jueves, 12 de junio de 2014

Un pueblo Ignorante desde 1954: “Ironía de la realidad”...

Camilo Martiano

Si bien es cierto se conocen algunas cosas de lo sucedido desde 1954, otras cosas se han escondido como secreto de estado y temor a represalias. Todo esto nos ha llevado a una ignorancia conjunta y nos ha demostrado que ha sido una estrategia política -militar, extranjera y oligarca- bien sazonada por todos estos que han llegado desde esa fecha a Palacio Nacional. Han secuestrado al estado y sus dependencias haciéndonos creer muchas imbecilidades, desde las corruptas campañas electoreras, pasando a la vez por las ignorantes propuestas de “gobierno” vacías y llenas de oportunismo particular. Luego estando en el poder se han llevado cualquier cantidad de dinero y no hay justicia terrenal y celestial que pueda llevarlos a juicio, condena y encarcelamiento, en algunos casos los testaferros han tenido que pagar con su libertad esta deuda que sus jefes lacayos han sabido crear a la población en general.

Hago esta pequeña reseña debido a los actuales acontecimientos que nos están sepultando a mansalva y no hay poder como dije antes el que los pueda enjuiciar, mucho menos encarcelarlos, son tan sin patria - los patrioteros - que viven incluso diciendo un gobierno que queremos ¿Quiénes? ¿Ellos?, por supuesto que ¡SI!, están teniendo la patria amaestrada, apática, nada comprometida y visionaria como la de los años del 1944 a 1954, de esa patria estos pendejos no quieren saber nada de nada, mientras nosotros sucumbimos en la ignorancia y estamos es la espera de otras elecciones patrocinadas desde el erario nacional, pasando por el narcotráfico, poderes “empresariales” - vaya a usted a saber que clase de empresarios - que no son más que ladrones de cuello blanco.

Esto no puede significar menos; la Guatemala de hoy está tan inmovilizada que poco les importa que vivan expoliando nuestras riquezas estos mediocres y más mediocres nosotros que les permitimos se lleven nuestros tesoros. Ahora no hay que esperar embarcaciones que crucen el Atlántico y vengan a dejarnos espejitos, los tenemos en nuestras entrañas y poco o nada estamos haciendo por defender nuestra patria llamada Guatemala. Las diferentes acciones mostradas a medias en los “medios de comunicación” palangristas, son algunos acontecimientos que las diferentes comunidades viven a diario desde 25 de junio de 1954 (derrocamiento de Jacobo Arbenz). Abuso de poder, secuestros, asesinatos, tierras arrasadas, genocidio, violaciones, estrangulaciones, desapariciones entre otras son los sucesos que a diario muestran para mantener el terror en la población. Ha sido el mejor distractor que ha encontrado este grupo de sicarios que ha llegado al poder para hacer de las suyas. Han habido más muertes desde 1996 a la fecha que de 1960 (inicio del conflicto armado) a 1996. Guatemala zona de exterminio de la paz.

Es tanto el enojo e incapacidad como ser humano, que han sido innumerables redacciones llamando a un consenso y debate de ideas para luego articular una acción pronta y necesaria, más si he conseguido apatía rancia que corre por las venas de muchos jóvenes - en primer lugar - mujeres, hombres y todos en su conjunto me han dado la más sincera de las ignorancias, demostrando así el buen trabajo de la oligarquía y sus esbirros; que el interés por la defensa de este territorio se ha perdido y creo sin temor de dudas se perdió después del tibio e insipiente acuerdo que se llevo a cabo un 29 de diciembre de 1996. (Solo espero que la Gran Colombia no corra con la misma suerte, vean este espejo y reflexionen, háganlo mejor).

Deseo concluir insistiendo que la unión de nuestro pueblo será la única voz que nos pueda sacar de este atolladero, es necesario derrumbar lo viejo para construir lo nuevo. La injusticia de estos que hoy día se creen dueños de Guatemala, es el pueblo que debe cobrar con justicia social, cueste lo que cueste su derecho a ser sujeto y no objeto del estado. Las razones son tan obvias que no podemos seguir esperando otras elecciones que estén llenas de promesas falsas y luego arrepentirnos como hoy día se está. Democracia no es otra cosa que: PODER DEL PUEBLO, exhorto a todos mis connacionales y fuentes en el extranjero puedan llevar a donde sea necesario este mensaje. Guatemala esta convulsionada y no puede caer en paro cardiaco. Es justo reclamar nuestros derechos y de ser posible retornar al camino del 44. Gente proba, honesta la hay y demasiada en este territorio, esa misma es la del pueblo hecho resistencia. Hermanos del mundo, Guatemala está siendo saqueada de forma desmedida, no hay control por parte de las autoridades, son tan cómplices de esta hecatombe estatal, como de muchas muertes inocentes. Están entregando la patria, es tanta su sed de poder y no les importa como los vean internacionalmente.

Esto debe terminar y ser el principio de la refundación de un Estado pulcro; que sea comprometido en su totalidad con los principios fundamentales de los derechos del ser humano. ¡Vamos Patria la Lucha Continúa!.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.