domingo, 29 de diciembre de 2013

Aviso a nuestros lectores

ARGENPRESS. info

Informamos a nuestros lectores que ARGENPRESS esta saliendo con generación propia de energía, ya que nuestra agencia ha sido afectada -como otros centenares de miles de usuarios- por la falta de suministro eléctrico.

La Dirección.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El asesinato de Benazir Bhutto. Significado de una investigación (Parte II)

Juan Francisco Coloane (especial para ARGENPRESS.info)

Formas de construir naciones

A Nelson Mandela, el “Enemigo Número 1”del Apartheid, los detentores del régimen no lo sacrificaron hasta el punto de asesinarlo. Algunos podrán pensar que condenarlo a una larga cárcel podría ser una jugada de pulsar el día a día e ir analizando los qué convenía más: Un Mandela inhabilitado para incidir en la política, o mantener la vigencia de un líder nacional para negociar una futura transición. Hay algo de visionario en el hecho de que un grupo no menor de Afrikáners, no quisieran deshacerse definitivamente de Mandela y contribuyeran a mantenerlo como un símbolo para reducir la posibilidad de la desintegración completa de una nación que era un anatema y un régimen cuestionado universalmente. Mandela entendió el contexto y lideró una compleja transición, no exacerbó, tampoco se adaptó. Escogió un camino para construir una nación diferente a la anterior.

A Benazir Bhutto, el sistema que ella combatía se le negó esa posibilidad eliminándola. Las autoridades pakistaníes involuntariamente o a conciencia, no permitieron que la “visión Bhutto” pudiera participar en la transformación de una nación en permanente convulsión y transición hacia algo aun indefinido.

Ambos líderes comparten objetivos, épocas y determinantes que resolvieron que el destino final de sus vidas fuera diferente en la inmediatez que exige la política en su fase despiadada. Son contextos diferentes, pero hay coincidencias en la época, en los objetivos de construir nación desde el escenario post colonial todavía en gran parte indescifrable. Ambos lideran vastos grupos de personas integrados en estructuras sociales en transformación. La constante presión de las condicionantes externas -guerra fría, supremacía de potencias, desequilibrios de poder en las relaciones internacionales, papel de las corporaciones transnacionales-, sobre el desarrollo nacional, ha impedido en las naciones del mundo post colonial compactar una identidad propia con pleno reconocimiento de un lugar de pertenencia, con ideales propios acerca del tipo de sociedad a la que se aspira.

En los momentos en que se le rendía un homenaje universal a una figura incuestionable como un líder en pos de una mejor humanidad, la segunda parte de la entrevista enfocada en la investigación del asesinato de una líder como Benazir Bhutto es contingente en el período actual en que los estados, instrumentos decisivos para formar naciones, enfrentan un clima de variadas amenazas, fundamentalmente provenientes del gran capital y especialmente del capital de las corporaciones transnacionales. El sistema capitalista desde su origen ha batallado con esa contradicción que genera la lógica de su dinámica de protección: Se construye el “aparato” – el estado- que permite el juego entre dominación e intermediación, pero al mismo tiempo hay que controlar a ese Leviatán que apareció al límite de destruirlo, que es también el estado.

¿Son Sudáfrica y Pakistán lo que aspiran sudafricanos y pakistaníes que sean? O, deben ser lo que los determinantes globales obligan... ¿Cuál es el equilibrio? En ambas experiencias se pueden sacar lecciones vitales.

Entrevista Parte II

JFC: Se abordó la relevancia política, veamos el proceso, resultados.

HM: Fue una investigación muy difícil que duró un año y tres meses, más o menos. Fuimos varias veces a Pakistán. Íbamos y salíamos, fuimos a varios otros lugares. Estuvimos en Londres en largas reuniones con Scotland Yard, porque Scotland Yard inmediatamente después del asesinato realizó una investigación forense para averiguar la causa de la muerte de Benazir. Como había desconfianza en las autoridades forenses pakistaníes, Musharraf aceptó, bajo presión, que viniese un equipo de Scotland Yard. Fue una historia notable porque las sospechas de quién había cometido el asesinato se incrementaron cuando inmediatamente después de perpetrado el asesinato, la policía local hizo mojar toda la zona del asesinato en vez de protegerla para buscar evidencias. Simplemente usaron mangueras de bombero para limpiar todo y por lo tanto cuando llegaron los policías a investigar, no encontraron piezas suficientes. De hecho, Scotland Yard y la policía local alcanzaron a recolectar algo así como unas 27 piezas. En un asesinato de esa naturaleza se estima que puede haber decenas de miles de pedazos de evidencias.

JFC ¿Todo fue financiado por la ONU?

HM: Varios países contribuyeron, incluido Pakistán…

JFC: ¿En cuál departamento de la ONU dependía la investigación?

HM: Recayó directamente en el Secretario General. Yo respondía directamente al Secretario General. El fondo que financiaba todo esto estaba provisto por contribuciones de varios países. Pakistán por cierto, EEUU, Reino Unido, un par de países árabes del golfo.

JFC: Fue el mayor crimen político post Guerra Fría. No hay otro en una zona tan clave. El de Indira Gandhi fue un propio guardia de protección de cultura Sikh. El de Rajiv Gandhi fue una mujer suicida de origen Tamil.

HM: Bueno, esa es la gran interrogante: Quién cometió el asesinato.
En el libro Getting Away with Murder está mi tesis.

JFC: El título lo dice todo. “Getting away with murder” ¿Puedes entrar a Pakistán con ese título?

HM: Bueno, los editores del libro están pensando hacer una versión en urdu. Les dije, háganla pero no voy a ir a Pakistán a presentarlo. Lo dije a los editores entre broma y serio. Primero, porque no tengo tiempo y segundo, porque no creo que sería considerable.

JFC: Debe haber sido un trabajo lleno de sorpresas, laberintos, trabas...

HM: La investigación misma fue un proceso muy difícil. Fuimos a Pakistán, a Londres, a varios lugares. Entrevistamos a mucha gente. A Musharraf lo entrevistamos en EEUU, en Pennsylvania en la casa de un amigo donde estaba. Fuimos a todos los lugares indicados donde se debía ir. Entrevistamos a más de 250 personas entre autoridades de gobierno, gente del mundo de los DDHH, por cierto a todas las personas que estuvieron cerca del atentado, a todas las personas que estuvieron en los vehículos, a todos los policías que estuvieron involucrados. Hubo algunas entrevistas que fueron complejas.
El proceso comenzó bastante bien. Nuestro interlocutor era el Ministro del Interior Rehman Malik, quien fuera el asesor principal de seguridad de Benazir. Sin embargo, a nosotros nos dijo que él no era su encargado de seguridad, que él tenía responsabilidades más bien de seguridad nacional; pero todo el mundo nos decía que no, que era el encargado de seguridad. Lo concreto es que empezamos a adentrarnos en la investigación… En un comienzo fuimos muy bien recibidos. En un momento yo percibí que esa recepción inicial ya no era tan calurosa, no recibíamos toda la ayuda expedita que habíamos recibido desde el comienzo y se debió a que empezamos a hacer una investigación seria y profunda.
Empezamos a desenredar una madeja donde había distintos tipos de responsabilidades incluyendo del entorno de Benazir. Rehman Malik a fin de cuentas, era el encargado de seguridad, él iba en un vehículo blindado alternativo para el de Benazir Bhutto y sin embargo él parte antes que el vehículo de Benazir. Vienen los disparos, estalla la bomba del bombero suicida y sin embargo el vehículo que tenía que estar con Benazir, porque era el alternativo, parte, escapa del lugar, sale antes.
Nunca logramos establecer con precisión cuanto antes sale el auto de reemplazo. Y se va a la casa de Benazir cuando sus ocupantes sabían que había habido el estallido de una bomba, cuando su responsabilidad era quedarse ahí porque era parte de la cápsula del convoy, y sin embargo se van. Tratamos de pedirle más datos a Rehman Malik en su condición de asesor de seguridad y de haber estado en el vehículo alternativo que no está en el momento que se necesitaba, puesto que el vehículo de Benazir queda sin llantas y no es capaz de llegar al hospital y queda varado a medio camino, sin auto alternativo. Sin ningún vehículo de hecho que la pueda trasladar, y es un auto privado de una dirigente política del partido el que se detiene y ahí trasladan a Benazir. Todo eso probablemente hace que no llegue a tiempo para que se la logre resucitar y salvar. Todos esos detalles que yo cuento en el libro, van emergiendo y van creando una situación un poco tirante con las autoridades.
Luego, el empeño que tuve de entrevistar a todos los actores relevantes, incluyendo al Jefe del Ejército y al jefe de la ISI, es decir el servicio de inteligencia, creó un fuerte roce; cuando yo planteo esa posibilidad, públicamente se me responde negativamente. Se me dice: “No, el ejército está fuera de la investigación”, y eso sale en los titulares de los diarios. Reclamaron una cierta inmunidad. Yo dije, no vuelvo a Pakistán; el próximo viaje programado no voy, porque de acuerdo a las reglas que se habían establecido podíamos tener acceso a toda persona relevante para la investigación.

JFC: ¿Ya estaba Alí Zardari como presidente?

HM: Todo esto es con Zardari. La primera cosa que hice fue ir a ver Zardari cuando llegamos en la primera visita…

JFC: Notabas una vía paralela a Zardari. El ejército es otro poder...

HM: Eso lo dicen todos los observadores internacionales, el poder en Pakistán lo ha ejercido el ejército por mucho tiempo; la mitad de los sesenta y tantos años de independencia de Pakistán han estado gobernando los militares. No es ningún misterio que los militares son un poder extremadamente protagónico. Y que muchos presidentes elegidos democráticamente han sido expulsados por mano militar.

JFC: ¿Qué sucedió después?

HM: Dije, “No vuelvo a Pakistán”. Tuve algunos consejeros pakistaníes, que no voy a nombrar ni nombraré nunca, que me ayudaron mucho. Uno de ellos me dijo, “Porque no recurres directamente al ejército y le mandas una carta a su jefe”, cosa que hice. No sé si esa carta o un conjunto de otros factores, influyó; el hecho es que al siguiente viaje, ya teniendo esa seguridad, fuimos recibidos por el General Ahmad Shuja Pashaa a cargo de la ISI, la Dirección de los Servicios de Inteligencia, y luego el Jefe del Ejército, el General Ashfaq Parvez Kayani. No sé si él fijó esa regla, pero se dijo que sólo yo podía ir, no los otros dos comisionados, y que tenía que ir bajo ciertas circunstancias: tan solo con un policía de N.U. armado, sin la escolta antiterrorista que me acompañaba a todos lados, en un solo vehículo y no blindado a la casa de él en Rawalpindi.
En Rawalpindi está la sede del ejército, y podía ir con un solo policía armado de UN, sin el resto de la escolta y sin los otros comisionados. Los comisionados se opusieron y la gente de seguridad nuestra se opuso terminantemente. Al final como yo era presidente de la comisión, decidí que había hacerlo. Me dije, “Voy en estas circunstancias porque tengo el deber de escuchar al general Kayani. Y si estas circunstancias se han impuesto. Al final soy yo el que voy a ir, el riesgo es mío”. Así lo hice y pude entrevistarlo…

JFC: ¿Está dentro de tus prerrogativas? ¿Sin consultar al Secretario General?

HM: Sí, yo tenía plena autoridad.

JFC: ¿Cuándo te juntas con este personaje?

