viernes, 6 de diciembre de 2013

¿Cuales son las lecciones que deja Nelson Mandela?

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

La coherencia de la lucha contra el racismo y el apartheid, no doblegada por 27 años de cárcel y una vida previa de discriminación por la elite gobernante en Sudáfrica.



La obstinación de la resistencia al poder y la violencia ejercida con su persona y su pueblo.

La convicción de la lucha por la igualdad y la libertad.

Que la igualdad solo es posible desde la hegemonía popular.

Qué la UNIDAD de la Nación y el Pueblo solo se podía conquistar desde el ejercicio de la soberanía popular en la lucha cotidiana de millones; en el gobierno logrado; y que desde allí se disputaba y se disputa el poder, una asignatura aún pendiente en Sudáfrica.

Una lección importante luego de muerto y ante el elogio de los poderosos es que los Pueblos del mundo no debemos permitir que nos expropien el símbolo de MANDELA.

Mandela nos enseñó con el ejemplo de su inclaudicable lucha que toda consideración hacia el otro parte del auto-reconocimiento de los propios derechos y de la lucha por ellos.

La protesta y la crítica a la desigualdad del sistema colonial y el capitalismo constituyen el eje desde el que MANDELA construye su referencia para los pueblos del mundo.

Mandela es ejemplo para generaciones de luchadores por la emancipación social.

Mandela fue expresión de la construcción de una subjetividad consciente en la lucha por la emancipación.

La lección principal es su vida y su lucha.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Mandela partió, pero no se fue

Adolfo Pérez Esquivel

Mandela partió, pero no se fue. Permanece su testimonio de vida y los principios que asumió para la lucha por la vida y la dignidad de los pueblos.

Sufrió torturas y 27 años de cárcel en manos de una minoría dominante que arrastraba la mentalidad racista y colonial heredada de Europa. Pero en esa diversidad e intolerancia, se mantuvo firme en su convicción de que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos y logró grandes avances para superar el ostracismo y marginalidad de su pueblo. Hoy quedan muchos desafíos pendientes en Sudáfrica y el proceso de lucha al que él colaboró servirá de brújula a los sudafricanos.

Nelson Mandela fue y será un ejemplo para la humanidad.

Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Para Mandela Cuba ocupó un lugar en el corazón de África

PL

Para describir los vínculos con Cuba del fallecido expresidente sudafricano Nelson Mandela, bastaría con citar aquellas palabras suyas en Matanzas en 1991: "El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África".

El discurso del héroe el 26 de julio de ese año en aquella provincia occidental (100 kilómetros al este de la capital) reconoció, como pocos habían hecho antes, el apoyo de la población de la isla caribeña a la emancipación de su continente.



"Los internacionalistas cubanos -afirmó mientras miraba hacia su colega y amigo cubano Fidel Castro- hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan".

Desde sus días iniciales, la Revolución Cubana fue una fuente de inspiración para todos los pueblos amantes de la libertad, aseguraba Mandela en su intervención en el acto por el XXX aniversario de la epopeya cubana del asalto al cuartel Moncada.

El expresidente comentó entonces que admiraba "los sacrificios del pueblo cubano por mantener su independencia y soberanía ante la pérfida campaña imperialista orquestada para destruir los impresionantes logros alcanzados por la Revolución Cubana".

Madiba, como le llamó su pueblo en la lengua de la etnia xhosa en que nació, estaba preso "cuando por primera vez me enteré de la ayuda masiva que las fuerzas cubanas le estaban dando al pueblo de Angola en una escala tal que nos era difícil creer".

El líder sudafricano reflexionó durante aquella comparecencia sobre la diferencia entre la presencia cubana en la región y la de otros estados que fueron a explotarla:

"Nosotros en África estamos acostumbrados a ser víctimas de otros países que quieren desgajar nuestro territorio o subvertir nuestra soberanía. En la historia de África no existe otro caso de un pueblo que se haya alzado en defensa de uno de nosotros".

La relación con La Habana del también Premio Nobel de la Paz (1993) tuvo también curso de ida y vuelta con la cooperación en distintos campos que comenzó a potenciarse entre ambos estados al ser él electo presidente en 1994 que aún se mantiene y desarrolla.

Otro canal de comunicación entre Mandela y La Habana fue su estrecha relación con el líder cubano, entre cuyos más emotivos capítulos figuran las visitas del dirigente caribeño a Sudáfrica. "Fidel es mi amigo", solía decir Madiba en cada encuentro.

La primera estancia del líder cubano fue en mayo de 1994 por la investidura presidencial de Mandela, la segunda en 1998 y la tercera en 2001. El discurso de Fidel durante su estancia en 1998, incluiría la siguiente descripción sobre el entonces Presidente:

"Nelson Mandela no pasará a la historia por los 27 años consecutivos que vivió encarcelado sin ceder jamás en sus ideas; pasará porque fue capaz de arrancar de su alma todo el veneno que pudo crear tan injusto castigo".

Fidel elogiaría entonces la generosidad y la sabiduría con que "en la victoria ya incontenible supo dirigir tan brillantemente a su abnegado y heroico pueblo, conociendo que la nueva Sudáfrica no podría jamás construirse sobre cimientos de odio y de venganza.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Reseña biográfica de Nelson Mandela

PL

El niño Rolihlahla Mandela nació en el seno del clan Madiba en Mvezo, Transkei (sureste de Sudáfrica), el 18 de julio de 1918, y fueron sus progenitores Nonqaphi Nosekeni y Nkosi Mphakanyiswa Gadla Mandela, consejero principal del rey interino del pueblo Thembu, Jongintaba Dalindyebo.

Cuando Rolihlahla aún era adolescente perdió a su padre, y fue acogido como un hijo por el jerarca Jongintaba en el Gran Palacio de Mqhekezweni, donde escuchó historias sobre los valientes antepasados Thembu que combatieron en las guerras de resistencia, y también soñó hacer su propia contribución a la libertad de su pueblo.

Rolihlahla Mandela asistió a la escuela primaria en la localidad de Qunu, y de su profesora, la señorita Mdingane, recibió el nombre de Nelson, para cumplir con una costumbre de la época de dar a todos los niños en edad escolar nombres cristianos.

Nelson Mandela completó su colegio primario en el Clarkebury Boarding Institute y después se matriculó en Healdtown, una escuela secundaria metodista de cierta reputación pedagógica.

Por el año 1937, Mandela comenzó sus estudios de Licenciatura en Artes en la Universidad de Fort Hare (Alice, provincia de Eastern Cape), donde cursaron carreras superiores Oliver Tambo, Julius Nyerere, Robert Mugabe, Chris Hani, Desmond Tutu y Kenneth Kaunda.

Pero Mandela no completó los grados requeridos ya que fue expulsado por unirse a una protesta estudiantil. Varios años más tarde, completó una licenciatura en Witwatersrand.

En 1941 se trasladó a Johannesburgo, donde trabajó durante un tiempo como oficial de seguridad en minas.

En esos años conoció al entonces agente inmobiliario Walter (Max Ulyate) Sisulu, con posterioridad activista antiapartheid quien durante 25 años también cumplió condena en Robben Island.

En esa época Mandela intentó sin éxito proseguir estudios universitarios para una Licenciatura en Derecho, pero no fue hasta 1989 -en los últimos meses de su encarcelamiento- cuando obtuvo un diplomado en esta especialidad de la Universidad de Sudáfrica.

Mientras tanto, el joven Thembu del clan Madiba estaba cada vez más involucrado en asuntos políticos. En 1944 se unió al Congreso Nacional Africano (CNA) y ayudó a formar la Liga Juvenil de la organización creada en 1912.

Ese mismo año contrajo matrimonio con la prima de Walter Sisulu, la enfermera Evelyn Mase, con la que tuvo cuatro hijos, se separaron en 1955 y firmaron el divorcio en 1958.

En 1952, Mandela resultó electo jefe Nacional de la Campaña del Desafío, una iniciativa conjunta del CNA y el Congreso Indio de Sudáfrica para implementar un programa radical de desobediencia civil contra leyes estatales injustas.

Junto a otros 19 activistas fue acusado en virtud de la Ley de Supresión del Comunismo y condenado a nueve meses de trabajos forzados.

Al siguiente año Mandela y Oliver Tambo fundaron la primera firma de abogados negros de Sudáfrica: Mandela & Tambo.

El 5 de diciembre de 1955 la policía del régimen segregacionista arrestó nuevamente a Mandela y lo llevó a juicio con cargos de traición, sin embargo fue absuelto junto con otros 27 compañeros.

El 14 de junio de 1958 se casó con la trabajadora social Winnie Madikizela. La pareja tuvo dos hijas, Zenani y Zindziswa, y no se divorciaron hasta 1996.

El 21 de marzo de 1960 ocurre la Matanza de Sharpeville, hecho perpetrado por las fuerzas del orden público que conlleva al primer estado de emergencia en el país y también a la prohibición del CNA y del Congreso Panafricanista.

Mandela sugiere una Convención Nacional No Racial, pasa a la clandestinidad y comienza a planificar una huelga nacional o una movilización masiva que haga frente a la seguridad del Estado.

En junio de 1961 se le pidió dirigir la lucha armada y ayudó a establecer el grupo Umkhonto Wesizwe (Lanza de la Nación).

El 11 de enero de 1962 con el nombre adoptado de David Motsamayi, Nelson Mandela salió de Sudáfrica en secreto, viajó por varios países africanos y llegó hasta Europa para pedir respaldo a las luchas de liberación de su pueblo.

Recibió entrenamiento militar en Marruecos y Etiopía y cuando regresó a Sudáfrica fue detenido en un retén policial cerca de KwaZulu-Natal, en el sureste.

Se le acusó entonces de abandonar el país de manera ilegal y de incitar a los trabajadores a la huelga. Fue declarado culpable y sentenciado a cinco años de prisión, pena que comenzó a cumplir en la penitenciaria Pretoria Local Prison.

En mayo de 1963 fue trasladado a Robben Island. En esos meses la policía allanó un escondite secreto utilizado por el CNA y el Partido Comunista y varios de los compañeros de Mandela fueron detenidos.

En octubre de 1963, Mandela y otras nueve personas fueron enjuiciadas con cargos de sabotaje en lo que posteriormente se conoció como el Proceso de Rivonia.

Enfrentado a una casi segura sentencia de muerte, sus palabras ante la corte quedaron inmortalizadas para la historia política de África.

"He luchado contra la dominación blanca, y he peleado contra la dominación negra. He buscado el ideal de una sociedad democrática y libre, en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir para ver, pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy dispuesto a morir".

El 11 de junio de 1964 Nelson Mandela y otros siete acusados (Walter Sisulu, Ahmed Kathrada , Govan Mbeki , Raymond Mhlaba, Denis Goldberg, Elias Motsoaledi y Andrew Mlangeni) fueron condenados a cadena perpetua.

Goldberg, que era blanco, fue enviado a una prisión en Pretoria. Los otros convictos fueron internados en Robben Island, una cárcel donde no permitían el acceso de niños, con la intención de destruir psicológicamente a los reclusos.

La madre de Nelson Mandela murió en 1968 y su hijo mayor, Thembi, en 1969. No se le permitió asistir a los funerales.

El 31 de marzo de 1982, Mandela fue trasladado a la prisión de Pollsmoor, en Ciudad del Cabo, junto con Sisulu, Mhlaba y Mlangeni. Kathrada se unió a ellos en octubre.

