viernes, 1 de agosto de 2014

Dossier sobre Ucrania

RIA NÓVOSTI - RT

Rusia tacha de “genocidio” los acontecimientos en Ucrania / Ucrania se convierte en polo de atracción para neonazis europeos / Soldados del Ejército ucraniano saquean en el este del país.

Rusia tacha de “genocidio” los acontecimientos en Ucrania
El fiscal general de Rusia, Yuri Chaika, calificó de “genocidio” los acontecimientos de los últimos meses en Ucrania.
“Se comete un genocidio del pueblo ucraniano”, dijo Chaika durante un encuentro con participantes del Foro Juvenil Seliguer.
Agregó que la Corte Penal Internacional de La Haya debe abrir una investigación a raíz de los acontecimientos en Ucrania.
Desde mediados de abril, las fuerzas de seguridad ucranianas llevan a cabo una operación contra las milicias de Donetsk y Lugansk que declararon su secesión en respuesta al cambio de gobierno en Kiev en febrero pasado.
Según un informe especial preparado por la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el conflicto armado que se desencadenó en Ucrania a mediados del mes de abril ya causó la muerte a 1.129 civiles.
El documento indica que en Ucrania hay también 100.000 desplazados.

Ucrania se convierte en polo de atracción para neonazis europeos
Ya son cuatro los neonazis suecos que se han incorporado al batallón Azov, la tristemente famosa unidad nacionalista que lucha en Ucrania. El escuadrón ondea banderas con símbolos nazis y, según algunos militantes suecos, busca "una Ucrania blanca".
Azov es el nombre que utliza el batallón especial que congrega a simpatizantes neonazis en Ucrania. Está compuesto por unos 300 efectivos, entre ellos varios soldados voluntarios provenientes de toda Europa. La unidad es reconocida por el gobierno de Ucrania, sin embargo, no obedece al ejército nacional y reporta a los jefes de los partidos ultranacionalistas. La gran paradoja de su existencia es que el batallón, manchado de sangre hasta los codos, es patrocinado por Ígor Kolomóiski, un multimillonario ucraniano de orígen... judío.
Cuatro militantes suecos son parte del batallón. El francotirador Mikael Skillt es uno de ellos, informa el rotativo sueco 'The Local'.
"Ellos no están luchando por una Ucrania democrática", aclaró Antón Shejovtsov, politólogo ucraniano que investiga los movimientos de extrema derecha en Europa, en su entrevista a 'Sveriges Radio'. "Su visión de Ucrania es crear una dictadura fascista".
El comandante del batallón, Andréi Belitski, también es uno de los líderes la Asamblea Social Nacional, la cual tiene como uno de sus objetivos poner fin a las "perversiones sexuales y el contacto entre las razas".
Skillt, miembro de Svenskarnas Parti ('partido de los suecos' con raíces neonazis), está de acuerdo con el establecimiento de una Ucrania fascista. "Mi objetivo es una Ucrania blanca", dijo Skillt al diario 'Svenska Dagbladet' la semana pasada. "Yo soy nacionalista y quiero que en Europa haya europeos blancos".
La Policía Nacional de Suecia también confirmó la presencia de militantes suecos en las tropas que luchan a favor del Gobierno en Kiev.
"No sabemos exactamente cuántos suecos están luchando en Ucrania, pero sabemos que hay varios", señaló el superintendente de la Policía, Sören Clerton.
Shejovtsov, por su parte, advirtió que el batallón Azov no quedaría satisfecho con la simple derrota de la milicia popular en el sureste ucraniano. El analista recordó que la ultraderecha ucraniana ha estado detrás de varios ataques en contra de las minorías étnicas y sexuales en Kiev. También expresó su preocupación sobre la posibilidad de que las fuerzas representadas por la unidad de Azov pueden bloquear la construcción de una Ucrania democrática.
Sus temores parecen confirmarse por las declaraciones de Skillt, el soldado sueco quien denominó a la lucha en Ucrania como "una guerra de razas".
"Todo ello puede sentar las bases para algo mucho más grande", advierte Shejovtsov, añadiendo que "no descarto que caiga el Gobierno de Kiev".

Soldados del Ejército ucraniano saquean en el este del país
Tras repeler el ataque del Ejército ucraniano en la ciudad de Shajtiorsk, las autodefensas del este de Ucrania han encontrado objetos de valor de los ciudadanos en los materiales militares que abandonaron en su retirada.
"Tomaron las medallas de los veteranos," aseguró a Life News un miembro de las autodefensas . "Saqueaban casas privadas. Tomaban los galardones de nuestros abuelos y bisabuelos", aseveró esta misma fuente en referencia al robo de objetos personales de ciudadanos de Shajtiorsk, provincia de Donetsk, por parte de soldados contratados por el Ejército ucraniano.
Las autodefensas narraron cómo en los materiales militares abandonados en la retirada de los soldados ucranianos encontraron pertenencias de los residentes de la citada localidad además de banderas ucranianas, garrotes, cartas e instrucciones para el uso de los cartuchos. Tres soldados ucranianos han sido tomados como rehenes para ser interrogados.
"Soy servidor de una pieza antiaérea. Nos pagaban en la misma unidad. Nos prometieron 2.500 grivnas por el trabajo," confesó uno de los soldados contratados por el Ejército ucraniano. Otro militar, que fue tomado de rehén, explicó que los soldados reciben la medicina 'Tramadol', analgésico narcótico opioide que reduce el dolor.

Haga click aquí para recibir gratis Argenpress en su correo electrónico.