martes, 5 de agosto de 2014

Argentina, Córdoba. Gatillo Fácil: Protesta de vecinos contra el abuso policial y la impunidad

PRENSA RED

Afirman que la policía tiró a matar. Es la segunda movilización y corte de calle que realizan en reclamo de justicia por el asesinato de Alberto Fernando Pellico (18) y las heridas recibidas por su primo Maximiliano Peralta (21) ocurrido el sábado 26 de julio en barrio Los Boulevares.

¡Queremos Justicia! ¡Queremos Justicia! Reclamaron a viva voz familiares, amigos y vecinos de barrio Los Cortaderos durante un corte realizado ayer por la tarde en la avenida La Voz del Interior, frente al mencionado matutino.

“Marchamos para pedir justicia, y para que no quede otro caso impune como ya pasó. Pedimos Justicia por El Weré, asesinado de un tiro en la nuca en la madrugada del sábado pasado. Y para desmentir que hubo un enfrentamiento. Ni siquiera los pararon, ni prendieron la sirena. Directamente les tiraron a matar”, cuenta Mariel Díaz, prima del joven que perdió la vida el sábado 26 de julio, en Barrio Los Boulevares.

De acuerdo al avance de la investigación los policías habrían intentado fraguar un tiroteo. Para ello buscaron armas para plantar en la escena del crimen situación que fue denunciada por un testigo.

Por el hecho se encuentra imputado el agente Lucas Chávez por “homicidio agravado por utilización de arma de fuego y lesiones leves agravadas” y está en libertad. El otro uniformado, Leyva, permanece ajeno a la causa. Esto irrita a los vecinos que afirman que el “Malevo” Leyva actúa con absoluta discrecionalidad y autoritarismo y lo sindican como autor de la muerte de un joven de Villa El Libertador.

Según un informe de la Agencia Télam en lo que va de año ya son siete los casos de jóvenes muertos supuestamente por armas policiales según dio cuenta la Coordinadora Antirrepresiva de Córdoba. La política de seguridad implementada por el gobierno provincial basada en la policialización es muy cuestionada por diversos sectores de la sociedad civil. Además, se observa que la motocicleta se ha sumado al repertorio de estigmas que la policía utiliza para aplicarles el Código de Faltas a los jóvenes pobres.

Quebrados

Gustavo Pellico, padre del joven, le confió a este medio cómo incidió este acontecimiento en el hogar. “Estamos todos quebrados, no tenemos ganas de nada. Ni de ir a trabajar. Mi señora está todo el día llorando, en cama, y los hermanos están destrozados. Mientras, ellos están sueltos, libres. Si hubiéramos sido uno de nosotros ya nos hubieran hecho cagar y estaríamos presos”, dijo, afectado.

“No puede ser que se nos rían en la cara. El miércoles a las cinco y cuarto de la tarde me tiraron un patrullero encima porque llevaba la foto de mi hijo atrás. Me bajé y les dije: ¿Ustedes no tiene hijos? Sí, pero los cuidamos, me dijeron. Yo les contesté que hasta los 18 años lo cuidé para que pase esto”, denunció.

Recuerda con tristeza que él lo apodó Weré por un personaje de una telenovela brasileña. “Un chico morochito, que se subía a los árboles”. Y acota que el joven trabajaba con el abuelo en un horno de ladrillos y que con el dinero que ganaba había amueblado su pieza y tenía la moto. “Lo mataron como a un perro. ¿Cómo pueden sentarse a comer con sus hijos después de lo que hicieron?”, se pregunta.

Decir Basta

Uno de los referentes del Colectivo de Jóvenes por nuestros derechos, organización que desde hace años viene luchando por la derogación del Código de Faltas dijo que frente a hechos como éste la sociedad debe decir “Un basta muy grande, importante, porque no solo lo decimos las organizaciones que militamos, va más allá del barrio. Esto merece una investigación por parte de los políticos y la justicia que deben defender los intereses del pueblo. Yo lo sintetizo en una frase: ¡Basta de matar jóvenes a sangre fría!, expresó, Bichi Luque, antes de retirarse del corte y acompañar a los vecinos hasta el barrio.

Vivir en esta barriada de Córdoba no es fácil. Prácticamente están aislados. Carecen de servicios públicos mínimos como el transporte. “Solo contamos con el dispensario que atiende desde media mañana hasta las doce y la Policía que no ayuda”, afirma una de las manifestantes.

Acercaron su solidaridad activa Familiares de Víctimas del Gatillo Fácil y las organizaciones Nosotros, Ammar, Foccof, entre otras.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.