viernes, 13 de diciembre de 2013

Los ecos portalianos de la Nueva Mayoría Social

Mauro Salazar J (especial para ARGENPRESS.info)

En una célebre obra titulada El 18 Brumario de Luis Bonaparte (1852), una joya literaria del materialismo cultural, nos encontramos con una afirmación memorable; “la historia se repite dos veces, la primera como tragedia y la segunda como farsa”. Creo que por estos días, es posible ensayar una analogía que analice nuestro paisaje a la luz de esta metáfora política. Tras la consolidación de una modernización post-estatal (1973-1989) la Concertación comprende la materialización de la sociedad de consumo. De un lado, la liberalización de los estilos de vida a través de un “hedonismo estetizante” hizo del consumo una experiencia cultural. De otro, tenemos el largo bostezo de los años 90’ traducido en una crisis de la acción colectiva, una sobredosis de estabilidad institucional y el “entumedecimiento” de los movimientos sociales. Para efectos de la metodología de la privatización que ha tenido lugar en los últimos dos decenios, podemos afirmar que la extensión social de la plusvalía es la vida puesta a trabajar.

En el Chile actual, los “devaneos” constituyentes de la Nueva Mayoría, a pesar de la convicción probadamente reformista del mundo comunista, se verán obstruidos por un conservadurismo censor -Walker, Burgos, Cortázar y otras dinastías identificadas con esa “cultura Expansiva” que pesa sobre los hombros de la Concertación- típico de una democracia de origen censitario. Cabe agregar que la máxima infranqueable de la gobernabilidad se asemeja a una farsa (1) en cuanto prima el polo institucional para integrar la demanda tratando de aplacar el polo deliberativo. Ello también alude a una combinación entre neoliberalismo avanzado y políticas remediales. Neoliberalismo corregido bajo el rasero de una gobernabilidad que trasciende una comprensión factual del orden y se comporta como ideología. Nuestra farsa también se relaciona con todas aquellas prescripciones sociológicas que implica el sistema binominal y que aún no han sido debidamente explicitadas –más allá del cerrojo jurídico-institucional que este comprende.
Me refiero a sus dimensiones societarias, a saber, la binominalización de nuestro tejido social, su ramificación subcutánea, se expresa en el lenguaje de los estudiantes bajo el significante “duopolio” que opera como síntoma hacia todo el sistema de representaciones. Una sociedad con una vertebración binominal coavyudo en la producción de consensos, como también en la derechización de la social-democracia chilena. Los gravámenes son múltiples y pueden estar referidos a esa alusión que Bernardo Subercaseux hizo en los años 90’ en torno a una ausencia de densidad cultural. Este dista de ser un mecanismo judicativo, por cuanto la coacción hacia el establecimiento de consensos parlamentarios por los quórum calificados, es solo una parte de un problema mayor. Ello obliga a la clase política a migrar hacia a los acuerdos; a veces con una inusitada consciencia de orden en la militancia socialista. Aquí los actores no pueden cultivar una actitud unilateral basada -reactivamente- en decretos simples o 4 séptimos. El binominal es una praxiología que condiciona la homogeneidad cultural y establece una sociabilidad elitaria que impide la proliferación de otros modelos de sociedad.

Ahora bien, a propósito de los desafíos de la Nueva Mayoría, qué nos muestra una mínima evidencia empírica. Como bien sabemos el ingreso nacional se encuentra monopolizado en menos de 4000 familias, para no repetir fastidiosamente “en pocas manos”, y ello representa un déficit insoslayable que el materialismo histórico supo presagiar hace más de un siglo. Pero como es vox populi la peculiaridad del llamado “milagro chileno” consiste en que el proyecto neoliberal se materializó en todas sus dimensiones desde 1990. El año 2007 Rafael Ottone deslizaba un comentario socarrón, si bien el modelo chileno en ese entonces reflejaba una fuerte disminución de la pobreza estructural en casi dos tercios respecto a la nefasta herencia del pinochetismo (40% de la población en la línea de pobreza en 1988), también dejaba en evidencia un aumento exponencial de la desigualdad -una brecha obscena entre el 5% más rico y el 5% más pobre de la población. Al parecer, de no haber mediado la inflexión del año 2011, nos encaminábamos a la perversión de una sociedad sin pobreza estructural, pero intrínsecamente desigual. De otro modo, a mediados de la década pasada se instalo la mordaz pregunta acerca de si era más deseable una “sociedad sin pobres” respecto a una “sociedad desigual” (Vergara & Ottone, 2007).
Por de pronto recordemos el quid del problema; el 30% del PIB es absorbido por el capital transnacional; el 2% de la población -traducido en menos de 4000 familias- absorbe el 30 % del ingreso nacional. Mientras el campo de la Pyme aporta con el 80% de la colocación en mano de obra, el gran empresariado solo lo hace en el orden del 10%. El 60% de la población chilena tiene un ingreso mensual igual o inferior a $400.000. Un estudio institucional del año 2003, de autoría de Rodríguez Grossi, ex Ministro de Ricardo Lagos, postulaba que 4 de cada 10 pyme (emprendedores) tenía una vida financiera que se agotaba -por distintos factores- a los 18 meses.

Restaría hacer un análisis más balanceado de la repartición de un punto de crecimiento de empleabilidad, para arribar a conclusiones demoledoras en materias de redistribución asimétrica del producto social. Según algunos análisis la fase de arranque del crecimiento por puntos tiende a abultar la desigualdad, pero en un momento ello debería menguar y establecer más equidad, sin embargo, eso supone inversión de capital y mejoramiento de la competencia, cuestiones que en el modelo chileno no se han materializado (Landerretche, 2011).

En materias de estratificación social habría muchas cosas que agregar. La llamada movilidad social, la brecha que un sujeto recorre entre su grupo de origen y su destino laboral, traduce a su manera la factualidad antes mencionada. En más de un informe CEPAL se subraya como la falta de cobertura incide en una movilidad intra-estamental de los grupos medios (Vicente Espinoza, 2011). La movilidad observada es de corto alcance dada la creciente des-regulación del aparato productivo (tercerización, flexibilización), cuestión que se expresaría en una “inconsistencia posicional” vinculada a “focos de empleabilidad”; especialmente para quienes pululan en una especie de desplazamiento horizontal al medio de la pirámide social. Definir normativamente las formas de acción de estos grupos es un desafío mayor por la impredecible zona gris (des-regulación del mercado laboral).

Más allá de nuestro sombrío diagnostico, un problema adicional se relaciona con las tecnologías culturales implementadas bajo los años 90’. Una dimensión consiste en las des-regulaciones inyectadas en tiempos de Dictadura, otra fue aportar un “mecanismo sensitivo” a la sociedad de consumo –un reparto de lo sensible como diría Ranciére. No se trata de buenas o malas intenciones. Marx nos enseño que su malestar con la burguesía era “…en tanto personificación de categorías económicas”. La liberalización promovida por nuestra clase política estimuló una lamentable “cultura aspiracional” que agravó la producción de grupos medios, de filiaciones térmicas y malestares difusos. No debemos perder de vista que la adopción de una razón privada por parte de un segmento de la ex-Concertación representa una sociabilidad que cultivo durante dos decenios un modelo de tercerización. Un proceso de guettización que se expreso en afiliaciones clasistas, en rituales progresistas de la dominante neoliberal. La elitización de la política tuvo su correlato en un ethos privatizador, a saber, cargos directivos, asesorías al mundo privado y paneles de expertos, que dan cuenta de un “hedonismo estetizante” que terminó por desmantelar las formas del progreso colectivo –ahora privatizado en la metáfora del emprendedor. No debemos olvidar que el conglomerado del arco-iris supo eficientar la privatización de los servicios públicos en todas sus dimensiones; salud, educación, sistema previsional, mundo del trabajo, privatización de la esfera pública en un marketing urbano, etcétera.

A comienzos de los años 90’ debíamos hacer frente a la “cultura del miedo”, como una tesis sacrosanta naturalizada en una máxima de los consensos –a riesgo de reversión autoritaria. En aquel tiempo el argumento de la “estabilidad institucional” se imponía por lejos ante cualquier discurso antagónico al camino elegido. Según el discurso de los acuerdos toda alternativa al realismo de los años 90’ (la década del largo bostezo…) suponía un conocimiento inmaduro de la incidencia fáctica de los militares….el ejercicio de enlace, los pino-cheques, eran la prueba más fehaciente. De última, se invocaba toda la relojería constitucional legada por el Pinochetismo para justificar los límites fácticos de la transición chilena. Así la Coalición nos hizo parte de su concertar, de su obsecuencia y puso en práctica el momento maquiavélico de la política; el retorno de Augusto Pinochet y la invocación de las razones de Estado nos legaron para siempre esa sobredosis de realismo. Este fue el corolario de la racionalidad política impuesta en los años 90’.

Helas aquí el bullado “milagro chileno”. Ahora des-retorizado, puesto en crudo, sin maquillaje. Nótese que basta mirar algunos indicadores cepalinos para llegar a un panorama similar. Ni siquiera estamos apelando a los concienzudos análisis de Hugo Fazio o Manuel Riesco. Basta con otear algún informe semestral de CEPAL -un bien público de la región- que ha caracterizado a la experiencia chilena como un caso de neoliberalismo avanzado.

Por fin, si nos servimos del ejercicio comprensivo que nos lego Max Weber para las ciencias sociales y admitiéramos –pese a nuestra diferencias insalvables- que la ex-Concertación tuvo que lidiar por la fuerza de los hechos con los temibles “enclaves autoritarios” (Garretón, 1995) a la manera de una jaula de hierro –que nos arrastro a todos hacia un fatídico realismo, aún así, debemos establecer dos diferencias radicales con la ideología del progresismo. Una primera objeción de corte crítico-testimonial, (orientada al alcance de la auto-crítica real) y una segunda referida al horizonte de la política de izquierdas que se reabrió en el marco de los 40 años de la Unidad Popular. De un lado, queda pendiente la necesidad de “explicitar” los compromisos materiales y parentales de esta coalición con la gestión privada durante dos decenios –de los cuales se beneficiaron directamente como actores relevantes en distintos directorios del mundo privado. De otro lado, y a propósito del rasero de la gobernabilidad, nos interesa recordar a su elite que el testamento de Allende suscrito el 11 de septiembre se ubica en otro pedestal político. A no olvidar, Allende casi al finalizar su discurso en la Naciones Unidades (1972), denunciaba con agudeza la emergencia de bloques transnacionales que asediaban las agendas estatales. Allí se impugnaba la primera etapa de la globalización –misma que se empezó a implementar desde 1990. Lo mismo que el padre de la izquierda chilena cuestionaba ante los líderes del mundo, sus hijos y nietos –a contrapelo de lo esperado- profundizaron una modernización individualista. No vaya a suceder que, merced a los censores conservadores del conglomerado, la Nueva Mayoría no materialice el programa empeñado y ello abra paso a una “crisis de expectativas” que culmine en una proliferación de antagonismos que no puedan migrar hacia la institucionalización. Tal riesgo sería de un costo insospechado como extensión de la protesta social, acumulación de demandas insatisfechas y un recrudecimiento de los movimientos sociales. Es también un campo fértil para potenciales soluciones autoritarias. Si bien, no podemos desconocer el “potencial democrático” de la reforma, especialmente en el caso del PC chileno, todo indica que –en el mejor de los casos- nos movemos hacia una democracia de baja intensidad.