HM: Debe haber sido por noviembre del 2009, en el segundo viaje. El primero había sido en Julio. No consultaba con el Secretario General, ni su equipo, excepto para cuestiones técnicas. Por ejemplo, en la primera visita, dos días antes de partir de Nueva York, el jefe de gabinete me dice: “Nos han informado que nuestras comunicaciones han sido intervenidas. ¿Qué hacemos? Quizás habría que consultarle al Department of Security and Safety de N.U. (DSS. Departamento de Seguridad y Vigilancia), y ver qué piensan ellos, es muy grave”, me dice.
Le digo, “Aquí pueden habernos interferido nuestras comunicaciones muchos actores, así que aquí no hay que preocuparse de sobremanera. Si estás pensando sólo en los malos de la película en Pakistán, pueden ser muchos actores los que intervienen nuestras comunicaciones, no hay que preocupare en exceso. Anda a hablar con la gente de DSS pero yo no voy a interrumpir el viaje”.
DSS nos dice que hagamos una evaluación cuando lleguemos a la escala Dubái. Llegamos a Dubái para tomar el avión de la conexión de vuelo y nos comunicamos con los de DSS, y nos dicen que ellos prefieren que no sigamos a Islamabad. A modo de transacción, DDS resolvió que permaneciéramos en la Zona Roja de Islamabad, que es como la Zona Verde de Bagdad. “No salgan de esa zona”, esa fue la recomendación. Entonces yo agradezco, pero pensé que lo primero que tengo que hacer es ir Rawalpindi a ver el lugar del asesinato que está fuera de la Zona Roja, porque Rawalpindi es un suburbio de Islamabad.
Ya en Pakistán, la primera sorpresa al llegar allá, es que la agenda nuestra la tenía el cocinero (de la casa de huéspedes, de nuestra casa de seguridad) que no hablaba inglés. ¿Cómo puede ser que el cocinero tenga la agenda? Alguien me explicó, que él tenía que saber nuestros horarios para preparar las comidas. Estábamos en una casa de seguridad por instrucciones de DSS. No podíamos estar en un hotel, en ningún lugar de acceso público.
Dije, “Vamos a tener que salir de la Zona Roja e ir a Rawalpindi”. Decidimos que para tratar de despistar a cualquier persona que tuviese intenciones de hacernos daño íbamos a irnos en helicóptero a las tres de la tarde, el segundo día. Lo pusimos en la agenda incluso porque la agenda les llegaba a más gente que el entorno más directo. Pero en el círculo más íntimo decidimos que partíamos a las cinco de la mañana de ese día. A las cinco de la mañana partimos. Bloquearon los accesos. La policía dispuso barreras a dos cuadras del Parque Liaquat donde murió Benazir después de dar un discurso de campaña, De repente veo a dos cuadras, como montoncitos de gente ¡qué cosa más rara! Se acerca Peter Fitzgerald, el (comisionado de policía de la delegación) y me dice: “Heraldo: ¿sabes quién es esa gente? Son periodistas”. Miramos bien y los tipos están con cámaras y teleobjetivos. Alguien les dio toda la información y sabían donde nosotros estaríamos a las cinco de la mañana.
Tanto es así que cuando subo a la tarima sobre el parque donde habló ella, los policías de N.U. me piden que abandone el lugar, que me encontraba muy expuesto a algún francotirador.

JFC: ¿Es la primera vez que estás en el lugar del crimen…?

HM: Sí, en el mismo lugar.

JFC: Esa autorización te la había dado ese funcionario importante de la seguridad pakistaní

HM: Si, si.

JFC: Ellos se oponían…
HM: Ellos no se opusieron. Quienes se opusieron era la DSS de N.U. Nos decían por precaución, “no salgan de la Zona Roja”.

JFC: ¿El ejército se negó a que Uds. pudieran visitar el lugar del crimen?

HM: El ejército nunca se opuso a eso. A lo que se opuso el gobierno y el ejército era a que nosotros entrevistáramos al Jefe del Ejército y al director de ISI. Y eso al final ocurrió
Finalmente yo acepté las reglas de entrevistar a Ashfaq Parvez Kayani, Director de los Servicios de Inteligencia (ISI.2004-2007) y General en Jefe de las FFAA, (2007-2013). Kayani es el hombre; apareció el 2010 o el 2009, en la lista de los cien hombres más poderosos del mundo.
La filtración de información reservada estaba a la orden del día. Me metí en el mundo de las conspiraciones, de líneas que se cruzan de distinto tipo en la política pakistaní donde aparecen las dimensiones religiosas, la presencia de actores externos, los factores provinciales o regionales internos. La región de Punjab versus la de Sindh. Está Balochistan por otro lado, las regiones tribales, la vecindad de Afganistán y de la India, donde se mezclan una cantidad de variables y tienes que estar muy consciente de los distintos condicionantes a considerar en la investigación.
Ver también:
El asesinato de Benazir Bhutto. Significado de una investigación (Parte I): El acecho a las naciones

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Un proceso revelador

Juan Diego García (especial para ARGENPRESS.info)

El proceso social y político del año que culmina en Colombia muestra con toda su crudeza tanto las debilidades como las fortalezas de esta sociedad. En vísperas de cambios electorales en la primera mitad del 2014 se vislumbran los desafíos que tienen que enfrentar el gobierno y las fuerzas sociales para intentar su ingreso como colectividad nacional en un orden moderno y sobre todo democrático. El actual no es ni lo uno ni lo otro.

Los celebrados datos del crecimiento económico (alrededor de un 5%) no son una muestra de desarrollo. Se mantienen las desigualdades que hacen de este país uno de los más injustos de la región. Aunque la cifra oficial del desempleo abierto no es alarmante nadie desconoce que más que reflejo de un tejido económico sano la realidad es que la inmensa mayoría de quienes trabajan lo hacen en condiciones muy precarias.

La industria ha sufrido los duros embates de la competencia extranjera (propiciada por los tratados de libre comercio firmados por éste y anteriores gobierno) y enfrenta un pronóstico nada halagador tal como sucede con el sector rural donde el descontento es mayúsculo y ha llevado a cientos de miles de campesinos a movimientos de protestas que paralizaron el país y pusieron de manifiesto la inexistencia de mecanismos civilizados para el diálogo entre las autoridades y los sectores populares. Como es tradicional aquí, a la protesta se responde con la violencia -oficial o paramilitar-, un tándem siniestro que sigue funcionando a la perfección a pesar de las declaraciones oficiales que lo niegan.

Las instituciones apenas funcionan (a excepción de los entes de la represión), la corrupción no cesa y un descrédito enorme deteriora la escasa legitimidad del régimen, sustentada en elecciones supuestamente impecables pero corrompidas hasta la médula por los vicios del caciquismo, la manipulación, la exclusión sistemática de la oposición, la compra descarada del voto y, para que no falte, la violencia directa que se aplica cuando los demás mecanismos fallan. No sorprende entonces que Colombia registre una abstención permanente (ronda el 50% del censo electoral) y que últimamente crezca el colectivo que opta por el voto nulo o en blanco como forma de protesta. El desprestigio del poder legislativo no podría ser mayor. Un elevado número de parlamentarios está acusado o condenado por corrupción o vínculos criminales con la extrema derecha armada, algo impensable en cualquier nación civilizada.

La justicia ha caído en total desprestigio, pocos confían en la policía y hasta el ejército -aunque la propaganda oficial insiste en elevarlos permanentemente al podio de los héroes- comparte la mala imagen del conjunto de las instituciones. No son pocos sus miembros que aparecen vinculados a casos sonados de corrupción, a la guerra sucia (la sistemática violación de los derechos humanos es una práctica oficial y no el comportamiento díscolo de algunos) o al narcotráfico, igual que sucede con jueces, fiscales, notarios y con tanto funcionario de una administración pública en la que nadie cree. Un mal instrumento éste para el gobernante que se aplique a las reformas que el país necesita.

En este difícil contexto la iniciativa más destacada del presidente Santos es su apuesta por la paz en diálogo con las FARC-EP. Ha sido un paso valiente si se tienen en cuenta sus antecedentes (ministro de defensa del anterior gobierno), la resistencia a toda salida civilizada de la clase dominante del país (en particular del sector más tradicional, primitivo y violento encarnado por ganaderos y terratenientes) y la oposición de amplios sectores de las llamadas “clases medias”, literalmente intoxicadas durante décadas por la propaganda oficial (y por los medios de comunicación, todos ellos oficialistas) mediante las prácticas más conocidas de la manipulación mediática pintando a los insurgentes como fieras desalmadas, terroristas y narcotraficantes. Convencer ahora a buena parte de la población de la necesidad de sentarse a dialogar con tales “demonios” no es, por supuesto, tarea fácil.

Pero lo que más sorprende en este año es la vitalidad de la protesta popular. Recorrieron el mundo las imágenes de los indígenas exigiendo que no se utilicen sus resguardos como campo de batalla y en defensa de su identidad como pueblos; las calles se llenaron de estudiantes, profesores, maestros y público en general para exigir al gobierno el retiro de una ley de educación retrógrada (y lo consiguieron) y reclamar una política educativa acorde con las necesidades del país (el reciente informe PISA sobre educación en el mundo deja a Colombia en un pésimo lugar); los trabajadores del sector salud han hecho lo propio para oponerse a la privatización total del sistema sanitario y denunciar el robo y la corrupción existentes a manos de intereses privados y de políticos venales. Los campesinos, primero de la región de Catatumbo y luego de todo el país pusieron jaque a la administración y consiguieron una amplia solidaridad de los sectores urbanos, denunciaron los tratados de libre comercio como una entrega vergonzosa del trabajo nacional a la voracidad de las multinacionales y obligaron al gobierno a negociar cuando la represión oficial fracasó ante la resistencia de las gentes del campo y el clamor general de la ciudadanía. De igual modo se destaca la movilización de pequeños y medianos productores de la minería tradicional enfrentados a muerte con las grandes compañías mineras que saquean los recursos del país y dejan, además de dudosas ganancias a la nación, el panorama de campos desolados y comunidades arrinconadas o desplazadas. Huelgas obreras en varios sectores y grandes movilizaciones populares contra los proyectos de infraestructura que arrasan comunidades enteras y causan daños irreparables a la naturaleza culminan un año de luchas sociales muy intenso. El acontecimientos más reciente ha sido el cese del alcalde de la capital y su inhabilitación por 15 años (literalmente, condenado a muerte política), una maniobra de la extrema derecha tan burda y evidente que ha levantado la protesta más airada de la población.

Todo indica que Santos repetirá como presidente. Queda como incógnita saber qué tanta representación parlamentaria obtendrá la extrema derecha (para torpedear un posible proceso de paz) o el centro-izquierda (para apoyarlo). No menor es la incógnita acerca de la capacidad misma de Santos para llevar el proceso de la paz a buen puerto dadas sus limitaciones políticas (sus apoyos no son precisamente sólidos) y sus timideces manifiestas que lo llevan de las euforias pacifistas a salidas belicistas incongruentes. Pero sin duda, la incógnita mayor está en el futuro de los movimientos populares, los mismos que han conseguido hacer frente con cierto éxito a las políticas oficiales. Aunque sus reivindicaciones son bastante realistas y de inmediata aplicación aún se ven afectados por la dispersión, la falta para coordinar esfuerzos y la superación de la perspectiva territorial y reivindicativa particular que dificulta presentarse como una sola fuerza no solo social sino política. Un reto igualmente para los partidos de la izquierda (los pocos y menguados que ha dejado el exterminio físico llevado a cabo por el sistema en las últimas décadas) para insertarse de forma adecuada en este proceso ofreciendo su experiencia y conocimientos del quehacer propiamente político. Por su parte, los movimientos sociales deberán comprender que no basta con movilizarse (por importante que sea) y que en un momento dado es indispensable dar forma política a sus iniciativas, es decir, entender la reivindicación local y particular como parte integrante de un todo nacional y que avanzar en el control de los mecanismos del estado es el primer paso para tomarlo y, desde allí, transformar el orden social en armonía con las exigencias mayoritarias de la población.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

A propósito del triunfo chavista el 8-d

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

Es innegable que, con los resultados de las recientes elecciones municipales en Venezuela donde las opciones del chavismo obtuvieron el triunfo mayoritario, se abren algunas interrogantes respecto a si dicho triunfo responde a un avance firme del proceso revolucionario bolivariano socialista o si, por el contrario, es simplemente algo que encaja en lo que siempre han sido las elecciones en cualquier lugar del mundo según las reglas burguesas tradicionales, sin mayores consecuencias respecto a los cambios que han de producirse todavía a la luz del Plan de la Patria que se heredara de las manos del Comandante Hugo Chávez.

