viernes, 21 de marzo de 2014

Cuba se aproxima al medio millón de trabajadores privados

Rogelio del Río (XINHUA)

El trabajo "por cuenta propia" (privado) continúa ganando espacio hoy en Cuba y ya suma más de 455.000 personas vinculadas a esa forma de empleo no estatal.

De acuerdo con datos del ministerio del Trabajo y Seguridad Social (MTSS), al cierre de febrero de este año la isla contaba con 455.577 trabajadores dedicados a una o más de las 201 modalidades autorizadas.

El director de empleo del MTSS, Jesús Otaméndiz, informó en la televisión local que la mayoría de los "cuentapropistas" desempeñan labores en la gastronomía, el transporte de carga y pasajeros, el arrendamiento de viviendas y como trabajadores contratados.

Por provincias, el grueso de estos empleados (65 por ciento) se concentra en La Habana, Matanzas (occidente), Villa Clara (centro), Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba (oriente).

Otaméndiz destacó que del total de personas acogidas al "cuentapropismo", el 68 por ciento declaró que no tenía ningún vínculo laboral anterior, el 18 por ciento son trabajadores asalariados y el 14 por ciento, jubilados.

Entre las "insuficiencias" de este tipo de propuesta de empleo mencionó el "inadecuado control para enfrentar las ilegalidades y la realización de actividades que no están comprendidas en este ejercicio".

Isabel Hamze, directora provincial de Trabajo y Seguridad Social de La Habana, apuntó que en la capital cubana se han otorgado más de 129.000 licencias, con un crecimiento de entre 1.000 y 1.600 trabajadores privados cada año.

Precisó que ya la cantidad de restaurantes y cafeterías son más que los estatales, lo cual "influye en el mejoramiento de las instalaciones y de los servicios, y la presentación de los productos también mejora".

Sobre los principales problemas que atraviesan, citó la evasión fiscal. "Tenemos que insistir en la disciplina y en la cultura para tributar, igualmente se repiten las violaciones urbanísticas y la obtención de materias primas por vías que no son lícitas", puntualizó.

En el ámbito económico, los "cuentapropistas" aumentaron sus contribuciones al presupuesto del Estado en 18 por ciento respecto a octubre de 2010, cuando se flexibilizaron las modalidades de autoempleo.

Los aportes tributarios constituyen el 64 por ciento del total de los ingresos del Presupuesto del Estado, y aseguran la mayor parte de los recursos financieros para el sostenimiento de los servicios públicos y básicos de la población, según fuentes oficiales.

Reinaldo Alemán, vicejefe de la Oficinal Nacional de Administración Tributaria (ONAT), llamó la atención de que, como resultado de un proceso de fiscalización de la Declaración Jurada del Impuesto sobre los Ingresos Personales, que se desarrolla desde enero último, han detectado que alrededor del 60 por ciento de los contribuyentes ha subdeclarado los ingresos obtenidos, "unos por desconocimiento y otros con la intención de pagar menos impuestos".

Explicó que a esos contribuyentes "se les está exigiendo su rectificación antes del 30 de abril de 2014, sin la aplicación de multas y recargos por esta indisciplina, que sí se aplicarán después de esa fecha, con el correspondiente cálculo de la deuda tributaria".

Hace cuatro años, el gobierno del presidente Raúl Castro aprobó 178 categorías de autoempleo, que luego amplió a 181, con el propósito de buscar "nuevas formas de trabajo" tras la decisión de disminuir los puestos de labor estatales como parte de los cambios para "actualizar" el modelo socialista cubano.

A partir de 2011 comenzó un recorte de 1,5 millones de empleos estatales -de unos cinco millones- hasta 2015, para "impulsar la producción y la eficiencia".

En este reordenamiento laboral para adelgazar las abultadas plantillas públicas, una de las alternativas laborales planteadas por las autoridades fue el trabajo "por cuenta propia".

Para potenciar el sector privado, el 1 de julio de 2013 se inició la creación de cooperativas no agropecuarias en diversos sectores de la economía, como la construcción, el transporte y el reciclaje de desechos, y desde diciembre se flexibilizó la política de créditos con nuevas tarifas de préstamos y plazos de pago.

Algunos "cuentapropistas" consideran que el aumento de esta modalidad de empleo debe ir acompañado de un programa de estímulos como excepciones fiscales y venta de materias primas (mercado mayorista) que permitan a estos negocios crecer.

Para el mandatario cubano, el programa económico marcha "como debe ser, con paciencia, sin apuros, para no cometer nuevos errores".

Las autoridades insisten en que la "actualización" cubana no supondrá un cambio en la estructura de la propiedad y que lo que se está transformando es la forma de gestionarla.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.