Cuando regresó a la prisión en noviembre de 1985, tras una cirugía de próstata y después que el entonces ministro de Justicia Kobie Coetsee lo fue a visitar al hospital, le fue otorgado el privilegio de una celda para él solo.

Más tarde, Mandela inició conversaciones en pos de una eventual reunión entre oficiales del gobierno del apartheid y delegados del CNA.

En 1988 fue atendido por tuberculosis y el 7 de diciembre de ese año trasladado a cárcel de menor seguridad en la localidad de Paarl.

Fue liberado el domingo 11 de febrero de 1990, nueve días después del levantamiento de la proscripción contra el CNA y casi cuatro meses después de la liberación de sus otros compañeros en el Proceso de Rivonia.

A lo largo de su encarcelamiento había rechazado al menos tres ofertas condicionales de liberación.

En 1993, él y el presidente Frederick de Klerk ganaron el Premio Nobel de la Paz y el 27 de abril de 1994 Nelson Mandela, un negro sudafricano, votó por primera vez en su vida en unos comicios generales.

El 10 de mayo de 1994 fue ratificado como el primer presidente democráticamente elegido de Sudáfrica.

A sus 80 años, en 1998, se casó con Graça Machel, su tercera esposa.

Nelson Mandela se retiró en 1999 después de un solo período como presidente, pero continuó trabajando con el Fondo Mandela Para la Infancia, creado en 1995 y estableció además las fundaciones Nelson Mandela y la Fundación Mandela Rodas.

Falleció a los 95 años de edad en la medianoche del jueves 5 de diciembre en su residencia de Houghton, Johannesburgo, rodeado de numerosos familiares, amigos, colegas de trabajo y compañeros de lucha de toda su vida.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Anular la deuda o gravar al capital: ¿Por qué elegir?

Eric Toussaint - Patrick Saurin - Thomas Coutrot (CDTM)

Con ocasión de la publicación de dos libros importantes, Dette, 5000 ans d’ histoire y Le Capital au XXième siècle, Mediapart tuvo la feliz idea de convocar a sus respectivos autores, David Graeber y Thomas Piketty, para un encuentro de debate. Éste se puede consultar en la web del diario digital |1|.

Cómo salir de la deuda es una cuestión crucial, puesta como preámbulo a este diálogo, se encuentra también en el núcleo de nuestras reflexiones y de nuestras actividades militantes respectivas. Y esa es la razón por la que quisimos darle una prolongación constructiva a ese debate, proponiendo el texto siguiente. Texto que es fruto de una reflexión colectiva que explicita, comenta, cuestiona y critica los puntos de vista y los argumentos de los dos autores.

¿Anular la deuda o gravar al capital?

El debate entre Thomas Piketty y David Graeber gira esencialmente alrededor de la consideración de los respectivos méritos del impuesto sobre el capital y del repudio de la deuda pública. Graeber, apoyándose en una hermosa erudición histórica y antropológica, subraya que la anulación total o de una parte de la deuda, tanto privada como pública, es una idea reiterada de la lucha de clases desde hace 5.000 años. Considerando que la deuda es un mecanismo central de la dominación capitalista en la actualidad, Graeber no ve ninguna razón de que cambie este enfoque en el futuro.

Thomas Piketty por su parte cree que se puede obtener un alivio considerable del peso de las deudas mediante un mecanismo fiscal de imposición a las grandes fortunas que sería más justo socialmente, ya que evitaría perjudicar a los pequeños y medianos inversores, tenedores (por medio de los fondos comunes de inversiones gestionados por los bancos y las aseguradoras) de una gran parte de la deuda pública.

Sin que lo expliciten los dos interlocutores, se puede atribuir sus diferencias a dos presupuestos filosóficos y políticos opuestos. Para Graeber, de tradición anarquista, la anulación de la deuda es preferible porque no supone necesariamente remitirse al Estado nacional, y todavía menos a un Estado o a una institución supranacional: puede resultar de una acción directa de los deudores (cf. El proyecto de «strike debt» propuesto por Occupy Wall Street en Estados Unidos), o bien debido a una presión popular que impone esta decisión a un gobierno. Para Piketty, de tradición social-demócrata, una fiscalidad mundial sobre el capital es necesaria, y en el plano nacional, las medidas fiscales propuestas por los gobiernos permitirían avanzar en el buen camino.

A la vista de los argumentos de los dos autores, pensamos que no es necesario optar entre imposición al capital o anulación de la deuda, sino que lo juicioso sería poner en marcha ambas medidas simultáneamente.

Anular la deuda, ¿es una medida socialmente injusta?

Thomas Piketty rechaza las anulaciones de deuda debido a que los acreedores serían en su mayoría pequeños ahorradores, siendo injusto de que recayera sobre ellos esa anulación, mientras que los muy ricos sólo habrían invertido una pequeña parte de su patrimonio en títulos de la deuda pública. Pero le objetamos que la auditoría de la deuda que preconizamos no sólo tiene la vocación de identificar la deuda legítima (es decir la deuda al servicio del interés general) de la que no lo es, sino también identificar precisamente a los tenedores de esas deudas para poderlos tratar en forma diferenciada según su calidad y la suma de deuda que poseen. En la práctica, la suspensión de pago es la mejor manera de saber exactamente quién posee y qué posee puesto que los tenedores de los títulos se verán forzados a salir del anonimato.

Según el Banco de Francia, en abril de 2013, la deuda negociable del Estado francés estaba en un 61,9 % en manos de no residentes, esencialmente inversores institucionales (bancos, compañías de seguros, fondos de pensión, fondos mutuales…). El 38,1 % restante, estaba en manos de residentes, aunque la mayor parte corresponde a los bancos, que poseen el 14 % de la deuda pública francesa, a las aseguradoras y a otros gestores de activos |2|. Los pequeños tenedores de deuda (que gestionan directamente su cartera de títulos) sólo representan una ínfima parte de los tenedores de deuda pública. Con ocasión de la anulación de deudas públicas, sería conveniente proteger a los pequeños ahorradores que colocaron sus economías en títulos de deuda pública así como a los asalariados y a los pensionistas que vieron cómo las instituciones o los organismos gestores colocaron una parte de sus cotizaciones sociales (jubilación, desempleo, enfermedad, familia) en títulos de deuda.

La anulación de las deudas ilegítimas debe ser soportada por las grandes instituciones financieras privadas o las familias más ricas. El resto de la deuda debe ser reestructurado de manera que se reduzca drásticamente tanto el stock como la carga de la deuda. Esta reducción/reestructuración puede apoyarse en particular sobre el impuesto al patrimonio de los más ricos, como postula Thomas Piketty |3|. La anulación de deudas ilegítimas y la reducción/reestructuración del resto de las deudas deben ir a la par. Mediante un amplio debate democrático se debe decidir sobre la frontera entre los pequeños y medianos ahorradores, a los que se debe indemnizar, y los grandes, a los que se puede expropiar. Entonces se podrá instaurara un impuesto progresivo sobre el capital, que afecte con dureza a las grandes fortunas, aquellas del 1 % más rico, que Piketty mostró que poseen actualmente más de un cuarto de la riqueza total en Europa y en Estados Unidos |4|. Esta tasa, cobrada en una sola vez, permitiría terminar de esponjar el conjunto de deudas públicas. Además, una fiscalidad fuertemente progresiva sobre los ingresos y el capital bloquearía la reconstitución de las desigualdades patrimoniales, de las que Piketty cree, con justicia, que son antagonistas de la democracia.

Anulación de la deuda: ¿en provecho de quién?

Si bien no podemos estar de acuerdo con Piketty cuando afirma que la anulación de la deuda «no es de ninguna manera una solución progresista», en cambio tiene razón en cuestionar el tipo de anulación parcial de deudas concebido por la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional) para Grecia en mayo de 2012. Esta anulación ha sido condicionada por medidas que constituyeron violaciones a los derechos económicos, sociales, políticos y civiles del pueblo griego y que hundieron aún más a Grecia en una espiral descendente. Se trataba de un timo que tenía como fin permitir que los bancos privados extranjeros (principalmente franceses y alemanes) se liberaran con unas pérdidas limitadas, que los bancos griegos se recapitalizaran a cargo del Tesoro Público, y permitía a la Troika reforzar su influencia sobre Grecia. Mientras que la deuda pública griega representaba el 130 % del PIB en 2009, y el 157 % en 2012 después de la anulación parcial de la deuda, alcanzó un nuevo pico en 2013: ¡el 175 %! La tasa de desempleo que era del 12,6 % en 2010 se eleva al 27 % en 2013 (y llega al 50 % entre los menores de 25 años). De acuerdo con Thomas Piketty nosotros también rechazamos ese recorte propugnado por el FMI, que sólo tiene un objetivo: mantener a las víctimas con vida para poder seguir chupando su sangre, y cada vez más. La anulación o suspensión de pagos de la deuda la debe decidir el país deudor, con sus propias condiciones, para recibir un verdadero balón de oxígeno (como lo hizo Argentina en 2001 y 2005 y Ecuador en 2008-2009).

La deuda y la desigualdad de la riqueza no son los únicos problemas

Graeber y Piketty tienen posiciones opuestas al determinar cuál es el blanco político prioritario: la deuda o la desigualdad de los patrimonios. Pero para nosotros, los problemas de nuestras sociedades no se limitan al de la deuda pública o a la desigualdad engendrada por las fortunas privadas. En principio, es bueno recordar —y Graeber lo hace sistemáticamente— que existe una deuda privada mucho más importante que la deuda pública |5|, y que el brutal aumento de esta última desde hace cinco años se debe en buena parte a la transformación de deudas privadas, principalmente la de los bancos, en deudas públicas. Por lo tanto, y sobre todo, hay que recolocar la cuestión de la deuda en el contexto global del sistema económico que la genera y de la que sólo es uno de sus aspectos.

Para nosotros, la imposición al capital y la anulación de las deudas ilegítimas deben formar parte de un programa mucho más amplio de medidas complementarias que permitan lanzar una transición hacia un modelo poscapitalista y posproductivista. Tal programa, que debería tener una dimensión europea y podría comenzar por ponerse en práctica en uno o varios países del continente, comprendería, en especial, el abandono de las políticas de austeridad, la reducción generalizada del tiempo de trabajo con contratos compensatorios y mantenimiento del salario, la socialización del sector bancario, una reforma fiscal total, medidas para garantizar la igualdad hombre-mujer y la puesta en marcha de una política determinada de transición ecológica.

