martes, 8 de abril de 2014

Histórico: Los franquistas declaran ante la justicia

LA RETAGUARDIA

Por primera vez, en 40 años de dictadura y casi 37 de democracia en España, un responsable de los crímenes del franquismo compareció ante un tribunal de justicia de ese país. Dialogamos con el abogado por la querella argentina, Carlos Slepoy, acerca de las últimas novedades en esta causa.

El jueves 3 de abril, la Plataforma de Apoyo a la Querella por los Crímenes del Franquismo convocó a una conferencia de prensa en el Congreso de la Nación para dar cuenta de los avances de la causa.

Según relató luego el abogado Carlos Slepoy a Oral y Público, se produjo un hecho de gran valor simbólico: “uno de los torturadores que fueron imputados por la jueza María Servini de Cubría compareció ante un tribunal español que va a resolver si se lo extradita o no”.

Se trata de Jesús Muñecas Aguilar, acusado de torturas cometidas en el País Vasco, en la última etapa del franquismo entre 1970 y 1975. Aguilar fue uno de los guardias que asaltó el Congreso de Diputados con el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, en el famoso Tejerazo, ocurrido en 1981. En tanto, el 10 de abril deberá comparecer Juan Antonio González Pacheco: “mucho más conocido desde el punto de vista de su trayectoria como torturador, conocido también como Billy el Niño”, describió Slepoy.

En la conferencia de prensa, se informó además sobre la audiencia pública en que la que, como era predecible, los imputados requeridos y sus defensores se negaron a la extradición, pedida por nuestro país: “plantearon que la Argentina no tenía legitimidad para hacerlo, trataron de deslegitimar el principio de justicia universal, dijeron que no habían cometido los crímenes que se les imputaba. Por parte del fiscal español, en cambio, hubo un matiz que es importante porque si bien planteó que no se los podía extraditar porque eran delitos cometidos por españoles contra españoles en España, correspondía por eso mismo que en su caso se los juzgue en España. Lo cual sería extraordinario para nosotros, colmaría todas nuestras expectativas porque lo que se persigue finalmente con la querella argentina es que se pueda terminar con la impunidad en España, de modo similar a lo que ocurrió en nuestro país con las actuaciones de la justicia española. Pero dijo que para esto sería necesario, según su opinión y según establecen los tratados de extradición entre ambos países, que la jueza argentina solicitara que se les abriera un procedimiento judicial en España, en base a los mismos hechos por los cuales ella los está acusando, y que el juzgado que sería competente es uno del País Vasco, porque es donde se cometieron los delitos específicos de tortura. Pero que en todo caso avanzaba en su posición de que entendía que estos crímenes estaban prescriptos, en consecuencia finalmente venía a decir que no se los puede extraditar, ni juzgar en España”, explicó Slepoy.

En este sentido, el abogado adelantó que Servini de Cubría pedirá la apertura del procedimiento judicial en España: “lo hablamos hace unos días, ya que estuvimos reunidos por si había una resolución de esta naturaleza, ya veremos lo que dicen los jueces luego, pero si se dictara una resolución de acuerdo a lo que dijo el fiscal, permitiría que se abra un procedimiento en un juzgado español, que luego podría terminar con que dijeran que el delito está prescripto, pero generaría una inmensa movilización social en el País Vasco para que se haga justicia”.

Finalmente, en la conferencia se dio a conocer la presentación de un escrito por parte de la querella argentina pidiendo la imputación de quince nuevas personas y por tanto el dictado de quince órdenes de detención internacionales: “estamos a la expectativa de que en estos días se dicten nuevas órdenes de detención internacionales, es respecto de represores cuya indagatoria e imputaciones habíamos pedido hace varios meses, y a la vez informar que la jueza está muy determinada, ella está consciente del papel histórico que está cumpliendo la justicia argentina en este caso, tiene previsto viajar a España, tomar declaraciones directamente, hacer nuevas conferencias. Estamos celebrando los extraordinarios avances que están habiendo en esta causa, a pesar obviamente de las enormes dificultades que hay teniendo en cuenta todo el tiempo de impunidad que debemos remontar”, aseveró el letrado.

Respecto al objetivo de la querella argentina por los crímenes del franquismo, Carlos Slepoy especificó: “queremos poner en valor la idea del principio de justicia universal, es decir que los crímenes contra la humanidad deben ser perseguidos universalmente, por distintos tribunales del mundo, y por tanto el objetivo inmediato es tratar de que sean detenidos donde se los encuentre, o se los extradite desde España en este caso para que puedan ser juzgados en Argentina; a la vez somos conscientes de que tenemos una objetiva limitación, muy importante, estamos no solamente a doce mil kilómetros de distancia, sino que el hecho de que se los extradite o no depende de la decisión de los jueces y luego de las autoridades españolas, por lo que esa posibilidad es lejana. Desde ese punto de vista, lo que nosotros aspiramos es a denunciar internacionalmente la impunidad del franquismo y esperamos tener la oportunidad de que alguno de ellos pueda ser detenido”.

En este sentido, el abogado se refirió a las experiencias en Argentina y Chile: “cuando empezó el procedimiento en España en relación con las dictaduras argentina y chilena, nadie pensaba en sus inicios que podía ser juzgado (Adolfo) Scilingo, que actualmente está cumpliendo pena en España una condena del tribunal supremo español a 1084 años de prisión. Paradójicamente un genocida argentino cumple pena de prisión en España por los delitos cometidos en Argentina contra argentinos, y sin embargo ese mismo tribunal supremo niega que puedan ser investigados los del franquismo. O quién podía pensar que podía ser detenido Pinochet. Nosotros tenemos la expectativa de que esto pueda pasar y que eventualmente alguno pueda ser sometido a la justicia argentina, pero sabemos que esto no colmaría para nada la expectativa de una sociedad que necesita imperiosamente que se haga justicia en su propio seno”.

Slepoy remarcó que la sociedad española necesita que se abran todos los juzgados de ese país para investigar los crímenes que se cometieron durante cuarenta años: “con esta querella queremos colaborar a que termine la impunidad en España. Yo creo que lo vamos a lograr, del mismo modo que en su momento las actuaciones de la justicia española y de los países europeos fueron importantes para terminar con la impunidad en nuestro país. En este momento la querella argentina está concentrando todas las grandes expectativas de mucha gente en España, porque es la única alternativa judicial abierta en el mundo, pero creemos que esto va a replicar, ya sea a través de otros países donde se abran procedimientos similares, fundamentalmente esperamos que haya jueces y fiscales españoles que como lo hicieron los argentinos o los chilenos realmente hagan avanzar esta idea de verdad, justicia y reparación tan fundamental para una sociedad y para la existencia de una democracia”, finalizó el abogado querellante.

Si bien se está lejos de conseguir justicia, que luego de tantos años algún represor franquista tenga que pasar por tribunales y responder preguntas, se torna todo un avance.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.