 17 años

ACTA

Lucas Soria vivía en el barrio Villa Cildáñez, en Villa Soldati. El lunes 4 de noviembre al medio día, junto con dos amigos, intentaron robarle a un Corsa verde en la intersección de Dellepiane y Escalada. Pero estaban desarmados y la mujer que estaba en el auto portaba un arma. Ante el aviso de uno de sus amigos, Lucas salió corriendo. A los pocos metros fue baleado por la espalda.

Lucas salió a robar con dos amigos, estaba desarmado y fue asesinado por la espalda mientras escapaba corriendo por la agente de la Policía Metropolitana que se encontraba dentro del Corsa verde que intentaron asaltar. Vecinos que presenciaron el hecho y la Policía Federal le confirmaron a la familia que la ejecutora había sido una policía. Luego, la mujer se presentó en la comisaría 40 a denunciar el intento de robo de su Corsa verde. “No quedó ni detenida, ni demorada, ni nada”, explicó Sabrina, cuñada de Lucas, en diálogo con Rap.

“Me llamó una prima y me dijo que él estaba en una esquina muerto. Yo no lo quería creer, pedía a dios que no sea así, que esté lastimado, pero no fue así. Fui y cuando llegué estaba la Policía. Habían tapado todo con lonas”, relató Sabrina sobre el momento en que recibió la noticia. “Los policías decían que él había salido a robar con dos chicos más, pero nada más. Preguntamos si sabían quién era la persona y nos dijeron que no”. Luego se enteraron que la agente se había presentado en la comisaría 40 a denunciar el robo. “Había vecinos que decían que era una mujer policía de la Metropolitana, la Policía Federal también nos dijo, pero no sabíamos que se había presentado”, explicó.

Contó que “fue muy duro porque a pesar que él se confundió, no tenía que tener este final. Lo único que esperamos es justicia. A pesar que estuvo mal que salió a robar no tenían derecho a sacarle la vida”. El miércoles y jueves de la semana pasada, la familia de Lucas, sus vecinos y amigos cortaron la Autopista Dellepiane para ponerse al frente de la denuncia por el asesinato de Lucas y, también, para pedir por el cuerpo, que recién se lo entregaron el viernes. En los medios comerciales informaban sobre el corte de la Autopista, pero nunca mencionaron el asesinato del joven. Clarín dedicó apenas una mención al hecho en el informe de tránsito.

“La verdad que todavía la mayoría de los familiares no lo creemos, nos parece que en cualquier momento Lucas va a llegar, se va a sentar a comer, a tomar la leche”, relata Sabrina sobre su cuñado, casi un niño. Recuerda que él estaba dolido por una tensa relación con su madre biológica, que había caído en las drogas, intentaba estudiar pero “cuando le agarraba el bajón no quería saber nada”. Lucas pasó por una granja y también por un instituto. En el último tiempo, su mamá tuvo un ACV, quedó en silla de ruedas y tampoco podía hacerse cargo. “Esto lo golpeo mucho porque él estaba siempre con ella”.

Lucas estaba estudiando carpintería. “Lo que pasó fue muy doloroso porque él decía que quería trabajar. Pasó todo demasiado rápido. Donde estaba estudiando carpintería lo iban a ayudar, le iban a dar las máquinas, sueldo por el hecho de que tenía una discapacidad en la mano”.

Según informó Infojus.com la causa está bajo secreto de sumario en el Juzgado de Instrucción n° 45, a cargo de Dolores Fontbona de Pombo, y el caso lo lleva adelante la secretaría a cargo de Linda Liliana García. La causa estaría caratulada como “homicidio en ocasión de robo”. En cuanto a la oficial de la Metropolitana señalada como la autora del disparo, aún no se habrían tomado acciones legales sobre ella.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: "En Santa Cruz un fiscal pide cadena perpetua sin pruebas"

Violeta Glenis (ANRED)

El pasado sábado 16 en la plaza Kom Pu Che We de Comodoro Rivadavia un grupo de estudiantes autoconvocados recibió a un estudiante santacruceño, y así sumaron sus voces al reclamo de libertad y justicia para los trabajadores petroleros de Las Heras que se encuentran procesados por el asesinato del oficial Jorge Sayago. Entrevistamos a Emanuel Barria, sobrino de Darío Catrihuala, uno de los petroleros procesados.