Graeber pone el acento en la anulación de la deuda ya que cree, como nosotros, que se trata de un objetivo político movilizador, pero no pretende que esta medida sea suficiente y el mismo se sitúa en una perspectiva radicalmente igualitaria y anticapitalista. La crítica fundamental que se le puede hacer a Thomas Piketty es que piensa que su solución puede funcionar aunque se mantenga el sistema actual. Propone un impuesto progresivo sobre el capital para redistribuir las riquezas y salvaguardar la democracia, pero no se cuestiona las condiciones en las que estas riquezas se originaron ni las consecuencias que resultan de ese proceso. Su respuesta sólo remedia uno de los efectos del funcionamiento del sistema económico actual, sin atacar la verdadera causa del problema. En primer lugar, admitamos que logramos, mediante un combate colectivo, una imposición al capital, sin embargo la recaudación generada por este impuesto corre el riesgo de ser succionada por el reembolso de deudas ilegítimas, si no actuamos para que se anulen. Pero sobre todo no nos puede satisfacer un reparto más equitativo de las riquezas, si éstas son producidas por un sistema depredador que no respeta ni las personas ni los bienes comunes, y acelera la destrucción de los ecosistemas. El capital no es un simple «factor de producción» que «juega un papel útil» y merece, por lo tanto, «naturalmente» un rendimiento del 5 %, como lo dice Piketty, es también, y principalmente, una relación social que se caracteriza por la influencia de los que poseen sobre el destino de las sociedades. El sistema capitalista en tanto que modo de producción está en el origen no sólo de las desigualdades sociales, cada vez más insostenibles, sino también del peligro que corre nuestro ecosistema, del saqueo de los bienes comunes, de las relaciones de dominación y de explotación, de la alienación en los mercados, la lógica de acumulación que reduce a nuestra humanidad a mujeres y hombres incapaces de transformar sus pulsiones, obsesionados por la posesión de bienes materiales y despreocupados por lo inmaterial, que sin embargo es la base de nuestra vida.

La gran cuestión que Piketty no se plantea pero que salta a la vista de quien observa las relaciones de poder en nuestras sociedades y la influencia de la oligarquía financiera sobre los Estados, es la siguiente: ¿Qué gobierno, qué G20 decidirá gravar al capital con un impuesto progresivo sin que unos potentes movimientos sociales hayan previamente impuesto el desmantelamiento del mercado financiero mundial y la anulación de las deudas públicas, que son los principales instrumentos del poder actual de la oligarquía?

Al igual que David Graeber, pensamos que será necesario imponer la anulación de las deudas bajo «el impulso de los movimientos sociales». Esta es la razón por la que actuamos en el marco del Colectivo de auditoría ciudadana (CAC) con el fin de que la anulación de la deuda ilegítima resulte de una auditoría, en la que la ciudadanía participe como actora. De todas maneras tenemos nuestras dudas frente a la idea de que «el modo de producción actual está fundado sobre principios morales que no son solamente económicos», puesto que «el neoliberalismo privilegió la política y la ideología sobre lo económico». Para nosotros, no hay oposición entre estos tres campos sino que hay un sistema, el neoliberalismo, que los articula a su manera. El capitalismo neoliberal no ha privilegiado la política o la ideología sobre lo económico, las ha utilizado y puesto al servicio de la búsqueda del máximo beneficio, con un cierto éxito hasta ahora, si tomamos en cuenta los datos proporcionados por el libro de Piketty. Por supuesto que este sistema ha engendrado monstruosos desequilibrios —por ejemplo las deudas privadas y públicas— y es incompatible con una futura sociedad emancipada, pero en lo inmediato su dominación se perpetúa.

Más allá de las divergencias —secundarias con Graeber, más profundas con Piketty— que acabamos de explicar, estamos listos, por supuesto, a emprender juntos el camino de la anulación de las deudas ilegítimas y del impuesto progresivo sobre el capital. Cuando lleguemos a un cruce, en que una de las vías nos indique la salida del capitalismo, tendremos, todos y todas juntos, que retomar el debate considerando las lecciones sacadas de la experiencia del camino recorrido.

Notas:
1| http://cadtm.org/Un-dialogue-Pikett...
2| Reuter, «Les 50 plus gros détenteurs de dette française» http://fr.reuters.com/article/compa... , 28 de diciembre de 2011.
3| T. Piketty, Le capital au XXIe siècle, Le Seuil, 2013, p. 887.
4| T. Piketty, idem, p. 556.
5| En 2011, en la Zona Euro, la deuda bruta de los Estados representaba el 82 % del PIB, la deuda de las familias el 61 %, la deuda de las sociedades no financieras el 96 % y la deuda de las sociedades financieras el 333 % (Base de datos de investigación Morgan Stanley : http://www.ecb.int/stats/money/aggr...

Thomas Coutrot es miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia, Patrick Saurin es uno de los portavoces del sindicato SUD-BPCE y Éric Toussaint es presidente del CADTM Bélgica.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Honduras: Modernizada política de Estados Unidos

Carlos Angulo Rivas (especial para ARGENPRESS.info)

Después de la segunda guerra mundial y el criminal genocidio perpetrado por el presidente Harry Truman, en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, el creador de la política norteamericana de la post guerra fue John Foster Dulles, Secretario de Estado de la administración del presidente Dwight D. Eisenhower (1953 - 1961). El diseño imperialista potenciado dura hasta nuestros días tras la “guerra fría” y las sucesivas intervenciones políticas estadounidenses, agresiones económicas, guerras e invasiones militares en todos los continentes del mundo. Dulles modernizó la doctrina Monroe de “América para los Americanos” extendiéndola a todo el planeta mediante la célebre sentencia: “Los Estados Unidos de América no tiene amigos sólo tiene intereses,” dictamen aplicado totalitariamente en los últimos sesenta años al pie de la letra. Y si bien los métodos pueden haber cambiado, permanece la idea central de dosificar la violencia en la historia.

En cuanto concierne a la América Latina y el Caribe, Estados Unidos controló e impuso todas las democracias fantoches de las oligarquías corruptas en nuestros países; y cuando fue necesario promovió los golpes de estado y las dictaduras sangrientas de los Somoza, Trujillo, Batista, Odría, Pérez Jiménez, Rojas Pinilla, Pinochet, Videla, Bordaberry, etc. escapándosele de las manos el heroico pueblo de Cuba y la revolución del comandante Fidel Castro en 1959. A fines del siglo pasado la situación de las dictaduras civiles y militares se convirtió en insostenible, debilitando el sistema de la usurpación de las soberanías nacionales por parte de Estados Unidos; sin embargo, la imposición del neoliberalismo, el libre mercado, la globalización y el consenso de Washington, condujo a la dominación y control de los gobiernos por otros medios: la dictadura del capitalismo voraz o “capitalismo salvaje” como lo llamara el Papa Juan Pablo II. Con el advenimiento del año 2000 la táctica norteamericana viró hacia las democracias controladas por las buenas o por las malas, instaurándose una etapa de gobiernos débiles, inmorales, corruptos y pusilánimes, la mayoría de ellos elegidos mediante “científicos” fraudes electorales con intervención directa de las embajadas norteamericanas.

Pero Estados Unidos no contaba con el despertar de los pueblos latinoamericanos ni con la revolución bolivariana del comandante Hugo Chávez, tampoco con los gobiernos progresistas y populares de Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Nicaragua, etc. que con una visión amplia y soberana desafiaron la hegemonía de Washington en el continente. El fortalecimiento de los organismos de integración a través de una política independiente en UNASUR, MERCOSUR, PETROCARIBE, ALBA y la flamante representación en CELAC en reemplazo de la OEA (ministerio de colonias), contuvo a disgusto de la Casa Blanca la agresividad de costumbre, comenzando de inmediato a actuar en tareas distintas de infiltración, amenaza, chantaje económico y desestabilización, sin abandonar, por supuesto, los antiguos mecanismos del golpe de estado contra los gobiernos reacios a cumplir las consignas del Departamento de Estado y la CIA. La estrategia actual asume varios caminos, se implementa en ofensivas radicales de acorralamiento propagandístico a través de los medios de difusión nacional e internacional controlados por las oligarquías, donde se amenaza con el derrocamiento de los gobiernos previa desestabilización política y económica. Y si la arremetida mediática no llega a alcanzar los objetivos buscados, se procede al derrocamiento del gobierno con técnicas más sutiles que los convencionales “cuartelazos” del siglo pasado; esta forma se observó en Venezuela el año 2002, el intento en Bolivia (2008) y el golpe policial y casi asesinato del presidente Rafael Correa en Ecuador (2010); tentativas fallidas gracias a la respuesta de los respectivos líderes y de sus pueblos.

Sin embargo, la nueva fórmula de los fraudes electorales y los golpes de estado funcionó en México dos veces contra López Obrador; y en Paraguay y Honduras con golpes de estado legislativos destituyendo a los presidentes Fernando Lugo en el año 2012 y Manuel Zelaya en el año 2009 respectivamente, para luego legitimar la acción de fuerza por razón de elecciones arregladas de antemano, militarización de los gobiernos de facto, violación de los derechos humanos y ciudadanos y asesinato de líderes de los trabajadores, de dirigentes del pueblo y periodistas. Con esta fórmula en Paraguay fue elegido el narcotraficantes Horacio Cartes este año.

El caso de Honduras es bastante singular, pues la consolidación del golpe de estado contra el presidente Zelaya se ha producido en dos etapas. La primera mediante la designación arbitraria de Porfirio Lobo y la parodia electoral de la dictadura golpista; este hombre escogido por la embajada norteamericana tuvo a su cargo la continuidad de la sangrienta represión y la instauración de un estado de terror con la finalidad de someter a los brotes de resistencia de las organizaciones y el pueblo. Luego de cuatro años de feroz represión con cerca de veinte mil víctimas y un estado militarizado Lobo convocó a elecciones iniciándose la segunda etapa de la consolidación del golpe de estado del año 2009. El 24 de noviembre último las elecciones en Honduras, de principio a fin, han sido un simulacro de legalidad a favor del candidato oficialista Juan Orlando Hernández y un descomunal robo de la presidencia de la república a la legítima ganadora Xiomara Castro del partido LIBRE. Con esta designación autoritaria de Hernández, con anuencia de la embajada norteamericana en Tegucigalpa, se continúa el esquema de la injerencia y la imposición.

La planificación de la nueva ofensiva de Estados Unidos en la región se vale de los elementos más corruptos de nuestras sociedades y de las fuerzas armadas y policiales antipatrióticas. Resulta difícil no pensar mal cuando tenemos frente a nosotros intervenciones directas de Estados Unidos “cuidando sus intereses,” a la manera que el imperialismo sabe hacerlo en nuestro continente y en todo el mundo. Honduras es ahora un laboratorio de la injerencia norteamericana, mientras Washington actúa con todas sus fuerzas y artimañas en Venezuela, Ecuador y Bolivia, sin descuidar a Brasil y Argentina. No olvidemos que el Comando Sur de Estados Unidos y la CIA tienen sus cuarteles de avanzada precisamente en Honduras. El Partido LIBRE no podía pasar por la sencilla razón de reivindicar las banderas del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), es decir, la batalla histórica contra los golpistas y porque en su plataforma electoral postula la misma política truncada por el golpe de estado contra el presidente Manuel Zelaya. Hoy las denuncias del fraude están en la cancha de los cientos de observadores internacionales que constataron el robo descarado de la elección de la candidata de Xiomara Castro.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Dos potencias no se saludan

Alfredo Grande (APE)

Cuenta la historia que el “mono” Gatica saludó al General, y le dijo la frase inmortal: “dos potencias se saludan”. Y en ese momento, sin dudarlo, lo eran. El tiempo, las vueltas de la vida y las contorsiones de la muerte, hicieron que las dos potencias colapsaran. Una de ellas, la potencia más arriesgada, la que ponía el cuerpo en cada momento, murió en un accidente de tránsito. O casi. Ya que el conductor del colectivo que lo atropelló era un tal Cirigliano, tío de los que décadas después fueron responsables de la masacre de Once. El patético final fue más cercano a una canción de Rubén Blades que a una sinfonía de Beethoven. La otra Potencia, la menos arriesgada, la que ponía el cuerpo de los otros, nunca el propio, murió en un accidente de la historia. Regresó de novio con la patria socialista, pero se casó con la Alianza Anticomunista Argentina.