Hasta ahora, algunos dirigentes chavistas y analistas políticos sólo se han limitado a resaltar el porcentaje de votos de diferencia en relación a elecciones pasadas, pero sin explicar -con un mínimo de objetividad- qué pasó en aquellos municipios donde venció la oposición, incluso en aquellos donde la gestión de alcaldes de la derecha no es nada satisfactoria, según la percepción generalizada de sus habitantes.

Quizás valga la pena rememorar a propósito lo afirmado por Chávez en el Encuentro de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad en 2004 en Caracas: “No hace falta ser militar para saber que la mejor defensa es el ataque. Por eso, la humanidad debe pasar a la ofensiva. Pero toda ofensiva requiere un plan, una estrategia, unos actores coordinados, estructurados conscientes. Y también se requiere saber hacia dónde va la ofensiva, quién es el oponente principal o los oponentes principales”. Tal ofensiva, tal plan y tales actores no pueden (ni deben) responder a coyunturas que se presenten eventualmente, sin disponer de una comprensión cabal de las mismas, evitándose con ello la improvisación. Esto no ocurriría si se contara con una conciencia revolucionaria sistemática y sensatamente formada, la cual advertiría perfectamente quiénes son los oponentes a vencer, de modo que se garantice la continuidad y la consolidación del proceso revolucionario bolivariano socialista; erigiéndose, en consecuencia, todas las condiciones subjetivas y objetivas requeridas para que surja con toda su potencialidad creadora y re-creadora el poder popular, además del Estado comunal o consejista que se derivaría de su accionar revolucionario.

      Si los resultados electorales del 8 de diciembre apuntan a esto último, entonces quienes ahora ejercen cargos de dirección política y de elección popular tendrán que coadyuvar al surgimiento de unas nuevas relaciones de poder, con evidente hegemonía popular, sin que exista una posibilidad minúscula de reproducción de los viejos vicios clientelares que aún persisten en muchas instituciones públicas. Su compromiso como revolucionarios (y chavistas, en el caso de considerarse como tales) sería -más que todo- favorecer los cambios estructurales de las instituciones que dirigen y no permitirse que sus intereses estén centrados en sí mismos, coartando toda expresión de participación y protagonismo del movimiento popular revolucionario, sobre todo, cuando éste debe orientarse a la construcción revolucionaria de las comunas socialistas. Esto no puede sujetarse, por supuesto, a una cotidianidad meramente pragmática, reduciéndose todo al cumplimiento de una gestión eficaz, pero que no armoniza con el propósito primordial de hacer una verdadera revolución socialista, de manera que ella sea entonces la nueva realidad que construya el pueblo organizado, dotado de las herramientas teóricas y legales que la harán permanente.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Cortes de luz: las privatizaciones solo sirvieron para acumular ganancias

Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)

Llegó el verano con un pico de calor y como siempre, con altas o bajas temperaturas colapsa el abastecimiento de electricidad.

Es cierto que el cambio climático dificulta las previsiones sobre las oscilaciones del termómetro, pero convengamos que el fondo de la cuestión remite al modelo productivo global, intensivo en el uso de la energía fundada en hidrocarburos.

El 90% de la matriz energética remite a los hidrocarburos, y esa es la cuestión de fondo de la crisis energética mundial, también en la Argentina.

En este plano vale discutir la diversificación de la matriz energética, habilitando un debate sobre fuentes alternativas de energía, algo que los monopolios del petróleo no favorecen. La sociedad mundial está presa del chantaje de las petroleras y su voracidad por la acumulación de ganancias, de riqueza y de poder.

¿Qué tienen que ver los hidrocarburos con la electricidad y los cortes de luz?

Mucho, pues sin ellos no funciona la generación de electricidad y luego no circula y no se atienden las necesidades de unos usos extendidos de aparatos eléctricos para que funcione todo o casi todo en el hogar: no solo la luz, sino la pava eléctrica, o el horno a electricidad, la TV o la computadora, el aire acondicionado, la bomba del agua, incluso internet y el teléfono inalámbrico.

Las nuevas construcciones están subordinadas, o si se quiere, más adecuadas a la electricidad que al gas. Todo funciona a electricidad, ya que el acceso al gas y las dificultades para su instalación motivan la preferencia por adecuar toda la construcción al sistema eléctrico.

Por eso, algunos comentarios facilistas sugieren que el problema es de los usuarios que usan mucho los artefactos eléctricos en el hogar, entre ellos el aire acondicionado.

Un estudio reciente de la Federación de Trabajadores de la Energía, la FeTERA (entidad adherida a la CTA), da cuenta que el consumo de los acondicionadores de aire solo insume el 8% del consumo eléctrico contra el 30% de las lámparas diversas.

Con ello queda claro que más importante resultaría modificar el uso de las lámparas por otras de bajo consumo, quizá al estilo cubano, que ante la crisis energética en la isla, no se dudó en cambiar todas las lámparas domiciliarias por nuevas de bajo consumo. Se hizo para toda la población con un ahorro de consumo energético importante. Según especialistas, eso podría significar en la Argentina una parte menor de los subsidios anuales que embolsan las empresas.

¿Matriz de consumo o modelo energético?

Pero más allá de bombitas de luz, el problema no es el consumo, sino el modelo energético, que supone a los hidrocarburos y también a la generación y a la distribución de electricidad.

No deben separarse en el análisis, y por ello, hay que discutir el modelo energético en su conjunto, por lo menos en dos direcciones.

Una de ellas remite a discutir la cuestión de fondo: ¿energía para qué, para quién, el cómo de su producción y las fuentes energéticas? La respuesta nos lleva a discutir el modelo productivo y de desarrollo, tanto como las asociaciones de las empresas energéticas con empresas extranjeras y asociadas a satisfacer la demanda de un sistema productivo de monopolio para las ganancias empresarias.

La otra nos posiciona en el modelo actual, de privatizaciones operadas en los 90´ y continuadas desde entonces, salvo aquellas en franco deterioro como el Correo Argentino, las líneas ferroviarias, las AFJP en plena crisis mundial (2009), o la propia YPF, expropiada parcialmente sin modificar su carácter de S.A., por lo que se explican las cláusulas secretas con Chevron.

Por esas privatizaciones existen cuantiosos recursos innecesarios que se apropian los directores, asesores y burócratas de un conjunto de empresas que se apropiaron y explotan un “servicio público” como una “mercancía” y eso explica que pidan pista libre para la suba de la tarifa. No les alcanza con la tarifa más el subsidio y quieren la lógica del mercado, con tarifa liberada y que el servicio se brinde a quien pueda pagarlo.

No caben dudas que hay que modificar el modelo energético y el productivo a él asociado. Es un debate profundo y no pasa por las empresas, ni por los precarios entes de regulación. Es un desafío para la sociedad argentina, que necesita hacer un balance de veinte años de privatizaciones y extranjerizaciones para restituir el carácter de derecho a la energía.

Se vienen los aumentos

Al tiempo que escribimos estas notas se publican aumentos de boletos de transporte de colectivos de pasajeros en la zona metropolitana.

Es cierto que se exceptúa a beneficiarios de planes sociales, pero lo real es que el aumento encarece el transporte público de pasajeros, utilizado mayoritariamente por sectores de ingresos disminuidos.

Muchos señalan que así se equipara el costo del boleto con los encarecidos precios del interior del país, unificando la carestía del traslado de personas.

Es un dato más de la elevación recurrente de precios que achica las capacidades de compras de los trabajadores y sus familias.

Mencionamos al transporte porque anticipa un final anunciado con las tarifas eléctricas.

Ello podrá ser solución para las empresas y las finanzas públicas que no pueden sostener el nivel de subsidio actual. Pero no es solución para la población, especialmente aquellos de menores ingresos y nos aleja del debate necesario sobre qué energía y para qué modelo productivo y de desarrollo.

Con todo ello,

¡Feliz año nuevo!

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Marcelo Ramal: “Macri ha decretado una farsa de ‘emergencia energética’, para seguir sin luz y promover un tarifazo”

Marcelo Ramal, diputado del Frente de Izquierda en la Legislatura, se refirió a los anuncios de Mauricio Macri.

“El gobierno de Macri ha resuelto una ´emergencia energética´ tardía y sin consecuencias efectivas para las miles de familias sin luz.  El jefe del PRO sólo ofrece baños o provisión de agua para los damnificados. Pero no aportó medida alguna para restituir la luz en las zonas afectadas, por caso, a través de la constitución de cuadrillas de operarios electricistas o la provisión de generadores para los edificios o complejos habitacionales que están sin energía. Precisamente, esas medidas elementales para restituir la luz están presentes en el proyecto de emergencia eléctrica que el Frente de Izquierda presentó en la Legislatura de la Ciudad. En cambio, Macri condenó a los barrios afectados a s! eguir sin luz, y postergó cualquier solución a “futuras inversiones”, o sea, el mismo lenguaje sinuoso con el cual empresarios y funcionarios vienen preparando un tarifazo en el servicio eléctrico”.

“La engañosa emergencia de Macri llega horas después de que el gobierno nacional anunciara un posible traspaso del servicio eléctrico a la Ciudad y a la provincia de Buenos Aires, y que voceros macristas se manifestaran dispuestos a discutirlo. Al igual que con el subte, los “nacionales y populares” le trasladarían al macrismo el trabajo sucio del aumento de tarifas, señaló Ramal.

“Rechazamos la impotencia de los dos gobiernos para restituirle la luz a la población. Esa desidia deliberada no es más que la preparación política de un tarifazo contra el pueblo. Reiteramos la exigencia de una sesión extraordinaria en la Legislatura, para constituir un comité de emergencia con representantes de trabajadores y vecinos afectados, con facultades de intervención sobre las empresas y con los recursos necesarios para atender al colapso eléctrico con cuadrillas y generadores de energía”.

“El lunes a las 11 horas, convocamos a todos los vecinos a la Legislatura, a acompañar nuestro reclamo por una sesión especial.  El mismo lunes, a las 18 horas en el Obelisco, apoyaremos a los vecinos movilizados en reclamo de agua, de luz y contra cualquier tarifazo”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El día que se cortó la luz en Río Gallegos y Máximo se enojó

MDZOL

Un discurso de septiembre pasado recuerda el enojo de Máximo Kirchner, contado por su madre en un discurso público, ante un corte de luz de tres horas.

En septiembre pasado, mucho antes de la ola de calor que provoca por estas horas miles de cortes de energía, especialmente en Capital Federal y Gran Buenos Aires, Cristina Fernández reveló que una de las cosas que molesta a Máximo son los cortes de luz.

La mandataria contó que ese corte de tres horas fue para incluir a Santa Cruz en la red de interconectado y recordó que un momento Río Gallegos llegó a estar tres días sin luz, por lo cual se declaró la emergencia.

Asombrosamente, ciertos barrios de Buenos Aires cumplen hoy 14 días sin energía eléctrica y la situación ya se cobró la vida de una familia que durmió con una vela prendida.



Video fuente: MrAikawa

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Miles de hogares sin luz y poca iniciativa política del Estado

Emilio Marín (LA ARENA)

Miles de vecinos completan hoy su día número 14 sin luz eléctrica. Está a la vista la falta de respuestas de las empresas Edenor y Edesur. Lamentablemente también ha faltado iniciativa política del gobierno.

Empezó el verano y también las complicaciones que traen sus altas temperaturas, con continuos cortes de energía eléctrica. Este domingo muchos vecinos de la ciudad de Buenos Aires y del conurbano bonaerense completan su día 14 sin ese servicio esencial.

En muchos edificios afectados se añade otra carencia fundamental: no hay agua porque sus motores no la suben hasta el tanque. En esos casos la situación es más dramática. Ni hablar de las personas mayores o enfermas que moran en pisos altos y no pueden bajar para trasladarse a otros lugares.

