jueves, 2 de enero de 2014

Los enemigos de la Constituyente en Colombia

Alberto Pinzón Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

Por el camino que va a Belén; turrón y miel, porom pon pon, turrón y miel, porom pon pon. Así cantan alborozados todos los arúspices prepago de la falsimedia del régimen colombiano. Todos a una entonan el mismo villancico navideño que les imponen desde la España de Rajoy, el grupo Planeta y el grupo Prisa, y todos sin excepción (hasta el espiritista que le soplaba el oído al fiscal Zucarita Iguarán) hacen cual oráculos iluminados, las mismas predicciones para el año entrante:

1 –JM Santos será reelegido presidente de Colombia (difieren si en la primera o en la segunda vuelta) 2- Petro se va. 3-Se firmará en la Habana un pacto para la finalización del conflicto y 4- las Farc se acabarán.

Solo en este último punto, el bobo Gabrielito Silva, la argolla que unió a Uribe Vélez con la CIA y con JM Santos; escribe en su columna del diario el Tiempo-Planeta (22.12.2013) la extraña y oscura predicción, de que el “cisne negro” del ELN se convertirá o trasformará en las Farc para continuar en la lucha armada contra la oligarquía cipaya y el Imperialismo-CIA. Como todo lo de ese señor embajador en EEUU, raro ¿no?

Pero no se crean. También desde la llamada “Izquierda” las predicciones o análisis basados en deseos abundan por estas exaltadas calendas. Los hay desde la-derecha- de- la-Izquierda (conocidos entre ellos como Perestroikos) quienes a pesar de las innumerables declaraciones y documentos aclaratorios escritos por la delegación de las Farc en la Habana, escriben siempre con su buena fé lo siguiente:

... ”Por su parte las Farc han jugado un papel negativo con sus dilaciones en el reconocimiento de sus responsabilidades frente a las víctimas y en el uso de la expresión desafortunada de “nosotros somos víctimas”. Es cierto que las declaraciones de Pablo Catatumbo el 20 de agosto de 2013 introdujeron una pauta distinta en este tema. Así mismo, la exigencia de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente genera muchas reservas que no encuentran comprensión en lo que una Constituyente significa como modelo de trasformación real de un país. La carta de 1991 se constituyó en referente de lo que algunos constitucionalistas han llamado “el nuevo constitucionalismo latinoamericano”…. (Ver Medófilo Medina Razón Pública 23.12.2013)

O desde la-Izquierda- de- la-Izquierda, llamados entre ellos extremo-izquierdistas, porque ven en la movilización social del pueblo trabajador o gentes del común que se ha venido dando en los últimos años en todo el territorio colombiano; ven el inicio de una semi- cuasi- rebelión popular y entonces, henchidos de buenos deseos democráticos y populares, escriben equivocadamente lo siguiente:

... ”El mayor peligro del momento consiste en que una buena parte de nuestra Izquierda está en la dinámica de apoyar en una eventual 2ª vuelta electoral a Santos y de participar en su gobierno para “gestionar la paz”. Muestran a todas luces una posición conciliadora, le temen a una verdadera rebelión popular y transitan por el camino de la institucionalidad Burguesa. Dentro de esa estrategia también aparece la propuesta de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente”... (Ver Fernando Dorado. Rebelión.org 30.12.2013)

¿Coincidentes los dos extremos de la llamada Izquierda colombiana en su oposición a una Asamblea Nacional Constituyente, no? Y de contera, si nos atenemos a lo escrito, coincidentes también con la cerrada oposición a la misma, que dese el inicio de los diálogos de la Habana viene haciendo JM Santos, jefe de una de las fracciones de la oligarquía que se quiere apoyar o derrocar, en los respectivos análisis.

Parece que no hubieran leído el artículo del Washington Post (21.12.2013) donde las periodistas Elyssa Pachino y Julie Tate desnudan el programa secreto e ilegal de la CIA, financiado con fondos secretos de los contribuyentes estadounidenses, el que también en uno de los casos violó la legalidad Internacional con el bombardeo al Ecuador desde territorio colombiano, para asesinar con bombas inteligentes al comandante de las Farc Raúl Reyes y las decenas de personas de diversos países que lo acompañaban en ese momento.