Me interesa pensar en la lógica de una Potencia y porque es coherente que se saluden. Capitanich con Macri, sin ir más cerca. La Potencia es un concentrado de Poder. De alguno de los tipos de poder que circulan, que por cierto no son pocos. El poder de la Potencia no es infinito, pero es indefinido. Es lo que sucede con el capitalismo. Se cae…se cae…y se levanta. Es cierto que para levantarse tiene la indudable ventaja de tener como plataforma de apoyo a casi todo el planeta, lo que no solamente no es poco, sino que es demasiado. Pero se levanta.

*****

La Potencia en la dimensión indefinida de su poder tiene el privilegio nada dudoso de saludar. Estrechar la mano. Dar uno o dos besos. Palmear la espalda. Dar abrazos de oso, de osito o de mono. Lloriquear. Entre bueyes, ya sabemos, no hay cornadas. Hay saludos. Las Potencias se saludan, aunque en ese saludo no hay nada personal. Del saludo se puede pasar al asesinato, incluso ambas situaciones pueden ir juntas. Se matan dulcemente con una canción. Odiarse y saludarse pueden ir juntos. Incluso el saludo del final, como lo mostró Balbín al despedir a su amigo Perón.

Potencia y Saludo van de la mano y van de los pies. La cabeza mucho no importa, porque el único que entiende las razones fundantes es el corazón. Para enfrentar a la Potencia, por deseo, por necesidad, por profundas convicciones ideológicas y políticas, por todo eso o por algo de eso, se construyen colectivos anti – potencia. Las denomino Fortalezas.

Cuando una Potencia se cruza con una Fortaleza, la mano del saludo le queda colgando. Los labios del beso quedan masticando en el aire. La Potencia que puede sostener la decisión política de no saludar, se ha convertido en Fortaleza. Espartaco perforó el mandato del imperio romano que obligaba al gladiador esclavo que iba a morir en la arena a saludar al César. “Morituri te salutant”: los que van a morir te saludan. Espartaco no saludó: mató a sus opresores. Al menos, a todos los que pudo. La respuesta con la que los gladiadores enfrentaban a sus opresores: “Yo soy Espartaco” es la opuesta a “dos potencias se saludan”. Porque remite al “Todos somos Espartaco”, identidad colectiva de una causa de liberación y dignidad humana.

*****

Ningún Espartaco de la historia saluda a sus opresores. Los combate aún en el suplicio de la crucifixión. Enfrenta hasta el extremo límite de la muerte, que no es suicidio, que no es sacrificio, que es apenas implicación en acto, los riesgos de no saludar, y mucho menos dormir, con ningún enemigo. En ese momento, la Fortaleza es indestructible. Y es bueno saberlo, es bueno decirlo, es bueno sentirlo.

El saludo de la mano abierta se convierte en el golpe de un puño cerrado. Las Madres de Plaza de Mayo siempre fueron Fortaleza. Hoy Hebe de Bonafini saluda al General Milani. Otras dos Potencias se saludan. Pero hay otras y otros que no saludan. Que pelean. Que enfrentan. Que combaten con dolor, pero sin sufrimiento. Porque sufrir es resignarse, y el dolor templa cuerpo y alma.

Y quiero citar los nombres, sin abarcar todo pero intentando apretar mucho, de los que hoy sostienen la Fortaleza. Sofia Gatica, Alberto Lebbos, Alberto Morlachetti, Liliana López Foresi, Vanesa Orieta, Fernando Esteche. Luchan contra diferentes formas de la Potencia: Monsanto, la impunidad en Tucumán, el gobierno de la provincia de Buenos Aires, el aparato concentrado de los medios de comunicación oficialistas y opositores, la bonaerense maldita policía, los cómplices de los asesinos de Fuentealba.

*****

Hoy la Fortaleza es Amalia Ortega, madre de Luz Gómez y suegra de Diego Romero que se ha encadenado en la puerta de la Fiscalia General del poder Judicial de Morón, calle Colón 237 (casi Almirante Brown) en desesperado reclamo para poner fin a la pesadilla de una causa armada contra su hija y yerno¸ perjudicando a dos inocentes. Hoy Fortaleza contra Potencia es la Comunidad Homosexual Argentina cuando enfrenta al Presidente de la Fundación La Alameda por sus maliciosos ataques a las libertades sexuales, agravados porque se hacen en nombre de la lucha contra la mafia de la Trata.

Es Fortaleza la Coalición Argentina por un Estado Laico cuando enfrenta a la Potencia Iglesia de Roma que quiere convencernos que los embriones son personas. Puedo asegurar que no pocas personas apenas son embriones perversos. Luego serán enanos fascistas, y seguirán creciendo. Necesitamos muchas Fortalezas. Parafraseando a Brecht, no es pobre la tierra porque no tiene fortalezas sino que es pobre la tierra porque las necesita. Un genio escribió “¿Qué hacer?”. Los mortales que aun quedamos dispuestos a no dar ni un paso atrás, pero tampoco al costado, tendremos que construir una, dos, muchas Fortalezas que darán cuenta, más temprano que tarde, más alegres que tristes, más valientes que cobardes, más tiernos que crueles, de que hay que escribir en el papel y en las calles “qué hacemos”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La economía argentina en inestable equilibrio

Fabiana Arencibia (RED ECO)

Inflación, déficit fiscal, escases de dólares, caída de reservas internacionales, deuda, son signos preocupantes de la economía argentina actual. ¿Cuáles son las causas y sus consecuencias?

Las respuestas a estas preguntas son abordadas por el economista Claudio Katz, integrante de EDI (Economistas de Izquierda) en sus artículos "La economía desde la izquierda I y II" (1). La síntesis que haremos de sus aspectos esenciales persigue el objetivo de adentrarse en las primeras reflexiones que también formaron parte de diversas notas que hemos publicado en Red Eco. Sin embargo, recomendamos su lectura completa a quienes les interese profundizar en el análisis.

El por qué de la Inflación

En febrero de este año, afirmábamos en "Inflación y concentración económica" (2) que el problema de fondo de la inflación es la concentración y extranjerización de la actividad productiva y que el capital concentrado no resigna utilidades y opera en la formación de los precios.

También decíamos en ese artículo que la medida tomada por el gobierno de controlar los precios al final de la cadena de comercialización no iba a solucionar los aumentos futuros y que para que la inflación sea contenida es imprescindible que los controles costos-utilidades se concentren donde se inicia su formación: en las grandes empresas oligopólicas.

La culpa de la inflación no es del salario, decíamos en otro de nuestros artículos publicados (3). En él dábamos cuenta, sobre la base de datos oficiales elaborados por el INDEC, que un trabajador produce en Argentina una riqueza dos veces y media mayor al salario que se le paga.

Claudio Katz desmenuza en sus notas, las causas de la inflación como problema acuciante de la economía: “Ya se acumulan seis años con promedios que superan ampliamente la media global o latinoamericana”, afirma.

Analiza además cómo los economistas del oficialismo buscan las causas del aumento de precios en lo que llaman “puja distributiva”. Esto significa poner a los empresarios (el capital) y a los trabajadores (el trabajo) en igualdad de condiciones en esta disputa. “Los capitalistas aumentan primero los precios y los trabajadores deben atenuar posteriormente ese impacto. Esta inequidad se reforzará con la tendencia a inducir un techo de los salarios en torno al 20% en la negociación de un Pacto Social”, dice. Así, explicar la inflación por la puja salarial significa pensar en una política antiinflacionaria a costa de los salarios.

Entonces, ¿cuáles son las causas de la inflación?

“Inflación por oligopolio” es como la define Katz: “Los capitalistas recurren a la inflación cuando enfrentan obstrucciones a la generación corriente del lucro”. Para sintetizar esta idea podríamos decir que las grandes empresas que manejan la economía aumentan sus precios para no resignar ganancias. La falta de inversión para ampliar su capacidad productiva hace que no puedan satisfacer la demanda y que produciendo 10 unidades busquen ganar como si produjeran las 20 requeridas por el mercado.

Otra de las causas planteadas por el economista es “la preeminencia de una estructura exportadora de alimentos, que encarece el consumo local al compas de la valorización internacional”. Es así que los productos que consumimos en el mercado interno los pagamos al valor que son exportados (contrarrestados de alguna manera con las retenciones que el estado les hace a los exportadores) y quedan sujetos, por tanto, a los vaivenes de esos precios.

Un último elemento que Katz suma al análisis es la creciente inflación en estos dos últimos años provocada ante “la decisión oficial de sostener el consumo a través de una intensa emisión” de moneda. “Este ritmo de creación de moneda quedó divorciado del respaldo en divisas y del volumen requerido para la producción. Por esta razón se acentuó la depreciación del peso”.

¿Y los dólares?

“La corrida hacia el dólar es la arista más explosiva de la coyuntura actual”, afirma Katz. El dólar pasó en dos años de 4 a más de 6 pesos y en el mercado paralelo ronda los 10. “El gobierno ha intentado contrarrestar esta demanda vendiendo reservas, pero generó una hemorragia que reduce peligrosamente el respaldo de los pesos en circulación”, analiza el economista.

“Los exportadores retienen las ventas a la espera de un tipo de cambio más elevado (…) los acaudalados mantienen sus fortunas en el exterior (...). Esta presión por una mega devaluación acentúa los temores de la clase media y el consiguiente acaparamiento de dividas, en un país con gran tenencia de billetes norteamericanos (1.300 por persona frente a 6 en Brasil)”, explica.

El gobierno usa las reservas internacionales para mantener la cotización del dólar oficial en el mercado local (este año el billete norteamericano recuperó su valor con mini devaluaciones del peso que suman un 30%), pagar deuda y cubrir los déficit energético y comercial de la industria.

Este año las reservas internacionales bajaron 11.000 millones de dólares, quedando cercanas a 32.000 (importe que solo alcanzaría para cubrir cinco meses de importaciones).

Cuando en marzo de 2012 se modificó la Carta Orgánica del Banco Central, en nuestro artículo "Reformas y reservas para el modelo", decíamos (4): “ Uno de los puntos relevantes es la facultad del Directorio de determinar el nivel de reservas del Banco Central para lo cual el Gobierno también ha enviado la modificación de la llamada Ley de Convertibilidad, a través de la derogación de los artículos que obligan a que las reservas del Central sean las mismas que la base monetaria (o sea que por cada peso circulante o depositado a la vista en cuentas de entidades financieras, haya un dólar de reserva en el BCRA). Aumentaría entonces la cantidad de reservas de libre disponibilidad que podrá utilizar el Banco Central. El punto está en para qué serán usadas”. Hoy se comprueba lo que entonces analizábamos.

Tal como lo explicábamos en "Re-endeudamiento: de la negación a la realidad" (5), la solución que se plantea el gobierno ante la falta de dólares es el regreso al mercado de capitales, lo que significa volver a endeudamiento externo. Por eso ha decidido: el pago a cinco empresas que tenían juicios contra Argentina en el CIADI (otros 30 reclamos nos esperan en el tribunal del Banco Mundial, además del pago al Club de París), avanzar en su relación con el Fondo Monetario Internacional como condición previa para cerrar acuerdos por litigios y deudas pendientes, y de acercar un acuerdo a los hold-outs reabriendo por tercera vez el canje de deuda.