Mauro Salazar J es investigador asociado de la Universidad ARCIS

Nota:
1) Del latín farcire, rellenar.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Bolivia avanza en la lucha por la defensa de los derechos humanos

Cristiano Morsolin (especial para ARGENPRESS.info)

Según el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, Ever Moya (1), en comparación con anteriores gobiernos, el de Evo Morales impulsó un avance sustancioso en la protección de los Derechos Humanos en Bolivia, especialmente a partir de la elaboración y aprobación de importantes leyes en el Órgano Legislativo Plurinacional.

En este sentido, Moya detalló que entre las normas elaboradas en la presente gestión legislativa se cuentan numerosos avances referidos a los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de diferentes sectores de los bolivianos y bolivianas.

Entre estos, Moya destacó la Ley de Pensiones (065), “que garantiza seguro social para las personas de la tercera edad a largo plazo y sin discriminación” y la Ley Nacional del Sistema de Seguridad (264) “que garantiza a las personas una vida segura”, al igual que la Ley Contra el Acoso y la Violencia Política (243).

Moya destacó en similar importancia la Ley contra la Trata y Tráfico de Personas (263), la Ley de Participación y Control Social (341), la Ley Integral Para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia (348), y la Ley Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación (045).

Moya sostuvo que estas últimas fueron elaboradas en beneficio directo de las bolivianas, y que ya cuentan con resultados directos. “En el caso de mujeres podemos ver su participación en diferentes instituciones públicas alcanza a un 40%, y un ejemplo de estos avances, es la Asamblea Legislativa que está presidida por dos mujeres, por tanto existe la participación política en equidad de género y desde este punto de vista se están respetando los Derechos Humanos”, sostuvo.

Al respecto, el legislador añadió que el trabajo pendiente en este tema es la socialización de estas leyes por parte de las autoridades. “Creo que es obligación no sólo de autoridades gubernamentales sino de los Gobiernos Departamentales, Municipales, Ministerio Público, la Justicia Ordinaria y policía, aún falta concientizar y en ese sentido estamos trabajando” agrego.

Fiscalización de los derechos humanos

Asimismo, Moya destacó que en la presente legislatura, los diputados realizaron una importante labor de fiscalización del respeto a los Derechos Humanos en distintos casos como los enfrentamientos ocurridos en la cárcel de Palmasola en los que murieron 34 personas, el caso de Apolo donde se emboscó a la fuerza conjunta con un saldo de 3 fallecidos, el deceso de la cadete Cinthia Poma ocurrido en la Academia Nacional de Policía (ANAPOL), y el deceso la enfermera Janet Vargas en el Estado Mayor, entre otros.

De acuerdo a Moya, la Comisión de DD.HH. hizo un seguimiento minucioso de cada uno de estos casos, los cuales se encuentran en un 50 % de avance.

En este sentido, el legislador informó que los sectores donde se registraron más casos de vulneración de los Derechos Humanos fueron las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional por lo que los diputados realizan un minucioso seguimiento de estas instituciones con el objetivo de erradicar todo tipo de violencia a su interior.

García Linera: Bolivia apunta a ser una potencia porque tiene un líder

El vicepresidente Álvaro García Linera afirmó el lunes primero de diciembre que Bolivia apunta a ser una potencia, porque tiene un "norte, un líder, recursos económicos y la unidad de la patria", en un acto público en la población de Mandiyuti donde entregó un puente.

García Linera recordó que el objetivo del Gobierno es construir un país respetado y admirado, donde todos tengan agua potable, salud, educación y trabajo, entre otros beneficios sociales.

"Vamos a construir una patria que se haga respetar en el continente, nunca más vamos a ser los últimos ni la cola del continente, vamos a ser una potencia y eso es hermanos nuestro presidente evo y su pueblo", dijo en esa población en la localidad Mandiyuti del departamento sureño de Chuquisaca.

El Vicepresidente boliviano pidió a la población rescatar las raíces originarias y defender lo "que por derecho corresponde", y afirmó que no se debe permitir que "vuelvan malos bolivianos, vende patrias y regala patrias", para que vuelvan a entregar todo a los extranjeros.

"Hacer esos seria traicionar a nuestra bandera, a nuestro apellido, traicionar a los héroes, al sol nuestra Madre Tierra", sustentó (2).

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, elogió el pasado mes de octubre al vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, y lo calificó de uno de los más grandes pensadores intelectuales de la región (3). “Ustedes pueden sentirse orgullosos porque para mí tienen uno de los más grandes pensadores intelectuales de nuestra América, quien es Álvaro García Linera, el vicepresidente de Bolivia”, dijo en una entrevista con la televisora Bolivia Tv, en el marco de su visita oficial al país para fortalecer la relación bilateral.

Explicó que en el libro 'Ecopolítica Amazónica' escrito por García Linera (4) coincide con su pensamiento sobre el onegesismo (Organizaciones No Gubernamentales) y el financiamiento del exterior para debilitar al Estado. Sostuvo que no es coincidencia los cinco intentos de golpes de Estado registrados en el siglo XXI en América Latina contra gobiernos progresistas de Venezuela, Bolivia, Honduras, Ecuador y Paraguay. '”os cinco casos que les digo, los cinco contra gobiernos de izquierda quien puede creer que esto es una coincidencia, sino es obra del onegesismo”, manifestó el Presidente Correa.

Diputado Medina: “Mandela seguirá siendo el líder del pueblo afroboliviano”

El relator especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre Racismo y Discriminación, Mutuma Ruteere, resaltó los avances de Bolivia en materia de lucha contra estos males, dio a conocer el día 5 de septiembre de 2012, el diputado Jorge Medina (MAS-IPSP). "Es la primera vez que tengo oportunidad de estar aquí (Bolivia), de entender la problemática de este país; lo que me comentan y exponen las autoridades es bueno llevarlo como modelo para que se pueda utilizar en otros países", afirmó Ruteere (5).

El subjefe de la bancada nacional del MAS-IPSP en la Cámara de Diputados, Jorge Medina, expresó el pasado 11 de diciembre de 2013, a la población en su conjunto la despedida y los honores que le rindió el pueblo afroboliviano a su líder Nelson Mandela.

Tras la muerte del líder y presidente Sudafricano, Medina señaló que “Madiba” continuará siendo el mentor y guía del pueblo afroboliviano y que esta partida hace que la lucha por una Bolivia más incluyente y sin racismo sigan siendo los ideales de los descendientes africanos.

“Mandela seguirá siendo el líder del pueblo afroboliviano, ahora más que nunca sentimos la sangre de lucha que debe prevalecer no sólo en nuestros corazones, sino en el de todos los bolivianos por hacer de nuestro país un Estado libre de racismo y discriminación”, señaló el primer diputado afroboliviano en la historia de Bolivia (6).

Código Niño, Niña y Adolescente divide criterios en oficialismo

Existen 12 observaciones al proyecto normativo del nuevo Código Niño, Niña y Adolescente tratado en la Comisión integrada de Derechos Humanos y Constitución, Legislación y Sistema Electoral de la Cámara de Diputados, apuntando principalmente a la erradicación del trabajo a niños menores de 14 años ya que se les estaría dejando en desprotección, señaló la diputada “libre pensante” Rebeca Delgado. El presidente de la Red Parlamentaria de la Niñez, Javier Zabaleta, explicó que la norma propone registrar a todos los niños trabajadores para dotarles de una transferencia económica que cubra sus necesidades.

Ayer inició el tratamiento del proyecto presentado por el Ministerio de Justicia juntamente con la Red Parlamentaria de la Niñez y Adolescencia luego de ser socializado durante esta gestión con organizaciones e instituciones activistas por los derechos de la niñez.

“Son observaciones concretas principalmente a la edad de trabajo infantil, después está el tema del procedimiento para las adopciones que se tiene que establecer candados muchos más precisos para evitar la trata y tráfico de menores, el tema de la duplicidad entre las funciones entre Sedeges y las direcciones de las defensorías municipales, el tema del respeto a los infractores. Son 12 observaciones que han presentado las organizaciones sociales y yo las voy hacer conocer cumpliendo mi mandato”, resaltó Delgado.

Zabaleta explicó que al nuevo Código se incorpora elementos como la erradicación del trabajo infantil para menores de 14 años de edad, que se mantiene en el actual Código, pero con la eliminación definitiva del trabajo de menores de 12 años garantizando una ayuda de transferencia económica desde los entes gubernamentales.

Delgado argumentó que debe incorporarse otros elementos para garantizar el trabajo que realiza la niñez en el país, tomando en cuenta que esa es la realidad que se vive a diario, donde los niños tienen la necesidad de desarrollar alguna labor.

Sin embargo, Zabaleta explicó que existen dos tipos de niños y niñas trabajadores; el primero se refiere a los que trabajan por necesidad para subsistir diariamente en su alimentación y segundo a quienes lo hacen sin necesidad sólo porque creen que “un niño tiene el derecho de trabajar”.

“Son casos diferenciados con niños que absolutamente son huérfanos y otros que sus padres están incapacitados de trabajar, y otros casos”, mencionó.

El legislador además dio a conocer que uno de los grandes avances en la normativa “sustanciales en materia de derechos”, es incorporar el derecho a la salud determinando la atención gratuita en a niños menores de 12 años ya que el SUMI cubre sólo hasta los cinco años (7).

La UNATSBO pide revisión del Código del Niño y la ley General de Trabajo

La administración de Evo Morales, tras siete años de gobierno, sigue trabajando para plantear políticas de Estado en favor de los niños, niñas y adolescentes trabajadores y en base a datos del año 2008.

El director general del Ministerio de Trabajo, Juan Félix López Cutile, manifestó este miércoles 6 de diciembre que están elaborando políticas para los niños y niñas que realizan algunas actividades laborales junto a sus familias en la zafra, la castaña, la minería y otros.

“Como Ministerio (de Trabajo), reitero, junto con otras instituciones se está tratando de establecer políticas públicas para (…) que el niño, (niña y adolescente) esté dedicado a la educación, como debería ser, y a la recreación por la edad que tiene”, afirmó.

Consultado ¿en base a qué datos están elaborando las políticas, son del 2008? La jefe de Derechos Fundamentales de la cartera del Estado, Lidia Veramendi Martínez, respondió que sí.

Al respecto, el Oficial de Protección del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Antoine Deliege, añadió que es importante realizar un nuevo estudio sobre el trabajo infantil en Bolivia. “Estamos con una línea de 2008, (que estima 848.000 niños, niñas y adolescentes trabajadores en el país), y poco a poco con algunos proyectos vamos a intentar desarrollar nuevos datos”, afirmó el representante del organismo multilateral.

El Ministerio de Trabajo también realiza el “Plan quinquenal” que tiene tres lineamientos: la reducción del trabajo infantil, la protección del adolescente trabajador y la erradicación progresiva de las peores formas de trabajo infantil.

“No es sólo la responsabilidad exclusiva del Gobierno, sino compartida y concurrente de gobiernos departamentales y locales para ejecutar el plan que será del 2014 al 2018”, sostuvo Veramendi.

El diputado Fabián Yaksic calificó de fundamentalista al canciller David Choquehuanca por sus declaraciones recientes de que sólo en el capitalismo se explota, pero en el mundo andino amazónico los niños trabajadores se divierten. “El Canciller expuso sobre el ‘vivir bien’, entre sus p’ajpaquedas cósmicas, y en una de sus aseveraciones dijo: que ‘en el capitalismo el trabajo es una explotación, en el comunismo una necesidad, pero en el caso de la cosmovisión andina, - según él - el trabajo es una diversión’ y por eso no le extraña que los niños trabajen sino se divierten”, criticó el legislador. Yaksic argumentó que la autoridad gubernamental en el fondo está justificando la explotación de la mano de obra infantil que contradice a la búsqueda de erradicación de la explotación de los niños, niñas y adolescentes trabajadores (8).

