viernes, 21 de marzo de 2014

Pablo Micheli en Misiones: "El común denominador es el reclamo salarial y el hartazgo de la gente"

Alicia Rivas Zelaya - Inés Hayes (ACTA)

En entrevista con la periodista misionera Alicia Rivas Zelaya para Radio Universidad, el secretario General de la CTA Pablo Micheli, en el marco de la jornada de lucha de la multisectorial de Misiones, se refirió a la situación particular de la provincia así como a la de todo el país: "El común denominador es el reclamo salarial, el querer ganar un sueldo digno, creo que el hartazgo en la gente es general porque año tras año vienen luchando por tener un sueldo digno y no obtienen respuesta. La gente se pregunta qué modelo de país es éste que gana más un policía que un maestro".

-¿Cuáles son los motivos de su presencia en esta jornada de lucha de la multisectorial?

- Como dice la canción de Sabina, motivos son los que sobran: el nivel de conflictividad es muy fuerte en todo el país. Desde la Conducción de la Central estamos yendo de un lado para el otro. Me ha tocado estar en Jujuy y en Salta la semana pasada y ahora estoy acá en Misiones. La semana que viene estaré en Tierra del Fuego. Hay provincias que están en conflicto permanente. A Misiones he venido a respaldar esta lucha digna de los docentes.

-El 5 de marzo la represión a los docentes que estaban en el Puente Garupá también motivó la presencia de varios referentes de la Central y en ese contexto nos decían que había una jornada de protesta en varios puntos y que Misiones había dado la nota por el nivel de represión, ¿esta situación se da en el resto de los conflictos?

- No, como se dio aquí particularmente en esos días, no se dio en el resto del país. Por suerte se subsanó rápidamente pero queda una cruz roja con respecto al gobierno provincial que tomó una actitud inconstitucional.

-En este conflicto hemos visto como el gobierno provincial cuestiona las herramientas legales que tienen los trabajadores para defender sus derechos como el derecho a huelga, ¿cómo ve esto la Central?

- Nosotros creemos que los gobernantes, en lugar de poner sobre la mesa el sentido común, no quieren entender que realmente los maestros no pueden vivir con estos sueldos y que a su vez esto pone en riesgo la educación de nuestros hijos que son nuestro futuro. Pero no, en seguida empiezan a reglamentar el derecho a huelga, en vez de pagarles un salario digno o reglamentan el corte de calle y ponen en riesgo la libertad de manifestarse, que es un derecho constitucional y los gobernantes lo dicen como si fuera una cosa al pasar. Nosotros frente a eso decimos que no lo vamos a dejar pasar: no vamos a dejar la calle.

-¿Cuál es el común denominador de todos los reclamos en el país?

- El común denominador es el reclamo salarial, el querer ganar un sueldo digno; creo que el hartazgo en la gente es general porque año tras año vienen luchando por tener un sueldo digno y no obtienen respuesta. La gente se pregunta qué modelo de país es éste en el que gana más un policía que un maestro.

-En este sentido ante el avance de la conflictividad, ¿cuál es la respuesta de una Central como la que conduce usted?

- La verdad que nuestra respuesta es apoyar con presencia el conflicto, dar un debate en el conflicto de la sociedad porque el Gobierno demoniza el conflicto de los docentes porque dice que los chicos no pueden ir a la escuela por los maestros. Hay una batalla cultural. Te doy un caso, ayer en la movilización en la Provincia de Buenos Aires hubo más de 50 mil personas. Lo único que va a lograr Scioli es que en la próxima marcha haya el doble de gente y en todo caso que la gente se termine quedando en la plaza.

-Usted está ahora en el marco de una convocatoria de la Multisectorial, de la que también es parte la CTA, ¿avanzan en otros espacios de articulación en los que se pueda ir rompiendo el proceso de fragmentación que se dio en todos estos años a la hora de reclamar cuestiones tan básicas como el salario y las condiciones salariales?

- En todo el país se dan procesos casi idénticos de participación multisectorial con presencia de sindicatos de la CTA, de la CGT, de movimientos sociales, territoriales y hasta de partidos políticos.

-¿Cuál es el diagnóstico que tiene usted de la provincia?

- No le voy a decir nada nuevo: es una de las provincias más ricas de la Argentina pero que tiene niveles de pobreza muy altos. Es una provincia que está atravesada por muchos niveles de corrupción y que no parece haber intenciones de resolver los niveles de pobreza sino que cada vez se agravan más, lo vemos con mucha preocupación. Vemos desidia por parte de quienes gobiernan para resolver estos problemas.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.