Los miles de afectados han logrado una cosa: visibilizar el problema. Para ello apelaron a algo que está incorporado al ADN de los argentinos: el corte de calles y avenidas. Nadie de los responsables, sean las empresas y el gobierno, de la Ciudad, la Provincia y la Nación, pueden hacerse los desentendidos. Aún los poco informados saben que existe este gravísimo problema.

¿Qué dicen los cráneos de Edenor y Edesur? Que todo se debe a las altas temperaturas reinantes desde hace un mes. Que ellos hicieron todo en regla pero que el fenómeno los desborda, por la sensación térmica y el mayor consumo. De autocrítica, nada.

¿Qué dicen los funcionarios del gobierno? Que hay circunstancias objetivas, como el mayor consumo que superó ayer los 21.000 megavatios en todo el país, récord para un día sábado. Y que eso tiene un costado bueno porque quiere decir que la economía ha crecido y tiene una mayor demanda. A su vez, Jorge Capitanich y Julio de Vido, han acusado a las empresas de "imprevisión". Han levantado el índice contra las dos citadas, se podría agregar una tercera, la platense Edelap, que operan en la distribución. Según esa óptica parece que en Generación y Transporte, en cambio, está todo bien, lo que despierta muchas dudas.

En esos ministros no ha aparecido ni pizca de autocrítica. Es verdad que la mayor responsabilidad recae sobre espaldas empresarias, ¿pero que hizo el ente de control (Enre)? Y una vez que el drama quedó totalmente desnudo hace dos semanas, ¿por qué no se tomaron decisiones de rescindir el contrato de concesión, para proceder a la reestatización del servicio? Era el tiempo propicio para el nacimiento de una nueva Segba pero faltó voluntad en un gobierno nacional que no es el mismo de 2011, cuando acometía una nacionalización mucho más compleja (YPF).

Falta de reflejos

En política una de las peores actitudes suele ser el eclecticismo, la falta de decisión en torno a una u otra opción para solucionar algo. Eso es más nocivo aún cuando se está ante una cuestión candente, como apagón, incendio o inundación: no hay tiempo allí para las soluciones de mediano y largo plazo. Se debe actuar sin demoras. Y salvando las diferencias, la emergencia energética que afecta duramente a tantos argentinos, es un caso de esos.

No es un problema que empezó el mes pasado. En cierto sentido comenzó hace veintitantos años atrás, con la decisión privatizadora del menemo-cavallismo, aplaudida por los monopolios nacionales y extranjeros, y acompañada por la burocracia sindical de Luz y Fuerza de la Capital y la Federación Fatlyf (Oscar Lescano).

Los gobiernos posteriores, incluidos los de Néstor Kirchner y CFK, convalidaron esas concesiones. En algunas de éstas se fueron acomodando empresarios amigos, como Marcelo Midlin (Pampa Energía) que pasó a controlar Edenor. En Edesur siguieron primando los españoles y chilenos de Endesa.

Ahora se está revelando ante los ojos de 40 millones de argentinos que esa política era nefasta. Ese servicio esencial debía ser prestado por el Estado, para que invirtiera todo lo necesario sin la rapacidad y tasas de beneficio del capital monopolista.

Hace diez días Capitanich emplazó al par de empresas a prestar bien el servicio porque de lo contrario lo haría el gobierno. ¿Y? ¿Para cuándo Jefe de Gabinete? ¿Cuánto más va a esperar? ¿O los estaba corriendo con la vaina?

Al gobierno nacional le han faltado reflejos políticos. Y algo peor, no tuvo sensibilidad popular. En abril de este año la presidenta visitó el barrio de Tolosa en La Plata, para conocer in situ los daños de las inundaciones y consolar a los afectados. Esta vez ni ella ni ninguno de sus funcionarios asomó las narices por Villa Lugano, Mataderos, Avellaneda y otros lugares a oscuras. Todavía están a tiempo de enmendar ese serio error, que trata de explotar Sergio Massa pidiéndoles que "den la cara".

Aparato y pueblo

Una evidencia de que falta sintonía fina -y en este caso gruesa también- entre una parte del gobierno y la gente la dio el viernes el congreso del Partido Justicialista bonaerense. No se puede identificar a ese partido con el gobierno nacional pero tampoco desconocer que es una parte importante del mismo, por apoyo, funcionarios, base electoral, etc.

El evento fue convocado por el nuevo titular de la agrupación, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza. Buena parte por no decir toda la discusión giró en torno a si el presidente del Congreso del PJ sería alguien ligado al diputado Martín Insaurralde o al también diputado Julián Domínguez. Ambos aspirantes, era vox populi, querían ubicar allí y en otros cargos directivos a referentes de su riñón, interesados como están por contar con apoyo más que logístico para la campaña a gobernador en 2015. Insaurralde y Domínguez quieren suceder allí a Daniel Scioli.

Al final tantos conciliábulos no se saldaron y se optó por un parche: sigue como titular del Congreso el diputado Díaz Bancalari, de pasado duhaldista, secundado por el impresentable Hugo Curto, intendente de San Martín y otros popes del justicialismo más tradicional.

El Congreso no funcionó como un evento político sino como un trámite ante la justicia electoral, donde el PJ podía perder la personería de tanto que lo habían puesto en el freezer.

Los muchachos no se esforzaron por la elaboración política. Apoyamos a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, apoyamos el gobierno del compañero Scioli y tenemos las puertas abiertas a todos los peronistas que quieran volver: tales fueron sus elementales definiciones.

¿Algún balance sobre las exageradas concesiones de Scioli a los policías amotinados? ¿Alguna propuesta sobre cómo controlar los precios en la principal provincia? ¿Apertura del debate para recrear Segba en tierra bonaerense en vista del desastre energético?

Todas esas preguntas tuvieron una misma respuesta. No.

Lo llamativo es que de ese Congreso fue parte La Cámpora, con pretensiones de puestos que no prosperaron. ¿Será una línea ya definida de esta agrupación juvenil, de insertarse en el PJ? Eso supondría el abandono de la estrategia de construcción en Unidos y Organizados, con otros sectores del kirchnerismo y la centro izquierda del EDE y el PC. En ese PJ la mayoría parece encolumnarse detrás de la candidatura presidencial Scioli 2015. ¿La Cámpora también?

El abandono de candidaturas propias se confirmó también cuando la presidenta declaró que no hay ninguna posibilidad de Cristina 2015 en ningún puesto electivo. Carlos Kunkel había lanzado esa idea, pero ahora tendrá que elaborar otra.

"Chupete" suelto

Sectores de la justicia siguen dando material para pensar que es urgente democratizarla, tal como proponía el paquete de leyes impulsado por la jefa de Estado y bochado por la Corte Suprema.

Esta vez fue el Tribunal Oral Federal 3, encabezado por Guillermo Gordo, el que dio la nota, al absolver al ex presidente Fernando de la Rúa y otros acusados de haber pagado y recibido coimas para la aprobación de una ley de flexibilización laboral en 2001.

El fallo a medida de la corrupción, resolvió investigar al denunciante Pontaquarto, al ex intendente Aníbal Ibarra y al juez Daniel Rafecas, que habían sido parte de la denuncia y la investigación.

Después de esto, ¿quién se va a animar a denunciar un hecho de corrupción?, se preguntó Pontaquarto. Había muchas pruebas que incriminaban a "Chupete", al jefe de la SIDE, Fernando de Santibáñez, al ministro de Trabajo Alberto Flamarique y a cinco senadores justicialistas, de haberse repartido cinco millones de pesos.

Entre otras pruebas del delito estaban notas de la periodista Villosio, de "La Nación", basadas en conversaciones con el senador salteño Cantarero, admisiones de Antonio Cafiero de que sabía que tal cosa había ocurrido, etc.

Todo fue en vano. De la Rúa, trece años después del suceso, pudo cantar victoria. Aunque en pequeña medida debe haberlo ayudado a conseguir este fallo absolutorio el haber sido invitado el 10 de diciembre por la presidenta a compartir en primera fila el acto oficial por los 30 años de democracia.

Una democracia que absuelve y premia a un ex presidente, con tantas pruebas y datos en su contra, y que no es eficaz para que vuelvan la luz y el agua a miles de hogares luego de dos semanas de cortes, es un sistema que necesita urgentes mejoras y cambios. Ese 10 de diciembre la presidenta dijo que los problemas pendientes se solucionarían con más democracia. El cronista se permite agregar: sí, pero con más democracia real, social y participativa.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Crisis energética: Para Rigane, “el Secretario de Energía pasa desapercibido en medio de los cortes de luz”

FETERA - ACTA

“La crisis energética resulta inocultable. El Gobierno está viendo hasta dónde la reconoce”, dijo José Rigane, secretario Adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina y secretario General del Sindicato Luz y Fuerza de Mar del Plata.

El Secretario General de la Federación de Trabajadores de la Energía de la Republica Argentina (FeTERA-CTA), José Rigane, expresó que “la crisis energética es estructural e inocultable, pero aparecen como culpables los usuarios. Pero ningún usuario es responsable”. Y agregó que el Secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron, “no está jugando ningún rol y está totalmente en un segundo plano. Pasa desapercibido como funcionario en medio de los terribles cortes de luz que sufre la gente”. “Daniel Cameron no cumple con el rol que debería cumplir”, dijo.

El también Secretario Adjunto de la CTA indicó que “esta crisis energética no tiene que ver con algo coyuntural porque es totalmente estructural. No se puede poner de excusa al clima porque en el sector energético se puede saber con anticipación el tipo de consumo que va a haber”. “Pero es importante tomar dimensión que la crisis viene de la mano de la privatización y extranjerización del modelo energético”, agregó.

Rigane sostuvo que “la forma de salir de esto es terminar con este modelo energético porque quedó demostrado que fracasó”. También dijo que “queda demostrada la falta de inversiones en el ámbito de la generación, en el ámbito de la transmisión y en el ámbito de la distribución. No sirve pedirle a la gente que controle su consumo cuando hace mucho calor o mucho frío, porque el problema viene de raíz por la falta de mantenimiento y de inversión. No hicieron lo que tenían que hacer”.

“Está establecido que en un día de máximo calor en Argentina se necesitan 5.000 megavatios más de lo común en la producción y en un día de máximo frío se necesitan 4.800 megavatios más. Todo es previsible en el sector energético, no es verdad que no se puede prever la demanda”, explicó. También agregó que “esto sucede porque no se invirtió en las obras de infraestructura”.

Rigane comentó que “un informe recientemente conocido de la Auditoria General de la Nación, establecía, por el aumento de nuevos clientes, construir 5 centrales de generación de electricidad. Esto representa la incorporación de varios miles de megavatios al sistema. De esas 5 centrales sólo se hicieron 2. Esto resulta determinante”.

Rigane manifestó que, “según el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), la energía creció menos de la mitad de lo que creció el PBI. Entre el año 2003 y 2013 el PBI creció a una tasa del 6,5% promedio anual y la potencia instalada de energía lo hizo tan sólo a 3,2% por año. Este dato establece claramente por qué hoy la energía está en crisis”.

Para finalizar, Rigane dijo que “las consecuencias están claras porque las pagan los usuarios, pero el origen es la falta de inversión y el fracaso del modelo energético”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Prof. Juan Carlos Sánchez: "Solamente hay penas para los pobres"

Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS, especial para ARGENPRESS.info)

Con el docente y periodista Sánchez conversamos - en esta primera parte- sobre De la Rúa absuelto e impune, la policía y el narcotráfico, "una foto extraña" y la necesidad de democratizar los sindicatos de los trabajadores.



Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Casi 2 casos de tortura por día en cárceles y comisarías bonaerenses desde el 2000

Rosario Marina (COSECHA ROJA)

Uno de los 328 casos de tortura por parte de la policía o el servicio penitenciario de este año ocurrió en Pergamino. En la calle. En Plaza Merced, el 26 de mayo. La policía trasladó a un pibe, menor, hasta la comisaría 1ra. Según su denuncia, lo insultaron, lo humillaron, le pegaron cachetadas y lo golpearon con un palo, llegando incluso a ponérselo en la cola. El abuso sexual se repite en diez casos más. Todos menores de edad.