Muy diferente es la opinión de los movimientos sociales de Niños/as y Adolescentes trabajadores, que en Bolivia aglutina 5.000 miembros.

La Unión de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores de Bolivia (Unatsbo) se instaló en la plaza Murillo para recordar el 9 de diciembre como Día Mundial por la Dignidad del Niño Trabajador, en este movimiento social el 98 por ciento de sus miembros este año venció el año escolar, el restante no logró inscribirse en una unidad educativa, los mismos pidieron a las autoridades generar políticas públicas para este sector, informó a EL DIARIO Rodrigo Milton Medrano, delegado nacional.

Un grupo de niños que trabajan en la calle realizaron una protesta en la plaza Murillo demandando a las autoridades del Gobierno plantear políticas que los protejan, pero también que se reconozcan sus derechos laborales, como el tener un sueldo fijo, seguro de vida, además de atención médica.

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al menos uno 215 millones de niñas, niños y adolescentes trabajan en el mundo, uno de ellos es Rodrigo Milton Medrano, de 14 años, debe ganarse el pan vendiendo por las noches algunas golosinas.

“Trabajo, vendo chicles y cigarrillos en las noches”, dijo.

Así pasó esta gestión, pues el trabajo no impidió que pueda avanzar en llegar a su meta, siendo que venció el segundo de secundaria, en una escuela de La Paz.

“Se dice que los niños trabajadores no estudian, el 98% de los niños estudia y el 2% no estudia por diferentes situaciones como situación de calle”, resaltó.

Para los niños, niñas y adolescentes trabajadores trabajar no es malo, pero entienden que requieren de más tiempo para poder alcanzar lo que desean.

El trabajo se ha vuelto una responsabilidad, además de una tarea cotidiana que se la desarrolla en la sociedad.

“Trabajo porque quiero sentirme útil y parte de la sociedad, sentirme bien conmigo mismo (…) al aportar a mi familia me siento parte de la sociedad”, señaló Rodrigo.

Para él su familia es importante y señala que el concepto de trabajo no solo es una acción para ganarse los centavos.

“Mis padres son de escasos recursos (…) somos ocho miembros (…) el estudiar también es un trabajo, porque el concepto es de trabajo es hacer una cosa por la fuerza de acción propia” (9).

Al recordarse el Día Internacional por la Dignidad de los Niños, Niños y Adolescentes Trabajadores, el Movimiento latinoamericano y del Caribe de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores pidieron a la sociedad boliviana y las autoridades respetar su labor sin ser explotados.

“El 9 de diciembre es un día especial para todos nosotros, un día en el cual celebramos nuestra dignidad como niños trabajadores y dejamos en claro que somos sujetos de derechos, por la tanto deben respetarnos y tomarnos en cuenta más no invisibilizarnos, ni mucho menos considerarnos como un problema social sino como parte de la solución, es por eso que un día como hoy exigimos más respeto a nuestro trabajo, sí al trabajo digno y no a la explotación” indica el pronuciamiento.

Señalaron que millones de Nats (Niños y Adolescentes Trabajadores) en el mundo sufren de explotación, maltrato, discriminación, por lo cual recordaron a la sociedad en general tomar respetar la dignidad de cada uno de ellos. “Pero también a pesar de los problemas que tenemos que afrontar, tenemos dignidad y ganas de seguir luchando para cambiar esa realidad”, señala la nota (10).

Es muy significativo el logro de los movimientos sociales en Bolivia donde en las ciudades de La Paz, Potosí y Tarija (11) los Consejos Municipales han reconocido con decretos administrativos el día mundial de la dignidad de los niños/as trabajadores, único caso en el mundo; eso significa un estratégico reconocimiento del Gobierno nacional del MAS al sacrificio y militancia de miles de niños/as y adolescentes trabajadores en la lucha en contra de la pobreza, en la construcción decolonial del Buen Vivir, la forma autóctona del “desarrollo boliviano” sin el eurocentrismo occidental.

Elizabeth Patiño Durán, Vice Ministra de la Niñez y Juventud de Bolivia (2003-2005) me ha personalmente comentado “los entretelones de lo que fue la conquista de la UNATSBO (Unión Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia), ya descrita por varios artículos de Cristiano Morsolin, cuando el año 2008 – y una vez que la nueva Constitución de este país, fue aprobada en grande por la Asamblea Constituyente y en la que – como ha sucedido en varias normativas de los países, se establecía la prohibición del trabajo infantil (por asesoramientos direccionados de la OIT y UNICEF, que insisten en el guión de la erradicación, desoyendo la voz de los niños, niñas y adolescentes trabajadores). Inmediatamente hubo la movilización de los delegados de la UNATSBO.

Quién los recibió en primer lugar y con gran predisposición fue el Canciller, David Choquehuana. Fue interesante que desde que se estableció la cita con él, éste solo puso una condición: “sólo quiero que estén los niños y niñas, no quiero que esté ningún adulto, pues quiero escucharlos a ellos…”. La reunión fue en un marco de mucha sencillez, fraternidad y confianza. Estuvo varias horas conversando con los delegados, mostrando que nada importaba más en ese momento que compartir con los niños, niñas y adolescentes trabajadores. Vehementemente señaló su posición: “Yo estoy totalmente de acuerdo con ustedes, yo soy un indígena y nosotros aprendemos a sembrar y cultivar la madre tierra desde muy pequeños. Eso es lo que de verdad nos enseña…”. Fue precisamente, este argumento, el que movilizó e involucro a otros asambleístas y miembros del gobierno, llegándose así a modificar el artículo 61º, parágrafo 2, en el cual se prohíbe el trabajo explotador y se reconoce la condición educativa del trabajo…”, concluye Patiño.

Los movimientos sociales han logrado también visibilizar en diarios nacionales de toda Bolivia esta propuesta de protagonismo NATs y de los sectores populares, mientras que en otros países de Latinoamérica, hasta de Europa, parece ser un tema olvidado por la sociedad en su conjunto.

Notas:
1) http://www.diputados.bo/index.php/prensa/justicia/item/1249-diputado-moya-bolivia-hizo-un-avance-sustancioso-en-la-defensa-de-los-derechos-humanos
2) http://www.hoybolivia.com/Noticia.php?IdNoticia=93643
3) http://noticiasdesdebolivia.blogspot.com/2013/10/correa-elogia-garcia-linera-y-lo.html
4) http://www.vicepresidencia.gob.bo/spip.php?page=expositor&id_expositor=10&pestana=publicaciones
5) http://www.adital.com.br/site/noticia_imp.asp?lang=ES&img=N&cod=70357
6) http://www.jorgemedina.org
7) http://www.eldiario.net/noticias/2013/2013_12/nt131204/politica.php?n=112&-codigo-ninio-ninia-y-adolescente-divide-criterios-en-oficialismo
8) http://www.erbol.com.bo/noticia/genero/12062013/gobierno_no_termina_aun_de_hacer_politicas_para_ninos_trabajadores#sthash.V5K8NWeg.dpuf
9) http://www.eldiario.net/noticias/2013/2013_12/nt131210/sociedad.php?n=78&-piden-generar-politicas-de-reconocimiento-a-niniez-y-adolescencia-tra
10)http://www.fmbolivia.com.bo/noticia132944-ninos-trabajadores-exigen-no-ser-explotados.html
11) http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2011121210

Cristiano Morsolin, operador de redes para la defensa de los derechos de los niños/as y adolescentes de Latinoamérica en el puente con Europa. Trabaja en Latinoamérica desde 2001 con experiencias en Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú, Paraguay, Brasil. Investigador y panelista, autor de varios libros especializados en diferentes idiomas. Co-fundador del Observatorio sobre Latinoamérica SELVAS.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Una morocha de dos mundos

Alfredo Grande (APE)

En la década del 70, quizá 60, vi una película que aún recuerdo. “Una leona de dos mundos”. Relata la historia de Elsa, una leona nacida en cautiverio. Palabras más, imágenes menos, Elsa fracasa en los intentos de vivir en la selva. Podríamos decir que se había aburguesado más de lo necesario.

Finalmente, acepta el llamado de la naturaleza y se marcha. Todos lloramos. Elsa tenía claro que en la vida hay que saber elegir. Décadas después, estamos a la derecha de Elsa. Hay dos mundos posibles, que incluyen muchos mundos probables. La dirigencia tiene el deber de elegir en qué mundo quieren transitar. Y los dirigidos tienen el derecho de aceptar o rechazar el mundo que eligió la dirigencia.

Fundante clasista

La democracia es una organización clasista. Con la innegable virtud democrática de ocultar ese fundante clasista. Y el Estado, el gerenciador absoluto de la democracia, aparece como regulador, árbitro, moderador, equilibrador de los antagonismos e intereses de los diferentes sectores.

El mito político de la neutralidad del Estado es una de los obstáculos más importantes para que la democracia sea cada vez más democrática. Cuando esa neutralidad es demolida en su versión más pornográfica, se habla de clientelismo. O de votos cautivos. Y todos y todas nos ponemos nerviosos. Siempre incomoda que una careta se caiga. Y en estos días se han caído caretas y disfraces. Habrá que esperar al carnaval para recuperarlas.

El 2001 fue la marca de que los dos mundos no sólo son diferentes sino que además son incompatibles. El mundo del neoliberalismo y el mundo del pueblo trabajador. La profecía del kirchnerismo triunfante fue repudiar al neoliberalismo de los malditos 90 y postular un capitalismo serio. Un aforismo implicado de esos tiempos dice: “mientras el neoliberalismo llora, el capitalismo ríe”. Ahora puedo agregar que se ríe de todos nosotros. Y nosotras. Bueno, de casi todos.

Saborizadores

Para que el aceite de ricino de la seriedad capitalista fuera tolerado, se le agregó el saborizador “derechos humanos”. Luchas de muchas décadas fueron expropiadas por el oficialismo triunfante. El Presidente electo no tenía ningún antecedente como defensor de derechos humanos en foro o estamento judicial alguno. Incluso en lo contrario, ya que ejecutar hipotecas de la 1050 fue una forma de avasallar derechos a la propiedad de la casa propia. Invento de Martínez de Hoz y que los Kirchner hacían ejecutar. Esa historia debía ser desalojaba porque era un falsete intolerable para la nueva sinfonía que empezaba a sonar. La receta fue simple y contundente. Repudiar aquello de lo que se había sido parte. Desmentir la realidad. Negarla y negar que se niega.

Pero un ingrediente más era necesario. Auto engendrarse como defensor de los derechos humanos necesitaba un núcleo de verdad. Algo que lo hiciera creíble. Ese núcleo fue Hebe de Bonafini y Estela Carlotto. Fue el comienzo de la captura del movimiento de derechos humanos más importante de Latinoamérica por uno de los Poderes del Estado. Que en la economía miraba a un mundo y en la política miraba a otro. Siendo el capitalismo el mayor violador de todos los derechos humanos, de primera generación, segunda, tercera y todas las generaciones que se quieran, la amalgama que se proclamaba no podía durar. Pero duró. Y sigue durando, más allá de un Granados, brutal discriminador, rodeado de alcahuetes y alcahuetas que señalan al infractor, y más acá de Milani, ahora en plena búsqueda del ascenso, previa etapa en el diario de las Madres.

