martes, 14 de enero de 2014

Llaman a la unidad de la oposición hondureña

PL

Por segunda ocasión en menos de una semana una figura de la oposición se pronuncia por la unidad de las fuerzas que se enfrentarán al gubernamental Partido Nacional en el próximo período de sesiones del Congreso hondureño, el próximo 25 de enero.

En esta ocasión el llamado fue formulado por el presidente del Partido Anticorrupción (PAC), Salvador Nasralla, quien convocó a los diputados de la oposición del nuevo Congreso Nacional para anular el recién aprobado paquete de medidas fiscales que lesiona a la economía y las familias.

Tenemos que adoptar una posición común con respecto al nuevo paquete fiscal porque va a tener consecuencias mayores a las que ya se empiezan a vivir en Honduras, expresó Nasralla a los medios y convocó a los 80 parlamentarios opositores para el miércoles en la tarde, en el Hotel Suite Aurora de Tegucigalpa.

Dijo que la convocatoria es para los diputados electos de los partidos PAC, Libertad y Refundación (Libre), Liberal, Democracia Cristiana y Unificación Democrática, y quien no asista es porque tiene acuerdos con el oficialista Partido Nacional, que cuenta con 48 de los 128 escaños parlamentarios.

Insistió en que los diputados de la oposición deben cerrar filas contra los parlamentarios nacionalistas, porque de lo contrario van a asistir a las sesiones como simples payasos.

Por su parte, la diputada electa de Libre, Beatriz Valle, respondió en un foro televisivo que los legisladores de su partido acudirán al encuentro convocado por Nasralla pues se trata de un consenso basado en temas específicos y no de un bloque permanente en el Congreso.

A finales de la semana última, el ex presidente Manuel Zelaya, líder de Libre, que tiene 37 diputados en el nuevo Parlamento, convocó a los otros partidos opositores a unir fuerzas para derogar el paquete de medidas fiscales que incrementa de 12 a 15 por ciento el impuesto sobre las ventas (ISV).

La nueva tasa aumenta el costo de la mayoría de los productos de la canasta básica, los combustibles y los servicios públicos, acabó con el subsidio a la energía eléctrica recibido por unas 320 mil familias de bajos ingresos y producirá unos 100 mil nuevos pobres, según el Foro Social de la Deuda Externa.

La Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecámara) argumentó en un comunicado que las medidas impositivas harán perder competitividad a la producción nacional, encarecen productos y servicios, reducen el poder adquisitivo y fomentan el comercio informal y la competencia desleal.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.