Pero también hacen intentos de obtener divisas a través de blanqueos de fondos declarados y no declarados y de otorgar gratificaciones a los grupos locales. “Los bonos ofrecidos a los exportadores de cereales por 1.000 millones de dólares se suscribirían cerrando los ojos ante viejas denuncias de fraude fiscal. Un privilegio semejante tendrían las empresas petroleras eximidas de pagar el impuesto al cheque. Ambos sectores podrían liquidar las divisas a un tipo de cambio más próximo a la cotización del dólar paralelo”, comenta Katz en su artículo.

Déficit Fiscal

“Como cierta solvencia de las cuentas públicas es la condición de cualquier pedido de crédito, el re-endeudamiento vendrá acompañado de un ajuste fiscal. El superávit primario se extinguió hace rato y el déficit se aproxima al 3% del PBI”, reflexiona el economista de EDI.

¿Cómo solucionar el agujero fiscal? El plan, opina Katz, incluirá podas en los subsidios al transporte y la energía que encarecerán los servicios y por lo tanto afectarán en mayor medida a los sectores de menores ingresos.

Si bien los que añoran la vuelta al neoliberalismo presionan para que se realice un fuerte recorte en el gasto, es difícil pensar en que el gobierno achicará los costos del asistencialismo. Sin embargo, la inflación seguirá deteriorando el poder adquisitivo tanto de los planes sociales y asignaciones “universales” como de los salarios de trabajadores formales e informales.

Claudio Katz afirma, con razón, que tanto los neoliberales como el gobierno silencian que la salida para generar recursos y palear el déficit es una reforma impositiva progresiva muchas veces prometida. “Esa carencia explica la falta de recursos que afronta el fisco. El Estado ha incrementado su presencia económica sin modificar la estructura de recaudación de los ‘90”, dice. Por eso el gobierno utiliza los fondos del Banco Central y de la ANSeS para financiarse.

Perspectivas

Las estimaciones que el economista realiza para el 2014 hablan de menor crecimiento del PBI, del freno en el nivel de actividad por falta de inversión, de estancamiento en la creación de puestos de trabajo y la permanencia de niveles de desempleo y alta informalidad laboral, todo en un marco de inflación y devaluación elevadas.

Desde el kirchnerismo se asegura la continuidad de la política económica que se viene desarrollando. “Por eso apuestan a una nueva auto-corrección del modelo, renovando la demandas. En los últimos dos años este aliento (de aumentar la capacidad de consumo) ha requerido incentivos inflacionarios, elevado gasto público y emisión superior al 30%”, afirma Katz.

¿Cuáles son las propuestas?

Katz plantea que la mejor forma de evitar reproducir el discurso neoliberal contra el “intervencionismo”, el “cepo” o la “patota anti-empresaria” es formulando propuestas nítidas:

1-Oposición frontal al ajuste encubierto que promueve la derecha y al ajuste dosificado que intenta el oficialismo. Ambas estrategias se plantean a través de fijar un techo de aumento salarial, con el argumento de facilitar una paulatina reducción de la inflación. En ambos planteos se oculta que esa disminución exige comenzar por el recorte de los beneficios del capital.

2-Defensa del salario real y su ajuste al nivel de la canasta familiar para enfrentar el argumento que el freno a la escalada de precios es el salario. Defender el salario formal es una forma de limitar el empobrecimiento de los trabajadores precarizados.

3-Frenar primero la escalada de precios para poder actuar luego sobre la inversión, la comercialización, la exportación o la emisión.

4-Fiscalizacion de costos y ganancias para desactivar la espiral inflacionaria. Para ello control de los precios en la ecuación costo-beneficio de quienes son sus formadores originales. Esto requiere intervención popular genuina y aplicar leyes que existen para evitar el desabastecimiento.

5-Control de cambios eficaz que actúe sobre los peces gordos y no sobre el pequeño ahorrista o el viajero.

6-Suspender los pagos de deuda para distinguir los compromisos genuinos de las simples estafas producto de reestructuraciones y canjes de deuda que nunca fueron investigadas en cuanto a su legalidad (excepto el fallo del juez Ballesteros en la causa presentada por Alejandro Olmos).

7-Reforma impositiva progresiva que grave la renta financiera, agro exportadora, el juego, las actividades minero-extractivas, que recomponga los aportes patronales a las cajas de previsión social. Esta sería la principal fuente de recaudación de dinero que necesita el Estado.

8-Control estatal sobre las divisas en cuanto a que sea el Estado el que controle las operaciones que generan y que consumen dólares.

9-Monopolio estatal del comercio exterior para frenar la expansión de la frontera sojera y diversificar las actividades, recuperando la vitalidad de otros cereales y de las economías regionales.

10-Constituir un sistema financiero que permita canalizar el créditos hacia las actividades prioritarias. Nacionalizar los bancos o el control de los depósitos.

Todas estas medidas significan pensar en salidas diferentes a las planteadas desde el gobierno y desde la oposición que añora el regreso a la libertad de mercado. Sin embargo, ambos tienen en común sostener una estructura económico-productiva que permanece sin cambios desde hace décadas. Transitar por otro camino significa abandonar la idea de lo posible para adoptar la de lo necesario para beneficio de las mayorías populares.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina - agronegocios: De productores de carne a productores de excrementos…

RENACE

Tiempo atrás nuestro país era reconocido como uno de los que producían la mejor carne bovina del mundo. Hoy casi toda la infraestructura tecnológica, científica y educativa está puesta al servicio de una tecnología de punta manejada por las corporaciones del agronegocio y sus socios locales que nada tiene que ver con nuestra calidad de alimentos. La producción ganadera fue barrida por la soja y acorralada en inmensos feedlots industriales donde los animales son sometidos a un sistema absolutamente antinatural y por lo tanto insustentable desde donde se lo mire.

Los feedlots han invadido el territorio violando todo tipo de ordenanzas, leyes y hasta nuestra Constitución Nacional. Sin embargo han sido premiados con cuantiosos subsidios estatales que les permitieron instalarse y crecer, aún a costa de contaminar aire, napas y cursos de agua, producir carne de la peor calidad, atentar contra el bienestar animal y condenar a los vecinos a vivir entre las moscas, los roedores y los olores nauseabundos. Ahora nos dicen que es un “hecho consumado” y que ningún partido político de los que supuestamente podría llegar al poder, está dispuesto a erradicarlos.

Sin embargo, la carne sigue formando parte de la cultura alimentaria argentina y los gobernantes saben que un aumento en su precio crea descontento en la población. Por esta razón no les importa que los argentinos comamos carne de feedlot repleta de grasas intramusculares saturadas ligadas al colesterol y que perdamos la posibilidad de alimentarnos con carne a pasto que, entre otras cosas, posee importantes cantidades de sustancias naturales anticancerígenas. Las políticas económicas que se diseñan para mantener artificialmente la oferta de carne bovina no hacen más que alentar cada vez más el insoportable, colonial y contaminante monocultivo sojero y el aumento también incesante de la ganadería intensiva (pollos y gallinas hacinados en galpones, cerdos en confinamiento y feedlots vacunos). Para peor, casi siempre después de las elecciones, el precio de la hacienda se dispara y el pueblo termina comprando carne de la peor calidad y cara.

Entonces, hay quienes pretenden seguir poniendo créditos y subsidios en dichos emprendimientos antinaturales, permitiéndoles incluso, que se maquillen de verde y que sigan engañando y dañando a la población. Les recordamos a quienes evidentemente no quieren oír, que el mismo INTA sostiene que nuestra zona reúne características climáticas, de suelos y geográficas, que hacen que los feedlots dentro de nuestro territorio sean de alto riesgo e incluso no recomendados aún haciendo obras de infraestructura.

La Cooperativa eléctrica de nuestra ciudad de Saladillo ha firmado una carta de intención con 2 grandes empresas agropecuarias (Transcom y Caprane) para producir energía a partir de los excrementos de los animales criados en forma intensiva.

Se hablan realmente de cifras insólitas de 6 a 7 millones de dólares para que un sólo feedlot de Saladillo transforme sus enormes cantidades de estiércol en gas metano y luego en energía que utilizará primero el feedlot y luego el excedente se subirá a la red eléctrica. ¿Que pone el dueño del feedlot principalmente?: Básicamente, las enormes toneladas de excrementos que se acumulan en el piso de los corrales y que a él mismo le resulta absolutamente antieconómico reciclarlo y entonces… que la plata la ponga otro.

Así, esos establecimientos y sus socios, en estos tiempos de tecnología de punta, habrán contribuido para que nuestro país transite el camino insólito de “productor de las mejores carnes del mundo a productor de excrementos”

Una vez más se comete el error de copiar modelos de otros países desconociendo e ignorando nuestras características ecológicas, nuestra historia y nuestras costumbres.

Una vez más se actúa con la idea de que todo lo que se hace afuera o viene de afuera, es mejor , es de avanzada, es lo que hay que hacer.

Una vez más se comete el error de no mirar al sistema en su conjunto ya que el feedlot, por más que tenga biodigestores seguirá afectando el bienestar animal, seguirá produciendo carne de la peor calidad, seguirá siendo funcional al modelo de la soja, seguirá favoreciendo a los grandes productores y seguirá concentrando la producción en pocas manos.

Una vez más aparece la sombra del negociado ya que Transcom fue uno de los feedlots que más subsidios recibió del Estado en su momento y ahora parece que ha sido “seleccionado” nuevamente y además, las 2 empresas de las que se habla pertenecen también al mismo dueño.

Nos preguntamos ¿porqué hacer esto en un emprendimiento privado? Distinta sería la cuestión si se aplicara por ejemplo, esta tecnología en la planta de cloacas de nuestra ciudad, que está colapsada, que hace imposible la vida en los alrededores y que contamina; o en las localidades del interior de nuestro partido donde los camiones atmosféricos vuelcan los líquidos cloacales con total impunidad en canales a cielo abierto… ¿Por qué no pensamos (luego de hacer un esfuerzo en la reducción, reutilización y reciclado, y de revisar la conducta consumista y del “use y tire” de estos tiempos) en hacer gas metano con la basura, en lugar de dejar a los vecinos del basural vivir con el agua contaminada y respirando aire tóxico que se multiplica con los interminables incendios del basural a cielo abierto?

Lamentamos que esta propuesta insólita de maquillaje verde de los feedlots y de aceptar las cosas tal cual son sin hacer nada por el cambio, no vengan de una gran corporación o multinacional capitalista ( a lo que estamos acostumbrados), sino de una cooperativa, movimiento con el cual nos unen muchos principios pero que esta vez parece que han sido olvidados.

Finalmente llamamos a la reflexión y al debate a toda la sociedad en torno a esta situación ridícula de tener que producir enormes cantidades de excrementos y legalizar modelos productivos insustentables que atentan contra nuestra soberanía alimentaria para producir energía y dilapidarla en un modelo de vida injusto, desigual y absolutamente depredador.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Neuquén: La caja negra del poder

CARTAGOTV

Esta semana nos fuimos hasta el Instituto de Seguridad Social de Neuquén para hablar con dirigentes de ATEN sobre el vaciamiento del organismo por parte del gobierno y la gestión.

