martes, 5 de agosto de 2014

9 de cada 10 mujeres migrantes son violadas en su paso por México

SINEMBARGO.MX - COSECHA ROJA

Nueve de diez mujeres migrantes provenientes de Centroamérica que viajan rumbo a EU sufren violación sexual “para seguir avanzando”, informó el director de la Casa del Migrante, Rubén Pérez Ortiz. Enfatizó que grupos criminales ubicados en distintos puntos del país por donde circulan los migrantes, se aprovechan de su vulnerabilidad para abusar sexualmente, ya que, explicó, de no acceder a sostener relaciones sexuales las amenazan.

“Para muchas mujeres, es el pase para seguir avanzando. Es una situación muy triste y muy dolorosa para las mujeres migrantes (…) Ya es parte de un pase para abordar”, declaró el director. Detalló que los delincuentes se dedican a estudiar a los migrantes. En varios casos, los obligan y canalizan con alguna banda de narcotraficantes, los utilizan para transportar droga. Además ejercen la trata de personas, extorsionan y secuestran, agregó. Pérez Ortiz dijo que la Quinta Visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) da seguimiento a todas las denuncias presentadas por los migrantes agredidos y subrayó que esas violaciones a los derechos de los viajeros centroamericanos es un llamado a las autoridades competentes a velar por sus derechos humanos.

Perry defiende aseguramiento de frontera

El Gobernador de Texas, el republicano Rick Perry, señaló que la llegada de miles de niños indocumentados a EU es solo un “tema colateral” de la crisis humanitaria comparada con la de aquellos que cometen crímenes y defendió la necesidad de “asegurar” la frontera con México. “Estamos sustancialmente más preocupados en Texas del más de 80 por ciento de los individuos de los que no se habla lo suficiente y que están entrando en EU de manera ilegal y cometiendo crímenes importantes”, afirmó el Gobernador en una entrevista para la CNN. Perry defendió por ello su decisión de enviar a un millar de efectivos de la Guardia Nacional para asegurar la frontera con México y criticó la inacción por parte de la Administración del Presidente estadounidense, Barack Obama. “Desde mi perspectiva de Gobernador, la razón por la que hemos realizado este despliegue es para que la gente de Texas sienta que al menos a nivel estatal se está haciendo algo para proteger la seguridad de sus comunidades”, agregó.

Perry, quien es considerado uno de los posibles aspirantes a candidato presidencial republicano para 2016, señaló que desde 2008 más de 200 mil inmigrantes ilegales han pasado por las cárceles de condado de Texas, aunque no precisó la fuente de estas cifras. Añadió que “estos individuos son responsables de más de 3 mil homicidios y casi 8 mil asaltos sexuales”.

La avalancha de menores indocumentados procedentes de Centroamérica que han llegado en los últimos meses a la frontera sur de EU, especialmente a Texas, ha provocado una crisis humanitaria ya que las agencias federales se han visto sobrepasadas para gestionar la situación. Ante la crisis, el Presidente Obama ha solicitado 3 mil 700 millones de dólares en fondos para enfrentar el problema, pero el Congreso ha sido incapaz de ponerse de acuerdo debido a las luchas partidistas y se ha ido de vacaciones sin aprobar una nueva financiación. Por ello, Obama ha adelantado que tomará acciones ejecutivas “porque se nos agota el dinero para asegurarnos de que los niños están adecuadamente alojados y cuidados”. Hace dos semanas, el mandatario convocó una cumbre con los presidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras para tratar de acordar decisiones conjuntas y detener la ola de menores inmigrantes.

Familia es amenazada por apoyo

Los integrantes de una familia de San Diego, California, son blanco de amenazas y comentarios racistas tras dar albergue a inmigrantes guatemaltecos que huyeron de la violencia generalizada de su país. El empresario Mark Lane señaló que en los últimos seis días ha recibido más de 100 mensajes telefónicos y en las redes sociales en los que se le crítica y hasta amenaza por ayudar a una familia que había solicitado asilo político. “Ponían muchas cosas muy feas, decían que necesito una ‘madriza’ (golpiza), que soy un traidor a mi patria”, confesó Lane, quien vivió por una década en México y es propietario del restaurante Poppa’s Fresh Fish Company.

“Cada día que suena el teléfono ya no sé si es alguien que quiere amenazarme, a mí o a mi familia, si son mensajes de apoyo o si es un periodista. Ha cambiado mucho mi vida en estos últimos días”, relató. Lane señaló que el tono de los mensajes se incrementó tras ser identificado como uno de los administradores de la página “Boycott Murrieta”, creada en Facebook para responder a las protestas ocurridas en la localidad por grupos opositores a la inmigración ilegal y que el pasado mes impidieron el traslado de indocumentados a una estación de la Patrulla Fronteriza. Los promotores de las amenazas crearon en la misma red social una página que convocaba a un boicot contra él y su local, y que ahora se halla fuera de servicio luego de que la familia Lane enviara una notificación al que estiman es el principal instigador de la campaña en su contra.

Mark Lane y su familia decidieron dar albergue a una mujer de Guatemala y a tres de sus hijos, cuyas edades oscilan entre los 15 y 23 años, al considerar que constituía un acto de humanidad y compasión. La familia guatemalteca se entregó en la garita de San Ysidro y fueron trasladados a un albergue en el norte de San Diego, en donde la hija fue “víctima de abusos”, una circunstancia que movilizó a activistas por los derechos humanos a buscarles un lugar seguro, mientras el padre y otro de los hijos gestionan en un centro de detención una solicitud de asilo político.

La madre guatemalteca, que prefirió no dar su nombre, explicó a Efe que su arribo a California se debe al calvario que padecían en su país, en donde grupos de pandilleros querían obligar a sus hijos a formar parte del crimen organizado. “Salimos de Guatemala por amenazas de las ‘Maras’, porque mis hijos no quisieron entrar a la pandilla”, declaró la madre, quien señaló que ahora han encontrado un poco de tranquilidad, en gran parte gracias a la hospitalidad de la familia Lane. “No tenemos la gran casa, pero hay espacio. Todos estamos conviviendo bien y ya los sentimos como de la familia”, comentó Lane, que ha interpuesto una queja por las amenazas recibidas ante la unidad de crímenes de odio de la Fiscalía del Condado.

“Estamos esperando pruebas más firmes, porque yo voy a demandar por esto”, subrayó. “Tengo miedo por mi familia y estamos tomando medidas de precaución, pero yo sé que yo estoy haciendo lo correcto y quiero que quienes hicieron estas amenazas respondan ante la ley”, precisó. El gesto de este comerciante ha merecido también numerosas muestras de respaldo, para él y su familia, hasta un nivel que él jamás imaginó. “El otro día vinieron dos guatemaltecos, me preguntaron si hablaba español, les dije que sí, y llegaron y mi abrazaron”, recordó Lane, casi entre lágrimas.

Enrique Morones, director y fundador de Ángeles de la Frontera, organización que ayudó a que la familia guatemalteca se hospedara con Mark Lane, lamentó que actos como estos deriven en comentarios de odio hacia quienes únicamente buscan ayudar. “Nosotros le pedimos a la gente que los apoyen, que vayan a su restaurante, es una persona que está arriesgando todo por nuestros hermanos centroamericanos”, afirmó Morones.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.