Les convendría volver a repasarlo detenidamente, para que confirmen definitivamente las siguientes hipótesis:

1- Quien y cuál es el ADVERSARIO DIRECTO al que la insurgencia colombiana está enfrentada, y, cuales son los métodos ilegales, ilegítimos y secretos de financiación y de guerra limpia y heroica que utiliza.

2- La incapacidad política y militar del llamado ejército de Colombia para enfrentar y derrotar a la Insurgencia colombiana, no en la falsimedia con declaraciones del Mindefensa o del presidente JM Santos, sino DIRECTAMENTE, con el medio millón de soldados que tiene y con la gigantesca panoplia táctica que le suministra el Imperialismo y que consume el 6% del PIB colombiano. Entonces surge una hipótesis subsidiaria: ¿Podrá el heroico ejército colombiano solo y sin la ayuda de la CIA-gobierno USA; podrá derrotar a la insurgencia de Colombia?

3- Cómo los mismos aliados estadounidenses no confían en los mandos del ejército colombiano, ni en la “índole” de los presidentes Uribe Vélez o Santos (no les suministraron las claves de las bombas inteligentes por temor a que las usaran contra ellos)

4- Cómo la táctica imperialista de asesinar mandos guerrilleros para quebrar la resistencia armada al exterminio oligárquico-imperialista de 60 años y que no les dio el resultado de derrotarlos como lo esperaban, es la misma táctica clandestina e ilegal del PLAN CÓNDOR que ensangrentó al Cono Sur de América durante 3 décadas dejando más de medio millón de muertos, la misma que asesinó en Bogotá al dirigente popular Jorge Eliecer Gaitán en 1948 y la misma que se utilizó en el Plan Lasso en 1964 contra Marquetalia.

5- En ningún caso (léase bien: ningún caso) el plan del gobierno de los EEUU-CIA contempló atacar a los Paramilitares a pesar de haberlos catalogado como terroristas y haberlo publicado (retóricamente) ante el mundo. Los narco-paramilitares que están presos en EEUU, lo están como Narcotraficantes y en ningún caso como Paramilitares a su servicio.

Es decir, el asesinato de los comandantes guerrilleros colombianos fue, y es, una operación extra-territorial íntegramente estadounidense, financiada con fondos (ilegales) estadounidenses, planeada y ejecutada totalmente con personal y tropas estadounidenses, con tecnología y bombas estadounidenses pero en territorio colombiano, y en una ocasión, en territorio ecuatoriano.

Así pues amigos y enemigos de la Izquierda que, si de estrategia vamos a hablar, los hechos y la realidad colombiana muestran muy a nuestro pesar dos cosas:

1- Que la guerra de guerrillas en Colombia no ha sido derrotada a pesar de las bombas inteligentes y toda esa monstruosa capacidad destructora de los EEUU y de los monstruosos presupuestos ilegales y clandestinos por ende ilegítimos que ha usado para aplastar al pueblo trabajador Colombiano.

2- Que la movilización social popular que se ha venido dando y acumulando lenta y gradualmente en los últimos años indican que en lo social, la tesis de Gramsci de que la movilización social y política es semejante o mejor, debe seguir las reglas de la “guerra de posiciones” es correcta, y puede desatar (si persiste y es bien conducida) potencialidades insospechadas hacia el futuro.

En breve: que en Colombia se están dando simultáneamente (así no se quiera) dos luchas revolucionarias. Una guerrillera de movilidad extrema y otra de posiciones, de acumulación de fuerzas y experiencias políticas y sociales con una movilización social popular amplia y unitaria, pidiendo paz con justicia social, democracia plena y soberanía hasta lograr una nueva calidad político social y, se PUEDA imponer el camino a una Nueva Colombia, la que como enseñó el maestro Gramsci, no se debe abortar con entreguismos como tampoco con precipitudes extremas.

En el trópico “no por mucho madrugar amanece más temprano”: Hay que dejar que la luz del día muestre mejor la realidad que se está dando en Colombia, sin el turrón y la miel navideña porom pon pon: Guerra de guerrillas móvil en lo militar con un intento serio para finalizarla en La Habana, y, guerra de posiciones, según el símil gramsciano, en lo político-social. Ese será el pronóstico no solo para el 2014, sino un poquitico más larguito.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.