jueves, 28 de agosto de 2014

Brasil: Dilma y Marina polarizan elección y debate

Darío Pignotti (ANSA)

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, candidata a la reelección que marcha primera en los sondeos, y su principal opositora, Marian Silva, que gana rápidamente adhesiones, polarizan las preferencias de los electores de cara comicios del 5 octubre y el cada vez más probable balotaje del 26 de ese mes.

Una encuesta publicada hoy indica, igual que otra conocida el martes, que Rousseff vencería en la primera vuelta pero Marina se impondría en la segunda.

"Este es un país muy grande, muy complejo que necesita que las políticas sean observadas por la presidenta, se necesita un gestión con experiencia", declaró Rousseff, representante del Partido de los Trabajadores (PT) en el debate de casi tres horas organizado por TV Bandeirantes concluido en la madrugada del miércoles.

"Yo fui elegida para hacer avanzar aún más el legado dejado por el presidente Lula (da Silva), y preparar a Brasil para un nuevo ciclo de desarrollo, para construir un Brasil más moderno, más inclusivo, más productivo, más competitivo", puntualizó Rousseff.

"Ahora el hijo de un trabajador puede ser médico, viajar en avión" gracias a programas como Prouni (becas para estudiar en universidades privadas), la Bolsa Familia y Brasil Sin Miseria, enumeró la Jefa de Estado.

Y agrego que con el plan Más Médicos, en el que trabajan cerca de 11.000 facultativos procedentes de Cuba, "dimos atención a 50 millones de personas que no contaban con asistencia médica" en la región norte del país y las barriadas pobres de las capitales.

Esas palabras de Rousseff resumen lo que fue parte de su discurso basado fundamentalmente en reivindicar las políticas sociales y, en especial, asociar su gestión a la de su correligionario, el popular Lula da Silva, líder del PT.

Rousseff y la ambientalista Marina Silva, postulante del Partido Socialista Brasileño, animaron un por momentos áspero cruce de opiniones, en el primer debate televisivo antes de la justa de octubre.

Marina Silva antes de ingresar al estudio había dicho preferir "el debate sereno antes que el embate" pero durante el programa se mostró inusualmente enérgica al rebatir los argumentos de Rousseff, con quien mantiene una antigua enemistad política.

Cuando ambas fueron ministras del gobierno de Lula (entre 2003 y 2008), supieron enfrascarse en disputas intensas: Rousseff defendiendo la construcción de grandes obras de infraestructura en la Amazonia contra el parecer de Marina, adversa a las represas que causaron deforestación.

Marina dijo hoy que si fuera electa su modo de gobernar será muy distinto al de su adversaria, conocida por su estilo tecnocrático y el celo con que observa la actuación de cada ministro.

"Yo le digo a la candidata (Rousseff) que el país se gobierna con líderes, los ex presidentes Lula (da Silva) y Fernando Henrique (Cardoso) eran líderes, se necesita un liderazgo nuevo no una gerente", lanzó Marina Silva.

Poco antes del inicio del debate en la TV Bandeirantes, la TV Globo divulgó una encuesta sobre el primer turno del 5 de octubre Ibope en la cual Rousseff cuenta con el 34 por ciento de intención de voto, seguida por Marina Silva con el 29 por ciento y Aecio Neves con el 19 por ciento.

El sondeo, realizado por la consultora IBOPE, indica además que en caso de realizarse un balotaje el 26 de octubre, éste sería vencido por Marina Silva con el 45 por ciento, contra el 36 por ciento de Rousseff.

En otra consulta, de la agencia de opinión pública GDA, publicada este miércoles, se apunta que Rousseff tiene el 34,2 por ciento de las intenciones de voto, Marina Silva el 28,2 por ciento y Aecio Neves el 16 por ciento para la primera vuelta.

Y para el balotaje, el sondeo publicado hoy, informa que la delantera le corresponde a Marina con el 43,7 por ciento frente al 37,8 de la presidenta.

El comentarista Gerson Camarotti, de la cadena Globo, afirmó que las dos encuestas coinciden en la tendencia pero que por lo pronto no se puede garantizar la victoria de la ecologista en el segundo turno.

"Lo que sí tenemos como un dato constatado, cierto, es que el crecimiento de Marina causó mucha preocupación en el comando de campaña de Dilma y más aprehensión aún en el de Aecio Neves, porque su desventaja parece difícil de ser remontada", completó el analista.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.