Una vida sin PeJota

El mundo del Frente para la Victoria fue la construcción de una vida sin PeJota. El actual gobernador de la provincia de Buenos Aires fue el garante de ese acuerdo. Hombre de los 90, podía ser el mejor ejemplo de que el gatopardismo siempre funciona. Y funcionó. Primero vicepresidente y luego dos veces gobernador. Vapuleado sin piedad, gracias a la aparición del Tigre de los otros llanos, sigue siendo castigado pero al menos con la mano abierta. Las manoplas esperan otra oportunidad.

La derrota política mas allá de la discutible victoria electoral, hizo que el mundo de la transversalidad, que hace tiempo sufría varios efectos invernadero, fue directamente no habitable. La leona Elsa empezó a mirar con cariño al otro mundo. El del PeJota. La reunión del Jefe de Gabinete de Ministros con el Jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pacificador por la espalda (como diría Benedetti) del Hospital Borda, es más que una señal: es una marca.

Despiadados leones que arreglan cotos de cacería mayor y menor. Saqueos bizarros que evidencias que después de 30 años de democracia, después de una década ganada, el garante último de la paz social son las fuerzas de seguridad. De preferencia en la versión Gendarmería Full. Lamentable vigencia del proyecto X y la ley anti terrorista, aunque obviamente los terroristas siempre son los otros.

Tucumán, jardín de la república, estalla por haber sido saqueada primero desde el poder feudal. Luego desde el lumpenaje protegido. Demasiados saqueos y ninguna flor. Y el saqueo verdadero, el más predador, es el ejercido desde la función pública. Por eso un fiscal molesta, por eso un fiscal es, como diría Ibsen, otro enemigo del pueblo.

Mucho más que dos

Lo que la leona no sabía era que hay mucho más que dos mundos posibles. Y que no se trata, al menos necesariamente, de elegir Guatemala o Guatepeor. Otro mundo posible implica mejorar el actual, no empeorarlo. Por eso ni el mundo transversal de la victoria, ni el mundo del PeJota represor, son habitables por aquellos que pretenden memoria, verdad y justicia. Porque en esos dos mundos, la memoria y la amnesia van juntas, la verdad y la mentira engendran la falsedad, y la justicia es la coartada de la permanente impunidad. Esos dos mundos ya no sirven más. No sirven para ninguna lucha emancipatoria. Ninguna liberación política y social vendrá de esos mundos que son cada vez más lejanos y mas siniestros. Aguante Morocha haber inventado un mundo para terminar refugiada en otro. No vamos a quejarnos. No vamos a protestar. Sólo vamos a combatir. Para que el mundo posible sea el mejor, sin explotadores ni explotados. Sin amargados ni deprimidos. Sin saqueadores ni saqueados. Nuestra realidad será la única verdad.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

YPF, el acuerdo con Repsol y el "amigo americano"

Eduardo Lucita (LA ARENA)

Una coyuntura económica compleja, un déficit energético inédito y una intrincada trama de relaciones internacionales concluyeron en el acuerdo con Repsol. Se pone énfasis en señalar que fue obra de tres países, aunque se obvia el rol que jugó Estados Unidos en el convenio.

El impacto que en las finanzas nacionales provocaba la factura energética llevó al gobierno nacional, en abril del año pasado, a reapropiarse del 51 por ciento de las acciones de YPF. Esto fue acompañado por la celebrada Ley de Soberanía Hidrocarburífera. Se suponía entonces que este era el punto de partida de una política energética diferenciada de la anterior.

La decisión política de recuperar el control de la emblemática empresa nacional, en manos de la española Repsol, tuvo una dimensión política simbólica que superó al propio acto expropiatorio. Desde esta misma columna señalábamos entonces que se trataba de un avance que había que superar ya que nada decía de los decretos desreguladores vigentes desde los años '90, ni de los contratos de concesión por fuera de YPF, menos aún del concepto de libre disponibilidad del crudo que da plena libertad a los concesionarios, lo que resultaba contradictorio con los objetivos generales enunciados.

Aquel giro parecía emparentarse con lo que fuera la captura de renta agraria extraordinaria o la nacionalización de las AFJP. Se mostraba como una decisión soberana positiva que, si bien dejaba planteada numerosos interrogantes, abría genuinas esperanzas.

Negociaciones a la carta

Ahora se sabe que el acuerdo con Repsol ha sido la resultante de un largo proceso de negociaciones, "nueve meses de conversaciones y charlas informales", según afirmó el recién estrenado ministro de Economía, Axel Kicillof. Cuando se decidió recuperar para el Estado la mayoría del paquete accionario, con el argumento de que la empresa española había en realidad consumado un vaciamiento, algo fácilmente verificable, fue ese funcionario, en ese momento vice-ministro de la cartera, quién en un encendido discurso en el Congreso de la Nación gritó a los cuatro vientos que no estaban dispuestos a pagar por el vaciamiento producido, ni por activos que estaban sobrevalorados, sino... por "el costo real de la empresa".

Repsol exigía una indemnización superior a los 10.000 millones -en algún momento llegó a exigir 15.000 y hasta 20.000-, luego se conocería que eran solo maniobras del presidente del directorio para trabar cualquier negociación. Con el acuerdo alcanzado el gobierno argentino pagaría menos de la mitad del reclamo original. Se estima será de 5.000 millones de dólares, aunque no se conoce con certeza cuál ha sido la valuación real ni quién la hizo, tampoco si se pagará en activos líquidos (bonos de deuda) o con algún porcentaje de participación en la explotación. Precisamente el Observatorio Petrolero Sur (Opsur) ha señalado que "todavía no está claro si el Tribunal de Tasación va a intervenir en determinar el monto indemnizatorio o será a través de una negociación entre las partes, ni tampoco si se va a dar intervención en la negociación a las provincias que integran el directorio de YPF".

La participación de las provincias es un tema crucial porque es allí donde se ha producido el daño ambiental, cuyos costos parecen haber sido dejados de lado. Chubut, Santa Cruz y Neuquén pueden aportar datos concretos y una evaluación monetaria de estos daños. Precisamente computar el daño ambiental probablemente llevaría a cero la indemnización de ley. Conviene recordar que la expropiación por razones de utilidad pública contempla el pago de la misma una vez realizada la evaluación correspondiente por organismos competentes del Estado.

Lo notable es que ha sido el propio Kicillof, ahora ya como ministro, quién anunció el acuerdo y que este -con cláusulas que no se conocen por un criterio de confidencialidad, igual que el acuerdo con Chevrón- contiene una indemnización que no sería acorde al "costo real de la empresa" si se computara el daño ambiental.

El "amigo americano"

Se ha divulgado profusamente que cuando luego de varios meses en que la negociación entre el gobierno argentino y la petrolera española estaba en vía muerta, fue un acuerdo entre los gobiernos de tres países -Argentina, España y México- el que la destrabó, y que la posición mexicana a través de su petrolera Pemex -tenedora del 9 por ciento de las acciones de Repsol- había resultado decisiva.

Un recorrido por las diversas fases que atravesó la negociación da parte de razón a estos dichos, sin embargo se oculta que hubo un cuarto jugador. Este no fue otro que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, que por medio de su secretario de Estado de Energía, Ernest Moñiz, hizo saber al ministro español de Industria y Energía, José M. Soria, que su país apoyaba a Repsol en su demanda contra YPF, pero que la petrolera Chevrón necesitaba con urgencia el acuerdo entre ambas empresas para poder ingresar en la explotación del yacimiento argentino de Vaca Muerta. Este acuerdo resultaba de particular importancia para la multinacional norteamericana, ya que las advertencias de la compañía española, que amenazaba con demandar a cualquier empresa que invirtiera en la nacionalizada YPF, constituían una traba.

Esto es, el "amigo americano" presionó a dos puntas. Por un lado al gobierno argentino para que aceptara pagar algo a Repsol y por el otro al español para que aceptara una indemnización menor a la reclamada. No solo expresaba los intereses de Chevrón, también de Exxon y otras petroleras americanas. EEUU se valió también del gobierno mexicano y de los intereses de Pemex, que tiene relaciones contradictorias con el directorio de la petrolera española e intereses en ingresar a Vaca Muerta.

Pragmatismo sin soberanía

El vuelco que implica este pragmatismo está sin dudas obligado por el déficit del sector energético y los resultados de una política que durante casi una década dejó hacer a los vaciadores y miró como caían la producción de petróleo y de gas sin inmutarse. Ahora desde el oficialismo se lo presenta como una necesidad para atraer inversiones, engrosar las alicaídas reservas internacionales y evitar un colapso energético en el mediano plazo. No se lo reconoce pero es evidente forma parte del giro promercados que ensaya el gobierno luego de los recientes resultados electorales

Y puede que dé resultados. Que vengan inversiones de la mano de las corporaciones internacionales y que finalmente, explotación no convencional mediante (fracking), aumente la producción de gas y petróleo. Resultados estos que no se verán de inmediato.

Habrá entonces energía a costa de afianzar el régimen de sociedad mixta, el principio neoliberal de "libre disponibilidad" y una inserción cada vez más subordinada al mercado mundial. Ha quedado para el arcón de los recuerdos la declamada soberanía energética.

Eduardo Lucita es integrante de EDI-Economistas de Izquierda.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Dos periodistas en la búsqueda de las raíces del caos social

Juan Manuel Boccacci (RED ECO)

En el análisis de medios de la semana pasada , nos centramos en dos crónicas de los saqueos ocurridos en Córdoba, una de La Nación y otra de Página12. Allí encontramos principalmente relatos donde se buscó dar cuenta de la irracionalidad de los saqueadores. No habría mayores explicaciones para actos vandálicos de este tipo. En el análisis de esta semana decidimos abordar dos notas, en las que reconocidos columnistas de Página12 y La Nación (Mario Wainfeld y Joaquín Morales Solá, respectivamente) realizan interpretaciones fuertemente políticas.

El Kirchnerismo: origen de todos los males. En su nota, Joaquín Morales Solá realiza un recorrido a partir una idea fuerza central que se desprende desde el título: “El origen: una crisis social no reconocida”. Según Morales Solá, el kirchnerismo niega los problemas de origen que afectan a la sociedad argentina. De allí que a la hora de explotar esta “crisis social” no pueda tomar las medidas necesarias para resolverla.

En primer lugar, critica que el gobierno nacional haya primado su pelea con el gobernador José Manuel de la Sota por sobre los intereses de los ciudadanos de Córdoba: “El gobierno nacional fue un imprudente espectador en las primeras horas del drama cordobés”. En lugar de intervenir activamente dejó librado a la suerte de la provincia el problema.

Posteriormente el gobierno nacional resolvió enviar gendarmes a la zona de conflicto. Actuó tarde y mal: “los saqueadores conocen las ciudades en las que viven mejor que la Gendarmería. Ésta tampoco tiene la información precisa e indispensable sobre las zonas de riesgo de provincias en las que son forasteros, sobre dónde están los sectores sociales más violentos o sobre dónde se oculta el delito”.

Resulta interesante, sin embargo, que en el reconocimiento de estos problemas nunca se mencionó al gobierno de Córdoba: “Las policías están, además, atravesadas por las complicidades con el crimen”. Meses después del escandaloso reconocimiento de la connivencia desde las altas cúpulas de la policía local (que le valieron la renuncia al Jefe de la fuerza) con el narcotráfico, Morales Solá no tuvo una palabra de crítica para el desempeño del gobernador cordobés. Curioso en una nota que fue en busca de “el origen”.