Desde la creación del Banco de Datos, en el año 2000, hay 8909 casos registrados de torturas en cárceles y comisarías de la provincia de Buenos Aires. Esto es: casi dos casos diarios. 4300 son denunciados y 4609 se conocen bajo secreto profesional.

En el informe que presentó el defensor general de Casación de la provincia, Mario Coriolano, se registraron 328 casos de torturas entre el 1ro de mayo y el 19 de septiembre de 2013. Cien de esas víctimas fueron menores.

Los datos no son del todo precisos. Es muy probable que sean más. Coriolano explicó que las únicas cifras que tienen son las registradas por los defensores oficiales en su trabajo, el número real depende de la buena voluntad de los operadores. “A veces hay menos registro, lo que no quiere decir que haya menos tortura” aclaró.

Otro caso, que en el informe resaltan por la gravedad: la policía golpea con puños, puntapiés y armas en el cuerpo a una mujer después de esposarla. Hoy está en silla de ruedas.

En el año 1999, los defensores públicos notaron que había un aumento preocupante de la violencia policial. Esto los llevó a armar un registro no sólo de los hechos denunciados judicialmente sino también de aquellos que por temor a represalias no se denunciaban, y que conocían sólo los defensores bajo secreto profesional. Esa es la llamada “cifra negra”. Desde el año 2000 se trata de un 50% de los casos. De los 8909 casos registrados desde la creación del Banco de Datos, 4300 son denunciados, y 4609 son bajo secreto profesional.

Este es el segundo informe del año periódico del Banco de Datos de Casos de Tortura y Otros tratos o penas crueles, Inhumanas o Degradantes. Los casos son del 1ro de mayo al 10 de septiembre de 2013. Y es la segunda vez que no aparece ningún dato de La Plata, “(…) cuando en La Plata están las cárceles con mayor cantidad de detenidos. Eso no puede obedecer a otra cosa que a la falta de registro. En realidad habría que hacer actuaciones internas por parte de la Procuración General para que den explicación los operadores de por qué no registran”.

Cinco autoridades reciben el informe: Gobernador, a los Presidentes de cada Cámara, a la Procuradora General y al Presidente de la Corte. Toda la información forma parte de una base de datos que existe desde marzo del 2000.

Lo que se pide es la puesta en marcha de la policía judicial; que el Subcomité para la Prevención de la Tortura haga visitas periódicas a los lugares de detención; y que se creen comisiones de expertos independientes que analicen las situaciones sistemáticas de tortura que permanecen impunes. “No se investiga. Cuando se investiga se lo hace mal. Y cuando alguna causa llega a juicio se la califica de una manera benigna”, explicó Coriolano.

De los casos no denunciados, 3408 son de ámbitos policiales, y 1042 son de cárceles. A Coriolano lo que más le preocupa son los casos en ámbitos policiales, porque las víctimas siguen en contacto con los agresores. “El traslado o la posibilidad de protección es mayor en la cárcel que en la comisaría”.

Los indicadores que se manejan en el informe son: torturas/malos tratos;superpoblación/agravamientos ilícitos; y prueba falsa/obstaculización del ejercicio de la defensa.

En el caso Migone(http://cosecharoja.org/de-bru-a-migone-no-te-metas-con-la-novena-2/) se cruzan ejes de tortura y causa armada. “A veces se arman causas para tapar situaciones de abuso de poder”. “Estamos trabajando con la Asociación Miguel Bru porque hay casos en la comisaría 9na de torturas después de Miguel (Bru) y antes de Migone. Estamos viendo de hacer un informe conjunto de esos hechos.” En el juicio oral se descubrió que a Migone le habían inventado una causa.

En la presentación, dialogaron el defensor general y Rosa Bru –madre de Miguel Bru, torturado y desaparecido en la comisaría 9na de La Plata-. En este período que abarca el informe, Rosa se acuerda de un par de casos. Uno de ellos es el de Peralta. Una causa armada en la defensoría. “El muchacho que estaba cuidando sus hijos, entró la policía con un allanamiento acusándolo de un robo. Lo llevan a declarar a la defensoría y al otro día muere”, explica Rosa.

Este caso, sumado a los que denunció Julián Axat (defensor del fuero de responsabilidad juvenil de La Plata) de chicos que mataron, no están en los datos del informe.

Con respecto a los métodos de tortura, Mario Coriolano dijo a Cosecha Roja: “La verdad no veo que haya nuevos métodos. Sí se notan características regionales y locales. En nuestros registros se repiten las modalidades que se pueden ver en los informes: patadas, golpes de puño. Se ve a muchos menores que los desnudan.Y sigue la picana y el submarino seco. Las víctimas dicen que el submarino seco es el más inaguantable: prefieren morir”.

Finalizando la presentación, dijo que existe una deuda pendiente por parte del poder judicial. “Se deja en evidencia que hay una deuda pendiente por parte del Estado, en primer lugardel poder judicial. Pero también de los poderes ejecutivos en fuerzas de seguridad y penitenciaria como es la policía y los carceleros que son instituciones jerárquicas y que están involucrados en muchos nichos de corrupción y violencia institucional que se retroalimenta”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El idiota del pesebre

Alfredo Grande (APE)

En la década del 80 fundé la Cooperativa Atico. Con más precisión, el 1° de Mayo de 1986. Posteriormente a una reunión de los asociados, charlé con Gregorio Baremblitt. Uno de los fundadores de Plataforma, grupo que en los 70 se retira de la Asociación Psicoanalítica Argentina por insalvables diferencias ideológicas. Una de sus referentes, Mimi Langer, escribió un texto que ha sido brújula y estímulo: “no renunciaremos ni al marxismo ni al psicoanálisis”.

Con Gregorio mantuvimos una amistad implicada, o sea, con acercamientos, distancias, desencuentros tristes y encuentros alegres. Es un hombre sabio y no pocas veces a los sabios les cuesta estar siempre alegres. En esa charla, Gregorio me dijo: “estoy acostumbrado a ser el idiota del pesebre.” La frase me impactó tanto, que la tomé como título de un trabajo(1). Me sigue trabajando esa definición tan acertada. Un pesebre convoca lo que denomino la voluntad de adorar. Que es diferente del amar y del enamoramiento. En éste, la racionalidad queda abolida. Freud señala que: “no se enamoró porque es perfecto sino que lo ve perfecto porque se enamoró”. Y se enamoró porque el Otro (o la Otra) ocupa el lugar de su Ideal. El enamoramiento es una trampa vincular con una estadía breve y grata. Cuando se prolonga más allá de lo necesario, se transforma en un delirio erótico de peligrosas consecuencias. En la vida de pareja y en la vida política, no pocas veces demasiado cercanas, siempre implica desastres. El enamoramiento necesita dar paso al amor. En éste ya no hay perfecciones, sino predilecciones. No hay objeto único, ni media naranja, ni hasta que la muerte nos separe. Lo que separa es la vida, el objeto es el mejor pero hay otros, y las naranjas solo sirven para exprimirlas.

El pesebre

El pesebre es una metáfora de la adoración. Un enamoramiento permanente, constante, eterno. En el pesebre todos y todas adoran, sin borramientos de clase, ni de especie, ni de género. La adoración es un mandato que ha perdido hace siglos su fundamento deseante. La cultura represora ordena adorar al niño. Pero luego, sin aviso previo, ordenará matarlo. Y sin esperar demasiado tiempo, ordenará adorar al Padre. Pero no cualquier Padre. Solamente aquel que esté dispuesto a matar al hijo para mostrar sometimiento a la Orden Sagrada que viene de Arriba. De muy arriba. El pesebre organiza lo que denomino “pesebrismo”. Una de las modalidades de la cultura represora. Falta absoluta de pensamiento crítico. Mandatos ante los cuales hay que subordinarse sin demasiado valor. Sometimiento vivido como rebelde y abierta autonomía. Amor sin cafeína, ternura con el enemigo y crueldad con el compañero. La sonrisa ante el pesebre es clonada en una mueca de horror ante la mesa de torturas. Pero luego vendrá otra sonrisa despiadada. Sonreír y consentir ante aquellos que avasallaron el pesebre del niño y construyeron el aguantadero del represor. Adorar siempre es peligroso. Adorar el represor es suicida. Y homicida.

Masacres

El pesebre de los subsidios terminó en la masacre de Once, en la masacre de las inundaciones, en la masacre actual por la negligencia criminal de privados y Estados. Estoy escribiendo gracias a la batería de la compu y confiando en poder enviar este texto con el modem de mi teléfono celular. Estoy adorando a odiadas compañías, porque hay otras más odiadas todavía. ¿A quien odiás más: ¿a Personal, Claro o Movistar? ¿A Edesur, Edenor o Edelap? Pero no te olvides de los Entes Reguladores. En realidad, son absolutamente Entes, y nada regulan. Subsidios que son pagadiós de una decáda perdida en inversiones que como las golondrinas, ya nunca volverán. Sin embargo, desde el “en todo estás vos” del gobierno de la ciudad de los cada vez más pestilentes aires, hasta el “en la vida hay que saber elegir” del gobierno nacional, se insiste, se insiste, se insiste en que votar es adorar un poco. Millones tirados a los tachos de basura con ranura que algunos llaman urnas. El “furor votandis” no es una señal de salud democrática. Más bien es una parodia ridícula de lo democrático. Una especie de “débito democrático” análogo al conyugal, que establecía la obligación contractual matrimonial de las relaciones coitales, no necesariamente sexuales. Digo porque el placer generalmente ausente da cuenta que en la cultura represora la sexualidad también puede ser mandato.

Adoraciones sobran

Pesebre sobran, adoraciones también. Pensamiento único abunda. Hasta hace poco, algunos meses AP (antes de las Paso) el único pensamiento era la reelección. Una de sus adoratrices principales, Diana Conti. Ayer nomás un adoratriz subrogante, plantea que la Presidenta actual será candidata en el 2015. No sabe a qué, pero candidata. Un pesebre electoral se arma con mucho dinero y con absolutamente ningún escrúpulo. A esto algunos lo llaman Frente. Y cada dos años la resurrección de las boletas y las urnas tiene su advenimiento. Por supuesto, es mejor adorar urnas que picanas. Pero lo que es malo, pero realmente malo, es adorar. El amar y el odiar son necesarios. El amor pone lo que falta y el odio saca lo que sobra. Adorar es la idealización, origen de todas las guerras religiosas, políticas, deportivas. Soy bostero. Pero no adoro a Boca, y menos a “este Boca”. Lo amo por lo tanto debo criticarlo. En el pesebre no hay crítica, ni discrepancia, ni plan B, ni segunda opinión. Si la vaca muge antes de tiempo, es churrasco.
En la historia de los tiempos, los idiotas son todos aquellos que no escucharon cantos de sirenas, ni se encandilaron con la belleza de los ángeles. Los niños, los locos, las mujeres que no hacen pactos perversos con los patriarcas de turno, los hombres que sin saberlo sostienen que “todos somos Espartaco”, los poetas, los artistas. Siempre que se fuguen de los pesebres que la cultura represora arma para capturarlos y corromperlos.
Ser el idiota del pesebre. Amar y odiar sin adorar. En una frase me lo enseñó Gregorio Baremblitt. Eso es un maestro.

Nota:
1) “El idiota del pesebre: reflexiones sobre el inconsciente político de las organizaciones económico sociales hegemónicas” E, “El Edipo después de El Edipo”. Topía Editorial 1986.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Asonada policial: las confusiones que generó en agrupaciones sindicales y políticas de izquierda

Celina Rodríguez Molina (OTROS CÍRCULOS)

“El único lugar para pararse y no pifiar tanto es el de la lucha de clase” propone la integrante de la organización de mujeres Las Azucenas de La Plata. Referente y militante popular observó con preocupación que dirigentes de la conducción de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) hayan convocado a acción conjuntas con “milicos que sublevan con armas y extorsiones”.

