jueves, 9 de enero de 2014

Los argentinos superan con creces el consumo de sal diario recomendado por la OMS

AGENCIA CYTA-INSTITUTO LELOIR

Consumen en promedio 12 gramos por día, siete más de lo aconsejado. Un estudio calcula que su reducción a 9 gramos por día reduciría, dentro de una década, los infartos y ataques cerebrales alrededor del 20 por ciento.

Si en Argentina las personas mayores de 35 años de edad lograsen bajar 3 gramos el consumo diario de sal por un período de 10 años, los casos de infarto agudo de miocardio se reducirían en un 21,6% y los accidentes cerebrovasculares en un 20,5%. Así lo indica un estudio publicado en la Revista Panamericana de Salud Pública.

“Existe consenso en que en Argentina se consume en promedio más de los 5 gramos diarios de sal recomendados por la OMS”, señaló el autor principal del estudio, Daniel Ferrante, coordinador del Programa Nacional de Prevención y Control de Enfermedades Cardiovasculares del Ministerio de Salud de la Nación. Y destacó que mediciones de la excreción de sodio en la orina indican que se ingieren en promedio aproximadamente12 gramos de sal por día.

Si durante 10 años los argentinos consumieran en promedio 9 gramos diarios, cifra aún lejana por la recomendada por la OMS, además de mejorar la salud de la población y de prolongar su vida, se generaría un ahorro neto en términos de gastos de salud de entre US$ 2.080 millones y US$ 3.765 millones en el mejor de los escenarios, indicó Ferrante.

Para llegar a esos resultados, los investigadores emplearon modelos de simulación que procesan datos demográficos y epidemiológicos extraídos de fuentes oficiales.

Desde la cartera sanitaria se han acordado con empresas la reducción de sal en alimentos procesados a través de la iniciativa “Menos sal, más vida”. “Se logró una disminución significativa en más de un 80 por ciento de los productos acordados como derivados de harinas, de carnes, de fiambres, sopas, aderezos, conservas, lácteos, y otros. Asimismo, a fines del año pasado, se aprobó una ley nacional que regula cantidad máxima de sal para los alimentos”, destacó el especialista.

Por otra parte, Ferrante afirmó que la educación es clave para lograr un control adecuado de la hipertensión arterial en toda la población.

En el trabajo también participaron investigadores del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), en Argentina, y de la Universidad de Columbia y de California, en Estados Unidos.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.