Frente a la ola de saqueos que de Córdoba se extendió a todo el país, el gobierno nacional apeló a la teoría conspirativa: “El jefe de Gabinete señaló ayer que el Gobierno estaba ante una desestabilización por los 30 años de democracia que se cumplen hoy. En el mejor de los casos, supone Capitanich, el alboroto policial quiere quitarles brillo a los actos que Cristina Kirchner presidirá esta tarde en la Casa Rosada”.

Finalmente, frente a la ligazón que hicieron funcionarios del gobierno nacional de los saqueos con figuras del massismo, Morales Solá salió en su auxilio: “¿Acaso Sergio Massa podría haber impulsado desde Tigre esa vasta marea nacional de protestas policiales? Imposible”.

Para el periodista de La Nación, el origen de todos los males es el kirchnerismo, y el principal dentro de ellos es la negación en reconocer el problema de la inflación: “El problema es más simple: las policías están mal pagadas en un país bajo los efectos de una muy alta inflación”. De allí la crisis social en aumento, por el efecto regresivo que tiene sobre el salario la inflación descontrolada. Como varias veces señalamos desde este espacio, Solá reconoce en el kirchnerismo al culpable de todos los males. ¿Serán acaso aquellos a los que Solá no critica o defiende los que puedan resolver el problema? Es decir, muchos de los que pergeñaron algunas de las políticas más regresivas para la Argentina.

El gen “saqueador” argentino

Por su parte, Mario Wainfeld también va en búsqueda de las raíces del problema. A partir de allí, el periodista de Página12 define a los saqueos como “una práctica social extendida en la Argentina. La desigualdad como factor explicativo (no único pero sí relevante) no comenzó el martes en Córdoba ni se circunscribe a sus fronteras”. Resulta llamativo, sin embargo, cierta naturalización de la situación social que vive el país, a partir del reconocimiento que hace el periodista de que “no hay en el mundo, intuye el cronista, comarca en la que una situación límite no catalice un grado alto de anomia o conductas antisociales variadas. En la Argentina es disparador de situaciones y comportamientos conocidos, ensayados y raigales”. Y continúa: “Los saqueos en Córdoba no provinieron de un ‘estallido social’ clásico (si tal categoría existe), sino de la generación de una oportunidad que activó reflejos y conductas ya practicados en otras contingencias.” Creo que es peligrosa esta naturalización que hace Wainfeld, inscribiendo los saqueos en una suerte de “gen argentino”. Su intento por ir en busca de las causas, que comenzó con la mención de “desigualdades”, derrapó en esta parte de la nota.

Otra raíz del problema que Wainfeld reconoció tiene que ver con el “autogobierno policial”: “casi todos los mandatarios provinciales resignaron el control político de las fuerzas”.

Luego exculpó al gobierno nacional frente a las críticas por la inicial inacción en Córdoba: “La seguridad es competencia de las provincias, el poder central no puede irrumpir en ellas si no es requerido por los gobiernos locales o por autoridades judiciales. Tal la estructura constitucional del federalismo, corroborada y regulada por la Ley de Seguridad Interior”.

El periodista de Página12 casi no hace mención a la situación económica regresiva que vive el país. De hecho menciona: “Cuando la marea sube todo flota, pero las inequidades persisten e incluso se tornan más chocantes para quienes recobran parte de su autoestima superada la carencia aguda”.

Allí se perfila una idea muy extendida en la sociedad: la del consumo como valor.

Escribió Wainfeld: “Un protocolo periodístico o político trivial ‘exige’ que (los pobres) deban levantar sólo alimentos de primera necesidad para acreditar que no son ‘chorros’ profesionales. Es una sandez, que soslaya que puede ser un astuto recurso de supervivencia llevarse otros bienes más valiosos... o más deseables al calor de una ideología consumista que pregna a todo el espectro social”.

Wainfeld reconoció desigualdades y a esta ideología consumista, pero llegó sólo a un intento de análisis que creo debería hacerse más profundo sobre esta moral de vida que se sustenta en el consumo. La década kirchnerista fue, aún en palabras de la misma presidenta, una época marcada por el impulso al consumo, su desarrollo y apuntalamiento. Podría decírsenos que eso tiene que ver con un aspecto de la planificación económica de la sociedad. Pero creemos que esta moral del “consumo por sobre todo” que se hace carne en todos los sectores sociales, atravesando fronteras de clase, no es independiente de ella. Expresa una suerte de “sólo valés por lo que consumís” y de ahí en más se desencadena toda una escala de valores que el capitalismo bien sabe reproducir.

Fuentes:
- El origen: una crisis social no reconocida por Joaquín Morales Solá
- Todo tiene sus raíces por Mario Wainfeld

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Democratizar la democracia

Laura García Vázquez

¿Qué límites tienen estas dos circunstancias históricas que, no por casualidad, se recuerdan en diciembre? Último mes del año donde los balances personales debieran conjugarse con los nacionales y colectivos?

¿En qué estado encuentra el país este aniversario que marca 30 años desde la asunción de Ricardo Alfonsín y también 6 años desde la asunción de Cristina Fernández de Kichner en lo que fue su primer mandato y 2 años desde que comenzara el segundo?.

De estos 30, llevamos ahora diez largos años de lo que se denomina comúnmente como "kichnerismo" que bastan y sobran para señalar sus virtudes y falencias y lo más importante: sus límites.

Seguramente lo vivido al día de hoy está muy lejos de lo que añoramos los protagonistas de las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001, y eso tenemos que reconocerlo para no cometer los mismos errores en el futuro.

Todas estas referencias al tiempo transcurrido tienen como objetivo que nos preguntemos y accionemos en base al futuro y el tiempo por venir.

La desigualdad y el consumismo, dos protagonistas de primer orden

Si nos negamos a las formas autoritarias necesariamente deberemos comprometernos más para terminar con una clase política que se recicla sin acusar recibo de su verdadero estado de decadencia. Por acción u omisión, salvo escasísimas excepciones, lo común de los funcionarios y representantes públicos es la rivalidad por poderes chiquitos o grandes, el mantener un estado de cosas, es decir, mantener en definitiva este orden injusto de la sociedad, y representar al poder económico tanto al autóctono como a las transnacionales que marcan el ritmo de nuestras principales políticas evidenciando lo que denominamos neocolonialismo.

¿Honestos? ¿algunos Patriotas? escasos para desde ahí desarrollar un Proyecto Emancipador para la Argentina. Por lo tanto cambiar la naturaleza, las reglas y los actores de lo que el común denomina "los políticos" es una de las tareas impostergables de abordar.

Si la desigualdad ha sido la característica permanente de estos años de supuesto desarrollo y crecimiento económico, el papel otorgado al consumismo exacerbado (que nada tiene que ver con el derecho a acceder a bienes necesarios para el desarrollo de una vida digna) ha instalado con fuerza una banalización sobre los fines de la vida en sociedad y una exacerbación de la subjetividad personal en desmedro de valores comunitarios y solidarios, que siempre deberían pensar en proteger a los más débiles.

¿Cómo recorrer un camino distinto si no se modifica la cultura social?

El vivir bien como alternativa al desarrollo tradicional

"La discusión entonces del vivir bien es política y cultural, en tanto comprende la transformación de la política cultural y la cultura política en términos de una revolución cultural y de una revolución institucional. El vivir bien tiene que ver con las condiciones históricas de la posibilidad de vivir bien. Estas condiciones tienen que orientar las formas de gubernamentalidad hacia la realización efectiva de la democracia participativa y de democracia comunitaria , formas que tienen que resolver la transformación de las políticas públicas en la perspectiva del cumplimiento de lo que se entiende por derechos fundamentales, que pueden resumirse en la realización de una vida digna, plena, apacible, que recupere la sabiduría de los pueblos ancestrales y la madurez de las sociedades, que reflexionaron sobre las formas integrales de vivir ", afirma Raúl Prada Alcoreza.

Este párrafo describe el desafío cultural al que como habitantes de América Latina estamos llamados a resolver, la distancia a recorrer es mucha pero indudablemente es la única dirección posible.

La esperanza en un futuro distinto

Democracia para siempre es el slogan gubernamental para lo que entienden como una celebración, estamos de acuerdo, pero pregunto: ¿Esta democracia?

La esperanza de vivir bien está ligada indisolublemente a una cambio cultural que deberá atravesar todo el incentivo al consumismo, al individualismo, a la fragmentación social y destrucción de valores como la solidaridad, el compromiso y la verdadera rebeldía antes las injusticias.

Esto implica no aceptar las reglas de juego, y trabajar diariamente para cambiarlas.

No es cuestión de programas políticos, que son necesarios, sino que en un país donde lo único que parece disputarse es el poder real tendrán que cambiar, necesariamente, las formas de hacer política, y eso nos toca a todos, especialmente a los que desde los discursos sostenemos la necesidad de cambiar este orden tan injusto.

El oportunismo y la mezquindad son detestables en los que conservan el orden pero imperdonable entre los que sostenemos que queremos cambiarlo, y la necesidad de cambiar esto es ineludible y necesario.

Democratizar la democracia implica desarrollar el compromiso con el otro, pero el otro tiene que ser el más débil perjudicado y también las futuras generaciones y ese compromiso se deberá traducir en una participación que reivindique la política entendiendo que por más difícil que resulte la tarea de revalorizarla es la única posibilidad de superación para cambiar esta realidad por otra digna de ser vivida por todos.

Democratizar la democracia significa ir cambiando las reglas del juego, relativizar representantes y dirigentes y valorizar la participación de todos que necesariamente deberá ser organizada y orientada al bien común. Lo que nos afecta a todos necesariamente debería ser decidido por todos y la práctica cotidiana se trasladará a la política formal, a las leyes y a lo institucional y no al revés.

Revalorizar la política como herramienta de transformación social, pero no una transformación de alternancia de poderosos sino una transformación que construya una nueva sociedad donde la mayoría real sea la verdadera beneficiada tanto en bienes materiales indispensables para la vida como en bienes culturales y espirituales concretando los sueños de todos los luchadores que han depositado su esperanza y fe en el ser humano y su potencialidad.

Laura García Vázquez es Secretaria de Organización de la CTA Regional Bahía Blanca-Coronel Dorrego.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

La educación en estado terminal: Argentina sin futuro

Alcira Argumedo (especial para ARGENPRESS.info)

Henry Kissinger puede morir tranquilo: su proyecto se está consumando. El adolescente judío alemán que en 1938, cuando tenía 15 años, debió huir con sus padres a Estados Unidos perseguido por el nazismo, será el artífice de las más aberrantes estrategias norteamericanas hacia Nuestra América. Como secretario de Estado de los gobiernos de Richard Nixon y Gerald Ford entre 1969 y 1977, la política exterior impulsada en el “patio trasero” constituye una manifestación más de su concepción imperial y de la diabólica lucidez con la que sería capaz de imponer sus planes de sometimiento a mediano y largo plazo, sin importar los métodos ni los costos humanos y materiales.

Al asumir sus funciones, el continente latinoamericano aparecía como un territorio hostil, con peligrosas aspiraciones de soberanía y justicia: Torrijos en Panamá, Velasco Alvarado en Perú, Torres en Bolivia, Allende en Chile, la resistencia de los trabajadores peronistas junto a jóvenes y estudiantes en Argentina o las movilizaciones en Uruguay, daban cuenta de manifestaciones rebeldes que cuestionaban con mayor o menor radicalidad sus intereses económicos y su hegemonía político-cultural. A su vez, la penetración de las corporaciones y bancos transnacionales en la región -que se había extendido desde los años sesenta- encontraba en las políticas proteccionistas y en las fronteras arancelarias, un serio obstáculo para promover economías de escala con mercados de alcance continental.