Todos/as las que hemos hecho política de izquierda nos hemos equivocado, nos hemos confundido, hemos tenido incertidumbres o dudas. En la construcción del poder popular, en apostar a la democracia de base, en este camino al socialismo hemos metido algunas veces la pata. No soy creyente ni conozco preceptos bíblicos, pero “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra” es una frase sintética que da cuenta de estas acciones políticas. Por suerte la crítica y la autocrítica han sido anticuerpos para seguir viviendo y aportando a procesos de cambio. A procesos en los que los seres humanos, la naturaleza, la pachamama, y el buen vivir son nuestros nortes.

En estos días turbulentos de fin del 2013, he escuchado varios ejemplos de confusiones ideológicas, donde parece que la historia se detuviera y los hechos se transformaran en fotografías estáticas. Solamente mencionaré uno. No porque no haya más, sino porque no quiero ser larguera…En un plenario de delegados/as de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) desde la conducción se aludió a la participación en acciones junto con la policía en el corte de 1 y 60 en la ciudad de La Plata (podría haber sido en cualquier lugar donde la policía se amotinó pidiendo más poder y guita). Todo esto con el fundamento de que son trabajadores (la policía) y que un sindicato está afiliado a centrales sindicales y que había que estar donde está el conflicto.

Me llamó la atención y me dolió. Porque estos mismos dirigentes sindicales no estuvieron ni llamaron a ninguna movilización por los presos de Las Heras, que en esos días habían sido acusados a cadena perpetua por luchar, con la excusa de la muerte de un policía, de la que ellos dicen que no participaron y de la que no hay pruebas reales para incriminarlos. Entre las lecturas de esos días por suerte me cruce con el comunicado de la CORREPI (leer al final de este artículo); suerte porque es muy serio en su análisis y fundamentación y me permitió fortalecer y fundamentar estas posturas.

Sé, sabemos, también que hay grupos de izquierda que se han prendido en el discurso de sindicalizar a la policía, con el objetivo de que sea más democrática. Lo lamento por las posiciones de estas organizaciones combativas. Habría que rastrear la historia reciente, recordar la ideología vertical de las fuerzas represivas, a las que solamente con la decisión política de gobiernos con poder es posible imprimir cambios significativos. Y por lo que vemos con posiciones como las de Scioli, de La Sota y los caudillos provinciales, muchos de ellos jefes políticos de las mafias que “por fuera de la legalidad” explotan los negocios de la trata de personas, el narcotráfico, entre otras, estamos muy lejos de esto. Con esas posiciones, la respuesta es que no hay plata para aumentar los sueldos de los trabajadores estatales, ni para los médicos, enfermeras, maestras y auxiliares de las escuelas, pero sí hay para los milicos que sublevan con armas y extorsiones.

Me pregunté entonces cuál sería un anticuerpo para que las confusiones no fueran tantas. Si nos paramos en nuestras organizaciones, si nos miramos el ombligo, si nos paramos en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y pensamos que vamos creciendo con estas nuevas incorporaciones como el sindicato de policía, nos confundimos. El único lugar para pararse y no pifiar tanto es el de la lucha de clase, pararse en el lugar de la organización popular de los trabajadores/as, en una organización que es el sindicato, pero lo excede; desde la lucha por el territorio, por las ideas, por las construcciones legítimas y masivas, por la construcción del poder popular. Veamos este presente desde la lucha de clases, proyectemos en función de esto y no desde el engordamiento de aparatos, de organizaciones y movimientos que, aunque en su discurso se coman los chicos crudos en sus prácticas políticas e ideológicas prime la confusión y corra el riesgo de convertirse en obstaculizadora de construcciones populares.

Declaración de la Coordinadora contra la represión policial e institucional (CORREPI)
El perro guardián quiere que su amo lo alimente bien. Ni ellos son trabajadores, ni el pueblo es su patrón.

En octubre de 2012, cuando la crisis europea se expresaba con mayor crudeza en Grecia, la Federación de Sindicatos de Policías de ese país amenazó al gobierno con negarse a reprimir las frecuentes protestas de trabajadores si no se le garantizaban mejoras en su remuneración. Sin mayor discusión, y mientras se recortaban los salarios de los trabajadores y las prestaciones sociales, el gobierno griego cedió a la presión de quienes tienen un rol primordial para sostener el sistema de explotación, y lo hacen valer (Boletín Informativo de CORREPI nº 674).

Un mes antes, en España, el titular del Sindicato Unificado de la Policía (SUP), justificó la represión al movimiento de los indignados, la infiltración y el uso de policías encapuchados (Europapress, 26/09/2012). En años anteriores, el SUP defendió públicamente el tratamiento brutal a los independentistas vascos, y exigió al gobierno español que profundizara la represión contra ETA, desconociendo los términos del acuerdo de alto el fuego (Europapress 06/09/2010; 21/12/2011).

Estos dos ejemplos internacionales muestran claramente cuál es el rol de las agrupaciones policiales o de otras fuerzas de seguridad, que sus defensores insisten en llamar “sindicatos”, como si sus integrantes fueran parte de la clase trabajadora, en lugar de desclasados que, aunque cobren un sueldo por la tarea que cumplen, son mercenarios cuya función es disciplinar al pueblo para conservar los privilegios de sus patrones.

No es diferente la cuestión en Argentina. Basta ver lo sucedido días pasados en la localidad bonaerense de Olavarría, después de que el sargento Juan Coria impidiera, con un certero disparo en el abdomen, que el trabajador de 33 años Jorge “Tito” Ortega se suicidara. El asesinato de Tito movilizó a vecinos y amigos de la familia, que se manifestaron en la plaza de la ciudad. La fuerte repercusión mediática local de la presencia de Yesica Medina, su compañera, en el acto de CORREPI en Plaza de Mayo el pasado 29 de noviembre, allanó el camino para que el fiscal hiciera lo que hubiera hecho el mismo día del hecho si el asesino no llevara uniforme: imputarlo por homicidio calificado y ordenar su detención.

De inmediato, el Sindicato de Policías y Penitenciarios (Sin.Po.Pe.), afiliado a la CGT línea Moyano, suscribió un acta acuerdo con los jefes de la policía de Olavarría, que, como “medida de fuerza”, se negaron a cumplir servicios adicionales en la ciudad mientras el sargento Coria siguiera detenido. En poco más de 72 horas, el fiscal revisó su posición, y anunció que no iba a pedir la prisión preventiva del funcionario, por lo que fue liberado. En la página web de APROPOBA, otro de los “sindicatos” policiales bonaerenses, no sólo se puede leer su satisfacción por la noticia. También dejan claro que la libertad del asesino fue fruto de un acuerdo con la fuerza. Dice su comunicado: “Se confirman así todas las versiones que circularon insistentemente ayer en torno de un acuerdo para permitir que Coria llegue en libertad al juicio oral y público por el homicidio de Ortega. En ámbitos policiales se generalizaba un estado de ánimo satisfecho a medida que corría la noticia. Los familiares de la víctima seguramente la recibirán con desazón”.

El Sin.Po.Pe. es uno de los tantos “sindicatos” de fuerzas de seguridad en nuestro país, y se presenta como uno de los más “progresistas”, tanto desde su origen, de la mano del comisario Mastandrea, quien iba a ser secretario de Seguridad bonaerense si la Alianza, con Graciela Fernández Meijide de candidata, ganaba las elecciones a gobernador, como por su cuidado lenguaje, que intenta remedar el de una organización de trabajadores. A diferencia de otros de esos grupos de presión, que, por ejemplo, reivindican de forma explícita la última dictadura militar, el Sin.Po.Pe se esfuerza en parecer otra cosa, pero sus acciones concretas lo dejan al descubierto. Su secretario de Accidentes de Trabajo, por caso, tiene como tarea defender en las causas penales a los policías acusados por fusilamientos de gatillo fácil, hechos de tortura y otras “contingencias laborales” frecuentes. El Dr. Rubén Adrián Fernández defendió policías torturadores en los casos Duffau y Gorosito, y hoy es el abogado del capitán Alfredo Alberto Veysandaz, que a principios de año, en Quilmes, disparó sobre un grupo de jóvenes, que mató a David Vivas (21) y a Javier Alarcón (15), e hirió a otro muchacho.

Estos pocos datos permiten ubicar con claridad desde dónde se deben analizar las asonadas policiales de los últimos días, replicadas en casi todo el país tras el triunfo del motín cordobés. En ese caso, además, no se puede soslayar la particular situación de exposición del protagonismo de esa fuerza en el narcotráfico en los últimos tiempos, cosa que, aunque no sea novedad ni mucho menos privativa de la policía cordobesa –hace horas fue arrestado un policía santafesino con la pistola 11.25 usada para disparar contra el domicilio de su jefe político, el gobernador Bonfatti- puso un plus a la jugada, ya que necesitaban relegitimar su lesionada imagen. Qué mejor para ello que poner en evidencia el “caos social” que, lejos de ser resultado de su ausencia en las calles cordobesas, fue deliberadamente causado para reforzar la extorsión, y fue aprovechado, también, como “globo de ensayo” para medir la reacción de ciertos sectores sociales con miras a la evidente profundización del conflicto social que se avizora en el horizonte próximo.

En resumen, los policías, gendarmes, prefectos o penitenciarios NO son trabajadores que se organizan y pelean por mejores condiciones laborales. Junto con el reclamo salarial, generalmente en la letra chica de los petitorios, que no trasciende en los medios, está presente el reclamo de “asistencia jurídica y psicológica”, “apoyo institucional” o formulaciones similares que apuntan a la defensa orgánica de los acusados por fusilamientos de gatillo fácil, aplicación de tormentos y otros hechos represivos. En sus páginas web, blogs y sitios de Facebook nunca falta la explícita defensa a los “camaradas falsamente incriminados” por las organizaciones antirrepresivas como CORREPI. En una de esas publicaciones, por ejemplo, apodan a una de nuestras referentes, “la Dra. Odio”, que “ve en cada policía un asesino de menores y miente ante las cámaras”.

La lección para los gobiernos a partir de estas asonadas es más que transparente: a los policías hay que aumentarles el sueldo sin discusión pública, como hizo en su momento el gobernador de Chubut para no estimular el reclamo salarial de los empleados estatales. Pero hay que aumentarles, porque al perro guardián hay que tenerlo bien alimentado para que no se vuelva contra su amo. Tampoco hay que pasarles demasiadas facturas por los negocios comunes en los que los uniformados tienen a cargo la faz más operativa, como lo prueban los episodios de Córdoba y el ataque a Bonfatti en Santa Fe.

Estas asonadas tienen un carácter eminentemente mafioso, como lo prueban los pretendidos “saqueos” paralelos a los acuartelamientos. La presión aplicada a los gobernadores es, a escala masiva, la misma que reciben a diario los pequeños comerciantes de los barrios, que saben que si no pagan la “cuota” a la brigada o comisaría de la zona van a ser prontamente asaltados.
La forma empleada es otra evidencia de lo alejado que están estos reclamos policiales de los métodos de los trabajadores. Por poner sólo un ejemplo, jamás un trabajador de la salud dejaría -o promovería- la muerte de los pacientes internados para mostrar la importancia de su tarea.

No menos característica es la inmediata y efectiva reacción de los gobernantes, que, en lugar de rechazar todo diálogo, como hacen habitualmente cuando el reclamo es de trabajadores, o de delegar en algún funcionario de cuarta línea un simulacro de negociación para desgastar el conflicto, se apresuran a atender personalmente a sus alterados perros guardianes y buscar soluciones, incluso si, como Scioli, deben interrumpir un viaje al exterior y suspender una reunión con un ex presidente yanqui.
Las declaraciones del jefe de gabinete Capitanich, que atribuyó el amotinamiento a una intención caricaturesca de “socavar las bases de la legitimidad democrática”, es muestra de su verdadera preocupación. La “legitimidad democrática” que Capitanich defiende, se conmueve si se pone en evidencia que su sustento es, como lo vemos a diario, la represión.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

El negocio del agua en Córdoba: Provoca sed para la mayoría

Daniel Díaz Romero (SALA DE PRENSA AMBIENTAL - AGENCIA WALSH)

El gobierno de Córdoba entregó el manejo del agua a la empresa privada “Aguas Córdobesas” S.A, que funciona con una lógica rapaz, como una compañía minera. Los negocios inmobiliarios, el mal manejo del suelo, el sobreconsumo de agua para algunos y la carencia de ella para vastos sectores, son los resultados de la gestión del agua como un negocio.