Hablamos con Liliana Obregón y María del Valle Aibar Del movimiento de jubilados de ATEN. Y también con Gabriel Pillado y Norberto Calducci de la dirigencia de Aten.

Liliana Obregón del Movimiento de jubilados de ATEN



“Para mí esto es internacional, es el capitalismo a nivel mundial. Estamos viendo países como Alemania en donde la Ministro Merkel envía a los ancianos con una dote que le da la familia a Indochina o en casos de que tenga mayores ingresos a Praga, a República Checa y allí quedan. O sea los viejos, los mayores comenzamos a ser un estorbo para el capitalismo, cuando realmente debiéramos merecer terminar nuestros últimos días bien, debido a la cantidad de años que hemos trabajado”.

“En la mayoría de las provincias las cajas previsionales docentes han pasado al ANSES, esto representa un menor salario y el no cobro del ochenta por ciento móvil, además de elevar la edad jubilatoria a sesenta, sesenta y cinco años cuando en nuestra provincia, en Santa Cruz y Tierra del fuego sostenemos cincuenta, cincuenta y cinco años”.

“Es la provincia más rica del país y también la más combativa”.

“En el plano del ISSN, hay un vaciamiento. En la parte de salud se tiende a la pamización, o sea que sea como el PAMI, que no le paga a los médicos”.

“El ISSN es como el ANSES, es la caja chica de la política, es de dónde sacan los fondos. Desde el movimiento de jubilados planteamos la auditoría contable externa, que quiere decir que nuestra constitución provincial que es muy avanzada en el articulo 29 prevé la apertura de libros”.

“Lo que ISSN necesita es el aumento del aporte patronal, no el aumento a los afiliados”.

“La situación es grave en la capital, y aun más en el interior en donde no llegan las medicamentos, ni se pueden hacer las atenciones”.

“Nosotros no queremos la Vaca Viva ni siquiera a costa de la contaminación, del fracking, ni mucho menos, esto ya lo hemos expresado. Ahora con el dinero que hay y que se han gastado en campañas monumentales de carácter electoral o en sus propios negociados de salud alcanzaría”.

María del Valle Aibar Movimiento de jubilados de ATEN

“Hay un desmanejo en el ISSN tanto de la caja previsional como de la caja asistencial. Y mientras Berenger dice que los responsables del déficit del ISSN somos los jubilados”.

“Los jubilados exigimos al Estado que es el patrón que pague la deuda histórica que desde hace décadas viene acumulándose”.

“Los jubilados no son los únicos que defienden el ISSN, también lo hacen todos los trabajadores de todos los sectores que dependen del Instituto”.

Gabriel Pillado dirigente de ATEN Provincial



“Todas las organizaciones sindicales, tanto ATEN, ATE y la CTA hemos acordado la defensa del ISSN tanto en su obra social, como en su caja jubilatoria. Hoy hay un desguace de los fondos del Instituto porque hay una política de privatización e intentar transferir los fondos a los que exige el gobierno nacional desde el ANSES”.

“En nuestras investigaciones hemos encontrado que desaparecen aportantes, entre los registros del propio Estado y los de ISSN hay diferencias que son grandes”.

“Lo que hemos visto, es que a los trabajadores nos descuentan mes a mes, no que no encontramos a donde van esos descuentos”.

“Año a año van bajando los números de afiliados al ISSN, mientras va creciendo la planta del Estado”.

“La deuda que tiene el gobierno con el ISSN es de 250 millones de dólares. El ingreso anual al Instituto son de 3 mil millones de pesos”.

“Se nos extendió la edad jubilatoria, no se investiga el aporte de la caja de los legislativos, no se investiga lo que está faltando de aportes de entidades de fomentos y municipalidades. Lo que se hace es ocultar los datos y plantearnos que hay déficit”.

“La ley 611 dice que los ingresos tienen que ser por dos vías como nos hacen los descuentos, mientras que se está haciendo depositarlo en una cuenta única, fabricando el déficit”.

“La legislatura le perdono al Estado diez años de aportes que no hizo”.

“La fórmula para revertir el déficit del ISSN para Berenger y Sapag es aumentar los aportes de los trabajadores y aumentar la edad jubilatoria”.

“Los déficit de años anteriores en lugar de hacerlos con los aportes que correspondían, los hicieron con aportes sustitutivos, o sea con fondos que alcanzaban para tapar el déficit. El gobierno debe hacer un aporte igualitario, no sustitutivo. Si a los trabajadores se nos descuenta el 12.5 para jubilación y el 5.5 para atender la salud el gobierno debería aportar el mismo monto como aporte patronal”.

Norberto Calducci dirigente de ATEN



“El consejo directivo del ISSN está compuesto en su mayoría por funcionarios puestos a dedo, mientras que la representación de los trabajadores, lo hacemos con elecciones, en donde primero tenemos una interna para elegir quienes nos representaran”.

“Cuando a un trabajador del Estado neuquino se le pregunta cuánto gana, el debería decir, lo que tengo en mi bolsillo más lo que el Estado aporta al ISSN”.

“El Instituto ha sufrido un proceso de vaciamiento desde muy temprano. En el libro El desafío de Felipe Sapag el cuenta una historia de cuando el Instituto salvo de una quiebra al banco provincia del Neuquén. En su momento una empresa constructora, llamada Bitulio hizo una estafa fraudulenta y el banco quedo al borde de la quiebra. Esos 167 millones del año 1964 nunca fueron devueltos por el banco provincia, son 1.2 millones de dólares de la época”.

“Es necesario hacer una auditoria a cargo de los trabajadores, una auditoría independiente”.

“Hay fondos que están destinados al lucro de los empresarios de la salud privada y no destinada a la salud de los compañeros”.

“Hubieron décadas que el aporte patronal fue cero”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Salta: Rechazo a la reforma del código procesal penal

FESPROSA

Tras la reforma de la Ley 7690 (Código Procesal Penal de la Provincia), distintas organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles, entre las cuales se encuentran APSADES-Fesprosa, CTA y el Colegio de Abogados y Procuradores de la Provincia de Salta, decidieron conformar la Multisectorial en defensa de las libertades democráticas.

Ante el revés electoral, y con la excusa de luchar contra el narcotráfico, el gobierno que encabeza Juan Manuel Urtubey busca instrumentos para reprimir las demandas de la población, y su última medida fue aprobar en trámite súper exprés, una reforma al Código Procesal Penal, por la cual se otorga potestades a la policía de la provincia para requisar a los ciudadanos sin orden ni control del juez de garantías, violando la Constitución Provincial y Nacional y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos con rango Constitucional firmados por la Argentina; en claro retroceso en cuanto a las libertades de los ciudadanos, que evoca los tiempos más violentos de la represión por parte del estado en nuestro país.

Es lamentable que ante la decisión del gobernador y de sus urgentes instrucciones a ambas cámaras legislativas, no fueron consultados ni juristas de trayectoria en materia penal ni el Colegio de Abogados y Procuradores de la provincia, tal como la reforma lo amerita en tanto ser de trascendencia para la comunidad.

Como resultado del obrar negligente de los poderes públicos (ejecutivo y legislativo provincial), debemos señalar que a poco más de un año de implementada la Ley 7690, la que ni siquiera llegó a aplicarse plenamente en toda la provincia, generándose situaciones tales como que en Salta Capital confluyan dos códigos distintos al mismo tiempo, la justicia penal salteña se encuentra envuelta por un manto de incertidumbre, fruto del desorden y decisiones que hicieron colapsar el sistema vigente. Esta reforma se produce en un contexto donde la acumulación de poder es rector en la materia, encontrando de este modo que una misma persona ostenta los cargos de Procurador Fiscal y Defensor General, evidenciándose una incompatibilidad en el ejercicio de funciones contrapuestas como lo son la acusación y defensa pública. Estas desprolijidades generan incertidumbre e inseguridad jurídica para toda la comunidad, colisionando abiertamente con los principios republicanos de la división de poderes, el debido proceso y el derecho de defensa. Ante esta situación, el mismo día que Senadores aprobaba la Reforma, la policía, considerando que un joven tenía cara de “rompevidrieras”, lo golpearon y dispararon con balas de goma, inmediatamente, cuentan los vecinos del Barrio donde acaeció el hecho, llamaron refuerzos fingiendo un enfrentamiento entre patotas y policías. La Policía salteña, fuertemente cuestionada por vínculos con el narcotráfico, que ocupa los primeros lugares en el ranking nacional por el “gatillo fácil” y por los apremios ilegales, lejos de ser auxilio y guarda de las vidas y bienes de las personas, de esta manera se pone al servicio del accionar represivo del gobierno provincial, poniendo en riesgo las libertades y derechos democráticos de los ciudadanos.

El hecho de otorgar potestad para que personal policial pueda requisar a los habitantes sin orden y control de un Juez de Garantía, es una situación que no resiste análisis posible, deviniendo en una clara afrenta contra las normas constitucionales y posibles responsabilidades del estado salteño ante organismos internacionales por su contradicción con los tratados de idéntica jerarquía.

Es por ello que este Congreso, al igual que lo hiciera frente a la ley antiterrorista, se pronuncia en contra de la reforma, exhorta a su inmediata derogación y apoya las acciones con este fin que realice APSADES en unidad con todas las fuerzas democráticas de Salta.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Entre Ríos: Jubilados juntaron firmas para exigir el 82 por ciento móvil

AIM DIGITAL - ACTA

Este miércoles, jubilados nucleados en la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) realizaron en Paraná una radio abierta y recolectaron firmas para que se traten en el Congreso los proyectos que restituyen el 82 por ciento móvil.

Esto determina que se garantice el mínimo, vital y móvil; que se levante la intervención en el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (Pami); y que se establezca un cupo del diez por ciento para todos los planes de vivienda, informaron a AIM.

En el centro de la capital entrerriana se realizó una radio abierta y se juntaron firmas “en el marco de la jornada nacional que realizó la CTA, para conmemorar los 55 años de la Ley que estableció el 82 por ciento móvil, que en 1958 (Arturo) Frondizi promulgó, que se fue desdibujando con el tiempo y en el menemismo se la eliminó, por lo que hoy en día un jubilado percibe un sueldo que representa menos del 50 por ciento de lo que cobra un trabajador en actividad”, indicó a esta Agencia el secretario de jubilados de la Central de Trabajadores de la Argentina Paraná, Carlos Levinez.

En ese sentido, el militante social apuntó que las firmas que se recolectaron en toda la provincia son para que se traten en el Congreso de la República cuatro proyectos de leyes: la restitución del 82 por ciento móvil; que los jubilados no puedan cobrar por debajo del mínimo, vital y móvil; que se restituya el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (Pami) a los jubilados, porque hoy está intervenida por el Estado, cuando es una obra asocial pública; y, la cuarta propuesta, establece que en todos los planes que realicen los gobiernos nacional, provinciales o municipales se otorgue un cupo de un diez por ciento en comodato para los jubilados”.

Al respecto, Levinez explicó que las firmas se entregarán este sábado a la mesa nacional de jubilados que se reunirá en Buenos Aires, para que luego se envíen al Parlamento argentino, para impulsar el debate y tratamiento de las iniciativas de la CTA.