En ese contexto, a comienzos de los años setenta Estados Unidos impulsa una estrategia de restauración conservadora diseñada por Kissinger, con el objetivo de recomponer su hegemonía: las dictaduras militares sustentadas en terrorismo de Estado y articuladas en el Plan Cóndor debían aniquilar tales aspiraciones. Los golpes militares se suceden: en 1971, Bolivia; 1972, Uruguay; 1973, Chile; 1975, Perú; 1976, Argentina. Nuestro país iba a tener un tratamiento especial: en julio de 1976 -a los pocos meses de consumado el golpe militar- el secretario de Estado norteamericano viaja a Brasilia y firma un protocolo con la dictadura instaurada allí desde 1964, por el cual Brasil es ungido como delegado del Imperio en Sudamérica y en el Atlántico Sur. Se inicia así la política del satélite privilegiado. A partir de este protocolo, Estados Unidos y Brasil iban a decidir en encuentros bilaterales a realizarse cada seis meses las políticas a seguir en función de lo que ambos consideraran conveniente para estas áreas de influencia. Se buscaba neutralizar de esta manera la rebeldía existente a nivel mundial y regional en Naciones Unidas, OEA o Junta Interamericana de Defensa, que presentaban serios problemas para los intereses estadounidenses al no contar con mayorías incondicionales.

Aparte de sus funciones políticas, en el satélite privilegiado iba a concentrarse la producción industrial de las corporaciones transnacionales, a fin de cubrir desde allí mercados de dimensión continental, luego de derribar los obstáculos arancelarios e imponer criterios de libre mercado. En esa concepción, Argentina debía erradicar sus industrias mediante el cierre de fábricas o el traslado de empresas a Brasil, para retomar su papel de país productor de materias primas exportables -granos, carnes, petróleo, gas, minería, pesca- con bajo valor agregado. Asimismo era preciso eliminar las empresas y servicios públicos más rentables, junto al sistema de transporte ferroviario en favor de las corporaciones petroleras y automotrices. El ministro Martínez de Hoz, respaldado por una represión inhumana y la imposición del terror como modo de quebrar todo tipo de oposición política o social, inicia la tarea de desintegrar las industrias -en especial las Pymes de capital nacional- al tiempo que contrae una irracional deuda externa, siguiendo los postulados del capital financiero internacional. Además de las ventajas brindadas por las economías de escala al concentrarse la producción en Brasil, la desindustrialización argentina permitiría quebrar estructuralmente la resistencia de los trabajadores, debilitándolos por medio de la desocupación y la precarización laboral. En una dramática paradoja, luego de la caída del Muro de Berlín en 1989, esa tarea va a ser completada durante la década de los noventa en nombre de las tradiciones políticas populares.

El deterioro del sistema educativo público en todos sus niveles fue parte nodal de ese proyecto, al potenciar el debilitamiento estructural de las mayorías sociales: si una sociedad industrial requiere mano de obra calificada y con bases educativas de calidad, en el vuelco hacia un modelo agro-minero-exportador que genera desempleo y marginación social, esa calificación se torna peligrosa. En tal sentido, la estrategia restauradora concebida por Kissinger reproduce una convicción sustentada por los sectores dominantes de América Latina desde la etapa colonial. Ya en 1785 el virrey del Perú señalaba:

“El establecimiento de escuelas en los pueblos puede traer perniciosas consecuencias y los indios deben ser instruidos solamente en la doctrina cristiana, pues cualquier otra enseñanza es muy peligrosa respecto a que desde la conquista no ha habido parece, revolución de esos naturales que no proceda de algunos más instruidos”.

Si en Argentina el sistema educativo público había dado tres premios Nóbel en ciencias, esa peligrosidad debía neutralizarse. Las universidades nacionales fueron duramente golpeadas por la dictadura iniciada en 1966 con la “Noche de los bastones largos” y la de 1976 continuó la agresión, persiguiendo masivamente a docentes e investigadores, en un contraste significativo con el tratamiento de las universidades y los institutos de investigación científica que caracterizara a la dictadura militar del satélite privilegiado. Contando con la complicidad de las dirigencias políticas, la degradación del sistema primario y secundario se completaría durante los años noventa bajo un régimen democrático: la Ley Federal de Educación de 1993, promovida por el menemismo, será el principal instrumento.

El resultado de esa estrategia a largo plazo está a la vista: Brasil se ha transformado en una potencia emergente mientras la Argentina saqueada continúa su decadencia y es definida como “tierra de sacrificio”, con la instalación de producciones extractivas depredadoras que en muchos casos están prohibidas en las naciones del Occidente central. Otro indicador es el dramático deterioro de su sistema educativo, tanto público como privado, que en el transcurso de las últimas décadas ha caído desde los primeros lugares al triste puesto 59 entre 65 países del mundo. No podemos cerrar los ojos ante esta verdadera catástrofe económica, social y cultural: mientras casi el 50% de nuestros adolescentes y jóvenes entre 13 y18 años no ha ingresado o ha desertado del secundario, la mayoría de quienes están insertos en el sistema no comprenden lo que leen, muestran dificultades para resolver problema matemáticos relativamente simples y ocupan el primer lugar del ranking mundial en ausentismo. Son los anuncios de una nación sin futuro: el objetivo de Henry Kissinger. Está en nosotros aceptarlo sumisamente o afrontar el reto de ser protagonistas de una segunda emancipación.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Desagravio a las abogadas y abogados asesinados y desaparecidos

Alejandro Teitelbaum

Leo que en un acto organizado el 12 de diciembre por la Asociación de Abogados de Buenos Aires en homenaje a los y las abogado/as a asesinados y desaparecidos, el orador fue Raul Zaffaroni, juez de la Corte Suprema y Presidente de dicha Asociación.

Quiero desagraviar a los colegas y amigos que perdieron su vida durante las dictaduras, cuya memoria ha sido insultada de esa manera.

Zaffaroni es y ha sido siempre un hombre del sistema social dominante. No sólo porque fue juez y juró bajo las dictaduras de Onganía y Videla, sino por su actuación como juez.

Por ejemplo el caso Inés Ollero, quien había sido detenida por fuerzas policiales en un colectivo. El Dr. Zaffaroni se dirigió a los organismos de seguridad, preguntando si tenían a Ollero y, como le respondieron que no, rechazó el recurso de hábeas corpus. Este fallo, confirmado por la Cámara, fue revocado el 25 de abril de 1978 por la Corte Suprema, según la cual el Dr. Zaffaroni “debió extremar la investigación adoptando las medidas necesarias” a fin de esclarecer qué había pasado con posterioridad a la detención policial. Dijo la Corte que “la institución de hábeas corpus, enderezada esencialmente a restituir la libertad en forma inmediata a quien se encontrare ilegítimamente privado de ella, exige se agoten los trámites judiciales que razonablemente aconsejan las circunstancias a fin de hacer eficaz y expeditiva la finalidad del referido instituto establecido por la Constitución y por la ley”.

Así actuaba Zaffaroni como juez mientras había abogados que se jugaban la vida y muchos la perdieron defendiendo a los perseguidos por la dictadura.

Es cierto que, dadas las circunstancias (el temor fundado a las represalias de la dictadura que a veces alcanzaba también a miembros del Poder Judicial como fue el caso del asesinato del fiscal Dr. Guillermo Díaz Lestrem), el Dr. Zaffaroni podría invocar la “no exigibilidad de otra conducta” y hasta la “obediencia debida”.

Pero finalizada la dictadura, se planteó la enorme tarea de localizar, identificar y eventualmente recuperar a los hijos y nietos de los desaparecidos.

Un tema crucial es el de probar, mediante la comparación del ADN, el vínculo biológico de los niños, adolescentes y ahora ya adultos encontrados con los familiares desaparecidos y sobrevivientes.

Hace ya unos cuantos años, en una reunión pública convocada por las Abuelas en Buenos Aires, me sorprendió (e indignó) escuchar a Zaffaroni oponerse decididamente a la extracción compulsiva de sangre, en nombre del derecho a la integridad física y a la intimidad. En ese momento estaba sobre el tapete un caso de negativa de los apropiadores a autorizar la extracción de sangre de menores bajo su patria potestad. Para determinar la filiación, hacer cesar la apropiación y sancionar a los apropiadores se imponía la extracción compulsiva de sangre. Sin embargo, Zaffaroni estaba en contra. Si la memoria no me traiciona el caso en el tapete era el de los mellizos Reggiardo Tolosa y el apropiador Miara.

Ya como miembro de la Corte Suprema, Zaffaroni (junto con la mayoría de la Corte) votó contra la extracción compulsiva de sangre en el caso Gualtieri Rugnone de Prieto, Emma Elidia y otros- Extracción compulsiva de sangre – Prueba de histocompatibilidad genética –Mayor de edad (11/08/2009).

En la disidencia parcial que firmó junto con el Dr. Lorenzetti en una apelación que se resolvió paralelamente con la anterior (Gualtieri Rugnone de Prieto, Emma Elidia y otros -Secuestro efectos personales – Estudio pericial ADN – Mayor de edad (11/08/2009)

Zaffaroni, para fundar su negativa a la extracción compulsiva de sangre, opuso como valores de igual jerarquía y contrapuestos la vulneración de ciertos derechos individuales que comporta la extracción compulsiva de unas gotas de sangre y el derecho invocado por la víctima de la desaparición de que no se investigue su verdadera identidad por un lado y, por el otro, la pretensión del Estado a través de sus órganos competentes de establecer la verdad y de sancionar a los autores del crimen de desaparición forzada de personas (par. 11).

Este hecho, sumado a la aprobación del pliego del general Milani y a la suspensión del fiscal José María Campagnoli, revelan una triste coherencia en una parte de la sociedad argentina donde parece que la moral está de vacaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Santa Cruz: Condenan a perpetua a los petroleros de Las Heras: Seamos miles el 20 de diciembre exigiendo su absolución

PTS/FIT

Este jueves el Juzgado Federal Nº 1 sito en Caleta Olivia, en el marco del juicio por la muerte del policía Sayago en una pueblada en 2006, en lo que es la condena más grave a trabajadores desde el año 83 a la actualidad, condenó a cadena perpetua a tres trabajadores; a otros cuatro a cinco años de prisión por coacción agravada; otro quedó bajo tutoría por ser menor al momento del hecho, y finalmente absolvió a dos.

Se trata de una causa completamente armada, declarada dos veces nula, a la que un fiscal que respondió siempre a los intereses políticos del Gobierno de la provincia resucitó y hoy consiguió su objetivo de condenar a los trabajadores. Para llegar a ello no dudó en justificar las torturas, llegando a decir que “para llegar a la verdad había que apartarse de la legalidad”.



Los condenados se vieron obligados a recibir la lectura del fallo en una sala separada de sus familiares y amigos, ya que el tribunal impidió el acceso de los mismos. Los familiares presentes escucharon la sentencia rodeados de efectivos de la Prefectura Naval y sin poder contar con el acompañamiento de los diputados del Frente de Izquierda Nicolás del Caño y Néstor Pitrola, a quienes el tribunal les impidió el ingreso.

Elia Espen, madre de Plaza de Mayo, y Alejandrina Barry, hija de desaparecidos e integrante del CeProDH, quienes sí pudieron ingresar, dieron testimonio de este desgarrador momento que vivieron los familiares al conocer este aberrante fallo, que por el momento no será de cumplimiento efectivo hasta tanto el mismo no quede firme.
El hecho de que los compañeros condenados mantengan aún su libertad hasta que se resuelva la apelación que presentarán sus abogados defensores debemos aprovecharlo para redoblar en estos meses, de manera inmediata, la campaña por tirar abajo esta injusta condena.