Los cordobeses somos parte de sistemas naturales y tenemos el triste privilegio de experimentar qué sucede cuando el ciclo del agua -como parte del sistema natural- es arrinconado con imprudentes negligencias estatales cómplices de la avaricia empresarial.

La bióloga Liliana Argüello, investigadora y docente de la Cátedra de Problemáticas Ambientales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) explica que “En la provincia, no hay equidad distributiva para el acceso al recurso.”

“Aguas Cordobesas es rapaz como una minera”

No solo la “sojización” del territorio es la responsable de arrinconar a parte de la población, privándola de un derecho humano esencial. Sucede que el gobierno provincial, tratando de desentenderse del problema, entregó la administración de este recurso estratégico a una empresa privada: “Aguas Cordobesas S.A funciona con la lógica de una compañía minera”, dice Argüello y completa diciendo: “administra el recurso, obtienen ganancias fácilmente con un bien que es público y cuando ya no les reditúe se irán.

Son rapaces, pero nosotros le dimos la oportunidad que viniera a nuestro territorio y les permitimos su rapacidad. En el fondo, es un problema de avaricia aunque la culpa no es de las empresarios porque sus empresas son la resultante de lo que somos, un emergente de nuestra construcción social.”

Una empresa sentada sobre el barril de oro

El agua -que abastece a los 1.600.000 habitantes de la ciudad de Córdoba y el Gran Córdoba- habita en la quietud de las montañas o en el silencio del mundo subterráneo, el agua. De allí, nace, de las cumbres montañas pero gran parte de la crisis hídrica, para la bióloga Argüello, tiene raíz urbana: El problema es el consumo en las áreas urbanas; pero no es que en Córdoba todo el mundo tiene agua, en Villa Urquiza hay que ver de dónde sacan el agua. Yo he visto a gente tomar del arroyo el Infiernillo con un cañito que distribuía a 2 o 3 viviendas y sabe Dios que traía el agua que consumían. Hay picos comunitarios a los que tienen que ir a buscar con baldes todos los días.”

El biólogo, Cristian Schneider, experto en el diseño de SIG (Sistemas de Información Geográfica), docente de Ecología y Biogeografía de la Escuela de Formación para Guardaparques Nacionales y vicepresidente de la Asociación Civil Los Manantiales, de Río Ceballos indica que “la cuestión hídrica debiera ser una política de Estado, y la provincia tendría que implementar mecanismos de control para que el manejo del agua sea más claro.”

Para la bióloga Liliana Argüello, la crisis hídrica en Córdoba es producto el mal manejo del suelo, de las cuencas y el origen de todo es la desforestación.

Según la especialista, la crisis hídrica no es un fenómeno natural sino que es producto de la mala acción del Estado: “No tenemos en Córdoba ejemplos de edificaciones sustentables buenas, explica Argüello, excepto un ensayo como el Ecobarrio, en las Sierras Chicas, o las antiguas viviendas del norte, las mismas que están demoliendo, producto de los desalojos; los ranchos más viejos son los que tienen el ejemplo de cómo mejorar las colectas del agua y le estamos tirando las topadoras encima.”

Agua pobre

La bióloga Argüello, no duda en señalar que “el pobre es el que menos acceso tiene y el que accede al peor estado, es el que toma del río o de un pozo contaminado y no tiene dinero para pagar un purificador en la ciudad de Córdoba. Son muchos los que no tienen acceso a un agua digna”, dispara Argüello.

El tema de los efluentes cloacales es parte del problema, ya que en Córdoba, no solo el agua es un bien escaso, sino que además, se aplican políticas erráticas en materia de protección de las aguas, desde hace décadas.

Más countries

“Las ciudades tienen que estar acotadas por lo que la proliferación de nuevas urbanizaciones y barrios cerrados es un error absoluto”, opina la experta y agrega que “no podemos permitir que deforesten el tanque de agua.” Argüello completa diciendo que “Salsipuedes es un ejemplo de lo que no debió suceder: he visto que después de una lluvia de 100 milímetros, parte de la sierra estaba sobre el pavimento porque el suelo había perdido su capacidad de retención ¿Y todo para qué? Para instalar un lujoso hotel para un pequeño grupo de personas que privará de múltiples recursos al resto.”

Funcionarios que no funcionan

Los biólogos Argüello y Schneider han prestado servicios, en diferentes gestiones, al Estado provincial. Al respecto, Liliana Argüello expresa que “En Córdoba, hay científicos y técnicos que tienen una formación de excelencia, tienen maestrías o doctorados pero no les interesa que se mejore la situación ambiental. También, hay gente que no está formada y toma decisiones, lo que resulta muy grave y otros que cuentan con una buena formación pero estaban freezados en la administración pública y tuvieron que cambiar de espacio porque realmente le resultaba imposible trabajar porque las decisiones eran sin rigor técnico, exclusivamente políticas. Ni hablar de la connivencia de algunos funcionarios.”

Un tranvía llamado Progreso

La bióloga Liliana Argüello sostiene que “está instalado un estilo de pensamiento relacionado con la modernidad: el progreso es desmontar y esto significa limpiar porque el monte es sucio. Los yuyos y las malezas de la parte baja de un bosque deben desaparecer para que un sitio se vea limpio y próspero, pero sucede que la maleza capta agua”, explica la especialista y agrega que “esa invisibilidad del sistema hídrico, ocultado tras el dinero, se hace visible durante las sequías o cuando un torrente enloquecido sale de su cauce. No es progreso desmontar las sierras; no es progreso tener countryes a lo largo de todas las autopistas; no es progreso que aparezcan edificadas 15 torres juntas de las que no se sabe de dónde van a obtener el agua.”

“Estamos perdiendo las zonas rurales y las reservas naturales están prácticamente desmanteladas, la ruta a Río Ceballos es un ejemplo de eso. Allí, hay un doble proceso con la soja que sigue avanzando y la urbanización con countryes”, señala Argüello y agrega que “De hecho, aunque el ambiente y el agua estén en un mismo Ministerio (Ministerio de Aguas, Energía y Ambiente), no están operando juntos con una misma política. No está concebida la provisión del agua como parte del ambiente, entonces desde el vamos, en el nombre disgregado de la repartición estamos viendo la filosofía que tienen.”

Aguas perdidas

Nuestros arquitectos han sido educados en el llano y con la mala construcción sin contemplar la topografía ni el sentido hídrico”, advierte Liliana Argüello y agrega que“Según vimos en un mapa de 1904, lo que hoy conocemos como Recta Martinolli es un ejemplo del viejo cauce del río Suquía y por eso opera de colector. Además, una porción de la cuenca alta, como el barrio Argüello, posee construcciones que obturan el drenaje y perjudica a los vecinos de aguas abajo del lugar.

Entonces, habría que crear lagunas de retención, para que el agua pueda ser almacenada y no pavimentar mas, pues eso significa impermeabilizar el suelo”, explica la especialista.

La avenida Castro Barros es otro mal ejemplo de ciudad sin planificación porque colecta un volumen impresionante de agua. Uno queda asombrado porque no se imagina que pueda ver un torrente de semejante magnitud moviéndose por la ciudad, cuando llueve”, señala la investigadora de la UNC.

La ciudad de Córdoba no está concebida para colectar, por el contrario, está pensada para que el agua se vaya, tal vez sea por eso que las sucesivas gestiones municipales no hayan contemplado seriamente montar lagunas de retención y aprovechar el agua cada vez que llueve. Otro ejemplo de ello, lo brinda la bióloga Argüello, quien explica que “Las banquinas de las rutas de la RAC (Red de Acceso a Córdoba) son trampas de colecta y están hechas para evaporar el agua. En un trabajo sugerimos no entramparla para que se evapore sino bombear el agua de esos sitios y entubarla. Allí, podríamos tener tanques con buenos filtradores y almacenarla”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Argentina, Provincia de Buenos Aires, La Plata: Diputados: oficialismo y oposición cerraron el año sin difundir los informes de la inundación

Josefina López Mac Kenzie (OTROS CÍRCULOS)

La comisión creada en la Cámara baja bonaerense para echar luz sobre causas y consecuencias de la catástrofe de abril se desvaneció en un acto administrativo silencioso. Dos de sus referentes, Raúl Pérez (FpV) y Oscar Negrelli (CC-Ari), dejaron sus bancas sin hacer públicos sus dictámenes sobre la cuestión.

La comisión “ad hoc” creada para reunir “información sobre los sucesos climáticos ocurridos el 2 de abril de 2013 en La Plata, Berisso, Ensenada y otros municipios de la Provincia”, surgió de un proyecto de Horacio González, del Frente para la Victoria, y tuvo un perfil alto durante los primeros meses posteriores a la catástrofe social del 2 de abril. Una de sus singularidades fue que la integró Gabriel Bruera, hermano del intendente y uno de los hombres del comité de crisis convocado por el ministro Ricardo Casal, que orquestó las tareas en la emergencia y monitoreó el funcionamiento de los centros de evacuados. En esa comisión expusieron por ejemplo el ex ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, y el ministro de Infraestructura, Alejandro Gaspar Arlía.

Con el correr de los meses y, entre otras cosas, con Gabriel Bruera aceptado por la Presidencia de la Nación para candidatearse a una banca en el Concejo Deliberante platense, las noticias sobre el trabajo de esta comisión disminuyeron. A fin de año, sus integrantes concluyeron sus mandatos sin explicar por qué no habían presentado el informe de una comisión tan sensible meses antes.

Raúl Pérez (FpV), que la presidió, no refirió más el tema. Gonzalo Atanasof (Unión Pro) no respondió consultas realizadas por periodistas a su cuenta de Twitter. Oscar Negrelli (Coalición Cívica-Ari), también de alto perfil al comienzo, incluso con denuncias mediáticas sobre pactos políticos en el marco de la comisión, también dejó su cargo sin hacer público su informe.

Consultado a principios de diciembre, cuando ya dejaba su despacho en la Legislatura y analizaba un ofrecimiento para incorporarse a una Dirección en la Defensoría del Pueblo Bonaerense, de Carlos Bonicatto, Negrelli contó que se había enterado de que existía un informe de Pérez elaborado en noviembre y presentado por mesa de entradas, a partir de lo cual redactó uno propio, presentado por la misma vía.

Por alguna razón, Pérez desde el oficialismo prefirió no hacer una convocatoria para presentar su informe en el recinto. Y por alguna razón Negrelli desde la oposición prefirió no denunciar que el oficialismo no convocó —y transformó en administrativo un acto que en otro momento hubiera sido político— y entregar su informe a una de las asambleas de vecinos de Tolosa, según contó en la red social Twitter. Uno de los beneficiados, Gabriel Bruera, ahora flamante concejal.

El informe de los senadores

En tanto, la cámara de Senadores debía realizar un informe sobre la inundación a partir del trabajo de sus comisiones de Salud Pública; Obras y Servicios Públicos; Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Técnica; Organización Territorial y Vivienda; Presupuesto e Impuestos; Seguridad y Derechos Humanos y Garantías. La labor en este ámbito legislativo tuvo gran visibilidad en la ciudad, en especial por el perfil de la comisión de Derechos Humanos, presidida por el senador de La Cámpora (FpV) Santiago Carreras. No obstante, el resultado de su trabajo se diluyó con la campaña electoral y el informe nunca se presentó.

