miércoles, 11 de junio de 2014

¿España, mañana, será republicana?: Un clamor creciente

Niko Schvarz (BARÓMETRO INTERNACIONAL, especial para ARGENPRESS.info)

En el convulsionado mundo de hoy, no hay nada más absurdo e irracional, fuera de época, atrabiliario y anquilosado que el mantenimiento de la institución monárquica. Implica la pervivencia de un régimen de monarquía absoluta en pleno siglo XXI, al estilo de Luis XIV en Francia, aquel que proclamara “el Estado soy yo” (L’état c’est moi). La abdicación del rey Juan Carlos de España ha colocado el tema en primer plano, aunque la monarquía se mantiene también en una serie de países, como Bélgica, Suecia, Dinamarca, el Reino Unido, Australia, Japón y unos cuantos más. Sin olvidar que el mismo renunciante Rey Juan Carlos ya ha designado a su hijo como sucesor, y que en este proceso la institución monárquica se mantiene incólume. Y sin olvidar tampoco que quien colocó en el trono a Juan Carlos fue el dictador Francisco Franco.

Por eso, además, el mantenimiento de la monarquía en España es un agravio a la acendrada vocación republicana del pueblo español. El que escribió con su sangre y su sacrificio una de las páginas más gloriosas de la lucha de la humanidad contra el nazifascismo de Hitler, Mussolini y Franco. Y del mismo modo que en aquellos años de la década del 30 los pueblos del mundo fueron solidarios con la República Española, y se alistaron en las Brigadas Internacionales para defender la causa republicana, hoy están expresando una vez más su fraternidad con el pueblo español, que reclama vigorosamente, a lo extenso de su territorio, la plena recuperación de la República.

En efecto: más allá de las excentricidades de Juan Carlos que han desbordado páginas de prensa y cadenas de TV, sus aventuras extraconyugales, la caza de elefantes y los exabruptos contra Chávez para defender a Aznar; y más allá también de los actos de corrupción manifiesta de otros integrantes de la familia real, lo que ha pasado a dominar el panorama español es la amplísima movilización popular en reclamo de la República y por convocar a un referéndum para poner fin a la monarquía. Este proceso fue espontáneo e inmediato. Apenas Mariano Rajoy anunció la abdicación del rey, el mismo lunes 2 los ciudadanos convocaron a concentraciones en las plazas principales de las ciudades para reclamar que no se continúe con el proceso de sucesión al trono y se convoque a un referéndum para que los españoles decidan si quieren mantener la monarquía o si prefieren que se instaure la III República.

Los usuarios de twitter expresaron esos deseos bajo los hashtags A por la tercera, Proceso constituyente, Referéndum YA. Y se explican: “Después de 39 años de dictadura, después de 39 años de monarquía, cae el bipartidismo, cae la monarquía. Ahora nos toca el tiempo de un proceso constituyente y una democracia real” (adviértase el juego de palabras). Los partidos que se sumaron a la petición son Izquierda Unida, Podemos y Equo. Cayo Lara, de IU, declaró que es la hora de que hable el pueblo, la hora de la democracia en mayúscula”.

La respuesta popular fue inmediata. Ciudades de todos los puntos de España celebraron manifestaciones el mismo lunes 2 para reclamar un referéndum y que la ciudadanía elija la forma de Estado. La Puerta del Sol de Madrid y la Plaza Catalunya de Barcelona fueron los principales puntos de concentración. La bandera tricolor ondeó en algunos ayuntamientos e incluso en edificios de las Cortes Valencianas. Las manifestaciones se reproducen en toda Catalunya, en Tarragona, Girona y Lleida , al igual que en Euzkadi, donde destaca la de Bilbao, en la Plaza Nueva de Sevilla, en Granada, Valencia, Zaragoza, Salamanca, Burgos, Palmas de Mallorca, en varias ciudades de Asturias, en Extremadura. En Cataluña, partidos y formaciones reclamaron tanto la República como la independencia catalana. El clamor ha sido rotundo, y se anuncian nuevas manifestaciones, en particular en la emblemática Puerta del Sol madrileña.

Allí, el lunes los carteles proclamaban: “España, mañana, será republicana”. En otros se leía: “Transición real…sin rey”; “No más reyes. Referéndum”; “No hay dos sin tres, República otra vez”. Y otro más contundente: “Los Borbones, a los tiburones”. También hubo manifestaciones solidarias en París (con el lema “Ni Borbones, ni ladrones”), en Bruselas y en la Puerta de Brandeburgo de Berlín, entre otras.

En este cuadro, merece destacarse la posición asumida por Podemos, el agrupamiento de la izquierda española nacida como resultado de tres años de luchas populares desde el 15 de Mayo, y que en las recientes elecciones al Parlamento Europeo, diez días atrás, logró un notable éxito al conquistar 5 bancas mientras el Partido Popular y el PSOE perdían considerable número de votos y de bancas. Su líder Pablo Iglesias reclamó la convocatoria al referéndum que permita al pueblo decidir su futuroy agregó: “Dijimos que los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo abrían un ciclo de cambio político histórico en nuestro país. No imaginábamos que comenzaría tan rápido”.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.