Aumento de emergencia

Por otro lado, Levinez apuntó que la intervención también tiene como objetivo exigir que el gobierno nacional cumpla con el artículo 2 de la Constitución, es decir, “que ningún trabajador cobre por debajo del mínimo, vital y móvil ya que hoy un jubilado cobra 2400 pesos, que es un subsidio a la ancianidad”, por lo que remarcó que “como base se reclama un aumento de emergencia de 900 pesos antes de fin de año”.

“Exigimos una aumento porque sabemos que hay millones de pesos porque los funcionarios del gobierno nacional anunciaron que sacarán más recursos a la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) para la construcción de viviendas, en vez de saldar la deuda interna que tienen con nosotros”, lamentó.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Capital Federal: Jornada nacional sobre la salud mental de los trabajadores

ATE

Se desarrolló en el Anfiteatro Eva Perón de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE-CTA), una charla sobre “Condiciones de trabajo que altera la salud mental de los trabajadores”, organizada por el departamento nacional de Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo (CyMAT) y las áreas de Salud Laboral de provincia de Buenos Aires y Capital Federal.

Participaron compañeros integrantes de departamentos de salud laboral de todo el país, comités mixtos, comisiones paritarias, militantes y dirigentes, encabezados por Hugo Godoy, secretario Adjunto de ATE; Orestes Galeano, responsable del CyMAT nacional; Marcelo Fiscina, de ATE Capital Federal; y Vanina Rodríguez, por la ATE bonaerense.

“Los problemas psíquicos son muchos más de los que se ven. Esto fue corroborado en la última reunión de la OIT en abril de este año. Allí se indicó además que los trastornos mentales son una de las enfermedades más comunes entre los trabajadores. Por lo que intentar dar respuestas es un primer paso que hemos dado en este ámbito metropolitano”, introdujo Orestes Galeano.

El secretario Adjunto de ATE, Hugo Godoy, calificó de crueles a las relaciones laborales en el marco de un Estado que caracterizó como “perverso, hegemónico y cada vez menos democrático”. Godoy valoró con importancia que “ATE como organización gremial se anime a discutir la salud laboral. Es necesario que profundicemos y avancemos. Condiciones tanto más importantes que las salariales, porque se nos va la vida en ellas”.

El sistema y la democracia parcial que sostienen la estructura de poder vigente, según Godoy, tiene al Estado como el principal factor de sostenimiento. “Por ello es imprescindible que los trabajadores lo cambiemos, para hacer un mejor lugar de trabajo y una sociedad más digna”, finalizó su intervención Godoy.

Antes de pasar a las actividades en el taller que concluyeron con un plenario, el licenciado Enzo Carriolo, profesor Consulto de la UBA, habló sobre “Las mortificaciones en las prácticas laborales y sus consecuencias en los trabajadores como sujeto pasivo de las mismas”. El licenciado Raúl Patrono, expuso sobre ”Stress laboral y sus efectos físicos y emocionales”. La licenciada María Moure respecto del “Desvalimiento en la organización laboral y su impacto en lo somático”. Y el licenciado Carlos De Marco, intentando dar respuesta a las siguientes preguntas: “¿Podemos parar el sufrimiento en el trabajo? ¿Solución individual o colectiva?”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: Rebelión azul. Lucha de clases en la isla cordobesista

Alexis Oliva (PRENSA RED)

La versión Córdoba 2013 de la lucha de clases revela la verdadera función que cumple la institución policial en el contexto del capitalismo neoliberal (en este caso, el “cordobesismo”): una suerte de sólida pared medianera entre las clases alta y media y la clase de los excluidos.

En momentos como este, cuando una falla en ese sistema de virtual privatización del servicio policial hace que el muro azul deje de funcionar, los excluidos avanzan (regresan) sobre el territorio de los incluidos buscando eso que les está negado. Entonces, la clase alta defiende su “seguridad” con guardias privados y la media saca del placard sus armas, sus prejuicios y su predisposición al linchamiento.

“Creemos que llega de ciudad Evita”, conjeturó una médica el origen del joven de veinte años que llegó a la guardia del Hospital San Roque ya muerto por un disparo en el pecho. O sea, viene de uno de los guetos para pobres que inventó la administración delasotista mientras la iniciativa inmobiliaria privada –alentada por el mismo Estado- acelera la construcción de esos guetos para ricos que son los countries.

Y así transcurre la vida “normal”, en los respectivos guetos separados por el vallado arquitectónico pero sobre todo por el cerco institucional policial, con una separación física entre las clases sociales que evoca al castillo medieval con pozo, cocodrilos y puente levadizo. Sin embargo, esos territorios están unidos por la televisión y una cultura del consumo que hace que los excluidos conozcan (y deseen) lo que existe del otro lado del muro. La misma televisión que instala los esterotipos y exacerba los prejuicios contra los marginados.

Hasta que de repente la matrix de la “tolerancia cero” pestañea y ocurre un deja vu de los trágicos diciembres de 1989 y 2001. Pero esta vez en una versión policíaca, como si el gobernador José Manuel De la Sota, quien tanto esfuerzo hace para borrar de la memoria colectiva el golpe de Estado policial de febrero de 1974 (del que quizás formó parte) contra el gobierno popular de Ricardo Obregón Cano y Atilio López, tuviera ahora que enfrentar su propio revival lumpen del “Navarrazo”.

Un tal Carlos Marx, quien primero y mejor pensó esto de la lucha de clases, escribía: “La historia se repite primero como tragedia y luego como farsa”. 160 años después, desde una ilusoria isla mediterránea argentina, un imposible lector llamado José Manuel de la Sota tensa hasta tal extremo la peligrosa cuerda del poder que la realidad termina dándole la razón.

“Desde este momento la policía vuelve a estar al servicio de los cordobeses… Salimos a perseguir delincuentes y saqueadores”, promete el gobernador en el presunto final de la crisis. Todo vuelve a la normalidad, hasta que la realidad nos vuelva a disparar en el pecho.

Alexis Oliva es periodista – Colaborador de la revista Umbrales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: Rebelión azul. Una ciudad desquiciada

Enrique Lacolla (PRENSA RED)

Los episodios de vandalismo del martes en Córdoba expresan no sólo la turbulencia de los sectores marginales, sino la inexistencia de políticas activas hacia la provincia y su gente. Falta de “timing” de parte del gobierno nacional.

Los episodios producidos en Córdoba como consecuencia de la huelga policial suministran un resumen desalentador de los males que aquejan a la provincia y al país. Pocas veces se ha registrado tanta imprevisión y tanto oportunismo barato de parte del estado provincial y del estado nacional, enfrentados torpemente desde hace años.

El gobernador José Manuel de la Sota hace rato que vive jugando la carta de la peculiaridad cordobesa de una manera irresponsable. El concepto del “cordobesismo”, fraguado como engolado slogan de campaña y su permanente pataleo ante el destrato que según él la nación somete a la provincia, no sirven para ocultar las falencias de su gestión y son usados para inflar una ambición política que aspira a la presidencia. Esto ha imposibilitado una cooperación racional entre los dos poderes, el nacional y el provincial, y ha prolongado la hueca pretensión de que “Córdoba es una isla”, que tanto peronistas como radicales han declamado a lo largo de mucho tiempo.

Córdoba tiene una personalidad singular, debida a su emplazamiento geopolítico y a sus antecedentes históricos, que solieron colocarla como potencial factor aglutinante del interior frente a Buenos Aires; y asimismo como eslabón entre el litoral y el Alto Perú. También fue impulsada por el estado nacional conducido por Perón como un polo fabril que debía constituirse en el embrión de la industrialización en el interior del país. En esa fuente abrevó la resistencia popular que hizo el “cordobazo”. Pero estos rasgos nada tienen que ver con las políticas que el radicalismo y delasotismo han implementado en los últimos 30 años. Todo lo contrario. La regresión económica configurada bajo el paraguas de la libertad de mercado tuvo en ambos movimientos sostenedores tenaces. Baste recordar que el Banco de la Provincia y EPEC escaparon a la privatización a que los condenaba el gobernador De la Sota sólo por la explosión antisistémica que se produjo en Buenos Aires en diciembre de 2001, que acarreó el naufragio del modelo neoliberal.

Los desórdenes que nos han afligido en las últimas horas se veían venir. Una fuerza policial con un sueldo miserable es una bomba de tiempo, en especial cuando sus efectivos tienen ocasión de contemplar el enriquecimiento de sus cúpulas, que de pronto quedan expuestas por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. Un narcotráfico cuyos tentáculos se tienden no se sabe bien hasta dónde. El autoacuartelamiento de los efectivos policiales dejó abandonada a la ciudad a la discreción de los vándalos y, eventualmente, a la reacción pánica de los vecinos. De pronto una urbe de un millón y medio de habitantes quedó librada al saqueo, sin transporte, sin escuelas, sin bancos, sin administración pública y sin comercio. Lo que supuso, en el fondo, la brusca revelación de que vivimos enmarcados en la ilusión de un estado inexistente.

El vacío de poder y la ineptitud administrativa de la provincia quedaron expuestos de manera clamorosa en estas jornadas. Porque la solución del conflicto deja un interrogante abierto, casi tan grande como la sensación de alivio que supone el regreso a la normalidad cotidiana. Es cierto que el reclamo policial era justo, pero también es verdad que la salida a la desesperada que se dio al trance puede alentar manifestaciones de igual tipo en otros lados, de parte de agentes de seguridad tan mal pagos como lo estaban los nuestros. Sería bueno sacar las conclusiones que el tema amerita: no hay que dejar avanzar los problemas hasta el punto de no retorno, hay que comprender que la gestión estatal no consiste en calentar poltronas o en especular sobre las ventajas individuales que puede procurar a corto plazo la política de comité.

Otro capítulo penoso de lo acontecido en Córdoba fue la ambigua y contradictoria actitud que el gobierno nacional adoptó en la ocasión. El martes a media tarde era evidente que los acontecimientos se estaban precipitando. Unas horas después se produjeron los primeros pedidos de funcionarios del gobierno cordobés para que la nación autorizase el despliegue de la gendarmería para contener los disturbios. Ante ese requerimiento las primeras expresiones públicas de funcionarios del gabinete nacional no fueron las más oportunas. “El ministerio de seguridad no tiene un delivery de gendarmes”, fue la desafortunada expresión del ministro del área, Sergio Berni. El secretario de gabinete, Jorge Capitanich, también atribuyó a la competencia del gobierno cordobés la resolución del conflicto. Luego estas posiciones fueron enmendadas, pero el daño estaba hecho; era imposible evitar la sensación de que en la Casa Rosada al menos una fracción de sus ocupantes, con anuencia o no de la presidenta, había optado por operar con un maquiavelismo corto de miras con la intención de terminar de “esmerilar” al ya muy desprestigiado gobernador cordobés. Ese cálculo, de haber existido –y creemos que existió-, también evidencia una considerable dosis de irresponsabilidad, amén de doblez. Porque más allá del encono que se sienta hacia De la Sota, lo que estaba en juego era la seguridad de los habitantes de esta ciudad.

Se dice que fue el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini, quien movió los hilos de esta arlequinada, inspirado en parte por su deseo de achicar la figura de Capitanich, quien habría debido someterse a un criterio que, se dice, no era el suyo. De haber sido así, el paso no pudo resultar más desafortunado. La eminencia gris del kirchnerismo indujo al gobierno nacional a perder una oportunidad de oro para presentarse como pacificador y restaurador del orden en una provincia anarquizada por un gobierno del que lo menos que puede decirse es que es incompetente. Y si la figura de Capitanich es rebajada por este incidente, no hay duda de que la recomposición política urdida por Cristina para ordenar los dos últimos años de su mandato quedará bastante debilitada.