Sólo a partir de cuestionamientos de medios y de periodistas en las redes sociales, Carreras explicó en Twitter, en septiembre, la demora como producto de la gran cantidad de material que debía procesar, para un trabajo que había resultado clave. Días después anunció por la misma vía que el trabajo estaba publicado. Efectivamente, estuvo en la portada del sitio web de la cámara de Senadores.

No se trata de un informe. Es más bien un compendio multimedia de las reuniones de la comisión (versiones taquigráficas y videos de las exposiciones) donde no se responsabiliza a nadie con la vehemencia con que se castigaba a la Provincia y al Municipio de La Plata después de abril y mayo.

El material multimedia del trabajo de la comisión no tuvo presentación oficial en el órgano legislativo que conduce el vicegobernador Gabriel Mariotto e integra, en el presente en uso de licencia extraordinaria, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, de perfil altísimo durante la emergencia de abril; es más: al poco tiempo, el ponderado material fue retirado de la web del Senado. Consultados por esta cuestión, voceros de Carreras proveyeron un enlace donde rastrear el informe. Está disociado de la web oficial, donde estuvo en portada los primeros días después de su anuncio extraoficial, y nadie llegaría a él desde ella.

A ninguna de las comisiones creadas en la Legislatura y en el Concejo Deliberante de La Plata, con bombos y platillos, asistieron el gobernador y el intendente. La del Concejo, algo más prolija, empezó, sesionó y terminó con al menos tres dictámenes. Las de Diputados y Senadores se desvanecieron en actos administrativos silenciosos e inconclusos o anuncios efímeros en las redes sociales. En todas, por el momento, el resultado fue inversamente proporcional a la rimbombancia inaugural.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Claudio Spector fue desafectado de la dirección de las orquestas infantiles de la Ciudad de Buenos Aires

LA RETAGUARDIA

El conflicto de las Orquestas Infantiles de la Ciudad de Buenos Aires no es nuevo. Pero, además, tiene novedades. Ahora el gobierno de la ciudad ha decidido separar a Claudio Spector de su cargo de director. Spector había sido premiado en la legislatura como personaje ilustre de la cultura de la ciudad ¿Habrá sido en otra ciudad?

El profesional fue entrevistado por Luis Angió en su programa Otras Voces, Otras Propuestas

-Luis Angió: ¿Cuáles son los argumentos para despedirte de tu tarea en la Orquesta?

-Claudio Spector: Las argumentaciones expresadas son que ellos no saben por qué nos llevamos mal. No saben si es por una cuestión mía o de ellos; no saben si es por una cuestión filosófica, política, ideológica. Pero lo cierto es creen que lo mejor es separarme del cargo. Esos fueron los sólidos argumentos.

-LA: Una argumentación sobre un problema ideológico, no debería ser inconveniente. No todos deben pensar lo mismo. Ocurre en todos los trabajos.

-CS: Exacto. E incluso llevarse bien no es una obligación. Uno es profesional, esto es el Estado, esa es una instancia de responsabilidad en el ejercicio de un trabajo público.
La fundamentación esconde otras cosas, claramente. No es casual que después de dos años en los que atravesamos determinadas situaciones, como la reducción de las viandas, la supresión el subsidios de la Cooperadora, donde en el conjunto de los trabajadores músicos, artistas, docentes, dada su responsabilidad para el trabajo con los sectores más carenciados de nuestra ciudad, consideran que la filosofía del proyecto es que tenemos que trabajar con la mejor calidad en los lugares que materialmente sufren mayores privaciones. Ellos sintieron como responsabilidad visibilizar estas carencias que se venían gestando, este vaciamiento del programa. El Ministerio de Educación considera que hay responsabilidad de mi parte en esta visualización, y se le van los problemas sacándome del medio.
Esta problemática viene desde hace tiempo. Evidentemente, al no poder liquidar el proyecto desde abajo, ahora intentan hacerlo desde arriba. Esto es un proyecto, independientemente de quién esté al frente, ya que viene funcionando desde hace tiempo.
Hace 16 años que a través de distintas gestiones el programa se fue expandiendo y profundizándose con el tiempo. Empezó con 30 chicos y hoy tenemos 2000. A lo largo de todos estos años han pasado más de 15.000, muchos de los cuales han encontrado una vocación, hoy están trabajando y a los que este programa les ha dado la posibilidad de una vida diferente.

-LA: No hace mucho fuiste declarado persona destacada de la cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

-CS: La Legislatura de la ciudad de Buenos Aires me declaró persona ilustre de la cultura. Fue votado por unanimidad, incluso por los legisladores del PRO. Y además, el proyecto de declaración llevaba también firma de una diputada de ese partido.

-LA: ¿Cómo sigue la situación? ¿Qué hay que hacer para poder revertir revertirla?

-CS: En estos días los mensajes de solidaridad para que esto no se lleve a cabo, para que el programa siga funcionando, fueron numerosos, conmovedores, tanto de la ciudad de Buenos Aires, de los compañeros, los chicos y sus familias, artistas, organizaciones de docentes; como así también del interior del país y del exterior.
En el encuentro que hubo frente al Ministerio de Educación los sindicatos docentes acordaron que el primer punto de la próxima paritaria va a ser mi reincorporación al cargo.

-LA: ¿Te desafectan del cargo, te dejan cesante y no te mandan a otra área?

-CS: Eufemísticamente, me dicen que me están promoviendo... me pasan a la escuela de capacitación para que sea maestro de maestros.
Una persona que no coincide filosóficamente con el pensamiento de las autoridades, va a formar entonces maestros con otra personalidad que no es la que ellos quieren. Es una contradicción.
Además llama la atención que el ministro Esteban Bulrrich dijo que lo hacen para que forme docentes para las orquestas. Aprovechan el momento de receso.
Cuándo despedir a alguien figura en el manual de las empresas: cuando empiezan las vacaciones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.

Colombia, increíble corrupción de la justicia: Un juez absolvió a autores intelectuales de asesinato del periodista Orlando Sierra

CIAP - FELAP (especial para ARGENPRESS.info)

Un juez de Pereira, Risaralda (180 kilómetros al oeste de Bogotá), absolvió al ex diputado Ferney Tapasco, político liberal de esa región sindicado de ordenar el asesinato en 2002 de Orlando Sierra, subdirector del diario La Patria, de Manizales. Diferentes organizaciones periodísticas rechazaron esta decisión. El diario La Patria, en su edición del jueves, publicó un editorial donde se pregunta si ¿ganará la impunidad? en este doloroso episodio del periodismo colombiano.



La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) de Colombia criticó este jueves (26) la sentencia absolutoria del ex diputado Ferney Tapasco, señalado como autor intelectual del asesinato del periodista Orlando Sierra en 2002, y pidió a la Procuraduría y la Fiscalía apelar la decisión, según informes de prensa desde Bogotá. "La FLIP considera que esto es un retroceso a la justicia en los casos de asesinatos de periodistas, porque este era el primer caso en el que se tenía una expectativa de que se condenara a un autor intelectual por uno de estos crímenes en Colombia", dijo Pedro Vaca, director de la FLIP. "Instamos a la Procuraduría y a la Fiscalía a que mantengan sus acusaciones y apelen", añadió.

La Flip informó el martes que "el juicio contra Ferney Tapasco por el asesinato del periodista del periódico La Patria, Orlando Sierra, terminó en febrero, pero sólo hasta hoy, 24 de diciembre de 2013, el juzgado consideró adecuado notificar que absuelve en primera instancia a los presuntos autores intelectuales del asesinato de Orlando Sierra.

La decisión, que favorece también a Henry Calle Obando y a los hermanos Fabio y Jorge López Escobar, es un retroceso en las expectativas sobre justicia ejemplar en casos de asesinatos de periodistas. La FLIP rechazó la lentitud de los operadores judiciales para adelantar la investigación y el juicio, atribuyó a esa lentitud la pérdida de pruebas contundentes y solicitó a la Fiscalía y a la Procuraduría que se apele la decisión.

Luis Fernando Soto Zapata, el sicario que atentó contra Sierra el 30 de enero de 2002, fue condenado a 19 años de prisión, de los cuales solo pagó cinco.

El tiempo corre a favor de los autores intelectuales

El nombre de Ferney Tapasco como presunto autor intelectual del crimen se fundó en las denuncias que hacía Sierra en sus publicaciones y en diversos testimonios ante la Fiscalía que le atribuyeron esa responsabilidad desde 2003.

Uno de los testigos aseguró que quien pagó por el asesinato del periodista fue Ferney Tapasco. Otro declarante manifestó que todo se planeó en un bar, donde escuchó a unas personas decir que debían asesinar a Sierra porque “tenía problemas” con el líder liberal. Un tercer testigo dijo que estando en la oficina del político lo escuchó decir, refiriéndose a Sierra, que “si a este perro no lo ‘organizamos’ en esta semana, me va a publicar unos asuntos malucos".

A pesar de la gravedad y contundencia de los testimonios, la Fiscalía tardó tres años en vincular a Tapasco con la investigación. Luego, la Justicia tomaría seis años más para iniciar el juicio contra el líder político y los otros tres implicados. Sólo hasta septiembre de 2012, 10 años y medio después del asesinato de Orlando Sierra, se dio apertura al primer juicio en Colombia contra autores intelectuales del asesinato de un periodista. A lo largo de los 11 años transcurridos desde la muerte de Sierra, fueron asesinados más de 9 testigos que no recibieron protección de las autoridades judiciales.

El reto para la Fiscalía era enorme. No sólo había tardado en tomar decisiones en la investigación y omitido proteger a testigos claves, sino que los testimonios que se recibirían durante el juicio se practicarían sobre hechos ocurridos diez años atrás. Al mismo tiempo se contaba con el peso de que cualquier duda se decidiera a favor del procesado.

Justicia incumple aspectos esenciales para garantizar la libertad de expresión

La FLIP informó haberse comunicado telefónicamente con el Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado y recibió la indicación de que la única forma de acceder al texto de la sentencia era acudiendo al despacho judicial, sin posibilidad de recibirlo por fax o correo electrónico. Las limitaciones de acceso a esta información de carácter público impidieron hacer una valoración minuciosa de la decisión judicial.

La ley 600 de 2000 (procedimiento que rige éste proceso judicial), ordena 15 días después del juicio para que se dicte sentencia. Si bien existen sentencias de la Corte Suprema que se refieren a ése término con laxitud, la fecha en que se dicta el fallo excede el término en más de diez meses y limita las posibilidades de controversia y análisis en un caso emblemático, declaró la FLIP.

Un buen número de decisiones de carácter internacional señalan que la investigación deberá ser diligente, exhaustiva, oportuna y ejemplar. Aspectos que son cuestionables en el caso de Orlando Sierra en el transcurso del trámite judicial. Por otro lado, el principio noveno de la declaración sobre libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dispone con respecto a agresiones contra la prensa como el asesinato, que “(…) viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

La FLIP envió un mensaje solidario a familiares y colegas de Orlando Sierra, invita a la Fiscalía y a la Procuraduría a persistir en su acusación presentando el recurso de apelación y convoca al gremio periodístico a ejercer vigilancia sobre cómo se está administrando justicia en los casos de violaciones a la libertad de prensa como mecanismo de censura. La justicia sigue siendo la gran ausente en 142 casos de periodistas asesinados por razones de oficio en Colombia.

El diario La Patria criticó en su editorial del jueves el fallo absolutorio, tildándolo como "un nuevo golpe en contra del periodismo colombiano". "Contrario a lo que piensa el juez, cuyo dictamen es de primera instancia, la Fiscalía y la Procuraduría han presentado argumentos suficientes para buscar que este proceso termine con un fallo muy diferente. Por eso, lo que esperamos es que esas dos entidades se decidan a presentar sus apelaciones y, de esa manera, tratar de corregir el rumbo de las decisiones. No sería justo que nos siga ganando la impunidad", dijo el diario.

Fuente:
- http://www.lapatria.com/audiencia-caso-orlando-sierra/fallo-absolutorio-tapasco-debe-ser-apelado-flip-51545

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.