lunes, 14 de julio de 2014

Argentina, Entre Ríos. Nueva etapa en la CTA: “El gran desafío de la etapa es poder entrar más a fondo en el sector privado”

Melissa Zenobi - Miguel Aguirre (ACTA)

Esteban Olarán es el nuevo Secretario General CTA de Entre Ríos, seccional recuperada en las elecciones del pasado 29 de mayo. A unos días de que asuma la nueva Conducción Nacional, el dirigente dialogó con ACTA sobre los nuevos desafíos. “Estamos con muchas expectativas, intentando aportar desde las experiencias que tiene la provincia. Y sobre todo en debates fundamentales como la unidad de acción”, afirmó.

-¿Cómo evaluás el proceso eleccionario de la Central en tu provincia?

- Muy contento a partir de la amplia participación de trabajadores estatales, tanto de ATE como docentes. Sobretodo cuando desde el Ministerio de Trabajo y los gremios burocratizados, llamaron a desconocer la elección, se mandaron cartas documentos para que no se pudieran poner las urnas, etc. En fin, pese a todo esto funcionaron casi 200 urnas en toda la provincia, votaron más de 7.000 compañeros, se pudieron elegir 9 mesas locales y se constituyeron grupos en torno a la elección con posibilidad de armar 4 mesas más. Es muy importante la representación territorial que va a empezar a tener la Central, teniendo entre 13 y 14 mesas en toda la provincia.

-¿Cuáles son los principales desafíos para la mesa provincial?

- Tenemos un proyecto claro de recuperar el sindicato Agmer Entre Ríos como herramienta de los trabajadores. También el armado de la agrupación ANUSATE en conjunto con los compañeros para la recuperación de ATE en la provincia en las elecciones del año próximo. Además contamos con un desafío muy importante que es dar continuidad al trabajo que se viene haciendo desde CTA Paraná, sobretodo con lo que tiene que ver con la UCRA y el Sindicato de Empleadas en Casas Particulares. De qué manera podemos ayudar a la experiencia local desde la estructura provincial a que se vaya regionalizando. Los compañeros, principalmente desocupados de la Corriente Clasista y Comitiva y que también fueron parte de todo ese proceso, están articulando en muchos barrios con otras organizaciones para continuar la pelea por trabajo genuino con capacitación. Los planes deben ser una cuestión coyuntural que tienda a desaparecer a través de inserción real. Y el gran desafío es poder entrar en el sector privado, si bien tenemos algunas experiencias, es uno de los pasos más importantes que buscamos dar.

-¿Qué se espera de la Conducción Nacional?

- En verdad estamos intentando aportar desde las experiencias que tiene la provincia. Y sobretodo en debates fundamentales como la unidad de acción que es algo que a nosotros, más allá de las discusiones entre dirigentes, creemos que lo principal es la unidad con los trabajadores de cada una de las bases de los gremios, tanto estatales como privados. Esto camino a un gran paro nacional que realmente ponga de forma contundente en todo el país la agenda de los trabajadores desocupados y ocupados que nos permita avanzar como clase hacia un proyecto político propio.

-¿Cuáles son los principales conflictos que atraviesa Entre Ríos?

- Nosotros tenemos un problema que sabemos que se replica a nivel nacional: hay un sector que por su situación salarial está pagando impuesto a las ganancias mientras que hay otros, como docentes y estatales, que tienen un sueldo por debajo de la línea de pobreza. Siempre aparece como primera necesidad la cuestión salarial. Nosotros hemos conseguido a través de un plan de lucha, poner sobre la mesa la cuestión salarial desde lo presupuestal y que a la vez se desarrollen políticas de Estado en salud, educación y niñez. Y que permitan a estos sectores postergados, pasar a resolver otros problemas más allá de lo salarial.

-¿Qué otras luchas?

- Por otro lado está la pelea contra la precariedad laboral. En el ámbito privado hay empleadores que piden que sus trabajadores se escondan en el baño mientras el Estado es el principal negrero de compañeros a través de distintos mecanismos que los mantienen en una situación tan precaria y que les impide organizarse y pelear por sus derechos.

También vemos como ha crecido la pobreza, sobre todo en Paraná y Concordia, pero también en toda la provincia. Recientemente se hizo más público lo de Gualeguaichú, lo cual es una muestra de cómo la pobreza y el sistema ha ido dejando cada vez más desocupados, la sojización que expulsa a los campesinos a las ciudades y se terminan agrupando en villas, sin forma de acceder al trabajo genuino. Cuando recorremos los barrios, vemos que la gente quiere trabajar, no depender de ningún plan. Para esto es fundamental avanzar en la coparticipación federal, que es uno de los temas fundamentales para resolver la cuestión económica de la provincia, para discutir sus propios recursos y decidir a qué asignarlo. Y el dinero que entra va directamente asignado a empresas que son amigas del gobierno, lo cual sólo alimenta la corrupción y el fraude.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.