viernes, 9 de mayo de 2014

Atentado en el diario BAE

RED ECO

Al ingresar en la mañana de este jueves 8 de mayo en la redacción de la sede de Pompeya, los trabajadores encontraron todos los carteles gremiales arrancados de las carteleras. Además, el cajón de uno de los delegados estaba revuelto y le habían dejado calcomanías de Mariano Ferreyra rotas.

Ayer por la mañana, las carteleras gremiales de la redacción de BAE se encontraban vacías y las chinches que habían sido usadas para fijar los carteles estaban tiradas en el piso. Entre el material que desapareció había información sobre las paritarias 2013 y 2014, afiches que denunciaban la persecución gremial en Crónica y BAE, en contra de los despidos en Perfil, además de todos aquellos que hacían mención a alguna actividad sindical.

Los trabajadores también pudieron constatar que revolvieron los cajones del delegado David Nudelman, de los que robaron actas de las audiencias mantenidas en el Ministerio de Trabajo, y otros papeles que documentaban la deuda que la empresa mantiene en relación al pago del Día del Periodista y otros reclamos gremiales. Por último, dejaron unas calcomanías de Mariano Ferreyra, el militante del Partido Obrero asesinado por una patota sindical de la Unión Ferroviaria, rotas, con los restos esparcidos en el cajón, en un acto que los trabajadores entendieron como una suerte de mensaje mafioso. A su vez, ingresaron en la computadora del delegado, y borraron o se llevaron todos los archivos que tenía, con lo cual queda demostrado que conocían la contraseña de red.

Los empleados que se fueron del diario a la hora de cierre, es decir a la noche, relataron que se cruzaron con el dueño del diario, Alejandro Olmos, el director de contenidos periodísticos del Grupo Crónica, Rodrigo Conti, y otros colaboradores, que subían a la redacción que había quedado ya sin presencia de trabajadores.

Hay un tweet del propio Alejandro Olmos con una foto que confirma su presencia en la redacción, ya que había ido con motivo del Día del Gráfico.

Este ataque se da en medio de denuncias de persecución gremial en Crónica y BAE por parte de los trabajadores. Cabe recordar que la empresa impulsó hace un mes y medio un cambio a una nueva razón social dejando afuera del traspaso a un grupo grande de empleados, entre ellos delegados y trabajadores que participan activamente de la vida gremial, quienes en la actualidad continúan cumpliendo funciones en esta redacción de Pompeya.

“La situación nos preocupa porque éste no es el primer ataque sufrido por los trabajadores de prensa durante este conflicto. El 1 de abril de 2014, mientras pegaban carteles difundiendo el conflicto, dos delegados de prensa, trabajadores de otros medios de comunicación, fueron atacados por una patota que les pegó y los corrió a palazos al grito de ‘¿a dónde están los afiches?’. Queremos dejar constancia pública de este atentado. Estamos haciendo las denuncias del caso, y afirmamos que estos ataques no hacen más que darnos fuerza en nuestro reclamo contra la persecución gremial en Crónica y BAE”, afirmaron desde la Comisión Interna del diario BAE a través de un comunicado.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.