jueves, 9 de enero de 2014

La encrucijada de Colombia

Alberto Pinzón Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Al contrario de la neo-lengua fascista del uribismo colombiano que, utilizó la palabra castiza “encrucijada” para expresar el angustioso trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) por el Poder, padecido por su cabecilla; aquí la empleo para describir la excepcional situación político-social en la que se está adentrando Colombia, pero con el doble sentido que le da el castellano: cruce de dos o más caminos, y, situación difícil en la que no se sabe cuál camino seguir.

1-Una transición entre la tradicional, centenaria y caduca “democracia representativa” en crisis profunda, enfrentada a una nueva forma de Democracia Participativa y en cierto sentido directa, gestada en la movilización social y Popular que está pujando por emerger y en pleno desarrollo. 2-Un no saber qué hacer en el caso Petro, pues si el Inquisidor Ordoñez lo destituye malo, pero si no lo hace, será peor.



Cualquier analista de la situación actual colombiana sabe que el año 2014 será un intenso año electoral: Se elegirán en su gran mayoría (con todos los delitos electorales previsibles) los mismos candidatos de hace diez o doce años, o sus hijos, o sus testaferros ya que muchos de ellos están en las cárceles, o su pelele. Se elegirán los “honorables” representantes a la Cámara y al Senado de la república, y se re-elegirá para continuar el rumbo neoliberal de los últimos cincuenta años, al actual presidente JM Santos, el muy novedoso personaje, también de los últimos 50 años, de la política colombiana.

Y, si el fanático religioso Inquisitorial Ordoñez (como suele suceder con esos personajes dostoievskianos remordidos por la conciencia) se acobarda frente a la reacción defensiva planteada por el alcalde Petro y no lo destituye, vendrá también otra jornada electoral, bastante incierta, para elegir al otro Santos, el facho, como “representante” de los bogotanos. Pero, si Ordoñez en un acto de arrobamiento místico persiste en su obstinación y destituye a Petro, la incertidumbre del qué sucederá será aún mayor.

Porque la movilización Popular amplia y unitaria, a pesar del descabezamiento de los dirigentes populares que está llevando a cabo aceleradamente el gobierno Santos con su aparato represivo y de inteligencia militar (ya van 25 muertos de la Marcha Patriótica) para tratar de frenarla y regresar al pasado; persistirá irreversiblemente y seguirá su marcha exigiendo por calles y carreteras de Colombia; Paz con Justicia Social, Democracia real a cambio de democracia genocida y Soberanía, cambio de vender la patria al míster exterminador.

Muchas veces las situaciones político-sociales que aparentan ser muy complejas, embrolladas o indescifrables, cuando sale a flote la contradicción que en lo profundo las está dinamizando, se tornan simples y sorprendentemente entendibles. Este es pues el sentido fácil de la palabra castellana encrucijada que se ha empleado aquí.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.