viernes, 9 de mayo de 2014

Experto vietnamita analiza las acciones ilegales chinas en Mar Oriental

VNA

La instalación china de una plataforma de perforación petrolera el 1 de mayo en la zona económica exclusiva de Vietnam en el Mar Oriental va en contra de las leyes internacionales y perjudica los sagrados sentimientos entre los dos pueblos.

El experto vietnamita Nam Thang escribió un artículo sobre los recientes sucesos en el área en el cual recalcó que la presencia de la plataforma y la flota de buques chinos en esas aguas jurisdiccionales también es una violación flagrante a la soberanía indiscutible de Vietnam sobre el archipiélago de Hoang Sa.

Esas operaciones, afirmó, violan los derechos soberanos y jurisdiccionales en las zonas exclusivas económicas y la plataforma continental del país, así como la Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar Oriental (DOC) que firmó Beijing y la Convención de la ONU so bre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982.

Para proteger sus actos ilícitos, China estableció la llamada “zona prohibida” que impide actividades para todos los barcos en un radio de 4,8 kilómetros alrededor de la plataforma y movilizó decenas de naves, incluidas militares y de vigilancia, y cazas escoltas a la zona, señaló el autor.

Varios de esos navíos embistieron a barcos de la policía guardacostas de Vietnam y utilizaron cañones de agua que causaron daños a esos vehículos e hirieron a marineros vietnamitas, añadió.

Calificó de perversas e irrazonables esas acciones de la parte china y destacó que recibieron rechazos y críticas de la opinión pública en Vietnam e incluso en ese mismo país.

Citó al conocido experto chino Li Liug Hua quien aseguró que China suscribió la UNCLOS 1982, por eso debe cumplir los artículos 74 y 83 y respetar la plataforma continental y la zona exclusiva económica de 200 millas náuticas de los países de la región marítima.

También apuntó comentarios de Holly Morrow, analista sobre el Mar Oriental de la Universidad Harvard, Estados Unidos, señalando que China firmó en 2011 con Vietnam un convenio con los principios básicos sobre el tema, según los cuales ambas partes decidieron resolver las diputas por vías pacíficas, mediante negociaciones y conversaciones amistosas.

El autor se preguntó si Beijing ha olvidado (u olvida deliberadamente) sus propios compromisos y agregó que cuando alguien actúa en contra de sus palabras, pierde la confianza de los demás.

Aseguró que la instalación de la plataforma en las aguas vietnamitas viola la confianza con la ASEAN y amenaza el proceso de negociación sobe el Código de Conducta de las Partes en el Mar Oriental (COC) entre esa agrupación y China.

Esas acciones no se corresponden con la actual tendencia mundial de cooperar, respetar y crear la confianza recíproca para una solución pacífica y en beneficio de las partes, recalcó.

Acentuó que Vietnam tiene suficientes evidencias legales e históricas que ratifican su soberanía sobre los archipiélagos de Truong Sa (Spratly) y Hoang Sa (Paracel) y los derechos soberanos y jurisdiccionales en las zonas exclusivas económicas y plataforma continental como lo estipulado en la UNCLOS de 1982.

China ocupó Hoang Sa en 1974 usando la fuerza, por eso la reclamación de ese país sobre esas islas es injustificada, apuntó.

Sin embargo, ante las acciones provocativas del país vecino, Vietnam sigue su posición de resolver los conflictos mediante diálogos y actúa en concordancia con las leyes internacionales, como contribución a la paz y desarrollo en la región, afirmó.

Vietnam, reiteró, es un pueblo amante de la paz, pero nunca se inclina al despotismo y aplica todas las medidas necesarias y adecuadas para proteger sus derechos y beneficios legítimos.

Nadie tiene derecho de violar la independencia soberana y la integridad territorial de Vietnam, remarcó.

La comunidad internacional mostró preocupación ante esa conducta peligrosa que se califica de provocativa y una amenaza a la estabilidad en la región.

El ministro de asuntos exteriores de Japón, Fumio Kishida, aseguró que las acciones de Beijing escalan la tensión en el área, mientras el vocero de la cancillería singapurense exhortó a las partes a acatar la DOC y resolver las diputas territoriales por medios pacíficos, en concordancia con la práctica internacional.

Desde Washington, la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, declaró que ese movimiento amenaza los esfuerzos de mantener la paz y estabilidad regionales y tal conducta no debe permitirse que ocurra en las zonas en diputa.

Los recientes sucesos en el Mar Oriental ganaron protagonismo en la prensa mundial en los últimos días. Un artículo publicado en la página electrónica “Foreign Policy” (Estados Unidos) subraya “…Al parecer, es la primera vez que las compañías petroleras chinas realizan deliberadamente la prospección de recursos en las aguas reclamadas por otra nación. Es realmente preocupante”.

Diversos periódicos alemanes como “Die Welt” y “Der Spiegel” publicaron noticias y fotos que mostraron la actitud agresiva de China en el Mar Oriental y destacaron que la instalación petrolífera figura entre las acciones provocativas de Beijing.

En la revista india “Economic Times”, el periodista Dipanjan Roy Chaudhury valoró que China busca presionar a Vietnam y que la reclamación territorial de este país es un obstáculo para la solución de las diputas en la región. Obviamente Beijing no tiene suficientes evidencias legales y sus actos ahora van en contra de las leyes internacionales, incluida UNCLOS 1982, añadió.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.