Ahora bien, ¿cuánta es nuestra responsabilidad como cordobeses en esta anomia política en la que estamos viviendo? Son demasiados años de figuritas repetidas e intercambiables. A estos personajes se los ha votado y, a estar por los últimos resultados electorales, se los sigue votando. ¿No es hora de que cierta racionalidad y cierta capacidad crítica se impongan sobre el hábito mecánico de votar a los aparatos de dos parcialidades cuyos engranajes rechinan de manera cada vez más insoportable? ¿No es hora de asomarse al menos, a alguna fórmula alternativa?.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: El Frente Organizado Contra el Código de Faltas exige la primacía del diálogo

PRENSA RED

Desde el Frente Organizado Contra el Código de Faltas (FocCoF) repudiamos la situación de caos y violencia que se vivió en la jornada durante dos días en la Ciudad de Córdoba y en otros puntos de nuestra provincia. Esta es fruto de las políticas del Gobierno Provincial que ha bregado por el fortalecimiento de las fuerzas policiales y no en pos del diálogo y articulación con diferentes sectores de la sociedad.

El acuartelamiento de la Policía de la Provincia de Córdoba puso de manifiesto el poder de acción de la misma, el cual fue otorgado por el poder político gobernante. Los hechos de saqueos y enfrentamientos suscitados, demuestran a la clara el latente conflicto social que es producto de la falta de justicia social, distribución equitativa de la riqueza y la existente desigualdad, no sólo en Córdoba sino en el país.

Es en este marco que como FocCoF consideramos que la aplicación del Código de Faltas es uno de los generadores también de esta conflictividad social y forma parte de un plan de estigmatización de los sectores más desprotegidos de la sociedad. El Código de Faltas no combate la inseguridad, sino que la genera al igual que toda política represiva.

Nos resultan preocupantes algunas declaraciones de la policía que plantean “ganar las calles porque las calles son nuestras”, ya que se debe pugnar por la paz social, y este hecho no debe ser una instancia que profundice la estigmatización de los jóvenes y la criminalización de la pobreza, porque con la excusa de realizar allanamientos se sale a la caza de jóvenes y vecinos de barrio marginados.

Exigimos el control efectivo del accionar policial en estas instancias tan complejas y la primacía del diálogo entre los distintos sectores sociales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Córdoba: ¿A De la Sota se le viene la noche?

PRENSA RED

El gobierno de la José Manuel de la Sota, para usar una frase futbolera, no está atravesando por su mejor momento porque a la caótica rebelión policial por mejoras salariales, ahora el jefe del Panal deberá hacer frente a las protestas de los trabajadores de la salud, del SEP y de la UEPC, como así también no podrá hacerse el distraído con los judiciales que hoy tomaron el Palacio de Justicia.

Por cuerda separada para mañana viernes, a las 18, la ciudadanía, a través de las redes sociales, convoca a reunirse en Avenida Colón y La Cañada para marchar contra el gobierno: “De la Sota Nunca más – Por Justicia sin represión”, es la consigna.

Es que el gobierno de José Manuel no la viene pasando bien desde que en septiembre estalló el narcoescándalo, después una multitudinaria “Marcha de las Gorras” le reclamó la derogación del Código de Faltas y finalmente quedó muy “despeinado” en la violenta represión frente a la planta de Monsanto en la localidad de Malvinas Argentinas.

Y ahora el frente de tormenta se despliega con los reclamos de los gremios estatales que a viva voz manifiestan de que si hubo aumento para la Policía también DLS debe medir a todoscon la misma vara.

Asambleas hospitalarias decidieron ratificar el plan de lucha

Las asambleas de los hospitales públicos en lucha resolvieron dar continuidad al plan de lucha que ATE viene desarrollando hace tres meses. La medida se decidió en los hospitales: Misericordia, Tránsito Cáceres de Allende, de Niños, Rawson, San Roque Nuevo, Materno Neonatal, Córdoba. Los dos primeros se encuentran tomados por los trabajadores.

También se realizó una asamblea en la manzana psiquiátrica donde se encuentran dependencias del IPAD, Neuropsiquiátrico y Casa del joven. Los trabajadores cortaron la calle Bahía Blanca, exigiendo ser escuchados en sus reclamos.

En esa línea, se mantiene ocupado el Hospital Misericordia, que se encuentra en esta situación desde el lunes pasado y se sumó el Tránsito Cáceres de Allende desde hoy a las 10 horas. Esta modalidad se extenderá mañana a otros centros de salud.

El mandato de las asambleas ratificó el reclamo por una recomposición salarial que iguale la canasta familiar, pase a planta de los trabajadores contratados y monotributos, reparación y mantenimiento de la aparatología fuera de uso, nombramiento de personal para completar la prestación de los servicios de salud, reconstrucción urgente de la infraestructura en malas condiciones, insumos indispensables para el funcionamiento de los hospitales y medicamentos para los pacientes.

Mañana se realizará un cuerpo de delegados, a las 10 horas en nuestra sede (Paraná 140), con la perspectiva de marchar llevar a cabo una movilización conjunta, el miércoles que viene, con el gremio de judiciales.

Judiciales tomaron el Palacio de Justicia

En una agudización del conflicto gremial que tiene semiparalizada a la Justicia provincial desde hace meses, los trabajadores judiciales rechazaron la oferta salarial del Tribunal Superior de Justicia y tomaron el Palacio de Justicia. Es que el TSJ les ofreció un 15 por ciento, a partir del 1º de enero de 2014. Dicho incremento fue concedido a cuenta de futuras recomposiciones.

Irina Santesteban, titular del gremio de la Asociación Gremial de los Empleados del Poder Judicial (Agepj) manifestó su disconformidad y aseguró que lanzarán medidas de fuerza para insistir con el reclamo por la porcentualidad salarial.

“Los policías dejaron la ciudad a merced de la violencia y la impunidad. A ellos los premian, les dan aumento y encima no les pasa nada. Nosotros, por cada cosa que hacemos, nos sancionan, nos meten sumarios, nos han descontado tres meses de sueldo”, dijo Santesteban.

El SEP para por 48 horas

El Sindicato de Empleados Públicos (SEP) decretó un paro por 48 horas desde la cero hora y que terminará el próximo lunes, incluyendo los servicios que se prestan durante el fin de semana.

El secretario General del gremio, José Pihen, dijo que “en función de lo que ocurrió en los últimos días con el reclamo de los policías y la mejora salarial realizada por el gobierno provincial, decidimos ratificar nuestros reclamos con un paro de 48 horas, que comienza esta noche e incluye los servicios que se realicen el fin de semana”.

UPEC: plenario docentes para discutir demandas salariales

Juan Monserrat, titular de la Unión Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) indicó que la semana que viene comenzarán los plenarios de los docentes donde se discutirán las demandas salariales.

En ese sentido, Monserrat manifestó que, aunque por el momento no habrá medidas de fuerza, la semana que viene comenzarán los plenarios de los docentes donde se discutirán las demandas salariales.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Córdoba: de la crónica a la estigmatización

Ramiro Parodi (RED ECO)

El presente análisis de medios tiene por objetivo comparar una nota publicada en Página 12 y otra en La Nación que retratan los saqueos ocurridos en Córdoba. Se pondrá el eje en los los artículos de Marta Platía y Daniel Gallo respectivamente ya que al interior de cada uno de los periódicos ha habido diferentes maneras de referirse al hecho. Por ejemplo, es muy distinta la forma de pronunciarse sobre los saqueos en la nota que analizaremos publicada en La Nación que la que escribió Javier Auyero en el mismo matutino.

La crónica de Marta Platía se denomina “La noche en que Córdoba vivió en peligro” y busca reflejar cómo padeció el “vecino” la madrugada de saqueos. Para ello utiliza ciertos casos particular a modo de ejemplos como “el hombre que vio a los vecinos saquear su ferretería”, “los que armaron barricadas y defendieron por mano propia” y “el joven golpeado porque ser morocho lo hizo sospechoso”. Como indican en la universidad la crónica está escrita en el lugar de los hechos, con fuentes de primera mano y datos que reflejan el real conocimiento del lugar, vale decir que Platía tiene un basto currículum sobre periodismo en Córdoba.

Al ser una crónica, la subjetividad se impone. La noche es denominada por la autora como “la peor noche que se ha (sobre) vivido desde el regreso de la democracia.” Mientras que quienes participaron activamente de los saqueos son reflejados como individuos irracionales, algo que suele ocurrir en la cobertura de este tipo de sucesos. Escribe Platía: “Otro cronista alcanzó a preguntarle a un joven que llevaba ¡una mesa! en su moto por qué lo hacía. “¿Hacer qué?” “Robar, robar esa mesa.” “No, yo no la estoy robando. La llevo.” “Pero si no es suya. Yo lo he visto cuando la sacaba”, insistió el reportero. El rugido del motor en la huida fue la respuesta.”

Parecería que si lo que se saqueara fuera comida estaría justificado mientras que si se los ve llevando electrodomésticos, ropa de lujo o una mesa la condena es doble.

Es importante resaltar que la nota nunca busca asociar a quienes saquearon con personas que habitan villas de emergencia como suele ocurrir en la cobertura de estos casos. Platía se ocupa de describir que quienes saquearon también fueron vecinos del barrio que suelen comprar en dichos locales. El fin de la nota es mostrar el caos general que se vivió en esa noche y para ello detalla cómo un joven fue golpeado por “portación de rostro” por quienes decían defender los comercios y el barrio.

Daniel Gallo por su parte, escribió una nota denominada “Locales grandes, comercios pequeños, ninguno se salvó de la turba”.

El periodista apela a relatar hechos “emotivos” con el claro fin de condenar a quienes él llama “delincuentes”.

"No sólo nos robaron todo, sino que hicieron mucho más daño de pura maldad", expresó Soledad Malbos López, propietaria de ese pequeño comercio atacado. Perdió el patrimonio invertido en mercadería. Y la ferretería entera: los saqueadores decidieron quemar el local. No hay análisis, no hay profundidad, todo se sucedió espontáneamente como inducidos por el Mal.

Hay algo que para Gallo está claro, los saqueadores no buscaban productos de primera necesidad, no lo hacían por hambre. Para reforzar esta idea el periodista expone el siguiente testimonio: “Las despensas no fueron tocadas, las rotiserías tampoco. No querían alimentos, querían robar y romper. Venían con motos nuevas, con camionetas buenas". Lo extraño es que ante estos comentarios Gallo se contentará con explicar los hechos como productos de “La ola de saqueadores (que) arrasó con todo a su paso”.

El relato es un típico caso de cómo se utilizan este tipo de sucesos para estigmatizar a ciertos sectores sociales. Desde el primer párrafo los participantes del saqueo son denominados “delincuentes” y, de esta manera, le otorga plena responsabilidad de lo sucedido a quienes realizaron el hecho y borra de la escena a quienes lo organizaron o a las causas que lo generó a punto tal de ni preguntarse por ello.

Notas:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-235048-2013-12-05.html
http://www.lanacion.com.ar/1644754-locales-grandes-comercios-pequenos-ninguno-se-salvo-del-paso-de-la-turba

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.