Con la firmeza del que se sabe honesto, Emanuel Barria vino de Las Heras a informar a un grupo de estudiantes de Comodoro Rivadavia sobre la sentencia a cadena perpetua que se les darán el 12 de Diciembre a su tío Darío Catrihuala y a otros trabajadores petroleros que son inocentes.

El caso trata sobre un conflicto laboral de trabajadores petroleros que se manifestaron contra el impuesto a las ganancias en el 2006, en la localidad de Las Heras provincia de Santa Cruz. Allí, en medio de una pueblada, muere el policía Jorge Sayago, sin que se pueda determinar quien realiza el disparo mortal. Sin embargo, se culpa a 13 trabajadores, y después de un proceso irregular, la justicia pide cadena perpetua a seis trabajadores sin presentar una sola prueba que justifica tal condena.

Por eso Emanuel vino a informar e invitar a los trabajadores que quieran sumarse a ir el 12 de Diciembre a Caleta Olivia, Santa Cruz, a realizar un abrazo y pedido de libertad para todos los trabajadores petroleros procesados. Este pedido forma parte de una gran red de trabajadores argentinos que vendrán a manifestarse apoyados por sus gremios, y otras organizaciones sociales y políticas que confían en que prevalecerá la Justicia.

Los chicos pertenecen a escuelas secundarias, y se han autoconvocado para apoyar a un compañero estudiante; esta práctica solidaria y democrática es otra muestra ejemplar de la juventud patagónica que está saliendo a la calle a decir su verdad. También se suman algunos profesores.

La policía de la provincia del Chubut ve al grupo y se acerca amenazante a pedir documentos y revisar mochilas a unos chicos que están charlando y a otro que está sentado solo; no quieren decir a que seccional pertenecen, preguntan si van a cortar la calle y se van, al rato otro patrullero se detiene a observar.

“Creo que todo va cambiar para bien, porque tiene que salir la verdad”

"Hay imágenes que no se borran más", relata Emanuel, quien junto a su novia Vicky, relata cómo este episodio le cambio la vida a él, a su familia y a todo un pueblo.

"Mi vida cambia el 24 de febrero del 2006 a los 11 años, ahí cambia rotundamente, del día a la noche, de estar jugando a la pelota en la calle a ver un centenar de milicos que viene a mi casa a revolver todo, a golpear (...) Al recordar ese momento temés. Tengo miedo cuando veo que llega Roata de Leone en una camioneta y detrás todos los milicos directamente a golpear y llevarse a quien se ponga por delante. Roata Leone bajo de la chata, y dice: ´lleven a ese y a ese´. Graciela Roata de Leone es la jueza que estaba en ese entonces, ella venia a verificar a quién se tenían que llevar y a cargarlos arriba.

No sé si era el GEOP, o quién era que los cargan en una Ranger doble cabina, a punta de pistola a mi padre y a mi tío, y de ahí no supimos nada más hasta la madrugada del otro día, fue muy feo para mí a los once años, vos fíjate que a los once años un pibe tiene una infancia total, no se hoy en día, pero en esos días, para mí era así, y de ahí comenzar a vivir una vida de perseguido, de no poder hablar por teléfono, de no saber con quién charlar porque te están espiando, y esperándote, como quien dice, para que pises el palito.