Un salto histórico en la persecución a los luchadores

Semejante fallo, luego de un juicio plagado de irregularidades sin otra prueba que los testimonios obtenidos con torturas y apremios ilegales, solo es entendible por el poder de chantaje de las fuerzas represivas y de las multinacionales petroleras a las que presta su servicio el Gobierno. Mientras los gobernadores kirchneristas y los de la oposición se arrodillan ante el chantaje policial, hoy condenan a los petroleros de Las Heras y siguen procesados más de cinco mil luchadores en todo el país.

En momentos donde los Gobiernos comienzan a aplicar ajustes y la inflación carcome nuestros bolsillos, aplican este fallo con el objetivo de amedrentar a los trabajadores que se organizan y luchan para que la crisis no se descargue sobre sus espaldas. Por el contrario, las organizaciones que venimos realizando una gran campaña nacional en distintos lugares del país en solidaridad con esta causa, acordamos redoblar nuestros esfuerzos para lograr la absolución de los compañeros. En este sentido, nos comprometimos en dar un primer paso aprovechando el aniversario del 20 de Diciembre para que ese día nos movilicemos miles en todo el país para gritar bien fuerte "¡Absolución a los petroleros de Las Heras!".

Esta es la propuesta que llevaremos desde el PTS y otras organizaciones el próximo martes a la reunión que se realizará en Buenos Aires del comité por la absolución de los compañeros.

Desde Caleta Olivia:
Nicolás del Caño, diputado nacional del PTS en el Frente de Izquierda
Alejandrina Barry, hija de desaparecidos y miembro del CeProDH
Charly Platkowsky, delegado de LAN
Mariela Pozzi, delegada de FOETRA Buenos Aires
Ivan Marín, PTS-Chubut

En nombre de los más de treinta dirigentes obreros y estudiantiles del PTS que viajaron para participar de la movilización al juzgado ante el dictado de la sentencia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina. Petroleros de Las Heras: “Se entregan estos fallos para tener una policía dispuesta a reprimir a los trabajadores”

LA OLLA TV - ACTA

Al mediodía de este 12 de diciembre, en Caleta Olivia, Santa Cruz, se leyó la sentencia del juicio por la muerte del policía Jorge Sayago, ocurrida en Las Heras en el marco de una pueblada en 2006. Organismos de derechos humanos, organizaciones sindicales y partidarias pedían la absolución de los acusados, trabajadores petroleros y de la construcción, pero tres de ellos, José Rosales, Humberto González y Ramón Cortés fueron condenados a perpetua y otros tuvieron condenas menores.

El juicio oral a los petroleros comenzó en junio. De los 13 trabajadores imputados, once recibieron algún tipo de condena y dos fueron absueltos. Cabe señalar que la mayoría de ellos ya estuvieron presos tres años en las peores condiciones y se les sacaron confesiones a fuerza de torturas. El fiscal de instrucción Ariel Candia había admitido que hubo gente que declaró en la instrucción luego de haber recibido “dos o tres cachetadas”, pero en su alegato agregó que “darle un cachetazo o ponerle una bolsa en la cabeza (a un testigo) no implica decirle lo que debe declarar”.

El Comité por la Absolución de los Petroleros de Las Heras, integrado por comisiones internas, centros de estudiantes y otras organizaciones gremiales, políticas, sociales y de derechos humanos, partió hacia Caleta Olivia para acompañar a los acusados y participar de la movilización organizada por los gremios estatales de la ciudad. También se hizo presente Elia Espen, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora e integrante de la mesa nacional de la CTA.

Conversamos luego de la sentencia con la abogada Claudia Ferrero, que integra la Asociación de Profesionales en Lucha (Apel), y compartió la defensa con Andrea Forgueras (VER NOTA de ayer con la abogada) y ocho letrados. Ferrero señala entre otras cosas que el fallo, desde lo jurídico, es una aberración, expresión compartida por todos los defensores. ”Este fallo se va a estudiar en el futuro, en las universidades de Derecho, de la forma en que un tribunal puede violar todas las leyes vigentes”. Remarca que algunos de los condenados incluso “ni siquiera fueron nombrados en el juicio”.

A los demás acusados se les dieron 5 años de prisión por participación secundaria en el hecho, lesiones y delitos varios. De todas formas los condenados no irán presos hasta que el fallo quede en firme, y según informa Ferrero ya se está trabajando en la apelación a estas condenas y políticamente se convoca a todas las organizaciones de trabajadores y políticas a repudiar el fallo y a convocar a un paro general.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un viaje hacia las utopías revolucionarias (CVII): “El vivorazo”

Manuel Justo Gaggero (especial para ARGENPRESS.info)

En el verano de 1971 se incremento la protesta y el rechazo popular a la Dictadura Militar que daba señales de serias rupturas en su seno al advertirse las diferencias, que tomaban estado público, entre el Dictador el” norteamericano” Roberto Marcelo Levingston y el Comandante en Jefe del Ejercito, Alejandro Agustín Lanusse.

En nuestro “pequeño lugar en el mundo” y luego del acuerdo con las FAR, conformamos un grupo operativo al mismo tiempo que manteníamos nuestra presencia entre los estudiantes y en el movimiento obrero.

En este último, jugaban un rol destacado, el Secretario General del Sindicato de Obreros y Empleados del Transporte Automotor de Pasajeros Luis María González y el delegado de la oposición a Coria, en el gremio de la construcción, Mario Broin.

Por otro lado y, sin perjuicio de ratificar nuestra decisión de participar de la lucha armada y de sostener duras polémicas con la izquierda reformista, apoyábamos todas las iniciativas que fortalecieran la unidad popular.

En esa dirección concurrí a la reunión del Encuentro Nacional de los Argentinos que se llevó a cabo en Rosario, en el mes de febrero.

Agustín Tosco, que presidio el mismo, al destacar la importancia de este emprendimiento señaló “…El frente revolucionario y democrático no está en una elite, sino que se levanta en todos los frentes que hoy vemos erguirse frente al gobierno. Por eso nuestra consigna fundamental debe ser: continuar la lucha. No debe haber un verano pacífico para la Dictadura. Sólo desertan de la lucha los que no tienen conciencia de clase “.

Algunos de los presentes intentó plantear una condena a las acciones de las organizaciones revolucionarias suscribiendo la postura antiguevarista de los comunistas argentinos, lo que fue rechazado por el dirigente cordobés que considero que todas las formas de lucha, en el combate antidictatorial, debían ser apoyadas.

Coincidente con esta posición y al cumplirse un año de la intervención del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y con la consigna “mas vale honra sin sindicato, que sindicato sin honra” miles de trabajadores invadieron el centro de la ciudad, ratificando, una vez más su respaldo a la conducción gremial en la resistencia.

Al mes siguiente, el 4 de marzo el Plenario de Gremios Confederados de la “docta”, dispuso un paro general con movilización, que fue acompañado por el movimiento estudiantil.

El mismo culminó con un acto en el que una multitud ovacionó a la dirigencia obrera y popular.

La respuesta del régimen fue la de dictar una orden de captura de los principales dirigentes sindicales, los que a su vez conformaron un Comando de Lucha clandestino integrado, entre otros, por Agustín Tosco (l y f), Atilio López (UTA)Mario Bague (SMATA ) y Adolfo Cortez (Molineros ).

El interventor militar en la provincia era un conservador Camilo José Uriburu, conocido como “el conejo” porque tenía 14 hijos, designado por Levingston el 1º de marzo de ese año.

Este, sobrino del tristemente célebre autor del golpe contra el presidente radical Hipólito Yrigoyen en 1930, manifestó, el día que asumió el cargo, que la “palabra de Dios era la de los gobernadores y que su único deseo era cortar de un solo tajo la cabeza de la serpiente marxista, infiltrada entre los cordobeses, que perturbaba a la Revolución Argentina”.

Estas declaraciones indignaron a todos los sectores sociales de esta provincia y el 9 de marzo, los líderes obreros desde la clandestinidad, dispusieron un paro general a realizarse tres días después al que adhirieron industriales, comerciantes y estudiantes.

De esa forma se fue preparando esta segunda gran insurrección popular.

La CGT de los Argentinos dispuso movilizaciones solidarias, lo mismo hizo la Federación Universitaria Argentina y los centros de estudiantes en todo el país.

Nosotros realizamos actos relámpagos en varias plazas de la ciudad que fueron reprimidos por la policía sin que se produjeran detenciones.

Al mismo tiempo, y ya como FAR, colocamos banderas en varios puentes con consignas de apoyo a la lucha popular que tenía como epicentro a la ciudad de Córdoba.

El paro se llevó a cabo con ocupación de las fábricas y los lugares de trabajo.

En Ferreyra, zona en que estaba instalado el complejo FIAT, los trabajadores se enfrentaron con la guardia de Infantería, siendo apoyados por compañeros que integraban el Ejército Revolucionario del Pueblo, las FAR y Montoneros.

Resulto muerto en la refriega, el trabajador de esta empresa Adolfo Cepeda, lo que generó mayor reacción ya no sólo de los obreros sino también de los vecinos que acompañaron a los mismos.

Durante las primeras horas de la tarde la ciudad estaba virtualmente ocupada por quiénes expresaban su rechazo a la Dictadura y las barricadas se levantaban en todos los barrios, entablándose verdaderas batallas entre represores y un pueblo indignado.

Luego de tres días de intentar vanamente recuperar el control de la ciudad, el Tercer Cuerpo de Ejército la declaró zona de emergencia.

A la mañana siguiente el gobierno nacional aceptaba la renuncia de Uriburu. Con el tradicional humor cordobés el matutino “La Voz del Interior” publicaba, en la tapa, una caricatura en la que una serpiente se comía al conejo; como era apodado el interventor.

Al mismo tiempo que estos sucesos se producían en nuestro país y crecía el prestigio en Chile del gobierno de Salvador Allende, en Medio Oriente, mas precisamente en una ex colonia italiana Libia, triunfaba un movimiento revolucionario que encabezaba Mohamed Gaddaffi que derrocaba a una monarquía proimperialista y la Organización para la Liberación de Palestina ratificaba, en la jefatura de la misma, a Yasser Arafat; lo que anunciaba nuevas batallas contra el sionismo y el imperio.

¿De que forma se produjo el nuevo cambio “gatopardista” del régimen militar ¿Cuál fue el impacto del encarcelamiento de los principales dirigentes sindicales de la oposición? ¿Como se combinaba la lucha en las calles con las acciones de las organizaciones revolucionarias? Serán algunos de los temas que abordaremos en nuestra próxima nota.

Manuel Justo Gaggero es abogado. Ex Director del diario “El Mundo” y de las revistas “Nuevo Hombre” y “Diciembre 20”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: Ni las víctimas reales de César Milani son suficientes para evitar su nombramiento

AGENCIA WALSH

Tal como denuncia una comisión de gran representación integrada por varios Organismos de Derechos Humanos y partidos políticos en el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, aprobar el pliego de ascenso de Milani es aprobar el pliego de un genocida cuya participación en los horrores cometidos sería una desgraciada medida y gran dolor para el pueblo de Argentina.

Una comisión representativa de Organismos de derechos humanos y partidos políticos nucleados en el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, nos dirigimos ayer al Senado de la Nación donde debía tratarse en la Comisión de Acuerdos, el pliego de ascenso de César Milani, quien fue nombrado por Cristina Fernández como Jefe del Ejército. El objetivo de EMV y J, era repudiar esta designación y exigir a la comisión del Senado que no aprobara el pliego.