Al otro día tratamos de localizar a mi padre, a mi tío y a los otros chicos que habían sido encarcelados, en ese momento se los habían llevado a Puerto deseado, totalmente torturados (...) Te cambia todo, se hace muy difícil poder vivir después de eso. Mi tío estuvo detenido tres años y medio con los demás chicos, la mayor parte del tiempo en Puerto Deseado, y después en Caleta Olivia y en Pico Truncado".

Estas localidades están en la misma provincia, pero las distancias hacen que se los separe aún más de las familias y acentúe el calvario de los trabajadores y sus parientes, que son desde entonces tratados como culpables.

- ¿De que lo acusan a tu tío?

Lo acusan de lo mismo que a todos, no tienen ni una prueba sólida ni una causa, y lo acusan de haber matado al policía Sayago el 7 de febrero.

- ¿Pero ellos tenían armas, la policía encontró el arma homicida?

No, no tenían armas, no hay un arma. La policía los secuestra sacando unos anillos de un pozo de agua, lo único que tenían eran herramientas. Cuando llegan los milicos, rodilla en tierra, mano en alto y los cargaron nomás. Ellos estaban en un descampado; es más, había un pariente nuestro de 70 años que había sido operado de los riñones y lo agarraron a culatazos, a propósito nomás porque sabían que había sido operado.

- ¿A qué torturas los sometieron, que te contó tu tío?

Lo que más cuentan ellos es que les hacían cantar el himno, y cuando iban por la mitad del himno les echaban agua fría, y cuando suspiraban, les decían: "ahh, ¡vos no sos argentino hijo de puta!", y le sacaban la cabeza para afuera de la traffic, casi rozando en el asfalto, después que le gatillaban en la cabeza con la pistola.

- ¿Y el resto de los vecinos de Las Heras qué dice?

Es un pueblo chico y todos saben bien que todos los chicos procesados son inocentes, hasta el mismo fiscal se da cuenta, pero es un fiscal de las patronales, que se da cuenta que no tienen pruebas, el fiscal Ariel Candia. La mayoría de los vecinos sabe que son inocentes, lo que pasa que es un pueblo chico y se sabe la verdad. Hasta hace un tiempo atrás la gente tenía miedo, tenía miedo de salir a la calle de comentarte lo que pensaban ellos, pero a partir de que empezamos a movilizarnos Las Heras perdió el miedo, totalmente. Eso es lo que Candia (el fiscal), tiene miedo ahora, por eso pide el apoyo afuera a todos los jueces y fiscales de Santa Cruz, y sigue inventando diciendo que agredimos a su familia.

- ¿Y ahora, cómo es tu vida, estudiás, trabajás, qué hacés?

Mi vida nuevamente es normal. Porque siempre anduvimos con la frente en alto porque somos inocentes, me conocen todos en el pueblo, no tengo miedo de salir a la calle, no hay que tener miedo a esto. Trabajo y estudio, las dos cosas a la vez, en la escuela Industrial la N° 7, voy a quinto año, y trabajo en una empresa petrolera.

- ¿Como es trabajar en el ámbito petrolero con toda esta historia a cuestas?

Se complica todo, tenés todo tipo y clase de gente: gente que te apoya mucho, gente egoísta que te ve y se ríe irónicamente, como diciendo, "jodete, por algo te habrán metido preso", son cosas que molestan pero hay que aprender a vivir con eso, creo que todo va a cambiar y va a ser para bien, porque tiene que salir la verdad, tiene que salir que éstos chicos son inocentes. Por eso no tenemos que dejar de pelear.

- ¿Cuántos son los trabajadores implicados?

Procesados son trece y a seis le piden cadena perpetua, ellos están libres en Las Heras, pero procesados, si alguno de los chicos hubiese sido culpable podría haberse escapado, si tienen hasta el DNI en su poder, todos los que están procesados son inocentes, todos.