En julio de este año, cuando se intentó por primera vez aprobar esta designación, desde el Encuentro Memoria Verdad y Justicia denunciamos las acusaciones y testimonios que pesan contra este represor, si bien en esa ocasión tal como ocurrió ayer la comisión del Senado no quiso recibirnos para escuchar nuestras denuncias, finalmente se decidió posponer la decisión.

El gobierno nacional manifestó que mantiene su posición abrazando el principio de inocencia, al tiempo que desconoce y pone en tela de juicio los dichos de las víctimas de Milani, quien ya en 1984 fue denunciado en la Comisión de Derechos Humanos de La Rioja, en el marco de la CONADEP. Así, vuelve a victimizarse a los sobrevivientes del genocidio y sus familiares. Las impugnaciones realizadas a Milani tiene sus pilares en su participación en la desaparición del conscripto Alberto Ledo, en el secuestro y torturas de Ramón Olivera y su padre, en la intervención activa en el Operativo Independencia y como personal de Inteligencia en el Batallón de Inteligencia 601.El tercer caso denunciado es el del periodista riojano Oscar Plutarco Schaller; all! í se indica a César Milani como uno de los responsables de la privación ilegítima de libertad que sufrió. Los sectores del oficialismo además utilizan como excusa para aprobar este pliego que, hasta este año, los ascensos de Milani fueron aprobados sin impugnaciones. Sostenemos, por el contrario, que si hasta este año estos hechos contra Milani no llegaron al Poder Legislativo lo que corresponde es investigar a los responsables del ocultamiento de los antecedentes de César Milani, garantizando su impunidad.

Ayer, finalmente, la comisión del Senado aprobó el pliego de Milani como Comandante en Jefe del Ejercito y se propone aprobar esta designación en la Cámara de Senadores el miércoles 18 de diciembre.

Esta aprobación del pliego de un genocida constituye un agravio para todo el pueblo argentino que quiere que los genocidas y sus cómplices estén donde tienen que estar: en la cárcel común y efectiva.

Por todo esto, repudiamos esta designación y convocamos a unirnos para frenar este peligroso e indiscutible paso hacia la impunidad.

Exigimos:

-Separación de César Milani como Jefe del Ejército.

- Enjuiciamiento de César Milani por la desaparición de Alberto Agapito Ledo y los secuestros y torturas a Ramón Alfredo Olivera y su padre y por el secuestro de Oscar Plutarco Schaller.

- Apertura y publicación de todos los archivos de la dictadura.

Encuentro Memoria Verdad y Justicia.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Río Negro, Cipolletti, ANAI MAPU: La Criminalización de la Pobreza

CARTAGOTV

Preocupados por ver y escuchar constantes noticias sobre el barrio Anai Mapu de Cipolletti y todas de ellas convirtiendo en sinónimo la juventud con delito, una estigmatización negativa de unos de los barrios más populares de la región.

El hecho de que la policía haya entrado a una escuela en pleno recreo en búsqueda de adolescentes, sin medir las consecuencias, ni respetando las instituciones nos llevo a hablar con Erwin Parra que es su director y Sergio Remolcoy que es Profesor de Historia en el CEM 147.

También nos tomamos nos minutos antes del comienzo del juicio que condeno a cadena perpetua al policía Claudio Salas, para hablar con Ely Hernandéz, mamá de Braian. Ella destaco y homenajeo a la compañera recientemente fallecida, Gladys Rodriguéz de la Asociación Zainuco.



Ely Hernandéz mamá de Braian

“Llegar en once meses al juicio es todo un logro y eso tiene que ver con la lucha que la llevamos a la calle, también como nos organizamos. Esto tiene que motivar a otras familias víctimas de la impunidad a salir y manifestarse en las calles, porque es la única manera que se haga justicia”

“Las luchas son todas políticas. Hay cosas que pasan que no son tragedias como nos dicen, cuando un policía le dispara a un joven no es como un tsunami”

“Gladys Rodriguez fue la guía para poder ganar esta lucha, que la ganamos con todas las organizaciones”

“Es fundamental decir que hay que salir a las calles, hay que gritar a los cuatro vientos, por que el Estado y el gobierno siempre pretenden de que si marchamos lo hagamos en silencio. No podemos aceptar que se nos calle, si queremos justicia”

“Gladys para mí fue una súper héroe, por que los súper héroes son terrenales, son de acá. Ella hizo conmigo lo que hacía con tantos, como la familia de Cristian Ibazeta, de Matías Casas. Siempre voy a tener en el recuerdo, ese día cuando todo se me caiga encima porque mi hijo agonizaba en el hospital, y cuando yo creía que la impunidad iba a ser la respuesta de que un policía asesinará a mi hijo, la encuentro a ella en el pasillo del hospital que extendió sus brazos, me abrazo, me dio apoyo, contención y me enseño a luchar. Tuve el orgullo que se haya despedido de la misma manera, dándome un abrazo y pidiéndome que consigamos la perpetua para este policía”



Erwin Parra Director del CEM 147

“Cuando paso lo del ingreso de la policía, yo no me encontraba porque me habían convocado a una reunión de seguridad con la provincia. Un profesor del colegio me llama, diciéndome que tres uniformados, uno después se va a identificar como el subcomisario Monsalve. Ellos entran al establecimiento, no se anuncian, no piden hablar con nadie, con la excusa de que supuestamente habían recibido una denuncia de que había ingresado un menor armado a la escuela. Trataron de agarrar alumnos, de interrogarlos, hasta que la profesora Paola Panizza los paro y les pidió que se identifiquen, la respuesta de ellos fue increpar a la profesora”

“Días atrás la policía había golpeado y baleado a un alumno, donde producto de esa represión este joven perdió el ojo. La escuela acompaño en la denuncia pública a la familia”

“La única respuesta estatal que se le ha dado al barrio es transformar un destacamento policial en subcomisaría”

“Los pibes tienen muy poco para hacer acá en el barrio y los programas que el Estado saca vienen sin presupuesto”

“La misma policía que reprime es la que investiga sus propias represiones. Citan a declarar a la profesora un día feriado, o a los alumnos a las 23 hs, pasan esas cosas anormales cuando ellos se investigan”



“La escuela da contención, mamás y papás jóvenes que no pueden terminar el colegio, vienen con sus hijos acá y tienen un espacio en donde dejar los hijos, cosa que les permite terminar sus estudios”

“La escuela viene a suplir una necesidad del barrio, lo que vimos por las estadísticas que muchos pibes al momento de salir de la primaria en las escuelas diurnas abandonaban en el primer o segundo año”

“La escuela nace como proyecto, intentamos mostrar otras realidades. En ella hay recreación, teatro, artes como materias. Desde el trabajo pedagógico se abordan los problemas territoriales del barrio”

“Las escuelas vespertinas somos productos del gran abandono y la gran deserción en las escuelas diurnas”

“Los pibes del barrio no pueden ir al centro, antes el punto era la Alem, hoy eso se achica y es la calle Esquiu. O sea los barrios se convierten en ghetos para la pobreza”

“Los conflictos que se dan es porque la línea política de la escuela es construir sujetos de derecho. Nosotros trabajamos para que los pibes sepan cuáles son sus derechos y sepa pararse ante las situaciones de abuso de tales”



Sergio Remolcoy Profesor de Historia CEM 147

“Los medios de comunicación construyen una subjetivización criminalizante y una estigmatización de los jóvenes del barrio. Del colegio trabajamos para mostrarles como desde los medios de comunicación, desde los poderes del Estado se construyen imaginarios sociales sobre los sectores de los barrios populares, de los barrios de la clase trabajadoras y como eso repercute en los jóvenes”

“Hay un vaciamiento de los programas por parte del Estado, por ejemplo en adicciones. Mientras si financia y pone más policía como respuestas”

“A los chicos los detienen por portación de rostros o de viseras si salen del barrio”

“Las instituciones como las policía siguen reproduciendo o teniendo un carácter lombrosiano, la portación de rostros, de ropa con la cual se identifican los sectores populares. El gatillo fácil siempre recae sobre las barriadas populares, eso pasa acá, en el Alto de Bariloche, en Viedma”

“Acá hay un empoderamiento de los jóvenes importantes, como por ejemplo en materia de género con opresiones de años. Les sirven para entender sus derechos, para poder alzar la voz en una sociedad que los esconden”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina: La se responsabilizará por casos de pedofilia en Tigre

MDZOL

El obispo de San Isidro, transmitirá en misa un comunicado en cual la comunidad católica nombre pide perdón a las víctimas de abusos cometidos por un párroco del partido y pagarán por casos de pedofilia.

Monseñor Oscar Ojea, será el Obispo responsable de transmitir un comunicado en el cual públicamente pedirá perdón en nombre de la iglesia por los hechos cometidos por un párroco que ejercía en Tigre y se responsabilizarán por casos de pedofilia pagando a las familias de los menores.

Esta actitud no tiene precedente en la Argentina, aunque sí en Irlanda, en Alemania y en Estados Unidos donde en Boston, el actual cardenal y consejero del papa Francisco Sean O'Malley vendió la residencia del arzobispo para reparar a las víctimas.

El pedido de perdón por los delitos sexuales cometidos por el sacerdote José Mercau cuando era párroco de la iglesia San Juan Bautista y estaba a cargo de un hogar que albergaba a niños en situación de vulnerabilidad social significa, según opinan los especialistas, un cambio histórico de la Iglesia respecto de la manera de afrontar el hasta ahora tabú de los casos de pedofilia.

La decisión de Ojea va muy en sintonía con el reciente pedido del papa Francisco a los obispos: "Asistan a las víctimas en el doloroso camino de curación, que conducen con valor".

"Las secuelas que deja el abuso sexual en el futuro de los niños y de los jóvenes no se pueden medir. Su vida vincular y afectiva queda lastimada en lo más hondo por la violación de su intimidad. La conducta del que abusa también hiere a todo el cuerpo de Cristo y quiebra la confianza en la comunidad. Este mal causado nos hace experimentar un vivo dolor como miembros de la Iglesia", dice el comunicado, que será leído en todas las iglesias de San Isidro el domingo.

La semana siguiente, en tanto, se organizará una jornada de oración y reflexión sobre el caso, abierta a la comunidad. El objetivo es sanar una herida en la sociedad y trabajar para evitar que estos casos vuelvan a ocurrir.

Monseñor Ojea llegó a la conclusión de que era necesario pedir perdón públicamente después de una serie de encuentros que mantuvo con los cuatro jóvenes víctimas de abuso que en 2005 impulsaron una causa penal contra el padre Mercau. En los encuentros, al obispo le quedó en claro que, más allá de asistirlos pastoralmente, era necesario hacer algo por devolverles dignidad.

Y para ello, la diócesis de esa localidad del norte del Gran Buenos Aires puso en venta algunas de sus propiedades para afrontar el pago de las indemnizaciones a los damnificados.

Cabe recordar que luego de un proceso de seis años, Mercau fue condenado por haber abusado de al menos cuatro niños. Tuvo un juicio abreviado, en el que reconoció su culpabilidad, y actualmente cumple una condena de 14 años en la unidad 41 de Campana, donde también está detenido el sacerdote Julio César Grassi según informa el diario La Nación.

Hasta hoy sigue siendo sacerdote hasta que no finalice el proceso canónico mediante el que la Iglesia debe juzgarlo. La investigación realizada por la diócesis fue enviada a la Santa Sede, que debe pronunciarse sobre el caso.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.