Mientras charlamos, los estudiantes van pegando unos afiches en la Plaza Kom Pu Che We. Para Comodoro este tipo de actividades pasa casi desapercibida, pero cada uno de los estudiantes llevará el mensaje a su escuela y lo multiplicará en cada compañero y profesor, invitando a ir el 12 de Diciembre a Caleta Olivia a buscar la libertad de los trabajadores.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Evo Morales promulga un nuevo Código Procesal Civil en Bolivia

PL

El presidente boliviano, Evo Morales, promulgará hoy en la ciudad de Sucre el nuevo Código Procesal Civil, compuesto por más de 500 artículos, cuyo objetivo es optimizar la gestión de la justicia.

Héctor Arce, presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, anunció la víspera la presencia del mandatario en la llamada capital constitucional del país, para la promulgación del referido código, tercero en la historia boliviana y el primero elaborado de acuerdo con una lectura de la realidad.

Según el diputado, la norma consta de 511 artículos destinados a hacer más ágil la impartición de justicia y reducir a un tiempo máximo de un año los litigios civiles en el país.

El nuevo Código incluye varias reformas, entre ellas la implementación de la oralidad en los juicios, la utilización de internet para las notificaciones, la ampliación de las potestades del juez y la inclusión de medidas de conciliación.

La referida norma fue sancionada el 7 de noviembre anterior por la Cámara de Diputados y se convirtió en el segundo Código sancionado -después del Código Procesal Constitucional- de los denominados Códigos Morales, un conjunto de normativas destinadas a revolucionar integralmente la justicia boliviana.

Arce adelantó también que el nuevo Código Procesal Civil entrará en vigencia plena el 6 de agosto de 2014, luego de una intensa etapa de socialización y adecuación.

Bolivia enfrenta grandes problemas con la aplicación de la justicia y la mayoría de las prisiones se encuentran saturadas por la demora en los procesos, muchos de los cuales pasan años sin solución.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Brasil: El gobierno de Rousseff alcanza su mayor nivel de aprobación

XINHUA

El gobierno brasileño, que preside Dilma Rousseff, tiene una aprobación del 39 por ciento de los ciudadanos, que lo consideran "óptimo" o "bueno", según un sondeo divulgado hoy, en lo que es el mayor nivel de aprobación desde julio.

Los datos, apuntados por el Instituto Brasileño de Opinión Pública (Ibope), apuntan que otro 24 por ciento califica de "malo o pésimo" la gestión de Rousseff, mientras que el 36 por ciento lo evalúa como "regular" y un 1 por ciento no quiso o no supo responder.

En el anterior sondeo, divulgado a finales de octubre, el gobierno de Rousseff fue calificado de "óptimo o bueno" por el 38 por ciento de los electores, ante el 36 por ciento que lo consideró "malo o pésimo", un 35 por ciento "regular" y el dos por ciento no respondió.

Los resultados divulgados son los mejores para la gestión de Rousseff desde julio, cuando su aprobación cayó al 31 por ciento, tras las manifestaciones que hubo en todo el país pidiendo mejores sociales y el fin de la corrupción. Un mes antes, en junio, Rousseff tenía una aprobación de su gestión del 55 por ciento.

También hoy, el Ibope reveló que Rousseff ganaría las elecciones presidenciales del próximo mes de octubre si se disputaran hoy, en todos los casos. Considerando el escenario más probable hasta el momento para la disputa, Rousseff obtendría 43 por ciento de los votos, el senador Aecio Neves, del opositor Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB), el 14 por ciento, y el gobernador de Pernambuco, Eduardo Campos, del Partido Socialista Brasileño (PSB), 7 por ciento.

Las opciones de voto nulo o blanco suman 21 por ciento, mientras que 15 por ciento dijeron no saber a quién votar o no respondieron. En la encuesta anterior de Ibope, divulgada el 24 de octubre, Rousseff tenía 41 por ciento de las preferencias, Aecio 14 por ciento y Campos 10 por ciento.

La encuesta se hizo a 2.002 electores entre el 7 y el 11 de noviembre en 142 municipios del país, con un margen de error de dos puntos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.